You are on page 1of 4

PRONOSTICO CONSUMO MUNDIAL DE ENERGIA AL 2035

Por: Nelson Hernandez

La Agencia de Información de la Energía de los Estados Unidos (EIA, por sus siglas en
ingles) publico el 25-05-10 un resumen de su acostumbrado estudio “International
Energy Outlook 2010”, donde incorpora una visión energética al año 2035. La grafica
mostrada recoge la distribución del consumo energético para el año indicado.

A continuación aspectos resaltantes de dicho pronostico:

El consumo de energía pasa de 225 MMBDPE en el 2010 a 332 MMBDPE en el año


2035, es decir, 107 MMBDPE, equivalente a un crecimiento interanual de 1.4 %. Dicho
crecimiento esta conformado por:

23 MMBDPE en combustibles líquidos (incluyen petróleo, biocombustibles, LGN,


GTL). En el 2035 el consumo es de 100.6 MMBDPE. El crecimiento en el periodo es de
0.9 % interanual
20 MMBDPE en gas natural (incluye gas metano y GNL). Experimenta un crecimiento
interanual de 1.3 %, situando en el 2035 en 72.8 MMBDPE.
34 MMBDPE en carbón. El consumo en el 2035 es de 92.5 MMBDPE. El crecimiento
experimentado es de 1.6 % interanual.
8.5 MMBDPE en nuclear. Experimenta un crecimiento de interanual de 2.0 %,
situándose en el 2035 en 21.1 MMBDPE.
21.5 MMBDPE en renovables (incluyen hidroelectricidad, solar, eólica, maremotriz,
geotermal y biomasa). Su crecimiento interanual es el mas alto, de 2.6 % interanual. Su
consumo en el 2035 es de 50 MMBDPE. Las energías renovables son la fuente de
mayor crecimiento en el suministro energético mundial, pero los combustibles fósiles
proporcionan el 75 % del total demandado. Los cambios de dirección que debieron
ocurrir para proteger el ambiente no se materializaron en la cumbre del Cambio
Climático 2009, por no haber acuerdos sobre todo de los países emergentes donde
destacan India y China.

Los países OECD muestran un crecimiento del 0.5 % interanual, al pasar de 111
MMBDPE en el 2010 a 126 MMBDPE en el 2035, es decir, 15 MMBDPE de aumento.
Por otra parte, los países en vías de desarrollo (No OECD) muestran un aumento de 92
MMBDPE, situándose la demanda en el 2035 en 206 MMBDPE, equivalente a un
crecimiento interanual en el periodo del 2.0 %.

Estados Unidos aumenta su consumo de 45 MMBDPE en el 2010 (20 % del total


mundial) a 51 MMBDPE en el 2035 (15.4 % del total mundial), equivalente a un
crecimiento interanual de 0.5 %. Es de resaltar mientras que su economía crece a una
tasa de 2.4 % anual. La diferencia entre estos dos crecimientos obedece a una mejor
utilización de la energía que se refleja en una menor intensidad energética, la cual
presenta una caída de 1.9 % anual.

China pasa de 39 MMBDPE en el 2010 (17.3 % del total mundial) a 82 MMBDPE en


el 2035 (24.7 % del total mundial), equivalente a un crecimiento de 3.1 % interanual. En
el periodo China pasa a ser el primer consumidor de energía a nivel mundial, al duplicar
su demanda.

India pasa de 12 MMBDPE en el 2010 a 17 MMBDPE en el 2035, un incremento de 5


MMBDPE, equivalente a un crecimiento interanual de 2.2 %.

El consumo total de combustibles líquidos proyectada para 2035 es de 28 por ciento o


24.5 MMBD más alto que el nivel de 2007 de 86.1 MMBD. Los suministros
convencionales de petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo
(OPEP) contribuir 11.5 MMBD con el incremento total en la producción mundial de
combustibles líquidos, y el suministro convencional de los países no OPEP añadir otro
4.8 MMBD. La producción mundial de recursos no convencionales (incluidos los
biocombustibles, las arenas de petróleo, petróleo extra-pesado, el carbón a líquidos y
gas a líquidos), que ascendieron a 3.4 MMBD en 2007, aumenta casi cuatro veces a
12.9 MMBD en el 2035. (ver AQUÍ)

El sector transformador de energía primaria a energía eléctrica utiliza el 45.2 % (150


MMBDPE) de la demanda total en el 2035. La eficiencia de transformación es de 32.6
%, es decir, que por cada 100 unidades energéticas solo 33 se transforman en
electricidad utilizable (que le llega) por el consumidor final, el resto son perdidas en la
generación, transmisión y distribución de electricidad.

El consumo eléctrico pasa de 20 Tera Kwh en el 2010 a 35 Tera Kwh en el 2035, es


decir, un crecimiento de 15 Tera Kwh, equivalente a un aumento interanual de 2.3 %.
La población para el 2010 se sitúa en 6870 millones, mientras que para el 2035
alcanzara los 8470 millones. El consumo de electricidad per capita para el 2010 es de
2911 Kwh. Para el 2035, la cifra es de 4132. Este aumento de 1221 Kwh por habitante
nos indica una mejoría en la calidad de vida de la población.

La energía neta consumida alcanza 231 MMBDPE en el año 2035. De estos, el 27.7 %
por el sector transporte, 51.1 % por el industrial, 7.8 % por el comercial y 13.4 % por
el sector domestico.

En cuanto a la emisión de CO2 esta pasa de 30.4 millardos de TM (8.3 millardos de TM


de CO2e) en el 2010 a 42.4 millardos de TM (11.5 millardos de TM de CO2e) en el
2035, es decir, un incremento de 12 millardos de TM de CO2. Gran parte de este
incremento esta asociado con el aumento de 34 MMBDPE en carbón que será el
combustible por excelencia en la generación de electricidad. Obsérvese que para el año
2035, el 70 % de la demanda de carbón esta dirigido al sector eléctrico. Por otra parte,
el aumento de las emisiones de dióxido de carbono se prevé que se produzcan entre las
naciones en desarrollo del mundo.

Es de señalar que en la contabilización de las emisiones se toma en cuenta el


combustible total que va dirigido a las plantas de generación electrica, y que se refleja
en la distribución de la electricidad en los sectores finales de consumo.

El sector transporte contribuye con el 21.4 % del total de emisión de CO2, el industrial
con 51.1 %, el comercial con 7.8 % y el residencial con el 16.5 %. Nótese la influencia,
exceptuando el sector transporte, del carbón en la distribución por combustible.

Un grado significativo de incertidumbre rodea a cualquier proyección a largo plazo de


las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía. Las principales fuentes
de incertidumbre incluyen las estimaciones del consumo total de energía y por fuente de
combustible. Los Factores Kaya ofrecen un enfoque intuitivo a la interpretación de las
tendencias históricas y proyecciones futuras de las emisiones de dióxido de carbono.

Se trata de una expresión matemática que se utiliza para describir la relación entre los
factores que influyen en las tendencias de las emisiones: la intensidad de carbono de la
energía (la cantidad de emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía
emitida por unidad de energía producida), la intensidad energética de la economía
(energía consumida por cada dólar de PIB), el producto per cápita (PIB por persona), y
la población.

De los cuatro componentes de Kaya, los más utilizados por los hacedores de políticas
públicas son los relacionados con la intensidad energética de la economía y la
intensidad de carbono de la energía, ya que son afectados directamente por las políticas
establecidas para medir la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para efecto de ver la evolución de estos componentes se han tomado las cifras del año
2007 como bases para realizar el grafico mostrado, es decir, para ese año el valor es
igual a 1. Los valores bases son: Población de 6650 millones de habitantes; PIB por
habitante de 9494 dólares; Intensidad Energética de 7.8 mil BTU por cada dólar del PIB
(dólares del 2005) y 60 toneladas métricas de CO2 por cada millardo de BTU utilizado.
El resultado indica que para finales del periodo, el PIB por habitante casi se duplica en
comparación con el valor base situándose en 18144 dólares.

Destaca el comportamiento de la intensidad de CO2, la cual se mantiene durante todo el


periodo en valores cercanos a la base. Esto refleja una mayor incorporación de energías
amigables al ambiente.

La intensidad energética se reduce casi en un 50 % con respecto a la alcanzada en el año


2007. Esto es producto de una optimización en el uso de la energía, sobre todo en los
países OECD. Es bueno recordar que la energía más económica y más ecológica que
tiene hoy la humanidad es la “eficiencia energética”.

Lógicamente aun falta mucho por hacer en materia de afectar lo menos posible al
ambiente con el uso de las distintas fuentes energéticas. Sin embargo, la proyección de
la EIA muestra esa tendencia…pero aun no es suficiente. Esperamos que la próxima
reunión de Cambio Climático en México en el 2010, se alcancen los acuerdos que
permitan modificar y fortalecer las políticas publicas dirigidas a reducir el efecto
invernadero por la emisión de CO2 al quemar combustibles fósiles.