You are on page 1of 2

POLÍTICA ANALÍTICA

Por Juan Fernando Perdomo*


MICHELLE BACHELET, ¿POPULISTA?
Hace unas semanas arribó al poder, como presidenta de Chile, Michelle
Bachelet. El 11 de Marzo del 2006.

Creo que no fue ninguna sorpresa para la mayoría del Pueblo Chileno quienes,
al parecer, tenían resuelto el asunto desde los primeros meses de la campaña
presidencial para tener a la primera presidenta de Sudamérica.

Yo personalmente lo constaté cuando les pregunté a varios amigos chilenos al


asistir al ENCUENTRO ACADÉMICO EMPRESARIAL MÉXICO-CHILE en
Noviembre del 2005.

La recién instalada Presidenta anunció una serie de medidas en beneficio de la


clase más humilde del país como:
a. Servicios médicos gratuitos a las personas mayores de 60 años.
b. Beneficios a empleadores que contraten gente joven.
c. Aumento a las pensiones.
d. Ayuda a Madres de familia que sean cabeza en su hogar.
e. Subsidio a la educación preescolar.
f. Becas y créditos a estudiantes.
g. Códigos contra la discriminación a la mujer en el trabajo.
h. Creación de centros de salud comunitarios.

Esto, entre otras medidas de corte social. Así demostró algo que, sin duda,
será su estilo de gobernar: Decisiones rápidas y contundentes, sobre todo para
mejorar la calidad de vida de los que más lo necesitan.

Para aquellos mexicanos que creen con vehemencia que las políticas de libre
mercado son la “Solución Total” y que satisfacen todas las carencias, me
imagino que calificarán a la Presidenta como “Populista”. Pero la verdad es que
Chile ha progresado muchísimo bajo el modelo de Libre mercado mas, sin
embargo, la pobreza y la marginación requieren de acciones especiales de
parte del gobierno y sociedad.

Bien es sabido que la Doctora Bachelet, de 54 años de edad, con estudios de


Medicina en Estados Unidos y Alemania, con especialidad en Pediatría, Cirugía
y Epidemiología, proviene de la cultura del esfuerzo y con ideología SOCIAL
DEMÓCRATA.

Tal vez esa ideología la traía consigo porque su familia fue de lucha. Su padre
murió víctima de la dictadura lo que obligó a ella, su hermano y su madre, a
autoexiliarse. Su madre pudo sacar adelante a sus hijos.

Además, la ahora presidenta, se casó, por primera vez en 1977, con un joven
estudiante de arquitectura de clara tendencia socialista.
Pero pienso, sobre todo, el mayor impacto a su regreso a Chile, que debe
haberle “calado en lo más profundo” fue su trabajo como médica que atendía
niños víctimas de tortura.

En su primera rueda de prensa, la Dra. Bachelet hizo un compromiso con el


hermano pueblo de Chile al ofrecerles un “sistema de protección social efectivo
desde la mas tierna infancia hasta la adultez”.

También comentó que seguirá estrechando los lazos con México, país que un
gran número de Chilenos quieren y que son bien correspondidos por una gran
cantidad de Mexicanos.

Pero estoy seguro que aún hay latinoamericanos que se preguntan como pudo
llegar una mujer a ser la presidenta de un país que se puede considerar
machista y conservador.

Mi punto de vista, muy personal, es que Chile ha pasado ya la prueba de la


DEMOCRACIA y ha demostrado que para liderar un país no importa el género
sino la preparación y la determinación.

Guadalupe Loaeza en su columna, “LA SONRISA DE MICHELLE” comenta:


“Hay que reconocer que para que ganara Michelle, las condiciones en Chile
estaban dadas. Después de 15 años que terminara la dictadura, los nueve
primeros gobernados por la Democracia Cristiana, trataron de resolver los
problemas más urgentes de la transición a la democracia. Hay que decir
también que los últimos seis años del socialista Ricardo Lagos (quien a finales
del 2005 visitó nuestro estado de Veracruz, invitado por el Presidente Fox)
consolidaron una democracia y una apertura al exterior que ha traído la
modernidad al país que ahora empieza a ser gobernado por una mujer sin que
haya confrontaciones y descalificaciones importantes”

Y concluye: “…Con la asunción de Michelle Bachelet al poder, Chile ha dado,


en América latina, un ejemplo de modernidad, de igualdad de género y de
democracia… Más que por los pobres lucha por una sociedad mas igualitaria.”

Yo me pregunto: Siendo Chile un país totalmente abierto al comercio y la


globalización, ¿Las medidas que se tomaron de inmediato lo hace retroceder?

¡Estoy seguro que no!


Pienso que el modelo socialdemócrata busca balancear las necesidades y las
prioridades; dar igual importancia al desarrollo económico y al desarrollo social.
Es decir, a la calidad de vida de los Chilenos.
Y esto no es, de ninguna manera, populismo, sino sensibilidad y compromiso.

*Juan Fernando Perdomo es egresado del TEC DE MONTERREY


Servidor público, empresario y político ( jperdomo@infosel.net.mx )