You are on page 1of 2

Jean Paul Sartre, El existencialismo es un humanismo

El texto “El existencialismo es un humanismo”, es una conferencia dictada en el
“Club Maintenat” que pretende responder a los reproches impuestos hacía la
filosofía existencial. Estos reproches, son hechos por los cristianos y por los
marxistas. Ambos críticos de la teoría, aluden a la idea de que el existencialismo
propone una filosofía contemplativa y por ende burguesa, una filosofía que parte
de la ignorancia humana, una filosofía que aísla al

sujeto al cual le es imposible

ser solidario y además pensar fuera de su yo, finalmente la negación de la
realidad.
El existencialismo es una doctrina que se divide en dos vertientes particulares, una
es el existencialismo cristiano (Jaspers y Gabriel Marcel) y la otra es el
existencialismo ateo (Heidegger y los franceses); ambas posturas pueden
diferenciarse, pero su similitud se da en su postulado” la existencia precede a la
esencia”. Bueno, dejemos de lado el existencialismo cristiano y concentrémonos
en el ateo, supongamos que no existe un Dios y si no existiera, por lo menos
existe un ser al cual la existencia precede a su esencia, un ser que antes de su
existencia no pueda ser definido por un concepto, este ser es el hombre. El
hombre inicia por existir y hasta este punto y no antes es cuando puede definirse.
Este definirse es un hacer, hacer que sólo surge a partir de las decisiones, de
decisiones conscientes y que dentro de estas decisiones se contiene además un
proyectarse, un ser en el futuro o también llamado un proyecto subjetivo.
Las decisiones, acciones y proyectos de los hombres, sólo son su responsabilidad,
pues el hombre es el único capaz de realizar estas operaciones gracias a su
facultad libre; la libertad es lo que permite que el hombre se haga y a partir de esta
libertad es como materializa su esencia, es como es fuera de él. Al ser fuera de él,
se percata de que no solo él es el único con la facultad de la elección libre y de la
responsabilidad que esto conlleva, sino que se vuelve consciente de los otros y del
valor que adquieren sus acción, se da cuenta de que sus acciones no solo
conciernen a su individualidad, sino que afectan a la humanidad en general. “Así
soy yo responsable para mí mismo y para todos, y creo cierta imagen del hombre

es que en los dos casos. elijo al hombre”. No podemos decir a priori lo que hay que hacer. pues se encuentra en un estado innato de hacer. es el momento en el cual el hombre. reprocha sobre lo que pudo haber hecho. Se da cuenta de su verdadera responsabilidad. tenemos creación e intervención. Y el hombre se hace a partir de la elección de su moral”. He ahí cuando se habla de la angustia existencial. de las repercusiones de su actuar y de la necesidad de ambas. eligiéndome. “Lo que no es posible es el no elegir”. La mala fe consiste en atribuir el actuar del hombre a objetos. no existe un hombre que no haga. pero que sin embargo no puede modificar y que además lo constituye. El hombre es un ser condenado a la libertad. que como ya hemos expresado líneas arriba. sobre lo que fue. pues dictaminan que el sentimiento o algún factor externo determina a los hombre en su actuar. se constituye. se hace y todo a partir de su libertad y de su actuar.que yo elijo. hasta que el hombre muere. a la no libertad. Pero existirá quien dice que el hombre no es totalmente libre en sus decisiones y menos en su actuar. a la pasión misma. es la libertad y el actuar las facultades propias del hombre. “Lo que hay de común en el arte y la moral. pues hasta el no hacer es un hacer. el hombre le da un sentido y ese sentido se va dando paulatinamente. esto es llamado mala fe. que además lo responsabilidad en su individualidad y con los otros. dado que el hombre se encuentra en un constante realizarse. . la vida no es nada. Finalmente el hombre no puede ser visto como un fin en el existencialismo. por ende al ya haber hecho. La angustia es básicamente el sentimiento de aflicción que surge después de la toma de una decisión.