You are on page 1of 685

“LA GUERRA INVISIBLE”

EL PANORAMA DEL
CONTINUO
CONFLICTO ENTRE EL
BIEN Y EL MAL
AUTOR: DONALD GREY
BARNHOUSE,
EDITORIAL ZONDERVAN

2

CONTENIDO
Prefacio ....................................................................................... 15
CAPÍTULO 1 .............................................................................. 18
EL GRAN INTERVALO ................................................................ 18
Un gran abismo ............................................................................ 19
¿Cómo leer la Biblia?..................................................................... 20
Cada versículo tiene su lugar ......................................................... 22
Armemos el rompecabezas ............................................................ 24
La doctrina de la Trinidad .............................................................. 26
El Cordero que fue inmolado .......................................................... 28
Dios sopló el mensaje ................................................................... 29
CAPÍTULO 2 .............................................................................. 45
LUCIFER ................................................................................... 45
El gobierno independiente ............................................................. 47
El poder satánico .......................................................................... 50
En el Jardín.................................................................................. 54

3
Una sola Voluntad ........................................................................ 64
El pecado de Satanás .................................................................... 66
El origen del mal .......................................................................... 67
Envaneciéndose ........................................................................... 72
CAPÍTULO 3 .............................................................................. 83
DOS VOLUNTADES .................................................................... 83
¿Por qué permite Dios el pecado? ................................................... 83
Lealtad dividida ............................................................................ 85
El Reino, el poder y la gloria de Dios ............................................... 87
El propósito de la historia .............................................................. 89
La rebelión comenzó en la Tierra .................................................. 104
El trono de Dios, el centro ........................................................... 105
El territorio celestial .................................................................... 106
El pasado profético ..................................................................... 108
CAPÍTULO 4 ............................................................................ 123
EL PRIMER BOCADO DE POLVO ............................................... 123

4
Un juicio completo ...................................................................... 123
La revelación de las cosas pasadas ............................................... 124
La incredulidad intelectual ........................................................... 127
La Espada del Espíritu ................................................................. 129
CAPÍTULO 5 ............................................................................ 144
RESTABLECIENDO EL ESCENARIO ........................................... 144
La cortina de la oscuridad ............................................................ 144
La impotencia de Satanás ............................................................ 147
El Poder de Dios ......................................................................... 149
Dios sigue en el trono ................................................................. 153
El ataque de Satanás en Génesis .................................................. 156
Elohim y Jehová ......................................................................... 161
La paradoja de la afortunada caída ............................................... 163
CAPÍTULO 6 ............................................................................ 169
EL PRIMER ATAQUE DE SATANÁS ........................................... 169
La Tierra es reformada ................................................................ 170

5
La creación del hombre ............................................................... 171
Menor que los ángeles................................................................. 173
Los observadores angelicales ....................................................... 175
La lucha contra la renovación ....................................................... 177
CAPÍTULO 7 ............................................................................ 194
EL HOMBRE LA VÍCTIMA ......................................................... 194
La doctrina embrionaria............................................................... 194
La naturaleza de Satanás ............................................................ 195
Un doble objetivo ....................................................................... 197
La derrota en victoria .................................................................. 199
La caída de Adán ........................................................................ 200
La serpiente en el Edén ............................................................... 202
El engaño a Eva ......................................................................... 214
La victoria aparente de Satanás ................................................... 214
La herejía de las mujeres y la de los hombres ................................ 217
Su propio camino ....................................................................... 219

6
Una vista previa a la historia ........................................................ 222
CAPÍTULO 8 ............................................................................ 230
LAS LEYES DE LA GUERRA INVISIBLE ..................................... 230
Un triángulo ideológico ................................................................ 230
La guerra espiritual ..................................................................... 232
Un odio de doble vía ................................................................... 233
Sin libertad del miedo ................................................................. 235
El miedo de Adán ....................................................................... 237
El descanso perturbador del hombre ............................................. 238
Caín y Abel ................................................................................ 250
La raza corrupta ......................................................................... 250
El odio de Satanás contra los judíos .............................................. 253
Los ángeles caídos conocen su fin ................................................. 254
Satanás trabaja contra Israel ....................................................... 256
El odio de Satanás al Mesías ........................................................ 257
CAPÍTULO 9 ............................................................................ 266

7
DIOS ANUNCIA LA VICTORIA ................................................. 266
El tiempo no existirá más ............................................................ 266
Un problema moral ..................................................................... 267
El razonamiento de Satanás ......................................................... 270
El Plan de Balac .......................................................................... 271
La estrategia de Satanás ............................................................. 272
Más allá de la comprensión del hombre ......................................... 274
Dos factores .............................................................................. 284
Dos preguntas............................................................................ 285
La base de la elección ................................................................. 287
¿Qué de los judíos? ..................................................................... 289
El amor de Dios a Jacob .............................................................. 290
CAPÍTULO 10 .......................................................................... 303
LA ORGANIZACIÓN DE SATANÁS ............................................ 303
Mensajeros ................................................................................ 303
Las jerarquías ............................................................................ 305

8
Una escala de poder ................................................................... 306
La respuesta a la oración de Daniel ............................................... 308
La reacción de Daniel .................................................................. 309
Ben-Hadad y Eliseo ..................................................................... 317
La respuesta de Eliseo ................................................................. 318
Las huestes del cielo se hacen visibles .......................................... 320
El Espíritu Santo en nosotros ....................................................... 322
CAPÍTULO 11 .......................................................................... 326
LA BATALLA DEL ALMA ........................................................... 326
El Poder limitado de Satanás ........................................................ 347
Doloroso pero regocijándose ........................................................ 349
El informe de Satanás ................................................................. 351
La locura de Satanás es revelada.................................................. 353
CAPÍTULO 12 .......................................................................... 366
LAS ARTIMAÑAS DE SATANÁS ................................................ 366
Los trucos y las estratagemas ...................................................... 366

9
¿Cómo funciona la mente de Satanás? .......................................... 367
Su incógnito............................................................................... 369
Si no existe ningún enemigo, no hay necesidad de defensa .............. 370
Cuernos, pezuñas y cola .............................................................. 372
Sátiro........................................................................................ 374
Satanás no es Omnipresente........................................................ 386
Judas Iscariote ........................................................................... 388
Dios permanece como el propietario ............................................. 390
Los hijos de ira ........................................................................... 391
Sin una morada terrestre en común .............................................. 392
La ignorancia de Satanás ............................................................. 394
CAPÍTULO 13 .......................................................................... 406
EL MUNDO, LA CARNE Y EL DIABLO ........................................ 406
El Triple Ataque .......................................................................... 406
El Cuerpo, el Alma y el Espíritu .................................................... 408
El Espíritu del hombre ................................................................. 410

10
Psicología Espiritual .................................................................... 411
Un nuevo espíritu ....................................................................... 413
La Carne ................................................................................... 424
El Mundo ................................................................................... 426
El adorno ................................................................................... 428
No améis al mundo ..................................................................... 431
El Diablo .................................................................................... 433
La buena batalla de la fe ............................................................. 435
La huida, la fe y la lucha.............................................................. 437
CAPÍTULO 14 .......................................................................... 446
SATANÁS Y LA HISTORIA ....................................................... 446
La Actitud Evolutiva .................................................................... 447
Un programa anunciado .............................................................. 448
La terquedad y la rebelión ........................................................... 450
La bendición de la maldición ........................................................ 452
Los hijos de Cam ........................................................................ 454

11
La risa de Dios ........................................................................... 464
Satanás es desconcertado ........................................................... 465
Las plagas de Egipto ................................................................... 467
Las normas del poder .................................................................. 469
Las maravillas por venir .............................................................. 471
El juicio sobre los dioses .............................................................. 472
El Señor y el dios de la tierra ....................................................... 482
El Señor y el dios escarabajo ....................................................... 483
El Señor y el dios toro ................................................................. 485
Las cenizas de maldición ............................................................. 487
El agrietamiento de la opinión pública ........................................... 490
El Señor y el dios Sol .................................................................. 493
CAPÍTULO 15 .......................................................................... 503
LA BATALLA DE LA CRUZ......................................................... 503
La perspectiva de la Batalla ......................................................... 503
El alcance de la batalla ................................................................ 504

12
La Ley Anulada ........................................................................... 505
El transgresor sin pecado ............................................................ 508
¿Quién puso a Cristo a la muerte? ................................................ 513
El humillado será exaltado ........................................................... 518
El humilde será exaltado ............................................................. 521
La bancarrota de Satanás ............................................................ 524
El descenso al Infierno ................................................................ 527
CAPÍTULO 16 .......................................................................... 542
LA GRAN FRUSTRACIÓN DE SATANÁS ..................................... 542
Un problema que enfrenta Satanás ............................................... 542
Un reino dividido ........................................................................ 544
El colapso inminente ................................................................... 545
El caos de la historia ................................................................... 547
El mundo y la Iglesia .................................................................. 549
El mundo odia al creyente ........................................................... 552
Satanás trata de unir a las religiones ............................................ 564

13
Roma - El Reino Religioso Temporal .............................................. 566
Satanás y la hermandad del hombre ............................................. 569
¿Fusión o confusión? ................................................................... 572
La sombra y la sustancia ............................................................. 572
CAPÍTULO 17 .......................................................................... 588
EL CIELO Y SUS SEÑALES........................................................ 588
El fin de la guerra está predestinado ............................................. 588
La historia es todavía incompleta .................................................. 590
No existe contradicción en las profecías ......................................... 593
Dos extremos interpretan las verdades ......................................... 595
Anhelan el Mesías ....................................................................... 598
Rechazaron al Salvador ............................................................... 600
¿Cuándo va a venir Cristo por segunda vez? .................................. 603
No esperen solamente, sino velen ................................................ 610
El Señor revela sus planes ........................................................... 611
Las tendencias indicadas en la Palabra de Dios ............................... 613

14
Los Estados Unidos de Europa ...................................................... 614
La tendencia hacia el ecumenismo ................................................ 616
No hay fechas establecidas .......................................................... 617
CAPÍTULO 18 .......................................................................... 633
LAS FASES DE SU VENIDA....................................................... 633
La Segunda Venida tendrá una serie de eventos ............................. 633
El orden es conocido ................................................................... 634
La Muerte precede a la Vida ......................................................... 637
La victoria de Cristo es manifestada .............................................. 641
El Reino de Cristo será establecido................................................ 644
Dios se ocupará de los gentiles..................................................... 659
La ira de Dios se encenderá ......................................................... 661
Arrojado del Cielo, Satanás rugirá en la Tierra................................ 664
Más de un día de juicio ................................................................ 669

15
Prefacio
Dos características del ministerio del fallecido Doctor Donald Grey
Barnhouse hicieron su testimonio único: su tremenda visión de las Escrituras, y su notable capacidad para llevar las verdades que obtenía de su
estudio para el cristiano laico, de tal manera que para que él, la Biblia
tenga vida. Los que le han oído enseñar al Doctor Barnhouse, y los que
han leído sus escritos, pueden testificar que esto es cierto.
En esta serie de estudios sobre la guerra invisible, el Doctor Barnhouse exploró un tema rara vez abordado por los estudiantes de la Biblia:
el Gran conflicto que existe en el reino espiritual. Aunque casi totalmente
desconocida por la humanidad, esta guerra afecta, de una manera u otra,
la vida de cada persona en la tierra y sobre todo la vida del hijo de Dios.
El Doctor Barnhouse se remonta a la época de los inmensos rastros
del conflicto espiritual antes del comienzo del tiempo y, paso a paso, sigue
su desarrollo hasta la batalla final de voluntades al final del tiempo. En
estas páginas, las preguntas que la gente piensa sobre las características
de las pruebas, los sufrimientos y las dificultades de la vida, tienen una
respuesta clara. Aquí también se dan sugerencias prácticas para hacer

16
frente a los obstáculos de la vida. Aquí están las explicaciones sanas y
sensatas acerca de la existencia del bien y del mal en la tierra en lo que
parece ser un tirón sin fin en la guerra espiritual. De una manera brillante,
el autor ha extendido el panorama del tiempo y centró sobre él la luz que
ilumina la eternidad.
Tuve el privilegio de sentarme en el ministerio de enseñanza del
Doctor Barnhouse alrededor de diez años y, más tarde, al asociarse con
él en su trabajo durante los últimos años de su vida abruptamente acortada. Muchas de las ideas y conceptos que se recogen en estas páginas
llegaron a mí con verdadera fuerza y la bendición que les dio oralmente
en su iglesia y las clases de la Biblia y, más tarde, en las páginas de
“Eternidad”, la revista mensual que él fundó.
Por lo tanto, estoy encantado de poder escribir este prólogo para el
estudio de un excelente maestro de la Biblia cuyo ministerio ha tenido un
efecto duradero en mi propia vida y en las vidas de mucha gente cristiana,
en todo el mundo. Estoy seguro de que este libro va a tomar el lugar
como uno de los más grandes que el Doctor Barnhouse escribió durante
su vida, ya que va desarrollando un área totalmente nueva en la verdad

17
bíblica para muchos lectores que nunca antes han contemplado esta batalla invisible con la participación de Dios, Satanás, los ángeles, los demonios y la humanidad. De hecho, no conozco ningún libro a disposición
de nosotros que hoy ofrezca un tratamiento tan exhaustivo de tan complejo tema.
Herbert Henry Ehrenstein
Director de Estudios Bíblicos Fundación Evangélica, Inc.

18
CAPÍTULO 1
EL GRAN INTERVALO
Un nativo de la zona oriental que paseaba en automóvil por la gran
área del suroeste de nuestro país, estudiaba un mapa para planear su
itinerario. Él decidió que quería ver el Gran Cañón del río Colorado y después proceder al norte hasta Utah para echar un vistazo a algunas de las
otras maravillas naturales del Oeste. La ruta que dibujó en el mapa pedía
un viaje al norte directamente, cruzando el Gran Cañón desde el sur hasta
la frontera norte. Sin embargo, le tomó varios minutos a un amigo quien
conocía el país hacerlo comprender de que el pequeño espacio de quince
millas (unos veinticuatro kilómetros), que apenas le mostraba un mapa
pequeño, no lo unía ningún puente, y que, con el fin de llegar desde El
Tovar en el sur hasta Bright Angel en el norte, tenía que conducir durante
horas por carreteras del desierto. Para el observador casual, parecía increíble que no haya alguna manera de unir los dos grandes caminos que
estaban tan cerca el uno del otro. Pero, cuando el turista se paró en la
frontera sur del cañón y vio el abismo de una milla (1.610 metros) de
profundidad de tierra torcida y quebrada, se dio cuenta por qué su amigo

19
le había dicho que tendría que conducir un día más completo en su itinerario. Había un vacío que no era posible superar, pero que tuvo que encerrar en un círculo en un amplio rango.
Un gran abismo
Nos recuerda esto cuando leemos los dos primeros versículos de la
Biblia. Probablemente uno de los errores más comunes en la interpretación bíblica es la idea de que el primer versículo del Génesis y el segundo
versículo están estrechamente relacionados en el tiempo. Este error conduce a muchos lectores a creer que Dios había creado originalmente la
tierra en forma caótica. Sus mentes son conducidas hasta el borde del
primer versículo: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”, y que
con demasiada facilidad suponen que pueden ir a la derecha en el siguiente versículo: “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas
cubrían la faz del abismo”.
Sin embargo, no hay duda de que entre los dos versículos hay un
gran abismo. Digo “sin duda”, porque el asunto está suficientemente demostrado en las propias Escrituras. Tras el cierre del pasaje, la puntuación
después del primer versículo de la Biblia, es un fuerte período, o, mejor

20
aún, lo que los gramáticos ingleses llaman “punto final”. En el principio
creó Dios los cielos y la tierra. Periodo. No es el preludio a la sinfonía
divina de las Escrituras. Este versículo nos lleva hacia atrás, atrás, atrás
en los bordes de la eternidad del pasado en la que Dios Padre, Dios Hijo
y Dios Espíritu Santo, vivieron en esa majestad completamente suficiente
del ser que abarca la Deidad. Si esto hubiera sido escrito en el libro de los
Salmos, podría muy bien haber sido escrito aquí la palabra “Selah” que
significa “pausa”. Deténgase y considere. Usted está en el borde de un
abismo. Algo pasó con los cielos y la tierra que Dios había creado. Millones
de años pudieron haber seguido su curso durante la primera creación, y
los otros millones de años que pudieron haber transcurrido en el intervalo
entre los dos versículos. No lo sé. Pero hubo un intervalo, y podemos
estar absolutamente seguros de que era uno grande.
¿Cómo leer la Biblia?
Nuestra seguridad se apoya en la Palabra de Dios y sobre algunas
de sus declaraciones acerca de cómo vamos a leer sus páginas. Un ejemplo es, quizás, la mejor manera de llegar al corazón del método. Hace
algunos años entré en la sala de juegos de nuestra casa una noche, y se

21
encontraban mis dos hijos en el trabajo de un rompecabezas de imágenes
de gran tamaño, que les había dado uno de los miembros de la familia en
Navidad. Era un rompecabezas finamente hecho, con madera de tres capas, bellamente cortada, y entre sus cientos de piezas, una veintena o
más fueron diseñadas en la forma de las cosas comunes. La hermana
pequeña, de tres años, demasiado joven para entender los bordes estrechos de los cortes de las piezas, se le había permitido escoger las piezas
que se parecían a los artículos que ella conocía y ordenarlos en filas en el
borde de la mesa. Estaba ansiosa por mostrarme lo que había hecho.
Había una pieza en forma de trébol, había una manzana, una carretilla,
la letra S, la figura del cuatro, un paraguas, un violín y un pájaro. Para su
mente aquellas piezas en forma de otras eran las cosas más importantes
en el rompecabezas. Para verlos, y para identificar algo que estaba en su
mundo, lo hizo todo muy interesante. Para sus hermanos mayores, sin
embargo, la forma de las piezas individuales fue meramente incidental.
Ellos sabían que el violín se convertiría en parte de una nube, que el paraguas se perdería en el modelo de un vestido de una señora, y que las
otras figuras se fundirían en un jardín de flores y árboles.

22
Cada versículo tiene su lugar
Esta ilustración es casi perfecta para el estudiante de la Palabra de
Dios. La persona desafortunada que toma algún texto por sí mismo e
intenta construir una doctrina sobre él, estará en completa confusión antes de que él haya ido muy lejos. Sólo con este tipo equivocado de lectura
de la Biblia puede alguien alguna vez llegar a una conclusión absurda de
manera que se expresa a menudo, “Usted no puede probar nada en la
Biblia”.
Cuando, sin embargo, la forma del versículo individual encaja en el
plan divino de toda la revelación de Dios, la plena integral, el propósito
eterno comienza a ser visto, y se convierte el conjunto de la Palabra de
Dios en algo tan estupendo, tan eterno, tan poderosamente divino, que
todo aumento de duda se controla de manera inmediata. Llega, pues, un
conocimiento de la finalidad de la revelación de Dios que se convierte en
una parte tan importante del creyente como su respiración, o su sensación
de estar vivo. Cualquier otra posibilidad no puede ser entretenida ni por
un momento. El creyente sabe que la Biblia es la Palabra de Dios, aún
más seguro de lo que él sabe que está vivo.

23
Si vamos a entender la Palabra de Dios, debemos tener una actitud
espiritual hacia ella. El Señor dijo que “el hombre natural no percibe las
cosas del Espíritu de Dios, porque le son locura, y no las puede entender,
porque se han de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14). Dios se
niega a revelarse a cualquier transeúnte ocasional. El Señor indicó esto
cuando dijo en el Sermón del Monte: “No deis lo que es santo a los perros,
ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen
con sus pies, y se vuelvan y os despedacen” (Mateo 7:6). Este mismo
pensamiento debe haber estado en su mente cuando él oró, diciendo: “Yo
te alabo, oh Padre, Señor del cielo y la tierra, porque has ocultado estas
cosas a los sabios y prudentes, y las has revelado a los niños. Sí, Padre,
porque así agradó a tus ojos” (Mateo 11:25-26). El hecho de que uno
debe tener una actitud espiritual, que viene de la vida espiritual, a fin de
comprender las cosas profundas de la Palabra de Dios es también el verdadero significado del gran versículo que citamos en paráfrasis: “Porque
todo aquel que tiene vida [vida nueva en Cristo], le será dado el conocimiento [del plan divino y] la revelación, y tendrá más; pero al que no
tiene [la vida nueva en Cristo], se le quitará aun ese sentido común [y el

24
aprendizaje profundo que podrían hacer de él uno de los líderes del
mundo] y el pensamiento del mundo que tiene” (Mateo 13:12).
Armemos el rompecabezas
El método apropiado de estudio de la Biblia, entonces, es análogo
al de armar un rompecabezas. Para cualquier tema doctrinal, lea todo el
volumen, y seleccione cada versículo que lleva a la verdad bajo estudio.
Ponga todos estos pasajes juntos, y la síntesis del resultado es la verdadera doctrina bíblica sobre la cuestión a la que usted se refiere. Un versículo de Moisés, y uno de Ezequiel, y uno de Pablo, puestos al lado del
otro, cada uno iluminando a los demás, encajan en el patrón perfecto de
todo el diseño y dan toda la luz que Dios ha tenido a bien en revelar ese
tema en particular. Tomados de uno en uno, los versículos pueden ser no
más que las formas simples de sentido, en cuanto a los mayores de todos
los efectos de la revelación inspirada se refieren. Por eso el Señor dice
que uno de los primeros principios de estudio bíblico es que la Escritura
no es de “interpretación privada” (2 Pedro 1:20). La exégesis del griego
muestra que un versículo no debe ser interpretado para restringir el derecho de los particulares para leer y entender la Biblia por sí mismos.

25
El Señor dice que la unción del Espíritu nos hace capaces de entender, por lo que no es necesario tener a nadie que nos enseñe (1 Juan
2:27). La existencia de los maestros por orden y disposición divinos es
como la institución original del divorcio, no porque era la primera opción
de Dios, pero es debido a la dureza de los corazones de los hombres (Mateo 19:8). La responsabilidad de la lectura y el conocimiento de la Palabra
y la voluntad de Dios está en todas las personas, que deberán descubrir
por sí mismos, la conclusión de lo que creen y estar dispuestos a dar una
respuesta de la esperanza que está dentro de ellos, a sabiendas de que
serán responsables ante el Señor por el contenido de su fe, y que no se
les permitirá presentar excusa que creían, lo que alguna iglesia o grupo
de sacerdotes habían interpretado por ellos. Todo esto para mostrar lo
que el pasaje nos enseña. Positivamente, lo que nos enseña es que ningún
pasaje de la Escritura debe ser tomado por sí mismo, sino que la Escritura
deberá ser leída a la luz del resto de la Biblia.
Muchas herejías surgen de una falsa interpretación de un versículo
de la Escritura, y el asunto es aún más triste cuando nos damos cuenta
que la interpretación se hubiera corregido si el hereje se hubiera tomado

26
el tiempo para reunir todos los pasajes que abarcan el tema sobre el que
cometió un error. El único método seguro de continuar en el camino de la
verdad es tener antes todo lo que la Biblia revela sobre cualquier posible
punto de discusión. Obviamente, para que un solo hombre sepa toda la
verdad, significaría que habría compactado la totalidad de la Escritura,
como una pirámide, e hizo soporte en su cúspide con todo su peso en un
solo pasaje. Entonces todo el proceso tendría que empezar de nuevo y
continuar a través de todos los miles de temas que podrían debatirse en
la Biblia. El tiempo es demasiado corto para que un solo hombre pueda
hacer esto. Es por ello que ninguna persona ha sido capaz de escribir un
comentario satisfactorio de la totalidad de la Biblia. Los hombres que han
pasado sus vidas en un solo libro han producido los grandes comentarios
sobre estos libros individuales.
La doctrina de la Trinidad
A pesar de que se ha fracasado totalmente en estimular sus conclusiones adecuadas y justificadas, la Iglesia a través del tiempo ha reconocido este principio en los casos más evidentes. Todo el mundo sabe que
cada credo cristiano, oriental, romano o protestante, reconoce la doctrina

27
de la Trinidad. ¿Cómo es que la Iglesia llegó a esa doctrina? No hay ensayo, tratado o incluso un solo pasaje en la Biblia que enseñe esta verdad.
La Trinidad - la palabra en sí - no se encuentra en la Biblia, aunque la
Iglesia haya correctamente dicho que se encuentra de hecho allí su doctrina. Incluso un unitario, si éste es un honesto unitario y ha estudiado la
Biblia, se vería obligado a confesar que hay pasajes en las Escrituras que
atribuyen la creación del universo a cada uno de los tres miembros de la
Trinidad. En el Génesis, es el Padre quien es el Creador: “En el principio
creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). En el Nuevo Testamento,
es el Señor Jesucristo, es el Creador: “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3). En el
libro de Job, es el Espíritu Santo, que es designado como el Creador: “Por
su espíritu adornó los cielos” (Job 26:13). La Iglesia, desde el principio,
ha tomado tales pasajes dispersos, y muchos otros que llevan pensamiento similar, y los han puesto juntos, con valentía y correctamente, y
han formado la doctrina de la Trinidad, ya que se encuentra en los credos
y teologías de la amplia variedad de sectas. A los padres y los reformadores nunca les pareció extraño tomar un versículo de Génesis y ajustarlo

28
a un versículo de Juan, y poner un versículo de Job juntos para iluminar
aún más una doctrina. Este método, que sería un escándalo en cualquier
otro trabajo, es una necesidad en el estudio de la Biblia. Usted no puede
tomar un párrafo de la astronomía, uno de la psicología y uno de la apicultura y ajustarlos al mismo tiempo para llegar a una conclusión sobre
el equilibrio de la fuerza centrífuga y centrípeta. Pero una línea de la visión
profética de Ezequiel, uno de los escritos del mosaico y otro de la poesía
de los Salmos, pueden juntarse para mostrarnos algo de verdad sobre
Dios y su cielo y su voluntad para el hombre.
El Cordero que fue inmolado
En cuanto a la aplicación de este método que estamos a punto de
hacer posible con un sobresalto para algunos lectores, puede ser así para
amplificar esta discusión del método trayendo un ejemplo más que se ha
convertido en comúnmente conocido para toda la cristiandad por su uso
en la Iglesia universal. Sería imposible saber la doctrina bíblica que rodea
el símbolo familiar del Cordero sin tomar en cuenta el sacrificio de Abel,
el de la ofrenda de Abraham a Isaac, el de Moisés y la Pascua, y unirlos
con el orden del día de expiación, para formar la base de la doctrina del

29
Cordero, como el sacrificio de expiación por el pecado. Sólo entonces podemos entender el desarrollo continuo de la doctrina en el resto de las
Escrituras. En Isaías, se descubre el primer indicio de que el Cordero tenía
que ser un hombre (Isaías 53:5-6 nos dice: “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz
fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos
descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas
Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”). En el cuarto evangelio,
vemos que Juan el Bautista señala a Jesús como Aquel que es el Cordero
de Dios, que lleva el pecado del mundo (Juan 1:29). En las epístolas, nos
enteramos de que Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado por nosotros
(1 Corintios 5:7), y por el tiempo llegamos a Apocalipsis en donde están
listos para unirse con los millares que cantan: “Digno es el Cordero que
fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza,
la honra, la gloria y la alabanza” (Apocalipsis 5:12).
Dios sopló el mensaje
Sería una simple cuestión de multiplicar las ilustraciones de este
método de exponer las doctrinas de la Palabra de Dios. Esto que hemos

30
mencionado es suficiente. No debemos pasar, sin embargo, sin darnos
cuenta de las implicaciones de este método de estudio. El hecho de que
muchos hombres de diferentes orígenes, hayan escrito durante un período de 1.600 años, podrían producir una obra en la que cada parte
puede ser instalada perfectamente en cualquier otra parte, con un versículo uniéndolo con muchos otros versículos y muchos versículos uniéndolos con un solo versículo, demuestra que detrás de los autores humanos
existió un Dios quien soplaba a través de ellos el mensaje que deseaba
que se registrara en el momento y en la manera y forma que conviene a
su propósito.
Se objeta por algunos de que las marcas de la personalidad humana
en los escritos de los diversos autores humanos, indica que la Biblia es un
libro humano. Nos gustaría responder a esto con una analogía. El ángel
que anunció a María que ella sería la madre del Mesías, la escuchó preguntar a la Virgen, “¿Cómo será esto, ya que yo no conozco varón?” La
respuesta fue: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo
te cubrirá con su sombra, por lo tanto también lo Santo que nacerá de ti
será llamado Hijo de Dios” (Lucas 1:35). Así que el bebé nació. Fue la

31
segunda Persona de la Trinidad, el Hijo de Dios. Pero no era un bebé
chino, ni un bebé negro, ni un bebé ario nórdico; Él era un bebé judío. La
mayor gloria de Israel era la siguiente: “de los cuales, según la carne,
vino Cristo, el cual es sobre todo, Dios bendito por los siglos” (Romanos
9:5). Así como el Espíritu Santo descendió sobre el vientre de María, así
Él vino sobre el cerebro de un Moisés, un David, un Isaías, un Pablo, un
Juan, y el resto de los escritores de la biblioteca divina. El poder del Altísimo que los cubrió, por tanto, que lo santo que nació de la mente de
ellos se llama la Santa Biblia, la Palabra de Dios. Los escritos de Lucas,
por supuesto, tienen el vocabulario de Lucas, y los trabajos de Pablo llevan el sello de la mente de Pablo. Sin embargo, esto sólo es de la misma
manera que el Señor Jesucristo podría haber tenido los ojos como su madre, o el cabello que era del mismo color y la textura como la suya. Pero
Él no heredó sus pecados, porque el Espíritu Santo había venido sobre
ella. Si nos preguntamos cómo pudo ser, la respuesta es que Dios así lo
dice. Y los escritos de los hombres de la Biblia no heredan los errores de
sus mentes carnales, porque los escritos fueron concebidos por el Espíritu
Santo y nació de su personalidad sin participar de su naturaleza caída. Si

32
nos preguntamos cómo pudo ser, de nuevo la respuesta es que Dios así
lo dice.
Por todas estas razones, por lo tanto, debido a la naturaleza de la
revelación divina y la forma en que se desarrolló progresivamente, de
corazón a corazón y de siglo en siglo, tenemos que seguir el método de
llevar los textos de todas las partes de la Escritura y ponerlos juntos para
formar una entidad coherente de doctrina. Además, este método de estudio de la Biblia se establece en el segundo capítulo de Primera a los
Corintios. Aquí el escritor insiste en la importancia suprema de las palabras del vocabulario bíblico, a diferencia del punto de vista humano, filosófico: “Y ni mi palabra y mi predicación no fue con palabras persuasivas
de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder...” Y
la escritura de las cosas reveladas por Dios, y continúa: “Lo cual también
hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino que el
Espíritu Santo enseña, comparando cosas espirituales con las espirituales.
(1 Corintios 2:4, 13) Para dar toda la fuerza del griego sería traducido
como, “lo espiritual con las palabras espirituales”.

33
Por una parte del abismo se encuentra la frase: “En el principio creó
Dios los cielos y la tierra”. Llegamos al otro lado y leemos el segundo
versículo, que se encuentra en la Versión Rey Santiago: “Y la tierra estaba
desordenada y vacía, y las tinieblas cubrían la faz del abismo”. Los traductores, tanto de las versiones inglesas y americanas, no están satisfechos con los términos “sin forma y vacía”, nos han dado una mejor traducción, “desordenada y vacía”, aunque la Reina Valera ha utilizado la
traducción del Rey Santiago. Aún otro traductor interpreta en el hebreo
como “un desastre y una ruina”. En francés hay una expresión común que
se traduce en nuestra idea al revés: es “tohu-bohu” una expresión que es
una transliteración del hebreo de este versículo del Génesis. Éstas son las
palabras que varios traductores han realizado: “sin forma”, “desocupado”,
“desechado”, “desolado”, “vacío”, “destruido”, “ruina”.
Sólo aquí la importancia del método comparativo de estudio de la
Biblia se observa. En Isaías 45:18, leemos que Dios no creó el mundo tal
como se encuentra en el segundo versículo del Génesis: “Porque así ha
dicho Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que

34
la hizo y la compuso; no la creó en vano (no tohu), para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová y no hay otro”. Ésta es la misma palabra
hebrea que se encuentra en el segundo versículo de la Biblia. Se trata de
una declaración formal: Dios no creó la tierra, como es retratada en la
descripción que ha sido comúnmente llamado caos. El gran traductor católico francés, el abate Crampon, con valentía lo hace así: “Él lo ha creado
Él mismo y no lo hace como un caos. Cabe destacar que la versión estándar revisada ha adoptado esta interpretación. Él no creó un caos”.
Esta afirmación categórica es suficiente para probar más allá de
cualquier sombra de duda que los versículos primero y segundo están
separados por un intervalo. Podemos leer los dos versículos de Génesis y
el de Isaías de la siguiente manera: “En el principio creó Dios los cielos y
la tierra. Y la tierra - aunque Dios ciertamente no la crea de esa manera
- se convirtió en un desastre y en una ruina, y las tinieblas cubrían la faz
del abismo”.
Tenemos todo el derecho de traducir el verbo por la forma continua
“se convirtió”, que está ampliamente demostrado por el hecho de que

35
esta forma es precisa, pues, es traducido en otras partes del Antiguo Testamento, como por ejemplo, “miraba la mujer de Lot hacia atrás y se
convirtió ella en una estatua de sal” (Génesis 19:26).
Hasta ahora, esto es muy gratificante para el corazón. Si un Dios
perfecto debe crear un mundo muy imperfecto, en desechos, caótico, desolado, destruido, en ruinas, esto sería una violación de uno de los principios espirituales, declarados por el mismo Espíritu Santo: “Una misma
fuente no puede enviar agua dulce y amarga a la vez” (Santiago 3:11). Y
si “un hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y
el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas” (Mateo 12:35), ¿cuánto
más debe hacer un bueno y perfecto Dios para traer sucesivamente una
creación buena y perfecta? La señora Mary Baker Eddy vio este dilema y
trató de resolverlo diciendo que Dios había creado todo perfecto, y que,
por lo tanto, todo es perfecto, y que cualquier impresión de lo contrario
no es más que un error de la mente mortal. Lo que ella no se dio cuenta
fue que la guerra invisible había estallado en el contexto de una creación
perfecta, y que Dios, para sus propios propósitos, que estudiaremos en
detalle, extendió su Palabra para que la creación perfecta se transforme

36
en destrucción y en ruina. Así que nuestros corazones deben descansar
tranquilamente en la verdad establecida por el salmista, “En cuanto a
Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová; Escudo es
a todos los que en él esperan” (Salmo 18:30).
Una objeción que se ha imaginado que nos hará bien para cumplir
y dejar a un lado de una vez es la siguiente: Se argumenta que el pasaje
de los Diez Mandamientos sobre el séptimo día contradice lo que hemos
estado diciendo. Leemos lo siguiente: “Porque en seis días el Señor hizo
el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo
día” (Éxodo 20:11). La respuesta es que hay una gran diferencia entre la
creación original de los cielos y la tierra, y la posterior creación, para la
configuración de la restauración y de esa misma tierra que se había convertido en un caos.
El lector cuidadoso del primer capítulo del Génesis notará que el
verbo “crear” que se encuentra en el primer versículo ya no aparece más
en la narración hasta la introducción de la vida, en los días quinto y sexto
de la restauración. Dios no estaba buscando solo un efecto literario
cuando utiliza diferentes verbos en Isaías: “Así ha dicho Jehová, que creó

37
los cielos, el mismo Dios que formó la tierra y la hizo, sino que la ha
creado, no la creó un caos, la formó para que fuese habitada: Yo soy el
Señor, y no hay ningún otro” (Isaías 45:18). Para “crear”, como el gran
lingüista rabino Naskman dijo, es “producir de la nada”. Es para llamar
hacer algo material sin la ayuda de cualquier material existente. Es la
materialización de un pensamiento de Dios. Los descubrimientos de la era
atómica, centrados en el conocimiento adquirido recientemente que la
masa y la energía son la misma cosa en forma diferente, dan un significado de gran alcance para la enseñanza de la Biblia, que el universo material es la expresión tangible de la Palabra de Dios que iba en orden con
su deseo. “Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos, y todo el
ejército de ellos por el aliento de su boca. Porque él dijo, y fue hecho; Él
mandó, y existió” (Salmo 33:6, 9).
No se nos dice en las Escrituras cómo Dios creó los cielos y la tierra.
No sabemos si ocurrió en un instante, como Él, ciertamente, podría haber
causado que aparezca lo que él había deseado, o si el proceso de la creación abarcó un período de largos siglos. Dios podría haber hecho de otra
manera si Él lo deseara. Él ha revelado sólo la cantidad de verdad que a

38
Él le parecía mejor para su propósito. No hay una línea en la Biblia que se
coloque allí para el efecto retórico, o para la satisfacción de la curiosidad.
Para satisfacer los designios de la carne no era uno de los propósitos de
Dios, de eso podemos estar seguros. Lo que tenemos en el libro es todo
lo relevante a su propósito principal. Él nos está dando la historia del plan
eterno, con especial énfasis en la completa ruina del hombre en el pecado,
y su propio remedio perfecto en Cristo. Los otros verbos que se utilizan
para describir el trabajo de los seis días, como son “hacer”, “dividir” y
“poner”, se utilizan en otras partes del trabajo realizado con los materiales
ya existentes, es como cuando una mujer prepara una comida o un hombre construye un barco. La creación original era antes de la formación y
la configuración de la misma.
Algo tremendo y terrible sucedió es cierto a la primera creación perfecta. Sabemos que después que la tierra se había convertido en desecho
y vacía fue reformada y remodelada en los seis días y poblada por los
seres de la nueva creación, es decir, Adán y su mujer, y que esta renovación y restauración de la tierra, de los cuales se declara seis veces que
vio Dios que era bueno (Génesis 1:4, 10, 12, 18, 21, 25) y una vez que

39
era muy buena (Génesis 1:31: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he
aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día
sexto”), más tarde fue maldecida por causa del pecado del hombre. Tenemos todo el derecho de argumentar por analogía que la creación original, mucho antes de rehacer el mundo de Adán fue maldecido por el pecado antes, cayó en el caos debido al justo juicio de Dios sobre un brote
de rebelión. Creemos que hay suficiente luz en la Palabra de Dios que nos
da más de unos pocos detalles. En algún lugar antes de que el caos del
segundo versículo del Génesis existiera, hubo una gran tragedia y una
catástrofe terrible.
Cabe señalar, tal vez, que el conocimiento de esta explicación de la
Escritura no es nada nuevo. Es bastante antigua, más de cien años desde
que el Dr. Thomas Chalmers de Escocia observó que debe haber un intervalo de tiempo entre los dos primeros versículos del Génesis. Y leemos en
las notas de Crampon, que es quizás el mayor estudioso bíblico producido
por la Iglesia Romana en los tiempos modernos y que trabajó en la sombra de todos los padres de la Iglesia, lo siguiente: “El versículo dos se
refiere al intervalo de tiempo indefinido que separa la creación primordial

40
de la organización del globo terrestre como el autor está a punto de describir”. Este intervalo proporciona todas las latitudes, para explicar las
transformaciones que la materia ha sido objeto de acuerdo con las hipótesis científicas diversas. “Si la Iglesia hubiera seguido a estos excelentes
estudiantes, protestantes y católicos, no habría sido tan grande el furor
sobre las teorías modernas de la ciencia, y habría sido mucho más fácil
discernir el trigo de la verdad de las teorías y tirar la paja de las hipótesis
especulativas”.
Como ya hemos dicho no sabemos nada del elemento tiempo en
cuestión. Dios podría haber creado primero la tierra a lo largo de millones
o miles de millones de años, o él lo hubiera hecho en el flash de un segundo y luego se le permitió continuar en su forma perfecta por muchos
millones de años. No lo sabemos. Una vez más, después que la tierra
estaba arruinada por el juicio y se había convertido en un desastre y en
una ruina, pudo haber quedado en ese estado durante un nuevo período
de siglos. No lo sabemos. No hay una línea en la Biblia sobre ese tema.
Todo lo que sabemos es que hay dos períodos desconocidos que se contabilizan los - 2x para expresarlo matemáticamente - y si un científico

41
quiere argumentar que la edad de la Tierra es 2 veces a la enésima potencia, no hay diferencia alguna con el hijo de la verdadera fe. Sabemos
que nuestro Dios nos habló por medio de la palabra de la creación original,
y se materializó la idea original de la idea divina, que se convirtió en el
cielo y la tierra. Sabemos que era la mano de un Dios Santo que golpeó
la tierra en ruina debido a un brote de gran rebelión, y sabemos que era
la mano de nuestro Señor que se movía, todo en su propio tiempo, para
que la tierra fuera ese caos. Esta fue la misma mano que más tarde fue
traspasada con clavos para la salvación del pecador. Sabemos, también,
que era la voz de nuestro Dios que habló con gran poder, diciendo “Hágase la luz...” Sabemos que esa misma voz está llamando al corazón a
volver a él en busca de descanso, y que esa misma luz está lista para
brillar en los corazones oscuros para revelar la luz del conocimiento de la
gloria de Dios en el rostro de Jesucristo (2 Corintios 4:6). Sabemos, también, que los otros verbos en consideración con la historia de la tierra Dios hizo, Dios creó, Dios formó, Dios dijo - se encuentran en el poder del
Dios Omnipotente, quien dijo: “Porque mis pensamientos no son vuestros
pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos... Porque como los cielos

42
son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros
caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías
55:8-9).
Para una ilustración más volvamos al Gran Cañón en Arizona. Hace
algún tiempo, llevé a mi familia de regreso a mi casa de la infancia en
California. A nuestro regreso, nos dirigimos hacia abajo desde el sur de
Utah para ver lo que es, sin duda, entre las más grandes de todas las
maravillas escénicas de la superficie de esta tierra. Llegamos a nuestras
cabañas al igual que la oscuridad estaba cayendo, y era de noche antes
de que nosotros fuéramos capaces de ir hasta el borde del cañón. A nuestros pies había una oscuridad tan profunda como la noche anterior. Mis
hijos estaban junto a mí cuando yo les dije lo que estaba a sus pies. Se
describió el vasto caos que había entre nosotros y los puntitos de luz, a
quince millas de distancia (24 kilómetros) de la orilla sur. No se podía ver
en la oscuridad de la noche, y todo lo que yo les dije había que tomárselo
con fe. Pero a la mañana siguiente volvimos a la salida del sol. En primer
lugar pudimos ver el contorno de las crestas lejanas y altas que dominaban el cañón. Ellas eran visibles, mientras que por debajo de la fosa se

43
encontraba todavía en oscuridad. Pasados algunos momentos, comenzamos a ver los trazados del borde del cañón, aunque la parte inferior estaba todavía invisible en la oscuridad. Fue sólo cuando el sol se había
encendido en las cumbres completamente y el borde del cañón estaba
bañado en luz que la escena de abajo se hizo visible. Lo mismo sucede
con el estudio de la Palabra de Dios.
La luz de Dios llega al corazón humano de manera progresiva. “El
que se acerca a Dios crea que le hay, y que él es el galardonador de los
que le buscan” (Hebreos 11:6). A continuación, las cumbres de luz se ven
hacia arriba. Vemos el Sinaí y temblamos ante la ley, al darnos cuenta
nuestra muerte en el pecado. Luego el Monte Calvario resplandece y vemos al Salvador morir en nuestro lugar. Creemos para ser salvos. Luego,
la luz crece más clara, y empezamos a saber más sobre nosotros mismos
y nuestro diario caminar. Entonces empezamos a ver la caída de luz de
Dios en las grandes profundidades de su plan eterno, y sólo entonces
podremos tener la respuesta a las grandes interrogantes del pasado y el
futuro que se elevan del hecho de que existe una guerra invisible que se

44
está luchando con furia y en el que tenemos un papel más estratégico de
lo que podríamos imaginar.

45
CAPÍTULO 2
LUCIFER
En el curso normal de la lectura del libro del Génesis, nos viene, en
el tercer capítulo, la introducción de un nuevo personaje, un ser maligno
que se rebeló inmediatamente como el enemigo acérrimo de Dios y del
hombre recién formado y creado. ¿Quién es este ser y de dónde vino?
¿Hemos de creer en la eterna dualidad del bien y del mal? Veremos la
revelación del origen del mal, de tal manera que esta dualidad se demuestre que es falsa. Pero si, como algunos lo sostienen, el Señor creó
los cielos y la tierra en los seis días y vio que todo era bueno, ¿de dónde
hizo su influencia el enemigo? No hay lugar para una teoría sobre el origen
del mal y el comienzo de la rebelión contra el Creador. Cuando vemos,
sin embargo, que “En el principio creó Dios los cielos y la tierra,” y que
“él no los creó un caos”, pero que se convirtió de esa manera, como resultado de un juicio, tenemos la verdad, y ambas nos dan instrucciones y
satisfacciones. En este tercer capítulo del Génesis, hay un ser sutil y lleno
de odio, que es claramente identificado a partir de muchos pasajes de la
Escritura bajo varios nombres. Muchas matices de su carácter horrible

46
serán más claros a medida que estudiemos todo el tema. En primer lugar
se le describe como una serpiente, y para que no exista ninguna duda en
cuanto a la identidad de la mente detrás de la animación de la voz que
habla, tenemos la clara identificación en el otro extremo de la Biblia,
donde leemos que “El gran dragón... la serpiente antigua, que se llama
diablo y Satanás”. (Apocalipsis 12:9). Estamos a punto de considerar su
origen y por lo tanto para encontrar la respuesta a la gran cuestión del
origen del pecado. El conocimiento de este hecho nos permitirá orientar
nuestro pensamiento en un mundo de problemas, económicos y políticos,
y nos llevará a una imagen más clara del futuro que está cubierto con
tantas nubes de la guerra y la amenaza, y nos dará un conocimiento más
simple de las luchas que nos afectan personalmente, como la vida con
todos sus cambios, nos pone cara a cara con la enfermedad, el dolor, la
adversidad y la muerte.
Hay dos maneras de acercarse a nuestro estudio. El primero, sería
posible tomar varias porciones de la Escritura y, poco a poco, construir
un esquema a partir del que podamos sacar algunas conclusiones. Pero
habría algunos, que no están familiarizados con los estudios como éste,

47
que, sin saber la dirección de nuestro objetivo, se confundirían. Tenemos
la intención, por lo tanto, de adoptar el método que se utiliza en los tribunales de justicia. En el inicio de un juicio, el fiscal expone su caso, le
indica al tribunal y al jurado con propósitos de probar, procede luego a
traer a los testigos, uno por uno, para justificar la imagen que ha dibujado
con su exposición.
En nuestro primer capítulo, hemos visto que hay un intervalo
grande entre los versículos primero y segundo del Génesis. En el principio
era una creación perfecta. ¿Cuánto tiempo duró esta creación?, no lo sabemos. Pero sí sabemos que a cargo de gran parte de ella, sino de todo,
Dios puso un poderoso y magnífico ser para pronunciarse y gobernar en
su nombre. Vamos a demostrar que Dios creó a este ser con más poder
y belleza de lo que jamás dio a ningún otro ser. Este espíritu que se llamaba Lucifer, el “Hijo de la mañana”. Él gobernó por Dios como profeta,
sacerdote y rey. ¿Durante cuánto tiempo este gobierno justo en plena
obediencia a la única voluntad de Dios duró?, de nuevo, no lo sabemos.
El gobierno independiente

48
Llegó un momento en que este ser, lleno de orgullo por su propio
poder y sus logros, entretuvo el pensamiento en su corazón que él podría
gobernar con independencia de Dios. Por lo tanto, proclamó que iba a
establecer un Estado independiente, con lo cual una multitud de seres
angelicales de los cielos decidió seguir a su gobierno y unirse a él en su
rebelión contra Dios. Éstos forman la compañía de los ángeles caídos y,
probablemente, de los demonios. Como resultado de esta rebelión orgullosa contra la voluntad de Dios, el Señor Dios Todopoderoso atacó al
universo material con una maldición de juicio temporal y la tierra se volvió
desordenada y vacía, un desastre y una ruina, un caos, y las tinieblas
estaban sobre la faz del abismo. Mucho más tarde, con motivo de la creación de Adán, Dios se movió para reformar, para remodelar, esta tierra.
El drama que acabamos de resumir se llevó a cabo en ese intervalo
de tiempo entre los dos primeros versículos del Génesis, pero es necesario
ir a otras partes de la revelación de Dios a fin de encontrar los detalles
del origen de esta gran rebelión.
En el capítulo veintiocho de Ezequiel, existe una revelación de la
verdad que puede y debe instalarse en el gran intervalo entre los primeros

49
versículos del Génesis. La primera parte del capítulo es un lamento contra
uno que se llama el príncipe de Tiro. No tenemos ninguna razón para
dudar de que esta parte del capítulo esté dirigido por el Espíritu Santo
para el príncipe reinante de Tiro, un contemporáneo del profeta. Es uno
de los muchos hombres a lo largo de la historia antigua y moderna que
se han levantado con tanto orgullo y que se imaginaban ellos mismos
como participantes de la divinidad.
En el versículo once, sin embargo, hay una transición del pensamiento. Leemos: “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre,
levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile”. Por lo que sabemos a partir
de la historia secular no había rey de Tiro, sólo el príncipe que se habla
en la primera parte del capítulo. ¿Quién es este rey de Tiro? Todo lo que
se habla al príncipe podría decirse sin dificultad de un gobernante terrenal. Pero el estilo de juicio que se dirige a aquel que es el rey de Tiro, es
inmediatamente evidente que es para un ser más allá de la esfera de la
vida humana, eso está a la vista. Tampoco debe asombrarnos. El Señor,
en varias ocasiones, se dirigió a Satanás indirectamente, y esperamos

50
poder demostrar que el poder detrás del gobernante terrenal de Tiro es
Lucifer, quien se convirtió en Satanás.
El poder satánico
Hay que recordar que la primera vez en la Biblia donde a Satanás
se dirige, habla a través de la intermediación de una serpiente (Génesis
3:15), quien fue su portavoz. Recordemos una vez más que en los evangelios el Señor habló a Satanás por medio de Pedro. Cuando Pedro permitió al enemigo obtener el control de sus labios por un tiempo, el Señor
se volvió a su discípulo, diciendo: “Vete de mí, Satanás” (Mateo 16:2223: “Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.
Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!;
me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en
las de los hombres”). Hay otras instancias de dirección indirecta de Satanás en la Biblia que se mencionarán a medida que avancemos. No es
extraordinario, por lo tanto, que Dios hable a Satanás aquí en Ezequiel a
través de la intermediación de un gobernante terrenal. Muchas cosas en
la historia se harán más claras para el estudiante de la Biblia, que es

51
también un estudioso de la historia, cuando se da cuenta de que detrás
de todo poder terrenal hay un poder satánico al acecho, tratando de controlar y dominar a la gloria del rebelde que le declaró la guerra en contra
de Dios. No debemos dejarnos engañar por la afirmación de que “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad
sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas” (Romanos 13:1). Todo lo que Satanás ha hecho o está haciendo o hará es
por la voluntad permisiva de Dios, que, puesto que el Señor Jehová es a
la vez omnisciente y omnipotente, no fue sin duda jamás sorprendido por
la aparición de Satanás. Cada vez será más claro que Satanás está trabajando dentro de los límites del plan eterno de Dios.
La primera instrucción en este juicio es un reconocimiento de la alta
posición que Satanás había ocupado en el gobierno de Dios antes de su
caída. “Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección,
lleno de sabiduría, y acabado de hermosura” (Ezequiel 28:12). Hay evidencia en el sentido de que Dios creó a los seres del mundo espiritual con
rangos y órdenes. Al igual que un ejército que tiene soldados, suboficiales,
oficiales de campo, oficiales de Estado Mayor y comandantes en jefe, los

52
seres espirituales parecen estar en rangos similares. Los ángeles, los arcángeles, los principados, los poderes o potestades, los serafines y los
querubines. De todos estas órdenes de la creación, Lucifer era el punto
culminante en dones, poder y belleza. Tan grande era su rango y poder
que incluso después de su caída, el arcángel Miguel, uno de los más grandes mensajeros de Dios, “no se atrevió a pronunciar contra él un juicio de
maldición, sino que dijo: El Señor te reprenda” (Judas 9). Que nos enseña
esto, de paso, que la actitud común de los mundanos, hablando sobre el
diablo como “su majestad satánica”, o “viejo Nick”, ciertamente no tiene
ningún fundamento en las Escrituras. Debemos tener hacia él ese respeto
saludable que da cuenta de que estamos más seguros cuando confiamos
nuestro cuidado al poder de nuestro Redentor, el Cristo Salvador, y reconocer la verdad de esa línea del himno: “El brazo de la carne nos falla,
nosotros no nos atrevemos a confiar en nuestra propia carne”.
Cabe señalar que se ha abstenido en lo posible el uso de la palabra
“ángel” y hemos utilizado en su lugar el término “ser espiritual”. La razón
de esto sale del verdadero significado de la palabra griega “angelos” que

53
ha sido transcrita para formar nuestra palabra en inglés, “angel”. La palabra griega tenía un significado muy simple, “un mensajero”, y la buena
noticia traída por el mensajero se convirtió en un “evangelio”. El hombre
que corría por las colinas de maratón para Atenas con la noticia de la
victoria griega era un “ángel” para los griegos, y las noticias que trajo era
el “evangelio”. Cuando este hecho se lo entiende no deja ninguna posibilidad de cometer el grave error en el que el grupo de personas conocidas
como los “Testigos de Jehová” han caído. Ellos se apoderan de algunos
de los pasajes de la Biblia donde Jesucristo es presentado claramente
como un “ángel”, y llegan a la conclusión de que Él era, por tanto, menos
que Dios, nada más que una criatura, a pesar de que lo presentan como
el más alto de todas las criaturas. No logran ver que cualquier persona,
desde un demonio a un hombre, desde un ser espiritual al Hijo de Dios
mismo, pueden ser un mensajero para el Señor. Puedo enviar a mi hijo
para hacer un recado, y me puede enviar un funcionario a hacer a mí un
mandado, pero eso no significa que mi hijo sea un sirviente, ni hace que
el siervo sea mi hijo. En los capítulos segundo y tercero de Apocalipsis
hay hombres que se presentan como “ángeles”. Todas las referencias en

54
el Antiguo Testamento al “Ángel de Jehová” pueden ser vistas claramente
para hablar del Señor mismo. Una gran mayoría de los pasajes donde se
usa la palabra “ángel” se refieren a los seres espirituales que son enviados
para ministrar a los que serán herederos de la salvación (Hebreos 1:14:
“¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de
los que serán herederos de la salvación?”).
En el Jardín
Es evidente que nuestro pasaje en Ezequiel enseña que Lucifer, tras
su creación, se colocó como la más alta, más bella, más poderosa y sabia
de las criaturas de Dios.
La siguiente frase de la Escritura sobre la naturaleza de este ser es:
“En Edén, en el huerto de Dios estuviste”. Sabemos, por supuesto, del
tercer capítulo de Génesis, que Lucifer, en su estado caído, estaba en el
Edén de Adán y Eva, pero él no estaba allí en su estado no caído. El Edén
representado por Ezequiel no es el Edén en el que Adán caminó, ya que
el Edén se describe como un jardín de árboles y de crecimiento vegetal.
Este otro Edén de Ezequiel es un lugar de belleza mineral poco frecuente.
La declaración es la siguiente: “De toda piedra preciosa era tu vestidura;

55
de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo,
esmeralda y oro”. Hay otros dos pasajes de la Escritura que arrojan luz
sobre el significado de este versículo. El uno es casi un pasaje paralelo.
En el Apocalipsis hay una descripción de la Nueva Jerusalén, cuyos fundamentos se describen en términos no muy diferentes a las de nuestro
versículo. Apocalipsis 21:18-21 nos dice: “El material de su muro era de
jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio; y los
cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata;
el cuarto, esmeralda; el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el séptimo,
crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el
undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista. Las doce puertas eran doce
perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era
de oro puro, transparente como vidrio”. Una gran cantidad de piedras
preciosas forman la fundación de esta ciudad, que ha de ser la morada
del Señor Jesús y de sus santos en su dominio sobre la tierra. El otro
pasaje vincula estos dos juntos. La ciudad de joyas del pasado se susti-

56
tuye por la ciudad de joyas del futuro. Habrá una espléndida Nueva Jerusalén, morada de los santos, mayor o igual al esplendor de la morada del
primer gobernador de la tierra. El gobierno de Cristo y de sus redimidos
tendrá lugar en los tiempos de la restauración de todas las cosas (Hechos
3:21: “A quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos
de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus
santos profetas que han sido desde tiempo antiguo”). Podemos ver en el
futuro, por una analogía, todo lo que se revela en el pasado, y podemos
mirar en el pasado por una analogía todo lo que se revela en el futuro.
No es necesario, por supuesto, concebir estas joyas como literales,
a pesar de que podrían ser piedras preciosas literales, si Dios querría de
esa manera. Son símbolos. C.S. Lewis tiene un punto excelente de la naturaleza de los símbolos cristianos en su comportamiento. Él dice: “No
hay necesidad de preocuparse por la gente graciosa que tratan de hacer
que la esperanza cristiana sea la de un cielo ridículo diciendo que no quieren pasar toda la eternidad tocando el arpa”. La respuesta a estas personas es que si no pueden entender los libros escritos para adultos, no deben hablar de ellos. Todas las imágenes de las Escrituras (arpas, coronas,

57
oro, etc.) es, por supuesto, un intento meramente simbólico de expresar
lo inexpresable. Los instrumentos musicales se mencionan porque para
mucha gente (no todos) la música es lo más conocido en la vida presente
y para la mayoría sugiere el éxtasis y la infinidad.
Las coronas se mencionan para sugerir el hecho de que los que están unidos con Dios en la eternidad comparten su esplendor y poder y
alegría. El oro es mencionado para sugerir la eternidad de los cielos (el
oro no se oxida), y la preciosidad de los mismos. Las personas que toman
estos símbolos, literalmente, puede ser que también crean que cuando
Cristo nos dijo que fuéramos como palomas, quería decir que íbamos a
poner huevos.
El Perfecto Profeta de Dios, Sacerdote y Rey, con todo el ejército de
los santos elegidos para reinar con Él, se vio en esta misma tierra, que
fue el escenario del primer pecado en el universo, todas las cosas fueron
restauradas como lo fueron antes del pecado, y obligaron a su aplastamiento y destrucción. El hecho de que Lucifer era protegido por tal magnificencia de piedras preciosas es una indicación adicional de su rango y
posición en la primera tierra.

58
El estado de exaltación de este príncipe de Dios queda nuevamente
demostrado por la descripción de los acompañamientos de música que le
rodeaba desde el primer momento de su existencia. Leemos: “Los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de
tu creación”. Hay dos lecciones importantes aquí. En primer lugar vemos
que Lucifer fue creado. Esto termina la discusión sobre la eterna dualidad
entre el bien y el mal. Satanás y el mal, tuvieron un comienzo definido.
También tendrán un fin definido. Lucifer fue una creación de Dios, y por
lo tanto, la criatura está sujeta al Creador. El otro hecho de importancia
es que muestra la magnificencia de Lucifer desde el momento de su creación. Se despertó en el primer instante de su existencia con una plena
belleza y con el poder de su exaltada posición, rodeado de toda la magnificencia que Dios le dio. Él nunca había conocido un momento menor. Él
se consideraba por encima de todos los ejércitos en poder, en sabiduría y
en belleza. Sólo en el trono de Dios se podía ver algo mucho mayor de lo
que él mismo poseía, pero es posible que incluso eso no fuera, en cierto
sentido, totalmente visible para los ojos de la criatura. Ciertamente no
había evidencia externa que le muestre la inutilidad de oponerse a una

59
primera voluntad, a la de Dios. No había ningún ejemplo de pecado en el
universo. Esto no es excusa para la rebelión, pero cuando llegamos a la
cuenta de su aparición podemos, tal vez, a pesar de nuestras mentes
pecaminosas, entender un poco mejor cómo se produjo la insurgencia. El
jefe de todos los seres creados se estableció en el gobierno de Dios como
soberano de la creación de Dios. Esto debe ser visto no sólo por el ambiente real en el que se encontraba, sino también por la declaración expresa de que Dios lo puso en poder, porque éste es el significado de la
frase en el versículo catorce: “Tú, querubín grande, protector, yo te puse
en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego
te paseabas” (La versión autorizada representa la línea de este versículo
de la siguiente manera: “y yo te he puesto así”, como si se refiriera a la
frase anterior y con la última palabra en cursiva para indicar que no está
en el hebreo). Preferimos seguir, como antes, a la versión revisada que
dice: “Yo te he puesto o por lo que te puse en el santo monte de Dios”.
Una referencia a la concordancia pondrá en evidencia el hecho de que el
“monte de Dios” sea un símbolo para el gobierno de Dios.

60
Aquí vemos la confirmación de la palabra hablada por Satanás al
Señor Jesús en la tentación. En el relato de Lucas leemos que el diablo le
mostró a nuestro Señor los reinos de este mundo y le dijo el diablo: “A ti
te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy” (Lucas 4:6). En esto, el padre de la
mentira no estaba mintiendo. Dios le había colocado en la posición de
gobernante y le dio la autoridad que él ejercía y que más tarde quiso
iniciarla por sí mismo. Antes de su caída, se podría decir que tenía ocupado el papel del primer ministro de Dios, posiblemente gobernante sobre
el universo, pero sin duda sobre este mundo. La escena del gobierno de
Satanás, por lo tanto, se convierte en el escenario de toda la guerra invisible. Aquí en esta tierra donde la caída tuvo lugar, el Señor Jesucristo
glorificó al Padre (Juan 17:4: “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado
la obra que me diste que hiciese”). Aquí en esta tierra Satanás ha sido el
príncipe y aquí todavía gobierna como príncipe. Veremos que esta oficina
aún no ha sido quitada de él, porque él reinará hasta que sea puesto bajo
los pies de Cristo. La tierra será el escenario del triunfo final de Cristo y

61
su Iglesia y la escena de la derrota final de Satanás. Es el polvo de la
tierra que será la comida de Satanás por los siglos de los siglos.
El sacerdocio de Satanás es el siguiente de sus oficios para ser considerado. Leemos: “Tú eres el querubín grande, protector” (Ezequiel
28:14). La idea expresada en la palabra “protector o cubridor” ha sido
ampliamente interpretada por los comentaristas, pero no encontramos
una idea más satisfactoria en un comentario en la traducción francesa de
Segond: “Tú eras el querubín con la protección de las alas extendidas”.
Aquí comenzamos a verlo en su función sacerdotal, asociado a los querubines que, incluso ahora, lideran la adoración en el cielo (Apocalipsis 4:910: “Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción
de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de
los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan
sus coronas delante del trono”; Apocalipsis 5:11-14: “Y miré, y oí la voz
de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los
ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz:
El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la

62
sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado
que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar,
y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el
trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los
siglos de los siglos. Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive
por los siglos de los siglos”), y que estaban cerca del trono de Dios. Las
alas de los querubines están desplegadas como en el caso de los querubines, cuyas imágenes fueron colocadas en la parte superior del arca de
la alianza.
Otra referencia a su sacerdocio sale en otro versículo en el mismo
contexto. Leemos: “Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de
tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en
medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los
ojos de todos los que te miran” (versículo 18). El hecho de que Lucifer
tenía un santuario indica tanto la adoración y el sacerdocio. Al parecer,
recibió la adoración del universo que se encontraba debajo de él y se la

63
ofreció al Creador que estaba por encima de él. Esto da a entender también en la afirmación de que tenía acceso a los más altos reinos de los
cielos, en la presencia misma de Dios, porque leemos, “yo te puse en el
santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te
paseabas” (versículo 14). En un comentario de Pember, ha explicado este
versículo de la siguiente manera: “El monte de Dios es el lugar de su
presencia en su gloria visible, donde su Sumo Sacerdote, por supuesto,
de pie ante él está para ministrar. Las piedras de fuego podrán, tal vez,
ser explicadas de la siguiente manera: Sabemos que la estación de los
querubines está justo debajo de la gloria de los estrados del trono (Ezequiel 1:26: “Y sobre la expansión que había sobre sus cabezas se veía la
figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre la figura del
trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él”).
Ahora, cuando Moisés llevó a Aarón, Nadab, Abiú y setenta de los ancianos de Israel al monte del Sinaí para ver al Dios de Israel: “Y vieron al
Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro,
semejante al cielo cuando está sereno. Y la apariencia de la gloria de
Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos

64
de los hijos de Israel” (Éxodo 24:10, 17). Este embaldosado de zafiro
brillante con un fuego abrasador es, quizás, al igual que las piedras de
fuego, y si es así, la presencia de Satanás en medio de ellas significaría
el goce de los privilegios completos angelicales que tenía en la cercanía
al trono de Dios”.
Una sola Voluntad
Vemos así que se levantó entre Dios y la creación. Toda su autoridad
se derivaba de Dios y Dios obró a través de él. Aquí, en la presencia de
Dios, Lucifer trajo la adoración de un universo de criaturas y recibió las
órdenes del Todopoderoso, que, como los profetas de Dios, transmitiera
a la creación el culto o la adoración. Todo estaba en orden, todo era armonía. Sólo había una sola voluntad en el universo y que era la voluntad
de Dios. Sólo una voluntad. Este hecho constituye la diferencia entre la
eternidad y el tiempo. En la eternidad no hay sino la voluntad de Dios, en
el tiempo hay más de una sola voluntad.
El escritor dio el contenido de este capítulo como una conferencia
en una ciudad y después recibió una carta de un hermano cristiano sobre
la diferencia entre la eternidad y el tiempo, con algunas frases que hacen

65
reflexionar y que merecen la mayor consideración, y con el que estamos
en acuerdo cordial. “Cualquier definición del tiempo es, sin duda, una
acusación de la artificialidad, ya que la Escritura no tiene poca atención
de una distinción entre él y la eternidad. Sin embargo, si tratamos de
distinguir uno de lo otro, no podemos concebir el tiempo sin un punto de
partida. Desde entonces y hasta que la eternidad futura empiece, somos
conscientes del tiempo a través de la secuencia de eventos que se pueden
establecer en función de un punto inicial. Puesto que Dios nunca comenzó,
bien podría tener el más antiguo punto de referencia como punto de referencia. Nuestro corresponsal da buenas razones para comenzar con la
creación de los cielos y la tierra, y terminar con la creación de los nuevos
cielos y la tierra nueva. Más adelante escribe: “Desde el punto de vista
de las Escrituras, a diferencia de las especulaciones de la filosofía, debo
decir que el tiempo es parte de toda la eternidad en la que Dios lleva a
buen término sus consejos de gracia; en la eternidad pasada tenemos sus
consejos; en la eternidad que viene tenemos las consecuencias permanentes de los consejos forjados en el tiempo… La caída de Satanás es sin
duda un acontecimiento notable. Sin embargo, no representa el primer

66
paso de Dios hacia la realización de sus propósitos. Podemos apreciar que
la rebelión de uno de los más altos seres creados sería una forma muy
inapropiada para conmemorar el comienzo. Con ello aumentaría la talla
de Satanás como un oponente en lugar de un subordinado rebelde…”
El pecado de Satanás
Estamos de acuerdo con todo esto, y vamos a demostrar que el
pecado de Satanás del corazón y la mente precedió a su pecado de la
voluntad. Sin duda alguna, no debemos pensar en Dios como un mero
oponente en la guerra invisible. En lugar de permitir que tal pensamiento
siga adelante, nosotros hemos nombrado a este trabajo “La Rebelión invisible”, pero considero que las facetas del problema que con más urgencia reclaman nuestra atención, son los que reflejan la luz sobre el conflicto
en el que estamos como soldados, en una batalla que fue ganada antes
de que alguna vez nosotros hayamos tenido que empezar a luchar contra
él.
Es importante, también, que nos demos cuenta de la condición de
la existencia, pero con una voluntad única en el universo, que se mantuvo
hasta hace relativamente poco tiempo. Debido a que ya hemos señalado

67
que las edades innumerables pueden estar presentes, entre el momento
del juicio en la tierra, cuando fue la primera tierra hecha residuos y vacía,
y el tiempo, hace unos pocos miles de años, cuando Dios se movió para
volver a formar la tierra durante los seis días, no es de suponer que nos
hemos contradicho. Porque no debemos olvidar que Dios es eterno, y que
antes de la hora de la caída de Lucifer, Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo, habían existido juntos en felicidad y en satisfacción mutua, por los
siglos de los siglos en el pasado, la eternidad pasada. Fue por este motivo
que Agustín sostuvo la necesidad de la Trinidad, como Dios es amor, y el
amor debe tener un objeto, era el Padre quien originó el amor, el Hijo era
el objeto del amor y el Espíritu eterno el amor entre ellos. Sólo cuando
nos fijamos en el tiempo a través de la Palabra, es cuando nos damos
cuenta de que detrás de un pasado muy grande, hay un pasado infinito
durante el que existía la perfección de una sola voluntad de Dios.
El origen del mal
El siguiente versículo en consideración de Ezequiel nos da la clave
para entender el origen del mal en este universo. “Perfecto eras en todos

68
tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad” (versículo 15). Esta iniquidad se nos revela en detalle en la profecía
de Isaías, pero ya hay indicaciones interesantes en nuestro pasaje que
nosotros no podríamos pasar por alto. El hecho de que aquí es la iniquidad
la causa de la llegada del mal, por lo que pondríamos término a la generación espontánea, en el corazón de esta magnificencia de criatura, Lucifer, en el que el poder y la belleza se habían combinado y a quien dicha
autoridad y privilegio se habían dado. Esto es el principio del pecado. La
iniquidad se encontró en el corazón de Lucifer. Por lo que sabemos, éste
es el único versículo de la Biblia que dice claramente el origen exacto del
pecado. Otros pasajes sólo amplifican esto, por ejemplo, el pasaje que se
considera más tarde, cuando llegamos a la naturaleza del pecado del
hombre y lo que podríamos llamar las reglas bajo las cuales se practica
el pecado (Isaías 45:6-7: “Para que se sepa desde el nacimiento del sol,
y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno
más que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo

69
la adversidad”). Pero el pasaje que tenemos ante nosotros es la declaración marcada por Dios, de que el pecado se originó en el corazón de Lucifer.
Tenemos una frase más en la consideración de Ezequiel que vamos
a considerar cuidadosamente. La versión autorizada dice: “A causa de la
multitud de tus contrataciones (mercancías) fuiste lleno de iniquidad, y
pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las
piedras del fuego, oh querubín protector” (versículo 16). Vamos a ver este
panorama mucho más fuerte, si nos damos cuenta de que cada palabra
es como una lente que tiene que ser finamente orientada, para dar una
imagen claramente grabada. En primer lugar, no debemos ser guiados a
un lado por el uso común de la palabra “mercancía”, lo que nos indica las
cosas compradas y vendidas. En el uso de Ezequiel significa cualquier cosa
que pasa a través de las manos. Por ejemplo, podríamos decir, en el habla
común, que un juez que utilizó su alta posición en beneficio propio ha
hecho mercancía de la justicia. Sabemos de un músico distinguido, que
utilizó su gran talento, reconocido en todo el mundo, para hacerse el amo

70
inmoral de la vida de algunos de sus seguidores o fanáticos. Su mercancía
era su personalidad y su capacidad artística.
Entonces, hagamos una pausa por un momento para examinar aún
más esta palabra fascinante que aparece en este pasaje: “contrataciones”. En hebreo significa “ir de arriba para abajo como un chismoso, como
un agitador, con secreto y disimulada incitación”. Hoy llamamos a eso
campaña o conspiración. Así fue como Lucifer aisló la lealtad de la tercera
parte de los ángeles: yendo de un lado a otro, declarando en efecto: “Mírenme. ¿Ven cuán hermoso e inteligente soy? ¿No piensan ustedes que
yo puedo ser mejor gobernante que Dios? Y ¿cómo saben, que Dios realmente los aprecia a ustedes? Si ustedes se me unen, les daré una posición
más alta en mi reino que la que tienen en este momento”. Miremos algunos de los usos de la palabra “contratación o mercancía” para ver la exactitud de su descripción: “No andarás chismeando entre tu pueblo” (Levítico 19:16). Este versículo describe a un calumniador, una persona que
trae falsas insinuaciones y acusaciones. Lucifer acusó falsamente a Dios
de ser un déspota, un tirano que se preocupaba de Su propia grandeza y
gloria, sin aprecio para estos ángeles que tan fielmente le servían a Él.

71
En Proverbios capítulo 11, de nuevo se emplea la misma palabra:
“El que anda en chismes descubre el secreto; más el de espíritu fiel lo
guarda todo” (versículo 13). Aquí vemos un contraste, lo opuesto a un
chismoso es un hombre “de espíritu fiel”. En Proverbios capítulo 20, hay
otro ejemplo vívido de la misma palabra: “El que anda en chismes descubre el secreto; no te entrometas, pues, con el suelto de lengua” (versículo
19). El chismoso y el adulador están muy estrechamente relacionados el
uno con el otro. En otras palabras, Lucifer aduló a estos ángeles haciéndoles creer que él les daría un trato mucho mejor que el que Dios les
estaba dando. Esto es tan vívido para mí, porque he visto esta actividad
muchas veces a nivel humano en las iglesias y en otros lugares. Y es
exactamente la misma persona quien ha estado detrás de esa actividad a
través de la historia. Con adulación, con calumnias y mentiras es como
Lucifer hace las cosas.
En Jeremías 6:28; 9:4 y Ezequiel 22:9 la palabra se traduce como
calumniador. Leamos Jeremías 6:28: “Todos ellos son rebeldes, porfiados, andan chismeando; son bronce y hierro; todos ellos son corruptores”; Jeremías 9:4: “Guárdese cada uno de su compañero, y en ningún

72
hermano tenga confianza; porque todo hermano engaña con falacia, y
todo compañero anda calumniando” y Ezequiel 22:9: “Calumniadores
hubo en ti para derramar sangre; y sobre los montes comieron en ti;
hicieron en medio de ti perversidades”. Es la misma palabra hebrea: un
chismoso, un calumniador, una persona que va de aquí para allá sembrando descontento y deslealtad, utilizando la adulación y tergiversando
la verdad y la autoridad.
Envaneciéndose
Así que Satanás, que pasaba por sus manos la mercancía de la autoridad de Dios sobre la creación inferior, y devolvía la mercancía de la
adoración del mundo, de los seres espirituales a Dios que está por encima,
decidió, que, desde que él era sabio y hermoso a tal grado, podría retener
parte de esa adoración para sí mismo, y que podría originar algo por la
autoridad de él mismo. Así que llenó su corazón con la violencia de la
rebelión. A Él se le había confiado el gobierno de Dios, el sacerdocio y la
vocería, pero quería actuar con independencia de Dios. El que era profeta,
no podía dar órdenes en virtud de su propia autoridad, en lugar de ser
totalmente dependiente del Dios Invisible. El que se encontró, como lo

73
fue en verdad, tan magnífico, tan bello, tan lleno de poder, el sello de la
perfección, ¿no podía tomar parte de la adoración de las multitudes para
sí mismo? ¿No hay algún mérito en él mismo que debe ser reconocido?
Aquí está el origen del pecado.
Hay un pasaje del Nuevo Testamento, que arroja gran luz sobre
esta fase de la verdad. El Espíritu Santo está hablando de las características o cualidades que deben ser poseídas por alguien que desea ser un
supervisor en las cosas espirituales (I Timoteo 3:1-6: “Palabra fiel: Si
alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el
obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero,
no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;
que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda
honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará
de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga
en la condenación del diablo”). Debemos entender que el principio espiritual en cuestión es aplicable a todos los cristianos. Para supervisor se usa
la palabra “obispo”, pero debemos entender el significado de la palabra.

74
La raíz griega es “episkopos” de la que se deriva la palabra “obispo”, y
que también proporciona a nuestra palabra “episcopal”, es una palabra
compuesta. Parte de ella es la raíz que nos ha dado el ámbito de aplicación
que le damos en la actualidad y la palabra “telescopio”. Esta parte quiere
decir “ver”. La preposición “epi” significa “sobre o más allá”. El ámbito de
aplicación o el alcance de “epi” no es más que un supervisor. Cuando
Pedro aconseja a los ancianos, tomar la “supervisión o mayordomía” de
la grey de Dios (I Pedro 5:2), está llamando a ejercer un obispado adecuado. Los latinos fuertes de pronunciación no pronuncian la “e” y hablan
de “ebiscopus” y después “biscopus”. Los alemanes de más fuerte pronunciación de labios y anglosajones han modificado una docena de maneras, incluyendo “biscop”, “biscof” y “biscob”, y en última instancia, se
estableció en Inglaterra como “obispo”. Así, en un sentido, un obispo es
una mala pronunciación de una mala pronunciación de una mala pronunciación. Eso puede ser tolerado cuando el error de traducción es sólo lingüístico, pero si se convierte en un error teológico es satánico. Así, en
este pasaje el Espíritu Santo compara las acciones de algunos obispos a
las de Satanás y les dice que un joven convertido nunca se debe poner

75
en un lugar de responsabilidad espiritual, no sea que siendo levantado
con orgullo, caiga en la condenación del diablo (I Timoteo 3:6). Este pasaje es una ventana que deja entrar la luz en nuestro estudio de la caída
de Satanás.
Un supervisor, no importa lo que él o ella sean llamados, deben
tener el mayor cuidado para evitar la trampa del orgullo espiritual. Hay
una larga lista de características o cualidades para el hombre que tomaría
un lugar de autoridad en la iglesia, si es de supervisión, de ministro, anciano, diácono, fiduciario, en la sacristía, administrador, maestro de escuela dominical o en cualquiera de los otros términos que los hombres
han derivado de la Escritura o ideado por ellos mismos.
La lista incluye los asuntos del bien y del mal: el hombre debe ser
libre de culpa, no bígamo, solícito, templado, de buen comportamiento,
hospedador, apto para enseñar, no dado al vino, no atacante (es decir,
no contencioso), no codicioso de ganancias deshonestas, paciente, no un
luchador, ni avaro, alguien que gobierne bien su propia casa, con sus hijos
en sujeción con toda honestidad. Sabemos que las iglesias deben tomar
estas cualidades en serio. No se elegirá en lugares de autoridad a un

76
hombre que tiene un hijo que es un borracho, o una hija que ha dado su
consentimiento para casarse en la Iglesia Romana, para criar a sus hijos
en la blasfemia de las masas. Porque, dice la Palabra de Dios, que si un
hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la Iglesia de Dios? Pero el principal obstáculo se expresa en las palabras siguientes, “no un novato o neófito”. Un joven recién convertido nunca, nunca
se debe poner al frente de un lugar de prominencia. ¿Con qué frecuencia
los cristianos se equivocan en contra de esta disposición? Un hombre joven toma una decisión por Cristo, y hay quienes le instan a que se levante
a la noche siguiente y comience a predicar. Es totalmente contrario a la
Palabra de Dios.
Hemos visto a hombres jóvenes en ruinas por ser empujados al
servicio muy rápido. Un joven convertido, cuando el Espíritu Santo abra
su boca, sí puede testificar que él ha confiado en Jesucristo como su Salvador. Con el tiempo, incluso puede brevemente dar testimonio en una
reunión pública de su fe. Pero tiene que ser experimentado, firme y sano
en la fe, antes de que se encuentre en un lugar de gobierno o de enseñanza en la Iglesia de Jesucristo. Porque si él es traído antes de tiempo,

77
tendrá las grandes tentaciones que vienen para alguien que se considera
a sí mismo en pie, antes que otro que escucha en silencio mientras él
estaba hablando o predicando. Cuando un hombre se siente con influencia
a través de una audiencia, y cuando se da cuenta de que una congregación es a menudo propensa a adoptar todo lo que se habla desde el púlpito
como definitivo y autorizado, puede ser tentado a hablar en su propia
autoridad en lugar de la autoridad de Dios. Como resultado cae en la
condenación del diablo.
Existen dos ejemplos en la literatura que vale la pena citar. Sinclair
Lewis, ganador del premio Nobel de literatura, representa a un ministro
en una de sus novelas, que usa su lugar de poder en el púlpito para hacerse con el afecto de las mujeres de su congregación, “este tipo de ministros son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias” (II
Timoteo 3:6). Y Milton, en su gran poema Lycidas, describe a aquellos
obispos como “bocas ciegas”. Esto puede parecer una metáfora mixta de
primera categoría, pero Milton sabía el significado de las palabras. ¿Cuál
es la más alta función de un obispo? Ser un mayordomo. ¿Cuál sería la

78
posible característica de un falso obispo? Ser ciego. ¿Cuál es la función de
un pastor? Él es un pastor, y su función es alimentar. ¿Cuál es la característica más importante de un falso pastor, que un pastor puede tener?
Querer ser alimentado, es decir, ser una boca. Así que la combinación de
un falso obispo con las características de un falso pastor, haría a un hombre un “boca ciega”. Y como Milton sale a decir, en otra obra magnífica
de palabras, la congregación está “hinchada con el viento”. La imagen
proviene del hecho de que la palabra griega que significa “viento” es la
misma que ha sido utilizada para el “Espíritu Santo” en todo el Nuevo
Testamento. El “boca ciega” sopla su mal aliento de las meras filosofías
humanas, en lugar de dejar que el viento dulce del Espíritu Santo venga
a través de dar vida a los oyentes. Y como el síntoma principal hacia el
exterior del hambre es un vientre hinchado, lo que parece indicar que la
víctima está gorda y bien alimentada, por lo que la gente que se sienta
en la congregación bajo la predicación que sale de los pulmones del hombre en lugar del corazón de Dios, están muertos de hambre quienes se
engañan con el pensamiento vano, que son verdaderamente alimentados
en lugar de que están hinchados por el hambre.

79
El ministro es, pues, tentado de la misma manera que Lucifer fue
tentado en un principio. El ministro recibe bendición de Dios para alimentar a la gente con la Palabra de Dios. Cuando las personas son bendecidas,
ellos dan gracias y alaban a Dios, y ellos a menudo le dan a través de su
ministro. Existe una terrible tentación para tomar una comisión de esta
adoración y para estar en la presencia de la gente como “señores de la
heredad de Dios”, para usar la frase del apóstol Pedro (I Pedro 5:3). Sólo
el hombre - y que bien puede ser un hombre joven, aunque no es un
joven convertido - que está experimentado con la gracia de Dios puede
tener las cosas de Dios y ser el ministro para la gente, sin la pretensión
de hablar por sí mismo en lugar de Dios, y sólo como un hombre que
puede llevar la adoración de la gente a Dios, sin presunción asumiendo
para sí una parte de la adoración que sólo pertenece completamente a
Dios.
Una última ilustración de este principio de tomar una comisión propia, nos viene de los escritos de Oseas en el Antiguo Testamento. El pueblo de Israel se había convertido, a estar acostumbrados a ser los beneficiarios de las bendiciones de Dios y el canal de su poder, por lo que

80
habían comenzado a pensar que había una patente y derechos de autor
sobre Dios. Alrededor de ellos, las naciones gentiles estaban muriendo
debido a que Israel no había obedecido la orden implícita de la promesa
de Dios a Abraham: “Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda
vez desde el cielo, y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por
cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de
cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del
cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas
las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz” (Génesis 22:1518). Así, a través de Oseas, Dios le habló a la gente y dijo: “Mi pueblo fue
destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios,
también yo me olvidaré de tus hijos. Conforme a su grandeza, así pecaron
contra mí; también yo cambiaré su honra en afrenta” (Oseas 4:6-7). Aquí
está una miniatura perfecta del pecado de Satanás. La mercancía de la
adoración de Dios, había pasado a través de sus manos, y la de ellos, y
ambos habían mantenido algo para ellos mismos.

81
El siguiente versículo de consideración de Oseas sigue: “Del pecado
de mi pueblo comen, y en su maldad levantan su alma”. Aquí está una
foto de los sacerdotes, quienes vivían por el hecho de que la gente pecaba
y que, en conformidad con la ley, presentaban las bestias a los altares
con la sangre que debía ser derramada, como símbolo de la remisión de
los pecados. Los sacerdotes tomaron los cortes buenos de la carne de
estas ofrendas para ellos mismos. La idea de participar en el versículo
está en que los sacerdotes no estaban demasiado preocupados por el hecho de que la gente seguía en el pecado, ya que mantenían la comida en
sus mesas, y la venta de animales innecesarios los mantenía en lujos.
Cuando veían a un pobre pecador que venía hacia el altar con un buey,
ya no dijeron, con lágrimas: “Oh, Dios, un pobre hermano ha pecado”.
Más bien ellos dijeron, “Oh, hermano, aquí está la carne asada para la
cena”.
El pasaje en Oseas es, pues, visto por ser casi una declaración paralela a la de Ezequiel acerca de la caída de Lucifer. “A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que
yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego,

82
oh querubín protector” (Ezequiel 28:16). En muchos pasajes en la Biblia,
el término “monte” se utiliza como un símbolo de gobierno. He aquí, pues,
está el anuncio de que Satanás es echado del gobierno de Dios. Por su
pecado él perdió, necesariamente, el oficio de profeta, ya que Dios ya no
podría utilizar a este profano como el portavoz de los decretos divinos.
Por su pecado, él también perdió el cargo de sacerdote, porque él robó el
culto y la adoración que se debían sólo a Dios y lo mantuvo para sí mismo.
Ahora vemos que por su pecado ha perdido el derecho de gobernar por
Dios, dice: “Por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre
las piedras del fuego, oh querubín protector”. La sentencia ha sido aprobada pero no ejecutada todavía. Satanás todavía conserva su poder sobre
la tierra porque Dios no le ha quitado. Se mantiene, sin embargo, como
un rebelde, pensando que todavía puede hacer algo para poner orden y
paz dentro de las fronteras de su reino caótico. Satanás está destinado a
la frustración y a la condenación eterna. Dios le permite ejercer ese poder
rebelde por sólo un momento más. El Señor, que hace que la ira de los
hombres sea para alabar a Dios, en última instancia, hace la guerra con
Satanás para alabarlo aún más.

83
CAPÍTULO 3
DOS VOLUNTADES
Ha habido mucha discusión teológica y la especulación filosófica sobre el origen del pecado. Incluso un niño sabe que no todo está bien en
este mundo. El adulto puede ver que hay guerras, catástrofes y muerte.
El niño puede sentir dolor, tristeza y lágrimas. Cuando a un adulto o a un
niño, se le dice que existe un Dios absolutamente perfecto, que nunca ha
cometido un error, en el cual no puede haber sombra de maldad, surge
una pregunta en la cual se estarán ahogando.
¿Por qué permite Dios el pecado?
Hace algún tiempo, en medio de la Segunda Guerra Mundial, el escritor predicó un sermón en el que se estaba presentando la Omnipotencia
de Dios. El Señor Jesucristo fue citado por el escritor diciendo, “Para Dios
todo es posible” (Mateo 19:26). Al término de la reunión, un adolescente
de la escuela secundaria se le ocurrió hacer una pregunta. Con un poco
de vergüenza, le preguntó: “Por favor, dígame si este Dios puede hacer
absolutamente todo, ¿por qué no acaba con Hitler?” Esa misma pregunta
en mil formas diferentes, ha poseído la mente de los hombres a lo largo

84
de los siglos. ¿Por qué Dios permite el pecado? ¿Por qué creó Dios al
diablo? ¿Por qué Dios permite las guerras y las calamidades? Nos atrevemos a decir que tenemos la respuesta cierta, y que no es muy difícil.
Echemos un vistazo a la misma pregunta formulada por una figura
mundial. Hace algún tiempo, este problema fue declarado por uno de los
grandes personajes literarios de esta generación, Thomas Mann, alemán
que observó esto en su exilio. En un ensayo escrito en alemán y publicado
en la Revista Trimestral de la Universidad de Virginia, Mann relata que el
gran terremoto que destruyó Lisboa en el siglo XVIII, cobró varios cientos
de miles de vidas, la mayoría de ellos profesantes cristianos, cuya muerte
había llegado a ellos en los edificios de la iglesia, a la que habían huido
en busca de refugio. En toda Europa, la catástrofe fue utilizada como un
argumento en contra de la bondad de Dios, de tal manera que las multitudes de personas que quedaron a la sombra de la Iglesia, se convirtieron
en librepensadores, es decir, ateos. Luego llegaron a la conclusión de que
la última guerra, con todas sus consecuencias, fue una catástrofe infinitamente mayor y tendrá un efecto similar pero en una escala mucho más

85
amplia, y se ve el fin de la religión en las masas, incluso cuando la catástrofe de Lisboa terminó la religión entre los pensadores. Sea o no la conclusión de Mann históricamente exacta, no viene al caso. Aquí hay dos
personas, un adolescente de la escuela secundaria y un escritor famoso
del mundo, preguntando acerca de la supuesta dificultad derivada del
concepto de un Dios perfecto de amor y el estado de tristeza en la que se
hunde el mundo.
Lealtad dividida
Sin embargo, podemos decir que tenemos la respuesta a este problema, y que es simple y satisfactoria. La respuesta es que ahora hay
más de una voluntad en el universo. Cuando sólo había una voluntad en
el universo, de regreso en la eternidad pasada, había paz y alegría.
Cuando no exista más que una sola voluntad otra vez, todos los problemas del mundo se arreglarán. La dificultad en la que se encuentra el
mundo de hoy no es el problema del capital y el trabajo, o el problema de
la producción y la distribución, o el problema de las diferencias raciales,
o cualquiera de los otros problemas que molestan a los sociólogos, planificadores y a los filósofos. El mayor problema del hombre hoy en día, ya

86
sea que lo reconozca o no, es cómo hacer a un lado todas las demás
lealtades, incluso la eterna.
En el relato de Lucas de la tentación, hay una interesante secuencia
de palabras que revela con claridad, la naturaleza de la oferta de Satanás
para nuestra voluntad. El príncipe rebelde, tentando a nuestro Señor “le
llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los
reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la
gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la
doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos” (Lucas 4:5-7). Una
lectura cuidadosa de estos versículos en los que Satanás está hablando
mostrará que, en las tres palabras que están en cursiva, se dice, rotundamente: “Mío es el reino, el poder y la gloria”. Esto es, por supuesto, un
flagrante desafío de Satanás, que se encontraba a la derecha de Cristo,
para entrar en el principado que Satanás, desde el día en que fue creado
en primer lugar, había tenido como su propiedad, y sobre la que ahora
reclama la soberanía por derecho de posesión. Independientemente de lo
que había perdido en su caída, su reino no había sido tomado de él. Él lo
afirma. Él es como un ocupante ilegal de una choza en la esquina de una

87
gran hacienda que le dice al Señor de la casa: “¿Qué estás haciendo en
mi jardín?”
El Reino, el poder y la gloria de Dios
Cristo respondió a Satanás con un versículo de la Escritura que llevó
las cosas a su justa dimensión: “Respondió Jesús y le dijo: Vete de mí,
Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor tu Dios, y a él solo servirás” (versículo 8). En este versículo, Cristo reprende a Satanás, anuncia
la superioridad y la dignidad de Dios, y rechaza por completo el compromiso ofrecido. Pero quizás aún más importante es la acción del Señor,
que inmediatamente después de la tentación, reúne a sus discípulos en el
monte y en el famoso sermón les enseña lo que debe ser conocida como
la oración de los discípulos (Mateo 6:9-13). En ella se les dice que se
acerquen a Dios como Padre, para reconocer su santidad, el deseo de su
reino y el hacer su voluntad. Deben orar por su pan de cada día y para el
perdón de sus pecados. Deben pedir que se mantengan firmes a partir de
las pruebas y que se los libre de todo mal. A continuación, haciéndose eco
del mismo orden de las palabras que Satanás había usado para tentar en
su absurda afirmación, a los discípulos se les enseña a atribuir el reino, el

88
poder y la gloria a Dios. ¿Cuántos millones de millones de cristianos han
rezado esta oración desde el fondo de su corazón?, con lo que dicen: “Pero
yo y mi casa serviremos al Señor”. (Es interesante notar de paso que la
Iglesia Romana utiliza la forma más corta de la oración, tal como se encuentra en Lucas, y no dice: “Porque tuyo es el reino y el poder y la
gloria”).
El mundo no puede resolver ninguno de sus propios problemas, ya
que está sujeto a la persona que es el dios de este siglo (II Corintios 4:4),
que ciega las mentes de los que no creen, para que la luz del glorioso
evangelio de Cristo, que es la imagen de Dios, no les resplandezca. Los
grandes problemas que dejan al mundo en la miseria, por consiguiente,
deben ser resueltos solamente por Dios. Ésta es la lección que Dios debe
enseñar por los repetidos fracasos del hombre a lo largo de todas las
épocas de su historia. El tiempo debe continuar hasta que haya sido completamente demostrado, que no hay esperanza de salud o de paz al margen de Dios. A pesar de que significa el caos final de todo lo que el hombre
está muy interesado en hacer por su civilización, la quiebra total de la
capacidad tanto de Satanás como de los hombres para hacer cualquier

89
cosa, debe estar bien demostrado de manera concluyente para todos los
hombres.
El propósito de la historia
Cuando entendemos que Dios continúa con paciencia con el hombre
hasta que esta lección quede completamente establecida ante el universo,
podemos entender el verdadero propósito de la historia. Cada pensamiento y cada dispositivo imaginable en la mente de Satanás y del hombre deben ser explorados y encontrados deficientes. He aquí la esencia
de una relatividad que es más importante que la establecida por Einstein.
Una de las diferencias más visibles entre la eternidad y el tiempo es la
diferencia entre una voluntad y más de una voluntad. Hay algunos seres
humanos que pueden comenzar a vivir la vida con la calidad de la eternidad, incluso en medio del tiempo. Éstos son los que han nacido de nuevo,
y que por lo tanto en la tierra comienzan a vivir la vida eterna. El cristiano
debe rechazar con decisión la idea de que la vida eterna comienza cuando
esta vida física ha terminado. Leemos en una lápida que un hombre “entró
en la vida eterna” en el día de su muerte, pero la Biblia enseña que para
un cristiano la vida eterna comienza, no el día de su muerte es que un

90
hombre entra en el cielo, la vida eterna entra en el hombre a través del
nuevo nacimiento. La vida eterna para el que se convierte en un hijo de
Dios mediante la fe en Jesucristo, comienza en el momento del nuevo
nacimiento. El verdadero creyente aprende a decir, incluso ahora: “Venga
tu reino, hágase tu voluntad – en mí - como en el cielo”.
Esto es, de hecho, la meta de la vida cristiana en la tierra. Ésta es
la razón por la que se quedan en la tierra después de haber sido preparados para el cielo, por la expiación provista por Cristo y la implantación
de su vida a través de la cual se nos hace partícipes de la naturaleza
divina.
No tenemos control sobre la tierra de Rusia o Gran Bretaña o Estados Unidos, o incluso de nuestro jardín, donde la guerra contra nosotros
es incluso de las malas hierbas, y por lo tanto no se las pueden poner en
sujeción a la voluntad de Dios. No tenemos el poder sobre las tierras ajenas para ver que la voluntad de Dios se hace en ellas. Pero sí tenemos el
control de ese pedazo de tierra de la que estamos hechos y, al igual que
Pablo, vamos a mantener nuestro cuerpo por debajo y lo pongo en servi-

91
dumbre (I Corintios 9:27: “sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga
a ser eliminado”), y cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo
(II Corintios 10:5: “derribando argumentos y toda altivez que se levanta
contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la
obediencia a Cristo”). Sólo entonces, cuando nos han dado a esta parte
de polvo caído tener el control y el poder del Señor resucitado, será que
la eternidad tiene el control sobre nuestra vida en el tiempo, y el problema
de las voluntades comenzará a ser resuelto.
Habiendo examinado el hecho de la perfección original de Satanás
y la caída, ahora procedemos a seguir estudiando las consecuencias de la
rebelión - la entrada de la segunda voluntad - para que podamos tener
una base para la respuesta al problema del continuo mal y la actual fuerza
del pecado en el mundo.
Es necesario tener en cuenta, por un momento, un cierto método,
que algunos de los profetas utilizaban en el planteamiento de sus profecías. Con frecuencia es evidente en algunos casos, que el escritor comienza a relacionar algún suceso, contemporáneo con su ministerio, y de

92
repente, sin una pausa, salta el texto a través de épocas enteras y hablan
de eventos que son cientos o miles de años en el futuro o de otros eventos
que fueron igualmente distantes en el pasado.
Uno de los más evidentes de estos casos es el del capítulo cuadragésimo de Isaías. Aquí el profeta habla de la comodidad que había llegado
a Israel debido a que algunas guerras locales de su tiempo habían concluido. Pero, apenas una pausa para respirar, el profeta continúa con las
palabras que identifican a Juan el Bautista y su ministerio. Éstos, a su
vez, se ven en el anuncio del precursor del reino de paz, que será llevado
a cabo por el Mesías, cuando cada valle será exaltado, y cada montaña
será humillada. Por lo tanto, en el curso de cuatro o cinco versículos, que
se proyectan desde la época de Isaías a la época de Juan el Bautista, y
de ahí al regreso del Señor Jesucristo. El capítulo catorce de Isaías, muy
importante para nuestro tema, muestra un ejemplo aún más notable de
esta aplicación doble o triple de un pasaje determinado. El profeta Isaías
primero escribe de uno que se llama el rey de Babilonia (Isaías 14:4), que
puede tener de referencia principal al gobernante de Babilonia contempo-

93
ráneo. Recordemos que la visión de Ezequiel comenzó sobre un gobernante terrenal, y continúa con una gran revelación sobre el poder detrás
del trono terrenal. El Señor usa el mismo método literario de Isaías, donde
la alusión más importante es al siniestro poder que utilizan los monarcas
terrenales. Pronto vemos que el Señor, que habló indirectamente a Satanás por medio de la serpiente en Génesis (3:14: “Y Jehová Dios dijo a la
serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y
entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida”), a través de Pedro en los Evangelios
(Mateo 16:22-23: “Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te
acontezca. Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí,
Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios,
sino en las de los hombres”), y por el rey de Tiro en Ezequiel (28:12:
“Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha
dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría,
y acabado de hermosura”), está aquí hablando a Satanás a través del rey
de Babilonia. La escena transcurre en el tiempo del fin, cuando Satanás

94
será atado y quebrado su poder. A los pueblos que han conocido tanto
dolor, el Señor dice: “Y en el día que el Señor te dé reposo de tu trabajo
y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron al servir,
pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo
paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro! Quebrantó el
Señor el bastón de los impíos, y el cetro de los gobernantes; el que hería
a los pueblos con furor, con una llaga permanente, el que se enseñoreaba
de las naciones con ira, y las perseguía con crueldad” (Isaías 14:3-6).
Como resultado del encarcelamiento de Satanás, “toda la tierra está en
reposo y en paz; prorrumpe en gritos de júbilo” (versículo 7). Los gobernantes de todas las edades que han precedido a Satanás en la condena
llegarán a verlo en el abismo (compare Apocalipsis 20:3: “y lo arrojó al
abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más
a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto
debe ser desatado por un poco de tiempo”), y la escena se describe como
sigue: “El Seol abajo se espantó de ti; despertó muertos que en tu venida
saliesen a recibirte, hizo levantar de sus sillas a todos los príncipes de la
tierra, a todos los reyes de las naciones. Todos ellos darán voces, y te

95
dirán: ¿Tú también te debilitaste como nosotros, y llegaste a ser como
nosotros? Descendió al Seol tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos
serán tu cama, y gusanos te cubrirán” (Isaías 14:9-11). Y para asegurarse
de la identidad de Satanás, se dirige a él directamente. “¡Cómo caíste del
cielo, oh Lucero [estrella del día], hijo de la mañana! ¡Cortado fuiste por
tierra, tú que debilitabas a las naciones!” (Versículo 12).
Entonces la escena regresó hacia el comienzo de la caída de Lucifer.
Su alta posición original es puesta en relieve, y las palabras de su declaración de independencia se nos presentan. “Tú que decías en tu corazón:
Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono,
y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las
alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Versículos 1314). Al comparar este pasaje con el pasaje de Ezequiel, es evidente que
el origen del pecado fue el orgullo de Satanás, y fue pronto seguido por
la manifestación externa de una rebelión de su voluntad contra la voluntad de Dios.

96
Es de suma importancia que captemos la transición que viene con
la introducción de esta segunda voluntad. Ahora es evidente que la eternidad ha tomado un nuevo aspecto, o dicho de otro modo, que el tiempo
está en pleno desarrollo. La calidad de la eternidad está en el hecho de
que no hay más que una voluntad - la voluntad de Dios. Entonces todo
era sagrado, todo era justo; no había mal en lo absoluto. La calidad del
tiempo está en que hay más de una voluntad. Entró en el universo una
segunda voluntad, que fue en aumento desde el corazón de Lucifer, el
más alto y el más maravilloso de todos los seres creados en el universo.
Además de la voz de Dios, ahora había una segunda voz que decía: “mi
voluntad”. Existió una rebelión. Pero, lo más importante, detrás de la rebelión, había dos voluntades. Eso significa que existía un conflicto, es posible decir dándole una breve definición, “que existía otra voluntad simplemente”. No se hace ninguna diferencia del que habla las palabras. La
voluntad de Dios es una línea de la verdad y la bondad que es inflexible.
Se mueve recta y con certeza a través del universo, del espacio, del
tiempo y del pensamiento. Cualquier variación de la voluntad de Dios,

97
aunque sólo sea en la más mínima fracción de grado, causa por la tangente la separación y la desviación - y eso es pecado. En el futuro el
universo se pondrá en contacto de nuevo con la eternidad, no habrá más
tiempo, porque no habrá más desviación de la voluntad de Dios. “Luego
el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido
todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine
hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies” (I Corintios 15:24, 25). “Aquellos de nosotros en los cuales Dios ha puesto la
vida eterna somos hechos partícipes de la naturaleza divina, habiendo
huido de la corrupción que hay en el mundo por querer vivir de manera
propia (concupiscencia)” (II Pedro 1:4, griego). A continuación, somos
capaces de decir desde el corazón que ningún hombre que no haya nacido
de nuevo puede decir, a saber: “Hágase tu voluntad”.
Cuando la segunda voluntad apareció en el universo, Dios trató con
ella de inmediato y con un carácter definitivo. Tenemos que admitir a su
vez que Dios podría haber destruido el poder de Satanás en el primer
momento de su rebelión si así lo deseaba. Albergar cualquier otro pensamiento sería una negación de la omnipotencia de Dios. ¿Por qué entonces

98
Dios no derribó la rebelión de Satanás, con un gran golpe, evitando así
las miserias y las catástrofes que han salido de esa rebelión, como una
lava ardiente de un volcán, quemando y destruyendo todo a su paso?
Con el fin de obtener la respuesta, es necesario obtener el punto de
vista de Dios. En la capital de los Estados Unidos hay un obelisco de más
de 500 pies de altura en memoria del primer presidente. Si alguien ha
colocado su cara de seis pulgadas desde el monumento y se le dice que
se mire, usted podrá obtener una impresión de un muro de piedra, pero
pequeño. A medida que se aleja de él para obtener una perspectiva adecuada, la punta de la aguja se alza y se podría alcanzar proporciones muy
diferentes para su mente y ojos. Lo mismo ocurre con el problema del
pecado de Satanás y de su rebelión. Hay algunas escenas que demandan
de la distancia y el ángulo correctos si queremos apreciar su alcance y
grandeza real. Satanás reconoce este principio. Para que usted recuerde,
él le llevó al Señor Jesucristo a un monte alto, y le mostró todos los reinos
del mundo en un momento del tiempo (Lucas 4:5). Todo hombre tiene
que mirar este problema ya sea desde el lugar de elección de Satanás o
del lugar de elección de Dios. Si está de pie en la montaña de la elección

99
de Satanás, su visión estará nublada por las brumas y nieblas que se
hacen en la altura para ocultar aquellas partes que son desagradables
para él. Si usted está dispuesto a someterse al Dios Todopoderoso, el
Autor del universo, Él pondrá sus pies en la cima desde donde se puede
ver la totalidad de su tremendo plan, y no habrá la más mínima sombra
que oscurezca la visión.
Pero es absolutamente seguro de que el punto de vista que Dios
ofrece para el estudio de su plan eterno no puede ser alcanzado, excepto
en los términos de Dios. Es totalmente imposible de comprender las cosas
espirituales hasta que se les haya dado un nuevo espíritu en la regeneración que Dios ofrece a partir de la muerte expiatoria de Cristo. Si usted
va a aceptar el veredicto divino en lo que se refiere a su condición y posición rebelde, y si quiere aceptar el veredicto divino que Dios está eternamente satisfecho con lo que Jesucristo llevó a cabo al morir en la cruz
como un sustituto por nosotros, soportando el golpe de la furia que nosotros nos merecíamos, entonces Dios plantará dentro de usted una vida
nueva y usted encontrará que en Cristo Jesús nos ha sido dada sabiduría,
justificación, santificación y redención (I Corintios 1:30). El hombre que

100
tiene lo que esperábamos en Cristo podrá ser levantado en la montaña
de Dios para ver el plan de Dios. El hombre que rechaza al Señor Jesucristo como su Salvador personal está “muerto en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1). También es cierto que el cristiano se ha hecho un
“participantes de la naturaleza divina” (II Pedro 1:4), y el que anda en su
propia voluntad en lugar de rendirse a la voluntad de Dios, se dice que
posee un astigmatismo espiritual que lo hace “a ciegas”, por lo que “él no
puede ver de lejos” (II Pedro 1:9). Desde el monte de Dios, sin embargo,
somos capaces de ver la verdad divina. Él “nos resucitó juntamente [con
Cristo] y nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efesios 2:6). Desde este punto de vista podemos ver y entender.
Ahora estamos en esta cuestión desde el punto de vista del cielo y
de la perspectiva de la eternidad. El tiempo se contrae en un momento
insignificante entre dos eternidades. Volvemos la mirada atrás y nos damos cuenta de que hubo “uno por siempre, por siempre y para siempre”
antes de que Dios crease a Lucifer. Investigamos el futuro y nosotros
vemos que habrá otro “por siempre y por los siglos de los siglos”, después
que Dios, el Señor Jesucristo, haya puesto en el suelo toda ley y toda

101
autoridad y todo poder. “Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y
Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.
Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies”. (I Corintios 15:24-25).
Lo que parece ante nosotros, con nuestra vista de ojo de gusano de
tierra, ser algo vasto que se extiende en el tiempo, abrigando a todas las
generaciones de la historia del hombre y las edades de la tierra, se encoge
en un solo momento entre dos eternidades durante las cuales Dios acepta
que el mal prevalezca por un espacio breve y por medio del cual él traerá
una multitud de hijos capaces de compartir su gloria y de regir el universo
desde una posición más alta de la que tenía Lucifer antes de su caída.
Aunque estos hijos tendrán una dignidad y una gloria muy por encima de
la que Lucifer conocía, y aunque ejercitarán poderes y mantendrán privilegios mucho más superiores de los que le fue dado al primer gobernador
del universo, allí nunca se levantará en cualquier corazón el pensamiento
de rebelión en contra de la autoridad de Dios. Si nos estamos preguntando
por qué llegamos a esa conclusión, hay varias respuestas. Primera, la
naturaleza vieja de Adán con su corazón rebelde ya fue juzgada en la cruz

102
de Cristo; y en nuestra muerte o en la apariencia transformante de Cristo
deja para siempre de tener un sitio dentro de nosotros. En segundo lugar,
la creación nueva (II Corintios 5:17), que nos hizo participantes de la
naturaleza divina (II Pedro 1:4), es una naturaleza que no puede pecar
(I Juan 3:9) pues su semilla permanece en nosotros. Finalmente, si el
pecado alguna vez apareciera de nuevo fuera necesario o exigiría otra
expiación y la Sagrada Escritura nos dice que “sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere más, la muerte no
tiene más dominio sobre él”. (Romanos 6:9).
Además, ningún hijo traído del lodo cenagoso y hecho para pararse
sobre la roca alta, alguna vez deseará llevarse cualquier gloria para sí
mismo, porque se dará cuenta de que todo culto y adoración le pertenece
a la Trinidad. Ningún hijo, con la memoria imborrable que él fue levantado
del hoyo del pecado, alguna vez tendrá el deseo de arrogarse para sí
mismo la autoridad que él conoce que le pertenece sólo al Creador. Así
Dios tendrá con él una compañía infinita de hijos, rigiendo el universo
para él y dándole toda la gloria a él.

103
Hubo al menos dos caminos abiertos para Dios cuando Lucifer pecó.
Él podía, en su omnipotencia, haber destruido a Lucifer en un instante. Si
hubiese hecho esto, él nunca hubiera podido haber creado otro ser tan
alto y maravilloso como Lucifer, sentado como el Primer Ministro del universo, ni hubiera podido haber poseído el regalo de la voluntad y de la
elección, sin ver la posibilidad de una misma rebelión ocurrir una y otra
vez. Podemos estar agradecidos que Dios no le derribó al instante a Lucifer y así estaría marcada la eternidad con una serie de creaciones altas,
rebeliones deliberadas y estallidos poderosos de juicios y represiones.
Sin embargo, la prueba de la Sagrada Escritura y de la historia nos
demuestran que Dios prefirió más bien dar al rebelde una oportunidad
completa de explotar cada avenida de su poder y de su sabiduría a fin de
que quede demostrado que nada bueno alguna vez podría alcanzar a la
creación aparte de lo que se origina en Dios por él mismo. El significado
completo de esto es mejor comprendido después de que hemos considerado el detalle de las reclamaciones deliberadas de Satanás. Cuando Satanás se imaginó una voluntad que fuera contraria a la de Dios, él formuló

104
un plan de ataque que es expuesto en las cinco voluntades del relato de
Isaías.
La rebelión comenzó en la Tierra
La primera parte, “ascenderé al cielo”, es el anuncio de su objetivo
general e incluye el hecho de suma importancia que la rebelión comenzó
en esta tierra. Milton, en el Paraíso Perdido, tiene a Lucifer comenzando
en el cielo, y es lanzado fuera cuando él junta a un montón de ángeles
para pelear contra Dios. Lanzados fuera con su líder, todos caen al infierno, donde se encuentran espesos como las hojas otoñales que se almacenan en los arroyos de Vallombrosa.
Después de una consulta en el palacio de Satanás, que ha construido en el infierno y que han nombrado como Pandemónium, es relatado
que un rumor ha estado siendo actualizado en el cielo en el sentido de
que Dios pensaba crear un Nuevo Mundo y gobernar él por medio de una
criatura nueva al que se le ha llamado “hombre”. Está decidido, por consiguiente, que su mejor política es investigar el rumor y, si verifica, girar
su atención hacia al hombre, así que, seduciéndole, podría frustrar los
planes de Dios. El poema sigue hasta mostrar cómo Satanás cumple con

105
este plan, el pecado consiguiente del hombre y la pérdida del Paraíso.
Donde hay una mitigación parcial de error directo es en la presentación
del hecho de que la redención de Cristo es a través del número incalculable de estudiantes, que leyendo el poema en la clase, se logra obtener la
idea de que el bosquejo doctrinal anteriormente citado es bíblico. Esto
está muy distante de la verdad, la rebelión de Satanás comenzó en esta
tierra y procedió hacia el cielo y al trono de Dios.
El trono de Dios, el centro
Los hombres por mucho tiempo han discutido la pregunta acerca
del centro del universo. Alguno que otro, a través de la tradición, enseñó
que la tierra era el centro de todas las cosas. Éste fue un punto de vista
puramente humano, si no satánico. Cuando Copérnico destacó su sistema
astronómico, existieron unos que se opusieron a ese sistema sobre la base
de que no podría ser cierto, desde entonces consideraron que la Biblia
describe un universo geocéntrico - un universo que es un círculo o un
globo del cual la tierra es el centro. Pero, claro está, la Biblia en ninguna
parte enseña tal cosa. Sobra decir que el cielo del trono de Dios es el
centro de todas las cosas, pero el universo material, en el plan soberano

106
de Dios, fue creado como un teatro enorme para declarar la gloria de Dios
(Salmo 19:1). ¿Ahora, dónde está el centro de un teatro? ¿Está en el
suelo en la intersección de los diámetros de su auditorio? ¿Está en medio
del piso y el techo por encima de la intersección de sus diámetros? ¿O,
está en el escenario en el cual la obra teatral es representada? La respuesta es obvia, es el escenario. En este teatro del universo, la tierra es
el escenario en el cual el drama entero de rebelión, ruina, caída, juicio,
redención, salvación y el triunfo y la última vindicación de la sabiduría y
la rectitud de Dios están siendo desenrollados en el espectáculo asombroso de la guerra invisible. Está en esta luz que debemos comprender
las palabras de Cristo cuando él alcanzó el fin de su vida terrenal y afrontó
la cruz: “Te he glorificado a ti en la tierra”. Él le dijo esto al Padre, como
si estuviera anunciando que la misma tierra que había visto la rebelión
original ahora había visto la mayor obediencia de la cual debería venir la
confinación final del pecado en el universo.
El territorio celestial

107
Consideremos ahora el territorio celestial que Satanás se propuso
para conquistar. La Biblia usa la palabra o la idea del cielo en cuatro sentidos diferentes: (1) la de la atmósfera inmediata de la tierra, incluyendo
las nubes, (2) el de nuestro sistema solar, (3) el cielo de las estrellas de
los cielos inferiores, actualmente ocupado por las fuerzas de Satanás y el
escenario de su actividad espiritual, y (4) el de los cielos por encima del
trono de Dios. No hacemos ningún intento de entrar en detalles acerca de
un tema tan maravilloso que cuando Pablo habla de un hombre atrapado
en el tercer cielo, que lo describe después de haber oído las palabras que
“no le es dado al hombre expresar” (II Corintios 12:4). Pero sí sabemos
que Moisés fue estrictamente amonestado para expresar todos los detalles del tabernáculo y su culto en el servicio “hasta la figura y la sombra
de las cosas celestiales” (Éxodo 25:40, Hebreos 8:5) y el Nuevo Testamento nos dice que el tabernáculo era en sí el modelo de las cosas en el
cielo (Hebreos 9:23). Cuando leemos que el tabernáculo contenía un Lugar Sagrado y un Lugar Santísimo (Hebreos 9:2-3), hemos de entender
que hay un plan similar en los lugares celestiales. Así, leemos que Cristo
en su ascensión entró en el lugar santísimo (Hebreos 9:12), por encima

108
de los cielos (Hebreos 7:26), o como se dice en Efesios, fue elevado a la
derecha del Padre que está en los cielos por encima de todo principado y
potestad, y potencia, dominio y, sobre todo nombre que se nombra (Efesios 1:20-21).
Ya hemos visto que el palacio de Satanás estaba en la tierra primitiva, en el Edén, el jardín de Dios (Ezequiel 28:13), que precedió a la
primera rebelión. Hemos señalado que uno de los principales títulos de
Satanás se ocupa en su principado sobre este particular mundo (Juan
14:30; 16:11). Ahora, lo más importante es que se determina el lugar
que Satanás estaba en el momento de su rebelión. La mayoría de los
comentaristas han supuesto que estaba en algún lugar en el cielo, y que
su caída tuvo lugar allí, y que había sido arrojado a la tierra. Sin embargo,
no encontramos ninguna evidencia de tal posición. Más bien nos encontramos con la Biblia específicamente con la enseñanza de que su rebelión
tuvo lugar en la tierra y que su primera manifestación fue una audaz declaración de Lucifer que iba a ascender al cielo.
El pasado profético

109
Quizás esta dificultad ha surgido de algunos comentaristas a través
de una mala interpretación de una profecía hecha por Cristo sobre la futura expulsión de Satanás del cielo: “Yo veía a Satanás caer como un rayo
del cielo” (Lucas 10:18). Vamos a establecer que, a pesar de que está en
el pasado, esta frase es seguramente una profecía de algo que aún no ha
tenido lugar. Desde su aparición final es una parte del plan de Dios, que
se puede expresar como algo hecho y logrado. Muchos de los eventos
futuros son por lo tanto, así establecidos en la Biblia en lo que se conoce
como el tiempo pasado profético.
Tal vez el ejemplo más emocionante de este uso es la declaración
sobre nosotros mismos que ya estamos en el cielo y en gloria: “los que
antes conoció, también los predestinó para ser conformes a la imagen de
su Hijo [pasado de un suceso pasado]. Por otra parte, y a los que predestinó a éstos también llamó [pasado de un suceso pasado], y a los que los
llamó a éstos también justificó [pasado de un evento que fue una vez el
futuro para los creyentes y ahora es pasado, pero también es el futuro
para aquellos que se guardan en los próximos días], y quien los justificó,

110
a ésos también los glorificó [pasado de un evento que es totalmente futuro]” (Romanos 8:29-30). Hay muchos usos similares del pasado en la
Palabra de Dios.
Éste es sin duda el principio que debe aplicarse al pasaje en cuestión. Los setenta que habían sido enviados a predicar regresaron al Señor
con alegría, porque hasta los demonios se les sujetaban. Buscando un
momento más allá con sus discípulos y al ver aquel glorioso día cuando
Satanás y todas sus fuerzas deben ser barridos del cielo, el Señor respondió: “Yo veía a Satanás caer como un relámpago del cielo”. Mucho más
tarde, el Señor habló de nuevo de esta eliminación de Satanás de la esfera
celestial, diciendo: “Ahora es el juicio de este mundo, ahora el príncipe de
este mundo será echado fuera” (Juan 12:31). Una vez más hay que entenderlo como una profecía, como una proclamación de la autoridad moral
sobre la cual Dios va a tratar con el pecado. Cristo, a punto de morir, está
diciendo: “Ahora está la cruz que viene para pasar, y es la base de la
sentencia de este sistema mundial, ahora está la cruz que viene para
pasar, y asegura el destino de Satanás”.

111
En vista de estos pasajes por lo tanto, creemos que la carrera de
Satanás debe ser descrita así: Empezó en la tierra como su príncipe. Él
entró en el cielo para llevar la adoración de su principado a la presencia
de Dios, incluso en la habitación del trono. Tan grande era el poder que
él vio en sí mismo de su ejercicio en la tierra, mayor que el poder de las
criaturas inferiores apostados en los distintos niveles en los cielos, que se
decidió a entrar en el cielo y tomar posesión de su gobierno. Éste es el
significado del corazón del pasaje de Isaías con su serie de “yo deseo”.
Son cinco los gritos del deseo progresivo de más y más poder. Reflejan la
mente interior de Lucifer, donde su imaginación ya le había movido de su
propio trono en la tierra para el trono de Dios en el cielo. Cada declaración
de éxito es un paso más allá del pasado. El primero, “Subiré al cielo”, es
la exigencia de que la esfera de su mandato se levante de la tierra a los
cielos. Verse a sí mismo como el más glorioso de las criaturas utilizadas
por Dios en la administración de los santuarios de los cielos, expone sus
afirmaciones extravagantes que va a ir para arriba, arriba, arriba, incluso
hasta que haya desplazado al Dios Altísimo en el trono del universo.

112
Su segunda pretensión, “levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios”, no es una mera repetición literaria de la cláusula anterior.
Con el fin de entender esta frase es necesario para nosotros comprender
algunas cosas que la Biblia enseña acerca de las estrellas. Si examinamos
cada versículo de la Biblia donde se habla de las estrellas, vamos a ver,
de inmediato, que los pasajes se dividen en dos grupos. No son los versículos que se refieren a las estrellas que vemos en el cielo, el estudio de
lo que cae en el ámbito de la astronomía. Pero hay otros versículos que
hablan claramente de las estrellas que no se pueden ver en los cielos,
pero que son los mensajeros de Dios. Tampoco hay que tropezar en esa
diferencia. Cualquier persona que reciba una carta de un viajero del sur
de California diciendo que había visto muchas estrellas, tiene que descubrir por el contexto si había estado en uno de los nuevos observatorios
astronómicos en las montañas de Los Ángeles o en una película de Hollywood! Así como seguramente hay un doble uso de la palabra “estrellas”
en la Palabra de Dios.
La mejor referencia conocida al mensajero-estrellas se encuentra
en la visión del apóstol Juan de Cristo en el Apocalipsis, donde se ve que

113
el Señor está sosteniendo las siete estrellas en su mano, y se haya declarado que se refiere a sus mensajeros en las iglesias, Apocalipsis 1:16-20
nos dice: “Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada
aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su
fuerza. Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra
sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que
vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos,
amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Escribe las cosas que
has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas. El misterio
de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros
de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete
candeleros que has visto, son las siete iglesias”. Otro conocido pasaje se
produce en las palabras de Jehová a Job, preguntándole dónde estaba
cuando Dios puso los cimientos de la tierra: “¿Sobre qué están fundadas
sus bases o quién puso su piedra angular, cuando las estrellas del alba
alababan, y todos los hijos de Dios gritaban de gozo?” (Job 38:6-7). El
cuidadoso estudiante de la Biblia se encuentra con otras referencias que

114
indican que otros agentes angelicales de Dios llevan este título. A los creyentes en Cristo se nos dice que “los entendidos resplandecerán como el
resplandor del firmamento, y la multitud que recurre a la justicia, como
las estrellas a perpetua eternidad” (Daniel 12:3). Es evidente que hay en
el cielo una gran empresa, que, a falta de un mejor vocabulario de las
cosas celestiales, se nos llama ángeles estelares, a todos aquellos que
están conforme a la voluntad de Dios y tenemos un lugar en el cielo. Es
sobre ellos que Satanás deseaba exaltar su trono.
De hecho, él quería ir aún más alto. Él dijo en su corazón, “me
sentaré en el monte de la congregación, a los lados del norte”. Así como
los pasajes de la Biblia hacen referencia a las estrellas que se pueden
dividir en referencias astronómicas y espirituales, así también un estudio
minucioso de la palabra “congregación” en la Biblia revela una serie de
referencias a las compañías terrenales (organizaciones), como los hijos
de Israel, y otras referencias que se aplican a una compañía u organización gloriosa en el cielo. Algunas de estas últimas compañías u organizaciones gloriosas del cielo incluso han seguido a Satanás en su caída, pues
leemos: “Dios está en la reunión de los dioses, él juzga entre los dioses”.

115
(Salmo 82:1). Éstos son los poderes rebeldes que todavía usurpan las
funciones de la Deidad en su seguimiento de Satanás. Cómo ilumina el
pasaje del Salmo 89 cuando se observa en este sentido. “Y los cielos alabarán tus maravillas, oh Jehová, tu verdad también en la congregación
de los santos. Porque ¿Quién en los cielos se igualará a Jehová? ¿Quién
será semejante a Jehová entre los hijos de los potentados? Dios temible
en la gran congregación de los santos, y formidable sobre todos cuantos
están alrededor de él”. (Salmo 89:5-7). En otras palabras, Satanás
deseaba tener la posición del gobierno sobre las huestes angélicas que
administraban el cielo. Esta escena de gobierno “en los lados del norte”.
Dejamos al lector el placer de estudiar todos los pasajes en la Biblia que
se refieren a los cielos como “el norte”. Para una lista de concordancia de
estos pasajes, no hay que olvidar que hay que añadir la palabra de los
Salmos: “Porque ni de oriente ni de occidente ni del desierto viene el
enaltecimiento. Mas Dios es el juez; a éste humilla, y a aquél enaltece”.
(Salmo 75:6-7). Luego leemos que Lucifer dijo: “Subiré a las alturas de
las nubes”. Hay por ahora un modelo para entender el significado de estos
pasajes. Así como hay estrellas y estrellas, al igual que hay un terreno y

116
una congregación celestial, entonces hay nubes y nubes en la Biblia. Así
como los escritores modernos tomaron la palabra “nube” para describir lo
maravilloso que acompaña a una explosión atómica, aunque no es una
nube, por lo que la palabra también tiene un significado espiritual. Hay
pasajes que hablan de nubes del tipo que conocemos, que son arrastradas
por el cielo antes de un viento de verano, o de ponerse las glorias del sol
al final del día. Pero también hay nubes en la Biblia que hablan de la gloria
de Dios, que no tiene relación con lo que los meteorólogos podrían clasificar como cirros o nubes cúmulo. Nos acordamos de la columna de fuego
por la noche y la nube de día que llevó a los hijos de Israel por el camino
(Éxodo 13:21). Fue a partir de esta nube que el Señor protegió a los
israelitas del ejército egipcio (Éxodo 14:19-20). Una vez más, cuando el
tabernáculo se estableció, la nube fue enviada a cubrir el lugar santo, y
fue allí que el Señor se le apareció a su pueblo (Éxodo 40:28-34). Recordamos, también, que esta misma nube se vio regresar al cielo en el momento de la visión de Ezequiel (Ezequiel 9:3; 10:4) Es de esta nube que
se lee en el Nuevo Testamento, cuando, en el nacimiento de Cristo, la
“gloria” del Señor brilló alrededor de los ángeles (Lucas 2:9). Cuando

117
Cristo subió al cielo y una nube lo ocultó de la vista de los apóstoles (Hechos 1:9). Cuando Él venga de nuevo por sus santos Él los tomará de esta
tierra en esa nube de gloria (I Tesalonicenses 4:17). Anunció al Sumo
Sacerdote en el momento de su juicio y muerte que Él regresará a la tierra
“viniendo en las nubes de los cielos” (Mateo 26:64, Apocalipsis 14:1416). Estas nubes no son lo que vemos en el cielo, pero son las marcas
visibles de una gloria que trasciende con mucho el pensamiento humano
y para lo que no hay ninguna palabra que pudiera provocar cualquier
imagen en nuestra manera de pensar. Éste es el símbolo de la gloria de
Dios y del trono de los cielos. Por encima de esto, Satanás deseaba subir.
Al introducir el último grito desafiante de Satanás, permítanme contar una historia. Yo creo que sería posible tener una idea bastante exacta
de la vida y el carácter de un hombre, simplemente mediante el establecimiento en orden de los nombres, apodos, nombres de mascotas, los
títulos y epítetos que se le aplican toda su vida. Sugiero lo siguiente:
Hombre, John Smith, precioso bebé, junior, flaco, rojo, Smith, John
Smith, cariño, sargento, teniente, el reverendo John Smith, querido,
papá, querido pastor, predicador intrépido, entrometido párroco, santo,

118
entrometido de interferencias, orador, autor, viajero, abuelo, señor Presidente, nuestro venerable líder, oponente irritable, emérito pastor, fallecido reverendo John Smith, doctor en derecho, caballero cristiano, estudioso, un hombre conforme al corazón de Dios.
Si pueden seguir el curso de la vida de un hombre, desde su nacimiento hasta su muerte, por medio de sus nombres y títulos, entonces
seguramente los nombres del Señor Dios Todopoderoso registrados en su
Palabra son reveladores. Sin embargo, nuestro ejemplo se cae. Los nombres y títulos dados a un hombre no tocan más que lo externo de él, pero
los nombres de Dios revelan la naturaleza más íntima de su carácter y de
su ser. Así, “Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y
será levantado”. (Proverbios 18:10). Hay cerca de 400 nombres de Dios
en la Biblia.
En su último impulso arrogante contra Dios, ¿por qué Satanás gritó
“y seré semejante al Altísimo”? De todos los posibles nombres de Dios,
¿por qué eligió Satanás “Altísimo”? ¿Por qué no dijo, voy a ser semejante
al Creador? ¿Por qué no aspirar ser como Dios en su nombre de Salvador,
Redentor o Consolador? ¿Por qué no deseó ser como el Verbo Eterno, el

119
Pastor, el Gran Yo Soy, la Luz, el Camino, la Vida, la Verdad, o uno de los
otros nombres por los cuales podemos conocer a nuestro Dios? La respuesta se encuentra en el significado del título o nombre, “Altísimo”, como
se indica en su primer uso en las Escrituras.
De regreso en la historia de Abraham tenemos el registro de un
incidente que revela la interioridad o intimidad del nombre “el Altísimo”.
Abraham volvía a casa después de la batalla con los reyes de Sodoma y
Gomorra y la liberación de su sobrino Lot. Leemos que “Melquisedec, rey
de Salem, sacó pan y vino [los elementos de la comunión]; y él era el
sacerdote del Dios Altísimo y le bendijo, y dijo: Bendito sea Abraham del
Dios Altísimo, creador de los cielos y la tierra”. (Génesis 14:18-19). Aquí
está la clave para el orgullo de Satanás. Dios se revela como “El Elyon”,
el Dios Altísimo, y en este personaje es “el creador de los cielos y la tierra”. Esto es lo que Lucifer quería ser. Su rebelión no fue una petición de
que Dios se mueva más para que él pueda compartir el trono con Dios.
Fue un golpe de estado al mismo Dios. Fue un intento de poner a Dios a
un lado para que Satanás pueda tomar su lugar como el poseedor de los
cielos y la tierra.

120
Otro pasaje en el que el nombre “El Altísimo” aparece explica muchas cosas en la historia humana. Antes de su muerte, Moisés cantó un
cántico profético en el que nos encontramos con lo siguiente: “Acuérdate
de los tiempos antiguos, considera los años de muchas generaciones;
pregunta a tu padre, y él te declarará; a tus ancianos, y ellos te dirán.
Cuando el Altísimo dividió a las naciones su herencia, cuando separó a los
hijos de Adán, estableció los límites de los pueblos según el número de
los hijos de Israel”. (Deuteronomio 32:7-8). No hay ninguna autoridad
para la lectura y traducción de los “hijos de Dios” que se encuentran en
las versiones de la Septuaginta y de la RSV. Todas las demás versiones,
judías, protestantes, católicas, inglesas, francesas y alemanas están de
acuerdo con el hebreo y la versión Reina Valera, que da la traducción de
los “hijos de Israel” en lugar de los “hijos de Dios”.
El Altísimo estableció los límites de su pueblo. Sin embargo, nos
encontramos con el rey asirio, el tipo del Anticristo en el futuro, jactándose: “Porque dijo: Con el poder de mi mano he hecho, y con mi sabiduría, porque he sido prudente; quité los territorios de los pueblos, y saqueé
sus tesoros, y derribé como valientes a los que estaban sentados”. (Isaías

121
10:13). No es de extrañarse que el Señor haya interrumpido al jactancioso en Isaías al decirle, “Pero acontecerá que después que el Señor haya
acabado toda su obra en el monte de Sion y en Jerusalén, castigará el
fruto de la soberbia del corazón del rey de Asiria, y la gloria de la altivez
de sus ojos”. (Versículo 12).
Podemos ver que la idea central de los tiranos y la dominación de
los pueblos por los dictadores es algo satánico, una rebelión directa contra
los decretos fijados por Dios.
Lucifer ha declarado la guerra. El grande gobernante querubín se
había convertido en el enemigo maligno. Nuestro Dios no estaba sorprendido ni se asombró de ello, ya que, por supuesto, él sabía antes de que
ocurriera lo que iba a pasar, y él tenía su plan perfecto listo para ser
puesto en práctica. Aunque el Señor tenía el poder para destruir a Satanás
con un soplo, él no lo hizo. Era como si un edicto había sido proclamado
en el cielo: “Vamos a dar a esta rebelión una prueba completa y vamos a
permitir que siga su curso completo. El universo verá lo que es una criatura, aunque sea la más alta criatura que haya surgido de la Palabra de
Dios, jamás puede hacer algo sin Dios. Vamos a ver este experimento, y

122
vamos a permitir que el universo de las criaturas vean esto, en este breve
interludio entre la eternidad pasada y la eternidad futura llamada tiempo.
En él, al espíritu de independencia se le permite expandirse al máximo. Y
los restos del naufragio y la ruina que darán lugar en esta tierra, será
para demostrar al universo, y para siempre, que no hay vida, no hay
alegría, no hay paz, aparte de una completa dependencia del Dios Altísimo, creador de los cielos y la tierra”.

123
CAPÍTULO 4
EL PRIMER BOCADO DE POLVO
Cuando Satanás se rebeló y el pecado entró en el universo, hubo
dos líneas de acción abiertas para Dios, ya que su naturaleza divina no le
permitía ignorar el pecado. Jehová el Todopoderoso, el Altísimo, creador
del cielo y la tierra, sin duda tenía el poder para acabar a la criatura, a la
cual había traído a la existencia por medio de su Palabra creadora y aniquilarlo o ponerlo en la cárcel. No hubo falta de poder o de oportunidad.
Pero si Dios lo hubiera acabado o destruido al primer enemigo, nunca
hubiera podido haber creado a un ser tan poderoso como Lucifer con la
libertad de elección, porque siempre habría existido la posibilidad de otra
rebelión y la necesidad de otra represión. La historia de los cielos entonces
habría sido plagada de una serie de desastres.
Un juicio completo
La otra alternativa abierta para Dios fue la que conocemos por la
Biblia y la observación que él decidió seguir. Las pretensiones de Satanás
de igualdad o superioridad en el poder deben tener su juicio completo. El
universo debe ver de una vez por todas, si fuera posible que cualquier

124
otra criatura alguna, de cualquier rango, por elevada que sea, no puede
vivir por un momento independientemente de Dios el Creador. Que el
juicio de todas las posibilidades de una segunda voluntad en el gobierno
es la naturaleza de la duración de lo que llamamos tiempo.
Pero había una cuestión que tuvo que ser atendida de inmediato.
Un Dios Santo no podía permitir una rebelión sin mostrar su odio al pecado. Su santidad tenía que ser manifestada. Él debería, a menos que
fuera a violar su carácter de santidad, brillar sobre el pecado. Su actitud
debe ser declarada a pesar de que estuviera a punto de permitir una libertad sorprendente para el rebelde por un período determinado de
tiempo. Dios, por lo tanto, habló por una palabra de juicio y el mundo
material - de hecho, todo el dominio de Satanás - se maldijo en el caos
con un solo soplo de Dios. Hay muchas substanciaciones de este hecho
tanto en la ciencia como en la Biblia. Éste es el evento que tuvo lugar
entre el primero y el segundo versículos del Génesis. El mundo, los
desechos y la destrucción, sin forma y vacío, fue el resultado de esta
Palabra de juicio hablada por el Dios Todopoderoso.
La revelación de las cosas pasadas

125
Si bien estamos muy acostumbrados a las revelaciones de Dios con
respecto al futuro, ya sea inmediato o remoto de la época del escritor
inspirado, no debemos ser sorprendidos por el pensamiento de las revelaciones de Dios respecto a cosas en el pasado. ¿Debe ser extraño el pensamiento de que Dios, que conoce y revela el futuro, también haya tenido
para bien en revelar ciertas cosas que tuvieron lugar en el oscuro pasado,
sombra para nosotros que somos criaturas, pero que no contiene sombras
en la luz y para los que habitaban en ella no hay tinieblas?
Dios hace una acusación en contra de los grandes hombres - en
contra de los hombres de pensamiento - ya que no van a creer lo que se
revela sobre el pasado de esta tierra, aunque las pruebas así lo establecen, no sólo en la Biblia, sino en el mundo bajo sus pies. Por medio de
Pedro, Dios dice: “Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos [es decir, en Génesis
1:1], y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,
por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua, [en Génesis
1:2], pero los cielos y la tierra que existen ahora [reformada en Génesis
1:3], están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en

126
el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos”. (II Pedro 3:57). Observe cuidadosamente la distinción entre los dos mundos: “el
mundo de entonces” y “los cielos y la tierra que son ahora”. Dejamos de
lado la interpretación superficial que la destrucción mencionada se refiere
al tiempo de la inundación (diluvio). El mundo no se pereció, entonces,
pero lo hizo en el cataclismo de la sentencia anterior.
Los hombres postulan que todas las cosas siempre han sido como
son ahora, y que no ha habido grandes momentos de la intervención divina ya sea para crear, revelar o castigar. Todas las cosas continúan como
estaban, la ciencia moderna así lo sostiene. Pero la Biblia dice que los
hombres son voluntariamente ignorantes cuando de esta doctrina de la
continuidad se trata. Todas las cosas no siguen como estaban. Que se
iniciaron en la perfección y su alteración fue por el juicio que se realizó en
repetidas veces. El mundo siguió su camino de desintegración, y que Dios
intervino en el Calvario. Está a punto de intervenir nuevamente en los
hechos de la humanidad. De estas cosas, Dios acusa a los hombres de ser
voluntariamente ignorantes. Él lo ha revelado. Ellos pueden conocer esto,

127
pero los hombres no lo conocen. El mayor cargo al que puede ser sometido un hombre que se considera ser lógico es que él está voluntariamente
ignorante. Porque, en términos más significativos, significa que son deshonestos.
La incredulidad intelectual
Los escépticos deshonestos no quieren saber la verdad, sino que
sólo quieren tener una excusa para esconderse del empuje del Espíritu
Santo. Como la mujer del pozo, cuando recordó su adulterio, están dispuestos a buscar refugio, incluso en la discusión teológica con el fin de
evitar la búsqueda y exploración del dedo de Dios en la herida putrefacta
de su ser pecador. Responder a una de sus objeciones imaginarias, y que
de mala gana admiten la validez de su argumento, cambiando la base de
su objeción. Perseguirlos por la lógica de la verdad eterna de una posición
a otra, y sólo cuando se hayan agotado todos los argumentos conocidos
por ellos, comienzan a andar alrededor de un círculo. No esperamos convencer por parte de cualquier planteamiento de la verdad. “Los hombres
aman más las tinieblas que la luz porque sus obras eran malas” (Juan
3:19).

128
Sin embargo, reconocemos claramente que hay, por ejemplo, en los
círculos de nuestra universidad, un número creciente de personas que
han sido educados lejos de los antecedentes bíblicos que era tan comunes
en la época victoriana. Éstos son probablemente escépticos honestos.
Ellos no tienen el contenido de la conciencia sobre la cual el Espíritu Santo
puede hacer su trabajo. Sus mentes, totalmente ignorantes de lo que la
Biblia enseña y, peor aún, llenos de ideas falsas que supongo que se enseñan, se refieren a cuestiones filosóficas sobre Dios, el hombre, las cuestiones morales, etc. Ellos, sin duda, están honestamente buscando, aunque a ciegas y en la dirección equivocada, en busca de respuestas a los
problemas de la vida. Muchos cristianos evangélicos, a sabiendas de la
declaración plena de Dios que “no hay quien busque a Dios” (Romanos
3:11), han considerado que estas acusaciones bien podrían ser arrojadas
con sólo un texto de prueba informal.
Hemos sido demasiado a menudo tan inofensivos como las palomas, sin ser tan prudentes como las serpientes. Esto ha causado que
muchos intelectuales con hambre lleguen a la conclusión de que no hay
respuestas en el cristianismo evangélico para los problemas que ellos ven.

129
Se ha llegado incluso probablemente, ya que la naturaleza humana aborrece el vacío, no ha sido pequeño el factor de conversión al catolicismo
de muchos de los que, en búsqueda de la verdad y que voluntariamente
han suspendido la incredulidad en el cristianismo, han aceptado en la
Iglesia Romana un desarrollo muy intelectual de lo que en realidad es una
premisa falsa.
La Espada del Espíritu
Los cristianos que trabajan con estas personas deben tener un conocimiento de los problemas que aparecen en la mente del creyente, en
el pensamiento y en la voluntad del paciente que de buena disposición
desea tener un encuentro con la Palabra de Dios, cualquiera que sea la
respuesta no es para el hombre natural. Al mismo tiempo, debemos recordar que “el hombre natural no recibe las cosas del Espíritu de Dios,
porque le son locura a él y no las puede entender, porque se han de
discernir espiritualmente” (I Corintios 2:14). Sin embargo, ya que sabemos que la verdad no cambia y que el método de Dios para tratar con las
almas es siempre el mismo, debemos ser fieles en nuestro manejo con la
espada del Espíritu. Por lo tanto, sólo podemos satisfacer sus necesidades

130
reales. Dios nunca planteó para ningún alma darle vida por el Evangelio,
sin hacerla morir primero con la Ley. Con los escépticos honestos, por
ejemplo, que a menudo caen en esta clase, se debe ser firme y sin miedo,
mientras hablamos la verdad en amor. Nuestra responsabilidad debe ser:
un Dios Santo declara que todos son menos perfectos que Él, y por lo
tanto, pecadores, y que la paga del pecado es la muerte eterna, pero que
Él ha proporcionado un Portador de pecados, en Cristo, que ha cumplido
plenamente con todas las exigencias de la justicia divina contra el pecador. Es la entrada de una palabra que ofrece la luz. Ningún hombre ha
sido llevado a la salvación por discusiones, ningún hombre ha sido llevado
a Cristo a través de la sabiduría humana. Sólo la presentación de las plenas necesidades humanas y la suficiencia de Cristo lo harán. “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”.
(Zacarías 4:6).
Sin embargo, si el escéptico es honesto, el veredicto de Dios sigue
siendo el mismo: los hombres son voluntariamente ignorantes en el tema
de la intervención divina. Dios ha intervenido y sin embargo va a intervenir de nuevo. Fue la mano de Dios en la creación, el juicio, la reformación,

131
la creación más el juicio, la encarnación y la redención. Su mano aún se
verá en el juicio futuro, y en la señal de triunfo. Los hombres que rechazan
la intervención divina en favor de la teoría de la continuidad son, dice
Dios, voluntariamente ignorantes de la verdad.
Veamos ahora algunas de las pruebas que justifican el hecho de
que la intervención de Dios en la creación fue para destruirla en una gran
catástrofe en el momento que Lucifer hizo su intento audaz por el poder.
Muchos detalles se encuentran en varios pasajes del Antiguo Testamento
que no se pueden aplicar en cualquier momento del tiempo distinto al
descrito en el segundo versículo de la Biblia (Génesis 1:2). En el libro de
Jeremías, leemos: “Miré a la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía;
y a los cielos, y no había en ellos luz. Miré a los montes, y he aquí que
temblaban, y todos los collados fueron destruidos. Miré, y he aquí que no
había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. Miré, y he aquí el
campo fértil era un desierto, y todas sus ciudades eran asoladas delante
de la presencia del Señor, y delante del ardor de su ira”. (Jeremías 4:2326). Citando a Jeremías en el segundo versículo del Génesis, Dios ha
puesto este pasaje en el tiempo para nosotros. La visión de Jeremías es

132
de la tierra hecha desechos y desolada; de la tierra en la catástrofe que
se produjo en el juicio y no de la creación original, ya que Dios dice exactamente que Él no creó la tierra en un caos. Isaías 45:18 nos dice: “Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra,
el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada
la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro”.
La tierra estaba desordenada y vacía, con desechos y en destrucción, un naufragio y en ruinas. De la catástrofe que tocó todos los cielos
siderales, hubo manifestaciones enormes en la tierra. Un terremoto de
proporciones tan violentas que tuvo lugar en las montañas que se dice
que temblaron, y las colinas se habían trasladado con ligereza. Hay que
hacer notar que la ligereza no significa poco. Las colinas se movieron con
ligereza, sería una traducción más adecuada. La versión RSV dice que las
montañas temblaban y las colinas estaban en movimiento de un lado al
otro. La descripción es comparable a la del otro juicio donde se dice que
los montes saltaron como carneros y los collados como corderos (Salmo
114:4). Es una escena que, si hubiera habido un observador terrestre
para observar, habría descrito en términos de una agitación más violenta:

133
las cadenas montañosas se lanzaron a través de los continentes, y las
montañas siguientes como guijarros dispersos.
Ésta es la fuerza de la frase del salmista que dice que las colinas
saltaron como corderos en un campo. Nada más que una explicación como
ésta es la que va a satisfacer los hechos de la geología de los diversos
estratos de la superficie de la tierra, a veces vertical, a veces horizontal,
a veces al revés, muestran cómo las montañas estaban retorcidas y torturadas hasta que se encontraron en montones agonizantes en todos los
continentes, como las cenizas de un infierno quemado.
Halley, el gran astrónomo, más popularmente conocido hoy por el
cometa que lleva su nombre, estaba muy interesado en el efecto que un
cuerpo celeste podría tener sobre esta tierra, y estuvo muy cerca de ello.
Una de sus observaciones registradas es importante en este sentido. Señaló que el Polo Norte tiene unos pocos grados de distancia del norte
verdadero, y que nuestra tierra no se mueve alrededor del Sol en una
órbita donde su masa es constante en el plano vertical de su eje. Nuestros
cambios en las estaciones se basan en este hecho. En los equinoccios, la
tierra está en la posición vertical, pero a medida que pasan los meses la

134
tierra se inclina ahora hacia el norte, ahora hacia el sur, en su movimiento
normal. Halley se preguntaba si la tierra había estado en la posición vertical, y si un cometa podría haberla retirado un poco de su posición original. Se preguntó, además, cuál es el efecto de tal inclinación si hubiera
existido. Así que se puso a calcular el volumen, la masa y el peso de los
océanos del mundo, y llegó a la conclusión de que tal cambio de equilibrio
en el globo que gira, haya retirado los mares de sus fondos y los haya
enviado arremolinarse alrededor de la Tierra, recogiendo hasta las cadenas montañosas, arrojándolas hacia adelante [como carneros y corderos]
con lo máximo de la fuerza centrífuga, hasta que el equilibrio del eje polar
nuevo se haya establecido y el mundo se estableciera con las quebradas
montañas tendidas en sus nuevas posiciones, y el mar establecido en sus
nuevas fronteras.
Tomamos como una hipótesis, muy moderna y muy legítima en los
medios científicos, ya que se sorprendieron al encontrar los paralelismos
con lo que Dios ha revelado. En el noveno capítulo de Job, leemos: “Si él
[Dios] quisiese contender con el hombre, él no puede responder a una
cosa entre mil. Él es sabio de corazón, y poderoso en fortaleza, ¿Quién se

135
endureció contra él, y le fue bien?”. (Job 9:3-4). Y en este punto, pensando en el original endurecimiento de Satanás contra Dios y de las ruinas
que había llegado, por esa rebelión, se emplea para describir el juicio que
había llegado: “El arranca los montes con su furor, y no saben quién los
trastornó; el remueve la tierra de su lugar, y hace temblar sus columnas;
él manda al sol, y no sale; y sella las estrellas”. (Job 9:5-7).
Además de la catástrofe en la tierra, se dice claramente que hubo
una catástrofe en el cielo visible. Jeremías declara que el cielo no tenía
luz (Jeremías 4:23), y Job dice que la luz del sol y las estrellas se apagaron de la tierra. El cambio de luz en los cuerpos celestes como se describe
aquí en la Biblia no es hoy desconocido para la astronomía moderna. En
el cielo no se ven a veces las estrellas que estallan en una gran explosión,
y luego se hunden en la oscuridad. Éstas son llamadas novas. Una estrella
de la décima magnitud se ha sabido que para hacer estallar a una de
tercera o de cuarta magnitud necesita tan sólo de unos días, y luego, tras
un breve período de gran luz, la estrella se hundirá de nuevo a una de
duodécima magnitud, o se desvanece en proporciones aún más débiles.
Pero incluso al margen de los hechos visibles al ojo humano, el creyente

136
reconoce que un Dios Omnipotente puede hacer lo que quiera con sus
creaciones, y puede cambiar con Su Palabra lo que Él creó por primera
vez con Su Palabra.
El apagar la luz del sol habría causado la precipitación de toda la
humedad de la tierra, y todas las aguas de la tierra habrían sido congeladas. Los geólogos nos dicen que hay huellas de los glaciares en toda la
superficie de la tierra, con marcas de una gran capa de hielo en el centro
de África Ecuatorial.
En uno de los Salmos, hay otra referencia a la intervención de Dios
en el juicio catastrófico: “La tierra fue conmovida y tembló; se conmovieron los cimientos de los montes, y se estremecieron, porque se indignó
él. Humo subió de su nariz, y de su boca fuego consumidor; carbones
fueron por él encendidos. Inclinó los cielos, y descendió; y había densas
tinieblas debajo de sus pies. Cabalgó sobre un querubín, y voló; voló sobre las alas del viento. Puso tinieblas sobre su escondedero, por cortina
suya alrededor de sí; oscuridad de aguas, nubes de los cielos. Por el resplandor de su presencia, sus nubes pasaron; granizo y carbones ardien-

137
tes. Tronó en los cielos Jehová, y el Altísimo dio su voz; granizo y carbones de fuego. Envió sus saetas, y los dispersó; lanzó relámpagos, y los
destruyó. Entonces aparecieron los abismos de las aguas, y quedaron al
descubierto los cimientos del mundo, a tu reprensión, oh Jehová, por el
soplo del aliento de tu nariz”. (Salmo 18:7-15).
Al final de la gran prueba de Job el Señor se le apareció, en la reivindicación de él en el asunto de la acusación formulada contra él por sus
“consoladores”. Y en la revelación divina de la persona y el poder de Dios
a su siervo sufriente, cuyo cuerpo y alma se habían convertido en un
campo de batalla en la guerra invisible, Dios hace referencia a la creación
original, la catástrofe del juicio, y la reformación que siguió. “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién dispuso sus medidas, si tú lo sabes? ¿O quién extendió sobre
ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, cuando todas las estrellas del alba alababan, y todos los hijos
de Dios gritaban de alegría?”. (Job 38:4-7). Luego, en el versículo siguiente, después de esta descripción de la creación, nos movemos de
inmediato a la escena del gran juicio. “¿Quién encerró con puertas el mar,

138
cuando se derramaba saliéndose de su seno, cuando puse yo nubes por
vestidura suya, y por su faja oscuridad, y establecí sobre él mi decreto,
le puse puertas y cerrojo, y dije: hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, y ahí parará el orgullo de tus olas?”. (Job 38:8-11). Después de
estas dos secciones en la creación original y el juicio, el Señor, entonces
procede a hablar de la reformación, recordando el trabajo de la época en
que había hablado en el primero de los seis días, al mando de la mañana
y la causa: “¿Has mandado tú a la mañana en tus días? ¿Has mostrado al
alba su lugar, para que ocupe los fines de la tierra, y para que sean sacudidos de ella los impíos?” (Job 38:12-13).
Tal juicio sobre el pecado está de acuerdo con la naturaleza de Dios.
De hecho, es una revelación constante a través de la Biblia el odio de Dios
por el pecado, y salvo las limitaciones que por su paciencia y gracia, por
el amor a los suyos, es que su derramamiento de ira ha sido limitado
sobre toda la impiedad. La tierra fue maldecida cuando Adán pecó (Génesis 3:17). La inundación del diluvio se produjo cuando la carrera estaba
a punto de ser superada con la posesión demoníaca (Génesis 6:1-7). La
Gran Tribulación se anuncia para el final de esta era (Mateo 24:21). El

139
mundo en sí mismo, después de todo su pecado, será quemado con fuego
al final de los tiempos (II Pedro 3:7-10), mientras que el lago de fuego
abrazará a Satanás (Apocalipsis 20:10) y a todos los que han persistido
en él después (Mateo 25:41). A la luz de todo esto, podemos entender
muy bien el comienzo de la serie de juicios de Dios cuando se encendieron
contra el dominio de Satanás en el primer brote de la segunda voluntad.
La maldición de Dios tuvo que ser emitida sucesivamente en contra de la
creación que había sido corrompida por el pecado.
Dejando la discusión de los aspectos físicos de la maldición sobre el
reino de Satanás, vamos a considerar el juicio de la tierra desde un punto
de vista espiritual. Fue un juicio que fue particularmente apropiado, ya
que reveló al mismo tiempo el poder de Dios y la impotencia de Satanás.
Dios había creado la tierra y los cielos por Su Palabra. Lucifer había anunciado que él deseaba tomar posesión de ellos por sí mismo. Por la sencilla
palabra de Dios los cielos y la tierra se vinieron abajo en el caos que
produjo el juicio. En ese mismo momento Satanás, consiguió su primer
bocado de polvo.

140
El polvo en la boca es una figura perfecta para la derrota y la frustración. Recordemos, como a un niño pequeño, se le ofrecía lo que parecía
ser una hermosa manzana. De niños, nosotros tomábamos el mayor mordisco posible, y se rompía una manzana de imitación, de algodón, y pintada para representar una fruta deliciosa. La boca que se había preparado
para una exquisitez recibió el polvo en su lugar. En la época de Adán, el
Señor pronunció la maldición sobre la serpiente, porque esta última se
había convertido en el instrumento de Satanás. Anunció que “polvo comerás todos los días de tu vida” (Génesis 3:14). En el futuro, con la única
excepción del método que tiene la serpiente para tomar sus alimentos, la
maldición será removida de la tierra. El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey, e incluso el veneno se
retirará de los colmillos de la serpiente (Isaías 11:8). Sin embargo, aunque la creación será restaurada así, “el polvo será el alimento de la serpiente”. (Isaías 65:25).
Desde el momento en que Lucifer en su orgullo, exclamó: “Yo seré,
yo seré” estaba condenado a la decepción eterna. La criatura que piensa
que por un momento puede vivir sin Dios, que puede lograr cualquier cosa

141
en su poder, está condenado a la sensación mejor descrita como “el polvo
en la boca”. La primera experiencia del querubín caído era ver que su
dominio estaba en residuos y en desolación, sin poder hacer nada al respecto. Tiene que haber llegado a él con mucha sorpresa el saber que su
belleza y su sabiduría eran insuficientes para la tarea que ahora tenía ante
él. Él hubiera deseado poseer el cielo y la tierra, pero descubrió que se
trataba de un universo juzgado y que él no tenía poder para arreglarlo.
Allí comenzó a amanecer en su mente oscurecida el hecho de que su sabiduría no era la omnisciencia, que su poder no era la omnipotencia, que
era una criatura y no tenía capacidad de crear. Se había levantado hacia
el cielo en una oleada del terrible deseo de ser como Dios, y su boca
estaba llena de polvo. Había llevado consigo un grupo de ángeles y demonios que habían estado dispuestos a aceptar su autoridad, y que daría
cuenta a todos ellos que con su inteligencia y poder combinados serían
incapaces de poner juntos al mundo caótico en orden de nuevo.
Un poco más tarde, vemos que el Espíritu de Dios, meditando sobre
la faz del abismo, con una creación que fue un pensamiento de amor, y
para la que contenía un plan de redención. Debe haber sido inquietante

142
también, para el melancólico de Satanás, oscuro y siniestro. El orgullo fue
herido y el odio era la alimentación y el engorde de sí mismo. No hay
imagen más terrible que la de Satanás estando en itinerancia en medio
de la creación destruida, totalmente impotente. No era ese el apetito del
deseo de ser, de actuar, de poseer, era el cumplimiento de una sensación
de vaciedad, la falta de acción debido a la incapacidad, y de la posesión
de una cáscara, un fragmento, un desecho y una desolación. La boca que
se había hecho agua por una exquisitez, agarró una mordedura que había
llenado la lengua y los dientes con polvo. Ésta fue la última frustración
absoluta. Satanás pudo muy bien haber gritado entusiasmado en la locura
de la oscuridad caótica. Si gritó: “Hágase la luz”, no hubo una respuesta,
sólo hubo un eco vacío de su grito que iba a través de los destellos de los
antiguos soles muertos y de la desolación de una tierra en ruinas.
Cada hombre y mujer que desea ser independiente de Dios en
Cristo, sabemos que el camino de cualquier criatura que busca los cortes
sueltos de la dependencia que entregó el Dios Redentor, está en el camino
de Lucifer. El vacío, la incapacidad, la frustración y el polvo, son la parte
del hombre que camina a su manera. La satisfacción no se encuentra

143
fuera del Dios revelado por Jesucristo y de la obediencia a Su voluntad.
No hay otra fuente de alegría.
Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las fuerzas de Alemania estaban en su punto más lejano de avance, una caricatura fue publicada en la Estrella de Londres, que ilustra perfectamente este punto. Apareció en el momento en que los ejércitos de Hitler estaban a los pies de
las colinas del Cáucaso, y Rommel se encontraba dentro de las fronteras
de Egipto, se jactaba de que iba a estar descansando en El Cairo en una
semana o dos. Entonces, de repente, el poder ruso comenzó a hacerse
sentir, y los ejércitos de Montgomery (quien avanzó con la Biblia y El
Progreso del Peregrino), comenzó su marcha victoriosa en toda África. La
caricatura mostraba a Hitler en puntas de pie sobre un montón de calaveras, alcanzando al cielo, donde sus dedos estaban apenas desaparecidos en una nube en forma de la palabra “Victoria”. El título de la caricatura
era “Siempre está fuera de su alcance”. Por lo que así fue con Satanás, y
así será para todos los que siguen en cualquier camino de rebelión en
contra de la voluntad única de Dios.

144
CAPÍTULO 5
RESTABLECIENDO EL ESCENARIO
El drama de la guerra invisible puede decirse que se desarrolla en
tres actos, cada uno dividido en varias escenas y con interludios de juicio.
A veces, el mirar a los actores y, a veces el público juegan un papel importante. Lo que hemos visto en los capítulos anteriores comprende el
primer acto que termina con el velo negro del juicio que cae sobre la
escena final. Vamos a resumir en un párrafo:
Una cortina se levantó brillantemente con una iluminada revelación
de un entorno de gran magnificencia, con una multitud de huestes angelicales a la vista. La más espléndida de todas las criaturas, lleno de sabiduría y acabado de hermosura, se acercó al centro de la escena. Él dijo:
“Subiré... me levantaré... me sentaré... Subiré... y seré semejante al Altísimo”. De pronto hubo un trueno. Todas las luces se apagaron. El escenario estaba a oscuras, y una envuelta cortina más oscura aún en el escenario. La audiencia universal se apoderó de horror. Se espera el próximo movimiento de tensión sin aliento.
La cortina de la oscuridad

145
Así, el juicio de Dios sobre la rebelión de Satanás apagó las luces
en este mundo. No sabemos cuánto tiempo duró este período de juicio.
Puede haber sido largos años. Los geólogos nos dicen de las cicatrices de
las angustias de los años anteriores, y creen que hace millones de años
debe haber sido necesario algunos de los fenómenos que se encuentran
y que han dado lugar a la Tierra. Que esto es hace millones de años.
Cualquiera que sea la teoría en cuanto al tiempo primigenio, se puede
caer en la inmensidad del Génesis. ¿Existe algún teórico que desee hacer
valer que mil millones de años transcurrieron para que el océano tenga
su actual grado de salinidad, o que la Tierra tenga sus profundidades y
que las alturas de la erosión actual sean emergentes? Entonces ponga
esos mil millones de años en medio de la explosión del juicio de Dios y el
mandato de la luz. ¿Tienen otro avance científico de una teoría que parece
destruir esto y se establece una hipótesis que indica que todos los fenómenos naturales pueden ser explicados sobre la base de la brevedad? Se
dice entonces que la salida de la orden de la luz siguió a la devastación
de los restos de la sentencia, por no más que el intervalo entre un rayo y
su trueno. Por el momento, la ciencia tiene una teoría de la longitud de

146
los siglos. Esto no se contradice con los hechos bíblicos, la Biblia proporciona sólo un resumen que nos permite discernir la secuencia de los acontecimientos, pero no la duración del tiempo con los detalles de los eventos.
En cualquier caso, la cortina de la oscuridad cayó sobre el primer
acto. El intervalo se puede contar en breve desde el punto de vista de
Dios, y sin embargo se puede contar en millones de años desde el punto
de vista científico. Un niño cuenta un año como mucho tiempo, y un adulto
ha aprendido a contarlo de otra manera. Desde el punto de comparación
con la eternidad, los intervalos de tiempo no son más que intermitentes
instantes.
Por lo tanto, no tiene importancia cómo los hombres pueden teorizar
acerca de la duración del tiempo necesario, para formar parte de las cicatrices de la sentencia, que están en nuestro mundo y sobre los muertos
y el sol poniente. Los hombres caídos pueden haber estado dispuestos o
son incapaces de identificar a estas cicatrices, con las marcas de las heridas del pecado y de la sentencia de un Dios Santo cuya naturaleza se
abrió sucesivamente para revelarse a sí mismo y a sus enemigos. Pero

147
difícilmente se puede esperar que los hombres, que no van a reconocer
las heridas similares en sus propios corazones y que no confiesan su distancia de su Creador, deban ver claramente en la naturaleza espiritual, la
sentencia que una vez se llevó a cabo en esta Tierra.
La impotencia de Satanás
Si el intervalo entre las escenas se contaran a la manera del hombre
o a la manera de Dios, finalmente llegaron a su fin, y el segundo acto de
este drama universal estaba listo para comenzar. Por fin, el Espíritu de
Dios se movía en el reino de Lucifer y se puso a reflexionar sobre la faz
de las aguas negras de la Tierra. Sin esta actividad divina en el mundo,
habría quedado para siempre en la noche oscura del juicio divino, rodeado
de su estado caótico. No sólo era imposible que la oscuridad de la Tierra
se transforme en luz, ya que Satanás no tenía el poder para alterar el
caos, que su orgullo había derribado sobre su provincia.
Un periodista ha dicho que la idea de poner en orden un huevo es
el símbolo de lo imposible. Cuando Dios destruyó el reino de Satanás se
enfrentó a los querubines caídos tan sólo como un problema. Los Principados de Satanás estaban en ruinas ante Él. Mientras que estaba envuelto

148
en la oscuridad de la sentencia, se ocultaba de la mirada de las huestes
angélicas. Pero la luz había de estallar sobre la creación de los juzgados.
El pretendiente que había afirmado que iba a ser como el Creador de los
cielos y la Tierra, iba a ser revelado como un incapaz y un fanfarrón incompetente de disipar una nube o de reformar un terrón de Tierra. Que
iba a estar en la impotencia desnudo ante toda la creación. Ahora se ve
que el que tenía el poder de llevar a la destrucción, no tenía el poder para
crear, y el que había llamado a los seguidores para que adoraran a su
sabiduría, vieron que su sabiduría resultó impotente. No podía poner en
orden lo que Dios había estropeado. ¿Cómo esto debe haber acentuado
la mordedura amarga en el corazón de Satanás?
No se puede pensar en un ser “perfecto en todos sus caminos”,
convirtiéndose en un instante en “el dragón... La serpiente antigua, que
se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero” (Apocalipsis
12:9). Más bien hemos de señalar un tumor maligno en el desarrollo de
este ser depravado, que creció con su creciente odio hacia Dios y con el
que se alimentaba a sí mismo y a sus frustraciones. Milton en “El paraíso
perdido” vio la necesidad del tiempo en el desarrollo de esta degradación,

149
y, al mismo tiempo la idea de Milton de la precipitación del cielo al infierno,
con una posterior invasión a la Tierra es totalmente bíblica. Su pensamiento de la desintegración gradual de Satanás y de la disminución de la
alta nobleza de la malignidad, tienen su base y se encuentra en la línea
de la verdad. Ciertamente, en el intervalo oscuro entre el juicio de la primera creación y la salida de la luz, que fue el prólogo de su rehabilitación,
se encuentra el lugar para tal desarrollo.
El Poder de Dios
Lo que Satanás no podía hacer, incluso en las edades, Dios pudo
hacer en una sola palabra. La totalidad de la Divinidad estaba trabajando
en la unidad divina para restablecer las condiciones, para la venida del
desarrollo del drama espiritual. Así, el Padre lo hizo, dando la orden, “Sea
la luz”. Así el Espíritu Santo lo hizo, meditando sobre la faz del abismo.
Así, el Hijo, el Verbo eterno lo hizo, y él es su verbo en la declaración, “Y
dijo Dios...”. Diez veces en el primer capítulo del Génesis nos encontramos con esta frase, y cada vez está Cristo presente en ella.
Cristo, de hecho, es el principal protagonista en todas las escenas
de la guerra invisible. “Él es antes de todas las cosas, y por él todas las

150
cosas subsisten” (Colosenses 1:17). Aunque Él todavía no ha aparecido
por su nombre en la narración del Génesis, el libro es inexplicable sin él,
y uno de los propósitos principales del Nuevo Testamento es dar a conocer
a Cristo como presente en cada parte del Antiguo Testamento. No nos
estamos desviando, por lo tanto, de la marcha hacia adelante de nuestra
historia de la guerra invisible, si introducimos algunos de los textos en los
primeros versículos de la narración de la restauración, lo descubrimos
como el miembro de la Trinidad que en realidad estaba realizando el trabajo. Así, el Nuevo Testamento puede decir de Cristo, que “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”
(Juan 1:3). Bien podríamos traducir la frase inicial del Evangelio de Juan:
“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y Dios era el Verbo.
Todas las cosas por él fueron hechas...”
Por lo que fue Cristo quien disipó la oscuridad. “Y dijo Dios: Sea la
luz, y fue la luz”. La luz que entró en el universo caótico era una luz
producida por la Palabra de Dios. “La exposición de tus palabras alumbra”,
dice el salmista (Salmo 119:130). Y en toda la historia de los tratos de
Dios se manifiesta el poder de la Palabra de Dios para llevar la luz de las

151
tinieblas, la vida de la muerte. Éste es nuestro Dios, y no hay nadie más
aparte. Sólo él puede hacer esto. Decretó luz, y fue la luz.
El resplandor de la luz en la creación, de desechos y desolada han
llevado a Satanás a una atención inmediata. Aunque en el relato del Génesis, Satanás aparece por primera vez en el sexto día cuando Dios hizo
al hombre, podemos estar seguros de que no había estado insensible durante los días anteriores. Desde el primer momento cuando el Señor habló
la Palabra que trajo la luz que brilló en las tinieblas, Satanás sabía que
Dios había intervenido en lo que el querubín caído había llegado a considerar como su propia posesión.
Es importante recordar que Satanás siempre ha visto este mundo
como su propiedad personal. Es mucho lo que seguirá siendo incomprensible si pasamos por alto este hecho. Primero, cuando Lucifer despertó a
la conciencia, fue con el conocimiento de que él era un gobernante.
Cuando fue puesto por primera vez en autoridad, que era por el decreto
de Dios que lo creó como el querubín ungido con los fines más altos. Dios
había dicho: “Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo

152
monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas” (Ezequiel 28:14), e incluso en su estado caído, Cristo lo llamó “el
príncipe de este mundo” (Juan 14:30). Cuando el Señor Jesucristo se
reunió para hablar de la blasfemia de los fariseos, que habían sugerido
que su poder era satánico, lo hizo con una respuesta que reconoció el
principado de Satanás: “Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado,
y una casa dividida contra sí misma cae. Si Satanás también está dividido
contra sí mismo, ¿cómo permanecerá su reino?” (Lucas 11:17-18).
Cuando el Señor mismo reconoció que Satanás tenía un reino en la Tierra,
¿cómo imaginar que Satanás estaba sin un sentido supremo en su propio
señorío? Es cierto que Satanás había fracasado en su primer intento de
aumentar su poder fuera de la esfera terrestre, donde Dios le había fijado.
Sin embargo, él todavía tenía su principado, y que trabajará con tenacidad
para sostenerlo y se resiste a todo intento, incluso al de Dios, de entrometerse en él. Si Dios tratara de dotar a Adán, a este intruso, con un
señorío en el dominio de Satanás, que buscara alterar la relación de Adán
y hacerlo su propia criatura. Satanás quería el poder. Era dulce para él, y
él lucha por ello. Cada usuario del poder tiende a atrincherarse en su

153
puesto y lugar de poder, y tiende a ampliar el poder a su máximo, en
todas las direcciones posibles. Éste es el caso de los hombres de hoy en
día, ya sean individuos o grupos, comités, ramas del gobierno, oficinas,
legislaturas, concilios, presbiterios, pastores, tiendas de capataces, jefes
de oficina, policías, esposos, esposas o cualquier persona que tenga autoridad alguna sobre otra. Ésta es una de las leyes de la historia de la
humanidad, y que fluye de la naturaleza de Satanás y la naturaleza de su
rebelión contra Dios.
Dios sigue en el Trono
Si el período de oscuridad y de caos fue prolongado desde el punto
de vista de la criatura, el impacto debe haber sido aún mayor cuando
Satanás descubrió que Dios, después de una larga edad de silencio y de
inactividad en el reino del mundo oscuro, no había abandonado a su gobernador, pero todavía tenía un interés en ella, todavía la consideraba
como su provincia y bajo su soberanía y, evidentemente, se está moviendo para trabajar en algunos fines que Satanás estaba en ignorancia.
El mandato divino se dio y la luz se derramaba sobre el escenario
que había conocido, tanto el primer acto de la creación con la música de

154
las estrellas del alba y el interludio de la oscuridad que había seguido.
Cuando la luz estaba atrás de las cortinas de la oscuridad, el escenario se
veía que estaba vacío. Ningún personaje caminó hacia las tablas, no estaba el escenario en su lugar. El juicio estaba iluminado ante los ojos del
universo. Incluso aquellos que habían dado su lealtad a Satanás y que
con él se habían aleado, no habían sido capaces de rasgar el velo de la
oscuridad y se vieron obligados ahora a ver el horror de un juicio divino
sobre el universo material, lo que demuestra el odio de Dios contra el
pecado.
Pero ahora, en los días sucesivos, el mismo Dios comenzó a cambiar
el escenario en el que había una extensión desnuda, vacía y sin forma.
Habría seis días de la cambiante escena y luego el segundo acto del drama
se presenta. Un nuevo personaje se creó alrededor del cual las más grandes batallas de la guerra invisible tendrían que ser combatidas. Finalmente, después de los seis días de preparación, el nuevo personaje entró
en la escena: era el hombre que acaba de despertar a la conciencia.
Puesto que no estamos presentando un detallado comentario sobre
el Génesis, se pasa por alto las grandes riquezas que se encuentran en la

155
historia de los seis días, para considerar al hombre en sí mismo. Nos limitamos a resumir, de paso, así como la frase en los Diez Mandamientos
lo hace, lo haremos con los acontecimientos de los seis días. Allí leemos:
“Porque en seis días el Señor hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que
en ellos hay” (Éxodo 20:11). Nótese que no dice que el Señor creó estas
cosas en seis días. La creación, del verbo “crear”, se utiliza para la creación original. Los verbos utilizados en la narración de los seis días no tienen el concepto de la creación de ellos. Estos nuevos verbos tienen que
ver con la planificación y la ordenación de los materiales ya existentes en
nuevas formas. “Dios dividió... Dios hizo... Dios reunió... Dios estableció...”. Éstos son los verbos de la narración de los seis días. Son verbos
que se usan para un trabajo secundario, que no tiene la idea de creación
en el mismo. Así, podemos repudiar totalmente la idea de que el mundo
fue creado en seis días, y establecer que la Biblia, cuando se toma en su
literalidad extrema, enseña que el mundo perfecto, ya se había creado.
Dios criticó a la ruina y la desolación, tras lo cual Dios reformó y remodeló
en los seis días, como el escenario en el que el drama del pecado y la
redención se llevarían a cabo.

156
Ésta es la razón por la cual Dios no destruyó la Tierra por completo.
Dios tenía un plan para ella. El mismo lugar que había sido el escenario
del desafío contra la autoridad del Dios Altísimo, era el mismo lugar que
tenía que ver su vindicación triunfante. Llegaría el día cuando el Hijo de
Dios, el Señor Jesucristo, traería su vida a la Tierra en su fin y oraría en
el huerto de Getsemaní, “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la
obra que tú me diste que hiciese”. (Juan 17:4). Fuera de la caída de Lucifer y la subsiguiente caída del hombre, mediante la redención eterna en
Cristo, Dios traería una compañía poderosa de creyentes, de hijos e hijas,
a quienes podría elevar hasta el trono del cielo, sin la más remota posibilidad de que cualquiera de ellos alguna vez reclame el poder por derecho
propio. Cuando estos santos estén en el cielo, en el trabajo del gobierno
de Dios, serán los primeros en reconocer, y continuamente lo harán, que
Dios es el único Dios verdadero, que no hay otro semejante a Él, que Él
es la fuente de la vida y el poder, y que a él se atribuye toda la alabanza
y la gloria.
El ataque de Satanás en Génesis

157
Antes de llegar a la entrada del hombre en la escena, vamos a tomar
nota de una de las estratagemas favoritas de Satanás en su guerra contra
Dios. Sabiendo que la narración de su rebelión se detalla en las Escrituras,
él hace todo lo posible para desacreditar el libro. Sabiendo que el Génesis
establece la intervención de Dios en el reino de Satanás, que es especialmente muy amargo para sus ataques estas páginas. El odio de Satanás
por las Escrituras es evidente en muchas formas, cada ataque a la Biblia
puede ser conocido que viene de él. Que va a usar cualquier arma o instrumento para menospreciar la veracidad y autenticidad de las Escrituras.
A veces los ataques son abiertos y virulentos aún. A veces están ocultos
y son sutiles. Pero siempre tiene un solo verdadero odio, enemistad, y
que es el odio para el Dios vivo y verdadero. Si Satanás puede hacer que
los hombres no crean en el registro de las primeras líneas de la Biblia,
puede hacer que no creen en la deidad del Señor Jesucristo. Si Satanás
se dio cuenta de este hecho antes de la encarnación del Señor Jesús, que
sin duda la conocemos desde entonces, porque Cristo dijo, como hemos
visto, que ningún hombre podía creer en el Cristo de los evangelios, si no
creen en los escritos de Moisés, incluyendo por supuesto a estas páginas

158
en el Génesis (Juan 5:46-47: “Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais
a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo
creeréis a mis palabras?”). La razón de los judíos que rechazaron a Cristo
fue porque ellos habían rechazado a Moisés, ya que es imposible para
cualquier hombre creer plenamente en los evangelios del Nuevo Testamento, si se ha rechazado el Pentateuco. No es de extrañarse, por tanto,
que Satanás traiga cada una de sus fuerzas para tener en contra a esta
porción de la Biblia. Destruyendo esto y él lo sabe, porque Cristo lo ha
enseñado, que el hombre no puede creer en el Cristo de Dios sin el Pentateuco.
Entre los ataques más ampliamente predominantes contra el libro
del Génesis es la idea, universalmente enseñada por los teólogos liberales
y, por desgracia, difundida por muchos profesores que no son más que
los ecos de los ecos de los creadores de la teoría, que los capítulos primero
y segundo del Génesis contienen dos historias diferentes de la creación,
y que estas dos historias fueron remendadas por un editor después de
hacer un análisis del libro que poseemos hoy en día. Esto, por supuesto,

159
no es así. En primer lugar, hemos demostrado que no existe una información detallada de la creación original que se pueda encontrar en la
Biblia. No hay una línea que nos diga si esta creación original tuvo lugar
en el destello de una palabra, o si Dios se complació en plantar en una
ameba perfecta y que se dividió y volvió a dividirse por edades y edades.
Simplemente no lo sé. En segundo lugar, estos dos capítulos del Génesis,
ni siquiera contienen dos versiones diferentes de la remodelación o la
restauración de la Tierra. Lo que el relato del Génesis hace es primero dar
las líneas generales del orden de los acontecimientos. A continuación, el
autor vuelve a seleccionar el elemento más importante en la serie que ha
sido descrito y procede a amplificar, ya que es la base de todo lo que
viene a continuación.
Permítame ilustrar esto en un ámbito diferente. Apenas pasaba una
semana en la que escribí una carta que se asemeja muy de cerca a la
estructura de los dos primeros capítulos del Génesis. Puedo escribir a un
amigo o a un ser querido: “Me fui de Filadelfia el lunes porque predicaba
en Nueva York esa noche. Después de la reunión, tomé el tren para Ohio

160
y prediqué en Canton la noche del martes, el miércoles en Akron, Cleveland el jueves. Volví al este en tren el jueves por la noche, predicando en
Lancaster el viernes, y llegando a Filadelfia a la medianoche, a mis tres
días en casa antes de salir de nuevo en mi circuito de la enseñanza”.
Después de haber dado este esquema de toda la semana, bien puedo
comenzar otro párrafo, diciendo: “En Cleveland, el jueves, vi la imagen
más notable de las joyas en la tienda de un amigo cristiano que durante
años ha estado componiendo imágenes con joyas dispuestas en contra de
un terciopelo negro. Con cientos de piedras, grandes y pequeñas, el diamante, el rubí, el topacio, la esmeralda, el zafiro, que organizan los diseños brillantes que atraen a cientos de personas a las ventanas de sus
espectáculos. Vi a un pavo real, con los multicolores de su plumaje compuesto por cientos de joyas colocadas sobre el fondo del terciopelo”. ¿Hay
algo extraordinario en la estructura de esta carta? Sin embargo, hay hombres que han atacado a la Biblia, ya que el primer capítulo ofrece una
cuenta general de los seis días de la restauración, mientras que el segundo capítulo se ocupa con detalle de la aparición del hombre en el sexto
día.

161
Elohim y Jehová
A medida que su argumento en contra de la estructura se cae, también lo hacen en contra del contenido de la narración. Dicen que las historias difieren porque se usan diferentes nombres para Dios, pero si tenemos en cuenta lo que hemos visto sobre los casi 400 nombres de Dios
y cómo Dios se revela a través de esos nombres, el asunto se aclara.
Elohim es el nombre de Dios usado en los asuntos de la creación y el
poder. Jehová es el nombre que se utiliza en relación con todos sus actos
que conducen a la redención. Así, en el relato del diluvio es Elohim, el
Creador, quien le dice a Noé que entraran en el arca dos de cada especie
de animal, para la conservación de las especies, y es Jehová, quien le pide
que lleve siete de los animales limpios para el sacrificio, y que los encierre
para que estén a salvo.
Que estas páginas son de inspiración divina es un hecho que se teje
en cada parte de la Escritura. Un comentarista, quien ha dedicado gran
parte del pensamiento y la atención a la narrativa de los seis días, escribe
acerca de este primer capítulo: “La manera ordenada en la que Dios procedió, la facilidad con que cumplía su trabajo, la excelencia de lo que se

162
había producido, y la sencillez de la narración, a la vez deben impresionar
al lector. Fuera del caos que se interpuso al “cosmos”, que significa orden
y disposición, la belleza de las aguas emergió de la tierra, una escena de
desolación, oscuridad y muerte se transformó en una de luz, vida y fertilidad, de modo que al poner fin a todo, fue declarado que era “muy
bueno”… Génesis uno debe ser considerado no como un poema, y menos
aún como una alegoría, sino como una afirmación literal e histórica de la
revelación divina… Maravillosamente concisa es lo que se encuentra aquí.
Un solo versículo basta para hablar de la creación original de los cielos y
la tierra. Otro versículo es todo lo que se necesita para describir el caos
espantoso en el que estaba sumida la tierra en ruinas. Y menos de treinta
versos más hablan de los seis días de trabajo, durante los cuales el Señor
hizo el cielo y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay. Ni toda la
habilidad combinada de los más grandes artistas literarios, historiadores,
poetas, filósofos que este mundo haya producido, podrían diseñar una
composición que comenzara a ser igual al capítulo primero del Génesis.
Para simplificar la profundidad del tema, y sin embargo, del idioma; por
la amplitud de su alcance, y sin embargo conciso de expresión, por la

163
exactitud científica, y sin embargo, la evitación de todos los términos técnicos; es por esto que no tiene rival, y nada se puede encontrar en todo
el ámbito de la literatura que pueda ser comparado con él durante el
tiempo. Se encuentra por sí mismo. La brevedad evidencia la sabiduría
divina de aquél que lo inspiró. En contraste con la trabajosa composición
de los científicos, el contraste con la escritura detallada de los poetas, el
contraste con las cosmogonías sin sentido de los antiguos y los mitos
tontos de los paganos, la singularidad de este relato divino de la creación
y restauración de una vez aparece. Cada línea de este capítulo de apertura
de las Sagradas Escrituras, a través de ella se ha estampado el autógrafo
de la Deidad.
La paradoja de la afortunada caída
Cuando la totalidad de la revelación se ve en una vista panorámica,
se hace evidente que la creación del hombre fue una decisión deliberada
de la estrategia divina en la guerra invisible. A partir de esta creación y
la caída y fuera de la redención que iba a seguir, nos iba a venir la revelación completa de las profundidades de la sabiduría y del conocimiento

164
de Dios (Romanos 11:33). Esto ha sido llamado “la paradoja de la afortunada caída”.
La comprensión de gran parte del resto de la Biblia, depende de la
comprensión del lugar del hombre en las filas de los seres creados. Los
seres angelicales se habían establecido en una jerarquía ordenada. Lucifer
fue creado como el más alto de todos, no había ninguna criatura superior
a él. Debajo de él estaban todas las variadas órdenes de la creación angelical: Querubines, serafines, arcángeles, principados y las potestades,
los ángeles inferiores, y las criaturas que eran los habitantes de la tierra
preadamita cuyo espíritu sin cuerpo (perdieron sus cuerpos), se ha sugerido, que se convirtieron en los demonios cuando siguieron a Lucifer en
su rebelión. Todos estos ejércitos, innumerables en sus filas y con diferentes grados de posición y poder, estaban delante de Dios como modelos
de creaciones anteriores. Además, estaba la infinita imaginación creadora
de Dios. Sin embargo, cuando el Todopoderoso se trasladó para crear al
hombre, Él no hizo uso de cualquiera de los modelos de los ángeles que
estaban delante de él. Al hombre no se le dio el poder de Lucifer. No se

165
le dio el poder de aquéllos que son llamados los principados y las potestades. No se le dio la velocidad de los ángeles, ni su libertad de circulación
en todo el aire y los cielos. Dios creó al hombre por debajo de todos estos
órdenes angelicales y lo ató a la tierra con la ley de la gravedad, limitándolo en el espacio, en el tiempo, en la inteligencia y en el poder. Éste es
uno de los principios de la estrategia divina, que se hará más y más evidente a medida que avancemos.
En el salmo ocho, David canta: “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán
glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los
cielos; de la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza,
a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo.
Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú
formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el
hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los
ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las
obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies: Ovejas y bueyes,
todo ello, y asimismo las bestias del campo, las aves de los cielos y los
peces del mar; todo cuanto pasa por los senderos del mar. ¡Oh Jehová,

166
Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra!”. La frase
clave en este pasaje es la que coloca al hombre en el esquema de la
creación que se había realizado: “Inferior a los ángeles”. Aquí está la estrategia divina. De lo más bajo, Dios traerá lo más alto. Incluso, él mismo
condescendió a ser encarnado a este bajo nivel de creación. Y de ese
nivel, sí, incluso del hombre caído por debajo del nivel en el que fue
creado, Dios traerá una raza de hijos que se asociarán con Él para siempre
en el gobierno del universo. Así vendrá la mayor gloria para Dios, y la
victoria completa en la guerra invisible. En el segundo capítulo de Hebreos
es el comentario divino que establece el texto y se revela su sentido espiritual.
Aunque el científico no regenerado insistiría en que el hombre no
fue creado, Dios declara que el hombre es una criatura. El hombre no
regenerado es el hombre natural, que “no percibe las cosas del Espíritu
de Dios, porque le son locura a él y no las puede entender, porque se han
de discernir espiritualmente” (1 Corintios 2:14). Si alguien se queja de
que no estamos de acuerdo con la ciencia moderna, que apuntan al hecho
de qué tenía la Biblia en 1870 de acuerdo con la ciencia de 1870, y que

167
la ciencia de 1880 habría arrojado a la Biblia al descarte, así como habría
arrojado la ciencia de la década anterior. La ciencia de 1890 sonreía complacientemente, a su vez a la ciencia de 1880, mientras que la ciencia de
1900, que había llegado al siglo XX, estaba tan al día que, poco antes de
ese tiempo se la podía soportar. Por lo tanto, ha continuado, década tras
década. Hoy en día en algunos campos, la ciencia de noviembre ha descartado a la ciencia de febrero. En los sótanos de nuestras grandes bibliotecas son las ediciones anteriores de las enciclopedias que revelan los
cambios versátiles en las opiniones del hombre sobre la ciencia, pero
siempre la Palabra de Dios permanece sin cambios. Las primeras ediciones de las enciclopedias se reían de la autoría mosaica del Pentateuco
debido a que sostenían que la escritura no existía en la época de Moisés.
Hoy en día los arqueólogos apuntan que la escritura existió un millar de
años antes de Moisés y hablan de la ironía del hecho de que existen evidencias de que algo de esto fue escrito en el período pre-mosaico hecho
en la península del Sinaí, donde el gran Moisés vivió y escribió.
Una vez tuvimos a un hombre que se refería a un artículo publicado
en la decimocuarta edición de la Enciclopedia Británica como prueba de

168
las afirmaciones que se hacen en contra de la Biblia. Le pedimos que tome
el primer volumen y busque el artículo con la palabra “Amazonas”. De
esto tomó nota, de la longitud del gran río de América del Sur y del área
de su cuenca. A continuación, se le dijo que acuda a este artículo en un
volumen realizado más tarde con la palabra “Ríos”. Aquí a la longitud del
Amazonas se le dio una cifra que difiere en más de mil kilómetros y la del
área de su cuenca por cerca de un millón de kilómetros cuadrados. Si los
escritores de un volumen a otro, no pueden ponerse de acuerdo sobre la
longitud y el área de un río terrenal, ¿cómo pueden esperar de nosotros
que pongamos en juego nuestra fe en las verdades eternas, en sus suposiciones sobre el río de la vida?
A través de todo el desplazamiento de las hipótesis de los hombres,
la Biblia está solamente en su posición única. Como el péndulo oscila
desde una hipótesis a otra hipótesis, las teorías han avanzado y se las ha
desechado, lo poco del verdadero conocimiento que se adquiere una vez
y por todas, y que se está aumentando grano a grano, es siempre en línea
con las verdades anunciadas en la Palabra de Dios.

169
CAPÍTULO 6
EL PRIMER ATAQUE DE SATANÁS
Después de la primera rebelión orgullosa de Lucifer contra Dios, y
el juicio de Dios sobre la provincia del príncipe rebelde, no hay ninguna
evidencia de cualquier actividad por parte de Satanás. Cualquier actividad
que haya ocurrido en el periodo de la oscuridad, mientras la tierra estaba
desordenada y desolada no se menciona en ninguna parte de la Biblia.
Podemos entender esto, porque, como ya hemos mencionado, todo lo que
se presta para una satisfacción de la curiosidad del hombre está fuera del
alcance de la revelación bíblica.
De pronto, sin embargo, en la Palabra hablada de Dios, “Hágase la
luz”, se produjo un cambio profundo en los territorios gobernados por
Satanás, que era la introducción del posterior trabajo de Dios en volver a
formar el mundo. Este movimiento de Dios después de un período aparentemente largo de la inacción, en la preparación para la realización de
sus eternos decretos, que incluye todo el plan de redención y de las diversas fases de la guerra invisible. Cuando la luz de Dios brillaba sobre el
círculo giratorio de la tierra, dejando al descubierto sus residuos caóticos,

170
debe haber habido una gran rabia en el corazón de Satanás y en los que
le habían seguido, al recordar su antigua gloria y el esplendor de sus primeras moradas.
La Tierra es reformada
Como sucedió de día en día la obra de Dios, Satanás debe haber
visto todos los actos con un interés sombrío y cada vez mayor, que estaba
aún más resentido porque él no podía hacer nada al respecto. La tierra
seca apareció de los residuos de las aguas y los mares comenzaron a
bañar a un millar de costas. Los árboles, las flores y la hierba aparecieron,
y el verde suave de la belleza vegetal cubrió el mundo, que poco antes
había permanecido envuelta en el horror. El sol, la luna y las estrellas
fueron una vez más visibles sobre la tierra, cuando las nieblas de la sentencia se disiparon. El mar comenzó a formar enjambres, con sus infinidades de criaturas, y el aire otra vez sabía el canto de los pájaros. El
orgullo de Satanás estimuló su envidia, pero hasta ahora no veía nada
para excitar sus celos, porque todas estas aves y los animales tenían el
cuerpo y la vida, pero no el espíritu, y él sabía que no había ninguna

171
criatura aquí que podría desafiar el poder y la autoridad que él aún posee
en este ámbito.
Pero en el sexto día, Dios creó al hombre a Su propia imagen. En el
quinto capítulo del Génesis, leemos un resumen de todo lo que tuvo lugar
en la creación del hombre. “El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el
nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados” (Génesis 5:1-2).
Debe haber habido una consciencia casi instantánea en la mente de Satanás que allí, en este último estaba su rival. Pues el hombre despertó
para encontrar una criatura de noble belleza y sabiduría, y de ser informado de que iba a tener dominio sobre la totalidad de la tierra renovada,
sobre todo lo que podía ver a su alrededor. Podemos estar seguros de
que Satanás no estaba muy distante, cuando el Señor Dios dijo a la recién
creada pareja: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos;
llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves
de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra” (Génesis 1:28).
La creación del hombre

172
A pesar de que estamos interesados aquí, en la medida en que el
hombre sólo es una parte de la guerra invisible, él es un arma importante
en esa guerra y por esto es necesario comprender la naturaleza de su
creación. Dios estaba eligiendo al hombre como el brazo que iría en contra
de Satanás, tanto en traerlo de la nada y en la sustitución de él en el
esquema del gobierno del universo. Iba a ser por medio del hombre que
Cristo vendría, y sería a través de ciertos miembros elegidos de la raza
humana que Dios proclamaría la derrota de Satanás (Efesios 3:10: “Para
que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio
de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales”).
A menudo es posible leer los pensamientos de un hombre por sus
acciones. Si miramos a un ladrón en una tienda mirando a su alrededor
en todos los sentidos, moviéndose cautelosamente, el deslizamiento de
un artículo en su bolsillo antes de marcharse por casualidad, entonces
usted puede leer los pensamientos de aquel hombre. Ver a Satanás entrando en el jardín del Edén, la apertura de su ataque a la víspera, usted
puede deducir sus pensamientos cuando él vio al primer hombre y a la
primera mujer colocada en esta Tierra. La Tierra fue el reino de Satanás,

173
Dios había puesto sobre él el poder (Ezequiel 28:14: “Tú, querubín
grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste;
en medio de las piedras de fuego te paseabas”). Por otra parte, Satanás
nunca había sido desposeído de su poder por cualquier decreto de Dios.
El ataque de Satanás contra el hombre era un ataque frontal contra el
mismo Dios. El Todopoderoso había colocado una fuerza ofensiva en medio del territorio enemigo. Para proceder en contra de este poder, iba a
proceder en contra del poder que había sido colocado allí. Sin embargo,
la acción se terminaría, como todas las otras acciones satánicas, deberían
terminar con el polvo en la boca de Satanás. Para la batalla del Jardín del
Edén, aunque superficialmente fue una victoria para Satanás, era en realidad el comienzo de su derrota final, que contenía la semilla de la cual se
desarrollarían las etapas más vergonzosas de su derrota final.
Menor que los ángeles
Para entender estas ramificaciones de la caída del hombre, debemos recordar la posición en la que Dios creó al hombre, en relación con
la escala de todos los demás seres creados. Hemos tomado nota de que
Dios no creó al hombre después, de cualquiera de los modelos de ángeles,

174
serafines, querubines y otros órdenes de los seres existentes. Dios no
escogió a ninguno de estos seres espirituales, que por su nombre y por
otras revelaciones bíblicas que les conciernen, se consideran que poseen
gran poder, justamente son llamados los principados y los poderes (potestades). Dios hizo algo nuevo, Él dio a luz una criatura que estaría ligada
a la tierra por la gravedad y que estaría por debajo del más humilde ángel
en poder y rango. Una de las grandes claves para la comprensión adecuada de la guerra invisible, se encuentra en los Salmos, y es llevado a
cabo en relieve por el Espíritu Santo en la epístola a los Hebreos, en la
declaración en relación con la creación del hombre: “Digo: ¿Qué es el
hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que
lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de
gloria y de honra” (Salmo 8:5, Hebreos 2:6-8: “Pero alguien testificó en
cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, o
el hijo del hombre, para que le visites? Le hiciste un poco menor que los
ángeles, Le coronaste de gloria y de honra, y le pusiste sobre las obras
de tus manos; Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó
todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos

175
que todas las cosas le sean sujetas”). La versión Reina Valera traduce el
pasaje de los Salmos de la siguiente manera: “Le has hecho poco menor
que los ángeles”, pero la cita del Nuevo Testamento de este pasaje, que
se encuentra en el segundo capítulo de Hebreos es: “Le hiciste un poco
menor que los ángeles”. La palabra hebrea que a menudo se traduce
como “Dios”, pero que en estos usos debe ser traducida como “los dioses”,
o “los ángeles”. Es lamentable que los traductores no siguieron la sugerencia dada por el Espíritu Santo, es decir, por supuesto, más que una
insinuación, ni siquiera una traducción positiva que debería haber sido
aceptada sin discusión, y que habría sido aceptada si los traductores hubieran creído en la inspiración de las palabras de la Escritura. En todo
caso, la cita del Nuevo Testamento es suficiente para justificar nuestra
enseñanza: lo que fue hecho un poco menor que los ángeles, fue definitivamente hecho menor o inferior que los ángeles.
Los observadores angelicales
Debe haber habido muchos observadores interesados cuando Dios
creó al hombre. Todo el cielo debe haber sabido que Dios estaba por fin
en el movimiento contra la rebelión de Satanás. Dios había hablado a la

176
luz desde las cenizas oscuras de nuestro universo inmediato, y Satanás
había sido repentinamente sacado de sus cavilaciones intratables. Hay un
pasaje en la Escritura que indica el gran interés de las huestes angélicas
en todos los eventos que afectan a la Tierra, los hombres y el plan entero
de Dios. Pedro nos dice que los escritores del Antiguo Testamento se entregaron al estudio de sus propios escritos con el fin de averiguar el significado de las revelaciones de las que habían sido el instrumento (I Pedro
1:10-12: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros,
inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba
en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las
glorias que vendrían tras ellos. A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo
enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles”). El Espíritu de Cristo estaba en ellos para la comunicación de la verdad, pero
no estaban seguros de la programación del tiempo y diligentemente buscaron con el fin de resolver las diferentes revelaciones y colocarlas en el

177
orden correcto. El pasaje concluye con una declaración, mucho más fuerte
en griego que en inglés, en el sentido de que los mismos ángeles estaban
ocupados intensamente con este mismo estudio. Se comprende, por
tanto, que la totalidad del universo de los ángeles, caídos y no caídos,
deben haber sido absorbidos por la acción que siguió, a lo que podríamos
llamar los Diez Mandamientos de la re-creación de Dios: “Sea la luz… Que
se haga la luz…”. En este decreto divino llegó a ser ordenada la luz, el
firmamento, las aguas, la tierra seca, el mundo vegetal, las estrellas de
los cielos en busca de señales y para el calendario, las criaturas en movimiento en la tierra, los animales superiores, y finalmente el hombre.
La lucha contra la renovación
¿No es la furia del resentimiento de Satanás lo que se refleja en sus
acciones? ¿No estaba diciendo en su corazón: “A pesar de que no podía
disipar la oscuridad, poner orden en el caos, o crear nuevos seres para
que me siguieran, piensa Dios de que Él me sustituirá con esta criatura
tan insignificante como lo es el hombre, yo que soy más alto que todos
los ángeles, arcángeles, serafines, querubines y voy a ser despojado por
una persona que es menor que los ángeles? Dios puede decir al hombre

178
que él tiene dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado
y sobre toda la tierra, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra (Génesis
1:26), pero tendrá que hacerlo mejor que Adán, si él piensa que me va a
expulsar con esta criatura. Yo soy más sabio que Adán, y ahora me voy a
mover para atacar a Dios, al seducir a Adán lejos de él, y voy a hacer que
se una a mí. Así como tengo muchos de los ángeles que me siguieron en
mi rebelión, por lo que deberé hacer que el hombre abandone a Dios y
me deba lealtad a mí”.
Por lo tanto, la guerra, que había permanecido en una fase tranquila
durante todo el período en que la Tierra había estado en una ruina y en
un desastre, se ha renovado ahora en una gran intensidad. Dios movía a
un combatiente nuevo en el campo, estableció una nueva arma y atacó a
Satanás. Al recordar su objetivo, entendemos la naturaleza de su derrota.
El suyo fue un doble propósito: él se estaba moviendo, a través de una
diplomacia, de una seductora tentación, para conseguir apartar al hombre
de Dios, pero más que esto, estaba buscando al hombre de plano para
que la lealtad de éste sea para Satanás mismo.

179
El tercer capítulo del Génesis se ha convertido en uno de los grandes
campos de batalla del pensamiento humano. Satanás debe odiar más que
cualquier otra página en la historia de la Escritura, tal vez con la única
excepción del grito en la cruz que anunciaba el destino de Satanás: “Consumado es” (Juan 19:30: “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo:
Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu”). Sus
esfuerzos para destruirla y con ella el recuerdo de su derrota, están en
paralelo muchas veces con las relaciones humanas. Es un llamativo ejemplo, los intentos de Hitler para lograr la anulación de los desastres de la
Primera Guerra Mundial, cuando Alemania fue derrotada en 1918, fue
obligada a firmar la rendición del armisticio (tregua o suspensión) en un
vagón de tren, en una vía muerta en el bosque de Compiegne. Estaba en
la cresta del movimiento para acabar con el recuerdo de aquella derrota
que Hitler tuvo antes de llegar al poder. Cuando Francia cayó ante las
fuerzas nazis veintidós años más tarde, en lugar de seguir a sus tropas
en París y dictar la paz en Versalles o en el Museo de Louvre, Hitler recordando 1918, hizo que sus ingenieros de vías, del ferrocarril hasta el
museo militar, donde el coche del armisticio había sido expuesto entre las

180
dos guerras, traerlo de vuelta a Compiegne. Fue en este punto exacto en
que los alemanes habían cedido en 1918, que los generales franceses se
vieron obligados a firmar la rendición de Francia en 1940. Las fotos de la
escena revelan una notable vista. El líder errático, con la frustración de la
Primera Guerra Mundial, ahora líder de Alemania y Francia, en realidad
bailaba delante del coche del armisticio cuando salió. Totalmente inconsciente de que las cámaras estaban haciendo clic, se golpeó los muslos,
sonrió extasiado, negando con la cabeza de lado a lado, y ejecutando los
pasos alegres de júbilo. El recuerdo de la derrota fue erradicada mediante
el júbilo de la victoria, superpuesta en el mismo lugar de la humillación.
Debido a que Satanás ha tratado de erradicar toda huella de su maldición
y terrible derrota de la memoria del hombre, y porque el hombre ha estado dispuesto a ayudar y apoyar en este intento desde la caída, que es
tan vergonzosa, esta época en la historia del hombre mismo, que el tercer
capítulo del Génesis ha sido asaltado como pocos otros en la Biblia lo han
sido. No vamos a hacer ningún intento aquí para responder a los argumentos que se han señalado en contra de la realidad del pecado del hom-

181
bre. Somos conscientes del ridículo que se ha acumulado sobre este incidente. Sabemos del ataque sutil hecho contra el relato de la creación y
de la caída del hombre, por la teoría de que el hombre no ha venido de la
mano creadora de Dios, sino que él es el producto de un proceso evolutivo
y está en camino a una mayor y mayores alturas. Hemos leído las conclusiones de la paleontología y la biología. Hemos escuchado las burlas de
la modernidad contra el relato bíblico, y hemos visto los torpes intentos
de algunos teólogos que representan el pecado actual del hombre, sin
admitir la historicidad de la caída. Bruner, por ejemplo, en Der Menschim
Wiederspruch, trata de explicar el pecado sin la caída. El trabajo más
reciente de Whale, el teólogo inglés, sigue en la misma línea. Este último,
retirándose de la insostenible teoría del teólogo liberal del pasado, llega
a la admisión en claro, que el hombre es una criatura caída a pesar de
que no admite la caída original. Él escribe: “La caída no se refiere a alguna
calamidad aborigen fechable en el pasado histórico de la humanidad, sino
a una dimensión de la experiencia humana que siempre está presente, a
saber, que los que se han creado para tener comunión con Dios la repudian sin cesar, y que el conjunto de la humanidad hace esto con nosotros”.

182
Niebuhr ha seguido los pasos de estos otros teólogos. Así tenemos el
nuevo liberalismo admitiendo los resultados de la caída sin estar dispuestos a aceptar el hecho. A partir de esto van a argumentar, para la salvación del pecado, que es además de un regalo de Dios y de su Hijo como
vicario, sustitutiva del Salvador, teniendo en sí mismo la ira que se debió
a la justicia de Dios hacia el pecado de los rebeldes. Podemos ver a Satanás, al igual que Hitler daba la bofetada al armisticio francés en los muslos
y al son del baile de su plantilla.
Para volver a la simplicidad de la narración bíblica: Dios no solo hizo
al hombre inferior a los ángeles, sino que también le dotó de algo que se
llama “la imagen de Dios”. ¿En qué consiste esta imagen? Ciertamente,
no se concibe a Dios con la posesión de cabeza, manos, brazos, pies y
otras características físicas. La Biblia no presenta a un Dios antropomórfico, es decir, que tenga un cuerpo humano. El antropomorfismo es un
conjunto de creencias que atribuyen características físicas humanas a seres no humanos, como por ejemplo a la divinidad, a los animales e incluso
a objetos inanimados. Es cierto que la Palabra de Dios describe las acciones de Dios en favor del hombre, con algunas figuras del lenguaje que

183
hacen uso de las características corporales del hombre por ejemplo: “He
aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír” (Isaías 59:1), y “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen
corazón perfecto para con él. Locamente has hecho en esto; porque de
aquí en adelante habrá más guerra contra ti” (II Crónicas 16:9). Pero la
Biblia también nos dice, “Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas
estarás seguro; escudo y adarga es su verdad” (Salmo 91:4). Este versículo no significa que Dios sea un pájaro. Cualquiera puede comprender
que la última cita es una manera simbólica de hablar. Así son las primeras
y todas las citas similares. Porque “Dios es Espíritu”, Juan 4:24 nos dice:
“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario
que adoren”, y “un espíritu no tiene carne ni huesos”, Lucas 24:39 nos
dice: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved;
porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo”.
¿De qué, entonces, consiste la imagen que Dios creó en Adán? Sería po-

184
sible, teológicamente, decir que el Dios Eterno, el Espíritu Invisible, conoció de antemano la imagen física en la que Él enviaría a su Hijo Jesucristo, y creó a Adán con aquella misma imagen física.
En efecto, Cristo “es la imagen del Dios invisible, el primogénito de
toda creación” (Colosenses 1:15). Aunque aquí hay una verdad, probablemente, mucho de esa verdad, puede estar más cerca de la verdad, de
que Dios creó el cuerpo humano para que las funciones corporales fueran
expresiones de las funciones invisibles. ¿No es el ojo, lo que nos da el
significado de los reflejos de la luz que cae en varios objetos dentro del
campo de nuestra visión, un símbolo de la consciencia de Dios sobre todas
las cosas, porque Él es la luz y en Él no hay tiniebla alguna (I Juan 1:5)?
¿No es el brazo, con su estructura muscular de la mano y el control de
sus intrincados movimientos, un símbolo del poder y la fuerza de Dios y
su capacidad para formar todas las cosas como Él las desea? Por lo tanto,
en un sentido acomodado, es posible decir que el hombre, aun en su condición caída, contiene los restos y vestigios de la creación original. Dios
establece la pena de muerte sobre los asesinos, porque Él hizo al hombre
a Su imagen (Génesis 9:6: “El que derramare sangre de hombre, por el

185
hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el
hombre”).
Pero en todos los sentidos más importantes del término, es imposible decir que el hombre, en su condición actual caída, todavía conserva la
imagen espiritual de Dios. La Biblia contradice con tal pensamiento, nos
enseña que el hombre perdió la imagen espiritual de Dios en la caída, y
que la verdadera imagen se recuperó en nuestra regeneración. De los
hijos que procedieron de Adán y Eva, leemos: “Y vivió Adán ciento treinta
años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó
su nombre Set” (Génesis 5:3). Esa imagen caída de Adán es la semejanza
en la que comenzó su generación, estaba muy lejos, muy lejos de la imagen de Dios en la que había sido el padre humano creado por primera
vez. El hombre que vemos caminando por las calles de nuestras ciudades
o en las selvas de los continentes más oscuros, es el producto de la caída
de Adán. Es sólo cuando un hombre, individualmente, es nacido de nuevo
por la fe en la obra redentora de Cristo, que es creado de nuevo a la
imagen de Dios, como veremos con más detalle. “El primer hombre es de
la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. Cual

186
el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también
los celestiales. Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos
también la imagen del celestial” (I Corintios 15:47-49).
El hombre no regenerado no está a la imagen de Dios. La imagen
que tiene no es más que la carne y la sangre que no pueden heredar el
reino de Dios (I Corintios 15:50). La falsa idea de que todos los hombres
todavía conservan la imagen divina, está tan arraigada en los pensamientos de los hombres que son más que sorprendidos, cuando los vientos
frescos de la Palabra de Dios, soplan claramente en la mente de la herejía
acerca de la bondad natural del hombre y la divinidad. En el siglo XVIII,
South, un famoso predicador de Londres, sorprendió a los deístas sueltos
del pensamiento de su época, con la declaración de que el hombre en su
mejor momento era una criatura baja y caída. En su famoso sermón, “el
hombre creado a la imagen de Dios”, escribió South en una línea que fue
discutida incluso en la Cámara de los Comunes: “Un Aristóteles no era
más que la basura de un hombre, y Atenas no era más que los rudimentos
del Paraíso”. No hemos sido los que hemos llamado a esta frase “fantástica”, pero sin duda, South está de acuerdo con la Palabra de Dios. Por

187
otra parte, la ciencia moderna de la genética se está moviendo en esa
dirección, para aquellos laboratorios del mundo, en los que se están estudiando los problemas de la vida, ya han llegado a conclusiones relativas
de las divisiones de los genes y los cromosomas que componen un individuo, que haría a cualquier verdadero científico dudar antes de negar,
que todos los dones de la humanidad se combinaron una sola vez en una
pareja de padres. Todo lo que ha salido de la humanidad para siempre,
desde el origen de la especie humana, estaba contenido en el hombre y
su prometida. Debemos mirar a esta pareja, entonces, como una combinación aún más de los dones y las gracias de un Shakespeare, un Platón,
un Beethoven, un Miguel Ángel, un Isaac Newton y un Einstein, como la
excelencia en la caridad de nuestros más tiernos filántropos y en nuestra
valentía de los héroes más poderosos. Hace algún tiempo, me atreví a
entrar en un artículo de los periódicos, que contenía un análisis matemático cuidadosamente preparado, para averiguar la posibilidad de celebrar
alguna de las series de cartas que aparecen en una mano de bridge. Hay
cincuenta y dos cartas en un paquete, y un determinado jugador recibe
una cuarta parte de éstas, o sea trece cartas. El hecho de que debe recibir

188
trece cartas de un símbolo determinado, es una cuestión de millones y
millones de ofertas de las cartas. Si hubiera un centenar de cartas en
lugar de cincuenta y dos, la oportunidad sería una en miles de millones
de miles de millones. Podemos entender, por lo tanto, que las multitudes
innumerables de los genes y los cromosomas que poseyó el conjunto original de nuestros primeros padres, podrían venir en el patrón de una infinita variedad de dones humanos y personalidades. Sólo una vez en miles
de años, podría la disposición de un Shakespeare cobrar vida, y la historia
se une con las leyes matemáticas de la probabilidad, que nos dice que
esto es así.
Más información sobre la imagen de Dios en el hombre, puede
aprenderse de un estudio, de determinados pasajes del Nuevo Testamento. La Biblia enseña que el hombre caído está “muerto en sus delitos
y pecados” (Efesios 2:1), y “no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco
puede” (Romanos 8:7). Pero cuando un hombre nace de nuevo, es una
nueva creación (II Corintios 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo,
nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas
nuevas”), y el individuo se convierte en un participante de la naturaleza

189
divina (II Pedro 1:4: “Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y
grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de
la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo
a causa de la concupiscencia”). ¿En qué consiste esta naturaleza divina?
Hay un incidente en la vida de Jesucristo, que bien puede ser el
menos conocido o predicado, acerca de todos sus actos maravillosos.
Hasta los artistas han pasado por alto, en sus delineaciones innumerables
de Sus grandes hazañas. En las galerías del mundo, se pueden encontrar
miles de lienzos que representan las escenas, de los alrededores de la
Anunciación a la Virgen de dar a luz al recién nacido en Belén, sus milagros gloriosos, y la muerte y la resurrección de nuestro Señor. Pero ¿quién
ha visto un lienzo que muestra al Señor Jesús, con su mano extendida
bajo el mentón de uno de sus discípulos, en el acto de respirar sobre él?
Sabemos que no hay una pintura así. Sin embargo, en el día de la resurrección en primer lugar, uno de estos incidentes se produjo. Los discípulos, asustados por el miedo de los judíos, estaban amontonados en una
habitación superior, ocultándose de un posible peligro. El pastor había
sido asesinado y las ovejas se encontraban en el terror. De repente, Jesús

190
apareció en medio de ellos. Habló de paz con ellos, y entonces, dice el
Evangelio, que Jesús “sopló sobre ellos”, y les dijo: “Recibid el Espíritu
Santo” (Juan 20:22: “Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el
Espíritu Santo”). La mente espiritual se recordará, por supuesto, que en
otra ocasión en la Biblia, encontramos a Dios inclinándose sobre el hombre para soplar sobre él. En la historia de la creación leemos: “Entonces
Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz
aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2:7). A la luz
del pasaje de Génesis, su importancia del acto de Cristo, se hace evidente.
La imagen de Dios había llegado a Adán, por la inhalación divina del
aliento de Dios. Esa imagen se había perdido en la caída. El Señor Jesucristo resucitado, que acaba de salir de la muerte en la victoria de la vida,
después de haber logrado la redención del hombre caído, comienza su
obra entre sus discípulos, al respirar sobre ellos una vez más.
Todo esto, es lo más significativo de la palabra “aliento” a la luz de
la Biblia. Todos sabemos la palabra griega que significa “aliento”, sin saber que lo sabemos. La usamos cuando hablamos de la enfermedad que
llama la atención, a los órganos del cuerpo que basan su funcionamiento

191
en el aire, lo calienta y lo envía al aliento. A esta enfermedad la llamamos
“neumonía”, ya que es la enfermedad que afecta al pneumon, el pulmón,
que es la caja de la respiración. La misma palabra se usa cuando se describe a una llanta que tiene aire en ella. La llamamos a la llanta “neumático”, y un taladro que es impulsado por el aire comprimido es un taladro
“neumático”. Todas estas palabras provienen de la palabra griega común
para “aliento”, que es pneuma, y es la palabra que encontramos en la
Biblia para el Espíritu Santo, la Santa Respiración, el Pneuma (Aliento)
Santo. Así que cuando el Señor Jesús sopló sobre los discípulos, les dio
de nuevo el aliento que el hombre perdió, el espíritu que es la imagen de
Dios que se había perdido en la caída. El hombre no regenerado no tiene
la imagen de Dios. La diferencia es invisible y espiritual. Pablo, en Colosenses, describe al creyente en este sentido por haberse “revestido del
nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta
el conocimiento pleno” (Colosenses 3:10). La imagen es, pues una semejanza moral e intelectual y no física. Es una imagen que se había perdido
en la caída y que se renueva en la nueva creación, en el momento en que

192
el individuo cree que la Palabra de Dios es verdad acerca del Señor Jesucristo.
En la carta a los Efesios, el nuevo hombre se describe como “creado
en justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:24). Cuando Dios creó al
hombre, poseía la superioridad moral e intelectual que hizo posible hablar
de él como “la imagen de Dios”. El pecado no era entonces inherente al
hombre como lo es hoy. Es cierto que había sido creado en un plano bajo,
inferior a los ángeles en poder, en fuerza y en belleza, pero que había
sido creado con un conocimiento y una rectitud moral que se encontraba
en la imagen de Dios. Fue la voluntad del hombre que hizo posible que él
se apartase del plan de Dios, y fue en contra de esta voluntad, que Satanás lanzó su ataque. Su estrategia principal fue dictada por su odio a Dios,
y no por su odio a la criatura a la que vio en el jardín. Se trataría de
separar al hombre de la voluntad de Dios. Su estrategia fue impulsada
aún más por su soberbia. Se trataría de aumentar el número de sus propios adoradores, uniendo al hombre a sí mismo. El propósito de Satanás
se realizó correctamente. El hombre cayó. Pero aunque el hombre fue
separado de Dios, él no se unió a las fuerzas de Satanás. En el mundo de

193
los hombres de hoy, no buscan ellos la voluntad de Satanás, sino su propia voluntad. Se han convertido en los “hijos de ira” (Efesios 2:3: “entre
los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos
de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos,
y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”). Unos
pocos llegaron a ser hijos del diablo (Juan 8:44: “Vosotros sois de vuestro
padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido
homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque
no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es
mentiroso, y padre de mentira”). Una compañía se convirtió en el infinito
número de los “hijos de Dios” (Gálatas 3:26: “Pues todos sois hijos de
Dios por la fe en Cristo Jesús”). Los hijos de ira y los hijos del diablo se
unen como el “mundo” para oponerse a lo largo de la vida de los creyentes
(Juan 15:18-19: “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo
suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por
eso el mundo os aborrece”). Este conflicto se desarrolla en un capítulo
posterior.

194
CAPÍTULO 7
EL HOMBRE, LA VÍCTIMA
Cuando llegamos al tercer capítulo del Génesis, hay una tentación
de gastar el tiempo en la discusión de las muchas doctrinas que, en el
desarrollo cronológico de la verdad bíblica, tienen su raíz aquí. Esta enseñanza es necesaria para el crecimiento, en el conocimiento del estudiante
de la Biblia. Si tiene una buena comprensión de estas doctrinas, encontrará que se le aclararán muchas otras porciones de las Escrituras. Si llega
al resto del libro con este fundamento, será seguro en sus conclusiones.
Los fundamentos de la fe cristiana se establecen aquí.
La doctrina embrionaria
Dentro de este capítulo, casi todas las grandes doctrinas que aparecen en las partes restantes de la Biblia se encuentran en embrión. Un
escritor ha resumido de la siguiente manera: “Aquí comienza el gran
drama que se está promulgando en el escenario de la historia humana, y
que en poco menos de seis mil años no se ha completado, sin embargo,
aquí encontramos la explicación divina de la actual caída y arruinada con-

195
dición de nuestra raza. Aquí se aprende de las estrategias sutiles de nuestro enemigo, el diablo. Aquí vemos la impotencia absoluta del hombre
para caminar, en el camino de la justicia cuando la gracia divina se aparta
de él. Aquí descubrimos los efectos espirituales del pecado: el hombre
busca huir de Dios. Aquí podemos discernir la actitud de Dios hacia el
pecador culpable. Aquí marcamos la tendencia universal de la naturaleza
humana, por cubrir su vergüenza moral propia, por un mecanismo de la
propia obra del hombre. Aquí se nos enseña de la provisión de la gracia
que Dios ha hecho para cumplir con nuestra gran necesidad. Aquí comienza esa corriente maravillosa de la profecía, que se extiende a lo largo
de las Sagradas Escrituras. Aquí aprendemos que el hombre no puede
acercarse a Dios sino es a través de un mediador”. Todo esto y más se
encuentra en este maravilloso capítulo, y el estudiante hará bien en tener
toda la luz que pueda obtener sobre estos temas. Pero no debemos sucumbir a la tentación de divergirnos en caminos interesantes, sin tener
clara la perspectiva de nuestro estudio.
La naturaleza de Satanás

196
Nuestro tema es la rebelión de Satanás y las consiguientes consecuencias que existieron en el ámbito de los ángeles y el hombre, y el final
de la colocación de toda la rebeldía y el poder que se levantan contra el
conocimiento de Dios. En este capítulo estamos particularmente interesados en la caída del hombre.
A medida que avancemos en la lectura ordenada de la Biblia, llegaremos a la primera mención del diablo. Cuando él aparece, ya es un ser
maligno, lleno de odio, que se manifiesta a sí mismo como el seductor.
Este solo acontecimiento debería haber hecho, que todos los hombres que
empiezan a preguntarse por su naturaleza y que buscan en otras partes
de las Escrituras, sobre el conocimiento de su origen y cómo se convirtió
en lo que vemos aquí que es.
En este momento, todavía había dos voluntades en el universo. La
voluntad de Dios y la voluntad de Satanás. La voluntad del hombre aún
estaba en armonía con la voluntad del Creador. El plan de la serpiente en
la tentación, era conseguir que el hombre cambie de lado en el conflicto.
Él, por lo tanto, aumentaría el número de sus seguidores que había obtenido en su rebelión original contra Dios, y por lo tanto, habría reforzado

197
su control como poseedor de la tierra, por tener a su lado a los que iban
a sustituirlo (pues éste es el significado del verbo “llenar” en Génesis 1:28
donde nos dice: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos;
llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves
de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”), los
habitantes de la tierra en su estado original y que habían sido eliminados
por la primera sentencia de su posesión.
Un doble objetivo
Así que el objetivo del enemigo en la batalla del jardín del Edén era
doble. Quería separar al hombre de Dios, pero él también quiso unir al
hombre para él mismo. El hombre depende de Dios y si esa dependencia
se destruye algo debe ocupar su lugar, el diablo esperaba que esa dependencia fuera para él mismo. Cabe preguntarse, si él se había previsto que
el hombre no sólo desea la independencia de Dios, sino que iba a aspirar
a ser autosuficiente. Incluso los ángeles que le habían seguido en la caída,
por un momento, debió ser conocido para muchos de ellos las dificultades
que tiene la independencia. Ese hombre, creado inferior a los ángeles, se

198
atrevería a confiar en sí mismo, ni siquiera este pensamiento pudo habérsele ocurrido al más bajo de los ángeles. Lucifer había subestimado la
arrogancia de la voluntariedad del hombre, aunque él mismo poseía su
más alto grado. La voluntariedad del hombre no tiene la extensión de las
alas para soportar el peso de una criatura, sin embargo, la criatura se
lanzará desde el lugar alto, no importándole dónde la caída le pudiera
llevar. El diablo iba a tener éxito en separar al hombre de Dios. Pero, a
pesar de que llevó al hombre lejos del lugar de la bendición divina, no lo
condujo a su propio campo, ya sea como un sujeto o como un aliado. Por
el contrario, el hombre fue trasladado al tercer punto del triángulo, y las
tensiones que se crearían a lo largo de las líneas, entre estos centros de
coordinación opuestos en última instancia, preparó el terreno para la destrucción de Satanás. La serpiente ha inducido al hombre para que se aleje
de Dios, pero también él mismo se condujo a una trampa. El hombre
alejado de Dios, pero también alejado de Satanás iba a ser el canal de la
caída de Satanás. Pyrrhus derrotó a los romanos a un costo tan asombroso de sí mismo, que su valoración de la victoria se ha convertido en la
medida estándar, de seguro de una costosa derrota. “Otra victoria como

199
Pyrrhus, y serán destruidos”. Así que a lo mejor, en la contabilidad de
Satanás, la caída del hombre fue una derrota para sí mismo, el enemigo
de Dios.
La derrota en victoria
Es muy importante que se tenga en cuenta la naturaleza del objetivo de Lucifer, porque seremos más capaces de juzgar la naturaleza de
su derrota. Él se aferró a una cosa y la perdió: el hecho de que él llevó a
cabo alguna otra cosa, por un momento no era su victoria. La falta de que
no había alcanzado su primer objetivo contribuyó a su destrucción. Hay
muchos paralelos en la historia. Uno de los más notables, ya que sus
consecuencias eran tan vastas, fue la declaración de Hitler de su objetivo
después de haber hecho la guerra a Rusia. Anunció, durante el transcurso
del otoño en primer lugar, que para Alemania el logro de los grandes
objetivos de su campaña, era la ocupación del territorio ruso y de sus
recursos y la destrucción de los ejércitos rusos. Lo más significativo, dijo
que a pesar de que ganó una batalla tras otra y el área fue ocupada y
después una zona, su guerra sería un fracaso si no destruía a los ejércitos
rusos. Esto tenía que ser el objetivo supremo, sin el cual los triunfos que

200
aparentaban victorias serían huecos de hecho. ¡Cuánta razón le dieron los
años posteriores! Los alemanes empujaron todo el camino hasta el Volga.
Había docenas de victorias que se celebran en Berlín, pero no haber destruido a los ejércitos rusos fue una destrucción.
La caída de Adán
Al tratar de lograr su doble objetivo frustrante contra Dios y mejorar
su propia posición, el diablo atacó a la primer pareja, de la única manera
en la que podría haber habido alguna posibilidad de éxito. No podemos
juzgar sus métodos de nuestra experiencia presente, por el cambio revolucionario en la naturaleza humana, que entró en vigor cuando el hombre
se apartó de Dios. Desde la caída, el hombre puede ser atacado desde
cualquiera de las siguientes tres vías: el pecado se puede acercar en
forma de tres espíritus: la carne, el mundo o el diablo. En el jardín del
Edén, éste no fue el caso. El hombre no había caído, por lo que aún no
tenía la carne en su vivienda actual como forma de maldad, dentro de su
seno para actuar como una quinta columna en la ayuda de Satanás. El
espíritu del mundo en el hombre, con una multitud que tiene una natura-

201
leza caída que reaccionan entre sí y compitiendo por el poder y la prominencia, no había aparecido todavía a esta altura. La única manera para
que Satanás, con sus propias fuerzas lograra su doble objetivo era tratar
de separar al hombre de su dependencia de Dios y, esto era muy importante, para conseguir que el hombre se una a la causa de Satanás. A
ninguno de sus seguidores se le encomendó la tarea. Se consideraba el
asunto de suficiente importancia como para llevarlo a cabo personalmente.
El primer punto de la estrategia del enemigo se obtuvo con facilidad: el hombre cayó. A Satanás le gusta que el hombre crea que logró
también el segundo objetivo, que el hombre está ahora a cargo de este
maestro del mal. Pero tal no es el caso. Adán no vendería su alma y su
carrera hacia el diablo. Satanás por medio de la caída, no llegó a ser el
dueño de la raza humana. Tales ideas no son bíblicas de ninguna manera.
Hay muchas nociones que las masas de personas tienen por la absorción
de la literatura secular, pero la verdad espiritual viene de otra manera,
por la revelación divina como nos dice I Corintios 2:9-13: “Antes bien,
como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en

202
corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.
Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo
lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe
las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros
no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de
Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también
hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las
que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual”. La idea
de la venta del alma del hombre es muy antigua y es parte de la teología
satánica que vamos a estudiar más de cerca, cuando lleguemos a mirar
con más detalle lo que la Escritura llama los “dispositivos” o las artimañas
de Satanás.
La serpiente en el Edén
Cuando leemos que Satanás se apareció como una serpiente, nos
inclinamos a pensar en el incidente, en función de los reptiles que conocemos y que la mayoría de la gente les teme instintivamente. Debemos
borrar este pensamiento de nuestra mente y proyectarnos en el momento

203
histórico, teniendo en cuenta a este portavoz de Lucifer como Eva lo encontró.
El miedo y el temor del hombre todavía no habían llegado al mundo
animal, porque esto fue impuesto por Dios como parte de la sentencia en
el momento del diluvio (Génesis 9:2: “El temor y el miedo de vosotros
estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en
todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en
vuestra mano son entregados”). Cuando Adán y Eva se mudaron a su
dominio, fueron rodeados por los animales que Adán había nombrado previamente en representación de Dios, desfilando cada tipo en su presencia
para ver cómo lo iba a llamar (Génesis 2:19-20: “Jehová Dios formó,
pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las
trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán
llamó a los animales vivientes, ése es su nombre. Y puso Adán nombre a
toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán
no se halló ayuda idónea para él”). Hay evidencia de que la serpiente era
la más maravillosa de todas las criaturas. Nuestro texto dice que era más
“astuta” que todos los animales del campo. Éste es el único lugar que esta

204
palabra hebrea se traduce como “astuta”, en otros lugares se traduce
como “prudente” en ocho ocasiones y “astuto” dos veces.
El factor revelador en el análisis del ser de la serpiente, es el nombre
propio del animal. En hebreo “najash” ha sido trazado por los estudiosos
en dos raíces diferentes: la una que significa “silbido” o “susurro”, y que
se utiliza en la Biblia para los susurros de los adivinos y los encantamientos de los brujos, y la otra que significa “brillar”, y que ha dado lugar a
los derivados de “bronce” y “dinero” y figuradamente, “cadenas” u “obligaciones”, y también a lo que es “innoble”. Es un grupo bastante sugerente de palabras, para contemplar como proveniente de una fuente.
Cuando la serpiente se acercó a Eva lo que poseía era “un brillo”. Debemos pensar en ello en términos de esplendor y de la impresión de la belleza y el asombro que hizo en la víspera. El vínculo con el poder de Satanás, se encuentra a través de dos palabras en la Escritura: serafines y
Lucifer. Los serafines que Isaías vio que rodeaban el trono de Dios, son
seres que trascienden nuestra experiencia y comprensión. Sin embargo,
es posible hacerse una idea de la importancia de sus personas, a partir
del significado de su nombre, “los ardientes”. Y el serafín es la palabra

205
que se usa para describir a las serpientes, el najash del serafín, las serpientes ardientes, que hirieron al pueblo en el desierto (Números 21:6:
“Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel”).
La serpiente que se reunió a la víspera de la tentación era brillante,
resplandeciente, radiante y espléndida, y la voz era la voz de uno que
llevaba un nombre, que era precisamente sinónimo con el nombre de la
serpiente. Najash y Lucifer son sinónimos. La serpiente es “la que brilla”
y Lucifer es “la estrella brillante”. La palabra Lucifer es, por supuesto,
latina y viene de lux, que significa “luz”, y un sufijo que significa “tener”.
El significado literal de la palabra es “portador de luz”. Cuando nos damos
cuenta de que la frase descriptiva, “hijo de la mañana”, se añade al nombre de la estrella del día, Lucifer, en la revelación de Isaías 14:12, tenemos el hecho de que Lucifer, antes de su caída, tenía el orgulloso título,
de “La Estrella resplandeciente de la mañana”. Éste es uno más en la lista
de los nombres y los títulos a cargo imperfectamente por hombres o por
Satanás, que el Señor Jesucristo tomó para Sí mismo, glorificando a ellos
para siempre por la perfección que Él mismo les dio. Por lo tanto, Él es el

206
Testigo por excelencia, y por lo tanto estaba dispuesto a ser llamado
Siervo. Así, Él se convierte en profeta, sacerdote y rey. Así, en sustitución
de Israel como la vid verdadera, y el Adán caído al convertirse en el último
Adán.
Las tácticas de Satanás son fáciles de ver en el relato de la tentación
y la caída. Tenía que empezar con un ataque frontal a la Palabra de Dios
y a la bondad de Dios. Habría sido imposible llegar hasta el hombre, sino
era con la destrucción de su confianza en la mente y el corazón del Creador. Fue en la esfera del pensamiento religioso, que Satanás habría avanzado en su seducción proyectada contra la nueva raza. Él atacó por primera vez la Palabra de Dios: “¿Conque Dios os ha dicho?” (Génesis 3:1).
Una pregunta sutil de duda sobre la autenticidad y validez de las instrucciones de Dios para el hombre, es nuestra introducción a este ser que
brilla en el libro del Génesis. Si leemos la puntuación de los primeros
capítulos, cabe señalar que el primer signo interrogatorio de la Biblia aparece en el enfoque de Satanás contra la mujer. Es cierto que lo que llamamos los signos de puntuación, no están en el idioma original de la
Escritura, pero hay una puntuación en el propio pensamiento, y aquí nos

207
encontramos con el primer interrogatorio. La duda y la ignorancia provienen de Satanás y no de Dios, que es la fuente de la certeza y el conocimiento. Unos pocos versículos más lejos y encontramos a Dios llamando
al hombre: “Adán, ¿dónde estás?” La cuestión era diseñada para mostrarle a Adán dónde su pecado le había llevado. Naturalmente, su presencia era conocida por Dios porque Él todo lo ve, como David exclamó: “¿A
dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere
a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú
estás. Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, aun
allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra. Si dijere: Ciertamente las
tinieblas me encubrirán; aun la noche resplandecerá alrededor de mí. Aun
las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; lo
mismo te son las tinieblas que la luz” (Salmo 139:7-12).
Dios, en la colocación del hombre en la tierra, le dio dominio sobre
toda la tierra y sus criaturas. Sólo un hilo muy delgado fue puesto sobre
el hombre para inmovilizarlo. Se le ordenó que no comiera del fruto del
árbol del conocimiento del bien y del mal. Especulativos escritores religiosos han tratado de explicar, tontamente el fruto que la mujer comió y le

208
dio a Adán. Hay los que erróneamente llaman al fruto una manzana, pero
no hay ninguna palabra en ese sentido en la Biblia. Un escritor inglés, dijo
recientemente que él creía que era el fruto de la uva, y que el hombre
pecó en la elaboración del vino. Esto, también, es una tontería a la luz del
hecho de que no podría haber existido la fermentación, antes de la caída
cuando trajo la muerte al mundo, porque la fermentación tiene en sí el
principio de la decadencia. Muchos escritores, especialmente un grupo de
teólogos católicos romanos, hace siglos, han expresado la idea de que la
fruta era el sexo, y han tratado de hacer creer que la unión de Adán y
Eva, era el asunto del pecado original. Esta sugerencia fue planteada por
muchos de los protagonistas de una vida monástica, que concibieron la
idea de que el estado matrimonial tenía algo que era esencialmente pecaminoso.
¡Qué lástima tal explicación a la luz del mandato de Dios que deben
ser fecundos y multiplicarse y llenar la tierra! Aquí, por supuesto, no hay
pecado alguno en la relación matrimonial, que Dios la declara que ha sido
creada como una ilustración de la intimidad y la unión de la Iglesia con el
Señor Jesucristo en una eterna comunión (Efesios 5:22-33: “Las casadas

209
estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es
cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su
cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo,
así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a
vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí
mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento
del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia
gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que
fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus
mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo
se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros
de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a
su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola
carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de
la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer
como a sí mismo; y la mujer respete a su marido”). Cabe preguntarse,

210
entonces, si es posible decir con certeza qué fruta era la que estaba prohibida a la primer pareja. Responderemos sin vacilar. El fruto era un símbolo tangible que Dios puso en el jardín, como una señal de que el hombre
era una simple criatura. Era algo para imponer una restricción sobre él,
algo que le recordara su dependencia de Dios. Qué tipo de fruta era no
hace ninguna diferencia en lo absoluto. ¿Por qué no aceptarlo simplemente como una fruta que crece en un árbol? Su naturaleza es secundaria. Podemos estar seguros de que cualquier cuestionamiento a la Palabra
de Dios es satánico en su origen. Ya sea que la duda provenga de un
grupo de ateos, de los educadores laicos, o de los teólogos, su fuente es
siempre la misma. Satanás nunca puede ganar una victoria, por más pequeña que fuere, si el cristiano se aferra a la Palabra de Dios. “Torre fuerte
es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado” (Proverbios 18:10), y la Palabra del Señor es aún más fuerte que una ciudadela
que tenga el nombre de Dios, porque se declara que el Señor ha magnificado su Palabra por encima de su propio nombre, el Salmo 138:2 nos
dice: “Me postraré hacia tu santo templo, y alabaré tu nombre por tu

211
misericordia y tu fidelidad; porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas”. ¿No es extraño, a la luz de estas declaraciones, que los hombres que se reducen a blasfemar el nombre de Dios, sin
embargo, cometen el pecado más atroz al dudar de la Palabra de Dios?
Algunos de los que se consideran cristianos, ministros, incluso ministros
conservadores, que nunca condenarían a un enemigo en el nombre de
Dios, enseñan a los jóvenes que la Palabra de Dios contiene mitos, folklore
y leyendas. Uno puede oír por todas partes hoy en día, la repetición de la
pregunta de Satanás: “¿Conque Dios os ha dicho?” (Génesis 3:1), porque
ésta siempre es la pregunta de Satanás, a pesar de que se la hable a
través de un púlpito, o se la enseñe en la literatura de la escuela dominical
de una denominación.
Satanás está obrando en contra de la Palabra de Dios, que también
fue explicada y llevada a cabo por nuestro Señor en su parábola del sembrador. Se anuncia que Él mismo es el sembrador, y que la semilla es la
Palabra de Dios. Tan pronto como se la siembra, el enemigo viene y trata
de arrebatar la semilla que ha sido esparcida. Es en el jardín del Edén,
otra vez, y es en esta fase de la batalla de Satanás, que ha tenido éxito

212
parcialmente. A partir de Eva, ha ganado el punto, en la medida en que
las multitudes de personas han quedado al margen de la única fuente de
vida espiritual, la Palabra de Dios. Por lo tanto, con su defensa destruida
están abiertos a todos los ataques y estamos seguros de que serán derrotados.
El segundo punto en el ataque de Satanás, era para llegar al hombre
y ponerle duda sobre la bondad de Dios. Después de haber insertado la
duda en la mente de la mujer, sobre el carácter definitivo y el carácter
absoluto de la Palabra de Dios, el diablo fue un paso más allá y dijo: “Sino
que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos,
y seréis como dioses, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:5). La naturaleza interna de esa mentira de Satanás, ha sido algo oscurecida por
nuestra traducción al inglés de la palabra hebrea “Elohim”, el nombre más
usado por Dios en el Antiguo Testamento. La correcta traducción es: “Seréis como Dios”. Lucifer hizo la sugerencia contundente, de que el hombre
tenía los derechos para declarar su independencia, que debe tomar el
lugar de Dios, que era suyo por derecho, en vista del hecho de que él era

213
una noble criatura, sobre todo, ya que la vida animal estaba en su dominio. Se incluyó también en la frase, la insinuación de que Dios estaba
arbitrariamente reteniendo algo bueno para el hombre, y que el hombre
sería mucho mejor, si tan sólo se alejara de la orden de Dios y transgrediera el único punto en que la restricción había sido puesta sobre él.
La diferencia entre la naturaleza del hombre y la de la mujer, se ve
en la forma que enfrentaron a la tentación. Fue bastante coherente con
el carácter de Satanás, que él debería haber abordado al más débil de los
dos, y era cuando su marido no estaba con ella, para proporcionarle asesoramiento y consejo. Cabe señalar que los legalistas que combatieron en
contra de la doctrina de la gracia, según lo enseñado por el apóstol Pablo,
fueron capaces de crear problemas para él comenzando con “las mujeres
piadosas y distinguidas” (Hechos 13:50: “Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, y levantaron
persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de sus límites”).
Fue a lo más alto y a lo mejor de su naturaleza a lo que apeló el que brilló,
y fue así que Eva sucumbió. El Nuevo Testamento nos dice que la mujer
tomó el fruto y lo comió, creyendo verdaderamente que iba a mejorar la

214
condición de su marido por su acto. Esta revelación nos llega a través de
la epístola de Pablo a Timoteo, donde leemos: “Porque Adán fue formado
primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo
engañada, incurrió en transgresión” (1 Timoteo 2:13-14).
El engaño a Eva
Satanás vino a Eva del lado bueno de la naturaleza de la mujer. La
tentación era similar a la que podría haber llegado a una mujer hoy en
día, si le dicen que un determinado curso de acción se traduciría en el
progreso para su marido, que iba a ser capaz de comprar la casa que
habían querido, y que sus hijos recibirían una educación universitaria. Eva
transgredió con la idea de que ella, estaba haciendo algo bueno por su
marido y su descendencia final. Así, en la segunda fase de la batalla del
jardín, Satanás parecía haber ganado una victoria completa. Se había separado a la mujer de la Palabra de Dios, y él la había desprendido, por
medio del engaño en la creencia de la bondad de Dios.
La victoria aparente de Satanás
Del mismo modo, en la tercera fase de la batalla, Satanás parece
ser el vencedor completo. Cuando la mujer pecadora va a su marido, se

215
une a ella en lo que él sabe que es una rebelión contra Dios. La caída del
hombre no habría sido completa, si Adán hubiera desobedecido primero.
Entonces Eva con razón, podría haberle dicho al Señor que se había limitado a cumplir lo que era inherente a la naturaleza de su creación, es
decir, ser uno con su marido y seguir su ejemplo. Pero cuando Eva transgredió en primer lugar, en la ignorancia absoluta del engaño, y cuando
Adán la siguió, con los ojos bien abiertos, sin ningún tipo de autoengaño
en lo absoluto, fue una deliberada rebelión contra Dios, y su rebelión era
tan concreta y específica al igual que la de Satanás en su rebelión original.
Ésta es la razón, por la que la Biblia nunca le echa la culpa de la
caída a la mujer. Los trabajos de humor y la literatura que hablan y afirman, de las dificultades que nuestra madre Eva nos metió a todos al comer de la manzana, pero nunca hay una palabra de culpa o de responsabilidad puesta sobre Eva en la Palabra de Dios. Más bien lo que leemos es
lo siguiente: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres,
por cuanto todos pecaron. Pues si por la transgresión de uno solo reinó la
muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que

216
reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Así que, como
por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de
la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los
muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de
uno, los muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:12, 17-19). Y de
nuevo, en Corintios se nos dice: “Porque por cuanto la muerte entró por
un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (I Corintios 15:21-22).
Aquí está claramente el fondo de la orden de Dios, de que las mujeres deben guardar silencio en las iglesias (I Corintios 14:34: “vuestras
mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar,
sino que estén sujetas, como también la ley lo dice”), y las mujeres no
van a sufrir por enseñar (I Timoteo 2:12: “Porque no permito a la mujer
enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio”). Se
debe reconocer, por supuesto, que la palabra “iglesia” no tiene ninguna
referencia a lo que llamamos el edificio de la iglesia. No había ninguno

217
durante siglos después de Cristo. La iglesia era el domingo por la mañana,
la Asamblea de los creyentes en la mesa de la comunión, y que por lo
general se reunían en la casa de alguien, con el propósito de recordar la
muerte y la resurrección del Señor y sacar provecho de la instrucción del
Espíritu en la Palabra de Dios. Se trataba de un lugar donde Dios no hablaría a través de una mujer.
La herejía de las mujeres y la herejía de los hombres
A modo de paréntesis, es ilustrativo observar el patrón familiar de
la diferencia que existe entre el hombre y la mujer, a través de las religiones falsas, que han venido de las mujeres docentes en contraposición
de las que vienen de los hombres docentes. La religión difundida por una
señora llamada Annie Besant, la señora White, la señora Eddy o de sus
imitadores, es mucho más sutil que la que podría llamarse una herejía
masculina. Por la Teosofía, Los Adventistas del Séptimo Día, la Ciencia
Cristiana, el Nuevo Pensamiento, la Unidad y otras religiones que han
venido de las mujeres, se puede observar que insisten mucho en el amor
de Dios, sin su odio por el pecado, y engañan por medio de palabras justas
pero malinterpretadas. Ofrecen una “clave” de la Biblia que dice que el

218
libro es verdad, y luego niegan su verdad. Los hombres son diferentes en
sus herejías. Con intrepidez afirman que la Palabra de Dios no es cierta.
Los ataques del Modernismo hacia los primeros capítulos del Génesis
como que son folklore y leyenda, y declaran que el nacimiento de nuestro
Señor es una imposibilidad biológica. Él estaba equivocado, nos dicen,
cuando se dice que Moisés era el autor del Pentateuco, y así sucesivamente a lo largo de la cuenta. Ésa es una característica de bronce en la
mayoría de las herejías, presentadas por los hombres que no se encuentran en las herejías de las mujeres, y ¿no había esta misma diferencia en
el pecado del jardín del Edén como se ve en Eva y en Adán?
El espectador del drama universal, puede disipar la confusión nebulosa que se cierne sobre gran parte de la Biblia y gran parte de la vida de
tanta gente, si él entiende la importante verdad de lo siguiente. En el
pecado de Adán, donde Satanás parecía ganar una victoria decisiva, se
produjo como cuestión de hecho en las Escrituras, una profunda derrota
de Satanás, que es la clave para entender gran parte del resto de la historia humana. Vamos a decirlo en una serie de hechos acerca de la caída.
Satanás tuvo éxito en separar al hombre de la obediencia a la Palabra de

219
Dios. Es cierto. Satanás también tuvo éxito en separar al hombre de la
creencia en la bondad de Dios. Es cierto. De esta manera Satanás ganó
apartar al hombre de la confianza en Dios y la dependencia de Dios. Es
cierto. Pero aunque Satanás ganó todas estas victorias, perdió toda la
batalla en el hecho de que no tuvo éxito en unir al hombre a él mismo.
Su propio camino
En el principio había una sola voluntad, la voluntad de Dios, el Creador. Después de la rebelión de Lucifer había dos voluntades, la de Dios y
la del rebelde. Pero ahora hay miles de millones de voluntades. Un versículo importante en este sentido es el siguiente: “Todos nosotros nos
descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino”. ¿Nos hemos vuelto todos a qué? Es el hecho de que todos nos hemos extraviado,
hemos leído que nosotros hemos dejado a la voluntad de Dios. Pero en el
alejamiento de Dios, ¿todos nosotros recurrimos a Satanás? ¿Fue un simple cambio de lealtad? ¿Era como Italia, luchando con Alemania en la
primavera de 1943 y con los Aliados en el otoño? Lejos de ello. “Todos
nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su ca-

220
mino” (Isaías 53:6). Ésta es la declaración reveladora. Ya no hay dos voluntades en el universo, hay más de dos billones de voluntades en este
mundo solamente. El pecado de Adán fue, en última instancia, el eco de
la propia declaración de Satanás de la independencia. Satanás había tenido una visión de la gloria de Dios, la cual quería para sí mismo. “Yo seré
semejante al Altísimo” exclamó. Cuando Adán pecó, era la misma rebelión: “Yo también seré semejante al Altísimo”. La teoría de Adán contra
Dios ha sido notablemente expresada por un poeta inglés, William Ernest
Henley, en su poema Invictus:
“Fuera de la noche que me cubre, negro como el cielo de polo a
polo, agradezco a los dioses porque podría ser una alma invicta. Caído en
las garras de la circunstancia de que ni pestañear ni exclamar en voz alta
puedo, bajo los golpes del destino mi cabeza está ensangrentada, pero
erguida. Más allá de este lugar de cólera y lágrimas donde yace el Horror
de la Sombra, la amenaza de los años me encuentra y me encontrará sin
miedo. No importa cuán estrecho sea el camino, cuán cargada de castigos
la sentencia, yo soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”.

221
¡Qué tonto poema! A pesar de que Adán sí era un tonto rebelde.
Porque todo este clamor en contra de Dios era inherente en el pecado de
Adán. Es el comienzo de lo que ha querido ponerse uno mismo en el lugar
de la Deidad. Dice el necio en su corazón: “No hay Dios” (Salmo 14:1), y
él lo ha dicho con el fin de que pudiera tomar el trono, que él cree que se
encuentra vacío. Pero volvamos al lugar de Satanás en todo esto. ¿Cómo
funciona esta revelación de la naturaleza caída de Adán contra Satanás
en la guerra invisible? La Biblia y la historia del hombre darán la respuesta. La mejor manera de resumirlo es poniéndolo en un paralelismo.
Hemos visto que de nuevo en el principio, Dios puso una maldición sobre
la tierra, cuando Lucifer se rebeló y se convirtió en una ruina, destruida y
desolada, y las tinieblas cubrían la faz del abismo.
Entonces Dios se retiró en el augusto silencio de su cielo infinito y
dejó a Satanás meditar sobre la masa caótica de la tierra. Todas las huestes angélicas eran espectadores de esta horrible escena. ¿Qué haría Satanás con su planeta en ruinas? Poco a poco, se vio que no podía hacer
nada. Él era totalmente impotente ante el caos que había venido de una

222
simple palabra del juicio del Dios Todopoderoso. Entonces llegó una punzada de luz a partir de esta misma Palabra creadora de Dios. La devastación se reveló en todo su caos, y por primera vez es posible que se haya
hecho eco, de estrella en estrella de la risa de Dios, que será un día sobre
las rocas de este mundo, “El que mora en los cielos se reirá; El Señor se
burlará de ellos” (Salmo 2:4).
Una vista previa a la historia
Todo esto parece extraño, como una vista previa del desfile que iba
a seguir en la historia del hombre. Por una vez más se produjo una rebelión, y desde las alturas de las cuales Dios había creado al hombre, la
criatura cayó al fondo ignominioso. Dos batallas separadas ahora se está
librando: Satanás contra Dios en la guerra invisible, que la historia registra las primeras fases y en las últimas fases de la que estamos viviendo.
¿Satanás será capaz de organizar a la humanidad en un reino para sí
mismo? Ésa es la pregunta que motiva todos sus esfuerzos frenéticos. ¿El
hombre será capaz de organizar para sí mismo a la humanidad, a la civilización, para que pueda dar una apariencia al menos, de paz y orden en

223
su reino? Ésa es la cuestión en la que los hombres trabajan duro y por la
que están luchando.
En la realización, vemos a través de la masa viva de la humanidad,
que son más incapaces de la organización tanto el hombre como Satanás,
como cuando la tierra quedó en ruinas en la oscuridad primitiva. Porque
la tierra no era más que materia, sin voluntad propia. Si Satanás hubiera
llevado a todos sus ángeles, para tratar de amontonar las aguas a un
lugar de la tierra que pudiera parecer el lugar correcto, ellos habrían tenido la gran tarea de un ingeniero. Un ingeniero lo suficientemente capaz
podría haber logrado hacer algo. El agua se quedará en su lugar si está
bien localizado su sitio. La tierra puede ser clasificada y nivelada. La piedra se llevará a la tierra por la fuerza de atracción universal que llamamos
gravedad. Pero el hombre tiene una voluntad rebelde. Es activa en la rebelión contra Dios, y en muchos casos, es la rebelión, tanto en contra de
Satanás como en contra de la autoridad, que la voluntad humana se eleva
por encima de otra. La tierra y el mar son, sin deseos, concupiscencias,
apetitos, que son sin límite. No hay satisfacción para el deseo inquieto del
hombre sin Dios.

224
Agustín lo expresó perfectamente en sus famosas palabras: “Oh,
Dios, Tú nos has formado para Ti, y nuestras almas no pueden conocer el
descanso, hasta que descansen en Ti”. Hay quienes, en medio de los hombres de este mundo han venido a descansar en Dios, a través del Señor
Jesucristo. Sin embargo, no han venido por ningún esfuerzo de su propia
parte, sino a través de la obra creadora de Dios, en paralelo con su obra
de los seis días. “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (véase
II Corintios 4:6). ¿Hasta qué punto el hombre cae por su desobediencia?
¿Hasta qué punto el hombre se perdió cuando tomó el camino de su propia
voluntad? ¿Es posible para él volver a subir por él mismo, a las alturas
que Adán conoció antes de la rebelión? ¿Puede el hombre encontrar su
camino de regreso a Dios, a través de los campos del deseo en los que él
ha estado vagando? Cuando se entiende correctamente estas preguntas,
que realmente es una sola pregunta, se refleja las cosas que dividen a los
hombres en su pensamiento religioso de hoy en día. ¿Hasta qué punto
cayó Adán?

225
El humanismo dice que el hombre no cayó, sino que se encuentra
en su camino hacia arriba (ascendente). El sacerdotalismo afirma que el
hombre se deslizó por el borde, pero que puede ser empujado de nuevo
a Dios por los sacramentos: el bautismo borra el pecado original, la
muerte de Cristo se convirtió en un pedazo de pan (transustanciación),
quien quita los pecados constantes del hombre, que la extrema unción
elimina más pecados en el momento de la muerte, y que en el purgatorio
el hombre puede purgar aún más sus pecados. ¡Esto deja poco espacio
para que Dios haga algo! Algunas ramas del protestantismo sostienen que
aunque el hombre cayó al suelo sólo fue por un instante, y que él tiene la
voluntad de optar por volver a subir, si él lo desea ejercer. Otros creen, y
nosotros somos parte de ese número, que el hombre cayó hasta el final,
cayó en un pozo que se describe en las Escrituras como “la muerte”. El
hombre está en una incapacidad triple. Su voluntad, su mente y su corazón están distanciados. Él no puede saber, no puede por favor, que él no
puede comprender a Dios. “Pero el hombre natural no percibe las cosas
que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede
entender, porque se han de discernir espiritualmente” (I Corintios 2:14).

226
“Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque
no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden” (Romanos 8:7). “Como
está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda. No hay
quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No
hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3:10-12). “El
corazón es engañoso (torcido) sobre todas las cosas, y enfermo incurable”
(Jeremías 17:9, en el hebreo original). Estas citas bíblicas un poco anticipan nuestro pensamiento, pero deben ser vistas temprano en la guerra
invisible, que Satanás no puede hacer nada por el hombre caído, y que el
hombre caído no puede hacer nada por sí mismo. Solo El Dios Todopoderoso puede hacer todo lo posible, para que el hombre pueda ser traído de
vuelta a su posición no caída, e incluso a un lugar por encima del que él
cayó.
Dios, el hombre o el diablo: Éstas son las tres posibles fuentes de
esperanza. La estrategia de la guerra invisible ha sido planeada por Dios,
con el fin de que estas preguntas se contestaran, de una vez y por todas,
en la presencia de todos los seres creados, ya sean humanos, celestiales
o infernales. La historia humana es el registro de los intentos del hombre

227
y Satanás por hacer algo para la humanidad. Cuando se nos preguntó
¿por qué un Dios Omnipotente permite el holocausto en la historia humana? La respuesta de la Palabra de Dios debe ser que Él permite, a fin
de demostrar ante el universo completo, que ni Satanás ni el hombre
pueden hacer nada por sí mismos o para los demás. Si no fuera así, estas
fuerzas, que están en enemistad una con la otra y ambas en contra de
Dios como su enemigo en común, podría decir que, ya sea por separado
o en conjunto: “Lo hemos hecho, hemos tenido éxito en la organización
de nosotros mismos y ya no somos dependientes de Dios. Hemos demostrado nuestra capacidad y habilidad. Hemos establecido un reino, y no
necesitamos los planes de Dios de Su reino de los cielos sobre la tierra”.
El señor HG Wells ha dicho que, frente a lo que vemos alrededor de nosotros en el mundo, nos vemos obligados a concluir que o bien Dios tiene
el poder y no le importa, o que Dios se preocupa, pero no tiene el poder
para hacer algo.
La lógica está incompleta. Hay una tercera posibilidad, que es sin
duda la expresión del pensamiento bíblico. Es que Dios se preocupa tanto
y tiene el poder para hacer algo, pero él está planeando algo que exige

228
que el caos venga al mundo del hombre, con el fin de demostrar a todos,
que la ayuda y la solución se puede encontrar sólo en Él. Dios sabe que
el mundo está en una condición terrible. Dios tiene el poder para cambiarlo, pero no lo hará hoy a causa de un propósito mayor. Dios se preocupa enormemente. Esto se hizo evidente en Su obra del Calvario. Pero
él sabe que su cuidado puede manifestarse hoy en día, sólo con la selección de la compañía de personas que han aceptado los principios que se
elevan desde sus eternos decretos. Éstos admiten el principio de su propia
ruina espiritual y se han convertido completamente al Señor Jesucristo
como su Dios y la única respuesta a sus problemas. Hay un sentido, por
lo tanto, por el cual Dios no ejerce ningún tipo de atención, sobre la gente
rebelde de este mundo. Algo de esto se ve en la oración del Señor Jesucristo: “Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me
diste” (Juan 17:9). Esto es lo que el señor Wells vio sin el discernimiento
espiritual para entenderlo. Por ello, los hombres del mundo, viendo los
desastres del sufrimiento humano, sacan la conclusión de que Dios no
cuida de su creación. Ellos no entienden a Dios, no entienden el significado
de su cuidado, y no entienden la diferencia entre las criaturas que niegan

229
el señorío de Dios y los que se han inclinado ante él en Cristo y se han
convertido en los hijos de Dios.
En pocas palabras, no reconocen que hay una guerra invisible en
curso, y que Dios no quiere ni puede ceder. Debe haber una rendición
incondicional a Él en su universo. Él es el Señor de toda la estrategia, y
cuando a su juicio ciertas lecciones se hayan hecho evidentes para la torpeza de su creación caída, él se moverá para poner fin a la fase actual de
esta lucha y traerá la justicia que deberá, sin duda, venir a la creación en
el momento en que Dios haya elegido para ello. Mientras tanto, la guerra
invisible continúa, y se libra por completo bajo un conjunto de reglas que
han sido elaboradas por Dios y que Él mismo es capaz de cumplirlas,
incluso ahora, sobre los enemigos rebeldes de los ejércitos de Satanás y
en el campamento de la humanidad.

230
CAPÍTULO 8
LAS LEYES DE LA GUERRA INVISIBLE
La guerra invisible es llevada a cabo por los hombres y por Satanás
en contra de los demás y en contra de Dios. El Señor, Altísimo sobre todo,
no está en las listas como un adversario o un combatiente. Él es el Eterno,
llevando a cabo sus decretos eternos. El hombre y Satanás se oponen
entre sí, los dos en sus posiciones cada uno de subordinado a Dios, formando un triángulo con Aquel que está por encima de todo.
Vamos a ver que existe un odio de Satanás hacia Dios, y un odio
del hombre hacia Dios, y un odio de Dios hacia el pecado que está en
Satanás y el pecado que está en el hombre. También veremos que Dios
mismo ha creado esta fuerza de odio que iba a existir entre el hombre y
Satanás, y entre Satanás y el hombre. Es este último el que es uno de los
principales factores en la frustración de Satanás, ya que es la existencia
de esta enemistad, que hace imposible para siempre que los dos puedan
cooperar en la organización de la humanidad en contra de Dios.
Un triángulo ideológico

231
Una analogía de la Segunda Guerra Mundial puede aclarar esto. Mucha gente pensó que algunas de las naciones, estaban en el lado equivocado del conflicto en la última guerra. Los católicos romanos de mente
fascista, por ejemplo, pensaban que Estados Unidos debió haberse aliado
con Alemania e Italia desde el principio, con el fin de luchar contra el
comunismo ruso. Como cuestión de hecho, los Estados Unidos y Gran
Bretaña se aliaron contra su enemigo potencial para luchar contra el nazismo y el fascismo, en línea con la política de cumplir con la amenaza
más cercana en primer lugar, incluso al precio de fortalecer a nuestro
enemigo mayor de bienes y suministros, que posteriormente podría ser
utilizado contra nosotros. Hubo un triángulo ideológico: Rusia contra Alemania, Rusia contra el capitalismo, Gran Bretaña y Estados Unidos contra
Alemania, Gran Bretaña y los Estados Unidos contra el comunismo, Alemania contra el capitalismo, Alemania contra el comunismo. Las líneas
fueron dibujadas de manera tal que el flujo se dio antes de algunas conclusiones de las hostilidades, las naciones lucharon en bandos opuestos.
Italia, por ejemplo, comenzó con una puñalada en aras de la codicia, y
terminó como un aliado reconocido de Gran Bretaña y Estados Unidos por

232
el bien de su propia estabilidad. Rusia comenzó con un tratado de neutralidad benévola con Alemania, y luego sintió el poder del ataque alemán.
La guerra espiritual
De la misma manera, la gran guerra espiritual es una guerra triangular. Lucifer se convirtió en Satanás, y le declaró la guerra a Dios. Dios,
por su naturaleza santa, odia la rebelión, el pecado, la injusticia y la imperfección, y de inmediato manifestó su justicia por el juicio y el conflicto
que estaban en marcha. Dios, por supuesto, no podría haber sido un rival,
una mera competencia entre Lucifer y el Altísimo. El Todopoderoso no se
digna a entrar en las listas como un oponente de una de sus criaturas.
Dios no tiene oponente. Iba a ser una prueba concluyente ante todos los
testigos del universo, a fin de demostrar que ningún ser creado, por más
bello y elevado que sea su rango, puede tener éxito, independientemente
de la voluntad divina, o sea iba a poner orden al caos de la creación juzgada y a los hombres juzgados. Hay una sola voluntad en el universo que
puede proporcionar paz, orden y justicia, y ésa es la voluntad de Dios.
Cuando el hombre pecó, fue separado de Dios, pero él no se apegó a
Satanás. Por el contrario, el hombre se dirigió por “su propio camino”.

233
Isaías 53:6 nos dice: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,
cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de
todos nosotros”, de manera que dio a luz el odio del corazón del hombre
hacia Dios y le exigió el odio del corazón sagrado de Dios en contra de la
rebelión del hombre y su voluntariedad. “Por cuanto los designios de la
carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios,
ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a
Dios” (Romanos 8:7-8). Vemos, pues, al Dios del universo en la parte
superior de un triángulo con líneas que emanan de él hacia Satanás y
hacia el hombre. Hay un odio de doble vía a lo largo de cada una de estas
líneas: el odio de Satanás contra Dios y del hombre contra Dios, y la del
sentido opuesto del Dios Santo en contra de la rebelión y el pecado de
sus criaturas.
Un odio de doble vía
Pero es igualmente importante que debamos darnos cuenta, de la
existencia de un odio de doble vía, a lo largo de la línea base de este
triángulo, el odio entre Satanás y el hombre y del hombre y Satanás. Tan
pronto como el hombre pecó, Dios anunció las reglas bajo las cuales debe

234
ser combatida la rebelión que se hizo por él. Dios establecería las reglas
bajo las cuales el pecado debe ser pecado. Podemos imaginar que Satanás
hubiera deseado al hombre como su aliado, y también como su sujeto,
pero Dios no le permitió que fuera de esa manera. En sus primeras declaraciones después de que el pecado entró en el corazón del hombre,
Dios decretó que habría un odio en ambas direcciones entre Satanás y el
hombre, y que Él, Dios mismo, pondrían ese odio existente.
Después de haber roto la restricción impuesta por Dios sobre ellos,
Adán y Eva huyeron al oír su voz. Los efectos de la caída ya eran visibles,
incluso para el hombre. Debido a que había desechado su dependencia de
Dios, el hombre debía buscar confiar en sí mismo. Pero la criatura, mirando a la perfección de su Dios que le había dado a su medio ambiente,
fue intimidada por las discrepancias, ya perceptibles en su alto intelecto,
entre lo que había sido y lo que ahora veía que era por sí mismo. En ese
momento, el miedo nace en el corazón del hombre. Era inevitable que así
sea. Dios había creado las reglas de la guerra invisible, y había, en su
gran amor, creado este miedo al atormentar la mente del hombre, no sea
que el hombre se sienta en un estado de autosatisfacción y permanezca

235
en un paraíso de tontos en su autoengaño, necesario hasta el día de su
destino. La primera de las leyes, que establecen las condiciones en que el
pecado debe ser pecado había llegado a ser evidente: el hombre iría a
Dios, pero que esto se llevaría a cabo por sus propios miedos. Toda su
vida, el miedo se agarra a él, y a pesar de que podría tratar de crear
fantasías que le darían una base de trabajo de una vida sin miedo, nunca
podría escapar de él por completo.
Sin libertad del miedo
La psiquiatría moderna, que tanto ha hecho para llevar a cabo las
pruebas, de que los males corporales son a menudo causados por perturbaciones emocionales y mentales, busca llevar a cabo la curación mediante el aislamiento del miedo y traerlo a la luz pública cuando el paciente, supuestamente, se puede ver y por tanto, que ya no esté el miedo
en él. Los psiquiatras pueden tener éxito con algunos tipos de miedo, pero
el mundo no salvo, siempre estará sujeto a los temores que el verdadero
cristiano no necesita experimentar. Nosotros “tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza” (I Tesalonicenses 4:13),

236
y hemos sido liberados del “miedo a la muerte”, que es la servidumbre a
lo largo de toda la vida, para aquellos que no conocen al Señor de la
resurrección. Hebreos 2:15 nos dice: “Y librar a todos los que por el temor
de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre”. La
Biblia reconoce dos tipos distintos de temor al Señor. Por desgracia nuestra palabra “miedo o temor” se ha utilizado en un sentido peyorativo por
tanto tiempo, que uno de sus más nobles significados es a menudo oscurecido. Cuando Adán dice: “Yo tuve miedo”, él no estaba en posesión de
ese temor del Señor, que es el principio de la sabiduría. Tenía temor al
Señor que es diferente. Una joven esposa, que cocina su primera comida
en casa, procedió con sumo cuidado para que todo sea exactamente perfecto para su joven esposo. Cuando su joven esposo le pregunta al respecto, ella contesta: “Yo tenía tanto miedo que podría quemar la carne”.
Cuando alguien le dice, “¿miedo por qué? ¿Qué Juan te golpea?” Su respuesta fue una simple mirada de desprecio, por el sentido al que había
sido llevada la palabra que ella había usado. Ella no quería decir que tenía
miedo de su marido porque él le golpearía si algo le saliera mal, pero
porque ella lo amaba tanto, deseaba con todo su corazón que todo debía

237
ser según su beneplácito. El “miedo” de su marido era el principio de la
buena cocina. El término “temor del Señor” nunca tuvo la intención de
expresar ningún “temor al Señor”.
El miedo de Adán
¿Y ahora qué se espera de Adán, fue un susto del Señor que era un
terror? Él se escapó. Así como un niño, sin darse cuenta de la ley de la
gravedad, puede lanzarse de una ventana y así entrar en la ley de la
gravedad, así fue con Adán cuando salió de la voluntad de Dios y se metió
en las leyes que rigen la guerra invisible contra Dios. Él estaba condenado
ahora a ser poseído por sus temores. Cuando el Señor superó a la huida,
el hombre estaba escondido y le preguntó la razón de su escapada, un
segundo resultado de la caída se vio de inmediato: el hombre se había
convertido en un cobarde y en un mentiroso. Trató de echarle la culpa de
sí mismo a la mujer y en realidad de nuevo a Dios mismo. “Y el hombre
respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo
comí” (Génesis 3:12). Culpar a la mujer era bastante malo, pero culparle
a Dios por inferencia era mucho peor. Dios le había dado la mujer al hombre como un ajuste de ayuda para su necesidad, pero Adán le estaba

238
diciendo al Señor: “Si Usted no me hubiera dado a esta mujer, ahora no
estaríamos en esta situación”. De este modo trató de negar su propia
responsabilidad individual, y echó la culpa directamente a la mujer e indirectamente a Dios mismo. El Señor se dirigió a la mujer y le dijo: “¿Qué
es lo que has hecho?” En la respuesta de la mujer, los mismos pecados
psicológicos aparecen. Se había convertido en una cobarde y en una mentirosa. Y ella también trató de poner la culpa en otros lugares, sobre el
enemigo, Satanás. “La serpiente me engañó, y comí”.
El descanso perturbador del hombre
El hombre había elegido acostarse en el pecado, pero el Señor había
plantado las ortigas que iban a crecer en su cama. El miedo, la cobardía
y el engaño son para perturbar el reposo del hombre. El Señor no discutiría el asunto con la mujer. Pero él, volviéndose a la serpiente, le dijo: “Y
Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás
entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu
pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida” (Génesis 3:14).
La serpiente, sin embargo, no era más que el portavoz de Satanás, y la
maldición que convirtió a la serpiente en el reptil repugnante y que se

239
arrastra, sin embargo, sabemos que esto es relativamente poco importante, sobre todo si se compara con la maldición que se manifiesta a través de la serpiente, sobre Satanás. Después del pronunciamiento sobre
la serpiente, el Señor continuó hablando, y abordando ahora al rebelde
de Satanás le dijo: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu
simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en
el calcañar” (Génesis 3:15). Este pasaje es el primer anuncio de la creación del odio de parte de Dios, un odio que fluye a lo largo de la línea base
del triángulo entre el hombre y Satanás, y que completa las enemistades,
entre lo santo y lo profano, que se mueven alrededor del triángulo de
Dios, el hombre y el diablo. Es contra el fondo negro de estos odios, que
la doctrina del amor de Dios brilla aún más resplandeciente. El odio que
fue creado por Dios entre el hombre y Satanás y de Satanás hacia el
hombre, iba a ser especialmente notable en la salida de Satanás contra
el Hijo del Hombre, el Señor Jesucristo, que aquí se anunció por primera
vez.

240
Alguien puede cuestionar nuestra afirmación de que Dios creó este
odio. Pero aquí está la explicación, de uno de los versículos que con frecuencia se lo interpreta y se lo aplica erróneamente en la Biblia. En la
profecía de Isaías leemos: “Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, para
que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no
hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, que formo la luz y
creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el
que hago todo esto” (Isaías 45:6-7). Ha habido quienes han tratado de
proteger a Dios, de las consecuencias que se extraen de este versículo y
que no están realmente allí en lo absoluto. Incluso el Dr. Scofield en la
Biblia Anotada de Referencia, haciendo uno de sus errores poco frecuentes, se refirió a la palabra “mal” en este versículo. Él escribe: “Del hebreo
“ra”, que traducido significa “dolor”, “miseria”, “adversidad”, “aflicción”,
“calamidad”, pero nunca se traduce como pecado, pues Dios creó el mal
sólo en el sentido de que hizo el dolor, la miseria, etc., para estar seguros
de cuáles son los frutos del pecado”. Esta nota es engañosa, ya que se
basa en el tecnicismo de que la palabra hebrea “ra” nunca es traducida
para la palabra “pecado” en el inglés. Si bien es cierto que la palabra se

241
representa en un total de trece veces, por las palabras en el inglés como
un sinónimo de dolor y de adversidad, también es cierto que se traduce
para la palabra “mal” y “maldad” en varios cientos de veces, incluyendo
usos tales como la grave acusación, contra la humanidad de parte de Dios
en el momento de la inundación: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del
corazón de ellos era de continuo solamente el mal (ra)” (Génesis 6:5). La
nota del Dr. Scofield habría sido correcta si hubiera escrito que en el hebreo “ra”, es la palabra común para el mal moral, pero a veces se la utiliza
como la antítesis de la paz, así como la antítesis general del bien. Dios
creó la miseria, el dolor y la calamidad que siempre siguen al pecado. Sin
violar lo que sabemos de la naturaleza santa de Dios, y sin contravenir
ninguna de las grandes enseñanzas de la Palabra de Dios, el pasaje puede
entenderse de otra forma, que no sólo explique el significado del versículo, sino que arroje luz sobre nuestro tema en general. El pecado se
originó en el corazón de Lucifer, como hemos visto en detalle en la discusión de la profecía de Ezequiel. Surgió allí por un proceso que podríamos
comparar al de la combustión espontánea espiritual. Fue seguido por una

242
declaración de independencia de Dios, una acción que anunció que el rebelde ya no llevaría la autoridad y el poder del Creador, sino que buscaría
su autoridad en sí mismo. Al parecer, Lucifer, embriagado con su propia
belleza, había decidido que era tan digno de adoración, como lo era el
Creador, y que a su vez, haría la adoración divina en sí mismo. Éste fue
el origen del pecado. En el pasaje de Isaías, no está el anuncio de que
Dios creara el mal. No es una negación de Ezequiel. Es más bien, una
declaración de las leyes de la guerra divina: Dios crea todas las reglas
bajo las cuales se llevó a cabo la rebelión de Lucifer. Lucifer le declara la
guerra, pero Dios anuncia que Él es el Señor de la estrategia y mantendrá
el combate dentro de los límites señalados, y que Él no permitirá que el
enemigo pase por encima de los límites establecidos por la sabiduría divina. Es difícil, tal vez, encontrar una ilustración que, sin simplificar demasiado el asunto, cubra un punto como éste. Pero supongamos que la
única manifestación de la dependencia de Dios, sea la de un lugar donde
exista una prohibición de comer una fruta determinada, debería haber
sido la prohibición de pisar una piedra de la cornisa de un edificio de una
cierta altura. El hombre está en una rebeldía total o en la ignorancia total

243
de cualquiera de las consecuencias que tiene la acentuación sobre la piedra. Él no sabe que la piedra que gira debajo de él lo precipitará al vacío
hacia abajo. Es ignorante de todo lo que va a tener consecuencias en un
orden definido. Él no sabe nada de la ley de la gravedad, de la ley del
impulso cada vez mayor, de la ley del impacto físico, de la ley de la debilidad en la tracción de los huesos humanos y de todas las demás leyes
involucradas en ese paso. Finalmente, decide que no va a ser restringido
por una orden, que le dice que él puede caminar libremente por todo el
edificio, pero que no puede intervenir sobre la piedra cornisa. Es impaciente, ante lo que considera una violación de sus derechos de su personalidad o de su derecho a elegir, y él pisa fuerte sobre la piedra de la
desobediencia. La fuerza de la gravedad atrae inmediatamente su cuerpo
hacia la tierra, el impacto de la trituración hace que sus huesos se rompan
en muchos lugares, y el hombre se murió en el acto. Cuando Lucifer salió
de la voluntad de Dios y cuando Adán salió también de la voluntad de
Dios, entraron en un conjunto de leyes morales y espirituales creadas por
Dios, y que al instante, inevitablemente fueron operadas. Algunas de es-

244
tas leyes, incluyen incluso la naturaleza del mal. Aunque no hay una ilustración que pueda esclarecer esta verdad, vamos a cambiar la forma de
expresión con el fin de desarrollar la idea y llevarla a una mayor luz. Algunas de las autopistas de Georgia, en sus muchos kilómetros nos conducen a través de pantanos y grandes pantanos de cipreses. Un vehículo
puede ser conducido a una alta velocidad a lo largo de estas autopistas
espléndidas, pero en casi todos los pies de longitud de la autopista, hay
la posibilidad de precipitarse hacia uno de sus pantanos. Así como la autopista tiene sus pantanos, así también cada tipo de justicia tiene un tipo
correspondiente de injusticia. Si un hombre se queda en la autopista del
honor, él estará en paz. Si se va saliendo de la autopista de Dios, todas
las ramificaciones de la deshonra se ponen en marcha, y en éstas está
atrapado. Si un hombre se queda en la carretera de la verdad, él estará
en la justicia y en la paz. Si se va fuera de esta carretera, cae en las
consecuencias inevitables. Dios ha creado la naturaleza de la mentira
(esto quiere decir, que a pesar que Dios no es el Autor de la mentira, Él
sí es el Autor de las leyes, efectos, resultados y consecuencias que pro-

245
duce la mentira), y puesto que una mentira no puede estar sola, se requiere de dos mentiras para encubrir una, cuatro para encubrir dos, ocho
para encubrir cuatro, y así sucesivamente, a través de la maraña de la
mentira en la que el mentiroso está indisolublemente atrapado. Esta ley
se cumple para cualquier tipo de pecado.
Hace varios años, dos parejas se sentaron en nuestro estudio, mientras trataban de salvar las dos casas de los escombros, causados por el
adulterio del hombre de una de las casas y de la mujer de la otra casa.
En el curso de la conversación, la mujer culpable prorrumpió en este grito:
“Pero dime, ¿cómo es posible que algo que parecía tan hermoso, tan noble, tan real en el principio, haya desenfrenado en algo que es tan degradante y aborrecible?” Nosotros le explicamos que ésa era la naturaleza de
las reglas que Dios había hecho para el pecado. Le habíamos leído el pasaje de II Samuel donde Amnón cometió un gran crimen contra Tamar.
En el momento de la historia en la que había sido el pecado cometido,
hay un versículo profundamente significativo: “Luego la aborreció Amnón
con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor

246
que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: Levántate, y vete”
(II Samuel 13:15).
El principio divino del efecto desintegrador de todo pecado, se expresa claramente en la Biblia. “Sino que cada uno es tentado, cuando de
su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo
consumado, da a luz la muerte” (Santiago 1:14-15). Usted puede continuar con la aplicación de este principio, a toda manifestación de la voluntad humana en contra de la voluntad divina, que es posible en las elecciones del corazón del hombre caído, y usted encontrará que está siempre
en operación. Dios ha hecho las reglas y las leyes bajo las cuales el pecado
será pecado. Él ha creado el terreno de la desviación de sus autopistas de
la justicia. La más mínima tangente de partida nos pone en el territorio
del mal, y en el funcionamiento de todas sus leyes.
Cuando entendemos este principio, podemos entender el estado de
la humanidad, las razones de las perversiones de los viciosos, y las hipocresías de lo que los hombres llaman sus virtudes humanas. Dios hizo
todas las cosas perfectas: Lo suyo fue la perfecta sabiduría, la justicia

247
perfecta, la perfecta rectitud. Pero una segunda voluntad, no de Dios y
por lo tanto no perfecta, se hizo alarde contra la suya y luego una multitud
de voluntades humanas. Con el fin de que pudiera ser demostrado para
siempre que no hay nada bueno, aparte de su voluntad. Dios en su amor
y gracia creó la naturaleza de todo el patrón horrible de consecuencias
que deben seguir, a la elección de cualquier otra voluntad que no sea la
suya. Si esta verdad puede quedar establecida como una parte definida
de nuestros pensamientos y se informa constantemente a nuestras mentes, tal vez no quisiéramos separarnos de la voluntad de Dios con tanta
frecuencia. Si el hombre se dijera a sí mismo que es imposible ganar, no
lo intentaría tan a menudo. Cualquier pensamiento de victoria sobre Dios
es una ilusión. Satanás sigue actuando como el croupier en un juego deshonesto, en donde los dados están cargados en contra de la víctima, a la
cual se la deja ganar cantidades pequeñas, para que arriesgue su todo en
el momento en que se haya determinado que no podrá ganar. La existencia de este odio, divinamente creado, entre Satanás y el hombre es la
explicación de gran parte de la historia humana. Cuando Dios dijo: “Y
pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente

248
suya; (también agregó) ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el
calcañar” (Génesis 3:15). Dios anunció no sólo la creación de un odio de
Satanás hacia los hombres, sino también que el destino final de Satanás
se llevará a cabo a través de la simiente de la mujer. Puesto que Satanás
sabía que iba a ser derrotado y destruido por medio de un niño que debería nacer de la raza humana, es fácilmente comprensible que debería,
a partir de ese momento, tratar de protegerse contra tal eventualidad, y
que él debería tratar de destruir la línea de la promesa, con el fin de
destruir la posibilidad de su cumplimiento.
La enemistad de Satanás contra la humanidad es, en realidad, una
enemistad contra Dios, porque Dios se ha complacido en Su gracia soberana planear la salvación a través de la Palabra o el Verbo hecho carne, y
el odio de Satanás es primordialmente, por lo tanto, hacia Cristo. Su odio
contra la humanidad era, en primer lugar, un odio racial, a ciegas tratando
de destruir a todos los hombres y con ello, él podría borrar la línea de la
promesa. Entonces, cuando Satanás descubrió que había algunos hombres que habían sido elegidos por Dios para su propósito eterno, su odio
principal se volvió en contra de ellos. Esto se ve en el odio de los hijos de

249
este mundo, que son la semilla de Satanás, para los hijos de Dios, porque
están unidos a Cristo. “Si fuerais del mundo”, el Señor les dijo a sus discípulos, “el mundo amaría lo suyo”; pero porque no sois del mundo, pues
yo os elegí de entre el mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan
15:19). Cuando más cerca caminamos con Él, es decir con Dios, más
sentimos ese odio del enemigo. Hay un sentido en el que la enemistad de
Satanás no es sólo una enemistad contra Dios, sino que es el odio definitivo contra el hombre mismo. Satanás tenía motivo para odiar a la humanidad, porque no sabía cuál podría convertirse en el bebé que naciera de
la semilla que heriría su poder. Tenía otra razón para este odio celoso,
porque de los anuncios posteriores, a través de la Palabra de Dios que el
Señor propuso tomar todas las glorias y las funciones con las que había
investido originalmente a Satanás y colocarlas en algunos de los hijos del
Adán caído. Éstos se levantarían superiores a los ángeles, más altos incluso que el mismo Satanás, hasta el trono que Satanás había aspirado
originalmente. Él les daría el lugar y el título de los hijos de Dios, y en
última instancia, llamaría a un grupo, la Iglesia, para ser el sucesor de
Satanás de sus funciones como profeta, sacerdote y rey.

250
Caín y Abel
La historia no se mueve muy lejos del jardín del Edén antes de ver
la obra de Satanás, en los dos hijos de Adán. Si Satanás pudiera destruir
al haber borrado la simiente de la mujer, habría frustrado la realización
de los designios de Dios. Caín fue dado a Satanás, porque la Palabra dice
más adelante que él era “del maligno” (I Juan 3:12), y por lo tanto, mató
a su hermano. Así, la muerte había eliminado a Abel, y el pecado había
eliminado a Caín, porque Dios no iba a funcionar por medio del pecado.
Pero Dios les dio otro hijo en primer lugar, y así estableció la línea de la
descendencia de nuestro Señor Jesucristo (la simiente de la mujer), de
uno de estos hijos de Adán, Set, y la guerra continuaría.
La raza corrupta
En el sexto capítulo del Génesis, vemos que Satanás estaba haciendo un esfuerzo decidido para corromper a la totalidad de la raza humana. No puede haber duda, de que el lenguaje de los primeros versículos
de este capítulo, habla de un intento estupendo por parte de Satanás para
infectar a toda la humanidad, por medio de una posesión demoníaca. Leemos en Génesis 6:1-4 lo siguiente: “Aconteció que cuando comenzaron

251
los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas,
que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas,
tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es
carne; mas serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra
en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a
las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Éstos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre”. Algunos de los
ángeles que le siguieron a Satanás, en su rebelión original dejaron su
primera morada y pecaron en una desobediencia aún más lejos de los
mandamientos de Dios. Estos ángeles caídos de alguna forma, pervirtieron la genética humana. Mientras que la Biblia enseña que Satanás en
todas partes, tiene legiones de ángeles caídos que ejecutan sus órdenes,
también hay una declaración de que ciertos ángeles ya han sido confinados en su lugar de castigo eterno. Se afirma además que esto ocurrió en
el momento de la inundación, es decir, del diluvio. “Porque si Dios no
perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno (la

252
palabra correcta es “Tartarus” en el griego original no “infierno”) los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con
otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos”
(II Pedro 2:4-5). Parece que los ángeles caídos que están todavía libres,
son conscientes de ello y tratan de evitar lo que sus compañeros ya han
experimentado. La legión de los demonios en el maniático de Gadara gritaban en contra de Jesús, preguntando si había venido a atormentarlos
“antes de la hora o del tiempo” (Mateo 8:29), y pidieron que no se los
mandase al abismo (Lucas 8:31, en el griego es “abismo”, lo mismo que
en Apocalipsis 20:1). Todas las familias humanas, con excepción de Noé
y su familia, se corrompieron, evidentemente, por esto, fue la irrupción
de las fuerzas del demonio en esta tierra. ¿Cómo son sin sentido las quejas de aquellos que acusan a Dios de crueldad por la destrucción del
mundo, cuando se entiende que está registrado, porque Él acabó con el
intento más evidente de Satanás para destruir a la raza humana? La inundación (el diluvio) fue un acto de la maravillosa misericordia de Dios, con
el propósito de la preservación de la raza humana para que el Redentor,

253
el Señor Jesucristo, pueda nacer de una virgen humana, porque sin duda,
no podría haberse encarnado en el vientre de una mujer poseída por un
demonio.
El odio de Satanás contra los judíos
A medida que Satanás seguía de derrota en derrota, en la guerra
que se está convirtiendo en muy visible para el hombre, el odio de Satanás aumentaba. Cuando las naciones se dividieron en la Torre de Babel y
Abraham fue elegido como el jefe del pueblo de Dios, se le dijo que a
través de él y de su simiente, todas las familias de la tierra y todas las
naciones de la tierra, dos promesas distintas y completamente diferentes,
debían ser bendecidas (Génesis 12:3; 18:18). El antisemitismo es nacido
de este odio de Satanás, contra el pueblo a través del cual, Dios va a
demostrar en última instancia, los triunfos de su gobierno justo. Esta fase
de la batalla se resume en el Apocalipsis: “Apareció en el cielo una gran
señal: una mujer (que representa Israel) vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón

254
escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete
diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo,
y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que
estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese”
(Apocalipsis 12:1-4). Ésta es una visión que resume toda la lucha de Israel a través de los siglos. Por supuesto, termina en el triunfo de cómo el
Señor ofrece un milagroso poder, para derrotar al enemigo. No puede ser
de otra manera cuando el plan de Dios está involucrado, y en esto, como
en todo lo demás, el diablo una vez más, sabía el sabor del polvo.
Los ángeles caídos conocen su fin
Así, podemos seguir el odio de Satanás por la familia de Israel.
Tampoco hay que asombrarse de esto. Dios nos dice que los ángeles del
cielo, son estudiantes cuidadosos de la Biblia. Hay una veintena de palabras en el griego, que se traducen por la palabra en el inglés “look”, que
en castellano significa “mirar”. Ésta es la palabra que se usa para los
ángeles que buscan o miran en la Biblia (I Pedro 1:12: “A éstos se les
reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas
que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio

255
por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar
los ángeles”), significa “inclinarse a una cosa con el fin de verla, para
mirar con la cabeza inclinada hacia adelante, para examinar con el cuerpo
inclinado; inclinarse y buscar y mirar con sumo cuidado, para inspeccionar
con curiosidad, como alguien cuando se familiariza con algo”. ¿Deberíamos entonces sorprendernos, de que los ángeles de Satanás deban ser
estudiantes menos cuidadosos de la estrategia, en contra de Aquel que
se ha convertido en su enemigo? Acabamos de ver que los demonios sabían que su “tiempo” se avecinaba. Se puede saber esto, sólo de la Biblia
o de la convocatoria directa de Dios. Por lo tanto, ellos deben saber que
su poder actual sobre esta tierra caída, un día les será arrebatado y
puesto en las manos de los judíos, que son los elegidos para administrarlo
en el nombre del Señor Jesucristo, a quien Israel, entonces le conocerá y
le servirá. No habrá paz establecida en esta tierra por cualquier liga, conferencia, alianza o unión de las naciones, hasta que Dios enviará al León
de la tribu de Judá, para reinar a través de los instrumentos que Él ha
escogido para la administración de esta tierra, los judíos. El antisemitismo
(odio o aversión a los judíos) es una de las cosas más comprensibles en

256
la historia humana, cuando se la ve en el contexto de la guerra invisible.
Es la cosa más inevitable en las transacciones de Satanás, así como la
frustración y la derrota de Satanás son lo más inevitable en el plan de
Dios.
Satanás trabaja contra Israel
De acuerdo con esta misma estrategia, vemos que Satanás incitó a
David, a realizar un censo en el pueblo de Israel contra el mandamiento
de Dios, y por lo tanto trajo la ira sobre la nación. Satanás indujo a la
gente a seguir a los dioses falsos, con lo que la maldición y la dispersión,
permitió a Satanás trabajar con los remanentes en circunstancias aisladas
y ajenas. Hoy en día, Satanás trabaja en contra de la reunión de Israel
en la tierra que Dios ha jurado. Los árabes bloquearían físicamente la
posesión de esa tierra, mientras que la teología, utiliza cada dispositivo
para enterrar la verdad en la oscuridad. Algunos sostienen que las naciones anglosajonas son las tribus que se creían perdidas, y que por lo tanto,
no hay promesas para los judíos. Los amilenaristas toman todas las promesas que pertenecen a los judíos y se las aplican a la Iglesia dejando
las maldiciones, como a Satanás le gusta hacer, para los judíos. Los cultos

257
de los Testigos de Jehová, los Adventistas del Séptimo Día y otros sostienen diversas teorías, que privan a Israel de las glorias de su reino. Sin
embargo, tal como el Señor siempre ha cumplido sus promesas y se mantiene a Satanás corto en su meta, así que Él seguirá fiel hasta el final. Él
algún día gobernará esta tierra a través de una comunidad judía de redimidos.
El odio de Satanás al Mesías
Cuando el Señor Jesucristo nació, el odio de Satanás entró en un
calor vivo. Podemos ver el odio de Satanás, en cada punto de la historia
terrenal de la vida de nuestro Señor. José se trasladó para desechar a
María, cuando supo de su embarazo sobrenatural, porque sabía que no
había sido su esposa por el momento y sacó la conclusión natural de que
había pecado por su parte. Pero el Señor se manifestó a María y a José y
aceptaron su embarazo sobrenatural, debido a esta revelación divina. El
hijo de la promesa, la simiente de la mujer, la rama de David, nació, el
Verbo eterno se hizo carne. Satanás se movió a través de Herodes, para
matar a todos los bebés a partir de los dos años de edad, y en función del
tiempo que había preguntado diligentemente a los tres reyes magos. Pero

258
Dios había dispuesto un escape por adelantado, y habían traído regalos
de oro a la familia del pequeño niño, para que su viaje a Egipto fuera
posible. A los doce años de edad, Él se quedó atrás en Jerusalén entre los
seguidores de Satanás y los enemigos de Dios. El niño iba creciendo delante de su Padre, como una tierna planta y el cuidado celestial estaba
cerca de él. Tan pronto como nuestro Señor se había manifestado públicamente, Satanás inmediatamente se enfrentó a él y buscó en las tres
tentaciones, darle de regreso a un lado del camino, trazado por él en los
consejos con el Padre. Cuando él había sido derrotado con la espada de
la Palabra, el Señor dejó a Satanás, pero regresó una y otra vez, tanto
personalmente como a través de los líderes religiosos, que se habían convertido en verdaderos hijos del diablo, para destruir al Señor antes de que
él pudiera llegar a la hora de la cruz, ya que fue Satanás quien alborotó
al pueblo de Nazaret para llevar a Cristo a la cima de la colina y le echaron
para su muerte, en la ocasión de su primer sermón público. Se había
anunciado la doctrina de la salvación por gracia, aparte de las obras sobre
la base de la voluntad soberana de Dios (Lucas 4), y el corazón del hombre se rebeló contra él y se volvió fácil para el enemigo, que exaltaría la

259
carne. “Pero él, pasando por en medio de ellos, siguió su camino”. Una y
otra vez Satanás, jugó el complot antiguo con diferentes escenas y personajes. A veces se tomaban piedras para apedrearlo, se enviaban oficiales para arrestarlo, sus dirigentes trataron de incitar al pueblo contra él.
Siempre el nervio de su acción fue paralizada. Su deseo era el de la mente
carnal que es enemistad contra Dios. Ahora, por primera vez en la historia, Dios estaba visiblemente delante de ellos, como el objeto de su odio.
Eran los hijos de los que habían matado a los profetas, pero ellos
mismos habían matado a su Dios. Él los describe plenamente en la parábola de los viñadores, que mataron a los mensajeros y cuando el propietario, el último de todos, envió a su Hijo, exclamó: “Mas los labradores,
cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Éste es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad” (Mateo 21:38). Siempre Él salió
ileso. Él era el amo de todas las situaciones. Él dijo: “Nadie me la quita
(se refiería a la vida), sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder
para ponerla (la crucifixión), y tengo poder para volverla a tomar (la resurrección). Este mandamiento recibí de mi Padre” (Juan 10:18). Cuando

260
los aliados humanos fallaron, Satanás se trasladó directamente para matar al Hijo de Dios. En una ocasión, los discípulos del Señor estaban con
él, en un barco en el mar de Galilea. Ellos eran pescadores de toda la
vida, que se encontraban en aguas de su origen. Habían pensado que no
había una ola que podría no estar familiarizada con ellos. Pero de repente,
una tormenta de tal furia se desató, que incluso estos navegantes experimentados se enfriaron por el miedo. Corrieron hacia el Señor cuando Él
dormía en el barco y lo despertaron con su grito de angustia, ya que ellos
mismos se consideraban en el borde de la misma muerte: “¡Señor, sálvanos, porque perecemos!” La narración del Evangelio nos dice, que el Señor se levantó a la llamada de los discípulos asustados y “reprendió al
viento y al mar”. Deje que los negadores de la Escritura, se den cuenta
de que si Satanás no estaba detrás de la potencia de la tormenta, la acción
de Cristo debe ser comparada con la de un niño que, herido por tropezar
con una silla, empieza a patear la silla, gritando con petulancia en su
contra. Pero si entendemos, que Satanás había levantado tal tormenta
para matar al Señor Jesús, para que él no viviera para ir a la cruz y convertirse en el Salvador, vemos que todo el patrón de estos ataques tenían

261
una misma fuente y propósito, y comprendemos la fuerza (el poder) de
las palabras dirigidas hacia la tormenta, “Calla, enmudece” (Marcos 4:3541). El verbo en el griego original significa “amordazar”, y en la vida doméstica antigua se lo aplicaba a veces a un perro para silenciarlo. Por
último, las profecías se cumplieron, y Satanás hirió el talón del Señor
Jesucristo, y tenía su propia cabeza aplastada con la aparición de los moretones. Vamos a estudiar, el capítulo de la batalla de la cruz, con cierto
detalle en su relación con la superación de Jesucristo contra el enemigo,
pero queremos señalar aquí, que la obra redentora de Cristo no cambió
la naturaleza de los rebeldes. La clave de la historia de los últimos dos mil
años, es la misma que la clave de la historia en los tiempos antes de
Cristo. Nunca entenderemos nuestra propia época, si no comprendemos
el principio de interpretación en el que vemos a Satanás atacar al pueblo
de Dios. Él trata de construir su propio reino, y ataca a Dios a través de
la clandestinidad de los que permanecen fieles al Soberano y están ausentes de este universo. En los primeros siglos de la era cristiana, toda la
fuerza de Satanás se desató para destruir a la Iglesia naciente. Diez grandes persecuciones, ola tras ola, amenazaron con barrer a los creyentes

262
de la tierra. Tan terrible fue la carnicería que había sido hecha, que entre
los fieles la palabra griega que significa “testigo” o “mártir”, se ha aceptado en nuestra lengua, como aquella que describe a un hombre que
muere por su fe. La furia del poder secular romano era la misma furia de
Satanás. La violencia habiendo fracasado, el enemigo cambió su ataque
hacia la astucia. Después de los siglos de persecución, llegó el esfuerzo
sostenido de Satanás para casar o unir a la Iglesia con el mundo, que se
llevó a cabo finalmente, por la supuesta conversión de Constantino y la
entronización de la iglesia en el palacio de los Césares. Este movimiento
de las catacumbas al palacio fue casi fatal, pero Dios, a través de la oscuridad espiritual de la Edad Media, tenía sus propios seres ocultos que le
eran fieles. Aunque la organización de la iglesia era excesivamente corrupta, Dios todavía conservaba la semilla selecta y, en el curso de su
propio tiempo, él produjo la Reforma, hasta el restablecimiento de las
grandes verdades de la gracia que habían sido poco menos que disipadas,
a través de Martín Lutero. Satanás respondió con la Inquisición y las guerras de la religión. El orden de los jesuitas fue fundado, y cada intento se
hizo para aplastar la verdad y a todos los que la celebraban. La estrategia

263
secular de Satanás sigue siendo la misma hasta el día de hoy. En la primera frase grabada con la que había llamado alguna vez al hombre,
“¿Conque Dios os ha dicho?” Satanás había atacado a la Palabra de Dios.
Cada rama de la infidelidad era desenvainada en contra de la revelación
divina. El deísmo inglés del siglo XVIII (El deísmo es la postura filosófica
que acepta el conocimiento de la existencia y la naturaleza de Dios a través de la razón y la experiencia personal, en lugar de hacerlo a través de
los elementos comunes de las religiones teístas como la revelación directa, la fe o la tradición), fue acompañado por el ateísmo de los enciclopedistas franceses. En la naciente república que había surgido en las costas de América (Estados Unidos), Tom Paine sembró su racionalismo pueril contra el libro que fue y es el fundamento de la vida espiritual, es decir,
la Biblia, la que había sido plantada en este desierto, y que había dado
las primeras libertades de los siglos a los judíos, que debían ser protegidos
aquí hasta que el tiempo de Dios se cumpliera, para el regreso a su tierra.
Si Satanás puede destruir la confianza en la Palabra de Dios, tendría alguna esperanza de lograr una victoria sobre algunas de las criaturas de
Dios. Si no podía destruir la fe en la Palabra de Dios, sería derrotado.

264
Martín Lutero sabía esto, cuando escribió en el himno de la batalla de la
Reforma: “Con una pequeña palabra se lo calló”. En la batalla contra la
Palabra de Dios que había sido llevada a cabo, incluso con más fuerza
desde la invención de la imprenta, hizo que este libro esté a la disposición
de los millones y Satanás ha atendido todos sus enfoques y ha utilizado
todos los artificios a su disposición. La Biblia fue quemada y prohibida,
despreciada y ridiculizada. Se le ha dado servicio de labios por aquellos
que niegan el poder de su verdad. Fue en el nombre de la ciencia, basada
en hipótesis falsas que el gran ataque sobre la Biblia y la Iglesia llegaron
en el siglo XIX, y en nuestra psicología de hoy en día y en la afirmación
de la psiquiatría, para duplicar la eficacia de la sangre de Cristo, para
romper el poder del pecado en la vida. Los cultos falsos por parte de los
arreglos, que se han originado fuera de las iglesias que siguen siendo
fieles a sus credos, el corazón de todas ellas es la negación de la persona
y la obra del Señor Jesucristo. Dentro de los límites de la comunidad de
aquellos que confiesan la finalidad de la Palabra de Dios, la vida y los
escritos, hay divisiones y sectas que se basan sobre todo en que el hombre debe hacer algo por Dios, más de aquello que el Señor Dios ya ha

265
hecho por las personas a través de la obra de Su Hijo, Jesucristo. Además,
dentro de las iglesias cuyos credos son todavía impecables, varios delirios
de errores se encuentran en su lugar. Allí, con el acompañamiento de
música de órgano y de una predicación suave, multitudes de personas
bautizadas se encuentran en las trampas del sacerdotalismo, el legalismo
y, sobre todo, de una forma de piedad que niega el poder de la misma (II
Timoteo 3:5). Pero, a pesar de todas las estratagemas de Satanás, su
perdición es segura, porque está escrito: “Y el Dios de paz aplastará en
breve a Satanás bajo vuestros pies” (Romanos 16:20). Esto es posible
porque en la cruz, nuestro Dios ya ha aplastado a Satanás bajo los pies
del Señor Jesucristo.

266
CAPÍTULO 9
DIOS ANUNCIA LA VICTORIA
Sólo hay un ser en el universo que conoce el fin desde el principio,
y que es nuestro Dios en las tres personas de su ser espiritual: Padre,
Hijo y Espíritu Santo. Por lo que hemos visto hasta ahora, se ha demostrado que tanto Satanás como el hombre, por la naturaleza misma de su
rebelión, tenían la falta de visión que caracteriza a la criatura y que es
una de las pruebas de que nuestros caminos, no son los caminos de Dios
y que nuestros pensamientos no son sus pensamientos (Isaías 55:9).
El tiempo no existirá más
El anuncio a Satanás en el Jardín del Edén, no sólo puso en marcha
las leyes de la historia, principalmente caracterizadas por el odio de Satanás al pueblo de Dios, Israel y la Iglesia, y por su odio a la Palabra de
Dios, sino que también pronunció la absoluta condenación de Satanás y
de los hijos de Adán impenitentes y proclamó el triunfo final de nuestro
Dios. Junto a la eternidad de una sola voluntad de Dios, había llegado el
principio del tiempo y la introducción de una segunda voluntad. En este
breve momento del tiempo, Dios nos ha asegurado desde el principio, que

267
llegará a su fin. Los reinos de este mundo se convertirán en los reinos de
nuestro Señor y de su Cristo, y su gobierno se fusionará en la eternidad
y en una sola voluntad que será la de Dios. Las reclamaciones de otras
voluntades se ha demostrado que son infundadas y no habrán más, pero
una vez más una sola voluntad habrá en todo el universo y para siempre.
Las voluntades rebeldes que aún puedan arder con su odio eterno contra
la justicia y la rectitud de Dios, habrán de abandonarse para siempre
afuera en la oscuridad, y serán desconocidas y olvidadas en el universo
de los seres que están con Dios. Ésta es la consumación que hay que
esperar. El poder de Satanás debe ser absolutamente aplastado y arrojado para siempre, mientras que el poder liberador de Dios junto con el
Señor Jesucristo, será exaltado, y los que creemos en Él, compartiremos
su exaltación.
Un problema moral
En el momento en que decimos que algunos miembros de la raza
del Adán caído van a estar en el cielo con un Dios Santo, participando con
él en el Estado y en el gobierno del Universo, nos planteamos un problema
moral muy grande y expresamos un dilema que debe ser resuelto. ¿Cómo

268
puede un Dios Santo tomar alguna criatura pecaminosa para sí mismo?
¿Cómo puede un miembro de la raza de Adán llegar al cielo? La irreflexión
de la mente humana, es tal vez en ninguna parte más claramente puesta
de manifiesto, en la indiferencia tan evidente que existe en la persona
promedio con la idea de los cielos. La masa de la humanidad caída se ve
en alguna agradable vida después de la muerte como parte del derecho
de su nacimiento. La mente primitiva de los indios americanos, consideraba la vida después de la muerte como un feliz terreno de caza. Los no
salvos de la generación pasada habían leído y distribuido una novela con
el título, “el oro y el moro”, que evidentemente, incluye la idea de que la
tierra es un lugar hermoso, que la vida es maravillosa, y que cuando nos
hemos bebido todas las alegrías de esta tierra, vamos a ir a los goces del
cielo. Si bien esto es cierto para una persona regenerada, que ha creído
que Dios mismo está satisfecho con todas las demandas justas de su santidad, por la muerte de Cristo en nuestro favor, pero sin duda esto no es
cierto, para la masa de personas no regeneradas, que llenan la tierra e
incluso muchas iglesias. El cielo es tan superior a la tierra espiritualmente
como lo es físicamente. Si bien es cierto, que para el cristiano “todo el

269
infierno que tenemos está aquí en esta tierra”, es tan cierto para el no
cristiano, que todo el cielo que tiene está aquí en esta tierra. Los negros
son más realistas y, ciertamente, teológicamente más exactos cuando
cantan en el coro de su vida espiritual: “El cielo… el cielo… Todo el mundo
hablando sobre el cielo que no van a ir todos para allá”. Sin duda, Satanás, antes de la caída había sido el querubín protector ocupado con la
santidad de Dios, él sabía que este dilema surgiría del odio santo de Dios
por el pecado y la consiguiente necesidad de un juicio para cualquier criatura que saliera, de la única voluntad de Dios. Parece que el pensamiento
o la ideología, al menos, era que en el fondo de su mente en la seducción
contra la raza humana, era que él lograría convertir un cierto equilibrio
en la batalla contra Dios y ponerle al Señor en una situación imposible.
Como Dios destrozó la tierra de Lucifer, convirtiéndola en una tierra sin
forma y vacía, un desastre y una ruina, y Lucifer no pudo hacer nada al
respecto. Ahora bien, si Satanás podía conseguir que el hombre peque, él
habría tenido éxito, en la toma de una nueva creación de Dios que se
convertiría en un desastre y una ruina, y la santidad de Dios sería ahora
la que no se le permitiría hacer nada al respecto.

270
El razonamiento de Satanás
La idea de la respuesta de Dios, con la encarnación a través de la
cual sería la redención de una compañía selecta de seres humanos, nunca
se había forjado ni entrado en la mente del enemigo. Vio sólo en las líneas
rectas de la lógica simple de una criatura. Su razonamiento puede ser
establecido de la siguiente manera: Este Dios es absoluto en Su Santidad,
y Él es absoluto en Su Justicia. Sus bendiciones descienden como una
cascada, y el hombre está ahí en el lugar de la bendición, porque no hay
pecado en él. Pero si tan sólo pudiera hacer, que se salga del lugar de la
bendición hacia el lugar del pecado, Dios tendría que verter sobre él la
terrible caída de su ira divina. Para la única cosa que un Dios de Santidad
y de Justicia nunca podría justificar, sería el pecado de ninguna manera.
De que Satanás debió haber pensado en esto, llegamos por lo tanto a esta
conclusión, por sus acciones que nos hablan, por lo que él decía: “Dios ha
creado a esta criatura insignificante, como lo es el hombre, y le ha dado
el dominio sobre la provincia que era mía, sí, es decir, todavía es mía.
Conseguiré que el hombre caiga en el pecado, y Dios estará frustrado, y
él sabrá la bocanada de este polvo que se ha convertido en mi sustento”.

271
Un gran ejemplo de esta idea, lo tenemos en la historia de Balaam. Los
hijos de Israel, después de su victoria sobre los amorreos, acamparon
cerca de los campos de Moab. El rey de los moabitas, Balac, estaba asustado por la suerte de sus vecinos, y su primera reacción era que Balaam,
el profeta mercenario, podía acudir en su ayuda. El Verdadero Dios intervino y advirtió al profeta que debía bendecir a su pueblo, ya que ellos
fueron los elegidos de Dios. Balac envió mensajeros más honorables, con
ofertas de mejores recompensas, pero el Señor le reveló a Balaam que, a
pesar de que fue bajo la voluntad permisiva de Dios con el rey de Moab,
él tendría que hablar las palabras que el Señor le dio para hablar. Balaam
siguió el consejo de su codicia y actuando en contra de la voluntad directiva de Dios. Estamos familiarizados con la historia de una asna, en cuya
boca el Señor puso las palabras para frenar al egoísta profeta. Entonces
Balaam se fue con Balac y tres veces más profetizó gran bendición para
los hijos de Israel.
El Plan de Balac
Lo que Balac no había sido capaz de obtener por medio de los salarios, que le había dado a un profeta mercenario, ahora lo obtenía por un

272
método de seducción. Las mujeres de Moab, llegaron alrededor del campamento de Israel y los hombres de Israel tomaron para sí a las hijas de
Moab. Siempre ha habido una línea muy de cerca de la atracción psicológica entre el instinto sexual y el de la religión, y no pasó mucho tiempo
antes de que los hombres de Israel, comenzaran a asistir a los sacrificios
de los dioses de los moabitas, participaban de sus fiestas, y se inclinaron
a sus ídolos. Luego leemos: “Así acudió el pueblo a Baal-peor; y el furor
de Jehová se encendió contra Israel” (Números 25:3). Esto era justo lo
que Balac, rey de Moab, había deseado, que la ira del Señor se encendiera
contra Israel, y cuando no pudo obtener una maldición contra el pueblo
de Israel de los labios de Balaam, recibió una maldición de parte de la
misma ira de Jehová, contra su propio pueblo a causa de la salida espiritual de ellos.
La estrategia de Satanás
Ésta era exactamente la misma estrategia que Satanás estaba empleando en el Jardín del Edén. El hombre estaba en el lugar de la bendición, y Dios, por lo tanto, no podía estar lleno de ira contra él. Ni una
palabra de maldición podría ser pronunciada contra el hombre por ningún

273
ser en el campo del enemigo, porque el hombre todavía no estaba en
enemistad contra Dios. Pero conseguir que el hombre se apartara del lugar de bendición, Dios mismo se vería obligado, por la naturaleza santa
misma de su ser, a maldecir al hombre y aparentemente jugar el juego
de Satanás. Satanás pensó que esto tendría que ser necesariamente una
maldición eterna, universal, y que él habría superado a Dios y dado a Dios
una muestra de la frustración que estaba apretando con su propia boca.
Pero, no sabía las profundidades del corazón de Dios o la naturaleza de
los tratos de Dios, con el pecado, por la muerte de un sustituto. No es de
extrañarse que Pablo, el gran lógico espiritual, deba encontrarse a sí
mismo, gritando en una exclamación de alegría sobrenatural: “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán
insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién
entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?” (Romanos
11:33-34). Satanás había entendido el camino de la santidad de Dios y el
camino de la justicia de Dios, porque él había sentido la plenitud de estos
dos atributos de Dios, en la separación que él tuvo invocada en su contra
y en la carrera del juicio que se había apoderado de él. Pero él no tenía

274
un punto de referencia para medir la bondad amorosa de un corazón divino. Él no tenía conocimiento de la doctrina de la gracia.
Más allá de la comprensión del hombre
Nuestras mentes finitas no pueden entender todo el plan divino. En
algún momento, vamos a encontrar una pregunta que nos lleva a admitir
que no sabemos todas las respuestas, y que debemos abandonarnos a
una marea llena de fe, confiando en Dios, que esto será de nuestra comprensión en un día futuro. Puede que no seamos capaces de comprender,
plenamente, las declaraciones positivas de Dios en cuanto a su absoluta
soberanía y las declaraciones igualmente positivas en cuanto al lugar que
tiene la voluntad del hombre. Puede que no seamos capaces de comprender, la aparente superposición de la depravación total del hombre y de la
responsabilidad total de cada individuo, por su propia posición y condición. Pero lo que mejor satisface a la mente de este escritor, es que
cuando pensamos en las razones por las cuales, Dios permitió que una
caída que, sin duda, Él tenía el poder para evitarla, es que sin esa caída,
nunca podría haber sido comprendido el conocimiento de su bondad, su
misericordia, su paciencia, su gracia libre y soberana, estas doctrinas de

275
las cuales Satanás fue al parecer ignorante en su totalidad. Con el fin de
proceder con el estudio del método, de trabajar de Dios con la redención
del hombre y de la derrota de Satanás, es necesario que volvamos por un
momento y recojamos un hilo de verdad que hemos mencionado antes.
Volvemos a la pregunta: Cuando Adán pecó, ¿hasta qué punto fue la caída
de la raza humana? De la respuesta que demos a esta pregunta, depende
todo el resto del desarrollo del conocimiento doctrinal. No es necesario
tener en cuenta la doctrina humanista de que el hombre no cayó, sino
que está en un camino hacia arriba, para las cosas más grandes y mejores, ni vamos a pasar el tiempo en la doctrina católica romana, de que el
hombre se deslizó por el borde y que se restaura por el sacramento administrado por las manos de un sacerdote. Los que vienen a la Biblia como
a la Corte Suprema, rechazarán estas dos posiciones sin dudarlo, ya que
están manifiestamente muy lejos de la verdad. Por otro lado, la gran mayoría de personas, que creen que la Biblia es la Palabra de Dios sostienen
una de estas dos doctrinas a saber, ya sea que: (1) el hombre cayó muy
al fondo, pero que aún tiene en sí mismo, el poder de la escalada del
abismo del pecado, y que de alguna manera es el artífice de su propio

276
destino, o bien, la doctrina opuesta; (2) que cayó una distancia tan
grande, que no tiene el poder para salir por él mismo de su condición
perdida. Sostenemos, sin cuestionamientos, que la Escritura enseña la
última de estas dos posiciones, a pesar de que deberá al mismo tiempo,
demostrarse que el hombre es plenamente responsable de su condición.
Ahora, cuando se demuestra que la Biblia enseña la doctrina de la depravación total, no estamos afirmando que no hay nada bueno en el hombre,
pero sí, que no hay nada bueno en el hombre, que pueda satisfacer completamente a Dios. Ya hemos señalado en la Escritura que, “el hombre
natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él
son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (I Corintios 2:14), y que “por cuanto los designios de la carne
son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios”
(Romanos 8:7-8), y que “no hay quien entienda. No hay quien busque a
Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo
bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3:11-12). Estos textos son in-

277
dicativos de una línea completa de la revelación divina, que puede resumirse en la frase del Antiguo Testamento: “El corazón es torcido sobre
todas las cosas, y enfermo incurable” (Jeremías 17:9, en el hebreo original), y “si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras
justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja,
y nuestras maldades nos llevaron como viento” (Isaías 64:6). Repetimos,
estas declaraciones no enseñan que no hay nada bueno en el hombre, ya
que desde el punto de vista del hombre, puede que exista algo de bueno
él, sin embargo, no hay nada bueno en el hombre totalmente, desde el
punto de vista de Dios, porque Dios no puede exigir nada menos que la
perfección. Se cuenta la historia de un dramaturgo conocido de Nueva
York, que había nacido en el Bajo Manhattan de la ciudad. Su vida era
como un cuento que vino de la pobreza a la riqueza, y que venía de los
pobres inmigrantes de origen judío que habían llegado, sin embargo, era
muy bueno en su profesión. Un día, después de haber hecho parte de su
fortuna, él tomó a su madre judía de edad avanzada a dar un paseo en
su yate, que se mantuvo anclado en el río Hudson. Para impresionarla, el
dramaturgo llegó vestido con un uniforme naval. “Mira, mamá”, le dijo,

278
“Yo soy un capitán” añadió. La anciana negó con la cabeza. “Izzy”, le dijo,
“para usted, usted es un capitán y para mí, puede ser un capitán también,
pero para los capitanes verdaderos, Izzy, ¡Ah, para los capitanes verdaderos, usted no es un capitán!”. De la misma manera, el hombre puede
pensar en sí mismo como bueno. Se puede ir a recorrer grandes longitudes, para convencer a sus semejantes que es bueno. Se puede vestir por
arriba de todos los uniformes de la bondad. Pero ante los ojos de Dios, el
Autor de todo el bien, el hombre, ciertamente no es bueno en su totalidad.
Él es un pecador, totalmente desprovisto de cualquier bondad completa y
de todo lo que realmente, puede ser llamado bueno dentro de los estándares (requisitos) de Dios. Fue Chalmers de Escocia, quien dijo: “La justicia de Dios, es aquella justicia, que su propia justicia le obliga a exigir”.
La justicia que se requiere por el hombre para los otros hombres es una
cosa imperfecta, que ni siquiera se puede clasificar como una pequeña
parte de la justicia divina, pero que es de una esencia totalmente diferente. Dios mismo las diferencia a los dos. Hablando de la equivocación
de Israel, Él les dice: “Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando

279
establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios” (Romanos 10:3). Muchas personas no regeneradas, son más buenas personas que muchas personas cristianas. Hay que confesar que nosotros mucho antes confiaríamos, en ciertas personas no salvas en asuntos de moral, las finanzas y las manifestaciones similares de carácter, de lo que
confiaríamos de algunas personas salvas. Medido por los estándares del
hombre, hay muchos seres humanos que son absolutamente elegibles
para puestos de honor y de confianza pública, en lugares de la estima
personal, pero que no son elegibles para el cielo. Las cualidades que hacen de un hombre joven, con derecho a ser un hijo en la ley de la propia
familia humana, no le hacen elegible para ser un hijo en la familia de Dios.
Vales de dinero pueden pagar la factura de un supermercado durante una
depresión económica, pero no van a ser aceptables, en una oficina de
correos para los sellos o en una Oficina de Rentas Internas para el pago
de impuesto a la renta. Será necesario, obligatoriamente un buen dinero
federal. El carácter es como el dinero en vales, que pagará de esta manera
en cualquiera de los círculos de esta tierra, pero no será aceptable para
el precio de entrada a la puerta del cielo. ¿Cómo, entonces, el hombre

280
puede ser salvo? ¿Satanás ha ganado la guerra contra el hombre, consiguiendo separarlo de Dios y ponerlo en un lugar donde las leyes de la ira
de Dios, contra el pecado deben operar? Si nos fijamos en el problema de
cerca, nos vemos obligados a admitir, que si Dios hubiera destruido inmediatamente a Adán y a Eva, hubiera sido perfectamente justo para
hacerlo. Se merecían la destrucción. Si él había permitido a la raza humana crecer y multiplicarse, y hubiera barrido a continuación la totalidad
de la raza humana en el lago de fuego, eso habría sido perfectamente
justo para hacerlo. La salida del hombre de la justicia se merecía la maldición de Dios. Nunca podremos llegar a cualquier crecimiento en el conocimiento de Dios, hasta que estemos dispuestos a admitir que personalmente merecemos la ira de Dios. Sería una experiencia muy saludable
para cada uno de nosotros, si queremos parar aquí y tomar el más cercano pedazo de papel y un lápiz para escribir, para que lo podamos ver
con nuestro propio puño y letra: “Yo, John Smith (pon tu nombre aquí)
realmente merezco la ira de Dios, y en las leyes de la justicia perfecta
debería pasar la eternidad en el lago de fuego”. No creemos que cualquier
ser humano es verdaderamente salvo, hasta que se halla visto la verdad

281
de una manera desnuda, con toda su cruda realidad. ¿Cómo, entonces,
un hombre puede ser salvo? Dios respondió a este dilema, por medio de
la doctrina de la elección, basada en un representante o sustituto, la expiación sustitutiva dispuesta por la muerte del Señor Jesucristo. El gran
odio que existe en algunos sectores, en contra de la doctrina de la elección
es fácilmente comprensible, a la luz del hecho de que Satanás era un gran
ignorante de la misma, y que su introducción, fue como una especie de
arma secreta, que aseguró su propia eterna derrota y dispuso la salvación
de una gran compañía de creyentes que serían, bajo el título de la gracia
dada y de la posición de hijos de Dios, que regirían el universo de Dios
por toda la eternidad. Cristo anunció el odio del mundo, contra la doctrina
de la elección en términos muy claros: “Si el mundo os aborrece, sabed
que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el
mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí
del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:18-19). La primera
epístola de Juan amplifica esto de una manera hermosa. Es, por supuesto,
en general una verdad del Nuevo Testamento, las expresiones “hijos de
Dios”, “los escogidos”, “los santos”, “los creyentes” y los nombres y títulos

282
similares son sinónimos. Juan declara específicamente que él está escribiendo, a aquellos que han creído en el nombre del Hijo de Dios, y que,
por lo tanto, son poseedores de la vida eterna (Juan 5:13). En un capítulo
anterior de esta misma epístola, él dice: “He aquí, qué clase de amor [qué
tipo especial de amor] que el Padre nos ha dado [a los nacidos de nuevo],
que [los escogidos] deben ser llamados hijos de Dios [los hijos a diferencia de las masas no guardadas que son solamente criaturas, pero no hijos], y por lo tanto, el mundo no nos conoce a nosotros, porque no le
conoció a Él. Amados [a pesar de todo lo que cualquier persona, salva o
no, puede decir al respecto], ahora somos hijos de Dios [y eso es algo
que los no salvos no lo son], y no se ha manifestado lo que seremos…” (I
Juan 3:1-2).
Al encontrar a los cristianos que muestran antagonismo (odio o rechazo) hacia la doctrina de la elección, usted puede estar seguro de que
es un remanente de su vieja mente carnal, que es enemistad contra Dios.
Se ven obligados a eliminar, las grandes secciones de la Palabra de Dios
con el fin de eliminar la doctrina, y por lo que es más, se ven obligados a
negar la doctrina, que se encuentra a lo largo de toda la Biblia, que el

283
hombre cayó por todo el camino, no en parte del camino y que él está
muerto, completamente muerto, en sus delitos y pecados. Pero no hay
que asombrarse, pues no es más que una ilustración del gran deseo del
hombre caído, de ser exaltado para tomar parte del crédito para la salvación por sí mismo. Durante mucho tiempo, hemos adoptado desde entonces el método antiguo del sube y baja, para poner a prueba todas las
doctrinas. Cuando los niños están montando los dos extremos de un tablón de un sube y baja, sabemos que si uno de los extremos está por
encima del otro, es porque el primero está arriba y el segundo está abajo.
Por lo tanto, así es en materia de todas las doctrinas. Hay todo un conjunto de interpretaciones doctrinales, que exaltan al hombre y a Dios lo
bajan, y hay otro grupo que exaltan a Dios y humillan al hombre. Podemos
estar absolutamente seguros de que el camino de la verdad, en todos los
casos, exalta a Dios. ¿Hasta qué punto el hombre cayó? Sólo parte del
camino, dicen algunos, por lo que todavía tiene el poder dentro de su
propio ser adorable, para levantarse de nuevo hacia Dios. El hombre está
arriba en esta interpretación, y Dios está abajo. Pero, el hombre cayó

284
hasta el final, de modo que ningún hombre jamás se podría haber salvado, a menos que Dios se hubiera trasladado para hacerlo por él. Esto
humilla al hombre, al lugar donde Dios ha dicho que está, pero exalta a
Dios, es ésta la verdadera interpretación de la Palabra de Dios. La misma
regla de interpretación, se puede aplicar a todas las doctrinas de la teología. Así entendemos por qué, en el mismo versículo que se anuncia que
había sido colocado un odio entre Satanás y la humanidad, Dios declaró
que Satanás será destruido, por Uno que sería de la descendencia de la
mujer, y que el Salvador sería herido en el aplastamiento del enemigo.
Aquí está el anuncio del método por el cual Dios puede salvar al pecador,
sin ningún tipo de violación de su propia santidad y de su justicia. Si Dios
hubiera enviado a la totalidad de la raza humana, al lago de fuego no
habría entrañado ninguna injusticia por parte de Dios, ya que un solo
pecador en el cielo lo hubiera contaminado por completo, a no ser que
fuera posible que se encontrara, alguna manera de poder cambiar al pecador de nuevo, a la imagen de un Dios Santo.
Dos factores

285
En la estrategia de Dios, entonces, hay dos factores: la elección de
algunos, no de todos, de los descendientes de Adán a un lugar fuera de
sí mismos en el cielo, y la proclamación de la base de la justificación y de
la rectitud para este procedimiento. Al mismo tiempo, está la proclamación de la absoluta responsabilidad de la persona. Algunos pueden pensar
que hay una contradicción entre estas dos afirmaciones, pero vamos a
resolver cualquier dilema, que pueda aparecer en la superficie que existe
entre los dos lados de esta gran pregunta. Que Dios elige sólo a algunos
es evidente en el mundo que nos rodea, así como en la Palabra de Dios.
Ni siquiera me detendría un momento para poner atención a los reclamos
de quiénes, como los Adventistas del Séptimo Día y los Testigos de
Jehová, que niegan el castigo eterno, mientras que admiten el hecho concreto de que sólo una parte de la raza humana, será salva.
Dos preguntas
Para aquellos que han puesto su fe a la Palabra de Dios y que no
están muy seguros de lo que enseña y por lo tanto de lo que creen, tenemos dos preguntas, las respuestas se considerarán que aclararán el pensamiento de cualquier cristiano en esta materia. La primera pregunta es

286
la siguiente: Supongamos que hace diez millones de años a partir de
ahora, cuando usted está en el cielo, suponiendo que usted ya está ahí
desde hace mucho tiempo, y los juicios de Dios se han completado y la
eternidad ha iniciado hace mucho tiempo, ¿Habrá algún hijo de Adán (un
ser humano) en la eternidad, que no fue elegido en Cristo antes de la
fundación del mundo (Efesios 1:4)? La respuesta debe ser negativa. La
segunda pregunta es igualmente pertinente: ¿Habrá alguna persona que
fue elegida en Cristo y que no logrará estar allí en ese momento? Una vez
más, la respuesta debe ser negativa. La conclusión lógica a continuación,
debe establecerse de la siguiente manera: Habrá en el cielo los elegidos
de Dios, los escogidos en Cristo. Si Dios no se hubiere movido, por lo
tanto, Satanás habría ganado la guerra invisible. Puse estas dos preguntas a una mujer misionera que estaba desesperada porque ella, su esposo
y sus compañeros de trabajo no vieron casi frutos en sus labores entre
los seguidores de Mahoma. Otros misioneros, a pocos kilómetros de distancia entre las tribus paganas de África, fueron capaces de contar a sus
fieles por miles de personas. Le señalé que si Dios hubiese enviado a
diversos misioneros, cada uno al otro campo, el número de los salvados

287
habría sido el mismo. Los misioneros que vieron un millar de salvados en
el centro de Nigeria, habrían visto tres salvados en la comunidad islámica,
mientras que los misioneros que han visto tres salvados en la comunidad
islámica, habrían ganado mil en el otro campo. La Iglesia de Jesucristo en
el último siglo y medio, ha invertido un centenar de millones de dólares
en misiones hacia los mahometanos y ha visto sólo unos pocos convertidos. La razón es que Dios, en su inescrutable providencia, no ha elegido
a muchos musulmanes para la salvación. Si vamos a cometer la insensatez de creer lo contrario, nos vemos forzados a llegar a la conclusión de
que la salvación de los individuos, se basa en el celo de un misionero o
que la Iglesia ha enviado malos misioneros a tierras mahometanas y los
buenos a otros lugares. El hecho es que algunos de los siervos más fieles
de Dios, han pasado su vida en ser un olor de muerte para la muerte (II
Corintios 2:16) en el mundo del Islam para cumplir el plan de Dios.
La base de la elección
Entonces, ¿cuál es la base sobre la cual, Dios elige a los que estarán
con Él en el cielo? La respuesta se encuentra claramente en la Biblia,

288
especialmente en la epístola a los Romanos. Para entender esta declaración, vamos a parar un momento y a establecer un breve resumen de las
enseñanzas, de la más grande de todas las epístolas. El primer capítulo
muestra que todos los gentiles, están bajo la ira de Dios. El segundo capítulo presenta la misma verdad, pero en lo que respecta a los judíos. El
tercer capítulo comienza agrupar a toda la humanidad en un conjunto y
nos muestra que todos estamos perdidos, entonces es clara la presentación de la cruz de Jesucristo, como la base para el perdón concedido por
Dios. El cuarto capítulo ilumina la doctrina de la salvación por gracia,
aparte de alguna justicia en el individuo y que se hace ilustraciones a
través de la vida de Abraham y David. El capítulo cinco presenta los resultados de la implantación de una nueva vida, en aquél a quien Dios
atribuye la justicia de Cristo, y comienza la historia de la lucha entre la
vieja vida de Adán y la nueva vida de Cristo, esta enseñanza nos lleva a
través del sexto y séptimo capítulos. En el octavo capítulo se da las grandes conclusiones que se extraen: el hombre que se justifica queda libre
de toda condenación, cuando se lo mira como un ser en Cristo, y nada se
puede colocar a su cargo o separarlo del amor de Dios.

289
¿Qué de los judíos?
Inmediatamente surge una pregunta. Si esto es así, si los dones de
Dios son sobre el terreno de su gracia soberana, totalmente aparte de
cualquier cosa en el hombre, ¿Por qué Dios ha desechado a Israel? La
respuesta es que Él no lo ha desechado, Israel se limita a un lado por un
tiempo, esperando el día en que Dios restaurará a su antiguo pueblo a un
lugar de utilidad en medio de su plan. Esta pregunta es respondida en los
próximos tres capítulos, del nueve al once, que contienen nuestro mayor
pasaje sobre las elecciones. Los capítulos restantes del duodécimo hasta
el final, están ocupados con los principios de vida que surgen de nuestra
posición de altura y de santidad como los elegidos de Dios, y la aplicación
práctica de estos principios a la vida diaria del creyente. En respuesta a
la pregunta acerca de la posición asegurada de aquellos que son llamados
de Dios, la Palabra declara que la obra que Dios hace en cualquier corazón
elegido por Él, se hace para siempre “porque los dones y el llamamiento
de Dios son irrevocables” (Romanos 11:29). El principio sobre el cual Él
ha elegido a los escogidos, está bloqueado en la soberanía de su propio
ser. Él ha hecho lo que Él ha querido hacer, y Él no ha tenido en bien

290
darnos alguna razón para su elección. “Por este tiempo vendré, y Sara
tendrá un hijo. Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de
uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho
aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección
permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor
servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí”.
(Romanos 9:10-13).
El amor de Dios a Jacob
Hay una vieja anécdota acerca de este pasaje, que la sitúa en su
perspectiva adecuada. La historia cuenta que un escéptico se acercó a un
cristiano, con una sonrisa burlona de que la Biblia no podía ser verdad,
por este pasaje. “A Esaú aborrecí”, dijo el escéptico, “imagínese que en
la Biblia, se habla de un Dios que se dice que es el amor”, respondió el
cristiano que no había, en efecto, una gran dificultad en el versículo, y
felicitó al escéptico consigo mismo, por su disposición a admitirlo. “Pero”,
respondió el cristiano, “no hay ninguna dificultad en lo absoluto en la frase
que hemos citado”. Esaú era un pecador aborrecible y nosotros no podríamos tener mucho respeto, por un Dios que lo amara en su condición

291
invariable e inalterable. Dios, en Su Justicia debió haber encontrado aborrecible a Esaú. La gran dificultad consiste en la frase anterior, “a Jacob
amé”, pero Jacob era un mentiroso y un estafador, y el hecho de que Dios
podría manifestar amor hacia él, constituye nuestro verdadero problema.
Esto sólo puede entenderse a la luz de la muerte de Jesucristo. No es
realmente un gran problema, el que Dios amara a Jacob ya que es una
maravilla, sólo superada por el hecho de que Dios me amara, a veces
cantamos en el coro: “¡Maravilloso, maravilloso Salvador amigo! ¡Maravillosa vida que nunca terminará! ¡Maravilloso lugar donde Él ha ido a preparar!”. Hasta este punto, cantamos con fe, creyendo en lo que hemos
cantado, pero cuando llegamos a la última línea ¿cuántos de nosotros
realmente hemos comprendido, la profundidad de la verdad que se encuentra en esta declaración?: “¡Maravilla de maravillas! ¡Voy a estar allí!”
No hay lógica humana en la doctrina de los cielos, la única lógica es que
se encuentran los seres humanos, en el castigo del pecado por un Dios
Santo y la separación de los pecadores de su Santo ser. Que él fue capaz,
en las profundidades de su ser, encontrar un camino por el cual el pecado
podría ser llevado a un sustituto y sin ir el pecador, es una de las mayores

292
glorias de su naturaleza, que Él se ha complacido en revelarnos a nosotros. Una y otra vez tenemos que gritar: “¡Oh profundidad de las riquezas
y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus
juicios e inescrutables sus caminos!”. Nuestro propósito en este estudio
no es dar una explicación de las doctrinas cristianas, sino un esquema de
la gran guerra invisible que hace estragos en el universo del tiempo, del
sentido y del espacio. Pero puede que no sea injusto en este punto añadir
un párrafo, que ilumine la doctrina de la elección. Un grupo de jóvenes
nos pidieron que creáramos una analogía, que podría arrojar luz sobre la
más controvertida de todas las doctrinas y que respondería a la falsa acusación de que las elecciones, invalidan la necesidad de la evangelización.
Después de un año o dos de pensamiento en la materia, que se mantuvo
en la parte posterior de la mente humana, como uno de los muchos problemas que exigen un esclarecimiento, la siguiente analogía vino completamente desarrollada, una noche mientras estábamos caminando por el
Times Square en la ciudad de Nueva York. La mayor señal eléctrica del
mundo estaba por encima de nosotros y habíamos leído recientemente un
artículo de una revista, al respecto diciéndonos cuántos miles y miles de

293
focos de luz eran compuestos por la señal. De repente, vimos la analogía
de un tablero, mucho más grande en la que fueron incontables los millones de focos muertos, todos ellos estaban desatornillados de sus tomas
de corriente y todos ellos con los filamentos rotos. Ninguno de ellos, necesitaban decir, que no estaban presentando ni dando ninguna luz para
alumbrar, por la gran razón de que les era imposible que la corriente
alcanzara el punto de la iluminación para ellos. Esto representa la raza
humana. Cada hombre está muerto en sus delitos y pecados (Efesios
2:1), el filamento está roto, y cada hombre está extraviado de la vida de
Dios (Colosenses 1:21), las bombillas están desenroscadas. ¿Cómo es que
llega la vida a cualquier ser humano? ¿Cómo es que la luz puede llegar a
la bombilla? Vamos a un ser humano y le anunciamos el Evangelio a él.
Es como si la bombilla con su respectiva rosca fuera colocada en su lugar.
El hombre es por ese acto evangelizado. Hemos cumplido con la función
de ser heraldos del Evangelio. “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual
no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo
oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14). En otras palabras,
es por la proclamación de las palabras de la condición perdida del hombre

294
en relación a la revelación divina y la obra salvadora de Dios en Cristo,
que se trae al ser humano al contacto con la fuente de luz y poder. Pero
a medida que giramos todas las bombillas que se puedan poner en nuestras manos, y predicamos el Evangelio a toda criatura por todos los medios, de repente hay algunos que se iluminan, y también hay algunos que
permanecen en la oscuridad. Sabemos que en el momento en que algunos
brillan es porque un milagro se ha realizado en ellos. Ellos han sido los
objetos de la nueva creación (II Corintios 5:17), y han sido hechos participantes de la naturaleza divina (II Pedro 1:4). Esta nueva creación no es
de sangre, ni de voluntad de carne, ni del hombre, sino de Dios (Juan
1:13). De su voluntad nos hizo nacer por la palabra de verdad (Santiago
1:18).
Ésta es la razón, que ni el que pone la bombilla de luz un poco más
cerca de la toma, ni el que lo convierte un poco más por medio de la
evangelización, es cualquier cosa, porque es Dios quien hace el filamento.
Éste es el significado de esta misma verdad en otra analogía, donde leemos: “Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da
el crecimiento” (I Corintios 3:7). Si alguien objeta que Dios ha dicho que

295
Él no hace acepción de personas, diríamos que el verdadero significado
de esto, no es que la salvación deba ser universal, sino más bien que en
la elección de aquellos a quienes Él ha querido elegir, a Él no lo haría
elegir por las diferencias humanas. Él toma un mendigo tan fácilmente
como un príncipe, y un hombre depravado tan fácilmente como uno que
es justo ante los ojos de los hombres. De hecho, “Pues mirad, hermanos,
vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos
poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios,
para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para
avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió
Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte
en su presencia” (I Corintios 1:26-29). Estos estudios fueron dados originalmente como conferencias en distintas ciudades. Una noche, en Washington DC, contamos cómo el estudio de la Palabra de Dios nos ha conducido a abandonar, muchos de los métodos de evangelización, que sólo
se conocen en los Estados Unidos y donde los estadounidenses han pasado del cantar de dos versículos más, mientras que más de cuatro pecadores vienen con el tipo de evangelización de Jesús, y que hacía tiempo

296
que habíamos llegado al lugar donde nos arrojó en la gracia y en el poder
de Dios, dándonos cuenta de que no somos nada, y dependemos enteramente de él. Predicamos la Palabra, y Él se acelerará en hacer Su obra a
quien Él haya querido hacerla. Estábamos contentos con ser un sabor de
vida para la vida, de aquellos en los que Él creó un nuevo filamento de la
vida y de muerte, hasta la muerte de aquellos que permanecieron en su
condición de muertos y perdidos. Al término de la reunión, un comandante
del ejército de los Estados Unidos nos dijo: “Tú has convertido mi bombilla
de la noche a la luz, Dios creó el filamento en mí en Boston hace once
años”. Con su padre, un predicador que allí estaba, nos sentimos felices
de decir que el padre había plantado y regado, pero Dios le había dado el
crecimiento. Si alguien de nuevo nos objeta, citando algunos pasajes de
los que deseen, responderemos que los trataremos una vez que estemos
instalados en todas las Escrituras, y no se los tomará por sí mismos en
exclusión de los grandes cuerpos de la verdad, son los papeles de diferentes coloraciones, que nos muestran la bajeza del corazón del ser humano fuera de Cristo. Porque aunque nosotros predicamos a “todo el que

297
quiera oír” en cada ocasión posible, sabemos que la respuesta a esa pregunta muy importante: “¿Quién se arrepentirá?” la tiene Dios. Buscamos
predicar a todos los hombres en el mundo, y proclamar que, como debemos hacerlo “a todo aquel que se pueda hacerlo”. Sin embargo, sabemos
que sólo aquellos que han sido resucitados, les dio vida desde su estado
de oscuridad y muerte, por un acto definitivo de Dios en la soberanía de
Su propósito eterno de gracia.
Veamos ahora cómo es el proceso que ocurre en el hombre en su
salvación. Vamos a considerar que son tres obras, las que tienen lugar en
su vida, una de parte de Dios Padre, una de parte de Dios Hijo y la otra
de parte de Dios Espíritu Santo, vamos a explicarlo detalladamente. El
creyente, en primer lugar, ha sido elegido por Dios el Padre antes de la
fundación del mundo (Efesios 1:4), él en segundo lugar, ha sido redimido
por el Hijo de Dios (I Pedro 1:18-19), y él, en tercer lugar, ha sido vivificado por el Espíritu Santo (Juan 3:3-8): Sólo entonces, en cuarto lugar
de la secuencia, es que él cree. Pasemos ahora a la otra cara de la medalla, para ver la imagen en el reverso. Nosotros no tenemos que creer
ni por un solo momento en que el hombre es un autómata y que puede

298
ser comparado con una marioneta en una cuerda. Hay algunos que creen
así, y que han sido bien descritos y refutados por muchos teólogos. Citamos lo siguiente de A.W. Pink y hacemos nuestra propia posición: “Los
que pertenecen a esta escuela de teología, insisten en que sería igual de
ilógico, como visitar a nuestros cementerios y pedir a los ocupantes de
las tumbas, que vinieran para exhortar a los que están muertos en sus
delitos y pecados, para que lancen abajo las armas de su guerra y sean
reconciliados con Dios. Pero este razonamiento es infantil, porque no hay
una gran vital diferencia, entre un alma espiritualmente muerta y un
cuerpo sin vida. El alma de Adán se convirtió en el tema de la muerte
penal y espiritual, sin embargo, conserva todas sus facultades naturales.
Adán no perdió todo el conocimiento, no convirtió en incapaz a su voluntad, ni las operaciones de su conciencia dejaron de actuar en su interior.
Él seguía siendo un ser racional, un agente moral, una criatura responsable: A pesar de que ya no podía pensar su voluntad en el amor o en el
odio, en conformidad con la Ley de la Justicia”. Lejos de lo contrario, es
con la disolución física, cuando el cuerpo muere y se convierte en inactivo,
poco inteligente e insensible como un trozo de materia no organizada. Un

299
cuerpo sin vida no tiene ninguna responsabilidad, sin embargo un alma
espiritualmente muerta es responsable ante Dios. Un cadáver en el cementerio no puede “despreciar y rechazar a Jesucristo” (Isaías 53:3), no
se puede resistirse al Espíritu Santo (Hechos 7:51), no puede obedecer al
evangelio (II Tesalonicenses 1:8), pero el pecador sí puede hacer estas
mismas cosas, y es justamente condenado por él mismo. ¿Estamos entonces de acuerdo con lo que se sugiere, que el hombre caído no está
muerto en sus delitos y pecados? No, por supuesto. Pero nosotros insistimos en que estas palabras solemnes, se las debe interpretar correctamente para no llegar a falsas conclusiones que puedan derivarse de ellas.
Debido a que el alma ha sido por lo tanto perturbada por el pecado, porque todas sus operaciones son impías, y que con razón se dice que está
en un estado de muerte espiritual, porque no cumple más que con el
propósito de su ser, que lo hace convertirse en un cadáver. La caída del
hombre, con su muerte espiritual resultante, no se disuelve en nuestra
relación con Dios como el Creador, ni tampoco nos exime de su autoridad,
pero perderá su favor y se suspenderá la comunión con ella mediante la
cual, por sí sola podría ser preservada para que la excelencia moral con

300
la que el alma estaba dotada originalmente se produzca de nuevo. En
lugar de tratar de establecer analogías entre la muerte física y la muerte
espiritual y las inferencias que se derivan de las mismas, debemos mantenernos muy de cerca a las Escrituras y por lo tanto regular todos nuestros pensamientos por la Palabra de Dios que nos dice: “Y él os dio vida
a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en
los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este
mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de desobediencia” (Efesios 2:1-2). Así, la muerte espiritual del pecador es un estado de oposición activa contra Dios, un estado
del que es responsable, la culpa y la enormidad de lo que el predicador
debe presionar cada vez sobre el pecador. Si se pregunta, ¿Por qué hablar
de un estado de oposición activa en contra de Dios como resultado de
estar muerto en el pecado? La respuesta es, porque “muerte” en la Escritura no significa dejar de existir, sino una condición de separación y de
alejamiento de Dios (Efesios 4:18).
La Palabra de Dios enseña claramente, entonces, la depravación total del hombre, su total impotencia y su total responsabilidad. Si existe

301
dentro de una persona cualquier preocupación en su corazón, en cuanto
a que si está incluida en el plan divino, podemos decirle que el curso
general de la enseñanza de la Escritura, nos autoriza a creer que no hay
dicha preocupación, jamás que haya surgido, en el corazón de cualquier
persona que no haya sido elegida de Dios. Dios nunca ara un campo que
no tiene la intención de plantarlo. “Porque la palabra de la cruz es locura
a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es
poder de Dios.” (I Corintios 1:18). Si ustedes que leen estas líneas contemplan la cruz de Cristo, como la respuesta eterna de Dios a los problemas planteados por la guerra invisible, y si aceptas la proclama que Él
está satisfecho con la muerte de su Hijo, en lugar de la muerte que el
pecador merecía y si te arrojas totalmente en la redención prevista por el
Salvador, usted puede saber, más allá de toda duda, que la predicación
de la cruz es “el poder de Dios”. A los que así acepten la declaración de
Dios con la satisfacción de Cristo, como el cubridor de todas sus necesidades que puedan declararse, ya que Dios ha dado a cada hijo de Él,
poder para proclamar a los que están siguiendo el mismo camino de la
fe: Tus pecados ya no te son retenidos; tus pecados te son perdonados.

302
Tenga la seguridad de su entrada y posición dada por Dios, al poseer las
bendiciones que van con su herencia.

303
CAPÍTULO 10
LA ORGANIZACIÓN DE SATANÁS
Hay ciertas fases de la guerra invisible, que sólo se pueden entender
si primero tenemos un conocimiento de algunas de las fuerzas de oposición y la naturaleza de su organización. La Palabra de Dios es la revelación
de la verdad, y contiene la revelación de la verdad respecto a la inmensa
multitud de enemigos en esta guerra que son invisibles a nuestros ojos,
pero que juegan un papel definitivo en nuestra historia y en nuestras vidas. Estos seres, algunos de los cuales son fieles a Dios y algunos de los
cuales están en rebelión, se conocen comúnmente como seres angelicales.
Mensajeros
Hemos señalado anteriormente que el significado básico de la palabra original para ángel es “mensajero”. El Diccionario Inglés de Oxford
cuenta con varias definiciones de la palabra “ángel”, dos de las cuales
pueden ser establecidas para nuestra guía: “Un espíritu que tiene un ministerio o mensajero divino, uno de un orden de seres espirituales superiores al hombre en poder y en inteligencia, que… son los asistentes y

304
mensajeros de la divinidad…” Desde el sentido literal del griego “angelos”
significa: “Cualquier mensajero de Dios, como un profeta, o un predicador
helenista de los escritores bíblicos y teológicos, a veces contiene un literalismo que afecta a la traducción”.
Esta literalidad de la traducción nos ha dado la palabra en inglés,
para “ángel” que no es realmente una traducción sino una transliteración.
La palabra que siempre había sido dictada por su equivalente en el inglés,
se encuentra en nuestras Biblias como la palabra “mensajero”. Cuando
entendemos esto, no hacemos ninguna diferencia que el Señor Jesús se
identifica como “el ángel del Señor”, o que los pastores de las siete iglesias de Asia se les denominan “ángeles”.
Vamos a tener una idea más completa de la palabra, si tomamos la
segunda definición del diccionario y la cambiamos para que la podamos
leer: “Cualquier mensajero de Dios, como un profeta o un predicador, o
incluso a Jesucristo, así como los seres espirituales mencionados en las
primeras definiciones, se les nombrar con la palabra ángel (mensajero)”.
Con esta idea en mente podemos proceder a estudiar las órdenes de los

305
seres espirituales superiores al hombre en poder y en inteligencia, y que
difieren de unos a otros de la misma manera.
Las jerarquías
Anteriormente hemos comparado estos variados rangos con las graduaciones o niveles jerárquicos de un ejército. Tal vez sería mejor para
describir la comparación con el mundo religioso. En las filas del sistema
Católico Romano se incluyen varios diáconos, arcedianos, obispos, arzobispos, cardenales y el Papa. Es común hoy en día hablar de una graduación de dignidades eclesiásticas como una jerarquía, pero ésta es una
palabra joven a estas palabras, por no haber sido utilizada para tal fin
hasta el siglo XVII. Trescientos años antes, nos encontramos con Wycliffe
utilizando la palabra para describir a “las tres jerarquías de los ángeles”.
Ésta es una alusión a la obra del siglo IV atribuido a Dionisio el Areopagita,
que dividió a los seres celestiales en tres jerarquías, cada una de las cuales se supone que contienen tres coros u órdenes. La más alta de estas
jerarquías se compone de querubines, serafines y los tronos; la segunda
incluye los dominios, virtudes y poderes, y el tercero contenía los otros

306
mencionados en la Escritura como son los principados, arcángeles y ángeles. Existe ciertamente alguna parte de verdad en la imaginación de la
división de Dionisio, aunque no puede haber ninguna duda de que todas
las palabras se encuentran en la Biblia. Una buena concordancia llevará
fácilmente a todas las expresiones, excepto la palabra “virtudes”, y ésta
es la antigua palabra del inglés que se traduce del griego de un pasaje
que habla de “los ángeles poderosos” (II Tesalonicenses 1:7).
Una escala de poder
No estamos muy íntimamente relacionados con los escritos de los
místicos de los primeros siglos. Las Escrituras, sí nos dan un orden definido, sin embargo, para la enseñanza de que existe una escala de poder
e inteligencia, y que existen algunos seres espirituales de todos los rangos
que se han mantenido fieles a Dios y que algunos de todos los rangos han
seguido a Satanás en su rebelión. Tal vez la forma más sencilla de exponer la verdad, sea dar un bosquejo de una gran calidad de imagen y luego
llenar algunos de los detalles. Por sus propias razones Dios no ha tenido

307
a bien darnos un retrato grabado con todas las líneas finamente dibujadas. Sin embargo, hay bastantes detalles por los cuales la imagen no tiene
por qué ser aburrida y confusa para la mente espiritual.
Si volvemos a la figura militar, parece que los ángeles de todos los
rangos de los dos campos (del bien y del mal), están constantemente en
guerra unos con otros en el reino invisible, y que, dado que no se trata
de poner uno de estos seres espirituales hasta la muerte, la victoria o la
derrota se gana por la aplicación del poder y la retirada de las fuerzas
inferiores. La importancia de todo esto a los creyentes de nuestros días
es que se puede demostrar a partir de la Palabra de Dios, que la guerra
en el reino invisible se refiere principalmente a las personas del reino
humano. En el libro de la profecía de Daniel, hay una revelación de la
verdad para el profeta, que incluye, no sólo la verdad que él escribió, sino
el método por el cual se comunicaba la verdad a él a través de un mensajero angelical. No estamos aquí preocupados por la profecía, pero estamos preocupados con la enseñanza incidental, relativa a la fuerza y al
poder del mensajero en comparación con Daniel, y la debilidad del mensajero espiritual cuando se lo compara con otro ser espiritual, y su triunfo

308
final con la ayuda de la intervención de un ser espiritual aún más poderoso. Vamos a tomar la historia fuera del molde de la versión King James
(versión en inglés), de la prosa majestuosa de la traducción que es tan
familiar a nuestros oídos y que a veces perdemos algunos de los matices
de su significado, debido a la familiaridad y al discurso antiguo.
La respuesta a la oración de Daniel
En el décimo capítulo de su profecía, Daniel habla de la aparición de
un mensajero de Dios que vino en respuesta a su oración. Daniel había
estado leyendo la profecía de Jeremías, y había algo en ella que él no lo
entendía. Él oró por la iluminación y tres semanas pasaron sin ninguna
señal de una respuesta a su oración. De repente, en el vigésimo primer
día apareció una señal que se describe en los siguientes términos: “Y alcé
mis ojos y miré, y he aquí un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos
de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un
relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies
como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el
estruendo de una multitud” (Daniel 10:5-6). Este aspecto, por supuesto,

309
era dado por la descripción que le dieron sus ojos a Daniel. No hay evidencia en las Escrituras que se trate de la apariencia permanente de un
ser angelical. Por el contrario, se puede deducir de varios pasajes el hecho
de que los ángeles no tienen cuerpos, en el sentido humano de la palabra.
El último versículo en el primer capítulo de Hebreos nos dice que son todos
espíritus ministradores, enviados para ministrar a aquellos que serán herederos de la salvación. El Señor en su resurrección, mostró sus manos y
su costado a sus discípulos, diciendo: “Mirad mis manos y mis pies, que
yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos,
como veis que yo tengo” (Lucas 24:39). Parece claro, por tanto, que los
ángeles son sin cuerpo físico, sin embargo, aunque tienen personalidades
reales.
La reacción de Daniel
El efecto de este aspecto en Daniel y sus compañeros fue muy marcado. Sólo Daniel vio la visión, pero los hombres que estaban con él, aunque no vieron al ángel, estaban poseídos de un gran temblor, por lo que
huyeron y se escondieron. Daniel dice: “Quedé, pues, yo solo, y vi esta

310
gran visión, y no quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno” (versículo 8). Sin embargo, veremos que este visitante angelical era un ángel de rango bajo. Podríamos
decir que él era un teniente de las fuerzas de Dios. Tan pronto como él
recibió la oposición de un ángel de mayor jerarquía de las fuerzas de Satanás, fue detenido de inmediato y no pudo continuar con su ministerio
poderoso en favor de Daniel, hasta que hubo una intervención por el
mismo Dios, que envió a un ángel más elevado de los fieles para aliviar
al teniente en su lucha con los poderes superiores adversos, por lo que le
permitía completar su misión para Daniel.
La aparición del ángel le había causado a Daniel caer en un profundo
sueño, con su rostro en tierra. El ángel tocó al profeta y lo puso en sus
manos y rodillas y luego le habló, diciendo: “Y me dijo: Daniel, varón muy
amado, está atento a las palabras que te hablaré, y ponte en pie; porque
a ti he sido enviado ahora. Mientras hablaba esto conmigo, me puse en
pie temblando” (versículo 11). Daniel se puso de pie temblando ante él y
escuchó el increíble mensaje. El ángel le contó que tan pronto como Daniel había orado, veintiún días antes, su oración había sido escuchada en

311
el cielo de inmediato y el ángel teniente había sido enviado con la respuesta. En el camino tuvo que atravesar el territorio custodiado por los
ángeles que fueron fieles a Satanás. Estos ángeles fueron, evidentemente, del orden de los principados, ya que llevan el nombre del Príncipe
de Persia (Irán) y el Príncipe de Grecia. Fue el primero de éstos dos, que
el ángel le reveló a Daniel, quién le había resistido durante veintiún días,
lo que representaba el retraso en la respuesta a su oración. De repente,
uno de los más poderosos de los ángeles fieles de Dios apareció en la
escena. Éste no era otro que Miguel, que se llama, en Judas, el “arcángel”.
Tan pronto como el arcángel Miguel con gran poder se unió al combate,
al ángel de la revelación se le permitía salir para llevar el mensaje a Daniel. El mensaje continúa, con el contenido de la revelación y la impresión
causada en Daniel por el ángel, y luego nos dice que el ángel le dijo a
Daniel sus planes inmediatos. Estaba a punto de volver a la escena del
conflicto en el que había estado luchando con el Príncipe de Persia, hasta
que Miguel había intervenido. Iba a tomar el conflicto en ese país, y otro
de los ángeles de Satanás entrará en el conflicto, ya sea con el ángel, o

312
con Daniel eso no está muy claro. Este ángel fue llamado el príncipe de
Grecia (versículo 20).
La introducción de Miguel en la historia nos lleva a una mayor ilustración del principio de la dominación mediante la imposición del poder
por el rango superior. Miguel se describe por el ángel de la revelación
como el interesado en las profecías especiales relativas al pueblo judío.
Las palabras son: “Pero yo te declararé lo que está escrito en el libro de
la verdad; y ninguno me ayuda contra ellos, sino Miguel vuestro príncipe”
(versículo 21). Llamar a Miguel “el príncipe” sería confuso si no fuera por
el hecho de que más adelante en el mismo libro se encuentra escrito que:
“En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte
de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde
que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu
pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro” (Daniel 12:1). Esto
nos llevaría a creer que Miguel es el ángel de Dios a cargo de los asuntos
de los judíos en la tierra, y que desde que los judíos fueron elegidos por
Dios para fines especiales, la posición de Miguel es muy alta. De hecho,
él es el ángel que se llama el “arcángel”. Dionisio habla del coro de los

313
arcángeles, pero la Biblia no da ninguna garantía para creer que hay más
de un arcángel. En la epístola de Judas, leemos: “No obstante, de la
misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la
autoridad y blasfeman de las potestades superiores. Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de
Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo:
El Señor te reprenda” (Judas 8-9). Miguel se ocupó de la tarea de enterrar
el cuerpo de Moisés. El libro de Deuteronomio nos habla de la muerte de
Moisés y el hecho de que fue sepultado por el mismo Dios (Deuteronomio
34:5-6). Judas nos dice que Miguel era el mensajero de Dios en esta obra
y que Satanás vino a interferirlo a él. Las razones del conflicto son oscuras, pero podemos suponer que se centra en el hecho de que iba a ser
algo especial en la manera de la disposición del cuerpo de Moisés, puesto
que Dios había planeado levantarlo de los muertos en el momento de la
Gran Tribulación como uno de los dos testigos (Apocalipsis 11:3-6). Los
fariseos habían entendido así las profecías y cuestionaron tanto a Juan el
Bautista como a Jesús para averiguar si alguno de ellos afirmaba ser Moisés. En todo caso, Satanás se entrometió en el trabajo de Miguel, y como

314
Miguel era de rango inferior al ex jefe del Estado Mayor del ejército de
Jehová, no había nada que Miguel podría hacer contra Satanás directamente. Ni siquiera a pronunciar contra él un juicio de maldición, a causa
de la gran dignidad de su posición como querubín. Él tenía disponible, sin
embargo, el poder de invocar al Señor directamente. Éste lo hizo, y la
reprensión a Satanás vino de parte del mismo Señor (Judas 9).
La visualización de las fuerzas de Satanás, según lo registrado por
Daniel, nos lleva a creer que el mundo entero está organizado bajo los
principados, que corresponden a los gobiernos terrenales. Si hay un príncipe de Persia y un príncipe de Grecia, es posible que no nos sorprendamos que exista un príncipe de Rusia o un príncipe de la India, un príncipe
de Gran Bretaña y un príncipe de los Estados Unidos. Esto no es una mera
conjetura de que se afirmó rotundamente que el gobierno de esta tierra
está en manos de Satanás. Pablo les dice a los creyentes de Éfeso que es
necesario que deban ser revestidos con la armadura de Dios, “Porque no
tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra
huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).

315
Satanás incluso puede tener a cabos a cargo de los asuntos municipales
de una ciudad. No debemos pensar que el número de seres espirituales
que siguieron a Satanás en su rebelión es uno pequeño. En Gadara el
Señor se enfrentó al pobre hombre que estaba poseído por los poderes
de Satanás. Hizo un llamamiento a la fuerza del mal que se declaró por
su nombre y el espíritu malo respondió: “Mi nombre es Legión, porque
somos muchos” (Marcos 5:9). Si es posible que pongamos atención sobre
el significado del nombre, es muy significativo señalar que en la época de
Augusto una legión romana contaba con 6.100 soldados de infantería y
726 jinetes. Pero a pesar de que Satanás es poderoso, Dios es Todopoderoso. El Señor Jesús señaló que podía orar al Padre, quien de inmediato
le daría más de doce legiones de ángeles (Mateo 26:53). Y si así lo
deseara él no tendría que limitarse a los ángeles que habían estado mucho
tiempo a su servicio. Nuestro Dios es el Creador, y el que podía de piedras
dar hijos a Abraham (Mateo 3:9) pudo con una sola palabra de llamada
hacer una multitud de nuevos ejércitos todavía no creados.
Podemos estar seguros de que las fuerzas del Señor nunca han sido
superadas en número en cualquier momento, a menos que el Creador

316
Omnisciente tenga un propósito definido en permitir a Satanás obtener
una ventaja temporal para enseñarnos mejor sobre él y el universo,
viendo la impotencia absoluta de alguna voluntad que está fuera de la
voluntad divina. Satanás puede hacer lo mejor con las fuerzas que tiene
bajo su control, pero podemos estar seguros de que el resultado final es
siempre la derrota, la frustración, el fracaso y el vencimiento. Él nunca
tendrá su dieta de polvo mezclada con toda dulzura.
Aquellos que piensan que el diablo está ganando la victoria son
como el siervo de Eliseo. En una de las revistas más importantes, había
un artículo sobre la poesía de Limerick, que incluye el siguiente ejemplo:
El plan de Dios hizo un comienzo esperanzador, pero el hombre ha echado
a perder sus posibilidades con el pecado. Confiamos en que la historia
terminará con la gloria de Dios, pero, en la actualidad, el otro lado (el
mal) está ganando. Para algunas personas esto puede provocar una sonrisa irónica con el humor que se supone tiene el hombre que lo escribió,
pero su ignorancia de la verdad espiritual, como la ignorancia del siervo

317
de Eliseo, causa verdadera lástima a aquéllos que la conocen. La ignorancia del plan de Dios conduce a la ignorancia de la Omnisciencia y la Omnipotencia de Dios.
Ben-Hadad y Eliseo
Una de las historias más sorprendentes de la Palabra de Dios es el
intento de Ben-Hadad, rey de Siria, de derrotar el plan de Dios mediante
la destrucción de su profeta Eliseo. La enemistad del rey había sido agitada contra Eliseo, porque Eliseo era capaz de conocer todos los planes
que se decía en la alcoba secreta del rey, por los líderes de su ejército.
Cuando el rey se dio cuenta de que estaba siendo engañado y derrotado
constantemente en el campo de batalla, él enojado les dijo a sus consejeros, que uno de ellos era un traidor. Ellos le dijeron la verdad, que sus
conversaciones secretas fueron comunicadas a Eliseo (probablemente por
medio de los ángeles), y Eliseo, a su vez, lo ha comunicado al rey de
Israel, lo que le permitió escapar de las fuerzas muy superiores de su
enemigo. Cuando Ben-Hadad se enteró de esto, decidió enviar una expedición contra Eliseo, para tomarlo prisionero. Vale la pena notar, de paso,
que un solo hombre de Dios, entregado a Dios, puede llegar a ser tan

318
importante en la guerra invisible que el rey enemigo terrenal, se da cuenta
que vale la pena enviar un ejército contra él, y que, en el reino espiritual,
un gran número de ángeles caídos serán desplegados por el príncipe de
este mundo, con el fin de frustrar el plan de Dios.
El ejército de Ben-Hadad llegó al pequeño valle de Dotán en medio
de la noche, después de haber conocido que el profeta de Dios estaba
viviendo allí en ese momento. Las tropas fueron arrojadas sobre el pueblo, sin dejar hendidura humana para escapar. Al amanecer, cuando el
siervo de Eliseo salió para comenzar sus tareas diarias, vio las conjeturas
de la fuerza enemiga, la cantidad del ejército enemigo por todos lados y
se apresuró a regresar a la presencia de su amo con palabras de advertencia y consultas de consternación y duda. “¡Ah, señor mío! ¿Qué haremos?” (II Reyes 6:15) es la frase que Dios ha grabado para revelar el
estado de su mente.
La respuesta de Eliseo
La respuesta de Eliseo es un versículo de gran importancia para
nosotros en nuestro estudio. “No temas”, dijo Eliseo, “porque más son los
que están con nosotros que los que están con ellos” (versículo 16). “Los”,

319
“nosotros”, “los” y “ellos”, son las cuatro palabras en las que se alinean
todas las fuerzas, terrenales y sobrenaturales, y se deduce el alcance de
los poderes que se oponen entre sí en el campo de batalla. La alineación
humana debe ser contada. El “nosotros” se refiere a Eliseo y su sirviente,
sólo dos personas. El “ellos” está indicado para nosotros en la narrativa
con la afirmación de que Ben-Hadad, al enterarse de que Eliseo estaba en
Dotán, “envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército,
los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad” (II Reyes 6:14). Por lo
general el ojo humano no puede ver las fuerzas espirituales que están
dispuestas en el reino invisible. El ojo de la fe puede buscar en la Palabra
de Dios y conocer la verdad del poder del Señor a quien servimos, y puede
estar seguro de que nada nos puede tocar a menos que haya pasado a
través de la voluntad de Dios. Podemos estar seguros de que, si bien
puede haber sabiduría en el otro lado, la Omnisciencia está de nuestro
lado solamente. Podemos estar seguros de que, si bien nos encontramos
con un enemigo que es poderoso, podemos encontrar que nuestro Dios
es el único Omnipotente. Estamos nosotros con el único ser en el universo
que nunca ha cometido un error, que nunca ha quedado asombrado, que

320
nunca ha quedado atrapado en una situación de desventaja, que nunca
ha sido sorprendido por una fuerza superior o por una estratagema. Éste
es el pensamiento que está en la mente y en el corazón del adorador
cuando canta: “Excelso sobre todas las naciones es Jehová, sobre los cielos su gloria. ¿Quién como Jehová nuestro Dios, que se sienta en las alturas, que se humilla a mirar en el cielo y en la tierra? Él levanta del polvo
al pobre, y al menesteroso alza del muladar, para hacerlos sentar con los
príncipes, con los príncipes de su pueblo. Él hace habitar en familia a la
estéril, que se goza en ser madre de hijos. Aleluya” (Salmo 113:4-9).
Las huestes del cielo se hacen visibles
Eliseo sabía que las fuerzas de Dios eran mayores que las fuerzas
satánicas que vigilaba el rey Ben-Hadad. Satanás no pudo reunir lo suficiente como para hacer que su grupo de potencias angelicales sean más
“ellos” que los que estaban con Eliseo. El profeta oró y le pidió al Señor
que abra los ojos de su siervo. Se echaría a perder la grandeza de la visión
contarla con otras palabras que las que nos han sido dadas por Dios
mismo. La simplicidad de la frase lanzada en contra de la gloria de aquella

321
realidad, nos deja ver algo más que una imagen de la imaginación. Entonces “oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para
que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que
el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo” (II Reyes 6:17).
El escritor de este libro, una vez pasó por Dotán. Se encuentra en
un pequeño valle al este de la carretera que va hacia el sur de Galilea por
Samaria. Nos detuvimos allí y me acerqué a los campos de café hacia el
montículo que posiblemente era el sitio de la antigua ciudad. Las colinas
de la esquina estaban desnudas y secas por el sol del verano, y no hubo
ningún movimiento salvo del aire brillante que se elevaba de la tierra
reseca. Nos sentamos a la sombra debajo de un árbol escuálido que nos
proporcionó un pequeño refugio contra el sol caliente y leímos partes de
la historia de Eliseo, entre ellas la que acabamos de citar. Bien podríamos
imaginar al siervo de Eliseo sorprendido saliendo por la mañana y caminando hacia el pozo para sacar un poco de agua, al ver el destello de la
luz de la mañana en los nuevos escudos de los soldados sirios. Pero nosotros cerramos los ojos para ver el monte lleno de caballos y carros de

322
fuego, y puesto que vivimos en una época en la que Dios ha ordenado
que nuestro horizonte debe ser la fe y no la vista, no vemos más que las
huestes angelicales que hacen la voluntad de Dios en nombre nuestro.
Ciertamente, es verdad, que hay ángeles de la guarda que nos protegen
de los ataques del enemigo. Ciertamente, es verdad, que los ángeles fieles son los siervos de nosotros, que somos los herederos de la salvación.
Ciertamente, es verdad, que los que están con nosotros son más que los
que están con cualquier enemigo o en una combinación de enemigos. Pero
ese día, a medida que nosotros pensábamos en estas cosas, se nos recordó un versículo aún mayor que tiene la misma alineación de los pronombres que cubren la guerra terrenal y celestial.
El Espíritu Santo en nosotros
Nosotros en este tiempo de la cruz tenemos algo mucho más grande
que alguna vez haya tenido el profeta Eliseo. Esto hace que trascienda la
visión del futuro de las cosas invisibles. El Señor les dijo a sus discípulos
que el Espíritu Santo moraba con ellos, pero llegaría el día en que él habitaría en ellos (Juan 14:17). Tener un miembro de la Trinidad que viene
a tomar su morada dentro de nosotros nos pone en un plano espiritual

323
superior al que conocían los hombres del Antiguo Testamento. El Señor
Jesucristo dijo que Juan el Bautista estaba en la cúspide antes de Moisés,
Elías, Eliseo, o cualquiera de los otros hombres poderosos a los que el
Espíritu había venido; de todos los que le habían precedido no había otro
mayor que Juan el Bautista (Mateo 11:11). Y tenemos la palabra de nuestro Señor de que al menos con los más humildes de esta época, la venida
del Espíritu Santo para morar en el interior de ellos, se examinaría ante
los ojos de Dios, más grande que Juan el Bautista, debido a que la presencia del Espíritu Santo está en nuestro interior.
Es a la luz de este gran hecho de que las líneas escritas del Nuevo
Testamento aún sobre las fuerzas invisibles, nos muestran la plenitud de
la oferta que está disponible para nosotros. “Hijitos vosotros sois de Dios”,
y a los creyentes se les dice, “y los habéis vencido; porque mayor es el
que está en vosotros, que el que está en el mundo” (I Juan 4:4). Recordemos esto cuando nos enfrentemos a la dificultad o sintamos que las
fuerzas que están en contra de nosotros son más de lo que podamos
soportar. “Él”, “está en vosotros”, “el”, “el mundo”, son las cuatro expre-

324
siones que dibujan la línea de demarcación, a las que van todas las fuerzas, terrenales y espirituales, y la deducción de la extensión de los poderes que se oponen entre sí en el campo de batalla. Aún más, porque no
sólo hay caballos y carros de fuego alrededor del Eliseo de la antigüedad
y de los muchos Eliseos de esta época, pero hay las huestes angelicales,
incluso para los más humildes servidores de Eliseo. Aún más, es nuestro
privilegio de levantar la bandera de la alegría en nuestras vidas todos los
días, ya que esta bandera se exhibe en cualquier reino, en cualquier castillo y en el palacio del Rey se está usando en este momento, ya que no
sólo tenemos a los ángeles con nosotros, sino también al Rey de los reyes,
Él mismo, está en residencia en nosotros. Entonces ¿qué nos importa si
la organización de Satanás es muy unida y generalizada? Sólo la incredulidad de una mente puede pensar, incluso por un momento, que en la
actualidad el lado de Satanás está ganando. “Acerca, pues, de las viandas
que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo,
y que no hay más que un Dios. Pues aunque haya algunos que se llamen
dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos
señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual

325
proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de
él” (I Corintios 8:4-6).

326
CAPÍTULO 11
LA BATALLA DEL ALMA
Ni siquiera las guerras modernas se libran con gran intensidad en
cada momento. La Segunda Guerra Mundial tuvo meses preliminares que
se han llamado de “la guerra falsa”. El intervalo entre la Segunda Guerra
Mundial y la inevitable Tercera Guerra Mundial se ha llamado “la guerra
fría”. Desde el punto de vista humano, puede parecer que hay fases similares de relajación en la intensidad de la guerra invisible. Pero en este
ámbito como en el ámbito de su carácter, “el hombre mira la apariencia
exterior”. No hay tregua en la guerra invisible. No hay interrupción en la
guerra invisible. Lo que parece ser sólo una batalla puede ser en realidad
un enfrentamiento importante. La importancia de una batalla espiritual
no se puede medir por el número de tropas que participan, sino por los
principios en juego y, sobre todo, por la exhibición de una nueva fase de
la impotencia de una voluntad que no es la voluntad de Dios.
Hay cientos de millones de batallas que se libran cada día en la
guerra invisible. El campo de cada batalla es el corazón del hombre. Con

327
el fin de comprender la verdadera naturaleza de la guerra, debemos disipar una o dos ideas falsas que se han convertido en casi una parte de la
estructura del pensamiento humano, y que se han plantado y fomentado
por Satanás. En nuestra civilización occidental, que incluye a la mayoría
de los que somos creyentes en el Señor Jesucristo, las ideas falsas han
sido difundidas a través de la gran literatura secular, que ha crecido sobre
el tema de este conflicto. Desde el punto de vista de la Biblia, éstas no
sólo son erróneas en su enseñanza doctrinal, sino también son materialmente engañosas, propias de bajos niveles de vida. ¿Cuántos conceptos
erróneos se han introducido en el pensamiento popular a través del infierno de Dante, el Paraíso Perdido de Milton, y el Fausto de Goethe? El
error principal es que Dios y Satanás están luchando por el alma del hombre, y que el hombre tiene la voz decisiva en su destino. Cualquier persona que ha nacido de nuevo sabe, si es honesto con su propia experiencia, que la decisión principal para creer en la Palabra de Dios acerca de
su propia condición de hombre y sobre la satisfacción de Dios con la
muerte del Señor Jesucristo, vino cuando Dios entró en la naturaleza pecadora de Adán haciendo de él una vida en Cristo y teniendo una vida que

328
era capaz de creer. Es un gran error pensar que la fe precede a la vida
(nuevo nacimiento), la clara enseñanza de la Biblia es que la vida (nuevo
nacimiento, vida eterna) precede a la fe. Al hombre no le gusta creer esto,
porque se lleva el crédito lejos del hombre y le da toda la gloria a Dios,
que ha dicho: “Yo Jehová; éste es mi nombre; y a otro no daré mi gloria,
ni mi alabanza a esculturas” (Isaías 42:8).
La idea de que la vida eterna sigue a la fe proviene en parte de una
mala interpretación del pasaje que se encuentra en el evangelio de Juan:
“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me
envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de
muerte a vida” (Juan 5:24). Para la mayoría de los lectores esto significa
que la vida eterna es una consecuencia de la creencia (fe), como si del
pasaje podría parafrasearse lo siguiente: “Si usted oye mi palabra y cree
al que me envió, obtendrá la vida eterna”. Muchas oraciones en el inglés
son capaces de interpretaciones casi opuestas, y ésta es una frase tal. Un
buen ejemplo de una doble interpretación se ha tomado de una de las
revistas nacionales ilustradas. La historia se refería a la hija de un ex
Presidente de los Estados Unidos que, según el artículo afirmaba, que

329
había sido explotada por un profesor de música ambicioso y un administrador de empresas con pocos escrúpulos. La gira de conciertos había
salido mal. La chica tenía una voz agradable, pero no el calibre para un
salón de concierto. El artículo finaliza: “Esto no podía haber sucedido a
una chica tan agradable”. En el lenguaje común de América lo que significa esto es, que la niña era muy agradable, y que era lamentable que ella
sea víctima de esta explotación. Éste fue el sentido en que la revista dio
el significado al artículo. En el buen inglés la frase también podría significar que si la niña hubiese sido mejor, tal cosa no le hubiera pasado a ella.
Permítanos hacer paralelos a la oración en Juan para llevar a cabo su
verdadero significado. Imagine un campo de batalla en la que las tropas
están avanzando bajo un fuego pesado. Éstos se estiran en el suelo y
mantienen su posición propensa hasta que la artillería enemiga se silencia. Por el bien de nuestro ejemplo, vamos a imaginar que todos los soldados están muertos o vivos y sin heridas. Cuando el comando de avance
se da, el que se levanta y camina, tiene la vida. ¿Eso quiere decir que la
vida se da a los soldados que se levanten y caminen, o que los soldados

330
que poseen manifiesta la vida podrán levantarse y caminar? Es obvio que
no puede haber otra respuesta que solamente el último significado.
Éste es el significado exacto del pasaje en el cuarto evangelio. “El
que oye mi palabra y cree al que me envió, lo hace porque tiene vida
eterna plantada dentro de él”. El oír (significa obedecer) y el creer son las
marcas de la existencia de la vida nueva de Dios implantada en el individuo. Cuando se entiende esto, podemos darnos cuenta de que no hay una
lucha entre Dios y Satanás por la posesión del alma del hombre. Dios es
irresistible, y todo lo que Él ha planeado llegará a pasar. Satanás no
puede, bajo ninguna circunstancia, frustrar la gracia soberana de Dios. Lo
que Dios ha prometido Él lo va a realizar. Dios le prometió a Cristo desde
antes de la fundación del mundo, que le daría a Cristo por tanto todo el
cuerpo de los que habían sido elegidos en la eternidad pasada, y el propio
Cristo declaró: “Todo lo que el Padre me da (eligió), vendrá a mí; y al que
a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).
En el Fausto de Goethe, Satanás ha desarrollado la idea de que un
hombre puede vender su alma al diablo. Me gusta contrarrestar esa historia con un escrito de uno de los mayores alemanes como lo fue Martín

331
Lutero. Lutero tenía un criado que lo dejó por la ira que éste tuvo en un
momento en que servía una cena. Años más tarde cuando el criado se
estaba muriendo, Lutero fue a verlo. Estaba llorando y le dijo: “Oh, doctor, yo vendí mi alma al diablo el día en que salí de su casa de mal humor”.
Lutero le respondió: “Supongamos que usted ha firmado un contrato de
compra y venta, mientras usted estaba trabajando para mí, y estaba de
acuerdo en vender a uno de mis hijos como esclavos. ¿Usted piensa que
dicho acuerdo tiene algún valor?” El pobre hombre respondió: “Por supuesto que no. Yo no tendría derecho en vender a uno de sus hijos”.
Lutero a continuación señaló que él se había convertido en un hijo de Dios
años antes y que él no era suyo ya que había sido comprado con el precio
de la sangre de Jesucristo. Él no tenía derecho alguno en la disposición
eterna de su alma. Por nuestras opciones, después de haber sido regenerados, pudiéramos disponer el parámetro del curso de nuestra vida diaria,
pero no el curso de nuestra vida eterna. En nuestras decisiones se podrían
establecer nuestras recompensas en el cielo, pero no nuestra entrada al
cielo.

332
La batalla entre el Señor y Satanás por el alma del hombre no puede
ser por la posesión del alma. La batalla está dentro del alma del redimido
en cuanto a si va a honrar y glorificar a Dios, o si va a vivir para sus
propios fines. Hay dos historias en la Biblia que indican que a veces Dios
mismo elige el campo de batalla, como en el caso de Job, y que a veces
los emprendimientos vienen de Satanás para seleccionar la escena de la
lucha como en el caso de Pedro. Vamos a volver a contar parte de la
historia de Job, teniendo en cuenta el mismo orden en el que se establece
en la Biblia. Puede parecer sin un contorno, pero la vida está separada a
veces, y se producen episodios que parecen no tener ninguna conexión
con lo que precede y con lo que sigue. A medida que contemos esta historia habrá un hilo a través de todo: La revelación de las verdades que
nos dan la comprensión de las fuerzas espirituales que participan en la
guerra invisible y que nos explican mucho de lo que de otro modo sería
incomprensible en nuestra vida diaria. Hace algunos años, cuando yo era
un estudiante universitario en Francia, uno de los profesores de historia,
sabiendo mi posición cristiana, me dijo: “¡Ah, señor, aunque sólo sea un
académico si hubiera tenido la elección para escoger los materiales para

333
su Biblia, qué libro tan diferente sería! ¡Todas esas genealogías sin fin de
sinvergüenzas judíos, y la historia de cuarenta capítulos dada a un agricultor desafortunado que tenía un caso grave de forúnculos! ¡Si tan sólo
tuviéramos ese número de páginas sobre los métodos utilizados por los
faraones para cobrar sus impuestos, eso sería algo de valor!” Es de poca
utilidad discutir con una mente que tiene un punto de vista así, aunque le
di la respuesta correcta, no había aparentemente ninguna impresión hecha en el sabio. Las genealogías del Antiguo Testamento son de suma
importancia en la historia de la humanidad debido a que cubren la ascendencia del Señor Jesucristo en su humanidad y la preocupación de las
personas que Dios ha escogido para ser el último de los administradores
del mundo. Los forúnculos de Job son de importancia porque todos fueron
traídos por Satanás en medio de un conflicto directo con el Señor cuyo
testigo fue todo el universo. Ellos fueron el resultado de un intento de
Satanás por demostrar a las huestes angelicales que Dios era incapaz de
satisfacer el alma humana con las cosas espirituales, cuando la salud, la
familia y las cosas materiales eran llevadas. No vamos a gastar el tiempo
en discutir el llamado “problema del libro de Job”. No creemos que se

334
trate de una parábola o una alegoría. Creemos que es, literalmente, una
historia como lo es la historia de la batalla de Guadalcanal. La batalla por
la isla en medio de la guerra contra Japón no deja de tener su paralelismo
con la batalla de Job. Japón, por su ataque a Pearl Harbor, había declarado
la guerra a Estados Unidos. Los japoneses pensaban que estaban seguros
detrás de las vastas extensiones del océano y de las miles de muchas
islas en punta de alfiler en la que se había puesto una fuerza mínima para
la defensa. Ellos pensaron que los estadounidenses tendrían que avanzar
en un ataque frontal, isla por isla, en sus términos. Sin embargo, nuestro
General de Estado Mayor, examinando la situación, dijo, en efecto, que
ellos no eligieron para luchar en la guerra en los términos de la estrategia
japonesa, pero que iban a hacer sus propios planes en cuanto a dónde y
cuándo los ataques deberían caer.
Los japoneses esperaban, a la defensiva, sin saber dónde caería el
ataque. De repente, los hombres de la isla de Guadalcanal escucharon el
estruendo de la artillería y el zumbido de los aviones. Los depósitos y las
bombas comenzaron a estallar en sus posiciones y la batalla de Guadalcanal estaba en marcha. De todos los millones de personas en los Estados

335
Unidos, sólo unos pocos habían oído hablar del nombre de la isla antes de
que los periódicos anunciaran el ataque. Los mapas tuvieron que publicar
con flechas apuntando hacia el lugar con el fin de que la gente pudiera
tener una idea general de dónde se encontraba. Para algunos, incluso
algunos muchachos tenían encendidas algunas ideas con respecto a la
ocupación, que era sólo un lugar el cual estaba a una distancia muy larga,
y que no tenía un punto de referencia para su ubicación o comparación.
Se dieron hasta la pronunciación del nombre por parte de los locutores de
radio. La isla debe su fama al hecho de que nuestro General de Estado
Mayor tomó la decisión soberana de que la batalla fuera allí. Es precisamente con los mismos motivos que el nombre de Job tiene su lugar en la
historia. Hay miles de islas más grandes y mejor conocidas que Guadalcanal. Había miles de seres humanos con más fama que Job. Él no era un
monarca en un trono. Él no era un faraón o un Nabucodonosor. Él era un
campesino con un inventario de existencias que puede haber sido grande
para su tiempo y sección, pero que se considera una operación de segunda clase por los grandes agricultores de los llanos y de las pampas del

336
mundo de hoy. El hombre tenía siete hijos y tres hijas. Su almacenamiento consistía en siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas
de bueyes y quinientas asnas. Había un número de servidores para cuidar
a los animales y a su hogar. ¿Cómo funciona la historia personal de un
hombre que nunca mandó un ejército, que, a nuestro conocimiento,
nunca escribió una palabra, que nunca dejó una huella en el arte o en la
arquitectura, que nunca hizo una ley o un estatuto, que nunca alcanzó la
grandeza medida según los estándares humanos? ¿Cómo es que su historia ocupa un lugar tan grande en la historia bíblica? La respuesta es que
el Señor Dios Todopoderoso, examinando a todos los miembros de la raza
humana, como el General del Estado Mayor examinó las islas del océano,
dijo: “Job será el próximo campo de batalla en la guerra invisible”. A todas
las fuerzas del enemigo se les permitirá que se lancen en contra de este
hombre. Pero Dios le proporcionaría la fuerza y la capacidad para sostener
el dolor en él y el desastre. Esto será visto por los hombres, los ángeles
y los demonios que la vida espiritual del trono de los cielos es suficiente
para atraer a un alma. En un mundo donde la prosperidad y el lujo son
los objetivos del mayor esfuerzo, donde la salud personal y la felicidad es

337
el objeto de la mayoría de las oraciones, donde la compañía de sus seres
queridos es la más alta comunión, se le permitirá que el enemigo le quite
las ovejas y los bueyes, voy a permitir que sus hijos e hijas mueran, voy
a permitir que su cuerpo sufra cuando sea golpeado por una plaga y atormentado por el dolor, voy a dejar que su esposa le dé la espalda y tome
el lado del enemigo, y voy a enviar a sus amigos que le den un consejo
de desesperación. Él será llevado hasta la cima de la desolación humana.
Sin embargo, él se sentará, intransigente, inflexible, sin vacilaciones, con
los ojos llenos de las cosas eternas y su mente consciente de las realidades que están más allá del alcance de la visión humana. Se entenderá
que no hay voluntad que pueda competir con la voluntad de Dios. Y, como
resultado de esta batalla, no sólo va a ser reivindicado en su firme propósito, sino que también habrá consuelo para miles de miles de almas a
través de los siglos venideros, y Satanás tendrá un gran bocado de polvo
para sus dolores.
“Y así sucedió”. Los hombres leen estas palabras, y pueden tener
más que un efecto literario en sus mentes. Ya significa que, de repente,
en medio de un ambiente tranquilo, ordenado y de vida pacífica, todas las

338
fuerzas de Satanás se desataron. La guerra, la transgresión, la muerte,
la enfermedad, la conflictividad, la lucha y el debate llegaron como una
inundación en la vida de un hombre que estaba sin duda en una posición
vertical y que no había hecho nada específico que merecía tales golpes si
venían como un castigo o un tormento. Los sufrimientos de Job comenzaron no sólo con el permiso de Dios, sino por la dirección de Dios. En los
primeros versículos del Libro de Job, el tribunal del cielo nos revela que
con todas las huestes angélicas presentes, incluidos los caídos, ya que
Satanás estaba entre ellos. El Señor llamó a Satanás para que él diera
cuentas de sus movimientos. “¿De dónde vienes?” fue la pregunta a la
que el príncipe caído respondió: “De rodear la tierra y de andar por ella”
(Job 1:7). Esto parece ser una respuesta lo suficientemente honesta, incluso lo que sugiere Satanás a Dios era decirle lo laborioso y activo que
era, tal vez incluso sugiera que él estaba activo en el nombre de Dios. Ha
habido un desacuerdo entre dos comentaristas de la Biblia, Pember y Jennings, en cuanto a la naturaleza de la obra original de Satanás. Pember
escribió que Lucifer había sido ocupado antes de la caída en el gobierno
del universo de Dios. Jennings, afirmando que esto estaba mal, enseñó

339
que Lucifer había sido ocupado en el establecimiento de la justicia de Dios,
siendo el querubín que cubría el trono de Dios. Jennings afirma que las
palabras de Satanás en el primer capítulo de Job, indican que este ser
maligno seguía fingiendo delante de Dios que él estaba activamente interesado en la gloria del Creador y que su deseo más profundo era proteger esa gloria de la maldad en el corazón de Job. Tal vez la dificultad
entre estos dos escritores es, simplemente, que no vieron el panorama
completo, ni se dieron cuenta de que ambos tenían razón en el hecho de
que Satanás era aún más de lo que ninguno de ellos había visto. Lucifer,
como hemos mostrado en un capítulo anterior, se encontraba en un triple
oficio delante de Dios. Él era profeta, sacerdote y rey.
Dios ya no habló a través de Satanás ya que había perdido para
siempre el oficio de profeta. Sabía, sin embargo, que aún poseía el oficio
de gobierno (rey), el príncipe de este mundo, y que bien podría haber
pretendido en este momento que estaba sumamente ocupado con su
cargo de sacerdote, y que en esa capacidad le revela a Dios que éste
último había sido engañado por Job. Bien se puede imaginar que el padre
de la mentira aún trata de engañar a Dios si pudiera. Si pudiera hacer

340
que se liberara una mentira de la situación difícil que había sido manipulada por la integridad de Job y el fracaso de todos sus ataques contra
aquel hombre justo.
En todo caso, Satanás, va de aquí para allá en la tierra, habiendo
recibido los informes de todos sus secuaces a través de los diversos órdenes de sus jerarquías. Sus subordinados, evidentemente, habían traído
a su atención la existencia de este hombre, Job, que no pudo ser desviado
por cualquiera de sus artes seductoras. He aquí un hombre cuya alma
había sido incapaz de moverse por los atractivos incentivos del poder
mundano, cuyo cuerpo había sido incapaz de ceder a las seducciones y
encantadoras obras de la carne, y cuyo espíritu no habían podido ser halagado hacia el orgullo, que lo haría haber destronado a Dios de la adoración que por derecho le corresponde. Job había sido en verdad un hombre
muy bueno, y él fue capaz de señalar su bondad en sus conversaciones
posteriores con los consoladores que llegaron para que le asesoraran en
su aflicción. Él fue capaz de decir de la opinión pública con respecto a sí
mismo: “Los jóvenes me veían, y se escondían; y los ancianos se levantaban, y estaban de pie. Los príncipes detenían sus palabras; ponían la

341
mano sobre su boca. La voz de los principales se apagaba, y su lengua se
pegaba a su paladar. Los oídos que me oían me llamaban bienaventurado,
y los ojos que me veían me daban testimonio, porque yo libraba al pobre
que clamaba, y al huérfano que carecía de ayudador. La bendición del que
se iba a perder venía sobre mí, y al corazón de la viuda yo daba alegría.
Me vestía de justicia, y ella me cubría; como manto y diadema era mi
rectitud. Yo era ojos al ciego, y pies al cojo. A los menesterosos era padre,
y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia; y quebrantaba los colmillos del inicuo, y de sus dientes hacía soltar la presa” (Job
29:8-17). No es de extrañarse que Satanás fuera perjudicado por un
hombre tan justo que vivía y se movía en medio de su principado. Su odio
contra Job debe haberse incrementado en toda buena obra que Job había
realizado y en todo el pecado que Job había bloqueado. Por lo tanto,
cuando el Señor le preguntó a Satanás si había considerado a Job, a quien
ennobleció con el título “mi siervo”, sabía muy bien Satanás de la naturaleza de la humillación que estaba ahora delante de él. Incluso puede ser
posible que esta frase haya ocultado una gran ironía. Si Satanás había
estado atacando a Job y Job se había mantenido firme, todo el cielo, que

342
se regocija por la conversión de un pecador, debe haberse regocijado en
la rectitud de esta alma inquebrantable que estaba inmóvil en medio de
las fuerzas de oposición que le habían azotado y pudieron haber llegado
hasta él.
Cuando Dios menciona el nombre de Job, Satanás atacó con una
respuesta que contiene una de las más gloriosas verdades de la Biblia: La
cobertura de Dios sobre el creyente. Cuando el padre de la mentira se ve
obligado a admitir una verdad que va a traer una comodidad sublime y la
fuerza para las almas cansadas que, por un poco de tiempo, se han cansado de la lucha en esta vida, podemos estar seguros de que no sólo le
trastornó, pero también que como una admisión de derrota contendrá la
verdad que es pertinente para nuestra victoria y nuestro fortalecimiento.
“¿Acaso teme Job a Dios de balde?” exclamó Satanás. “¿No le has cercado
alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos
has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra”.
Esta respuesta muestra el grado del ataque de Satanás. Se revela
que Satanás había estado atacando personalmente a Job, que lo había
estado atacando a través de su familia, que le había estado atacando a

343
través de sus posesiones y que este ataque había sido desde todos los
ángulos posibles y con todas las estrategias posibles conocidas por Satanás. Pero la respuesta revela mucho más que esto. Al admitir que había
un cerco alrededor de Job, Satanás admite que él había tratado de llegar
a Job y había fallado en varias ocasiones. Él revela que odia a los hombres
de bien y que iba a lograr sus fines a través de este creyente, si pudiera,
pero que no puede por el amor protector de Dios que rodea a todos los
que han depositado su confianza en su gracia salvadora. Sí, ¡Satanás no
podía pasar la cobertura! Admite que no puede. Había una barrera de
nubes entre los hijos de Israel y los ejércitos de Faraón. Lo que era la luz
para el pueblo de Dios era la oscuridad para los del enemigo. Lo que es
una defensa para nosotros es un obstáculo para Satanás. Él nos golpearía
a nosotros si pudiera. Su brazo es lo suficientemente largo, pero Dios
interviene. Traspasaría con nosotros sus dardos de fuego, pero Dios es
nuestro protector y nuestro escudo, nuestra defensa fuerte y nuestra torre fuerte. En los Salmos, Dios nos dice estas verdades en forma de cánticos y símbolos. En la historia de Job, Satanás las confiesa. ¡Qué tan
seguros estamos! Es debido a este principio de que “sabemos que a los

344
que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que
conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).
Satanás siguió respondiendo a Dios con un ataque sutil y malvado
en contra de Job. Satanás trató de poner a Job en el mal para mostrar
que él mismo era el protagonista de la justicia de Dios. Se podría parafrasear de la siguiente manera: “Aquí tienes a una criatura que al parecer
va haciendo el bien, y todo el mundo piensa que es la última palabra en
bondad. Pero yo lo conozco por dentro y en realidad él es un hipócrita
consumado. Él es bueno simplemente porque es saludable y próspero. Si
usted terminara en ponerlo en situaciones de calamidades, todas las supuestas justicias serían insípidas y se perderían hacia fuera, y usted lo
vería tal como es realmente. Él te maldeciría en tu cara y se desinflaría
(perdería la fe y el ánimo) y el verdadero núcleo de su ser (corazón) sería
permitido que sea evidente”.
Al tener la derrota ya experimentada en las manos de Job, Satanás
tenía ahora que saber toda la amargura de una derrota total. Tendría que
haber dado cuenta de la cobertura de Dios, el Dios que había estado cui-

345
dando a Job, continuaría con su cuidado amoroso. Y fue derrotado, evidentemente, porque el odio que siempre motiva a Satanás tanto en contra
de aquellos que se niegan a rendirle obediencia en su intento de organizar
y gobernar esta tierra y en contra de aquellos que se alejan de los premios
visibles y tangibles de esta tierra para contemplar lo invisible (la verdadera fe), aunque no hay placeres menos reales que pertenecen a aquellos
que prefieren lo invisible porque se relacionan con el único Dios Verdadero.
Llevado a cabo por su hostilidad vengativa, el mismo Satanás se
extralimitó. Un boxeador que ha sido golpeado por un puñetazo que provoca su ira y que trata de responder con un impulso destructivo que va a
terminar a su oponente, a veces sólo tiene éxito en el lanzamiento de sí
mismo perdiendo el equilibrio y en la apertura de su defensa para su propia derrota. Así, Satanás, obligado por su orgullo arrogante y su maliciosa
envidia, desafió a Dios a que le quitara sus hijos, la salud y las posesiones
a Job al afirmar que el resultado sería una maldición de la criatura en
contra de su Creador. El Señor le respondió con una brevedad afinada. Se

346
tomaría la decisión de quitar la cobertura, pero con una limitación definida. Satanás tenía permiso para hacer lo que quisiera con la familia y las
posesiones de Job. Pero se le prohibió rigurosamente tocar a Job mismo,
excepto su salud.
¿Qué consuelo hay para el creyente, cuando los ataques se levantan
contra él, su vida, su familia, sus negocios, y sus otras asociaciones, para
saber que Dios ve el fin desde el principio y lo que está permitiendo es
para su propia gloria y para el bien del buen creyente? Satanás puede
hacer lo que quiera con los que no son de la familia de Dios, pero los que
son de Dios no pueden ser tocados sin su permiso. Los que están fuera
de la fe están cautivos por el diablo a su voluntad (II Timoteo 2:26).
Incluso más que eso, ya que tenemos en la historia del endemoniado
gadareno la evidencia de que los demonios no podían ni siquiera tocar a
los cerdos que se alimentaban en la parte superior de la colina hasta que
el Señor había dado el permiso (Lucas 8:32-33). La escena indica el deseo
anhelante de los demonios que estaban a punto de ser expulsados del
endemoniado gadareno de poseer algún tipo cuerpo, incluso si fuera sólo
el cuerpo de un cerdo. ¿Por qué los demonios anhelan tanto estar dentro

347
de un cuerpo? La razón es porque ellos en el mundo preadámico tuvieron
un cuerpo que perdieron por su rebelión contra Dios, en el cataclismo que
ocurrió producto del juicio de Dios por la rebelión de Lucifer (Génesis 1:2).
Pero incluso la creación animal está a salvo de Satanás, y en el caso citado, sólo el permiso específico del Señor les ha permitido entrar en los
cerdos, que luego corrieron de cabeza por el despeñadero hacia el mar,
que ilustra el principio autodestructivo que tiene el mal.
El Poder limitado de Satanás
A la luz de estas verdades, como las palabras del Señor a Satanás
sobre las limitaciones del ataque contra el creyente hacen que adoptemos
una fuerza renovada. No ha salido desde el trono de Dios, un decreto que
prohíba a nuestro enemigo actuar contra nosotros de ninguna manera
que esté fuera del plan del Padre. ¡Qué tan seguros que somos! Ninguna
arma forjada contra nosotros prosperará (Isaías 54:17).
Ahora toda la fuerza del enojo de Satanás contra Job siguió adelante
en forma de forúnculos y erupciones en la piel. Sus posesiones le son
quitadas. Sus servidores son asesinados. Sus mercancías son robadas.
Los vientos soplan en contra suyo. Los rayos truenan contra él. Sus casas

348
se caen. Sus hijos mueren. Éstos fueron los actos de Satanás. Hoy los
hombres llaman a estas cosas los “actos de Dios”, y las compañías de
seguros utilizan estas mismas palabras por escrito en sus políticas diseñadas para protegernos de las pérdidas que participan en tales calamidades que, sin saber la verdad, atribuyen a un Creador Inescrutable. Él,
quien le sugirió a Eva en el Jardín del Edén que Dios era cruel y que quería
alejar de ellos las alegrías y los privilegios que venían de comer del fruto
prohibido, ha vendido a muchos miembros de la raza humana la idea de
que las calamidades y los desastres son todos de Dios. Dios es el Creador
del universo, y todas las fuerzas de la naturaleza en el universo han sido
creadas por Dios y están sujetas a su control total. Pero no puede haber
ninguna duda de que Satanás es capaz de utilizar algunas de estas fuerzas
y que hace uso de ellas para sus fines. Él las usa en contra de los no
regenerados a su antojo, y él también las usa contra los hijos de Dios
cuando el Señor se lleva su cobertura y le permite lanzar su fuerza contra
el creyente. En este sentido, son actos de Dios para el creyente, pero son
siempre actos del diablo para los inconversos, aunque el ser humano también es el responsable del desequilibrio de estas fuerzas en el universo,

349
por sus acciones como son la contaminación industrial, la basura, el smog
generado que son los causantes principales del calentamiento global existente en la actualidad.
Doloroso pero regocijándose
Job se mantuvo firme. El ataque de Satanás fue resistido. El golpe
cayó, pero la fe sabía cómo protegerse de sus peores efectos. El ataque
llegó a las emociones, como por ejemplo cuando Job hizo duelo por sus
hijos, sin embargo el golpe no hirió a su espíritu, por eso se fortaleció en
el Señor, y Job estaba en su duelo, en la tristeza por su pérdida, sin embargo, regocijándose en el Señor (comparemos con II Corintios 6:10).
“Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se
postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y
desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová
bendito” (Job 1:20-21). Hay algo casi majestuoso en la deliberación
(reacción) tranquila de este perjudicado santo de Dios, que procede metódicamente con la preparación física de sus signos externos de luto. No
hubo protestas salvajes de lamentos. Ciertamente no era una maldición
de Dios. Si somos capaces de leer entre líneas, casi podemos escuchar

350
que Job le decía a su criada: “Tráeme un poco de agua y jabón, y tráeme
mi máquina de afeitar, para que pueda afeitarme la cabeza”. Como los
tres sirvientes restantes estaban con mucho asombro, su mano no temblaba cuando le trajeron el instrumento cortante para su cabeza. Los hijos
de Satanás pueden usar la máquina de afeitar para cortar su garganta
(suicidio), cuando han sido privados de sus seres queridos y despojados
de sus propiedades, ya que éstos han sido su vida y ahora ya no tienen
nada por qué vivir. Pero Job continúa con su tarea, sus cabellos caen de
su cabeza, y sus lágrimas caen dentro de su corazón y han sido reunidas
en una redoma por Dios (Salmo 56:8). La Escritura añade que en todas
estas dificultades no pecó Job, y tampoco acusó a Dios de injusticia. Aquí
está la fe triunfante, verdadera e incondicional. Job no tenía idea de los
derechos de propiedad personales, ya sea en sus hijos o en sus posesiones. Reconoció que todo lo que poseía en la vida era un encargo de Dios.
El Señor, que me había dado, dijo él, tenía el derecho de tomar de él si
así lo deseaba. Dios es el único ser en el universo que conoce el fin desde
el principio, y su perspectiva es siempre de la perfección. Job creyó esto

351
y lo que era Dios, por eso fue capaz de adorarlo en medio de la adversidad.
El informe de Satanás
Así como el estruendo de las armas en Guadalcanal, provocaron un
eco en todo el mundo, y una nación se fue hacia su trabajo con un ojo
puesto en los titulares y un oído en las noticias, y una oración en el corazón por los hijos y hermanos que estaban luchando por el momento en la
isla, así el cielo estaba interesado en el conflicto que se libraba dentro y
sobre la vida de Job. Una vez más Dios convocó a la corte del cielo, y las
huestes angelicales estaban presentes. Una vez más Satanás fue señalado y era necesario para que rindiera un informe sobre sus obras y actividades. Esta vez su declaración que él había estado yendo de aquí para
allá en la tierra y de andar de arriba abajo sobre ella parece evasiva y
ahorrativa. Había estado en el patio trasero de Job, y todo el cielo lo sabía.
Había tenido un poco de polvo de la tierra en su boca, pero él fue a comer
más de este polvo, a la vista de todo el cielo. Una vez más la pregunta
directa acerca de Job se dio. Esta vez la respuesta es un gruñido y una
mentira. La primera vez había hablado algo de verdad. Esta vez se atreve

352
a mentir directamente a Dios. Esto es, en sí mismo, una indicación del
carácter de Satanás. La mayoría de las mentiras se las dice cuando hay
una posible oportunidad de que aquel a quién se le dice la mentira pueda
ser engañado. Hay una ventaja momentánea que se puede obtener por
parte del mentiroso por su engaño. Pero aquí es una mentira a Dios, que
es la luz y en el cual no mora tiniebla alguna. “Respondiendo Satanás,
dijo a Jehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida.
Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no
blasfema contra ti en tu misma presencia” (Job 2:4-5).
Los anales de los hombres están llenos de historias de seres humanos que han destruido su vida por la borda a un bajo precio, con ligereza,
sin sentido alguno. No hay ninguna moneda de estupidez y superficialidad
que no haya sido aceptada por el hombre a cambio de su vida. Aunque
puede parecer absurdo e irracional, los hombres han dado la vida por la
sonrisa de una mujer inútil que no le importaba nada acerca de ellos.
Aunque parezca tonto y absurdo, los hombres han dado la vida para demostrar su valentía en un desafío. No hubo prensa sensacionalista en el
momento en que Job fue atacado, para registrar una charla acerca de

353
tales hechos de rareza, sin embargo, debe haber sido conocido desde entonces que encontramos un registro de Lamec, que se jacta: “Y dijo Lamec a sus mujeres: Ada y Zila, oíd mi voz; mujeres de Lamec, escuchad
mi dicho: Que un varón mataré por mi herida, y un joven por mi golpe.
Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces siete lo
será” (Génesis 4:23-24). Tales hombres tomaron o dieron su vida sin
pensarlo. La mentira, entonces, tiene en ella más desvergüenza que el
mismo engaño.
La locura de Satanás es revelada
El plan de Dios es llevar a este enemigo para que sea revelada su
propia locura. Satanás es poderoso, desde nuestro punto de vista, pero
es insignificante desde el punto de vista del cielo, el de Dios. Se le permite
hacer declaraciones ante el tribunal del cielo, que revelan la falsedad de
su pretensión y de cometer acciones delante de los hombres que muestran el mal de su propósito. Por otra parte, él que había fingido una capacidad para gobernar el universo sin Dios, el plan de Dios consiste en
mostrar a todo el universo (ángeles y seres humanos) su debilidad intrínseca (propia de su ser) cuando se enfrenta con un ser aún más bajo que

354
el más humilde ángel, es decir, el ser humano. Es necesario demostrar
que un niño frágil de Adán, valiéndose de la fuerza espiritual proporcionada por un Dios amoroso, es más poderoso que el más alto de todos los
seres creados.
Una vez más el Señor responde con brevedad: “Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida” (Job 2:6). Ahora
Satanás tiene permiso para tocar a Job, pero no hasta el punto de la
muerte. Aquí, de nuevo, vemos una parte del poder que posee Satanás.
Él tiene el poder de traer la enfermedad y el sufrimiento al ser humano,
y en algunos casos, para poner fin a su vida en la tierra. ¿Qué luz arroja
esta verdad en algunos de los cuentos maravillosos que se publican de
vez en cuando por las falsas religiones de esta tierra? Satanás tiene el
poder de poner su mano sobre una persona no salva para hacerle el mal,
pero también tiene el poder de tomar la mano de esa misma persona,
para efectuar una curación o un milagro, para la gloria, tal vez, ya sea
para una Mary Baker Eddy de Nueva Inglaterra o de una María de Lourdes.
No debemos olvidar nunca que todas las religiones en el mundo que no

355
aceptan plenamente a la persona (humanidad de Cristo) y a la obra (Cruz
y Resurrección) del Señor Jesús es una religión satánica.
El Nuevo Testamento establece de manera significativa el hecho de
que los espíritus controlados por Satanás están detrás de los santuarios
de las religiones de esta tierra, y que toda oración que se hace en estos
santuarios es una oración a Satanás y que todo el culto ofrecido existe o
se lo obtuvo por medio él (I Corintios 10:19-20). Una vez más la fuerza
de las erupciones de Satanás contra Job siguieron adelante. “Entonces
salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza” (Job 2:7).
Pero, de nuevo Job se mantuvo firme, parado a pesar del empuje de Satanás. El golpe cayó pero la fe sabía cómo protegerse de sus peores efectos. No hirió el espíritu de Job, ya que estaba descansando tranquilamente
en el Señor. “Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza”. Puede haber un momento en que el dolor físico
viene casi como una liberación de los mayores sufrimientos de la mente
y el corazón. Ciertamente Satanás había jugado mal su estrategia, para
una mente que ha sufrido la pérdida de diez hijos en una calamidad de

356
un día, encontraría un buen refugio en los forúnculos en cierta medida
por la naturaleza de su sufrimiento. En este punto, Satanás atacó con
algo mucho peor de lo que se cree, la esposa de Job se volvió contra él.
Totalmente al no comprender lo que le estaba sucediendo a él, al igual
que el siervo de Eliseo, que vio a los soldados, pero no vio a los ángeles,
esta compañera de su vida y madre de sus hijos, dijo a su marido, “Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y
muérete” (Job 2:9). ¿Cómo podemos dar cuenta de esta deserción? De
acuerdo a todas las enseñanzas de las Escrituras, hay que darle crédito
ya sea al origen independiente de este mal dentro de la esposa de Job
como una hija de Adán (es decir, a la naturaleza caída humana) o a la
instigación de Satanás y su cumplimiento voluntario con la misma. En
cualquier caso, venía de Satanás. Esta mujer está muy lejos de la tarea
que le fue dada por Dios en su papel como esposa. La mujer fue dada
originalmente al hombre como un ajuste y una ayuda para su vida. Si no
se le daba consuelo y fortaleza en el momento de su gran necesidad espiritual, que se vio agravada ahora por una necesidad física, era una traición ya que ésta era una de sus principales razones de su existencia sobre

357
esta tierra. Una mujer debe ser como un fuego cálido para su hogar, por
el cual un hombre, cuando él ha trabajado en el mundo frío, pueda entrar
y calentarse antes de salir de nuevo a su trabajo. Para ella Job había sido
muy pasivo en el momento de su necesidad, como si el fuego se fuera
apagando hasta reducirse a cenizas. Para ella el hablar de manera positiva
a Job era como si el fuego se encendiera y lo quemara. Ella era una herramienta de Satanás. Job tuvo el coraje de hablar con ella desde el fondo
de su miseria: “Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres
fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo
recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios” (Job 2:10). El término que es usado aquí (fatuo) es aquél que se lo utiliza para la locura.
Continuó con un reproche que era, al mismo tiempo una magnífica expresión de la fe. Él preguntó: “¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal
no lo recibiremos?”
Ésta fue una declaración de la fe de Job en el derecho soberano de
Dios para hacer con su criatura como a Él le agrade. Era la expresión de
la fe en el hecho de que el Padre nunca ha cometido un error. El Señor
sabe lo que está haciendo. Puesto que Él es Omnisciente (Todo lo conoce)

358
y Omnipotente (Todo lo puede), y puesto que su nombre es Amor, debe
ser comprendido en cualquier tipo de lógica que todo lo que hace es lo
mejor que podría hacer en cualquier conjunto de circunstancias. Job sabía
esto, y por eso estaba tan dispuesto a aceptar todos los casos de desastre
que tuvo que afrontar por la mano del Señor, como él estuvo dispuesto a
aceptar las ricas bendiciones que él había conocido durante tantos años.
En todo esto no pecó Job con sus labios. La siguiente fase de la batalla
espiritual de Job, que es la más larga en el registro de la batalla, se la
puede tratar brevemente. Job fue visitado por sus tres amigos que trataron de satisfacer su necesidad con la lógica mundana. Su idea era que
debe haber una causa espiritual de todas las adversidades y la condición
en la que Job estaba, y que eran indicios razonables de que debía haber
ofendido a Dios. Esta idea dominó la Edad Media y sigue vigente en gran
parte del pensamiento de la gente de hoy que son espiritualmente ignorantes. No era una excusa para los tres amigos de Job, que vivieron antes
de que la mayor parte de la Biblia fuese escrita. No hay excusa para aquellos que han vivido desde entonces. El Señor Jesús respondió a sus discípulos cuando le preguntaron si el incidente se había registrado. Job oró

359
por aquellos hombres que, en medio de su sufrimiento, le habían causado
tanta miseria por sus acusaciones y conclusiones. Fue una revelación del
carácter misericordioso de su corazón, del amor de Dios que moraba en
él. El Señor canceló el permiso de Satanás para tocar a Job, y lo puso de
nuevo bajo la cobertura de su protección, y le devolvió las señales externas del favor divino. Leemos: “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando
él hubo orado por sus amigos (el poder del perdón); y aumentó al doble
todas las cosas que habían sido de Job” (Job 42:10). Ha habido muchos
miles de cristianos que han pasado por los incendios tan feroces como los
de Job, y que han salido sin acompañamiento. Algunos han terminado
esta vida sin ver su reivindicación y su triunfo delante de sus enemigos
terrenales. Eso debe esperarse hasta el día en que todos los males se
harán manifiestos ante todo el cielo y la tierra. A pesar de que pueden
sufrir sin ver la restauración del doble de sus bienes perdidos, hay un
detalle en las matemáticas del amor de Dios que debe traer una gran
comodidad, valor y esperanza para el pueblo del Señor cuando se enfrentan al horno de la adversidad. Nunca pueden perder a sus hijos que han
sido salvos. Pueden ir al cementerio y ver el ataúd que contenía sus restos

360
que es bajado a la tierra, pero los seres queridos que se han ido todavía
siguen siendo los hijos de sus padres. Los primeros versículos de la epopeya de Job nos narran todo un inventario de sus bienes que Dios le había
dado. Tuvo siete hijos, tres hijas, siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes y quinientas asnas. En el último párrafo de la
narración, después de la declaración de que el Señor le dio a Job el doble
de lo que tenía antes, tenemos un nuevo inventario de sus bienes. Hay
catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas.
El orden del inventario se invierte para enseñarnos, más claramente, la
gran lección de la comodidad. Al principio, el número de hijos se lo colocó
en primer lugar, y al igual que el lector, después de haber comprobado
los elementos uno a uno, descubre que hay, de hecho el doble de los
animales de Job que poseía al principio, pero el número de los hijos e
hijas que se le otorga, una vez más, son siete hijos y tres hijas. Tomemos
un momento para darnos cuenta de lo que Dios está diciendo con esto es
que las ovejas y los camellos, los bueyes y los asnos deben ser el doble
en número, ya que no tienen una existencia eterna, pero al dar a Job siete
hijos más y tres hijas más hacía ahora que tenga catorce hijos y seis hijas.

361
La mitad de ellos vivían en su casa con él y la otra mitad se había mudado
a la casa del Padre Celestial, donde Job se reuniría con ellos en alguna
mañana. Eso es cierto para todos los padres cristianos que han perdido
un hijo. Nuestros seres queridos están a salvo en su mantenimiento. Si
usted tiene cuatro hijos y muere uno, nunca diga que ahora tiene tres
hijos. Diga que usted tiene cuatro hijos, y que uno de ellos ha ido al cielo.
Batallas como las que se libró en el alma y en el cuerpo de Job se están
librando en todas partes del mundo todos los días. En los hogares de los
enfermos incurables, en las vidas de muchos ciegos, de los deformes, sí
en las vidas de los hombres que son robustos hacia el exterior y de las
mujeres que tienen el hierro de los conflictos en su alma, la ira de sus
luchas. A veces, como en el caso de Job, Dios mismo indica qué cristiano
va a ser campo de batalla, quién está preparado para dar batalla al
enemigo. A veces Satanás viene con una mueca de desprecio diciéndole
a Dios que Él no está dispuesto a luchar con un creyente que parece ser
débil y titubeante. Podemos cerrar este capítulo con un ejemplo de tal
conflicto. En realidad no está registrado en la Biblia, pero sabemos que
ocurrió, ya que es posible reconstruir la historia de un incidente posterior

362
que implicaría el que no está escrito. Vamos a contar la historia y después
corroborar con la prueba de la garantía de las palabras de nuestro Señor.
Un día Satanás se acercó a nuestro Señor Jesucristo y se burló de la sociedad heterogénea que le seguían a Él como sus discípulos. ¿Éstos debían
compararse con las criaturas nobles que adornaban los tribunales de
Roma o las salas de los sabios de Atenas? ¿Dijo el Señor que Él sería
capaz de hacer que la guerra invisible se batalle en sus insignificantes
discípulos? ¡Por encima de todo, este hombre Simón Pedro! Si Satanás
tuvo la oportunidad para soplar en contra de él, Simón perdería la cabeza
como un pedazo de paja. La idea en el desafío parece ser que Satanás le
sugirió al Señor que lo único que mantenía a sus débiles seguidores en
línea es la cobertura del Señor. Estos hombres no se mantendrían y no
aprovecharían ellos mismos su fe en el poder que Dios les ha proporcionado, ya que retrocederían antes de la primera explosión del ataque de
Satanás. Este incidente tuvo lugar, a pesar de que no hay ningún registro
principal de él en las Escrituras. Reconstruyendo a partir de este hecho
fue que el Señor Jesús vino a Simón y le dijo: “Dijo también el Señor:
Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a

363
trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto,
confirma a tus hermanos” (Lucas 22:31-32). Satanás hizo esta petición,
el mismo Señor lo confirma. Pero ¿hay alguna indicación de falla en Simón
(que era el nombre humano) en el hecho de que el Señor no lo llama por
su nuevo nombre de Pedro (que era el nombre espiritual), ni se dirige a
él como Simón Pedro? En su lugar se dirige a él con el nombre de su ser
humano, “Simón, Simón” que tal vez se deriva de una palabra griega que
indica las características de la vacilación y la debilidad de Pedro. No había
nada en Simón capaz de resistir los vientos de Satanás, pero a Satanás
se le permitió que soplara su furia contra el débil discípulo. ¿Qué pasó?
La paja fue aventada y se mantuvo el trigo. Cuando todo había terminado,
había menos de Simón y más de Pedro, que significa “roca”. Hacía tiempo
que había sido hecho partícipe de la naturaleza divina, pero él tuvo que
tomar consciencia de la nada de su propia herencia en la que durante
tanto tiempo se había jactado. El secreto de la victoria estaba en la intercesión de Cristo: “Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una
vez vuelto (“convertido”), confirma a tus hermanos” (Lucas 22:32). El
término “convertido” no se refiere al nuevo nacimiento, que había tenido

364
lugar mucho antes en la vida de Simón, que se había convertido en el
apóstol Pedro. Ésta es asegurada por el hecho de que el Señor se negó a
lavar la cabeza de Pedro y sus manos en el Aposento Alto, ya que le dijo
definitivamente que ya estaba limpia a través de la palabra que había
dicho él. Juan 13:10 nos dice: “Jesús le dijo: El que está lavado (el que
ha nacido de nuevo), no necesita sino lavarse los pies, pues está todo
limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos (se refiere a Judas)”;
también Juan 15:3 nos dice: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra
que os he hablado”. La “conversión” es un giro espiritual en el cristiano,
y como puede tener lugar muchas veces en el curso de la vida de un hijo
de Dios, aunque la implantación de la vida nueva es llevada a cabo sólo
una vez. En todo caso, Satanás voló los vientos en contra de Pedro, la
paja fue llevada a cabo, siguió siendo el trigo, el discípulo que se convirtió
en uno de los más incondicionales, el instrumento del poder de Dios y del
poder que los hombres tomaron del conocimiento de aquél que había estado con Jesús; y llegó el día en que él puso su vida como mártir por el
nombre de su Señor. Vamos a estar atentos a que cuando este tipo de
batallas llegan a los que están cerca de nosotros o a nosotros mismos,

365
podamos ser rápidos para comprender lo que está sucediendo en nuestras
propias vidas o en las vidas de nuestros seres queridos, para no ser como
la esposa de Job, y cuando los remolinos de la batalla estén dentro de
nuestro propio ser, vamos a recordar que nuestro Señor jamás permitirá
que seamos probados por encima de lo que somos capaces de soportar,
sino que con la prueba nos dará una vía de escape para que seamos capaces de soportarla. Leamos Primera de Corintios 10:13 donde nos dice:
“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel
es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino
que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis
soportar”.

366
CAPÍTULO 12
LAS ARTIMAÑAS DE SATANÁS
A pesar de que es el más sabio de todas las criaturas que han salido
de la palabra creadora de Dios, Satanás está estrictamente limitado en
cuanto a la sabiduría. No parece que Satanás haya dado origen a nuevas
ideas, planes o métodos desde el momento en que la Escritura dio a conocer su retrato y mostró todos sus lineamientos. Fue Tertuliano quien
escribió sobre el fin del segundo siglo, “Diabolus est Dei Simia” que significa “el diablo es el mono de Dios”. Ciertamente, todo lo que Satanás
puede hacer es imitar, copiar o repetir las cosas que ha visto a Dios hacer
o que encuentra en la Biblia como parte del plan de Dios.
Los trucos y las estratagemas
Para los Corintios, Pablo escribió que no somos ignorantes de las
artimañas o maquinaciones de Satanás (II Corintios 2:11). La palabra es
muy interesante. La definición del diccionario es “algo inventado o ideado
para lograr algún fin o resultado, un acuerdo, un plan, una técnica, un
proyecto, un artificio, un recurso ingenioso o inteligente, a menudo de
uno sagaz, o de carácter malo, una trama, una estratagema, un truco”.

367
En los días de la traducción King James, Shakespeare escribía en la Noche
de los Reyes, “Excelente, me huele a un dispositivo”. La palabra original
en el Nuevo Testamento fue utilizada desde la época de Homero para
referirse a la fuente del pensamiento, a la inteligencia, y por lo tanto a las
intenciones, los proyectos y los planes, por lo general en un sentido malévolo. Es la palabra que se usa para las mentes que están ciegas o corrompidas por Satanás (II Corintios 3:14; 4:4; 11:3), y la mente que será
conservada por la paz de Dios (Filipenses 4:7). Es la idea de que va a ser
llevado en cautiverio a la obediencia de Cristo (II Corintios 10:5). Podemos parafrasear el pasaje anterior de II de Corintios 2:11, entonces, para
leer que no somos ignorantes de los sistemas, los planes, las estratagemas y las trampas de Satanás. Sabemos cómo funciona su mente. Ésta
es una verdad muy importante. Cada miembro del personal de un ejército
en general trata de conocer la psicología de los líderes enemigos para que
puedan anticiparse a sus movimientos en la guerra. Dios nos ha dado
como un retrato de la mente de Satanás para que todos sus dispositivos
nos sean conocidos, y nunca debamos ser atrapados con la guardia baja.
¿Cómo funciona la mente de Satanás?

368
En otra frase, Pablo dijo a los cristianos que ellos debían ponerse
toda la armadura de Dios, para que puedan ser capaces de resistir a las
asechanzas del diablo. La palabra en inglés es prácticamente sinónima de
la palabra “dispositivos” en el otro versículo, pero la palabra original da
sólo un pequeño giro lejos de lo que se ha transcrito como nuestra palabra
que usamos para describir los métodos. Su significado más profundo sería
la búsqueda de un fin utilizando caminos tortuosos, por lo que significa
que son el fraude y el artificio. Al poner las ideas expresadas por las dos
palabras “dispositivos” y “engaños” en el sentido común, nos encontramos con que la Escritura nos dice que el funcionamiento de la mente de
Satanás, es el fraude, el engaño, la astucia y el artificio no tiene que ser
desconocido para nosotros. La razón por la que Pablo pudo decir que no
somos ignorantes de estas cosas es, por supuesto, porque tenemos la
clara revelación de la enseñanza de la Palabra de Dios respecto a ellos.
Sin duda, una de las grandes estratagemas de Satanás ha sido el intento
de mantener a los hombres en la ignorancia acerca de la verdadera naturaleza de su ser y de las dimensiones fraudulentas de sus pretensiones.
Vamos a considerar en este capítulo, los dispositivos y los engaños de

369
Satanás acerca de sí mismo, su existencia, su naturaleza, su apariencia,
su lugar en el pasado, presente y futuro de su morada, su poder y su
conocimiento.
Su incógnito
Fue Baudelaire quien dijo: “La más inteligente artimaña del diablo
es hacer creer a los hombres que él no existe”. Para una multitud de
personas, en general, entre los más altamente educados, la idea de un
demonio es algo que debe ser recibida con una tolerancia divertida. Dennis de Rougemont, en el comienzo de su libro “La Part du Diable”, escribe:
“Reconocer de inmediato que esta estratagema de la difusión de la idea
de su propia no existencia nunca ha tenido más éxito que en la actualidad,
incluso de aquellos que todavía creen en Dios, creen tan poco en el diablo
que sin duda pueden ser acusados de oscurantismo, o simplemente de
una falta de seriedad, si persisto en mi proyecto de escribir un libro entero
sobre este tema. El primer truco del diablo es su incógnito. Dios dice: Yo
soy el que soy. Pero el diablo, que está poseído por el deseo de imitar al
torcer la verdad en él, nos dice, como Ulises al Cíclope, yo no soy nadie.
¿De qué tienes miedo? ¿Vas a temblar ante la inexistencia?” Este autor

370
suizo a continuación, pasa a afirmar que la Biblia proclama la existencia
del diablo en casi todas sus páginas, pero por desgracia él no tiene un
conocimiento suficiente de la Biblia que le permita utilizar sus talentos
muy grandes en la presentación del diablo desde la perspectiva de la Palabra de Dios. Él mismo cae en algunas de las trampas puestas por el
diablo, y, al mismo tiempo establece muchas observaciones sagaces sucesivamente de la naturaleza de la tentación, y mientras él hace la declaración de plano que todo aquél que crea en la verdad de la Biblia sin duda
debe creer en la realidad objetiva de Satanás, él no comprende la verdadera naturaleza y el propósito de Satanás en la guerra invisible.
Si no existe ningún enemigo, no hay necesidad de defensa
Negar la existencia de Satanás nos conduce a la negación de la
existencia de Dios como Él mismo se presenta en la Palabra. Negar la
existencia del verdadero Dios es negar la existencia del perdón y de dejar
al pecador en medio de su pecado. Se puede ver fácilmente, por lo tanto,
¿por qué el enemigo no quiere que los seres humanos piensen que existe?
Si no hay un enemigo, no hay una preparación para la defensa. Si no hay
una preparación para la defensa, el enemigo puede atacar en cualquier

371
lugar y a cualquier hora él lo hará. Por el contrario, por supuesto, la negación de la existencia de Dios lleva consigo también la negación de la
existencia de Satanás. El resultado es el mismo por cualquier vía que se
haga la pregunta. A veces, el mismo resultado se logra mediante la negación del otro mundo. Por supuesto, si no hay otro mundo, no hay un
Dios personal y tampoco Satanás, y estamos de vuelta en el mismo objetivo. Si no hay cielo, no hay infierno. Si no hay un Juez Eterno, no hay
pecado y no hay un autor del pecado. Si no hay una verdad absoluta, no
hay una mentira absoluta ni el Padre de la mentira. De Rougemont escribe: “El Ángel Caído, dice yo soy tu cielo, no hay otra esperanza”. El
príncipe de este mundo dice: “No hay otro mundo”. El Tentador dice: “No
hay ningún juez”. El acusador de los hermanos dice: “No hay perdón”. El
mentiroso lo resume todo, ofreciéndonos un mundo sin obligaciones ni
sanciones, encerrado sobre sí mismo, pero recreado sin cesar con la imagen de nuestras complacencias, “No hay ninguna realidad”. Por último, la
Legión habla la última blasfemia, “No existe nadie”. El mundo moderno (y
cada uno de nosotros en él) en la medida en que se sueña en divinizar al
hombre por su conocimiento, o en la que se niega la trascendencia, o en

372
el que se da al imperio, el poder y la pasión, o en los que se ahoga al
individuo en el anonimato irresponsable de las masas, del mundo moderno (y cada uno de nosotros en él) se rinde a la ley de Satanás. En la
misma carrera se convierte en alguien incapaz de saber a quién está realmente sirviendo.
Así, la acción propia de Satanás sirve para esconderse de los ojos
del que lo domina todo. Satanás desaparece en sus éxitos y su triunfo es
el incógnito. La prueba de que el diablo existe, actúa y radica en el éxito
que tiene el hecho de que el mundo inteligente no crea en él.
Cuernos, pezuñas y cola
Para aquellos que ven que el diablo tiene que existir, se ha establecido otra artimaña para argumentar su no existencia mediante la circulación de ideas falsas en cuanto a su ser y apariencia. Se trata de argumentar su no existencia mediante la presentación de nada más que cuernos,
pezuñas y cola. En la Edad Media, cuando la gran mayoría de los hombres
eran analfabetos, la Iglesia presentaba obras milagrosas que contaban
historias religiosas de una etapa. La virtud fue asediada por el vicio, con
Satanás, que lo provocó, y la nobleza acudió en ayuda de la virtud que

373
siempre triunfaba al final. ¿Cómo era el diablo representado en el escenario para que el más bajo siervo pueda reconocerlo a la primera vez?
Una figura vestida de rojo, con protuberancias calientes sobre la cabeza,
con pezuñas hendidas, y con una cola que fue evolucionando para representar al diablo. Por otra parte, éste fue presentado como el señor de los
infiernos y el que estaba a cargo de atormentar a las almas en el infierno.
¿De dónde surgió la idea de una caricatura física de este ser a quien ya
hemos visto como la más bella, la criatura más maravillosa que alguna
vez haya surgido de la palabra creadora de Dios?
La evolución de esta idea parece haber surgido de la siguiente manera: En la profecía de Isaías sobre Babilonia, se dice que el sitio de la
antigua ciudad debía ser el desierto y que era determinada por los animales salvajes que allí habitaban. En la versión King James se presentan
como “bestias salvajes de las islas” (Isaías 13:21-22). Estas palabras representan una serie de palabras en el hebreo cuyo significado, en algunos
casos, es obscuro. Cuando nos detenemos a pensar que el ser humano
promedio no puede distinguir entre una liebre y un conejo, ya sea por
simple vista o, por definición, o entre un coyote, un lobo y un chacal, la

374
dificultad en la identificación de los animales salvajes, como se describe
con palabras raras en una lengua muerta puede ser más evidente. La
traducción más importante al francés del Antiguo Testamento hace que
las cinco palabras antes citadas sean traducidas como “animales del desierto”, “búhos”, “avestruces”, “cabras” y “chacales”.
Sátiro
Nos preocupa que sólo una de estas palabras, sea la que se traduce
como “cabra” en el francés y como “sátiro” en el inglés. En el hebreo la
palabra es “sair”, y podemos entender muy bien cómo los hombres que
estaban traduciendo la Biblia, y que llegaron a las listas en las cuales
participan los animales salvajes, era totalmente desconocida en la Inglaterra del Renacimiento, tuvieron la idea de que la palabra “sátiro” sonaba
algo así como “sair”, y lo insertaron para la traducción. Pero hay una gran
diferencia. La palabra “sátiro” que se la utiliza tanto en el latín y en el
griego era para referirse a los dioses o para los demonios de los bosques,
que tenían una forma en parte humana y en parte bestial, se supone que
eran los compañeros de Baco. En el arte griego de la época pre-romana,

375
el sátiro fue representado con las orejas y la cola de un caballo. Los escultores romanos lo asimilaron en algún grado al fauno de la mitología
nativa, dando a las orejas, la cola y las patas de una cabra con sus cuernos.
La palabra hebrea “sair” debería haber sido simplemente traducida
por un término como “cabra salvaje”, que en la versión revisada del inglés
se la utiliza. En cambio, la palabra “sátiro” fue utilizada (tal vez también
porque Lutero tradujo la palabra Feldgeister, sobre el terreno de los espíritus, siguiendo tal vez a la palabra aplicada para los demonios en la Septuaginta), y la carrera de Satanás como un monstruo, ya se puso en marcha en el mundo pagano, y que parecía tener el sello de las mismas Escrituras. La figura cómica de las obras milagrosas, degeneró en la figura
porcina representada por Durero, y, aunque Miguel Ángel la calificó como
la personificación masiva de las fuerzas del mal, se ha convertido, en los
tiempos modernos, en el personaje elegante, suave, y el caballero delgado del diablo de Fausto de Goethe, o en las estatuillas alegres (porque
no es un diablo la señora en Francia) que se interponen en el vestíbulo de
uno de los salones más importantes de la moda parisina. Así que hay

376
quien, fascinado por la imagen tradicional del diablo, que es tan evidente
como infantil, no tienen idea de que tal vez el verdadero diablo está trabajando en otra muy distinta forma, tal vez incluso por su propia cuenta.
¿Cómo es lógico la tergiversación imperdonable de estos escépticos, que
argumentan: “El diablo es un tipo poco inteligente de rojo, con cuernos y
cola, yo nunca podría creer en un tipo poco inteligente de rojo, con cuernos y cola, por lo tanto no creo en el diablo?” Eso es todo lo que él quiere.
Hay todavía otro recurso en el que Satanás se ha escondido para mejor
engañar a algunos. Él tiene sus seguidores, que niegan su existencia por
el pensamiento de él, no como un diablo personal, sino como una figura
mitológica del mal. Podemos ver cómo el demonio es sutil como realmente
lo es, cuando es capaz de inventar una idea y de formar un escondite con
el mismo pecado. De Rougemont señala que este truco de Satanás es
muy eficaz porque los hombres estarían aterrados ante la verdadera visión de la realidad de Satanás, mientras que el pecado despierta la sensación de que es menos miedoso que el mismo deseo. Él escribe: “Si
fuéramos capaces de ver al mismo diablo en medio de todo el pecado,
nosotros seríamos mucho más prudentes, porque el pecado atrae, pero

377
el diablo asusta. El arte del diablo, por lo tanto, es hacerse invisible en
nuestras tentaciones. Él es un maestro en mostrar las patas blancas,
como el lobo feroz en la Caperucita Roja. En verdad, el diablo no es peligroso cuando es tan visible que nos asusta, pero sólo cuando está realmente es que no somos capaces de verlo. Un ministro retirado, fue sorprendido por algunas de las cosas que vio en algunos programas de televisión de su pueblo. Él adjuntó una carta a la orilla de la pantalla de su
televisión y cuya lectura de texto decía: “¡Tenga cuidado! ¡El diablo está
en esta caja!” Cuál podría haber sido el resultado si la oración denominada
del Señor (Padre Nuestro) habría sido traducida correctamente como “no
nos metas en tentación, mas líbranos del mal”. La palabra griega que se
traduce como “mal” en el Libro de la Oración Común y las versiones comunes es la palabra usada para “el maligno o el malo”, que aparece en
muchos pasajes del Nuevo Testamento como por ejemplo Mateo 13:19,
38; Juan 17:15; I Juan 2:13-14; 3:12; 5:18-19.
De Rougemont tiene una frase más adecuada en relación con que
el mismo diablo está escondido en el pecado. “Tan pronto como usted
piensa que lo está viendo es pecado y ha actuado de alguna manera que

378
es extrema, tan pronto cuando se intenta desenmascararlo dentro de los
pecados, se desliza fuera de su alcance al tener a los hombres de ciencia
(psicólogos y psiquiatras) enseñando que el pecado no existe: Lo que
realmente pasa es que existe algunos problemas con las glándulas endocrinas o una fantasía de la mente subconsciente, o alguna enfermedad
mental, o una inadecuada adaptación social, es por ello que no nos hacemos responsables de cualquier cosa que esté mal; no tenemos más que
una enfermedad”. En vista de la moneda adquirida por los falsos conceptos psicológicos, es importante darse cuenta de que estas ideas son satánicas en cada parte y que Satanás se esconde dentro de estas frases
tan modernas como se escondió en los sátiros y en la figura roja de comedia. Además de estos dispositivos y artimañas de Satanás en relación
con su existencia o su no existencia, y sus intentos de esconderse en
varias formas o ficciones, el padre de la mentira se preocupa especialmente por la difusión de ideas falsas acerca de su origen, su historia pasada, su residencia actual y su futuro destino. Hemos tocado en ciertas
fases del presente estudio y en los puntos anteriores, pero con el riesgo
de repetir, consideraremos necesario exponer en un solo lugar toda la

379
verdad de la Biblia en relación a la morada de Satanás. Hemos señalado
que el pecado no comenzó en el cielo, sino que comenzó en la tierra. El
gran movimiento de Satanás fue hacia el cielo, y Dios ha permitido la
ocupación de una porción de su dominio del cielo a Satanás desde que
tuvo lugar el primer grito prepotente, “Subiré al cielo” (Isaías 14:13).
Vamos a luchar contra las huestes espirituales de maldad en las regiones
celestes (Efesios 6:12). Muchos de ellos han sido engañados por el uso
del pasado en la declaración profética de nuestro Señor, “Y les dijo: Yo
veía a Satanás caer del cielo como un rayo” (Lucas 10:18). De Rougemont, comienza uno de los capítulos de su obra sobre el diablo con la cita
de este texto y la primera frase: “La Biblia nos enseña que Lucifer es un
ángel caído del cielo”. La Biblia no nos enseña nada por el estilo. Una de
las mentiras comunes que el diablo ha hecho pensar a los hombres como
una moneda buena es la idea de que Satanás está ahora en el infierno,
que él es el gobernante del infierno, y que él tiene el poder de castigar a
los hombres en el infierno. La verdad es que el diablo nunca ha sido castigado en el infierno, que no sabe cómo es el infierno, excepto por la
Palabra de Dios, para que, en última instancia, cuando llegue al lugar de

380
su castigo, él estará allí, como el preso fuera de la ley y no como el jefe,
el gobernante, el gobernador, el carcelero o el verdugo. Hay una gran
confusión que surge de esta ilusión generalizada de que Satanás está en
la actualidad en el infierno y que él es el gobernante de ese lugar. C.S.
Lewis ha escrito el libro más famoso de la última generación sobre el tema
del diablo. Las Cartas del diablo a su sobrino, a pesar de contener una
porción de rareza, sin embargo está muy cargado de excelencia con relación a la enseñanza relativa de los métodos que el diablo utiliza para seducir a los hombres y a las mujeres para sus fines. Incluso podría sugerir
una lectura cuidadosa del libro como un epílogo de este capítulo. C.S.
Lewis enmarca su trabajo conjunto como un escrito del diablo a su sobrino
en el infierno, que el demonio la llama “la casa del Padre”, y habla de
Satanás como “Nuestro Padre de las Profundidades”. Esto puede ser inteligente, pero no es cierto. Satanás todavía no está “por debajo”. En la
carta decimonovena del diablo a su sobrino Ajenjo, leemos: “Cuando la
creación del hombre fue planteada por primera vez y cuando, incluso en
esa etapa el enemigo (es decir, Dios) libremente confesó que él preveía
un cierto episodio sobre una cruz, el Padre nuestro (es decir, el diablo)

381
con mucha naturalidad solicitó una entrevista y le pidió una explicación.
El enemigo no dio ninguna respuesta, excepto para producir la historia de
los gallos y toros sobre el amor desinteresado, que ha estado circulando
desde entonces. Este Padre nuestro, naturalmente, no podía aceptar. Él
imploró al enemigo para poner sus cartas sobre la mesa y le dio todas las
oportunidades. Él admitió que sentía una ansiedad real por conocer el
secreto, el enemigo respondió: Yo deseo con todo mi corazón lo que usted
hizo. Era, supongo, en esta etapa de la entrevista que la repugnancia de
nuestro Padre en este tipo de falta injustificada de confianza le hizo alejarse a una distancia infinita desde la Presencia con una rapidez que ha
dado lugar a la historia del enemigo ridículo que él a la fuerza era expulsado del cielo”. Espiritualmente, por supuesto, Satanás está exiliado, pero
físicamente todavía tiene acceso al cielo y todavía no conoce el infierno.
De Rougemont le da a Satanás el título del infierno en estas frases más
claras. Y, ciertamente, podría haberlo hecho todo, ya que él es llamado el
Príncipe de este mundo en los evangelios, pero nunca tendrá nada que no
sea de este mundo. Él nunca va a reconquistar el cielo, que es realmente
el alma de este asunto. Él no tendrá nada más de nuestro universo que

382
la carcasa de lo material. Y Satanás probablemente usará los escombros
de esta casa transformada y degradada por el combustible que usará para
calentar su infierno”. Nada podría estar más lejos de la verdad que hablar
del infierno de Satanás. Satanás no tiene el infierno. Sólo hay un infierno
y que pertenece a Dios tal infierno. Él lo preparó, y lo ha preparado para
el diablo y sus ángeles (Mateo 25:41). Si los seres humanos en última
instancia, van allí, es porque Dios lo amplía, de modo que su boca se
puede abrir sin medida (Isaías 5:14). El Señor Jesús enseñó muy claramente que es nuestro Dios, que tiene el poder del castigo eterno, y quien
lo ejerce, como lo dijo: “No temáis a los que matan el cuerpo”, dijo a los
discípulos, “y que no son capaces de matar el alma; temed más bien a él
[a Dios] que es capaz de destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo
10:28). En el tímpano, el espacio triangular sobre la puerta de entrada de
las puertas de muchas catedrales góticas, hay una escultura, a veces en
bajo relieve, a veces en alto relieve, que con frecuencia representan un
gran error. Bajo el punto del arco, está la cabeza barbada que representa
el Padre. Debajo de esto hay una paloma con las alas extendidas, lo que
representa el Espíritu Santo. En el centro del triángulo está la figura del

383
Cristo glorificado, rodeado por la Virgen y los ángeles y los apóstoles. Por
debajo de los pies del Señor, el espacio rectangular restante está lleno de
una representación de la sentencia que se supone que ha pasado. En el
centro, hay un conjunto de equilibrios (pesas o balanzas) en los que las
almas son pesadas, mientras que el ángel registrador verifica el procedimiento a partir de un desplazamiento. A un lado, los ángeles colocan a
las almas de los bienaventurados que se levantan con la boca abierta con
la canción hacia los ángeles. Por otro lado, existen los duendes y demonios que producen en las almas los gritos y las muecas de los condenados
a las llamas del tormento que fueron pintadas de color rojo a veces, para
hacer la escena más aterradora. Podemos estar seguros por la Palabra de
Dios que Satanás era el autor de esta idea artística, y que es sólo una
parte de sus mentiras para ocultar su pasado, su presente y que le glorifiquen al oscurecer su futuro. El diablo sin duda sabe todo lo que la Biblia
tiene que decir sobre él, y él lo entiende muy bien. Los ángeles no caídos
de Dios y los caídos ansiosamente sumergen su mirada (el verbo griego
es muy fuerte) en las profundidades de las Escrituras para comprender

384
su significado (véase I Pedro 1:12). También los demonios creen y tiemblan (Santiago 2:19). Podemos estar seguros de que el jefe de los rebeldes conoce cada línea y cada palabra de las Escrituras. Él citó la Escritura
a Cristo (Mateo 4:6), y salió derrotado por la misma Escritura, no sólo
cuando fue ejercida por el Señor, sino también cuando es utilizada por los
creyentes, pues se nos dice que “ellos le han vencido por la sangre del
Cordero, y por la palabra del testimonio de ellos” (Apocalipsis 12:11), que
es un testimonio en alineación con la Palabra de Dios. El diablo sabe,
entonces, que su ruina es segura. Él sabe que su poder ha estado siempre
limitado por la falta de su propio ser, y que su malignidad no ha sido
nunca permitida que se extienda más allá de los límites de la voluntad
permisiva de Dios. Él sabe, como veremos en detalle, que en el Calvario
se vio expuesto a la mirada de todas las huestes angelicales, y que desde
el momento en que se dictó la sentencia, se trataba simplemente de una
cuestión de tiempo hasta que la sentencia deba ser ejecutada en su contra. Él sabe que la sentencia se ejecutará aún cuando la palabra se extienda sucesivamente en el expediente, para que algún día vaya al lago

385
de fuego que fue preparado para él y sus ángeles (Mateo 25:41). Podemos así comprender, por lo tanto, ¿Por qué el diablo trata de hacer que
la gente piense que él tiene el poder que nunca había poseído, y que este
poder es de alguna manera independiente del poder de Dios y que no está
sujeto al mismo Dios? Si, se puede afirmar que no tenía ningún interés
en lo absoluto en el gobierno del infierno, él se ve, en cierto sentido, como
un vencedor eterno. Pero él se limita a mentir acerca de su prestigio y
posición, como muestra de las hilachas irregulares en el forro de su orgullo. Si Satanás lo que establece con mentiras acerca de su origen, su residencia, y su futuro, no tenemos por qué asombrarnos de que mienta
acerca de sus atributos. Mientras que él tiene un gran poder, el diablo,
sin embargo, no debemos pensar por un momento que tiene todo el poder, o incluso tener algún poder fuera de la voluntad permisiva de Dios.
Satanás es una criatura. Si entendemos el significado de esa palabra, todo
el asunto que se dice se entenderá. Satanás tuvo la osadía de venir al
Señor Jesús mismo y decirle: “Mío es el reino, y el poder y la gloria” (Lucas
4:5-6). Pero el Señor Jesús enseñó a sus discípulos con rapidez que debían atribuir el reino, el poder y la gloria al único Dios Verdadero (Mateo

386
6:13). Cristo dijo en el momento que Él estaba a punto de regresar al
cielo, “Todo poder me ha sido dado en el cielo y en la tierra” (Mateo
28:20). El Espíritu Santo enseñó a Juan a decirle a la Iglesia, “Mayor es
el que está en vosotros que el que está en el mundo” (I Juan 4:4).
Satanás no es Omnipresente
Un error que es más común es la idea de que Satanás es omnipresente. Hay quienes piensan que Satanás puede estar presente en el
mismo momento en América y en África, en China y en Inglaterra, lanzando sus dardos de fuego personalmente a quien Él quiere. Esto simplemente no es verdad. Es dudoso que muchos de los que leen estas palabras
hayan conocido la atención personal de Satanás. Si un viejo soldado en
una convención de veteranos de guerra empezara a dar vueltas contando
una historia personal en la cual él luchó cuerpo a cuerpo como su enemigo
contra Hitler o Mussolini, sus compañeros se reirían de él. Los grandes
líderes de la potencia enemiga no estaban en las trincheras luchando con
soldados rasos de la fila de atrás. Eliseo era un enemigo de suficiente
importancia como para participar con una fuerza poderosa de los ejércitos
de Satanás, pero Satanás mismo no se menciona como presente. Daniel

387
sólo atrajo a un capitán o dos de los principados y potestades para impedir
la transmisión de la revelación divina. Pablo, en una ocasión por lo menos,
no tenía más que un mensajero de Satanás para abofetearlo (II Corintios
12:7). El mayor de los ángeles que permanecieron fieles a Dios, se reunió
cara a cara con Satanás. Miguel, el arcángel, al llevar a cabo una orden
de Dios respecto al cuerpo de Moisés, fue interrumpido por Satanás, personalmente, y Miguel podía tratar con él solamente por comisión de que
el Señor le reprenda (Judas 9). Entre aquellos seres humanos que se han
enfrentado con Satanás personalmente, conforme a lo que nos enseña la
Escritura, los siguientes pueden ser nombrados: Eva (Génesis 3:1), Pedro
(Mateo 16:23, Lucas 22:31), Ananías (Hechos 5:3), Job (Job capítulos 1
y 2) y quizás, Pablo en una ocasión que no haya sido mencionada anteriormente (I Tesalonicenses 2:18). Decimos tal vez porque hay una sombra de diferencia entre una tentación (o ataque) que es llevada personalmente por el mismísimo Satanás y una que es llevada por uno de sus
secuaces. Puede que no haya mucho consuelo en esta explicación para
aquél que se ve sacudido por un mensajero de Satanás, pero creemos

388
que la distinción debe ser hecha con el fin de señalar ciertos hechos relativos a las limitaciones de Satanás. La hija (descendiente) de Abraham,
que estaba siendo atada por Satanás durante dieciocho años según Lucas
13:16, se llevó a cabo, sin duda, por un miembro de las legiones de Satanás. Creemos que una idea similar se expresa en pasajes tales como
los que hablan de la tentación de Satanás (I Corintios 7:5) para obtener
una ventaja sobre el creyente (II Corintios 2:11).
Judas Iscariote
Al mencionar el hecho de que cinco personajes de la Biblia se presentan como objetos de haber sido atacados personalmente por Satanás,
nosotros deliberadamente no hicimos la mención de Judas. La razón de
esto es la declaración de Cristo que Él había elegido a los doce discípulos,
uno de ellos, era Judas, como muestra el texto original, era “el diablo”
(Juan 6:70-71). Los discípulos no tenían la más remota idea de que Judas
era diferente al resto de ellos, y esto se demuestra por el hecho de que
le nombraron el tesorero del grupo y también por el acontecimiento de
que cuando el Señor anunció más tarde en la mesa de la Pascua que sería
traicionado por uno de ellos, no había ningún pensamiento en lo absoluto

389
entre ellos que Judas era el traicionero, pero cada uno empezó a decir:
“Señor, ¿soy yo?” Esto parece ser un caso de posesión satánica total y
absoluta de Judas por parte de Satanás, tal vez, a intervalos en un primer
momento, y finalmente, cuando el Señor le dio a Judas el bocado en la
mesa, Satanás entró en él de nuevo para llevarlo a través de su desesperado final (véase Juan 13:23-27). Judas nunca fue, en ningún momento
un creyente, en ningún momento fue un hijo de Dios. Se convirtió en un
hijo del diablo y el diablo lo llevó hasta la tumba. De Rougemont cuenta
con un excelente comentario sobre el suicidio que vale la pena resumir
aquí. Hablando de la tentación de Eva, señala que no era el mal dentro
de ella el que la tentó, pero la imaginación de un bien que sería mejor del
que Dios le había ofrecido fue el que la tentó. Era una tentación a la fantasía (algo que nunca iba a suceder), y todos los movimientos hacia cualquier utopía es siempre una tentación satánica. En primer lugar, era la
imaginación, entonces, el deseo de un bien que estaba más allá de la
realidad y que el plan divino no le ofrecía. Es más, varias generaciones de
pecadores de la historia más allá de Eva, y después de rendirse de manera
contínua al pecado en su interior, el mal llega a dominar a la persona,

390
para convertirse en su segunda naturaleza. A continuación, cito a Baudelaire: “El hombre y la mujer saben desde su nacimiento que se encuentran
en la voluptuosidad del mal. La voluptuosidad única y suprema radica en
la certeza de hacer el mal”. A continuación, De Rougemont concluye analizando el suicidio: “Pero en este punto los complicados mecanismos que
son desatados llevan a través de la perversión, a un autocastigo, y una
conciencia desgarrada con el deseo de destruirse a sí mismo. Destruirse
a sí mismo para llegar a ser inocente. Para escapar de su propio camino
a partir de las consecuencias del mal que uno ha hecho, castigarse a sí
mismo sin recuperación. Éste es el misterio del suicidio y la lógica de
Judas, la última tentación, la suprema utopía”.
Dios permanece como el propietario
Mientras Satanás, sin duda, recibe informes de todos sus terratenientes, ya que él no puede estar en todas partes al mismo tiempo. A
pesar de que puede atacar a un cristiano, siempre hay un término para
su ataque. A pesar de que los ángeles vinieron y sirvieron a Cristo cuando
el diablo le dejó después de la tentación (Mateo 4:11), por lo que podemos estar seguros de que nuestros barros de Dios frente a los ataques

391
del enemigo, con todas sus formas tendrán un límite predeterminado y
los que hacen sus ministros contra nosotros también. Dios nunca permitirá que seamos probados más allá de nuestra capacidad para cumplir con
la prueba (I Corintios 10:13).
Los hijos de ira
La vieja naturaleza adámica es suficiente en sí misma para mantener a muchas millones de almas perdidas en la cuenta. Tenga en cuenta
que nosotros no los llamamos los sujetos de Satanás, o incluso los hijos
de Satanás. No creemos que todo el mundo nacido de Adán sea lo que es
un hijo de Satanás. La Biblia indica que todos son hijos de ira (Efesios
2:3), pero que unos se convierten en hijos de Satanás como otros se
convierten en hijos de Dios. Vamos a llevar esto más claramente en el
capítulo sobre las motivaciones de Satanás y la religión. Las fuerzas de
Satanás están ocupadas sólo en su gran esfuerzo para construir su reino
y para oponerse a aquellos que son hijos de Dios mediante la fe en Cristo
Jesús. El resto del mundo se apoya indolentemente entre sus brazos, que
es la palabra griega usada en I Juan 5:19 que describe al mundo en los
brazos de Satanás. Éste es un término que se usa en las imágenes de una

392
ramera en los brazos de la persona que la ha contratado: Un cuerpo entregado, tal vez, pero con una poderosa voluntad propia. No debemos
olvidar nunca que el ser humano tiene una naturaleza que, en esencia,
no desea nada, sino su propia voluntad. Para que una naturaleza Adámica
desee la voluntad de Satanás debe haber primero una perversión de la
voluntad consciente y una inclinándose a Satanás, que incluso podría ser
descrita como una regeneración satánica. El verbo “keitai” que se utiliza
para describir al mundo que yace o que está entregado en los brazos del
maligno es el mismo que en Homero se repite a menudo en el refrán sobre
los temas que se encuentran en el regazo de los dioses (Ilíada 17:514;
20:435, etc.; Odisea 1:267; etc.).
Sin una morada terrestre en común
A pesar de que Satanás puede viajar con la velocidad del pensamiento y aunque sea el señor feudal (el jefe) para una inmensa multitud
de subordinados que se reportan a él (principados, potestades, gobernadores de las tinieblas, huestes espirituales de maldad, los ángeles caídos
y los demonios), nunca puede estar en el trono de Dios, ni puede jamás

393
entrar en el interior del cuerpo o del ser de alguien que tiene un nacimiento de nuevo y cuyo cuerpo se ha convertido en el templo del Espíritu
Santo (I Corintios 6:19). Planteamos esta declaración categórica, a pesar
de los trabajos de un grupo inglés que se conoce como los vencedores,
cuya biblia es con frecuencia el libro de la señora Penn-Lewis, que se titula
“guerra contra los santos”. Sabemos que no hay idea más insalubre que
la que convertiría a los cristianos a la introspección (meditación) en busca
de ataques de Satanás en el interior, o en una circunspección (discreción)
que tendría que ver con las contaminaciones de los cristianos con el apretón de manos, o tocar de alguna manera a una persona que pueda estar
poseída por Satanás. No hay comunión entre la justicia y la injusticia. No
hay comunión entre la luz y la oscuridad. No hay armonía entre Cristo y
Satanás. No hay terreno en una vivienda en común para la fe y la incredulidad. No hay acuerdo entre el templo de Dios y los ídolos (II Corintios
6:14-16). Ante estas afirmaciones definitivas de la Palabra de Dios debemos mantenernos firmes. Es posible que haya ataques a los cristianos por
parte del enemigo, pero el cristiano no puede ser poseído. La Biblia muestra los ataques contra la salud física de Job. Se enseña que los líderes

394
cristianos tienen el derecho de entregar a los cristianos extraviados en las
manos de Satanás para este tipo de ataques (I Timoteo 1:20), hasta el
punto de la muerte física como un juicio para que el alma sea liberada y
pueda acudir de inmediato al cielo, sin embargo, con todas las obras quemadas y salvadas por el fuego, es decir pierde las recompensas (I Corintios 3:15). Hay tentaciones del exterior hacia el alma que vienen de Satanás a través de la carne (I Corintios 7:5). Hay tentaciones del exterior
hacia el alma que vienen del mundo (I Juan 2:15-17). Hay tentaciones
sobre el alma que vienen directa y personalmente de Satanás, pero a
pesar de que hay posibilidades de una acción del enemigo, no hay posibilidad de que el Diablo pueda poseer el alma o el cuerpo de aquél que ha
nacido de nuevo.
La ignorancia de Satanás
Sin embargo, otra artimaña de Satanás es hacer creer a los hombres que su sabiduría va más allá de sus límites reales. Sin lugar a dudas
Lucifer era y es la criatura más sabia que haya salido de la Palabra de
Dios. Aunque Satanás ha conservado la sabiduría de Lucifer en un sentido
perverso, sin duda él no es omnisciente. Hay dos cosas que, al menos

395
Satanás no lo sabe. Él puede ser psicológicamente astuto y un adivinador
bueno, pero él no sabe lo que pasa dentro de la mente y el corazón del
hombre, y él no sabe el futuro. En uno de los Salmos, David canta: “Oh
Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme
y mi levantarme; has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos.
Pues aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh Jehová, tú la
sabes toda” (Salmo 139:1-4). Ese lenguaje, usado por Dios, nunca podría
ser usado por Satanás. Él tiene la experiencia de muchas largas edades y
épocas como el seductor del mal. Él sabe los gestos y las miradas de la
raza humana sin excepción. Su habilidad para conocer las motivaciones y
los pensamientos de los hombres es mucho más de lo que un simple hombre posee. Todos nosotros, en mayor o menor medida, podemos leer las
mentes de aquellos que están alrededor de nosotros, pero no podemos
entrar en sus mentes para saber que hemos leído correctamente. Satanás, en un grado mucho mayor, puede leer las mentes de los hombres
desde afuera. La Biblia no va a tolerar la opinión ni por un momento que
el diablo tiene el poder, que sólo posee el mismo Dios, y que Él usa a

396
través de la Palabra, que es la que “discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12). Tal vez en ningún campo Satanás
haya ganado el interés de más seres humanos que en el que él ha creado,
por la circulación de la idea, de que él puede conocer el futuro o que puede
revelar el porvenir del hombre (ocultismo). La primera mentira a Eva incluía la promesa de conocer algo que estaba oculto. La misma búsqueda
después del futuro es el hecho fundamental del gran evento que tuvo
lugar en las llanuras de Sinar (Babilonia, Irak), y que causó que el Señor
Dios intervenga en un juicio que confundió las lenguas de los hombres y
que estableció la maldición de la nacionalidad. La torre de Babel no era
una torre que los hombres estaban tratando de construir más allá de las
alturas crecientes de las colinas de los alrededores, pero como se muestra
en el idioma original, era un zigurat en cuya parte superior había un Signo
del Zodíaco donde los sacerdotes consultaban a las estrellas sus pronósticos, y donde se centraba el culto del sol, la luna y las estrellas. En el
gran juicio sobre Babilonia se establece en la profecía de Isaías, un resumen de la historia de Israel con respecto a su búsqueda del conocimiento
del futuro, aparte de Dios. Leemos: “Estate ahora en tus encantamientos

397
y en la multitud de tus hechizos, en los cuales te fatigaste desde tu juventud; quizá podrás mejorarte, quizá te fortalecerás. Te has fatigado en
tus muchos consejos. Comparezcan ahora y te defiendan los contempladores de los cielos, los que observan las estrellas, los que cuentan los
meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti” (Isaías 47:12-13). La
frase clave es: que había trabajado en sus hechicerías desde su juventud.
Fue en contra de estas prácticas que el Señor había advertido a Israel,
incluso antes de que hubieran entrado en la tierra de la promesa. Habían
salido de las diabluras de Egipto, que estaban vinculados todos con la
adoración de los dioses astrales, y ahora estaban pasando por Palestina,
donde tendrían a los paganos alrededor de ellos. Pero tenían que estar
atentos a sí mismos, el Señor les dijo a través de Moisés, “No sea que
alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el
ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque
Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los
cielos” (Deuteronomio 4:19). En el transcurso de los siglos, los hijos de
Israel se corrompieron precisamente en esto. El Señor envió a los asirios
para conquistarlos, ya que habían tratado de conocer el futuro a través

398
de los medios satánicos que se ha creado en todas las naciones paganas.
Leemos acerca de la invasión asiria, “Y esto fue así porque los hijos de
Israel pecaron contra Jehová su Dios... y los hijos de Israel hicieron secretamente cosas no rectas contra Jehová su Dios y ellos se edificaron
lugares altos (zigurat) en todas sus ciudades (es decir, las torres con zodíacos para profecías astrológicas sobre el futuro, como en Babel) desde
la torre de la atalaya de la ciudad fortificada... y adoraron a todo el ejército de los cielos y sirvieron a Baal” (II Reyes 17). A lo largo de los últimos
años de la historia de los hijos de Israel, la historia es la misma, se les
dijo una y otra vez. Ellos edificaron lugares altos, y adoraron al ejército
de los cielos. El Señor envió juicio sobre ellos. Las implicaciones de cualquier idea religiosa que trata de adquirir conocimientos sobre el futuro
fuera del medio de la Palabra de Dios está pensando que la revelación
divina no es lo suficientemente grandiosa para el ser humano. Él merece
algo mejor de Dios que los estrechos límites de un libro tan limitado, por
lo tanto, el ser humano buscará el conocimiento del futuro, aparte de
Dios. La idea es antigua. Comer más de este fruto, y seréis como Dios
(Elohim), conociendo el fin desde el principio. La historia de los esfuerzos

399
del ser humano para conocer el futuro y los métodos que ha utilizado en
su búsqueda podría llenar muchas estanterías de libros. La literatura de
la adivinación no es pequeña. Todos los videntes, augurios, profecías,
presagios de los portentos presagiosos del pasado pueden ser igualados
por los métodos que están en uso hoy en día. En el pasado, los seres
humanos estudiaron el vuelo de los pájaros, el paso de las nubes, las
entrañas de las aves o animales recién muertos con el fin de conocer el
futuro. Se consultaba a los oráculos y las brujas, los adivinos y los videntes, y todo porque no les pareció suficiente el tener a Dios en su conocimiento (Romanos 1:28). Hoy los seres humanos deciden sus acciones
sobre la base de las diabluras antiguas, así como las nuevas. Todavía hay
multitudes que leen los horóscopos y consultan a las estrellas. Otros actúan en el lanzamiento de una moneda, el corte de una baraja de cartas
(tarot), el movimiento de un tablero de ouija. Algunas de estas personas
lo hacen sin saber que la ouija es la combinación de la palabra sí en francés y alemán. El diablo siempre desea que le digan que sí, que sí sus
seguidores. No le gusta un no como respuesta, por lo tanto, tendrá un Sí
como respuesta. Y todo ello con el pretexto de un ser que no tiene ni la

400
más remota idea de lo que va a tener lugar el día de mañana, con excepción de lo que puede leer en las profecías de la Biblia, o puede deducir en
la manera de un comentarista político bueno o columnista. El fracaso de
Satanás para conocer el futuro es una prueba segura de que él es una
criatura. El Señor ha establecido un claro desafío en este punto que Satanás nunca podría cumplir. “Alegad por vuestra causa, dice Jehová; presentad vuestras pruebas, dice el Rey de Jacob. Traigan, anúnciennos lo
que ha de venir; dígannos lo que ha pasado desde el principio, y pondremos nuestro corazón en ello; sepamos también su postrimería, y hacednos entender lo que ha de venir. Dadnos nuevas de lo que ha de ser
después, para que sepamos que vosotros sois dioses; o a lo menos haced
bien, o mal, para que tengamos qué contar, y juntamente nos maravillemos. He aquí que vosotros sois nada, y vuestras obras vanidad; abominación es el que os escogió” (Isaías 41:21-24).
Aunque Dios ha desafiado a los seres humanos para anunciar el
futuro, lo cierto es que ese poder es reclamado por los médiums, a pesar
de que los hechos no confirman su reclamación. Jennings, en su obra
sobre Satanás tiene un punto excelente en esta afirmación. “Todavía hay

401
que recordar que cuando los seres humanos se alejan de la luz, la oscuridad es doble sobre ellos, y que por lo tanto se ponen de una manera
peculiar en el poder del maligno, por lo que el gran engaño del que leemos
en II Tesalonicenses 2:11 tiene más de un precursor en el menor de los
casos, pero sigue siendo muy impresionante, el delirio, incluso en el día
de hoy. En ese día Dios permitirá que todo el mundo sea engañado por
las evidencias que hicieron que Israel dijese: “Viéndolo todo el pueblo, se
postraron y dijeron: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!” (I Reyes
18:39). Fuego entonces parece venir del cielo. Una imagen hecha de la
materia muerta parece tener vida, ya que al parecer, respira libremente
(Apocalipsis 13:15). ¿Quién será capaz de soportar estas “pruebas”? Así
que hoy los que tienen concurrencia con los espíritus malignos a menudo
tienen las cadenas del engaño muy bien remachadas sobre ellos de la
misma manera. Tiene que ver con la sutileza sobrehumana, la habilidad
sobrenatural y la inteligencia, y por lo tanto, naturalmente, trascienden
los poderes de la habilidad humana de comprender estas ideas místicas.
Cuantos más seres humanos se entregan a este tráfico inmundo, más las

402
fuerzas del mal están autorizadas para atraparlos y engañarlos. Los acontecimientos futuros son predichos, y aunque a veces estas profecías son
totalmente falsas, pero a veces parece como si Dios mismo permitiera
que su cumplimiento sea exacto, tal vez incluso por la intervención directa
de los poderes de los mismos espíritus que dieron la profecía. La maravillosa memoria y el conocimiento de la vida de los individuos que muestran
estos espíritus, prodigiosamente derivados, tanto de sus poderes de creación, como los 6.000 años de experiencia de tratar con la humanidad, con
los motivos más exigentes de lo que ellos poseen, y con la misma habilidad en el uso de lo que saben, sin embargo, el más alto Príncipe de todos
estos espíritus, es una criatura, y de poderes limitados, y que no puede
predecir sobre el futuro de manera infalible”. No podríamos darles los
medios de crédito a estos actuales espíritus tanto como lo hace Jennings.
Creemos que la porción de fraude en sus acciones es mucho mayor de lo
que muchos imaginan. Hoy en día todavía no es el día del gran engaño
(época de la gran tribulación), pero para los planteamientos de aquel día,
los cristianos debemos estar listos en todo momento para poner a prueba
todas las demandas de la Palabra de Dios. Aquí, en nuestras manos está

403
el infalible medio (La Palabra de Dios) por el cual podemos detectar lo que
es de la verdad y lo que es del padre de la mentira. Por último, existe una
artimaña de Satanás que la utiliza con mayor frecuencia y que es prácticamente ignorada por el gran número de personas que toman el más
mínimo interés en la Palabra de Dios. Esta ardid, es una de las más simples y más fáciles de detectar, sin embargo, una de las más difíciles de
señalar por la mayoría de la gente, es que Satanás está ordenando y
hablando desde los púlpitos cristianos. No estamos en este punto para
estar ocupados con lo que debemos enseñar cuando lleguemos hasta este
punto, ya que será objeto de otro capítulo, cuando se discutan las motivaciones y la religión de Satanás. Presentamos aquí el simple hecho de
que los ministros de Satanás hablan todos los domingos desde muchos
miles de púlpitos. Hace varios años, en una clase de una conferencia bíblica, al hablar de la fuente del error en la teología cristiana, dije: “No hay
que olvidar que la Biblia nos enseña que debemos esperar el error desde
el púlpito. Es como que el versículo en la epístola a los Corintios nos dice:
Cuando usted mire hacia el diablo no se olvide de mirar hacia el púlpito”.
Para mi sorpresa, el público estalló en carcajadas. Me apresuré en decir:

404
“Oh, voy a admitir que es mi propia traducción del griego”, y una vez más
hubo risas. Les señalé que no era un asunto de risa, que era un asunto
mucho más grave de lo que se creía. La versión revisada dice así: “Porque
éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como
apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros
(a menudo con un doctorado y otras titulaciones) se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras” (II Corintios
11:13-15). La verdad viene de la Palabra de Dios. El error viene desde el
púlpito. Si lo piensas, te darás cuenta de que éste debe ser el caso. Los
errores espirituales y religiosos son en su mayor parte difundidos desde
el púlpito. Se trata de la falsa doctrina que se predica en miles de sermones que le dan peso a las ideas falsas que están en poder de las multitudes. La línea divisoria entre la verdad y el error es estrictamente cuestión
sobre el punto de referencia. Hay quienes apelan a algo que está fuera de
la Palabra de Dios, y aquellos como nosotros que apelan exclusivamente
a la Palabra de Dios. No hace falta decir que hemos tratado sólo algunos
de los dispositivos y las artimañas del diablo, aquellas que se relacionan

405
sobre su persona, su apariencia y sus deficiencias. No hemos hablado de
sus caminos de seducción y de sus encantamientos. Algunos de ellos se
verán con más claridad, tal vez, en los capítulos que siguen. Muchos, por
supuesto, se harán evidentes sólo en medio de un conflicto para que el
individuo aprenda a apoyarse en el poder que se ha provisto en Cristo
para medir todas las cosas con la Palabra de Dios. Incluso en este punto,
tenemos que romper en el fondo de nuestro ser y decir que aquéllos que
superaron los ataques de Satanás lo hicieron “por la sangre del Cordero
y la Palabra de su testimonio” (Apocalipsis 12:11).

406
CAPÍTULO 13
EL MUNDO, LA CARNE Y EL DIABLO
El autor de “la confusión y la mentira” Robert Burton, llamó a Satanás en la Anatomía de la melancolía, como uno que ha hecho una de sus
partes más efectivas, el artificio (artimaña, truco, ardid, estrategia, estratagema, maquinación) de la creación de la confusión, incluso entre
muchos cristianos, con respecto a sus métodos de ataque. Éstos son de
tres formas. Nosotros no sabemos lo que los estudiantes de la Palabra de
Dios primero han creído con la frase, “el mundo, la carne y el diablo”. El
más antiguo uso de esta triple división en el campo de ataque se encuentra en el Libro de la Oración Común, que aparece en una oración realizada
por un bebé, “Haz que él pueda tener el poder y la fuerza para obtener la
victoria y el triunfo, contra el diablo, el mundo y la carne”.
El Triple Ataque
En este capítulo, vamos a demostrar que el enemigo nos ataca
desde estos tres ángulos diferentes, porque el ser humano es un ser tripartito (formado de tres partes: cuerpo, alma, espíritu). A continuación,
se muestra la naturaleza de la diferencia entre estas tres tentaciones, y,

407
por último, vamos a mostrar los métodos (armas) establecidos por la Palabra de Dios a través de los cuales el cristiano puede tener la victoria en
cada una de las tres esferas de ataque. Cuando Dios creó a Adán, el acto
de creación se describe de la siguiente manera: “Entonces Jehová Dios
formó al hombre del polvo de la tierra (cuerpo), y sopló en su nariz aliento
de vida (espíritu), y fue el hombre un ser viviente (alma)” (Génesis 2:7).
El versículo nos revela que el cuerpo fue hecho del polvo de la tierra, que
el espíritu fue hecho de la respiración (aliento) de Dios, y que la combinación produce el alma. Lo correcto sería, a la luz de este versículo, que
un ser humano sostenga: “Yo soy un alma, tengo un cuerpo y un espíritu”.
Ha habido muchos teólogos que han negado la naturaleza tripartita del
ser humano. Ellos no encuentran diferencia entre el alma y el espíritu. Sin
embargo, la Palabra de Dios sin duda hace una gran diferencia, y veremos
que la diferencia es muy importante hasta en la parte psicológica (emocional), y también las diferencias en las tentaciones que vienen a un ser
humano. Uno de los versículos más evidentes que nos dice cómo hemos
de distinguir entre el alma y el espíritu se encuentra en la epístola a los
Hebreos: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que

408
toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las
coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones
del corazón” (Hebreos 4:12).
El Cuerpo, el Alma y el Espíritu
Vamos a dar un breve resumen del uso de las palabras “cuerpo,
alma y espíritu”, pues no sólo será un instructivo para nuestro propósito,
sino que también nos mostrarán el alcance de nuestra tarea. La palabra
hebrea que más frecuentemente se traduce como “alma” es nephesh. Se
encuentra 754 veces en el texto hebreo, y se traduce como “alma” en 472
veces. En los otros 282 lugares en que aparece, se da no menos de cuarenta y cuatro diferentes palabras o frases en el inglés. Aparte de su uso
en la traducción de la palabra nephesh, “alma” se encuentra sólo otras
dos veces en el Antiguo Testamento (Job 30:16 e Isaías 57:16). Veintidós
veces la palabra se usa para los animales inferiores sin ninguna conexión
posible con el ser humano, lo que demuestra que la Biblia nos enseña que
los animales tienen alma, aunque definitivamente no tienen espíritu. El
ser humano es un alma, y como un alma conserva su propia identidad a
pesar de que puede tener el mismo nombre que otros seres humanos.

409
John Smith es un nombre de una Tercera Avenida pero con ello no se
consigue que el mismo nos pueda confundir con el nombre de John Smith
de la calle Cuarta. El departamento de oficina de correos puede enviar su
correo a direcciones equivocadas, pero si son sobrios, pueden hacer que
lleguen a sus hogares adecuados. Lo mismo ocurre con los animales, porque nuestro Señor señaló que “las zorras tienen sus guaridas, y las aves
del cielo sus nidos” (Mateo 8:20), y sabemos por la observación de que
cada uno de ellos va a su casa y nunca se confunden con cualquier otra.
Evidentemente, un animal o un ave tienen una individualidad tan distintiva como la del ser humano. El alma es la consciencia de sí mismo. La
palabra “Psique” en el Nuevo Testamento no altera el significado que hemos recogido de la palabra en el Antiguo Testamento. Se encuentra 105
veces en el Nuevo Testamento en el griego y es la única palabra que se
traduce como “alma”. Por tanto, se utiliza 58 veces, y no hay otra palabra
que se vuelva a utilizar de ese modo. También se traduce como “vida” 40
veces, “mente” tres veces, y una vez cada uno se lo traduce como “nuestra mente”, “nuestro corazón”, y “nuestra voluntad”. Se trata de la Psique

410
(mente), que es la palabra utilizada para traducir en el Antiguo Testamento, “nephesh”, cuando hay una cita en el Nuevo Testamento.
El Espíritu del hombre
El alma, que es el yo, el ego, tiene un espíritu. Las palabras que
enseñan esta idea son tan definidas como las que acabamos de ver. En el
Antiguo Testamento, tenemos “Ruach” que se encuentra 389 veces en el
texto, y se traduce como “espíritu” 237 veces. En los otros 152 lugares
que aparece, se traduce con veintidós palabras inglesas diferentes. Aparte
de su uso en la traducción de ruach, “espíritu” se encuentra sólo otras dos
veces en el Antiguo Testamento (véanse en Job 26:4 y Proverbios 20:27).
Aunque a veces la palabra significa “viento o aire”, en su significado metafórico se usa para “la vida de Dios y el nombre de la tercera persona de
la Trinidad, el Espíritu Santo”. Esto es lo que se respiraba en Adán cuando
fue creado, y esto es lo que distingue al ser humano de los animales. En
ningún ser humano, por más que siempre haya estado en la escala baja
de las inteligencias humanas, alguna vez, tarde o temprano se ha reconocido que había algo en él, algo superior en él. Aristóteles dijo que “el
hombre es por naturaleza un animal político”, Séneca dijo que “el hombre

411
es un animal social”, y en otro lugar, que “el hombre es un animal racional”. Crisóstomo dijo que “el hombre es un animal manso”, y Agustín lo
llamó “un animal terrestre”. Puede ser que exista una medida de verdad
en todo esto, pero estaría mucho más cerca de la verdad como la que
está revelada en las Escrituras, que usan la palabra “alma” y “espíritu”
para decir que el “hombre es un animal religioso”. Nos fundamenta el uso
de la palabra “animal” por el uso de la palabra “alma”, y nos justifica la
palabra “religioso” por el uso de la palabra “espíritu”. La palabra “pneuma”
en el Nuevo Testamento no altera el significado de la palabra en el Antiguo
Testamento. Se encuentra 379 veces en el Nuevo Testamento en el griego
de los mejores editores críticos. Se utiliza con la palabra “santo”, que se
traduce como “Espíritu Santo” o “Fantasma Santo” 93 veces. Es traducido
como “Espíritu” 130 veces y “aliento” 150 veces. El recuento total se completa con el uso de la palabra “fantasma” en dos ocasiones, y una vez
cada uno como “espiritual”, “espiritualmente”, “vida” y “viento”.
Psicología Espiritual
Hay, en efecto, una gran necesidad de un estudio detallado de la
psicología espiritual (tenga en cuenta la unión de nuestras dos palabras

412
en esta frase), pero esto es suficiente para establecer el hecho de que el
hombre es un alma y que tiene un espíritu. No necesitamos expandir el
hecho de que él también tiene un cuerpo. Es, de hecho, el cuerpo que es
la base que sostiene a los otros dos en su lugar de modo que si el cuerpo
se destruye, se destruye también la habitación del alma y del espíritu.
¿Por qué, entonces, algunos teólogos afirman que no hay ninguna diferencia entre el alma y el espíritu? Durante gran parte de la teología popular se ha basado en la dicotomía (formado por dos partes) del hombre
en cuerpo y alma, en lugar de la tricotomía bíblica (formado por tres partes) de cuerpo, alma y espíritu. Tal vez un ejemplo lo explicará mejor.
Cuando el hombre fue creado, fue algo así como una casa de tres pisos.
Después de la caída, se parecía más a las casas que habían pasado por
unos bombardeos: el tercer piso (espíritu) había caído en el segundo piso
(alma), las paredes del segundo piso se abrían para que un transeúnte
pueda ver los restos de los dos mezclados, y el primer piso (cuerpo) en
el que la historia estaba llena de grietas, aunque parte de la casa todavía
podría estar apta para la vivienda (a pesar de la caída el ser humano
siguió viviendo). Cuando Adán pecó, el espíritu del hombre se unió con su

413
alma. Los dos son casi inseparables en los no regenerados. No hay ningún
adjetivo en nuestro idioma para la palabra “alma”. Los alumnos anteriores
se han visto en la necesidad de una palabra, y los grandes diccionarios
nos dan ánimo para marcar obsoleto desde hace más de un siglo. En el
griego del Nuevo Testamento es que existe un adjetivo. Los conceptos
espirituales de los seres humanos perdidos son conceptos muy anímicos.
Se levantan de lo natural (anímico), y por lo tanto el ser humano no percibe las cosas del Espíritu (I Corintios 2:14). No es necesario dilatarse en
la analogía evidente que el cuerpo es como una pared agrietada (el deterioro). En vista de la confusión del alma y del espíritu en el ser humano
no salvo, ¿no es entonces comprensible que los filósofos y los teólogos
hayan pensado que eran uno solo y lo mismo? Es la Palabra de Dios, que
divide a las dos partes.
Un nuevo espíritu
Cuando un ser humano nace de nuevo, el trabajo del Espíritu Santo
en él es crear una nueva planta, un nuevo piso, un nuevo espíritu. Es una
historia nueva que se celebra desde arriba en el tercer piso por el poder
de Dios. A medida que el viejo hombre era de dos pisos sostenidos por el

414
cuerpo, y tendiendo siempre a la baja a lo que podríamos llamar un tirón
anímico, es decir, la gravedad (el pecado, la vieja naturaleza), el hombre
nuevo es de tres pisos con el centro de su ser en el nuevo espíritu y está
siempre tirando hacia arriba por una atracción magnética espiritual (la
vida nueva). La vida cristiana es el desarrollo de las fuerzas del nuevo
espíritu para que sus influencias vengan a combinar toda el alma y el ser
del cristiano. “Yo” estoy crucificado con Cristo, significa que la vieja naturaleza tiene que ser tratada en la única forma en que traerá algún cambio.
“No vivo yo” significa que la vida de arriba está penetrando las fortalezas
del alma y que la esfera de la victoria se está ampliando constantemente
en la vida del creyente. Toda la estrategia de Satanás es, por lo tanto,
dirigida a continuar la confusión entre el alma y el espíritu y la utilización
de todos los artificios posibles para aumentar la atracción de la carne que
lucha contra el espíritu. Debido a la naturaleza tripartita (formada de tres
partes: cuerpo, alma y espíritu) del ser humano, el diablo ha organizado
sus ataques de tentación contra cada fase del ser humano. Contra el
cuerpo, trae las tentaciones de la carne. Contra el alma lleva las tentaciones del mundo. Contra el espíritu, trata, a pesar de que es a través de

415
uno de sus agentes menores (demonios de diferentes jerarquías), trata
de ganar la lealtad del viejo espíritu para la adoración de sí mismo. Por
ello es importante que distingamos claramente entre los tres tipos de tentaciones. De lo contrario, es en sí mismo una victoria para el enemigo. La
importancia de delinear las líneas del conflicto y el reconocimiento de las
diferentes vías de ataque de la carne, el mundo y el diablo pueden ser
ilustradas por una simple ilustración en la guerra visible, a nivel terrenal
y humano. Supongamos que durante la última guerra se ha producido
una explosión repentina en uno de los grandes hoteles de Miami Beach
que estaba siendo utilizado en la formación de miles de aviadores norteamericanos. Supongamos que el Buró Federal de Investigaciones (FBI),
encargado del mantenimiento de la guardia contra el sabotaje y el terrorismo, se apresuró a concluir que los ataques eran producidos en tierra.
De inmediato comenzó a buscarse a los espías enemigos que podrían haber introducido el explosivo en el maletero de un automóvil o en un paquete dejado en la zona destruida. Las carreteras están bloqueadas, los
vehículos están siendo examinados, los sospechosos son interrogados, y
un arrebato general de búsqueda es constante, pero es inútil, porque no

416
se encontraba el enemigo en tierra. A continuación, el capitán de un
grande submarino enemigo se sienta en silencio en alta mar, y con sus
lentes de alto poder, examina la escena de la devastación que ha causado
el lanzamiento de un proyectil de mortero en el gran complejo turístico
de la playa. Cuando él está muy satisfecho con lo que ha visto, se vuelve,
con una sonrisa sarcástica, para dar la orden de sumergirse y continuar
sin ser detectados. Está en paz, porque su enemigo ha sido tan estúpido
que ha confundido un ataque que ha venido desde el mar con un ataque
que ha venido desde la tierra. La ilustración puede continuar fácilmente
por la introducción de un tercer elemento, un avión de alto vuelo. Vamos
a suponer que la explosión fue causada, no por una bomba colocada por
saboteadores, no por un proyectil disparado desde un submarino, sino por
una bomba lanzada desde treinta mil pies de altura. ¡Qué absurdo sería
que los soldados defensores corrieran alrededor de los automóviles en
busca de alguien que no estaba allí, o si se lanzaran en la búsqueda sobre
las aguas a las embarcaciones de alta velocidad en busca de alguien que
no estaba allí!, ¡si todo el tiempo el enemigo estaba muy lejos en las
nubes por encima de ellos! Con todas estas ilustraciones, llegamos a la

417
conclusión que cada rama de la guerra tiene su propia defensa y que los
ataques enemigos, deben ser cumplidos con la defensa más adecuada
para cada tipo de ataque. Los saboteadores son buscados por el FBI, los
submarinos se buscan por aviones destructores para ser destruidos con
cargas de alta profundidad, mientras que los aviones deben ser localizados con radar y perseguidos por las embarcaciones más rápidas. Por determinar mal la fuente de cualquier ataque, y por lo tanto, intentar una
defensa contra un ataque con los medios adecuados que cumplen para
otra función de defensa, es arriesgarse a una derrota dura y definitiva. La
carne, el mundo y el diablo son tan diferentes en sus modos de ataque
como lo son las variadas ramas de servicio que existen en la guerra terrestre. El éxito de nuestra defensa dependerá de nuestra comprensión
de las diferencias entre los tres tipos de ataque y el uso de los métodos
designados divinamente para su derrota. Hace muchos años, una anciana
llegó a un ministro en el inicio de su ministerio en una iglesia determinada
y comenzó a advertirle contra una mujer de la congregación. Él no debería
confiarle una tarea espiritual, porque, de acuerdo con ella era una chismosa, ella era una “mundana”. El pastor había sido informado de una

418
situación real en la iglesia y salió en defensa de la acusada. Su informante
insistió, diciendo que la mujer en cuestión bailaba, bebía cócteles, fumaba
y que utilizaba demasiado maquillaje. El pastor sabía lo que su Biblia decía
y le dijo: “Por el contrario, no me ha dicho un solo elemento que me haga
pensar que ella es “mundana”. Ella es lo que la Escritura llama “carnal”.
Es usted la que es “mundana”. La mujer estaba horrorizada y protestó
diciendo que ella nunca ha hecho eso, ella nunca lo ha hecho, que ella se
abstenía de tales prácticas y las evitaba por completo. El ministro respondió: “Sin embargo, usted es del mundo. Todas las cosas que usted mencionó en su contra están en el reino de la carne. Usted es la mundana,
porque usted es la que quiere el poder y ama la exhibición. Usted quiere
ser la cabeza de la organización. Se deleita en el espectáculo y la posición.
Cuando los diversos círculos de la iglesia se reunían en diferentes casas,
las otras mujeres finalmente regresaron a la iglesia para las reuniones,
porque ninguna de ellas podía mantenerse al día con usted. Cuando las
mujeres se habían ido a su casa, habían hecho ostentación de su ropa, su
porcelana y sus cristales. Como usted no ha tenido hijos, ha tenido más
ingresos para gastar en otras cosas. Su conversación se refería a las telas

419
y a las servilletas que había comprado en los Azores, el adorno de Dresden, y antigüedades que había comprado en una pequeña tienda en Inglaterra. Su supuesto escudo de armas se enmarcaba en un lugar prominente en la pared, y cada vez que alguien comentaba cualquiera de sus
reliquias le explicaba que desde que sus antepasados habían llegado, les
describía, sin eufemismo sus honores especiales en la vida”. No sabemos
el resultado de este incidente. Nosotros utilizamos simplemente toda esta
ilustración, para ilustrar el hecho de que existe una gran confusión generalizada por parte de la mayoría cristiana, de lo que constituye la mundanalidad y lo que constituye la carnalidad. La Biblia no es un libro de reglas,
sino que contiene un gran conjunto de principios que permiten a todos los
cristianos llegar a una decisión correcta en cada elección de la vida. La
naturaleza del ser humano es tan compleja que un evento, tentación o
ataque puede llegar a un ser humano como una prueba en el campo del
espíritu, pero puede llegar a otro ser humano en el campo del alma y a
otro ser humano en el campo de la carne. Debemos darnos cuenta, también, que la palabra “carne” en la Biblia se utiliza a veces para cubrir a
todo el ser del humano, incluyendo su alma y su caída, el espíritu caído.

420
En Gálatas tenemos dos versículos que se equilibran entre sí, se da una
lista de las obras de la carne (se habla en conjunto de las tentaciones que
vienen del mundo, la carne y el diablo) y otra lista de las cualidades que
constituyen el fruto del Espíritu Santo. “Y manifiestas son las obras de la
carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a
estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes,
que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” (Gálatas
5:19-21). Frente a estos pecados que proceden del hombre caído, debe
estar allí el fruto que el Espíritu Santo ha de cultivar en la vida del verdadero creyente los siguientes frutos: “Mas el fruto del Espíritu es amor,
gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza;
contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23). Al examinar la naturaleza de las tentaciones individuales con más detenimiento, veremos que
los pecados mencionados en la primera lista son como un todo incluido.
Algunos vienen hacia el ser humano cuando sucumbe a las tentaciones
del mundo. Los celos y las disensiones podrían incluirse en este grupo.

421
Por otro lado, la idolatría y la hechicería podrían llegar a un ser humano
directamente de parte de Satanás o de alguno de sus agentes (demonios).
Sin embargo otras tentaciones podrían caer a veces en un campo espiritual y, a veces en otro campo espiritual, dependiendo de la persona (personalidad y la motivación) y las circunstancias. Una lista similar de las
obras de la carne se encuentra en los evangelios, hablada por el mismo
Señor, en relación con un reproche que Él mismo administró contra los
fariseos. Él había sido reprendido por estos guías ciegos porque sus discípulos no se ajustaban a todos los lavados y los rituales prescritos por el
Talmud judío. El Señor les respondió que la inmundicia (el pecado) que
un ser humano tiene no viene de fuera, sino desde dentro. Cuando estuvo
a solas con sus discípulos, le preguntaron pidiendo una mayor explicación.
Él respondió: “Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al
hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos
pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos,
las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen,

422
y contaminan al hombre” (Marcos 7:20-23). En otras palabras, el ser humano no puede echar la culpa de su naturaleza o de su pecado a las
circunstancias exteriores, o a una personalidad ajena. El ser humano debe
soportar el peso de esa responsabilidad. Es su propia naturaleza caída
que es esencialmente culpable. Que nadie diga: “Yo no podía evitarlo. El
demonio me tentó”. Dios nunca quiso que el diablo sea un consuelo y una
excusa para el ser humano. Es cierto que el diablo es responsable en
cierto sentido por todas las tentaciones que vienen hacia el ser humano,
ya sea directamente por sí mismo en el campo de la religión (en lo que
se cree, creencias fuera del Dios Verdadero), o del mundo circundante (el
medio ambiente) en el que el ser humano vive y se desenvuelve, o de la
propia base de las pasiones del ser humano. Esto es cierto sólo porque
Satanás causó la seducción original del ser humano. Pero el ser humano
también es responsable, totalmente responsable. No vamos a detenernos
aquí en la demostración de que algunos de los pecados del ser humano
han traído como resultado la derrota de los grandes propósitos de Satanás
(como por ejemplo la caída en pecado del ser humano), y que Satanás se
siente frustrado en su intento del regimiento de la raza humana porque

423
el ser humano desea seguir sus propias inclinaciones hacia la carnalidad
o la mundanalidad más que adherirse a la voluntad de Satanás, para tener
un reino perfecto y para poder demostrarle a Dios como prueba de su
propia capacidad para organizar y gobernar independientemente de Él.
Vamos a presentar una ilustración que nos demuestra las responsabilidades compartidas de ambos, Satanás y el ser humano en los actos del
mismo ser humano. Pensemos en la siguiente ilustración de dicha afirmación. Un cazador va al bosque a cazar un ciervo y por fin lo ve en una
colina y lo hiere. El ciervo se vuelve y cae fuera de su vista en el bosque.
Después de algunos momentos, el cazador llega al sitio donde el ciervo
había sido disparado y comienza a seguir el rastro de su sangre. Él sigue
y sigue, arriba y abajo en el bosque sin caminos disponibles buscándolo,
y en última instancia, llega a un arroyo donde la presa se le ha escapado
por ir en el agua a una cierta distancia y salir a un lugar desconocido. El
cazador buscó en vano y, finalmente, se da por vencido en la búsqueda y
va a su casa derrotado. Algunas semanas más tarde una aldea es golpeada con una epidemia de fiebre tifoidea. Una investigación revela que
un ciervo herido, ha infectado con un bacilo de tifoidea, por haberse caído

424
en el suministro de agua y, sin poder levantarse, ha muerto allí. La gran
pregunta de esta ilustración es la siguiente: ¿Quién es el responsable de
la epidemia, el cazador o el ciervo? Se puede tener diferentes opiniones
acerca de esta cuestión, incluso se han forjado los grandes argumentos
teológicos a veces. Dándole el trasfondo espiritual a esta ilustración, el
cazador es Satanás, el ciervo es el hombre y la epidemia de tifoidea que
afectó a toda la aldea significa el pecado que contaminó a toda la humanidad. Satanás, disparó el dardo de fuego y el hombre fue herido. El hombre tiene la naturaleza que es susceptible a las lesiones, y desde su caída
han venido todos los males que infectan al mundo hasta el día de hoy.
La Carne
Veamos ahora en detalle la carne, el mundo y el diablo. Estamos
definiendo a la “carne” en su sentido metafórico, es decir, espiritual. No
nos referimos a la sustancia blanda de un cuerpo vivo, que cubre los huesos y se relaciona con la sangre. Dios creó la carne (el cuerpo) y se la dio
al hombre, y el uso adecuado de cada una de sus funciones es normal,
natural y moral. No hay pecado involucrado con nada en relación con el
cuerpo humano en sí mismo. Pero hay un sentido espiritual de la palabra

425
“carne” (especialmente cuando se la utiliza en la antítesis del “espíritu”),
que tiene un sentido ético, y denota la mera naturaleza humana, la naturaleza terrenal del ser humano, aparte de la influencia divina, y, por lo
tanto, propensa al pecado y a oponerse a Dios. Ésta es la carne, que con
frecuencia ha degradado al cuerpo humano y que ha convertido algunas
de sus más altas funciones en las más innobles e indeseables. Pero debemos tener cuidado con la palabra “carne”, en pensar que tiene que ver
sólo con los pecados del cuerpo. Es cierto, como veremos más adelante,
que los pecados carnales tienden al vicio y a la depravación y los pecados
mundanos tienden a veces a afectar la nobleza de carácter. Pero seguimos
a Lutero en su prefacio a la Epístola a los Romanos, donde escribe: “No
hay que entender la carne, por lo tanto, como si sólo la carne se relacionara con la falta de castidad, ya que el apóstol Pablo utiliza la palabra
“carne” para referirse a todo el ser humano en su conjunto, cuerpo y
alma, la razón y todas sus facultades incluidas, porque todo lo que está
en él anhela y se potencializa con la carne”. Hay una manera definitiva
para el cristiano para hacer frente a la carne, muy diferente de la forma
en que debe hacer frente a las tentaciones que provienen del mundo o

426
del diablo. Después que todo el ser humano regenerado se ha entregado
a Dios en el reconocimiento de su señorío, como principio general, y después nos hemos entregado a Él, con lo que la Biblia llama “la crucifixión
del yo”, y por lo tanto después de haber cumplido todo esto, debe haber
un escape, una huida definitiva contra las tentaciones de la carne. “Huye
también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la
paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor” (II Timoteo 2:22);
“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está
fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca” (I
Corintios 6:18); “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos,
que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma” (I
Pedro 2:11). La consigna o arma de defensa contra las tentaciones de la
carne es: Huir.
El Mundo
El mundo, también, no debe ser considerado en su sentido literal,
sino en su significado simbólico, es decir, espiritual. No nos referimos a la
esfera del mundo, o de sus habitantes, sólo secundariamente a la multitud
impía, a toda la masa de los seres humanos alienados sin Dios, y por lo

427
tanto, hostiles a la causa de Cristo. Nosotros usamos la definición que el
Diccionario Oxford de Inglés nos ofrece: “Son los asuntos mundanos, el
conjunto de las cosas terrenales, todo el círculo de los bienes terrenales,
los servicios, las riquezas, los placeres, las ventajas, la fama, la influencia,
que, a pesar de ser huecas y frágiles y fugaces, despiertan el deseo de
ser seducidos contra Dios, y son un obstáculo para la causa de Cristo”. Es
de todo esto que Satanás es el príncipe (El príncipe de este mundo). El
mundo funciona en su totalidad por medio de los sentidos. El Señor declaró que el mundo no puede recibir el Espíritu Santo, porque no podía
verlo (Juan 14:17). Él anunció su antagonismo cuando dijo a sus discípulos que no debían esperar un trato diferente del que Él mismo había recibido, y que lo condujo a su muerte. “Si fuerais del mundo, el mundo
amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del
mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:19). Él le dijo a Su Padre
Celestial en la oración del huerto que “el mundo los aborreció, porque no
son del mundo, así como yo no soy del mundo” (Juan 17:14). Fue en este
ambiente que el Señor resucitado envió a sus discípulos (Juan 17:18),
anunciando que había sido superado y vencido ya por Él (Juan 16:33). La

428
enseñanza del Nuevo Testamento en esta palabra es lo más instructiva.
Se nos revela que Dios ha enloquecido la sabiduría de este mundo, y que
nadie puede conocer a Dios por medio de ella (I Corintios 1:20). Él nos
ha dicho que el diablo está en el mundo (I Juan 4:4), y que antes de ser
salvos estábamos en el mundo, éramos del mundo, conforme al príncipe
de la potestad del aire, el espíritu que ahora está operando entre los incrédulos, los hijos de desobediencia (Efesios 2:2).
El adorno
Tal vez una de las declaraciones más importantes realizadas sobre
el mundo se esconde debajo de la traducción que se ha dado a esta palabra en un pasaje del apóstol Pedro. El tema en discusión (al contexto en
el que aparece la palabra) es el hecho de que las mujeres cristianas deben
estar sujetas a sus maridos, incluso si éstos últimos no fueran salvos, y
que ese hombre podría ser ganado por la conducta de su esposa cristiana,
que viva para el universo de lo espiritual, las cosas ocultas del corazón.
En el inglés la traducción se lee: “El adorno (mundo) de las cuales (de las
mujeres cristianas) no sea el exterior con encrespamiento del cabello, de
adornos de oro, o de ponerse prendas de vestir” (I Pedro 3:3). Ha habido

429
algunos que han interpretado este pasaje como una prohibición contra el
uso de los ornamentos de oro de cualquier tipo. Que no es una prohibición
se puede ver fácilmente, mediante la aplicación absurda que sería la
prohibición de peinarse el cabello o el no uso de ropa. La idea de ser
descuidado o de estar desnudo no es la idea o trasfondo espiritual del
pasaje. Pero cuando nos damos cuenta de que la palabra que se traduce
como “adorno” es la misma que para el “mundo” en más de un centenar
de pasajes, el versículo no sólo se explica sino que se convierte en uno
de gran alcance en sus llamamientos a la separación del mundo. ¿De qué
mundo entonces estamos hablando? Lo que realmente nos enseña este
pasaje es que, no permitas que tu mundo sea el de la peluquería, la joyería o la moda, sino deja que sea el hombre interior, el corazón, esté en
lo que no es corruptible, sino un mundo de un espíritu afable y apacible,
que tiene gran precio a los ojos de Dios (I Pedro 3:4). De la misma manera, podemos entender los innumerables mundos que atraen a los seres
humanos de diferentes temperamentos y los atraen para que sean alejados de Dios. Veamos una ilustración de todo lo anterior. Hace varios años,
durante una serie de reuniones en Boston, un hombre joven, entonces

430
profesor en la Universidad de Harvard, vino a hablar conmigo, a petición
de un familiar cristiano. El joven simplemente no estaba interesado en el
Evangelio, y su deseo de desautorizar el nombramiento que se había hecho para él por amor, se hizo cada vez más evidente. Él no estaba interesado en el Evangelio, dijo él, y lo llevé a la Palabra para mostrarle por qué
él tenía la necesidad de Dios y que esto era cierto. Leímos juntos, “Y ésta
es la condenación: Que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más
las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas” (Juan 3:19). Él se
despertó con una exhibición de ira y habló en contra de aquellos de nosotros que siempre estábamos en busca de maldad en las vidas de las
otras personas. Yo le detuve, diciéndole: “No me malinterprete. No te
estoy acusando de haber matado a nadie, o de haber pasado el fin de
semana en la inmoralidad o de haber plagiado la tesis de otro estudiante.
Su mala acción (pecado) puede consistir en sentarse en la aglomeración
de la Biblioteca Widener emocionante con alegría, ya que ha descubierto
la respuesta a un problema de las obras de Shakespeare que ha desconcertado a los estudiosos. Si eso, le mantiene lejos de Dios, el mundo de
los libros es tan malo como el mundo del bandolerismo o el mundo de la

431
lujuria”. Él se apaciguó, dispuesto a reconocer que se había mantenido
lejos de Dios por el mundo del aprendizaje, y un poco orgulloso de haber
pertenecido a ese mundo, y me alegró de que podía tomarse en cuenta
de que no pertenecía al mundo de la maldad moral. Él era un buen hombre
pero con un mundo (una barrera) entre él y Dios.
No améis al mundo
No hace ninguna diferencia la naturaleza de su mundo, si te aleja
de Dios, es pecado. La relación entre una profesión que se lleva a cabo
en el mandato de Dios y una que se lleva a cabo por el alma de uno mismo
y para sí mismo, es la misma que existe entre el matrimonio y el adulterio.
El médico, por ejemplo, que celebra su profesión como un regalo de Dios,
su conocimiento en el que él desea que el Señor sea exaltado, tiene una
carrera que es tan honorable como el matrimonio. En cambio, el médico
que ejerce su carrera para su propio logro y que él la quiere para sí
mismo, tiene una carrera que es tan deshonrosa como el adulterio. Él ama
al mundo y ha sido devorado por él. Tal vez, con esto, podemos comprender por qué el Señor dijo: “No améis al mundo, ni las cosas que están en
el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

432
Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos
de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del
mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de
Dios permanece para siempre” (I Juan 2:15-17). Hay una manera definitiva para el cristiano para tratar con el mundo, muy diferente de la forma
en que debe lidiar con las tentaciones de la carne o del diablo. Después
de que el ser humano se ha entregado a Dios, y que ha reconocido su
señorío en su vida, como principio general, y después podemos decir con
el apóstol Pablo: “Dios me libre de gloriarme, sino en la cruz de nuestro
Señor Jesucristo, por quien el mundo es crucificado por mí, y yo al mundo”
(Gálatas 6:14). Debe haber en nosotros un giro definitivo lejos de la conformidad con el mundo. “Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto
la eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender
la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin” (Eclesiastés
3:11). Sabiendo esto, tenemos la victoria contra el mundo. “Ésta es la
victoria que vence al mundo, nuestra fe” (I Juan 5:4). A medida que continuamos en la fe, hemos de ser cada vez más conformes a la imagen del
Hijo de Dios, y por lo tanto vamos a aprender el significado de “no os

433
conforméis a este mundo” (Romanos 12:2). La consigna o arma contra el
mundo es: La fe.
El Diablo
Queda por considerar la especial naturaleza de las tentaciones que
nos vienen directamente del diablo. Podemos tratar este punto más brevemente, ya que esta obra trata sobre este tema en general y la lectura
de su totalidad nos prestará una mayor claridad en este punto. En los
capítulos anteriores, hemos demostrado la naturaleza del pecado de Satanás, y algunas de las artimañas o estrategias que ejerce para engañar
a los corazones de los seres humanos. En un capítulo posterior, vamos a
hablar de sus motivaciones y lo que podríamos llamar su religión, tan
frecuente en nuestros días, y sin embargo tan ignorado como lo que realmente es. No necesitamos definir o ilustrar con más detalle. Todo lo que
se necesita aquí es un resumen de los hechos que hemos visto: A saber,
que la esfera de gran interés del diablo es el espíritu del ser humano, que
quiere mantener el espíritu degradado y caído en el ser humano para que
no busque a Dios como la verdadera fuente de guía y luz, y que desea
convertir al ser humano hacia él y que lo adore. Algunos seres humanos

434
se entregan a él, y éstos se convierten en los terribles líderes ciegos, guías
ciegos, los hijos del diablo (Juan 8:44). Tendrán un castigo eterno mucho
peor, porque el Señor dijo que algunos recibirán muchos azotes. La mayoría de los seres humanos, sin embargo, serán golpeados con un menor
número de azotes (Lucas 12:48) que éstos. Ellos realmente no han seguido al diablo como para convertirse en sus hijos (hijos de ira). Ellos han
caído antes en los pecados menores de conformidad con el mundo o en
los pecados aún menores del cuerpo. El menor de los pecados es, por
supuesto, muy atroz, los seres humanos que viven en tales pecados son
los hijos de ira. Sin embargo, “él conoce nuestra condición y se acuerda
que somos polvo” (Salmo 103:14). Ésta es la razón de que toda clase de
pecados y blasfemias pueden ser perdonados a un humano que es un hijo
de ira. Sin embargo, la blasfemia contra el Espíritu Santo, que es el pecado de un hijo del diablo, es la negación de la acción de Dios en el corazón y en la vida, y la atribución de ese trabajo a otra fuente de base. Esto
es imperdonable, es un pecado diabólico y lo coloca a un ser humano más
allá de toda esperanza. (Cualquiera que se preocupe de que pudiera haber
sido culpable de este pecado puede tener esperanza en el hecho de que

435
la preocupación espiritual viene del Espíritu Santo, y su presencia en su
vida es prueba suficiente de que Dios todavía está trabajando en su interior).
La buena batalla de la fe
Hay una manera definitiva para el cristiano para hacer frente a las
tentaciones satánicas, muy diferente de las formas en que se debe lidiar
con las tentaciones de la carne o del mundo. Después de que el ser humano se haya entregado a Dios en el reconocimiento de su señorío, como
principio general, y después de que nos hayamos dado a Él por lo que la
Biblia llama “la crucifixión del yo”, debe haber una lucha definitiva contra
el poder del enemigo. Se nos dice que nos pongamos toda la armadura
de Dios para que seamos capaces de hacer frente a las asechanzas del
diablo (Efesios 6:11), y otra vez, se nos exhorta a “pelear la buena batalla
de la fe” (I Timoteo 6:12). Sin embargo otra orden de otro pasaje es:
“Resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Santiago 4:7). La consigna contra
las tentaciones del diablo es la de combatir o luchar. En relación con este
último versículo, que puede muy bien explicar por qué hemos sido tan
cuidadosos en hacer notar en cada caso que ninguna de estas tentaciones

436
puede ser vencida, hasta que haya habido una entrega preliminar del ser
humano a Dios por la muerte de Jesús en la crucifixión y su gloriosa resurrección. Hace algunos años, en mis primeros intentos de caminar en
la vida cristiana, tenía un amigo mayor que me guió en el camino de
muchas victorias. Este amigo me dijo que había momentos en que era
necesario echar mano de la Palabra de Dios y sólo a través de la batalla
íbamos a obtener la victoria. Dijo que había momentos en los que, literalmente, debemos poner el dedo en un versículo de la Biblia y decir: “Oh
Dios, es tu promesa. Tú no eres un mentiroso. Tú debes responder. Has
de presentar mi liberación”. Meses más tarde tuve una lucha en mi propia
vida, y yo seguí clamando a Dios ya que Él nos había dicho en su Palabra
que resistamos al diablo y él iba a huir de nosotros, pero que a medida
que me resistí, me pareció como si el enemigo viniera más hacia mí. Finalmente, tomé la Biblia y metí mi dedo en este pasaje en Santiago. No
parecía haber ningún alivio de la tensión de la batalla, y clamé a Dios sin
cesar. Por último, de una manera que un cristiano experimentado sabe
que es verdad, el Señor sin duda me habló y me dijo: “Lee el versículo

437
completo”. Fue entonces cuando me di cuenta de que había estado citando sólo la mitad del versículo. Cuando la totalidad de la verdad se la
leyó en la perspectiva general era muy diferente. Antes de que se nos
diga que resistamos al diablo, en una línea anterior, se nos dice, que es
una verdad con un gran pre-requisito condicional: “Someteos, pues, a
Dios”.
La huida, la fe y la lucha
Tres consignas, entonces, son los estandartes de la victoria en la
vida del creyente, debemos abstenernos, debemos creer y debemos resistir con las palabras sencillas que se ajustan a la huida, la fe y la lucha.
Si no somos capaces de comprender las diferencias entre las tentaciones,
seremos semejantes a los buscadores que alrededor de la tierra andan
buscando un submarino, o a un piloto que caza a los saboteadores. Creemos que la vida cristiana práctica es una doctrina fundamental, y que se
enseña en la Palabra de Dios, porque después de una larga lista de los
pecados de la carne, el apóstol Pablo añade: “y todo cuanto se oponga a
la sana doctrina” (I Timoteo 1:10). Es cierto que la frontera entre una
fase de la tentación y otra no puede ser muy fluida, y marcada en el mapa

438
espiritual con la incertidumbre de esas áreas no estudiadas, que los cartógrafos marcan con líneas punteadas o entrecortadas. Hay ciertas tentaciones idénticas que pueden ser carnales en una persona y mundanas
o diabólicas en otras. Los pecados no siempre pueden ser perfectamente
clasificados. Puede haber una combinación de circunstancias que hacen a
la misma tentación que se aplique a diferentes campos de ataque. Me
preguntaron, por ejemplo, ¿cómo se podía clasificar la compra de un vestido de dos mil dólares por una mujer de fortuna en una sociedad? Si el
motivo de la mujer no era más que el lujo y compró el vestido como parte
de una campaña para seducir a un amante deseado, sería un pecado de
la carne. Si la compra se hizo por una mujer, casta en naturaleza, pero
que deseaba cumplir con el conjunto social en el que se movía, sería un
pecado del mundo. Si la compra se hizo para un lugar, henchido de orgullo, porque ella había atraído a un hombre capaz de pagar su traída del
extranjero, y que deseaba utilizar el vestido como un arma para ponerse
en un lugar superior a los demás, sería un pecado diabólico, el pecado de
Satanás, el pecado original del orgullo. La borrachera puede ser un pecado de la carne cuando se la realiza por el puro placer de buscar el olvido.

439
Puede ser mundanalidad cuando el vaso de alcohol se acepta con el fin de
ser considerado amistoso y divertido por las personas que establecen las
normas de una costumbre social. El adulterio sería de la carne si no fuera
por otra cosa que la complacencia carnal, habría sido un pecado diabólico
si se lo utiliza para llevar a un compañero bajo el dominio de un espíritu
orgulloso y arrogante que deseaba ejercer el control sobre esa persona
por otro ser humano para la inflación de su amor propio. Aquí puede estar
la explicación de enlace que existe en las oficinas entre muchos empresarios de mayores edades y sus trabajadores jóvenes, que ciertamente
no son seducidos por el glamour de sus compañeros de edad y barrigones.
En el primer caso, no es más que la simple satisfacción de la lujuria, en
el segundo caso, es el logro de los deseos mundanos por el dinero extra
ganado o la satisfacción diabólica de demostrar que ella es tan atractiva
y que es la mujer que tiene el hombre en el primer lugar. Y si su esposa
quiere romper su hogar porque ella piensa que hay algún amor implicado
en este asunto, ella no logra comprender realmente el problema. Su acción precipitada podría ser un pecado diabólico de orgullo ultrajado donde
el amor verdadero se habría esperado pacientemente hasta el paso de la

440
fiebre del pecado. Dejar que un niño tome su propio camino puede ser un
pecado carnal de suavidad, debilidad y de indecisión. Puede ser que sea
un pecado mundanal si es para estar en conformidad a un barrio, hacer
algo, porque “todos lo están haciendo”. Puede ser que sea un pecado
diabólico de orgullo imponente, si al niño se lo mima o consiente por la
propia gloria. A partir de las observaciones hechas en mi ministerio, juzgaría que éste es uno de los más comunes de los pecados, y rara vez se
ha pensado en un nombre para él. Los resultados son tan trascendentales
en la vida de un niño que un incidente ilustrativo podría servir como advertencia. Yo sé de una mujer que, hace unos treinta años, tuvo una
amarga decepción en su primer año de vida universitaria. Ella se “precipitó” por tres hermandades. En su propia mente deseaba unirse a un
cierto hombre. Por lo tanto, se negó de inmediato a la invitación del menos deseable, y después de una gran ansiedad, también se negó al segundo, apostando a la posibilidad de que iba a ser invitada por el que ella
quería unirse. Para su gran disgusto, la invitación nunca llegó. Ella pasó
los años restantes de su vida universitaria fuera del ámbito social de esa
institución en particular, donde la pertenencia a una de las hermandades

441
era el sello del éxito social. Varios años después, esta mujer se casó y
tuvo una niña, una hija. Los que la conocían bien podían observar que la
hija estaba siendo criada de acuerdo a un cierto patrón que estaba muy
lejos de la atmósfera cristiana que había rodeado a la madre en su infancia. Cuando la hija llegó a la adolescencia, la madre se mudó a una determinada comunidad, donde hizo amistad con las madres que habían
sido miembros de la hermandad idealizada en sus diferentes colegios.
Casi todas las amistades se formaron después de comprobar que existía
esta conexión. La hija fue enviada a una pequeña universidad donde la
mayor parte de estos amigos estaban enviando a sus hijas, que era por
lo general seguro de que se comprometía con la hermandad de mujeres
debido a que sus madres habían sido miembros en dichas hermandades.
Para su enorme placer, que parecía casi obsceno para los observadores
de mente espiritual, la hija se convirtió en un miembro del grupo codiciado. Esto no fue todo. Al final del primer año la madre, que era ya viuda
y parecía vivir bien en aquel lugar, se trasladó a su propia ciudad universitaria, y su hija, un miembro que mediante la transferencia de la primera
universidad, vivía ahora en la hermandad que había desairado a su madre

442
una generación antes. El hombre que había desairado a su madre, observó desde su apartamento de cerca que parecía vivir su propia vida otra
vez, se deleitaba en la posición de su hija en constante referencia al hecho
de que su hija era un Kappa. Los psiquiatras pueden llamar a un patrón
de vida como éste por los términos de “fijación” y “complejo”, pero el
hecho bíblico es que si los motivos eran los que parecían ser, era una vida
tan sólo de pecado, y era un pecado diabólico. Debido a que el corazón
humano es un escenario en el que el individuo camina por las tablas de
la grandeza solitaria, hablando nada más que monólogos, el motivo humano es una cosa difícil de determinar. “El hombre mira la apariencia
externa (en el hebreo, dice “los ojos”), pero Jehová mira el corazón” (I
Samuel 16:7). Es por eso que no se puede juzgar, y el Señor dice que no
se puede juzgar los motivos de los demás. De hecho, está estrictamente
prohibido juzgar en materia de conducta (Mateo 7:1). A pesar de que se
ordena juzgar en asuntos de doctrina primaria como la Persona y la obra
de Cristo (I Juan 4:1-3), estamos con la misma seguridad de la orden en
no juzgar en asuntos de doctrina secundaria, como en los asuntos de la

443
comida o el mantenimiento de un determinado día por encima de los demás en vez de considerar iguales a todos los días (Romanos 14:1-10).
Dios dice que el cristiano es un administrador, y que el requisito para el
que lleva una relación con Dios es la fidelidad (I Corintios 4:2). Puesto
que esto es así, todos los seres humanos son liberados de la carga de la
preocupación de los juicios de los demás por la contraparte de la enseñanza que se nos prohíbe juzgar a los demás. Pablo dice: “Yo en muy
poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun
yo me juzgo a mí mismo. Porque aunque de nada tengo mala conciencia,
no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. Así que, no
juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará
también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los
corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios” (I Corintios
4:3-5). El corazón, en la Escritura, no se refiere a la bomba cardiaca que
circula la sangre a través del sistema arterial, es el símbolo del alma del
ser humano, es el centro de su ser, cada ataque de Satanás es dirigido
en contra de esta ciudadela. Es aquí en el alma que la voluntad reside y

444
donde cada uno decide su participación en la guerra invisible. En los incrédulos, Satanás está en guerra con el fin de mantener su voluntad centrada en el hombre, en sí mismos, de modo que no se conviertan al Salvador. Él está dispuesto a que un ser humano sea convertido en una bestia carnal, si eso es lo que el hombre quiere, a fin de mantener su lealtad
lejos de Cristo. Él preferiría que los hombres buenos, nobles, incluso religiosos, tenerlos como animales, porque su única esperanza es la de ganar
para su propia causa a través de los pecados del espíritu. En aquellos que
han nacido de nuevo, Satanás sabe muy bien que la nueva vida se ha
plantado en su ser, que la influencia del nuevo espíritu está penetrando
en todo el ser, y que habrá un progreso constante aunque sea muy pequeño. Dios le ha dicho a los suyos que “el que comenzó en vosotros la
buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6).
Las tácticas de Satanás se centran en mantener al cristiano, en una pobre
vida espiritual y con su testimonio anulado. Los ataques de la carne son
con el propósito de llegar al centro de la voluntad del ser humano, porque
los “deseos carnales”, se nos dice, “batallan contra el alma” (I Pedro
2:11). Los ataques del mundo tienen el propósito que hagamos a un lado

445
las primeras cosas, es decir las cosas espirituales, para que las cosas que
están en segundo lugar, y a veces las cosas que están en último lugar, se
conviertan en las primeras, porque si lo temporal puede dominar nuestros
pensamientos, lo eterno ocupa el segundo lugar. Los ataques del diablo
se dirigen nuevamente contra nuestra voluntad, porque si nuestro orgullo
puede ser elevado, y pensamos que somos autosuficientes, no hace falta
decir que se verán a sí mismos para establecer el plan de su vida y sus
órdenes de comando en lugar de descansar en la fe tranquila mirando a
la voluntad de Dios. El pecado del espíritu es el de apoyarse en los resultados de la comprensión de la propia alma, es el pecado de no confiar en
el Señor con todo el corazón (Proverbios 3:5). Si con todo nuestro corazón
renovado verdaderamente buscamos a Dios, seremos vencedores en la
guerra invisible.

446
CAPÍTULO 14
SATANÁS Y LA HISTORIA
En un capítulo anterior hemos expuesto algunos de los resultados
del odio que está en el corazón de Satanás contra el pueblo de Dios.
Mientras este odio se registra aquí y allá, en las páginas de la historia, no
tiene un lugar importante en los registros de los seres humanos, ya que
la historia, en su mayor parte, ha sido escrita por seres humanos que no
han estado interesados, sobre todo, en las cosas espirituales. Los historiadores frente a los hechos y acontecimientos en la vida de los seres
humanos a lo largo de los siglos y en toda la tierra, han tratado de vincularlos a lo que llamamos historia, e incluso a lo mejor es un registro muy
incompleto. Con frecuencia, nos dan magníficos cuadros de las vidas individuales, restringidas o por décadas, pero rara vez relacionan o son capaces de relacionar sus incidentes con la escena universal o transmitir la
idea del caleidoscopio cambiante de los acontecimientos humanos. No están en la posibilidad de relacionar la caída de los cristales (los acontecimientos en la historia humana) en un patrón de luz (Dios), pero es más
bien una revelación momentánea del drama invisible, cuyas escenas se

447
reproducen con una continuidad espantosa. La historia humana, tal como
se encuentra en los libros, con frecuencia contiene, por lo tanto, una gran
parte de desinformación y engaño incluso a veces.
La Actitud Evolutiva
La razón de esto radica en el hecho de que los historiadores modernos, en su mayor parte, han adoptado una actitud evolutiva hacia la historia y no ven la relación entre los acontecimientos que ocurrieron lejos
el uno del otro en el tiempo y en el espacio, pero cuyo verdadero significado exige un marco de referencia (punto de partida) que ha sido descuidado o despreciado y rechazado por los escritores de la historia. Los eventos humanos son tratados como fenómenos puramente humanos. No están dispuestos a creer que Dios ha intervenido en los asuntos de los seres
humanos, y que todavía está interviniendo, aún más no están dispuestos
a creer que hay un diablo personal que es el príncipe de este mundo y el
dios de este siglo, y que son totalmente incapaces de ver las causas espirituales e invisibles que están por encima de cada acontecimiento y más
allá del ámbito terrenal, y confunden a los títeres de Satanás como au-

448
ténticos actores de Dios en vivo. Los eventos que son realmente consecuentes se tratan como ajenos e independientes, y los incidentes que son
realmente inseparables se graban como si los acontecimientos estuvieran
en mundos diferentes. ¿Qué historiador ha conectado la construcción del
primer puente sobre el río Éufrates y la declaración de Cato en Roma que
Cartago debe ser destruida? ¿Quién ha unido a estos dos eventos con la
pelea entre Sara y Agar después del nacimiento de Ismael, y todos ellos
con la derrota del Faraón Necao en la batalla de Carquemis? Por si fuera
poco, vamos a añadir la estrecha relación de esta serie de acontecimientos aparentemente sin relación con los hechos tales como las plagas de
Egipto, uno de los títulos más utilizados del Papa, y una calumnia en contra de los negros, que es de origen relativamente moderno. Vamos a admitir que la unión de todas estas piezas parecen imposibles y su unidad
increíble, pero un poco de atención a unos pocos versículos de la Biblia
traerán todo el asunto a una perspectiva que revelará el nexo común entre todos ellos.
Un programa anunciado

449
Satanás había tratado de corromper a toda la población de la tierra
durante sus primeros siglos, y Dios había respondido con la destrucción
de todo por el repentino cataclismo del segundo diluvio. Ocho personas
habían sido salvadas con vida, Noé, su esposa, sus tres hijos y sus esposas. En la nueva vida que siguió a la inundación, los tres hijos de Noé y
sus familias se convirtieron en los progenitores de todas las razas de la
tierra. Pero las diferencias entre ellos eran muy grandes, y su historia fue
trazada por adelantado con el anuncio hecho por Dios de su programa (su
plan y su itinerario) y los consiguientes esfuerzos de Satanás para frustrar
el plan de Dios y para deshacer la voluntad de Dios. Es a la luz de este
programa ya anunciado que hay que ver algunas de las causas profundas,
no sólo por la extraña serie que se ha mencionado anteriormente, sino
para todos los grandes acontecimientos de la historia, por el surgimiento
de ciertas personalidades, y los movimientos de los ejércitos e incluso
para la destrucción de algunas civilizaciones. Después del diluvio, Noé se
emborrachó con vino y dormía en su tienda de campaña. Su hijo Cam
entró en la tienda y algo horrible ocurrió que evidentemente está escon-

450
dido debajo de las palabras del relato de las Escrituras (trasfondo espiritual). Puede que no sea ajeno a nuestro pensamiento que recordemos
que Sodoma y Gomorra se incluyeron dentro de los límites del territorio
de Cam (Génesis 10:19). Él salió y habló a sus hermanos Sem y Jafet,
quienes tomaron un manto, lo pusieron sobre sus dos hombros, y su respaldar sobre la tienda, cubriendo la desnudez de su padre. Cuando Noé
despertó, él sabía lo que había pasado, y, sin duda, bajo la inspiración del
Espíritu Santo, pronunció una maldición y una bendición sobre sus hijos,
que ha tenido más influencia en la historia de la humanidad después de
cualquier otra línea de la que se pueda hablar en el curso de la historia.
La terquedad y la rebelión
Sabemos que la Palabra de Dios establece una recompensa muy
alta en lo que respecta a la piedad filial (honra a los padres). El cuarto de
los diez mandamientos, el único mandamiento “con promesa”, es el que
exige honrar al padre y a la madre (Éxodo 20:12). Cuando Moisés revisó
la ley delante de la entrada de los hijos de Israel a la tierra de Canaán, el
pecado de la desobediencia a los padres era considerado tan terrible que
la pena de muerte se le atribuía. “Si alguno tuviere un hijo contumaz y

451
rebelde, que no obedeciere a la voz de su padre ni a la voz de su madre,
y habiéndole castigado, no les obedeciere; entonces lo tomarán su padre
y su madre, y lo sacarán ante los ancianos de su ciudad, y a la puerta del
lugar donde viva; y dirán a los ancianos de la ciudad: Este nuestro hijo
es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho.
Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá; así
quitarás el mal de en medio de ti, y todo Israel oirá, y temerá” (Deuteronomio 21:18-21). Tal vez este pecado de obstinación y de rebelión que
entonces se consideraba tan terrible porque los hijos de Israel estaban a
punto de entrar en la tierra de Canaán, es decir, los hijos de Sem estaban
a punto de entrar en la tierra de Cam, Canaán fue el hijo de Cam, con su
nombre fue el padre de la maldición original contra su familia. Este mismo
pecado se acentúa una vez más en la dirección de despedida de Moisés.
Él pronunció la maldición siguiente: “Maldito el que deshonrare a su padre
o a su madre. Y dirá todo el pueblo: Amén.” (Deuteronomio 27:16). La
palabra hebrea que aquí se traduce para “prender fuego de cerca” es la
misma que se hizo como base en otras partes, y se la tradujo como “despreciar”, “maltratar”, “estimar a la ligera”, y “envilecer”. Cabe señalar,

452
además, que una de las señales de los últimos tiempos, los desesperados
días que precederán al regreso de nuestro Señor Jesucristo, es que los
hijos serán “desobedientes a los padres” (II Timoteo 3:2). De paso sea
dicho que los padres que disciplinan a sus hijos no sólo les enseñan correctamente la obediencia a ellos mismos como sus padres, sino a desarrollar un modelo que les permita obedecer a Dios durante toda su vida.
Niños disciplinados habrán aprendido el grande e importante principio del
reconocimiento y sumisión a la autoridad, y esta actitud es la que Dios
exige de sus criaturas. La maldición que fue pronunciada por Noé fue
breve pero muy completa. “Y dijo: Maldito sea Canaán; siervo de siervos
será a sus hermanos. Dijo además: Bendito por Jehová mi Dios sea Sem,
y sea Canaán su siervo. Engrandezca Dios a Jafet, y habite en las tiendas
de Sem, y sea Canaán su siervo” (Génesis 9:25-27).
La bendición de la maldición
Cuando Dios pronunció una maldición sobre la humanidad en el Jardín del Edén, Adán y su mujer ambos fueron sometidos a esta maldición,
y el resultado fue de gran bendición. Es posible que Dios tomó a lo mejor

453
un segundo (¡o a lo mejor un cuarto o un sesentavo de segundo!) y convirtió en algo muy maravilloso cuando es aceptado como el estado actual
en el que un ser humano se encuentra, y cuando él se mueve hacia Dios
lo hace desde esa condición. Y si lo va a tomar desde esa situación, tal y
como es, y le pide a Dios que lo desarrolle a la plenitud de sus posibilidades en la bendición y la sumisión a su voluntad, no puede dejar de ser
una gran bendición. Una de las glorias de Dios en Cristo es que Él es capaz
de hacer música a partir de cañas cascadas y establecer una mecha
humeante en el fuego. Mateo 12:20 nos dice: “La caña cascada no quebrará, y el pábilo que humea no apagará, hasta que saque a victoria el
juicio”. Satanás que había fracasado en su intento de corromper a toda la
raza humana antes de la inundación, ahora trabajaría a través de Cam y
de su hijo Canaán que estaban llenos de un espíritu maligno de rebeldía
a la maldición de Dios sobre sus acciones. Ellos no querían tomar su lugar
como esclavos de sus hermanos, y el resultado fue más de un millar de
años de guerra que terminó en el exterminio virtual de algunas ramas de
la familia camita y en la mayor degradación de otras ramas. Satanás incluso ha intentado ocultar de la historia la gran derrota de los pueblos

454
camitas haciendo circular el escándalo calumnioso que la raza negra es la
única descendiente de Cam, y que el color de piel y la esclavitud son el
resultado de la maldición de Noé. Creemos que las tablas genealógicas
del décimo capítulo del Génesis refutan esta enseñanza. No hay evidencia
más de lo que hay para la calumnia común para una mujer en el Nuevo
Testamento llamada María Magdalena, que ha sido llamada una ramera
tan a menudo, y que el nombre de la ciudad se ha convertido en sinónimo
de prostitución, y a una mujer de mala reputación se la podría llamar
“Magdalena”. La Biblia no enseña esto ni incluso lo sugiere. Nos proponemos demostrar que, como resultado del gran pecado de Cam y posiblemente su hijo Canaán, y como consecuencia de la terrible maldición pronunciada por Dios sobre ellos y todos sus descendientes, Satanás utilizó
esta rama de la humanidad y comenzó a utilizarla en su intento de llevar
a toda la humanidad bajo su dominio. Las grandes guerras como resultado
de esto, que duró casi hasta el tiempo de Cristo, cuando el último de los
pueblos camitas fue destruido por los romanos en Cartago.
Los hijos de Cam

455
Los hijos de Cam se registran de la siguiente manera: “Cus,
Mizraim, Fut y Canaán” (Génesis 10:6). Algunos de éstos son fácilmente
identificados de forma positiva: Más allá de cualquier duda Mizraim es
Egipto, y por lo tanto la versión de la Reina Valera lo traduce de esa manera, mientras que Canaán es el padre de los pueblos que ocuparon lo
que ahora llamamos la Tierra Santa y sus alrededores. Además, el versículo siguiente dice que el hijo de Cus fue Nimrod. La mayoría de las
traducciones son tan débiles en el párrafo relativo a Nimrod, que la verdad
detrás de la historia no se ha hecho tan evidente como el orden de los
acontecimientos. Nunca ha habido un constante estudio en una escuela
dominical, y rara vez se ha realizado un sermón sobre este personaje
satánico, nieto de Cam, quien asumió la maldición de Dios como un reto
y peleó contra Dios, contra la sentencia divina y en contra de las personas
que habían sido prometidos como superiores sobre su familia (es decir,
contra Sem y Jafet). El uso de la palabra para describir a Nimrod fue
“vigoroso cazador delante de Jehová” y esto ha aumentado la confusión,
ya que un buen cazador es un ser admirado, y el nombre incluso se ha
tomado como un cumplido para los hombres que traían a su casa una

456
bolsa grande de cacería. Sin embargo, un estudio más detallado del uso
de la palabra en el Antiguo Testamento revela que Nimrod era un cazador
de seres humanos y no un cazador de animales. Esto es ciertamente más
claro en el pasaje de Jeremías que habla de los juicios que vendrán sobre
el Israel disperso, y de cómo Dios va a buscarlos y llevarlos de vuelta a
su tierra. Leemos: “He aquí que yo envío muchos pescadores, dice
Jehová, y los pescarán, y después enviaré muchos cazadores, y los cazarán por todo monte y por todo collado, y por las cavernas de los peñascos”
(Jeremías 16:16). Estos cazadores de hombres son los Nimrods que han
marcado historia en su odio hacia el pueblo escogido de Dios. Ellos han
sido los déspotas, los tiranos, los esclavizadores de almas, los dominadores, los arrogantes, los soberbios, los provocadores, que encuentran su
autoridad sólo en sus propios pechos y menosprecian al Dios Vivo y Verdadero. A la luz de este pasaje, bien podemos decir que el paso de Nimrod
en la historia sea de la siguiente manera: “Y Cus engendró a Nimrod,
quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. Éste fue vigoroso cazador
delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador
delante de Jehová. Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y

457
Calne, en la tierra de Sinar (hoy en día es Irak). De esta tierra salió para
Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala, y Resén entre Nínive y Cala, la cual
es ciudad grande” (Génesis 10:8-12). Tenga en cuenta que los cambios
que hemos hecho fueron a partir de la versión King James. Hemos dado
para Nimrod la calidad de un tirano y no el de un simple cazador, hemos
visto que su actitud fue muy presuntuosa y arrogante ante el Señor, también invadió Asiria, un país antisemita, desde el versículo 22 se registra
que Asur era un hijo de Sem. Aquí se da un espacio para la prueba de que
Nimrod fue el comienzo de la religión satánica. Un volumen monumental
de Alexander Hyslop, “Las Dos Babilonias”, está disponible para la demostración de este hecho. Una ilustración es muy pertinente para la historia
del siglo XXI. El rey de Babilonia, construyó un puente sobre el río Éufrates, y se entregó a sí mismo el título del constructor de puentes grandes.
Este título fue transferido, siglos más tarde, a un rey de Asia Menor, y
luego fue tomado por los Césares Romanos, y finalmente cayó a los papas
de hoy que se jactan con el título Pontifex Maximus. La supervivencia de
las prácticas camitas en la Iglesia Romana es asombrosa de las que se
reúne por primera vez. No nos debemos sorprender, sin embargo, por

458
darnos cuenta de que Satanás, el dios de Cam, es un enigma para el
verdadero pueblo de Dios, como lo ha hecho a través de todas las edades.
El gran historiador judío Josefo, escribiendo poco después de la vida terrenal de Cristo, ha conservado en las Antigüedades de los Judíos, el resumen de la tradición judía acerca de Nimrod. Si los traductores de nuestras versiones modernas hubieran llevado esto en mente, no habrían dado
tal punto defectuoso sobre Nimrod. Después de escribir de la prosperidad
temprana de los hijos de Cam, y su deseo de permanecer juntos, desobedecieron el mandamiento de Dios de llenar la tierra, como dice Josefo
(1:4): “Nos imaginamos que la prosperidad que disfrutaron, no se deriva
de la gracia de Dios, pero suponiendo que su propio poder era la causa
propia de la condición abundante que se encontraron, no le obedecieron
a Dios. Nay, añadió “que su desobediencia a la voluntad divina les motivó
por lo tanto a enviar colonias separadas, y que, al estar divididos en dos,
no podrían ser oprimidos fácilmente”. Ahora era Nimrod que les entusiasmaba con tal afrenta y menosprecio a Dios. Él era el nieto de Cam, hijo
de Noé, un hombre audaz y de gran fuerza en sus manos. Él los convenció
de que no atribuyeran a Dios nada, como si fuera a través de su propio

459
poder que ellos eran felices y prósperos, sino que creyeran que se trataba
de su propio valor y poder con el cual adquirieron esa felicidad y esa
prosperidad. También poco a poco cambió el gobierno en tiranía, al no
ver otra manera de convertir a los seres humanos del temor de Dios, y
para ponerlos en una constante dependencia de su poder. Él también dijo
que iba a vengarse de Dios, y si Él tuviere en su mente ahogar al mundo
otra vez, iba a vengarse de Dios por la destrucción de sus antepasados.
Ahora la multitud estaba muy preparada para seguir la determinación de
Nimrod, y estimar que un pedazo de cobardía era someterse a Dios, y
edificaron una torre, sin escatimar ningún dolor, ni estar en cualquier
grado negligentes en el trabajo, y por causa de la multitud de manos que
trabajan en ella, creció muy alto, más pronto de lo que nadie podía esperar, pero el grueso de ella era tan grande y estaba tan fuertemente construida, porque así su gran altura lo parecía, a la vista, siendo menor de lo
que realmente era. Estaba construida de ladrillo cocido, pegados con mortero, compuestos de betún, que no pueden ser susceptibles para admitir
agua. Cuando Dios vio que actuaron tan locamente, Él no resolvió destruirlos completamente, ya que no crecieron más sabios por la destrucción

460
de los pecadores, sino que provocó un tumulto entre ellos, produciendo
en ellos diversos idiomas, y haciendo que a través de la multitud de las
lenguas, no fueran capaces de entenderse entre sí. El lugar donde se
construyó la torre ahora se llama Babilonia (la tierra de Sinar, hoy en día
es Irak), y para los hebreos la denominan con la palabra “Babel”, que
significa “confusión”. La invasión militar de la tierra de Asiria por Nimrod
era el comienzo de los cientos de años de los camitas en ascenso. Desde
nuestro punto de vista del siglo XXI de la era cristiana y de una Biblia
abierta con su revelación completa de los planes de Dios y su cumplimiento, somos capaces de ver el cuadro completo, a pesar del hecho de
que todo el esfuerzo parece haber sido hecho para ocultar los resultados
de la posteridad. Cuando Kipling escribió, toda la pompa de ayer comparándola con la de Nínive y Tiro, que estaba poniendo en la poesía el obituario (grandeza) de los pueblos camitas.
Satanás incluso utiliza sus derrotas como un arma para atacar a la
Biblia. Entre los hijos de Cam se enumeran los hititas. Así fue aplastante
su derrota, por lo que definitivamente llegó el final de su gran imperio,
que en el siglo XIX había más críticos que negaban la inspiración de la

461
Biblia sobre la base de que no había gente como los hititas, que según
ellos nunca existieron. Las primeras ediciones de la Enciclopedia Británica
que se encuentran en los sótanos de la mayoría de las bibliotecas, contienen extensos artículos sobre una crítica bíblica en la que se enciende
el desprecio de los eruditos (camitas espirituales) en contra de la Biblia,
por sus referencias a los hititas como un pueblo grande y poderoso. Pero
de repente descubrimientos arqueológicos hicieron que la enciclopedia
sea un ridículo muy de moda. He caminado en las ruinas de Bogazkoy
(Turquía), la antigua Hattusa, la capital hitita, cuya existencia fue negada,
y he pasado días en las reliquias de la civilización en el museo que se ha
construido en Angora para albergar sus hallazgos. A cien millas de distancia de las paredes de un cañón rocoso están en altorrelieve que se
encuentran entre las obras más grandes del mundo y que nos muestran
las hazañas de los reyes hititas. Los hititas, los hijos de Cam, celebraron
que los semitas estuvieran en sujeción durante siglos. Cómo Satanás
debe haber regodeado la luz del hecho de que Dios le había dicho que
iban a ser los esclavos. ¡Y allí estaban los amos! Pero Dios no cuenta la
historia en minutos. Los hijos de Cam que vivían cerca de Jerusalén eran

462
una constante espina en la carne para Israel porque éstos no obedecieron
el mandato de Dios de destruirlos por completo al entrar en la tierra. Los
que ponen reparos en contra de Dios porque Él ordenó la destrucción de
hombres, mujeres y niños por parte del ejército de Israel recuerden que
Él estaba al mando de la luz de todo el conocimiento, y que los cananeos
tenían gran comercio con los demonios. Prueba de ello es el informe de
los espías que fueron enviados por Josué y que descubrieron que los “gigantes” estaban en su tierra, los “nephilim” (significa “los caídos”) que
fueron controlados y propagados por los demonios, se lo puede demostrar
(perversión de la genética humana). Dado que podemos tratar en una
frase la última rama del pueblo camita, los de las costas de Canaán que
sobrevivieron y lucharon contra Sem y Jafet. Démonos cuenta de que Tiro
y Sidón (actualmente Líbano) eran ciudades de Cam, y que sus navegantes fenicios que recorrían el Mediterráneo fundaron Cartago (actualmente
Túnez), la ciudad fundada que había avanzado muy bien en la costa norte
de África, desde donde continuaron luchando contra las naciones divinamente nombradas hasta que Cartago fue destruida por los romanos. Catón en el senado romano terminó cada debate, ya sea por impuestos,

463
suministros de alimentos, movimientos del ejército, o lo que sea, con la
famosa frase, “Cartago debe ser destruida”. Aunque es casi seguro que
no estaba al tanto del impulso divino que había detrás de sus palabras,
en el que estaba en movimiento Dios en las guerras púnicas (serie de tres
guerras de 117 años de duración que enfrentó a las dos principales potencias de la época del Mediterráneo: Roma y Cartago). Es interesante
recordar que el nombre de Dios se encuentra en la última sílaba de Israel
(el), en cambio el nombre de Baal se encuentra en la última sílaba del
nombre del líder cartaginés Aníbal (al). Sólo con la destrucción de Cartago
fue la herencia de Jafet establecida sobre la historia de Europa y del
mundo. El mayor símbolo de la enemistad de Satanás contra los hijos de
Israel fue Egipto, que les mantuvieron en esclavitud 400 años. El viajero
que entra hoy en día a esta tierra antigua se llenará de asombro ante lo
que ve. Uno puede acostumbrarse rápidamente a los lugares de interés
de otros países y los lleva en su curso normal, pero Egipto todavía tiene
el poder de evocar un extraño asombro de lo que queda de su estupenda
civilización. La magnitud de los edificios, los pasillos hipóstilas, las gigantescas columnas de los templos, las calles de esfinges, y supremamente,

464
las grandes pirámides, todos ellos nos recuerdan la fuerza del orgullo de
un pueblo que hizo todo este trabajo con nada más que sus manos. Y este
pueblo procedía de las entrañas del Cam maldito. Incluso hoy en día en
el lenguaje de la tierra, el nombre del pueblo y del país en que habitan es
el del segundo hijo de Cam, Mizraim. Las Escrituras nos dicen claramente
que Satanás hizo una alianza especial con este hijo de Cam y construyó
en él el orgullo colosal que corría por las venas de este pueblo y les puso
esa fuerza física para romper las rocas y las montañas de su tierra, como
para compensar su maldición. ¿Iban a ser ellos esclavos? Entonces ellos
esclavizaron a todos los pueblos a los que podían forjar cadenas, y ellos
reorganizaron el desorden cósmico de las colinas áridas y pedregosas en
las montañas inteligentes de las pirámides y otros monumentos que
muestran la grandeza de Cam.
La risa de Dios
La primera vez que llegué a las pirámides fue por la lenta aproximación hacia la carretera y el modo de andar más lento del camello. El
peso de la evidencia de la capacidad del enclenque hombre era sorprendente, y uno quedaba con un temor incierto antes de que estos restos de

465
la energía hirviente de la gente antigua fueran descubiertos. En otra ocasión llegué a las pirámides en la cabina de un helicóptero, volando por la
costa del Mar Rojo, embelesado con las jerarquías que caen de las montañas. Se nos abrió el interior al atardecer y las primeras luces de El Cairo
estaban empezando a brillar. La tierra era plana ante nosotros y por nuestra altura las pirámides se podían discernir con mucha dificultad por la
distancia. Entonces, de repente podían estar claramente identificadas,
como verrugas diminutas en la vasta llanura, excrecencias sobre el desierto limpio, arenoso. Al ver todas estas majestuosas edificaciones,
pensé en la risa de Dios. Me pareció que los hijos de Cam, se arrastraban
como hormigas por el gran río de abajo, debió haber sido la causa de la
sonrisa triste del Espíritu Santo cuando Él registró la furia de las naciones
y la vana imaginación de la gente. “Se levantarán los reyes de la tierra, y
príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo:
Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas. El que
mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Luego hablará a
ellos en su furor, y los turbará con su ira” (Salmo 2:2-5).
Satanás es desconcertado

466
La clave de todo lo que sucedió en Egipto se encuentra en un versículo enterrado en el libro de Números. Digo “enterrado”, aunque nada
está enterrado en la Palabra de Dios, sino por el descuido del hombre.
“No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca
de Dios” (Mateo 4:4). Es sólo cuando comprendemos esto, y vemos, por
ejemplo, la forma en que nuestro Señor en Su tentación contra Satanás,
lo desconcertó con tres pequeñas frases tomadas del libro de Deuteronomio, que podemos ver la verdadera naturaleza y el verdadero valor del
volumen que está en nuestras manos. En el capítulo treinta y tres del libro
de Números, hay un registro de las jornadas de los hijos de Israel después
que salieron de la tierra de Egipto. La fuerza del versículo debería llevarnos a nuestros pies con cada nervio despierto y cada pulsación de nuestras venas. Se presenta en medio de lo que podría llamarse una cuenta
monótona de los movimientos geográficos de las tribus de los hijos de
Israel. Primero leemos: “Éstas son las jornadas (viajes) de los hijos de
Israel, que salieron de la tierra de Egipto por sus ejércitos, bajo el mando
de Moisés y Aarón. Moisés escribió sus salidas conforme a sus jornadas
por mandato de Jehová. Éstas, pues, son sus jornadas con arreglo a sus

467
salidas. De Ramesés salieron en el mes primero, a los quince días del mes
primero; el segundo día de la pascua salieron los hijos de Israel con mano
poderosa, a vista de todos los egipcios” (Números 33:1-3). Es sólo una
crónica normal hasta que nos damos cuenta del drama de la última frase
que hemos puesto en cursiva para prepararnos para el siguiente versículo
que tiene que tener un papel establecido con letras mayúsculas. “Mientras
enterraban los egipcios a los que Jehová había herido de muerte de entre
ellos, a todo primogénito; también había hecho Jehová JUICIOS contra
sus dioses” (Números 33:1-4). La siguiente línea se remonta a la cuenta
corriente del viaje: “Salieron, pues, los hijos de Israel de Ramesés, y
acamparon en Sucot” (versículo 5).
Las plagas de Egipto
Aquí está la declaración formal de que las fuerzas de Satanás estaban en alianza con los hijos de Cam, y que las plagas en Egipto fueron el
método de Dios para traer las cosas de vuelta al trayecto que se había
determinado. Aquí está la prueba de que no era sólo que el hombre estaba
actuando en contra de un decreto sobre la esclavitud, sino que se trataba

468
de Satanás con toda la fuerza de su poder en la construcción de su estrategia en la guerra invisible con sus movimientos en la historia durante
largos períodos de tiempo, mientras que Dios esperó pacientemente lo
que tiene llamado como “la plenitud (el cumplimiento) de los tiempos”
(Gálatas 4:4). Este versículo por sí solo sería suficiente para justificar
nuestra posición de que todo el movimiento de los pueblos camitas fue
diseñado por Satanás y era una parte de su campaña de rebelión contra
Dios. En el Nuevo Testamento, hay una revelación directa del hecho de
que el poder detrás de los tronos de la tierra es siempre un poder satánico. Se nos dice por el Espíritu Santo que “no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de
maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). Se nos dice, por lo tanto,
a nosotros que recibamos toda la armadura de Dios para que podamos
ser capaces de resistir a las asechanzas del diablo. En otra parte se nos
revela que “las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas
en Dios para la destrucción de fortalezas” (II Corintios 10:5). El diablo
estaba en Egipto. El diablo estaba gobernando Egipto. Detrás del Faraón

469
estuvo Satanás. Cuando Dios envió a Moisés a la tierra de Egipto, fue para
levantar la esclavitud de Cam hacia los hijos de Sem. También fue para
levantar la esclavitud de Satanás y aplastar a esa fuerza siniestra que
estaba aliado con Cam y que es el responsable de la sabiduría de los
egipcios y las maravillas de su civilización.
Las normas del poder
La Biblia registra que hay tres niveles de poder mostrados por Dios
en el curso de la historia. El primero de estos niveles de poder es el que
ejerció en romper el yugo de los poderosos, de los demonios más poderosos de Egipto para llevar a los hijos de Israel a la libertad. El tercer nivel
de estas normas de poder, en el punto del tiempo, está vinculado con el
primero en una comparación que se saca de su orden cronológico (es decir
tiempo). Un centenar de veces en el transcurso de la narración de la Biblia
tenemos el registro de la apelación ante el primer estándar de poder que
aparece cuando el Señor rompió el yugo de Egipto y estableció que los
poderosos de esta tierra fueran como nada. Pero cuando Dios dijo a los
hijos de Israel que iban a ser expulsados de la Tierra Prometida a causa

470
de su pecado, e iban a ser dispersados por todo el mundo de una esclavitud que sería peor que la esclavitud en Egipto, pero Dios anunció su
futura liberación, y lo vinculó con una imagen que viene de un poder que
superará con creces todo lo que sucedió en las orillas del Nilo. Dios habla
por medio del profeta Jeremías, diciendo: “Por tanto, yo os arrojaré de
esta tierra a una tierra que ni vosotros ni vuestros padres habéis conocido, y allá serviréis a dioses ajenos de día y de noche; porque no os
mostraré clemencia. No obstante, he aquí vienen días, dice Jehová, en
que no se dirá más: Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de
tierra de Egipto; sino: Vive Jehová, que hizo subir a los hijos de Israel de
la tierra del norte, y de todas las tierras adonde los había arrojado; y los
volveré a su tierra, la cual di a sus padres” (Jeremías 16:13-15). Una vez
más, hablando a través del profeta Miqueas, Dios describe las obras milagrosas, que deberán realizarse por Dios para llevar a los judíos, hasta
el último de ellos, de los rincones de la tierra. “Yo les mostraré maravillas
como el día que saliste de Egipto. Las naciones verán, y se avergonzarán
de todo su poderío; pondrán la mano sobre su boca, ensordecerán sus
oídos. Lamerán el polvo como la culebra; como las serpientes de la tierra,

471
temblarán en sus encierros; se volverán amedrentados ante Jehová nuestro Dios, y temerán a causa de ti” (Miqueas 7:15-17).
Las maravillas por venir
Las maravillas que Dios llevará a cabo en un tiempo futuro en esta
tierra, será de tal medida que hará que los seres humanos se olviden de
todo lo que hizo en las plagas de Egipto. “El polvo (derrota) será el alimento de la serpiente”, fue dicho por Dios para el diablo en el jardín del
Edén. Aquí se afirma que todos los que le siguen conocerán la misma
derrota. En boca de los seres humanos será el polvo de la derrota absoluta, lo mismo que ocurrió en Egipto. Él ejecutó el juicio sobre los dioses
falsos de la tierra. El segundo estándar de poder, el más grande de todos,
es el que el Señor ha realizado por nosotros en la resurrección de Cristo
de entre los muertos, y con él, contó cómo se plantearían y se sentarían
en los lugares celestiales, la multitud de los que tienen o ponen su confianza en su Palabra (la Iglesia) y han seguido el camino de la fe de Dios,
que parecía ser el camino de la humillación, pero que terminará en el
cielo. Porque cuando Cristo resucitó de entre los muertos, la compañía
finita de los creyentes, elegidos en Cristo antes de la fundación del

472
mundo, fueron liberados para siempre de la esclavitud de esta tierra (pecado) y de Satanás, y se unen al Señor resucitado. El vocabulario del
griego reúne a las expresiones de la fuerza y la potencia y el poder que
se exhibieron por Dios en esa hora triunfante cuando se manifiesta “la
supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos,
según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales. Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros
delitos y pecados, y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo
sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efesios 1:19-20; 2:1,
6).
El juicio sobre los dioses
Ahora estamos preocupados por el primero de estos niveles de poder en el que se hace constar expresamente que el Señor ejecutó los
juicios sobre los dioses de Egipto. Para entender este pasaje, y el conjunto
de los capítulos del Éxodo relativos a las plagas, es necesario que entendamos un poco la naturaleza (el origen) de la religión en Egipto. La adoración de la tierra a lo largo del río Nilo es el mayor ejemplo de la verdad

473
de la revelación del primer capítulo de la epístola a los Romanos sobre la
salida del ser humano de Dios y su consiguiente degradación. La historia
del origen de la humanidad y su adoración al diablo es clara y detallada.
“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen
claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por
medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo
conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino
que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria
del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de
aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó
a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que
deshonraron entre sí sus propios cuerpos” (Romanos 1:20-24). ¿No es
ésta la descripción perfecta de la religión de Egipto? La imagen se vuelve
completa cuando nos damos cuenta de la magnitud de la identificación de
los dioses demoníacos con la tierra, el agua y el cielo de Egipto. Para
entender esto completamente, es necesario entender algunas de las características especiales de la vida en Egipto. El país de Egipto es como

474
una de las ciudades pequeñas de América, donde los habitantes han construido solamente a lo largo de la carretera durante varios kilómetros, la
ciudad por lo tanto tiene cuarenta cuadras y una cuadra de ancho. Multiplique esto y usted tiene un cuadro de gran parte de Egipto. El Nilo era la
carretera de la antigua tierra como lo es hoy. El río venía del sur impenetrable, y su origen se pierde en el misterio de una leyenda. Las cataratas
prohibieron el río superior para la navegación y los desiertos ardientes
bajaron la orilla del agua en lo que conocemos como Sudán, mientras que
más allá de la división del río yacían las cadenas gigantes de montañas,
intransitables para los hombres de aquel tiempo. Vagos rumores y leyendas acerca de la fuente (origen) del Nilo habían bajado a la tierra, y había
sido distorsionado hasta tal punto que Heródoto informó simplemente que
el río venía de las montañas de la luna. Es comprensible, entonces, que
un pueblo que había salido de la tierra firme, la verdadera revelación de
Dios, y que había entrado en las laderas escarpadas del politeísmo, haya
identificado algunas de sus divinidades con el río Nilo. En ciertas épocas
del año el río Nilo se desbordaba y, cuando se retiraba de su lecho acos-

475
tumbrado, dejaba tras de sí un depósito aluvial de rica tierra vegetal (fértil) que hizo posible que la tierra produjera en abundancia. Era natural,
pues, que los egipcios hayan asociado a otros de sus dioses con la tierra
fecunda que dio tanta abundancia de mano de obra y alimento. Por último, casi nunca había lluvia en Egipto, y el cielo arriba estaba azul, con
su sol sin nubes, atraía la mirada (admiración) y luego la adoración de la
gente que había abandonado al Señor Dios y a quienes no les gustaba
que se les retuviera en su conocimiento. Con el desierto siempre a sus
espaldas, la gente estaba feliz en la estrecha franja de la tierra, como en
una cárcel, a lo largo de su río y su trinidad de deidades múltiples se
centraba en el agua, la tierra y el cielo. Satanás, tan hambriento de adoración, había traído a sus principados y potestades a esta tierra con gran
fuerza y recogía toda la adoración que tanto los líderes de los cultos (sacerdotes) y los educados y la gente de granja y de servidores sencillos
eran capaces de ofrecerle. Fue en esos dioses que el Señor estaba a punto
de hacer su terrible juicio. Existe evidencia de que el mismo Satanás entró
en Egipto para dirigir su propia versión en la guerra invisible. La palabra
hebrea que se usa para las serpientes de los magos (Éxodo 7:10-12) es

476
la palabra que se tradujo al inglés como “dragón” cuando esa palabra se
encuentra en el Antiguo Testamento. El último libro de la Biblia (Apocalipsis) identifica al dragón con “la serpiente antigua que se llama Diablo y
Satanás, el cual engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9). La concurrencia en Egipto no era una cuestión de dejar a uno de sus secuaces, no
importaba cuán glorioso sea su rango, podía ser el que sea. La presencia
del mal en una persona no es sorprendente a la vista de la importancia
del conflicto. Toda la multitud de los hijos de Abraham fueron esclavos en
las garras de los maestros camitas, ellos mismos estuvieron bajo las garras de Satanás. Si hubieran podido ser aplastados y destruidos en Egipto,
la promesa de Dios se hubiera visto frustrada y derrotado el Señor. Fue
una oportunidad audaz, pero con la única posibilidad, y Satanás lanzó
todas sus reservas y llegó a llevarlos a cabo en persona mismo. La derrota
de sus ejércitos es un tanto más marcada. Dios anunció que “contra todos
los dioses de Egipto ejecutaré juicio, Yo, Jehová” (Éxodo 12:12), es el
mismo Dios que anunció por medio de Moisés en el pasaje que hemos
leído de Números, que él estableció un juicio contra estos dioses. El primero de los juicios estaba sobre las aguas de Egipto. No sólo el río Nilo,

477
sino también las otras aguas de la tierra, incluso el agua que se elaboraba
para su uso en las casas, y que se guardaba en las vasijas de madera y
en jarras de piedra, se convirtió en sangre, y durante siete días el país
entero estaba en este horror, con la muerte de peces y con el río que
apestaba (Éxodo 7:19-25). Con el fin de comprender la pérdida de prestigio que esta plaga debió haber sido para los dioses de Egipto, debemos
darnos cuenta de lo importante y de los numerosos que eran los dioses
del río Nilo. Osiris, fue uno de los principales dioses de Egipto, fue el primero de todos los dioses del Nilo Occidental. Él, junto con su compañera,
la diosa madre, Isis, y su hijo, Horus, con cabeza humana eran estos
dioses, entre los muchos que tenían cabezas de pájaros, de bestias o de
reptiles. Esta trinidad de dioses era la más favorecida entre la gente común, el campesino común y la gente corriente en general, que fueron los
predecesores de los “felaheen” (campesinos y agricultores del Medio
Oriente y el Norte de África) que trabajan a las orillas del río Nilo hasta
en la actualidad. Había otros dioses del Nilo como fueron: Hapimon en el
norte, y Tauret en Tebas, en cuyo honor y culto se realizaba la mayor
fiesta del año que se haya centrado, y que era conocida como la grande,

478
la diosa hipopótamo del río. También existió Nu, el dios de la vida en el
río. A estos dioses, se les realizaba oraciones durante siglos y ofrendas
incontables se habían hecho para calmarlos y tener el favor de ellos.
Ahora se veían como nada. Con una sola palabra, el judío, Moisés, hablando a través de su hermano, Aarón, declara la maravilla, y el río se
convierte en sangre. La palabra hebrea traducida como “maravilla” indica
algo que está fuera del conocimiento del ser humano. Incluso los hijos de
Israel no sabían lo que estaba pasando, porque en los Salmos, se revela
que “nuestros padres no entendieron tus maravillas en Egipto” (Salmo
106:7). Si los semitas elegidos no podían entender la asombrosa obra de
Dios, ¡cuánto mayor era la ignorancia de los egipcios camitas! Hay mucha
evidencia en la Biblia de que los humanos no entienden el lenguaje de la
gracia (porque creen que reciben las bendiciones de Dios por sus méritos,
o por su propio esfuerzo), pero sí comprenden algo del lenguaje de juicio.
Si se ven obligados a ponerse en una esquina, se retiran con odio y sus
corazones no cambian para que sean mejores, sino para ser peores. Fue
así con el Faraón, su corazón se había endurecido. Ha habido quienes han
atacado a las Escrituras y al Dios de las Escrituras porque se da esta frase.

479
Su argumento es que el Faraón no podía hacer otra cosa si el Todopoderoso Dios había endurecido su corazón, no podía hacer que su corazón se
endurezca y luego hacerlo responsable. La versión King James dice que
Jehová endureció el corazón de Faraón, pero la versión revisada que se
encuentra más cerca del hebreo, no se menciona el nombre del Señor.
“El corazón del Faraón se endureció” es la representación verdadera, y si
se le endureció su corazón, hay una doble respuesta para ello. Como señalamos en un capítulo anterior, Dios hace las reglas bajo las cuales el
pecado se llama pecado, aunque Él no es el autor del pecado. Es el hombre quien decide ir hacia un camino de rechazo, y el curso de ese camino
de rechazo lo conduce, inevitablemente, hacia la dureza del corazón. Con
cada decisión de su terquedad que los hace errar, se llevan ellos mismos
más lejos del poder de la gracia de Dios, y esto se lleva a cabo a su propia
manera. Pero, ¿no hay una respuesta en el hecho de que Satanás estaba
en la tierra de Egipto, y que el Faraón era su representante humano principal, y que estaba en posesión del alma y del espíritu de tal hombre?
Esto no significa, por supuesto, que se disminuya la responsabilidad del

480
Faraón, ya que todo ser humano es plenamente responsable de sus propias decisiones y hechos. Faraón tuvo la abundante evidencia de la verdad
de Dios delante de él, pero su trono se había mantenido por confianza en
las fuerzas de Satanás, quien era el verdadero poder detrás de ese trono.
A pesar de la evidencia, y a pesar del hecho de que el Señor había dicho
en un principio que haría que el corazón del Faraón sea duro (Éxodo 7:3),
lo suficientemente duro como para resistir a Satanás si realmente lo
deseaba, ya que la mente carnal es enemistad contra Dios y no puede
estar sujeto a su ley (Romanos 8:7). El corazón del Faraón se endureció
por una combinación de hechos ya que él odiaba a Dios, y el demonio
quería dirigir sus fuerzas en la guerra invisible contra Dios, y que Dios
había creado las condiciones bajo las cuales operarían los corazones de
los seres humanos en el pecado, es decir las leyes y consecuencias que
tiene el pecado. La segunda de las maravillas de Dios también demostró
la vaciedad de los poderes de los dioses de Egipto. La tierra estaba cubierta por una plaga de ranas en tal abundancia que entraban en las casas
de los egipcios y fueron halladas en sus camas mismo (Éxodo 8:2-14).
Hablamos del hecho de que la trinidad de Osiris fue representada por los

481
ídolos con cabeza humana. Éstos eran relativamente raros en el panteón
de Egipto. Aunque casi todos los dioses eran representados con cuerpos
humanos, casi todos ellos eran representados con cabezas de pájaros,
bestias y reptiles. Una de las principales diosas de la tierra era Hekt, esposa del creador del mundo, que se mostró siempre con la cabeza y el
cuerpo de una rana. ¿Qué era lo que las personas podían hacer? Tenemos
una viva ilustración de esta situación en las acciones de algunos de los
devotos de la India que tienen una vida tan sagrada que no matan incluso
a los parásitos. Es posible ver a los mendigos en las plazas del mercado
de la India, que con cuidado se eliminan las pulgas y los piojos de sus
propios cuerpos y los dejan caer con vida en las instalaciones del mercado, a partir de cuyo momento están pronto de nuevo en la carcasa de
la picazón de otro anfitrión. Entonces los egipcios, poseídos por ideas similares, no podían hacer la guerra contra las ranas que infestaban sus
viviendas, y se subían sobre ellos con su cuerpo frío y húmedo, y penetraban incluso en sus hornos y en las artesas donde se realizaba el pan.
Para empeorar las cosas, todas estas ranas habían salido de su sagrado
río Nilo (Éxodo 8:3). Cuando las millares de ranas murieron, sus cuerpos

482
en descomposición habían convertido los campos y las orillas del Nilo en
un horror apestoso. Con la pérdida de estos dioses, por los eventos que
debían acompañarles en sus juicios, el Faraón respiró y endureció de
nuevo su corazón.
El Señor y el dios de la tierra
El tercero de los juicios sobre el Faraón y sobre los dioses de Egipto
salió de la tierra de Egipto. Los depósitos aluviales (hacían que la tierra
se vuelva fértil) de las inundaciones anuales que habían hecho de este
suelo, y lo hacen hasta hoy en día, uno de los suelos más ricos del mundo.
En ninguna parte puede haber cultivos más abundantes que en esta tierra. Los hebreos recordaron las legumbres, las cebollas, el ajo, los melones de Egipto, y el viajero de hoy en día se puede encontrar con una gran
variedad de deliciosas frutas en Egipto a precios modestos. Nuestras versiones en inglés traducen la palabra “plaga” como una que hace referencia
a los “piojos”, pero esto deja algo que desear. El margen de la revisión
muestra la indecisión de los traductores que agregaron las moscas y las
pulgas de la arena, como las representaciones posibles de la palabra hebrea “ken” que viene de una raíz que significa “cavar”. Es probable que el

483
insecto era uno de la variedad que excava bajo la piel de los seres humanos, y que todavía se encuentra hoy en día en muchas partes del mundo
en diferentes formas. Pero, ¿dónde estaba el gran dios de la tierra, Geb,
a quien los sacerdotes hacían ofrendas a causa de la abundancia de la
tierra? El artificio de los sacerdotes les había fallado en este punto. No
podían duplicar estas cosas con su magia como lo habían hecho antes, y
que estaban demasiado ocupados con los inconvenientes de la picazón
para continuar con su farsa.
El Señor y el dios escarabajo
Nuestra versión registra la cuarta de las plagas como “enjambres
de moscas”. Las últimas palabras que aparecen en cursiva no están en el
original. La plaga consistió en enjambres, y tal vez la palabra significa que
los enjambres eran de insectos de todo tipo. Esto sería una gran ironía
por parte de Dios a causa de la posición del escarabajo sagrado entre los
dioses de Egipto. Los arqueólogos han descubierto decenas de miles de
escarabajos, muchos tallados en las piedras más preciosas y con inscripciones en hueco sobre sus espaldas. La razón de la divinidad del escarabajo es singular y muy interesante. El insecto es casi tan grande como

484
una moneda de cinco centavos, pero se alimenta del estiércol en los campos de una manera muy curiosa. Cuando los rebaños y manadas defecan,
estos enjambres de insectos salen de sus agujeros en el suelo y recogen
su forraje para sus comidas futuras. Ellos toman el asunto de la estercorácea y forman con ella una esfera matemáticamente perfecta del tamaño
de una pelota de golf y la hacen rodar por el campo hasta su morada
subterránea. Los egipcios no eran entomólogos muy buenos, pero no podía dejar de observar las miles de bolas perfectamente formadas que eran
rodadas a través de sus campos. Pronto se hizo una conexión en su mente
entre las esferas del estiércol y el sol en el cielo y concibieron la idea de
que un escarabajo gigante puso el sol de la tarde hasta la mañana en el
inframundo hasta el amanecer y trajo de vuelta al cielo una vez más.
También tuvieron la idea falsa de que el escarabajo depositaba sus larvas
en la esfera, pero la entomología moderna ha demostrado que esto no es
cierto. El sol como la semilla de la vida, sin embargo, encontraron una
ilustración de ello en la obra del escarabajo, y algunos de los gigantes se
les concedió el honor de la momificación y el entierro con los faraones.
Amon-Ra, que se contaba por ser el rey de los dioses, tenía la cabeza de

485
un escarabajo. Bien podemos imaginar la consternación que cubrió la tierra con la llegada de los enjambres de estos insectos en las casas sagradas. Tuvieron el poder, ya que son con mandíbulas que son tan cerradas
en un lado que se las puede ver a través de la madera, y por lo tanto, sus
cualidades destructivas serían superiores a las de las termitas. Al mismo
tiempo, se les miraba con una reverencia que podría compararse a la de
un sacerdote católico romano hacia el pedazo de pan que supuestamente
se ha convertido en el cuerpo de Cristo. La plaga de los enjambres tenía
otro aspecto que era humillante a los dioses de Egipto. Dios el Señor había
dividido entre Egipto y la tierra de Gosén, donde los israelitas estaban
acampados. Los enjambres se encontraron con los camitas en Egipto,
pero los semitas no fueron tocados. La presencia de los enjambres hizo
que Faraón llamara a Moisés y le abogó por el cese de la peste y le ofreció
el primer indicio de compromiso, incluso pidiendo que ore por ellos (Éxodo
8:28). Pero Dios cuando se compromete con alguien, siempre exige una
rendición incondicional. Esto no era aceptable para el Faraón, y continuaron los juicios.
El Señor y el dios toro

486
La quinta plaga fue contra los animales de Egipto. El culto a Apis, el
dios-toro, y con la cabeza de vaca Hathor, que era la diosa de los desiertos, estaba tan extendida que los hijos de Israel se habían infectado con
este culto, y más tarde, cuando pensaron que Moisés había desaparecido,
dieron su oro para convertirlo en un monumento, la imagen de Apis, y
gritaron: “Estos son tus dioses, oh Israel, que te sacaron de la tierra de
Egipto” (Éxodo 32:4). En verdad ellos no entendieron las maravillas que
Dios estaba realizando. En la India también el viajero ve a la vaca, el más
sagrado de todos los animales, caminando por las calles principales de las
ciudades, pasando libremente en tiendas y comercios, husmeando su camino a lo largo de los contadores, u obstruyendo el tráfico en las calles.
En Egipto los animales domésticos eran sagrados, y en cada templo había
un esferográfico el cual sólo los sacerdotes y el Faraón podían utilizar. En
este bolígrafo que había en cada templo, un toro vivo se mantenía y se
postraba como una encarnación de uno de estos dioses. La plaga que
ahora vino sobre la tierra era una “pestilencia”, una enfermedad contagiosa entre el ganado, e incluso los toros sagrados en el templo murieron
(Éxodo 9:3-7). Los otros animales domésticos también eran sagrados, y

487
la pestilencia golpeó las cabras y los carneros, las imágenes de cuyas
cabezas adornaban los cuerpos de muchos ídolos. Tal vez incluso Bubastis, la diosa gato del amor, a la cual se la relacionaba con los asuntos
femeninos y con la moda, fue azotada con la pestilencia. En todo caso,
los juicios realizados contra los dioses habían entrado en los patios traseros de todos los agricultores y en los recintos sagrados de cada templo.
Una vez más los hijos de Sem fueron perdonados, y cuando la noticia de
esto llegó al Faraón envió mensajeros para investigar. El informe demostró que se había hecho la división entre los dos pueblos y que el ganado
de los hebreos no fue tocado. Sin embargo, todavía Faraón mantuvo endurecido su corazón.
Las cenizas de maldición
La sexta maravilla se manifestó en contra de los cuerpos de los seres humanos. La peste fue una de las que provocó “sarpullido con úlceras”
(Éxodo 9:8-11), aunque esta palabra puede esconder algo aún más terrible de lo que vemos a simple vista. La raíz hebrea significa “quemar”, y
la concordancia revela que es la misma palabra que se traduce como “lepra” (Levítico 13:18-20), y como úlcera de Egipto (Deuteronomio 28:27,

488
35), y que se declara que es una enfermedad incurable. El relato de la
plaga no da ninguna indicación de que algún egipcio haya sido curado, ya
que tales curaciones podrían haber sido atribuidas a los dioses de la tierra,
a muchos de los cuales se les atribuían grandes poderes de curación. Entre éstos, se registraron sobre todo Thoth, el dios con cabeza de ibis que
era de la inteligencia y el aprendizaje médico, Apis, Serapis e Imhotep. El
autor del artículo sobre la religión egipcia en la Enciclopedia Británica confiesa una confusión entre los expertos con respecto a los atributos de las
deidades egipcias, y parece molesto por ello, pero si tenemos en cuenta
que no eran deidades locales las que participaron en diversas características en el país y que se superponían por las deidades nacionales, la dificultad desaparece. La mente politeísta puede considerar que cualquier
dios tiene algún atributo en tiempo de necesidad. Podemos estudiar el
mismo fenómeno hoy en día donde los diversos poderes se atribuyen a
una cierta estatua de la Virgen María y que también posee otras estatuas
de la misma persona, y donde, por ejemplo, se tiene diferentes nombres
como la Virgen de Lourdes y la Virgen de La Salette y la Virgen de Fátima
que compiten por la fidelidad de los diferentes devotos en el edificio de la

489
misma iglesia. En todo caso, esta sexta plaga llevó el conflicto a las personas, y los magos no escaparon. Estamos informados directamente de
que estaban contaminados por la plaga, y debieron, por lo tanto, no haber
podido ejercer sus funciones sacerdotales. La gente podía haber aportado
sus dones y ofrendas en las manos febriles, pero los sacerdotes febriles
no las podían recibir, y los dioses que eran impotentes debieron haber
notificado su impotencia. Cada vez más se veían obligados los dirigentes
a aceptar que sus dioses eran simple vanidad. Para colmo de los males,
los sacerdotes pudieron haber conocido los medios concretos utilizados
por Moisés para lanzar esta plaga contra ellos. Había sacrificios humanos
en la religión egipcia, y era la costumbre tomar las cenizas de los sacrificios y echarlas en el aire. A cargo de ello estaba el viento que hacía flotar
sobre la población la molienda que contaba con un testigo de la bendición
asegurándose que algunas de las cenizas caigan sobre ellos. De esta costumbre pagana se deriva la práctica moderna de poner ceniza en la frente
en el primer día de la Cuaresma. Ahora Moisés pasa para el horno todas
las cenizas que estaban en el aire. No se nos da la identificación del horno,
y es inútil especular. Sin embargo, el mismo Moisés que tenía acceso al

490
patio interior del Faraón, debe haber tenido acceso a los recintos sagrados
de los templos reales. Su vara que cambió a una serpiente y la mano que
podría llegar a curar a un ser leproso o colocar el poder que en su seno
podría haber despejado un camino para él a cualquier lugar que él deseara
ir. Es posible que las cenizas fueran de la misma fuente que las cenizas
de la bendición de los egipcios, pero con el toque de Moisés estas cenizas
fueron cenizas de la maldición. Terrible constancia, una vez más, sin embargo, leemos que “el corazón del Faraón se endureció”.
El agrietamiento de la opinión pública
La llegada de la séptima maravilla debe haber traído terror y temblor a los corazones de la gente. Una gran tempestad cayó sobre la tierra
(Éxodo 9:18-33), era aterradora porque Egipto era y es una tierra soleada, con casi nada de lluvia. Ahora no sólo era la lluvia, el relato nos
dice dos veces que no había solo lluvia, como para estar doblemente seguros de que comprendamos la naturaleza fenoménica de la tormenta,
pero también hubo granizo y fuego. Los egipcios adoraban el agua y el
fuego rojo, y ahora estos dos elementos eran motivo para salir huyendo
y maldiciendo. ¿Dónde estaba Shu, el dios del viento? ¿Y dónde estaba

491
Nut, la diosa del cielo? ¿Dónde estaba el viejo Horus, el dios halcón que
dirigía el cielo del Alto Egipto? ¿No podían proteger la tierra de estos brotes graves en la naturaleza que se suponía que debía estar al servicio de
ellos? El primer agrietamiento de la opinión pública llegó con esta maravilla. Se había anunciado que los animales que habían quedado en el
campo serían destruidos, y que los animales que se pusieran en cubierto
vivirían. Había algunos que creían, porque leemos: “De los siervos de Faraón, el que tuvo temor de la palabra de Jehová hizo huir a sus criados y
su ganado a casa” (Éxodo 9:20). Una vez más endurecido el gobernante
envió a Moisés y confesó su pecado y el pecado de su pueblo, e incluso
utilizando los nombres hebreos de Dios. “Entonces Faraón envió a llamar
a Moisés y a Aarón, y les dijo: He pecado esta vez; Jehová es justo, y yo
y mi pueblo impíos. Orad a Jehová para que cesen los truenos de Dios y
el granizo, y yo os dejaré ir, y no os detendréis más” (Éxodo 9:27-28).
Pero es posible que un hombre confiese su pecado y pida oración y sin
embargo sea un pecador endurecido. Los franceses tienen una frase que
debe ser distribuida en inglés. Hablan de los que usan el lenguaje espiritual, pero su corazón está lejos de Dios como el uso de Canaán le patois,

492
dialecto de Canaán. Faraón tenía el corazón de Cam, a pesar de que su
boca estaba llena de los nombres del Dios que se había revelado a los
semitas. Así que, los juicios tenían que continuar. Parece que había un
largo intervalo de tiempo entre algunas de las plagas anteriores, pero la
octava siguiente sería más dura que la séptima. Las langostas fueron traídas a la tierra. Al parecer, esto era algo nuevo para Egipto. Las langostas
se habían conocido en otros lugares, pero ahora el terrible azote del oeste
de África del norte y del oeste de Asia que iba a venir a la tierra del Nilo,
donde no se había conocido antes dicha plaga. Cada grano y ramita y hoja
que se había escapado del fuego y el granizo fue tomada ahora por las
langostas. ¿Dónde estaba Nepri, el dios del grano? ¿Dónde estaba Ermutet, diosa de los partos y de los cultivos? ¿Dónde estaba Anubis, con cabeza de chacal que era el guardián de los campos? Por encima de todo,
¿dónde estaba Osiris, gran jefe de la trinidad camita, que también era un
dios agrícola? El pueblo de Egipto había perdido toda su fe en sus dioses.
La rebelión llegó hasta el palacio. Porque antes de que las langostas hubieren llegado, los cortesanos del Faraón habían declarado ante él que
dejara ir a los semitas. “Entonces los siervos de Faraón le dijeron: ¿Hasta

493
cuándo será este hombre (Moisés) un lazo para nosotros? Deja ir a estos
hombres, para que sirvan a Jehová su Dios. ¿Acaso no sabes todavía que
Egipto está ya destruido?” (Éxodo 10:7). Pero después de muchas vacilaciones y compromisos de tentativa, el corazón del Faraón se endureció
y la peste había llegado. Los devoradores no se hicieron esperar y la tierra
fue devastada. Entonces el Señor dio un fuerte viento, fuerte del oeste y
barrió a todas las langostas hacia el mar Rojo. Una vez más el corazón
del Faraón se endureció.
El Señor y el dios Sol
El movimiento de los acontecimientos iba en aumento en su ritmo.
Rápidamente llegó la novena maravilla. La oscuridad cayó sobre la tierra,
una oscuridad que se la podía sentir. Josefo escribe (II, 14-15): “Pero
cuando Moisés dijo que lo que el Faraón deseaba era injusto, ya que estaban obligados a ofrecer sacrificios a Dios de ese ganado, y el tiempo
que se prolongara por este motivo, por una densa oscuridad, sin la menor
luz, se extendía hacia los egipcios, por lo que su vista estaba obstruida, y
su respiración se veía obstaculizada por el espesor del aire, estaban bajo
el terror para que no sean absorbidos por la densa nube. Esta oscuridad,

494
después de tres días y tres noches se disipó”. La oscuridad podría ser algo
normal en una tierra en la cual el sol se oculta a medianoche, pero esta
tierra no era Noruega o Alaska, era Egipto. Ésta era la tierra del sol perpetuo. Los trescientos sesenta y cinco días del año, el sol brilla en Egipto.
Y trescientos sesenta y cinco noches del año, los cielos son tan iluminados
por la luna y las estrellas que hay un gran gusto de que sean vistas desde
la Tierra. Los planetas parecen más cercanos que las luces de los vecinos,
y las estrellas cuelgan en el cielo, como un líquido en su belleza temblando. A través de nuestras nieblas, los cielos pueden estar a millones
de años luz de distancia, pero en Egipto parecen estar justo afuera de la
ventana y más allá de las copas de los árboles. De repente, el cielo y la
luz fueron eclipsados por un fenómeno que cayó sobre la tierra. El verbo
que se utiliza es el que denota la rapidez como cuando un león cae sobre
una presa. La vida se detuvo de repente. Las personas se vieron obligadas
a permanecer en sus camas durante tres días. La frase de Josefo que su
respiración se vio obstaculizada por el espesor del aire puede significar
que no había tanta humedad en la atmósfera, por lo que no podía haber
combustión de las llamas en las velas o en las antorchas. Las provisiones

495
no se almacenarían en las tierras calientes, y no había refrigeración en
esos días. Las personas se quedaron sin comida, no podían verse entre
sí, vivían con asfixias y jadeando en sus camas. Hemos mencionado más
de una veintena de dioses de Egipto al relatar la ejecución del juicio de
Dios contra ellos, pero el mayor se produce en el pasado. El mayor de
todos los dioses de Egipto era el gran Ra, dios del sol. Tan grande era Ra
que en algunas partes de Egipto algunas de las personas tenían una posición religiosa que se parecía mucho al monoteísmo. En la escuela de On
o Heliópolis, la ciudad del sol, Ra era el único dios. Él y Atón, el disco
solar, eran adorados, y Ankh, símbolo de la vida del sol, con esto se hizo
otra especie de trinidad que era todavía una trinidad monoteísta. Ahora
Ra, el gran Ra, había desaparecido. ¿El escarabajo sagrado había perdido
en el mundo subterráneo de los muertos al sol mientras lo empujaba
desde el atardecer hasta el amanecer? Cómo una bola de estiércol que ha
sido aplastada por algún monstruo en pie y era destruida. ¿Dónde estaba
Ra? Y si Ra se había ido, no hay necesidad de hablar del dios de la salida
del sol, Horus, o el dios de la puesta del sol, Tem, o el dios de la luz, Shu,
o las deidades de la luna y los planetas. Faraón llamó a Moisés tan pronto

496
como le fue posible, de manera ligera y se ofreció a dejar ir al pueblo, los
hombres, las mujeres y los niños. ¿Era esta la tan ansiada entrega y libertad? No. El Faraón comprometió su libertad con demandas que pedían
que se quedaran sin su ganado. El texto por encima de todos los demás
textos de la Biblia que habla en contra de la posibilidad de aceptar este
compromiso fue el timbre de la declaración dada por Moisés: “Y Moisés
respondió: Tú también nos darás sacrificios y holocaustos que sacrifiquemos para Jehová nuestro Dios. Nuestros ganados irán también con nosotros; no quedará ni una pezuña; porque de ellos hemos de tomar para
servir a Jehová nuestro Dios, y no sabemos con qué hemos de servir a
Jehová hasta que lleguemos allá” (Éxodo 10:25-26). Una vez más, la división fue hecha por Dios entre los hijos de Cam y los hijos de Sem. Aunque hubo tinieblas sobre todo Egipto, la oscuridad que se la podía sentir,
pero los hijos de Israel tenían luz en sus habitaciones. Es una maravillosa
figura (trasfondo espiritual) de la diferencia que Dios ha puesto entre el
verdadero creyente y el no creyente hoy en día. Una de las glorias que
los hijos de Dios tienen en la densa oscuridad de la era actual, del príncipe
de las tinieblas, es que tengamos luz en nuestros corazones que hace que

497
la oscuridad del mundo y la luz sean igual para nosotros, incluso cuando
la oscuridad y la luz son ambas iguales para Dios (Salmo 139:12). Tenemos la luz, porque el Hijo de Dios vino en la gran oscuridad de la cruz,
clamando: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo
27:46). El Padre abandonó a su Hijo en esa oscuridad que Él tenía que
renunciar por nosotros (los elegidos), para que pueda llevarnos a la santidad de su luz eterna. Lo que el Señor Jesucristo iba a ser y hacer se
puso de manifiesto ya en la Pascua (Pésaj). La sangre fue puesta en las
puertas de las casas de los israelitas. El ángel de la muerte, el mensajero
del juicio de Jehová Dios, caminó por la tierra. Allí donde no había la
sangre en la puerta había muerte. Los dioses de Egipto fueron exhibidos
como vanos pretendientes. En el anuncio de la muerte de los primogénitos
de Egipto, existió también la inclusión del juicio sobre los dioses diabólicos
de esta tierra. “Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y
heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como
de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo
Jehová” (Éxodo 12:12). Pero donde no había sangre en la puerta había
muerte en la casa. Dios, no dictó sentencia sobre aquellos que habían

498
puesto la sangre en los dinteles de sus casas. En su interior podía haber
estado un tembloroso muchacho hebreo, gritando de terror por el miedo
al juicio que se había anunciado. En otra casa pudo haber estado un muchacho lleno de fe y cantando de alegría. El ángel de la muerte pasó sobre
el primero con tanta facilidad como sobre el segundo. Dios no había dicho:
“Cuando te vea feliz pasaré de vosotros”, sino lo que había dicho fue:
“Cuando yo vea la sangre pasaré de vosotros”. Oh, ¡la preciosidad de la
sangre del Hijo de Dios! Las plagas de Egipto libraron al pueblo de Dios
de los hijos de Cam. El poder de la gran tierra estaba roto. Habría otros
faraones que se sentarían en el trono de un príncipe que no tendría
tumba, ya que su tumba fue el agua del Mar Rojo, Egipto nunca sería una
amenaza material de nuevo. Dios seguirá advirtiendo a los hijos de Israel
en contra de cualquier giro espiritual a Egipto. Él siempre sancionará cualquier unión de un hijo o hija de Él con esta tierra. Al igual que en los
primeros días cuando se negó a reconocer a Ismael, ya que Agar era una
egipcia y no podía albergar el hijo de la promesa, a pesar de que fue
engendrado por la fuerza de Abraham el niño, por lo que hasta el fin de
los días, Dios advierte a su pueblo contra los males que estaban latentes

499
en Egipto y todo lo que representaba. Siglos más tarde, el Faraón Necao
marcharía un ejército de cientos de kilómetros hacia el norte para ayudar
a los hititas, otros hijos de Cam, contra el poder de Asiria. Sería un gesto
en vano. Ellos a su vez, en la batalla de Carquemis, peleando contra los
otros hijos de Sem se retiraban ignominiosamente a su tierra natal, que
pronto sería invadida por Grecia y Roma. Nunca volverían a ser otra cosa
que un reino base. Dios habla a través del profeta Ezequiel: “Hijo de hombre, pon tu rostro contra Faraón rey de Egipto, y profetiza contra él y
contra todo Egipto. Habla, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo
estoy contra ti, Faraón rey de Egipto, el gran dragón que yace en medio
de sus ríos, el cual dijo: Mío es el Nilo, pues yo lo hice. Yo, pues, pondré
garfios en tus quijadas, y pegaré los peces de tus ríos a tus escamas, y
te sacaré de en medio de tus ríos, y todos los peces de tus ríos saldrán
pegados a tus escamas. Y te dejaré en el desierto a ti y a todos los peces
de tus ríos; sobre la faz del campo caerás; no serás recogido, ni serás
juntado; a las fieras de la tierra y a las aves del cielo te he dado por
comida. Y sabrán todos los moradores de Egipto que yo soy Jehová, por
cuanto fueron báculo de caña a la casa de Israel. Cuando te tomaron con

500
la mano, te quebraste, y les rompiste todo el hombro; y cuando se apoyaron en ti, te quebraste, y les rompiste sus lomos enteramente. Por
tanto, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí que yo traigo contra ti espada, y cortaré de ti hombres y bestias. Y la tierra de Egipto será asolada
y desierta, y sabrán que yo soy Jehová; por cuanto dijo: El Nilo es mío, y
yo lo hice. Por tanto, he aquí yo estoy contra ti, y contra tus ríos; y pondré
la tierra de Egipto en desolación, en la soledad del desierto, desde Migdol
hasta Sevene, hasta el límite de Etiopía. No pasará por ella pie de hombre,
ni pie de animal pasará por ella, ni será habitada, por cuarenta años. Y
pondré a la tierra de Egipto en soledad entre las tierras asoladas, y sus
ciudades entre las ciudades destruidas estarán desoladas por cuarenta
años; y esparciré a Egipto entre las naciones, y lo dispersaré por las tierras. Porque así ha dicho Jehová el Señor: Al fin de cuarenta años recogeré a Egipto de entre los pueblos entre los cuales fueren esparcidos; y
volveré a traer los cautivos de Egipto, y los llevaré a la tierra de Patros,
a la tierra de su origen; y allí serán un reino despreciable. En comparación
con los otros reinos será humilde; nunca más se alzará sobre las naciones; porque yo los disminuiré, para que no vuelvan a tener dominio sobre

501
las naciones. Y no será ya más para la casa de Israel apoyo de confianza,
que les haga recordar el pecado de mirar en pos de ellos; y sabrán que
yo soy Jehová el Señor.” (Ezequiel 29:2-16). Por lo tanto, todo esto llegó
a pasar, tal como Dios el Señor lo había dicho. Hoy es el tercer hermano,
Jafet (Europa), que mora en las tiendas de Sem, como Dios también lo
anunció, Génesis 9:27 nos dice: “Engrandezca Dios a Jafet, y habite en
las tiendas de Sem, y sea Canaán su siervo”. Como los muchos hilos de
la historia de la rebelión de Cam han hecho el deshilado extraño que hemos visto, de modo que los hilos de la historia de Jafet han hecho un lío
aún mayor que serán atravesados por un nudo gordiano en el tiempo de
Dios. Las maravillas de la segunda venida de Cristo, serán mucho mayores que las maravillas realizadas en Egipto, y que acompañarán a la liberación de Sem de la potestad de Jafet (que representará El Imperio Romano Unificado que aparecerá en el futuro). Ésa es otra historia ya que
la visión es para el tiempo señalado (futuro), y seguramente vendrá y no
tardará. Habacuc 2:3 nos dice: “Aunque la visión tardará aún por un

502
tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará”; Hebreos 10:37 también nos
dice: “Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará”.

503
CAPÍTULO 15
LA BATALLA DE LA CRUZ
La perspectiva de la Batalla
En un sentido espiritual, por supuesto, la cruz no fue una batalla en
lo absoluto. En el mismo sentido, la guerra invisible no es una guerra en
lo absoluto. ¿Podemos llamar batalla o guerra cuando una de las partes
de la batalla o guerra tiene toda la sabiduría y todo el poder y toda la
autoridad y todo el dominio, y cuando esa parte sabe antes de que todo
comience exactamente lo que va a suceder, por lo que cada detalle es el
mero cumplimiento de un plan eterno? Pero en un sentido más humano,
es una guerra, y en ese sentido la cruz de Jesucristo es la batalla central
y muy importante en esta guerra invisible. Fue en la cruz donde los grandes principios y leyes de los caminos de Dios fueron manifestados. La
cuestión de los caminos de Dios está en segundo lugar en la Biblia sólo
por debajo de las verdades doctrinales de Dios. En un gran pasaje dice:
“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos” (Isaías 55:8). La cruz de Jesucristo es la mani-

504
festación suprema de los caminos de Dios. Aquí, delante de los seres humanos, los ángeles y los demonios, los principios del propósito divino y
su método se revela para que todos los que le siguen sean capaces de
conocer y comprender el buen propósito de su voluntad y sean capaces
de ver la santidad de la obra de su voluntad. Ha habido miles de sermones
predicados sobre la cruz, muchos de los cuales han hecho hincapié en el
efecto de la expiación en el creyente como el fundamento básico de su
salvación del pecado. Pero vamos a ver que hay algo en la obra de la cruz
mucho mayor que la salvación del pecador. Una nación puede librar una
gran guerra y miles de sus soldados pueden morir. En un pueblo remoto,
la preocupación de una madre solitaria es sobre todo que su único hijo
regrese sano y salvo. Para la nación, lo importante es que la guerra se
gane, a pesar de que un cierto número de miles de vidas se hayan perdido
en el conflicto. Mi salvación individual es muy importante para mí, pero el
honor y la gloria de Dios es mucho más importante. La reivindicación de
la justicia divina y su santidad trasciende los intereses humanos en el
gran conflicto.
El alcance de la batalla

505
En este capítulo nos proponemos demostrar que (1) la obra redentora de Cristo se aplica para nosotros, porque Dios estaba usando la cruz
para anular la ley que estaba en contra de nosotros, (2) al hacerlo reveló
al universo que Satanás es en realidad un simple pretensioso y jactancioso, (3) es la base de la justicia manifestada por Cristo en la forma en
que se procedió en la cruz, nuestro Señor fue capaz de despojar a Satanás
de todas sus pretensiones, (4) ha dado a nosotros, los creyentes, todos
los poderes y las delegaciones que habían sido una vez dadas a Satanás
o las que habían sido usurpadas por él. Al hacer estas cuatro cosas, Dios
nos reveló el método de la operación de Su Santidad. Uno de los pasajes
claves de este tema se encuentra en la epístola a los Colosenses. Allí
leemos: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión
de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los
pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que
nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente,
triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:13-15).
La Ley Anulada

506
Procedemos ahora a la exposición de este pasaje, primero hemos
de alguna manera hecho la declaración de que la cruz de Jesucristo anuló
la ley que estaba en contra de nosotros. Con frecuencia se ha argumentado que Dios no era justo, porque Él tomó los pecados de los creyentes
y los puso sobre Cristo, el Cordero sin mancha y sin defecto. La respuesta
se encuentra en la naturaleza de lo que Cristo hizo antes de que Dios lo
pusiese a la muerte. Cuando hayamos entendido esto, podemos ver cómo
las disposiciones de la ley que estaban en contra de nosotros han sido
completamente anuladas. Es cierto que el Señor Jesucristo no tenía pecado y era infinitamente perfecto. En todas las formas posibles Su Divinidad y Su Santidad fueron anunciadas. En el momento de su concepción,
se anunció a su madre, la Virgen María, que su hijo debería ser llamado
el Hijo de Dios, porque “Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo
vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo
cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (Lucas
1:35). Cabe señalar que este versículo contradice la doctrina romanista
de que María era la “madre de Dios”. Si hubiera sido un niño humano
ordinario que haya nacido de ella por generación natural esta idea sería

507
correcta, pero fue llamado el Hijo de Dios sólo porque el Espíritu Santo le
cubrió con su sombra. Cuando Juan el Bautista lo identifica como el Cordero de Dios, el Padre no permitió que el testimonio humano de Juan
sirviera para describir al Señor Jesús. Juan sólo pudo decir que el que
venía era más poderoso que él y que él, era el predecesor, y que no era
digno de inclinarse para atar los pestillos de sus sandalias. Pero lo mejor
de esto fue que en la estimación de un hombre, pudo sacar esta conclusión mirando sólo a las apariencias externas. Fue Dios, quien mira el corazón, que habló desde el cielo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo
complacencia” (Mateo 3:17). A lo largo de los evangelios, cada oportunidad que se toma para revelar al Señor Jesús como el Mesías, el Santo de
Israel. Al final de los tres años de su ministerio, el momento había llegado
para que fuera a la cruz y sea sacrificado. Pero ¿él siguió siendo el Cordero
sin mancha ni arruga? Porque él se había sentado en las tabernas con los
publicanos y los pecadores. Con desprecio lo habían llamado un glotón y
bebedor de vino (Mateo 11:19). Malvadas mujeres lo habían tocado y las
había mirado a los ojos. ¿Seguía sin pecado? El hombre no puede discernir, pero Dios tomó al Señor Jesús en el monte de la transfiguración, y la

508
santidad del cielo brilló a través de él, visible incluso a los discípulos dormidos que tropezaban con la escena. La voz de Dios una vez más había
hablado desde el cielo, y Dios el Padre, el Santo desde su lugar, toma la
decisión de declarar una vez más: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo
complacencia” (Mateo 17:5).
El transgresor sin pecado
¿Cómo pudo entonces el Dios Santo poner a este Santo Hijo a la
muerte? La respuesta está en el misterio de que se convirtió o se hizo
pecado por nosotros. Leemos: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo
hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”
(II Corintios 5:21). ¿Cómo pudo ser esto? La respuesta se encuentra en
otro pasaje de la Escritura: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley,
hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es
colgado en un madero)” (Gálatas 3:13). El Señor Jesús, aunque era sin
pecado, se convirtió en un transgresor de la ley y por lo tanto bajó la
maldición de Dios sobre él mismo. Para entender esto, debemos darnos
cuenta de que Dios el Padre no tiene en cuenta la transgresión de la
misma manera que el hombre la cuenta o considera. La ley humana no

509
cuenta como culpable a un hombre hasta que haya realizado algún hecho
real de una transgresión y que pueda ser demostrado. No es así con Dios.
La policía puede arrestar a un hombre que se encuentra en un callejón
oscuro al lado de una ventana abierta a través de la cual se puede ver
dinero y otros objetos de valor. Si la policía llegó a la escena a tiempo, y
no había ningún botín encontrado en el hombre, podría ser detenido sólo
por vagabundeo o traspaso o tentativa de robo. Si hubiera llegado a sus
manos a través de la ventana y hubiere tomado cinco o diez dólares, sería
juzgado en un tribunal de la policía y condenado por hurto menor. Si se
hubiera tomado cinco mil dólares, sería juzgado en otro tribunal y acusado
de robo a gran escala o robo mayor. Si hubiera abierto la ventana tendría
un mayor grado de culpabilidad. Si la ventana estaba cerrada y había
obligado o forzado para abrirla, el delito sería aún mayor. Si hubiera estado en posesión de un arma en ese momento, el cargo y la pena alcanzarían un nivel aún más alto. La ley del hombre opera sobre esta base,
de modo que cada vez que un hombre es arrestado, su primer pensamiento es conseguir un buen abogado que pueda hacer que lo acusen de

510
algo menor de lo que realmente ha hecho. Un buen abogado puede conseguir que un asesino sea liberado dependiendo de su poder de persuasión ante el fiscal y al juez para que acepte una declaración de homicidio.
La ley del hombre dice que un hombre no es un ladrón hasta que se compruebe que haya robado, o que un asesino no es asesino hasta que se
compruebe que con premeditación asesinó a alguien. Dios dice que el
hombre roba porque es un ladrón y que mata porque es un asesino de
corazón. Por esta razón Dios no reconoce muchos matices y variabilidades
de culpa. Cualquier ser humano que es moralmente menos perfecto que
Dios es declarado como un pecador. “Cualquiera que guardare toda la ley,
pero ofendiere en un punto, se hace culpable de toda la ley” (Santiago
2:10). Por lo tanto, ningún ser humano puede escapar ante la acusación
de que es un pecador en la definición de la ley de Dios. No importa en
qué momento la ley ha sido transgredida, la culpa es la misma en todos
los casos. Este principio se amplía en otro pasaje que relata cómo el Salvador sin pecado se convirtió en un violador técnicamente de la ley y, por
lo tanto culpable de todos los puntos de la ley, y por lo tanto también,
sujeto a la ira de un Dios Santo contra el pecado. Leemos: “Porque todos

511
los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito
está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas
en el libro de la ley, para hacerlas” (Gálatas 3:10). Si parafraseamos este
versículo, que dice que hay una maldición de Dios contra todo aquel que
no es absolutamente perfecto, en el sentido más profundo y más absoluto
de la perfección de la santidad de Dios.
Los siguientes versículos nos declaran cómo el Señor Jesús se hizo
un violador estratégicamente de esa ley perfecta. De vuelta al libro de
Deuteronomio, el Señor Dios se había ocupado en incorporar (el atributo
del detalle de Dios) una frase embarazosa que había sido incorporada en
la promulgación de la ley Divina. Los seres humanos nunca han entendido
la enorme función que esta línea iba a tener en el plan de Dios. Se dijo, y
en nuestra versión King James se presenta en una forma casi casual entre
un paréntesis: “Si alguno hubiere cometido algún crimen digno de
muerte, y lo hiciereis morir, y lo colgareis en un madero, no dejaréis que
su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo
día, (porque maldito por Dios es el colgado); y no contaminarás tu tierra

512
que Jehová tu Dios te da por heredad” (Deuteronomio 21:22-23). El pasaje del Nuevo Testamento que hace que este versículo secreto por el
cual el Padre Dios Justo y Santo pudo maldecir a Su Hijo, el Señor Jesús,
y se apartará de él cuando estaba muriendo en la cruz, es el siguiente, y
lo leemos: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un
madero)” (Gálatas 3:13). Ahora podemos entender que los sufrimientos
del Señor a manos de hombres malvados en la sala de la guardia o en el
camino a la cruz no eran los sufrimientos por el pecado. La sangre que
fue derramada por la pulsación de la corona de espinas en su frente no
era la sangre derramada para la expiación del pecado. Fue en ese momento que el perfectamente Justo, Dios Santo seguía siendo Justo. Esa
fue la sangre derramada para mostrar que todos los mártires deben seguirlo porque Él también había sufrido por causa de la justicia en manos
de los malvados. Era un sufrimiento que nos permite compartir con él.
Pero cuando los verdugos tomaron los clavos y los pusieron a través de
sus manos y sus pies y levantaron la cruz erguida, se hizo en ese mo-

513
mento, un violador de la ley de Dios. Él fue hecho pecado. Se hizo maldición. Dios el Padre pudo derramar sobre Él toda la ira que había almacenado en contra del pecado, cometido en aquel tiempo y por los que se
cometerían en un futuro, por una compañía de muchos de millares de
seres humanos (los elegidos). Cuando el Señor Jesús así fue colgado en
la cruz, Él estaba maldito. Dios no podía hacer otra cosa que alejarse de
él. Ésta es la razón del terrible grito que se elevó de sus labios en esas
horas oscuras: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”
(Mateo 27:46). El doctor Harry Emerson Fosdick dijo una vez que Cristo
se equivocó cuando estaba gritando y exclamando desde la cruz y que el
Padre estuvo más cerca de él que nunca antes en aquella hora oscura de
su sufrimiento. Tal negación muestra un fracaso total en comprender totalmente la santidad de Dios, la pecaminosidad del pecado, o la naturaleza
de la obra que el Señor Jesús estaba realizando al convertirse en pecado
por sus elegidos.
¿Quién puso a Cristo a la muerte?
Ningún ser humano jamás comprenderá la muerte de Jesucristo
hasta que se dé cuenta de que el Señor fue condenado a muerte por Dios

514
el Padre. El hecho de que los judíos lo hayan entregado a la muerte es
relativamente poco importante, incluso si lo hicieron gritando que su sangre iba a ser sobre ellos y sobre sus hijos. El hecho de que los gentiles
(los romanos) hicieron una realidad el martilleo de los clavos a través de
las manos y los pies de Cristo es de nuevo relativamente poco importante.
Lo único que realmente importa es que Dios el Padre puso a Dios el Hijo
a la muerte. Esto es lo que hizo por la expiación del pecado. El sustituto
está realizando el acto que por derecho debería haber sido nuestro. Había
sido así profetizado: “Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el
pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será
en su mano prosperada” (Isaías 53:10). En el día de Pentecostés, Pedro
proclamó inmediatamente este hecho en el primer sermón cristiano que
ha sido grabado y registrado: “A éste (Jesús), entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis
por manos de inicuos, crucificándole” (Hechos 2:23). Así, el amor de Dios
en Cristo se presentó como el Sustituto, como el pago de la multa a la
justicia de Dios y la satisfacción de las demandas de la santidad de Dios.

515
Así, el pleno vicario, el sustituto del pago fue hecho. Así tenemos al Salvador. Inmediatamente se deduce que no puede haber ninguna reclamación de ningún tipo contra el pecador cuya transgresión ha sido puesta
sobre el Salvador. Él pagó todo, y no puede haber nada por cobrar al
transgresor. Si Dios tratara de exigir el pago de un creyente después de
que él mismo había puesto toda la culpa sobre el portador del pecado,
habría injusticia en Dios. Cuando cantamos, “Jesús lo pagó todo”, estamos afirmando el hecho de que Dios mismo está obligado, de tal manera
que le era necesario mirar al creyente como alguien que está libre de la
deuda, como el mismo Cristo era libre cuando hubo clamado, “Consumado
es” (Juan 19:30). Es por esta razón que el Espíritu Santo puede traer la
promesa maravillosa para nosotros: “Ahora, pues, ninguna condenación
(ningún juicio) hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan
conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (Romanos 8:1). Cuando
nos acercamos al estudio en detalle de la diferencia entre el juicio contra
los creyentes y el juicio contra los incrédulos, tenemos que recordar este
punto. Dios tomará a los creyentes hacia el cielo sin ningún juicio alguno
en cuanto a su culpabilidad por el pecado. Eso está en el pasado, y el

516
creyente nunca más será recordado por ello de nuevo en el tiempo ni en
la eternidad. El creyente será juzgado por su vida y conducta cristiana,
para que su posición y recompensas en el cielo sea determinada por ello,
pero la cuestión de su ser en el cielo se ha resuelto totalmente en la cruz,
y el Señor Dios Todopoderoso mismo no puede ser culpable otra vez de
lo que el creyente haga, ya que fue una cosa ya juzgada para siempre.
Yo recuerdo haber oído una historia simple que ilustra la certeza de nuestra posición en la presencia de Dios y que trae alegría al alma confiada.
Se dice que un ministro escocés joven, recién salido de la escuela, fue a
visitar a un viejo y querido santo de Dios, que se estaba muriendo. Estaba
lleno de la gloria que viene en el ocaso de una vida rica, aprobado en su
caminar cercano con el Salvador, y alababa a Dios con gran alegría. El
joven pasó mucho tiempo en la teología pero era corto en la Biblia y nunca
había estado tan cerca antes de una comunión tan rica. Él trató de llevarlo
de vuelta a una experiencia más cercana de aproximación con los suyos.
Él le dijo que él debe tener cuidado de procurar hacer firme su vocación
y elección, que él debe recordar que el que piensa que está firme, mire
que no caiga. El anciano querido estaba mucho más allá en la experiencia

517
espiritual y no estuvo perturbado ni por un instante. Él le dijo al joven
ministro, “Muchacho, si debo algo en el cielo el hacendado guía (es Dios)
perdería mucho más que yo”. Esto asustó al joven ministro y él comenzó
a protestar aún más, hasta que irrumpió en él, y le dijo: “Muchacho, si yo
no tuviere un nombre en el cielo, el hacendado guía perdería su honor,
ya que Su palabra se habría ido”. Y, por supuesto, él tenía toda la razón.
¿Qué más se podría decirle a usted de lo que se le ha dicho? La doctrina
que aquí hemos expuesto explica una parte de lo que hemos visto en
Colosenses: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la
cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:13-15). Esto
nos lleva a la siguiente fase de la verdad. “Y habiendo despojado a los
principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre
ellos en la cruz”. Nos resulta más fácil de entender el despojo que hubo
de los principados y las potestades, cuando hemos comprendido el gran

518
hecho de que en el triunfo de la cruz (la muerte y resurrección) el Señor
Jesús hizo un ejemplo público de los mismos. La cruz fue la revelación de
la verdad de los caminos de Dios y de la falsedad de los caminos de Satanás. Cuando esto se realiza, el conjunto de nuestra civilización humana
se verá en una nueva luz. La loca carrera de los seres humanos para llegar
a la cima (éxito) de sus deseos egoístas en escalada, escalada aún a costa
de aquellos a quienes cruelmente dejan de lado en su carrera a la cual
llaman el éxito, es visto como lo que realmente es, cuando lo ponemos al
lado del método similar de Satanás para lograr poder y adoración, y
cuando lo ponemos al lado de la obra del Señor Jesucristo.
El humillado será exaltado
Es bien conocido que el Señor Jesús repitió algunos de sus sermones. Un estudio minucioso de los evangelios revela el hecho de que Él
establece ciertas verdades adelante bajo circunstancias ampliamente diferentes, utilizando las mismas ilustraciones o parábolas de nuevo, y en
ocasiones por imágenes hacia la misma conclusión a partir de muy diferentes incidentes. Esto se ve especialmente en una frase que había dicho
por tres ocasiones: “Cualquiera que se enaltece será humillado, y el que

519
se humilla será enaltecido”. Creo que la frase tres veces repetida sólo
puede entenderse a la luz de lo que Él mismo hizo en la cruz. O para
decirlo de otra manera, lo que Él hizo en la cruz fue la ejemplificación final
de la verdad de su declaración y, al mismo tiempo, la plena prueba de la
falsedad de la pretensión endeble de Satanás. La primera vez que nos
encontramos con esta frase se encuentra al final de un pasaje que habla
contra las duras críticas hacia los escribas y los fariseos. El Señor les dijo
a las personas que iban a seguir a estos líderes en la enseñanza de Moisés, pero que no sigan sus obras, porque hicieron esas obras para ser
vistos por los seres humanos. Usaban señales anchas en la frente y franjas amplias sobre sus vestiduras. Amaban ser saludados en las plazas de
los mercados y los títulos que les conferirían la multitud. Sin embargo,
dijo Cristo: “El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo y todo el
que se enaltece será humillado; y el que se humilla será ensalzado” (Mateo 23:1-12). En otra ocasión el Señor fue invitado a comer en casa de
un fariseo. Había muchos huéspedes y observó cómo todos los lugares de
honor estaban llenos. El Señor dijo: “Cuando fueres convidado por alguno
a bodas, no te sientes en el primer lugar, no sea que otro más distinguido

520
que tú esté convidado por él, y viniendo el que te convidó a ti y a él, te
diga: Da lugar a éste; y entonces comiences con vergüenza a ocupar el
último lugar. Mas cuando fueres convidado, ve y siéntate en el último
lugar, para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube
más arriba; entonces tendrás gloria delante de los que se sientan contigo
a la mesa. Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se
humilla, será enaltecido. Dijo también al que le había convidado: Cuando
hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus
parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado” (Lucas 14:8-12). En otra ocasión habló de
lo que se conoce como la parábola del fariseo y del publicano. El fariseo
miraba dentro de sí mismo con los ojos de la carne (orgullo) y pensó que
había cumplido con los requisitos de la ley moral, porque había cumplido
la ley ceremonialmente. Dio las gracias a Dios por haber hecho todo lo
que se necesitaba y que él no era como el pobre publicano. Este último,
sin embargo, entendió la doctrina de la salvación por gracia. Aceptó la
quiebra de su propia posición ante Dios. Podemos parafrasear lo que hizo
y dijo lo siguiente: “Oh Dios, yo no tengo nada que ofrecer en obras, no

521
vengo ni siquiera para atreverme a mirar hacia el cielo. No trates conmigo
sobre la base de mi sentencia, pero, Dios, trata conmigo con tu pura gracia”. Sus palabras literales fueron “Dios haga misericordia sentada sobre
mí, que soy un pecador”. Ha habido malos entendidos indecibles a causa
de la traducción: “Dios, sé propicio”. Dios, por supuesto, ha sido misericordioso, y no hay nada más que Él puede hacer por el pecador o que él
necesite hacer por el pecador. “Dios haga misericordia sentada” significa:
Trata conmigo sobre la base del sacrificio de tu sangre, la propiciación
que el sumo sacerdote derrama sobre el propiciatorio en el gran Día de la
Expiación. Cristo añadió: “Os digo que éste descendió a su casa justificado
antes que el otro, porque cualquiera que se enaltece, será humillado; pero
el que se humilla será enaltecido” (Lucas 18:10-14).
El humilde será exaltado
He aquí, pues es un principio divino que impregna las enseñanzas
del Señor Jesús y de toda la Escritura. Se encuentra en el libro de Job:
“Cuando fueren abatidos, dirás tú: Enaltecimiento habrá; y Dios salvará
al humilde de ojos” (Job 22:29). David, en los Salmos, canta, “Porque tú
salvarás al pueblo afligido, y humillarás los ojos altivos” (Salmo 18:27).

522
Salomón lo expresó en los Proverbios: “La soberbia del hombre le abate;
pero al humilde de espíritu le sustenta la honra” (Proverbios 29:23). Santiago lo escribió: “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”
(Santiago 4:6). Pedro usó las mismas palabras que Santiago había utilizado (I Pedro 5:5), y añadió: “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano
de Dios, para que a su debido tiempo él os exalte”. A pesar de su uso
constante en toda la Biblia y el énfasis especial puesto en él por nuestro
Señor haciendo un triple uso de esta enseñanza, el principio nunca ha
sido aceptado por el mundo y tampoco se lo encuentra en la historia,
antigua ni moderna. El mundo ha construido sus propios proverbios que
son absolutamente contrarios a la enseñanza divina: “Cada uno para sí y
al diablo que gane el mejor”, “El Señor ayuda a quienes se ayudan”, “el
poder hace el derecho”; “El dinero manda”; “Dios está en el lado de la
fuerte artillería”. Los proverbios son expresiones de actitudes muy generalizadas. En nuestros días de alta presión de los medios, agencias de
publicidad y la publicidad de Hollywood, parece que no hay ninguna posibilidad de que el mundo esté equivocado y el Señor tenga la razón. La

523
fórmula del éxito en el mundo no tiene simplemente nada que ver con la
verdad expresada por la Palabra de Dios.
Fue la muerte del Señor Jesucristo, sin embargo, que reveló la quiebra de todo el mundo que todavía se aferra, y que sirvió de base para el
triunfo definitivo del principio divino, que ahora está en eclipse total en el
mundo dominado por Satanás, el príncipe de este mundo y el dios de este
siglo. Satanás había hablado primero. Su idea había sido expuesta en su
primera declaración de independencia de Dios. “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré
mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte;
sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Isaías
14:13-14). Contra ese gran grito de orgullo, Jehová el Señor había contestado: “Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo”
(versículo 15). El movimiento del Señor Jesús estuvo en la dirección exactamente opuesta. Satanás había dicho: “Subiré”. El Señor Jesucristo dijo
en efecto: “Descenderé”. El descenso séptuple se estableció: “El cual,
siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que

524
aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se
humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de
cruz” (Filipenses 2:6-8).
La bancarrota de Satanás
La muerte y la resurrección del Señor Jesucristo demostró la bancarrota de toda la teoría de Satanás sobre el éxito. Es en esto que se hizo
un ejemplo público de Satanás y de todos sus principados y potestades.
Sus esfuerzos asediados por construir un reino en la tierra serían un fracaso. Se trataría de dar el poder al hombre a través del lugar del orgullo;
su reino caería. Haría falta un poco de tiempo para que los resultados
completos se manifestaran, pero la guerra invisible llegaría a su conclusión triunfante y toda la fuerza de Satanás que la puso sobre los principios
que se establecieron cuando el Señor Jesús se humilló hasta la muerte, y
muerte de cruz. Fue sobre la base de este desenmascaramiento de Satanás en el Calvario que el Señor Dios tomó del pretensioso todos los cargos
que se le habían dado en su estado no caído y se le privó de todo lo que
se había apoderado en su rebelión. Lucifer era el poseedor original de

525
ciertos derechos dados por Dios, como títulos y delegaciones. Además de
ello, Satanás procedió a reclamar otros privilegios. La muerte del Señor
Jesucristo le estropeó todo lo que se le había dado y todo lo que se le
había quitado. Tenemos que entender la frase como una metáfora militar.
Por ejemplo, al final de las grandes batallas de Stalingrado (Rusia) y en
todo lo que resultó en el derrocamiento del poder alemán en Rusia, se
anunció que un enorme botín había sido tomado por las fuerzas de Hitler.
Las listas se publicaron: Así muchos tanques fueron tomados, tantos camiones, piezas de tantas piezas de artillería pesada, así que muchas de
artillería ligera como ametralladoras unas tantas, tantos prisioneros de
guerra, todos en las decenas de miles, tantos millones de rondas de munición fueron confiscadas, y tantos cientos de kilómetros de territorio fueron reclamados. Pero después de esto se produjo algo más. Los alemanes
habían poseído originalmente Alemania por derecho de herencia. Había
ocupado otras tierras por la fuerza. Ahora iban a perder todo lo que habían
ocupado y, en definitiva iban a perder sus tierras y su poder original y
serían aplastados hasta la muerte. El botín que el Señor Jesucristo tomó
de Satanás en la cruz puede ser contado en categorías aún más y en

526
dimensiones aún mayores. En su creación a Lucifer se le dio el oficio de
profeta, es decir el poder hablar en nombre de Dios; el oficio de sacerdote
para tomar la adoración del universo de las criaturas y dársela a Dios, y
el oficio de rey para reinar en el nombre de Dios. En el momento de su
rebelión, él, por supuesto, perdió el derecho a todos estos oficios y en la
práctica de algunos de ellos. En la naturaleza misma de su caída, él perdió
el oficio de profeta. Ya no hablaría en el nombre de Dios, aunque nunca
ha dejado de insistir en que su voz es la voz de Dios. En la naturaleza
misma de su caída, abandonó su oficio de sacerdote. Ya no tendría acceso
a la adoración para Dios, aunque en un millón de maneras él busca esa
adoración y engaña a multitudes al darle a él la adoración que debe ser
sólo para Dios. Con cuidado, entenderemos, como se verá también que,
en la naturaleza misma de su caída perdió el cargo de rey, aunque todavía
conserva ciertos dominios, cuyo título aún el Señor Jesucristo admitió que
era válido. Él sigue siendo el príncipe de este mundo (Juan 12:31), aún
es el príncipe de la potestad del aire (Efesios 2:2), aún sigue siendo la
cabeza de los gobernantes de este mundo de tinieblas (Efesios 6:12),
sigue siendo el dios de esta edad o era o siglo (II Corintios 4:4). La cruz

527
estableció las bases de la destitución definitiva de todos estos oficios. Dios
no se apoderó de la autoridad y de los oficios que se le había dado a
Satanás, cuando la rebelión fue revelada y llegó por primera vez. Podría
haber hecho esto, por supuesto, porque la Omnipotencia es infinitamente
más grande que cualquier grado de poder finito. Dios estaba esperando a
la cruz con el fin de comenzar el trabajo de desarme contra Satanás. El
proceso puede parecer lento a los seres humanos, quienes vivimos dentro
de los momentos que hacen tictac del tiempo, pero a los ojos del Dios
Eterno y de los seres espirituales que están más allá del tiempo, el proceso fue inexorable y correcto. Desde el momento en que Cristo murió, el
universo volvió a ver que Satanás y sus huestes fueron condenados y que
la manifestación actual y futura de su impotencia y su despojo completo
se llevará a cabo en conformidad con los principios tan seguros, tan ciertos, tan perfectos, que nunca podrían ser un susurro en relieve, incluso
en el lago de fuego, con el hecho o el método utilizado por Dios en el
procedimiento.
El descenso al Infierno

528
Aunque la victoria fue ganada completamente por el descenso del
Señor de gloria a la cruz, pero iba a ver una bajada más del Salvador,
incluso al mismo reino del infierno. La victoria había sido ganada por el
principio de la humillación y la muerte. El premio será tomado por una
caída más en el triunfal descenso. Lo recitamos en el Credo de los Apóstoles: “Descendió a los infiernos”. Los primeros cristianos que formularon
este credo tenían una comprensión clara de la importancia de la doctrina,
y con razón, incluyeron esta frase que se ha omitido por algunos editores
modernos de la religión, porque no entienden la naturaleza maravillosa
de la victoria que el Señor Jesús ganó con su muerte. Satanás estaba en
posesión de un gran botín. Tenía en una parte del infierno a todas las
almas de todos los creyentes desde Abel el justo, que había sido el primer
ser humano en morir, hasta el alma del penitente ladrón, que iba a permanecer en la vida por un breve momento después de que Cristo entregó
su espíritu, y que iba a morir después de que los verdugos rompieran sus
piernas a golpes. Estos golpes no podían tocar al Salvador, porque la totalidad del precio ya había sido pagado, y se había escrito que ningún
hueso suyo debía ser quebrantado (Éxodo 12:46; Números 9:12, Salmo

529
34:20, Juan 19:36). El triunfo de Cristo y la naturaleza del botín es aún
más maravilloso cuando entendemos exactamente lo que había sido el
estado de los muertos antes de la hora de la cruz. La Biblia enseña claramente que los cuerpos de todos los que mueren vuelven al polvo del cual
se los hizo (Génesis 3:19). En la tumba del cuerpo, no existe conocimiento
y no existe retorno. Los cuerpos de los muertos no sabían nada. Todos
los versículos de la Escritura que hablan de la inconsciencia después de la
muerte hacen referencia al sueño del cuerpo pero no del alma. Longfellow
captó bien esta verdad cuando escribió: “Saqué el polvo de ellos en el
arte, cuando se dice que vuelves al polvo no se hablaba de tu alma”.
Pero el infierno, si hablamos del mismo en el que aparece la palabra
hebrea “sheol” o la palabra griega “hades” o en nuestra traducción al inglés, “infierno”, fue el lugar de la existencia consciente de las almas y los
espíritus de todos los creyentes muertos, y no creyentes también, que
murieron antes de la hora de la muerte del Señor Jesucristo. Este infierno
estaba formado por dos compartimientos, el del tormento y el del paraíso,
y entre los dos había un gran abismo. En la historia, no parábola, asegú-

530
rese de que entiende que no era una parábola, del hombre rico y de Lázaro, el Señor Jesús describe la diferencia entre la muerte de un creyente
y la de un incrédulo mientras él mismo estaba aún con vida en la tierra
(Lucas 16:19-31). El mendigo murió y fue llevado por los ángeles al “seno
de Abraham”, el hombre rico murió también y “en el Hades alzó sus ojos,
estando en tormentos”. Tanto Abraham como Lázaro eran visibles “de
lejos”, y Abraham le dijo al hombre rico que “entre nosotros y vosotros
se interpone un gran abismo”. Fue al paraíso en el infierno que el Señor
Jesucristo fue en su Espíritu en el momento que lo expiró en la cruz. Fue
una invasión directa al territorio que Satanás había considerado como
suyo. Nos sentimos muy tentados a dejar que nuestra imaginación nos
lleve a lo que debe haber ocurrido cuando el Señor de gloria hizo su aparición allí. ¿Qué gozo debió haber habido en los corazones de todos los
que le habían seguido en sus justos caminos a través de todas las generaciones? Lo que debieron haber sentido en los corazones los que se habían aventurado al camino de la fe, sin nada más que su promesa, esperando este momento. Pero ya que nuestro Dios no ha tenido a bien en
revelarnos ninguno de los detalles, nunca iremos más allá de lo que está

531
escrito. La llegada de Cristo al infierno y su posterior salida, llevándose
con él a todos los espíritus y las almas de todos los creyentes, vaciando
el infierno de los santos, arroja mucha luz sobre varios pasajes de las
Escrituras y nos revela más de la naturaleza del botín que tomó de Satanás por esta obra de expiación y de sus consecuencias. El triunfo por la
humillación había revelado la justicia de los métodos divinos en contraposición a los métodos falsos de orgullo y arrogancia de Satanás. El descenso de Cristo a los infiernos era para llevar el anuncio inmediato de su
victoria a todo el mundo de los espíritus y demostrar la autoridad que
había ganado y conquistado. Hasta este momento, el diablo había tenido
el poder de la muerte (Hebreos 2:14), ya que tenía también a su cargo
las llaves de la muerte y el infierno (Apocalipsis 1:18). Cuando el hombre
pecó, la ley del pecado y de la muerte comenzó su funcionamiento, y
Satanás tenía el poder de hacer cumplir esta ley dentro de los límites
establecidos por Dios. Al parecer, todos los no regenerados están dentro
del poder del diablo en cualquier momento y están cautivos a voluntad de
él (II Timoteo 2:26). Cuando él desea, puede hacer que un ser humano
no salvo enferme, o puede hacer que esté saludable, o puede tomar su

532
cuerpo hasta la muerte. Antes de la cruz, él tenía las llaves, o la autoridad,
sobre la decadencia de la tumba y la entrada al infierno, pero no hay
ninguna línea que diga que él tenía poder alguno en el infierno. Sabemos
por el libro de Job que Satanás ejerce el poder de la muerte sobre los
hijos de Job cuando le fue permitido por Dios, y que él no podía tocar el
cuerpo de Job hasta que tuvo el permiso divino para hacerlo. El Nuevo
Testamento nos revela que él sigue siendo el agente obligado por Dios
para realizar alguna tarea actual en relación con la muerte física, incluso
la de un creyente cuando persiste en el pecado (I Corintios 5:5). Quizás
aquí está una parte de la explicación del conflicto entre Miguel, el arcángel, y Satanás por el cuerpo de Moisés. Dios había planificado que Moisés
debía aparecer con Cristo en la transfiguración (Lucas 9:30), y que se
levantará de entre los muertos como uno de los dos testigos del Apocalipsis (Apocalipsis 11:3), y por lo tanto, una excepción fue realizada en
relación con su cuerpo en el momento de su muerte. A pesar de que la
labor relativa de Satanás con respecto a la muerte podría haber sido muy
impactante, se sintió ofendido cuando Miguel interfirió. Pero cualquiera
que sea su trabajo con relación a los cuerpos, los espíritus y las almas de

533
los creyentes nunca estuvieron, ni por un instante, en su poder, y al morir
son tomados a su cargo por los ángeles de Dios, que, antes de la hora de
la cruz, los llevaban al paraíso (Lucas 16:22). La muerte del Señor Jesucristo destruyó, es decir, redujo a la nada, “al que tenía el imperio de la
muerte, esto es, al diablo” (Hebreos 2:14). La palabra “destruir” no tiene
ninguna sospecha para darle cualquier significado, como “aniquilación”
por ejemplo, sino más bien la idea es la de neutralización, hacerlo inservible e inútil, ése es el verdadero significado. Así, el Señor hizo un ejemplo
público de Satanás y de inmediato demostró la disminución del poder de
Satanás, tomando las llaves con las que Satanás pretendía tener cierta
autoridad sobre los espíritus de los justos y, entrando entre ellos hasta
que los tres días y las tres noches se llevaran a cabo, y anunció la liberación de los que habían sido detenidos allí. El hecho de que nuestro Señor
le dijo al ladrón arrepentido que iban a estar juntos en ese mismo día en
el paraíso también demuestra que Él no tenía que ir al tormento en el
infierno, donde los espíritus de los no regenerados habían sido confinados.
He aquí la explicación de tres pasajes de las Escrituras. En primer lugar,

534
éste fue el sentido de la oración de nuestro Señor en el huerto de Getsemaní: “Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como
yo quiero, sino como tú” (Mateo 26:39). Algunos han pensado e interpretado que estaba estremeciéndose (temor) ante el pensamiento de la agonía de la cruz que estaba a punto de venir. Tal estremecimiento habría
sido una mancha y una arruga (pecado), lo que habría hecho de él que
no fuera elegible para ser el Cordero que iba a ser inmolado por los pecadores. Algunos han pensado que Satanás había venido con un feroz
ataque contra Jesús que habría significado una muerte prematura, cuando
sudó grandes gotas de sangre y que el intento se lo hacía con el fin de
evitar que fuera a la cruz para convertirse en el Salvador. Tal explicación
haría que Satanás posea un poder superior al del Hijo de Dios y se negaría
su propia declaración expresa, que dice: “Nadie me la quita (refiriéndose
a la vida), sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla,
y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre” (Juan 10:18). La copa, en otro pasaje muestra claramente, que era
el vino de la ira de Dios, la totalidad del salario del pecado, la muerte

535
segunda que es la separación de Dios en el tormento en el infierno y en
la última eternidad en el lago de fuego. Así, la escena de la copa se describe: “Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con
gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a
causa de su temor reverente” (Hebreos 5:7). Éste es el verdadero significado del pasaje y también demuestra la naturaleza de la oración. Dios
debe contestar toda oración que está en Su voluntad (Juan 5:14-15).
Cristo, siendo de la deidad, no podría haber hecho una oración fuera de
la voluntad divina, de lo contrario él lo que habría sido sería un pecador.
Por lo tanto, la oración por la aprobación de la copa debió haber sido
escuchada y contestada afirmativamente. Esto es lo que el escritor a los
Hebreos afirma claramente: Él oró y fue escuchado. Esto también explica
el grito triunfal de Pedro en el día de Pentecostés. Él cita al salmista:
“Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí; porque
está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y
se gozó mi lengua, Y aun mi carne descansará en esperanza; Porque no
dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción.
Me hiciste conocer los caminos de la vida; me llenarás de gozo con tu

536
presencia. Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca
David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta
el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le
había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al
Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio
corrupción” (Hechos 2:25-31). Así que Cristo había descendido al Paraíso
y al tercer día el Señor Dios le dio la luz y con él vació el infierno de los
espíritus y las almas de toda la vasta compañía de los redimidos. ¡Qué
botín! ¡Qué presa! Ahora ante todos los ángeles del universo, tanto caídos
y no caídos, podría visualizar el plan de Dios y comenzaban a verlo en
toda su justa perspectiva. Los espíritus y las almas de todos los redimidos
fueron llevados al cielo en ese día de su resurrección, porque era en el
día de la Resurrección que esto sucedió. Se le apareció a María y le dijo
que no lo tocara porque aún no había ascendido a su Padre (Juan 20:17),
sin embargo, unas horas más tarde estaba de vuelta en medio de los
discípulos, diciendo: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy;
palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que

537
yo tengo” (Lucas 24:39). No sólo el Señor usó las llaves del infierno para
vaciarla de todos los espíritus y las almas de los creyentes, sino que Él
había cerrado ese compartimiento para que ninguno de los suyos, se vieran obligados a pasar ni un momento lejos de Él nunca más. Aquí estuvo
el cumplimiento de su anuncio sobre Su Iglesia, que las puertas del infierno no prevalecerían contra ella (Mateo 16:18). ¿Con qué frecuencia la
fuerza de Satanás pudo más que la Iglesia en la tierra? La prueba está
incluso en una mirada casual a Roma, Corinto, Galacia, Éfeso, Filipos,
Colosas y Tesalónica. Sin embargo, “cuando ascendió a lo alto, llevó cautiva a la cautividad” (Efesios 4:8). A partir de entonces la muerte traería
a todos los creyentes directamente a la presencia del Señor. Estar ausente
del cuerpo significa estar presente con el Señor (II Corintios 5:8), ya que
partir de este mundo significaría estar con Cristo, lo cual es mucho mejor
(Filipenses 1:23). Por otra parte, con el fin de revelar al universo que la
victoria sobre la muerte fue completa, invadió el polvo de la tierra en Su
resurrección y sacó los cuerpos de un grupo selecto y les dio cuerpos
resucitados. “Y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los

538
sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron
a la santa ciudad, y aparecieron a muchos” (Mateo 27:52-53). No tenemos la menor idea de quiénes se trataba ni cuánto era su número. Simplemente sabemos que aquí estaba el cumplimiento de la gran fiesta de
los primeros frutos que se había practicado anualmente en Israel. En el
día de la cosecha, se tomaba una gavilla en el campo, la cual se la guardaba delante de Jehová (Levítico 23:10). En el día de la Resurrección, el
Señor arrojó su hoz en los cementerios de la tierra y sacó un manojo para
sí mismo. Los cuerpos eternos están en el cielo, un primer puñado de los
miles de millones que van a seguir en un futuro. No es de extrañarse que
Él gritara al apóstol Juan: “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él
puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el
último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos
de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades” (Apocalipsis 1:17-18). Todo lo que hizo fue por la condescendencia de Su gran
amor y gracia. El Hijo de Dios vino del cielo solo y fue a la cruz solo. Pero

539
cuando salió de la muerte, trajo consigo no sólo las huestes de los creyentes que habían esperado por mucho tiempo este momento de triunfo
en el Paraíso, sino que trajo consigo, en mi opinión a todos aquellos que
alguna vez iban a creer en Él como su Salvador. “Porque convenía a aquel
por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten,
que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.” (Hebreos 2:10). Así como Dios
había dicho: “No es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18), así
también no era bueno que el Hijo de Dios esté solo. Tenía que ser perfecto
poniendo a su lado a los redimidos que deben ser como una novia con el
novio. Fuera del costado de Adán, Dios había tomado una costilla de la
que Él hizo a la mujer para el hombre. Así también del costado traspasado
del Salvador, el Señor Dios traería a Su iglesia, la plenitud de Aquel que
todo lo llena en todo (Efesios 1:23). Ese grupo o conjunto de creyentes,
llamado en las Escrituras por tantos nombres como son: la novia, el
cuerpo, los amigos, los elegidos, la ekklesia (en el griego original) la iglesia, los llamados de afuera, se les ha dado la potestad de ser hechos hijos
de Dios (Juan 1:12). Cualquier persona que se hace llamar hijo de Dios

540
sin haber nacido de nuevo, es realmente un hijo de Satanás, no de Dios.
Pero aquellos que lo son, por la obra de la cruz, se han hecho partícipes
de la naturaleza divina (II Pedro 1:4), éstos son los hijos de Dios por
engendramiento divino a través de Su propia voluntad (Santiago 1:18),
por medio de la divina e incorruptible esperma (simiente), la Palabra de
Dios (I Pedro 1:23), por lo que son poseedores de la misma vida de Dios,
una vida que está por encima y más allá de cualquier cosa con respecto
a la vida física, una vida que es por la inhalación divina (Génesis 2:7),
una vida que se perdió como resultado de la caída. Uno de los más grandes de los propósitos divinos en llamar a esta gran compañía de creyentes
era con el fin de que pudieran reemplazar a Satanás y a todas sus huestes. De este modo se ve que una compañía de seres humanos, hechos
menores que los ángeles, sin embargo que estaban dispuestos a contarse
como uno con Cristo en su muerte humillante por el pecado, podrían hacerse cargo de todas las funciones que se le habían dado a Satanás o que
habían sido usurpadas por él y sus seguidores. Éstos perfectamente lo
podrían realizar, a través de la humilde sumisión a los principios divinos
de la dependencia total de Dios, todo esto es necesario en el gobierno

541
divino. Así leemos que el propósito de Dios es que “a través de la iglesia,
la multiforme sabiduría de Dios sea ahora (desde la cruz) dada a conocer
a los principados y potestades en los lugares celestiales” (Efesios 3:9-10).
A través de la Iglesia, que no es la organización, por supuesto, pero sí el
organismo. El que vive, el cuerpo vital de los creyentes, redimidos por su
sangre y la aceptación de los principios que subyacen a la redención que
es en Cristo, sabiendo que yo no soy nada y que Cristo es todo en todos,
están destinados juntamente con Cristo para juzgar al mundo (I Corintios
6:2), para juzgar a los ángeles (versículo 3), para que se sienten en el
trono del Salvador (Apocalipsis 3:21). ¡Cómo la sabiduría colectora de
Dios debe ser conocida a través de la Iglesia, a todos los ejércitos de las
variadas filas del mundo de los ángeles, como ahora lo estamos viendo y
entendiendo! Amén.

542
CAPÍTULO 16
LA GRAN FRUSTRACIÓN DE SATANÁS
Un problema que enfrenta Satanás
En un capítulo anterior, hablamos del hecho de que algunos de los
pecados del hombre han resultado en la derrota de los grandes propósitos
de Satanás: que Satanás se siente frustrado en su intento de regimiento
de la raza humana, porque el hombre quiere seguir sus propias inclinaciones por la carnalidad y la mundanalidad en lugar de adherirse al deseo
de Satanás de tener un reino perfecto y así Satanás pudiera demostrarle
a Dios como una prueba de su propia capacidad para organizar y gobernar. En los días de su primer pecado, Satanás había quedado con un
mundo revuelto que era incapaz de organizarlo, ya que se encontraba, en
un naufragio y en una ruina, bajo la oscuridad del juicio de Dios. Únicamente la palabra de Dios trajo la luz y la vida al planeta muerto. Ahora la
bancarrota de Satanás está espiritualmente como materialmente ya que
se quedó en el tiempo antes de que Dios dijera: “Hágase la luz”. Entonces
él no podía hacer nada con los elementos físicos. Hoy en día se presenta
el mundo de los seres humanos, sin forma y vacío, las tinieblas cubren la

543
faz de las profundidades de su corazón, y él no puede hacer nada con
estos elementos espirituales. Su problema es mucho mayor, la frustración
es más humillante, y el polvo será aún más amargo que cualquier otro
que se haya visto obligado a comer en el pasado. Su tarea es organizar
lo que no puede ser organizado, y que se pongan en conformidad con su
voluntad miles de millones de voluntades que no se conformaban unas
con otras. Porque desde el momento en que Dios dijo: “Pondré enemistad
entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya” (Génesis 3:15),
se podría decir parafraseando que existe una actitud de rebeldía de parte
del hombre hacia Dios, que la intención de su carne es enemistad contra
Satanás, porque no se sujeta a la ley de Satanás. Existe la diferencia de
que mientras la mente carnal no puede moverse hacia arriba con respecto
al plano de la voluntad de Dios, puede por un acto de su voluntad deslizarse hacia abajo en el plano de la voluntad de Satanás. Así, un hombre
deja de ser lo que es, por naturaleza, un hijo de desobediencia, un hijo
de ira (Efesios 2:2-3), y se convierte en un hijo del diablo (Juan 8:44).
Satanás tiene que echar mano de todas las voluntades que vuelan sobre
las órbitas de la fuerza centrífuga del planeta y llevarlas ante la quietud

544
en su interior. Él tiene la inquietud de encontrar una manera de decirle al
ser humano: “Venid a mí, y yo os haré descansar”. El polo negativo que
repele debe encontrar alguna manera de convertirse en el polo positivo
que lo atraiga.
Un reino dividido
El asunto es aún más difícil porque él ya no está en las primeras
fases de su guerra espiritual. En un principio, los principados y las potestades que le siguieron en su causa de rebelión estaban cerca de él. Como
los tiempos han pasado, las lealtades anticipadas se han disipado. El que
una vez fue Lucifer, el sol de la mañana, con el resplandor de su belleza
creada, se ha convertido en una brasa canosa, y que no es capaz de mantener la primera llama del entusiasmo de sus subordinados. En el momento de la encarnación del Señor Jesucristo, la guerra civil (la división)
fue evidente. El Señor Jesús cuando fue acusado por los fariseos de utilizar el poder satánico respondió que “si Satanás echa fuera a Satanás,
estaría dividido contra sí mismo”, y preguntó: “¿Cómo, pues, permanecerá su reino?” (Mateo 12:26). Aquí, en esta afirmación y en esta pregunta se esconde una verdad que responde a muchas preguntas y explica

545
muchos hechos. Satanás todavía es capaz de dividir, pero no es capaz de
unir. En sus movimientos frenéticos de aquí para allá, él no puede hacer
nada porque no puede contar con la lealtad total de todas sus tropas.
El colapso inminente
Satanás en su caída fue seguido por muchos ángeles (fue la tercera
parte) de varios rangos. Ellos vieron la belleza de Lucifer, su sabiduría,
optaron por darle su lealtad a él en lugar de al Creador, Dueño y Sustentador del universo. Ellos no sabían que una mala elección (para el mal y
el pecado) lleva en sí misma la divina ley de la desintegración y la descomposición. Su amor y su admiración hacia Lucifer inevitablemente iba
a erosionarse, y su amor a sí mismos inevitablemente tenía que crecer.
La constante presentación ante su maestro elegido, por lo tanto tiene disuelta la fuerza de Satanás y por lo tanto se ha vuelto más y más dividida
contra sí misma. Comprendiendo esto, el cristiano es capaz de comprender el fracaso a través de las edades de los esfuerzos de Satanás y se
prevee el inminente colapso de su imperio. La estructura de su poder se
compone de voluntades ajenas, y su reino se derrumbará por completo
en el momento en que Dios elija soplar sobre él. Desde el instante de su

546
alejamiento de Dios, Satanás fue condenado a ganar pequeñas batallas
pero a perder todas las guerras. Él ha trabajado a través de los siglos
hacia su objetivo, pero en cada puesta del sol se encuentra al borde de
un abismo que se abre entre él y su deseo. Agarró la espada del poder
con las dos manos, pero él la tomó de la hoja y por lo mismo fue herido
en sus bordes afilados que no podía con sus manos tomar su comida y en
adelante ha rodado por la tierra y el polvo ha sido el sabor de todo lo que
ha probado siempre. El padre de la mentira no puede engendrar otra cosa
que engaño. Irónicamente, a pesar de que es el engañador por excelencia, él puede también ser engañado, y está siendo engañado por las conspiraciones de sus propios partidarios. Tal vez podamos ver el punto más
claramente al comparar toda esta lucha de Satanás con un incidente que
tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial. La gran flota japonesa
estaba justo sobre el horizonte de la flota estadounidense. Después de
los primeros contactos, se hicieron los japoneses con una fuerza superior
e iniciaron su movimiento en contra de los estadounidenses. Aviadores
navales de los Estados Unidos, sin embargo, descendieron en el aire y en
los primeros momentos de la batalla destruyeron el puente de la nave del

547
almirante al mando. Las comunicaciones por radio con el resto de la flota
japonesa fueron destruidas en un instante, y desde ese momento el capitán de cada buque fue más o menos por su cuenta en otras palabras.
En la oscuridad de la noche que siguió, algunos de los barcos japoneses
dispararon el uno contra el otro, y la derrota que ellos pensaron para los
estadounidenses se convirtió en una derrota para ellos mismos.
El caos de la historia
Ahora bien, si Satanás es incapaz de unificar a sus propias fuerzas
espirituales que están detrás de sí mismo, ¿cómo podrá organizar el
mundo de la humanidad con sus múltiples deseos y voluntades enfrentadas? El desorden resultante es el caos de la historia. Cualquier intento de
entender la historia, aparte de esto, va a terminar en un fracaso. Spengler
y Toynbee han creado grandes filosofías de la historia que ven la desintegración sin ver la causa. Ellos no han comprendido la realidad de Dios
y el hecho de la rebelión de Satanás. No se han dado cuenta de que Dios
tuvo y tiene todo el poder y ha respondido a la rebelión en contra de su
voluntad, simplemente permitiendo a los rebeldes (a Satanás y al ser humano) correr todo lo que quieran pero dentro de los límites prescritos por

548
Él, y dejar que el caos resultante dé testimonio contra ellos mismos. Los
eventos deben continuar hasta que se haya puesto de manifiesto ante los
seres humanos, los ángeles y los demonios que nadie que esté aparte de
la voluntad de Dios es capaz de poner orden, paz y justicia. Cuando esta
verdad se ve, la confusión actual del mundo va a ser comprendida, pero
se espera, el colapso final de todos los esfuerzos del ser humano hacia la
coalición y la unidad, la paz y la estabilidad que él pueda preverse. La fe,
por supuesto, va más allá y ve la última rehabilitación de todas las cosas
por la intervención de Dios con el retorno del Mesías, “Porque en él fueron
creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la
tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados,
sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes
de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del
cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los
muertos, para que en todo tenga la preeminencia” (Colosenses 1:16-18).
La gran frustración de Satanás, entonces, puede ser vista sólo en el contexto del propósito anunciado por Dios. Satanás hizo su reclamo y su jactancia: Dios le quitó de sus manos y le anunció lo que iba a suceder. La

549
revelación del propósito de Dios nos proporciona el único marco de referencia que nos dará una comprensión de cualquier acontecimiento del
pasado, del presente o del futuro. Con el pecado de Satanás y el pecado
del hombre, una avalancha de caos desplegará a lo largo del mundo, y la
inundación cubrió todas las fases de la vida: espiritual, físico, político,
económico, social, cultural y todo lo que nos podamos imaginar. Es la
tarea de Satanás reducir la frecuencia y ponerlo en los límites, la organización de su carrera y traer la calma y el orden en su vida. Es el propósito
anunciado por Dios el dejar que el flujo del rollo muestre el caos, y salvar
a algunas personas (los elegidos de Dios) fuera de los restos del naufragio
de la humanidad y su civilización, y luego volver Cristo para restaurar el
orden por la fuerza de su poder y majestad. Desde el punto de vista humano, el conflicto se ve en el nivel de nuestras propias experiencias en
esta vida. Las partes en conflicto son las fuerzas del mal y el cuerpo de
Cristo, los creyentes. En las Sagradas Escrituras estas dos fuerzas se describen como “el mundo” y “la Iglesia”. Examinemos éstos dos con el fin
de entender el problema con mayor claridad ante nosotros.
El mundo y la Iglesia

550
Hay una cierta confusión por el hecho de que la palabra “mundo”
en el inglés se lo traduce con varias palabras griegas diferentes. Así, en
el cántico de la Gloria, cantamos: “Como era en el principio, ahora y siempre será, por todos los siglos Amén”. Después de haber cantado de un
mundo sin fin, tenemos entonces una lectura de la Escritura que habla del
“fin del mundo” (Mateo 13:39-40; 24:3; 28:20; etc.) Estos dos mundos
se refieren a una palabra griega que indica tiempo, “aion”, que significa
“una era, un período, una época, una edad en la cual se mantienen ciertas
condiciones y características espirituales, físicas y naturales”. El final de
“aion” será el fin de este presente siglo malo (Gálatas 1:4), pero será la
edad eterna la que no tendrá fin. La otra palabra griega es “oikoumene”,
que se la tradujo como “mundo”, en el sentido que se refiere al mundo
civilizado y del que se deriva la palabra “ecuménico”. Nosotros decimos,
en nuestro pensamiento confuso, y nos referimos a todo el mundo que
sabe algo, cuando nos referimos, por supuesto, a los que tienen radios y
periódicos, una pequeña fracción de la raza humana. Uno de los léxicos
incluso da a “Oikoumene” la definición específica para el Imperio Romano.
“Oikoumene” es el ámbito donde el Evangelio debe ser predicado a todo

551
el mundo como testigo antes de que venga el fin (Mateo 24:14), es el
ámbito cubierto por el decreto de Augusto César, que todo el mundo, el
Imperio Romano, debe pagar sus impuestos (Lucas 2:1).
La palabra más importante para “mundo”, sin embargo, es la que
Cristo usó para referirse a ese espíritu que se opone a los que son suyos,
que es la palabra griega “kosmos”. Originalmente significaba “orden y
belleza”, pero Satanás tomó el cosmos y cometió una falta con su rebeldía. “El mundo entero está bajo el maligno” (I Juan 5:19). La importancia
del significado de la palabra se encuentra en su uso por el Señor Jesucristo. La palabra se encuentra nueve veces en Mateo, tres veces cada
una en Marcos y en Lucas, y hasta setenta y nueve veces en Juan de los
cuales cuarenta y un usos (por no hablar de los pronombres sustituidos
por él) se decía en la noche de la Última Cena, en Sus experiencias con
los discípulos en el Cenáculo, y en el jardín de Getsemaní. Más allá de
cualquier duda la palabra es elegida por Cristo para representar a la esfera
de las actividades de Satanás en la tierra: Es el mundo del que Satanás
es llamado el príncipe (Juan 14:30), y que Dios amó tanto que dio a su

552
Hijo unigénito por él (Juan 3:16). Éste es el mundo del que Jesús es llamado el Salvador (Juan 4:42), y del cual Él se llamó a sí mismo “la Luz”
(Juan 8:12).
El mundo odia al creyente
Lo que Cristo estaba a punto de hacer era dividir a la humanidad en
dos grupos irreconciliables (Mateo 10:34-39). Satanás es el príncipe de
un anfitrión, y Él, el Señor mismo, es el Rey del otro grupo. Se puede ver
incluso por el lector casual que el pensamiento que ha estado siempre
presente en la mente de Cristo, cuando Él llegó a la última noche de su
vida y se enfrentó a la cruz, fue la terrible lucha que enfrentarían sus
seres amados cuando los dejó solos como sus representantes en la provincia extranjera de esta tierra. Para entender esto, podemos observar el
verdadero significado de la primera frase de su narración, “Antes de la
fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que
pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin” (Juan 13:1). No es sorprendente,
pues, que Cristo dijo: “No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas
a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas”

553
(Juan 7:7). Al anunciar el curso de este siglo, asimismo, manifestó: “Si el
mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois
del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece”
(Juan 15:18-19). Este mundo por supuesto, está compuesto por seres
humanos, y en masa han sido abandonados por Dios (Romanos 1:24-28),
condenados a juicio (Salmo 2:8-9) y dejó de ser el escenario de conflicto
del cristiano y ha obtenido victoria sobre él (I Corintios 1:20-27; I Juan
5:4). A pesar del hecho de que Dios ha dicho que “el mundo pasa y sus
concupiscencias (deseos y deleites)” (I Juan 2:17), Satanás ha patrocinado la idea de que el mundo se convertirá en un hermoso reino, llamado
el reino de Dios. El mensaje es claro y sencillo en la Biblia, pero Satanás
ha confundido el pensamiento de muchas personas mediante la enseñanza religiosa que es falsa. La enseñanza satánica se ha vuelto tan común que muchas personas buscan sobresaltos en los problemas y ven el
curso de los tiempos en que vivimos y el proceso de maduración que se
desarrolla dentro de los dos cuerpos. En la actualidad, el pueblo escogido

554
de Dios, la Iglesia verdadera, que se ha tomado fuera del mundo espiritualmente, se ha quedado en el mundo físico, y está también mezclada
con el mundo que no son salvos y que sólo Dios puede saber qué persona
pertenece a qué grupo verdaderamente. Las parábolas del capítulo trece
de Mateo se establecen con un doble movimiento de esta tierra de una
manera notable. Si estamos con Cristo y miramos a la interpretación de
las parábolas como una interpretación para el futuro, como un bosquejo
de la historia escrita de antemano, o si nos sumergimos en la historia
presente y volvemos a través de los años, a lo que anunció en aquel día,
el resultado es el mismo. Las parábolas son un espectáculo del despliegue
de la historia de los dos pueblos que habitan esta tierra, es decir, de la
Iglesia y del mundo. En la primera de estas parábolas, se nos dice que
esta edad o era iba a ser una edad donde la semilla sería sembrada. Habría una compañía de hombres y mujeres que proclamarían la verdad
divina con resultados que variarían considerablemente, dependiendo de
que si el mensaje ha sido acompañado de fe en los corazones de aquellos
que lo oyeron, Hebreos 4:2 nos dice: “Porque también a nosotros se nos
ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír

555
la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron”, dependiendo
de si es o no recibida, así como la palabra de hombres, o como lo es en
verdad, la Palabra de Dios, I Tesalonicenses 2:13 nos dice: “Por lo cual
también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como
palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual
actúa en vosotros los creyentes”. Parte de la semilla, el Señor dijo, que
caería en un suelo duro, y las aves del diablo se lo arrebatarían. Algunos
podrían caer en terreno espinoso, porque el afán de este siglo y el engaño
de las riquezas ahogan lo que creció en ellos al principio. Algunos podrían
caer en un saco roto y se quemarían debido a la poca profundidad de sus
raíces. Esto sucedería, el Señor dijo, cuando la persecución se plantearía
“a causa de la Palabra de Dios”. Es interesante observar que las divisiones
reales en el cristianismo de hoy en día, todo puede ser rastreado en una
actitud diferente hacia la Biblia. Ya sea que se trate de Roma que pone la
tradición y la autoridad eclesiástica por encima de la Biblia, o si se tratara
de un protestantismo liberal que pone las facultades críticas humanas por
encima de la Biblia, que es siempre el libro de la inspiración, y que es la

556
piedra de toque de la verdad. Sin embargo, parte de la semilla, y sólo en
algunos, caerían en buena tierra y crecerían hasta la madurez, produciendo cien, sesenta veces, treinta veces más. Ésta es la enseñanza del
Señor y la interpretación propia del mismo Señor. En la segunda parábola,
el Señor anunció que en medio de su propia siembra del trigo, el enemigo
vendría con una siembra de una imitación del trigo (cizaña). En el momento del crecimiento existiría tal confusión que se mezclarían y que ningún ser humano podría decir lo que es verdadero y lo que es falso. Por
otra parte, mandó a sus discípulos, y a través de ellos a sus seguidores
de todos los siglos, a que no hicieran ningún intento de separación durante esta era actual. Cualquier intento podría ocasionar que se aventara
el trigo verdadero y no la imitación del trigo (cizaña) durante la presente
era y sólo pondría en peligro a algunos que su trigo era el verdadero,
algunos de los cuales evidentemente se parecen tanto a los de la siembra
del diablo, que incluso los hombres espirituales no son capaces de distinguirlos. Los discípulos habían de seguir sembrando la semilla. Ellos no
iban a estar preocupados por la mezcla de lo verdadero con lo falso. La
cosecha se produciría en el fin del mundo (fin de esta presente era o

557
época), y el Señor mismo enviará a los ángeles como los segadores, y
que infaliblemente separarían el trigo de la cizaña, llevando el primero a
la casa del Señor y llevando a la cizaña a la destrucción (Mateo 13:3643). Esto, también, es la propia enseñanza del Señor y la propia interpretación del Señor mismo. Otra prueba en la misma línea viene de la descripción de nuestro Señor sobre los habitantes de la tierra en el momento
de su propia declaración. La otra verdad de lo que es, es la facilidad con
que el Señor podría haber encontrado algunos ejemplos para describir
una situación de amor, luz y fraternidad. Si estas características tendrían
que haber llegado a dominar los corazones de todos los seres humanos,
ciertamente lo habría dicho. Él pudo haber dicho, por ejemplo, “como fue
en los días de Enoc así será cuando venga el Hijo del Hombre; todo el
mundo estará caminando con Dios”. Pero Él no eligió ningún caso como
tal para su comparación. Con todos los notables ejemplos del Antiguo
Testamento que estaban delante de Él, Él escogió a los incidentes que
establecían una profunda iniquidad y de una rebelión del ser humano
como la descripción del estado verdaderamente que será de esta manera
que de algo nuevo, y que este estado prevalecería sobre la tierra hasta el

558
final de la era actual. “Mas como en los días de Noé, así será la venida del
Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en
que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se
los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo
24:37-39). Y también dijo Jesús: “Asimismo como sucedió en los días de
Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el
día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste. En
aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a
tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás. Acordaos de
la mujer de Lot.” (Lucas 17:28-31). En resumen, pues, nos encontramos
con que la Biblia enseña que el mundo odia a Cristo, y que es abrazado
por Satanás, y que está en enemistad con el verdadero pueblo de Dios.
Dios ve el curso de este siglo, que es el mal solamente, y lejos de hacer
algo al respecto, Dios ha abandonado definitivamente la carrera de este
mundo para que su carrera sea hacia el juicio únicamente. Esta sentencia
sin duda vendrá, y será en un momento en que exista una mezcla entre

559
el bien y el mal, que Dios separará por medios sobrenaturales a través de
la intervención personal del Señor Jesucristo y de sus ángeles. Dios está
obrando hoy en día en la elección que previamente Él la hizo desde antes
de la fundación del mundo, de algunos individuos de en medio de esta
ruina, antes de que toda la masa se sumerja en los terribles juicios (Apocalipsis) que serán sólo comparables con la destrucción de Sodoma y Gomorra por fuego y con la destrucción de la tierra con la inundación del
Diluvio Universal. Naturalmente, Satanás odia esta imagen, que mostrará
lo que definitivamente será su propia impotencia y revelará el fracaso
total de todos sus esfuerzos por organizar el cosmos en un reino que sería
el propietario de su propio gobierno. Él recuerda hasta el día de hoy, la
amargura de la época en que el universo físico yacía destrozado y arruinado, con la oscuridad cubriendo la faz del abismo, y donde él era totalmente incapaz de hacer algo al respecto. Él recuerda el momento cegador
cuando el juicio vino con el caos de la creación material y fue revelado a
todo el universo, cuando Dios le quitó la manta de la oscuridad con su
decreto: “Hágase la luz” (Génesis 1:4). No le gusta hacer una comparación de esa época ya pasada de la oscuridad, cuando la impotencia de él

560
se reveló de pronto, con la oscuridad presente y su promesa de otro momento catastrófico cuando Cristo venga del cielo y exponga todo con el
resplandor de su venida. A él le gustaría pensar que lo que él no pudo
hacer con la materia inerte, él podrá ser capaz de hacer algo con las voluntades de los seres humanos. Pero su frustración de hoy es tan grande
como lo fue en el pasado, y su falta de éxito es tan claramente escrita en
las profecías de la Palabra de Dios como su fracaso en el pasado también
está escrito en las páginas de la historia. El mundo de los seres humanos
está desordenado y vacío, y las tinieblas cubren la fisionomía de sus propios corazones. Los gritos de Satanás son: “Sea la organización” y sólo
existe el caos. Él clama: “Que se realicen las Naciones Unidas” y hay sólo
los vetos y las guerras. Se eleva el tono de su voz y dice: “Sea la paz de
la mente” y hay más casos psiquiátricos. Él ordena, “Sea la fraternidad”
y sólo existen los disturbios raciales de hecho. En las provincias de la
tierra que han sido casi totalmente suyas, no es capaz de producir una
civilización en la que los niños puedan crecer sino más bien que se pierden. Lo mejor que se puede hacer en China y en la India es ver que ocho
de cada diez niños mueren antes de cumplir los cinco años, y por lo tanto

561
ellos van hacia Dios. Sus demandas se han convertido en delirios, y serán
así cada vez más conforme el fin de esta era se acerque. Pero Dios, el
Espíritu Santo, dice a algunos corazones elegidos: “Hágase la luz”, y el
mandamiento de Dios es instantáneamente cumplido. Así, la entrada de
Su palabra da luz, Salmo 119:130 nos dice: “La exposición de tus palabras
alumbra; hace entender a los simples”. Aquellos a quienes Él ha hablado
son inmediatamente librados de la potestad de las tinieblas, y se han
trasladado al reino de su amado Hijo Jesucristo (Colosenses 1:13). A pesar de la clara enseñanza de la Palabra de Dios, el maligno ser que es
Lucifer sigue su camino desesperado y enfadado. Los veintiún siglos desde
la cruz de Cristo han estado marcados con sus constantes esfuerzos por
organizar a la humanidad en un gran reino y están llenos sólo de sus
fracasos. En la profecía de Daniel, Dios había anunciado una sucesión de
imperios mundiales. Le había dicho a Nabucodonosor que él era la cabeza
de oro que representaba la gran estatua en el sueño que Daniel había
relatado e interpretado por él. Después de Nabucodonosor, iba a ser el
imperio de plata de los medos y los persas, sucedido después por el reino
de bronce de los griegos, y en última instancia por el imperio de hierro de

562
Roma (Daniel 2). Aunque Dios ha dicho que los reinos de este mundo no
durarán, ya que serán derribados en el aplastamiento de la derrota ante
el poder del retorno del Señor Jesús, Satanás ha hecho todo lo posible
para reforzar a los imperios terrenales que podrían tener a algún humano
(los dictadores) para fortalecerlo y utilizarlo en su lucha contra los planes
de Dios. Hemos visto en un capítulo anterior cómo les había dado poder
a las naciones que salieron de Cam durante más de mil años. Cuando se
hizo evidente que Jafet (Europa) era en realidad el que iba a dominar,
Satanás cambió sus esperanzas hacia este tercer hijo de Noé y las naciones que salieron de él. Dios había dicho que Jafet habitaría en las tiendas
de Sem, y esto ha sido así durante unos dos mil años, con el Imperio
Romano. Satanás sabe que las promesas son para los hijos de Sem, por
lo que le agrada apoyar a Jafet. Busqué por un momento una o dos características de la historia de la era “cristiana”. El poder del Imperio Romano era grande, pero tenía las fuerzas de la decadencia dentro y fue
condenado a ser desaparecido. Una y otra vez Satanás trató de dar vida
a su fantasma. Carlomagno fue el primer esfuerzo. El Sacro Imperio Ro-

563
mano (que, como Lord Bryce señaló, no era ni santo romano, ni un imperio) puso su propio enano en la toga gigante de los Césares, siendo el
desajuste más evidente, y que tenía más problemas para levantar la espada de César que David había tenido con la de Goliat. Carlos V de España, Napoleón, el Káiser Wilhelm, Hitler y todos los diversos títeres de
Satanás se movieron en la misma dirección, pero nunca con un éxito final.
Los reyes adoptaron el nombre de los Césares Romanos, y su grandeza
se hizo eco distorsionado en Europa hasta nuestra generación, cuando su
forma alemana, la del káiser, desapareció con la Primera Guerra Mundial,
y su última sílaba, el zar, se perdió con la revolución rusa. El hecho debe
ser evidente. Satanás no puede unir al mundo político. Si ese intento de
unión mundial como la Liga de las Naciones (que cambió su nombre al de
las Naciones Unidas) llegara a un buen término, Satanás podría apuntar
hacia su éxito en la unificación de la humanidad y traer paz a la tierra por
una combinación de sus esfuerzos sumados a los de los seres humanos,
y no habría de esa manera ninguna necesidad para la intervención adicional de Dios. Al señalar la locura de los esfuerzos del carácter humano
para traer la salvación a una persona, Dios ha dicho: “Si la justicia viene

564
por la ley, entonces Cristo murió en vano” (Gálatas 2:21). Es igualmente
cierto que si la justicia, el orden y la paz pudieran venir por los esfuerzos
conglomerados (de Satanás y de los seres humanos) por las construcciones de un Reino, la segunda venida de Cristo sería innecesaria.
Satanás trata de unir a las religiones
Mientras Satanás ha estado trabajando en sus esfuerzos por unir a
los seres humanos políticamente, no ha pasado por alto la posibilidad de
unir a los seres humanos religiosamente. Tal como se decidió en un esfuerzo como el de construir un imperio a través de los reyes y los ejércitos, ha sido su esfuerzo por construir un reino religioso a través del papado. Pero no puede haber ninguna duda sobre el hecho de que las promesas de Dios a los creyentes son promesas espirituales, no temporales
durante esta era. Así que no leemos que los creyentes, serán amados por
el mundo, sino más bien leemos que “los que quieren vivir piadosamente
en Cristo Jesús padecerán persecución” (II Timoteo 3:12). No leemos que
el mundo acepte nuestra dirección, sino que “el mundo no nos conoce
porque no le conoció a él” (I Juan 3:1). Nuestro Señor dijo: “Respondió
Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo,

565
mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos;
pero mi reino no es de aquí.” (Juan 18:36). Si tenemos batallas, han de
estar enmarcadas en el reino espiritual. Si tenemos enemigos, no son de
carne y hueso, sino son los principados y las potestades, los gobernadores
de las tinieblas de este mundo, las huestes espirituales de maldad en las
regiones celestes (Efesios 6:12). Es en esta guerra que podemos triunfar.
Vestidos con toda la armadura que Él ha provisto para nosotros (Efesios
6:13), podemos esperar la victoria, porque las armas de nuestra milicia
no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas
(II Corintios 10:4). El diablo ha trabajado en por lo menos dos maneras
para superar el anunciado plan de Dios de traer justicia sobre la tierra a
través del regreso del Señor Jesucristo y por medio de la superposición
del reino de Dios (Reino milenial) por la acción directa del mismo Señor.
El esfuerzo de Satanás ha tratado de construir un reino religioso y temporal para reclamar todas las promesas de la Biblia para él, y el otro plan
ha sido negar la realidad material del futuro reino de Dios y buscar la
progresiva llegada de un reino de dulzura y luz por medio de los esfuerzos
del hombre. El primer plan ha sido en gran parte construido por la religión

566
Católica Romana, y el otro plan ha sido establecido en gran parte por la
religión protestante.
Roma - El Reino Religioso Temporal
El primero de estos esfuerzos encuentra su punto de apoyo en la
colina del Vaticano. Miramos hacia atrás en las Escrituras y vemos que la
verdadera Iglesia debía estar compuesta de los que han nacido de nuevo,
llamados a salir del mundo y que son odiados por él. El cuerpo de los
creyentes iba a ser una compañía de testigos de la verdad en medio de
un mundo que rechaza a Cristo, despreciado y rechazado por ese mundo,
así como también Cristo fue rechazado por los hombres. Isaías 53:3 nos
dice: “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue
menospreciado, y no lo estimamos”. Por lo tanto, no iba a ser una organización, pero sí iba a ser una cosa simple, compuesta por doce discípulos,
siete diáconos y presbíteros (obispos) en cada comunidad. De repente se
oyó un gran crecimiento anormal. El Señor lo había descrito previamente
en la tercera de las parábolas de Mateo 13:31 nos dice: “Otra parábola

567
les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es
la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor
de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del
cielo y hacen nidos en sus ramas”. Jesús no dio la interpretación de esta
parábola del grano de mostaza y la imaginación de los seres humanos ha
quedado perturbada en buscar una interpretación que se amoldara a la
mente carnal, en vez de darse cuenta de la absoluta necesidad de adoptar
una interpretación que no sea una burla para las parábolas que nuestro
Señor mismo explicó. Los hombres se han imaginado que la pequeña semilla de mostaza era el principio de una gran organización religiosa del
mundo, que su follaje llenaría toda la tierra, y que todo iba a descansar
en sus ramas para presentarlas a su sombra. En definitiva, la Iglesia triunfante y el hombre lo hubieran hecho todo, con la ayuda ligera de aquí y
allá de Dios. El verdadero significado, por supuesto, es el que armoniza a
la perfección con lo que el Señor enseñó en otra parte. La clave para la
interpretación se encuentra en la anormalidad con la que la semilla de
mostaza creció hasta convertirse en un árbol. Podríamos parafrasear al

568
hablar de un rosal que tenía brotes cuando usted se fue de su jardín, pero
cuando regresó se había convertido en un árbol secoya de California, atravesando el cielo. Los rosales no se convierten en árboles de secoya, mientras que sus jardineros están almorzando, y las semillas de mostaza no
producen árboles. Esto es anormal. El Señor plantó la semilla diminuta y
significó la organización de la iglesia que, al igual que una planta pequeña,
era sólo lo suficientemente grande como para cubrir sus necesidades y
administraciones simples, ya que la Iglesia debía ser dirigida espiritualmente por el verdadero vicario de Cristo, el Espíritu Santo, enviado por el
cielo. La pequeña semilla, que debería haber producido no más que una
hierba de planta de mostaza, de repente fue presa de una enfermedad
cancerosa que de una iglesia se la podría llamar la megalomanía. La organización de la iglesia se quedó como el perro de la fábula de Esopo que
abandonó su hueso con el fin de arrebatar una imagen del hueso en el
agua. Había ricas promesas y posibilidades que pertenecían a la Iglesia,
y ella podría haber permanecido espiritualmente poderosa y perseguida.
Pero ella dejó caer la maravillosa realidad de su verdadera posición espiritual para agarrar al fantasma del poder temporal que había visto en el

569
Imperio Romano que se desmoronaba, por lo que se perdió totalmente su
verdadera misión. Llegó el ansia del poder temporal (la Iglesia se unió al
Estado), una lujuria que aún arde en las venas de Roma como los fuegos
que arden en una ramera longeva que alcanza al fantasma de su juventud. Pero todos los que se aprestan contra su pecho morirán con ella. Está
escrito: “Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia
contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la
cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se
han embriagado con el vino de su fornicación. He aquí, yo la arrojo en
cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella.” (Apocalipsis 17:1-2; 2:22). Gracias a Dios,
está escrito.
Satanás y la hermandad del hombre
El segundo esfuerzo de Satanás estuvo, en su mayor parte, en el
seno del protestantismo. Ha sido más sutil porque sus motivos parecen
ser desinteresados, y sus métodos parecían ser puros. Los teólogos están
de acuerdo en que el reino vendría a la tierra, sin embargo desarrollaron

570
la idea de que en lugar de su entrada definitiva por el regreso de Cristo a
la tierra, este reino no sería traído por Él de forma completa sino que iría
creciendo desde el cielo, y que llegaría poco a poco a la tierra gracias a
los esfuerzos religiosos de la Iglesia. La Iglesia, no temporal, sino espiritual, poco a poco se expandiría hasta que toda la tierra se incluyera en su
brazo, hasta que todos los hijos de Adán hayan desarrollado su potencial
bondad hasta el punto donde su mal sea absorbido por su bien. Los hombres aprenderán a amarse unos a otros, y poco a poco la verdad y la
justicia triunfarían, la dulce atmósfera de la hermandad se establecería
sobre todos los seres humanos. Esta idea es tan frecuente, como el sueño
que atormenta las mentes de tantos seres humanos, que una de las voces
destacadas del protestantismo americano, al hablar ante miles de personas en un mitin en una de nuestras grandes ciudades, dijo: “Admitiré que
estoy confundido. Por ver que el reino de Dios se construye sobre esta
tierra. Veo el avance de los estándares de la fermentación de la justicia.
Veo la ruptura de la intolerancia racial y el levantamiento de los hombres
comunes. Veo el establecimiento de un régimen que desea la paz basada
en la hermandad. Yo lo veo como la venida del reino de Dios, pero lo que

571
me confunde es que veo que se está construyendo en Rusia por los ateos
profesos”. El pobre hombre engañado había fracasado simplemente al ver
que se trataba de una gran falsificación satánica, nacido de Satanás, el
padre de la mentira y llevada a cabo por el poder del anticristo, y el espíritu profano de la oposición a la voluntad revelada de Dios. Si el hombre
o la Iglesia pudieran traer el reino de Dios a la tierra, ya sea por la predicación del Evangelio, o por sus esfuerzos en la reforma social y la mejora
del medio ambiente, gran parte de la Biblia tendría que ser reescrita para
satisfacer el orgullo del hombre. Las parábolas de nuestro Señor que Él
mismo explicó tendrían que hacerse de nuevo. Por ejemplo, tendrían que
encontrar algo como lo siguiente. “El reino de los cielos es semejante a
un hombre malvado que sembró cizaña en el campo. Pero el Señor vino
y dejó caer doce granos de trigo en el campo, por lo que se inició un
proceso de desarrollo lento del reino de Dios en la tierra. Poco a poco, el
trigo se frotó contra la cizaña, y cambió algunas de las cizañas en el trigo.
El trigo más y más se frotaba contra la cizaña más y más hasta que las
partes del campo comenzaron a adquirir un aspecto de trigo puro. Hubo
temporadas decepcionantes y épocas buenas, pero a la larga se impuso

572
el trigo, y cuando la cosecha final se produjo no había nada en el campo,
sino solamente el trigo”. Suena bonito, pero haría que Jesucristo sea un
falso profeta.
¿Fusión o confusión?
A la luz de estos objetivos de Satanás, podemos ver el desarrollo
en el mundo de una combinación de los dos movimientos. La imitación
protestante de Roma. ¿Cómo podemos observar el movimiento ecuménico que busca unir a la Iglesia Ortodoxa Griega (con su veneración a
María y sus oraciones por los muertos), con las organizaciones de la Iglesia Latina (con su liberalismo unitario), y las iglesias estatales de Europa
(con su formalismo frío y muerto)? Un destacado teólogo francés, el fallecido Doyen Emile Doumergue, señaló una vez que la fusión (unión) sin
un fundamento teológico verdadero no era más que una confusión.
La sombra y la sustancia
Cuando los seres humanos tienen el deseo de construir un gran edificio en una parte antigua de una ciudad, se debe en primer lugar buscar
un lugar despejado para la obra, a veces incluso es necesario la demolición de una estructura importante que podría tener alguna utilidad para

573
la ciudad como una reliquia, pero que estorbaría el terreno por cuanto se
desea que exista un mayor desarrollo, ése es el punto central. Éste es el
caso espiritual de los seres humanos que desean construir un edificio de
la verdad en sus mentes desordenadas. El proceso de demolición de las
viejas ideas que pueden tener recuerdos ricos y pueden haber sido apreciadas como muy costosas, es posible que la demolición sea dolorosa,
pero absolutamente es esencial y necesario. El Señor tuvo que enfrentar
esta situación en la mente de los judíos de su tiempo que tenían sus pensamientos centrados en la grandeza terrenal. Habían hecho de la Palabra
de Dios una ley invalidada por su tradición que practicaban (Marcos 7:13).
Antes de que cualquier judío pudiera aceptar al Señor Jesucristo como el
Mesías, era necesario para él que descartara las sombras que Dios no les
había dado (destruir las fortalezas mentales), para que aceptaran la sustancia (se refiere al valor espiritual) que estaba en Cristo. En lugar del
sacrificio de animales, se produjo la muerte del Salvador. En lugar del
sacerdocio de Aarón con sus trajes y rituales, se impuso la adoración simple pero poderosa en espíritu y en verdad. En lugar de la ley ceremonial
de Moisés, allí estaba la gloria desnuda de la gracia de Dios totalmente

574
aparte del hacer o de las obras humanas. Es cierto que hubo algunos que
estaban dispuestos a considerar el templo, los corderos, el sacerdocio, y
todo lo demás como escombros que tenían que dar paso a la nueva estructura eterna y gloriosa que Dios estaba a punto de construir sobre el
fundamento de Cristo. Pero había otros que se aferraban a la forma y a
la ceremonia y que perdieron sus almas al hacerlo. En nuestros días, la
tradición de los ancianos es tan grande como un gran enemigo como lo
fue en los días de Cristo. Si los seres humanos han llegado a la realidad
de la verdad, tienen que cortar la acumulación de las falsas doctrinas que
han venido de Satanás y construir sobre la roca limpia de la Palabra de
Dios. Repetimos, aunque el proceso será muy doloroso, es absolutamente
esencial y necesario. Una de las viejas ideas que necesita demolerse de
nosotros, es la idea de que estamos construyendo el reino de Dios en la
tierra. Es, si lo analizamos de cerca, una distorsión de la idea que Satanás
introdujo en la Iglesia en el momento en que la planta de la semilla de
mostaza iba creciendo hasta convertirse en un árbol anormal: El clericalismo temporal. De esa Iglesia que Dios había dicho de antemano: “Yo

575
conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto” (Apocalipsis 3:1). Cuando Lutero y Calvino salieron de la iglesia medieval eran
como Lázaro cuando salía de la tumba como el símbolo de Cristo. Había
vida en Lázaro, pero estaba atado de pies y manos con las vendas de la
muerte y tuvo que ser liberado de ello. Había vida en los líderes de la
Reforma, pero fueron atados de manos y pies con las vendas que habían
sido puestas en todo el cuerpo de la Iglesia. Era necesario que el Señor
dé la orden, “y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con
vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y
dejadle ir” (Juan 11:44). La misma orden se debe dar a los que tratan de
edificar el reino de Dios en esta tierra maldita en medio del mundo extraño que crucificó a Cristo. No hay nada más liberador que esta verdad
para ser librados de la ceguera que hace que los seres humanos anden a
tientas en la oscuridad del reino de su capacidad. Con cada incremento
en su organización, aquellos que van en su dirección falsa, se imaginan a
sí mismos mucho más cerca de un milenio imaginario. El hecho de que no
se mantienen al día en alguna medida con el crecimiento de la población
no parece significar algo para ellos. Ellos se enseñorean de la herencia de

576
Dios (I Pedro 5:3: “no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey”) y piensan que su movimiento es el que va atraer el orden, la justicia y el progreso. Ellos serían
los últimos en ver su imagen en la Escritura donde se les llama “manchas
en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los
vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados;
fieras ondas (olas) del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas
errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las
tinieblas. De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo:
He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares (la Iglesia),
para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de
todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas
duras que los pecadores impíos han hablado contra él. Éstos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas (orgullosos), adulando a las personas para sacar provecho” (Judas 12-16). Cuando uno se libera de este pensamiento, entra
en la verdadera tarea de la Iglesia, que es proclamar el Evangelio, sólo

577
ahí nos convertimos en un sabor de vida para vida para aquellos que creen
y olor de muerte para aquellos que rechazan la verdad. J. Wilbur Chapman
ha dicho en la introducción a Jesús en “Blackstone” acerca de la historia
de su liberación del reino de la capacidad. Relata cómo había sido el pastor
de una iglesia de una ciudad rica, dando vueltas y vueltas en las tareas
parroquiales. Entonces Dios le abrió los ojos a la verdad del plan y propósito de Dios en esta era. La fuerza de los nuevos conocimientos lo sacó
de su cargo complaciente y lo convirtió en un evangelista con llamas espirituales (apasionado) que pronto atrajo a muchos miles a Cristo. ¿Qué
pesimismo darse cuenta de que la mitad del siglo XX estuvo marcado por
el pecado y que todavía el mundo está en ese estado, que cualquier observador puede ver que existe la corrupción, miseria e incredulidad? ¿Qué
optimismo creer lo que la Palabra de Dios enseña, que en cualquier momento por la intervención de Dios, así que sólo ahí definitivamente lo
prometido tendrá lugar, y la rápida retirada de las fuerzas enemigas de
la vanguardia a la retaguardia será realizado ante todos los ojos maravillados de la humanidad? La verdadera Iglesia se quedará aquí, no para
perfumar el estercolero de una humanidad caída, sino para mostrar la

578
verdad a tantas personas como le sea posible por medio de la predicación
del evangelio, de los restos del naufragio antes del accidente destructivo
final que vendrá. El Señor enseñó esta verdad a los judíos en un momento
en que su actitud mental y espiritual estaba distorsionada por su posición
política. Vivían, como esclavos de Roma, en un territorio ocupado. Buscaban cualquier líder (El Mesías) que tome el pie de Roma desde su cuello
y lo postre y domine para que ellos a su vez puedan poner su pie en el
cuello de su enemigo postrado. La Escritura dice: “Ellos pensaban que el
reino de Dios se manifestaría inmediatamente” (Lucas 19:11). Respondió
Jesús y les dijo: “Un hombre noble (es el Mesias) se fue a un país lejano,
para recibir un reino y volvería”. Las órdenes fueron dadas a sus siervos:
“Entre tanto que vengo”. Por la forma en que gran parte de la Iglesia ha
actuado durante los últimos dos mil años, uno podría pensar que el Señor
habría dicho: “Reformen hasta que yo venga”. Parece que hay clérigos en
este y otros países que creen seriamente que es posible reformar a la
sociedad sin el poder regenerador del Señor Jesucristo en la vida del individuo. Al parecer, existen aquellos que creen seriamente que la codicia
del sistema económico puede ser mitigado mediante la adopción de que

579
las posesiones estén lejos de los que las han adquirido o heredado y extendiéndolas hacia fuera, más bien quizás, entre los que han sido menos
afortunados (Comunismo-Socialismo). A menudo, los que así actúan para
destruir nuestro sistema actual de codicia y egoísmo, que desean conservar el poder de la distribución en sus propias manos, a veces desean conservar las posesiones reales para ellos mismos. Uno podría pensar que
era locura de la locura que nubla la mente de los seres humanos como si
no fuera por el hecho de que la Biblia nos revela que están bajo la oscura
sombra de la siniestra influencia de Satanás. No es que todos los que se
aferran a esas ideas se dedican a seguir a Satanás, sino que muchos han
permitido una asociación demasiado estrecha con el mundo de las ideas
de Satanás, para colorear todo su pensamiento con un colorante que en
última instancia se come el diseño y el patrón de la tela de la verdad. Hay
una gran distorsión en cuanto a la parte de la idea del reino de Dios: La
creencia de que el reino de los cielos no tiene ninguna manifestación exterior en lo absoluto, sino que es algo completamente dentro del ser humano. Ha habido muchas personas que han tomado la traducción en el
inglés ambiguo del siglo XVII de una declaración hecha por nuestro Señor,

580
han utilizado el error de una sola preposición para construir una nueva
doctrina que destruiría la doctrina de la caída y la doctrina de la redención.
“El reino de Dios está entre vosotros”, dice la versión King James (Lucas
17:21). El diablo y sus teólogos tomaron la preposición “entre” como un
jugador de fútbol que se propone patear a un balón extra que ha sido
suelto extra oficialmente del juego reglamentario y han tratado de ejecutarlo a través de toda la verdad para hacer su gol. “¡Ah, sí!” dicen, hablando muy rápido, “el reino de Dios está entre vosotros”. Hay una chispa
de lo divino en todos los seres humanos. No debes pensar que la caída ha
dejado a los seres humanos en una posición desesperada. Hay mucho de
bueno en el humano. Incluso hay algo de bueno en el hombre que puede
satisfacer a Dios. Seguramente Dios debe estar contento con todo el deseo del bien que tiene el hombre y que lo saca de su corazón. Hay un
espíritu de bondad, de caridad, de generosidad en el hombre que es glorioso (humanismo). Si sólo hay que entender estas potencialidades que
están dentro de cada uno. Si usted va a sostener la idea de lo bueno, lo
verdadero, lo bello, toda la vida se convertirá en bueno, verdadero y bello.
Nada es otra cosa que el pensamiento humano que lo hace así. Y estas

581
personas envuelven una sonrisa en sus rostros y andan por una niebla
perpetua de lo bueno y lo buenísimo, muy seguros de que todo está bien
en el mejor de los mundos posibles. Nos aseguran que, si sólo vas a pensar en la paz, podemos cambiar la naturaleza de Rusia y hacer que la
bomba atómica sea una irrealidad. Si Cristo hubiera hablado a los apóstoles, diciendo: “El reino de los cielos está dentro de vosotros”, podría
haber habido alguna enseñanza que indicara que el reino de Dios estaba
en el corazón y en el ser de los seres humanos. Pero la historia demuestra
que las palabras fueron dichas a los enemigos que han perseguido sus
pasos, poniendo trampas para Él, y tratando de encontrar algo en su discurso con el que pudieran traicionarlo. En este caso, le preguntaron
cuándo el reino de Dios vendría. No puede haber ninguna duda de que
todo el Antiguo Testamento anuncia que el reino de Dios será en un día
futuro y que vendrá sobre esta tierra, la etapa en que la rebelión terminará, y que aquí en la tierra la guerra será suprimida, y el poder de Dios
se establecerá para siempre. Ellos tenían razón en esperar que haya un
reino literal (real con un cumplimiento exacto). Cualquier otro pensamiento hará como si la Biblia hablara tonterías. Al responderles a ellos, el

582
Señor Jesús dijo: “Respondiendo lo que habían preguntado los fariseos,
cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de
Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque
he aquí el reino de Dios está entre vosotros” (Lucas 17:20-21). ¿Qué les
quiso decir Jesús con esta expresión? En primer lugar, que en su día no
iban a ver ninguna manifestación externa del reino. Los judíos habían,
poco a poco, establecido un modelo y las especificaciones de lo que ellos
pensaban que el Mesías iba a ser y lo que tenía que hacer. Con un suspiro
y gemido y grito era que el Mesías debía liberarlos de la esclavitud en el
Imperio Romano. Fue esta liberación que la nación judía esperaba, y fue
esta idea falsa que los cegó y no pudieron ver la verdad. Cuando los judíos
rechazaron a Jesús, fue en parte porque Él les dijo que el reino no vendría
a ellos con muestras exteriores. Es cierto que habrá una gran manifestación externa suficiente en el momento de la realización de Dios, pero no
antes, será repentino y súbito. Él hará que sea muy claro el momento en
que Él se da a sí mismo a conocer frente a sus discípulos y al mundo
entero. Luego les habló de la venida del reino como un rayo, siendo visible
a los ojos de todos, y que todas las tribus de la tierra harían lamentos y

583
que serían destruidos ante el poder de su resplandor. Pero ahora Él está
hablando a los fariseos. Ellos no iban a correr en busca de un Mesías que
hiciera un trabajo que no fuera más allá de la reducción de su situación
material actual. Ellos habían enviado a sus comités a Juan el Bautista y
luego a Jesús, pidiéndole una contestación para una lista de preguntas
que ante los ojos de Dios eran inútiles debido a sus falsas expectativas.
Cristo quería que ellos entiendan que no deben correr de aquí para allá,
en busca de un lugar y luego otro para medir a algún candidato por el
nivel de su propia invención. Pero ¿lo que realmente deseaban era conocer la verdad? Si es así, Jesucristo estaba allí para que ellos lo vean. “El
reino de Dios está entre ustedes”. Esto no significa ni puede significar que
el reino está dentro de sus corazones. Esto quiere decir que el reino de
Dios está entre ellos, o mejor dicho en medio de ellos. Es así como la
versión Reina-Valera lo traduce. En otras palabras, Cristo estaba allí de
pie, rodeado por ellos, y todo el tiempo que Él estuvo con ellos era el Rey,
y por lo tanto el reino, para su reino, por encima de todos los demás, Él
era el centro en sí mismo. Si un Luis XIV que se hacía llamar el rey Sol,
pudo decir: “El Estado soy yo”, ¿cuánto más podría decir el Rey de reyes

584
y Señor de señores: “Yo soy el reino de Dios”? Esta declaración, “el reino
de Dios (Jesús mismo) está en medio de ustedes”, debe ser considerada
e interpretada junto con sus otras afirmaciones majestuosas. El Señor
Jesús dijo: “La reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación,
y la condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar” (Mateo
12:42). Él escogió Su ejemplo del más grande y más espectacular de
todos los reyes de Israel y declaró resueltamente que Él era más grande
que Salomón. Cuando fue acusado por los fariseos de quebrantar el sábado, el Señor respondió enfáticamente que Él mismo era el Señor del
sábado (Mateo 12:8 nos dice: “porque el Hijo del Hombre es Señor del
día de reposo”). Los sacerdotes, le dijeron, que se dedicaban a sus cursos
señalados (sacrificios) en el templo en el día de reposo, pero Él se quedó
allí como uno mayor que el templo (Mateo 12:6 nos dice: “Pues os digo
que uno mayor que el templo está aquí. Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes”). Él
tranquilamente anunció que Él era anterior a Abraham como el Gran
Jehová Eterno (Juan 8:56-59 nos dice: “Abraham vuestro padre se gozó

585
de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó. Entonces le dijeron los
judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les
dijo: De cierto, de cierto os digo antes que Abraham fuese, yo soy. Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió
del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue”). Afirmó que él
era uno con el Padre (Juan 10:30). Ellos querían apedrearlo porque se
hizo a sí mismo Dios (Juan 10:33). Juan 10:29-33 nos dice: “Mi Padre
que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la
mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron
a tomar piedras para apedrearle. Jesús les respondió: Muchas buenas
obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? Le
respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino
por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios”. No podemos
entender, por tanto, que cuando dijo: “El reino de Dios está entre ustedes”, aseguró que Él mismo era el reino de Dios. Él era mayor que su rey
más grande, más grande que su día más santo, más grande que su lugar
más sagrado, más antiguo que su antiguo patriarca, y uno con su Dios
Padre. No tenían otra opinión de sí mismos, y por lo tanto a sus ideas

586
falsas del reino del Señor, se opusieron con su persona. Yo, el gran Rey,
soy el reino, y yo estoy en medio de vosotros. El Señor Jesucristo declaró
que la Escritura no puede ser quebrantada (Juan 10:35), pero el Espíritu
Santo, a través de Pedro, declaró que podría ser torcida (II Pedro 3:16).
¿Cómo esta Escritura se ha torcido por los indoctos e inconstantes, aun
para su propia destrucción? Esta idea falsa es uno de los principios fundamentales de los cultos como la Ciencia Cristiana y la Unidad, y se ha
adoptado en gran parte por el protestantismo modernista. ¿Qué es el
hombre? La Biblia responde que no es otra cosa que la representación de
la naturaleza caída de Adán. La mente carnal es enemistad contra Dios
(Romanos 8:7 nos dice: “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden”), y el corazón es engañoso (torcido) sobre todas las cosas y un enfermo incurable (Jeremías 17:9, en el hebreo original), y la voluntad del
hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu, porque le son
locura (I Corintios 2:14). “¡Oh, no!”, dice el miembro del culto o el liberal,
está equivocado. No lo único que está dentro de ti es dulzura y luz, y el
reino de Dios. Si la cultivas, producirá la fraternidad y la paz. La Palabra

587
de Dios nos da una contradicción a esa idea, y el choque que existe en la
civilización por el destino que ha de venir, mostrará lo que el hombre es
realmente capaz de hacer, el hombre mismo llevará a la civilización al
único resultado que es consistente con su naturaleza caída. Así que la
Palabra de Dios nos revela la gran frustración de Satanás. No ha sido
capaz de organizar un reino político o religioso, y se le ha frustrado cada
paso que ha dado por la deserción de sus propios ángeles en el reino
espiritual y la decidida voluntad del hombre en todos los ámbitos terrestres, en el reino físico. Así debe ser hasta el final de esta era actual.

588
CAPÍTULO 17
EL CIELO Y SUS SEÑALES
El fin de la guerra está predestinado
Las guerras son ganadas por los hombres con la fuerza, no por un
simple deseo. Ambas partes que están en conflicto tienen el deseo de
ganar, pero sólo uno de los lados tiene el poder para ganar. Incluso en
los casos en que una nación más pequeña ha derrotado a una más grande,
ha sido porque ha utilizado algunas estrategias superiores o por una ventaja de posición que ha obligado a un país a abandonar aparentemente la
guerra por ser conquistado por uno más fuerte, o por desgaste, el conflicto que había deseado perseguir para alcanzar la victoria. Siempre que
sea posible, en una lucha humana el llevar la guerra a un final victorioso,
depende del competidor que posea esa fuerza para la victoria y que no se
retrase ni se adelante. En la guerra invisible, la situación es muy diferente.
En primer lugar, no es una guerra en el sentido estricto de la palabra,
sino más bien una rebelión. Por otra parte, se trata de una rebelión que
fue conocida y permitida desde un principio, y una rebelión que siempre
estuvo en todo momento en las manos de Dios. El absoluto y total poder

589
de Dios podría haber resuelto el conflicto en cualquier etapa de su existencia. Aún no ha sido la voluntad de Dios poner fin a este conflicto, pero
cuando ese momento esté en la voluntad de Dios, la lucha y la rebelión
terminarán. La historia del fin del conflicto ha sido escrita por adelantado,
y la culminación de los eventos que seguirán el camino preparado, aun
cuando las aguas que vienen de vez en cuando a un país de los desiertos,
las mareas seguirán a través del lecho de un río seco que ha sido largamente preparado para ello. No es el propósito de este presente capítulo
el presentar un esquema de todo el desarrollo profético. Con demasiada
frecuencia, los cristianos han sido y aún hasta ahora están tristemente
divididos por las diferencias relativamente poco importantes de opinión e
interpretación sobre los acontecimientos futuros. A veces, incluso las iglesias han rechazado ministerios vitales simplemente porque sabían que
cierto maestro tenía puntos de vista diferentes a los suyos en términos
proféticos, y esto a pesar de que sabían que el ministerio que se relaciona
con ellos no se ocupaba de cuestiones proféticas. La fraternidad en la
tierra de los cristianos debe ser sobre la base de la redención que se ha
provisto en Cristo Jesús. Es lamentable e inútil que los hombres que están

590
de acuerdo en los puntos principales sobre el pecado y la salvación, y que
realmente adoran al mismo Señor Jesús y creen en Él plenamente, deban
quedar separados por el desacuerdo sobre los detalles del esquema profético.
La historia es todavía incompleta
Se debe entender a estas alturas que la realización de los acontecimientos desde la eternidad pasada (de la soledad de Dios en sus tres
personas, donde sólo habitaba Dios) hasta la eternidad futura (después
del milenio) que hemos descrito a través de la Palabra de Dios están en
una secuencia (en un orden específico) que exige una continuación y un
cumplimiento para la realización de un acontecimiento. Si debemos suspender nuestra secuencia, incluso con la muerte y la resurrección de
Cristo, sería una historia incompleta. Porque aunque Cristo venció a Satanás en la tumba, pero hay que tomar en cuenta que en este poco tiempo
Satanás continúa al mando de la mayor parte del campo de batalla, y él
podría reclamar una apariencia de victoria. Cristo tiene que reinar hasta
que haya puesto a todos sus enemigos por debajo de sus pies (I Corintios
15:25), pero ahora no vemos todavía que todas las cosas le sean sujetas

591
(Hebreos 2:8). Los que desean limitar su predicación a los trabajos anteriores de Cristo o a la actual lucha diaria con las fuerzas del mal tienen un
evangelio incompleto. Si a la figura matemática de una pirámide, le cortamos horizontalmente, deja una masa que no tiene otro nombre que una
pirámide truncada, mientras que la parte superior, desde el vértice, es en
sí misma una verdadera pirámide. Si cortáramos la pirámide de nuevo, la
parte superior sería siempre una verdadera pirámide. Es el punto que
completa la figura de una pirámide y da la satisfacción al ojo del artista
que lo contempla o al ingeniero que lo construye. Lo mismo sucede con
la pirámide de la verdad. Todo lo que hemos estudiado hasta ahora es la
base de la pirámide de la verdad. Cada capítulo ha construido más y más
hacia el punto culminante de la pirámide de la verdad: El propósito de la
redención y el conflicto actual, es decir, para que Dios sea todo en todos,
I Corintios 15:28 dice: “Pero luego que todas las cosas le estén sujetas,
entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las
cosas, para que Dios sea todo en todos”. Para alcanzar este fin, es necesario que el cumplimiento del conjunto profético, anunciado por Dios, sea
llevado a su realización y cumplimiento. La gloria de Dios lo exige, y la

592
creación gime por ello. “Porque sabemos que toda la creación gime a una,
y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que
también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza fuimos salvos;
pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve,
¿a qué esperarlo?” (Romanos 8:22-24). Henry Alford termina su gran
himno con un versículo que expresa el anhelo de este clímax de toda la
revelación de Dios: “Llevamos cerca de tu gran salvación, Tú Cordero que
fuiste muerto por los pecadores; completa el rollo de Tu elección, coge tu
poder y tu reinado; aparece, deseado de las naciones. Terminen tus largos exilios de tu hogar; muestra en el Cielo prometido tu señal; tú Rey y
Salvador, ven”. Éste es el pensamiento que debe haber estado en la
mente del apóstol Juan cuando escribió la conclusión inspirada del Apocalipsis. El Señor Jesucristo resucitado, autor de la revelación divina, había puesto su sello a la verdad y la realidad de todo lo que está en Su
Palabra, diciendo: “Ciertamente vengo en breve”. Y el corazón del amado
apóstol Juan respondió: “Sí, ven, Señor Jesús” (Apocalipsis 22:20). Éste

593
es el gran acontecimiento que todos los eventos de la historia demandan.
Esto es lo que toda la Escritura exige. Esto es lo que la naturaleza de Dios
mismo exige. Esto es lo que seguramente sucederá. Debido a que varias
partes de la verdad profética han sido confundidas con toda una gran
confusión, mucho se ha interpretado y especulado. Ha habido algunos que
incluso han tratado de negar algunas de las profecías porque dichas porciones parecían contradecirse con otras. Se preguntan, por ejemplo, desconcertados por períodos de tiempo, ¿Cómo pueden ser ciertas estas cosas? Si el regreso del Señor es tan inesperado como la visita de un ladrón
y tan repentino como un rayo, entonces, ¿cómo puede haber el establecimiento de un reino prolongado? La respuesta es, por supuesto, que las
diversas descripciones aparentemente contradictorias, ilustran las diferentes fases (etapas) de la venida del Señor.
No existe contradicción en las profecías
¿Cuánto tiempo estuvo involucrado en la primera venida de Cristo?
La respuesta es que la primera venida de Cristo cubrió más de treinta
años de la historia humana. La primera venida de Cristo incluyó el nacimiento de un bebé y la muerte de un hombre. La primera venida de Cristo

594
incluyó a un hombre que se llamaba el manso y el humilde Jesús, caminando como un siervo, despreciado y rechazado, empujado por los hombres y que llevó un final ignominioso. Al mismo tiempo, esta primera venida de Cristo incluyó a un hombre tan intrépido que los líderes religiosos
y políticos de su tiempo retrocedieron aterrorizados ante la fuerza y el
poder de sus palabras. Sin embargo, claramente no existe una contradicción aquí. De la misma manera, hay muchos aspectos o fases de la segunda venida del Señor Jesús. La primera fase de la Segunda Venida de
nuestro Señor tiene que ver con la verdadera Iglesia (el arrebatamiento
o el rapto), la cual Él la compró con su propia sangre y que Él la ha redimido por lo que la puede llamar por su propio nombre. Otra fase de la
Segunda Venida de Cristo tiene que ver con la Iglesia apóstata, la iglesia
falsa que ha usurpado las funciones de la verdadera Iglesia y que se ha
apropiado de la gloria para el hombre en lugar de Dios. Otra fase de la
Segunda Venida de Cristo tiene referencia con la nación de Israel, que
Dios ha escogido y preparado para la futura manifestación de su gloria en
la tierra, lo que se conoce como el reino milenial o simplemente como el
milenio. Otra fase de la Segunda Venida de Cristo tiene que ver con los

595
pueblos gentiles, o lo que podríamos llamar los hombres de hoy en día,
las Naciones Unidas. Más allá de esto hay una fase de la Segunda Venida
de Cristo con referencia a la creación material, la cual fue llevada a la
esclavitud a través de la entrada del pecado: El polvo mismo de la tierra,
los cultivos que la capa superficial del suelo aporta para el crecimiento y
la fructificación, y al mundo animal que gruñe, gime y tienen tribulaciones
juntos hasta ahora, esperando el cumplimiento del primer evento de la
serie que traerá a todos los demás a su tren, es decir, a su lugar. Hay una
fase de la Segunda Venida de Cristo en relación con Satanás y todas sus
huestes que se unieron con él en su rebelión preadámica. Por último, hay
una fase de la segunda venida de Cristo, que tiene que ver principalmente
con la persona de Dios mismo. Si perdemos cualquiera de estos aspectos,
no hemos estado a la altura del sentido más pleno de la verdad y realidad
de la Segunda Venida del Señor, y de todo lo que la naturaleza de Dios
demanda.
Dos extremos interpretan las verdades

596
Desgraciadamente casi todas las verdades de Dios se encuentran,
por un lado, a los que las niegan y, por otro lado, los que hacen afirmaciones extravagantes sobre ellas. Éste es el caso, por ejemplo, de la doctrina del Espíritu Santo. Hay algunos que niegan la divinidad y la personalidad del Espíritu Santo, y que hablan de él como si no fuera una persona en la Trinidad. Por esta razón, ellos no quieren cantar “Dios en tres
personas, bendita Trinidad”. En el otro extremo están aquellos que hacen
un fetiche (amuleto) del Espíritu Santo y que creen que la posesión de él
consiste en contorsiones físicas y hablar en lenguas. Entre la negación y
el fanatismo, no existe la verdad de Dios (que está en equilibrio), a saber:
que el Espíritu Santo es en verdad la tercera persona de la Trinidad, y que
Él quiere dominar la vida de aquellos que creen en Cristo, y que Él va a
pedir y controlar las vidas de los que se rinden a Dios a través de Cristo,
trayendo paz y alegría a sus vidas y una condición de poder que está
siempre sujeta a la persona que se rinde a Dios, I Corintios 14:32-33 nos
dice: “Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; pues
Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de

597
los santos”. De la misma manera, existen puntos de vista opuestos ampliamente con respecto a la doctrina del regreso del Señor Jesucristo. Hay
quienes no creen que Cristo volverá en persona a esta tierra, y, por otro
lado, hay quienes lo creen y van a los extremos violentos de hasta fijar
fechas o de llegar a la muerte incluso. Nos sorprendió al encontrar una
publicación secular que negaba la realidad de la venida de nuestro Señor
y nos sorprendió al encontrar en el “Atlantic Monthly” que permita a uno
de sus escritores hablar de “los lunáticos que creen en la segunda venida
de Cristo”. No hay ministros que quieran y denominaciones enteras incluso, que nieguen la realidad del regreso físico y corporal del Señor Jesús. Gracias a Dios, hay millones de verdaderos creyentes que pertenecen
a lo que la mente natural llama la “franja lunática”, y que creen en el
credo de la cristiandad que recita, que el Señor “vendrá a juzgar a los
vivos y a los muertos”, aunque parecería que las multitudes que hablan
verbalmente de la doctrina parecerían negarlo por su incapacidad para
ordenar sus propias vidas a la luz de la verdad que tienen que dar cuenta
a Dios en cualquier momento de su segunda venida. De los creadores de
fechas de la segunda venida hay grupos salvajes, como los Testigos de

598
Jehová, quienes, al creer en un ser unitario en su cristología, no creen en
la divinidad de Jesucristo y por lo tanto deben ser calificados como heréticos. Éstos creen que el orden de los eventos proféticos hace mucho
tiempo que ya ha comenzado, y que ya estamos bien adentrados en el
período del juicio. Otros, como los británicos israelitas, a pesar de mantener la verdad sobre la persona de Cristo, están en un error acerca de
su obra redentora, y han erigido un esquema de profecías que incluyen
referencias a nuestro calendario actual. Incluso dentro de las filas de los
cristianos se mantienen opiniones falsas de la persona de Cristo o de Su
expiación, hay algunos extremistas que, o bien se han fijado fechas para
algunos de los eventos proféticos, o que han visto a personas o eventos
como el cumplimiento de las profecías que todavía pertenecen al futuro.
Éstos se equivocan porque no pueden distinguir entre los ciclos o tendencias de la historia, que se mueven cada vez más acelerado al ritmo con el
tiempo que se desarrolla, y el clímax y el cumplimiento de estas tendencias, en que Dios traerá a su final a esta era presente de la gracia y al
comienzo de la restauración de todas las cosas.
Anhelan el Mesías

599
A medida que el ministerio de Cristo se desarrolló cuando estuvo
aquí en la tierra la primera vez, los judíos, a quienes dirigió las primeras
fases de su enseñanza, estaban confundidos porque no entendieron las
profecías del Antiguo Testamento que se referían a las dos venidas del
Mesías. Ellos fácilmente entendieron el significado de las profecías que
hablaban de la gloria del Mesías y de su gloria con Él, y ellos cegaron sus
ojos a las otras profecías y se convirtieron en monótonos de sus naturalezas carnales, en lugar de los que se describen como el Israel triunfante
sobre todas las demás naciones. Isaías y los demás profetas, habían mirado hacia adelante y veían el futuro como una cadena de colinas que
conducían hacia arriba a una alta montaña. Sus ojos vieron cumbre tras
cumbre, pero no podían discernir lo que había en los valles intermedios.
La mayoría de los judíos de la época de Cristo habían contemplado el pico
más alto del monte glorioso, con sus promesas de un reino terrenal en el
cual Israel sería el principal agente del gobierno de Dios. Ellos anhelaban
al Mesías, siempre y cuando cumpliera todo lo que su alma deseaba para
el engrandecimiento de su nación y la satisfacción de su orgullo. No esta-

600
ban interesados en los asuntos tan simples pero tan profundos y necesarios a la vez como era la redención del pecado. Ellos estaban muy dispuestos en retener su pecado siempre que pudieran dominar al mundo.
Incluso algunos de los que estaban cerca del Señor no comprendían la
necesidad de la muerte antes de la gloria. Después de la resurrección,
dos discípulos tristes en el camino a Emaús se unieron con Cristo, quien
habló de su propia muerte con ellos mientras él todavía escondió su identidad al partir con ellos. Cuando hablaban de la cruz, mostraron su decepción diciendo: “Pero nosotros esperábamos que él era el que había de
redimir a Israel; y ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día
que esto ha acontecido.” (Lucas 24:21). Cristo podría haber intervenido
para decirles que él había hecho exactamente lo que dijeron que ellos
estaban esperando. Ellos habrían respondido que los romanos eran aún
más que ellos y los dominaban, a lo cual Él habría respondido que él había
venido para redimirlos del pecado. Casi podemos ver la mirada en blanco
que habría llegado a sus caras cuando habrían contestado: “¡Oh! ¡Eso!
Estábamos pensando en algo importante, como la redención del César”.
Rechazaron al Salvador

601
Israel anhelaba al Mesías, porque ellos estaban sometidos bajo el
talón de Roma. Ellos querían que su pie estuviera sobre el cuello del Imperio Romano, no para la gloria de Dios, sino para su propio beneficio
egoísta. Poco a poco, ya que sus ojos se clavaron en el pico más alto en
la profecía, su visión se distorsionó. Cuando el paso lento del tiempo los
encontró en el plan de Dios en la cima de la colina del Calvario, no se
dieron cuenta de los progresos que habían hecho, pero sólo vieron la gloria anhelada que todavía estaba en un futuro remoto. Ellos rechazaron a
Cristo porque, cuando se les apareció, Él no vino de arriba con el plan y
las especificaciones que habían sido anunciadas en el Antiguo Testamento
para la Segunda Venida de Cristo. Porque él no pudo ajustarse a su punto
de vista de la verdadera perspectiva de la profecía, aunque Juan el Bautista estuvo momentáneamente confundido al principio. Mientras estaba
en prisión envió a sus discípulos al Señor Jesús con una pregunta que
mostró la agitación de su alma: “¿Eres tú aquel que había de venir, o
debemos esperar a otro?” (Mateo 11:3). El Señor Jesús respondió: “Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y

602
veis. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el
evangelio; y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí.” (Mateo
11:4-6). Esta última frase es muy reveladora. Se podría parafrasear lo
siguiente: “Bienaventurado es el que no se confunde con mi Primera Venida como Salvador y no la ha mezclado con mi Segunda Venida como el
Mesías”. Incluso Juan el Bautista no se dio cuenta de que no podía haber
una corona sin una cruz (se cumplió el principio divino de la humillación
antes de la exaltación). La Iglesia de nuestros días está formada por el
pueblo de Dios que vive en el valle entre el monte del Calvario y la montaña más alta de la venida del Señor en gloria. La mesa de la comunión
(es la Santa Cena) se encuentra en el valle con el símbolo de la alimentación del pueblo de Dios, y cuántas veces comemos el pan y bebemos la
copa, nos remontamos a la primera montaña, que muestra la muerte y
resurrección del Señor, y luego volvemos nuestra mirada hacia la cumbre
de la gloria y decimos, “hasta que Él venga” como nos dice I Corintios
11:26: “Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis
esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”.

603
¿Cuándo va a venir Cristo por segunda vez?
¿Qué tan lejos está el momento de la gloria? ¿Hay alguna forma en
que podamos fijarnos el tiempo de la segunda venida del Señor? La respuesta es un categórico, No. Cristo dijo: “Pero del día y la hora nadie
sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.” (Mateo 24:36).
El día en que nuestro Señor caminó con sus discípulos al Monte de los
Olivos con el fin de hacerles ver su ascensión definitiva al cielo, ellos le
preguntaron sobre el futuro, diciendo: “Entonces los que se habían
reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?” (Hechos 1:6). Las personas hoy en día que no creen que
vaya a haber alguna futura restauración del reino de Israel, sin duda, por
implicación, acusan a su Señor a través de la evasiva del engaño, porque
aquí había una magnífica oportunidad para aclarar la cuestión y decirles
a sus discípulos que sus mentes estaban confundidas. En cambio, Él fortaleció su creencia (y la nuestra) en el cumplimiento literal (un cumplimiento completo, preciso y exacto, tal cual como está escrito en las Escrituras) de las promesas que se encuentran en toda la Biblia al decirles:
“Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el

604
Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7). Esto es equivalente a decir: “El reino de Israel será restaurado en efecto algún día, pero ustedes
no deben preocuparse por el factor tiempo”. Entonces, ¿cuál debe ser la
actitud propia del creyente hacia el futuro y el regreso seguro de Cristo?
¿No será que nosotros debemos vivir (tener una conducta y un estilo de
vida) como si Cristo pudiera venir en cualquier momento, y asimismo planificar nuestras vidas y obras como si el Señor pudiera venir en cualquier
momento de esta vida? Hay dos graves errores que se deben evitar pensar en lo que se refiere a las profecías de la Biblia. El uno es el error
histórico (considera a las profecías como eventos históricos y no proféticos) que considera a las profecías de la Biblia como si ya se hubieran
llevado a cabo, es decir cumplido, a lo largo de los últimos dos mil años,
y el otro es el error de los futuristas que parece ser en la actualidad el
primer lanzamiento de la avalancha que barrerá todo para el logro final,
es decir el Anticristo. Cientos de libros se han escrito, que exhiben estos
dos errores. Los libros publicados poco después de la Reforma de Martín
Lutero, tomaron las profecías del Apocalipsis y las relacionaron con esmero a los acontecimientos de los primeros quince siglos, de tal manera

605
que no podría haber otra conclusión que no sea que el Señor estaba a
punto de considerar, a través de la era de la gracia, de que todas las
profecías se habían cumplido. Un siglo más tarde todo había que hacerlo
otra vez, porque no había nuevos hechos que deban ser instalados en el
sistema, es decir en la interpretación. Al igual que un acordeonista que
saca sus fuelles cada vez más lejos, para conseguir un tono más jadeante
de su instrumento, el preterista de cada generación sigue estirando las
profecías para cubrir los eventos más recientes. Ellos ya han arrancado
los siete sellos, han tocado las siete trompetas, han realizado los triunfos
y derramado las siete copas. Nerón, Mahoma, el Papa, la Reforma, Napoleón, y muchos otros han sido colocados en el cuadro profético, sólo para
ser luego empujados y reemplazados hacia atrás para dar lugar a las dos
guerras mundiales. Todavía no hemos visto el volumen que cargarán con
las catástrofes de la fisión nuclear y la tercera guerra mundial del futuro,
pero es probable que esté en la mente de algún teólogo con un punto de
vista ciego. Así como equivocados están los que sostienen que los eventos
proféticos no están en el futuro, sin embargo que el Anticristo se está
preparando para ser manifestado. Una vez se dijo que el Anticristo era

606
Mussolini o Hitler. Algún príncipe oscuro en Siria se dice que existe, y
pronto saldría a tomar las riendas del gobierno. Stalin no acababa de encajar con la imagen. El retorno a mediados de siglo de los judíos a Palestina ha sido confundido por muchos por el regreso futuro que se destinará
íntegramente a cabo por la intervención de Dios, de una manera que trascenderá las maravillas que fueron mostradas en los días de Moisés y el
Faraón. ¿Cuál es la línea de demarcación entre la época actual y la era
por venir? Si hemos de dibujar un gráfico del tiempo de los eventos sería
como el siguiente. A la izquierda de la página colocaríamos una cruz, que
se la coloca para representar el tiempo de Cristo. Dibujaríamos una línea
continua hacia la derecha, lo que representa el paso de los siglos. Cuando
el lápiz llega a la mitad de la página, en representación de los comienzos
del siglo XXI donde vivimos actualmente, la línea debe convertirse en una
serie de puntos en lugar de una línea continua. Entonces, la línea puede
redactarse una vez más sólidamente en representación de los acontecimientos que ocurrirán después de que el Señor venga de nuevo. La línea
del pasado es sólida porque la historia nos dice lo que ha sucedido hasta
nuestros días. La línea del futuro de la venida de Cristo hasta el fin del

607
mundo es sólida también, cuando la profecía completa los eventos que
seguramente han de suceder. Pero la línea desde el punto en el que vivimos hasta el punto en que los eventos proféticos comenzarán a desarrollarse, es una línea quebrada, entrecortada o puntiaguda. Ningún ser humano en este mundo es capaz de conocer la longitud del tiempo que está
representado por una serie de puntos en suspensión. Si somos honestos
con la Biblia, debemos decir que el Señor puede regresar hoy, pero también hay que estar dispuestos a decir que el Señor puede volver por segunda vez durante cien años más, o incluso más tiempo. Algunos echan
un vistazo de reojo a esta última afirmación, ya que están tan seguros (y
sólo porque quieren estar seguros) que los acontecimientos finales están
sin duda sobre nosotros, sin embargo debe presentarse como una tendencia o posibilidad. ¿Qué hubiera sido de los cristianos a mediados del
primer siglo si se les hubiera dicho que habría una puesta de veinte siglos
de distancia? Hay un pasaje muy importante en el libro de los Hechos,
que habla del final de esta era y el comienzo de la que está por venir. El
Señor les había dicho a sus discípulos que todo lo que aten en la tierra
debería estar atado en el cielo y todo lo que desaten en la tierra debe ser

608
desatado en los cielos (Mateo 16:19). En Hechos 15, la narración se da
cuando los discípulos reunidos en Jerusalén, iban a llevar a cabo este
trabajo de atar y desatar. La ley tenía recetas que eran muy exorbitantes
(es decir, difíciles de cumplir para el ser humano). Ciertos alimentos no
se podían comer; ciertas ceremonias de lavado tenían que ser observadas
y practicadas; ciertos materiales no podían ser utilizados juntos en la fabricación de una prenda de vestir; ciertos animales no podían ser unidos
en yugo para el arado. La ley ceremonial del Antiguo Testamento se había
convertido en un pantanal por los líderes de Israel, y el pueblo entero se
había atascado. Habían hecho de la Palabra de Dios algo que ninguno
podía realizar por su tradición, Marcos 7:13 nos dice: “Invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido”. La vida de un
israelita estaba circunscrita a la tradición de manera que Pedro, en el
consejo de la iglesia, llamaba a la ley (la tradición humana) “un yugo que
ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar” (Hechos 15:10). Santiago, el que presidía (nótese que no fue Pedro), resumió la discusión y al
hacerlo nos dio el único criterio en la Biblia para marcar el final de la era
de la Iglesia y el comienzo de la era del juicio. Él dijo: “Simón ha contado

609
cómo Dios primero visitó a los gentiles [es decir, en la casa de Cornelio,
en Hechos 10], para tomar de ellos un pueblo para su nombre: [aquí es
una descripción perfecta de la verdadera Iglesia, la eklesia, un pueblo que
se pidió para el nombre de Dios] y con esto concuerdan las palabras de
los profetas, como está escrito: Después de esto volveré”. Después ¿de
qué? Después de la toma de un pueblo para su nombre. ¿Cuánto tiempo
pasará antes de que el Señor haya terminado con lo que está haciendo
en completar el número de su Iglesia? ¿Quién puede saberlo? A pesar de
que no se puede saber el tiempo, el contexto de este versículo en Hechos
dice claramente que Dios lo sabe. ¡Qué contentos podemos estar de que
el Señor no vino a mediados del siglo XIX, porque entonces no habríamos
existido, y no estaríamos en la compañía de los redimidos que compartirán las glorias de la eternidad con Él. Así que este pasaje continúa y nos
hace subir a la montaña de manera constante hasta el final de la era de
la Iglesia, luego pasa por la cresta en la era del reino hacia el otro lado:
“Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David (es Israel),
que está caído”. Cuando Dios complete el actual llamado a sus elegidos,
Él, sin duda va a hacer algo por los judíos, su pueblo Israel. Después de

610
decir los efectos de los futuros tratos de Dios con Israel, Santiago concluye: “Conocidas son a Dios todas sus obras desde el principio del
mundo” (versículo 18).
No esperen solamente, sino velen
La esperanza y la vigilancia deben ser la actitud de nuestras vidas
mientras esperamos a los días del futuro programa de Dios. El Señor nos
dijo que no sólo le esperemos a Él, sino que velemos por Él, y Él ha pronunciado una bendición especial para los que velan. La diferencia entre
esperar y velar se ilustra en una historia contada en un pueblo escocés
pesquero. Después de días en el mar, el capitán de un barco artesanal
pesquero estaba viniendo de vuelta a su casa. A medida que el barco se
acercaba a la orilla, los hombres miraban ansiosamente hacia el muelle
donde un grupo de sus seres queridos estaban esperándolos. El capitán,
mirando a través de su barco, identificó a algunas de las mujeres de sus
compañeros que estaban en el muelle, diciendo: “Veo a María la esposa
de Bill, y está Margareth la esposa de Tom, y Anne la esposa de David”.
Un hombre de la embarcación estaba muy ansioso porque su esposa no
estaba allí. Abandonó el barco con el corazón apesadumbrado y apresuró

611
sus pasos hasta la colina donde vio una luz en su casa de campo. Cuando
abrió la puerta, su esposa corrió a su encuentro, diciendo: “He estado
esperando por ti”. Él respondió con una reprimenda adecuada: “Sí, pero
las esposas de los otros hombres estaban velando por ellos”. Es esta actitud de vigilancia que nuestro Señor desea que tengamos al trabajar y
esperar por Él.
El Señor revela sus planes
Aunque no se nos dice cuándo el Señor vendrá, sin embargo, la
Biblia nos da una imagen bastante completa de la situación y del desarrollo de los acontecimientos que tendrán lugar después de que Él ponga
en marcha las distintas fases de Su obra en Su Segunda Venida. No nos
ha dejado a sus seres amados, es decir, su pueblo, en la ignorancia de
sus planes. El Señor mismo fue quien dijo que él no haría nada sin revelar
sus secretos a sus siervos los profetas. Es en este espíritu que Él indicó
que sus seguidores no serían tomados por sorpresa en el regreso en cualquier evento, porque si miramos atentamente la revelación del plan de
Dios que se propone ejecutar a su regreso, y si miramos detenidamente

612
los acontecimientos de nuestra propia historia de nuestros tiempos actuales, nos encontramos con las tendencias que en última instancia se darán
en pleno cumplimiento de todo lo que se había anunciado. Cuando los
fariseos y los saduceos vinieron a Cristo pidiéndole una señal (una tendencia) del cielo, Él respondió: “Mas él respondiendo, les dijo: Cuando
anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la
mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado.
¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales
(las tendencias) de los tiempos no podéis!” (Mateo 16:2-3). Para discernir
los “signos o señales o tendencias de los tiempos”, el propósito nuestro
es, en esta serie de estudios, mostrar los acontecimientos actuales a la
luz de la Biblia que he escrito para su publicación hace unos años atrás.
Estrictamente hemos evitado la identificación de cualquier personaje o
acontecimiento contemporáneo con una profecía bíblica, los artículos señalados una y otra vez (a veces con letras grandes para dar énfasis) que
todo lo que podíamos buscar en estos eventos eran las tendencias que
apuntaban en la dirección de las Escrituras proféticas, y señalamos lo que

613
se podría esperar que estas tendencias nos traigan. Algunos de estos estudios fueron sorprendentes en la forma en que se anunciaba y encajaba
los eventos que ya han llegado a ocurrir.
Las tendencias indicadas en la Palabra de Dios
Ahora, después de más de treinta años, puede ser fructífero poner
aquí algunos de los párrafos (ideas) que se publicaron por primera vez en
forma de artículo. En el primer número (de enero de 1931) apareció el
siguiente artículo: “¿Qué derecho tiene la Palabra de Dios de darnos a
conocer cualquier problema del futuro, ya que sabemos que Dios nos
puede decir el fin desde el principio? Ésta es una de las pruebas que nos
aduce a creer en su deidad. Isaías 46:9-13 nos dice: “Acordaos de las
cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay
otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el
principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi
consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero; que llamo desde el
oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo
haré venir; lo he pensado, y también lo haré. Oídme, duros de corazón,
que estáis lejos de la justicia: Haré que se acerque mi justicia; no se

614
alejará, y mi salvación no se detendrá. Y pondré salvación en Sion, y mi
gloria en Israel.” ¿Qué vamos a tratar de hacer, entonces, en esta página
cada mes? Estaremos pendientes de las tendencias que se indican en la
Palabra de Dios. “La Biblia nos dice y enseña que Israel está siendo guardado en el mundo con un propósito”. Muchos pasajes de las Escrituras
nos hablan del glorioso futuro de la nación de Israel. Podemos, por lo
tanto, buscar la tendencia en la actualidad que apunta a la reunión de
Israel hacia su tierra. Ya que la Biblia nos dice que esta reunión estará en
incredulidad al principio, y que va a ser, no sólo una colonización tranquila, pero contará con un trastorno, con la presencia de “nuevas maravillas” (Miqueas 7:15: “Yo les mostraré maravillas (obras sobrenaturales)
como el día que saliste de Egipto”) que competirán con las presentadas
en la liberación de la esclavitud egipcia, debemos entonces buscar todas
esas tendencias en todo el mundo.
Los Estados Unidos de Europa
Los Estados Unidos de Europa es una certeza absoluta. La idea no
es nueva para nosotros. Los estudiantes de profecía han señalado esto
por generaciones y todo el desarrollo de ello se puede encontrar en las

615
Escrituras mismas (analizando la estatua del sueño de Nabucodonosor).
Vamos a buscar los eventos que marcan esta tendencia, y la hegemonía
de Italia dentro de esta Federación. Otra gran verdad profética es que
Rusia y Alemania se unirán en los últimos días y serán el núcleo de lo que
podríamos llamar “la Gran Confederación del Norte”. Vamos a buscar
desarrollos o eventos que tiendan hacia esto. La razón por la que estamos
repitiendo esta idea de la tendencia y la palabra en sí, es que nosotros
queremos que sea claramente entendido que eso es todo el verdadero
significado que el estudiante de la profecía bíblica puede hacer con la actualidad. Vamos a tratar de desarrollar la enseñanza bíblica que indica
que estamos en busca de: El desarrollo paralelo del absolutismo (dictaduras y tiranías), ya sea en forma de fascismo o de alguna otra forma
[esto fue escrito y publicado dos años antes de que el nazismo fuera
creado] y de la democracia, con sus variadas manifestaciones, incluso
hasta el extremo del comunismo. El aumento de la iniquidad (anarquía y
rebelión). La alianza de la Iglesia Católica Romana con el fuerte poder
temporal de un gobierno laico, y cualesquier indicación que muestre una
hostilidad subyacente contra esa Iglesia, en la parte del gobierno que nos

616
prepara para la absorción definitiva de la organización de la Iglesia por el
Imperio, después, por supuesto, la eliminación de todos los elementos
verdaderamente espirituales dentro de la organización de la Iglesia para
la venida del Señor por Su Iglesia Verdadera.
La tendencia hacia el ecumenismo
La tendencia hacia la unión de otras organizaciones de la cristiandad
con la organización de Roma [La idea detrás de este pensamiento mejor
podría haber sido expresado por la frase: La tendencia hacia el ecumenismo]. El aumento del satanismo a través de manifestaciones de la llamada espiritualidad de los médiums. El aumento de la concentración de
negocios en manos de un pequeño grupo (aumento de la desigualdad de
la riqueza, en pocas manos) que algún día va a ser dominado por un solo
hombre. El crecimiento de la apostasía dentro de todas las iglesias, y el
paralelo en la profundización de la minoría espiritual que crece con el
deseo del renacimiento de la oración y en la esperanza de la venida del
Señor. El desarrollo de una nueva religión cuyo culto se centrará en “el
dios de las fortalezas” (El dios de la acción bélica y el armamento). Daniel
11:38: “Mas honrará en su lugar al dios de las fortalezas, dios que sus

617
padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, con piedras preciosas y
con cosas de gran precio”. Los fenómenos económicos que hacen posible
la prevalencia de lujos (para unos pocos) y la escasez de artículos de
primera necesidad (para la mayoría). La exaltación popular de ídolos pasajeros que culminará con la adoración real de los grandes líderes y finalmente con la del Anticristo. El gran crecimiento de la población. La guerra
y el aumento de la letalidad (poder de destrucción y mortandad), tecnología y sofisticación de los implementos de guerra. Los aparecimientos de
charlas crecientes sobre la paz, y los movimientos creados hacia la paz.
Las catástrofes naturales con mayores incidencias (más frecuentes) y poderío. La prolongación de la duración de la vida y de las capacidades humanas por los grandes avances en la ingeniería genética (manipulación
de genes). El rápido perfeccionamiento de los medios de intercomunicación, de los viajes y de transportación en general. El crecimiento de la
inmoralidad con el fenómeno especial de que la mujer será la protagonista
principalmente.
No hay fechas establecidas

618
A esta lista se sumará el paso del tiempo. Una vez más, nos da a
entender que al hablar de estos signos o señales de los tiempos, no los
estamos vinculando a todo lo que le da a alguien el derecho a decir que
ya se han cumplido, pero estas tendencias están en la actualidad y trabajan en el mundo y son visibles para cualquier estudiante cuidadoso de
los acontecimientos mundiales, sin embargo no estamos estableciendo
fechas o limitando en modo alguno el significado de esas grandes declaraciones de nuestro Señor: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las
sazones” (Hechos 1:7) y “de aquel día y hora nadie sabe ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mateo 24:36). Los años que han
pasado han fortalecido la fe en la Palabra de Dios, y por lo tanto es posible
en medio de un mundo hirviente, cambiante, podamos estar en paz con
Aquel que es el Dios de la historia y el Señor de cada circunstancia detallada. Es como cuando se vierte en un molde (la voluntad, los planes y los
propósitos soberanos de Dios) la gelatina, el líquido (cada evento, circunstancia, acontecimiento que ocurre en este mundo) puede girar alrededor de ese molde, pero estará siempre a su propio nivel y se adaptará
a la forma del molde. Día a día la historia se está vertiendo en el molde

619
de Dios. El mundo ve la sucesión de los acontecimientos como un remolino
(la sucesión de los acontecimientos, los humanos lo ven como casuales,
desordenados, sin un control y dirección), pero el molde es invisible a los
ojos humanos, y no pueden entender cómo las circunstancias que se están batiendo cada día se pueden asentarse sobre el molde. Pero nosotros,
que podemos ver la forma del saber invisible (con los ojos espirituales de
la fe), podemos estar seguros cómo todo se va a “fijar o a cuajar” en el
molde de Dios. Los acontecimientos de nuestros días buscarán el nivel
que se ha expuesto previamente en la Palabra de Dios. Esta verdad puede
ser establecida de muchas formas. En mayo de 1935, en la emisión de
Apocalipsis, que tuvo lugar apenas unas semanas antes de su publicación,
el siguiente incidente me ocurrió: Cuando yo estaba viajando por el sur
de la India, estaba relacionando lo siguiente: “Era de noche y había una
tormenta afuera, en la oscuridad tropical, la luz era visible, la de una
estrella. De repente hubo un destello de un relámpago. La plaza entera
estaba de negro en la escena y fuera de la ventana se convirtió en una
imagen. Mis ojos, como una placa fotográfica que se exponía durante la
fracción del segundo, retuvo la imagen grabada de la escena después de

620
que la oscuridad se había ido de nuevo. Había nubes, había altas colinas
a lo lejos, había un río, había árboles. Sabía qué clase de país era el que
me acercaba. Luego pasé a decir que estábamos entrando en las colinas
de Nilgiri. Lo había visto en el mapa, incluso cuando yo estaba en los
Estados Unidos, pero ahora el relámpago reveló los contornos de las colinas en la distancia. Lo que yo había conocido una vez en el mapa por la
fe, ahora podía vislumbrar a lo lejos. Estaba seguro de que estaba en
camino hacia una realidad que se había trazado a lo largo y que estaría
experimentando seguramente”. Empecé a pensar en la Palabra de Dios,
especialmente en las Escrituras proféticas. Ellas revelan muy claramente
el futuro para nosotros en este mundo. Sólo tenemos que tomar toda la
luz de la Palabra de Dios para saber que el tiempo nos está llevando hacia
esa dirección. Esperemos con tranquila seguridad el desarrollo de todos
los eventos, por Aquel que ha demostrado por sí mismo no ser omiso en
la historia, y que es también el Señor de lo que llamamos el futuro ya que
“Él revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y
con él mora la luz” (Daniel 2:22). Estamos cabalgando hacia el futuro con
una rapidez cada vez mayor. Los que miran detenidamente están viendo

621
que el mundo de hoy está lleno de eventos que son los destellos de los
relámpagos, confirmando todos los contornos ocultos que la Escritura
hace tiempo nos lo dijo que veríamos. Fijémonos bien, no estamos diciendo que hemos alcanzado plenamente nuestro destino. Dios nos ha
dicho con toda seguridad que lo veremos cuando llegue, pero Él no nos
ha dado ningún calendario que se nos diga la hora de nuestro destino. Él
nos ha dicho simplemente que estemos listos. Viajando a través de Java
(Jakarta – Indonesia) hacia Batavia (Indonesia) estábamos esperando a
un pastor chino para que él se reúna con nosotros cuando llegáramos a
una zona segura, pero no sabíamos en qué estación podría aparecer y no
sabíamos cuándo teníamos que abandonar el tren. Todo tenía que estar
listo y pronto, cuando el tren se detuvo en una estación determinada,
nuestro amigo apareció en la plataforma y dijo: “Éste es el lugar”, y en
un momento estábamos afuera del tren. Ésta es la actitud con la que
debemos esperar la venida del Señor. Tenemos su Palabra. Sabemos el
orden de los eventos futuros. Él nos ha dicho que debemos echar un vistazo de vez en cuando a los acontecimientos de la historia, al igual que
los humanos mantienen sus ojos en el viento y en el sol para anticipar el

622
clima que tendrán (Lucas 12:55: “Y cuando sopla el viento del sur, decís:
Hará calor; y lo hace. ¡Hipócritas!”; Mateo 16:2-3: “Mas él respondiendo,
les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el
cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas
las señales de los tiempos no podéis!”). Cuando tenemos una actitud bíblica hacia las profecías de la Biblia se convierten en parte de la vida de
un creyente, nunca tendrá ninguna asociación salvaje de imaginarios paralelismos bíblicos con los hechos que se presentan en las noticias. Durante la Segunda Guerra Mundial, uno de los principales columnistas de
un periódico de Nueva York, afirmó que toda Inglaterra estaba leyendo
un capítulo determinado en el libro de Daniel, porque los movimientos de
Hitler estaban tan claramente prefigurados allí. Ese tipo de extravagancias no pueden hacer otra cosa que traer una mala reputación a las Escrituras en la mente de los ignorantes bíblicamente hablando. El que busca
la novedad o curiosidad se apodera de la Biblia ávidamente porque le dirá
un poco sobre el futuro, pero pronto pierde el interés y la arroja a un lado.
En este sentido, no debemos olvidar nunca la historia del apóstol Juan y

623
el ángel en el libro del Apocalipsis. El relato bíblico nos habla de un poderoso ángel que bajó del cielo con un “librito” en la mano. Cuando Juan
estaba a punto de escribir las cosas que había visto, una voz del cielo le
ordenó por medio de un ángel, de cerrar bien las cosas que habían sido
pronunciadas por los siete truenos que habían acompañado a la entrega
de la obra. Finalmente, el ángel ordenó a Juan: “Y fui al ángel, diciéndole
que me diese el librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y te amargará el
vientre, pero en tu boca será dulce como la miel” (Apocalipsis 10:9). La
miel de la profecía señala a aquellos que piensan que sería muy bonito
estar en el interior de los acontecimientos futuros y tener la curiosidad de
satisfacer este deseo. La moda de los columnistas que tienen el ojo en la
cerradura para anunciar nacimientos próximos, matrimonios y divorcios
o eventos futuros en general, surgen del apetito carnal que tiene todo ser
humano por la miel de la presciencia (conocimiento del futuro). Esto también explica el éxito de los espiritistas, médiums, astrólogos y otras prácticas de fortuna, brujería y ocultismo en general. Este gusto carnal se
revela incluso en algunos que deberían saber mucho mejor. Porque ¿no
son los llamados profesores de las Escrituras que están siempre con el

624
tipo de publicidad titular de su última identificación del Anticristo o su
último programa de fechas para la aparición del Señor? Todas las profecías necesariamente deben ser falsas. El verdadero hombre de Dios que
se acerca a las Escrituras de la profecía descubrirá que puede tener un
primer contacto con la miel, pero que va a tener un gusto amargo cuando
se lo digiera. La ruina de todas las falsas esperanzas de la raza humana
está claramente establecidas en la Palabra profética. El ser humano no
puede hacer nada por sí mismo ni para la humanidad. Ha sido completamente arruinado por el pecado, y se necesitará de la intervención de Dios
para traer justicia y paz a la tierra. El hombre sólo puede gastar sus millones en conferencias de paz que desembocan en nuevas semillas de
guerra. Él puede crear sus ligas de naciones y sus Naciones Unidas ONU,
que dejan maravillosos edificios en Ginebra y Nueva York, como la torre
de Babel, monumentos a la estupidez de los múltiples intentos del hombre
para hacer lo que sólo puede hacerlo Dios. Esto es lo amargo en el vientre
del ser humano hasta que él esté dispuesto a estar totalmente entregado
al plan de Dios y aceptar el hecho de que, si bien hay mucho de bueno en
el ser humano que puede ayudar a algunos otros seres humanos, o incluso

625
ayudar a todos los seres humanos por un breve periodo de tiempo, sin
embargo, no hay nada de bueno en el ser humano que pueda satisfacer
a Dios (la santidad y justicia perfecta y completa). El Creador del universo
debe proceder con su plan para envilecer la soberbia de toda gloria contraria a la suya y para abatir a todos los ilustres de esta tierra (Isaías
23:9), demostrando la incapacidad total del ser humano para hacer cualquier bien duradero para sí mismo o para sus semejantes. ¡Qué amargo
es esto al corazón natural, y como ajenjo a todos los pensamientos de
avance que se han unido al sueño humano desde hace muchas edades.
Sin embargo, esta amargura que es, inevitablemente, es el gusto de los
que toman la miel de la profecía. La Biblia no es un índice de los Nerones
y Napoleones, los Hitlers y de los Mussolinis de la historia. Estos hombres
y sus civilizaciones pasarán y serán “una con Nínive y con Tiro”. Esta idea
errónea acerca de la profecía sólo puede conducir a la insensatez. Durante
la Segunda Guerra Mundial, un maestro “conservador” de la Biblia, por lo
menos conservador en sus opiniones sobre la persona y la obra de Cristo
y la inspiración de las Escrituras, dejó escrito en una “fundamental” revista, por lo menos fundamental en sus actitudes sobre las cuestiones

626
más vitales, y que permitió que se publique un artículo en el que se afirmaba que la Segunda Guerra Mundial fue la guerra predicha por Cristo en
Mateo 24. Habiendo llegado a esa conclusión, se llegó a afirmar que la
hambruna en Rusia cumplió la profecía de hambruna del mismo capítulo,
la epidemia de gripe antes de los años veinte era la pestilencia, y los
grandes terremotos de China en las últimas décadas fueron los terremotos profetizados en Mateo 24, por lo que toda la profecía se cosió con
fuerza en un solo paquete pequeño y limpio y sus seguidores podían esperar que el Señor regresara la próxima semana o, a lo sumo, una semana después de otra, a las 2:17 en punto de un cierto martes. A raíz de
lo que se cree que es el discernimiento bíblico de los signos o señales de
los tiempos, mirando a estos eventos sólo como tendencias, escribimos a
mediados de junio de 1940, un artículo, publicado en nuestra edición de
agosto, y por correo a mediados de julio, cuando la evacuación de Dunkerque estaba en curso. Acabábamos de leer la tesis antes mencionada
que identificaba todos los acontecimientos de nuestros días como los
eventos finales que profetizaba la Escritura y que conducían al regreso
inmediato de Cristo. Luego se escribió lo siguiente: “Ahora estamos muy

627
dispuestos a creer que la guerra que se está librando hoy en día es la
guerra más grande hasta el momento que se ha luchado en la historia,
pero no es la guerra que fue predicha por Cristo. Estamos convencidos de
que la mayor hambruna, la mayor pestilencia (pestes), y el mayor terremoto conocido por la historia humana, han tenido lugar durante la vida
de la generación que actualmente vive. Sin embargo, no son las calamidades que se habla y se profetiza en la Biblia. Los seres humanos que
enseñan de esa manera llevan a la gente a pensar que estamos viviendo
en los días proféticos y no hacen otra cosa que traer mala reputación a la
Biblia en el campo de la verdad profética”. ¿Por qué, entonces, basamos
todos nuestros estudios sobre la base de los acontecimientos actuales a
la luz de la Biblia? La respuesta se la puede encontrar en una cierta analogía. Una pieza de bordado proviene de una gran máquina donde se está
realizando un modelo, siempre con un cambiante estampado en el claro
diseño sobre la tela. Esto puede ilustrar el paso del tiempo. Podemos mirar hacia atrás para ver los materiales que han venido de los grandes
cerrojos de la máquina, y podemos llamar a esto nuestro estudio de lo
que ha pasado antes con el nombre de la historia. Podemos examinar el

628
material, ya que proviene de la máquina y llamar a esto nuestros eventos,
los estudios actuales. No tenemos forma de saber lo que provendrá de la
máquina en el momento siguiente, excepto si nos fijamos siempre en el
modelo no cambiante y podemos decir que probablemente o posiblemente
ciertas cosas sucederán. Mientras escribíamos, cerca de la mitad de junio,
podemos decir que probablemente París caerá antes de que las hordas
alemanas estén dentro de unos días y que, posiblemente, Inglaterra se
verá fuertemente atacada en las próximas semanas. Pero esto no es más
que una observación humana. Tenemos historiadores, periodistas, hombres de Estado, comentaristas de radio, y otros en posiciones similares
cuya misión es estudiar, narrar, analizar, comentar y vaticinar”. El trabajo
que hemos trazado nosotros aquí para estas páginas es un asunto completamente diferente. Habíamos leído las obras de los historiadores y los
escritos de los periodistas, habíamos escuchado a los estadistas y a los
comentaristas, sin embargo no nos dedicamos a las mismas conjeturas
que a ellos les competen. Tenemos en la Biblia un ejemplo, un patrón, un
modelo de todo lo ancho de la tela que ha de venir a la máquina en un

629
determinado momento. No sabemos cuándo ni el momento que ese acontecimiento va a tener lugar. Tanto si la máquina va a producir su producto
para una milla antes de que nuestra muestra coincida, o si las pulgadas
próximas traerán el diseño completo que se mostrará al comienzo de
nuestra muestra, es un asunto que nos es desconocido. En otras palabras,
tenemos una completa descripción de los eventos que van a tener lugar
en esta tierra bajo el reinado del Anticristo durante su ascenso y culminación en la Gran Tribulación. Esto cubre un período de siete años, por lo
menos. En este período de la muestra, vemos el surgimiento del Imperio
Romano revivido que ha de estar constituido por una federación de diez
reinos. Uno de estos reyes, de acuerdo a las profecías de Daniel, tomará
el liderazgo en tres de los diez reinos y luego se convertirá en la cabeza
de los diez reinos en total. Él hará un pacto, un tratado, con los judíos de
Palestina para darles un periodo de paz de siete años, pero al final de la
mitad de ese periodo, exigirá que su estatua se la venere en el templo
que será reconstruido en la ciudad de Jerusalén. Habrá llegado al poder
con la ayuda de la gran iglesia unificada, que contendrá todo lo que queda

630
de todas las ramas de la cristiandad después de que los verdaderos creyentes hayan sido arrebatados al comienzo de este período. Sin embargo,
va a haber un antagonismo creciente entre este dictador y la organización
de la iglesia. Por último, este dictador destruirá la organización de la iglesia en un solo día. Durante este mismo tiempo, la Gran Confederación del
Norte se formará al amparo de Rusia y de Alemania, Irán, Arabia Saudita
y Etiopía, con la gran probabilidad de que los pueblos de Oriente también
estén bajo su dominio. Los judíos se convertirán a Cristo y proporcionarán
los misioneros más grandes y carismáticos, que llevarán a cabo la palabra
del Evangelio a toda criatura en la tierra, acompañados de todas las señales sobrenaturales y pentecostales. El odio del Anticristo vendrá sobre
todos aquellos que se niegan a seguirlo y adorarlo, y el juicio de Dios
caerá sobre todos aquellos que lo sigan. El juicio siguiente tendrá una
sentencia en el tiempo más rápida y más rápida, hasta que la civilización
triple (comercio, gobierno y religión), que durante tanto tiempo han estado en contra de la verdad de Dios, será destruida por completo. Las
fuerzas de Roma y las fuerzas del Norte decidirán unirse en una gran
batalla en el Armagedón, pero, al ver al Señor que vendrá adelante de los

631
ejércitos del cielo, se unirán en contra de Él y serán destruidos con el
resplandor de su venida. Éste es el ejemplo, el modelo que tenemos en
la Palabra de Dios. Miramos el diseño que influye con rapidez en los acontecimientos actuales y vemos una semejanza creciente con el diseño que
tenemos en nuestras manos. Hay que recordar, sin embargo, que la equiparación total de los acontecimientos actuales con el diseño del período
profético nunca se llevará a cabo mientras la verdadera Iglesia de Jesucristo esté en esta tierra. No somos la organización, pero nosotros sí somos el organismo. Estamos necesariamente en la organización, incluso
aquellos que piensan que han salido, incluso el más pequeño conjunto
tiene sus Diótrefes y todas las otras raíces que conforman el panorama
completo de la apostasía final. Pero de entre todas las organizaciones de
las organizaciones, el Señor llamará a los suyos, los muertos en Cristo se
levantarán mientras que los muertos sin Cristo permanecerán en sus tumbas para su juicio final. Es entonces cuando los creyentes vivos se transformarán, hechos a la semejanza de nuestro Señor. Después de que esto
se haya cumplido, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, los acon-

632
tecimientos que están claramente descritos en nuestra muestra, comenzarán a salir de la máquina de la actualidad como una historia real. De
todo lo anteriormente dicho, podemos ver lo tontos que son los que tratan
de identificar los acontecimientos actuales con el cumplimiento positivo y
real de la profecía bíblica. Todo lo que podemos hacer es mostrar la dirección del flujo, y tener en cuenta la tendencia de todos estos movimientos hacia la luz del esquema completo (modelo) que tenemos en nuestras
manos.

633
CAPÍTULO 18
LAS FASES DE SU SEGUNDA VENIDA
La Segunda Venida tendrá una serie de eventos
Hemos señalado que la Segunda Venida de Cristo tendrá una serie
de eventos, así como la primera venida de Cristo tuvo una serie de eventos también. Los volúmenes se podrían escribir, y ha sido así, en el despliegue de los tiempos de esa manera, pero no nos proponemos hacer
algo más que un bosquejo, un esquema de la obra profetizada en las
Escrituras, que el Señor se propone hacer, lo que saldrá en Su gloria para
establecer la marcha de los acontecimientos que Él ha anunciado de antemano. La transición de nuestra era a la que está por venir puede ser
comparada a un fenómeno que los fabricantes de películas aficionados
saben muy bien. Cuando el carrete de la película se coloca en el proyector,
y cuando una palanca se presiona, mantendrá la película en el rodaje y
sólo un pequeño marco de la serie puede ser visto. La luz en el proyector
pasa a través de este cuadro, que le permite al operador enfocar la imagen rápidamente. Esta trama se verá en la pantalla como si se tratara de
una diapositiva estereóptica. De repente, cuando se suelta la palanca, la

634
película está comprometida, y se inicia el movimiento, la imagen de las
figuras de la primavera fijarán la acción, y la película girará hacia su finalización. El carrete de los acontecimientos proféticos se encuentra en el
proyector de Dios, y tendremos que esperar para ver la imagen fija y
plana de la primera escena que un día, inevitablemente y necesariamente
comenzará a proyectarse. La única dificultad, y es sin duda una ventaja y
no una dificultad, es que no sabemos la hora a la que el programa va a
comenzar a proyectarse. Tenemos el escenario, sin embargo, cuando Dios
suelte la palanca, las diversas fases de la venida del Señor se desarrollarán exactamente como ha sido escrito.
El orden es conocido
Por supuesto que no sabemos el tiempo de su venida, pero sí sabemos el orden de los acontecimientos. ¿Qué pasaría si esta serie de eventos comenzara a desarrollarse hoy? El primer evento que ocurriría en el
cumplimiento de estas profecías es la toma o rapto o arrebatamiento de
los verdaderos creyentes, que se los llama indistintamente los elegidos,
el cuerpo de Cristo, los santos o la Iglesia. La Iglesia, hoy en día, se divide

635
en dos grupos: aquellos que han completado su ciclo de vida en esta tierra, y aquellos de nosotros que todavía vivimos aquí. Cuando el apóstol
Pablo vivió entre los cristianos de Tesalónica, les enseñó que Jesucristo
vendría por segunda vez, y que Él llevaría a los creyentes al cielo en su
venida. A medida que pasaban los días, esta esperanza era una alegría
para todos los verdaderos creyentes. Cuando llegó la mañana, pensaron
que el nuevo día podría ser el día que los vería unidos a su Señor en
gloria. Cuando se ponía el sol, pensaron que esa noche podría ser la que
rompería en luz con el esplendor de su presencia. Entonces, la muerte
entró dentro del círculo de los cristianos, y algunos de los santos partieron
al cielo, mientras que sus cuerpos entraron en el largo sueño de la muerte.
Hubo cierta consternación entre los que se quedaron. Miraban el fallecimiento de sus seres queridos con sentimientos similares a los que tiene
el que se entera de la muerte de su novia en la mañana del día de su
boda. Ellos sentían que sus seres queridos habían sido privados de alguna
manera de compartir la gloria de la venida del Señor y de su unión con Él
por lo que habían estado esperando con tanta devoción. Cuando el apóstol
Pablo se enteró de su dificultad, respondió inmediatamente. El Espíritu

636
Santo dijo a través de él lo siguiente: “Tampoco queremos, hermanos,
que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis
como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús
murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron
en él” (I Tesalonicenses 4:13-14). La dirección (el tiempo) de los verbos
debe ser observada aquí. Cristo, por supuesto, está en lo alto del cielo,
sentado a la diestra de Dios, por encima de todos los principados y potestades (Efesios 1:20-21). Las almas y los espíritus de todos los creyentes fallecidos están conscientemente y están con Él en el cielo. Veamos II
Corintios 5:1-8 donde nos dice: “Porque sabemos que si nuestra morada
terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio,
una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por esto también
gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos. Porque asimismo
los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no
quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida. Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien
nos ha dado las arras del Espíritu. Así que vivimos confiados siempre, y

637
sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes
del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más
quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”; Filipenses
1:21-23 nos dice: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no
sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo
mejor”). Los cuerpos de estos santos han regresado al polvo en conformidad con la maldición que fue pronunciada en la carrera del ser humano
hacia el pecado en el momento de su caída (Génesis 3:19: “Con el sudor
de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella
fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás”). Ésta es la separación del alma y el espíritu consciente del cuerpo dormido que marca la
actual condición de los muertos bendecidos y salvos, y es la unión de los
elementos separados que constituyen la resurrección que tendrá lugar en
la primera fase de la segunda venida del Señor.
La Muerte precede a la Vida

638
El pasaje continúa: “Por lo cual os decimos esto por la palabra del
Señor: que nosotros, los que vivimos y habremos quedado hasta la venida
del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo
descenderá [note la dirección hacia abajo del movimiento] del cielo con
voz de mando [trayendo consigo las almas y los espíritus], con voz de
arcángel, y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán
primero [note la dirección ascendente del movimiento]. Luego nosotros,
los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en
las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el
Señor, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (I Tesalonicenses
4:15-18). Otros pasajes de las Escrituras describen la naturaleza de la
transformación que se llevará a cabo en cada creyente individualmente:
El cuerpo de la resurrección de Jesucristo es el modelo según el cual todos
los cuerpos de los santos serán resucitados y los que se encuentren con
vida. “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de
la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria
suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las

639
cosas” (Filipenses 3:20-21). “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún
no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él
se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él
es” (I Juan 3:2). “En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza” (Salmo 17:15). La misma transformación vendrá a los que están vivos en esta tierra en el momento de
la venida del Señor, no se retrasará para los que han ido a la gloria antes
a través de la muerte. Porque leemos: “Pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta;
porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto
corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto
mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra
que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria” (I Corintios 15:52-54).
El gran poder de un imán que va a recoger toneladas de hierro es una
ilustración débil de lo que será ejercido por el Señor en el campo espiritual

640
cuando convocará a todos Sus escogidos del polvo de la tierra, y transformará la vida de los creyentes en Su propia semejanza en un abrir y
cerrar de ojos. Una de las cosas que más me ha fascinado fue en una
visita que hice a través de una gran planta de fabricación de automóviles
en Detroit hace muchos años fue la acción de la gran grúa electromagnética. Unos amigos organizaron para que un funcionario me llevara a través
de la fábrica desde el lugar en que los materiales se estaban vertiendo en
un extremo, hasta el lugar donde los vehículos terminados son expulsados
de la línea de montaje. Cerca del comienzo del proceso, existen trenes
cargados que están enteros de chatarra de hierro y que se desvían a las
pistas sobre las que la grúa es operada sobre los rieles elevados. Con el
movimiento de un interruptor, el operador de una cabina en la grúa lleva
el imán sobre un cargamento de chatarra y se apodera de dicho cargamento con potencia. Instantáneamente el contenido completo del
vehículo vuela en el aire con el imán y para entonces se transporta a las
fauces de un horno en el que el operador apaga la alimentación y el material se deja caer sobre el crisol. Le comenté a mi guía que uno o dos
pequeños trozos cayeron al suelo cuando el resto del cargamento fue

641
atraído por el imán. Él respondió: “Podemos apostar tu último dólar a que
las piezas que cayeron al suelo no son de hierro en verdad”. Luego me
llevó a un vehículo que estaba a punto de ser vaciado y vimos cómo dos
pequeñas piezas cayeron de nuevo al suelo. Cuando se les había examinado encontramos que era un palo de escoba y el otro era un trozo de un
tubo de cobre.
La victoria de Cristo es manifestada
Tal división se hará en la venida del Señor. La era del largo triunfo
aparente de Satanás se la tratará con un cierre instantáneo. En un abrir
y cerrar de ojos, la victoria que Cristo compró para todos sus elegidos se
manifestará ante el universo, y la anotación apasionada de la victoria se
presentará ante el cielo. Como no se puede ocultar el hierro del imán ya
que siempre responde, así también existe esta atracción en el creyente
que responde a Cristo. Porque “si el Espíritu de aquel que levantó de los
muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo
Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que
mora en vosotros” (Romanos 8:11). No habrá movimiento alguno en los
cementerios o de los cuerpos de los creyentes que existen en la tierra de

642
pérdida en ese momento. Qué bien, entonces, puede entenderse el triunfo
de los creyentes: “Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?, oh sepulcro,
¿dónde está tu victoria?” (I Corintios 15:55). Este momento es algo que
se relaciona con ese instante punzante cuando la luz de Dios penetró en
el caos de la sentencia que había permanecido como un sudario en todo
el mundo original. Algunos estudiantes cristianos verdaderos de la Biblia
probablemente no estarán de acuerdo con el orden de los acontecimientos
que se indicará a continuación y tampoco deberán incluso creer en este
arrebatamiento en el que participarán todos los creyentes de esta tierra,
ya sea que estén muertos o vivos. No voy a discutir con ellos demasiado.
A medida que envejezco y maduro en la fe, sé que la fuerza principal de
nuestra lucha debe dirigirse contra el enemigo, y no debemos gastarla
con los demás cristianos en asuntos proféticos. Durante la Segunda Guerra Mundial, existió la historia que se cuenta de un grupo de soldados
estadounidenses, marineros e infantes de marina, que se encontraban en
un café y en el cual discutían con vehemencia acerca de la habilidad y el
valor de sus respectivas armas de aire. La pelea estaba tomando proporciones graves, cuando el personal militar de una nación aliada entró en el

643
café, y (como se había producido algunas fricciones entre ellos antes) las
diferencias entre los americanos se olvidaron de inmediato, y determinaron que deberían estar a la vez unidos en contra de la nueva facción. Sin
embargo, si hubiera llegado en ese momento una invasión de paracaidistas de los soldados del enemigo real, incluso de los aliados de las diferentes naciones se habrían unido inmediatamente contra el enemigo común.
En cierta medida en la misma luz, existen varias divisiones dentro del
cristianismo evangélico que deben ser consideradas. Puede haber discusiones y argumentos, incluso entre aquellos que están muy juntos, en las
verdades fundamentales, pero estos partidos o grupos se unirían inmediatamente argumentando en contra de un tercero que tiene una posición
en la que hay una diferencia más grave, y todas ellas a su vez se unirían
al instante en contra de las doctrinas satánicas de incredulidad de Stark.
Por ejemplo, los bautistas y presbiterianos calvinistas pueden discutir
acerca de la cuestión del bautismo en agua, pero se unirán entre sí de
inmediato para hacer frente a los teólogos arminianos, y todos éstos a su
vez se unirían en contra del unitarismo que muestra su satanismo en la
negación de la persona de Cristo (I Juan 4:3 dice: “y todo espíritu que no

644
confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el
espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora
ya está en el mundo”). En los debates sobre el orden profético de los
diferentes acontecimientos, nunca pasaría un momento en discusión
acerca de si los sellos, las trompetas, y las copas se superponen o son
consecutivos. Creo que no se superponen, pero también creo que voy a
vivir para siempre en el cielo con muchas personas que ahora creen que
sí lo hacen, y estoy seguro que no voy a dibujar un círculo de restricción
sobre mi comunidad cristiana para incluir sólo a aquellos que concuerdan
su desarrollo profético en la misma dirección en la que yo desarrollo mi
esquema profético.
El Reino de Cristo será establecido
Que exista alguna variación en la opinión en cuanto al orden de los
acontecimientos, no niega el hecho de que todos los que han nacido de
nuevo por la fe en la sangre de Jesucristo están de acuerdo en que la
Biblia enseña, sin duda, que todos los reinos de este mundo, un día van
a ser los reinos de nuestro Señor y de su Cristo, y que Él reinará por todos
los siglos (Apocalipsis 11:15). No es incomprensible que Handel eligiera

645
este versículo como el tema de Aleluya en su alabanza para el Mesías. La
Biblia enseña que después de la fase del regreso del Señor Jesucristo, por
su Iglesia entera, tanto los muertos como los vivos y su respectiva salida
de esta tierra, ha de haber una fase de su juicio relacionada con la iglesia
falsa, es decir, la iglesia apóstata. Hemos visto que en el curso de esta
era se incluye la apostasía en general dentro de las organizaciones religiosas de la cristiandad. La cizaña crecerá junto con el trigo hasta el día
en que Él envía a sus ángeles para hacer el cernidero (Mateo 13:36-43).
A lo largo de la Biblia, los dos movimientos se caracterizan por dos mujeres. La novia santa representa a la verdadera Iglesia, y “esa mujer Jezabel, que se dice profetisa quién seduce y enseña a los siervos de Dios a
cometer fornicación e ir en pos de dioses extraños (Apocalipsis 2:20),
representa a la iglesia apóstata. Las bodas del Cordero se ponen a la vista,
y la esposa del Cordero se ha preparado, para ser vestida de lino fino,
limpio y resplandeciente (Apocalipsis 19:7-8). Al mismo tiempo, el evangelista (apóstol Juan) da una visión en la que “vino entonces uno de los
siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome:
Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está

646
sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la
tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su
fornicación. Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada
sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete
cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata,
y adornada de oro de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano
un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación” (Apocalipsis 17:1-4). Al igual que la novia y el novio se unen para
el comienzo del cumplimiento profético, por lo que el juicio de aquellos
que han tenido una religión sin Cristo es algo seguro y cierto. No es necesario que nos extendamos en los detalles. Entre ellos hay que destacar
que la mujer, la personificación de la religión falsa, llega al poder cabalgando sobre la bestia, que es la personificación del poder político en manos del Anticristo que se levantará como el último aliado humano de Satanás en la gran guerra invisible. A lo largo de la Biblia, la separación
entre la Iglesia y Estado, o entre la religión y el estado, es un principio
bíblico bien definido. En el Antiguo Testamento, a un hombre no se le
permitía ser a la vez sacerdote y rey. En el Nuevo Testamento, el cristiano

647
está llamado a una posición de testimonio contra el mundo, que es difícil
concebir que el mundo jamás pueda voluntariamente exaltar a un lugar
de liderazgo a un conjunto llamado a ser un testigo en contra del curso
de este mundo y su príncipe, el diablo. Fácilmente se puede entender que
Satanás busca el poder a través de la transgresión de este principio. Él
está interesado principalmente en las almas de los seres humanos para
poder ganar su lealtad espiritual y política. Nos regocijamos en todo lo
que es bueno en el movimiento ecuménico. Fuera de toda duda de que
ha habido divisiones entre los creyentes que son escandalosas, y que necesitan ser sanadas. Damos gracias a Dios por todo lo que pueda atraer
a los creyentes y sanar las brechas que han existido entre ellos por diferentes motivos. Pero también hay seres humanos en el movimiento ecuménico, cuyo empuje es una lucha por el poder únicamente. Ellos no están interesados en la teología tanto como ellos, pero sí están interesados
en la fusión de las organizaciones. Ésta es una de las razones por las
cuales los cristianos que están profundamente comprometidos con el Señorío de Jesucristo han sido sospechosos por parte de aquellos cuya teología no es más que “la madre, el hogar y el campo”, sin ninguna línea

648
clara para descartar las falsas doctrinas e ideas. Bien puede entenderse
que cuando el Señor venga para quitar de la tierra a todos los suyos, los
elementos que son verdaderamente creyentes, y los elementos meramente religiosos que permanecen en un sistema falso pronto serán capaces de unirse en una gran amalgama. El espíritu del ecumenismo sin la
deidad de Cristo es, por supuesto, un espíritu satánico, a la luz de todo lo
que hemos visto en estos estudios. Debe tenerse en cuenta que el ecumenismo es una palabra que proviene de una de las palabras griegas que
hace referencia al mundo, y que según las indicaciones de aquellos cuyo
interés está lejos de la persona de Cristo, el movimiento ecuménico bien
podría llamarse el movimiento mundial. Hace varios años, cuando uno de
los esfuerzos preliminares de esta fusión se levantaba, se le dio el nombre
de la “Inter-Iglesia Movimiento Mundial”. Un ser humano con percepción
espiritual entusiasta la calificó como “la iglesia que entra al mundo con
este movimiento”. Cuando todos los elementos verdaderamente cristianos habrán sido retirados del Papado y de las diversas organizaciones
protestantes, el resto fluirá con gran rapidez, en busca del poder, en relación con el movimiento político unificador que también está aumentando

649
en el mundo actualmente. Cuando leemos que la ramera cabalga sobre la
bestia, podemos ver que el poder religioso busca avanzar en el reverso
de la política. Pero la Escritura nos muestra que la política girará con tanta
rapidez y gran poder que destruirá al poder religioso. “Me dijo también:
Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. Y los diez cuernos [identificadas en el contexto como diez reyes] que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo
que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se
cumplan las palabras de Dios” (Apocalipsis 17:15-17). Esto es lo que podemos decir en cuanto a las fases de la venida del Señor que tienen que
ver con la verdadera Iglesia y la Iglesia apóstata. Volvamos ahora nuestra
atención a la Segunda Venida de Cristo con referencia a las naciones: En
primer lugar, a la nación de Israel y, por tanto, también a las naciones de
los gentiles. Hubo una época en que no existían las naciones. Todos eran
de una sola lengua y unas mismas palabras, como hemos visto, y todos
se unieron en contra de Dios. La nacionalidad fue creada en la torre de

650
Babel como una maldición de Dios sobre los pueblos rebeldes de la tierra.
Fue en ese momento en que Dios llamó a Abraham para hacer una obra
especial por medio de él. Por medio de Isaías reveló que llamó “sólo” a
Abraham (Isaías 51:2 nos dice: “Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara
que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo
bendije y lo multipliqué”). Cuando la trayectoria no fue como la de un
grupo, sino Dios nombró a este hombre como el jefe de una nación a
través de la cual la justicia debía venir a la tierra en la persona del Salvador, a quien todo gobierno debería algún día someterse. Hemos visto que
aquí se encuentra la verdadera causa del antisemitismo (el odio a los
judíos). El diablo sabe que él mismo es un pretendiente del poder en esta
tierra, y que la raza de Abraham ha sido llamada a convertirse en una
nación y, finalmente, le quitarán el pretendido poder de Satanás. La primera de las promesas incondicionales fue: “Y haré de ti una gran nación”
(Génesis 12:2). Esta promesa no se ha cumplido, y debe ser cumplida o
el Señor hubiera dicho una falsedad, y como sabemos eso no puede ser
nunca posible, ya que Él es un Dios Santo. Sí hay quienes piensan que la

651
promesa ya se cumplió en el tiempo de Salomón, sólo tenemos que señalar a las múltiples repeticiones de esta misma profecía después de la
época de Salomón cuando él ya había muerto. Este asunto ha sido tratado
por completo por Wilkinson, en su libro “Israel Mi Gloria”, y nadie tiene
derecho a dudar del cumplimiento literal de estas profecías si no ha examinado los argumentos expuestos aquí y en otras obras similares. Cabe
aquí citar un solo pasaje. “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que
será confirmado el monte de la casa de Jehová (Israel) como cabeza de
los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las
naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte
de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y
caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén
la palabra de Jehová. Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos
pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces;
no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra. Venid, oh casa de Jacob, y caminaremos a la luz de Jehová” (Isaías
2:2-5). Esta es mi sentencia que considero, que cualquiera que diga que
esta profecía se ha cumplido ya no es apto para ser considerado como un

652
buen intérprete de la Biblia. Ha habido quienes han intentado demostrar
que la formación de la Iglesia es el cumplimiento, pero decir que la Iglesia
ha traído la paz a esta tierra es una tontería digna de compasión. Cuando
el Señor Jesucristo regrese él comenzará un trabajo especial por Israel,
él va a hacer algo por los judíos simultáneamente con su obra de sentencia en contra de la Iglesia apóstata. Cuando los creyentes se retiren de
esta tierra (el rapto), dos hombres llegarán a Jerusalén para comenzar a
realizar una notable obra de predicación. Se les llama “los dos testigos”
(Apocalipsis 11:3-11), y pueden ser identificados como Moisés y Elías,
que serán traídos de vuelta a la tierra con el fin de lograr el propósito final
de Dios para Israel. Esta identificación se deriva de un estudio cuidadoso
de las palabras del pasaje en el que se encuentran. (Aquellos que deseen
más detalles pueden buscarlos en mis estudios publicados sobre el Libro
del Apocalipsis). El libro del Apocalipsis (como toda la Escritura) se comprende mejor mediante el uso de una buena concordancia (método del
rompecabezas), porque la Biblia es un universo, con sus propias leyes
naturales en el reino espiritual, su propio vocabulario y léxico, sus propios
símbolos y usos, por lo tanto las piezas deben ser comprendidas por su

653
relación con el todo, y el todo debe ser visto como una suma de las partes.
Esto queda claramente expuesto en el primer capítulo del Apocalipsis
donde se establece el método de una manera que no puede ser controvertido. El apóstol Juan recibe una visión de un ser con una cabeza llena
de cabellos blancos como la blanca lana, como la nieve, y con los ojos
como llama de fuego. Sus pies semejantes al bronce bruñido, y su voz
como el estruendo de muchas aguas. Una cinta de oro está alrededor de
su pecho, de su boca sale una espada aguda de dos filos, y su rostro es
como el sol cuando resplandece en su fuerza. Tiene siete estrellas en su
mano derecha y camina en medio de los siete candeleros de oro. He visto
una pintura de este tema por un artista primitivo italiano, y el efecto era
como un horror de una columna lo crea o no. Dios nunca quiso que ese
párrafo deba ser entendido de manera literal, ya que la más mínima referencia a una concordancia le demostrará el gran simbolismo que tiene.
Consultamos a los diversos pasajes que se relacionan con ello y las referencias cruzadas. Nos encontramos con que sólo una vez más en la Biblia
hay una mención de un ser con su cabeza llena de cabellos blancos como
la lana blanca, como la nieve. Ésta es la visión que tuvo Daniel de Dios

654
como el Anciano de Días, sentado en el trono del cielo (Daniel 7:9: “Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de
días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como
lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente”). Nos dirigimos hacia las referencias restantes, y todas excepto
dos nos llevaron a otras visiones de Dios en el Antiguo Testamento.
¿Quién es este ser sino el Señor Jesús resucitado? El apóstol Juan ve
claramente que Él no es otro sino el Anciano de Días que aparece en la
profecía de Daniel. Él es Jehová, el Dios de Ezequiel y de Jeremías y de
todos los grandes patriarcas, profetas y apóstoles. Todo lo que se dice de
Dios en estas grandes visiones reveladas fueron antes del nacimiento de
Cristo, el niño debe ser visto como una ilustración de la persona de nuestro Señor. El testimonio del apóstol Juan es que la oración de Cristo ha
sido contestada: “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con
aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Juan 17:5).
Para subrayar la validez de este método de interpretación, los dos símbolos que no tienen contestación aparentemente, utilizando las referencias

655
cruzadas son inmediatamente explicados en el contexto. Las siete estrellas son los ministros de las siete iglesias, y los siete candeleros son las
siete iglesias mismas. Este método es el que identifica a los dos testigos
de este pasaje del libro del Apocalipsis. Primero se asemejan a dos olivos.
Si esta frase es buscada en una buena concordancia, se encontrará que
en el cuarto capítulo de Zacarías se describe a dos hombres como hijos
del aceite, literalmente, hijos del petróleo, que están delante del Señor
en toda la tierra. Serán grandes instrumentos para medir la tierra para la
destrucción, como una plomada sería utilizada por un albañil en la medición de un edificio para una construcción. La gran montaña del imperio
mundial se aplanará antes de que el poder de Dios sea proclamado por
ellos. El hecho de que estos dos ungidos tienen poder para cerrar el cielo
con el fin de que no llueva en los días de su profecía (que se dice que
serán tres años y medio), nos lleva a su vez a la obra magnífica y divina
del profeta Elías, que también cerró los cielos para que no llueva durante
tres años y medio (I Reyes 17:1, Santiago 5:17). Esta identificación también se explica en dos versículos del Antiguo Testamento donde Dios había anunciado por el profeta Malaquías: “He aquí, yo os envío el profeta

656
Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. Él hará volver
el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los
padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición” (Malaquías
4:5-6). También esto explica por qué los escribas y los fariseos se acercaron tanto a Juan el Bautista como al Señor Jesús, preguntándoles a
cada uno si eran ellos el profeta Elías. También esto lo explica un pasaje
que a menudo ha sido considerado como una contradicción con las enseñanzas del Señor Jesús. Él hizo una oferta de buena fe al reino de Israel,
como lo he demostrado ampliamente en mi libro, “Los suyos no le recibieron”. En su oferta, les habló de Juan el Bautista, y les dijo: “Y si queréis
recibirlo [es decir, la oferta del reino en sus condiciones], éste es Elías, el
que había de venir” (Mateo 11:14). Ellos no lo recibieron, sin embargo, y
por lo tanto Dios no contaba con Juan el Bautista para el cumplimiento de
las profecías del Antiguo Testamento concernientes al profeta Elías. Algún
tiempo después, Jesús tomó a tres de sus discípulos en una montaña y
les mostró una visión de sí mismo cómo sería en el momento de su futuro
reino (Mateo 16:28; 17:13; II Pedro 1:15-21) y definitivamente declaró

657
que Elías vendría primero (Mateo 17:11). Volviendo al pasaje de Apocalipsis se anuncia la obra de los dos testigos, y nos encontramos con que
tienen el poder sobre las aguas para convertirlas en sangre y para herir
la tierra con toda plaga cuantas veces lo hagan (Apocalipsis 11:6). La
concordancia nos conduce infaliblemente al libro del Éxodo donde se encuentra Moisés en las aguas del Nilo convirtiéndolas en sangre y golpeando la tierra de Egipto con las plagas. Encontramos también lo mencionado que es su nombre en la escena de la transfiguración, junto con
Elías (Mateo 17:3). Así llegamos a la conclusión de la identificación y determinamos que su interpretación y simbolismo ha sido resuelto. Estos
dos testigos comenzarán su predicación sobrenatural en Jerusalén después que la verdadera Iglesia haya sido removida de esta tierra. Casi de
inmediato, habrá un gran movimiento y avivamiento entre los judíos, y
comprenderán que el Mesías que esperan no es otro que Jesús que ya
había venido una vez a esta tierra para morir por los pecadores. De los
muchos miles que serán salvos, pronto se traerá a los doce mil judíos de
cada una de las doce tribus que habían sido sellados por Dios antes de

658
que los vientos comenzaran a soplar el juicio (Apocalipsis 7:1). Comenzarán su testimonio a lo largo de todo el mundo, de los gentiles habrá
“una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas las naciones y
tribus y pueblos y lenguas” (Apocalipsis 7:9). En medio de la Gran Tribulación que seguirá, que es llamado por el profeta Jeremías del Antiguo
Testamento como “el tiempo de angustia para Jacob” (Jeremías 30:7),
una nación nacerá en un día (Isaías 66:8), e Israel se convertirá en su
totalidad para mirar a Aquel a quien habían traspasado (Zacarías 12:10).
El Señor ha establecido todo esto en detalle, nos revela, con el fin de que
no nos estimemos sabios en nuestra propia opinión y creer que la iglesia
va a formar el reino futuro. “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis
este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos:
que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está
escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad.
Y éste será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados” (Romanos
11:25-27). En ese momento no habrá un judío en el mundo que no acepte
al Señor Jesús como su Mesías. Así, el escenario está preparado para la

659
escena final en la que Israel será llevado al lugar de los gobiernos de todo
el mundo como los administradores coloniales de Dios.
Dios se ocupará de los gentiles
Al mismo tiempo que los dos testigos comenzarán su predicación en
Jerusalén y la salvación de Israel será puesta en marcha, Dios procederá
a hacer frente a las naciones gentiles. Cam se disputó el poder a través
de muchos siglos, y entonces Jafet tomó la norma en virtud de Grecia y
Roma. Pero el día de Jafet, vendrá a su fin también, y las promesas para
Sem se cumplirán. Dios está en su cielo, y su ira va hacia adelante día a
día contra todo lo que está sucediendo en esta tierra contrario a Su Santa
Voluntad. Pero él todavía no ha derramado su ira en juicio. Al igual que
el agua que se incauta detrás de una gran presa, la ira de Dios sigue
aumentando la presión contra su paciencia hasta que su día venga a esta
tierra. Hoy estamos viviendo muy por debajo de los años de lo que el
Señor llamó “los tiempos de los gentiles” (Lucas 21:24), y que seguramente van a terminar pero no se sabe cuándo. El estudio de las pequeñas
palabras en la Biblia es muy importante, y lo que producirá un rico conocimiento es la palabra “hasta”. Hay muchos versículos en los que Dios

660
dice que Él va a hacer una cosa hasta que empiece a hacer otra. Así,
cuando Jesús ascendió al cielo, el Padre le dijo: “Siéntate a mi diestra,
hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Salmo 110:1).
Muy evidentemente, entonces, él iba a conservar su lugar como intercesor
(Hebreos 7:25 dice: “por lo cual puede también salvar perpetuamente a
los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por
ellos”) hasta la época de los triunfos y de los juicios que se iniciarán en
su regreso. Él actuó como el manso y humilde Jesús hasta que Él enviara
su juicio para la victoria (Mateo 12:20). Una vez más, los judíos se mantendrán en gran parte dispersos por toda la tierra, y Jerusalén será ocupada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan
(Lucas 21:24). Los griegos decían que a quienes los dioses querían destruir, primero lo enloquecían. Hay un elemento de verdad en este viejo
proverbio. La locura de los seres humanos traerá el derramamiento del
juicio de Dios. En el salmo segundo, hay una conversación dramática entre los miembros de la Santa Trinidad y los reyes de la tierra. Con el fin
de comprender el alcance completo de su significado, es necesario organizar los versículos del Salmo como un diálogo. El Espíritu Santo (con

661
tristeza dice): “¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan
cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán
unidos contra Jehová y contra su ungido”. Los Reyes (con valentía dicen):
“Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas”. El Espíritu Santo (con desprecio dice): “El que mora en los cielos se reirá; el
Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará
con su ira”. Dios el Padre (con majestad dice): “Pero yo he puesto mi rey
Sobre Sion, mi santo monte”. Jesucristo (desplegando un libro y dándole
lectura dice): “Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres
tú; yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y
como posesión tuya los confines de la tierra”. Dios el Padre (con alegría)
dice: “Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los
desmenuzarás”. El Espíritu Santo (con súplica) dice: “Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid a
Jehová con temor, y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no
se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados todos los que en él confían”.
La ira de Dios se encenderá

662
Sabemos por la Biblia y por la historia que no muchos de los gobernantes de esta tierra se han convertido a Cristo. Las naciones siguen causando estragos e imaginando las cosas vanas de sus ligas y conferencias
y con sus intentos de paz, de justicia, de igualdad sin el Dios de la paz y
de Su Hijo, Jesucristo. En nuestros días, cuando su ira se inflamará de
pronto, habrá juicios cada vez mayores. Pero llegará el tiempo cuando Su
ira se encenderá mucho más. Cuando se haya arrebatado a Su Iglesia
verdadera del mundo, debido a la plenitud de Su ira, así será bien merecida por las naciones gentiles, llegará a su punto máximo, y esta ira se
derramará sobre esta tierra. “Porque habrá entonces gran tribulación,
cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.
Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa
de los escogidos, aquellos días serán acortados” (Mateo 24:21-22). Es en
este momento de gran ira de Dios que la acción contra Satanás tomará
un nuevo giro. Hasta ahora Dios ha tratado con él con paciencia. A lo largo
de los siglos, se había demostrado que nada bueno ni permanente podría
provenir de los esfuerzos de Satanás o de los esfuerzos del ser humano.
Él permitió que Satanás pelee una gran batalla contra Job, y las batallas

663
de multitudes de otras almas fieles a Dios. El enemigo a cada paso obtenía
el polvo por sus derrotas y nunca podría triunfar sobre el alma que acudía
para poner su confianza en el Salvador, Cristo el Señor. En la cruz el
Mesías murió, haciendo un espectáculo de Satanás abiertamente, y triunfando sobre él y todos los principados y potestades (Colosenses 2:15 dice:
“y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”). Aún Satanás siguió teniendo
la posesión de los cielos inferiores (Efesios 6:12), donde luchó contra todos los que eran verdaderos creyentes, al mismo tiempo, hizo lo que él
quiso con los no regenerados (II Timoteo 2:26 dice: “y escapen del lazo
del diablo, en que están cautivos a voluntad de él”). De pronto, cuando la
tribulación en la tierra esté llegando a su punto culminante, Dios el Padre,
en el cielo más alto, da una orden a Miguel, el arcángel fiel de Dios que
está a cargo de los asuntos del pueblo judío (Daniel 12:1 dice: “En aquel
tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos
de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo
gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro”). La orden es de proceder en

664
contra de Satanás y todas sus fuerzas, para expulsar de los cielos inferiores que habían sido invadidos por aquel primer día cuando Lucifer se convirtió en Satanás, declarando que iba a ascender al cielo y sería como el
Dios Altísimo (Isaías 14:13-14 dice: “Tú que decías en tu corazón: Subiré
al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en
el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo”). Ahora llega el
momento del cumplimiento profético que Jesucristo había previsto y
anunciado, “y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo”
(Lucas 10:18). La sentencia judicial que había sido impuesta a Satanás
por la justicia de la muerte del Salvador, ahora se pone en ejecución.
Cristo había dicho: “Ahora es el juicio de este mundo, ahora el príncipe
de este mundo será echado fuera” (Juan 12:31), y llegará este momento
en medio de la Gran Tribulación.
Arrojado del Cielo, Satanás rugirá en la Tierra
“Después hubo una gran batalla en el cielo:”, leemos, “Miguel y sus
ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;

665
pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo” (Apocalipsis 12:7-8). Lo inevitable ha llegado a pasar. El Dios del juicio, que
puede haber dado la impresión de debilidad o lentitud debido a su paciencia, ahora se ve que es lo que siempre había estado en su naturaleza y
en un ser. “Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que
se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado
a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (versículo 9). Así, por
primera vez desde que el pecado entró en el universo, los cielos inferiores
van a ser absueltos de su presencia y de la presencia de todos los espíritus
inmundos que habían seguido a Lucifer en su caída original. No es extraño
que los cielos den un gran eco con el grito de su alegría. Cuando Juan el
evangelista vio este momento en su visión profética, él escribió: “Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación,
el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque
ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por medio
de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que

666
moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! Porque el
diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco
tiempo” (versículos 10-12). Inmediatamente la siguiente fase de la batalla
tiene lugar. Todas las fuerzas satánicas deben haber sido arrojadas a la
tierra y el cielo se deshará de estas fuerzas y la batalla ahora rugirá en el
nuevo escenario. Utilizo la palabra batalla o lucha porque estoy obligado
a pensar así por mis pensamientos de criatura humana limitada, sin embargo desde el punto de vista divino no hay lucha o batalla involucrada,
porque Dios no tiene oponente. Es la calma enviando el poder por la
fuerza a través de la Palabra Divina. Pero Satanás luchará, a pesar de que
él sabe de antemano que su destino está asegurado. La profecía continúa:
“¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! Porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo” (versículo
12). El resto de este mismo capítulo del Apocalipsis narra cómo Satanás
se lanzará en contra de los judíos con una vehemencia final de su furia.
La mujer que había parido al hijo (versículos 1-5) es Israel, a pesar del
hecho de que muchos han tratado de enseñar que ella es la Virgen María.
Apocalipsis 12:1-5 nos dice: “Apareció en el cielo una gran señal: una

667
mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza
una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de
parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en
el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez
cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera
parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se
paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su
hijo tan pronto como naciese. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá
con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para
Dios y para su trono”. Entonces es cuando Dios pone su cuidado protector
alrededor de Israel y acorta los tiempos de la gran tribulación, para que
los elegidos puedan salvarse, así como Él lo dijo en Mateo 24:22: “Y si
aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de
los escogidos, aquellos días serán acortados”. Ahora que la verdadera
Iglesia ha sido llevada al cielo, la iglesia apóstata será destruida por el
poder político, los judíos vendrán a la salvación, Satanás será expulsado
del cielo y los acontecimientos en la tierra alcanzarán un clímax muy rápido. El Señor Jesucristo, físicamente ausente de esta tierra y presente a

668
la diestra de Dios en el trono de los cielos, desde el día de su Ascensión,
cumple ahora las antiguas promesas y volverá a esta tierra. Se ha dicho,
incluso en los tiempos del Antiguo Testamento, que sus pies se asentarán
sobre el monte de los Olivos (Zacarías 14:4 nos dice: “Y se afirmarán sus
pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de
Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio,
hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la
mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur”),
y que nadie debe tratar de interpretar esto como una referencia al momento en que Él se quedó allí con el fin de volver al cielo después de su
primera venida, se dijo también que habría un gigantesco fenómeno geológico, que acompañaría a la realización de esta profecía. De eso hablaremos más tarde, cuando se describa esta fase de su venida, que tiene
que ver con la creación material. En la actualidad se trata de su retorno
en relación con las naciones gentiles de esta tierra. Habrá una reunión de
las Naciones Unidas, no en París, Ginebra o Nueva York, o como alguna
vez se reunieron, en un lugar llamado irónicamente Lake Success, la

669
reunión será en el valle de Meguido, en el norte de Israel. Allí, los representantes de las naciones oirán el pronunciamiento de su condena o la
proclamación de la continuación de su día más de gracia. El primer evento
que ocurrirá en la tierra y en el cual actuará el Señor Jesús en Su manifestación física, el Señor de esta tierra realizará Su juicio a las naciones.
Más de un día de juicio
A través de los siglos, Satanás, el engañador por excelencia, ha
hecho todo lo posible para nublar las cuestiones y confundir las mentes
de los seres humanos. La idea general, que ha crecido por su extensión y
que ha recibido la sensación de la poesía y el teatro, así como el de la
falsa teología, es que no va a haber un día nebuloso y general del juicio
en el que Dios reunirá a todas las razas humanas desde Adán hasta el
último ser humano, y que Él los pondrá en dos campos, las ovejas a su
derecha y las cabras a su izquierda, y que Él, Dios mismo, tomará todas
las “ovejas”, mientras que el diablo tomará a todas las “cabras”. La base
de la separación, se ha interpretado vagamente, o quizás se ha creído
firmemente que estará en base a alguna línea por su carácter. Tales ideas,

670
a pesar de que se han representado en el arte medieval o han sido representadas por Dante, Milton y Goethe, y proclamadas por los teólogos falsos, que es totalmente erróneo cuando se lo juzga desde el punto de vista
de la Biblia. “El gran día que va a venir”, cuando “los santos y los pecadores serán separados a la derecha y a la izquierda”, no se encuentra en
la Palabra de Dios. Ya hemos visto que los verdaderos creyentes serán
exaltados en el cielo en la primera fase del retorno del Señor. Años, para
usar una palabra referente al tiempo, habrán pasado antes de la finalización de los planes de Dios para los judíos, y sus juicios sobre la iglesia
apóstata y las naciones errantes. Entonces, ¿cómo es que dicho error se
ha extendido tanto? La respuesta es en parte, que la gente simplemente
no ha leído más allá de la superficie exterior de la Biblia, y no han querido
o no han podido ejercer el cuidado que hay que hacer en estas distinciones
y entre cosas que difieren unas de otras. Tal vez un ejemplo aclarará este
punto. Si nos encontráramos con un hombre que nos dice que él está en
su camino al centro hacia un “juicio”. Le preguntaríamos a qué juicio se
está refiriendo, y dónde se va a celebrar. Su respuesta sería imposible a
menos que estuviera confundido individualmente o estúpido, ya que un

671
juicio puede ser por asesinato, incendio premeditado, robo, o por el estacionamiento de un vehículo en una parte que exista fuego de conexión, y
este juicio se podría llevar a cabo en el Estado, Condado, Municipio Federal o por la Policía Judicial. Si usted le sugiere amablemente que él debe
estar en un error y si le vuelve a preguntar si no ha confundido varios
ensayos entre sí. Él responde, rápidamente, “Oh ¿existirá más de un ensayo?”. Esperar que exista un juicio general en el que todos los seres
humanos se reunirán una sola vez para el establecimiento de la condena
es tener una confusión similar a la de nuestro ejemplo. Hay algunos de
nosotros para quienes el juicio es siempre algo del pasado, y podemos
exclamar: “Ahora, pues, ninguna condenación hay, sin juicio, para los que
están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). Pero, sin embargo, hay algunos
que todavía piensan que están en su camino hacia el juicio contra los
santos, los ángeles, los demonios, y que va a tener lugar ya sea en la
tierra o en el cielo, o ciertamente “en algún lugar”, y siguen confusamente
en espera de ese juicio. Sería demasiado esperar que Dios se olvidara de
todo el asunto y dejara que todo el mundo entre en el cielo. Incluso un

672
estudio superficial de la Escritura revelaría que hay varias escenas de juicio drásticamente diferentes con muchos detalles distintos también. Si la
pregunta es: “¿Quién será juzgado?” La respuesta en un caso apuntaría
a los santos, en otro caso a las naciones, y en otro caso a las almas perdidas, y así sucesivamente. Si la pregunta fuera: “¿Dónde ocurrirá este
juicio?” La respuesta nos lleva a las nubes de gloria, a un lugar en la
tierra, o a un lugar impresionante donde “se habrán escapado el cielo y
la tierra lejos”. Si nos preguntamos “¿Cuándo sucederá?” nos encontramos con que uno va a suceder en la primera fase de la venida del Señor,
otro será por lo menos siete años después, otro mil años más tarde. Continuando con nuestro estudio, descubrimos que los juicios difieren también en cuanto a la naturaleza de su sentencia que se dictará a los que
son llevados a la corte, en cuanto también al aspecto del Juez, y en cuanto
a las condiciones de la sentencia. El estudiante de la Biblia debe ser consciente de estas diferencias, y si estas diversas preguntas se aplicarán a
cualquier punto dado que describa una escena de juicio, las diferencias
serán tan sorprendentemente evidentes que la confusión ya no será posible que exista. En cierto sentido, la cruz de Jesucristo fue una escena

673
de juicio: Él mismo fue hecho pecado por nosotros (II Corintios 5:21 nos
dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que
nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”) y, en consecuencia,
sobrevino el golpe de la ira divina. Esto ocurrió casi veintiún siglos atrás,
en un lugar definido, llamado el monte del Calvario. El juez era Dios el
Padre, que volvió en contra del rostro de su Hijo y lo abandonó en aquella
hora, para que una eternidad de ira pueda ser aquietada y una justicia
infinita satisfecha por el pago de un infinito amor derramado. El resultado
fue la muerte del Salvador, sin embargo también fue la justificación del
creyente. En cierto sentido, el regreso del Señor para Su novia (Iglesia
Verdadera) es una escena de juicio, porque entonces los creyentes recibirán las recompensas por las cosas hechas durante el cuerpo (II Corintios
5:10 nos dice: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos
ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya
hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”). ¿Quiénes
serán juzgados? Los creyentes solamente. ¿Cuándo? En la Segunda Venida de Cristo. ¿Dónde? En un lugar descrito como “el tribunal de Cristo”,
en el griego, se llama el “Bema” que hace referencia al lugar donde se

674
premiaba a los vencedores de los juegos olímpicos antiguos, colocándoles
una corona de laurel en sus cabezas. ¿Quién será el juez? El Señor Jesucristo. ¿Cuál será la base del juicio? La manera en que los creyentes han
vivido después de haber tenido la bendición y el regalo de que todos sus
pecados sean removidos. ¿Cuál será el resultado de la sentencia? Las coronas de recompensa se darán en el cielo a los que hayan construido sus
vidas con oro, plata y piedras preciosas, mientras que los otros, que han
edificado sus vidas con madera, heno y hojarasca, verán sus obras quemadas, aunque ellos mismos serán, por supuesto, recibidos en el cielo (I
Corintios 3:11-15 nos dice: “Porque nadie puede poner otro fundamento
que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento
alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca,
la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues
por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la
probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de algún se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él
mismo será salvo aunque así como por fuego”). Hay algunos casos de
fuerza mayor, que serán toda una pena, y que serán aplastados sin que

675
exista ninguna formalidad de un juicio instalado. Tales son, por ejemplo,
la destrucción de la iglesia apóstata. Los miembros de este grupo que han
muerto a lo largo de los siglos han ido al infierno junto con todos los otros
incrédulos. Los vivos en la tierra en el momento del trato visible con esta
organización se limitaron a enviar para unirse a sus predecesores; su juicio formal vendrá después, junto con la de todos los demás perdidos, que
habían sido tan despreciados a los ojos éticos de estos pretendientes religiosos. Pero ahora llegamos a ese momento en que Cristo vendrá de
nuevo a esta tierra, física, corporal y personalmente. “Este mismo Jesús”,
que los apóstoles dijeron en la Ascensión (Hechos 1:11), “así vendrá, de
la misma manera como le habéis visto ir al cielo”. Las naciones que existan en la tierra en Su retorno se presentarán a juicio por su tratamiento
a los embajadores de Cristo, y su sentencia dependerá de su actitud frente
a estos mensajeros de Cristo. La escena está descrita en el conocido pasaje de la última parte del capítulo veinticinco de Mateo. ¿Quién será el
juez? El Señor Jesucristo, acompañado de sus santos ángeles. ¿Dónde
tendrá lugar? El lugar que se describe aquí es definitivamente en una
escena en esta tierra, y sabemos por otras profecías que se encuentra en

676
el valle de Meguido. El Antiguo Testamento habla de “muchos pueblos en
el valle de la decisión” (Joel 3:14). Una vez escuché a un evangelista usar
este texto para un sermón. El valle era su tabernáculo, y las multitudes
que estaban en su audiencia tomaron la decisión que eran ellos los que
se encontraban en la escena de este pasaje bíblico. En la Biblia, sin embargo, el valle es el valle de Meguido, las multitudes representan a las
naciones, y la decisión judicial es la del Señor Jesucristo. Hay tres grupos
presentes: las naciones serán divididas por el Señor en dos grupos, el uno
estará a su derecha y el otro a su izquierda, y los judíos, llamados por Él
como “mis hermanos más pequeños”, se encontrarán en el refugio de su
protección, y no serán sujetos de esta sentencia. Para una división de las
naciones, las que están a su derecha, Cristo les dice: “Y respondiendo el
Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos
mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”. El último versículo de este
capítulo no dispone que los justos o las naciones que estarán a su derecha
irán a la vida eterna, sino que se desprende de un versículo anterior, que
son los primeros en pasar algún tiempo en esta tierra (entrarán en el
Reino Milenial), y heredarán el reino que ha sido preparado para ellos

677
desde la fundación del mundo (versículo 34). Para el otro grupo de países,
los de la izquierda, el Señor anunció lo siguiente: “Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de
estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis”. Éstos, en el versículo
final del capítulo, se dice que irán al castigo eterno, y en un versículo
anterior se dice que estaban malditos, e iban a apartarse de Cristo en el
fuego eterno que fue preparado para el diablo y sus los ángeles (versículo
41). A menudo existen pasajes en la Biblia que dan un mensaje o una
imagen general y total de algunos de los tratos de Dios con los seres
humanos, mientras que otros pasajes dan más detalles y más explicaciones. Por ejemplo, el Señor Jesús dijo: “No os maravilléis de esto; porque
vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y
los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que
hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Juan 5:28-29). Hay que
referirse a muchos otros pasajes que disciernen que las almas y los espíritus de los justos que estarán en el cielo, y que serán llevados hasta el
cielo ya que sus cuerpos serán sacados de las tumbas, y que se unirán en
lo que se conoce con el nombre de la primera resurrección. Hay que hacer

678
referencia a otros pasajes para darse cuenta de que la “hora” en la que
los muertos resucitan es la que incluye la primera resurrección, la de los
justos, y la segunda resurrección ocurrirá mil años después que será la
de los injustos. De la misma manera debemos entender que hay otras
enseñanzas en la Palabra de Dios que deben encajar en la escena del
juicio a las naciones. Porque, como veremos en un estudio posterior, habrá una población en la tierra durante el reino milenial, que se compondrá
no sólo de los justos que heredarán el reino, sino también de grandes
masas de injustos. Me veo obligado a concluir, por lo tanto, que las naciones de la izquierda en esta escena de juicio son sólo aquellas naciones
que han maltratado a Israel, los otros, los grandes anfitriones paganos,
no serán abordados hasta el tiempo del reino, como veremos más adelante. Después de haber juzgado a las naciones que vivan en esta tierra
en ese tiempo, el Señor entonces volverá su atención a Satanás y hacia
los seres malignos de cualquier jerarquía que lo siguieron en su gran rebelión original. Antes, ya hemos visto que por un tiempo breve, Miguel,
el arcángel había luchado contra todas las fuerzas de Satanás y que su
lugar no había sido hallado más en el cielo. Hemos tomado nota de que

679
Satanás había bajado a la tierra “con gran ira, porque él sabe que tiene
poco tiempo”. Ese tiempo ya ha terminado y Miguel había luchado contra
él en el cielo, el Señor Jesús pasará ahora a tratar con él en la tierra. Este
también es uno de los pasajes más elegantes de la Biblia que describe la
venida del Señor en contra de Satanás. El purgamiento emocionante de
la narración, y el vigor de la acción y el poder de los juicios son tales que
el gran falsificador, Satanás, no podía dejar pasar esta escena sin hacer
la parodia correspondiente. En primer lugar, examinaremos el triunfo con
gran estruendo que tendrá lugar antes de llegar a la descripción del monarca el Señor Jesucristo y su glorioso descenso del cielo a la tierra. En
un capítulo inicial del libro del Apocalipsis, se ven cuatro jinetes, montados en caballos de diferentes colores (Apocalipsis 6:1-8). El primero, sobre un caballo blanco que representa la conquista (al Anticristo), y es
seguido por jinetes, el uno con un caballo rojo que representa la guerra,
el caballo negro que representa la hambruna, y lo que los traductores
llaman el caballo pálido porque tenían miedo de traducir la palabra griega
“chloros” ya que se traduciría como un caballo verdoso pálido, como el

680
color del cloro, simplemente porque nadie ha visto nunca un caballo verdoso. Este jinete sobre el caballo “chloros” destruye una cuarta parte de
la tierra. Es mi opinión que Dios que lo sabe todo de antemano, nos dio
las indicaciones en el mismo lenguaje de las Escrituras, de las cosas que
se desarrollarían antes del final de la era y de los métodos de guerra que
serán capaces de tal destrucción. Para mí, es posible, por decirlo menos,
que “chloros”, es la palabra que nos ha dado el nombre para el producto
químico que se encuentra en la base de todos los gases más mortales que
han sido descubiertos para su uso en las guerras químicas y biológicas,
por lo tanto, se ha utilizado aquí para darnos un indicio de algunas de las
formas en que los seres humanos procederán para llevarse a sí mismos a
la destrucción de un gran número de la población de la Tierra. El mundo
ya no se burlará de la Biblia por describir tales juicios. El mundo sabe muy
bien que la humanidad ahora tiene poderes de destrucción que son aterradores, fulminantes y letales en segundos. Un cómico en la televisión,
dijo que ahora había tres tamaños de bombas nucleares: “¿Dónde están
estas bombas que han ido por todo el mundo, la pequeña, la mediana y
la grande?” Nosotros hemos identificado los jinetes del caballo rojo como

681
el que representa la guerra, el caballo negro como el que representa la
hambruna, y el caballo verdoso pálido como el que representa a la
muerte. Pero, ¿Cuál es la identidad del jinete del caballo blanco? “Vi
cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres
vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. Y miré, y he aquí un
caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una
corona, y salió venciendo, y para vencer” (Apocalipsis 6:1-2). Han existido comentaristas que lo han descrito como Cristo. Incluso en un himno
que se ha escrito utilizando las palabras de este versículo, como si la
identificación de Cristo estuviera segura: “La conquista de ahora, y todavía por la de conquistar, cabalga un rey en su fuerza, llevando a los ejércitos de todos los fieles en medio de la lucha”. Puede ser bonito, pero es
falso y erróneo. El jinete del caballo blanco no es Cristo, sino el Anticristo.
Tenga en cuenta que no tiene la espada, pero tiene un arco, el instrumento que dispara los dardos de fuego del maligno (Efesios 6:16 nos dice:
“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los
dardos de fuego del maligno”). Él no tiene la diadema del Señor, que en
griego se llama la corona, sino más bien la “stephanos”, la corona del

682
pretendiente que da reflejos hacia el frente. No deberíamos estar sorprendidos por la similitud de los caballos y por la imitación en la postura con
la del Señor Jesucristo. Después de todo, el Anticristo no estará tratando
de ganar al mundo, mostrando unas características opuestas a las de
Cristo, sino por la falsificación de las glorias conocidas del Hijo de Dios.
Cuando Cristo cuyo derecho es reinar (I Corintios 15:25) saldrá desde el
cielo, no va a ser con una corona endeble, sino con la diadema de Dios.
Él se acercará sin un arco ineficaz, pero lo hará sujetando la espada aguda
de la Palabra de Dios. El gran momento ha llegado. Las naciones en guerra
del mundo han esperado tensamente este gran día de varias luchas, sin
embargo toda la creación gime esperando el día que se describe en la
Palabra de Dios. “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco,
y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y
pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas
diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.
Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO
DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y
limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda,

683
para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él
pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su
vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (Apocalipsis 19:11-16). Hay otro himno que incluye
este gran día en sus versos para el gozo de la creación y de todas las
tribus de la tierra. Esto está más cerca de la verdad de acuerdo a la revelación bíblica. El usurpador ha hecho sus afirmaciones fantásticas lo
suficiente. El bufón ha ajustado su corona de burla por última vez. El
enano en la ropa gigante está a punto de perder su traje y ser visto en su
fea desnudez. La escena del juicio se desplaza cuando Cristo trata con las
naciones y con los poderes de Satanás: “Y vi a la bestia [el Anticristo], y
los reyes de la tierra, con sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el
que montaba el caballo y contra su ejército. Y la bestia [el Anticristo], fue
apresada, y con ella el falso profeta [el Espíritu falso] que en su presencia
había trabajado las señales por las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y los que adoraban su imagen. Estos dos
fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre”
(Apocalipsis 19:19-20). Éstos son los primeros seres que llegarán al lago

684
de fuego eterno, pero veremos que esto se llevará a cabo cuando el Hijo
de Dios ejecute el juicio final. Si alguien quiere discutir sobre el lago de
fuego, o preguntarse si es fuego real, vamos a dedicar poco tiempo a esta
discusión. Sé la palabra de Dios y el camino de Dios lo suficientemente
bien como para darme cuenta de que a menudo se utiliza un lenguaje
simbólico, pero que nunca lo ocupa a menos que haya un pensamiento
que se desee transmitir que está en parte más allá del alcance de nuestra
comprensión actual y limitada de simples criaturas. A pesar de que podríamos tener que utilizar símbolos con un pigmeo del Congo Oriental
para describirle nuestros pasos subterráneos y rascacielos, y los detalles
y otros objetos de nuestra civilización y él no lograría entender nuestra
simbología y lo que le queremos comunicar con ello porque su conocimiento y comprensión hace muy difícil que él lo entienda verdaderamente, por lo tanto, si se me permite decirlo, así es como Dios tiene que
tratar con nosotros. El lago de fuego es o bien un lago de fuego literalmente o algo mucho peor que no hay lengua humana que pueda acercarse
a la realidad. Estoy convencido de que este último es el significado correcto de su interpretación. En su libro, “El Gran Divorcio”, C.S. Lewis

685
describe el infierno como una ciudad lóbrega con un sombrío día, con sus
ciudadanos tristes vagando en la niebla turbia realizando sus diligencias
sin rumbo y sin fruto, sin sonrisa vista y sin escuchar ni una sola palabra
amable. Tal descripción puede muy bien ser válida para las tinieblas de
afuera del fuego eterno que habla la Palabra de Dios. Y puesto que Dios
nos dice que “toda rodilla se doblará ante Él” (Filipenses 2:10), habría que
añadir que cada individuo tenía una ropa que se debatía en sus rodillas,
mostrando profundas cicatrices y heridas incurables, como recordatorios
mudos que antes de entrar en ese horrible lugar, algún ángel poderoso
se había apoderado de ellos corporalmente y los colocó y los obligó a
arrodillarse en la presencia del Señor Jesucristo, ante cuyo glorioso Ser
nunca habían estado dispuestos a ceder en humilde sumisión durante su
vida y peregrinaje en esta tierra.