You are on page 1of 3

FASE CRUCIAL: TOMA DE DECISIONES

Planeando la conexión de los cables y del Concentrador
Una vez que cada computadora
tenga su tarjeta de red, analice
como serán colocados los cables
que conducen la información de
un nodo a otro. Y si la red
SOHO tiene tres o más
computadoras, habrá que decidir
en donde se colocara el
concentrador o switch (Figura
11.17). Veamos estos aspectos
por separado.

Función del switch o concentrador
Este dispositivo tiene una función primordial en el intercambio de datos mediante una red
de computadoras, porque trabaja con una especie de “conmutador central”; cuando una
maquina va enviar información a otra máquina del conjunto, hace una petición de envío al
switch; éste entonces identifica de que sistema proviene la solicitud y qué sistema recibirá
los datos; y en respuesta, establece un puente temporal entre ambos equipos, para que la
información fluya libremente (Figura 11.18).
Una vez concluido este proceso, el switch vuelve a desconectar ambas computadoras y
queda a la espera de nuevas peticiones de envío de datos.

Observe que precisamente este concentrador, posibilita la comunicación entre todas las
máquinas de una red. Cuando vaya a comprar este dispositivo, asegúrese que sea de buena
calidad y que no se convierta en un “cuello de botella” u obstáculo para desempeño general
de la red que está armando; para el efecto, simplemente verifique que el switch pueda
trabajar a la velocidad máxima de sus tarjetas de red (normalmente, 100Mbps).

1

Al igual que en el caso de las tarjetas de red, en realidad no es necesario comprar un
concentrador “de marca”; sólo tenga en cuenta que los dispositivos de fabricantes
reconocidos suelen venir acompañados amplia garantía y un soporte sólido a través de
Internet u otros medios. Además, el switch es uno de los elementos que menos fallas
presenta en una red.
Límites de distancia
En la comunicación entre computadoras, es fundamental el papel que desempeña el
concentrador; por esta razón, primero deben ser conectadas en éste componente; para el
efecto, conecte usted un
extremo del cable de cada
máquina, en el conector que
le
corresponda, y conecte el
otro extremo en una de las
entradas del switch. Trate de
que la distancia entre
máquinas y entre estas y el
concentrador sea mínima;
arregle el conjunto, de modo
que
sea
fácil
darle
mantenimiento periódico y
que después sea posible conectar más equipos a la red.
Es muy importante que siempre tenga en cuenta que un cable de red para tarjeta tipo
Ethernet no debe medir más de 100 metros.
No hay problema alguno si, como en nuestro caso, se va a usar para una red SOHO (donde
generalmente, los equipos están separados por cortas distancias). Pero si le piden que ponga
entre una computadora y otra un cable cuya longitud sea de hasta 200 metros, divida ésta
distancia entre dos y use un par de tramos de cable cuya longitud corresponda al resultado
de esta división y que estén unidos por un dispositivo que fungirá como “repetidor” (Figura
11.19).

2

Y si definitivamente el usuario quiere enlazar equipos separados por más de 200 metros,
usted tendrá que recurrir a métodos alternativos; por ejemplo, enlaces radiales, telefónicos o
vía satélite.
El tablero de conexiones
El trabajo de instalación de redes pequeñas (SOHO) será más completo y profesional, si el
técnico, luego de llegar a un acuerdo con el cliente construye un tablero de conexiones
(para el efecto, sólo requiere de un
desarmador, de la placa base del
tablero, de los zócalos RJ45 que sean
necesarios, etc.). Dicha instalación
adicional (pero no por ello menos
importante), facilita en gran medida,
tanto para uno como para otro, la
labor de mantenimiento periódico de
la propia red (Figura 11.20).
La construcción de este tablero, no es
tan costosa como podríamos suponer;
es una gran inversión, si tomamos en
cuenta que dicha unidad permite
colocar, cambiar y quitar conexiones
sin necesidad de mover en absoluto el switch o concentrador; y es que si éste componente
es cambiado de lugar con frecuencia (para quitar o poner cables), existe el riesgo que sus
conexiones internas se aflojen y que entonces comience a tener algunos problemas.
Gracias a la inclusión de un tablero de conexiones, siempre quedaran fijos los cables que lo
comunican con el switch (y esté, por lo tanto, no será expuesto a sufrir daños en sus
conexiones internas); así que cuando sea necesario mover algún cable, solo habrá que
desconectarlo y luego volverlo a conectar pero en el tablero. Con esto, se evita poner en
riesgo al concentrador; y se obtiene una libertad casi ilimitada, para modificar las
conexiones de los equipos a nuestra conveniencia.
Adelántese al futuro
Si la instalación de redes pequeñas le ha permitido obtener satisfacciones y ganar más
clientes, es lógico e indispensable que prevea tanto las condiciones generales de cada red
como las necesidades de sus respectivos usuarios. Tome precauciones desde ahora; por
ejemplo, no deje una red demasiado limitada; considere su posible expansión en un tiempo
razonablemente corto: si hoy posee dos o tres sistemas, conéctelos en un concentrador de
ocho puertos y no apenas en uno de apenas cuatro. Igualmente, planee desde un principio
en dónde podrán quedar las máquinas que después se agregarán; y si es posible, de una vez
tienda los cables y coloque los conectores necesarios, para que a futuro, si el cliente le
solicita instalar un equipo más, conectarle el cable que ya está preparado y darlo de alta en
la red.
Si adopta una actitud activa y previsora, verá que se le facilita la tarea de armado,
configuración, mantenimiento y futura expansión de redes locales.

3