You are on page 1of 476

Hernán Ramírez

Corporaciones en el poder

Institutos económicos y acción política
en Brasil y Argentina:
IPÊS, FIEL y Fundación Mediterránea

Ramírez, Hernán
Corporaciones en el poder : institutos económicos y acción política en Brasil
y Argentina : IPÊS, FIEL y Fundación Mediterránea . - 1a ed. - Carapachay :
Lenguaje Claro Editora, 2011.
E-Book.
ISBN 978-987-23627-5-1
1. Historia Económica. 2. Historia de Empresas.
CDD 330.9

Fecha de catalogación: 02/12/2011
La 1.ª edición e-book corresponde a la 1.ª edición en soporte papel (2007 ISBN 978-987-23627-0-6)

© Hernán Ramírez y Lenguaje claro Editora

La adaptación digital de este libro fue realizada por
Lenguaje claro
www.lenguajeclaro.com
y Paratexto servicios editoriales
www.paratexto.com.ar

Índice

Agradecimientos
Prólogo argentino
Prólogo brasileño
Presentación
1 | Clases sociales, Estados e ideologías
2 | Panorama verde amarelo
3 | IPÊS
4 | Panorama celeste y blanco
5 | FIEL
6 | Fundación Mediterránea
7 | Tras nuevos horizontes
Bibliografía

Epílogo

Agradecimientos
Agradezco al Programa de Posgraduación en Historia de la Universidade
Federal do Rio Grande do Sul por acogerme afectuosamente y, en
especial, a la Coordenação de Aperfeiçoamento de Pessoal de Nível
Superior (CAPES), que me concedió una beca para realizar el doctorado.
También a todos los profesores que formaron parte de mi vida académica
en esa etapa, particularmente a Pedro Cezar Dutra Fonseca, por la
orientación, y a Federico Neiburg, Flávio Madureira Heinz, Maria Heloisa
Lenz y César Augusto Guazzelli, que como miembros de un jurado
multidisciplinario y heterogéneo en perspectivas teóricas enriquecieron
mucho el trabajo.
Mi agradecimiento a los distintos acervos de fuentes y bibliografía
consultados, en particular el Arquivo Nacional de Rio de Janeiro y la
Fundación Mediterránea. A la Universidad Torcuato Di Tella, por haberme
permitido consultar las entrevistas realizadas por Luis Alberto Romero en el
marco del Proyecto de Historia Oral del, por entonces, Instituto Di Tella, y
al Centro de Pesquisa e Documentação de História Contemporânea do
Brasil de la Fundação Getulio Vargas por facilitarme partes de su
repositorio de historia oral.

A los que gentilmente me concedieron entrevistas, así como a Salvador
Treber, quien en conversaciones informales me guió por algunos meandros
de los acontecimientos cordobeses.
A todos los colegas que enriquecieron y debatieron el trabajo,
particularmente a Ricardo Sidicaro, que me orientó en las etapas iniciales
del proyecto, Eduardo Bajo, presente desde épocas de estudiante de
grado, Jorge Schvarzer, Raúl Jacob, María Inés Barbero, Silvia Simonassi,
Aníbal Jáuregui, Marcelo Rougier, Mariana Heredia, Cristina Zurbriggen y
Ana María Castellani.
A los amigos y a la familia, en especial a Isabel, que se transformó en pilar
fundamental.

Prólogo argentino
En Argentina y Brasil, pero también en otras naciones de América Latina,
se ha observado un notable avance sobre el poder político de la teoría y
práctica de la ortodoxia económica. Ésta se apoya en algunas fuerzas
empresarias, así como en el discurso sobre el mercado libre, y ha ganado
posiciones respecto a los antiguos movimientos populares que definieron la
evolución nacional en las décadas que siguieron a la Segunda Guerra
Mundial. Los cambios profundos que ocurrieron en el sistema de poder
político por esa causa han sido más estudiados desde el punto de vista de la
ciencia política y del debate de ideas que desde el enfoque de la estructura
social, donde permanece un vacío que debe ser cubierto.
Algunas visiones ingenuas propagadas en estos tiempos mencionan a los
empresarios como factores de poder sin preocuparse por la forma y las
condiciones en las que ejercen ese poder. Todo ocurre en esos análisis
como si los dirigentes políticos fueran capaces de recibir, procesar y
transmitir de modo más o menos espontáneo las opiniones de los
empresarios y éstos fueran homogéneos en sus ideas y conductas y capaces
de plantear ideas y argumentos a partir de contactos individuales.
En contraposición a esas tesis simplistas comienza a desarrollarse todo un

cuerpo de análisis que parte de la base de que los empresarios se
convierten en una clase (o, en menor medida, en una fracción de clase o en
un grupo de presión) cuando se organizan mediante instituciones que son
encargadas de procesar, definir y difundir sus proyectos para la sociedad
en su conjunto. El liderazgo de esas instituciones, tanto en lo que hace a su
forma de selección como a las posiciones que propone, es una variable
decisiva en la evolución de la clase y, por lo tanto, de todo el sistema social.
Tal era la visión básica de Wright Mills, aquel gran sociólogo que analizó “la
élite del poder” en Estados Unidos y se preocupó en señalar la importancia
política y social de las formas de reclutamiento y selección de sus
miembros. Ese proceso, poco visible y escasamente observado, era
decisivo en la conformación de la élite del poder, decía, aunque sus
enseñanzas no siempre fueron tomadas por otros analistas y ni siquiera por
muchos de sus herederos intelectuales.
Este último marco de referencia, precisamente, es el que da jerarquía a este
libro, que examina la formación, las características y las acciones
emprendidas por tres grandes entidades empresarias que se forjaron en las
últimas décadas en Argentina y Brasil y llegaron a concentrar un notable
grado de poder. La primera de esas instituciones se creó para preparar el
clima político social e ideológico que desembocó en el golpe de Estado de
1964 en Brasil que logró modificar el rumbo de la nación más grande de
América del Sur. El análisis minucioso de esa entidad, que va desde sus
asociados y sus fuentes de recursos hasta sus discursos y forma de
propagarlos al cuerpo social, ofrece lo que se puede definir como una
radiografía del comportamiento y la estructura de poder de un sector de la
burguesía que decidió ingresar en la política para que la política, a su vez,
fuera dirigida por ellos bajo la intermediación de los organismos militares, es
cierto, pero con mínima interferencia de los representantes del pueblo.

de cómo las burguesías de los dos grandes países de la región se reconstituyeron por obra y gracia de sus propias creaciones institucionales hasta alcanzar un poder y una conciencia que generó un nuevo sistema económico y una nueva clase dominante. se construye a sí mismo). . Las semejanzas no impiden conocer las diferencias entre ambas. la otra. y llegaron a colocar ministros y funcionarios en diferentes gobiernos para promover las políticas que preconizaban. que ofrece un diagnóstico de los sistemas de poder local que no puede desdeñarse. tuvieron destacada actuación en el país. desde 1964. basado tanto en evidencias concretas como en desarrollos intelectuales.Las dos entidades argentinas aquí consideradas. no sólo respecto a los grandes grupos de la población sino también a la propia burguesía. una. Su análisis. estos tres análisis. más las comparaciones entre esas entidades que se hacen en el curso del trabajo. asimismo. que pueden contribuir a comprender. permiten disponer de un cuerpo teórico y práctico. En otras palabras. Los resultados son esenciales para entender la marcha de las naciones del Cono Sur. también para comprender la distinción clásica entre la clase en sí (que expresa a un grupo que existe objetivamente como tal pero no actúa conscientemente en defensa de sus posiciones) y la clase para sí (que es el grupo que se organiza para el combate social con las herramientas que ofrecen la teoría y la práctica y. y desde 1977. por eso. permite pasar de la historia de las ideas al estudio de quienes las producen y difunden para ganar la hegemonía social. que es en cierta forma refundada como clase por estas entidades creadas por ella (o por algunos de sus miembros). verdaderos think tanks de la clase dominante. así como en las entidades que crearon. en el curso de ese proceso. En ese sentido. el derrotero final seguido por cada uno de estos dos países vecinos.

Jorge Schvarzer Enero de 2007 . Por eso. por lo tanto. esta obra trata de un tema central.En definitiva. así como una herramienta adicional que ayude a volver a orientar la nave del Estado hacia otros destinos más humanos y. consideramos que puede resultar decisiva para todos aquellos preocupados por el destino de nuestras naciones que necesitan comprender los mecanismos que provocaron el cambio de rumbo. como es el poder. pero lo hace desde el análisis desmenuzado de algunos de sus componentes que permite observar su funcionamiento efectivo antes que un modelo ideal. más deseables.

de Argentina. comenzaba a dar señales de agotamiento y pasaron a proliferar dictaduras militares en los diversos países del continente. la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) y la Fundación Mediterránea. como los segmentos medios y los trabajadores de la industria. Las transformaciones económicas fueron intensas a lo largo del siglo pasado. una vez alcanzada la supremacía de la economía urbana. Con la industrialización. como muestra la investigación. elaborado primeramente como tesis de doctorado en Historia en la Universidade Federal do Rio Grande do Sul de Brasil. siguiendo una metodología de historia comparada. no sólo nuevas clases emergieron. parece haber surgido de un deseo común de congregar líderes empresariales para hacer frente a conflictos sociales que se exacerbaban. después de su auge. viene a llenar una importante laguna en la historia aún poco estudiada de las entidades creadas por los segmentos empresariales en un momento crucial de la historia latinoamericana: justamente cuando el proceso de sustitución de importaciones. La creación de esos institutos en los dos países.Prólogo brasileño El libro de Hernán Ramírez. Fueron seleccionadas. de Brasil. y el Instituto de Pesquisas Econômicas e Sociais (IPÊS). y principalmente después de 1930. sino que también se produjeron cambios en el .

fue decisiva para pasar a exigir otro comportamiento de las élites. informes. De este modo. Entre los puntos más relevantes del trabajo se destaca. se muestra que la organización de las entidades es posterior al aumento de los conflictos. síntesis que estorba más de lo que ayuda en la elucidación de los hechos–. se puede demostrar que esas entidades. demasiado heterogéneas u obsoletas. con lo que se derriba el mito de que se trataba de una actitud anticipatoria. Aunque la mediación del Estado aparece como un fenómeno muy fuerte en las décadas iniciales del proceso de sustitución de importaciones –hecho señalado por diversos autores y que muchas veces fue rotulado de manera simplificada de “populismo”. muchas veces inspiradas en el corporativismo y en las ideologías estatistas dominantes en los años treinta y cuarenta. mostrándose rígidas. principalmente empresariales. periódicos y otras fuentes–. en tanto fue mucho más una respuesta o reacción. revistas. En tal sentido. lo que permitió traer a la luz nuevos hechos y datos para sustentar los análisis. Queda también claro que las entidades creadas anteriormente bajo la tutela del Estado. difieren entre sí. entre otras variables el origen profesional de sus miembros. Sin prescindir del Estado. indudablemente. como evidenció la indagación sobre la biografía de sus participantes. si . su investigación empírica –en actas. Esa nueva realidad. de investigación. Así. de forma documentada. de actuación política como grupo de presión y de concientización de sus pares. según el autor.peso numérico y el perfil del empresariado industrial. parecían vetustas frente al rumbo tomado por los acontecimientos. se observó. surge la conciencia de la necesidad de organizarse en sociedades o institutos de debates. parece innegable que el avance y posterior agotamiento del proceso de sustitución contribuyeron para fortalecer los movimientos sociales y sindicales. principalmente después de la revolución cubana. a pesar de poseer algunos objetivos comunes.

si predominaban grandes empresarios o no en la cúpula directiva de las entidades. La comparación entre los dos países no huyó de la construcción analítica del autor. detectar la participación relativa del capital nacional y del capital extranjero en las entidades. intelectuales y académicos. por ejemplo. disputaban la hegemonía entre empresarios. en el caso de los empresarios. cuáles eran los segmentos económicos representados. El análisis de esos nuevos datos permitió. finalmente. variable relevante para iluminar la discusión sobre la ideología que predomina en las mismas y el comportamiento de los empresarios como clase en ese importante período en que la democracia agonizaba en varios países latinoamericanos. constituyendo una preocupación que permeó la elaboración del libro y fue sintetizada en su conclusión. además de empresarios. cuál era el tamaño de las empresas. Pero sin borrar la peculiaridad de cada uno. ya que ambos. Y también un cruzamiento de esa variable con el tamaño de la empresa. en cierto momento. como militares. la Iglesia y los militares. es decir. lo que permite traer al debate temas que pueden ser objeto de posteriores estudios. o entre éste y el pensamiento desarrollista.había entre ellos representantes de otros segmentos sociales. cuáles eran las ramas de producción. como revela la interesante relación entre ellas. . intelectuales. Entidades inevitablemente tan semejantes en objetivos nacieron en Brasil y Argentina en el mismo espacio de tiempo para demostrar lo mucho que ambos tienen en común. y. asimismo. en el caso de los empresarios industriales. como industriales. y si había vínculos o no entre ellos y el sector primario. agropecuarios. diferente en los dos países. por ejemplo. banqueros y comerciantes. economistas y militares. como el comportamiento de los empresarios en relación al papel del Estado y la oposición entre nacionalismo y liberalismo.

Y muestra. lo mucho que queda por investigar y conocer de nosotros mismos. lo que revigoriza nuestras fuerzas para mantener encendida la llama de la esperanza. por su calidad e importancia de las nuevas informaciones. ofrece una inestimable contribución a los estudios de historia comparada entre Argentina y Brasil. Pedro Cezar Dutra Fonseca Marzo de 2007 .El trabajo de Ramírez. de esta forma. infelizmente uno de los pocos beneficios que aún resta del sueño cada vez más distante del Mercosur.

.” Los cientistas sociales tienen especial atracción por los estratos inferiores. Esas clases sociales son consideradas el objeto sociológico ideal. porque son “pasivas. los ricos y los muy ricos. que llegaron a la conducción de la política económica en Brasil y Argentina aproximadamente en el último tercio del siglo pasado. a las tribus primitivas.[1] Aspásia Camargo (1984) Hace un tiempo que nos surgió la inquietud de estudiar la vida de las élites. Idéntico microscopio podría aplicarse. por la distancia.] A los poderosos. a los pueblos subdesarrollados.” Ellos permanecen protegidos por el misterio.. por las dificultades de acceso y por la presencia esquiva que les confiere un “halo religioso”. dejémoslos en paz. incapaces de reacción y porque se encuentran a nuestra merced. en particular. [.] estudiamos cada vez más a los pobres.Presentación “[. financiados por grupos de empresas. Este libro presenta los resultados a los que llegamos en nuestra tesis de doctorado. a los desterrados. tal vez por el desafío que eso representa y como forma de comprender algunos fenómenos sociales que consideramos medulares. Nos referimos. a tres entidades: el Instituto de Pesquisas . con la misma impiadosa y prolífica meticulosidad... a las vidas de los poderosos. en la cual abordamos como tema de análisis algunos de los principales centros de estudio e investigación en economía.

que aglutinó. A través del IEERAL. posteriormente sería creada una sección en Rio de Janeiro. la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) y la Fundación Mediterránea. Paraná y Rio Grande do Sul. vinculados en su mayoría al Movimiento Industrial Nacional. FIEL fue creada por cuatro entidades corporativas de cúpula de la burguesía argentina en 1964: la Unión Industrial Argentina. En FIEL se congregó gran parte de los representantes de la alta burguesía y los intelectuales ligados al liberalismo ortodoxo –tal como se lo entiende en Argentina–. patrocinadora del Instituto de Estudios Económicos de la Realidad Argentina y Latinoamericana (IEERAL) –actualmente. la Cámara Argentina de Comercio y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.[2] en el caso brasileño. en el caso argentino. tuvo participación durante la última dictadura militar . con sede en São Paulo. El IPÊS fue fundado por importantes líderes empresariales y militares en 1961. en el golpe de 1964 y en la consolidación posterior del régimen militar. del Interior argentino. Al comienzo. principalmente en Minas Gerais. a medianos y grandes empresarios de la provincia de Córdoba y. quienes participaron ampliamente en los gobiernos constituidos después de diversos golpes de Estado que se sucedieron en las décadas de 1960 y 1970. En 1977 se creó la Fundación Mediterránea. la Sociedad Rural Argentina. así como entidades congéneres. Esa institución tuvo gran participación en la desestabilización del gobierno de João Goulart. IERAL–. posteriormente. la Fundación Mediterránea albergaba en sus filas a técnicos que profesaban posturas económicas liberales –consideradas heterodoxas por los liberales ortodoxos argentinos–.Econômicas e Sociais (IPÊS). en primera instancia.

Tales advertencias son válidas también para el caso brasileño.[3] Estas exclusiones obedecen al hecho de querer fijar nuestra atención en aquellos centros que tuvieron relación más orgánica tanto con el poder político cuanto con organizaciones empresariales representativas de grupos económicos concretos. entre 1996 y 2001– y la Fundación UIA. y diferentes organismos de gobierno especializados en planeamiento y cuestiones económicas. en el primer caso. así como a grupos de intelectuales que operaron dentro de las universidades. De este modo. No mencionaremos tampoco otros centros privados que gozaban de una mayor independencia en relación al mundo empresarial.y. especialmente durante la presidencia de Carlos Saúl Menem. como el Instituto Brasileiro de Economia. como los casos de Di Tella o Bunge y Born. si bien todos ellos también participaron en FIEL. y Miguel Roig y Néstor Rapanelli. Dejamos fuera de nuestra mirada algunos centros importantes. en el segundo. Debido a la magnitud del trabajo no haremos incursiones en algunos centros patrocinados por una sola empresa. el Centro de Estudios Macroeconómicos de la Argentina (CEMA) –que ascendió al Ministerio de Economía con Roque Fernández. el Instituto Superior de Estudos Brasileiros y los Institutos Liberais. ya con mayor relieve. la Fundação Getulio Vargas. después de la restauración democrática. especialmente la Universidade de São Paulo y la Pontifícia Universidade Católica de São Paulo. de gran significación en el pasado reciente. que llegaron a la conducción de la política económica con José María Dagnino Pastore. aunque el número final de institutos . como el Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES) y el Centro de Estudios de la Economía y la Sociedad (CEDES) –que llegaron al Ministerio de Economía con Juan Vital Sourrouille durante la presidencia de Raúl Alfonsín–.

que obedecen en esencia a lo anteriormente expuesto. y las transiciones democráticas que les siguieron debieron hacer frente a las graves crisis estructurales heredadas. especialmente en cuanto a los períodos de existencia de los institutos seleccionados. incluidas las interrupciones del régimen constitucional. 1991). Pero. e insertos en estructuras y procesos que se pueden cotejar (Tilly. lugares y personas reales. Sin embargo. En el período estudiado. así como sus respectivos desarrollos históricos tienen puntos en común. Además. los casos son altamente significativos. La elección de casos pertenecientes a Brasil y Argentina se basa en múltiples razones. la historia comparativa no es apenas la búsqueda de las semejanzas. trabajar con tres organizaciones ofrece la ventaja de huir a la tentación de las “comparaciones enormes” y permite concentrarse en el análisis de casos históricos concretos. propio de sociedades capitalistas subdesarrolladas. tenían un tejido social complejo. y compartían procesos políticos equivalentes. ambos transitaban por una etapa de agotamiento del modelo sustitutivo de importaciones. ya que tanto el IPÊS como FIEL y la Fundación Mediterránea estuvieron vinculados a momentos importantes del desarrollo histórico de sus respectivos países e influyeron decisivamente en la vida política e institucional. con referencia a tiempos. como decía Marc Bloch. pues sólo así pueden deshacerse falsas analogías (Bloch. Las estructuras económicas y sociales de estos dos países. los casos particulares presentan algunas diferencias importantes. que experimentaba cambios producto de esa crisis.estudiados es reducido. . Los gobiernos cívicomilitares que se instalaban a continuación de los golpes de Estado llevaron adelante reformas estructurales que cambiaron de manera radical las antiguas facciones de ambos países. sino también de las diferencias.

especialmente las que se refieren a la vuelta a los controles indirectos por parte de la clase dominante después de la reducción de los conflictos y a la necesidad de constituir una estructura fuerte y autónoma como garantía de supervivencia. madurez. La importancia de estos centros radica en el hecho de que actuaron como vértice de confluencia de las esferas de poder económico. que se cierra en 1996. adoptar una posición lo más amplia posible frente al período considerado. aunque con períodos de madurez diferentes: el IPÊS tuvo gran participación en el golpe de 1964 y en la consolidación del régimen militar y dejó de existir en 1971. y la Fundación Mediterránea tuvo participación destacada en 1982 y llegó a la cúspide del poder entre 1991 y 1996. FIEL alcanzó sus años de gloria entre 1976 y 1983. el año 1961. con la creación del IPÊS. en primer lugar. Establecimos como fechas límite aquellas que abarcaran los momentos de inicio. político e ideológico. De esa manera. para realizar un abordaje integral de los procesos vividos por los institutos decidimos. La diferencia visible en el hecho de que el IPÊS deja de existir rápidamente puede ayudarnos a demostrar algunas de nuestras hipótesis. momento de la renuncia de Domingo Felipe Cavallo como ministro de Economía y con ella. abre nuestro intervalo temporal. con el fin de evitar el peligro de amputarlos por dejar fuera de nuestro análisis cuestiones medulares. Conocer su funcionamiento y desempeño nos ayudará a . auge y decadencia en el funcionamiento de todos ellos.1963 y 1976). Por eso. Mediante ese amplio recorte podemos englobar la historia de instituciones con procesos más o menos semejantes. el fin del apogeo de la Fundación Mediterránea.

con la consecuente . el surgimiento de esa tecnoburocracia no nos debe hacer perder de vista su interacción con intereses económicos concretos. en la que se establecen algunas simbiosis de las cuales dependerá el resultado de las políticas que eventualmente emprenda. quizá erróneamente. Además de debilitarse antiguos actores sociales. social y política que. Un trabajo de este tipo es útil. nos guste o no. Las fuertes tensiones generadas por esa situación involucraron a diversos sectores. experimentaron Brasil y Argentina en el último tercio del siglo XX. que nos encontramos en presencia de una especie de estructura transversal. La formación aparentemente común de esta tecnocracia o burocracia paraestatal y la dependencia profesional y económica de redes institucionales separadas de filiaciones orgánicas partidarias hacen pensar a muchos. que. y servirá también para explicar el fracaso de otros intentos. en el presente.desentrañar cómo se concibieron y concretaron los procesos más importantes de reestructuración económica. que atraviesa diferentes formaciones partidarias y que permite el mantenimiento de las orientaciones básicas de las políticas públicas estratégicas. ha alcanzado un creciente o casi exclusivo protagonismo. para comprender las dificultades que el Estado y otras organizaciones tienen para encontrar rumbos sólidos en el diseño de políticas públicas sin el auxilio de una tecnocracia o burocracia paraestatal. En la década de 1960. la crisis del modelo sustitutivo desencadenó profundas transformaciones en las economías brasileña y argentina. Sin embargo. entraron en escena nuevos grupos y se consolidaron otros. más allá de los aparentes cambios que cada tanto se producen después de las elecciones. asimismo.

En los dos casos. el objetivo era agrupar miembros que tuvieran alguna . una construcción discursiva más fuerte y un nuevo repertorio de acciones. a organizarse de manera más sólida. aunque no del todo. En otras palabras. debieron construir organizaciones con estructuras más sólidas que les permitieran intervenir convenientemente en el conflicto social y político. para los parámetros de las clases dominantes. durante los años sesenta los conflictos sociales retomaron su vigor. Lejos de restringirse a su ámbito específico. enunciamos como primera hipótesis del trabajo que los sectores de la clase dominante tuvieron la necesidad de participar activamente en la lucha política. Sobre la base de estas constataciones generales. aumentando la heterogeneidad de las asociaciones de diversos segmentos económicos que pasaron a competir entre sí en el caso argentino. su heterogeneidad. Se transformaban así algunas de las precondiciones sobre las que se establecía el juego económico y político hasta aquel momento. Para eso.redistribución de sus pesos económico. Los pilares de su fortaleza serían el reclutamiento más homogéneo. Las nuevas organizaciones tendieron a reclutar una cantidad importante de miembros. esas tensiones excedieron el marco corporativo y se establecieron en la política nacional. La competencia entre diferentes organizaciones corporativas y de clase condujo a establecer un mayor grado de organización: los actores con menor potencial de presión individual se vieron en la necesidad de estructurarse más fuertemente y ese reposicionamiento llevó también a otros. social y político. inclusive aquellos con mayor capacidad de negociación. con características que correspondían a grupos más o menos definidos en procura de representar en parte.

a diferencia de las entidades corporativas de viejo cuño. En momentos de aumento de la confrontación entre diferentes actores sociales. fueron minimizadas con vistas a combatir al adversario común. contrariando a veces a los de otros colegas de institución. ensayos de persuasión. Al aflorar las contradicciones.homogeneidad previa. podían producirse escisiones dentro de la organización. que pudiesen traducir las necesidades y los deseos de los empresarios en enunciados formulados científicamente. por lo general gobiernos populistas. pero respetando ciertas diferencias internas de los grupos que representaban. Como el conflicto ideológico se convertiría en uno de los frentes de batalla más importantes de la época. amenazas. esas diferencias volvían a aparecer. posibilitadas por su carácter más privado y la mayor homogeneidad ideológica de sus asociados. fueron . Para ello. desde donde podían defender sus propios intereses. Esta diversidad originaria implicaba que los intereses de sus miembros no fueran totalmente convergentes. el alejamiento de miembros destacados o la implementación de acciones divergentes por miembros de diferentes sectores. Pero. gratificaciones. en tanto algunos de los miembros pasaban a ejercer funciones en la implementación de políticas públicas. Además. esas tensiones. y la crisis económica recurrente. oportunamente. diferencias que. después de traducidas ideológicamente. la construcción de un discurso que legitimase las pretensiones de estas organizaciones se tornó vital. estas organizaciones utilizaron un nuevo repertorio de acciones. Así. montaje de crisis y acciones directas fueron sus recursos más comunes. una vez vencido el enemigo principal. requirieron los servicios de un conjunto de individuos técnicamente competentes.

nos decidimos por una estrategia que privilegia el establecimiento de un orden claro en la exposición de nuestro marco teórico. Y. que el control de los aparatos de Estado tendería a realizarse a través de maneras indirectas. a pesar de posibles restricciones. utilización del Parlamento (cuando funcionaba). volviendo su dominio a manos de políticos. Pasando a tratar de la estructura del libro. encontramos como los más comunes. lo que demuestra las dificultades para consolidar un rumbo político que otorgue al país cierta estabilidad.canalizadas políticamente. casos y conclusión. contexto. Entre esos medios. en la medida que las tensiones enunciadas disminuían y las burguesías recomponían su hegemonía. Con opciones de escritura más osadas correríamos el . que incluyeron cargos de ministros y funcionarios de relevancia en las carteras del área económica y sillones en los directorios de las principales empresas y bancos estatales. en cuanto que los empresarios canalizarían nuevamente su acción por la vía de las organizaciones corporativas de viejo cuño. la prolongación de esos ciclos llega a la actualidad. aunque ella peque. consecuente de la anterior. por ser algo esquemática. a la hora de las difíciles elecciones para colocar en el papel todo aquello que pensábamos. hecho que indicamos como segunda hipótesis. sustentamos como hipótesis contrafactual. participación directa en la lucha electoral en períodos democráticos. por último. a través de medios directos de acción sobre los aparatos de Estado. Esta tendencia es más evidente para el caso brasileño. profesionales o burócratas con vinculaciones menos directas. aliento a golpes de Estado y provisión de miembros directivos o técnicos para ocupar puestos importantes. en el caso argentino. a veces.

con énfasis en las diferentes divisiones. privilegiando una exposición cronológica de los . Los capítulos segundo y cuarto están destinados a la exposición de consideraciones generales acerca de las estructuras económicas. desistimos de desarrollarlas conjuntamente y optamos por incluir en un capítulo inicial nuestras posiciones teóricas más abarcativas. introduciéndolas en la discusión en un orden que tal vez no fuese el más adecuado. y éstas. Un análisis general de la constitución y organización de la burguesía como clase nos permitirá elucidar sus comportamientos y las interrelaciones que establecieron sus principales organizaciones corporativas. a su vez. en particular a partir de 1945 –aunque podamos hacer incursiones más lejanas cuando así se justifique– y de otras consideraciones sobre el contexto internacional. visto que muchos comportamientos de esos dos países se encuentran relacionados a éste. enfrentamientos y alianzas. conformadoras ineludibles de la teoría. quinto y sexto realizamos un abordaje de los estudios de casos. de lo contrario. ya que.peligro de diluir argumentaciones importantes que necesariamente deben aparecer unidas. políticas y corporativas de Brasil y Argentina. modos de actuar y principales cambios operados en ambos países. tanto en sus estructuras económicas cuanto en sus sistemas políticos. Aunque consideremos la teoría como un instrumento para la investigación empírica y la construcción del propio objeto de estudio. corríamos el riesgo de que quedasen desparramadas en los sucesivos capítulos. respectivamente. Pretendemos realizar un resumen de las características. ocurridos durante el período. En un primer momento incluimos narrativas históricas de las instituciones escogidas. En los capítulos tercero.

empresas patrocinadoras y reglamentos. dentro de su contexto histórico. política y en otras áreas de interés. la construcción de sus discursos. aun así preferimos hacer esa elección a intentar estandarizar los capítulos para atender criterios estéticos. hemos procurado trazar un perfil y un análisis de su evolución. tanto por su extensión cuanto por la inclusión de datos empíricos. Somos conscientes de que los diferentes capítulos que tratan los casos particulares se encuentran desbalanceados. por tratarse en la mayor parte de datos inéditos. atendiendo fundamentalmente a su importancia dentro de la economía nacional e internacional. Mediante el acúmulo de ese tipo de evidencia fue posible encontrar nuevos caminos a transitar y. en la medida de lo posible. ellos pueden representar algún aporte en la difícil tarea de llenar lagunas importantes de la historia reciente. su pertenencia a grupos económicos nacionales y extranjeros. . El énfasis en las personas tiende a profundizar el estudio de sus orígenes sociales. con el objetivo de construir un hilo histórico que abarca la totalidad del proceso seguido en la constitución de sus respectivas estructuras organizativas y considerando especialmente a los miembros de sus consejos directivos. hacemos un análisis más profundo de sus características y comportamientos.hechos relevantes ocurridos en su curso. pero. Después de la descripción del origen y el desarrollo de las instituciones. En relación a las empresas. Ése fue un condicionante impuesto básicamente por el volumen de la masa documental a la que tuvimos acceso. con la intención de realizar conexiones que nos permitan comprender holísticamente el proceso. formación profesional y actuación empresarial. así como a su participación corporativa. sobre todo en relación con la forma de socialización de sus miembros. investigadores. corporativa. los métodos empleados en su actuación y la interrelación establecida con otras organizaciones y el Estado.

En cuanto al esfuerzo comparativo. Fruto de su opción teórica. aparte de ofrecer abundante evidencia empírica. técnicos y burócratas de forma básicamente similar a la aquí propuesta. Ese trabajo. FIEL y Fundación Mediterránea–. Para el caso brasileño. la lista de la bibliografía que los aborda tangencialmente es extensa. Ação política. principalmente en la construcción de sus estructuras y discursos. Aquí haremos. por tanto. tratamos de centrar nuestro análisis en los sectores de la burguesía que las instituciones estudiadas representan o agrupan y la dinámica de esos grupos. mención a algunos trabajos que conjugan una importante cuota de evidencia empírica con aportes teóricos de relevancia. merece destacarse la voluminosa tesis de doctorado de René Armand Dreifuss. el establecimiento de diálogo. Si bien se han elaborado pocos estudios específicos sobre los casos aquí tratados –IPÊS. tanto entre las distintas instituciones analizadas como entre los casos nacionales.En la conclusión procuramos hacer algunas comparaciones. la obra de Ralph Miliband– y trata la relación entre empresarios. por tanto. estrictamente concentrados en nuestro tema. de los trabajos que tuvimos la oportunidad de examinar. la meticulosidad y abundancia de los datos . formas de acción y relación con otras organizaciones y el Estado. poder e golpe de classe (Dreifuss. 1981). 1964: A conquista do Estado. bebe en corrientes teóricas de nuestro interés –en particular. estimulando. Discusiones más amplias sobre el referencial teórico y las características generales del desarrollo económico. y destacar la importancia del estudio para debatir la autonomía relativa del Estado. político y corporativo de Brasil y Argentina serán presentadas en capítulos separados.

quien sólo trabajó una parte. Nuestros descubrimientos en lo que se refiere a sucesos posteriores a 1964 han sido mayores y la posibilidad de realizar un abordaje integral de la vida del IPÊS. confiriendo nuevos significados a lo ya conocido. Os senhores das gerais. que no fueron indicados expresamente como fuentes por Dreifuss. Propaganda e cinema a serviço do golpe: 1962-1964 (Assis. nos permitió adquirir una perspectiva de conjunto. las novedades en ese período han sido limitadas y se centran en los aportes extraídos de los balances de 1962 y 1963 y las actas del Conselho Orientador del IPÊS. metodológicamente semejante a la investigación de su orientador y enfocada en la actuación del IPÊS en Minas Gerais. Por último. 1986).ofrecidos por Dreifuss es de tal magnitud que se torna difícil muchas veces realizar contribuciones nuevas. Pátria e Família: as mulheres no golpe de 1964 (Simões. 1985). especialmente hasta 1964. Deus. “O discurso golpista nos . con un tópico destinado a la participación del segmento femenino. Por esta razón. que realiza un exhaustivo estudio de esa problemática. a diferencia de Dreifuss. Os novos inconfidentes e o golpe de 1964 (Starling. el libro de la periodista Denise Assis. tenemos la tesis de maestría en Pedagogía de Maria Inêz Salgado de Souza. Os empresários e a educação: o IPES e a política educacional após 64 (Souza. fundamentalmente durante el Fórum da Educação que promoviera este instituto. Así. 2001) y la tesis de maestría en Multimedios de Marcos Corrêa. dos tesis de maestría en Ciencia Política bajo orientación de Dreifuss: la de Solange de Deus Simões. Más específicos son otros cinco trabajos que circunscriben su abordaje a aspectos particulares o lanzan una mirada regional sobre las actividades del IPÊS. y la de Heloisa María Murgel Starling. 1981). que hace un estudio pormenorizado de la política educativa propuesta.

mantenemos con él divergencias profundas. por el hecho de beber en algunas vertientes teóricas comunes. En primer lugar. Para los casos argentinos. especialmente en cuanto a la metodología empleada y su visión teórica. Grandes empresarios y política en la Argentina de los años 80 (Ostiguy. Con el segundo trabajo. El trabajo posee una forma particular de abordaje que. Los capitanes de la industria. 1997). que serán objeto de una exposición detallada en el transcurso del libro –en particular. Otra mención merecen las tesis doctorales del argentino Antonio Camou. nos referiremos particularmente a la tesis de maestría del canadiense Pierre Ostiguy. las diferencias son menores y aunque compartimos la . 1990). Analistas simbólicos y usinas de pensamiento en la elaboración de la política económica argentina (1983-1985)” (Camou.documentários de Jean Manzon para o IPÊS (1962/1963)” (Corrêa. Los empresarios y la democracia en la Argentina: conflictos y coincidencias (Birle. 1997). a pesar de pequeñas diferencias. derivadas en parte de su óptica neoinstitucionalista de segunda generación. A pesar de que el primer trabajo goza de un bagaje empírico y teórico considerable. que toma como objeto de estudio ese agrupamiento informal de empresarios que apareció en 1984 y que significó un cambio importante en la forma como se encaminaron las relaciones entre Estado y empresas. pero menos específicas. “De cómo las ideas tienen consecuencias. y del alemán Peter Birle. 2005). las que se refieren al grado de autonomía otorgada a la producción de ideas e implementación de determinadas políticas públicas–. dirigida por Norbert Lechner. comparto en su amplitud. las referencias son un poco más extensas. están enfocados en el análisis de la producción fílmica del Instituto.

ya que el autor otorga demasiada importancia a los acuerdos de cúpula. responderlas de otro modo. en especial los textos del propio Pucciarelli. Heredia. no coincidimos con su resolución. además de avanzar sobre otros interrogantes que intentaremos desvelar en claves diferentes. más que obras de consulta resultan importantes fuentes primarias que nos ayudan a desvelar su discurso legitimador: cada uno. Nuestro trabajo no pretenderá derribar esas cuestiones. sino. al artículo de Adolfo Sturzenegger. procura hacer un rescate de las instituciones que los abrigaron. En particular. Nos referiremos. Ana María Castellani y Mariana Heredia. 2004. así como en la discusión teórico-metodológica acerca de la forma de abordaje de nuestros objetos de estudio (Canelo. en diferente medida. “Una década de labor intelectual de FIEL. sustentamos una idea más relativista. que constituyen esfuerzos preliminares de estudios más ambiciosos y nos han ayudado con datos.casi totalidad de sus hipótesis iniciales. el equipo liderado por Alfredo Raúl Pucciarelli ha producido una interesante serie de trabajos sobre la vinculación entre empresarios. Por nuestra parte. 2004a y 2004b. Este autor fue uno de los más conocidos investigadores jefes de la . Recientemente. lindando por momentos en lo laudatorio. Castellani. por estar cargados de cierto subjetivismo. contamos con cuatro trabajos de autores pertenecientes a FIEL y la Fundación Mediterránea que. y los de Paula Canelo. y Pucciarelli. 2004a y 2004b. en primer lugar. discrepamos con el enunciado de que la capacidad de negociación de una asociación será tanto mayor cuanto más capacidad de conflicto posean los intereses por ella representados. en todo caso. tecnócratas y militares. 1994). 2004a y b). Por último. Una revisión personal” (Sturzenegger. que incluye otros factores en esa relación.

En este período. Le siguen los trabajos de Juan Carlos de Pablo. después de su muerte. Sturzenegger expone las contribuciones hechas por los investigadores de FIEL al debate eminentemente académico y político. En su trabajo. cuando ocuparon el Ministerio de Economía Miguel Roig y. publicado también en el número conmemorativo del trigésimo aniversario de esa entidad. Néstor Rapanelli. 1994). el autor recurra a procedimientos escasamente verosímiles. por momentos. perteneciente a un miembro algo marginal de la Fundación Mediterránea. ofrece una visión desde su óptica de ex investigador jefe y se esfuerza por escribir una historia más simpática de la institución. “Mi paso por FIEL” (De Pablo. y Apuntes a mitad de camino (economía sin corbata) (De Pablo.entidad y relata pormenorizadamente la naturaleza de los trabajos llevados a cabo por ella de 1984 a 1994. 1995). la organización y sus figuras principales estuvieron lejos del poder. Para dar cuenta de la primera hipótesis de nuestro trabajo –los sectores de la clase dominante tuvieron la necesidad de participar activamente en la lucha política– hemos trazado un perfil de los socios y patrocinadores de las . Por último. aunque. que en esa época mostraba una cierta aproximación con Domingo Cavallo. nos ofrece un inestimable aporte para entender las tentativas de entrelazar la historia de la institución con la propia historia nacional. el ensayo de Enrique N’haux. El autor. Menem-Cavallo: el poder mediterráneo (N’haux. pero no entra en el análisis del papel que desempeñó la entidad como uno de los más poderosos grupos de presión existentes en el país. excepto durante el intervalo que va de 1989 a 1990. 1992).

En el caso del IPÊS conseguimos avanzar en el análisis de la conducción de sus finanzas. estos datos pueden encontrarse en las listas que aparecen en las revistas Novedades Económicas e Indicadores de Coyuntura. trabajamos apenas con una lista de los asociados durante todo el período y referencias a su obra respecto de las características de las empresas. que la lista no es exhaustiva. primer semestre de 1968 y 1969 del IPÊS/Guanabara. Debemos destacar sobre este último punto. filiación empresarial. También con varios balances publicados. de manera especial. Para los casos de Argentina. las siguientes variables: origen familiar. los mismos tomaron en cuenta. y cargos ocupados en el gobierno. mercado al cual se orientan e integración a grupos concentrados o diversificados y otras empresas. atendiendo en la medida de lo posible a las siguientes variables: localización. También en vistas de la primera hipótesis. Para ello. institucional y partidaria. sino que fue realizada de la forma más completa posible. y en trabajos publicados en revistas como Mercado y Prensa Económica. teniendo en cuenta el consistente trabajo de Dreifuss. se buscaron datos siguiendo criterios prosopográficos más que estrictamente biográficos. capital y participación en las exportaciones). y 1967. formación académica. tamaño (expresado a través de indicadores como facturación. hemos realizado un estudio de las formas organizativas de los institutos. Dada la importancia de las minorías activas en el seno de las organizaciones. tipo de producción. teniendo en cuenta las fuentes existentes. así como en bibliografía especializada. En el caso brasileño. que hasta 1964 coincide básicamente con nuestras informaciones. contamos con los Livros Diários correspondientes a los años 1962 y 1963 del IPÊS/Rio. básicamente a través de la recopilación de sus estatutos y la reconstrucción de listas de autoridades. .instituciones.

Teniendo en cuenta que la tarea de articulación ideológica dentro de esas organizaciones no es emprendida de manera sistemática por los empresarios patrocinadores sino por intelectuales especializados. así como otras. A través de esas fuentes estudiamos la naturaleza del discurso de las instituciones. informes y relatorías. balances. en particular los temas que consideraban prioritarios. que. nos ofrecen claros indicios de numerosos aspectos de sus actividades financieras. esas tensiones fueron traducidas ideológicamente y canalizadas políticamente. en algunos casos. con énfasis en los modos de cooptación y calificación a los cuales estuvieron sujetos. también observamos otros datos sobre asociados o intelectuales vinculados a las instituciones. cartas. se presentaron las mayores dificultades teóricas y metodológicas. aunque no sean totalmente fieles. en el mejor de los casos. sus reivindicaciones y el tratamiento que les daban otros interlocutores. Entre estas últimas recurrimos principalmente a las actas correspondientes a sus diferentes órganos directivos. en la segunda hipótesis –en momentos de aumento de la confrontación entre diferentes actores sociales. de la acción de los grupos de presión quedan registrados apenas los resultados y no los procedimientos por los . ya que.mimeografiados o en borrador. a través de medios directos de acción sobre los aparatos de Estado–. de alcance regional. especialmente revistas y periódicos de circulación nacional o. El modo en que las entidades estudiadas realizaron su articulación ideológica fue abordado a través del análisis de fuentes publicadas e inéditas. En cuanto a la relación con el Estado. trabajamos sobre los investigadores pertenecientes a las instituciones reuniendo datos con características similares a los anteriores. En las primeras incluimos publicaciones propias de las entidades.

Se trató de entrevistas semiestructuradas. abogado y ex diputado provincial justicialista. Ángel Manzur. y que. 1967). Del primer repositorio usamos las entrevistas a Dênio Chagas Nogueira. de forma tal que nuestra búsqueda estuvo centrada en un amplio rastreo cruzando los datos anteriores y los provenientes de publicaciones empresariales y periódicos. tal como sugiere Harold Garfinkel en su etnometodología (Garfinkel. y Juan Carlos Maqueda. Rafael Vaggione. Esas decisiones obedecieron a la opción por una construcción gradual del objeto de investigación. momento de la renuncia de Cavallo como ministro de Economía. Se utilizaron también otras declaraciones existentes en los archivos del Centro de Pesquisa e Documentação de História Contemporânea do Brasil de la Fundação Getulio Vargas y de la Universidad Torcuato Di Tella. circunstancia que obligó a su posterior reconstrucción. de acuerdo con métodos etnográficos. secretario ejecutivo de la Fundación Mediterránea y único impulsor vivo. aprovechamos las realizadas con José Ignacio Castro Garayzábal. con apenas una lista de tópicos abordados durante la conversación. ex operador de José Manuel de la Sota y segundo en la Jefatura de Gabinete en los inicios de la gestión de Jorge Rodríguez. como los de entrevistas propias y otras existentes en diferentes acervos o que fueron publicadas. a medida que el propio trabajo se desarrollaba. Octávio Gouvêa Bulhões y Jorge Oscar de Mello Flores. ex diputado provincial y vicepresidente de la Democracia Cristiana.cuales se llegó a ellos. mientras que del segundo tomamos dos entrevistas realizadas por Luis Alberto Romero a Alfredo Concepción (ministro de Industria y Comercio durante el gobierno de Arturo Humberto Illia) y Guillermo Walter Klein (hijo) para el Proyecto . para posibilitar la fluidez en la comunicación. fueron realizadas sin grabador. De las entrevistas propias.

[2] Contrariamente a su uso más común. antecesor de lo que luego sería la Universidad. 1978). Aunque corresponden a un período inmediatamente posterior al abordado por nosotros y en ellas no se identifica a los entrevistados. [3] La investigación más amplia en ese sentido corresponde a la obra de Loureiro (1997). Empleamos. seis entrevistas efectuadas por Eli Diniz y Renato Boschi para una investigación acerca del empresariado brasileño. tal como se registró oficialmente su logo. Notas [1] Las comillas corresponden a citas de Ferrarotti. . el pensamiento del sector en la época (Diniz y Boschi. para los Institutos Liberais ver Gros (2003). 1980. empleamos la sigla con acento circunflejo. de modo general. además.de Historia Oral del Instituto Di Tella. fueron muy útiles para elucidar.

Estado. élite. hegemonía. desde luego. Estados e ideologías No hay absolutamente ningún modo de avanzar en el análisis de la ideología ni puede haber comprensión seria de ella en el mundo moderno que no se base en los apuros históricos de la nueva sociedad burguesa. en la revolución burguesa y. en la propiedad burguesa. Alvin Gouldner (1978) Nuestro marco teórico toma como referencia conceptos medulares de las ciencias sociales extensamente debatidos. grupo de interés y grupo de presión. toda discusión de la ideología que considere esto como una simplista vulgaridad. quizá porque concebimos la realidad como obra de conjuntos amplios y no como resultado de acciones individuales coyunturales. Toda discusión histórica de la ideología que eluda esto y no relacione la ideología con los problemas de la nueva sociedad. Quienes deseen hablar de “ideologías” deben también hablar de propiedad.1 | Clases sociales. ideología. por lo que aquí habremos de focalizar el análisis en las discusiones centrales que se produjeron en torno de algunos de ellos. Resulta importante señalar igualmente que. autonomía relativa. aparato de Estado. en especial. uno de los propósitos del trabajo es la inclusión . las categorías de clase. descubrirá que ha logrado la complejidad al precio de la impotencia.

De allí en adelante. hasta antagónicas. dicotómico. en especial porque posee varios problemas teóricos cuyos orígenes parten del momento en que Karl Marx lo emplea. discurriendo por direcciones muchas veces dispares y otras. sin detenerse lo suficiente para proporcionar una definición rigurosa.del análisis de los grupos de presión dentro de un contexto más vasto. Clase y élite. de dominación de clase y. motivo por el cual. En primer lugar. a descripciones más concretas de las características específicas de las clases en determinadas sociedades. por otro. a un modelo abstracto o puro. conjugando tradiciones La polémica en torno del concepto de clase social es amplia. [1867] 1959) había dejado inconcluso. emplear conjuntamente los conceptos de clase social y élite puede resultar problemático. nos encontramos con el inconveniente de la variabilidad en su empleo como término. las aguas de la polémica cruzaron una y otra vez el ancho puente que el tercer tomo de El capital (Marx. distinción semántica. 1983). si no se los delimita antes con suficiente claridad. inexplicablemente. Quien se dedica a este tipo de abordaje podrá percibir que utilizaremos categorías que provienen de tradiciones teóricas diferentes y muchas veces antagónicas. tenemos la dificultad que se presenta respecto de cuáles . En segundo lugar. pero que por ninguna razón puede calificarse como trivial (Giddens. ya que con él se puede hacer mención a dos construcciones conceptuales distintas: por un lado. como efectivamente lo hizo con otras categorías.

otros consideran que es imprescindible añadirles el estudio del “lugar” que ocupan en la distribución del poder político y en la superestructura ideológica. en la cual encontramos una clase social en proceso de formación dentro de una sociedad basada en un sistema de clases que se torna anticuado. . que engendró la mayor parte de las discusiones sostenidas posteriormente en torno de las relaciones entre economía. además de dificultar cualquier delimitación con alguna precisión. otorga un relieve distinto al análisis social. confiriéndole una pluralidad de topografías que enriquecen las visiones que sobre aquellas podamos efectuar. [1857] 1983). los sectores o fracciones de clase y los estratos (Marx. sociedad. los grupos de cuasi clase. debemos incluir los que se agregan al estudiar sociedades determinadas. [1919] 1969).[1] en la cual el dominio de un modo de producción no es absoluto ni permanente. que no pueden ser reducidos al modelo dual. las clases en sociedades concretas no estarían conformadas únicamente por dos clases antagónicas. Se configura así una compleja realidad en continua transformación. y otra que representa elementos de un conjunto ya superado de relaciones de producción que se prolongan dentro de una nueva forma de sociedad. Además de estos inconvenientes. Algunos teóricos se inclinan a pensar que sólo basta analizar las relaciones sociales de producción para delimitarlas (Lenin. como las clases en transición.serían los elementos necesarios para definir las clases. Para desánimo de muchos simplificadores de la realidad y regocijo de aquellos amantes de lo complejo. Esa amplitud deviene de la propia historicidad de toda formación económico-social. situación que. Impertinentemente huye a la rigurosa clasificación una infinidad de grupos y subgrupos. Verdadero nudo gordiano del análisis marxista. sino que coexiste junto a otros modos de producción remanentes o en surgimiento. política e ideología. sino que también incluirían otras. En ellas surgen nuevos tipos de actores colectivos.

algunos toman como un axioma del modelo abstracto de clases en Marx que la dominación económica está intrínsecamente unida a la dominación política. Mediante el término “estrato” nos referiremos a una diferenciación vertical dentro de las clases. se encuentran surcadas por líneas divisorias internas muy fuertes que las separan en subgrupos. al demostrar los peligros de la exclusión que rondan también a los incluidos. conocimiento y poder. que la cohesión de ese conjunto no es homogénea ni total. para tener un panorama completo. 1983. por diferentes razones. dado que el control de los medios de producción proporcionaría. y muchos individuos permanecen fuera de todos los modos de producción existentes. mantener contactos esporádicos y ciertos intereses comunes con aquellos que se encuentran incluidos. 1979). por eso. si bien pueden coexistir en el mismo territorio y. Algunos de esos excluidos quedan fuera por decisión propia. A ese ya complicado panorama analítico debería agregarse que tampoco las clases son algo monolítico y que. al contrario. Calificaremos aquí a esos grupos como “cuasi clase”. relativa a la apropiación en las otras esferas. de acuerdo con las diferentes formas de apropiación de los medios de producción. o sea. conocimiento y poder (Giddens. que los necesita como ejército de reserva. que puede utilizar en diferentes esferas y como reafirmación de su bondad. diferenciándose en lo que toca a las relaciones sociales de producción. en última instancia. dado que. De ahí que consideremos los “sectores” o “fracciones” como divisiones horizontales dentro de una clase. La división dicotómica de las clases sería una división . el control político y del conocimiento. pero la gran mayoría es originada por el propio sistema. Therborn. además de la existencia de diferentes matices dentro de la propia teoría marxista. Por otro lado.Es importante destacar. se mantienen al margen de las relaciones de producción.

[1857] 1983. 1983). a lo que se puede sumar la pretensión de algunos de creer que bastan las relaciones de producción para definir las clases sociales y la consiguiente correspondencia. entre la dominación económica y la política. más la reducción esquemática del segundo nivel al primero. La confusión que ocasiona a veces la distinción entre los niveles abstracto y concreto del análisis de las clases. en clara alusión a ella. Marx y Engels [1846] 1970). se muestran reticentes a aceptar el concepto de clase y crean o recrean otros que a duras penas consiguen suplirlo. suscitó numerosas y merecidas críticas al esquema marxista. comparten relaciones sociales e individuales y otras afinidades. y que en su accionar pueden afectar la política de manera regular y sustantiva. Una extensa discusión que forma parte del inconmensurable debate que a lo largo de años se ha dado dentro del marxismo y de las ciencias sociales en general. la aparición de los conceptos de “clase dominante” y “clase dirigente” (Marx. según el énfasis que se ponga en una u otra simplificación. Dentro de esa corriente. algunos consideran más adecuado hablar de “élite del poder” o “élite dirigente” que de “clase dominante”. mínimos en el caso de la primera y más elevados . La categoría de “élite” puede señalarse como aquella que adquirió mayor relevancia y fue capaz de perdurar ante el inclemente paso del tiempo. aunque en última instancia. siguiendo las líneas marcadas en los trabajos de Max Weber ([1922] 1987). diferenciándose esencialmente por los grados de consenso a los que llegan.tanto de la propiedad cuanto del poder (Giddens. De ese debate consideraremos aquí algunas ideas establecidas por aquellos que. correspondencia de modelos que generó. Esas categorías corresponden a grupos en los cuales los miembros que integran la élite poseen similitudes.

[1956] 1987). Ralph Miliband. es una división dentro de la clase social. Vaga definición con la cual deja abierta la posibilidad de establecer algún grado de unión entre las tradiciones marxista y weberiana de pensamiento. Esta distinción suprimiría la necesidad de establecer una correspondencia entre los diferentes tipos de dominio. 1991). en el caso de la sociedad capitalista. o sea. En este libro procuramos emplear el concepto de “élite” como el de “estrato” (Miliband. en la cual se diferencia por la distribución del poder político y su posición en la superestructura ideológica. según nuestro entender. un “estrato” intelectual. circunstancia que bajo ningún punto de vista vamos a desperdiciar. algún “grupo” dirigente en su seno (Gramsci. Sin embargo. que en parte se nutre de la concepción weberiana. 1991).[2] . como asociados al de clase social. Refiriéndose a los intelectuales. [1949] 1987). constituyan una clase dominante poseedora de un elevado grado de cohesión y solidaridad internas. La “élite del poder” se convierte así en el “estrato” dirigente de la clase dominante y no en una categoría exterior a ella. emplea los términos “élite”. Como tal. considera que el pluralismo presentado por las élites no resulta en impedimento para que. toda clase social tiene una “élite”. así como intereses comunes. que trascienden con holgura sus diferencias y desacuerdos particulares (Miliband. ya que. Para él. son las que nos proporcionan las mejores herramientas de que disponemos en el momento de emprender el análisis sobre las clases o los grupos sociales. “categoría” y “estrato”.en el de la segunda (Mills. Antonio Gramsci ofrece también una conexión entre los conceptos de clase y élite. comprendido dentro del concepto de clase social. Desde otras latitudes.

aquellos que controlan las posiciones clave dentro del sistema estatal. cualquiera sea su número. De todos modos. tal vinculación no aparece tan clara. y los principales instrumentos de comunicación y consenso. más allá de la diferenciación que podamos hacer y del número de grupos que pretendamos establecer en la construcción de un modelo abstracto. aunque los nexos entre ambos sean múltiples. las “élites del poder” de las sociedades avanzadas están constituidas esencialmente por dos componentes distintos. ya que. Así. las élites de la clase dominante buscan más o menos conjuntamente defender. individuos que controlan las mayores empresas del sector privado de la economía y. puede albergar en su interior una élite dirigente. Por un lado. por otro. en diferentes medidas. sino que posee divisiones que coinciden frecuentemente con las que existen en el seno de la clase dominante. mantener y fortalecer el orden social como forma de preservación. lo cierto es que ellos dependerán de la historia particular vivida por cada sociedad y no del afán por compartimentarlos meticulosamente de forma previa. Es importante destacar que la clase dominante en cualquier sociedad de clases se constituye en virtud del control efectivo sobre tres fuentes principales de dominación: los medios de producción –y no sólo en cuanto a su propiedad–. De esta manera. Como consecuencia de esta separación institucional. No obstante. en el capitalismo contemporáneo. el poder económico y el poder estatal se encuentran institucionalmente separados. inclusive aceptando reformas dentro del mismo.Pero la élite tampoco es algo monolítico. toda clase social o fracción de clase. tanto los propietarios de los medios de producción cuanto la élite política e intelectual desempeñan una misma función . la administración del Estado. Sin embargo.

o sea. 1979). Ya fuera de esa tendencia. es el responsable último del bienestar social y de los servicios colectivos que garantizan la conservación y la reproducción del sistema. tienden a equilibrar el fiel de la balanza otorgando una excesiva autonomía a la estructura estatal. Aunque los que sustentan cada una de esas posiciones esgriman . además. con lo cual cometen un equívoco inverso. los inconvenientes no son menores debido al hecho de que muchos intelectuales. profundamente implicado en la obtención del consenso y en el control del vasto aparato de coerción y represión (Miliband. Therborn. 1991). aun cuando las características del sistema estatal imperante estén lejos de asemejarse a las que habitualmente asociamos con un Estado intervencionista. 1981. un simple instrumento de la dominación de clase. por acción u omisión. las ideologías y el Estado resulta fundamental en nuestro trabajo. y se encuentra. sino también incompatibles entre sí (Laclau.indispensable en la defensa y el fortalecimiento del orden social y económico. De allí que el análisis de las relaciones entre las clases sociales. El Estado entre la determinación y la autonomía El Estado. En torno de ese concepto no sólo se sustentaron visiones diversas. Dentro de las posiciones más simplistas y ampliamente difundidas podemos distinguir las que consideran al Estado como epifenómeno o superestructura carente de autonomía en relación al modo de producción capitalista. El problema del Estado dentro del marxismo ocasionó innumerables polémicas. envueltos en diferentes corrientes.

esa autonomía ocurre en el interior de un poder de clase. La solución consiste en establecer la autonomía relativa a partir de la separación específica de lo político. Poulantzas consigue enunciar una categoría que toma en cuenta la distinción entre “la determinación en última instancia”. A través de la “autonomía relativa” del Estado. ya que el Estado no es un instrumento ni. que igualmente llevan consigo la existencia de matices muy amplios. Nicos Poulantzas consideró necesaria la construcción de un concepto que conjugase dialécticamente los dos términos de la relación. o mejor. el rol dominante de las clases y la particular articulación de los niveles económico. son siempre antagónicas. Más allá de la aparente independencia. la independencia de aquella en relación a ésta. una condensación o cristalización de esa relación de fuerzas. No es un instrumento porque la dominación política está inscripta en la materialidad misma de los aparatos estatales y tampoco es una superestructura porque el elemento estatal forma parte del proceso de reproducción de las relaciones de . que es propia del modo de producción capitalista. una superestructura. en la medida en que las relaciones entre las clases. político e ideológico que caracterizan al modo de producción capitalista. en la actualidad es muy difícil encontrar tendencias que defiendan la total dependencia de la superestructura en relación a la infraestructura o su visión contraria. Eso da al Estado una autonomía relativa en la organización de las condiciones que permiten la reproducción de las relaciones de producción. y que éstas y sus conflictos surcan el Estado en su conjunto. en la sociedad capitalista. la discusión tendió a colocarse en términos intermedios. Debido a ese complejo panorama. De allí que algunos lo interpreten como una relación de fuerzas entre las clases. Por eso.fundamentos parcialmente válidos. Pero tal reducción no se condice totalmente con la realidad. en el sentido estricto del término.

En ese sentido. como unidad de la infra y la superestructura. El Estado como factor de cohesión pasa a ser. las articulaciones básicas de una sociedad. Así. Gramsci rechaza la idea según la cual el campo de las superestructuras se articularía como efecto necesario de la base económica y propone en su lugar la noción de “bloque histórico”. por medio de la cual determinadas relaciones de producción pueden ser. favorecidas o permitidas por la intervención del Estado. la concepción gramsciana del Estado. resultó ser otro de los aportes más relevantes. las características que el Estado adopte dependerán del desarrollo que hayan alcanzado las clases sociales y la lucha de clases en determinada formación económico-social. si se nos disculpa la redundancia. de la cual se nutre en gran medida nuestro análisis. el resultado de prácticas hegemónicas concretas y no un producto derivado de leyes universales dictadas por una infraestructura omnipotente. al considerar que la autonomía relativa está condicionada por la función reproductiva del Estado. resultante de las prácticas hegemónicas de las clases. inclusive en el caso de que la clase dominante no disponga del control directo del gobierno (Therborn. la hegemonía constituye el principio articulador diferencial de los elementos de una formación social. 1979). De este modo. sino que está definida por y define. a su vez. entonces. el propio espacio de lo político . 1970 y 1978). Como Gramsci busca la unidad de una formación económico-social en la conformación específica de cada sociedad y no en una lógica abstracta común a todo tipo de sociedad. Ésa es una variante de interés retomada por Göran Therborn. reproducidas. Quiere decir que la forma del Estado ya no es un resultado del campo restringido a la superestructura política.producción (Poulantzas.

y otro concreto. La primera. en segundo lugar. a través de la cual se va modificando paulatinamente la relación de fuerzas en la sociedad. es aquí entendido como una relación social históricamente determinada y perteneciente a un modo de producción específico. Como podemos entrever. resulta muy útil sostener una distinción entre Estado y aparato de Estado. conquistar la hegemonía no significa apenas conquistar el gobierno. que la lucha pasa ahora a abarcar la totalidad del campo de la sociedad civil. aunque los elementos de una formación económico-social dependan para su articulación de prácticas históricas concretas. dado que.resulta sensiblemente ampliado. El Estado. tanto en la sociedad capitalista como en las otras. al contrario. pues. gran parte de esas diferencias teóricas se deben a la coexistencia de dos niveles de análisis en la consideración del Estado – tal como ocurre con el concepto de clase–. en tanto que el aparato estatal se torna la modalidad de Estado concebida como adaptación a las sucesivas configuraciones de la dinámica social (Rojas. sino una serie de rupturas que indican los diversos cambios de esa relación de fuerzas. Así. tal vez la única categoría proveniente del estructuralismo althusseriano que merezca sobrevivir. Por eso. De ello derivan dos consecuencias importantes para la práctica y el análisis políticos. otras prácticas pueden proponer y luchar por articulaciones diferentes. un momento único de ruptura revolucionaria. referido al modo de producción capitalista. que el poder no se conquista en un único acto. Y. No hay. 1981). es el resultado de una larga guerra de posición. un nivel abstracto. sino también modificar el sentido común de las masas y alcanzar una articulación general de la sociedad. esto es. . perteneciente a una formación económico-social particular.

esos aparatos . En segundo lugar. Sin embargo. Es cierto que está compuesto por una serie de aparatos diferentes. Como una condensación de las relaciones de clase. debemos destacar que esa discordancia entre las evoluciones paralelas de los aparatos de Estado y las relaciones de producción dominantes no se reducen a una mera cuestión temporal. políticas e ideológicas estatales. la clase dominante o la clase hegemónica dentro de una alianza disfruta de una posición privilegiada de fuerza. Del mismo modo. Una vez atrincherada en ellos. excepto en momentos de aguda crisis política. una evolución correspondiente. los aparatos de Estado llevan sus marcas. ya que su coexistencia implica formas diversas de interpretación y permutación de las clases y modos de producción. si la base económica de una clase experimenta un debilitamiento o una caída. cuyo modo de interrelación tiende a corresponderse con la complejidad de la sociedad. lo hace a través de los aparatos de Estado. En primer lugar. de la misma forma que por el papel que ocupa en su mantenimiento. que funcionan como un filtro que determina la modalidad de las intervenciones económicas. desde la cual puede anular concesiones y dar por terminados o cambiar compromisos. todo lo que el Estado hace. Por eso. las que tienen una finalidad y un contenido que aquel les otorga. los aparatos de Estado ofrecen. No obstante la multiplicidad de los aparatos de Estado. en cualquier sociedad moderna no existe más que un Estado. una base estratégica para el cambio general de la política del Estado. en cuanto condensación material de las relaciones de clase. tal vez con alguna diferencia. su impacto en ellos experimentará.La función crucial dada al carácter de aparato de Estado se basa en su definición como cristalización material de las relaciones sociales dominantes dentro de cada sociedad.

el Estado tuvo que desempeñar una función más comprometida con el desarrollo de las clases como tal. hace algún tiempo trabajamos con la hipótesis general.[3] En esa segunda matriz. a diferencia de lo ocurrido en la mayoría de los países capitalistas avanzados. que se tornó imposible de restablecer en algunos casos y de donde derivó que el Estado se convirtiese en blanco principal del conflicto entre las clases. en la cual los conflictos son mínimos y los cambios que se realizan son de tipo incremental. “de cambio”. de que en la relación entre empresarios y Estado existirían dos matrices que actuarían como polos: una primera. especialmente después de las derrotas de los regímenes populistas. debido a la falta de una clase dominante que se constituyera de manera hegemónica. En esta matriz. con una alta autonomía relativa del Estado y en la que la clase dominante mantiene un control indirecto de sus aparatos. el Estado mantiene o pretende imponer y que son visualizados por ellos como perjudiciales a sus intereses. Éstos comprobaron que el dominio debía ejercerse mediante la primacía de la coerción y no sólo apelando al consenso. que hemos llamado “de continuidad”. por acción u omisión. En relación con este punto. además de las específicas de este texto. en la cual se centra el análisis de nuestros casos.forman un sistema más unificado que el constituido por los procesos de circulación que articulan los diversos modos de producción (Therborn. . y otra. los empresarios reaccionan frente a cambios y distorsiones presentes o futuros del mercado que. En los casos de Argentina y Brasil. con un alto nivel de conflicto y alteraciones abruptas o disruptivas. el dominio ya no es hegemónico sino que apela a otras formas. lo que los mueve a actuar y provoca una situación de conflicto que se expresa en términos corporativos y por el emprendimiento de acciones orientadas a un control más directo de las decisiones de los aparatos de Estado. 1979).

Pero una vez en el poder. “línea dura” y “línea blanda” o “gorilas” y “legalistas”. aunque las formas democráticas de gobierno se fueron extendiendo y consolidando últimamente como uno de los mecanismos más importantes a la hora de ejercer el poder en los países capitalistas. Así. los golpes de Estado constituyen un esfuerzo promovido por una coalición política para alejar. por medio de la violencia o de la amenaza de su utilización. a los dirigentes gubernamentales. que dentro de los sistemas democráticos de gobierno son los más efectivos. ilegalmente. por lo general denominadas “radical” y “moderada”. desde el Estado una clase social dominaría a las otras. Según Samuel Huntington (1992). entre los cuales destacamos los de representación[4] y mediación. Los grupos que participan en el golpe suelen encontrarse unidos exclusivamente por el deseo de invertir las tendencias que consideran subversivas del orden político. Decirlo de tal modo dejaría entrever una visión determinista y en todo caso autoritaria de lo político que está muy lejos de aquella que pretendemos sustentar. sino que emplea un amplio repertorio de recursos (Tilly. según la concepción que hemos adoptado. la toma del poder por los militares tiene como objetivo vetar la expansión de la participación política.Es importante señalar. los cuales fueron instaurados en América Latina a través de golpes de Estado. 2000). . que a menudo gravitan en torno de dos fracciones más amplias. no es extraño que esa coalición comience a dividirse en diferentes facciones. que. Ese dominio no se basa simple y únicamente en la utilización de la fuerza o en el concurso solitario de la clase dominante. entonces. a menudo las clases dominantes han recurrido a métodos autoritarios de control. También es importante destacar que.

[5] Bajo ningún aspecto podríamos considerar la argumentación como una . es posible que ocurra lo que habitualmente se describe como un “golpe dentro del golpe”. Éstas no son atributos de una clase. constatamos que existe una apropiación diferencial de las mismas y distintas posibilidades de elaborar conjuntos de ideas que puedan interpelar eficazmente a los aparatos estatales y a los otros grupos. Las ideologías como verbo y sustantivo Las ideologías son otro elemento importantísimo para mantener el dominio en las sociedades capitalistas.Con el tiempo. sino un quiebre de los pactos construidos entre diferentes componentes de su base de sustentación. la argumentación resulta un proceso clave mediante el cual se cualifica y escoge cursos de acción política. lo que no constituye más que un golpe de mano. Sin embargo. entonces. modificando bruscamente el equilibrio preexistente entre las fuerzas políticas que participan del gobierno. Así. llegando inclusive a cambiar sus valoraciones como resultado del proceso de persuasión recíproca. ya que no representa una fractura en la estructura del sistema institucional de ejercicio de la dominación social. los participantes son estimulados en el debate a ajustar sus puntos de vista con la realidad. Quiere decir que en la discusión es posible producir resultados que exceden a los que se pueden obtener por métodos autoritarios o tecnocráticos de elaboración de políticas. y hace que estas personas concentren su atención en un conjunto limitado de cuestiones. La controversia pública moviliza el conocimiento. la experiencia y el interés de mucha gente. Mediante los alegatos.

Hay quienes descubrieron lo dicho con asombro (Camou. a pesar de utilizar la misma expresión. en efecto acontece. La aparente comodidad de esta segunda alternativa también trae sus peligros. que tengan que procurarlos fuera de sus estructuras para gobernar con un mínimo de eficacia. 1992).[7] Cuando los intelectuales se refieren a la ideología. dado que condicionaría profundamente los lineamientos de las políticas a ser emprendidas por el Estado a propuesta de los partidos. dado que. nos queda la sensación de que. pues el conocimiento posee como uno de sus enormes atributos el hecho de ser acumulable y transmisible. cuanto por la incompetencia manifiesta de los partidos políticos y los aparatos de Estado en capacitar adecuadamente individuos para esa labor. como veremos. Por eso. La preocupación de los que nos alertan sobre sus consecuencias no es superflua. tanto por la profunda profesionalización de la actividad técnico-administrativa. si nos decidimos por cambiarlo. La situación de los partidos y los aparatos de Estado está lejos de ser inocua. lo que hace. se refieren a construcciones conceptuales. .[8] Ante semejante problema. En los últimos tiempos se ha vuelto central. aunque no se trate necesariamente de recompensas de tipo ilegal–. 1997) y manifestaron su inquietud (Treber. Ese préstamo de ideas[6] puede llevar consigo distintos tipos de retribuciones –lo que por lo general. ideas e intereses son inseparables. y conforman dos de las dimensiones que realizan la ideología. es posible indicar una disyuntiva en relación al curso a seguir: plantearse si aún es ventajoso continuar usando el término o rechazarlo y proponer uno nuevo en su lugar.tarea menor. y quizá radican allí las causas de sus innumerables conflictos y desencuentros. en el mejor de los casos. corremos el riesgo de descartar un concepto todavía útil por ciertos embalajes con el que a veces nos es presentado.

1998). según los distintos grados de inclusión. En un extremo. aunque con un gran número de matices intermedios. Esa línea de interpretación se inicia en . significado que podemos colocar cerca del concepto de “falsa conciencia” o “conciencia invertida”. en alusión a un conjunto heterogéneo de ideas que interpelan a los individuos en todo momento[9] e indican cómo éstos “vivencian” sus prácticas sociales. sobre todo. con el fin de no profundizar más la confusión y de rescatar parte de las prolongadas discusiones que en torno de ese concepto se han sostenido. asemejándola al término “cultura”. seguiremos la primera opción y trataremos de deslindar los tortuosos límites del término “ideología”. mediante. creencias y valores de la vida social. en sentido antropológico. encontramos aquellas definiciones que identifican a la ideología con ideas y creencias que ayudan a legitimar los intereses de un grupo o clase dominante. En el extremo opuesto. encontramos aquellas definiciones que hacen referencia a la ideología como el proceso material general de producción de ideas. La ideología denotaría así todo el complejo de prácticas significantes y procesos simbólicos en una sociedad particular. tratamos de encontrar algunos denominadores comunes. la distorsión y la disimulación.Tomando en consideración el estado de la cuestión. Quienes la estudiaron rigurosamente encontraron más de cien acepciones diferentes de acuerdo con distintas épocas y lugares (Eagleton. La lista de las formas en que la categoría de ideología ha sido empleada es de las más extensas. hasta resumir la lista en dos acepciones. fundamentalmente en cuanto a la elección del entramado de categorías ya empleadas. Para simplificar.

después de formularla. consideran que así se excluiría del debate los nexos entre los agentes económicos y las ideologías. él mismo se encargó de introducirle numerosos matices (Marx. al analizar el concepto de clase. aunque es injusto englobar toda su producción de ese modo. ya que muestran una mirada atenta sobre un hecho problemático. Tales posturas se encuentran bastante lejos de las ideas caricaturescas que habitualmente se presentan sobre el concepto de falsa conciencia y constituyen valiosos aportes. como Therborn. además de las relaciones de producción. pero tal vez toscos mojones. descubrimiento que generó gran cantidad de debates posteriores. el panorama interno está lejos de ser claro para cualquiera de las opciones que . Algunos rechazan cualquier vínculo estrecho entre clase e ideología. Postura ésta que. al considerarla como uno de los mecanismos decisivos en el momento de constituir la personalidad y los cursos de acción de los sujetos. que corren de forma interna o externa a las propias clases. dado que. se contrapone a su propia noción de ideología. sería necesario incluir sus relaciones en cuanto a los niveles “políticos” e “ideológicos” (Poulantzas. y otros intentan establecer una conexión entre los dos conceptos por diferentes carriles. Más allá de estos macizos. Consideramos.Marx ([1857] 1983). que en el momento de definir las clases. dado que. en parte. 1970). algunos de los cuales intentaremos abordar durante el desarrollo de nuestro trabajo. De esa confusión terminológica deriva un segundo problema importante. para lo cual nos encontramos con diferentes formulaciones. la vinculación de la ideología con las clases sociales. con distinta intensidad. la imposibilidad del conocimiento verdadero. lo que no es aceptado por quienes. [1852] 1971) que. no encontramos razones para excluirla en la definición de los conjuntos que los agrupan. resuenan en numerosas obras hasta nuestros días.

en un determinado orden social. la razón no es algo previo y autónomo desde donde se reconstruye la praxis. a su vez. Teoría y praxis se conjugan mutuamente. de conocimientos para la vida diaria. lo que existe. pues son las que les dicen lo que es. cómo es el mundo y cómo es la relación entre ellos y ese mundo. como también lo hace con la personalidad de los individuos. Por este motivo no seguimos sus demarcaciones en todo momento. Es un objeto que pone y es puesto a su vez en acción. una función importantísima en la vida de las personas. sino que las transgredimos cuando lo consideramos oportuno. ella imprime velocidad y freno. y encontramos en cada una de ellas argumentos razonables para muchos de nuestros interrogantes. . a partir del cual pueden descifrarla. les indican qué es posible y les muestran cuáles son los niveles aceptables para sus aspiraciones.escojamos. sino una dimensión en la cual se realiza. así como les otorgan diferentes tipos y cantidades de ambición. sino que la moldea dialécticamente. 1978). Sin embargo. Más allá de todo reduccionismo anacrónico. la ideología es verbo y sustantivo. de confianza. el bien y el mal. las ideologías cumplen. quiénes son ellos. determinando el concepto de legitimidad del poder y las restantes interrelaciones personales. De la forma en que las concebimos. entonces. Ellas también deciden lo que es justo e injusto. su iniciativa no está descontrolada. En definitiva. ya que igualmente decide lo que es imposible para cada individuo (Therborn 1979 y 1998. La ideología no se limita solamente a brindar una interpretación a posteriori de la realidad. a los que coloca. La ideología como tal no es una simple interpretación/explicación de la realidad. Las ideologías proporcionan a las personas diferentes tipos y cantidades de identidad. si es necesario. Gouldner.

Una vez que la praxis social creó una relación de poder. 1986). A través de él la experiencia humana puede ser objetivada y manifestarse en productos de la actividad humana. de modo que la praxis produce la realidad y. que son elementos de un mundo común y que están al alcance tanto de sus productores cuanto de las otras personas. Éste es capaz también de transformarse en depósito de vastos cúmulos de significado y experiencia. cruza y moldea la razón. es decir. El lenguaje es uno de los medios más importantes de transmisión de ideologías. podemos concluir que ciertas concepciones ideológicas determinan prácticas concretas y éstas. La realidad de la vida cotidiana no sólo está llena de esas objetivaciones. La teoría reflexiona sobre la praxis. Desde ningún punto de vista la razón es aséptica. la comprensión del lenguaje resulta esencial para cualquier tentativa de comprensión de la vida cotidiana. a su vez. que absorbe sus condiciones fácticas. mediante la producción humana de signos. la aprende en forma de conocimiento. Y es mediante la significación. métodos e intereses. debido a su capacidad de comunicar significados que no son expresiones directas de su objetividad “aquí y ahora”. que podemos compartirla con nuestros semejantes. Como es compartido con otros de manera preestablecida y está . la legitima (Lechner.Por eso. Por tanto. que pueden ser preservados a través del tiempo y transmitidos a las generaciones futuras. la razón ya está impregnada por su propia realidad. sino que únicamente es posible debido a ellas. La realidad del poder penetra. El lenguaje se origina en la vida cotidiana. como autorreflexión. condicionan a las ideologías. pero su lógica también está formada por la lógica de la praxis social. a la cual toma como referencia primordial.

también nos separa.relacionado a lo que existió antes de cada uno. construir y transmitir el mundo que nos envuelve. Así. nos proporciona una posibilidad ya dada para las continuas objetivaciones que necesitamos para desarrollar nuestras vivencias. el lenguaje no es apenas una particular forma de expresión. Pero si bien el lenguaje nos une. es fundamentalmente una particular forma de aprehender. capaz de tender puentes entre mundos diferentes. que son reales tanto objetiva cuanto subjetivamente. por el cual su apropiación no es neutra e inclusive para muchos puede estar vedada. a las que también tipifica y. una pequeña cantidad de letrados en el uso de lenguajes inaccesibles para los profanos –como el inglés y la informática en la era actual– pasa a pertenecer a una intelligentsia bilingüe. De este modo. como así también de “recuperarlos” y presentarlos como elementos objetivamente reales. descifrar. ordenar. Está vinculado a un orden de poder. De esa forma. Éste es capaz de construir símbolos extremadamente abstraídos de la experiencia cotidiana. las torna anónimas. temporales y sociales. El ser humano vive en un mundo de signos y símbolos que constituyen el modo de aprehender su realidad (Berger y Luckmann. el lenguaje extiende puentes entre diferentes zonas dentro de la realidad de la vida cotidiana. 1968). a su vez. integrándolas de un modo significativo. Esa trascendencia tiene dimensiones espaciales. Debido a su capacidad de trascender la situación del “aquí y ahora”. los individuos forjan una estructura de . En ese lento proceso de interacción recíproca entre la abstracción de las ideas y lo concreto de lo real. razón por la cual en cualquier momento todo lo que existe puede ser actualizado a través del lenguaje. las experiencias biográficas se incluyen constantemente dentro de ordenaciones generales de significados.

Para ello buscan nuevas fuentes de legitimación. a partir de períodos más recientes. debido a algunas derivaciones colaterales. Las clases. algunas ideas son aplicadas para mantener la dominación dentro de esa formación histórica de una manera como nunca antes había ocurrido. en el sistema capitalista. además de coexistir un amplio conjunto de ideas por las cuales se somete y califica a los individuos dentro de una sociedad en cualquier período (Therborn. en el capitalismo. porque. encontrando su propio “lugar” ideológico a partir del cual operar sobre la realidad. No obstante. deben hacer efectivo su dominio por métodos indirectos. es cierto que. Sin entrar a considerar sus fundamentos psicológicos. que en la época burguesa conforma el basamento de las ideologías. sobre todo. existen otras más específicas pertenecientes a las clases en que la sociedad se ha dividido. . podemos señalar que los intereses humanos tienen origen en las gratificaciones esperadas. De acuerdo con esta concepción. a lo largo de la historia. en las cuales el poder de la clase dominante se ejercía mayormente a través de la coerción. aunque para su justificación pudiesen revestir estos métodos con ropajes que los hiciesen menos intolerables y opresivos. Por lo tanto. a diferencia de épocas pasadas. por lo que se produce una tensión entre retribución y justificación. tienen que recurrir a la ideología como mecanismo de dominación.pensamiento y acción. según las cuales. 1998). dado que sus intereses no pueden ser impuestos de manera visible. sin embargo. como resulta imposible satisfacerlas de inmediato. y en especial la burguesía. nos parece necesario establecer una distinción entre el capitalismo y las otras épocas (Gouldner. deben colocarse límites a esas apetencias. el ser humano estuvo siempre sujeto a una profunda y constante interpelación por parte de las ideas. 1978).

A diferencia de los propietarios de esclavos de la Antigüedad o de la nobleza en el feudalismo. los intelectuales y los políticos. los propios intereses se despersonalizan y ganan un carácter público. aparentemente dentro de la propia ideología. que rutinariamente manejan el sistema de gobierno y la coerción. Son otros los encargados de producir la vinculación entre sus intereses e ideas para justificar su dominio. como por ejemplo. Para tornar un poco más complejo el ya intrincado panorama de la vinculación entre las clases sociales y las ideologías. por medio de otros que son los que ejercen efectivamente la coerción y la fuerza sobre las cuales descansa el sistema. aún resta otro problema por resolver. la alianza. tampoco realiza otras contribuciones a la cultura que no se reduzcan casi por completo a lo económico y mucho menos se ocupa del manejo directo de los medios de violencia y coerción. La clase dominante bajo el capitalismo domina a distancia.[10] La interpretación de Alvin Gouldner nos pareció más adecuada que el camino escogido por Therborn para relacionar ambos términos. y sobre los cuales se deben ejercer otros tipos de controles para que no cobren total independencia y se tornen ingobernables. . esto es. incluidos los materiales.Mediante las ideologías. Esto es la burocracia. que es donde radica la vinculación entre ideas e intereses. la cooptación. lo que implica colocar la protección final de su posición de clase en manos de extraños. de las clases. la mediación. dado que este autor se interesa por la distinción entre las dimensiones discursivas y físicas de la producción ideológica. la clase dominante capitalista no participa directamente de la actividad política. la negociación y el consenso. en los cuales no siempre tiene plena confianza.

Gramsci ([1949] 1987) llama a los primeros “intelectuales tradicionales” o. provisoriamente. que como en la conocida fórmula enunciada por Robert Merton. Por un lado.La complejidad de esos tipos de dominio y la despreocupación que manifiesta la clase dominante por esas tareas hicieron necesario el surgimiento de un personal específico encargado de emprenderlas. tradicionalmente se ocupan de crear. intelligentsia. a los vinculados orgánicamente a las prácticas específicas de clase. distribuir y aplicar la cultura de forma general y. Podemos calificar a sus integrantes. Éstos raramente reciben el nombre de intelectuales y de forma usual son mencionados con el más vago calificativo de “técnicos” o “expertos”. se ocupan de los medios y no de los fines (Merton. como intelectuales. a su conjunto. por otro. y a los segundos. sino . “intelectuales orgánicos”. puede hacerse referencia a todos aquellos que. nuestro interés se centra aquí en la segunda categoría. Más allá de la importancia que pueden revestir los intelectuales tradicionales. 1965). Se evita así que entre en colapso el sistema en general o se dañen sus zonas medulares y se resguarda la dominación de clase y a aquellos que de verdad detentan la mayor cuota de poder. Los grupos y sus estrategias Dijimos anteriormente que entendemos el poder no sólo como la capacidad de gobernar o como el simple acto de conquistar la administración. ya que también sobre ese término se cargan significados diferentes. La ventaja de recurrir a ese tipo de individuo es que pueden ser reemplazados cuando sufren o producen averías de importancia. recibiendo el reconocimiento como tales.

abriremos un breve paréntesis para referirnos a los significados de las expresiones lobby y think tank. Con la palabra lobby. Como tal. cualquiera que sea su expresión –personas. aunque podamos hacer mención a la actividad a la que alude. O sea. no utilizaremos ese término. Así. el número organizado. actuando como intermediarios. mejor aún. tropas o dinero–. en particular el hecho de que los institutos . la agregación humana se torna una manera de poder. Antes de comenzar a detallar más este punto. de lo que habitualmente realizan los grupos de presión. 1985). el número. deja de lado cuestiones importantes para nuestro análisis. y. o lobbying. muy utilizadas en el medio empresarial y adoptadas por el medio académico para señalar el modo en que algunos grupos se articulan con el objetivo de ejercer su poder. se indica habitualmente la actividad por medio de la cual los representantes de un grupo de interés. puede llegar a ser –y de hecho lo ha sido en muchas ocasiones a lo largo de la historia– una de las formas que configura poder.como la capacidad de influir de múltiples modos en las decisiones que los miembros de la sociedad adoptan. Con el concepto de think tank ocurre algo parecido. existen numerosas formas de poder y de ejercer el poder. pero no la totalidad. Entre éstas. Sin embargo. llevan al conocimiento de legisladores o gobernantes los deseos de sus representados. es una transmisión de mensajes de los grupos de presión a aquellos que deben tomar alguna decisión por medio de representantes especializados (Bobbio y Matteucci. Evidentemente. Esa tarea es una parte. ya que también alude de manera parcial a un aspecto de los institutos de investigaciones económicas que aquí estudiamos al referirse a la capacidad de aglutinar en un espacio común a individuos altamente calificados que comparten ideas más o menos convergentes.

Corresponde. social o espiritual. no son apenas reservorios de ideas. entre las cuales se destacan los grupos de presión y de poder. Quiere decir que. ya que necesariamente los conceptos se superponen. Estos grupos enarbolan frente a los demás ciertas reivindicaciones para el establecimiento. buscan defender tanto ventajas materiales como valores morales dentro de la sociedad. entonces. sobre los fundamentos de una o varias identidades de orden físico. las pueden determinar. esto es. es necesario procurar conceptos más abarcativos que puedan incluirlos de manera más conveniente. comenzaremos por analizar el concepto de “grupo de interés”. Los grupos de presión se caracterizan por la existencia de una organización formal externa a la estatal y por contar con la posibilidad de accionar sobre los aparatos gubernamentales como forma de imposición de sus aspiraciones o reivindicaciones. En ese camino. proceder a delimitarlos con mayor precisión. que puede abarcar un sinnúmero de agrupaciones. a veces. son algo más y. de este modo. De manera tal que. pues éstas se vinculan con intereses fuertemente estructurados que.están patrocinados por entidades empresarias que ejercen un poder de ingerencia considerable y. mediante el ejercicio de la presión como modalidad de lucha para la consecución de sus objetivos. Es ésa una definición muy amplia y ambigua. quizá el más amplio. la distinción entre esos grupos no queda clara. en la práctica. el mantenimiento o la ampliación de las formas de conducta que son inherentes a las actividades compartidas por sus integrantes (Meynaud. Ese . aunque los institutos sean todo eso. Con esa expresión hacemos referencia a las uniones de actores sociales que. por tanto. 1963).

Sin embargo. podríamos continuar con un extenso menú clasificatorio que tomara. 1963). a fin de cambiar o de conservar la distribución de bienes. una de especialización y otra de reagrupamiento. las organizaciones profesionales pueden representar clases o fracciones de clases. el tamaño de las empresas que agrupan. Las organizaciones patronales pueden dividirse. en aquellas que representan a los grupos del comercio. sin perseguir intereses materiales directos (Meynaud. el origen del capital. las relaciones que mantienen con el mercado interno o externo. Así. los bancos y las finanzas.conjunto de individuos. A pesar de su gran variedad. preferimos terminar aquí para no . de diferenciación y unificación en conjuntos más amplios que corren en paralelo. grupos que promueven la defensa de posiciones espirituales o morales dentro del conjunto de la población. y las agrupaciones de vocación ideológica. o sea. por ejemplo. Con la expresión “grupos de poder” aludiríamos a aquellos que actúan fundamentalmente desde dentro de los aparatos de Estado (Tuñón de Lara. limitaremos nuestro análisis a aquellas que empleamos aquí más o menos directamente. servicios. Como sería imposible hacer referencia a todas las categorías que estos grupos llegan a comprender. 1979). que tienen como objetivo esencial la conquista de ventajas materiales para sus miembros o la protección de situaciones adquiridas. En este sentido. la industria. en otras palabras. unidos por motivaciones comunes. obligaciones y oportunidades. trata de influir a través del uso o de la amenaza del uso de premios o castigos en las decisiones tomadas por el poder político. el comportamiento de las organizaciones obedece a una doble tendencia. a su vez. La primera distinción que estableceremos es entre las organizaciones profesionales. etcétera.

Esa situación de cambio constante las obliga a cumplir una triple tarea para continuar con su existencia y funciones: ganar la adhesión de nuevos miembros. finalmente. para lo cual depende de tres grandes grupos de factores: los recursos disponibles y en uso. el ámbito en el que está inserta ejerce un fuerte influjo sobre su estructura y comportamiento. todas ellas cuentan con un círculo preciso de miembros. es ésa su intención. No obstante el hecho de que esas organizaciones son susceptibles de experimentar considerables variaciones en su duración y firmeza estructural (Duverger. A partir de ahí. Entre éstos distinguiremos a aquellos que componen su cuadro directivo. en primer lugar. Una vez que una organización alcanza a ver la luz. pensar en conservar sus recursos y mantener el número y la buena voluntad de sus miembros. Al menos. dirigida a fines y objetivos específicos. la especie del proceso y. 1967). aun cuando posean un sistema abierto y sus miembros cambien con frecuencia (Mayntz. Por esa razón. Las organizaciones se encuentran en una relación de permanente intercambio con el medio social. 1982). un gran número de condiciones ambientales. Tanto los medios como los presupuestos. tendrá que. pero conservando normalmente su identidad. . una íntima diferenciación de funciones y están articuladas de manera consciente. tiene que garantizar su continuidad a través del tiempo.perder de vista lo esencial. los objetivos y los cambios que pueden ocurrir en una organización dependen del entorno. conseguir su permanencia y hacer que desempeñen adecuadamente sus funciones.

de modo que no se produzca una pérdida de su identidad. Cuando eso ocurre. las organizaciones enfrentan su problema más difícil.tomando en consideración dos elementos importantes: la calidad de los dirigentes y la amplitud de las relaciones que constituyen. esto es. en este sentido. a saber. deben perseguir objetivos y conservar su estructura. no es una tendencia natural. cambiando unos y otra si es necesario (Huntington. y evitar o limitar al mínimo las tensiones. 1992). conservando la medida necesaria de integración. 1967). por más importante que sea la tarea de construir la . preservar su estructura y funcionamiento. Y. Las instituciones se encuentran siempre ante una relación entre adaptabilidad y rigidez. Cumplir con esos objetivos puede constituir una tarea bastante difícil debido al hecho de que los individuos tienden a maximizar sus beneficios particulares y minimizar sus compromisos cuando es posible diluirlos en el esfuerzo colectivo (Olson. que su capital. los conflictos y los fenómenos de desintegración frente a los cambios. tanto en el interior cuanto en el exterior de la organización (Meynaud. 1963). deben saber adecuarse rápidamente a las mudanzas operadas en el medio ambiente (Mayntz. la organización deja de existir o se transforma en una carcasa carente de sentido para la sociedad en general. mediante una regulación adecuada de las relaciones cambiantes con el entorno. Después del alumbramiento y de haber sobrevivido a los momentos iniciales. sino un cálculo más o menos preciso de intereses. por último. miembros y esas mismas relaciones se concreten en forma continua. De cualquier forma. La acción colectiva. 1982). Seguidamente. Nada más perjudicial para una organización que sus objetivos dejen de adaptarse a las circunstancias del contexto y pierdan así la consideración social o dejen de coincidir con las actitudes valorativas de la población. la organización debe garantizar.

cuando falla todo intento de persuasión y las autoridades se revelan insuficientemente receptivas a los ojos de sus interlocutores. se puede apelar a otros recursos. entre los recursos más comunes encontramos los ensayos de persuasión. utilizando circunstancias de sus vidas privadas. Por eso. Entre las amenazas más comunes encontramos la de no reelección. A pesar de que la mayor parte de los ensayos de persuasión alcanza su objetivo. cabe la posibilidad de que se produzcan desacuerdos particulares entre los que desempeñan el gobierno y aquellos que ejercen su control indirecto. los grupos no se constituyen como tales simplemente por el placer de estar juntos. Este término debe ser tomado en un sentido amplio. como quizá el uso de la fuerza sea más apropiado de los comportamientos de grupos menos cultivados que de los modos refinados . aunque pueda incluirla.estructura de una organización. para lo cual disponen de un amplio repertorio de recursos. dado el dominio indirecto que ejerce la clase dominante y su manifiesta indiferencia hacia esos tipos de tareas. En primer lugar. no reducido apenas a la agresión física. de hacer lo que los grupos de interés proponen. aunque no consigan emplearlos todos. o sea. Sin embargo. derribar el gabinete con el apoyo de diputados aliados o amigos –en aquellos países que cuentan con un gobierno de tipo parlamentario–. Anteriormente destacamos la importancia de los intelectuales en la elaboración y consecución de esos alegatos. entre ellos las amenazas. su integración tiene como principal meta la acción. por los que se trata de convencer a las autoridades competentes mediante argumentos racionales y otras informaciones de que se reclaman reivindicaciones justas y necesarias. poner en riesgo la carrera de los funcionarios y el chantaje de autoridades u hombres públicos.

en lugar de imponer castigos de ese tipo a aquellos que no cumplen con su designio. que consiste básicamente en el financiamiento de los partidos políticos u organizaciones privadas. resulta más acorde con su estilo premiar a los que lo hacen. al mismo tiempo. Éste tendría origen. estatales y privados. y. pueden asegurarse una actitud favorable a sus reclamos utilizándolo en dos niveles. una corona de rústicos laureles era la mayor de las honras. hasta los que defienden la paz mundial son premiados con un cheque nominal. El primero. desde otro ángulo. En el presente.de la clase dominante.[11] Lejos de cualquier interpretación moralista del fenómeno. la cual ha requerido profesionales y publicidad mediática altamente costosos. En la antigua Grecia. si los grupos disponen de dinero suficiente. en el asombroso encarecimiento de la actividad política experimentada en los últimos años. como un efecto del fracaso de las estrategias sociales de cooperación. 1992). . 1993). de tal modo que. que incluye una amplia escala de corrupción. de orden individual. éste puede ser visto. dado el formidable incremento del financiamiento privado. difíciles de financiar con los escuálidos aportes estatales (Sartori. de orden colectivo. en un segundo nivel. Los problemas que la práctica del financiamiento de los partidos lleva implícitos son importantes –y no se remiten apenas a la época actual–. que prevén respeto a las leyes y fe en la imparcialidad de los procedimientos públicos (Vannucci. Hoy pocos se sentirían suficientemente gratificados con semejante distinción. y muchas veces puede llegar a provocar desagradables efectos colaterales. como el éxito de las estrategias de cooperación y coordinación entre grupos restringidos de agentes. y. como una de sus tantas causas.

razón por la cual los grupos todavía pueden recurrir a un último tipo de recurso. Clave con la cual podríamos interpretar muchos fenómenos políticos del pasado y otros ocurridos recientemente. se puede recurrir a una amplia gama de sabotajes de la acción gubernamental. deben evaluar y . Por lo tanto. se contentan con apenas unos pocos laureles y se empeñan. en no dejarse influenciar por los “prudentes” reclamos de la clase dominante. como cuotas de afiliados o simpatizantes. Entre estas medidas encontramos la negativa de cooperar con los poderes públicos. que pueden ir de la huelga al lock-out. algunos. Aunque sean importantes.Las formas en que se materializan tales contribuciones son sumamente complejas. aunque no lo hagan necesariamente de manera consciente. es importante destacar que cada vez que inician alguna de esas acciones para defender o ampliar sus intereses. La historia se encuentra pletórica de esos acontecimientos. complicando el trabajo administrativo. en la actualidad tienden a generalizarse las contribuciones en servicios o especie. a través del montaje de crisis financieras y la negativa a pagar impuestos. sin ser griegos. la acción directa. El hecho de que los grupos de presión puedan disponer de un generoso repertorio de recursos no implica que su aplicación sea aconsejable en todo momento y lugar. favorables (Meynaud. contra viento y marea. 1963). y la presión sobre la tesorería. que constituyen tal vez los casos más trágicos. En ese caso. entre ellos los procesos hiperinflacionarios. en la medida de lo posible. esos tipos de medidas también pueden fallar. Además de los tradicionales instrumentos. prueba de fuerza que funciona como una táctica para entrar nuevamente en juego bajo condiciones diferentes y. Con todo. dadas las restricciones que se imponen sobre las formas de aportes realizadas de manera directa. donaciones a fundaciones dependientes de los partidos o aportes a las campañas.

la permanencia de la situación y el impacto sobre el conjunto de la sociedad. muy raramente. En primer lugar. ya que. Como se podrá advertir. y otra ofensiva-defensiva. de la imagen que se quiere sugerir o mantener frente al público y del terreno en que decida operar o donde esté obligado a combatir (Meynaud. que puede incluir una etapa defensiva. una etapa ofensiva. cuando se emprenden acciones para lograr el retorno a una situación anterior o para revertir las consecuencias de una derrota precedente. En forma paralela. o sea. el Poder Ejecutivo y la Administración. iniciada por lo general ante la inminencia de una respuesta adversa del aparato gubernamental o por la acogida favorable que éste dispense a una organización rival. 1963). en la cual se trata de obtener nuevas ventajas o ampliar las existentes. pudiendo centrarse su acción en tres importantes vías de acceso: el Parlamento. la evaluación de los resultados de la actividad de los grupos de presión no es tarea simple. de la amplitud y de la naturaleza de los recursos disponibles. por último. que dependen de las facultades propias del grupo. habrá que escoger el terreno. Además de tomar en cuenta los diferentes aspectos enunciados. Y. deberán escoger el momento. deben recurrir a la vía judicial. se procederá a la elección de los medios. aquí utilizaremos tres criterios para apreciarlos: la amplitud de los resultados en relación al objetivo. esto es. elección que. Por eso. se encuentra severamente limitada. debido a la división del poder estatal. la libertad de maniobra de los grupos dependerá de la naturaleza del programa en cuestión y de la distribución de las atribuciones en el seno de los aparatos de Estado. si los resultados constituyen un hecho aislado o si poseen influencia .prever tres situaciones.

1963). 1985). tercero. Cerrando. que brinda su apoyo a ciertos valores sociales y emite juicios sobre problemas particulares (Meynaud. las funciones que cumplen. y “problemas descuidados”. Albert O. para hacer nuestro análisis sobre las organizaciones necesitaremos evaluar un conjunto de cuatro variables: primero. a la vez. la distribución de los intereses. Por estas razones. por los cuales aquellos que efectúan las demandas no disfrutan de un acceso adecuado y tienen que llamar la atención de formas indirectas (Hirschman. 1963). Pautas que. las demandas y el grado de satisfacción de las mismas. hasta canalizar y racionalizar aspiraciones y movimientos que de otro modo tomarían. pasando por procurar consenso con los interesados por las medidas proyectadas. y distingue entre “problemas privilegiados”. y las reacciones de la opinión pública. para hacer un análisis de este tipo también es importante tomar en cuenta que el Estado nunca considera la acción de los grupos de forma igualitaria. los peligros enfrentados en su actividad. rivales y aliados. segundo. que coloca al grupo considerado frente a indiferentes. y cuarto. dependen de estas tres series de factores: el juego de las fuerzas políticas en sus relaciones con los aparatos estatales. Hirschman observa que los actores sociales son representados de manera desigual por los partidos y organismos estatales. que van desde proporcionar información completa y detallada sobre la situación a los responsables de los servicios administrativos. . Al respecto. por los cuales los implicados tienen un acceso directo a los gobernantes. muchas veces. la influencia general que los grupos alcanzan sobre los sectores de la actividad gubernamental y el balance que establecen entre los diferentes poderes de los aparatos de Estado (Meynaud.global. forma desordenada y violenta.

Esa capacidad de veto. casi diaria. pero. tal vez erróneamente. reducción de inversiones productivas. Acuña y Golbert. 1987 y 1988). apoyar un gobierno o ayudar a su derrumbe no depende exclusivamente de un acto. se considerarían problemas privilegiados: sus miembros no participan sólo políticamente a través de la competencia electoral para decidir la organización y distribución de los recursos sociales.Los problemas de la burguesía dentro de una sociedad capitalista. esto es. por ejemplo. como lo hacen las otras clases. entonces. que las prácticas políticas de la burguesía no son disociables de sus comportamientos económicos. tanto en regímenes democráticos como autoritarios. disponen. sino principalmente de su voluble humor cotidiano (Acuña. en gran medida. 1990). contratar o expulsar mano de obra. Esta segunda forma de participación es clave. y como tales. y el privilegio que tienen los capitalistas de hacer escuchar sus demandas son los que determinan. fijación de precios o acciones especulativas. fuga de capital. los empresarios otorgan. Adolfo Dorfman y Javier Lindemboin observan esta característica en el comportamiento de la burguesía argentina anterior a la etapa peronista. Estos recursos permiten ejercer presiones sobre los gobernantes con mayor fuerza aún que con las prácticas políticas (Schvarzer y Sidicaro. ya que la decisión de un empresario de invertir o no. dueños de los principales medios de producción. mientras que en el ámbito económico lo hacen a través de múltiples prácticas coyunturales que no siempre pueden ser registradas como. la interpretan como un indicador de . 1988 y 1995. del control del excedente y la inversión. que generalmente sea innecesaria una compleja organización de su acción colectiva. en gran medida. también son agentes de acumulación. y nos remiten a dos ámbitos distintos pero inseparables: en el sistema político. ser innovador o conservador. retiran o negocian más o menos públicamente con las autoridades. Podemos concluir.

que se asemeja en parte al de las economías industriales avanzadas. tal comportamiento está muy distante de ser del tipo que prevalece en América Latina. además de reflejar un . Cardoso (1967) – en un razonamiento que comparte. con Guillermo O’Donnell (1977)–. Entre tanto. La excepción la da el caso argentino. En ellas. Lindemboin.[12] mientras en América Latina. la fragmentación regional dentro del mismo contexto nacional y la debilidad institucional manifestadas por el Estado en la mayoría de las naciones latinoamericanas. (Tomemos los vaivenes de la tortuosa política de los países del área respecto de la moneda o la apertura externa de la economía para tener una idea clara de cuán problemáticos pueden ser en el momento de concretar algún emprendimiento de largo plazo si no se tiene el mínimo control de esas variables. las condiciones históricas que determinaron el desarrollo en la región se apartan considerablemente de las que imperaban durante el nacimiento del capitalismo en las naciones europeas occidentales. Sidicaro (1995) señala que la presencia directa del empresariado en el poder político. que fundaron sus críticas básicamente en la imprevisibilidad. 1975 y 1976). características que conforman. según Ricardo Sidicaro.debilidad y no de fortaleza (Dorfman. en general.) Paralelamente a esta motivación. aunque con un fuerte componente de sectores comerciales y militares entre las filas burguesas. Como señala Fernando H. 1970. ésta se encuentra con un tipo de Estado dado de antemano. es la burguesía industrial en expansión la que moldea dialécticamente al Estado. entre otros. Este particular desarrollo histórico imprimió a la acción estatal características poco racionales a los ojos capitalistas. uno de los principales factores para que los empresarios participen más activamente en política.

poder actuar tanto sobre otras instituciones cuanto en los aparatos estatales. gracias al doble poder de veto que ejercen y al hecho de que sus problemas son “privilegiados” por las autoridades (Hirschman. la dominación se ejercería de manera indirecta. cediendo. La teoría general acerca del comportamiento de los empresarios coincide en señalar que no necesitan establecer organizaciones fuertes. puede ser tomada como un indicador de la crisis que afecta a la esfera estatal y de la necesidad que tienen los gobiernos con escasa legitimidad de encontrar en los pactos con las organizaciones patronales acuerdos de gobernabilidad. en los cuales se confunden las funciones . consideramos que esa argumentación no sería aplicable en los casos de Brasil y Argentina. sin la necesidad de repetirles insistentemente a las personas qué es lo que deben hacer y cuál es el momento adecuado para hacerlo. aunque. Sin embargo. por las dudas. 1985. 1978). En éstos. tanto la existencia de un Estado fuertemente vulnerable y que no representa con fidelidad los intereses de la burguesía. Estas prácticas revelan un fenómeno bastante difundido en Argentina. como el alto grado organizativo alcanzado por otras clases sociales. en contrapartida. a partir de ellas. en los cuales los actores en cuestión tuvieron que construir entidades corporativas más sólidas para. Brasil y otros países de América Latina. espacios en la toma de decisiones. influyeron en América Latina para que aquella tuviese que conformar una estructura mucho más fuerte que las desarrolladas en los países considerados centrales. Offe y Wiesenthal. 1980/81).comportamiento particular de esos grupos de empresarios. con el objetivo de imponer sus reivindicaciones en particular y controlar los cambios que pudiesen producirse en el mercado. De esta forma. se reserven importantes controles con los cuales poder intervenir por fuera de los aparatos estatales llegado el caso (Gouldner. o sea.

aquí. por los mismos individuos o grupos íntimamente relacionados (Hirschman. Sidicaro. en la búsqueda de un poco de estabilidad. donde esas funciones son ejercidas por distintos actores sociales. al paso que otras empresas. tanto en el antiguo régimen autoritario como en el actual régimen democrático. los gobiernos precisaron acentuar los canales de consulta. han alcanzado. el Estado y los partidos se retraían. Esto es. . 1985). Este fenómeno ocurriría en la mayoría de los países latinoamericanos. paralizadas muchas veces por diferentes líneas internas que se entrecruzan en su seno o con limitaciones orgánicas. tanto la acumulación cuanto las políticas públicas encargadas de regularla fueron conducidas y. dado su peso específico. la mayoría de las veces. contrasta de manera evidente con la escasa trascendencia del Parlamento en la materia. en los cuales los efectos de la larga y profunda crisis enfrentada permitieron el surgimiento y fortalecimiento de grupos altamente concentrados. En consecuencia.“empresarial” y de “reforma”. formales e informales. En segundo lugar estaría la debilidad estructural tanto de los partidos políticos cuanto de otros actores para promover cambios profundos. con esos grupos económicos. 1995). a diferencia de lo que ocurre en otros lugares. Esto les permite mantener una negociación más directa con el poder político y evitar las mediaciones hechas por las organizaciones corporativas del sector. Aunque de difícil solución. dinámicos y con actividades diversificadas. El peso que éstos poseen en el área ejecutiva. Sin embargo. se limita a refrendar hechos consumados fuera de su radio de acción. dentro del sistema económico en particular y de los otros en general (Ramírez. creemos que una primera respuesta al porqué de este particular comportamiento puede encontrarse en el tamaño sumamente reducido de nuestros mercados y en el dominio que las más importantes empresas. 1993. en algunos lugares continúan siéndolo. que.

Por la amplitud de estos conflictos y para establecer un mínimo de ordenamiento. . Al respecto. y que los que procuran aplicar una perspectiva unificadora constituyen una porción considerablemente menor. por último. esto es. conquistas laborales y sociales. podemos percibir que los trabajos están bastante divididos entre esas tendencias. de magnitud mayor a los que la clase dominante estaba dispuesta a tolerar. los hemos agrupado en tres niveles: el primero referido a un ámbito específico de discusión. debido a la existencia de conflictos y amenazas que el sector enfrentaba en la sociedad y a las estrategias empleadas por otros actores sociales y políticos con los cuales competía y que utilizaban esa misma vía para acceder a los favores dispensados por los aparatos de Estado. Si echamos un vistazo sobre la enorme producción acerca del tema. verbigracia. Se advierte que emprender un análisis de este tipo genera innumerables problemas. La participación directa del empresariado en la gestión administrativa habría sido ocasionada por la imposibilidad de delegar el poder a personal subalterno. la corporativa y la político-ideológica. se observan las disputas mediante las cuales se busca redefinir las reglas que gobiernan aquellas de niveles menores. circunstancia que revela la existencia de numerosos inconvenientes en el momento de realizar esa unión. el segundo trata de las reglas que determinan las posibles estrategias para alcanzar esos ámbitos específicos y.muchas veces es difícil discernir si esos contactos obedecían a simples causas coyunturales o eran el resultado de políticas conscientes y orgánicas de más largo plazo. 1988). O’Donnell (1978) sugiere que el estudio de los empresarios puede realizarse a partir de tres perspectivas: la estructural. el propio régimen político (Acuña.

No obstante referirse a los intelectuales. [3] Una hipótesis similar fue enunciada por Gold. Acerca del valor que representa en la ciencia política. la total independencia en el análisis de las diferentes esferas tampoco hizo mucho por enriquecer el tema. 1992. 1978. 1992. 1978. 1979. mejor aún. escapar al que se presentaba como nuestro más difícil dilema. [4] El concepto de representación también tiene significados diferentes de acuerdo con quien lo enuncia. Notas [1] Sobre el concepto de formación económico-social ver Sereni. a menos que consideremos el desinterés y la abstinencia como una forma de participación. La relación entre idea e interés también fue señalada por Weber.Tal vez asumiendo el desafío de establecer una conexión entre las tres perspectivas consigamos escapar a uno de los peligros más serios que enfrentamos como investigadores. la calificación de estrato es igualmente empleada por Gouldner. ver Camou. así. Lo y Wright. [6] Acerca de ideas propias. o. Sea por las limitaciones de una u otra visión. [8] Una de las compilaciones más importantes que tratan del asunto es la de Zizek. 1973. ver Sartori. nos encontramos ante un vacío. un conjunto de problemas. . independientes y prestadas ver Treber. en contrapartida. en el presente. En el pasado. gran parte de los cientistas sociales reducía todo al ámbito económico. 1975. 1989. lo que produjo un bloqueo en el análisis de lo social. el reduccionismo. [2] La factibilidad de la inclusión del concepto de élite dentro del análisis de clases también es compartida por Therborn. 1997. y como constatar un vacío es constatar en esencia un problema. y Majone. la realidad siempre será más compleja que los intentos por asirla. (1921) 1984. ya que por más que nos esforcemos. buscamos realizar un abordaje desde una perspectiva abarcadora. [7] Sobre el papel del interés en la constitución de la ideología ver Gouldner. intentando conjugar las diversas miradas y. 1996. [5] Aunque nos parezcan excesivas sus ideas acerca de que todos los ciudadanos participan de la elaboración de políticas públicas.

1978.[9] Un ejemplo de autor que se puede encuadrar en esa corriente es Therborn. [10] Una reflexión profunda y extensa acerca de la relación entre los intereses y la ideología. Aunque su visión sobre algunas implicaciones del soborno y las contribuciones a los partidos políticos pueda ser considerada un tanto esquemática. . [12] Para una visión acerca de cómo la burguesía modeló la actividad política en los orígenes del Estado moderno. ver Gouldner. [11] En el caso del papel de la corrupción organizacional. en especial el capítulo 9. ver también Gouldner. 1978. 1979. ver Etkin. 1994. 1978. en Gouldner.

la interpretación conservadora de crisis en la economía no se sustenta. Tales movimientos estructurales en la base de la producción material se manifiestan insoportables para la política. Estado. la economía patina. proletariado. comienza a alterar la regla de la subordinación. Una crisis causada por el espantoso crecimiento económico y no por su ausencia. El trípode político-social inicial. y la crisis es claramente de hegemonía: la vacilación de la economía es producto de la incapacidad hegemónica de las fuerzas de la situación. América Latina inicia. nuevas clases medias urbanas pasan a ser un actor central. Francisco de Oliveira (2004) Herida por la crisis. Y si falta previsibilidad en la política. en esta parte del continente. expresado en las Ligas Camponesas. El proletariado urbano. después de 1930. De este modo. la . aunque ligado al régimen. se desestabiliza con la entrada de los capitales extranjeros en el sector de bienes durables de consumo.2 | Panorama verde amarelo El golpe de 1964 es producto de esa transformación inestable. el desarrollo capitalista en el campo reduce la importancia económica del latifundio y deja escuchar por primera vez las voces del proletariado rural al mismo tiempo que desamarra al campesinado. Así. la independencia política y económica. burguesía nacional. un período en el que terminan de definirse las que serían algunas de sus más caras utopías.

ya que. . a veces. fundamentalmente. hasta que una vez pasado el prolongado temporal autoritario nuevamente la utopía consiguiese alzarse en el horizonte. las contradicciones que se acumularon hicieron que el sistema entrara en crisis y el horizonte utópico encontró un límite definitivo con la inauguración de prolongados períodos de gobiernos cívico-militares que revirtieron la tendencia optimista. social y política se expandían. tal vez con menos brillo. preparando el terreno para la solución a través de un desenlace trágico. A partir de ese momento. Comprender ese proceso resulta de vital importancia para entender cómo se insertaban los actores de las décadas de 1960 y de 1970 y. pues se vio afectado por innumerables inclemencias coyunturales que lo hicieron retroceder repetidas veces. provocó en las sociedades profundas transformaciones y dejó un saldo alentador hasta la década de 1960. por ejemplo. cómo fueron moldeados por aquél. las contradicciones también iban apareciendo y desestabilizaban el propio trípode en que aquellas se asentaban.ampliación de la ciudadanía y la construcción de una sociedad más justa dejan de ser objetivos deseados por unos pocos para constituirse en metas –algo difusas y. la burguesía nacional y el proletariado urbano. Sin embargo. la construcción del modelo nacional-desarrollista fue compleja: abarcó un extenso período en el que se produjeron cambios profundos e interactuaron múltiples esferas y agentes en una amalgama particular. y no de la mera acción individual. Pero a medida que las transformaciones en la matriz económica. el modelo era producto de una alianza entre el Estado. aunque a Getúlio Vargas le cupo una participación especial. Este proceso estuvo lejos de constituir una saga romántica. En Brasil. contradictorias– abrazadas por amplios sectores y con expresión en las propias urnas. Así.

en otros se reveló benéfico. Este hecho. al otorgar cierto grado de protección a determinadas actividades que germinarían bajo su amparo. de las cuales la esclavitud era la más importante. Esta institución coexistía con el desarrollo de actividades capitalistas. como solución negociada entre la dinastía de los Bragança y la élite brasileña. imponiendo así un corsé a las fuerzas económicas del cual sería difícil escapar. privilegiaba más la permanencia que las mudanzas. favoreció la continuidad de prácticas tradicionales. La economía En el siglo XIX y comienzos del XX se encuentran las raíces de la estructura actual de la economía brasileña y de algunas características peculiares impresas en su desarrollo. al mismo tiempo . en un siglo marcado profundamente por el librecambio. en 1822. cuyo desconocimiento sería fatal a la hora de interpretarla adecuadamente. si bien resultaba perjudicial en algunos aspectos.quien se aproxime por primera vez a esta etapa de la historia brasileña se sorprenderá al observar que casi todos los personajes de relieve que participaron en el golpe de 1964 estaban ya presentes en páginas importantes desde los años treinta y algunos inclusive hasta en períodos anteriores. El Estado imperial ejerció una fuerte presencia como tutor de la sociedad civil y el mercado. En efecto. Únicamente percibiendo esa conjunción de larga gestación conseguiremos desentrañar sus aspectos esenciales. El peso de la herencia esclavista e imperial El proceso político que permitió la creación del Imperio. De ese modo.

se abría una etapa que puede definirse como “preindustrial”. Sin embargo. También la institución de la esclavitud permeaba internamente a la industria. La esclavitud es responsable de imprimir a las relaciones laborales una fisonomía cultural marcada por la dependencia personal de los trabajadores. esa preindustria no constituía una isla dentro del continente de la economía esclavista. Estas características se trasladarían al ámbito de lo político. sino más bien por la incorporación de algunos de sus comportamientos característicos en el trato de los asalariados. . con fundiciones y astilleros que contaban en la época con la mítica figura del Barón de Mauá como insignia. posteriormente. cuyos principales productos eran el azúcar y. desigualdades regionales que tuvieron un efecto contradictorio con relación al ciclo de crecimiento económico y provocaron más adelante tensiones que amenazaron la armonía política de la Federación. La producción basada en la esclavitud generó.que se consolidaba una agricultura de cuño esclavista. a su vez. en el que se destacan las tradicionales áreas textil rústica y metalúrgica. el café. los campesinos y los asalariados más pobres. limitando las posibilidades de crecimiento de la producción no exportable. no tanto por el uso de mano de obra no libre como parte de su fuerza de trabajo. el bajo interés en su capacidad de iniciativa y la limitación del mercado interno que su existencia suponía. La demanda que impulsaba la mercantilización de la economía era predominantemente externa y dicho régimen estrechaba el tamaño del mercado local. principalmente mediante la restricción del voto a los analfabetos y por el estatuto prepolítico en el que se mantenía a los ex esclavos. durante la cual surge un sector manufacturero.

como Rio de Janeiro. ya que. donde la actividad económica se concentró excesivamente en Buenos Aires. pues se remite al . a diferencia de lo que ocurrió en Argentina. lo que dio base a la producción sustitutiva. el surgimiento de un aparato industrial en Brasil no constituye parte de una respuesta regional a la crisis de 1929. El crecimiento del cultivo del café. Esta situación también se constituyó en un fuerte motivo de atracción para inmigrantes europeos. les permitió pasar a contar con un capital excedente que podía ser dirigido a la industria. no tanto en razón de las indemnizaciones pagadas por el Estado a los propietarios de esclavos. demandada por el patrón de explotación extensiva. Esto generó fuertes incentivos tanto en la demanda como en la oferta. Aunque de manera general fuese perjudicial para el desarrollo de la industria a largo plazo. además de incrementar la mano de obra no calificada. su nacimiento es anterior. además de ampliar el poder de compra de los fazendeiros. sino por la paulatina incorporación del dinero como forma remunerativa del trabajo. un tipo de economía como la descrita generaba algunos incentivos favorables puntuales y ciertos eslabonamientos para el sector no exportador. pues. Minas Gerais y Rio Grande do Sul. La abolición tardía de la esclavitud. como postulaban las teorías del shock externo.São Paulo se ubicó rápidamente al frente de los otros estados. tanto en el sector agrícola como en el industrial. en 1888. hizo surgir una extensa infraestructura de transporte que requería importantes inversiones en el sector industrial y una demanda que no podía ser totalmente satisfecha por las importaciones. Por lo tanto. por ejemplo. Pero. monetizó la economía. en Brasil otros centros también ganaron alguna importancia. permitió el ingreso de empresarios y obreros calificados con capacidades y habilidades adecuadas para insertarse en un proceso industrial más amplio.

impulso dado a la economía por las exportaciones y encuentra en las teorías del bien primario exportable su explicación más plausible. sustentados por impuestos al comercio exterior. Tales incentivos incidieron positivamente en la demanda dirigida a la industria nacional y contribuyeron a generar un mercado interno muy protegido. aumento de tarifas a la importación. Éstos demandaban cierta protección. El desafío más importante que enfrentaría dicho esquema al ingresar en el siglo XX fue asegurar la valorización del precio del café. Si la política de intervención tuvo éxito en un principio. después del endeudamiento provocado por la sobreemisión de moneda (“encilhamento”) en el bienio 1890-1891. Los primeros años de la era republicana estuvieron dominados por el intento de fortalecer la débil posición del nuevo Poder Ejecutivo Federal con el apoyo de grupos sociales emergentes. un paso a medio camino La transformación del Estado imperial brasileño en una República tampoco fue de tránsito fácil.[1] La República Velha. no siempre convergentes. Esto se logró mediante el Acordo de Taubaté. principal producto brasileño de exportación. aunque aumentaba un poco de tamaño. desvalorización cambiaria y auxilio financiero. que el gobierno central comenzó a satisfacer mediante incrementos de los gastos públicos. que preveía una operación que demandaba endeudamiento externo. una creciente intervención estatal en la arena económica y la necesidad de articular intereses públicos y privados. padecía serios problemas estructurales. pronto quedaron a . principalmente a través del Banco do Brasil. firmado en 1906. como los industriales. particularmente en relación a la productividad. que.

La reducción de las importaciones obligó a su paulatina sustitución por productos nacionales. que sería adoptada como uno de los ejes del programa del gobierno surgido después de la revolución de 1930. preanuncio de los efectos devastadores que ocasionaría la siguiente crisis del año 1929. presionado por el aumento de la deuda externa. La grave retracción en la agricultura puso de relieve la importancia de la industria como alternativa de crecimiento económico. pues aunque al principio se registró un decrecimiento del producto industrial. transformando de una manera profunda la sociedad . Entre los eventos adversos. pero la crisis que afectó a América Latina en 1921 demostró que su dinamismo menguaba. ya que dejaba la economía fuertemente expuesta a las oscilaciones cíclicas y las coyunturas determinadas desde el exterior. el gobierno. desnudando cada vez más el claro deterioro experimentado en los términos de intercambio. La paz vino con una recuperación en las exportaciones. El Estado Novo y la profundización intervencionista Los efectos recesivos introducidos por la crisis de 1929 fueron superados de forma relativamente rápida.la vista las desventajas que representaba depender de la monoexportación. mantuvo su apuesta a la política de valorización del precio del café. pues marcó un punto de inflexión con la introducción de severos desequilibrios. como la disminución vertical de las exportaciones y las importaciones. la desaparición de los aportes de capitales externos y la reversión del flujo migratorio. Sin embargo. luego experimentó un empuje extraordinario. la Primera Guerra Mundial surgió como un factor perturbador de primer orden.

a partir de 1932 tímidamente y después con mayor énfasis. a pesar de apegarse a políticas ortodoxas en una primera instancia. de otro. todos coinciden en que la debacle de las relaciones económicas internacionales llevó a los Estados a utilizar herramientas de política económica que anteriormente sólo habían sido experimentadas en situaciones excepcionales. aquellas que Carlos Díaz Alejandro (1984) calificó como “reactivas” y de las cuales dependía la rapidez con que podría superarse la recesión. estiman que la actuación concreta del empresariado fue la responsable. que pasó de un estadio predominantemente agrario a otro urbano-industrial. que no le hizo temer contraer un considerable déficit fiscal.[2] No obstante. 1968) y aunque la mayoría de los autores coincide con la idea de que se convirtió en principal impulsora del desarrollo industrial brasileño. La era varguista se caracterizó por el establecimiento de una particular alianza entre el Estado y las fuerzas productivas. quien constituyó también una modificación sustancial en la forma de conducir la economía. el gobierno brasileño. evalúa esta actuación como limitante del crecimiento económico debido al hecho de que aseguraba de manera prioritaria beneficios para el sector privado. adoptó. Así. el acento en uno u otro de los componentes divide las interpretaciones.brasileña. De un lado están los que enfatizan la importancia estatal como elemento decisivo del crecimiento. aquellos que. Más importante que la propia crisis fue el cambio que se produjo en la política con la llegada de Vargas al poder. En 1937. cuando se suspende el pago de los servicios de la deuda externa . Esa conjunción ha sido calificada como un “Estado de compromiso” (Weffort. sin negar su relevancia. un rumbo heterodoxo en cuanto al gasto público. por el contrario. mientras que una tercera corriente.

Éstas tuvieron un papel central y colaboraron en la gestión política a partir de los espacios abiertos por los consejos técnicos y otras instancias consecuentes de la matriz corporativa. un acuerdo entre Vargas. 1977): profundizó la histórica intervención estatal en el mercado del café y produjo efectos monetarios expansivos que resultaron en un aumento de la demanda general interna.por dos años. la expansión de la intervención estatal no excluía ni contradecía la participación de las élites empresariales. Esas circunstancias anticipaban la imposibilidad de continuar con estrategias basadas en el diagnóstico de una recuperación mundial a corto plazo. agravada aún más por la reducción del flujo de capital estadounidense. hasta convencerlos de la necesidad de impulsar las industrias de base y fortalecer. Esas ideas habían madurado entre los altos funcionarios de la burocracia estatal del entorno varguista de manera gradual. acero y petróleo. Así. mediante su verticalización. y el empresariado industrial en torno de un proyecto de modernización autoritaria. autarquías mixtas y el establecimiento del control nacional sobre ciertas áreas de producción estratégica. estrangulaban la balanza de pagos. el proceso de industrialización. entonces. constituyéndose en el caso típico de aplicación del keynesianismo avant la lettre (Furtado. la que sólo podía ser satisfecha por la producción nacional. por lo que se hacía necesario replantear la conducción económica fundada en políticas ortodoxas. como minería. El gobierno de Vargas respondió con políticas activas. El Estado se convirtió en un . las élites burocráticas. Se estableció. la reaparición de la crisis económica y la súbita declinación de los precios del café. El primer paso de la nacionalización formal de la economía brasileña se inició con la creación de empresas estatales. dada la escasez de divisas. instaurada con la implantación del Estado Novo. que incluían a los sectores militares.

lo que aumentaba parcialmente el poder de compra de los trabajadores asalariados. elemento que hizo posible. La estrategia de acumulación de capital e industrialización se basó principalmente en el mantenimiento de la política y el control de las tasas cambiarias y en una contención relativa de los salarios reales. también auxilió al capital industrial con la creación de una serie de mecanismos destinados a reorganizar la economía. el político. que pasó a ejercerla en tres niveles: el económico. persistieron conflictos y tensiones que marcaron su relación. igualando los intereses del país a los suyos y ganando la adhesión de otros sectores sociales que contribuían a su defensa.importante productor de bienes y servicios de infraestructura y abrió camino para el desarrollo industrial privado de Brasil. dando prioridad al proceso de expansión capitalista y transfiriendo recursos de otras áreas para la industria. mediante la implementación del plan siderúrgico y la creación de órganos estatales que incrementaron y racionalizaron la producción. por el contrario. a los sectores agrarios y la propia industria a través de lazos comerciales y familiares. que el aparato burocrático-militar del Estado Novo adoptase un . aminorada en sus efectos por el hecho de que las empresas estatales y privadas producían bienes y servicios subvencionados. que se expandió enormemente en el inicio de la década de 1940 y vinculó. y el ideológico. De esa forma se prepararon las condiciones efectivas para asegurar la hegemonía de la burguesía industrial. y hasta necesario. esa convergencia entre sectores industriales y agrarios no se diluyó en una identidad de intereses. al sacar de escena temporalmente a los enemigos de ese proyecto. en parte. Con todo. Esta transferencia se realizó mediante la canalización de excedentes de los propietarios de tierra por intermedio de la estructura bancaria.

a través de la Coordenação de Mobilização Econômica. pero no cedía la dominación de clase. que involucrarían tanto a los gobernantes cuanto al empresariado brasileño. como la metalúrgica. en el que la burguesía se comprometía más activamente con el proyecto industrialista y compartía el poder político. aunque recién en 1942. entonces. Para ello. por entonces. cuya matriz sufrió algunas modificaciones. Pasó a predominar. un modelo. Con el Estado Novo llegaron las ideas planificadoras provenientes de los países centrales. bajo la égida de la burguesía industrial. el gobierno asumió una mayor supervisión de la economía. un concepto de planificación dirigida a promover inversiones estatales en grandes proyectos de infraestructura e industrias básicas que no competían con el sector privado. Se pasaba así del paternalismo inicial al corporativismo. con la expansión de las exportaciones y de la industria sustitutiva. un proceso de cambio en el cual comenzaron a tener participación destacada los . el Estado ingresó con mayor decisión en una política de sustitución de importaciones y establecimiento de una industria de base. aunque. Ésta también sería una etapa de efervescencia en la innovación institucional dentro del área económica. era necesario transformar tanto las instituciones como las prácticas sociales. Las medidas dieron frutos y se produjo una rápida recuperación del producto bruto interno.papel de intermediario. tanto sectoriales cuanto intrasectoriales. la química y la cementera. y las industrias textiles y alimenticias cedieron espacio a otras ramas más dinámicas. lo que le permitía continuar expandiéndose económicamente y asegurarse canales políticos para la defensa de sus intereses. A partir de 1937. El crecimiento del sector secundario fue mayor que el del primario.

su subordinación al Estado. introducidos en la estructura estatal mediante hábiles mecanismos de cooptación. cerrando así el ciclo del Estado Novo. por su parte. beneficios que. tales iniciativas contribuyeron a profundizar la participación de las corporaciones empresariales en las instituciones estatales vinculadas al desarrollo. por cierto. No obstante. sin embargo. a partir de 1942. en momentos en que la legislación económica y social encontraba un poderoso fundamento en el nacionalismo y en los temores despertados por la competencia externa. en cambio. gradualmente. la que. comenzó a distanciarse y pasó de aliada a oposición. Los intelectuales vinculados al Estado aceptaron sin demasiados problemas la colaboración con Estados Unidos – no sería así en Argentina– y pasaron a beneficiarse con los intercambios de personal técnico que empezaban a producirse en aquella época. no sólo no redujo su independencia. más aun en la medida en que Vargas se alejaba de posiciones fascistas y que la Segunda Guerra Mundial se inclinaba en favor de los Aliados. incluirían algunos efectivos brasileños entre sus filas. y. no alcanzaban sólo a la órbita estatal. Para los trabajadores. que. . aun con el creciente perfil populista que el régimen varguista venía tomando. El empresariado industrial. en algunos casos. Esto no dejaba de inquietar a la propia burguesía.intelectuales. el corporativismo significó el debilitamiento de los líderes sindicales independientes y más aguerridos. La aproximación al país del norte se daba. sino que pudo conquistar espacios en los órganos estatales en formación y universalizar sus intereses. lo que aceleró la aproximación de Brasil a Estados Unidos.

pasando a constituir una marca que traspasaría todos los gobiernos siguientes. que encontró sus momentos más importantes en la creación de la Comissão Mista Brasil Estados Unidos y la concesión de nuevos préstamos. alentada por el hecho de que Brasil se había ubicado del lado vencedor.[3] La designación . la política de cooperación con Estados Unidos. Lo que temían. En su segunda etapa presidencial. Vargas continuó. Por eso. y la creación del Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico y la Comissão de Desenvolvimento Industrial. lo que le permitió participar de programas de reconstrucción y fomento patrocinados por el Banco Mundial. el anuncio del Plano Nacional de Reaparelhamento Econômico. antes que en relación al origen del capital o la tecnología involucrados. que lo obligaban a utilizar técnicas sofisticadas para acceder a los créditos. los empresarios locales la alentaban. Con el fin de la guerra se dio un nuevo impulso a la planificación. cada vez más.Las paradojas del ciclo desarrollista De todos modos. Para intentar restablecer la alianza con la burguesía se aplicaron medidas como la designación de Horácio Lafer en el Ministério da Fazenda. aunque con características peculiares para cada uno de ellos. era una forma de desarrollo nacionalista liderada por el Estado. por lo que orientaron su propia campaña más bien en torno de la producción industrial en suelo brasileño. Pero a medida que las dificultades aumentaban. que alcanzó su máxima expresión en la campaña por la creación de Petrobras. Lejos de ser hostiles a la penetración multinacional. la política desarrollista sería mantenida y hasta profundizada. al principio. Vargas apelaba. sería engañoso considerar estas características como exclusivas del régimen estadonovista. en verdad. a pesar de que el gobierno de Eurico Gaspar Dutra se alejó de su antecesor en algunos aspectos. a una retórica nacionalista radical y populista.

concluyó con un trágico desenlace para la segunda presidencia de Vargas. contra Carlos Lacerda. aunque con importantes modificaciones en cuanto a las alianzas establecidas anteriormente. y la concesión de importantes facilidades se pretendía llevar la economía a una nueva fase. el modelo dependiente-asociado (Ianni. profundizando la etapa sustitutiva de importaciones. que exigían esfuerzos crecientes debido al declive de los términos de intercambio. durante la presidencia de Juscelino Kubitschek. que era alentada con el aumento del gasto público. El atentado de la calle Toneleros. El crecimiento experimentado en esa época era consecuencia de un nuevo pacto con los agentes económicos. sus años de gloria. Tal situación terminó por llevar al gobierno a una ruptura con el Fondo .de João Goulart como ministro de Trabajo y su polémica medida de duplicar el salario mínimo determinaron el distanciamiento de Estados Unidos y de una parte considerable de la burguesía local. Mediante la atracción de capitales extranjeros. Después de un corto interregno de gobierno provisorio. A diferencia de lo ocurrido en el pasado. esa solución provocó algunos estrangulamientos a largo plazo: la nueva fase sustitutiva requería mayores importaciones. la apuesta desarrollista en una nueva versión procuraba sacar al país del marasmo y tendría. especialmente en industrias de punta de ese momento. principalmente a raíz de la construcción de Brasília y una nueva ola de planificación impulsada por el audaz Plano de Metas. porque provocaba un aumento de la inflación. empresa privada nacional y capital extranjero en la promoción del crecimiento. y era difícil mantener el ritmo del aumento en el gasto fiscal. enemigo declarado del Presidente. 1971) trataba de combinar Estado. De esa forma. ahora serían las empresas multinacionales y los capitales nacionales asociados a ellas los que tomarían la delantera. No obstante haberse revelado eficaz en el momento.

Esa pesada herencia se vio agravada en los gobiernos siguientes. que unirían al empresariado en un . impulsados por la coyuntura internacional –en particular. que se sintieron seriamente amenazados. la supremacía ejercida por la clase dominante se veía peligrosamente amenazada por una política que tenía su ariete principal en los movimientos populares. nuevas conquistas obreras y la elevación del salario real. y de los capitales extranjeros. la creación de la Superintendência Nacional de Abastecimento. ya que tanto Jânio Quadros cuanto Goulart. los frigoríficos y la industria farmacéutica. demostraron su incapacidad para hacerles frente y empeoraron los problemas económicos. La inestabilidad política se apoderó de la escena nacional y desembocó en graves conflictos entre los agentes sociales. la Revolución Cubana y la Guerra Fría–. pero terminó agotando las posibilidades de combinación de las fuerzas políticas que habían sido su base de sustento original. La estrategia desarrollista condujo también a una redefinición del papel y la función de la maquinaria estatal y su relación con la sociedad civil. principalmente eléctricos y telefónicos. Éstos discutían ahora el modelo mismo de desarrollo en el Plano Trienal y las Reformas de Base. y atacaban con fuerza los intereses de las clases dominantes. especialmente los latifundistas.Monetario Internacional en 1959 y a abandonar su plan de estabilización. Las medidas alentadas por Goulart preveían una intervención más amplia del Estado en la vida económica mediante la nacionalización de las empresas concesionarias de servicios públicos. De esa forma. una más rígida regulación de la remesa de lucros para el exterior y la extensión del monopolio de Petrobras. además de recibir problemas difíciles de resolver.

no se puede considerar este período como un todo más o menos homogéneo. Entre los años 1964 y 1967 se percibe un claro período de estagnación consecuente con la política de estabilización. Dadas las oscilaciones del ciclo. Del “milagro” a la cruda realidad El golpe de 1964 sofocó en su carácter de masas la lucha de clases que se preanunciaba. Esta larga etapa se caracterizó por promover una modernización conservadora. y retornaría a otra nueva crisis en los años ochenta. Es necesario hacer un análisis más puntual del desarrollo económico y tomar intervalos menores. Con fluctuaciones agudas. en la que se harían evidentes los condicionamientos internos y externos que. a pesar de la madurez alcanzada por la estructura económica. Se iniciaba así un período de gobiernos militares que se extendió hasta 1984. que en cierta medida también tienen que ver con discrepancias en la política interna del propio régimen militar. La implementación del Plano de Ação Econômica do Governo y la creación del Banco Central serían algunos de los sucesos más . tornaban la economía aún vulnerable. aunque bajo fuertes oscilaciones en el cuadro económico que denotaban las transformaciones que experimentaba la estructura económica ante las manifestaciones de agotamiento del modelo de desarrollo. que tenía como eje una fuerte caída del salario real. aunque focos aislados continuasen incomodando al régimen. en los cuales se pueden detectar con mayor claridad diferencias en las políticas adoptadas. el país pasaría de un período de crisis inicial al “milagro económico” de fines de la década de 1960 y comienzos de la de 1970.bloque opositor al populismo.

en la cual. aunque esas medidas resultasen en un aumento de la inflación y en un mayor endeudamiento externo. además de demostrar la vulnerabilidad de la economía brasileña. Brasil experimentó elevadas tasas de crecimiento con relativo control inflacionario. el país quedó expuesto a los impactos provocados por la segunda crisis del petróleo y la crisis de la deuda. que de tan súbita se creía un “milagro”. Lejos de ser responsabilidad exclusiva de los caprichos de un agente. no un accidente . el país pasó. por una fase de bonanza económica. la fragilidad estructural se tornó evidente cuando las condiciones externas pasaron a ser desfavorables. proceso en el cual el Instituto de Pesquisas Econômicas e Sociais (IPÊS) ofrecería importantes aportes. desencadenada la primera crisis del petróleo. que. entre 1968 y 1973.relevantes en la búsqueda de una transformación profunda de la estructura económica. consistentes en un ambicioso programa de inversiones previsto en el Plano Nacional de Desenvolvimento II del gobierno de Ernesto Geisel. la dictadura militar fue un proceso de construcción histórica. Este excepcional desempeño contó en el gobierno de Médici con el impulso del Plano Nacional de Desenvolvimento I. Una nueva elevación en las tasas inflacionarias y una profunda recesión interna demandaron más de una década hasta poder ser revertidas. que había sido la principal preocupación del período anterior. decretaron la quiebra del Estado. en un contexto internacional favorable. A pesar de todo. El gobierno tuvo que intervenir más fuertemente en la economía con políticas anticíclicas. Entre 1980 y 1984. Una vez realizados los ajustes necesarios. para sustentar las tasas de crecimiento.

se conservaban también elementos antiguos. Sin embargo. y el gobierno contaba ahora con instituciones apropiadas para intervenir económicamente. obligó a Vargas a normalizar constitucionalmente el país. en el cual aparecían características propias. La política La matriz que se descompone en 1964 había nacido en la década de 1930. que pasaron a convivir de forma no siempre armónica. fatalmente herida por las desavenencias en el seno de las propias oligarquías. la era varguista se caracterizó por un progresivo esfuerzo de centralización. como ocurre en todo proceso de transición. impuesto o inventado. concentrando el poder en las manos de la Federación y el Ejecutivo. que había acumulado vasta experiencia a lo largo de las sucesivas administraciones. la nación fue metamorfoseándose. entre estos últimos. Así. que tras la ruptura del acuerdo entre São Paulo y Minas Gerais por la sucesión presidencial. por ejemplo. aunque sin lograr su objetivo. Este proceso tuvo avances y retrocesos. con la caída de la República Velha. El populismo en clave autoritaria Si el período anterior había estado marcado por la profunda regionalización. a punto de estar en condiciones de competir en un contexto más libre. el causado por la Revolução Constitucionalista que protagonizara el estado de São Paulo en 1932 y que. . a pesar de las inclemencias. fuesen ellas civiles o militares. comandadas por una burocracia especializada. en su transcurso. además de la inauguración de un nuevo período. abrieron el espacio necesario para la llegada de Vargas al poder. el capital nacional saldría fortalecido.coyuntural. Y.

La Asamblea Nacional Constituyente fue convocada en mayo de 1933 y. con mandato hasta 1938. llevando a los actores sociales al interior del Estado. el Estado Novo no representó un corte radical con el pasado. por primera vez. pues. se sancionó una nueva Constitución. tuvo. al año siguiente. junto con la representación de los ciudadanos. muchas de sus instituciones y prácticas venían tomando forma del período anterior. que concentró la mayor suma de poderes vista hasta aquel momento en la historia del Brasil independiente. se introdujo la representación profesional. Pero a partir de noviembre de 1937. derechos políticos a la mujer. la función práctica de contrabalancear el poder de las bancadas de los estados mayores y canalizar el conflicto social. desencadenó una ola represiva de largo alcance.El nuevo Código Eleitoral garantizó el voto obligatorio y secreto para las personas alfabetizadas y otorgó. que aprovechando los acontecimientos deflagrados por la intentona de Luís Carlos Prestes en 1935. Vargas fue elegido presidente constitucional por el Congreso Nacional. aquellas se integraron y tomaron coherencia en el ámbito del nuevo régimen. sin embargo. Pero. La centralización del Estado no significó. que culminó en la implantación del Estado Novo en 1937. Contrariamente a lo que puede creerse. amparada en la Lei de Segurança Nacional. inspirada en el modelo de la República de Weimar. pues la representación de los diversos intereses sociales. . lo que permitió asegurar la representación de las minorías. Reglamentada en abril de 1933. su dislocamiento de la sociedad. La elección para el Poder Legislativo se hizo proporcional. además de una fuerte inspiración corporativista y fascista. Inmediatamente. Pero este límite sería transgredido por el propio presidente.

aunque cambió de forma. La dificultad de organización de las clases. Esa incorporación fue posible en la medida en que el régimen getulista ofreció numerosas concesiones al proletariado de base urbana. heredero en parte del período esclavista. constituyó una marca de la cultura política del país. A partir del Estado Novo desapareció la representación a través del Congreso y se reforzó la que se hacía en los órganos técnicos. la interrupción del juego democrático cada vez que parecía amenazado por las “fuerzas subversivas”. que pasó a representar una alianza entre la burocracia civil y militar y la burguesía industrial. de formación de asociaciones representativas y partidos hizo de las soluciones autoritarias una atracción constante. que también salía favorecida. en el interior de los aparatos de Estado. mediante el principio de unidad sindical de hecho o de derecho. ya que por medio de la promulgación de leyes sindicales se reglamentaba la fuerza de trabajo. La llamada “democracia formal” tenía escaso valor. con el objetivo común inmediato de promover la industrialización del país sin grandes conmociones sociales. o hasta incentivaban. a través de algunos órganos gubernamentales. Tales políticas excedieron su propio ámbito y el patrón autoritario. lo que incidía en el proceso de acumulación. La política populista en el área sindical tuvo como principal objetivo integrar a la clase trabajadora. Hasta noviembre de 1937. como el establecimiento de un salario mínimo en 1939. El encuadramiento de los sindicatos por el Estado se produjo a través de aparatos creados con esa finalidad. aunque para eso debiese reprimir sus esfuerzos organizativos autónomos. ya que inclusive los propios liberales temían las reformas sociales y aceptaban. fuera de él. no dejó de existir. esos intereses se expresaban en el Congreso por medio de los diputados clasistas y. . La formalización del pacto incluía a la burguesía.

En aquel momento se apostaba al Estado y no a un partido para reformular la administración pública y transformarla en un agente de modernización. la corriente autoritaria asumió la modernización conservadora de un país desarticulado como Brasil. La constitución del Departamento Administrativo do Serviço Público en julio de 1938. éstos habían sido separados en dos categorías principales.De esa forma. la de los funcionarios públicos y la de los extranumerarios. frente a las fuerzas públicas estaduales. desvinculada de la política partidaria e identificada con los principios del régimen. una considerable clientela. Entre los componentes de la estructura estatal. el Estado autoritario colocaría un freno a los conflictos sociales. que perdieron terreno. dentro del orden. significó un gran esfuerzo por establecer una carrera en la que el mérito fuese calificación básica para el ingreso de los servidores en el Estado. cabía al Estado organizar a la nación para promover. por ejemplo. el desarrollo económico y el bienestar general. Los primeros debían prestar concurso público para ingresar en la carrera y tenían asegurados varios derechos. Desde 1936. Las cúpulas militares pasaron a compartir intereses más o menos semejantes con el resto de la . Esa élite debía introducir criterios de eficiencia. Se buscó crear una élite burocrática. especialmente del Ejército. las luchas partidarias y los excesos de la libertad de expresión. también se produjo el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas. que sólo servían para enflaquecer el país. según ella. De acuerdo con esa lógica. de este modo. mientras que la admisión de los extranumerarios –teóricamente por un plazo determinado– dependía de conexiones políticas o personales y conformaba. economía y racionalidad. en el cual.

y que. temiendo que el fenómeno de Juan Domingo Perón se repitiese en Brasil. su unión estaba dada por el acuerdo en torno de la modernización del país por la vía autoritaria. alentado por la ola de posguerra.burocracia del Estado Novo. del Ministério do Trabalho y de la burocracia sindical. el propio Vargas y los interventores en los estados– y el Partido Trabalhista Brasileiro. también bajo la inspiración de Getúlio. el Estado Novo pasó a ser severamente cuestionado. civiles o militares. se consolidó un sistema de partidos. El populismo bajo nuevos ropajes Aunque bajo presión militar. más o menos estable. que tampoco confiaba demasiado en el líder populista. encontramos la União . mudó radicalmente su política en relación a los países en desarrollo. La caída de Vargas también fue un proceso complejo. se estableció una coalición entre el Partido Social Democrático –surgido a partir de la máquina burocrática del Estado. con la aproximación del fin de la Segunda Guerra Mundial. Tanto la retórica nacionalista cuanto la desarrollista atraían a los militares. trataron de apresurar la caída de Vargas. Por otro. Primero se lo obligó a normalizar institucionalmente el país y luego fue destituido por un “golpe blanco”. la Constitución de 1946 reintrodujo la fórmula liberal-democrática y. que aceptaron ser conducidos políticamente por las élites civiles. hay que destacar que el grupo militar no poseía una cohesión monolítica. Por un lado. Contaron para ello con la simpatía del gobierno norteamericano. Sus opositores. objetivo general de la gran mayoría de los dirigentes. A pesar de todo. que perduraría por casi dos décadas. No obstante. después de la asunción de Dwight Eisenhower.

principalmente con el restablecimiento del Poder Legislativo como foro de actuación política. La União Democrática Nacional se convirtió en la principal fuente de oposición a Vargas. antigua oposición liberal. Era evidente que continuaba siendo un actor inevitable en la escena política de la Federación. Pero. ya que los actores sociales habían cambiado considerablemente. heredera de la tradición de los partidos estaduales. al funcionar como filtro político . inició su nuevo gobierno intentando desempeñar el papel de árbitro ante las diferentes fuerzas sociales. La supervivencia de elementos del régimen anterior constituiría una de las peculiaridades de la nueva era. y el Partido Comunista Brasileiro. Sin embargo. Como en el pasado. aun cuando muchos de sus líderes habían participado de su gobierno. a pesar de su reciente defenestración.Democrática Nacional. que por breves períodos conseguía salir de la ilegalidad a la que era sucesivamente confinado e intentaba una alianza momentánea con las fuerzas varguistas. a las clásicas divergencias entre Ejército. incluido el hecho de que la Constitución de 1946 dejó prácticamente incólume el marco institucional del Estado Novo y de que. esta vez. esta institución se convirtió en un elemento clave. Viendo aproximarse el fin del gobierno de Dutra. se sumaban ahora otras ideológicas. Vargas se lanzó una vez más en busca de la Presidencia. Fundada en 1949 bajo el lema “Segurança Nacional e Desenvolvimento”. el viejo líder volvió a erguirse rápidamente y alcanzó el récord inédito de ser electo senador por dos estados y diputado por otros siete. la estrategia resultó algo difícil de ser implementada. la que no tardaría en conseguir. principalmente con la creación de la Escola Superior de Guerra. Marina y Aeronáutica. se produjeron algunos cambios importantes. En el caso de las Fuerzas Armadas.

Entre ellas. ya que en sus cursos y estructura se permitía la presencia de civiles. independiente del sistema capitalista internacional. enfatizando la necesidad de la creación de un sistema económico autónomo. una apertura controlada al capital extranjero y un mayor rigor en el combate a la inflación y el desequilibrio de los gastos del gobierno. político y económico a su estilo formaron otra de las posiciones y han sido calificados habitualmente como la “línea dura” o “tradicionalistas”. se aproximaban al conservadurismo del IPÊS y la Escola Superior de Guerra por ser contrarios al comunismo en sentido amplio y aspirar a interrumpir la política . la Doctrina de Seguridad Nacional preconizaba el desarrollo asociado al planeamiento.e ideológico para cooptación. Ese conjunto de oficiales pasó a aproximarse cada vez más a los empresarios con los que compartían intereses. y daban al Estado un papel importante como regulador de la economía e inversor en áreas estratégicas. tanto en lo que se refiere a su cuerpo de alumnos cuanto de profesores y autoridades. promoción y adoctrinamiento de los nuevos reclutas militares y civiles dentro de la estructura del Ejército y de los puestos administrativos del Estado. que también incluían a varios miembros del IPÊS.[4] Los oficiales que no recibieron entrenamiento en la Escola Superior de Guerra y que no compartían una propuesta de cambio social. con una menor intervención del Estado en la economía. las Fuerzas Armadas brasileñas entraron en una fase de reformulación e incorporaron las ideas dominantes en el escenario internacional de la Guerra Fría. pero también para contener las demandas nacionalistas que partían de oficiales del escalafón medio. producto de una socialización en común. Con su creación más el papel multiplicador que desempeñó la Associação dos Diplomados da Escola Superior de Guerra (ADESG). espacios e ideas. Si bien defendían el desarrollo basado en la industrialización.

Pero luego la situación se modifica. dada la franja de edad a la que correspondían. Comenzaba una etapa caracterizada por la intensa presión militar. en momentos puntuales.de movilización. de hecho. Aunque marginal. los integrantes del grupo tradicionalista se encontraban en el comando de poderosas unidades militares o ejerciendo altas posiciones dentro de la estructura jerárquica. las tensiones comienzan a aumentar y los militares se manifiestan descontentos. aunque le faltase a la oposición un acontecimiento lo suficientemente traumático que llevase a las Fuerzas Armadas a trasponer los límites de la legalidad y deponer al presidente. ya que. ante el cual la decisión del suicidio funcionó . Ese acontecimiento ocurriría con el fatídico atentado contra Carlos Lacerda en la calle Toneleros. de cuyo tejido ideológico y político eran parte integrante. Para la época. Pero en vez de oponerse a las actitudes populistas propiamente dichas. sus actividades inclinaban el fiel de la balanza entre las tendencias mayoritarias. Aun así. y hasta poco antes del golpe. lo que colocó al grueso del generalato en la oposición y condujo a Vargas a un punto crítico. El general Mourão Filho condujo su propia campaña contra el gobierno de Goulart y. pretendían más bien dirigirlas a su favor.[5] Este grupo fue mantenido alejado de los cargos jerárquicos más importantes y del control de los mecanismos palaciegos. circunstancia que los convertía en elementos ineludibles en el momento de encarar cualquier iniciativa. todos los jefes de las Fuerzas Armadas estaban a favor de la legalidad establecida constitucionalmente y ninguno de ellos se decidía a interrumpir el juego democrático. existía también un grupo de militares de extrema derecha que contaba con el apoyo de algunos civiles. se convertiría en el actor final del golpe de marzo de 1964. pero su papel no puede ser menospreciado.

siempre y cuando se mantuviese dentro de ciertos límites. La alta oficialidad de las Fuerzas Armadas. gracias a los altos índices de crecimiento económico y el sueño realizado de construir Brasília. volvió a estar dispuesta en su mayoría a garantizar la vigencia del régimen democrático. Este acontecimiento tendría como efecto colateral la caída de Euvaldo Lodi. tanto en el sector de infraestructura como en el incentivo directo a la industrialización. comandó el país durante un período marcado por el optimismo y la utopía de hacer crecer a Brasil “cincuenta años en cinco”. después de derrotar algunos intentos de la União Democrática Nacional. que encantó nuevamente al grueso de la burocracia y la burguesía. especialmente del Ejército. hábilmente potenciado con su carta testamento. promovió una amplia actividad del Estado.como desenlace para la crisis institucional. aliada a facciones militares. con un agregado importante: asumió abiertamente la necesidad de atraer capitales extranjeros. La sucesión quedó en manos de los getulistas. para impedir su investidura. determinados por la preservación del orden interno y el combate al comunismo. Bajo los efectos de su trágico desenlace. las masas ganaron las calles y los golpistas tuvieron que retirarse. Éste. Pero aun muerto. el líder se colocaba en el epicentro de la escena política. . El gobierno de Kubitschek. hombre fuerte de la Confederação Nacional das Indústrias. que consiguieron mantener en el poder al vicepresidente Café Filho y condujeron a la victoria a las fuerzas que apoyaban a Kubitschek. para lo cual les concedió grandes facilidades. quien debió alejarse de su conducción al ser sindicado como financista de las fuerzas de seguridad de Vargas implicadas en el episodio. alentada por la prédica desarrollista.

el modelo demostraría sus flaquezas y sería incapaz de sobrevivir al cambio de gobierno. tanto nacional como internacional. que terminaron desagradando a ambos lados. lejos de estar aislados. se convertirían en elementos clave del IPÊS. se estimulaba la búsqueda de personal calificado. una red tecnoburocrática de gran influencia dentro del aparato estatal conformada por las camadas más altas de la administración pública y técnicos pertenecientes a agencias y empresas estatales. en el futuro próximo. que llevaría a consagrar a los máximos representantes de las dos fuerzas antagónicas. el planeamiento indicativo fue presentado como un factor importante en el desarrollo capitalista. Con Quadros se inicia un período político bastante agitado. No obstante. a diferencia de las aprensiones que provocaba en la Argentina. muchos de los órganos e institutos que despuntaron en el debate político y académico promovido en esta etapa albergaban a importantes personalidades que. tenían fuertes vínculos operacionales y de intereses con sectores del capital privado. Se constituyó. para lo que fue necesario multiplicar la existencia de centros técnicos dedicados a la capacitación y la investigación. A comienzos de la década de 1960. alcanzaría uno de sus picos con su intempestiva renuncia y se agravaría aún más con las desventuras padecidas por el vicepresidente Goulart para poder asumir la Presidencia . que. El primer episodio de su errática zaga estuvo marcado por la particular elección por separado de los cargos de presidente y vicepresidente. prosiguió con la peculiar combinación de iniciativas simpáticas a la izquierda y de medidas complacientes a los conservadores. De este modo. Compartían esta idea grupos militares y empresarios.[6] los que pasaron a demandar con fuerza la “racionalidad técnica” de los aparatos de Estado.En Brasil. entonces.

en la cual la sociedad y los propios militares se dividieron. que abarcaban un amplio abanico de medidas tendientes a modernizar la economía y reducir las profundas desigualdades sociales del país. que devolvió al presidente sus plenos poderes. Acontecimientos que dividirían profundamente a varios segmentos sociales y generaron una espiral de conflictos que desembocaron en el golpe de 1964. pretendió continuar con una política de colaboración entre el Estado –en el que se incluían oficiales nacionalistas de las Fuerzas Armadas e intelectuales formuladores de la política del gobierno–. Sin embargo. Vencido el plebiscito. cuya ideología básica continuaba siendo el nacionalismo. El veto impuesto por los ministros militares a la asunción de Goulart desencadenó una batalla política. . que insumió enormes esfuerzos del gobierno para afirmarse primero y liberarse después. la clase obrera organizada y la burguesía industrial nacional. las elecciones de octubre de ese mismo año y el plebiscito sobre el sistema parlamentarista de gobierno en enero de 1963.de la República. De los eventos fundamentales de esa confrontación se destacan el intento frustrado de convertir a San Tiago Dantas en primer ministro para suceder a Tancredo Neves en junio de 1962. quien tuvo que aceptar como prenda de cambio la imposición de ciertos límites a sus poderes. Goulart. Se inauguraba así un corto y atribulado período parlamentarista. El primero de estos componentes debía ser el eje articulador de la alianza. los principales instrumentos serían las denominadas “Reformas de base”. como legítimo heredero de Vargas. Finalmente se decidieron en favor de éste. esas intenciones tuvieron que enfrentar un duro golpe inicial.

circunstancia que provocó la animosidad de la burguesía rural. En este caso. una alteración en las formas de posesión de la tierra y su utilización. Además. los propietarios trataron de expulsar a antiguos ocupantes o agravar sus condiciones de trabajo. lo que provocó un fuerte descontento entre la población rural. asustada por las amenazas de reforma agraria “na lei ou na marra”. Como ésta pasó a ser más rentable que en el pasado.ya que los miembros de la burguesía nacional prefirieron seguir otro camino al trazado por las autoridades y el clima de creciente movilización social llevó al gobierno a apostar fuerte por la radicalización. utilizó el Estatuto do Trabalhador Rural. en consecuencia. Para ello. . el avance de la movilización social era de carácter político y muchas huelgas fueron incentivadas por el propio gobierno. caracterizados por el crecimiento urbano y la rápida industrialización. El surgimiento de organizaciones representativas del sector se vio alentado principalmente por la toma de conciencia de los campesinos y por nuevas posiciones en el interior de la Iglesia católica. aunque las paralizaciones tendieron a concentrarse en el sector público. La novedad más importante provenía del campo: los grandes cambios estructurales ocurridos en Brasil a partir de mediados de siglo. de 1963. como mecanismo para forzar la aceptación de medidas de su interés. Tal espíritu provocó una ola de agitación que llevó al presidente a promover una política específica de atención a esas reivindicaciones. otros actores pugnaban por entrar efectivamente en la historia. El número de huelgas del movimiento obrero también aumentó bastante. produjeron la ampliación del mercado para los productos agropecuarios y. como principal instrumento.

que también temían perder parte de sus pequeños privilegios. Esa sensación de amenaza contagió rápidamente a las clases medias. El fantasma del . pero no consiguieron ganarlas. Estaban cada vez más convencidos de que sólo una “revolución” purificaría la democracia. y en las elecciones de 1962 demostraron tener bastante peso. Después de la derrota de 1961. pasó a dar mayor ánimo a las organizaciones corporativas y a ofrecer patrocinio a instituciones que tendrían la misión de articular sus intereses y participarían activamente en la desestabilización del gobierno y gestación del golpe de 1964. poniendo fin a la lucha de clases. la Ação Democrática Parlamentar. Más tarde. En forma paralela a la movilización de la sociedad. entre ellas el Instituto Brasileiro de Ação Democrática (IBAD) y el IPÊS. el poder de los sindicatos y los peligros del comunismo. incluidos sectores de las Fuerzas Armadas. la cúpula de la Iglesia católica y la embajada estadounidense. por otro.Esa agitación inquietaba profundamente a la burguesía industrial. el oficialista Frente Parlamentar Nacionalista y. en la oposición. el IPÊS. de la imposibilidad de la resolución de los conflictos por la vía democrática. Por un lado. que se sumó a la férrea oposición que la burguesía rural venía ejerciendo. se hizo más nítida la creciente definición ideológica de los agrupamientos. las fuerzas de centro y la derecha contrarias a Goulart se rearticularon. el advenimiento de Celso Furtado como ministro de Planejamento terminó de convencer a la oposición. que fueron trasponiendo los límites de los partidos para confluir en torno de dos fuerzas antagónicas. aun contando con importantes sumas de dinero. cuyos componentes eran alentados programática y hasta materialmente por el IBAD.

comunismo y el rumor de tener que ceder sus inmuebles a los inquilinos la lanzaron en masa a las marchas convocadas por el ala más conservadora de la Iglesia católica y otras organizaciones escudadas en la defensa de la Familia. a veces. como antagónicas. en particular políticos de derecha. militares y representantes de intereses extranjeros. Con el aumento de las demandas de ampliación de la democracia liberal . que servían para articular y dar apoyo logístico a sus actividades. la mayoría de ellos incentivados y hasta organizados en torno de instituciones como el IBAD y el IPÊS. De tal modo. que aparecen. la Libertad y la Propiedad. empresarios. el golpe habría sido consecuencia de procesos de larga gestación –entre los cuales. A las interpretaciones estructuralistas. El escenario que desencadenaría el golpe se estaba preparando. aunque es difícil dar cuenta de la voluminosa producción al respecto. que se alejaron progresivamente de las prácticas democráticas para abrazar otras de cuño autoritario. Muchos militares habían empezado a conspirar activamente contra el gobierno. Una dictadura sui generis La cuestión del golpe de 1964 ha sido ampliamente abordada por la historiografía brasileña y. podemos sumar aquellas que enfatizan la difícil coyuntura atravesada por el país para explicar el quiebre del orden democrático. Dios. la crisis del modelo de desarrollo dependiente-asociado en el ámbito económico y la creciente radicalización en el ámbito político serían los más importantes– y también de acciones coyunturales de diversos grupos. sean ellas de índole económica o política.[7] es posible establecer numerosas confluencias entre diversas interpretaciones.

vigente en el país por parte de actores que antes habían permanecido subordinados en un estatus prepolítico. que continuó funcionando de forma restringida. La modificación constitucional más importante fue la elección indirecta por el Congreso Nacional. en especial en la región Nordeste. La represión más violenta se concentró en el campo. sin anularlo totalmente. de un nuevo presidente de la República. así . En contrapartida se suspendieron las inmunidades parlamentarias y se autorizó al comando supremo de la “Revolución” a anular mandatos de cualquier nivel y derechos políticos por el plazo de diez años.[8] de carácter extremo. se interrumpió y limitó. La Constitución de 1946 fue conservada. Su elección representó el triunfo de la tendencia conocida dentro del Ejército como “Sorbonne”. y el gobierno militar casi nunca asumió abiertamente su facción autoritaria. las clases dominantes se vieron frente a una peligrosa crisis de hegemonía. existía la posibilidad de utilizar el recurso del hábeas corpus ante los tribunales y la prensa se mantenía relativamente libre. y alcanzó sobre todo a las Ligas Camponesas y. De tal forma. Así obtuvo el cargo el general Humberto de Alencar Castelo Branco. Las otras facciones también ocuparon espacios en el gobierno. la manzana de la discordia ingresaría en el seno del gobierno y las disputas entre las diferentes corrientes predominantes en el ámbito militar acabarían por alcanzarlo. No obstante. ya depurado. aunque con varias modificaciones. especialmente por intermedio del general Arthur da Costa e Silva. al movimiento estudiantil y pequeños grupos armados. Por medio de este movimiento político cívico-militar. aliada al IPÊS. el 15 de abril de 1964. Los Inquéritos PolicialMilitares dieron vía libre para que algunos ciudadanos fueran detenidos y hasta sometidos a torturas. el golpe procuró estancar un rico y amplio debate político e ideológico que despertaba. De esa forma. como nuevo ministro de Guerra. el régimen democrático-liberal. en la ciudad.

ya que era el Congreso. lo que alarmó a los militares de la llamada “línea dura”. ya que la sucesión presidencial se realizaba. sólo se aceptó el funcionamiento de dos agrupaciones políticas. de acuerdo con la legislación. se conservaba. estableció la votación indirecta y nominal para presidente y vicepresidente de la República y se decretó la extinción de los partidos existentes. en el interior de la corporación militar. Una nueva modificación a la Constitución. El AI-3 estableció elecciones indirectas para gobernador. que reunía a la oposición. de facto. En apariencia. que exigieron un control más estricto. mediante los representantes de la Aliança Renovadora Nacional. basada en una estructura bipartidaria con un dominio conservador creado artificialmente que. El gobierno intentó normalizar paulatinamente la situación política a través de un esquema que comenzaba por la realización de elecciones estaduales en 1965. perduraría hasta 1979. sino de carácter institucional. el régimen militar conformaba sus características principales. y el Movimento Democrático Brasileiro (MDB). con participación mayor o menor de tropa. Pero éstas trajeron una no muy grata sorpresa a las autoridades. por lo que debió resignarse a que Costa e Silva llegara . Esas dificultades radicaban en la imposibilidad del grupo castelista para imponer su sucesor. la Aliança Renovadora Nacional (ARENA). De esa forma. integrada por los partidarios del gobierno. el que sacramentaba la orden proveniente de arriba y elegía al presidente de la República. ya que la oposición triunfó en varios estados. No se trataba de una dictadura personal. con dificultades iniciales. un funcionamiento semidemocrático.como a los propios agrupamientos militares. Tales medidas buscaban el establecimiento a largo plazo de una “democracia restringida”. el Ato Institucional (AI) Nº 2.

su infortunio fue aprovechado por grupos contrarios dentro de las Fuerzas Armadas. Pedro Aleixo. los estudiantes agrupados en la União Nacional dos Estudantes. y el surgimiento de varios grupos armados serían las excusas encontradas para la promulgación del tristemente célebre AI-5. la conformación de la Frente Ampla. que convocó huelgas memorables en Belo Horizonte y Osasco (gran São Paulo). Cuando un derrame cerebral dejó a Costa e Silva paralizado en 1969. que suspendía la garantía del hábeas corpus y otorgaba al Poder Ejecutivo la facultad de intervenir en los estados y municipios. . nombrar interventores y cerrar el Congreso. junto con su vicepresidente. permitió calmar las ansiedades de muchos agentes y restableció el crédito del régimen. que se había opuesto al AI-5. Goulart y Kubitschek. el general Emílio Garrastazu Médici asumió como presidente y utilizó todas las prerrogativas heredadas de ese Ato Institucional. que. El nuevo presidente concentraba las esperanzas de la “línea dura” y de los nacionalistas autoritarios de las Fuerzas Armadas. y ante el recrudecimiento de los conflictos políticos resolvió endurecer aún más el régimen. ahogando la tibia oposición que anteriormente lo había incomodado y sobre la cual fue aplicada una aún más violenta represión. La radicalización de la Iglesia católica. los políticos más prominentes del momento. el movimiento obrero. que mediante un golpe blanco lo desbancaron. aunque con algunas eclosiones esporádicas y focalizadas. Bajo su gobierno se produciría el declive de la lucha armada.al poder. entre Lacerda. También fue ayudado por el “milagro económico”. ejercido por una Junta Militar. Tras breve interregno de gobierno provisorio.

João Baptista Oliveira Figueiredo. pues cada elección se transformaba en un verdadero plebiscito contrario a la dictadura. hasta que el Movimento Democrático Brasileiro se decidió a abandonar su papel de coadyuvante y asumió un lugar central en el escenario político. sin disimulo. que ya no podía controlarlos. con líderes y prácticas innovadores que. la política de Geisel combinó en dosis variadas medidas liberalizadoras y otras represivas. en la medida de lo posible. con la vana intención de que la Aliança Renovadora Nacional consiguiese un predominio político que. los movimientos sociales daban pruebas de acrecentado vigor. No le quedaba otra alternativa al sucesor de Geisel. la efervescencia ascendería por la estructura eclesial y partidaria. llegando al final de la década de 1970. Fiel a los principios de su tendencia. La legislación electoral se había convertido en una trampa para los detentores del poder. el torrente opositor no tardaría en escapar de una estructura que mostraba ya. Así. cada vez se alejaba más. al tornarse independientes de la tutela del Estado. Una vez abiertas estas primeras brechas. controlando. la que resultó difícil de implementar. que continuar con la ampliación de la apertura política iniciada en el mandato anterior. desconcertaban al propio régimen. llena de pequeños avances y retrocesos. sus flaquezas. en realidad. Por esas razones.Una apertura lenta y controlada El general Médici tampoco consiguió imponer su sucesor. Geisel intentó propiciar una “apertura lenta. Tuvo que aceptar la indicación del general Geisel como presidente y con él el hecho de que otra vez el grupo de la Sorbonne conquistara el poder. gradual y segura”. y sometida a continuas presiones por parte de la “línea dura” y a las turbulencias económicas internacionales que causaban impactos internos. la crisis . Con ellos.

El Brasil que renacía en 1985 era bastante diferente de aquel que había muerto dos décadas antes. la oposición iría superando sus más importantes desafíos. y la sanción de la Lei de Anistia y una nueva Lei Orgânica dos Partidos. a pesar de la ruidosa y concurrida “Campanha pelas Diretas Já”. aunque de manera póstuma e indirecta. de hecho o en sentido figurado. . Aun derrotado. para conducir a Brasil. que extinguía el sistema bipartidario y obligaba a incluir la palabra “partido” en la denominación de las agrupaciones políticas. hasta que en 1985 llegaría a la Presidencia de la República con Tancredo Neves. los tiempos de una oposición unida habían pasado. La hegemonía del orden burgués había sido colocada a resguardo. pero. las diferencias ideológicas y personales comenzaron a emerger y con ellas nuevas siglas partidarias. De todas maneras.económica. No obstante. Las diversas tendencias del Movimento Democrático Brasileiro se mantuvieron cohesionadas mientras existió un enemigo común todopoderoso. la eminencia gris del régimen. a medida que el régimen autoritario fue abriéndose. una vez más. poner fin al populismo. Se cerraba así el período autoritario. cuyos estertores repican hasta hoy. a sus principales actores y prácticas políticas. enterrando. desde 1982 y de forma gradual. el régimen civil-militar instaurado tras el golpe de 1964 alcanzó su principal objetivo. a un proceso democrático libre de la tutela militar. En 1979 se asentaron las bases definitivas para la efectiva transición democrática con la renuncia del general Golbery do Couto e Silva. a costa de sumergir el país en una crisis profunda.

los que determinaron el surgimiento de la Associação Industrial do Rio de Janeiro en 1881. Pero las crisis recurrentes obligaron a los industriales a reunirse nuevamente en una única organización. primera organización que aglutinaba exclusivamente a sectores industriales. A la creciente complejización del panorama sindical empresario también se agregaron tensiones regionales. Esta expresión dual es una de las características constitutivas centrales del corporativismo brasileño. Esta circunstancia posteriormente generó algunos conflictos. se puede datar la aparición de dos sistemas de representación de intereses industriales: un sistema de representación general y otro particularizado. por otras regiones del país. 1978 y 2000). Los industriales paulistas avanzaron en la idea de constituir una . sobre determinadas ramas de producción. se fundó la Sociedade Auxiliadora da Indústria Nacional.El sistema corporativo Las principales características del sindicalismo empresario brasileño tampoco han sido frutos exclusivos de la era Vargas. A partir de ese momento.[9] La matriz se constituye En 1827. que congregaba a un heterogéneo grupo de intereses económicos. tienen antecedentes que remontan a antiguas tradiciones. 1992a. consecuentes con el crecimiento industrial experimentado por São Paulo y. poco tiempo después de la declaración de la Independencia. aún en vigor (Schmitter. Diniz y Boschi. en menor medida. Para defender intereses más específicos se conformó el Centro Industrial de Fiação e Tecelagem en 1902. dando nacimiento al Centro Industrial Brasileiro en 1904. cuyos rastros pueden ser vistos en tiempos de la República Velha y hasta en el Imperio.

tomaría cuerpo la tercera característica fundamental. . en cuya conducción ya se encontraban figuras que dominarían la escena corporativa por las próximas dos décadas. con la transformación del Centro Industrial Brasileiro en la Federação das Indústrias do Rio de Janeiro. asegurado por la obligatoriedad de la contribución financiera. como órganos cuasi estatales. cuando el nuevo gobierno pasó a considerar a los sindicatos. las entidades quedaron bajo la fiscalización del Ministério do Trabalho. Después de la revolución de 1930. y crearon el Centro das Indústrias do Estado de São Paulo. Esa tendencia a la regionalización. de las cuales las más importantes eran las condiciones impuestas para ser dirigente. debido al aumento de tarifas sobre la importación de algodón. la aceptación del principio de la no reelección y el requisito de tener dos tercios nacionales en el número de afiliados. Una vez obtenido éste. por lo que debían cumplir una serie de disposiciones. Esa nueva concepción acerca de la organización corporativa imponía necesariamente a las organizaciones sindicales el principio de unidad. sujetos a su tutela. a través del monopolio de la representación. y del reconocimiento gubernamental. La posibilidad de llevar adelante la iniciativa se dio en 1928. independiente de la afiliación.organización que aglutinase intereses específicamente industriales en escala estadual. cualquiera fuese la condición socioeconómica de los afiliados. segunda característica más importante de la representación corporativa. Indústria e Comércio. cuando aprovecharon las desavenencias mantenidas con la Sociedade Rural Brasileira. se acentuó aún más con la creación del Centro da Indústria Fabril do Rio Grande do Sul en 1930 y alcanzó a la capital del país en 1931.

la armonía social. por un lado. el sector industrial fue incorporándose a la nueva normativa para poder aprovechar las ventajas que le deparaba ser parte formal de la administración estatal. la Federação das Indústrias do Estado de São Paulo se constituyó en junio de 1931. . de conceder conquistas excesivas a los obreros. El esfuerzo centralizador y unificador del Ministério do Trabalho y las propias necesidades de la acción corporativa impusieron finalmente la nacionalización organizativa. a girar en torno de la órbita estatal. Pero con el paso del tiempo. En principio. También las asociaciones de empresarios mineiros y gaúchos se incluyeron rápidamente en esos nuevos moldes. a través de prácticas de cooptación y pérdida de autonomía. para lo cual era imprescindible controlar firmemente a los actores sociales. a través del Centro Industrial de Juiz de Fora. ese proceso tuvo bastante resistencia por parte de los empresarios. principal centro industrial del estado de Minas Gerais. ya que lo percibían. para formar una entidad semioficial de alcance nacional. Por eso. del Centro Industrial do Rio Grande do Sul. con la intención de promover. tanto el movimiento obrero cuanto el empresarial comenzaron. por otro. y los segundos. El centro industrial paulista fue la primera entidad industrial que respondió a los requisitos de la nueva ley. como una forma de tutelar sus organizaciones y lo acusaban. cuando las cuatro entidades se unieron.El gobierno de Vargas apostaba claramente a la consolidación de una forma corporativa de inclusión. en enero de 1933. en la cual se destacaría desde temprano Euvaldo Lodi. la Confederação Industrial do Brasil. tras el triunfo del gobierno federal en la guerra civil contra los paulistas en 1932. por lo alto. los primeros. en mayor o menor medida.

ya que. aplaudían las medidas tendientes a unificar el país como mercado nacional y las nuevas orientaciones económicas. al requisito de afiliación de dos tercios de integrantes nacionales para el reconocimiento de un sindicato. La inserción del proletariado en la estructura sindical corporativa fue precedida por el desmantelamiento de las débiles formas autónomas de organización existentes. enfatizando en su argumentación la distinta naturaleza de los sectores representados. a la prohibición de la reelección de los integrantes de las comisiones directivas de las organizaciones. a la isonomía de requisitos para las asociaciones obreras y patronales. a la extinción de los sindicatos no oficiales. esas organizaciones encontraron su principal punto de unión en oponerse. Esas posiciones reflejaban la permanente ambivalencia que envolvía a las conducciones de los gremios industriales. por último. por intermedio del control estatal sobre la sociedad se establecía un nuevo pacto de poder . Más que una cuestión coyuntural y puntual. cuarto. La prédica en favor de mantener esa diferenciación tenía carácter central. y. dado que ellas defendían la vigencia de un sindicalismo empresarial de base estadual.Sin perder la oportunidad de participar en las decisiones oficiales que el gobierno les ofrecía. segundo. que funcionaban como estructuras paralelas y permitían conducir parte de sus asuntos colectivos fuera del control estatal. permitiendo al empresariado mayores márgenes de maniobra como actor colectivo. por otro. por un lado. en primer lugar. que ya venía siendo implementado. a la existencia de sindicatos nacionales por ramo de actividad. Si. con lo cual se consagraban dos modalidades diferentes de relación con el Estado. criticaban la centralización y el fortalecimiento del Estado. la contradicción obedecía a razones estructurales. mientras que fueron preservadas las corporaciones empresarias creadas en las dos primeras décadas del siglo pasado. tercero.

una oficial y otra privada. y quedaba. con capacidad de nombrar representantes en los consejos que examinaban y proponían medidas de política económica. el sector empresarial puso en juego toda su capacidad de acción sobre el gobierno. subordinada al Estado. por lo que Vargas acabó cediendo y. Renacía así la tradición de mantener dos asociaciones. que pasó a ser la organización reconocida por el Ministério do Trabalho. aunque no la hegemonía. además. en la pugna por quebrar el control tan estricto que las reglamentaciones le imponían. Es por esa razón que.capaz de dar sustento al orden industrial. Las organizaciones de los patrones obtuvieron un régimen diferenciado en virtud de ser consideradas cuerpos consultivos. restricción que pasó a operar apenas sobre un tercio de su . La propuesta. A través de un nuevo decreto gubernamental se reintrodujo el pluralismo sindical. consagró legalmente la mayor parte de los deseos de los empresarios. se hacían reconocer como interlocutores políticos con mayor autonomía. en cierta medida. en el cual la burguesía delegaba su comando directo. la posibilidad de que hubiese varias entidades por categoría económica y se consagró el fin de la isonomía entre las asociaciones empresarias y obreras. Entre las otras disposiciones que se suavizaron estaba la prohibición de reelección. es decir. que de esa forma. mediante una serie de medidas. mientras que aquella se conservó como la asociación privada paralela. no contaba con sectores políticos y sociales de peso que la apoyasen. Estas modificaciones permitieron que la Federação das Indústrias do Estado de São Paulo se dividiese: se creó la Federação Paulista das Indústrias. como una doble representación frente al Estado y al mercado.

organizado fundamentalmente a nivel estadual.dirección. En resumen. así. Posteriormente. participaron en áreas del gobierno. el corporativismo brasileño se impuso una vez más. Sus principales líderes. la matriz corporativa que sería característica del modelo sustitutivo. formando. La segunda etapa varguista abrió un importante foco de conflicto del Estado con y entre los propios sectores . que funcionaban al margen del sistema oficial y que mantenían en un segundo plano a las organizaciones de carácter nacional. puede decirse que entre 1930 y 1954 se configuró una modalidad de representación de intereses específica. basada en la formación de una estructura dual que tenía como característica básica la convivencia entre un formato corporativo instaurado y supervisado por el Estado. y sobrevino después un período de amplia colaboración de las organizaciones gremiales industriales con el gobierno. entró en crisis poco tiempo después del retorno de Vargas al poder. Reformar para perdurar Aunque este modelo sirviese para organizar corporativamente a la burguesía durante la primera etapa sustitutiva. capaces de aglutinar intereses a niveles suprasectoriales. gracias a la capacidad de oposición que ostentaba parte del empresariado industrial. existirían algunos otros intentos para limitar la autonomía empresarial. en 1939 y 1941. y una red de asociaciones sectoriales paralelas. pero. entre los cuales se destacaban Roberto Simonsen y Lodi. con lo cual perfectamente se podía cristalizar una conducción oligárquica en las corporaciones y con eso ejercer un contrapeso importante a las autoridades estatales. particularmente a través de sus consejos técnicos. tanto con Vargas como con Dutra.

lo que provocó a largo plazo un verdadero torbellino del que no habría retorno. Aunque los impedimentos constitucionales habrían sido suficientes para que los líderes locales se mantuviesen al frente de las corporaciones. entre ellas AMFORP e IT&T de Rio Grande do Sul–. al proponer una mayor participación de aquel en la economía. Simonsen y Lodi se impusieron como líderes indiscutibles al frente de los principales órganos gremiales de los industriales brasileños.[10] La nueva etapa sustitutiva exigía una participación más activa por parte de las empresas transnacionales. A partir de la campaña por la creación de Petrobras. En el período áureo de la matriz corporativa de la etapa sustitutiva.de la burguesía. pero el gobierno no comprendía adecuadamente esta necesidad e introdujo elementos de ruptura con sectores del empresariado. y establecieron una fuerte vinculación con el gobierno. a rever su comportamiento. que los tenía como aliados. Pero la muerte del primero y el descrédito sufrido por el segundo –señalado como financista de las fuerzas de seguridad de Vargas implicadas en el atentado contra Lacerda– abrieron espacios para disputas por el poder dentro de esas instituciones. a medida que crecían las tensiones. ya no sólo como ente regulador sino como empresario: pretendía participar en la exploración petrolera y la generación de energía eléctrica. y luego por el surgimiento de Eletrobrás –que llevaría a la nacionalización de numerosas empresas norteamericanas. que se opusieron de manera creciente a la política oficial y pasaron a operar abiertamente de forma contraria a ella. a partir de . ramas en las que el capital extranjero y sus asociados locales disponían de un dominio casi monopólico. las corporaciones de la burguesía comenzaron a experimentar fuertes divisiones internas que las conducirían. finalmente.

que se amplió con el paso del tiempo. pudieron defender más consistentemente sus intereses. Tal situación se vio agudizada por el surgimiento de otro fenómeno que afectaba a las organizaciones empresariales. abriendo una brecha entre la Federação das Indústrias do Estado de São Paulo y la Federação das Indústrias do Rio de Janeiro. Pero el interés por controlar más de cerca la política también atrajo la mirada de otros grupos. para lo que precisaban de fuentes de energía baratas. La participación estatal en la economía se tornó un aliciente para determinados sectores de la burguesía local. pero Lodi no tuvo igual suerte en la confederación nacional. las que. En la federación paulista. Simonsen impuso su sucesión. en la cual tenían mayor incidencia empresas extranjeras o de capitales locales asociados. Éstos aprovecharon el involucramiento de Lodi en varios escándalos para alejarlo y convirtieron a la federación paulista en el principal ariete contra posiciones favorables a la intervención estatal en la economía. se formaba artificialmente una amplia e incómoda base compuesta por una enorme cantidad de pequeñas . Pronto esos intereses colisionarían y las divisiones dentro de los diferentes sectores de la burguesía pasaron al interior de la Confederação Nacional das Indústrias. que el monopolio extranjero les negaba. ya sin restricciones legales. debido a la afiliación compulsiva. De este modo. además.la década de 1950 se producirá un cambio generacional que fue aprovechado por los representantes nativos de firmas extranjeras. La agremiación reglamentada oficialmente imponía serias restricciones burocráticas a su funcionamiento. interesados en ampliar sus actividades. los productores de bienes de capital encontraron una promisoria oportunidad para ampliar mercados como proveedores locales de firmas estatales.

paralelamente. ya que muchas veces sus concurrentes no oficiales eran más ágiles en el momento de promover la defensa de intereses de sectores particulares. con las cuales se trató de huir de la excesiva burocratización y basismo de las corporaciones oficialmente establecidas. así. pero. se constituyó en su principal. Durante ese período. consideradas excesivas por los empresarios. inicia una etapa de creciente informalización. que antes habían cumplido la misión de canalizar demandas amplias de su sector hacia el Estado. las organizaciones oficiales. La oposición a la política del presidente de alentar o permitir de manera pasiva el mantenimiento y la extensión de conquistas laborales. Obstruidas como vías de diálogo con el gobierno. canalizando la política cada vez más al margen de la legalidad.y medianas industrias. que se libraban. lo que incidió para que emergiesen y se fortaleciesen otras organizaciones. punto de unión. rápidamente desbordado durante el traumático mandato de Goulart. La disparidad de intereses tornaba a las entidades empresarias poco flexibles para el gran capital. del bullicio generado por la participación de la pequeña y mediana industria. El diálogo fue intenso. que representaba un peligro demasiado grande para esos sectores. para no decir único. incluso en el marco democrático del gobierno de Kubitschek. además. no del todo sumisas. por problemas internos y por el hecho mismo de que ya no servían al fin para el . El surgimiento o fortalecimiento de esas instituciones originó un complejo panorama: la superposición y la competencia entre las representaciones terminaron por deteriorar el poder de las organizaciones oficialmente constituidas. se estableció un diálogo más fluido con el poder político que. se debilitan y pierden poder en favor de otras formas de participación política. por esa época.

en la que los empresarios y sus organizaciones corporativas tuvieron amplia participación. Tras esa medida. Ver también Lewis. Wilson Suzigan y Carlos Manuel Peláez. ya sea como actores o constituyendo sus más importantes bases de apoyo. el IPÊS pasó a ocupar el lugar vacante. 1978.cual habían nacido. En la segunda posición. en seguida. 1984. circunstancia potenciada tras el golpe. La última es representada por Costa. y Fausto. 1995. y Leopoldi. los sectores dominantes de la burguesía recurrieron a la oposición para recuperar el terreno perdido. 1999a. entre los cuales se destaca Celso Furtado. 1992. la lucha política se condujo privilegiando medios más informales. A partir de ese momento. 1991. . Diniz. 1985. Ese amplio frente conformó su núcleo más consistente en torno del IBAD y el IPÊS. La asociación entre los dos se extendió hasta fines de agosto de 1963 cuando el primero fue suspendido y. que fueron elementos clave en el proceso de desestabilización que llevó al golpe de Estado en 1964. 1997 y 2002. disuelto. cuando se pretendió despolitizar el debate y reducirlo a cuestiones eminentemente técnicas. para lo que disponía de una sólida estructura. A partir de 1961 se formó una extensa coalición opositora al presidente. que había demostrado ser menos vulnerable. [2] Entre los primeros se encuentran Draibe. entre los cuales se destacaron los contactos de tipo personal. y gran cantidad de recursos. El cierre en el proceso político de toma de decisiones lo llevaría a una progresiva elitización. involucrados en la segunda corriente se encuentran Warren Dean. Notas [1] La primera corriente sería sustentada inicialmente por Roberto Simonsen y sistematizada y difundida por los investigadores de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Boschi.

[5] Entre otros miembros o personas vinculadas al IPÊS. Borghoff. entre ellos: Guilherme J. creemos que es anterior. Ruy Mesquita. Roberto Sayão. Luís Mendes Morais Neto. el brigadier Brandini. Paulo Egydio Martins. 1 (Curso: Doutrina da Segurança Nacional)”. Seminário para empresários. 2004. [6] IPÊS/ADESG. [10] Diniz y Boschi (1978) establecen el quiebre en un período posterior a 1964. Júlio de Mesquita Filho. l. s. No obstante. el brigadier Burgine –que desempeñó un papel importante en la articulación dentro de la Aeronáutica y en la “resistencia civil” del estado de Guanabara–. “Fortalecimento do potencial nacional– planejamento. y Toledo. Documento n. Luiz Carlos Mesquita.[3] Sobre la creación de Petrobras y Eletrobrás ver Melo y otros. [7] Reis Filho. Eudes de Souza Leão. 2002 y 2004. [9] Nuestra síntesis de este punto debe mucho a Jáuregui. . [8] Categoría empleada por Reis Filho.d. 1994. Sérgio Barbosa. 2004. integraban este grupo el teniente coronel Rubens Resteel. Edmundo Wanderley y Fernando Wanderley. [4] Varios dirigentes del IPÊS fueron presidentes de la Associação dos Diplomados da Escola Superior de Guerra. Charles Herba. Flávio Galvão. Ferrez y Herman de Moraes Barros. Jorge Behring de Mattos. Fico. el coronel Haroldo Velloso. 2004. s. Paulo Quartim Barbosa. 1990. João Nicolau Mader Gonçalves y Glycon de Paiva Teixeira.

de apenas diez años. determinados a partir de ciertos aspectos internos de la institución y de la coyuntura política en la cual se inserta. con bastante nitidez. el 30 de noviembre de 1961. cuatro períodos. En ella se pueden delimitar. En este período.3 | IPÊS La táctica es hacer una acción extremista. en el que se incorporan miembros de la sección Rio de Janeiro (IPÊS/Rio). pero con una porción de biombos. el Instituto de Pesquisas Econômicas e Sociais (IPÊS) tuvo una vida corta. hasta la elección de su directorio. Dario de Almeida Magalhães Creación del gigante Aunque de importancia crucial. fundada el 2 de febrero de 1962. La idea se materializa El primer período en la vida del IPÊS se extiende desde poco antes de la fundación de la sección São Paulo (IPÊS/SP). el 16 de octubre de 1962. los socios se dedicaron .

A partir de mayo de 1962 se sucedieron viajes de algunos asociados del Instituto a ciudades de Pernambuco. El atizamiento de la lucha en ese ámbito incentivó una participación masiva del empresariado a través del Instituto. sin dejar de manifestar. con algún agregado. y cantidades menores de dinero. Minas Gerais y Rio Grande do Sul. Paraná. los periplos rindieron sus frutos y esos estados y otras regiones aparecieron integrados a diferentes actividades del IPÊS. como en Paraná y Rio Grande do Sul. recibieron sus publicaciones. pero. El segundo momento. el grado de estructuración alcanzado y de participación política desarrollada fue bastante elevado. aunque fueran en teoría autónomos. De todos ellos encontramos apenas referencias aisladas. A principios del año siguiente. sea como socios con . que comenzaban a fluir con cierta frecuencia. razón por la cual se torna difícil opinar sobre su suerte. según parece. la existencia de numerosas marchas y contramarchas. en su transcurso. Se destacan en especial las visitas efectuadas por el general Golbery do Couto e Silva. recibieron el mismo nombre. A excepción de las seccionales paulista y carioca. todos los demás grupos. la expansión externa y el lanzamiento de su proyecto político de impugnación y desestabilización del gobierno de João Goulart. muestra al Instituto en su fase de madurez organizativa y esplendor en la actuación política. aparentemente con el objetivo de expandir las actividades del Instituto o participar de iniciativas en contra del gobierno de Goulart. que se extendió hasta mediados de 1964. y en la práctica fueron considerados departamentos del propio IPÊS.a tareas vinculadas con la organización interna de la institución. estado donde el IPESUL sobrevivió por lo menos hasta 1970. Los de Belo Horizonte y Porto Alegre se revelaron como los más activos. cuyo funcionamiento regulaba el conjunto. tanto en Minas Gerais.

Quizá. Sin embargo. en el mismo momento en que fue creada se estableció también su directorio. cuando. de la cual inclusive algunos miembros del Instituto fueron sus presidentes.intervención activa o como contribuyentes de abultadas sumas de dinero. el hecho más relevante en cuanto a creación institucional se daría en agosto de 1964. explícita colaboración que la institución nunca más alcanzaría. Con la separación. siguieron asistiendo a las reuniones organizadas por el IPÊS/GB y se mantuvieron otros contactos epistolares hasta el cierre de las actividades del Instituto paulista en 1969. Demostrando la preferencia por los modelos inspirados en las instituciones militares. algunos miembros del IPÊS/SP. las diferencias entre las filiales de São Paulo y Rio de Janeiro –convertida luego en IPÊS/Guanabara (GB)– llevaron finalmente.[1] Estos contactos estuvieron particularmente concentrados en la cesión de derechos sobre el uso de la marca IPÊS y de su emblema de árbol estilizado. A pesar de ese sólido avance. sus miembros crearon la Associação dos Diplomados do IPÊS (ADIPES). cuya presidencia recayó en la figura de Leopoldo Figueiredo Jr. alarmados por el declive de la participación de los empresarios en las actividades del Instituto. cuya misión era reclutar integrantes y posibles funcionarios. los cambios organizativos fueron escasos y la mayoría correspondió apenas a pequeños agregados o modificaciones de poca importancia en la estructura existente. participar en las investigaciones y conseguir nuevos interesados para los cursos. como su presidente Leopoldo Figueiredo. el 27 de mayo de 1964. a su división administrativa y a un paulatino distanciamiento de su acción. . fueron adoptados para el funcionamiento de la ADIPES los Estatutos de la Associação dos Diplomados da Escola Superior de Guerra. Y.

demostrándose así la pérdida de poder.Pero. Entre otras conquistas del IPÊS durante el segundo período. como muchos otros proyectos auspiciosos. Se trata de una extensa etapa pletórica de penurias. . la filial carioca y. se hacen evidentes las dificultades tanto para mantener y reclutar socios y patrocinadores. durante la cual. decisión largamente esperada y que le garantizó beneficios fiscales y de otros tipos. Para ello. serían fatales. además de adoptar decisiones coyunturales que. La cuarta etapa se extiende hasta 1971. cuanto para definir un rumbo propio respecto de sus actividades. situación que se extenderá por lo menos hasta que se produzcan los cambios internos en la administración militar. esta iniciativa languidecería pasado su impulso inicial. que se extendería hasta 1967. Éstos asistían habitualmente a los eventos del Instituto. el 7 de noviembre de 1966. en última instancia. Tras la separación y pasado el peligro que representaba el populismo en el gobierno. en menor medida. cuando el Instituto clausura sus actividades después de una lacónica agonía. implementaron sucesivas estrategias con el fin de encontrar funciones más adecuadas para el Instituto y lograron el apoyo proporcionado por la proximidad con quienes detentaban el poder político. A partir de entonces. los funcionarios disminuirán considerablemente su presencia en las actividades promovidas por la entidad. la de São Paulo procuraron encontrar nuevos rumbos para encarar la lucha por su supervivencia. se encuentra la concesión del Decreto de Utilidade Pública por parte del gobierno. Durante el tercer período. el IPÊS intentó reposicionarse dentro de la nueva coyuntura interna y externa.

Conjuntamente con sus órganos directivos centrales. se encargaba de elaborar las líneas de orientación. . Una vez al año era convocada una Assembléia Geral Ordinária.La máquina La estructura organizativa del IPÊS estaba compuesta por un Comitê Executivo. el IPÊS contaba con una cadena de unidades operacionales cuyo número variaría con el tiempo. En caso de necesidad. miembros de las mayores corporaciones de Brasil. podían ser convocadas otras asambleas en carácter extraordinario. La composición y las funciones de esos órganos fueron pensadas como una estructura piramidal de comando. Este Comité se reunía semanalmente y sus integrantes eran responsables de la elección de los miembros de los Comitês Executivos. que tenía las mayores atribuciones estatutarias. elegir el Comitê Diretor y establecer la estructura institucional. como el poder de modificar los estatutos y cerrar las actividades del Instituto. El Comitê Executivo estaba compuesto por un máximo de cuatro a ocho miembros y estaba a cargo de la suprema dirección administrativa. el Conselho Orientador estaba compuesto por cuarenta miembros y se reunía varias veces al año. que eran asesorados por los contadores oficiales José da Costa Boucinhas y Eduardo Sampaio Campos. compuesto de tres titulares y otros tantos suplentes. ratificar las directrices políticas vigentes. También existía un Conselho Fiscal. ejecutando las decisiones tomadas por el Comitê Diretor y el Conselho Orientador. un Comitê Diretor y un Conselho Orientador. Por su parte. El Comitê Diretor estaba integrado por veinte miembros fijos –diez de Rio de Janeiro y diez de São Paulo– y otros veinte elegidos entre los miembros activos que intervenían en la supervisión de los llamados Grupos de Estudo y de Ação.

Con la colaboración de un nutrido conjunto de militares de alta graduación y civiles de renombre escrutaba la producción diaria de la prensa del país – un total aproximado de catorce mil unidades anuales–. También se encargaba de obtener información y actuar en el sector militar. recogiendo datos. cubriendo los estados de la Guanabara. influenciar en su proceso. El Grupo de Levantamento da Conjuntura fue liderado por el general Golbery hasta junio de 1964 y su actividad resultó verdaderamente titánica. . evaluando. Estaba encargado de seguir los acontecimientos políticos y sociales en las más diversas áreas y sectores. En líneas generales. La decena de grupos previstos inicialmente[2] se redujo a poco más de la mitad sin que ello haya significado la reducción de las tareas planificadas en un principio.En los inicios de 1962 se previó una estructura dividida en grupos de estudio y acción. Minas Gerais. a través de un cronograma que fue conocido como “orden de servicio con calendario”. en la medida de lo posible. para acompañar la evolución de cualquier situación y. por medio de los cuales el Instituto actuaría de manera organizada en los más diversos segmentos sociales. Goiás. haciendo estimaciones en cuanto a su impacto y esbozando cambios tácticos. cierto número de revistas nacionales y un espectro bien amplio de libros y otras publicaciones. averiguando. Indicaba áreas de preocupación para el Grupo de Estudo y Grupos de Doutrina y fijaba directrices de corto y largo plazo para las maniobras de los grupos de acción que operaban en el Congreso y el conjunto de la sociedad. era responsable por el planeamiento estratégico y la obtención de información. sus áreas principales de operación eran los I y III Exércitos. con cuarteles generales respectivamente en las ciudades de Rio de Janeiro y Porto Alegre. El Grupo de Levantamento da Conjuntura operaba en Rio de Janeiro y era conocido también como Grupo de Pesquisa. tal vez con el propósito de proyectar una imagen externa más neutra.

Santa Catarina. En mayo de 1962. estaba más . Cada semana. El general Golbery llevó del IPÊS aproximadamente cuatrocientos mil de esas carpetas para conformar la base del Sistema Nacional de Informações (SNI) creado por el gobierno militar tras el golpe de 1964. el Grupo de Levantamento da Conjuntura gastaba aproximadamente doce millones de cruzeiros en material básico y personal. mientras que en noviembre del mismo año. Esos documentos eran de circulación limitada y especial. aunque se basaba en el modelo del anterior. que. el Grupo producía mensualmente una media de quinientos artículos de uso práctico para ser distribuidos en la prensa nacional o divulgados en forma de conferencias y panfletos. y un mapa que identificaba la estructura y las personas clave de las supuestas organizaciones subversivas. Espírito Santo y Rio de Janeiro. compilaba dossiers de individuos y grupos. y en general no eran registrados en las actas de reuniones. habiendo intervenido sólo en esta ciudad cerca de tres mil teléfonos. En São Paulo se formó el Grupo Especial de Conjuntura. Además. según la seriedad del asunto.Rio Grande do Sul. junto con aquél y el general Liberato da Cunha Friedrich. Su presupuesto era bastante elevado. un plan definiendo campos de acción. Las actividades conspirativas del grupo quedan patentes en el trabajo estratégico sobre el asalto al poder que el general Golbery preparaba para aproximadamente junio de 1962. prioridades y cronogramas fue presentado por Gilbert Huber Jr. el Grupo producía informes de sus actividades y de las de los otros grupos de acción y ofrecía evaluaciones de la situación política. a lo sumo doce copias. Paraná. organizado en Rio de Janeiro. repartía entre los militares una circular bimestral mimeografiada sin identificación de fuente que describía y analizaba la actividad “comunista” por todo el país.

el doctor Santaché y Álvaro Malheiros. en función del aspecto operacional y de información de sus actividades. En un estadio más avanzado de la actividad conspirativa. que estaba ligada al IPÊS a través de sus directores. Vinculada al Grupo Especial de Conjuntura estaba la Unidade de Planejamento. todos los días. El grupo se valía también del material archivado y clasificado por el Centro de Documentação de la Pontifícia Universidade Católica de São Paulo. se sincronizaba a diario con el Grupo de Levantamento da Conjuntura. que tenían inicialmente entera autonomía para cumplir sus objetivos. Esa exigencia partió de João Baptista Leopoldo Figueiredo y el grupo fue proyectado para funcionar como una “unidad de Estado Mayor” del presidente del Instituto. esa unidad . A través de ella se ofrecían las directrices básicas a los diferentes grupos de estudio y acción. Esta Unidad surgió frente a la necesidad de que un grupo se especializara en orientación y desarrollara un plan para la acción. ignorando en muchos casos a los líderes formales de esos grupos. De esa forma.orientado hacia la acción directa. quien estaba acompañado también por militares de alta jerarquía y civiles de renombre. y tenía un presupuesto administrativo de casi veinticinco millones de cruzeiros por año para ser gastados en personal y materiales básicos. el ejecutivo del IPÊS/SP ejercía el control directo de su acción política. Era fundamental en la armonización general de las actividades encubiertas del Instituto y en la coordinación de las varias conspiraciones de facciones militares en el área del II Exército. y su objetivo era proveer información a los líderes y los grupos de estudio y acción. Este grupo se encargaba del Setor de Exército e Informação del IPÊS/SP. Formalmente se reunía dos veces por semana y extraoficialmente. coordinada por Adalberto Bueno Neto. cuyo cuartel general estaba en São Paulo y cubría los estados de São Paulo y Mato Grosso. Recibía su orientación del Grupo de Doutrina e Estudo de São Paulo y. Lo encabezaba el general Agostinho Cortes.

lo que era importante para anticipar las tácticas políticas de la oposición y vaciar así sus maniobras. Por esa razón. como escritores especializados. en Brasilia. lo que posibilitaba la preparación de estrategias más amplias. y por el escritor José Rubem Fonseca. el IPÊS/Rio le proporcionaba recursos humanos y apoyo material.controlaría la ejecución de los planes del IPÊS. Este Grupo mantenía una oficina política a cargo del banquero Jorge Oscar de Mello Flores. Esta cifra no incluía los gastos en maniobras políticas específicas. inicialmente. . Funcionaba conjuntamente con las oficinas montadas para esa función por la Federação das Indústrias do Estado de São Paulo (FIESP). obtenidos por Paulo de Almeida Barbosa y Rafael Noschese. en Rio de Janeiro. entidad que le ofrecía cierta cobertura institucional y asistencia material. que era asesorado por Paulo Watzel y Francisco Nobre de Lacerda. ganar tiempo para que otras fuerzas se prepararan y para que grupos del IPÊS desarrollaran sus propias actividades. cerca de cuatro millones de cruzeiros mensuales para gastos administrativos y de personal. de acuerdo con su percepción y análisis de la situación. el jefe del Grupo de Assessoria Parlamentar decidía inmediatamente la orden que sería enviada a los demás grupos. como eufemísticamente también era llamado con el objetivo de maquillar sus funciones– constituía un canal entre el IPÊS y su red parlamentaria. El Grupo de Assessoria Parlamentar –o Escritório de Brasília. equipamiento y mobiliario e. El IPÊS/SP le proveía la mayor parte del dinero necesario para la acción política y el IPESUL era otra importante fuente de soporte financiero para las actividades no declaradas oficialmente. ni los recursos para las elecciones parlamentarias de 1962. El Grupo tenía el papel de obtener apoyo para los proyectos patrocinados por el Instituto y operaba como una fuerza de choque que entraba en acción contra el gobierno y su base en el Congreso. Además.

como Augusto Trajano de Azevedo Antunes. el Grupo de Assessoria Parlamentar analizaba los asuntos importantes y sincronizaba las actividades de los demás grupos. lo que permitía el desarrollo de una acción política más amplia. remitía cartas y telegramas. proyectó como acciones la divulgación de declaraciones preparadas por el Grupo de Estudo e Doutrina y el Grupo de Doutrina e Estudo. Las secciones de Rio de Janeiro y São Paulo tenían. y hacía un considerable número de llamadas telefónicas. Para desarrollar esa tarea. sus propios “engranajes en el Congreso”. . la “proyección de doctrina” y la retroalimentación con evaluaciones y datos que eran ofrecidos al Grupo de Levantamento da Conjuntura. También fue el encargado de establecer una red informal de estaciones de radio y televisión favorable a las opiniones del IPÊS y opositora al gobierno.Auxiliado por el Grupo de Estudo e Doutrina. además. Un claro ejemplo de la puesta en práctica de ese mecanismo puede encontrarse en el modo de actuar en relación a los anteproyectos de ley enviados al Parlamento por el gobierno. y algunos empresarios. colocados a disposición del IPÊS. para lo cual también se apelaría al poder “moderador” de las intensamente seducidas Fuerzas Armadas. que en noviembre de 1962 totalizaban un número de tres mil aproximadamente. El Instituto era vital para bloquear la acción ejecutiva y parlamentaria de Goulart. El Grupo de Opinião Pública distribuía una cantidad inmensa de libros y panfletos. operaban en el Parlamento a través de sus instrumentos de presión. coordinados por Mello Flores. Con el objetivo de difundir el pensamiento del Instituto de la manera más vasta posible y de ser un vínculo con la sociedad civil surgió el Grupo de Opinião Pública.

la segunda. “para divulgación entre estudiantes. En la primera podía aparecer el nombre del IPÊS. del cual se encargó el coronel Octavio Alves Velho. de estrecha vinculación con el Instituto.La proyección de doctrina se realizaba en asociaciones de clase. militares. que lidian con la actualidad en un lenguaje accesible al gran público”. Como se trataba de un tipo de tarea que requería algunas condiciones para resguardar la seguridad del Instituto. . El general da Cunha Friedrich se responsabilizaba por la producción. formalizado a partir de agosto de 1962. fue montado un programa de traducciones. sociales y hasta deportivas. También formaron parte de ese grupo profesionales de los medios. mediante la publicación de panfletos. dada la importante cantidad de escritos provenientes del exterior. a través de un programa basado en un esquema preparado por el general Golbery fueron implementadas tres formas diferentes de acción. Quien supervisaba las actividades del Grupo de Publicações/Editorial y se encargaba de la Unidade Editorial era Fonseca. de carácter más difuso todavía. Operacionalmente relacionado al Grupo de Opinião Pública se encontraba el Grupo de Publicações/Editorial. en la segunda se actuaba sin mencionarlo y en la tercera. trabajadores de industrias y personal administrativo en general”. tres serían las formas de divulgación: la primera a través de “artículos ‘hechos’ para los diarios y revistas del país. para lo cual se recurría a los medios de prensa gráfica y audiovisual. Según José Garrido Torres. auxiliado por el capitán Heitor de Aquino Ferreira. culturales. el mundo literario y agencias de publicidad. tarea en la cual era asistido por una comisión compuesta por Garrido Torres y los generales Heitor Almeida Herrera y Golbery. mientras que la tercera se basaría en la publicación de libros “dentro de lo que el IPÊS consideraba una línea democrática moderna”. su actividad era presentada como de divulgación de “doctrina democrática”. y.

encontramos a Cândido Guinle de Paula Machado. Belo Horizonte. desempeñó un papel significativo en la edición de libros subsidiados. preparaba estudios que formaban la base para tesis y directrices de largo plazo y ofrecía materiales para el Grupo de . Entre éstos. de O Cruzeiro.[3] El Grupo de Estudo e Doutrina estaba constituido por un agrupamiento de unidades de investigación. Salvador.R. aunque hegemonizado por figuras del Instituto. teniendo un comando independiente.Además de ese número considerable de personal implicado en la extensa producción de materiales impresos. como forma de concentrar los esfuerzos. presentó una propuesta a Paulo Edmur de Souza Queiroz. que pasó a encargarse específicamente de las publicaciones. de la Editora Agir. Fortaleza. Brasília. Assis Chateaubriand. se crearía el Centro de Bibliotecnica. En São Paulo. la Editora Saraiva. mientras que el coronel Victor d’Arinos Silva aseguraba ayuda técnica para la imprenta operada por el propio IPÊS. con el apoyo de Renato Americano. Editora Nacional. Joinville y Campo Grande. Porto Alegre. Al enorme esfuerzo colectivo del Grupo de Publicações/Editorial se sumaban otros individuales de miembros del Instituto que eran propietarios de empresas de publicación y compañías editoras. también se ofreció para publicar libros y la G.D. y por intermedio de sus contactos estaba también en condiciones de ofrecer al Instituto espacio gratuito en televisión. a través de Adib Casseb.. del Grupo de Publicações/Editorial. Editora. Tal fue la magnitud de esa tarea que. de Octales Marcondes Ferreira. São Paulo. para su distribución el grupo contaba con redes establecidas en las ciudades de Belém. de Gumersindo Rocha Dórea. Curitiba. y Huber Jr. La Cia. de la Gráfica Gomes de Souza. del Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE). poco más tarde.

Por último. involucrarlos progresivamente en la ideología y las actividades del Instituto y recaudar la mayor parte de los fondos. entre las que sobresalieron las de José Arthur Rios y Dênio Chagas Nogueira. Sus objetivos específicos eran reclutar miembros. cuyo nombre no hemos podido confirmar. y supervisaba su participación en los medios. Garrido Torres estaba al frente de ese grupo y contaba. con el auxilio de veinte economistas profesionales. en São Paulo. el Grupo de Doutrina e Estudo coordinaba la participación de los miembros del IPÊS en conferencias y otros eventos. En la proyección de doctrina para sectores específicos participaban personas ligadas a la Iglesia católica. También cooperaban Roberto de Oliveira Campos y Octávio Gouveia de Bulhões. Coordinado por José Lins Nogueira Porto. aunque esas tareas también fuesen . inicialmente. se encontraba el Grupo de Integração.Levantamento da Conjuntura y el Grupo de Publicações/Editorial. y más tarde reclutó otros de mayor prestigio. Sus prioridades políticas eran establecidas por el Comitê Executivo y el Comitê Diretor. y habitualmente se empleaban los servicios de otras consultoras o instituciones. Además de la proyección de doctrina hacia afuera del Instituto. el Grupo de Estudo e Doutrina invertía su nombre y pasaba a denominarse Grupo de Doutrina e Estudo. también llamado Setor de Ação Empresarial. Su presupuesto básico era de aproximadamente veinticinco millones de cruzeiros por año y recibía ayuda adicional de fuentes privadas para proyectos particulares. y se llegó al extremo de traer con ese objetivo a un cura italiano. de modo de enfatizar el punto en el cual recaía el peso de su acción.

pero cuando era necesario algunos otros operadores de mayor renombre se comprometían en la tarea. Inclusive. su presidente propuso que se llegase a un acuerdo “en la fórmula de medio por ciento del capital por año”. conferencias y encuentros informales en pequeñas tertulias que facilitaban el contacto con eventuales integrantes y/o patrocinadores del Instituto.realizadas por los demás grupos. En forma paralela. miembros más acaudalados e ideológicamente involucrados reforzaban sus aportes como . En enero de 1963. esos recursos parecían ser insuficientes ante la voluminosa agenda del Instituto. se llegaron a formar “unidades móviles” con el objetivo de reclutar miembros y recaudar fondos por el interior de los estados. mesas de integración. Haciendo caja Fruto de esa intensa actividad. debates. según algunas fuentes no confirmadas documentalmente. el IPÊS/SP había recaudado a mediados de 1962 cuarenta millones de cruzeiros mensuales y en el segundo trimestre de 1962. las corporaciones fueron presionadas para hacer un sustancial incremento en sus contribuciones. En la reunión conjunta de los Comitês Executivos. Leopoldo Figueiredo declaró que la cifra para todo ese año fue de doscientos millones. de quince a veinte millones mensuales para actividades específicas y quince millones a ser depositados como reservas. Para ello. que demandaba crecientemente nuevos fondos. Los equipos del Grupo de Integração en Rio de Janeiro y São Paulo estaban compuestos por una extensa lista de miembros. No obstante. aplicada como norma para grandes contribuyentes. promovía una serie de reuniones.

La creación de pequeñas filiales. Hasta se llegó a pensar en montar consultoras con ese fin. favorecía otras contribuciones camufladas. sino a través de asociaciones de la burguesía. empresa canadiense con sede en Rio de Janeiro. Junto con la tarea de conseguir enormes cantidades de recursos. Después del cierre del Instituto Brasileiro de Ação Democrática (IBAD) en 1963 –y la fuga del país de su presidente. Otras eran efectuadas como forma de pago por los “seminarios” realizados. A. por ejemplo el Projeto Gammon. Con esos incrementos en la masa de colaboradores y aportes.. Ivan Hasslocher–. como la Pontifícia Universidade Católica de Rio de Janeiro. en el estado de Rio de Janeiro. Otro mecanismo implementado fue la recaudación a través de proyectos especiales con objetivos y plazos determinados. el Instituto pasó a actuar con gran precaución al respecto. el Instituto habría recogido cuatro millones de dólares. tanto en lo que se refiere al donador como al receptor. que triangulaba recursos de la Ligth S. tarea en la cual se destacó especialmente la unidad de Friburgo. el IPÊS se enfrentó con un serio problema de carácter político. se ofrecían contribuciones individuales. en dos años. la cifra de lo recaudado aumentó de manera considerable: se estima que. Además de los aportes de empresas. Ésa era una de las formas de “maquillar” los balances por el lado del ingreso. Por ejemplo. artificio que permitía disponer de una . vinculado con las elecciones legislativas de 1962. a partir de ese momento. razón por la cual. muchas de las donaciones no eran transmitidas de forma directa por las empresas. en las que participaban las esposas de los miembros del Instituto y otras señoras de la sociedad.modo de emulación. la “limpieza” de los fondos. se transformó en un problema central. bautizadas como “Ipesinhos”. También se emplearon asociaciones subsidiadas por el IPÊS/Rio.

ofrecidos a precios simbólicos o directamente de manera gratuita. que podía representar peligros potenciales. la mayoría de las veces. particularmente propaganda y relaciones públicas. razón por la cual la trascendencia de cualquier vinculación entre ellas y el Instituto generaba flancos vulnerables a eventuales ataques. en segundo lugar. aunque sujetas a riesgos. unas cincuenta empresas privadas. actividad en la cual se encontraban vinculadas algunas agencias de publicidad.ingente masa de recursos. tanto en el ámbito legal cuanto en lo ideológico. en la ciudad de São Paulo. en especial las de origen norteamericano. que más tarde se aglutinarían en el Council for Latin America. en lo que corresponde a los problemas ocasionados por la recaudación. en las casas matrices. lo que dificultaba la agilidad para realizar los aportes. es importante destacar un asunto de vital importancia como era el aporte recibido de empresas y organizaciones transnacionales. con amplia disponibilidad de servicios telefónicos y telegráficos. De todas formas. Mediante ese mecanismo podía contar con salas bien equipadas. El primer inconveniente encontrado radicaba en el hecho de que las decisiones al respecto se centralizaban. incluido el transporte gratuito proporcionado por diferentes líneas aéreas nacionales y empresas de ómnibus. se habían convertido en punto medular de la confrontación ideológica. en marzo de 1962. las empresas transnacionales. con la cual se podían cubrir los “gastos invisibles”. Por último. decidieron crear el Fundo de . Paralelamente a las contribuciones en dinero. el IPÊS se beneficiaba de un vasto apoyo logístico y material. Otra de las formas encontradas por las empresas para enmascarar el financiamiento privado era la de responsabilizarse por el pago de personal técnico utilizado por el Instituto. por fuera de aquella declarada públicamente.

La apelación a un fantasma de ese tipo servía como recurso para amedrentar empresas con el objetivo de liberar recursos y fue empleado en gran escala por el Instituto. que habría patrocinado algunos seminarios y conferencias. como el Konrad Adenuauer Stiftung. Otros recursos provenían de empresas y fondos alemanes. Es interesante destacar que ese fondo estaba compuesto por muchas industrias del ramo farmacéutico especialmente preocupadas con la nueva ley que creaba la Superintendência Nacional de Abastecimento (SUNAB) (Bandeira. que dieron tres millones y medio. y la Mercedes Benz. esos recursos serían disputados intensamente. Entre 1967 y 1968 también habrían existido algunos contactos entre el IPÊS/SP con la Fundación Friedrich Naumann. habrían aportado siete millones de dólares procedentes de Nassau. A fines de 1962. las que. en especial suecas y belgas. En el momento de la separación. Gran parte de la participación de las firmas extranjeras era canalizada hacia la sección de São Paulo. y un número significativo de compañías inglesas. se registraron aportes de doscientas siete corporaciones norteamericanas. que contribuyeron con unos siete millones anuales. que se convertiría en uno de los mayores contribuyentes del IPÊS. 2001). alcanzando la “amenaza roja” un lugar destacado en ese sentido. mientras se procuraban insistentemente los de empresas con otros orígenes. Ese .Ação Social. órgano del Partido Demócrata Cristiano. determinaron que el Instituto actuase con la mayor precaución posible. que fueron a sumarse a los ya existentes. así como las implicancias que ese asunto podía adquirir. circunstancia que provocó algunos roces con la de Rio de Janeiro. por intermedio del gigantesco complejo siderúrgico Mannesmann. La complejidad generada por la cantidad y las formas de contribuciones recibidas. a través de David Beaty III. con expectativas de llegar a quince millones.

pasando a compartir un conjunto básico de ideas. intelectuales. éstos eran discutidos en reuniones amplias como forma particularmente efectiva de articular el discurso interno y promover . Una vez concluidos en sus detalles fundamentales. el IPÊS llevó adelante una intensa tarea para articular un conjunto amplio de ideas e imbuir a sus miembros de una filosofía más o menos común. a través de las actividades que promovía en generosas cantidades. Construcción discursiva y proceso de socialización Al mismo tiempo que desarrollaba actividades para estructurarse como organización. lo que requirió que los contadores públicos del Instituto prepararan una “prestación de cuentas patrón” para orientar a los diversos grupos. burócratas y militares. El reclutamiento de socios y adherentes era una de las tareas más importantes desarrollada por el Instituto. el IPÊS no tuvo como objetivo inicial la formación de cuadros de alto nivel. con el cambio de nombre de diversos rubros en los balances. A diferencia de lo ocurrido en otros centros de estudios e investigación.fenómeno es percibido ya a fines de 1962. Además. los nuevos integrantes tenían que unirse doctrinariamente. pero con su ingreso no era suficiente. La realización de estudios fue una de las prioridades. aunque pudiesen subsistir desacuerdos sobre asuntos particulares. como empresarios. con la cual insertarse en el conflictivo campo político. su tarea en ese sentido se restringió a reclutar miembros ya formados en sus respectivos campos. e imbuirlos de una filosofía común.

en los casos de la reforma administrativa y la reforma tributaria. Ese análisis de una amplia gama de cuestiones. Los estudios comenzaron con propuestas de actualizar la legislación empresarial vigente. en los casos de la reforma agraria y la vivienda popular.sus actividades al exterior de la organización. cuatro proyectos se destacarían especialmente: los estudios referentes a las Reformas de base. según prioridades que él mismo establecía de acuerdo con un esquema previo. como el IBAD. el IPÊS tuvo que articularse con otros institutos de investigación. a pedido de Mello Flores. que involucró a la mayoría de sus cuadros en el proceso entre 1962 y 1963. de 1968. realizados entre 1962 y 1963. buscando una modernización en el sector que permitiese articular intereses entre distintas fracciones burguesas y el . En el conjunto. que estratégicamente había tomado la delantera. y un fracasado estudio sobre los obstáculos en la relación gobierno-empresas. también de 1968. Para ello. el Fórum da Educação. el ciclo de debates promovido en 1966. tenía como propósito participar en el debate político y constituirse en un contrapeso a las propuestas presentadas por el gobierno de João Goulart. las unidades de estudio de Rio de Janeiro examinaban las cuestiones en pauta en el Congreso. instalado en Brasília durante las discusiones. Así. y la Fundação Getúlio Vargas. Repensar Brasil La discusión de las propuestas conocidas como “Reformas de base” fue muy amplia y demandó un esfuerzo enorme por parte del Instituto. fundamentales para la reforma integral de Brasil.

aunque sus posiciones siempre fuesen cubiertas por el manto de la independencia. Hélio Schlittler da Silva y Chagas Nogueira. que lo subdividió en varios asuntos específicos. los miembros del Comitê Diretor se posicionaban contrarios. con un presupuesto de doscientos mil cruzeiros. mientras los banqueros encaraban un proyecto propio. presentado por el senador Daniel Krieger. decisión que sería adoptada en el primer año del gobierno militar. que incluía las . El proyecto fue preparado para el Instituto por el Conselho Econômico de la Confederação Nacional das Indústrias. cuya presencia se mantuvo anónima. otros miembros del IPÊS y la participación ad hoc y anónima de burócratas del gobierno. Como una de sus medidas más importantes. del cual Simonsen era miembro ejecutivo. El trabajo sobre “Legislação anti-trust” fue encomendado al economista Chagas Nogueira y al abogado William Embry. con un costo de ochocientos mil cruzeiros. ya que. El “Projeto de reforma tributária e política fiscal” quedó a cargo de Simonsen. como Chagas Nogueira y un contador de nombre Balduíno. burócrata del gobierno. quien preparó un proyecto sustituto para tal proyecto. El grupo que trató la “Remessa de lucros” incluía a Mário Henrique Simonsen. En relación a la “Reforma bancária” se manifestaron discrepancias entre diferentes fracciones del capital. como coordinador y relator. el estudio proponía la creación de un banco central. A través del diputado Jessé Pinto Freire. se presentó un “Anteprojeto para a venda aos interesses privados das ações do governo em empresas estatais”.proletariado. líder de la Confederação Nacional do Comércio. Otros colaborarían con él. así como con el propio Estado.

En lo referente al “Projeto de lei sobre o código de telecomunicações”. la Companhia Vale do Rio Doce. El “Projeto de habitação popular” fue financiado y conducido por el IBAD y pasó al IPÊS después de concluido. Medeiros. conjuntamente con el Grupo de Integração. tras alguna hesitación en cuanto al técnico a quien encomendar el trabajo. Las consultoras de Paulo de Assis Ribeiro y Rios estaban involucradas en el estudio de la reforma urbana. sobre lo que se practicaba en Rio de Janeiro y São Paulo. registrados como gasto ordinario del Grupo de . razón por la cual finalmente el trabajo fue confiado a Paulo Novais.acciones de Petrobras. la dirección del IPÊS invitó al general Luiz A. correligionarios de Lacerda. para quedarse con esa responsabilidad. por iniciativa de algunas firmas. que realizó el trabajo precedido de una pequeña investigación. que el Comitê Executivo juzgó poco apropiada. o Setor de Ação Empresarial. Su conclusión llevaría seis meses. también de la Pontifícia Universidade Católica de Rio de Janeiro. de la Rede Globo. Para el estudio sobre “Participação dos empregados nos lucros das empresas e 13o” se recibió una propuesta de la oficina técnica de Rios. Alberto Venâncio Filho y Juan Missirlian. tal como ocurrió con el estudio de la reforma agraria. presupuestada en un millón ochocientos diez mil cruzeiros. el Banco do Brasil y la Companhia Siderúrgica Nacional. una investigación y trabajo de directrices para los cuales Glycon Paiva Teixeira contactó a Sandra Cavalcanti y Guilherme Borghoff. con un costo estimado en tres millones seiscientos mil cruzeiros. El “Projeto de lei sobre democratização do capital” fue discutido por un equipo compuesto por Paulo de Assis Ribeiro.

. La Pontifícia Universidade Católica también desarrolló por encargo del IPÊS un análisis de las elecciones parlamentarias de 1962 y otros estudios importantes. De fundamental importancia. Igualmente. En el trabajo sobre “Reforma do legislativo e da administração pública”. la movilización política y el aumento de poderes para el Ejecutivo y el gobierno federal. como Paulo de Assis Ribeiro.Estudo. De forma específica se hicieron estudios sobre cada poder. entre ellos. La reestructuración institucional también entró en pauta. y la colaboración de otros juristas. el Grupo de Estudos contrató a la consultora de Paulo de Assis Ribeiro para hacer un trabajo sobre proceso electoral. Dario de Almeida Magalhães y Paulo de Assis Ribeiro en los puestos más destacados. fue el proyecto de “Reforma eleitoral”. para los cuales contaba con infraestructura académica apropiada. para lo cual se realizó un estudio sobre la “Reforma constitucional” que introducía elementos de la ideología de Seguridad Nacional. incorporaba como propuestas aquellas que contemplaban la visión de la Escola Superior de Guerra (ESG) respecto del asunto y eliminaba algunos puntos considerados “obsoletos” y “desajustados”. llegando inclusive a ser convocado Oswaldo Trigueiro. por la coyuntura política. El trabajo de “Reforma judiciária” involucró a varias personalidades. monseñor Helder Câmara proporcionó a Harold Cecil Polland un análisis sobre los mecanismos del Congreso preparado por Nelson Mota. que contó en su elaboración con la participación de Themístocles Calvancanti. el derecho de huelga de los trabajadores. el planeamiento económico. jurista y cientista político de la Fundação Getúlio Vargas.

Ivan Hasslocher. de mayo a noviembre de 1962. que debían circular sin involucrar los nombres del IPÊS o del IBAD. A pesar de todo. no se consiguió revertir el éxito obtenido por Goulart con el Decreto de Reforma Agrária y el establecimiento de la Superintendência para a Reforma Agrária . para huir de una crisis que se avecinaba. fueron fuerzas de ocupación las que llevaron adelante el proceso. con las presencias de Rios. el Comitê Diretor fue compelido a retirar el problema del “terreno demagógico” de debate y colocarlo en términos “rigurosamente científicos”. que se conoció como “Quem elege quem”. Ese trabajo fue encomendado a un grupo de estudio inicial extremadamente amplio y a una unidad central más reducida que mantuvieron 31 o 32 reuniones en un período de seis meses. El estudio provocó algunos roces entre las secciones del IPÊS. el anteproyecto de ley fue debatido en un simposio. Los trabajos finales incluían un anteproyecto y argumentos para preparar a la opinión pública. concebido en sociedad con el IBAD. ya que el proyecto anhelado por el comando carioca satisfacía a los sectores agroindustriales. En Japón y Corea.patrón de conducta de los electores y comportamiento político. También clave en el frente político fue el proyecto de “Reforma agrária”. Éstos fueron entregados al Grupo de Opinião Pública para ser transformados en material apropiado de propaganda y acción política. La última se realizó en la propia sede del IBAD en Rio de Janeiro. pero resultaba excesivamente drástico para los intereses de los paulistas propietarios de tierras que formaban parte del Instituto. cuyas conclusiones se publicaron en un libro que presentó el diputado Aniz Badra ante el Congreso el 11 de agosto de 1963. Esos conflictos no eran novedad mundo afuera. Finalmente. Edgard Teixeira Leite y Paulo de Assis Ribeiro. Por esa razón.

e involucró a trescientos expositores. También en esa serie de estudios. fue presidido por el general Edmundo Macedo Soares de la Ação Democrática Parlamentar y contó con un público estimado en veintidós mil personas. Así. De gran efecto para la promoción de esos proyectos sería el “Primeiro Congresso Brasileiro para a Definição de Reformas de Base”. Fue un esfuerzo enorme organizado de manera conjunta por el Grupo de Estudo e Doutrina y el Grupo de Doutrina e Estudo. realizado en la Faculdade de Direito de São Paulo. con la participación del Instituto mediante el aporte de un millón doscientos cuarenta y ocho mil cruzeiros. como también en la presentación de ochenta propuestas de directrices políticas que constituían un verdadero programa de gobierno. . Paulo. Promovido por los diarios el Correio da Manhã de Rio de Janeiro y la Folha de S. encomendado a Chagas Nogueira.(SUPRA). en enero de 1963. impulsados por su Grupo de Assessoria Parlamentar y diputados de la Ação Democrática Parlamentar. entre otros. elaborado por Brastec. y el trabajo sobre la “Inflação e suas causas”. Se orientan en ese sentido el trabajo sobre “A participação das empresas governamentais na formação do produto nacional”. el IPÊS había sometido al análisis del Congreso veinticuatro proyectos de ley. durante siete días de sesiones. hacia marzo de 1963. diputado de la Ação Democrática Parlamentar –que el Instituto patrocinaba y hasta cierto punto controlaba–. Se destacaron Garrido Torres. Chagas Nogueira y Paulo de Assis Ribeiro como figuras vitales en la elaboración de los proyectos y en la discusión de más de cincuenta tópicos. el IPÊS prestó atención a diversos problemas estructurales de la economía brasileña. que contaría con la colaboración de Raymundo Padilha.

Gran parte del mismo sería implementado después de 1964. El empeño del IPÊS por participar y divulgar sus actividades continuaría tras el golpe de 1964 con la organización de un importante ciclo de debates entre representantes del gobierno federal y miembros de la iniciativa privada que se realizó durante 1966 y al que asistieron varios ministros y altos funcionarios. así como la importancia de las personalidades invitadas a participar sirve de claro parámetro para dimensionar la trascendencia conferida al evento. y que contó con la participación de influyentes personalidades como conferencistas. y propugnaba encontrar soluciones para los principales problemas que preocupaban al sector y daban fuerza a las protestas. con la habitual originalidad. fue ampliamente cubierto por la prensa local y dio origen a un libro con las conferencias y las conclusiones alcanzadas que se llamó. en esa época el Instituto también promovió un congreso sobre economía que contó con la asistencia de miembros del gobierno y personalidades del ámbito nacional e internacional. con el patrocinio del Jóquei Clube Brasileiro y de la firma Klabin Irmãos S. Esa inquietud queda evidente en las temáticas abordadas. a pesar de la escasa asistencia que tuvo para su envergadura. A educação que nos convém. la mayor parte de los cuales se relacionaba con el Instituto desde mucho tiempo atrás. entre los meses de octubre y noviembre de 1968. El Foro tenía como preocupación central la creciente agitación en el medio estudiantil.. Paralelamente. tanto nacional cuanto internacional. debido en parte a las precauciones extremas que se tomaron para evitar manifestaciones hostiles. A. organizado en sociedad con la Pontifícia Universidade Católica de Rio de Janeiro. Una de las mayores realizaciones del IPÊS/GB fue el Fórum da Educação. . Aun así.

Un primer paso tendía a aproximar segmentos diferentes de la clase empresarial y otros grupos. y se interesaron en participar diferentes entidades corporativas. financiando partes específicas del estudio. Sin embargo. encabezado por José Duvivier Goulart. surgieron numerosas dificultades para su implementación y se consiguió apenas el apoyo de entidades poco representativas. mientras que. Amalgama de conciencias También desde temprano el IPÊS demostró interés por la diseminación ideológica y el adoctrinamiento de sus asociados. El objetivo central era detectar los principales obstáculos en la relación entre el gobierno y las empresas. les era presentado el Instituto y se los invitaba a hacerse socios. para “convivir” intelectualmente. Para llevarlo adelante se creó un grupo de trabajo denominado “Rio de Janeiro-Guanabara”. su director de Estudios. Un estudio en vistas de transformar los estados de Rio de Janeiro y Guanabara en un “superestado” mediante la fusión de sus administraciones fue una de las últimas propuestas analizadas por miembros del IPÊS/GB que hemos podido registrar. Inicialmente. lo que evidenciaba la pérdida de influencia del Instituto. En ellos se .A partir de octubre de 1968. Para su realización se utilizaban diversos ámbitos de encuentro y algunos fueron patrocinados por la Associação dos Diplomados da Escola Superior de Guerra. mediante la realización de cursos como forma de socialización. a través del Grupo de Educação Seletiva. en un segundo estadio. el IPÊS comenzó a discutir un ambicioso proyecto de investigación. comandado por Paulo de Assis Ribeiro. los cursos eran incorporados en diversas organizaciones existentes.

Sus asistentes eran principalmente industriales. la primera se realizó en el Sindicato da Indústria Farmacêutica. presentados por una amplia lista de asociados al IPÊS. variedad que tenía la pretensión de cubrir el espectro de las asociaciones de intereses clasistas. A comienzos de 1963. uno del Conselho de Segurança Nacional. El equipo encargado de impartirlo comprendía a Nei Peixoto do Valle. con formatos más o menos semejantes. el general João Baptista Tubino recibió del general Golbery una copia de un plan para el primer “Curso Superior de Atualidades Brasileiras”. Garrido Torres. siete del Ministério da Educação. que recibió el apoyo del Grupo de Educação Seletiva para costear algunos de sus gastos fijos. que no contemplaban otros materiales necesarios para su funcionamiento. En ese curso se discutían diversos temas de la actualidad nacional y para impartirlo se sucedió una extensa lista de renombradas personalidades como conferencistas. dos de esos primeros cursos persistieron bajo las denominaciones genéricas de “Curso de Atualidades Brasileiras” y “Curso Superior de Atualidades Brasileiras”. tres de sindicatos. . El “Curso de Atualidades Brasileiras” estaba bajo la responsabilidad de Oswaldo Breyne da Silveira y fue lanzado en septiembre de 1963 con lunch y conferencia inaugural del profesor Alceu Amoroso Lima. Con un total de 34 clases. calculados en unos seiscientos mil cruzeiros mensuales. tres profesionales y cuatro estudiantes. técnicos y militares. Aunque muchos tuvieron vida efímera. banqueros. tres del Estado Maior das Forças Armadas. Fonseca y un selecto grupo de profesores. La primera promoción estuvo compuesta por cuarenta y cinco estudiantes.abordaban diferentes problemas políticos y económicos. entre ellos trece del IPÊS. uno del Ministério da Indústria e Comércio.

así como a “estudiar los aspectos principales de la coyuntura nacional”. Se buscaba así prolongar la vida de un producto fiel que comenzaba a flaquear. social y político. Con el fin de conseguir la participación en los cursos de candidatos provenientes de . Pero estas modificaciones tuvieron poco efecto. contando ahora con un currículo básico y una duración de tres meses. el general Fernando Montagna Meirelles fue designado nuevo director. temáticas que eran abordadas siempre por un amplio y significativo número de conferencistas. cuatro profesionales liberales. cuando se lo desactivó en forma definitiva. destinados a revisar conceptos básicos en los campos económico. dos estudiantes. reservándose dos lugares para candidatos eventuales. en abril de ese año. el IPÊS realizó otros cuatro cursos similares. de lo que se culpó al cobro de cuotas. aunque su sentencia final llegó en 1968. según lo demuestra el hecho de que el quinto curso congregó a un número insuficiente de inscriptos. Los vientos desfavorables parecen haberse calmado temporalmente en 1966. dos periodistas. dos sindicalistas. a partir de febrero de 1965 el “Curso de Atualidades Brasileiras” pasó a ser arancelado y. que pasó a enfocar particularmente aspectos relacionados con el incremento de la productividad. Inicialmente de carácter gratuito. el Grupo de Educação Seletiva actuaba como mecanismo de cooptación de miembros que pertenecían a los aparatos de Estado y otras clases. Se organizaban en tres ciclos diferentes. Como se desprende de la matrícula de los cursos. De marzo a agosto de 1967 se previeron nuevos cambios en los aspectos curriculares del curso. La composición considerada ideal para una unidad de educación selectiva era diez empresarios.En el período comprendido entre 1963 y 1965. cinco “ipesianos” y tres invitados “especiales”.

momento en que los miembros del IPÊS discutían la creación de cursos dirigidos a empresarios. En mayo de 1967. Algunos de esos cursos tuvieron autorización y auspicio oficial.clases menos favorecidas. para jefes. hombres de empresa y sus “satélites”. A partir de 1967. para “presentar proyectos técnicos antes que los agitadores introduzcan proyectos demagógicos”. con el objetivo de convertir el Instituto en una contrapartida del Instituto Superior de Estudos Brasileiros (ISEB) y los cepalistas. respectivamente. quienes eventualmente los patrocinaban. el IPÊS/GB pasó a contar con aportes del Programa . el Grupo de Educação Seletiva pasó a denominarse Grupo de Cooperação com as Empresas. gerentes y trabajadores. los cursos eran ofrecidos a empresas o a grupos de personas interesadas. algunos miembros del Grupo de Integração comenzaron a discutir acerca de la necesidad de crear nuevos cursos. lo que demuestra la persistente tarea de lobby por parte del Instituto para conseguir acreditación y subvenciones del gobierno. y algunos llegaron a sugerir la implementación de un plan dividido en tres niveles. Después del golpe de 1964. En algunos casos. La mayoría de los cursos tenía secuencia irregular y una escasa carga horaria. estaba prevista la concesión de “becas” a estudiantes. No obstante. en un mercado cada vez más competitivo. según le escribe Jorge Oscar de Mello Flores a Glycon de Paiva Teixeira. y dejaban mucho que desear en cuanto a calidad. la realidad de estas actividades era preocupante. lo que revela en parte el pensamiento de la institución. líderes sindicales urbanos y rurales y otros activistas de diversas organizaciones. Se hablaba de promover cursos superiores.

de la educación superior francesa. Se daba así el impulso inicial para la constitución del “Curso Superior de Estudos Financeiros”.Intensivo de Preparação de Mão-de-Obra Industrial. presidente del grupo Listas Telefônicas Brasileiras. razón por la cual finalmente consiguieron apenas un puñado de profesionales reclutados en universidades norteamericanas periféricas y los cargos restantes fueron completados con representantes locales. En agosto de 1967. propuso un curso destinado a formar especialistas de nivel superior en el área de finanzas para empresas. mientras que su director de Enseñanza sería el profesor Pierre Louis Laporte. Huber Jr. Se confirmaban los . resultó una tarea más que difícil. Conseguir patrocinadores tampoco fue tarea simple. más conocido como CURSEF. como gustaban anunciarlo. como se pretendía al principio. el proyecto se concretó el 29 de diciembre. del Ministério de Educação e Cultura. selección de los alumnos y obtención de reconocimiento oficial para la titulación que se iba a conferir. La elección del director recayó en la figura de Victor d’Arinos Silva.. que le otorgaba a cada curso una contribución máxima de seiscientos mil cruzeiros para cubrir costos y la concesión de tres becas. El primer semestre del año siguiente estuvo dedicado a las tareas de definición del currículo. Superados algunos reparos por parte del Directorio. profesores y patrocinadores. designación de un director. mediante la suscripción de un Convenio Preliminar entre representantes del grupo empresario y el Instituto. todos los gastos de los cursos fueron reembolsados por el Programa. En 1970. Traer docentes calificados de Europa y Estados Unidos.

otras firmas e instituciones desempeñaron ese papel. En su primera propuesta.. Huber Jr. Las clases regulares se iniciaron en octubre de 1968. entre ellas las vinculadas al estado de Rio de Janeiro y las de miembros asociados. Tras ardua presión y un acuerdo del Instituto con el presidente de esa entidad bancaria. se concedió el pedido y quedó el camino libre para dar inicio a las actividades. Pero tales expectativas estaban fuera de toda realidad y. Y aún restaba obtener el reconocimiento del diploma concedido por el curso por parte del Banco Central para que el graduado pudiese desempeñar la función de auditor autónomo. tenía la cándida idea de que los presidentes de los bancos Central. quien expuso sobre “A necessidade de comptrollers na economia brasileira” frente a noventa y seis personas. quien había advertido sobre esa posible dificultad. con un final previsto para marzo de 1970.temores iniciales de Paiva Teixeira. do Brasil y Nacional do Desenvolvimento Econômico podrían servir como elementos catalizadores de la participación de otras empresas. vicepresidente del IPÊS/GB. que habían sido seleccionados entre trescientos candidatos a partir de exámenes psicológicos y médicos tanto como de referencias personales. A partir de la inclusión de publicidad en el Jornal do Brasil. para compensar la dedicación de tiempo completo requerida por el curso. a ser reembolsada en treinta y seis mensualidades a partir de octubre de 1970. el curso alcanzó una cantidad estimable de inscriptos: la primera promoción estuvo compuesta por veintisiete estudiantes. finalmente. Huber Jr. Los participantes recibirían una ayuda financiera mensual de setecientos cruzeiros novos. El CURSEF fue lanzado con toda pompa y circunstancia en la sesión de una clase inaugural a cargo de su mentor. Los alumnos debían cursar mil cuatro horasclase distribuidas en veintidós disciplinas[4] y ciento treinta y cinco horas- .

Conformado como una sociedad entre el IPÊS/GB y las empresas patrocinadoras. tanto para divulgar su obra. rutina que parece haber sido algo rigurosa. mecanismo con el cual la institución madre se deshacía de parte de su personal excedente. cuanto para insuflar espíritu de cuerpo a sus asociados y complacer a personas de las cuales pretendía obtener favores. francés. así como los expositores y asistentes eran . la promoción de conferencias fue una de las actividades predilectas del IPÊS. Las exposiciones solían presentarse en sesiones del Conselho Orientador o en ciclos en los cuales. se permitía la participación de un selecto grupo. permitían mantener el control requerido. Además de los cursos.clase de perfeccionamiento en idiomas. se ocuparía específicamente de los asuntos del curso. Recién creado. Pero a pesar de este relativo éxito. Un Conselho Orientador y una Diretoria Executiva. El contenido de las conferencias. ya que registramos el abandono de dos alumnos por bajo aprovechamiento. alemán o español. a elegir entre inglés. e integrados por miembros del IPÊS. heredaría como presente griego a tres empleadas. La creación del Instituto Superior de Estudos Financeiros llegaba tarde. en diciembre de 1969. además de miembros del Instituto. que ya pesaba en el presupuesto. más cincuenta y cuatro días hábiles de pasantía en empresas. órganos presididos por Manoel Pio Corrêa Jr. fue necesaria la creación del Instituto Superior de Estudos Financeiros (ISEF) para enfrentar los problemas iniciales del CURSEF. En abril de 1969 encontramos las primeras referencias de tratativas entre el IPÊS/GB y la Fundação Getúlio Vargas en torno del CURSEF que culminarían el 2 de diciembre de ese año con la celebración de un convenio entre ambas instituciones por el cual el Instituto se desprendía de su más importante creación desde 1964.

actividades que servirían como caldo de cultivo para el golpe de 1964. se brindó un ciclo de conferencias sobre las “Causas da inquietação social no Brasil”. por su parte. ofrecía cursos y conferencias en las que contaba como profesores y conferencistas a asociados y profesionales del IPÊS. pero. en 1963. Las conferencias fueron ofrecidas en diversas plateas civiles y militares de Rio de Janeiro. militante de derecha cuyos libros eran distribuidos por el Instituto. el Fórum Roberto Simonsen. La Fundação Lowndes. En los años 1962 y principalmente 1963 registramos conferencias de miembros del Instituto en la Federação das Indústrias do Estado de São Paulo. una de sus primeras actividades transcurrió en el Clube de Engenharia de São Paulo. así como las personalidades y las instituciones vinculadas a él. Por ejemplo. importante centro de discusión profesional y articulación política. Esos eventos tendrían un pequeño declive tras la caída de Goulart. São Paulo. despuntaron nuevamente por un breve período. esos eventos constituyen un instrumento importante para identificar los problemas que interesaban al Instituto. el Conselho das Classes Produtoras. Más allá de su valor intrínseco. y el Conselho Orientador pasó a contar con la participación como . Porto Alegre. Allí. la Associação Comercial do Rio de Janeiro y otras organizaciones corporativas empresariales. Para exponer sobre las “Táticas de infiltração comunista” y la “Guerra política” fue invitada la escritora francesa Suzanne Labin. Belo Horizonte y Curitiba. a partir de 1966.divulgados por la prensa o por medios de comunicación propios del Instituto.

Para cumplir con ese propósito. Ésta era una de las preocupaciones centrales de los socios del Instituto. el segundo. personalidades extranjeras y empresariales. entre ellas. Para ser eficaces. boletines y panfletos. militares. lo que demuestra la profunda decadencia que afectaba al Instituto. también debían ser difundidas lo más ampliamente posible entre diferentes sectores de la sociedad. periódicos. que emplearían un extenso abanico de opciones para su consecución. Propagación de idearios Pero las ideas no tenían que ser elaboradas en un ámbito restringido ni limitar a él su circulación. revistas. humanos y organizacionales que esa actividad revestía. el IPÊS demostró una enorme capacidad de articular intereses contrarios al populismo representado por Goulart. la publicación de materiales impresos en los formatos de libros.[5] así como la utilización de medios masivos de comunicación. de esa fecha hasta 1968 aproximadamente y el tercero.conferencistas de un amplio número de funcionarios nacionales y estaduales. Reunió en torno de sus diversos emprendimientos fuerzas provenientes de amplios sectores que nos ayudan a comprender la dimensión en términos materiales. hasta su desmovilización. En 1969 se realizaron apenas dos conferencias y posteriormente ya no se registraron actividades de ese tipo. En el primer momento. La actividad editorial del IPÊS puede dividirse claramente en tres momentos con características diferentes: el primero va desde la creación del Instituto hasta poco tiempo después del golpe de 1964. el IPÊS se encontraba básicamente preocupado por .

promover la agitación política. Para ello desarrolló una ostensiva campaña
de impresión y divulgación de materiales anticomunistas y antipopulistas, en
los cuales cantaba loas al capitalismo, como queda más que evidente en la
extensa lista de títulos propios y de otras procedencias que el Instituto
divulgaba. En esa titánica tarea contó con la colaboración de numerosas
empresas, instituciones y organismos oficiales, tanto nacionales cuanto
extranjeros; también de editoriales, entre las cuales, aquellas ligadas a la
Iglesia católica fueron las más activas, conformándose una verdadera legión
de gráficas para garantizar la tarea de publicación.
La complejidad de esta tarea llevó al IPÊS a crear el Instituto Universitário
do Livro en 1962, que serviría de canal para la distribución gratuita o a
precios módicos de libros políticos, “didácticos” o de “real interés
universitario”, la impresión de folletos y apostillas, así como la “distribución”
de becas para “cursos especiales”, y se convertiría en un foro para la
promoción de conferencias, coordinando sus esfuerzos con otras
instituciones.
La característica principal del segundo período editorial, que se inicia tras el
golpe de 1964, es que posterga a un segundo plano la obsesiva
preocupación por el combate al comunismo y el populismo, con excepción
de un breve lapso durante el año 1968, momento en que la agitación
estudiantil y política colocaron el problema nuevamente en un lugar central.
En conjunto, vemos la adopción de una estrategia en la cual la actividad
editorial pasa a gozar de una mayor autonomía, lo que, aunque abría nuevas
oportunidades, terminó provocando una excesiva diversificación,
circunstancia que en el futuro se tornaría problemática.
A ese respecto, el incremento producido en la actividad editorial fue de tal
envergadura que a partir de junio de 1965, la biblioteca que el Instituto

había constituido en dos años de existencia se convirtió en el Centro de
Bibliotecnia, que pasó a regirse por un reglamento propio y a ser
comandado por un secretario ejecutivo y un Consejo Directivo
independientes. De cualquier manera, el IPÊS siguió disponiendo de amplia
participación, asegurada mediante las presencias de Paula Machado, que
ocupaba el cargo de presidente, y del general Sylvio Walter Xavier, como
secretario ejecutivo.
La ola de creaciones institucionales continuó en julio de 1966 con un Banco
de Libros, a cargo del coronel Walfrido Joaquim A. de Azevedo y
Frederico César Mariaglano Cardoso, que manifiestan el grado de
compromiso con esa actividad.
En la programación editorial del IPÊS/GB se destacaron História do
desenvolvimento econômico do Brasil –escrito por Mircea Buescu y
Vicente Tapajós, con auxilio económico del Council for Latin America, a
través de Richard K. Lorden– y otra publicación que contenía las
conferencias y conclusiones alcanzadas en el Fórum da Educação de 1968,
A educação que nos convém, con 180 páginas, edición que contó con el
patrocinio de la firma Klabin Irmãos, el Jóquei Clube Brasileiro y APEC
Editora S. A.
Es interesante señalar también la preocupación demostrada por el Instituto
en esa etapa respecto de la necesidad de alcanzar al público menudo. El
IPÊS/GB mantenía la Biblioteca Infantil de Campo Grande, la que en 1968
patrocinó el Terceiro Concurso Literário Infantil, evento que contó con la
participación de 758 niños provenientes de escuelas primarias de la ciudad.
Ya en el tercer período, el Centro de Bibliotecnia publicó, con el patrocinio
de la Xerox Corporation y del Centro de Bibliotecnia para o
Desenvolvimento, el primer volumen de la Bibliografia Brasileira de

Livros Infantis, con una tirada de cincuenta mil ejemplares, y con la ayuda
financiera de la Companhia Docas de Santos, propiedad de Paula
Machado, seleccionó, adquirió y preparó para enviar una pequeña
biblioteca con destino a una escuela de nivel primario en Santos, sostenida
por el Sindicato dos Portuários. Esa preocupación es similar a la
demostrada por el IPÊS/SP, que había patrocinado la distribución de
material impreso por todo el sistema escolar, incluido el libro Uma escola
social, producido por monseñor Emílio Jordam, que se vinculó al Instituto
por intermedio de Paulo Ferraz.
No obstante, a partir de 1968, la actividad editorial comenzó a sentir el
peso de la decadencia experimentada por el Instituto. En ese tercer
momento, el Centro de Bibliotecnia pasó a funcionar en la Fundação do
Livro Infantil e Juvenil, y, aunque el número de las publicaciones no
disminuyese, registró una excesiva dispersión temática que poco tenía que
ver con sus orígenes. Tales circunstancias hablan de los severos problemas
de planeamiento estratégico que sufría este núcleo de actividades, si bien la
táctica rindió algunos frutos interesantes en el aspecto monetario. Así,
registramos una lista amplia de títulos referentes a medicina y otra a
psicología, sin haber encontrado una razón clara para que se dedicasen
tantos esfuerzos a esas temáticas, con excepción de las relaciones con
agremiaciones estudiantiles, que incluían la oferta de bibliografía gratuita a
cambio de apoyos políticos.
El Instituto publicó también algunas obras para uso técnico y, paralelamente
a la elaboración de publicaciones destinadas a un público amplio, tradujo e
imprimió una importante cantidad de libros y separatas sobre finanzas y
management para consumo interno, específicamente del CURSEF, lo que
demuestra que el dominio del inglés aún no era una precondición en ese tipo
de tecnócratas.

La cantidad de títulos y las tiradas de las publicaciones obligó al Centro de
Bibliotecnia a contar con un amplio repertorio de recursos para hacerles
frente, ostentando una pericia notable en ese sentido. Algunas empresas
aportaron para la publicación de determinadas obras y también fue
importante la contribución de instituciones internacionales, como el
Committee for Economic Development, la Ford Foundation, la Kellogg
Foundation, el Franklin Book Program y el Council for Latin America, los
dos últimos con Nelson Rockefeller como mentor.
Pero aunque el Instituto demostrara destreza para obtener recursos, parece
no haber acertado de igual manera a la hora de ubicar el extenso volumen
producido. Registramos una considerable cantidad de libros en stock, los
cuales se vendían de modo casi compulsivo a las empresas e instituciones
vinculadas, eran distribuidos entre los asociados o para obras de caridad y
no pocos fueron simplemente vendidos a peso.
Además de los libros, otro gran esfuerzo editorial del Instituto estuvo
constituido por la inserción de suplementos en diversos periódicos del país.
Los casos más destacados fueron la impresión de un millón de copias de la
“Cartilla para el Progreso” –una promoción de las bondades de la Alianza
para el Progreso pensada por John F. Kennedy para América Latina,
incluida también como suplemento en la revista Fatos e Fotos, del Grupo
Bloch de Rio de Janeiro–, “O que é o IPÊS”, que circuló junto con la
promoción del anterior, y un comentario sobre la encíclica Mater et
Magistra, de la cual también se imprimió un millón de copias. La
importancia de esos panfletos radicaba en la eficacia, aún mayor que la de
los libros, para interpelar a las masas, ya que eran más baratos, muy
flexibles y rápidos de leer.

Aunque con mucha irregularidad, el Instituto mantuvo la edición de un
boletín que atravesó diversas etapas, con importantes cambios e
interrupciones. El lanzamiento del primer número se produjo en septiembre
de 1962, con el título de Boletim Mensal do IPÊS. La publicación contaba
con una media de cuarenta páginas, dedicadas a exponer noticias
institucionales y artículos elaborados por asociados, personas de confianza
y otras de procedencia extranjera, y tenía como objetivos promover la
defensa de la iniciativa privada tanto como atacar duramente al gobierno.
En un primero momento, su tirada fue de dos mil ejemplares, pasando a
tres mil a partir del número 14, correspondiente a septiembre de 1963.
Si bien no se especificaba, el Boletim Mensal do IPÊS era una publicación
del IPÊS/Rio. Tras el divorcio vincular, en julio de 1964, los paulistas
pasaron a contar con un vehículo de divulgación propio, llamado Notícias
do IPÊS SP, que habría de circular también entre los asociados cariocas.
A partir de noviembre de 1965, el Instituto comenzó a producir
modificaciones en su Boletim, en cierta medida a causa de los problemas
financieros por los cuales atravesaba. Entre mayo de 1966 y marzo de
1967 se publicó cada seis meses en la propia institución,[6] pero
preocupada la entidad por la escasa participación de los empresarios,
volvió luego a producirlo de manera mensual. Las penurias presupuestarias
llevaron en enero de 1968 a modificar drásticamente su formato y
extensión, ahora con el nombre de Boletim Informativo Mensal. Se
registraron aún otros sucedáneos con los nombres de Noticiário IPÊS/Gb,
aparecido en 1968, y el Informativo IPÊS/Gb, que circuló en 1968 y
1969, pero la confusión y la crisis no pudieron resolverse.
Como muestran esos vehículos de comunicación propios, el poder de la
prensa fue rápidamente percibido por el Instituto, que supo articular un

extenso número de medios gráficos y audiovisuales para sus propósitos,
tarea en la cual las fuerzas de Goulart demostraron ser igualmente hábiles.
El ambiente periodístico de la época tenía características particulares que lo
alejaban de la prensa libre, por más que los involucrados afirmasen lo
contrario. Los principales diarios de Rio de Janeiro y São Paulo, como
Jornal do Brasil, O Globo, Folha de S. Paulo y O Estado de S. Paulo,
eran empresas familiares, molde que se aplicaba también a otros periódicos
y algunas editoriales, como Bloch y Abril. Inclusive otras empresas del
medio pueden ser vistas simplemente, aun hasta el día de hoy, como
verdaderos clanes o feudos de oligarquías.
Lejos de practicar un periodismo profesional, la prensa libre era apenas un
atributo discursivo de los dueños de las empresas, que la mayoría de las
veces la empleaba como arma política, sin tener el mínimo cuidado sobre
criterios de objetividad en la manipulación de la información. Debido a ese
enorme poder y al uso indiscriminado por parte de los titulares de los
medios de comunicación, los gobernantes intentaban controlarlos,
fundamentalmente mediante recompensas o represalias oficiales en la
contratación de publicidad u otros beneficios (Abramo, 1988).[7] Por ese
motivo, los directores del IPÊS dieron gran importancia a la cuestión
durante el primer período de existencia del Instituto, y discutieron e
implementaron diferentes estrategias al respecto.
El lanzamiento del Instituto fue ampliamente difundido en dos avisos, cuyos
textos permiten entrever la utilización de una matriz única para todos los
medios periodísticos que lo divulgaron. Poco tiempo después, periódicos
paulistas y cariocas presentaron las primeras propuestas elaboradas por la
entidad, destacando su apoliticidad como punto central.[8]
Después de descartar la compra de un periódico, a principios de 1962, se

le confió a Almeida Magalhães la tarea de reclutar a treinta personas
reconocidas para formar un primer equipo que escribiría artículos dirigidos
a amplios sectores de la opinión pública sobre asuntos determinados por el
IPÊS. Se estableció una remuneración base de cinco mil cruzeiros para
cada uno, cuyo pago era efectuado por la empresa Antárctica. Miguel Lins
era el encargado de hacer las combinaciones. Para alcanzar a un público
amplio, adecuando los trabajos a un “lenguaje de ama de casa”, fueron
convocadas personalidades como Wilson Figueiredo, editor del Jornal do
Brasil, y las escritoras Raquel de Queiroz y Nélida Piñon, secretaria del
IPÊS/Rio.
El Instituto también administraba indirectamente la agencia de noticias
Planalto, que ofrecía material a ochocientos periódicos y emisoras de radio
en todo Brasil con varias remesas semanales gratuitas de material noticioso,
constituido por información y análisis. La misma función prestaba AsaPress –perteneciente a Fernando Marrey–, cuyo director, Arlindo Olympio
dos Santos, estaba vinculado al IPÊS.
El cortejo de hombres de prensa se torno aún más ostentoso después del
golpe de 1964. A la práctica común de invitarlos a las conferencias que
realizaba el Instituto, se sumaron ahora las visitas sistemáticas a diferentes
órganos, la oferta de textos listos y cursos dirigidos a periodistas.
Pero a pesar de ese cuidado, surgieron roces con algunos medios de
prensa que antes se habían demostrado más colaboradores, como sucedió
con el Correio da Manhã, propiedad de Niomar Moniz Sodré Bittencourt.
La publicación promovió ataques contra el IPÊS/SP que fueron
respondidos con un documento de Rubem Rogério sobre la infiltración
comunista en la prensa y la cancelación de las dos suscripciones anuales del
periódico.

En un mundo donde los medios audiovisuales de comunicación alcanzan un
creciente protagonismo, el Grupo de Opinião Pública y el Grupo de Estudo
e Doutrina procuraron moldear opiniones a través de una eficiente y
poderosa red de relaciones públicas que involucró radios y estaciones de
televisión. Diferentes tipos de programas fueron patrocinados de forma
directa o indirecta por el Instituto, lo que revela la existencia de una logística
que demandaba esfuerzos de innumerables personas, incluidos políticos
profesionales de prestigio.
Uno de los mecanismos utilizados para incidir en los programas
periodísticos de televisión fue participar mediante diferentes tipos de
aportes financieros. Se discutió el patrocinio a los periodistas Jorge
Sampaio y Alves de Castro –el “Reporter Esso em todo o Brasil”–, de la
red Manchete, y a otros programas. La colocación de publicidad y las
entrevistas pagas garantizaban una buena acogida, esquema en el que
participaron los periodistas José A. Vieira, Peixoto do Valle y Antenor
Novaes.
Uno de los más importantes emprendimientos de ese tipo fue una serie de
catorce programas agrupados bajo el nombre de “Encontro de democratas
com a Nação”, realizada en 1962. Con una duración de treinta minutos
cada uno, fueron emitidos por tres canales diferentes. El formato escogido
–siguiendo la sugerencia de José Luiz Moreira de Souza– consistía en la
elaboración de entrevistas sobre temas de actualidad realizadas por
periodistas a distintas personalidades cuidadosamente seleccionadas. Los
periodistas provenían de distintas regiones del país, en especial de Recife,
Paraná, Rio de Janeiro y São Paulo. En cuanto a las quince figuras públicas
invitadas, fueron escogidas de una extensa lista que denominaban “reserva
de oradores” y de otra más reducida entregada a Paiva Teixeira en una

reunión del Comitê Executivo del IPÊS/Rio, procurándose representar los
más diversos segmentos de la sociedad con los cuales el Instituto tenía
afinidad. En cada sesión del programa había un debate planteado en
lenguaje accesible al gran público y sin detalles técnicos que pudiesen
oscurecer el mensaje político, versando sobre dos o más problemas
considerados principales y que ya estaban en discusión a través de la
campaña orientada por el Grupo de Opinião Pública, que contaba para eso
con un presupuesto total proyectado en diez millones de cruzeiros a ser
recaudados por Huber Jr.
El IPÊS también patrocinó, bajo diferentes formas, una serie de programas
políticos en los cuales sus Grupos de Estudo e Doutrina preparaban la línea
de argumentación, así como otra serie de reportajes transmitida por la TV
Cultural-Canal 2 de São Paulo. “Peço a Palavra” consistía en entrevistas a
personalidades de los más diversos sectores de la sociedad, cuyas
opiniones “armonizaban con los objetivos del IPÊS”. Transmitió veintiséis
unidades en frecuencia casi semanal desde el 23 de agosto de 1962 hasta el
9 de mayo de 1963.
Sin embargo, en una época en la cual la televisión era patrimonio exclusivo
de lo más alto de la sociedad, la radio continuaba siendo el principal
vehículo de comunicación masiva en los sectores populares. En ese medio,
al igual que lo hecho con los periódicos, el IPÊS tampoco actuaba de
manera directa, sino que apoyaba financieramente una gran variedad de
programas y figuras públicas, que transmitían sus conferencias y otras
discusiones.
Así, la oposición consiguió montar una amplia red de emisoras, cuyas
actividades desde 1961 irían in crescendo hasta conformar la “Cadeia da
Democracia”. Bajo la organización de João Calmon, de los Diários

Es interesante notar también que el propio Instituto elaboró una tira cómica . controlando prácticamente el horario central. Del mismo modo. columnista de Última Hora. el chantaje y el uso de dinero como instrumento político eran más que evidentes. instalada por Leonel Brizola. Cuando el desaliento financiero era insuficiente. y Alziro Zarur. para lo cual apelaba a diversos métodos. la poderosa Associação Brasileira de Anunciantes realizó a mediados de 1962 una reunión de los grandes patrocinadores de televisión con el propósito de alentar o desalentar el patrocinio a determinados medios o programas. como. de la cual una de las víctimas fue el humorista Chico Anysio. La meticulosidad de esa tarea queda comprobada en la búsqueda de ayuda del IPÊS para segmentos bien específicos. de la Rádio Mundial de Rio de Janeiro. emisora de gran audiencia. que causaba gran impacto en las favelas urbanas y con penetración en sectores de la Umbanda. otros medios podían ser empleados. por lo que fue forzado a dejar el periódico en 1962. por ejemplo. Por ejemplo. político populista cristiano de derecha. esta red operó entre octubre de 1963 y el golpe de abril de 1964 como contrapunto a la “Cadeia da Legalidade”.Associados. Una víctima de ese tipo de presión fue Arapuã. que llegó a financiar más de trescientos programas diarios de más de cien estaciones de radio en todo Brasil. En esta práctica. el Instituto era capaz de bloquear individuos y programas indeseables. inclusive la persecución ideológica y la delación. que mantenía una sección especial en la cual hacía frecuentes críticas humorísticas a la directriz política de Estados Unidos. las conexiones con Raul Brunini.

[10] así como por el patrocinio de algunos otros. las caricaturas se revelan como un poderoso instrumento discursivo. la productividad y la pluralidad política. que incluía la segmentación de la propuesta. Detrás de su simplicidad aparente. que se publicaba en los periódicos O Dia. el IPÊS mantenía dos secciones de proyecciones al día para sus contribuyentes y el éxito de las exhibiciones llevó a la seccional carioca en julio de 1963 a instalar en la sede su propia sala cinematográfica y a extender esa actividad fuera del local con el propósito de alcanzar un público más vasto. A Luta Democrática. Última Hora y O Globo. Se trata de un recurso que moviliza de forma eficaz la comicidad y el humor. probablemente con mayor efectividad que el lenguaje escrito. desde temprano éste demostró interés por la exhibición y hasta la producción de filmes de contenido político como instrumento para divulgar sus pensamientos y propagar el descrédito del gobierno de Goulart. En ella se enfatizaban los valores de la iniciativa privada. Ellas sintetizan ideas y argumentos que forman parte del debate político. A fines de 1962. así como se propugnaba el rechazo a directrices políticas consideradas estatizantes o socialistas. a juzgar por la cantidad de materiales producidos. tarea que fue continuada después del golpe de 1964 como apoyo a las nuevas autoridades y aliento a la participación de los empresarios. lo que lo convierte en una enérgica arma política para debilitar la posición de los adversarios (Motta.[9] Aunque a primera vista parezca algo distante de las preocupaciones propias de organizaciones como el IPÊS.llamada “Diálogo Democraticus”. Este instrumento nos revela cuán cuidadoso fue el proceso de construcción ideológica desarrollado por el IPÊS. presentándolos de modo rápido e impactante para un amplio público receptor. Esa actividad fue verdaderamente importante. 2004). para lo cual utilizaría una interesante estrategia. .

a juzgar por el título. donde hubo abucheos. por lo general con el apoyo de personas o instituciones vinculadas a la Iglesia. ese rubro pasó a denominarse “Programas Educacionais”. al interior de los estados. en el cual la película principal solía ser un western norteamericano. y en sedes universitarias. Esas proyecciones seguían un programa predefinido. En marzo de 1963. No se trataba ésta de una actividad de mero esparcimiento. inclusive. los barrios urbanos más pobres de las mayores ciudades de Brasil e. El proyecto de “cine ambulante” fue ideado por Oswaldo Tavares Ferreira y contó con la cooperación de algunas grandes compañías que proporcionaron la infraestructura técnica necesaria. seguida de un cortometraje del IPÊS que realizaba una apelación política. Los filmes también fueron presentados a la élite. entidades que reunían a industriales y comerciantes. que iban a las favelas. Esa tarea demandó grandes esfuerzos por parte del IPÊS: se montaron proyectores en camiones abiertos y ómnibus con chasis especiales. bajo el cual se registraban los gastos correspondientes en el libro Diario. y la Facultad de Derecho de la Universidad Mackenzie. “Material de Propaganda”. como la Facultad de Medicina de São Paulo.En septiembre de 1962 comenzó un programa semanal de proyección de filmes infantiles patrocinado por el Grupo de Integração. especialmente aquellos producidos en São Paulo. También con el apoyo de gerentes y propietarios se proyectaban filmes para los trabajadores en las fábricas ubicadas en los centros industriales de las grandes ciudades. el programa de exhibición de películas llegó a barrios obreros. Se proyectaban en lugares exclusivos.[11] En octubre de 1962. tarea que Antônio Carlos . sino que era claramente considerada como una acción propagandística.

hizo algunos de los filmes y ayudó a divulgarlos. Así como ocurrió con la actividad editorial. el Council for Latin America acompañó la búsqueda de cooperación de fuentes externas y patrocinó algunos filmes. el mayor productor de documentales comerciales de Brasil.Pacheco e Silva tomó bajo su responsabilidad. A través de Peixoto do Valle. Algunos fueron hechos por el Canal 100. Jean Manzon. principalmente de la Embajada Norteamericana. legitimando su papel en la “construcción nacional”. el mayor propietario de cines y distribuidor de películas del país. Las copias quedaron bajo la custodia de Luiz Severiano Ribeiro. Con el gobierno militar. circuitos comerciales de cine. para hacer cine el Instituto contó con ayuda del exterior. en el filme A boa empresa (Corrêa. fue Cid Moreira –actualmente presentador de la Red Globo–. tras el golpe de 1964. . La serie de filmes que se conserva en el Arquivo Nacional se basa en un patrón de nueve a once minutos. Otro de los que prestó su voz. representante de la Motion Pictures. y otras figuras importantes del rubro fueron convocadas para encargarse de algunas de las tareas que la actividad demandaba. el IPÊS pasó a apoyar la producción de cortometrajes de propaganda para ser presentados en televisión. productor de cortometrajes y películas de actualidad. 2005). De este modo. y la reconocida voz de Luiz Jatobá narró los quince filmes existentes. lejos de menguar en esta práctica. se mantenían contactos con Harry Stone. entre los cuales se encuentra una serie especialmente destinada a apelar a las Fuerzas Armadas. Fonseca tuvo la responsabilidad de estudiar los guiones con aquel. fábricas y escuelas. de Carlos Niemeyer. actuaba como un órgano privado de relaciones públicas del gobierno. que proporcionaba el material básico y.

vinculado a Huber Jr. encargándose de la planilla de pagos de su personal. representada en el Teatro SAJE de São Paulo. especialmente a partir de la suerte corrida por el IBAD. a pesar de que. el IPÊS entabló relaciones con diversos segmentos sociales. El Instituto patrocinó el montaje de la pieza La Maison de la nuit. Batista do Amaral y Carlos Lage. lo que requería la implementación de diversas tácticas. El IPÊS en su ambiente Para llevar adelante su actividad de oposición al gobierno de Goulart y posteriormente dar apoyo al régimen militar. la mayoría del elenco estaba integrada por “comunistas”.También algunas personalidades del teatro y del espectáculo televisivo ayudaron en la confrontación ideológica. en la opinión del Directorio. así como grupos de poder y organizaciones internacionales. tanto privadas como estatales. Los miembros del Directorio eran conscientes del compromiso que significaban determinadas actividades –no necesariamente ilegales. aunque algunas de hecho lo fuesen– y. La documentación disponible ofrece abundantes ejemplos de la intención de realizar esas acciones con el mayor sigilo posible. preferentemente norteamericanas y multilaterales. varios de ellos ingresaron en la denominada . en la cual aparece el muro de Berlín como un corredor de fuga para los moradores del lado Oriental. entre ellas Gilson Arruda. Los contactos en esa área estuvieron a cargo de Luís Cássio dos Santos Werneck. por ello aconsejaban a sus miembros cómo actuar. utilizadas con pericia por los miembros del IPÊS: no por azar.

Mello Flores definió como estrategia política el rechazo al nombramiento de San Tiago Dantas como primer ministro. cuarenta y cinco en el Senado.“comunidad de informaciones” y fueron. ayudando a organizar y financiar una red en todo el país que sería conocida como Ação Democrática Parlamentar. El tamaño de la apuesta política llevó a los empresarios del IPÊS y las organizaciones conexas a participar activamente en ese pleito. innumerables diputados estaduales. En la arena política A través del Grupo de Assessoria Parlamentar. once gobernaciones. intendentes y concejales. el IPÊS coordinó su actividad en el ámbito parlamentario. lo que incluía una muy publicitada “Caravana a Brasília” y diversos manifiestos publicados en la prensa. después del golpe. a cargo nada menos que de Ivan Hasslocher y Jorge Oscar de Mello Flores. se le encomendó el asunto a Mello Flores. para lo cual recibió una considerable . En una reunión del Comitê Executivo de mediados de mayo de 1962. Desde mayo de 1962. En las elecciones de octubre de 1962 estaban en juego la totalidad de las cuatrocientas nueve bancas de la Cámara de Diputados. los creadores del Sistema Nacional de Informações. que lo recusó forzando a Goulart a una constante recomposición de su ministerio. Representante en el Partido Trabalhista Brasileiro de los industriales y figura respetada en la centro-izquierda brasileña. Dantas constituía la última posibilidad de formación de un gobierno de consenso liderado por la burguesía.

intendentes y concejales. seiscientos para diputados estaduales. y el “fondo del trigo”. Recientemente. Así. en particular norteamericanas. El dinero provenía de aportes efectuados por empresas extranjeras y nacionales. confirmaron que el IBAD gastó más de cinco mil millones de cruzeiros. y Arthur Junqueira. actuaba como intermediario entre la Ação Democrática Parlamentar y el IPÊS. al punto de levantar sospecha general respecto de la nacionalidad y los objetivos políticos de esas contribuciones. todas abultadas. mientras que la campaña en total habría consumido por lo menos el equivalente a unos doce millones y medio de dólares o más bien veinte millones. tesorero de la Ação Democrática Parlamentar. Diversas versiones dan cifras diferentes.suma de recursos materiales y un importante equipo de colaboradores. La red opositora dio su apoyo en esas elecciones a doscientos cincuenta candidatos a diputados federales –más de un tercio de la correspondiente Cámara–. y varios candidatos a senadores. agencias gubernamentales extranjeras. Lincoln Gordon. entonces embajador norteamericano en Brasil. que finalmente terminaron por provocar la promoción de una demanda de investigación parlamentaria para determinar sus orígenes. ocho para gobiernos estaduales. funcionario de la Cámara de Diputados. Las sumas de dinero gastadas por esa red fueron enormes. aunque relativizó sus efectos (Gordon. 2002). sólo la Ação Democrática Parlamentar usó más de mil millones de cruzeiros. En los ciento cincuenta días precedentes a las elecciones de 1962. Éste tenía origen en el superávit en cruzeiros acumulado por la venta del cereal estadounidense a Brasil y se . admitió la existencia de ese financiamiento. del IPÊS. Almeida Magalhães. Watzel.

así como establecer tendencias de opinión según sectores geográficos. luchar contra el comunismo. bajo ejecución del Departamento de Sociologia de la Pontifícia Universidade Católica a través del padre Fernando Bastos D’Ávila. mientras que los que formaban la base del gobierno de Goulart avanzaron. pues los partidos apoyados perdieron espacio. liderada por el diputado de la União Democrática Nacional João Mendes. Paulo de Assis Ribeiro también habría sido contratado para un estudio con finalidad semejante. Paraná. Además de los aportes en dinero. el IPÊS pasó a gozar de una amplia relación con políticos. A cambio de los favores. no se alcanzaron los resultados deseados.depositaba en una cuenta del Banco Nacional do Desenvolvimento Econômico en moneda local para uso particular de la Embajada. No obstante. y procuraba el apoyo de figuras nacionales de partidos políticos y los gobernadores de los estados clave de São Paulo. Pero a pesar de todo el esfuerzo. Minas Gerais. el IPÊS patrocinaba y formaba organizaciones “específicamente creadas para intervenir y tener peso en las elecciones”. el Instituto desempeñó cierto papel en la asesoría política. por el cual prometían su lealtad al IBAD por sobre la fidelidad a su propio partido. Asimismo. fundamentalmente de la . el cuarenta por ciento del monto depositado no se contabilizaba. El Comitê Executivo del IPÊS/Rio evaluó la propuesta de realizar una investigación sobre las elecciones. así como unirse a la Ação Democrática Parlamentar. Rio Grande do Sul y Guanabara. Su objetivo era discernir la “voluntad del pueblo”. los candidatos eran abiertamente obligados a firmar un compromiso ideológico. Para llevar a cabo la investigación –con un presupuesto de unos novecientos mil cruzeiros– se contrató a un especialista europeo. defender la inversión extranjera.

Montagna Meirelles. en 1964. el mayor Huascar Machado Espiúca. tanto en la composición de su cuadro de asociados. asesor. cuanto por las actividades que realizaba. secretario general ejecutivo. en 1968. el general da Cunha Fredrich. Almeida Herrera. secretario del Centro de Bibliotecnia. contaban con aproximadamente doscientos representantes. que fue jefe del Grupo de Levantamento da Conjuntura. el Conselho Fiscal y el Conselho Orientador durante toda la historia del Instituto. en 1963. desde 1965. en diciembre de 1962. de 1967 a 1968. miembro del Conselho Orientador y jefe del Grupo de Publicações. en 1965. y el . el coronel R/1 Mauricio Felix da Silva. casi la mitad de la Cámara de Diputados. en 1968. desde 1965. y su superintendente. miembro de la Comision Diretiva y del Conselho Orientador. que se organizaron alrededor de la Ação Democrática Parlamentar y que. jefe del Grupo de Estudo e Doutrina y miembro de la Comision Diretiva. Por los cuarteles El de los militares era otro segmento de preferencia en los contactos del IPÊS. superintendente. desde 1968. secretario general ejecutivo. El Instituto contaba con la presencia de los generales Golbery. y miembro del Conselho Orientador. en 1966. miembro de la Comision Diretiva. nuevamente en la Comision Diretiva. el coronel Vieira Perdigão. el general Octavio Gomes de Abreu. tesorero. el brigadier Paulo Emilio Ortegal. de 1964 a 1966. hasta 1968 y posteriormente miembro del Conselho Orientador. La relación de miembros del Instituto con las Fuerzas Armadas era más que evidente. el general Xavier.União Democrática Nacional y el Partido Social Democrático. que ocupó diversos cargos en esa Comisión. personal directivo y administrativo. miembro del Conselho Fiscal.

El general Golbery era el eslabón más importante en la relación entre empresarios y militares. Golbery . Por lo general. Había sido contratado por el IPÊS a fines de 1961 para comandar el Grupo de Levantamento da Conjuntura. no fue extraño que el IPÊS procurase ocupar un lugar importante en la articulación de los conspiradores militares. Estos contactos se remontan a los inicios del IPÊS. y muchos oficiales. miembro de la Comision Diretiva. comportamiento reservado que era de necesidad vital para garantizar el éxito de determinadas operaciones. a pesar de las divisiones existentes en su interior. Durante los acontecimientos que llevaron al golpe de 1964. el Instituto proporcionaba lugares donde los militares podían reunirse en secreto. fuertemente estructurado. en 1966. convertido en el epicentro de la articulación civil-militar y en el cual confluirían numerosos grupos diseminados por los más diversos rincones del país. la presencia de personal militar en esas reuniones recibía la menor publicidad posible y muchas eran disfrazadas al extremo mediante la utilización de nombres codificados. donde fue conformado un “Comitê Revolucionário”. las Fuerzas Armadas adoptaron un papel moderador. Tanto en Rio de Janeiro como en São Paulo. si se considera que. de la reserva y también en actividad. ofreciendo una fuente importante de ayuda política. contaba con un gran número de grupos internos. así como un flujo permanente de comunicación con los de regiones más distantes. Ya en noviembre de 1961 se había realizado una reunión en Rio de Janeiro y posteriormente otra en São Paulo. El Comité. en los que fueron incorporados empresarios y militares bajo la supervisión del general Golbery.coronel de Azevedo. asistían regularmente a sus reuniones.

Edmundo Monteiro. Monteiro y . el grupo fue ampliado con la incorporación de los generales José Pinheiro de Ulhoa Cintra y Jurandir Bizarria Mamede. figura clave en la provisión de recursos y medios para sus frecuentes viajes. siendo el primero y los generales Oswaldo Cordeiro de Farias y Nelson de Mello las figuras clave en el vínculo con otros grupos. Del resto de las figuras principales del sector prestaremos atención a las actividades promovidas por los grupos liderados por los generales Olympio Mourão Filho. el comandado por el general Humberto de Alencar Castelo Branco asumiría una posición destacada. Acumulando esas dos funciones.desempeñaba también un papel central en la articulación de la campaña en contra de Goulart dentro de las Fuerzas Armadas. especialmente en el grupo de la Escola Superior de Guerra. Geisel y el propio Queiroz. que ejerció las funciones de coordinación general auxiliado por su amigo Almeida Herrera. Junto con los generales Almeida Herrera y da Cunha Friedrich. El general Mourão Filho fue contactado a inicios de 1962 por el periodista Tadeu Omar. Quien ejecutó la tarea de reunir a Castelo Branco con el grupo que operaba dentro del IPÊS y la Escola Superior de Guerra fue el general Ademar de Queiroz. especialmente con el líder del IPÊS. estaban ligados a un movimiento mayor que reunía un fuerte grupo de generales y oficiales de graduaciones inferiores. rápidamente se convertiría en la eminencia gris por detrás de muchas de las operaciones políticas llevadas adelante antes y después del golpe de 1964. quien estaba vinculado con los empresarios de Porto Alegre. Posteriormente. el estado mayor de quien sería el primer presidente tras el golpe de 1964 estaba compuesto por los generales Golbery. Así. entre los cuales. Sebastião Dalísio Menna Barreto y Agostinho Teixeira Cortes.

Pero en marzo de ese año. apoyado discretamente por el coronel Nei Braga. de la Revolución Paulista de 1932. y de Aurélio Stievani. Los vínculos de Mourão Filho con los estados del sur se establecieron parcialmente a través de Luiz Felipe de Souza Queiroz. particularmente del IPESUL. en parte de una maniobra de distracción implementada por activistas y militares relacionados con el IPÊS. En Paraná. el coronel Barcellos. el principal organizador militar fue el general Geisel. que continuaron regularmente de forma discreta hasta febrero de 1963. entre los cuales se encontraba Leopoldo Figueiredo. que estaba encargado de la organización de los propietarios. Su manipulación tenía un doble objetivo: . las operaciones ocurrieron de forma semejante. y el lado civil del movimiento era liderado por José Manoel Linhares de Lacerda. líder estadual de la União Democrática Nacional. y el general de reserva Armand Cattani. compartiendo reuniones en las cuales ampliaba aún más su círculo de relaciones y recibía dinero para desarrollar sus actividades. gobernador del estado. de activa participación. la Policía Civil y la Fuerza Pública. a los civiles. transformándose a partir de ese momento. Por su importancia. Mourão Filho coordinaba a los militares. que comandaba la Quinta Divisão del III Exército. mientras que Menna Barreto. En Rio Grande do Sul se podía contar con dos tercios de los oficiales del III Exército. aunque menores.Othon Barcelos Correia organizaron un encuentro del militar con un gran número de empresarios. que coordinaba unidades integradas por grandes propietarios de tierras. fueron frecuentes. En Santa Catarina. los contactos de Mourão Filho con líderes del IPÊS. ligado a la Federação Agrária do Rio Grande do Sul y al IPESUL. teniendo también apoyo del gobernador Ildo Meneghetti. de manera involuntaria. el general fue transferido a São Paulo para el comando de la Segunda Região Militar del II Exército.

involucrados en acciones concretas. y terminó de cerrarse en el momento en que fue puesto en contacto con el general de reserva Menna Barreto. hermano menor del teniente coronel João Baptista Figueiredo. el general Mourão Filho se aislaba en su conspiración militar.neutralizarlo y convertirlo en una especie de pantalla para las actividades de otros miembros. A fines de agosto de 1963 fue nuevamente transferido. Entre los primeros signos de cambio estuvo el retiro del apoyo que recibía a través de la provisión de pasajes aéreos gratuitos. pasara a ser su “secretario asistente”. a fines de marzo de 1963. su tierra natal. Ese cerco se fortaleció aún más cuando Mourão Filho fue invitado a la casa de Antenor Edmundo Horta. ante sus ojos. que obligaron al grupo del IPÊS/Escola Superior de Guerra a “operarlo” para contener y restringir sus actividades entre los militares. con lo que reducían su movilidad. mientras el general Menna Barreto progresaba. que el mayor Figueiredo. quedaban preservados. donde nuevamente fue puesto en conexión con empresarios y militares. con sede en Juiz de . que. minero de Diamantina. De esa forma. sugirió que Mourão Filho indicase al coronel de Caballería Ramiro Tavares para comandar su estado mayor y también le solicitó. de la Escola Superior de Guerra. El general Lyra Tavares. ya que sus líderes no aparecían. En junio de 1963 se quejaba de que Júlio Mesquita Filho lo evitaba. La ingenuidad de Mourão Filho quedaba patente en la condena a la supuesta actitud “académica” del IPÊS. así. El general comenzó a sentirse perseguido y apuntó al mayor Figueiredo y al coronel Tavares como causas de su ineficacia. con lo que el círculo a su alrededor se iba cerrando. esta vez para el comando de la Cuarta Región Militar y la Cuarta División de Infantería del I Exército. Pero aun mayor que su ingenuidad eran sus ansias de liderazgo.

ropas y transporte para las fuerzas militares.Fora. Además de liderar un grupo de civiles y un contingente de oficiales de reserva de la Força Expedicionária Brasileira. comenzaron a cercarlo nuevamente. provisto de recursos materiales y humanos que le suministraban los Grupos de Estudo e Ação del IPÊS/SP. a fines de enero de 1964. estado de Minas Gerais. pero. esa tarea seria in gloria. Este grupo. y ambos se reunieron con el gobernador Magalhães Pinto. el general Guedes tomó la supervisión del desarrollo de la conspiración. donde tenía sede el IPÊS/Belo Horizonte. ese agrupamiento quedaba a las puertas de la antigua capital federal y se encontraba bajo la égida del gobernador José de Magalhães Pinto. Con el objetivo de minar las actividades de Mourão Filho. que había luchado en la . El general Menna Barreto estaba en el comando directo de otro grupo. en especial los generales Bragança y Carlos Luís Guedes. Inmediatamente después de asumir su nuevo comando. más de un millón de dólares en la época. A continuación. Guedes convocó una reunión en el edificio Acaiaca. recaudó mil quinientos millones de cruzeiros. así como algunos ejecutivos de las federaciones industriales de São Paulo y Minas Gerais. como se verá más adelante. alimentos. coordinado por el general Souza Carvalho. Augusto Frederico Schmidt asumió la tarea de solapar el prestigio del general Mourão Filho frente a los jóvenes oficiales y. a quien le confió la índole de sus operaciones. aprovechando que había entrado en vacaciones. Mourão Filho entró en contacto con Guedes. Además de contar con la mayor tropa del país. integradas al IPÊS/SP y al IPÊS/Belo Horizonte. de grandes aspiraciones y que podría dañar los vínculos cuidadosamente elaborados por los activistas del IPÊS/Belo Horizonte con otros militares en el estado.

Herman de Moraes. Resteel se vinculó también a Abreu Sodré y Herbert Levy. que dirigía otra sección del movimiento cívico-militar y lideraba un grupo armado de aproximadamente ochenta hombres. Para ello. El general Aldévio Barbosa de Lemos organizó las escuchas telefónicas de Goulart a São Paulo y la “Cadeia da Democracia” fue instalada en el propio Gabinete del secretario de Segurança. de Fernando y Roberto Levy. . pasó a actuar en el gabinete del estado mayor de las Fuerzas Armadas. una vez transferido a Rio de Janeiro. de manera especial. recibía el apoyo del Grupo de Opinião Pública y. hijos del líder de la União Democrática Nacional y empresario.Segunda Guerra Mundial. con sede en São Paulo. su punto de vista conquistó a los oficiales y apartó al mayor Ner Pereira del liderazgo. Souza Carvalho era uno de los líderes del Setor de Ações del grupo cívico-militar comandado por el IPÊS y formado después de la reunión de noviembre de 1961 en Rio de Janeiro. El general Menna Barreto coordinó sus actividades con las del general Reynaldo Saldanha da Gama. Tras el paciente trabajo de la unidad que comandaba. que se convirtió en el eslabón de articulación de los grupos organizados por la red IPÊS/Escola Superior de Guerra en Rio de Janeiro y São Paulo. y se ligó directamente al almirante Heck. Herbert Levy. Un activista de gran importancia en el sector militar fue el teniente coronel Resteel. y del jefe de la policía de Adhemar de Barros. así como del Instituto de Engenharia. y. a través de Carlos D’Alamo Lousada. El general Cortes estaba vinculado a oficiales en actividad y coordinó el aspecto militar de la acción de desestabilización a través del Grupo Especial de Conjuntura.

la Marina y algunos elementos del I Exército apoyaron el plan completamente. dirigida por Frederico Abranches Viotti. con sede en Nueva York. el civil. compañía de transportes marítimos del presidente del IPÊS.En el resto de la estratégica región sudeste. costeando la campaña del general Magessi. Otros pertrechos fueron obtenidos por intermedio de Alberto Byngton. formadas principalmente por jóvenes de clase media. transportó armas y equipamientos para los conspiradores. La vinculación con los militares fue tan intensa que el complejo IPÊS/IBAD llegó a participar en las elecciones de sus instituciones sociales. que coordinaba estas actividades con las de otras organizaciones. que actuaba para amedrentar figuras políticas. El involucramiento de los empresarios en el ámbito militar no se limitó al aporte monetario. patrocinando el contrabando de armamento de Estados Unidos para la rebelión de São Paulo. particularmente el Clube Militar. grupos entrenados en la utilización de pequeñas armas de fuego y la manipulación . La Leopoldo Figueiredo Navegação. También organizaron fuerzas de choque. que influenciaban considerablemente el debate interno. como la Escola de Liderança Democrática. el general Guedes comandaba el sector militar y el general Bragança. Así. bajo la supervisión de Paulo Quartim. en el estado de la Guanabara. apoyados por la Mobilização Democrática Mineira. Esos recursos no eran sólo para el uso de los militares: los empresarios de Rio de Janeiro se armaron en las “unidades de control de barrios”. quien también compraría dos cargamentos de combustible para dar autonomía a los conspiradores. el trabajo conspirativo también era intenso. En Minas Gerais. movimiento que también contaba con el beneplácito de Carlos Lacerda. tal como lo hiciera en 1932.

congregó a unas cuatrocientas personalidades. culturales y deportivas –integradas o dirigidas por muchos de los líderes del IPÊS– sirvieron de sede para sus operaciones de comunicación y movilización. así como un representante del general Cordeiro de Farias. Ramiro Gorreta e Ivanhoé Mártins. bordeando comportamientos paranoicos en muchos casos. Otros frecuentadores de los cursos de la Escola Superior de Guerra fueron los responsables de crear un sistema de entrenamiento en armas de fuego y técnicas de guerrilla. Estos lugares proporcionaban. en el departamento de Mesquita Filho. incluidos oficiales de reserva y profesionales ligados al IPÊS. importantes instituciones sociales. Una de las demostraciones más importantes por parte de esos grupos fue la reunión llevada a cabo en la segunda quincena de abril de 1963 en el Estadio de Pacaembu. impartido en galerías subterráneas de tiro para el ejercicio de socios. Paulo Yazbek se convirtió en una figura clave en el sector de comunicaciones de radio del movimiento cívico-militar. uniformes y alimentos. Coordinada por los generales Menna Barreto y Cortes.de bombas de plástico. El éxito de esas reuniones llevó a la convocatoria de un nuevo encuentro en . El compromiso de esas organizaciones llegó a niveles inimaginables. además. como fundador y consejero permanente de la Liga Amadora Brasileira de Rádio Emissão (LABRE). con la que proporcionó las bases para el desarrollo de una red conspiradora. y durante el golpe. escondrijos propicios para montar depósitos secretos de munición. En ella. se reunieron los generales Mourão Filho. para coordinar las actividades del grupo cívico-militar de São Paulo con el de Rio de Janeiro. En otro encuentro. el coronel Cid Camargo Osório creó un sistema codificado de comunicaciones con otros estados. además del propio Herbert Levy. y al que se aplicó una interesante modalidad de replicación en fazendas próximas a las ciudades.

y varios militares que se le oponían pasaron a tener un papel más destacado que aquel asignado por los planes. la sucesión presidencial era extensamente discutida por los empresarios. que asistían desde las oficinas del IPÊS. contando con la presencia de representantes de once estados y buena parte de los líderes de la oposición. mientras las multitudes recorrían la Avenida Rio Branco. Una vez precipitados los acontecimientos. tendrían que enfrentar la reacción del gobierno. Día de la Mentira en Brasil. había sido derrotado. se convirtió en el ministro de Guerra. El dominio completo de la Escola Superior de Guerra dentro de la jerarquía del Ejército. se congregaron cuatro mil participantes bajo la presidencia del fray Celso y Francisco Ramalho. con el propósito de no coincidir con el 1º de abril. Al día siguiente. liderado por el Movimento Sindical Democrático y el Movimento Democrático Estudantil.el Estadio Pacaembu para el 22 de junio. El 2 de abril de 1964. no les quedaba otra opción a los demás militares golpistas que apoyarlo. pacientemente procurado. la burguesía conmemoró la deposición del presidente Goulart junto a una gigantesca marcha de familias por las calles de Rio de Janeiro y. apoyado por un gran número de oficiales de medio escalón y extremistas de derecha. como el general Costa e Silva que. Tras un intenso trabajo que movilizaría a miembros de varios grupos. pues se sublevó el 29 de marzo. Así. se realizó una reunión conjunta de los líderes del Instituto. . La fecha había sido determinada por el estado mayor informal para el 2 de abril. Pero Mourão Filho les ganaría de mano. patrocinados por el IPÊS. pues de otro modo. el caldo de cultivo para el golpe estaba preparado.

asumir el comando y contener a los grupos económicos y militares y a las facciones políticas contrarias. actuando como filtros en la selección de líderes para los puestos clave del nuevo gobierno. Los contactos se efectuaron bajo intermediación de la CIA. que sería decisivo para dar forma al régimen y conformar el staff de la futura administración. esto es. fue responsable por la consolidación de un esquema de apoyo financiero para el aparato represivo de la Policía y de las Fuerzas Armadas. el Instituto dio apoyo al Grupo de Ação Patriótica. mencionemos que algunos líderes del IPÊS se involucraron en el lado más sórdido de las operaciones represivas. formalizado por el Congreso el 11 de abril. Queiroz y Geisel iban diariamente a la casa del general Castelo Branco para preservar el liderazgo del estado mayor informal y mantener al futuro presidente bajo intensa supervisión. que actuaba en Rio de Janeiro. dinamarqués naturalizado brasileño. Henning Albert Boilesen. São Paulo y Minas Gerais. bajo el liderazgo de Aristóteles Drummond. Desde 1962. Los generales Golbery. reunió a un grupo de empresarios que contribuyó económicamente y ofreció equipamientos para la Operação . Por sugerencia del ministro Antônio Delfim Netto. Una comisión se ocupó de preparar “un plan de acción para los próximos treinta días”. preocupándose en esconder del escrutinio público su vínculo con cualquiera de los grupos secretos que operaban.en la que se defendió la necesidad de continuar en actividad como forma de garantizar la victoria de sus ideas dentro del nuevo gobierno. Posteriormente.[12] Para finalizar este punto. entre cuyas prácticas estaba la intimidación de simpatizantes de la União Nacional dos Estudantes y de la União Brasileira de Estudantes Secundários. el Instituto descargó cincuenta mil libros y panfletos en el apartamento de Drummond y lo invitó a participar de la “Rede da Democracia”.

Bandeirantes (OBAN). Boilesen –de quien se dice que llegó a practicar actos de tortura– fue asesinado el 15 de abril de 1971 en una emboscada montada por integrantes del Movimento Revolucionário Tiradentes y la Vanguarda Popular Revolucionária. visible en el derrumbe de Salvador Allende. debido a la realización de aportes por fuera de aquellos declarados públicamente. que funcionaba en el barrio Pacaembu. Algunos líderes del IPÊS exportaron a países vecinos la pericia adquirida en la represión. al menos son indicativos del grado de compromiso de diferentes fracciones y sectores de clase para con el IPÊS. Ultragás prestaba camiones y Supergel abastecía la cárcel con refecciones congeladas. entre ellos. . Uno de sus indicadores globales está constituido por los balances. poco más de un escaso uno y medio por ciento para la actividad agrícola y casi ese valor para contribuciones diversas. el doce por ciento al comercio. las relaciones cultivadas por el Instituto con los empresarios fueron las más destacadas. en 1971. casi el siete por ciento a los bancos y las empresas de seguros. más del seis por ciento a los servicios. en 1962 las contribuciones según rama de actividad correspondían en más del setenta y dos por ciento a la industria. Otros. por intermedio del Centro de Estudos Latino-Americanos. Así. de Bolivia. En casa Además de los vínculos con políticos y militares. Gastão Eduardo Bueno Vidigal era uno de los más importantes colaboradores. así como las empresas Ford y Volkswagen proveían autos. por ejemplo a través de acciones que formarían parte de la tristemente célebre Operación Cóndor. que aunque no ofrezcan cifras definitivas. actuaron en la preparación de la campaña que depuso al presidente Juan Torres.

cuando se produjo una intensa acción . segmento que fue extremadamente refractario a sus actividades. circunstancia que evidentemente influenció para que tanto las industrias cuanto los bancos se interesasen más que las otras empresas en reunirse corporativamente y dar su apoyo a un órgano como el IPÊS. tanto privadas cuanto estatales. otros inconvenientes aparecieron. y el Instituto se vio obligado a emprender una agresiva campaña de recaudación entre las empresas. la participación de los empresarios y sus corporaciones comenzó a ser cada vez más esquiva. En los momentos álgidos de la confrontación política. Como anticipamos. debido a su actividad. las relaciones con el movimiento rural no fueron de las más prolíficas. tarea en la cual apeló a viejas lealtades de asociados y figuras públicas. y de las entidades rurales. Con el tiempo. el Instituto parece haber padecido algunas dificultades para conseguir aportes de firmas de capitales transnacionales. seguramente a causa de las ideas de reforma agraria que sustentaba. entre agosto y septiembre de 1962. a partir de 1964 y con mayor intensidad después de 1965. de mayor articulación política con el Estado y otros grupos. especialmente para la implementación del CURSEF. los problemas de reclutamiento no eran perceptibles. Si bien recogía gran adhesión entre las empresas de capital nacional. como también de las necesidades que tenían.Esos porcentajes son ilustrativos de la afinidad y el grado de significación alcanzado por cada una de las fracciones del capital dentro de la estructura económica brasileña. con excepción del estado de Paraná en un breve período. A partir de 1967. debido a posicionamientos contrarios en relación a la reforma agraria. por la desconfianza que despertaban en la población y en los pares brasileños. Pero. los contactos del IPÊS/GB irían reduciéndose al radio de su estado sede y pequeñas incursiones en Minas Gerais.

que le concedió subsidios y suministró material de propaganda. fuertemente anticomunista. Esa agrupación mantenía un programa de entrenamiento ideológico que enviaba a Estados Unidos oficiales militares y otros responsables por la formulación de opinión para un período de orientación ideológica y preparación política. en el cual veía esos segmentos sociales como dique político contra las demandas comunistas. el IPÊS se involucró en una amplia campaña que buscaba impactar no sólo en las clases dominantes. y un viaje realizado por el general Golbery a Curitiba y Pato Branco. cuya colaboración era insistentemente solicitada por los líderes.promovida por el grupo Mobilização Agrária do Paraná. el IPÊS tuvo participación importante en ese movimiento. Aunque siempre tras bastidores. Pensando en ello. sino también en sectores de los grupos subalternos. Arlindo Lopes Correia preparó para el Comitê Executivo un position paper titulado “Conquista das classes médias para a ação política em Grupo”. que en su auge llegaron a tres mil. Entre esos movimientos se destacaron la Associação dos Amigos das Nações Cativas y el Rearmamento Moral. una organización “paraguas”. que iban desde filmes hasta panfletos. con órganos similares en Estados Unidos y que tenía como representante en Brasil a una persona de apellido Zimmerman. que desencadenó una ola de agitación. mediante el aporte de munición ideológica a través de sus Grupos de Estudos. donde participó de reuniones y dio una entrevista televisiva el 17 de septiembre de ese año. La Asociación de Dirigentes Cristãos de Empresas fue otra de las . ligado al Instituto por Fonseca y también con tránsito en el sector militar. El Instituto tomó para sí esa tesis y encargó a Hélio Gomide la coordinación de los movimientos paralelos. Igualmente. La relación con ella se convirtió en una prioridad del IPÊS/Rio.

Aunque de forma menos importante que los contactos sostenidos con empresarios. el Instituto se preocupó en relacionarse con las categorías profesionales. las entidades femeninas y los grupos católicos proporcionaron la más visible acción cívica contra el gobierno. considerándola ejemplo perfecto de una “idea-fuerza” y para la cual contaba con organización. la importancia de la ama de casa de clase media como potencial punta de lanza para el contraataque a Goulart fue rápidamente percibida por Paiva Teixeira. y . Con la fuerza de las mujeres Por otro lado. aunque muchas veces le sea vedado el usufructo de plenos derechos. La Associação dos Advogados Democratas.organizaciones que colaboraron con el IPÊS. generalmente con un cuerpo masculino de asesores. que se prolonga en la vida republicana como símbolo (Carvalho. 1990). Así. en el transcurso de los primeros meses de 1964. se mostraban como instrumentos importantes en la confrontación ideológica. por ejemplo. especialmente en los estados de Minas Gerais. São Paulo y de la Guanabara. Tenía como asistente eclesiástico al padre D’Ávila y era importante en la movilización de los pequeños empresarios y de las clases medias mediante la organización de conferencias y el apoyo a las campañas opositoras. dinero y eslóganes adecuados. el Instituto también supo interpretar el significado especial otorgado en la historia a la figura de la mujer. De esa forma. cuya discusión se daba en un momento clave de la historia brasileña. Esas organizaciones. realizó estudios sobre aspectos jurídicos del parlamentarismo y el presidencialismo.

así como se ocupaban con actividades de servicio social en favelas y. organizaba y orientaba políticamente a las tres más importantes: la Campanha da Mulher pela Democracia. proveía experiencia organizacional y orientación política a otra miríada de grupos femeninos conservadores católicos y de cuño familiar de menor porte. La movilización de las mujeres aseguró parte significativa del apoyo a la Caixa de Ressonância del Instituto. una máquina poderosa de comunicación de gran alcance. de protección al consumidor. entre las cuales. Las mujeres promovían conferencias sobre asuntos variados. de São Paulo. en particular la ocupación de estaciones de televisión para causar tumultos durante determinados programas. y la Campanha para Educação Cívica. y a las numerosas marchas organizadas en las principales ciudades brasileñas. la presión sobre firmas comerciales para que retirasen sus anuncios de los periódicos rivales e. de Rio de Janeiro. el flete de ómnibus con “estudiantes” e intimidadores anticomunistas para participar de las elecciones de los centros. especialmente antecedentes electorales. discusiones en torno de la Doctrina Social de la Iglesia. cuyo debut se produjo en la promoción de la “Caravana a Brasília” contra la elección de Dantas.para obtener su concurso. inclusive. También muchas de estas agrupaciones se prestaban como un canal de recursos financieros y una fuente de apoyo político para otros grupos y organizaciones. posteriormente. la União Cívica Feminina. hubo una organización femenina que mantuvo un archivo de políticos con copiosos datos biográficos. estaba el propio IPÊS. el IPÊS costeaba. paradójicamente. entre los cuales se destacaban los problemas de la economía y la política brasileñas. . También asistía financieramente. Algunas se destacaban en la promoción de acciones violentas.

que alcanzó su ápice en marzo de ese año en la “Marcha da Família com Deus pela Liberdade”. la União Brasileira . a pesar de su colaboración en general. que alcanzaría su vértice en el emblemático año 1968. Sin embargo. que reunió en São Paulo a aproximadamente quinientas mil personas. tanto a nivel nacional cuanto internacional. y contó con la participación de las agrupaciones católicas más importantes y la pericia en propaganda de la Mac Cann Ericsson. la hija del difunto fundador y primer presidente de la institución. para protestar contra el acto de Goulart del 13 de marzo. que agrupaba a los universitarios. De hecho. así como en los únicos casos de miembros de sexo femenino que llegaron a cargos en los consejos de FIEL y la Fundación Mediterránea fueron. siendo así elevada a ícono nacional. La actividad del Instituto tuvo como foco central la União Nacional dos Estudantes. bajo la supervisión de miembros del IPÊS –que también lo eran de las principales organizaciones de cúpula de las diversas fracciones de la burguesía. en el segundo. en el primero. aunque se extendió también a su congénere más nueva. reunidas en el Conselho de Entidades Democráticas–. Tal inquietud provenía de la creciente ola de agitación en ese sector. en febrero de 1963 entidades femeninas patrocinadas por el Instituto organizaron la “Marcha do Terço”. A la caza de jóvenes utopías Otro de los movimientos que despertó la preocupación del IPÊS fue el estudiantil. que la convertía en la mujer más acaudalada. la preparación de esta marcha se realizó en el predio de la Sociedade Rural Brasileira. la heredera por viudez de una de las mayores fortunas del país. se nota en el IPÊS la ausencia de mujeres en cargos directivos.Posteriormente. compañía multinacional de publicidad. y.

dos Estudantes Secundários, y otras organizaciones estudiantiles,
especialmente católicas.
El abordaje de este problema provocó algunas divergencias entre diferentes
miembros del Instituto. Por un lado, estaban los que consideraban vital la
acción directa y llegaban a proponer la infiltración de “elementos
democráticos” dentro de la población estudiantil militante; por otro, los que
se oponían a esa estrategia, pues consideraban que debían orientar, pero no
participar abiertamente.
En sus esfuerzos por intervenir en el movimiento estudiantil, el IPÊS dio
apoyo financiero en las contiendas electorales del sector, así como proveía
experiencia política, canalizaba contribuciones empresariales a través de
anuncios en periódicos estudiantiles aliados, publicaba material de entidades
afines, propiciaba la interacción directa de empresarios y universitarios, y
patrocinaba congresos, actividades sociales y culturales, inclusive algunas
violentas, para intimidar líderes, simpatizantes y financistas de
organizaciones rivales.
A pesar de los recursos y medios con los que contaban, esas operaciones
alcanzaron un éxito relativo hasta las cruciales elecciones para la
conducción nacional de la União Nacional dos Estudantes, transcurridas
entre los días 22 y 28 de julio de 1963, en la localidad de Santo André,
estado de São Paulo. Su resultado determinó la línea de acción política que
esa organización estudiantil adoptaría en un período crítico de la historia
brasileña.
El IPÊS, junto con el IBAD, apoyó la lista de la oposición encabezada por
Luis Fernando Ferreira, apelando a innumerables maniobras para llegar a la
victoria, que representaba mucho más que el éxito en una mera disputa

estudiantil. La inscripción de la lista se obtuvo mediante artificios; se
propugnó una reacción de la prensa, especialmente del O Estado de S.
Paulo y la Folha de S. Paulo, muy desfavorable a la conducción de la
União Nacional dos Estudantes en particular y al congreso en general;
dirigentes del Frente de Juventude Democrática, organización de extrema
derecha patrocinada por el Instituto, elucubraron planes terroristas que no
alcanzaron a concretarse; se apeló a escisiones ideológicas internas del
movimiento estudiantil para dividir sus fuerzas, circunstancia que demuestra
un cierto refinamiento en el conocimiento de las disputas en los sectores de
izquierda, e, inclusive, una delegación de aproximadamente cuarenta
miembros de Rio Grande do Sul recibió del IPESUL el pago de pasajes
aéreos, aunque por un malentendido de última hora no pudieron asistir al
congreso.
A pesar de todo, la oposición sólo obtuvo cincuenta y cinco votos, contra
los seiscientos sesenta y nueve a favor de José Serra, representante de la
lista “Unidade” y que finalmente fue electo presidente.
Tras el golpe de 1964, los intereses del Instituto en relación con el
estudiantado desaparecerían por un breve período, pero, la creciente
agitación política a partir de mediados de la década del sesenta despertó
nuevamente su interés, y aún algo adormecido diseñó varios cursos de
acción para proponer o solidificar alternativas que condujesen a la
descompresión de la situación.
Los miembros del IPÊS también establecieron contacto con el senador
Braga, orientador del Movimento Universitário de Desenvolvimento
Econômico e Social, corriente que proponía erguirse como contrapunto a
las tendencias de izquierda que dominaban entre los estudiantes, y con el
diputado Padilha, relator en la Cámara del proyecto del Banco de

Educação. Con ellos discutieron en diferentes ocasiones formas de mejorar
el proyecto, siendo el Fórum da Educação, sin duda alguna, la más
importante de todas.

En la vereda de enfrente
En su preocupación por la “función social del capital”, el IPÊS había dado
muestras desde los inicios de sus actividades de la atención dedicada al
movimiento obrero. Pero su visión, de cuño paternalista, le otorgaba al
movimiento un lugar subordinado, como si pedagógicamente tuviera que ser
conducido por el empresariado, proceso al cual difícilmente se sometieron
las organizaciones existentes.
En consecuencia, los contactos se restringieron a los márgenes. El Instituto
desarrolló su propuesta ideológica a través del Setor de Trabalho Social, en
el Grupo de Atividades Sociais, que era el encargado de ofrecer ayuda
material a organizaciones y líderes sindicales aliados, proveer entrenamiento
en escuelas de adoctrinamiento político y otras actividades sociales y
culturales a fin de asegurar su prestigio y fortalecer sus posiciones políticas.
Entre las entidades que recibían apoyo, encontramos un complejo de
organizaciones en la órbita de la Iglesia católica, de matriz preestadonovista
y fuerte cuño conservador, como la Confederação Nacional dos Círculos
Operários, la Confederação Brasileira dos Trabalhadores Cristãos, la
Federação dos Círculos Operários de São Paulo, la Federação dos
Círculos Operários Fluminenses, el Movimento Sindical Democrático y la
Residência Democrática dos Trabalhadores Livres.
De las organizaciones que recibían patrocinio para realizar actividades de

adoctrinamiento, destacamos la Escola de Líderes Operários, la Sociedade
de Estudos Interamericanos, que mantenía un Centro de Formación de
Líderes, el Movimento Democrático Brasileiro, de São Paulo, la Escola de
Líderes Operários de la Pontifícia Universidade Católica, la Universidade
do Trabalho en Campinas y diversos cursos nocturnos de alfabetización de
adultos.
Esas contribuciones no se limitaron a la realización de aportes monetarios,
sino que además incluyeron inteligencia, fundamentalmente por intermedio
del Movimento de Orientação Sindicalista, el Movimento Renovador
Sindical, la revista Correio Sindical, el Centro de Orientação Social y
otras agrupaciones respaldadas por organizaciones internacionales, como el
Movimento Sindical Democrático –que recibió ayuda de la Organização
Regional Interamericana de Trabalhadores, asociada regional de la
International Confederation of Free Trade Unions– y el Instituto Cultural do
Trabalho, con sede en São Paulo, cuyos fondos provenían en un ochenta
por ciento del American Institute for Free Labor Development.
El IPÊS también se involucraría en proyectos más específicos de mejora de
la calidad de vida de los trabajadores. El Committee for Economic
Development ofreció sus servicios para la Unidade de Ação Comunitária,
principalmente en Pernambuco. Allí operaba preferentemente el IBAD, que
patrocinaba la constitución de las llamadas “islas de contentamiento” entre
las clases trabajadoras. Un Programa da Casa Própria, anunciado por el
ministro de Trabajo, Franco Montoro e intensamente promovido por el
Grupo de Opinião Pública, tenía como meta la construcción de un millón de
viviendas populares a través de la Alianza para el Progreso. Se inscriben,
en este sentido, aportes efectuados al Movimento Universitário de
Desfavelamento, que actuaba en las favelas.

No obstante, con la consolidación del golpe y el consecuente declive del
grado de conflictividad en el sector, esas temáticas dejaron de ser una
preocupación del Instituto, las referencias se tornaron escasas, limitándose
a acciones con los trabajadores de la Companhia Docas de Santos, de la
familia de Paula Machado, y algún contacto esporádico con líderes
obreros.
Por otro lado, a partir de la década de 1940 se observa una ola creciente
de agitación en el campo brasileño, dominado por una oligarquía
recalcitrante, refractaria a todo cambio. La movilización alcanzó puntos
importantes en la década siguiente, con la constitución de agrupaciones de
corte radical, a la par que la Iglesia católica pasó a interesarse,
patrocinando y organizando sindicatos rurales en oposición a las ligas
“ateas”.
Los empresarios percibieron rápidamente los graves desafíos que ese
problema representaba. No obstante, el papel desempeñado por el IPÊS
fue secundario, a la sombra del IBAD, que desarrolló su actividad según el
molde del Serviço de Orientação Rural de Pernambuco. Esta organización,
inspirada por la Iglesia católica, servía de canal para la estrategia de
contención y detracción de la movilización campesina. También recibía
apoyo internacional, especialmente de la Liga Cooperativa dos Estados
Unidos, a su vez receptora de fondos de la CIA.
Esas actividades se acentuaron a partir de 1961, con las discusiones en
torno de la Reforma Agraria y, en 1963, alcanzaron su punto álgido en los
preparativos para la constitución de la Confederação Nacional dos
Trabalhadores na Agricultura, en el cual perderían la batalla para la União
dos Lavradores e Trabalhadores Agrícolas do Brasil, agrupación de la
órbita del Partido Comunista Brasileiro que contaba con apoyo del

gobierno de Goulart. Los sectores ligados a los dos institutos tendrían que
esperar el golpe de 1964 para continuar la contienda.

En una nueva cruzada
Debido a ello y al hecho de constituir, aún hoy, uno de los más influyentes
canales de adoctrinamiento y legitimación, fundamentalmente por atender
las demandas de compensación de las clases desfavorecidas, la Iglesia se
tornó otro campo de batalla ideológica del IPÊS. Muchos de sus miembros
se mostraron particularmente activos en el mantenimiento de contactos
fluidos y constantes con personalidades de larga militancia católica,
declarándose el Instituto un conspicuo defensor de las normas de la
civilización occidental cristiana, en una reedición de la clásica alianza entre
el Dinero, la Cruz y la Espada.
Tal sintonía trascendía lo discursivo y se plasmaba en diversos convenios de
cooperación suscriptos con varias entidades católicas, al punto que el rubro
Donaciones y Contribuciones del IPÊS/Rio, correspondiente a 1962 y
1963, estaba destinado casi íntegramente a ayudar instituciones vinculadas
a la Iglesia. En 1962, con formatos más o menos parecidos, lo que revela
cierta rutina, el IPÊS/Rio suscribió convenios con la Escola de Formação
de Líderes, el Centro de Pesquisas e Documentação Social e Política do
Instituto de Ciências Sociais e Políticas de la Pontifícia Universidade
Católica de São Paulo, el Curso de Ciências Sociais e Políticas de la
Faculdade de Filosofia, Ciências e Letras de la Pontifícia Universidade
Católica de Campinas, la Federação dos Círculos Operários do Estado de
São Paulo y la Associação de Cultura Brasileira Convívio.
Tales acuerdos implicaban algo más que la mera transferencia de recursos,

ya que en algunos se establecía una ingerencia directa en su dirección: se
crearon consejos en los que miembros del IPÊS tenían voz y voto, lo que
permitía que la convivencia, más o menos cotidiana, fuese forjando
relaciones más sólidas y, en consecuencia, una influencia más decidida.
Esas entidades servían para la promoción de eventos –como el seminario
sobre Reformas de Base y el de “Reformas democráticas para um Brasil
em crise”, programado inicialmente para ser conocido como “Resposta
cristã para um Brasil em crise”, y el Fórum da Educação–, la realización de
cursos para líderes sindicales, estudiantes, mujeres de clase media y público
en general de preparación para la militancia en sus áreas específicas; la
publicación y distribución de una voluminosa cantidad de textos –como el
ya mencionado millón de ejemplares de la encíclica Mater et Magistra–; la
suscripción o compra de grandes volúmenes de periódicos y revistas
católicos, y la exhibición de películas.
El frondoso historial de las relaciones entre instituciones vinculadas a la
Iglesia y el IPÊS incluye los aportes regulares de éste a la União dos
Escoteiros do Brasil, que recibió una generosa cantidad de dinero desde
diciembre de 1962 hasta 1968. Esta organización tenía en sus orígenes
connotaciones fuertemente anticomunistas, por lo que el cultivo de esa
relación se inscribe claramente en la estrategia de intentar penetrar en las
conciencias de las más jóvenes generaciones. En el mismo sentido se
orienta el vínculo con la Associação Cristã de Moços, aunque en una
batalla desigual, pues, en este caso, los partidos de izquierda ganaban por
varios cuerpos de ventaja.
La fluidez de la relación del Instituto con las universidades católicas llegó a
tal punto que, ante el severo problema experimentado por las empresas
extranjeras para efectuar contribuciones, la Comisión Directiva del IPÊS

anunció la posibilidad de que tales aportes pudiesen alcanzarse por
intermedio de aquellas, de modo semejante a como ya contribuían otras
empresas a través del Centro Industrial.
Junto con las vinculaciones institucionales, las de carácter personal fueron
vitales, razón por la cual el IPÊS mantuvo contactos con innumerables
miembros de la Iglesia, entre ellos, el padre Pedro Velloso, de Rio de
Janeiro, el fray Celso, capuchino de São Paulo, los padres Domingos
Crippa, Paulo Crespo y Antônio Melo, activistas rurales del Nordeste, el
jesuita D’Avila, de la revista Síntese, y hasta, como se dijo, habría sido
traído un cura italiano, cuyo nombre no fue posible confirmar.
Esa relación llegaba a niveles bien profundos, tanto que el Instituto
participaba de las divisiones internas de la Iglesia. A través de figuras como
Alceu Amoroso Lima y Gustavo Corção, que integraron el “rebaño”
político del Instituto dio su apoyo a la derecha católica, especialmente al
Opus Dei y al Centro Dom Vital, y Glycon de Paiva Teixeira asistió a
eventos en la mismísima Roma.
Esa participación le proporcionó al Instituto un conocimiento preciso de los
engranajes de la Iglesia, cuyo giro a la izquierda le causó no poca
preocupación, especialmente el de monseñor Helder Câmara, que iniciaba
una vuelta sin retorno en relación al régimen militar.

Más allá de las fronteras
El IPÊS también procuró instalarse en el contexto internacional,
profundamente marcado por la Guerra Fría, y en el cual Estados Unidos
ejercía su penetración a través de distintos organismos, cuando lo hacía de

forma oficial, o mediada por instituciones privadas, que operaban, y aún
operan, como verdaderos aparatos de Estado. También mediante figuras
públicas de prestigio, de activa participación en la campaña de
desestabilización del gobierno de Goulart y en el apoyo logístico
proporcionado a los gestores del golpe de 1964, como durante la
Operação Brother Sam.
Las referencias más concretas acerca de las relaciones del IPÊS con la
Embajada Norteamericana no son abundantes, pero demuestran que los
miembros del Instituto tenían cierto acercamiento aparte de su personal,
especialmente al embajador Lincoln Gordon o, al menos, así lo creían, tal
vez con justificada expectativa, como lo demostraba la visita del general
William Draper a la Comisión Directiva. Sin embargo, las referencias
terminan en agosto de 1966, fecha sintomática que podría estar
manifestando un cambio de actitud por parte de las autoridades
norteamericanas, preocupadas por las repercusiones del secuestro de su
embajador.
Las relaciones con las representaciones diplomáticas de otros países
parecen haber sido poco relevantes. Apenas se registran contactos con las
embajadas de Alemania y España, a pesar de las intenciones genéricas de
contar con sus “buenos oficios” para “asegurar la buena voluntad de las
firmas editoras que fuesen de antemano seleccionadas” en la
implementación del “programa de divulgación de literatura democrática”. El
mismo panorama se observa en relación con las organizaciones
panamericanas.
Los contactos con entidades extranjeras de carácter privado parecen haber
sido más fluidos, muchas veces en calidad de intermediarios de la actuación
de los organismos de naturaleza oficial, en especial en lo que se refiere a

el embajador Moscoso. Después del golpe de 1964. bajo el nombre de Council of the Americas. que tenía a Rockefeller como mentor. una delegación de líderes del Instituto viajó a Estados Unidos con el objetivo de explicar a empresarios y autoridades la situación en Brasil. Le siguieron otros viajes más específicos. fusionados. representantes del Departamento de Comercio. El Consejo era fruto de la confluencia de otras tres instituciones: el Latin American Information Committee. Llevadas a cabo en Nassau. de la cual el Instituto se tornó el canal de difusión brasileño. para convertirse finalmente en el CLA. . quienes luego siguieron camino hacia Estados Unidos para entrar en contacto con el presidente del Senado norteamericano.. siempre bajo los auspicios de Rockefeller.instituciones norteamericanas. el Council for Latin America (CLA) y sus antecesoras fueron las instituciones norteamericanas con las que el IPÊS habría mantenido mayores contactos. el Franklin Book Program. y la Ford Foundation. asistieron como representantes del IPÊS Huber Jr. de la Alianza para el Progreso. el Latin American Information Committee patrocinó por lo menos dos reuniones generales de grupos empresariales comprometidos en actividades políticas en los países de América Latina. como la American Economic Foundation. el Fundo Rotativo Kellog. Inmediatamente de producido el derrumbe de Goulart. creado en 1961. pero parece que la buena voluntad de esta “entidad benéfica” se agotó a fines de 1969. Garrido Torres y Polland. y un equipo de consejeros del Departamento de Estado. entre 1964 y 1965. el Committee for Economic Development y el Business Group for Latin America. varios miembros participaron de actividades de legitimación internacional del nuevo gobierno. Entre 1962 y 1963. De todas ellas.

para exportar algunas de las experiencias a países latinoamericanos. y en escala internacional. Las políticas públicas y hasta los funcionarios de los países latinoamericanos pasaron a ser sometidos a exhaustivas prácticas de monitoreo y disciplinamiento por parte de organismos internacionales. la edición de la obra Historia do Desenvolvimento Econômico do Brasil. Para . El CLA habría provisto más o menos regularmente de publicaciones. divulgados por diferentes circulares de acceso restringido y de carácter reservado para toda América Latina. Lorden cuando eran tratados asuntos de relevancia. en la práctica. su principal propulsor tuvieron participación importante como agentes paraestatales del gobierno norteamericano en América Latina. así como de diversos artículos y otros documentos. entre ellas el Council for Latin America Report e Intercambio. en especial. en la constitución de la Trilateral Commission y el reordenamiento de diversos organismos económicos multilaterales. según parece. que dio apoyo a la publicación de textos y una invitación para participar en la reunión anual del Banco Mundial de Reconstrucción y Fomento y el Fondo Monetario Internacional. El CLA y. las agencias de cooperación internacionales hicieron cada vez más complejos los mecanismos de acceso y permanencia en determinados programas. que. en 1968 el Comité habría entrado en ruta de colisión con el régimen militar. Mediante esta reorganización. También fueron regulares los contactos con el Committee for Economic Development. como lo demuestran sus críticas al sistema electoral que iba a ser implementado. y la presencia esporádica en el Conselho Orientador de Richard K. Pero. en Chile. actuaban bajo la tutela de los organismos norteamericanos. alentando diversas actividades que llegaron a su punto culminante en la desestabilización promovida contra el gobierno de Salvador Allende.

mientras que João Baptista Oliveira Figueiredo. También en la antesala del Palacio encontramos al capitán Aquino Ferreira. La Casa Civil y. éstos contaron con la colaboración de otras organizaciones de carácter privado. Brzezinski. la Casa Militar. 1967. 1988). 1970. sobrino de Leopoldo Figueiredo. en la del general . asistente personal de los anteriores cuando presidentes de la República. Luiz Viana Filho y el general Geisel. la intervención resultaba más tolerable en países que se mostraban contrarios o poco proclives a los imperativos externos (Alba. durante los gobiernos militares son importantísimas porque coordinan las relaciones entre los ministros y otros poderes. Ernesto Geisel estuvo ligado al Instituto de forma un tanto difusa. en la del general Médici. aunque la llegada de los generales Geisel y Figueiredo a la Presidencia haya ocurrido posteriormente al cierre de las actividades del Instituto. De esta forma. y Montecinos. había formado parte de él desempeñando tareas importantes. la colonización de cargos estatales por parte de miembros del IPÊS fue más que evidente y. su presidente. 2002.diluir su presencia y la visibilidad de sus acciones. Corvalán. que funcionaban como aparatos cuasi estatales. 1994. es importante mencionarlos también a ellos para tener noción de la profundidad de esa inserción. Markoff y Montecinos. 1965. en especial. Levinson y De Onis. Daland. Durante la presidencia del mariscal Castelo Branco ocuparon la Casa Civil y la Casa Militar. 1998. La colonización de los aparatos de Estado Tras el golpe de 1964. Leitão de Abreu y el entonces coronel Figueiredo.

ese cargo fue ocupado por el general Octávio de Medeiros. junto con el IPÊS/SP. que combinó funciones de una agencia central de inteligencia con las de un consejo asesor para la formulación de directrices políticas nacionales. Algunos de sus miembros se involucraron en los operativos de información. que se mantuvo en el puesto. Una de las innovaciones más importantes en cuanto a la estructura estatal efectuada por el gobierno militar fue la creación del Sistema Nacional de Informações. de 1974 a 1978. los generales Golbery. también ese organismo canalizaba informaciones para los Inquéritos Policiais Militares.Geisel. sucedido . de 1969 a 1974. Su fundador y primer jefe nacional fue el general Golbery. que fue sucedido por el general Belfort Bethlem. mientras que el coronel Figueiredo era director y lo sucedió en el cargo durante la del general Geisel. fue responsable por la iniciativa de crear el Instituto de Estudos Científicos sobre Comunismo. Para el Ministério da Fazenda fue designado Gouveia de Bulhões. instaurados tras el golpe con la finalidad de investigar actividades supuestamente subversivas. en la de Figueiredo. y Danilo Venturini. recogiendo fondos no registrados provenientes del mundo empresarial. los generales Golbery y Hugo de Abreu. El Sistema Nacional de Informações. que había desarrollado tareas similares en el IPÊS al frente de su Grupo de Levantamento da Conjuntura. del Grupo de Levantamento da Conjuntura. asumiendo estatus de superministerio. Otros miembros del Instituto también ocuparon cargos dentro de su estructura. El general Carlos Alberto da Fontoura se convirtió en ministro-jefe del Sistema Nacional de Informações durante la presidencia del general Médici. dirigido por Estanislau Fischlowitz. En la del último presidente militar.

posteriormente transformado en Instituto de Planejamento Econômico e Social Aplicado. los miembros del Instituto podían readecuar la legislación económica y conducir la política en esa área de acuerdo con sus intereses. el Conselho Nacional de Economia. y Mário Henrique Simonsen después. Oliveira Campos se convirtió en ministro de Planejamento. el Banco do Brasil. . bajo la supervisión de Mário Henrique Simonsen. como la Superintendência da Moeda e do Crédito –sustituida por el Banco Central creado a instancia de un proyecto del propio IPÊS. programa que coordinaba las reformas económicas y sociales a ser implantadas de 1964 a 1967. a través de su control. Así. función en la cual recibieron la colaboración de otros miembros del IPÊS. rodeándose de un equipo de asesores casi en su totalidad del IPÊS con los que elaboró el Plano de Ação Econômica do Governo. durante los gobiernos de los generales Costa e Silva y Médici. También fue colonizada una cantidad importante de órganos ligados al Ministério da Fazenda. el Escritório de Planejamento Econômico e Social do Estado. teniendo como primer presidente y fundador a Chagas Nogueira–. el Banco Nacional do Desenvolvimento Econômico. la Caixa Econômica Federal. Miembros o allegados al IPÊS estuvieron a cargo del Comitê de Coordenação da Aliança para o Progresso. el Conselho Monetário Nacional. y la recién creada Agência Federal de Processamento de Dados. diversos bancos estaduales y el Fundo de Democratização do Capital das Empresas. En 1965 fue establecido el Conselho Consultivo de Planejamento. teniendo al propio ministro como secretario ejecutivo. que se transformó en importante centro de formulación de directrices políticas.por Antônio Delfim Netto. además del propio Ministerio.

mientras que. Después que el mariscal Juarez Távora se encargó del Ministério dos Transportes. estuvo bajo el comando del general Macedo Soares. como el Comitê de Assessoria de Política Industrial e Comercial. sustituido durante el gobierno de Castelo Branco por Paulo Egydio Martins. entre ellas las referidas a la reforma agraria. tal organismo fue transformado en una Secretaría directamente ligada a la Presidencia y retornó a su condición original en 1979. el Instituto Nacional de Tecnologia. pero rápidamente fue sustituido por Hugo Leme. El Ministério da Indústria e Comércio fue ocupado por Daniel Faraco. En el sector . En 1974. varios miembros o allegados al IPÊS pasaron a ocupar puestos en diversas compañías y organismos dependientes. a quien le seguiría Braga. la recientemente creada Empresa Brasileira de Turismo (Embratur) y la Companhia Brasileira de Alimentação (Cobal). que pasó a ser comandada por el IPÊS desde la Superintendência da Reforma Agrária. que fue sucedido por Antônio Delfim Netto. Miembros del IPÊS obtuvieron también cargos en órganos dependientes del Ministério da Indústria e Comércio. Pero este organismo perdió importancia y se transfirieron áreas de su influencia hacia el Ministério da Fazenda. el Instituto Nacional de Pesos e Medidas. aparato que fue sustituido posteriormente por distintos organismos que sirvieron para impulsar la tibia propuesta del Instituto a través de la sanción del Estatuto da Terra. con Simonsen.Los sucesores de Oliveira Campos al frente de ese Ministerio fueron Hélio Beltrão y João Paulo dos Reis Velloso. durante la administración de Costa e Silva. En el Ministério da Agricultura fue designado en primera instancia Oscar Thompson Filho.

Companhia Siderúrgica Paulista. La nueva administración no modificó sustancialmente la estructura y función del Ministério das Minas e Energia. el Conselho Nacional de Petróleo y el Instituto Brasileiro do Petróleo. Docenave. Companhia Siderúrgica Vatu. Mauro Thibau se convirtió en ministro durante la presidencia de Castelo Branco y varios otros activistas del IPÊS ocuparon puestos clave en diversos órganos de ese Ministerio. Vasp y Varig. por el Ministério do Interior. se creó el Ministério Extraordinário para Coordenação dos Órgãos Regionais. Companhia Siderúrgica Nacional. Tras el golpe de 1964. la Estrada de Ferro Noroeste do Brasil y la Companhia Paulista de Estradas de Ferro. asumieron el comando de toda la estructura industrial del acero. Usina Siderúrgica de Bahia. Ese Ministerio fue sustituido. y en la navegación. Usiminas. De este modo. Companhia Siderúrgica da Guanabara y Aços Especiais Itabira. Companhia de Ferro e Aço de Vitória.aéreo dominaron Embraer. durante el mandato del mariscal Costa e Silva. En cuanto a la industria petroquímica. a través de diferentes empresas. en el transporte ferroviario. y la Companhia Brasileira de Dragagem. que fue ocupado por el general Albuquerque Lima. entre ellas: Companhia Vale do Rio Doce. Desde esos y otros cargos se atacaría la nacionalización de las . la Direção de Planejamento do Departamento Nacional de Estradas de Ferro. que fue ocupado por el general Cordeiro de Farias y del cual dependían las poderosas Superintendência de Desenvolvimento do Nordeste y Superintendência de Desenvolvimento da Amazônia. allegados al IPÊS ocuparon puestos en Petrobras. pero invirtió su anterior orientación nacionalista y otorgó a los extranjeros el derecho de adquirir acciones en compañías brasileñas que operaban en ese sector.

el general Magalhães y el comandante Euclides Quandt de Oliveira. que pasó a contar con el Grupo Permanente de Mobilización Industrial. Igualmente pasaron a controlar el Grupo Executivo da Indústria Química (antiguo Grupo da Indústria Farmacêutica) y Jorge Pereira de Brito Duprat fue designado para la Companhia Nacional de Álcalis. Creado por el nuevo gobierno. cuyos miembros asumieron. invirtiendo la tendencia inaugurada por Vargas y profundizada por Goulart. Con este organismo se pretendía coordinar el inmenso complejo militar industrial. Los graves problemas ocasionados por la venta de la Companhia Telefônica Brasileira culminaron con la aparición de una nueva empresa. por supuesto. esfuerzo en el que. en el ámbito estadual.refinerías de petróleo. que también fue colonizada. En el ámbito de la generación de energía eléctrica. como lo hicieron con la Companhia Elétrica de Minas Gerais y las Centrais Elétricas de Furnas. tras la expropiación de la American and Foreign Power Utility Company. La vocación industrialista de los anteriores gobiernos fue continuada en la nueva administración. el Banco Nacional de Habitação comenzó a administrar enormes recursos provenientes del igualmente flamante Fundo de Garantia por Tempo de Serviço propuesto por el IPÊS. para el cual fueron nombrados. y un nuevo Ministério das Comunicações. Dentro de esa área. se creó Eletrobrás. las . participaron varios miembros del Instituto. Carlos Furtado Simas y. primero. con cargos también cubiertos por miembros del IPÊS. después. al frente de la Companhia de Habitação Popular do Estado da Guanabara y la Companhia de Construções Escolares do Estado de São Paulo. Embratel.

por el senador Mem de Sá. en la presidencia de Costa e Silva. . Los institutos de jubilaciones y pensiones se unificaron en el Instituto Nacional de Previdência Social. así como otros puestos menores.posiciones directivas de la Contrel. que tuvo como ministros a Vasco Leitão da Cunha y. y Armando Falcão. sustituido provisoriamente por el general Magalhães y. que mantuvo su función en el gobierno de Castelo Branco y fue sustituido por Walter Peracchi Barcellos y Luiz Gonzaga do Nascimento e Silva. El IPÊS se hizo presente incluso dentro del Itamaraty. posteriormente. en forma definitiva. en la de Geisel. En el Ministério da Justiça se desempeñó inicialmente Luiz Antônio Gama e Silva. Varios miembros del Instituto fueron designados embajadores o integrantes de su cuerpo diplomático. en la de Médici. para el cual fue designado do Nascimento e Silva. pero el mariscal Castelo Branco nombró para ese cargo a Milton Campos. Para el Ministério do Trabalho e Previdência Social. Sus sucesores fueron Gama e Silva. Alfredo Buzaid. Figuras del IPÊS también ocuparon en ese Ministerio el estratégico cargo de Procurador de la República. Varios miembros del IPÊS ocuparon la estratégica Delegacia Regional del área de São Paulo. serían ocupadas por miembros del Instituto. órgano estatal de contralor de las empresas telefónicas. al general Magalhães. Las tareas en ese Ministerio fueron arduas debido a la conflictividad que los militares tendrían que enfrentar proveniente de algunos trabajadores en el campo y las ciudades. que fue colocado bajo responsabilidad del Ministério da Previdência Social. designado por la Junta Militar. la Junta Militar nombró a Arnaldo Lopes Sussekind.

otros miembros del Instituto comandaron la Comissão do Plano para Melhoramento e Expansão do Ensino Superior. y el Movimento Brasileiro de Alfabetização. pasó a ocupar el cargo Tarso Dutra. Nei Braga y Eduardo Portela. Sussekind. Durante la presidencia de Castelo Branco el cargo lo ocupó Raymundo de Brito. Cuando sus intereses entraban en conflicto con políticas públicas que ellos en principio habían apoyado quedaban expuestas las . no siempre las posiciones del Instituto sintonizaban con las del gobierno. después. sustituido sucesivamente por Jarbas Passarinho. En el mandato de Castelo Branco fue reemplazado por Flávio Suplicy de Lacerda. Después del golpe de 1964. este último en la administración de Figueiredo. seguido por Leonel Tavares. fue nombrado también ministro de la Saúde. A pesar de esa expresiva colonización de diversos aparatos estatales. vital para obtener aprobación y fondos estatales para los cursos. ministro de Trabalho. acumulando esa función con la de ministro de Justiça. Además de ministros. y Pedro Aleixo. a quien siguió Raymundo Moniz de Aragão. área de influencia que los miembros del IPÊS procuraban mantener en su órbita debido a su importancia para la industria farmacéutica. aunque las conversaciones raramente fuesen registradas. Cuanto éste fue designado vicepresidente de Costa e Silva. como interino. Tratar los asuntos del país era una norma tanto en las reuniones del Directorio como en las del Conselho Orientador. la Coordenação e Aperfeiçoamento do Pessoal de Ensino Superior. Gama e Silva fue indicado por la Junta Militar inicialmente para ocupar el Ministério da Educação e Cultura.Un área aparentemente alejada de los intereses empresariales como la educativa también sería blanco de miembros del Instituto.

Pero hacia 1966. el incentivo al ingreso de capital extranjero y la política de contención de los salarios.diferencias entre sus miembros. ya que la voz solitaria de Azevedo Antunes se alzó para defenderlo. Se trataba de un verdadero contrasentido. aunque sin unanimidad. Aunque fuertes en los inicios. especialmente en relación con el Banco Nacional do Desenvolvimento Econômico y el Plano Habitacional. Un año más tarde. dados los antiguos servicios prestados por el . en una reunión con un número de asistentes superior al habitual. las críticas rápidamente desaparecieron por un largo período. El propósito era colaborar con las autoridades para trazar nuevos rumbos. En enero de 1965 aparecieron las primeras críticas dentro del IPÊS/GB. miembros del IPÊS volvieron a encender luces de alerta sobre los destinos de la política del gobierno. Como resultado de las críticas se designó una comisión para estudiar el asunto y elaborar sugerencias. que estaba escapando de control. se trabó un diálogo sumamente ríspido entre los miembros del Conselho Orientador sobre la situación económica del país. Finalmente. lo que hacía presagiar el tratamiento de un asunto espinoso. En agosto de 1968 recibió en su sede la insólita visita de un agente del Departamento de Ordem Política e Social Estadual de la Guanabara. cuyas posiciones eventualmente también podrían colisionar. en particular sobre la política gradualista de combate a la inflación. la mayor preocupación tendría como blanco el proceso inflacionario. las disputas en y por el poder quedarían igualmente evidenciadas en un incidente curioso. vivido por el IPÊS/GB. Para julio de 1967. De las discusiones queda claro que una de las funciones asignadas al Instituto en esa nueva etapa sería la de hacer una crítica responsable de los actos gubernamentales. el declive de las reservas de oro.

Pero. Un fin sin melancolía Encontrar una fecha más o menos precisa para el inicio del último período en la vida del IPÊS también resulta problemático. ya que su etapa de decadencia no fue ocasionada por un único hecho. mentor del Sistema Nacional de Informações. sin ninguna duda. El juez dictó sentencia desfavorable contra el Instituto en marzo . El primero de ellos se inició a fines de 1965 y se refería a un pleito que el Instituto mantuvo con la Companhia Imobiliária Metropolitana. cuando comenzaron las negociaciones por la firma de un nuevo contrato. De los problemas financieros vividos por el Instituto. fueron. debido a una diferencia en los valores a reajustar y en cuanto a la ley a ser aplicada para resolverla. podemos encontrar alguna relación en ese sentido.Instituto en el combate al comunismo y la naturaleza ideológica de sus asociados y directores. que aunque no representasen peligros inminentes en la ocasión en que fueron tomadas. los más perjudiciales. Los desencuentros se agravaron en julio de 1966. locadora de las salas donde tenía su sede. en un momento de sensible escalada inflacionaria. con el paso del tiempo se revelaron fatales. entre los cuales durante el año anterior había reingresado nada menos que el general Golbery. lo que hizo que la locadora terminase por promover una acción de desalojo contra el IPÊS/GB. si consideramos la lucha sórdida que se daba tras bastidores entre sorbonnistas y miembros de la línea dura. sino por la adopción de una larga y penosa secuencia de desafortunadas decisiones. aquellos originados por cuestiones inmobiliarias.

causadas por las costas del proceso y los honorarios de los abogados. otros inconvenientes al momento de efectuar el registro del inmueble. circunstancia que ocasionó. obligados a encarar definitivamente la compra. Quiere decir que. mediante la suscripción de una lista especial de contribuyentes. en primera instancia. Una vez percibidas las dificultades. Por esta razón. el IPÊS/GB fue acumulando un considerable pasivo. los directores intentaron. el Instituto agregaba ahora pesados compromisos por un bien que no podía usufructuar ni tenía tampoco la certeza de contar con los recursos necesarios para asumirlos. la entidad apeló en segunda instancia.del año siguiente. a su vez. conducta sistemática a partir de diciembre de 1968. en agosto de 1967. que potenciaría el problema en el futuro. pero luego desistió. las autoridades del IPÊS/GB no tuvieron mejor idea que adquirir en cuotas un inmueble en un edificio que recién comenzaba a ser construido. realizar una permuta o vender los derechos ya adquiridos. Para afrontar ese problema. el litigio sería el detonante de otra infeliz decisión. Se diagnosticó que la causa del inconveniente ocurrido era el hecho de no disponer de sede propia y. por tanto. tener que afrontar un costoso alquiler. a punto tal que para saldarlo debió tomar en marzo de 1971 un préstamo del Banco Crédito Real de Minas de quince mil . además de los gastos que mal podía pagar y de los cuales nunca se libraría. como de pesadas costas de escrituración. el IPÊS/GB tuvo que hacer frente tanto al pago de cuotas que crecían constantemente. Además de gastar onerosas sumas. para lo que esperaban contar con la buena voluntad de los socios. Esos compromisos originaban muchas veces la confluencia de sucesivos vencimientos que al no poder ser honrados provocaban el atraso en el pago del alquiler de las salas y de las cuotas. pero desistieron y.

de monto no especificado. que en ese año era de veintidós personas con cartera de trabajo. En febrero de 1967 se había adquirido un pasivo laboral. el cuadro de empleados. Parte del origen de esa situación fueron los aumentos de los salarios. El Instituto no pudo crear una estructura independiente de intelectuales profesionales que fuesen tomando cuenta de sus actividades académicas. 1965 tampoco fue un año fácil para el IPÊS/GB. secundado en sus funciones administrativas y a veces directivas por un . Volviendo un poco en el tiempo. en esencia. quedaban arriba del aumento de los ingresos del Instituto. Los nuevos tiempos demandaban una institución con características bastante diferentes de aquellas que le habían dado origen y aliento. ya que éstas radicaron. Pero no fue la única. miembro de su Directorio. El flujo de esa verdadera sangría puede servir como termómetro para medir la crisis por la que atravesaba el Instituto. pues tuvo problemas con las remesas destinadas al pago de sus empleados. A partir de entonces. en la incapacidad demostrada por el IPÊS/GB y la mayoría de sus congéneres para adecuar su estructura y acción a los nuevos cursos seguidos por la vida brasileña. Durante toda su existencia gravitó en torno de un grupo de empresarios.cruzeiros novos mediante la intermediación de Rodrigues de Moraes Jardim. que comenzó a inquietar al Directorio a punto tal de tomar la decisión de contratar a un superintendente para que se ocupara específicamente de la reestructuración y el manejo del personal. que a pesar de estar aún muy por debajo de la inflación. la planilla de pagos representaba poco más del cuarenta y cinco por ciento del presupuesto del Instituto. empieza a disminuir paulatinamente. Para 1968. ni siquiera la más importante de sus causas.

no parecían ser los más capacitados para encargarse de algunas tareas importantes. Notas [1] Las autoridades del IPÊS/GB se refieren al “extinto IPÊS/SP” en “Atas do Comitê Diretor” . por lo que se decidió la desmovilización del IPÊS/GB a partir del 30 de junio de 1971. como lo prueba la migración del CURSEF hacia la Fundação Getúlio Vargas. Por los estatutos. la situación del Instituto era tan crítica que sus autoridades presentaron un plan concreto y pormenorizado para su desmovilización o disolución. como modo de evitar otra más indecorosa que maculase su “glorioso pasado”. lo que significa que el Directorio tenía serias dudas en reunir cerca de cien asociados para constituir mayoría estatutaria.grupo de militares retirados que. dejando apenas en funcionamiento la estructura estrictamente necesaria para garantizar los procedimientos de práctica. En abril de 1971. como la preparación de los cursos y la estrategia global definida para los mismos. mientras que la desmovilización por tiempo indeterminado podía ser decidida por un tercio de los mismos. no obstante tener contactos fluidos con sus colegas en el poder. Ese pronóstico pesimista fue finalmente confirmado. Las acciones poco apropiadas o decididamente erradas en las que se incurrió repetidas veces terminaron por sellar la suerte del IPÊS. Se decretaba así la muerte vegetativa del Instituto. La diferencia entre las dos alternativas no es meramente retórica y nos muestra la crudeza del panorama. la disolución únicamente podía ser adoptada por la mayoría absoluta de los asociados reunidos en Assembléia Geral.

Rio de Janeiro. Contabilidade Financeira. [4] Administração Geral. Levantamento da Conjuntura. para un relato sobre la elección del gabinete. desde diferentes vertientes Pierre Bourdieu (2000) y Roger Chartier (1995. Fundamentos da Economia. O que é a democracia. [5] La influencia de la producción y el consumo de textos en gran escala dentro del capitalismo.). Sistemas e Métodos Contáveis. Diário de Notícias. 1996 y 2001) abordaron este tema. [2] El Plano de Ação preveía los grupos de Publicação e Divulgação. Legislação Fiscal. [12] Ver Viana. Criando homens livres. Contabilidade Dirigencial. capítulo 4. Atividades Econômicas. sl. sd. ese instrumento hizo estragos en el gobierno del presidente Arturo Humberto Illia. A responsabilidade democrática. 2º Caderno. Paulo. Sistema Financeiro Brasileiro. Administração de Marketing. [11] Acerca de las implicancias ideológicas de filmes infantiles aparentemente inofensivos ver Mattelart y Dorfman. Pedro Jacques Kapeller. Asas da democracia. “O IPES é contra ‘a pressão econômica nas eleições’”. quien era asociado a una tortuga por los caricaturistas de la época. Reforma eleitoral. Administração da Produção. 1977. Boa empresa. editor jefe y director del diario Última Hora– desnuda crudamente esta realidad (Wainer. Direito Comercial. Portos paralíticos. Fernando Bastos de Souza. Oscar de Oliveira y Tito Leite. O Controle da Empresa em Ação. Estudos.del IPÊS/GB. Administração Financeira. Contabilidade de Custos. Uma economia estrangulada. director de Reader’s Digest Publications de Brasil. História de um maquinista. Tribuna da Imprensa. [10] Algunos de los filmes producidos por el IPÊS son O IPÊS e o seguinte. 23 de febrero de 1962. Vida marítima. Propício Machado Alves. [8] Folha de S. José Alberto Gueiros. Reforma agrária. São Paulo. Más recientemente. Assistência Social. [9] En Argentina. 1º edición. Nordeste problema nº 1. Pesquisa Operacional. Escritório de Brasília e Integração (IPÊS. 23 de febrero de 1962. [3] Como Cândido Guinle de Paulo Machado. a través de la circulación de las ideas. Fontes Externas de Recursos. analizándolo en relación con la recepción y su significado en la lucha por el monopolio intelectual. Educação. 1975. Orçamentos e Controle Orçamentário. mediante la formación de una verdadera industria cultural fue percibida por Gramsci ([1947] 1986 y [1949] 1987). Décio Guimarães. Deixem o estudante estudar. Evolução do Pensamento Econômico. 19 de noviembre de 1969. Análise EconômicoFinanceira. Rio de Janeiro. . “IPES começa em defesa da reforma tributária”. Estatismo e livre empresa y el dibujo animado O homem e sua liberdade social. [7] La obra autobiográfica de Samuel Wainer –fundador. Legislação Trabalhista e Previdência Social. Trabalho Sindical. Auditoria. 1998). Comunicações e Informações. Editorial. [6] Una imprenta Multilith fue montada en una de las salas ocupadas por la entidad con el propósito de imprimir la mayor parte de sus publicaciones. O Executivo Financeiro face às Flutuações da Conjuntura. “IPES condena influências econômicas nas eleições”. Estatística. Depende de mim.

por lo cual. y los ciclos de alternancia entre gobiernos civiles y golpes militares cedieron paso a un régimen más estable. . se debilitaron y emergieron otros nuevos. Argentina experimentó cambios notables: pasó de una economía proteccionista basada en la sustitución de importaciones a otra más abierta al comercio internacional. Peor aún. antes poderosos. actores sociales. en la de 1990. es importante comprender la profunda interacción que entablaron contexto y actores. refuta hasta el mero sentido común. Jorge Sábato y Jorge Schvarzer (1988) Haciendo gala de su impredecibilidad. las desventuras en la economía. un Estado interventor fuerte dejó el lugar a otro relapso y en retroceso. Por ello. Las instituciones empresariales que investigamos fueron fruto y simiente de esos cambios. la política y la organización corporativa empresarial de esa época pueden aportarnos algunas claves al respecto. Lo que sucede en este país contradice tanto los conocimientos más aceptados como las tesis contrapuestas más discutidas sobre las sociedades y las economías contemporáneas. sobre todo. durante la década de 1980 y.4 | Panorama celeste y blanco La Argentina no sólo defrauda a quienes viven en ella sino también a quienes tratan de entenderla.

Una de las peculiaridades básicas . una década más tarde. vigente hasta la década de 1930. desde 1935. y se profundizó la industrialización de manera acelerada. le pusieron fin. cuando el agotamiento de la expansión de la frontera agropecuaria. junto a la crisis del 29 y las conflictivas relaciones internacionales. la industria pasó a ocupar un lugar de privilegio en la economía argentina. el desempeño económico argentino se constituyó en una de las mayores decepciones. Luego de un inicio promisorio. el Estado comenzó a ejercer un papel más activo en la producción e implementación de instrumentos de política económica. cuando por primera vez se colocaría por encima de la producción agropecuaria.La economía Corroborando lo dicho en la cita que encabeza este capítulo. No obstante. Venturas y desventuras del modelo sustitutivo El desarrollo de la industria en la Argentina tuvo su punto de partida en el final del siglo XIX y acompañó al modelo agroexportador. Éste avanzó rápidamente por los grados fáciles de la producción manufacturera y. la posibilidad de adquirir bienes importados. Con el gobierno peronista. Paulatinamente fue reduciéndose la importancia en el producto bruto interno de artículos destinados al comercio internacional y. de este modo. aparentemente nada parecía indicar lo que ocurriría años después. lo que generó las condiciones para el desarrollo del primer período de sustitución de importaciones. el desarrollo industrial encontró algunos obstáculos para mantener su dinamismo.

sino en la inversión pública orientada a determinados sectores. Ahora bien. la última etapa de la sustitución de importaciones. provocada por la depreciación de los salarios. a partir de 1958 o 1959. productor de bienes orientados tanto al mercado externo cuanto al consumo interno. y una reducción de las importaciones que aumentaba los saldos exportables. dedicado casi exclusivamente a producir para el mercado interno. el sector agrario. Este acontecimiento marcaba el paso al momento de la fase recesiva. era el encargado de generar las divisas que necesitaba el sector industrial. se daba inicio a la fase expansiva del ciclo. Al estimular la demanda agregada. que debía importar insumos industriales y bienes de capital para poder operar. a mediano plazo. ya sea por aumento salarial o por inversión pública. Se restablecía así el equilibrio y la economía se encontraba nuevamente en condiciones de iniciar otra fase expansiva. que podía durar de uno a dos años. lo que originaba. un desequilibrio en la cuenta corriente de la balanza de pagos. La intención era poner un punto final a la marcha cíclica de la economía. en su traducción castiza. la demanda no estaba concentrada en el aumento salarial. procurando llevar adelante un desarrollo industrial más intensivo y con una mayor integración vertical que la de la etapa anterior. que absorbía un número mayor de bienes producidos por el sector agrario. Esta situación favorecía el desarrollo de modalidades de negociación corporativas que apuntaban a ejercer diversas formas de presión para apropiarse de las rentas que el Estado reordenaba . que habitualmente era solucionado mediante una desvalorización de la moneda. Bajo tales condicionantes se inició. “contención y arranque”.del modelo de dos sectores era funcionar siguiendo la lógica cíclica conocida como stop-go o.[1] En ese modo particular de funcionamiento. con la consecuente caída de la demanda. generalmente de tres o cuatro años. en ese momento. que volvería a cerrarse con otra recesión. Esta situación provocaba una contracción en los saldos exportables.

petroquímico. Los cambios generados impactaron profundamente en el tejido industrial. importante función desempeñada por el sector público y que implicaba el desarrollo de una infraestructura física y educacional de acuerdo con las demandas industriales. Tenía el poder para imponer cargas y realizar compras e inversiones. de celulosa y metalmecánico –este último con eje en el sector automotriz–. el desarrollo industrial se caracterizó por un crecimiento rápido. las empresas transnacionales y el capital nacional. que permitieron un acelerado avance tecnológico (Kosakoff. En esta etapa. y en la penetración masiva de las empresas transnacionales. El Estado había ampliado su área de influencia. 1996). fue necesario recurrir a la radicación de capitales externos. Sin embargo. y aunque hubiese avanzado bastante en relación a períodos anteriores. que se extendió hasta mediados de los años sesenta. basado en la actividad de los complejos siderúrgico. especialmente en lo que se refiere a la expansión experimentada por la industria cordobesa y rosarina. tanto por ser productor de bienes y servicios cuanto por su papel de redistribuidor de recursos entre los distintos sectores sociales. Todo ello llevó a la conformación de una estructura en la cual intervienen como actores económicos más relevantes el Estado. debido a que el tiempo de maduración del capital industrial no permitía una rápida reinversión. modificaron la estructura sectorial y condujeron a un aumento elevado de la productividad. ese desarrollo no fue proporcional para todo el país. pues estaba fuertemente localizado en el área metropolitana y del Litoral. principalmente el agropecuario. paralelamente. en particular en los sectores de mayor crecimiento. en ese orden. ya que las mismas eran extraídas de los ingresos provenientes de otros sectores. . Por eso.de esa manera.

el capital industrial extranjero. dependencia externa en cuanto a la provisión de tecnología y aplicación de un proteccionismo que era aprovechado por las empresas. alentados por las políticas proteccionistas del Estado y la desigual distribución del ingreso. Pero las propias características del desarrollo de la fase expansiva generaban las condiciones que determinarían la aparición de la crisis por un fuerte desequilibrio en la balanza de pagos. Al capital industrial nacional se sumaron otros. sin las restricciones de antaño. como forma de operación y no como incentivo para el aprendizaje. y pasó a ejercer un alto poder en los mercados más dinámicos. a las que se sumaban las crecientes salidas de capital. que provocaba una retracción de las exportaciones agrícolas. que invirtieron de forma creciente en la industria. a través del pago de utilidades y regalías por la adquisición de . incluidas las transnacionales.En el nuevo entramado económico. tenía como destino la ampliación de los establecimientos propios ya instalados. dicha retracción no podía ser compensada por las exportaciones industriales. la expansión industrial iba acompañada por una caída del volumen de bienes exportables. debido al aumento de la demanda interna y a la estagnación de la producción agropecuaria. que comenzaron a animarse pero resultaban insuficientes para afrontar un incremento de las importaciones demandadas por el sector industrial. aun cuando hubiesen adquirido dimensiones considerables. así como la adquisición de firmas locales. En efecto. antes dedicados a las actividades agrícolas de exportación o comercialización. la industrialización tuvo lugar en condiciones de una acentuada concentración del ingreso. En este período. generados en el propio sector industrial. Esta situación posibilitó una rápida acumulación y la incorporación de nuevos capitales.

La imposibilidad de hacer frente a los vencimientos de la balanza de pagos provocaba el freno en la expansión. en la década de 1970. a partir de la cual no sólo se detiene el crecimiento de la industria. sino que se inicia un fuerte retroceso de su importancia relativa. a su vez. se llega. las manifestaciones del creciente malestar social alcanzaron su pico más importante entre los años 1969 y 1971. se torna oportuno abrir aquí un paréntesis con el objetivo de puntualizar el análisis sobre . proceso en el cual aún hoy estamos inmersos. en un aumento del conflicto social. a través de acontecimientos que inquietaron gravemente al gobierno y también a los grupos empresariales. al Estado de Bienestar que se había montado en la posguerra y que entraría en profunda descomposición y posterior reformulación.tecnología derivada del predominio del capital extranjero en la industria. tras la crisis del petróleo. después de una época de crecimiento industrial rápido. que pretendían una mayor participación y distribución del ingreso. Esa crisis no afectó solamente a la Argentina. que abona el camino para el golpe de gracia que sufriría la economía. y en los cuales la ciudad de Córdoba se colocó a la vanguardia. en la cual se observa una creciente y generalizada frustración respecto de los resultados de la industrialización. situación que tendía a converger.[2] Crisis y mundialización Debido a la complejidad de las circunstancias descritas. en particular. sino al sistema capitalista de forma global y. Así. Producto de la acción y movilización de los sectores populares. a una nueva etapa de reflujo.

algunos cambios ocurridos en la economía a escala planetaria y que. No obstante los inmensos esfuerzos para mitigarla. de los que salió. manifiestan tensiones inherentes a los principios organizativos de una formación social. Es bien conocido que el mundo entró en crisis en febrero de 1972. rápidamente quedó claro que la crisis obedecía a fuertes causas estructurales. en 1873 y 1930. había experimentado sacudones similares. Las crisis como tales no son sucesos contingentes. a través . nos alcanzaron. mediante dos formas. Como ésta no es la primera crisis sufrida por el modo de producción capitalista. un tipo particular de acumulación capitalista. de una u otra manera. era el fordismo. quebrando así las reglas de juego establecidas en Breton Woods y más directamente los acuerdos de Ginebra de enero de aquel año. en términos generales. y a una fuerte disputa entre los bloques de naciones. en el que varios miembros de la Fundación Mediterránea tuvieron participación decisiva. que inician su formación y comienzan a equilibrar el poder mundial y corroer la hegemonía norteamericana. Por un lado. digresión que también será importante en el momento de examinar la constitución del Mercosur. que entraba en crisis al no poder hacer frente a la disminución creciente de la tasa de ganancias. es decir.[3] En este caso. Antes. industriales y financieras. que reglamentaban el precio internacional del petróleo. aún no se ha logrado salir totalmente de la crisis desatada a comienzos de los años setenta. la competencia entre distintas fracciones de la burguesía internacional. analizando las otras podremos obtener importantes enseñanzas. cuando el gobierno del presidente norteamericano Richard Nixon desvalorizó el dólar. Más allá de las cuestiones coyunturales del manejo del valor de la moneda por parte de Estados Unidos o del petróleo por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Por otro. Esa porción. aun a pesar de su importancia. para crear nuevas posibilidades de expansión al revalorizar el capital y aumentar su tasa de ganancias (Hirsch. aunque central. Este concepto. si bien resuelve algunas contradicciones momentáneamente. se han profundizado las diferencias en las cuales se asienta el entramado de las relaciones internacionales. apenas . La expansión se hace en áreas ubicadas cada vez más al margen del sistema. pero ahora su aplicación presenta mayores dificultades. lejos de superar viejos inconvenientes. es inferior en proporciones a la que se alcanzó durante el apogeo de la primera división internacional del trabajo y. designa en esencia una estrategia económicopolítica que tiene como uno de sus objetivos centrales eliminar las limitaciones nacionales al tráfico de mercancías. 1998). con la incorporación de áreas externas e internas de las naciones capitalistas que permanecían fuera del sistema. dinero y capital. bautizado como “globalización”. lo cierto es que. hoy en día. hasta el momento la globalización sólo abarca una pequeña porción. A su vez.de una política territorial expansiva. de la economía y la población mundiales. Ante esta respuesta. muchos sostienen que estamos en presencia de un nuevo fenómeno. en consecuencia. tan general cuanto ambiguo. apostando al desencadenamiento desenfrenado de las fuerzas del mercado. Ambos caminos fueron probados en la crisis actual. genera otras más peligrosas a largo plazo. más allá de la retórica de sus defensores. mediante un salto tecnológico que permitió un aumento de la productividad y. de la tasa de ganancias. hasta un salto tecnológico no hace más que dilatar el problema. pues. lo que resulta en una distribución del poder cada vez más desigual y asimétrica. incorporación que sin duda implica mayores costos. tanto fuera cuanto dentro de los países capitalistas. No obstante.

en la actualidad. éstos han sufrido un impacto regional bastante restringido. con una relocalización de actividades productivas. Si bien algunos ya hablan de un modo de producción “posfordista” (Hirsch y otros. 1990) y en los albores de un salto tecnológico de magnitud en los países centrales. . 1992). en particular de industrias alejadas de la frontera tecnológica. nos encontramos en el comienzo de una nueva división internacional del trabajo. el tamaño de las plantas. se encuentran cada vez más dificultades a la hora de incursionar en territorios como los de las ex naciones socialistas. en áreas periféricas (Llorens y otros. lo que se comprueba por el simple hecho de que no variaron en sus trazos fundamentales las rutas del comercio internacional. Pero es justo reconocer que. que se abrió parcialmente al capital internacional. su capacitación y la aplicación de nuevos métodos a la línea de producción que permitieron pasar de la fabricación de bienes durables estandarizados a bienes durables diversificados. o China. aunque no podamos dejar de reconocer que en una porción minoritaria de los casos cambiaron las formas de gerenciamiento. 1997). Así.disfrazada por el nuevo discurso hegemónico. se creía que serían fáciles de incorporar. la meta propuesta tal vez haya sido alcanzada en lo que se refiere a la “libre” circulación del capital internacional. y cada vez más. que. en principio. en las transacciones entre países desarrollados. Por ahora. De esa forma. organizados en bloques regionales y autoprotegidos por fuertes subsidios. que continúan concentrándose. Por el lado de los cambios tecnológicos también estamos a medio camino. la mayor parte de las características del fordismo sigue vigente. barreras paraarancelarias y otras políticas reguladoras (Rapoport. las relaciones con y entre los obreros. en el circuito financiero internacional.

bajo pretexto de alcanzar mayor competitividad. Impactos y repuestas locales Semejante reestructuración desencadenaría profundas transformaciones que repercutirían también en Argentina. construyó un Estado fuertemente intervencionista que sufrió. una amplia mutación. Éstas padecían numerosas dificultades. en última instancia. al retirarse de las actividades productivas que anteriormente realizaba. una acentuada concentración económica y apertura externa. también lo hacían o se pretendía que lo hiciesen. situación que ha de recordarles a todos aquellos que pregonan haberla alcanzado las continuas conmociones que producen sus cada vez más agudos picos depresivos (Ramírez. causó el efecto contrario al aumentar la composición orgánica del capital. las unidades productivas.[4] En este momento. no hace más que aguzarlo. contar con escalas de plantas muy . a pesar de que Argentina no desarrolló un Estado de Bienestar con las dimensiones de los países centrales. por la desregulación que se produjo en el mercado. no sólo se transformaba el Estado. especialmente en cuanto a la flexibilización en las leyes laborales. lo que. a partir de aquí. Ahora bien. ese salto tecnológico que parecía resolver el problema de la caída de la tasa de ganancias al elevar la productividad. de la misma forma que en otras latitudes. se orientó paulatinamente a favor de la reducción del Estado.Sin embargo. 2001a). Ese cambio de rumbo puede ser constatado al observarse que. nos encontramos en la encrucijada de los dos caminos que aún no permite vislumbrar una meta sólida. Su política económica. y por la privatización de algunas de sus funciones y servicios. entre ellas.

Como tantas veces. La apertura total en algunos sectores pasó a convivir con la protección que se brindaba a otros. Por lo tanto. saldos comerciales externos deficitarios y una persistente tendencia inflacionaria. tras algunos éxitos iniciales. como las fuertes transferencias de ingresos entre los sectores agrario e industrial. falta de subcontratación y de proveedores especializados. a la propia estrategia aplicada que provocó una sobrevalorización financiera. subsidios y privilegios como forma de liberar la economía de las trabas que impedían el libre juego de la oferta y la demanda. obedecía. los enunciados originales se distanciaron enormemente de la praxis. durante la época. Para que se tenga una idea del inmenso poder que acumularon esos sectores económicos. Martínez de Hoz (h) estableció un programa de liberalización y posterior apertura externa. Sobre la base filosófica de total confianza en los mecanismos redistribuidores de recursos por parte del mercado y en el papel subsidiario del Estado. y poca competitividad internacional debido al fuerte proteccionismo interno. vinculados al poder. intentase mudar profundamente las orientaciones con las cuales se desenvolvía el modelo económico hasta ese momento. Falencias microeconómicas que debemos asociar a otras macroeconómicas. mencionemos apenas que.[5] Ese fracaso no era apenas atribuible a los condicionamientos políticos impuestos por los militares.reducidas. proponiendo la eliminación del conjunto de reglamentaciones. con consecuencias nefastas para la industria. y no por azar. en 1980 comenzó a manifestar su agotamiento. singular tratamiento que. los . José Alfredo Martínez de Hoz (hijo). generalmente. no es casual que la política económica iniciada en abril de 1976 por el ministro de Economía del gobierno militar. fundamentalmente.

Así se sucedieron. miembros de la Fundación Mediterránea comenzaban a incursionar marginalmente por el área económica del gobierno nacional. dando origen a una porción importante de la abultada deuda externa argentina. sin que con ello FIEL resultase completamente relegada. En algunos casos colaboraron técnicos de la Fundación Mediterránea. No es necesario extendernos en advertir que tampoco funcionaban contrapesos importantes como el Parlamento. fueron medidas a través de las cuales se buscó aliviar a las empresas privadas de la pesada carga de la indexación de sus deudas – fruto amargo del contexto de permanente desvalorización de la moneda y persistencia de tasas de interés positivas–. Con el cambio de autoridades dentro del régimen militar. y la opinión pública. tendencia que se extendería al régimen democrático. que fueron transferidas en su mayor parte al Estado. en marzo de 1981. intentos ortodoxos y heterodoxos para reencaminar la economía. De esa forma. durante el período en que Bernardo Grispun ocupó el Ministerio de Economía. Todas esas medidas tuvieron como denominador . caracterizado por la adopción de medidas de corto plazo. obras de Domingo Cavallo. suprimido por los militares. amordazada por la más atroz represión vista en el país. se inició un nuevo proceso.técnicos de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) gozaron de un dominio casi incontestado dentro del área económica del gobierno y que pertenecieron a esa institución la totalidad de los ministros de la cartera y gran parte de los presidentes y vicepresidentes del Banco Central de la República Argentina. Por ejemplo. el “Plan 2 de Julio” y la Circular A 137 del Banco Central de la República Argentina. de modo más o menos caótico. tendientes a solucionar los problemas más urgentes de los sectores productivos.

1996). el “Plan Primavera” y el “B&B”. con cambios significativos en la especialización intraindustrial (Kosakoff. procuraban disminuir la incertidumbre y los déficits fiscal y de la balanza de pagos. sino que. Los planes económicos que se generaron en los años posteriores. no todo era desolación. como el “Plan Austral”. en amplias zonas e intersticios del sistema económico argentino. y no podían tratar siquiera el diseño de otras políticas. un modelo de organización de la producción de bienes industriales diferente del modelo sustitutivo anterior. y de la ya por entonces voluminosa deuda externa. se generó una transformación profunda en el tejido industrial. Durante la década de 1980 fue engendrándose. debido a la debilidad de su sistema financiero. en 1982. y aumento de la fragilidad del país. de las cuentas fiscales y externas. caracterizada por el incremento de la concentración y heterogeneidad estructural. para mencionar apenas las dificultades más relevantes. que se tornaron incontrolables después del estallido de la crisis de la deuda. sectorial.común el hecho de haber culminado en fracaso. marcado por la estagnación de la producción. En ese contexto. En esa época se generaron modificaciones sustantivas en el nivel institucional. Este desequilibrio contribuyó a estimular el proceso de concentración del ingreso. que obedecía tanto a una mayor regresividad impositiva cuanto a un deterioro de las políticas sociales públicas que acompañaba a la desarticulación fiscal del país. generando condiciones de inestabilidad e incertidumbre que abarcaron desequilibrios monetarios. no sólo se redujo notablemente la participación de la industria en el producto bruto interno. las que permitieron a muchas industrias trabajar de acuerdo con las novedades producidas en la frontera tecnológica internacional como . microeconómico y de inserción externa de la economía. Pero a pesar de los pesimistas trazos generales del diagnóstico. al mismo tiempo.

estrategia para contrarrestar el hecho de tener que operar en el marco de una dura realidad de inestabilidad e incertidumbre macroeconómica. también vivieron un proceso similar. que. Poseen al menos una empresa industrial de elevada rentabilidad y rápido crecimiento y tienden a liderar. Esta situación hizo cambiar el patrón anteriormente descrito. El Estado comenzaba su larga y amplia retirada como productor de bienes y servicios. los grupos económicos pasaron a desempeñar un papel de primer orden en la economía argentina. Dado que haremos referencia a ellos repetidas veces. La adquisición de instalaciones y bienes de capital a precios sumamente bajos les permitía ampliar el número de sus empresas. Entre los años setenta y mediados de los noventa. con una propiedad accionaria también compartida. La salida de algunas empresas transnacionales y la quiebra de numerosas firmas locales sirvieron para que muchos de ellos comenzaran procesos de integración y diversificación de sus actividades. de acuerdo con la realidad vivida por entonces. Se trata de un conjunto de empresas con distintas razones sociales que operan articuladamente entre sí mediante la coordinación de un reducido número de directores comunes a todas ellas. nos detendremos un poco en el análisis de sus características más importantes. Como nota importante de esta etapa vemos emerger algunos grupos económicos que aprovecharon las posibilidades ofrecidas por la crisis para crecer. y la economía pasó a ser dominada por los grupos económicos. pero también consolidar un control monopólico u oligopólico del mercado interno. en menor medida. asociarse a empresas líderes o compartir el liderazgo con otras empresas en sus respectivos . ya que muchos experimentaron y experimentan aún hoy profundos cambios tras esa fecha. aunque conservasen cierta importancia las empresas transnacionales que permanecieron en el país.

sino exactamente lo contrario. Por medio . en general de tamaño mediano. Los grupos económicos mantienen una buena relación con los aparatos de Estado y participan cada vez más del comercio exterior a través de la exportación de sus productos o el establecimiento de empresas en otros países. una vez que han alcanzado una economía de escala en algunos productos que no podrían ser competitivos en el marco de un mercado interno de por sí reducido y en retracción. debido a la necesidad de disponer de tecnología o ante la posibilidad de acceder a otros mercados. El Estado desempeñó un papel decisivo en su fortalecimiento. Necesitan ampliar mercados y reducir costos. con el objetivo de reducir costos bancarios o financieros y manejar mejor sus activos y pasivos. instrumentos con los cuales se transfirieron una importante cantidad de capital del sector estatal al privado y. incentivando algunas actividades que las empresas practicaban mediante la promoción de inversiones. Especialmente después de 1976. obtenido ese liderazgo son propensos a diversificar sus actividades hacia otros sectores. hacen incursión en el sistema financiero como respuesta a la política económica.[6] De una u otra manera. los incentivos dirigidos a la industria han estado presentes en la economía argentina desde mucho tiempo atrás. buscan asociarse. a la inversa. La consolidación de estos grupos. en algunos casos y bajo determinadas condiciones. no fue fruto del libre juego de las fuerzas del mercado. aunque difícilmente esa actividad sea el centro de sus operaciones. como pregonaban muchos conductores de la política económica. al capital extranjero. privatizaciones y estatización de la deuda externa privada. pasivos internos o externos del sector privado al estatal.mercados. En esa estrategia. durante las décadas de 1970 y 1980.

al que desprendieron progresivamente de sus empresas. además. a partir de la década de 1970. generando la posibilidad de que los grupos económicos o empresas . no lo necesitaban. ayudaba a esconder su propia ineficacia. retiraban del Estado una parte importante de recursos que éste habría podido obtener por vía fiscal. con las que colaboraron las actitudes megalomaníacas y belicistas de muchos dirigentes de Estado. la mayoría de las veces supervisadas desde el exterior. Pero. atendiendo a determinadas zonas del interior del país que tenían que operar con costos más elevados que los registrados en la zona metropolitana. lo convirtieron en parte de su rutina. por su tamaño. Por eso. que así perdían competitividad. más allá de que también fue favorecido por condiciones externas que obedecen de igual modo a causas estructurales. Obligadas a lidiar con un obstáculo tan pesado. es un hecho fuertemente estructural y no apenas coyuntural. las sucesivas administraciones fueron renunciando a la actividad del Estado como productor de bienes y servicios. los gobiernos de turno –en los cuales algunas de las mayores empresas han tenido una amplia injerencia– buscaban promover el desarrollo de sectores considerados clave o llevar adelante una relocalización productiva. La práctica de promover la industria reveló su eficacia en numerosos ejemplos mundiales. o a recurrir a la venta de activos y colocación de deuda. en cierta medida. el crecimiento vertiginoso experimentado por la deuda externa. al considerarlo una conquista sin límite temporal que. lo llevaba a gravar más fuertemente otros sectores o empresas. lo que. El problema en Argentina radicaba en que dicho instrumento fue aprovechado por empresas que muchas veces. en consecuencia.de ellos. De este modo.

esa resistencia fue quebrada del todo tras el fenómeno hiperinflacionario. aunque limitada. para saldar compromisos que mantienen con el Estado o para la compra de empresas en proceso de privatización.transnacionales más fuertes las absorbiesen y obtuviesen suculentas ganancias inmediatas. que adquirieron a precios inferiores al nominal. Durante la primera. A pesar de haber sido contraída en gran parte por empresas privadas. . Esa etapa fue llevada a cabo por regímenes autoritarios. Ahora bien. por la ausencia de una burguesía nacional fuerte y en condiciones de asumir las empresas y por la persistencia en vastos sectores de la población. dramático acontecimiento que tornó aceptables las ideas previamente difundidas sobre la necesidad y racionalidad de las privatizaciones. quizá. el problema de la deuda está vinculado indefectiblemente a las privatizaciones. de una conciencia tendiente a la preservación del patrimonio estatal. incluidos los militares. debido a lo abultado de su montante. Así. se opera en áreas marginales de la economía y con empresas nacionalizadas recientemente. Éstos la negocian cambiando los títulos. pero el fenómeno fue prolongado: entre esa fecha y 1991. si en la década de 1980 la opinión pública ya había sido permeada por las propuestas neoliberales. el proceso de privatización no fue lineal ni automático y. a pesar de posibles similitudes. no puede ser rescatada de los bancos extranjeros. la deuda fue transferida al Estado por medio de distintas operaciones financieras y. Argentina experimentó tres escaladas de precios. conocida también como de “privatización periférica”. Se lo suele asociar con el año 1989. Sin embargo. podemos indicar en él al menos tres etapas bien definidas.

no se puede dejar de reconocer el estatus político del descalabro financiero. jugaron un papel esencial. imponer otro sustancialmente diferente sobre sus ruinas. ya que muchos tenían gran interés en participar del apetitoso festín que se aproximaba. ya que poseía la capacidad de manipular precios. en definitiva. Los sectores populares poco tuvieron que ver con su origen. de ese modo. En ese proceso. También fue importante la consolidación de los grupos económicos. Su discurso liberal y antiestatista tenía como blanco principal las vulnerables empresas estatales y. los que actuaban. el Instituto de Estudios Económicos de la Realidad Argentina y Latinoamericana (IEERAL) y el Centro de Estudios Macroeconómicos de la Argentina (CEMA). Ese fortalecimiento concedía a la burguesía un papel preponderante. tanto dentro como fuera del país. al momento de encontrar sus promotores debemos dirigir nuestra mirada más arriba y no sobre los revoltosos de costumbre. como FIEL. gracias al incremento de sus actividades financieras desde la reforma del .A pesar de su componente económico. como consecuencia del alto grado de monopolización. y también de fijar el valor del propio dinero. Así. aunque tuviesen mucho que ver con sus efectos. sobre todo aquellos nucleados en Acción para la Iniciativa Privada (AIP). Para esa tarea encontraron amplio sustento en una serie de estudios realizados en los años ochenta por distintos centros privados de investigación. que presionaban para que las empresas fuesen vendidas. Eran aquellos que dominan. en manos de influyentes empresarios o a través de periodistas vinculados a ellos. apuntaba a la deslegitimación del intervencionismo estatal en su conjunto. cuyos investigadores eran regularmente invitados a declarar en favor de la no intervención estatal. contribuyendo activamente para dejar hundir un régimen carente de legitimidad y. los medios de comunicación.

la implementación del mismo procedimiento a través de algunos servicios. Pueden señalarse seis motivaciones o estrategias –de ningún modo excluyentes y. en muchos casos. complementarias– por parte de los grupos beneficiados por este complicado proceso: la búsqueda de ganancias fáciles al asegurarse un mercado cautivo y monopólico en la provisión de servicios. habitualmente de transportes y energético. no sin que antes se desarrollase una prolongada batalla. . muchas veces de manera desenfrenada y con escaso sustento de capital y nivel tecnológico. asegurarse la llave de alguna actividad desarrollada por las empresas a ser privatizadas y de la cual dependían. partidos políticos y el propio Estado. Más adelante.sector en 1977. las autoridades provinciales y nacionales pudieron proceder a vender los bienes estatales de forma mucho más acelerada. por ejemplo. que daría origen a la crisis argentina de 2001. asociada a la anterior. Vencido ese obstáculo. dado el debilitamiento que experimentaron otros actores sociales. la integración vertical y horizontal a través de la concesión de empresas de igual ramo de actividad. en un contexto en el que existían pocos adversarios de peso. la realización de obras públicas de forma privada por empresas que antes actuaban como contratistas del Estado. sino que se privatizaban ahora también los sectores clave de la producción industrial y los servicios operados por el Estado. y en una segunda etapa del proceso de privatización. y por último. la posibilidad de diversificar de manera significativa las actividades. ya que de pasar su control a otro grupo provocaría su extinción. Ya no eran áreas marginales las que se ponían en juego. el capital de origen extranjero sustituiría al capital nacional. en cuanto a la provisión de materia prima o por su poder de compra. tales como sindicatos.

después de incursionar en las privatizaciones del área petrolera y poseer un sólido bagaje en esa rama de actividad. fundamentalmente. necesitó desprenderse progresivamente de sus activos en ese sector. La política El nuevo orden surgido a partir de la década de 1980 no es sólo . Hasta el poderoso grupo Pérez Companc resultó alcanzado. En un tercer período. del mismo modo que se instaura un nuevo orden. cuando. el capital nacional optó por retirarse hacia actividades más tradicionales. A pesar de su importancia. las clases sociales y en particular la clase dominante se vieron envueltas en un proceso de reacomodación. en la cual aún posee ventajas competitivas. la conformación de un nuevo modelo de acumulación y la transformación profunda del equilibrio existente. y el Estado argentino se desprendió de la mayoría de las participaciones accionarias que conservaba en las empresas privatizadas. Llevó consigo. en el cual nacen y se fortalecen nuevos actores y desaparecen o se debilitan otros. En esa etapa de cambios. y pasó a concentrarse en la fabricación de alimentos. las empresas privatizadas cambiaron de mano rápidamente y reaparecieron las grandes empresas transnacionales. Sin poder competir. en el que no podía competir con los gigantes transnacionales. que afectó sin excepción a todas las empresas vinculadas o con las cuales la estatal competía. esa reestructuración del Estado no se redujo sólo al desprendimiento de algunas funciones.Con la venta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) quedó más clara la importancia de este último factor. como la agroindustria.

económico. El personalismo del líder producía una desactivación permanente de muchas instituciones. como otros casos populistas. se basaba en la relación directa entre el líder y las masas. los actores económicos trabajaban a la inversa. Se produjeron así fenómenos singulares que llevaron a una profunda crisis en el seno de ambos sistemas. Descomposición de la matriz peronista El modelo peronista. A pesar de que el líder tenía importantes responsabilidades sobre el modelo. porque lo que nos interesa conocer es el cambio experimentado por el sistema político después de la primera caída del régimen peronista y su desarrollo posterior. así como en otros lugares del mundo. tanto de la economía como de las clases sociales. a tal punto que el Partido Justicialista (PJ) se autocalificaba como un “movimiento” y no un partido político. sino también político. en particular del Parlamento y los canales partidarios de expresión política. Mientras los actores políticos pretendían transformar el sistema económico. culpándolo de todos los males. Aunque las raíces de este proceso vienen de hace tiempo. los sindicatos y las organizaciones profesionales no peronistas eran consideradas manifestaciones ilegítimas. sería injusto adjudicarle sólo a él todos los deméritos por esa . economía y política se condicionan mutuamente. aquí no nos remontaremos tan lejos. En Argentina. ya que en esos acontecimientos se encuentran inscritas muchas de las características con las cuales operó la política argentina durante años. y las actividades de oposición de los partidos. Juan Domingo Perón era el único depositario de la representación popular y el Estado. el gestor del desarrollo.

Por lo tanto. de actores sociales representables. después de la insurrección cívico-militar que abatió al gobierno peronista en 1955. se distinguía del anterior “apenas” por el aumento de la violencia que provocaba. lo que cambiaba eran los actores que resultaban excluidos. a su vez. Un gobierno de ese tipo supone la existencia de instituciones representativas. siempre dicotómicas. La matriz de exclusión no ha sido practicada exclusivamente por los gobiernos peronistas. y el eslogan “Braden o Perón”. acuñado en 1945. La dependencia de los sindicatos y otras asociaciones en relación a Perón hacía difícil la constitución de un sistema con esas características. no resultó. cambiando apenas de antagonistas. y éstas. al punto que ninguno de los tres gobiernos constitucionales siguientes alcanzó a completar su mandato y cuatro administraciones militares fracasaron en el objetivo de institucionalizar el país. crisis y desintegraciones de los gobiernos. que puedan organizar autónomamente sus demandas y acciones. ya sea por la falta de independencia de los actores o por su exclusión. a través de las relaciones. otros gobiernos también lo hicieron. pues la superposición entre el subsistema de representación corporativa y el sistema de partidos afectaba a este último enormemente. fue la síntesis de una fórmula que después se proyectaría por mucho tiempo. Comenzaba entonces un período caracterizado por la inestabilidad política.situación. se tornaba imposible consolidar una democracia estable. de amigos o enemigos. Gran parte de la historia argentina fue vivida de esa manera. Cada ciclo de ascensiones. Las explicaciones más comunes de ese proceso tienden a considerar a la sociedad argentina encerrada en una situación que Juan Carlos Portantiero califica como de “tablas ajedrecísticas” (Nun y Portantiero. capaces de . tanto civiles como militares. El intento de restablecer el régimen democrático. 1987) entre fuerzas de magnitud análogas.

Jorge Schvarzer y Ricardo Sidicaro (1987 y 1988) hablan de una lucha de clases por “interpósita persona”. Como nunca antes. en forma individual o en grupos. indicando al menos un destino posible. por qué no. en la cual cada gobierno representaba un precario compromiso de las fuerzas antiperonistas que operaban en el Parlamento y . a la mayoría de los casos latinoamericanos no era la centralidad del Estado. por tanto. estableciera una línea de acción perdurable. debemos introducir algunos matices. los grupos tienen que procurar cada vez más directamente influir y dar forma al poder y las acciones del Estado o. Lo que deseen realizar. Un primer período. lo que distinguía. en tanto la omnipresencia estatal no es sólo un fenómeno latinoamericano. Por su parte. a nuestro entender. sino que era mediada por el Estado. pero incapaces de imponer el propio. sino el hecho de que ninguna clase social alcanzara un dominio hegemónico sobre él y. las personas viven hoy a la sombra del Estado. apropiarse de él por completo. ya que no se producía de forma directa entre las clases supuestamente antagónicas. Esa situación fue agravada por la sobrepolitización de lo social. dice Ralph Miliband (1970). Aunque coincidamos con esa interpretación. corresponde al establecimiento de una fórmula política dual.bloquear los proyectos políticos de sus antagonistas. A partir de la lectura desde la clave del “empate hegemónico” se observa cómo a través de ciclos se articulan y desarticulan frágiles alianzas sociales que dan lugar a los constantes equilibrios-desequilibrios que caracterizarían a la sociedad argentina después de 1955 y que analíticamente podemos dividir en dos períodos. Pero. como este apoyo se otorga de forma desigual. depende ahora de la venia del Estado. en el sentido de que todo pasaba por el Estado. de 1955 hasta 1966. Por eso.

a partir de esa época los más profundos cambios económicos. levantando. En medio de una situación de crisis permanente. corporativos. su habilidad para llevar a la asfixia las acciones intentadas sin éxito por los aparatos estatales.por fuera del sistema institucional participaban las organizaciones peronistas. reivindicando la bandera de la democracia en oposición al carácter autoritario atribuido al régimen depuesto. la ira de los militares. aunque para ello. Junto con el peronismo. en general. sino de la presión. En consecuencia. en cada nuevo ciclo. los partidos quisieron consolidar un régimen democrático. habrían de emerger tres posiciones con cierta importancia: el populismo reformista. debiese recurrir a su exclusión. De esa vasta constelación de fuerzas. perfeccionando. pero fueron incapaces de incorporar del todo al peronismo. a las Fuerzas Armadas y a la Iglesia católica. institucionales y culturales se realizaron. resistencia y lucha que las fuerzas sociales emprendían. contrariamente a lo que había sucedido en el pasado. Las tendencias sociales dominantes no resultaban ya de la acción estatal. Esta fórmula tenía origen en un amplio y heterogéneo frente político que había posibilitado el derrumbe del gobierno de Perón y que incluía a todos los partidos no peronistas. paradójicamente. o sea. Pero dicho frente apenas consiguió sostenerse durante cierto tiempo. estas tendencias participaron de una convulsiva etapa política en la cual fue imposible encontrar una fórmula que institucionalizase el sistema con alguna estabilidad. que se escurría por los amplios márgenes del sistema. localizadas tanto a la derecha cuanto a la izquierda del espectro político. Éstos se reservaban . a medios antidemocráticos. al compás. a representantes corporativos e ideológicos de la clase media y la burguesía urbana y rural. el desarrollismo y el liberalismo. de manera autónoma respecto de las iniciativas provenientes del Estado.

el segundo período de gobiernos civiles y golpes de Estado. . de forma rápida y eficaz. por lo que fue transferida al exterior y conducida de una manera cada vez más salvaje. aunque en ese momento no abogasen por un régimen autoritario estable dominado por las Fuerzas Armadas. mucho más radicalizados que otrora. que va de 1966 hasta 1981 o 1982. parafraseando a Jorge Luis Borges. cayendo en un descrédito estrepitoso. en abierta contradicción con el medio utilizado. En ese dramático proceso. pero todos terminaban. En sus inicios.el poder de veto y tutela. estuvo dominado por las sucesivas tentativas de unificar el campo de la política. En él predominaron los gobiernos autocalificados como “fuertes”. Así fueron bloqueados los proyectos democráticos iniciados en 1966 y 1973. recanalizando la negociación que se desarrollaba por fuera de las instituciones. Profundización del régimen autoritario En cambio. que proponían cambios radicales en la política y hasta en la sociedad argentina. en una práctica brutal empleada en la mayoría de los países latinoamericanos. más o menos rápidamente. El intento de terminar con la política dual de los diez años anteriores. produjo efectos contrarios a los esperados y los gobiernos fueron incapaces de contener la política dentro de un marco corporativista. disponían para ello de un amplio consenso. Su intervención pretendía ser una vía sui generis. sino por un régimen de excepción para “enderezar” el rumbo. eliminar a los disidentes. los costos humanos excedieron con holgura los del período anterior y la abierta represión estatal se convirtió en uno de los medios más usuales para. por las incorregibles masas peronistas. para preservar la esencia de las instituciones democráticas que se consideraban amenazadas.

Más allá de esas significativas diferencias entre los dos períodos descritos.incluido Brasil. por algunos momentos. la clase dominante argentina fue incapaz de ejercer un poder hegemónico y únicamente consiguió mantener su dominación a través de la impugnación y obstrucción de cualquier intento de construir otro orden. provocando sucesivas crisis internas que tornaban imposible establecer un consenso sobre cuestiones mínimas. es evidente que. entonces. Si bien los presupuestos para la existencia de un conjunto más o menos homogéneo que pudiera ser categorizado de esa forma estaban dados. como antes. dadas las características de las actividades que sus miembros desarrollaban. pues había aprendido a obtener réditos de ella. Argentina no contaba con una “élite dirigente”. Desde 1966. era provocado por la redefinición de la escena política. desde 1955. la militarización de la política y la represión estatal iniciada en 1966. La ruptura con los modelos anteriores de actividad política introdujo innovaciones sustantivas. en torno de objetivos más o menos similares. . provocando una permanente inestabilidad. Las movilizaciones sociales de 1969 hasta 1973. sino eliminarlo. Esta situación no le ocasionaba inconvenientes. incrementada en 1975 y potenciada terriblemente después de 1976. El retorno al equilibrio relativo. tras cada cambio institucional de gobierno. aunque en menor proporción. lo que hacía que regularmente se enfrentasen. Ahora ya no sólo se buscaba excluir al otro. sus recursos eran redefinidos drásticamente y los que subían al poder pretendían hacer tabla rasa de gran parte del pasado. sea expreso o tácito. constituyen ejemplos de ese proceso. aunque tuviese una pluralidad de individuos que “mandaban”. no había entre ellos un acuerdo. a pesar de haber terminado en fracaso. no se estableció ninguna modalidad común de actividad política.

tanto en lo social cuanto en lo económico. la transformación de la relación entre Estado y mercado fue la más notable. El Estado tuvo que ceder espacio frente al incremento de la capacidad de la burguesía para imponer sus intereses. sociales y económicas registradas por Argentina a partir de la década de 1980 renovaron profundamente el sistema. por momentos. Construcción de un ciclo democrático Las transformaciones políticas. paradójicamente. a pesar de. por tanto. se mostraban interesados en mantenerlo. una mayor estabilidad política. otorgando. generando la posibilidad de interrumpir la situación de inestabilidad cíclica. además de renunciar a su antigua aspiración intervencionista de dirigir u orientar el desarrollo de la economía y la sociedad. que vieron su anterior espacio de representación modificado y reducido. En el sistema político. la burguesía también ayudó a profundizar el descrédito de gobiernos debilitados y preparó el terreno para que la oposición civil diese el golpe final. en contrapartida. poder surgir desacuerdos y tensiones coyunturales. ya que. Pero.sea en el ámbito económico o en lo político. la reconstrucción del régimen democrático fue acompañada por el debilitamiento del predominio de algunas vertientes partidarias ancladas en el pasado y de acciones corporativas de viejo cuño. desestabilizó económicamente a los gobiernos de . De todas. De hecho. Los aparatos de Estado modificaron su pasada orientación intervencionista. dando lugar al avance de los grupos privados. los empresarios se encontraban frente a un gobierno civil que no tenía proyectos de largo plazo contrarios a sus intereses y. No obstante. el propio sistema político quedó más protegido.

fue capaz de convertirse. tras un largo proceso. la burguesía. Argentina se caracterizó por poseer una sociedad civil bastante organizada y participativa. pero a partir de 1996 entraría en profunda crisis y en colapso después del año 2000. Por algún tiempo. La escalada de precios y el desabastecimiento de 1989. por un breve momento. pasó a constituir uno de sus pilares fundamentales. no podía ser rigurosamente contestada. al menos. esta solución pareció gozar de las simpatías populares o. particularmente las del último tercio del siglo pasado. el sistema representativo de intereses surgió y se desarrolló en . tanto política cuanto económica. El sistema corporativo A pesar de las desventuras políticas y económicas. construyendo el esbozo de un proyecto en el cual la estabilidad. o se pretendía que así fuera. con fuertes conflictos de intereses. igual que la retención de tres mil quinientos millones de dólares provenientes de exportaciones por parte de las empresas más importantes en 2001. por el Estado. que la mayor parte del tiempo eran mediados.Raúl Alfonsín y de Fernando De la Rúa mediante su capacidad de intervención en el mercado. Creemos que eso fue posible gracias a que. liderada por su cuerpo dirigente. en clase hegemónica. Orígenes de la matriz corporativa En ese país. constituyen datos concretos. circunstancia que presionó al mercado de divisas con el objetivo de conseguir desvalorizar la moneda y terminar con la paridad cambiaria introducida en 1992. que llevaron al fenómeno hiperinflacionario más importante de la historia argentina.

en 1875. Eran el resultado de la estructura de clases del modelo agroexportador. en oposición al liberalismo vigente. al menos en teoría. y recién cuando éste sufrió una aguda contracción en 1875. poco tiempo después de dictada la Constitución Nacional nacieron las instituciones sobre las que se asentó la matriz corporativa empresarial: la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. De hecho. La Cámara Argentina de Comercio fue fundada en 1924. Otro indicador relevante era que ninguno de sus estatutos preveía la representación de las minorías hasta comienzos del siglo pasado. Tales instituciones se asemejaban más a clubes o círculos de la élite que a verdaderos grupos corporativos. en 1887. debido a la crisis en el sector lanífero. Que las primeras asociaciones fuesen la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y la Sociedad Rural Argentina no fue producto del azar. lo que llevó a la fundación del Club Industrial. y el Club Industrial. en 1854. en 1856. . de varias a la vez– tenía un fuerte valor simbólico. hacia una representación pluralista con base nacional. que se inclinaba.correspondencia con el régimen liberal vigente a partir de 1853. Esto se confirma en el hecho de que los socios individuales eran más importantes que las cámaras empresariales que los aglutinaban en primer y segundo grado. pues representaba la prueba de pertenencia a la élite social y las relaciones entre ellas se caracterizaban por la homogeneidad de sus intereses. que dio origen a la Unión Industrial Argentina (UIA). se pasó a una acentuada reacción proteccionista. tanto es así que la UIA aceptó socios individuales hasta la reforma estatutaria de 1904. Ser miembro de esas asociaciones –a menudo. y posteriormente los cargos directivos continuaron reservados a aquellos. la Sociedad Rural Argentina.

aunque no excluyente. pero que sirvió para que en 1904 la entidad se replantease una reforma que permitiese la representación proporcional de las Secciones Gremiales en la Junta Ejecutiva. la representación de los sectores menos concentrados de la industria pasó a ejercer un peso decisivo. pequeños industriales y latifundistas –algunos también miembros de la Sociedad Rural Argentina– bajo el dominio de miembros de la élite. compuesta por artesanos. que determinó la ascensión al gobierno del radicalismo. en 1878. los núcleos dirigentes vinculados al aparato agroexportador decidieron . como los bodegueros de Mendoza y los azucareros de Tucumán. su conducción fue ocupada por un grupo de artesanos de orientación anarquista. sin embargo. en la conducción de la UIA. Así. Pero al poco tiempo. con la creación de la Sociedad de Industrias Fabriles Confederadas. de vida breve entre 1897 y 1899. Esa disputa demostraba tempranamente la dificultad de convivencia de los diversos segmentos del empresariado. dejaba incólume su claro sesgo geográfico: la entidad industrial agrupaba principalmente a miembros radicados en Capital Federal y provincia de Buenos Aires. aunque también estaban afiliados algunos otros sectores muy importantes por su influencia política. lo que provocó el alejamiento de los más acaudalados para fundar el Centro Industrial. La reforma. el aumento creciente del peso del movimiento obrero y la modificación del régimen electoral. comerciantes y productores agrarios. casi finalizando el siglo XIX.En el Club Industrial se congregó una heterogénea masa de asociados. cuando ambas se fusionaron en la UIA. Como respuesta al desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial. particular característica de esa matriz corporativa. constituido también por industriales. El enfrentamiento entre las dos asociaciones recién pudo superarse en 1887. la joven institución conoció una nueva división. Por ese medio.

formar en 1916 una central general de las clases dominantes. la Industria y la Producción cuanto la Asociación del Trabajo. condujo a la fundación de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) en 1932. La preocupación ante la creciente agitación obrera fue fundamental para que en 1918 surgiese otra entidad. La UIA se mostró reticente a integrar tanto la Confederación Argentina del Comercio. la Asociación del Trabajo. constituida como asociación de segundo grado. que aspiraba a congregar la totalidad del empresariado. El acuerdo interno se complementó en enero de 1926 con la entronización de Luis Colombo al frente de la entidad industrial. la Industria y la Producción. sus objetivos específicos se reducían a combatir la acción del gremialismo obrero. que. especialmente los movimientos huelguistas. la Confederación Argentina del Comercio. figura que reinaría como su máximo dirigente por casi veinte años. mediante la contratación de esquiroles y represión privada cuando faltase la pública. Complementaria de la anterior. La divergencia de intereses de los productores rurales. La crisis de los años treinta impuso a los empresarios algunos desafíos respecto de su representación corporativa. quebrando el principio de la representación proporcional en la conducción. cualquiera fuese su ámbito de acumulación o mercado a donde enviase su producción. La Sociedad Rural Argentina representaba los intereses de los invernadores. e impulsó en 1922 una reforma estatutaria que posibilitó la recuperación del poder interno por parte de los sectores empresariales más fuertes. . nuclearía a los primeros. cuyo sistema productivo los dividía entre criadores e invernadores.

Esto demostraría que la divergencia de intereses entre sectores era parcial. el papel principal. y continúa jugando. Esa filosofía avanzó concretamente con la designación de Perón al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión y. es importante señalar que la Sociedad Rural Argentina figuraba entre los diez miembros fundadores de CARBAP y formaría parte de ella hasta 1939. En 1942. esas asociaciones se unieron en Confederaciones Rurales Argentinas. a partir del peso de la producción agropecuaria en la región pampeana. dentro de la cual CARBAP jugaba. en particular la Unión Industrial Argentina. pues ambas asociaciones se unían en la oposición a que el Estado estimulase sistemáticamente la industrialización del país y a toda tentativa de mejorar el estatus legal de los trabajadores rurales. organización nacional de tercer grado. pasando a formar parte de la trama corporativa que ingresaría en la década de 1940. al año siguiente con una fuerte arremetida contra las conducciones corporativas empresariales.El modelo de la CARBAP sirvió de guía a otras confederaciones agrarias que se crearon en distintas regiones de Argentina en la década de 1930. La quinta columna peronista El gobierno militar que asumió en junio de 1943 llegó con ideas políticas en las que la agremiación y la incorporación de la representación de intereses en la vida política tenían un lugar destacado. Como una muestra de la intrincada trama de la representación corporativa. En 1933. la disconformidad de muchos industriales pequeños y medianos y de varias empresas comerciales desembocó en la fundación de la Federación Argentina de Entidades del Comercio y la Industria. .

como la nacionalización del Banco Central y la eliminación de su autonomía. que monopolizaría el comercio exterior. con el objetivo de movilizar conjuntamente a empleadores y trabajadores contra la política de Perón. Las disputas con el gobierno determinaron que. la nacionalización de los depósitos bancarios. la prohibición de repatriar lucros y realizar nuevas inversiones para el capital extranjero. cuando varios líderes de la UIA y la Sociedad Rural Argentina fueron detenidos. La tensión se agudizó en los meses siguientes. Previsiblemente. la conducción de la UIA criticó la medida. a partir de 1943. adoptó una posición “anticolaboracionista” y desde 1945 encaró la confrontación abierta con Perón. Además de oponerse a la política respecto de las entidades corporativas. participando en la campaña electoral de 1946 al lado de la Unión Democrática. Como la Unión se negó a hacerlo. por lo cual se le exigió que reformase sus estatutos para garantizar la adecuada presencia de la pequeña y mediana industria. La conducción tradicional. La oposición interna era representada por los . se conformasen dos grupos dentro de la UIA. autoridades de la entidad y representantes de la pequeña y mediana industria para confiarle esa tarea. la creación del Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI). los empresarios atacaban los rumbos que el gobierno tomaba en el área económica. la nacionalización de numerosas empresas y la creación de poderosas empresas estatales. a la que consideró un ataque contra su autonomía. encabezada por el presidente Colombo. el propio Perón creó en enero de 1945 una comisión compuesta por miembros del gobierno. acusados de desarrollar actividades sediciosas. y en septiembre de 1945 organizó la “Marcha de la Constitución y la Libertad”.La crítica más fuerte estaba centrada en la escasa representatividad de la UIA.

Buscando mayor . que fue el principal inspirador de la intervención de la UIA. De esa forma. la UIA era intervenida por el gobierno militar. presidente del Banco Central. la AAPIC se transformo en la Confederación Económica Argentina. se consagraba el disciplinamiento de las entidades empresariales y.“colaboracionistas”. la Industria y el Comercio (AAPIC). En el ínterin. El 17 de mayo. aunque sin desaparecer. la UIA y la Cámara Argentina de Comercio menguaron mucho en su actividad. la Sociedad Rural Argentina. como la de Miguel Miranda. Rosso. intentó suplantarla mediante la creación de la Asociación Argentina de la Producción. En 1949. El justificativo oficial de la intervención fue que la asociación no había tomado en consideración su exhortación de garantizar la adecuada representación de la totalidad del sector industrial. presidida por Alfredo L. Los anticolaboracionistas triunfaron apretadamente en las elecciones internas de abril de 1946 e impusieron a Pascual Gambino como presidente. que le permitió a la entidad seguir funcionando bajo intervención. Rolando Lagomarsino. Fueron algunas voces disidentes del oficialismo. secretario de Industria y Comercio. Perón retiró la personería jurídica de la central industrial y dispuso medidas para su disolución. Ya como presidente. que se encontraba en sus estertores. que ocurrió efectivamente recién en septiembre de 1953. la conducción tradicional de la UIA se esforzó sin éxito por conseguir el levantamiento de la intervención. a fines de julio de 1946. que pasó a tener una fuerte presencia entre los comerciantes y pequeños empresarios de las provincias del norte del país. Pero ni las acciones legales ni la actitud de confrontación que adoptó más adelante consiguieron modificar la posición del gobierno. que se pronunciaban a favor de la cooperación con Perón.

De esa manera. . que ahora era trasladada al interior de la corporación oficialmente instituida. parece haber alcanzado para evitar la intervención. Los industriales pasaron a integrar la CGE. la Industria y el Comercio. dirigida por José Ber Gelbard. los opositores más encarnizados del régimen peronista se retiraron de la conducción de la Sociedad Rural Argentina. Confederación General de la Industria y Confederación General del Comercio. al mismo tiempo.representatividad en el Interior del país. para crear la Confederación General Económica (CGE). con la intención de representar a todos los sectores productivos. autorizando. Tras las elecciones de 1946. el gobierno terminaba por disolver la UIA y transfería sus bienes a la Escuela Industrial de la Nación. participó de las sesiones de gabinete del gobierno peronista. con la Confederación Argentina de la Producción. En las corporaciones representativas del agro. pero. hacía declaraciones de lealtad al líder. La creación de la CGE se basó en la necesidad del gobierno peronista de contar con una entidad patronal con la cual dar sustento a las reivindicaciones de aumento de la productividad y al deseo de alentar la iniciativa privada. ésta se fusionó. la intromisión del Estado dentro de la organización. Desde su fundación. lo que le permitió a ésta adoptar una estrategia conciliadora: criticaba la política económica y social del gobierno. en agosto de 1953. decisión que generó una oposición mucho más férrea de su parte. se aseguraba el monopolio corporativo y concretaba el proyecto de crear una gran central empresaria ligada al gobierno. lo que. a pesar de la antipatía que el general Perón demostraba por los latifundistas. el panorama fue muy diferente. en 1951. para lo cual se dividió en tres: Confederación General de la Producción. La Confederación se constituyó como entidad de cuarto grado. a cambio. Poco tiempo después.

se produjo una importante desavenencia con las asociaciones tradicionales.Aunque la influencia de la Sociedad Rural Argentina fue considerablemente menor en relación a la de décadas pasadas. la eliminación de los controles de precios. Aun cuando los grandes empresarios tuviesen poco que reclamar del nuevo gobierno. la privatización de varias empresas estatales. y los aparatos destinados a la intervención del Estado creados durante el gobierno peronista fueron parcialmente desmantelados mediante la disolución del Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio. una política de créditos restrictiva y una reducción salarial que no pudo alcanzar las dimensiones planeadas gracias a la protesta sindical. De golpe en golpe La hegemonía de la CGE duraría muy poco. Las entidades corporativas reaccionaron con fuertes protestas y fundaron la Acción Coordinadora de las Instituciones Empresariales Libres (ACIEL). cuando se autorizó el restablecimiento de la CGE en junio de 1958. Estas ventajas no pasaron desapercibidas para las otras organizaciones corporativas y un esquema similar fue seguido también por la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. dos de los tres ministros de Agricultura del gobierno peronista eran socios de la organización. . pasó a la ilegalidad y la UIA fue readmitida como asociación representativa de los intereses industriales. Tras el golpe de Estado de 1955. la descentralización del Banco Central y la reprivatización de los depósitos bancarios. La política económica liberal implementada significó una nueva ruptura. Se sumó también una fuerte desvalorización del peso.

los salarios y el comercio exterior. ACIEL defendía la economía de libre mercado. mediante un impuesto a la renta normal potencial.Con una sólida red organizativa de forma vertical. Pero aunque los miembros de la CGE fuesen más numerosos. poco cambió en el panorama corporativo empresarial y la política liberal adoptada por el gobierno satisfizo los intereses de ACIEL y sus miembros. incluido un orden económico mixto. pues ésta implementaba la fijación de precios máximos para la carne y el restablecimiento del control de cambio y pretendía sancionar un proyecto de ley que amenazaba. para intermediar frente al gobierno posiciones de carácter general. La asociación carecía casi por completo de estructura y se limitaba a funcionar como coordinadora. se oponía al principio de sindicato único por rama y reclamaba la restricción del derecho de huelga. en la que el Estado desempeñaba un papel fuerte. Durante los años siguientes. los miembros de la CGE conservaban su autonomía. Pero el gobierno de Illia transformó la situación al reintroducir la reglamentación y el control estatal sobre los precios. con mayores gravámenes a los establecimientos que no cumplían con una productividad mínima. las críticas a la política económica. entonces. rechazaba toda tentativa de planeamiento estatal. Volvieron. Sin embargo. los ataques a los intereses de los grupos empresariales más . se pronunciaba por una economía mixta. En política. tomaba también en consideración los intereses del interior del país y se inclinaba por una cooperación con los sindicatos mediante el establecimiento de un pacto social. con medidas especiales de fomento a la pequeña y mediana industria nacional. las que alcanzaron su punto álgido en relación con la política agraria. los de su rival eran más poderosos.

el gobierno conformó un Consejo Económico y Social que desencadenó nuevamente el conflicto en las organizaciones industriales. con la creación de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA). Posteriormente. que se trasladaban al interior de las organizaciones corporativas. la primera de ellas protagonizada por empresas metalúrgicas y posteriormente por algunas seccionales del Interior. la cual. las nuevas acciones generaron profundos enfrentamientos y un aumento de los conflictos de clase. Contrariamente a lo previsto. Con la asunción como presidente de la Nación del general Arturo Agustín Lanusse se introdujeron nuevas modificaciones en el panorama corporativo. Durante ese mismo año se produjo una importante escisión en las corporaciones del sector bancario. que pasó a representar a los grandes bancos privados nacionales. la UIA experimentó escisiones momentáneas. que instaló un gobierno que de nuevo sintonizaba políticamente con aquellos.concentrados serían neutralizados con otro golpe de Estado. no viendo atendidas sus exigencias. En el marco del Gran Acuerdo Nacional de 1971. Su convocatoria marcaba un claro predominio por parte de la CGE. decidió no participar. en septiembre de 1972. defendiendo acciones políticas más decididas en favor . con una estrategia distinta a la estéril confrontación que había adoptado en la década de 1950. Así. decidió retirarse de la ACIEL. los conflictos internos y la competencia externa motivaron su reacción. la élite de la gran burguesía. integrado por treinta de los propietarios o directores de las mayores empresas que operan en Argentina. Esta vez buscó aproximarse a la CGE y. circunstancia que motivaría protestas por parte de la UIA. En 1967 se crea el Consejo Empresario Argentino. y actúa como una importante corriente de transmisión informal entre ese sector del empresariado y el gobierno. en 1966.

después de arduas negociaciones. esa fusión fue criticada desde el comienzo por algunos miembros de la UIA. que debía servir de base para la política económica y social de la nueva administración peronista. y la renuncia de Gelbard provocaron una fuerte disminución de la influencia de la CGE sobre el gobierno. La revalorización experimentada por la CGE se reflejó en la designación de Gelbard como ministro de Economía de la tercera presidencia de Perón. y de hecho fue la única organización empresarial invitada por el gobierno a suscribir el pacto social que propiciaba. La entidad desempeñó un papel relevante en la formulación del Acta de Compromiso Nacional. tras lo cual ambas dejaron formalmente de existir. la Confederación Industrial Argentina. la decisión de llevarla adelante había sido adoptada en una situación política diferente a la del momento en que efectivamente se produjo: la muerte de Perón. Como la nueva asociación era miembro de la CGE. la Confederación General de la Industria –integrante de la CGE– y la UIA se unieron en una nueva asociación. Con aquel. En esa época. por primera vez en mucho tiempo surgía una organización capaz de representar a todo el empresariado industrial. En agosto de 1974. de este modo. indicando que la reconocía como su principal interlocutor dentro de la economía privada. los amargos recuerdos del pasado hicieron que la UIA se esforzara por aproximarse al gobierno y a sus aliados. varios miembros de esa confederación empresaria pasaron a ocupar posiciones oficiales de importancia estratégica. algunos ex dirigentes de la tradicional organización empresarial pudieron ingresar en su conducción y.de los intereses de sus asociados. en 1974. de modo que las esperanzas depositadas en la Confederación Industrial Argentina se vieron defraudadas. Sin embargo. . Además.

a suscribir el Acta de Compromiso del Campo. fuera de la Confederación Industrial Argentina se producía la fundación de otra asociación integrada por miembros del sector alimenticio de la UIA. en el momento de asumir Perón el tercer período presidencial. en vista de la creciente confusión política y económica en la que se sumergía el país. en 1975. y el Movimiento Industrial Argentino. se retiró. la CARBAP y las Confederaciones Rurales Argentinas– se colocaron a la defensiva. Bebidas y Afines. Por su parte. integrado por la mayoría de los miembros de la UIA de orientación ortodoxa y centralista. La caótica situación del gobierno de Isabel Perón obligó a la CGE a modificar su posición y.La unión alcanzada en el frente industrial era de naturaleza formal y precaria. de la Comisión Nacional de Precios y Salarios. al que se incorporaron industriales de las provincias de Córdoba y Buenos Aires. el Movimiento de Unidad Industrial. culminando en una serie de huelgas de productores entre marzo y septiembre de 1975. la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios. Además de esa división. tras la muerte del General.[7] que debía definir los elementos fundamentales de la política agropecuaria. Otra vez cambiaban las relaciones de fuerzas . y desembocó. en la formación de tres corrientes internas: el Movimiento Empresario del Interior. las asociaciones agrarias –sobre todo la Sociedad Rural Argentina. Esa actitud no impidió que los ex dirigentes de la UIA dejasen de participar de la conducción de la CGE. y aunque en seguida fueron invitadas. que representaba los intereses de las provincias del Noroeste. como lo había hecho la UIA. junto con el resto de las organizaciones del sector. las relaciones de esas entidades con el gobierno tendieron a empeorar. en febrero de 1975.

en agosto de 1975. la Cámara Argentina de Comercio. así como la nulidad de la fusión entre la UIA y la Confederación General de la Industria en la Confederación Industrial Argentina. la Asamblea Permanente de Entidades Gremiales Empresarias. y más adelante se agregaron otras agrupaciones como la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios. las Confederaciones Rurales Argentinas y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. en febrero de 1976. la CGE fue la única organización empresarial colocada bajo intervención en el mismo día de la asunción del nuevo gobierno. renunció a una organización formal. En julio de 1977. tras lo cual la UIA recuperó su personería legal. esa intervención se extendió a todas las confederaciones asociadas a ella. Algunos días después. Una vez producido. y los líderes tradicionales de la UIA. el gobierno determinó la disolución definitiva de la entidad y de todas las confederaciones miembro. preparando el camino para el golpe de Estado. Estaba compuesta por la Sociedad Rural Argentina. Bebidas y Afines. de la misma forma que su antecesora. la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires.entre las asociaciones empresariales y. La matriz se reconstituye La ola de protestas culminó. Lo cierto es que la intervención afectaba únicamente la estructura organizativa de la entidad industrial. que se distanció expresamente de la CGE. con la llamada a una huelga de productores. Continuaba la tradición de ACIEL y. la Unión Comercial Argentina y la Asociación de Bancos Argentinos. . las organizaciones opositoras más importantes formaron una nueva entidad de cuarto grado. disuelta a comienzos del gobierno peronista. aunque también sería sometida al control estatal.

dado que. en febrero de 1981. el gobierno autorizó la normalización de la UIA. pero no tenía interés en una rápida “normalización” de la institución. el sistema de asociaciones agropecuarias. durante los primeros años de la dictadura. Eduardo Oxenford. la UIA asumió también la representación de las medianas y pequeñas empresas. esforzándose por . intentaron recuperar el control de la asociación. a pesar de la prohibición general de la práctica de actividades políticas.que formaban parte del Movimiento Industrial Argentino. comerciales y bancarias no sufrió grandes transformaciones durante la dictadura. pudieron llevar adelante sus asambleas y elegir normalmente a sus autoridades. Un mes después se llevaba a cabo la elección de su Comité Ejecutivo. De hecho. Ninguna de las organizaciones de esos sectores resultó intervenida y. en la que el Movimiento Industrial Argentino se imponía de forma reñida. ante el Movimiento Empresario del Interior y el Movimiento de Unidad Industrial. bajo el liderazgo del nuevo interventor de la UIA. desde 1981. La restauración democrática trajo pocas alteraciones de importancia en el panorama corporativo formal heredado de la dictadura. Las agrupaciones derrotadas se unirían luego en el Movimiento Industrial Nacional. el empresariado en general se mostró complaciente con la política oficial y la apoyó. no alcanzó a recuperar la importancia que tuvo en el pasado. Aunque la CGE se reconstituyó en la década de 1980. Pero en 1979. Tras largas vacilaciones. el Movimiento Industrial Argentino modificó su actitud y pasó a integrar el coro de los descontentos. El ministro Martínez de Hoz (h) se mostró dispuesto a apoyar esos esfuerzos. pues así como estaba sus integrantes no tenían posibilidad de criticar la política económica del gobierno. A diferencia de lo ocurrido con las corporaciones industriales.

. Sidicaro sintetiza esa idea en el título de su trabajo “El régimen autoritario de 1976: refundación frustrada y contrarrevolución exitosa” (1996). 1996. [5] Magistralmente.integrar mejor las cámaras de las provincias. [7] El título oficial del documento era “Acta de compromiso del Estado y los productores para una política concertada de expansión agropecuaria y forestal”. 1990. Offe. la representación de intereses tendió a salir de las estructuras corporativas y establecerse de manera informal. [2] Una visión amplia del problema puede encontrarse en Habermas. que habían constituido el punto fuerte de la central cegeísta. Notas [1] Concepto enunciado por Díaz Alejandro (1963. 1975). [3] Un detallado racconto de las elaboraciones sobre el concepto de crisis en el pensamiento clásico y en Marx puede encontrarse en Dobb. 1986a. como corolario del peso que ejercían los grupos económicos en la vida política del país. 1988. [4] Ejemplos en Dreifuss. A partir del final del gobierno militar y más aún durante el de Raúl Alfonsín. [6] Este procedimiento es más conocido por el eufemismo “licuación”. 1983. usualmente empleado para referirse al “pase de magia financiero” por el cual el Estado termina tomando la deuda privada. y Przeworski. dando lugar a la formación coyuntural de alianzas entre éstos y las agrupaciones corporativas.

la Asociación de Bancos del Interior de la República Argentina –antecesora de la Asociación de Bancos de la República Argentina (ABRA)– y la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA). Sociedad Rural Argentina (SRA). Con la incorporación de esas entidades se completaba el cuadro. en 1986. dos poderosas instituciones que habían alcanzado gran protagonismo tras la reforma del sistema financiero efectuada por Alfredo Martínez de Hoz (h) en los primeros años de la última dictadura. Cámara Argentina de Comercio (CAC) y Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Unión Industrial Argentina (UIA). que pasó a comprender corporaciones de todas las fracciones de la alta burguesía en .5 | FIEL “Estas empresas creen en la importancia de la investigación económica privada en la Argentina. A ellas se sumaron.” Eslogan en Indicadores de Coyuntura Un largo vuelo La Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) fue fundada el 7 de febrero de 1964 por iniciativa de las organizaciones de cúpula de la burguesía.

después correspondieron a reestructuraciones internas relacionadas. FIEL funcionaba en la Cámara Argentina de Comercio. como sí ocurre con la Fundación Mediterránea. con lo cual la estructura organizativa de FIEL llega a conformar. Por entonces. por lo que resulta difícil encontrar períodos claramente definidos. en general. La estructura organizativa de FIEL varió considerablemente con el paso de los años. en 1964 y hasta 1971 aproximadamente. con acontecimientos externos. sino por manifestaciones más moderadas. en algunos momentos. Modificaciones institucionales que tampoco estuvieron marcadas por estruendosas renuncias. como el surgimiento o la decadencia de determinados grupos económicos o políticos.Argentina. lo que indica que su finalidad era más bien ubicar a las personalidades prominentes del mundo empresarial que se incorporaban a la institución. Apostando con dinero ajeno En sus primeros momentos. con la que no sólo compartía sede sino también presidente. La misma estrategia se evidencia en las continuas creaciones y supresiones de cuerpos directivos que se produjeron durante todo el período. Una particularidad se observa en la superposición de funciones entre las diferentes comisiones. contaba con un reducido pero . como la transferencia hacia posiciones menores que las usualmente ejercidas. Los cambios se produjeron en lapsos cortos. sobre todo desde su fundación. una intrincada maraña difícil de comprender. Eduardo Luis García. al comienzo de carácter incremental.

función para la cual fue escogido Juan Alemann. parecía no gozar de la total confianza del Consejo –tal vez por provenir del Instituto Di Tella–. candidatos considerados “naturales”. compuesta por un Consejo Directivo de once miembros. un Consejo Académico de otros cinco y dos Colaboradores Ejecutivos. Teóricamente se preveía una sustitución paulatina de los recursos de origen internacional por otros locales. lo que muestra el grado y la cantidad de participaciones de los investigadores que la entidad congregaba en la época y que contaban con la preciosa colaboración de la Ford Foundation. Aunque no se menciona aún la existencia de investigadores permanentes. diez personas que eran. Ambas organizaciones habían celebrado un convenio en el que se establecía un cronograma decreciente de aportes por parte de la entidad extranjera: un setenta y cinco por ciento de los gastos al principio. El nombramiento finalmente recayó en la figura de José María Dagnino Pastore. La publicación tenía una regularidad mensual. además de su Director de Investigaciones. tuvo que aceptar la supervisión de un asesor general en el ejercicio de su cargo. pero como esta . a pesar de sus incuestionables credenciales académicas. de innumerables comisiones. hasta un veinte por ciento en 1967. En 1966. Esa primera comisión directiva funcionó por dos años y sus miembros formaron parte luego. declinaron la invitación. lo que deja entrever la inexistencia de cambios profundos entre una punta y otra del curso histórico de la institución. pasa a poseer una organización más compleja. Indicadores de Coyuntura. Roberto Alemann y Guillermo Walter Klein (h). además de pasar por un riguroso proceso de selección. ese año se lanza una revista. los presidentes de las corporaciones fundadoras. conforme su longevidad se los permitía. quien. pues Martínez de Hoz (h).calificado número de dirigentes. a su vez. visto que. La elección de esta figura resultó bastante difícil.

en 1967 se incorpora a FIEL una Comisión de Estudios con poco más de veinte miembros. donde comenzaban a ser mencionados los primeros investigadores permanentes. junto con la de análisis de coyuntura. Un año más tarde se instituyó una Junta Asesora de Estudios que vino a . Así se desprende del análisis del contenido de las publicaciones de la Fundación. primero como vicedirector y. Para reforzar la tarea de consultoría. todos vinculados a las empresas patrocinadoras u organizaciones corporativas constituyentes de la institución y que funcionaban como puente entre los mundos empresarial y académico. Cabe mencionar también que los momentos de inicio y corte de los aportes foráneos en el caso de FIEL ocurrieron en fechas más o menos idénticas a las registradas en el IPÊS. en 1969. FIEL comenzó a sufrir graves inconvenientes poco después de creada (De Pablo. como director. La estrategia adoptada para enfrentar el problema de la ausencia de recursos consistió en ampliar la base de sustento y transformar el perfil de la institución. ganaba espacios en detrimento de los estudios macroeconómicos de largo plazo. el número de asociados y se contrató a Santiago Palazzo con el objetivo de comenzar a realizar tareas de consultoría. entonces. Reseña de la Industria.circunstancia no se produjo. Se aumentó. Indicadores de Actividad y Precios. Reseña de la Actividad Económica. marcando semejanzas que podrían exceder marcos espaciales y coyunturas locales. También se nota un incremento en el número de miembros del Consejo Directivo. la propia Indicadores de Coyuntura y los diversos documentos de trabajo que aparecían con diferente regularidad. Dicha actividad. 1994a).

agregarse a la Comisión Asesora de Informes Económico-Financieros de la revista Indicadores de Coyuntura. en el que participaron a lo largo de su existencia un mínimo de dos y un máximo de seis personas. y el número de investigadores se acercó a treinta. casi exclusivamente en universidades norteamericanas. se daba vida al Centro Internacional de Informaciones Económicas. De Pablo. financiados por programas de FIEL en convenio con otras instituciones. el Consejo Directivo de FIEL ya congrega a veinte personas y se producen los primeros cambios significativos en su composición. en general con una prolongada vinculación a la institución. que en ese momento totalizaban alrededor de quince. Muchos habían realizado o realizarían estudios en el exterior. y Alberto Solá como asesor. a un centro de estadísticas. compuesta por los representantes de las cuatro instituciones fundadoras. como la pionera Ford Foundation. que daría origen. Adolfo Sturzenegger y Enrique Szewach. José Luis Bour. Ricardo Graziano. provenientes en su mayoría de instituciones extranjeras. Se trata de un reflejo de la importancia que iría ganando la incorporación de investigadores. Eustaquio A. en febrero de 1970. En junio de 1970 se incorpora una Comisión Consultora sobre la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC). Pedro Pou. Lorenzo Sigaut. en 1981. Un poco antes. A fines de 1968. Al mismo tiempo. Entre ellos encontramos a Juan Alemann. A mediados de 1971 se creó un Consejo Consultivo. El Centro tenía como objetivo producir . formado inicialmente por cinco miembros. y los asesores. los que colaboran en calidad de visitantes. que se mantuvieron en sus cargos hasta 1972. Daniel Artana. Méndez Delfino. Oscar Altimir. se produce su jerarquización y comienzan a distinguirse los investigadores jefes de los asistentes.

datos estadísticos para los investigadores de la institución, debido a que la
mayoría de sus trabajos estaba dedicada a los estudios de precios y de
cuentas públicas, en lugar de análisis teóricos. Esta característica alcanza,
por otra parte, a la casi totalidad de los institutos de estudios económicos
que fueron creados en Argentina durante el período.

Años dorados
FIEL encontraría vientos favorables en 1975, año considerado clave en la
política y economía argentinas. Por entonces se produjeron algunos
cambios importantes en la entidad, como la eliminación de la Junta Asesora
de Estudios, establecida siete años antes. Ésta tenía funciones superpuestas
tanto con la Comisión de Estudios cuanto con el Consejo Consultivo,
creado en 1972, y la Comisión Asesora de Informes EconómicoFinancieros de la revista Indicadores de Coyuntura.
Puede interpretarse, en consecuencia, que ese acontecimiento se debió más
a una tentativa de “despolución organizacional” que de retracción
institucional, ya que, a partir de 1976, FIEL viviría sus años de gloria,
cuando los sucesivos gobiernos militares y ministros de Economía ligados a
la entidad instauraron, a sangre y fuego, el dominio casi hegemónico de las
doctrinas ortodoxas dentro y fuera del ámbito empresarial.
De allí en adelante, se produjo una masiva incorporación de bancos entre
sus patrocinadores, presencia que, además de demostrar la importancia que
adquirieron en el período, alcanzaría a compensar el estancamiento en el
número de industrias miembro a partir de 1982 y su pérdida desde 1986.
Se trataba ya de una muestra de las divergencias entre esas dos fracciones
de la burguesía, que serían determinantes en el alejamiento de la UIA, en

1991.
En cuanto a las figuras que componen sus consejos directivos, encontramos
una pequeña variación, dada fundamentalmente por las incorporaciones o
desvinculaciones individuales, sin que las mismas representen quiebres
abruptos. Constituyen, en todo caso, casi un reflejo de los recambios
generacionales y de los que ocurrieron en la composición de las propias
empresas y en las corporaciones que las congregaban, que experimentaron
importantes mudanzas en el período considerado.
Tras esa reacomodación institucional, la entidad consolidó una estructura
que permaneció estable por un tiempo prolongado, con pequeñas
variaciones, producto tal vez del hecho de haber alcanzado una posición de
privilegio que le exigía escasas mutaciones internas para mantenerse en la
cúspide del poder.

Hora del ocaso
Sin embargo, esa edad dorada tendría su fin. A partir de 1983 se inició un
proceso de acentuada decadencia de la entidad, como lo demuestran el
retiro de algunas empresas patrocinadoras, la caída abrupta en el número
de investigadores, el fenecimiento de su Comisión de Estudios y, peor aún,
de su Consejo Consultivo entre 1987 y 1989, y el retiro de la UIA para
constituir su propio instituto de investigaciones en 1991, la Fundación UIA,
propinando un duro golpe a la institución que veintisiete años atrás había
ayudado a fundar.
De manera sintética, el alejamiento de la UIA se deflagró en junio de 1991,
después de un traumático proceso electoral en la entidad industrial por el

cual el Movimiento Industrial Argentino, de tendencia liberal, fue
desbancado por primera vez por una coalición encabezada por el
Movimiento Industrial Nacional, de tendencia proteccionista. El argumento
que finalmente utilizó la nueva conducción para ese retiro fue el disgusto que
le causó la publicación de un artículo periodístico de Artana, economista
jefe de la Fundación, en el cual se pronunciaba a favor de la apertura del
mercado y acusaba a los industriales de tener una “mentalidad de
mendigos”, que exigían como condición al gobierno la previa sanción de
una efectiva legislación anti dumping. Más que causa del conflicto, el
incidente sirvió como una óptima excusa para ejecutar una decisión
largamente madurada.[1]
Ese retiro y el retraimiento que experimentó la institución pueden ser un
reflejo de su estrecha vinculación con los gobiernos militares, que la
inhabilitaron para una reinserción rápida en la vida democrática. También,
los estragos cometidos en el área económica, que llevaron a la mayor parte
de la población argentina, incluidos muchos industriales, a experimentar una
profunda animadversión por las posturas ortodoxas, y sus “gurúes” cayeron
igualmente en desgracia momentánea.
Pero como todas las desventuras algún día se acaban, al final de la década
de 1980 y principios de la de 1990 se recrearon las condiciones que
permitieron el renacimiento de las doctrinas económicas ortodoxas, que
ganaron fuerza tanto en la esfera política cuanto en la económica. Muchas
son las causas que podemos indicar para explicar este fenómeno, entre ellas
el recrudecimiento de la crisis económica y el fracaso de posiciones
consideradas heterodoxas, un contexto internacional en el cual los
conservadores impusieron un prolongado predominio político en Inglaterra
y Estados Unidos, y el resurgimiento del neoliberalismo, amparado en el
Consenso de Washington y en el olvido por gran parte de la población

argentina de hechos del pasado menos reciente de su historia.
Algunos de los políticos más destacados establecieron o renovaron fuertes
contactos con miembros de FIEL, por ejemplo, el entonces senador
Fernando De la Rúa con Sturzenegger, quien llegó a diseñarle un plan
económico alternativo en 1987, y el gobernador de Córdoba y candidato
presidencial Eduardo César Angeloz con López Murphy, que dirigió su
equipo económico de campaña en 1989. Inclusive, desde el peronismo se
cortejaría a Roberto Alemann para que aceptara ser presidente del Banco
Central en 1991, momento en que Domingo Cavallo asumió como ministro
de Economía. Y, nuevamente, Roberto Alemann sería convocado para
asumir esa cartera en 1996. Pero las tentativas fracasaron, lo que evidencia
las dificultades que aún tenían los miembros de FIEL para llegar a las más
importantes posiciones de gobierno, abstinencia que se extendería por casi
una década.
Acusando el golpe de la salida de la UIA y el alejamiento prolongado de
los principales recursos de poder dentro de los aparatos de Estado, a partir
de 1991 se realizaron algunos cambios dentro de la institución tendientes a
su recuperación. Se definió un organigrama sumamente estable,
conformado por un Consejo Académico, de apenas dos miembros, un
Consejo Directivo y un Consejo Consultivo, integrados por
aproximadamente treinta personas cada uno, y un Cuerpo Técnico con
unos treinta investigadores, entre ellos, economistas jefes, principales,
seniors, juniors, visitantes y asistentes de investigación y estadística.
La larga espera y las tentativas de aggiornar la entidad parecieron rendir
sus frutos cuando López Murphy fue invitado a formar parte del gobierno
del presidente De la Rúa, primero como ministro de Defensa –escala que
recordaba el estratégico arribo de Cavallo a la Cancillería en el gobierno de

Menem–, para ocupar finalmente el Ministerio de Economía a inicios de
2001, cargo en el cual permaneció escasos quince días, pues se lo obligó a
renunciar rápidamente para ceder espacio al hombre de la Fundación
Mediterránea.

La más fina flor
Desde sus inicios, FIEL encarnaba los intereses de los sectores más
concentrados del empresariado argentino y del capital extranjero, como se
observa al cotejar la lista de empresas patrocinadoras de la entidad y las
posiciones que ocupaban en los ránkings de empresas líderes.
Las apreciaciones acerca de la composición social de la institución surgen,
en primer lugar, del análisis de la cantidad y características de sus socios.
Su significación fue evaluada tomando en consideración criterios
cuantitativos y cualitativos, y tratamos, en la medida de lo posible, de
esquivar los efectos de la ejercitada práctica de confiar ciegamente en los
primeros, a lo que, de forma acertada, Jorge Schvarzer ha definido como
“fetichismo del número”.
Hemos tomado como indicador cuantitativo el volumen de las ventas de las
empresas asociadas, que es el más empleado por la mayoría de los
investigadores que se dedican a este tipo de estudios y sobre el cual se
dispone de abundantes series estadísticas en distintas publicaciones. De
todas ellas, hemos preferido la serie publicada por la revista Prensa
Económica, por las opciones metodológicas aplicadas en su confección,
como la eliminación de algunas posibles distorsiones y la adopción de
criterios similares para los diferentes períodos.[2]

Para el criterio cualitativo hemos adoptado tres indicadores: la
consideración de líder –esto es, aquellas empresas que dominan o
comparten el dominio de los mercados respectivos–, la pertenencia a un
grupo económico o que se trate de una empresa transnacional diversificada
o integrada. Con estos datos introdujimos en el análisis elementos de gran
valor, como tipo de participación ejercida en el mercado, pertenencia a
conglomerados integrados y origen del capital.
No obstante, fue imposible reconstituir la lista para la totalidad del período,
en virtud de la existencia de dos lagunas importantes: de 1964 a 1966 y de
1975 a 1982. Además, entre 1966 y 1971 tuvimos la necesidad de inferir
los nombres a partir de los directores de las empresas publicados como
patrocinadores de la Fundación. Tampoco pudimos contar con ránkings
anteriores a 1975, y aun el de ese año fue bastante reducido, pues se limita
a las cien empresas más importantes.
A pesar de todo, la información disponible es suficiente para ofrecer claros
indicios en el sentido expuesto. FIEL era patrocinada por el capital más
concentrado de Argentina,[3] tendencia que es más evidente al hacer
consideraciones sobre el origen del capital. De manera contraria a lo
ocurrido en la Fundación Mediterránea, que, como se verá, incluía en su
grupo de socios fundadores sólo empresas de capitales nacionales, más de
la mitad de las empresas patrocinadoras de FIEL eran extranjeras; incluso
una de las ocho asociaciones patrocinadoras era una conocida fundación
norteamericana. Esto era, en parte, reflejo de lo que ocurría dentro del gran
capital durante la década de 1970, que se encontraba altamente
concentrado y dominado por el capital extranjero (Castellani, 2004a y
2004b).

La tendencia de un leve predominio de patrocinadores extranjeros se
confirmó con la elección como presidente de Víctor Savanti, ejecutivo de
IBM, y así se mantuvo hasta el fin del régimen militar, cuando el capital
nacional pasó al frente por márgenes ínfimos, proporción que continúa hasta
el presente.
A la cabeza del Consejo Directivo de FIEL se encuentran personalidades
con un perfil claramente definido.[4] La mayoría formaba parte de la
aristocracia vernácula, figuras de “noble pasado” y de comprobada
prosapia liberal; en síntesis, la “derecha liberal tradicional”, diferente de la
“derecha liberal tecnocrática”, formada por los intelectuales de centros de
estudios económicos (O’Donnell, 1997; Canelo, 2004).
Es importante señalar aquí, en un breve paréntesis, que el liberalismo
practicado tanto en Argentina como en Brasil propugna franquear los
factores al “libre” juego de la oferta y la demanda, excepto en determinadas
actividades, generalmente aquellas en las que actúan sus partidarios, sobre
las que se aplica un proteccionismo casuístico, y en el sistema político,
sector en el cual se ejerce o se pretende ejercer un control monopólico u
oligopólico. Así, quedan excluidos de esta corriente la doctrina liberal
clásica y, sobre todo, el liberalismo político. Se trataría de un liberalismo de
tipo conservador, y hasta autoritario en algunos casos, bastante practicado
en América Latina y el resto del mundo a lo largo de la década de 1980 y
buena parte de la de 1990, y que tuvo en las figuras de Ronald Reagan y
Margaret Thatcher sus máximos referentes en el nivel internacional.[5]
Además de la recurrencia de apellidos ilustres, el entroncamiento de los
miembros de FIEL con la aristocracia vernácula queda igualmente
evidenciado y reforzado por la presencia de empresas patrocinadoras que
fueran fundadas a fines del siglo XIX o principios del XX, con una

reconocida trayectoria en el país y algunas también en el extranjero.
Otra muestra de esa vinculación está constituida por la pertenencia de sus
miembros directivos al Consejo Empresario Argentino (CEA), selecta
institución que agrupa a los titulares de las firmas más tradicionales y
poderosas del país, club exclusivo al cual se ingresa mediante un riguroso
proceso de selección.[6] La relación entre FIEL y el CEA llegaría al grado
de generar muchos trabajos que fueron patrocinados y publicados de forma
conjunta.
Esa clara inclinación por empresas y figuras que registran orígenes
aristocráticos no fue impedimento para que, en épocas más próximas, se
operase un recambio generacional, tanto en las empresas como en las
organizaciones del sector. De esta manera, pasaron a integrar las filas de
FIEL representantes de algunos poderosos grupos económicos que
emergieron durante el período o personajes de alta participación
corporativa,[7] algunos de los cuales tienen una escalada social más tardía,
con lo que se diluyó un poco la flema que caracterizaba a la Fundación y
pasaron a convivir en su interior figuras de longilíneo pasado con otras de
vuelo más corto, pero de ascensión más elevada.
Esos nombres dan una muestra clara de la importancia que conserva la
institución, aun cuando su gravitación en la vida política durante la etapa
democrática sea sustancialmente menor que la desempeñada durante los
regímenes militares. Esta pérdida de espacio fue provocada por la
competencia a la que FIEL debió enfrentarse ante el surgimiento y
fortalecimiento de otras instituciones, entre las cuales, quizá, la Fundación
Mediterránea fue la más importante. Además, la vinculación que mantuvo
con las dictaduras y las personalidades fuertemente asociadas a ellas se
constituía en un pesado lastre, difícil de abandonar a la hora de recomponer

su deteriorada imagen.
Como ocurrió en la sociedad civil y en la esfera económica, la relevancia de
la institución también se manifiesta dentro del Estado, donde registra una
amplia participación de sus miembros en puestos clave de diferentes
administraciones. Aun antes de la creación de FIEL, actuaron como
ministros de Economía Roberto Alemann, en 1961, y Jorge Whebe, en
1962, durante el gobierno de Arturo Frondizi; Whebe también formó parte
del gobierno de José María Guido, que posteriormente recibiría a Méndez
Delfino, en 1962, y a Martínez de Hoz (h), en 1963. Esa incursión en los
más altos escalones gubernamentales constituye una muestra de que el
prestigio que gozaban sus futuros miembros antecedía a la propia FIEL,
mientras que en el caso de la Fundación Mediterránea, el reconocimiento es
posterior.
Una vez lanzada la institución, serían ministros de Economía, Adalbert
Krieger Vasena, de 1967 a 1968, y Dagnino Pastore, de 1968 a 1969, los
dos en el gobierno del general Juan Carlos Onganía. Dagnino Pastore
comandaría el Ministerio durante el breve interregno de la Junta Militar, en
1970, y Whebe lo haría nuevamente de 1972 a 1973, en el gobierno del
general Lanusse.
También perteneció a FIEL la nómina completa de los ministros de
Economía de la última dictadura, que gobernó Argentina de 1976 a 1983,
compuesta, en este orden, por Martínez de Hoz (h), de 1976 a 1981, en el
gobierno del general José Rafael Videla; Sigaut, en 1981, en el gobierno del
general Roberto Viola; Roberto Alemann, de 1981 a 1982, en el gobierno
del general Leopoldo Fortunato Galtieri; Dagnino Pastore, en 1982, y
Whebe, de 1982 a 1983, en el gobierno del general Reynaldo Bignone.

circunstancia que no se evidencia con tal crudeza en la Fundación Mediterránea. en la que esas diferencias se reducen considerablemente hasta reconocerse. de poder –sea económico. en 2001. Consultivo y Asesor. De las excepciones mencionadas. que se desempeñaron como directores. en muchos casos. en 1989. Aquellos eran poseedores de una serie de atributos que los posicionaban en un nivel superior. todos los demás miembros que ocuparon la cartera de Economía no pertenecían al equipo de economistas de FIEL. político o simbólico– y generacional que separaba a los miembros de los directorios de FIEL de los integrantes de sus cuerpos técnicos es más que evidente. donde las funciones empresariales y técnicas aparecen más definidas. Dagnino Pastore y López Murphy. y a la Comisión de Estudios. y Néstor Rapanelli. tras la repentina muerte de su antecesor.La presencia de miembros de FIEL al frente del Ministerio de Economía se produjo en menor medida en tiempos democráticos. Además de la participación ya comentada de Roberto Alemann y Whebe en el gobierno de Frondizi. Cabe resaltar que excepto Roberto Alemann. sino a los consejos Directivo. Asimismo. aunque estos dos últimos nombramientos obedeciesen más al hecho de pertenecer al gigantesco conglomerado de empresas Bunge y Born que a la propia FIEL. en el primer gobierno de Carlos Menem. orígenes . La enorme distancia social. otra diferencia importante en relación con la Fundación Mediterránea. puede mencionarse el fugaz pasaje de Ricardo López Murphy. por el gobierno de Fernando De la Rúa. de 1989 a 1990. es decir que eran dueños o representantes de empresas y no meramente técnicos contratados. encontramos a Miguel Roig. sólo López Murphy no pertenecía a directorios de empresas. con esporádicas incursiones de algunas de sus figuras.

. lo presidieron Egidio Ianella. se observa que la presencia de hombres de FIEL en puestos clave dentro del gobierno llegó a ser apabullante en momentos importantes de la historia argentina. en 1981 y nuevamente en 1989. Así como fueron sus vicepresidentes Otero Monsegur. de 1962 a 1963. entonces. Cárdenas. Brignone. en 1981. González Abad. de 1969 a 1970. Méndez Delfino. de 1967 a 1968. incluido el dictado de clases de economía en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Además del cargo de ministro de Economía. y Manuel R. como en los casos de Martínez de Hoz (h) y Roberto Alemann. de 1971 a 1972. Brignone. con incursiones más o menos sistemáticas en la materia.semejantes. Ya creada. con alguna sorpresa. Carlos S. en 1981 y de 1996 a 2001. que las credenciales académicas deberían pesar menos que otras a la hora de decidir quién ocuparía tan importantes puestos. sino en derecho. y Luis María Otero Monsegur. órgano en el cual observamos que varios de los integrantes de FIEL ocuparon tanto los sillones de presidente cuanto de vicepresidente. Si se toman en consideración únicamente esos tres cargos. Antes de la creación de la Fundación. Martín Lagos. Entre 1960 y 1962 pertenecían a esa entidad tanto el Ministerio de Economía cuanto la Presidencia y Vicepresidencia del Banco Central. que algunos de esos ministros y autoridades del Banco Central no estaban formados en el área económica. en 1981 y de 1989 a 1990. dirigieron el Banco Central Emilio F. lo que tornaba la relación más horizontal. Hemos observado también. Puede suponerse. el ejercicio de puestos directivos en el Banco Central de la República Argentina fue otra de las funciones que tomamos especialmente en consideración para nuestro breve racconto. de 1945 a 1946. de 1960 a 1962. de 1960 a 1962. y Julio Gómez.

Dagnino Pastore. algunos casos en principio sorprendentes entre los miembros de la entidad. que ya estaban fuera de ella para 1975 y que tuvieron relevante participación posterior como técnicos y funcionarios de gobiernos democráticos. Julio H. A comienzos de la década de 1970 encontramos. momento en que la economía argentina se sumergía en una de las peores crisis de su historia reciente. para volver a controles indirectos cuando aquel disminuye. basta recordar que en 1976 el propio ministro había sido vicepresidente de FIEL hasta el momento de asumir. nombrado representante financiero de Argentina en Europa. Armando Ribas – miembro de ese Gabinete–. Ello explicaría una de nuestras hipótesis acerca del comportamiento empresario. considerado de transición para el gobierno militar. economistas asociados. en la cual sugerimos que la tendencia hacia un control más directo del gobierno se produciría en momentos de agudo conflicto social.circunstancia que volvería a repetirse en el conflictivo año 1981. y Brignone. asimismo. Juan Alemann. y también en 1989. el nuevo secretario de Hacienda. y Luis Martínez García –jefe del Gabinete de Asesores–. Se trata de Mario Brodersohn. quien llegaría a ser . había sido su primer director de investigaciones y su asesor poco tiempo después. Olivera y Juan Vital Sourrouille. Para reforzar la evidencia empírica. La presencia de otros funcionarios que no estaban ligados directamente a FIEL no impide que consideremos todas las coincidencias mencionadas como indicadores de la realización por parte de la entidad de una verdadera colonización de algunos aparatos de Estado durante la última dictadura militar. se desempeñó como asesor general. extendida ahora a otros cargos dentro del área económica. cuando se ponen en juego las reglas del sistema.

que las distancias ideológicas entre estos economistas y FIEL más bien fueron acentuándose con el tiempo y. por un lado. Brodersohn actuó como secretario del Ministerio de Economía y Trabajo durante la gestión de su nuevo director. representando empresas estatales o mixtas. Sin embargo. . Por eso. Además del general Alcides López Aufranc. Usualmente no asociamos a estas personas con posiciones económicas ortodoxas ni con el perfil característico de los miembros de FIEL. otros tres uniformados participaron de las nóminas de los consejos Consultivo y Asesor de la institución. que debía su lugar en el mundo empresarial más al hecho de ser presidente de Acindar que a sus galones. y especialmente concentrada en períodos militares. posteriormente. bajo la dirección de Dagnino Pastore. en la última etapa del gobierno del general Onganía. Otro importante fenómeno percibido fue la presencia castrense entre las filas de la Fundación. que los habría convocado cuando migró hacia la entidad. de grado notablemente inferior a la experimentada por el Instituto de Pesquisas Econômicas e Sociais (IPÊS). con Carlos María José Moyano Llerena. y. Quiere decir. mientras que Sourrouille lo hizo durante la gestión de Aldo Ferrer.ministro de Economía durante la presidencia de Raúl Alfonsín. Tampoco recordábamos que tuviesen una participación importante en regímenes autoritarios. como Segba y Somisa. al Instituto Di Tella. junto con De Pablo. pudimos resolverlos parcialmente al tomar conocimiento de que los tres habían pertenecido. tales presencias nos desconcertaron y provocaron algunos interrogantes en relación con la política de cooptación de la institución. por otro. en la presidencia del general Levingston. tanto en ese gobierno como en el del general Lanusse. que la incursión en gobiernos militares no constituía en sus comienzos un tabú para ellos. en Brasil.

Sin embargo. El espinazo ideológico A diferencia de lo ocurrido con el IPÊS y la Fundación Mediterránea. por momentos las fuentes revelan indicios . Así. las empresas estatales debían asumir en la economía nacional. en particular. las de orden económico se destacaban sobre las estrictamente militares. el trabajo empírico realizado sobre FIEL ha sido verdaderamente difícil. mantenía una enemistad correspondida con los segundos. Lejos de ser cuerpos monolíticos. Esto se debió tanto a la negativa para que pudiésemos acceder a sus archivos como a la falta de mayores detalles en sus publicaciones. Aquellos eran militares con comando de tropa. centrada en la divergencia de criterios acerca del papel que el Estado y. entre las cuales. en procura de conseguir el control de las fuerzas contrarias a sus intereses. que a primera vista aparece desbalanceado respecto de los correspondientes a los otros dos institutos. sobre todo en lo que se refiere a su articulación política. lo que de una forma u otra terminó por reflejarse en el propio capítulo. en tanto que éstos hacían carrera al frente de organismos estatales. 2004). entre los cuales se destacaban las empresas vinculadas al complejo industrial-militar (Canelo.Este inexpresivo reclutamiento de militares denota algunas características particulares de la relación entre la burguesía y las Fuerzas Armadas. mientras la alta burguesía se relacionaba estrechamente con los primeros. aunque escasas. éstas contenían en su seno a diferentes grupos que divergían entre sí por distintas cuestiones. La diferencia entre “señores de la guerra” y “burócratas” también ganaría fuerza durante la última dictadura.

En un primer momento. propugnando un liberalismo económico ortodoxo que le haría criticar en forma vehemente las políticas proteccionistas. su actividad se centraría fundamentalmente en desarrollar algunas de las principales recetas económicas a ser aplicadas en la década de 1990. tanto es así que en muchos casos se abordan cuestiones microeconómicas. . mayoritariamente de capitales nacionales. para lo cual efectuó tareas de consultoría para diversos órganos estatales y privados. menguado considerablemente el apoyo inicial ofrecido por la Ford Foundation. Sin embargo. En una etapa posterior. empresas asociadas o simplemente garantizar la propia subsistencia. esta estrategia se vio duramente afectada poco después de la asunción del gobierno peronista debido a la cancelación de los contratos públicos por decisión del ministro de Economía Gelbard. entre los cuales comenzaron a ganar importancia los provenientes del CEA. la entidad pasaba a depender casi por completo de los aportes privados. A través de sus estudios. acentuándose aún más el carácter aristocrático de FIEL y sus tendencias económicas liberales ortodoxas. algo que no sería característico de períodos posteriores. tanto sectoriales como regionales. éstas parecen estar más permeadas por las preocupaciones de algunas entidades. FIEL ha abordado una amplia variedad de problemáticas. constituía casi un reflejo de la precariedad financiera de la institución. su principal interés estaría marcado por el ataque frontal a la intervención del Estado como regulador de la economía. debió procurar otros fondos. nos permiten intentar algunas hipótesis explicativas de esa conducta y hacer algunas comparaciones con las otras instituciones. por fin. con la ayuda de metodología adecuada. La preocupación por cuestiones microeconómicas. que empleaba como alegatos de persuasión.significativos que. Recordemos que. Y. De este modo.

gobiernos provinciales. y la tercera.En la segunda etapa se destacan varias obras elaboradas por economistas de FIEL. fue elaborada por el cuerpo técnico de FIEL con la dirección de Szewach. órganos binacionales e internacionales. publicada en septiembre de 1990. sugerencias y revisión de partes de los informes preliminares. la segunda incluyó los años 1984 y 1985. Las tres publicaciones presentan una cobertura completa de las operaciones del Estado. comandando un equipo de cinco profesionales. El fracaso del estatismo. en los que se comprenden la administración nacional. a los que se sumaron otros colaboradores del sector público que aportaron opiniones. Una propuesta para la reforma del sector público argentino fue un trabajo elaborado principalmente a lo largo de 1986. salud y seguridad social. publicada en mayo de 1985. que en gran medida sintetizarían sus principales líneas de pensamiento y se transformarían en sus pilares discursivos. a través de un amplio abordaje de sus aparatos. empresas estatales y actividad . El estudio y la redacción final estuvieron dirigidos por los economistas Juan Carlos Iarezza y Szewach. El gasto público en Argentina surgió a partir de la iniciativa del CEA y tuvo tres ediciones: la primera. quienes coordinaban un equipo interdisciplinario de economistas. y el sistema de seguridad social. añadió los tres años siguientes. El ingeniero Manuel Solanet actuó como director en cada una de esas oportunidades. empresas públicas –incluidos bancos oficiales e institutos aseguradores–. contenía la información para el período 1960-1983. La obra se refiere a una amplia variedad de temáticas relativas a la administración pública. educación. abogados e ingenieros. originado en operaciones del Banco Central. completando el período 1960-1988. municipios. Una sección destinada al gasto público cuasi fiscal.

Regulaciones y estancamiento: el caso argentino fue elaborado en 1987 y publicado en 1988. en noviembre de 1986. Cuenta. las telecomunicaciones y los principales regímenes de promoción industrial. la producción de carne vacuna y tabaco. y la pesca comercial. En ella. de 1989. la transferencia de tecnología. es una obra para cuya realización FIEL contó con el apoyo del Center for International Private Enterprise. la atención médica. así como a las reglamentaciones impuestas a las empresas públicas. de Washington. la aprobación de nuevos productos. . y su publicación definitiva. Extiende su análisis de costos a nuevas áreas. además. En el estudio se analizan las reglamentaciones ejercidas por el Estado en los mercados de trabajo y de capitales. También fue elaborada por un equipo encabezado por Artana y Szewach e integrado por cinco economistas visitantes y otros más de FIEL. la inversión extranjera. Los costos del Estado regulador. se abordó fundamentalmente la problemática provocada por la supuesta ineficiencia del Estado como regulador. en cinco volúmenes. los controles de calidad. se efectuó al año siguiente. fue presentada al presidente Alfonsín. y puertos. incluidos ahora el sistema financiero. quienes también participaron en la elaboración de algunos capítulos. que restaba competitividad a la producción nacional.reguladora del Estado. con un anexo en el que se consideran especialmente las leyes laborales. Su realización estuvo a cargo de cinco investigadores organizados en diferentes áreas y supervisados por Artana y Szewach. el transporte aéreo de cabotaje. juntamente por FIEL y el Centro Internacional para el Desarrollo Económico. la actividad petrolera. Antes de la edición final. terrestre. por camión y ferrocarril. en un único tomo que incorporó los aspectos esenciales del original. a cargo de la editorial SudamericanaPlaneta.

oriundos del país y del exterior. a saber: analizar y hacer conocer una extensa línea de políticas consideradas saludables por el liberalismo económico ortodoxo argentino para ser aplicadas en el país. como no podía ser de otro modo. de Szewach. realizado a lo largo de 1988 y publicado en abril de 1989. un mercado de cambio libre. Con la participación de Roberto Alemann. la institución participaría persistentemente del debate político y en la agenda de reformas durante la década de 1990. Musich y la dirección técnica. en el que se destaca el economista Jorge Ávila. Argentina: hacia una economía de mercado contó con el patrocinio del CEA y fue publicado en agosto de 1990. los que desde la referencia proporcionada por sus títulos dejan claros sus propósitos. preconizaba. El estudio estuvo a cargo de seis economistas argentinos especializados en política tributaria. el equipo de trabajo. Con esos argumentos.El control de cambios en la Argentina. Las tareas estuvieron a cargo principalmente de los economistas Jorge Bogo e Isidro Soloaga. coordinados por Artana y con el aporte especial de Jacques Le Cacheux. En esta obra se ordena y sintetiza . La dirección general estuvo a cargo de Arnaldo T. Control de precios e inflación fue elaborado a inicios de 1990 y publicado en agosto de ese año. con el apoyo de las entidades empresariales representativas de la comercialización realizada a través de supermercados. podemos destacar cuatro. fue reducido. De los trabajos de FIEL correspondientes a la tercera etapa. El sistema impositivo argentino fue lanzado a fines de 1990. Es importante señalar que en la fase de elaboración contó también con la opinión de numerosos expertos en el tema. de Francia.

Los artículos de menor tamaño aparecían en revistas. realizó la investigación. Argentina: la reforma económica 1989-1991. la coordinación fue de Marcela Cristini. Hacia una nueva organización del federalismo fiscal en Argentina se publicó en 1993. Una propuesta de reforma”. como Indicadores de Coyuntura. Bour y Szewach. Para reforzar los esfuerzos de divulgación. presidente de FIEL. La dirección estuvo a cargo de sus tres economistas jefe de ese momento. “Descentralización de la escuela primaria y media. Reseña de la Actividad Económica e Indicadores de Actividad y Precios. particularmente de la institución. Artana. . FIEL también llegó a contar durante la década de 1990 con un programa televisivo propio en un canal de cable. Gran parte del tópico sobre educación se basaba en una investigación especial de FIEL. de la propia institución e invitados. institución que había encomendado el estudio. dirigidos por Artana y Szewach. Los trabajos más extensos fueron lanzados en formato de libro. En él se efectúa un análisis comparado de la experiencia de quince países que transitaron por reformas económicas. Balances y perspectivas fue publicado en agosto de 1991 y presentado en el CEA. En su elaboración participó un conjunto de doce economistas. Reseña de la Industria. también de 1993. Su elaboración estuvo a cargo de un conjunto de siete economistas bajo la dirección de Artana y López Murphy.una serie de investigaciones llevadas a cabo por la institución desde fines de 1988. en su mayoría por la editorial Manantial. y Musich. realizada por María Etchart. Un equipo básico de nueve economistas. ejerció la dirección general.

procuraría encontrar una respuesta en la competencia de los intelectuales de FIEL. y enmascarada con un toque de ingenuidad. seguramente. como en toda publicación conmemorativa. surge de inmediato la pregunta sobre las causas que hacían converger diagnósticos y remedios teóricos propuestos por la Fundación con acciones prácticas que involucraban a actores más concretos que no se mencionan en el trabajo. sus patrocinadores. En repetidas ocasiones. que acertaron regularmente en los diagnósticos debido a sus aptitudes técnicas. muestra tal vez curiosa. momento de auge neoliberal. El trabajo fue elaborado especialmente para el número aniversario de la revista Indicadores de Coyuntura que. las que también les permitieron llegar a las soluciones de los problemas con recetas que gozaban de cierto consenso y. Una revisión personal” (1994). “Una década de labor intelectual de FIEL. sus intelectuales y los aparatos de Estado. por eso. la labor del mundo académico con la del mundo de la administración estatal. La hipótesis más lineal y. conjuntamente con las siempre presentes rememoraciones laudatorias. aunque de forma tácita.Felices coincidencias Más pormenorizado análisis requiere el artículo de Adolfo Sturzenegger. Sturzenegger señala allí que muchas veces FIEL propuso políticas o cursos de acción que luego se concretaron plenamente. sin explicar las razones que llevaron a esa “feliz” coincidencia. acerca de la estrecha relación entre la institución. pretendía realizar una síntesis de las actividades desarrolladas por la entidad entre los años 1984 y 1994. . Frente a esta constatación. eran aceptadas y aplicadas por las autoridades políticas. Vincula así. menos maliciosa.

Ellos patrocinaban una entidad en la cual se agrupaba un conjunto de intelectuales cuya tarea en definitiva era hallar. Éstas estaban constituidas por los bancos más importantes de Argentina. . Nuestra segunda hipótesis realiza un camino inverso al esbozado por Sturzenegger y toma como punto de partida a los beneficiados por los remedios propuestos por la institución. Sin necesidad de realizar consideraciones teóricas sobre la validez de tales argumentos. También vale la pena recordar que el propio Roberto Alemann fundó una AFJP. de 1987. los principales beneficiarios adhirieron rápidamente a FIEL. A partir de la sanción del nuevo régimen jubilatorio. al igual que las dos corporaciones que los representaban. explicaciones más o menos plausibles que justificasen las soluciones ya decididas previamente por los propios destinatarios. posibilitada por el Consenso de Washington y las dictaduras que decapitaron opciones teóricas contrarias. Trataremos de probar esta hipótesis utilizando los ejemplos ofrecidos por el propio Sturzenegger y otros indicios presentes en el número aniversario de Indicadores de Coyuntura. entre ellos las mayores Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP). dentro del amplio arcón de la teoría económica. algunos de los cuales eran socios de la entidad mucho antes de pensarse la reforma del sistema jubilatorio. Sturzenegger encuentra que en la parte dedicada a la seguridad social se adelantan prácticamente en su totalidad las bases del nuevo régimen de jubilaciones. creemos que se debe intentar encontrar la respuesta de modo un tanto más circular.Sin descartar que tal alternativa pudiese existir. En referencia al mencionado libro El fracaso del estatismo. podemos presentar algunos datos un tanto más concretos utilizados como prueba de la relación entre ideas e intereses.

habría servido de moneda de cambio para que la poderosa fracción financiera. adjudicataria de un canal estatal recientemente privatizado. en la antigua y moderna acepción del término. disolver esa relación. En ese sentido. que representaba una formidable. y las que serían privatizadas en una segunda etapa. de 1992 hasta 2001. que favorecía preferentemente a las otras fracciones de clase. así como en uno de los defensores más fuertes del menemismo en el poder. transferencia de recursos a manos privadas. Este vehículo de comunicación se transformaría durante la década de 1990 en uno de los propagandistas más eficaces del liberalismo y su ola de privatizaciones. . aceptase la convertibilidad. En “Una década de labor intelectual de FIEL”. para lo que se preveía un extenso programa que comenzaba por agruparlas en dos tipos: aquellas inmediatamente privatizables. una publicidad de Telefé. la opción por el sistema de “capitalización” también podría ayudarnos a explicar otro fenómeno central de la política económica argentina. Algunas páginas más adelante. conforme lo demostrado por Jorge Sábato (1988). como los canales de televisión. felicitaba a la entidad a la cual poco antes se había incorporado. que obtuvo ganancias abultadas apostando a la inestabilidad. el mantenimiento de la convertibilidad por un extenso período. Sturzenegger también comenta las propuestas con las que la institución buscaba cambiar la relación entre el Estado y las empresas públicas. La creación de ese sistema.convirtiéndose. o mejor. pero nuestras respuestas en ese sentido constituyen apenas una hipótesis a ser trabajada. La idea era privatizar éstas. en uno de sus más importantes ejecutivos y “garoto” propaganda. al mismo tiempo.

en 1997. también aparece entre los nuevos asociados de FIEL. transporte terrestre –a través de la concesión de rutas–. postales. que demostraría la imparcialidad de los técnicos de la Fundación. otro emprendimiento mediático de rápida ascensión durante la avalancha privatizadora. tenemos las concesionarias de servicios de agua. Sturzenegger manifiesta que FIEL sugiere eliminar tratamientos discriminatorios entre esos capitales y los nacionales. el ingreso de nuevos miembros constituidos por empresas creadas con el desguace del Estado es más que considerable. Si el control de la empresa estatal pasaba a otros grupos provocaría la extinción de quienes dependían de ella. Pero ese aparente lapsus tiene explicación. Para encontrar alguna relación entre esa propuesta e intereses más específicos es suficiente recordar que el capital extranjero representaba en la entidad aproximadamente la mitad de sus miembros. el autor indica como dato relevante. mediante la provisión de materias primas o por su poder de compra. Aunque no sea analizada dentro de las empresas estatales. energía eléctrica.Corporaciones Multimedios América. Así. sino cuando se observa el caso de las reglamentaciones en el sector de hidrocarburos. y publicamos. Antes de conocer los trabajos de Sturzenegger y de FIEL escribimos. De hecho. en 1999. gas. ferroviario y aéreo. Esta hipótesis se . Sobre las reglamentaciones de las inversiones extranjeras. Es sintomático que los adalides de esas medidas simplemente olvidasen a la mayor empresa argentina. la mayoría de las veces subsidiadas. una hipótesis acerca de la demora en la privatización de esa empresa. teléfono. En ella consideramos que YPF tenía una importancia fundamental como llave de actividades económicas. la ausencia de la propuesta de privatización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF).

después de jubilarse en esa empresa adquirió una participación en Sol Petróleo y al desvincularse de ésta constituyó EPP. En el problemático caso de las reglamentaciones para la aprobación de nuevos productos y controles de calidad. que llevó a las empresas de capitales nacionales a dejar la actividad. otra vez. junto a León.. Respecto de sus vínculos corporativos. En el caso de su socio. C. I. el autor puntualiza las diferencias .confirmó posteriormente con la crisis experimentada por el sector. Estenssoro formó parte de FIEL desde 1981 hasta su trágica muerte y también actuó como miembro del CEA. hasta su nombramiento como interventor en YPF. con el propósito de comandar la empresa durante el proceso de privatización. la confluencia aparece nítidamente. principal grupo privado de Argentina. Cabe señalar que el ingeniero José Esteban Estenssoro fue nombrado interventor de YPF. ya que las empresas dedicadas a su explotación están presentes íntegramente dentro de FIEL. ejemplo paradigmático del proceso de primarización experimentado por la industria en ese período. De esa forma. desde agosto de 1990. es interesante notar que participó de FIEL desde 1993. F. También encontramos empresas petroquímicas. fundamentalmente privado: trabajó para Hughes Tool Company S. el caso de la actividad petrolera es ejemplar en la relación que venimos comentando. que se concentró en el ramo alimenticio. El primero estuvo siempre relacionado al sector petrolero. I. el ejemplo que Sturzenegger presenta para comprobar la ausencia de intereses particulares en las propuestas de FIEL se revierte contra su argumento y. incluida Pérez Companc. secundado por Nells León como subinterventor. A. así como un grupo de proveedores y algunas empresas químicas que eventualmente pueden estar relacionadas con esa actividad. De ese modo.

del conjunto de la obra de FIEL con un trabajo específico sobre las
patentes medicinales, Protección de los derechos de propiedad
intelectual. El caso de la industria farmacéutica en la Argentina,
publicado por la propia entidad en julio de 1990. En sus conclusiones, este
estudio –a cargo de Mónica Panadeiros y coordinado por Szewach–
señalaba las ventajas de mantener a la Argentina en la condición de país
free rider, posición que colisiona con lo postulado en El fracaso del
estatismo,que llegaba a una conclusión diferente.
Evidentemente, las dudas y discrepancias de criterios pueden ocurrir, aun
dentro de una misma corriente de pensamiento. Sin embargo, también
hallamos aquí que tales incongruencias internas podrían explicarse en
relación con los intereses de sus asociados.
Dentro de FIEL, el universo de miembros vinculados al área farmacéutica
era verdaderamente significativo,[8] pero con una ausencia notable,
Laboratorios Bagó, la mayor empresa de capitales nacionales del ramo y
cuyo dueño tiene una amplia participación corporativa como miembro de la
Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas y la Fundación
Mediterránea. Por un lado, entonces, tenemos principalmente a las
empresas multinacionales, líderes en investigación, y al gobierno
norteamericano presionando por la adopción de un régimen que respete las
patentes medicinales; por otro, laboratorios nacionales mucho más débiles,
pero numerosos, liderados por Sebastián Bagó, a los cuales les resultaría
difícil competir en caso de tener que respetar esos “derechos”. Es decir que
la decisión resultaba problemática no sólo en los aspectos técnicos, sino,
fundamentalmente, en el ámbito sectorial. Los intereses particulares
involucrados eran muy divergentes y, debido a su potencial de presión,
resultaba difícil adoptar una medida, cualquiera que fuese, sin enfrentar un
costo enorme.

En su exposición sobre los aportes que los investigadores de FIEL
realizaron al debate eminentemente académico y político entre 1984 y
1994, Sturzenegger se pregunta si era posible mantener la libertad
académica de los equipos técnicos ante sus patrocinadores. A lo que
responde afirmativamente, ya que, según él, como el propósito de la
mayoría de los estudios era analizar y proponer reformas sobre el sector
público a efectos de mejorar su eficiencia y funcionamiento, la tarea
intelectual de la institución resultaba compatible con los intereses de las
empresas, aunque su prédica antiproteccionista ocasionase perjuicios a
ciertos grupos de empresarios, hecho que constituiría la evidencia empírica
de un elevado nivel de libertad académica.
Para llegar a esa conclusión, el autor propone una especie de silogismo
cuyas premisas es posible deducir de su discurso. Por un lado, dice, existe
una filosofía básica de FIEL, que entró en contradicción con intereses de
sectores empresariales que patrocinaban a la entidad; en consecuencia,
tales intereses –que en ningún momento son presentados al lector– no
serían condicionantes de esa filosofía, lo que probaría la libertad académica
de los intelectuales vinculados a la institución.
Coincidimos en que, en general, la filosofía básica de FIEL coincidía con
los intereses de las fracciones del gran capital que estaban representadas en
ella. Los sectores financiero, agropecuario, comercial y de servicios, en los
trazos fundamentales y hasta en los más finos, estaban en sintonía con los
de la institución. Pero ése no era el caso de la industria, discrepancia visible
en varios trechos del artículo, en los cuales Sturzenegger indica el escaso
fundamento de la política “industrial”, en especial en cuanto a promoción y
el “compre argentino”. Vemos, así, que sus opiniones entran en colisión
directa con las principales reivindicaciones de los industriales de capital

nacional, aunque de forma más sutil que las duras expresiones proferidas
por Artana, que fueron detonantes del alejamiento de la UIA.
El argumento esgrimido por Sturzenegger para concluir que los intelectuales
de FIEL tuvieron libertad académica cae al derribarse una de sus premisas,
el hecho de que la existencia de intereses enfrentados dentro de la entidad
no habría estado presente a lo largo de toda su historia, sino apenas en un
momento particular de la misma.
Un poco más adelante, la cuestión de la libertad queda establecida, una vez
más, cuando Sturzenegger señala el profesionalismo y la autonomía
mantenidos por el equipo económico. No obstante, introduce una segunda
posibilidad de razonamiento, admitiendo que transitoriamente, ante
situaciones críticas extremas, los intereses especiales otorgan autonomía a
un gobernante para salir de esa situación, pero, superada la crisis, se
restablece la necesidad de consideraciones de “economía política”.
Casi coincidimos con el autor acerca de que la independencia intelectual
respecto de intereses materiales concretos no es una cuestión estructural,
sino coyuntural. Pero de ningún modo en cuanto a que la coyuntura
representada por el período menemista, utilizada como ejemplo, sea
precisamente el caso, sino exactamente lo contrario.
Recordemos la escasa simpatía demostrada por un sector del Consejo
Directivo de FIEL en relación a la figura de Dagnino Pastore, quien, a pesar
de sus incuestionables credenciales académicas y después de pasar por un
riguroso proceso de selección para ocupar el cargo de director de
investigaciones, tuvo sus funciones vigiladas por la celosa presencia de Juan
Alemann como asesor general. En ese sentido, sostenemos que la falta de
independencia de los intelectuales que trabajaron en FIEL respecto de su

Consejo Directivo se debía a la amplia distancia social que los separaba.
Los primeros provenían generalmente de las camadas medias, y las
académicas eran sus más fuertes credenciales, mientras los integrantes del
Consejo poseían orígenes familiares aristocráticos y pertenencia a círculos
exclusivos de la élite. Las diferencias de poder económico, político,
simbólico y hasta generacional posicionaban a éstos en un nivel superior, lo
que con cierto grado de probabilidad también condicionaba la autonomía
que esos intelectuales tenían ante sus mecenas.
No obstante esto, estamos de acuerdo con el autor en que la fuerza de esa
filosofía radicaba en la confluencia de tres elementos: un importante número
de patrocinadores, entre los cuales aquellos pertenecientes al CEA jugaron
un papel central, la fuerza de sus dirigentes, especialmente Savanti y
Musich, y los técnicos que la institución agrupó, que por varios momentos
supieron articular e imponer su discurso.
Otra de las opiniones de Sturzenegger es que los estudios de FIEL deben
incluirse principalmente como contribuciones en la esfera de la “economía
del bienestar”, aunque inmediatamente aclare que también incluyen
consideraciones de “economía política”. Para cerrar nuestra idea y exponer
el razonamiento subyacente, recordemos sus opiniones acerca de las
políticas de promoción industrial reclamadas por empresarios de ese sector.
Si consideramos sólo los adjetivos que van asociados a las palabras
economía y política de sus frases, se desprende una interesante forma de
impugnación que es constantemente empleada por el discurso de FIEL con
el propósito de descalificar propuestas rivales. Las propias son sugerencias
para el “bienestar”; las otras no pasan de propuestas “políticas”, por demás
“poco fundadas y/o muy interesadas”.

Con ese discurso, en la ocasión a través del autor a quien se encomendó
escribir el artículo, la entidad pretende huir de la asociación a intereses
materiales y su expresión política, presentándose simplemente como una
organización impulsora de ideas abstractas que nada tiene que ver con
aquellos y sí con la búsqueda de soluciones que conduzcan al “bienestar”.
Pero es justo señalar que esa posición maniqueísta no le era privativa. El
discurso científico recurre como estrategia de deslegitimación a la división
entre adversarios y cómplices, impugnando otras posiciones como
ilegítimas, absurdas o eclécticas (Bourdieu, 2000).

Confluencia de intereses
Aunque FIEL y Sturzenegger intenten engrandecer su obra, es importante
subrayar que tanto su pretendida filosofía como su propio discurso no
constituyen una novedad en el contexto intelectual. Ellos estaban en sintonía
con versiones ortodoxas que emanaban fundamentalmente de fuentes
norteamericanas, aun antes que el Consenso de Washington fuese
formulado.
En tal sentido, fue de vital importancia el tránsito por instituciones
educativas de aquel país, que superaría con holgura la mera transmisión de
ciertas competencias y la obtención de un determinado diploma. Ese pasaje
se tornaba esencial para la incorporación de miembros de FIEL –tanto
intelectuales como funcionarios públicos– a redes internacionales.[9] El
espíritu de camaradería generado con antiguos profesores y compañeros
podría aprovecharse cuando se volviesen a encontrar, ocupando ahora
lugares de privilegio en instituciones internacionales de financiamiento,
órganos federales norteamericanos, fundaciones de fomento a la

investigación y poderosas empresas privadas.
Con ello, intentamos demostrar la convergencia en FIEL de intereses
materiales concretos, teoría económica y prácticas políticas, presentados
muchas veces como campos autónomos. Así, la relación entre empresarios,
economistas y políticos, organizados en corporaciones, fundaciones de
estudios económicos y en el propio Estado deja de ser una casualidad y
pasa a constituir una causalidad para explicar determinados procesos.
Esa interrelación es esencial para comprender cómo se llevó adelante la
virtual colonización de varios aparatos estatales por parte de FIEL durante
buena parte de la historia argentina reciente y que la ocupación de puestos
relevantes en la administración del Estado, como el Ministerio de Economía
y el Banco Central, no obedeció a un hecho aislado, sino a una cuestión de
carácter más estructural.
Con la larga enumeración de los cargos ocupados por personas vinculadas
a FIEL podemos percibir que ese vínculo fue importante durante la mayor
parte del gobierno de la autodenominada “Revolución Argentina”, pero se
observa un vacío sintomático durante el gobierno del general Levingston,
cuyas tendencias nacionalistas eran evidentes y que prefirió un intelectual
cepalista, como Aldo Ferrer, para dirigir el Ministerio de Economía.
También marcaba con este nombramiento las diferencias en cuanto a las
concepciones económicas existentes dentro de los distintos gobiernos
militares (Canelo, 2004).
Esa laguna no se produciría durante la última dictadura que gobernó
Argentina de 1976 a 1983, en la cual todos los ministros de Economía
estuvieron ligados a FIEL. Los rostros se repetían demasiado y, con ellos,
la institución tuvo la oportunidad de incidir en la política económica de

varios gobiernos, con una continuidad sin paralelo.
En tiempos democráticos más recientes, FIEL tuvo que esperar hasta la
presidencia de Menem para que nuevamente individuos ligados a ella fuesen
designados ministros de Economía, aunque los nombramientos de Roig y
Rapanelli obedeciesen, como se dijo, más al hecho de pertenecer también
al gigantesco conglomerado de empresas Bunge y Born, con el que el
presidente de la Nación había cerrado un acuerdo para que se hiciesen
cargo de esa cartera. Es interesante señalar en este caso que por primera
vez un gobierno populista, o neopopulista, recurría a posturas ortodoxas en
el área económica como programa de gobierno. Tal acontecimiento, si bien
resultaba una novedad para el caso argentino, parece que había dejado de
serlo en lo teórico, como demuestra el artículo de Rudiger Dornbush y
Sebastian Edwards (1990), en el que preveían esa posibilidad antes de la
llegada de Menem al poder.
El cambio en la política económica no debe ser computado sólo a FIEL u
otra entidad de ese tipo, sino también al propio peronismo que, aunque
nunca se haya caracterizado por poseer directrices muy claras en el plano
ideológico, experimentaba por esa época una transformación que llegaría a
límites insospechados, constituyendo una verdadera transfiguración.
Aunque el partido peronista representara el paradigma de ese cambio, no
era el único agrupamiento político que se transformaba. Varios otros
emprendieron el mismo camino, lo que pasó a ser una característica
estructural de la política argentina. Los partidos, convertidos en meras
máquinas electorales, concentraban todo su esfuerzo en conquistar
adhesiones cada vez más esquivas a medida que la crisis se acentuaba, y
prestaban poca o ninguna atención a la formulación de planes de gobierno,
y a la preparación de equipos para, una vez en el poder, llenar los cargos

demandados por la estructura estatal. En consecuencia, el que llegaba al
gobierno, tenía que salir rápidamente en búsqueda de técnicos y programas,
aceptando las ofertas del mercado, cuya abundancia y calidad muchas
veces no eran las más apropiadas.
En el radicalismo, Angeloz, candidato presidencial en 1989, tenía como jefe
del equipo económico de campaña a López Murphy, de FIEL, y en tanto
gobernador de Córdoba se rodeaba de dos altos funcionarios de la
Fundación Mediterránea, Jorge Caminotti, ministro de Economía, y José
Alberto Giai, secretario-ministro de Comercio Exterior.
El presidente De la Rúa fue otra de las figuras que mantuvo cordiales
relaciones tanto con FIEL cuanto con la Fundación Mediterránea. Como
senador, su intervención fue fundamental en la discusión del proyecto de ley
de promoción industrial presentado por la Asociación de Industriales de
Córdoba en 1973, a instancias de un equipo predecesor del Instituto de
Estudios Económicos de la Realidad Argentina y Latinoamericana
(IEERAL); actuó como abogado de la empresa Palmar, de propiedad de
Piero Astori, líder de la Fundación Mediterránea; escribió un artículo
laudatorio a la figura de Fulvio Salvador Pagani, también líder de esa
entidad; tuvo como jefe de su equipo económico a Sturzenegger, que llegó
a prepararle un plan económico alternativo en 1987 y, finalmente, otorgó,
sin demasiados reparos, los ministerios a organizaciones históricamente
enfrentadas y con posiciones e intereses, a veces, diametralmente opuestos.
En su corto gobierno, comenzó entregando el Ministerio de Economía a los
intereses industriales, representados por José Luis Machinea, de la
Fundación UIA; continuó, en 2001, con el breve interregno, de apenas
quince días, de López Murphy, de FIEL, y cayó agónicamente en las
manos extendidas por Cavallo, de la Fundación Mediterránea.

Los partidos y sus dirigentes tampoco respetaban la coherencia en el
mantenimiento de esas alianzas en un mismo intervalo temporal. Por
ejemplo, durante la presidencia de Menem, en el momento en que personas
ligadas a FIEL asumieron la conducción del Ministerio de Economía,
Cavallo, de la Fundación Mediterránea, lo hacía al frente de la Cancillería;
cuando éste pasó a ocupar la cartera económica, se le ofreció a Roberto
Alemann, de FIEL, la presidencia del Banco Central. En la presidencia de
De la Rúa, en el momento en que Machinea, de la Fundación UIA,
ocupaba el Ministerio de Economía, López Murphy, de FIEL, lo hacía en el
de Defensa.
Esa situación representa la predominancia de un determinado mecanismo
de control de las decisiones del Estado, por el cual diferentes grupos, que
basaban su poder en la defensa de intereses materiales-ideológicos, se
apropiaban sucesivamente de los aparatos estatales. No obstante, la lucha
entre esos grupos podía llevar a una colonización parcial y simultánea, lo
que, en la práctica, imponía una conflictiva convivencia. Sólo en
condiciones particulares los aparatos del Estado eran ocupados
hegemónicamente. Dirigir un instrumento como el Banco Central
representaba, entonces, un atractivo especial, pues podía transformarse en
un importante contrapeso al ministro de Economía, con la posibilidad de
adoptar acciones independientes, como lo hizo Cavallo en 1982, o
constituir un apoyo inestimable para llevar adelante un programa
económico.

Notas
[1] Las principales reivindicaciones de la UIA en ese período en Sidicaro, 2002.

P. [9] Para conocer cómo se da ese proceso a nivel internacional. Francisco Macri. Ricardo Grüneisen. Martelli. Ricardo Grüneisen. Trindade. e I. José Estensoro. Thibaud. e I. [7] Entre ellos: Alberto Álvarez Gaiani. Santiago Soldati y Federico Zorraquín. Emilio Cárdenas. y Sachs. C. Pfizer Argentina S. Armando Braun. Posteriormente se incorporaron otras figuras menos flemáticas.. Alejandro Shaw. Celedonio Pereda. Juan C. Enrique Crotto. Luis María Blaquier.. de Zavalía. Guillermo Carracedo. Amin Massuh. 1977. Victor Savanti. Armando Braun.. Ovidio Bolo. Eduardo A. A. y Roemmers S. Santiago Soldati. Arnaldo Musich. [8] Ciba Geigy Argentina S. Alfredo Fortabat. Julio Macchi. en estricto orden alfabético: Jorge Aguilar. Aldo Benito Roggio. Dietl. nº 11.. Rodolfo G.[2] La revista Mercado siguió criterios metodológicos diferentes y tuvo variaciones sustanciales en la elaboración de las listas en los períodos que necesitamos estudiar. Agustín Rocca. Jacques Hirsch. Droguería del Sud. Alchourrón. 1985. A. Eduardo Roca. Eduardo Luis García. A. Productos Roche S. C. [6] Las figuras más importantes de FIEL que pertenecieron a la CEA son. Jorge Born (III). Roberto Favelevic. Roque Maccarone. general Alcides López Aufranc. I. Carlos E. José Alfredo Martínez de Hoz (h). Guillermo Stanley y Carlos de la Vega. I. 2002. Javier Gamboa. Laboratorios Glaxo (Argentina) S. Ricardo Handley. Martín Lagos. Vitorio Orsi. Laboratorios Rontag S. El ránking utilizado aquí es de Schvarzer. [3] Las primeras indicaciones acerca de la pertenencia de miembros patrocinadores de las empresas se encuentran en Indicadores de Coyuntura.. como Francisco Macri y Juan Carlos Masjoan. Alcides López Aufranc. [4] Arturo Acevedo. Eduardo Casabal. A. 2005. Manuel Sacerdote. Arturo Edbrooke. Eduardo Oxenford. Miguel Joaquín de Anchorena. [5] Comparte esa opinión para Brasil. A. . Federico Zorraquín y Jorge Zorreguieta. ver Corvalán. Jorge Borella. Gilberto Montagna. Carlos Bulgheroni. Gerardo Cartellone. Jorge Born (III). enero de 1967. A. C. Guillermo E. y F. C.

procurando un juego armónico entre los intereses individuales y colectivos. Las pujas por hacer prevalecer distintos puntos de vista se exacerban cuando ocurren cambios frecuentes en las posiciones relativas de distintos grupos económicos. ya que en ellos se encuentran algunas claves de su posterior desarrollo y forma de . sino también necesario. remontarnos aquí hasta sus rastros más distantes. Amalio Humberto Petrei (1981) De la periferia al centro Aunque el acto inaugural de la Fundación Mediterránea haya ocurrido el 6 de julio de 1977. como ha ocurrido tradicionalmente en los últimos tiempos. Por esta razón.6 | Fundación Mediterránea En cualquier economía existen fuertes intereses que procuran influir. Hay dos formas de canalizar esas fuerzas: una es permitir el claro predominio de uno o más grupos representativos de esos intereses y otra. no sólo es oportuno. las ideas y condiciones que posibilitaron su gestación datan de bastante tiempo antes. coherentes y bien elaboradas se impongan por su propia fuerza y por la firmeza y conocimiento de quienes deban ejecutar las acciones que de ellas se derivan. consiste en permitir que ideas claras. más acorde con el papel natural del Estado.

De esa manera. cabe señalar que en ella y en sus alrededores había surgido un fuerte sector industrial que. En el plano económico. a pesar de encontrarse resentido por el colapso del modelo que le diera vida. confluían tres actores fundamentales para el diseño y la implementación de las futuras políticas económicas tanto en lo local cuanto en lo nacional. Existían condiciones económicas. Mediante la creación de la Subsecretaría de Desarrollo y Planeamiento comenzó a entablar una relación cada vez más fluida con técnicos vinculados a la economía y líderes empresariales. y la creación de la licenciatura en Economía. intelectuales e institucionales propicias que confluían en esa ciudad para que así ocurriese. el Estado provincial. Esa ciudad albergaba una institución educativa como la Universidad Nacional de Córdoba.actuar. también emprendió una profunda reforma administrativa. . tendrían las industrias pertenecientes a las ramas dinámicas en relación a las vegetativas. había alcanzado trascendencia a nivel local. la más tradicional de Argentina. que comenzó en 1962 una transformación radical en la Facultad de Ciencias Económicas con la readecuación de sus planes de estudio e investigación. Para entender al empresariado local es necesario indicar que Córdoba había definido el carácter de su estructura industrial a partir de un proceso de desarrollo que alcanzó su mayor impulso a mediados de la década de 1950 y cuyas características se sintetizan en la preeminencia que. a partir de esa fecha. En aquel momento. que allí tenía su sede. Córdoba industrial El nacimiento de la Fundación Mediterránea en Córdoba no se debió al simple azar.

donde la Fábrica de Proyectiles Fray Luis Beltrán desempeñaría un papel similar. Tal situación es bastante parecida a la del Gran Rosario. requerida por el desarrollo de una economía de escala. que continuaban concentrados en el puerto de Buenos Aires. se convirtió en motor de una primera fase. atendiendo a las características de fuerte concentración. y por la necesidad de crear un polo industrial fuera del área del Litoral. Añadida la llegada de Fiat en ese mismo año y la de Kaiser en 1955 –empresas transnacionales dedicadas a la producción de automóviles–. Las nuevas industrias eran fruto de una política económica nacional que buscaba ampliar la oferta sustitutiva mediante la instalación de la industria automovilística y de tractores en los alrededores de la ciudad de Córdoba. que perseguía como una de sus metas principales la descentralización del desarrollo económico (Giménez.Ese desarrollo despunta a partir de la segunda mitad de la década de 1940. fundada en 1927. La transformación en 1953 de la Fábrica Militar de Aviones en Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME) es un hecho importante que marca el comienzo en esa planta industrial de la producción con fines civiles. incentivada por la política económica del régimen peronista. se dio inicio al período de expansión más notable de la historia industrial de Córdoba. 1992). época en la cual la Fábrica Militar de Aviones. La instalación de esas grandes fábricas generó un efecto multiplicador sobre . aunque su localización estuviese un tanto alejada de los mercados potenciales para la colocación de sus productos y compra de insumos. creando a su alrededor y en torno de las otras industrias dependientes de la Dirección de Fabricaciones Militares una multitud de pequeñas empresas o talleres subsidiarios pertenecientes casi en su totalidad a la rama metalmecánica.

Todos ellos. Pero esa expansión no se restringió a la ciudad de Córdoba. si bien la provincia de Córdoba gozaba de escasas ventajas comparativas. en parte. dado el acelerado proceso de mecanización del campo que acompañó al período. Además. se convirtieron en literal semillero de muchos de los futuros industriales que surgirían en la década de 1960. lo que hacía factible ese desarrollo industrial. La provincia contaba con un marco institucional apropiado que.la economía provincial al posibilitar el surgimiento de una gran cantidad de pequeños y medianos talleres proveedores. que iba de esa ciudad hasta Marcos Juárez. particularmente compuesto por buenas escuelas técnicas que de forma regular abastecían a las empresas de técnicos y mano de obra especializada en procesos industriales en serie. aseguraba diez años de exención total de tributos. Junto al desarrollo de la capital provincial se produjo la instalación de plantas elaboradoras de implementos agrícolas en el área del departamento San Justo y en una extensa línea. a su vez. Las numerosas radicaciones y creaciones provocaron un importante incremento en los niveles de ingreso que promovió la instalación de industrias elaboradoras de otros bienes de consumo durables. universidades y un buen sistema educativo de base. entre las cuales la disponibilidad de energía eléctrica abundante era tal vez la única importante. pues permitieron que un considerable número de técnicos y obreros calificados adquiriesen en sus plantas importantes conocimientos prácticos que de otra forma no habrían podido alcanzar. especialmente artefactos domésticos. Esto se debió. estimuladas por una fuerte demanda. disponía de otras ventajas competitivas y sistémicas que las compensaban ampliamente. la existencia de una gran cantidad de plantas proveedoras de . a través de una ley provincial de promoción industrial. al hecho de que.

podía ser fuertemente golpeada por una resolución contraria. Ahora bien. pero. un verdadero éxodo de las empresas de Córdoba hacia Buenos Aires. sobre todo en el Gran Buenos Aires. con la promulgación de una nueva ley nacional de la industria automovilística que permitía la instalación de plantas industriales sin imponerles condiciones en cuanto a sus dimensiones. al padecer de innumerables dificultades. como falta de integración. Pero. diversificación y dimensión adecuada.componentes permitía el establecimiento de sinergias entre las industrias. Se produjo así la apertura indiscriminada de nuevos establecimientos. características o localización espacial. las que fueron rápidamente acompañadas por otras de pequeños productores de autopartes. como efecto conjunto. . de veintidós plantas dedicadas a la producción de automotores y nueve de tractores. para una economía como la argentina. La medida no sólo significó un cambio en relación a la estrategia peronista anterior. como la alternancia cíclica de períodos de elevado crecimiento con otros de contracción. que llegaron a alcanzar el fantástico número. De esta manera. una preponderancia numérica de empresas de reducida dimensión y una concentración geográfica en la ciudad capital y en unos pocos departamentos vecinos. sino que provocó también. a pesar de todo. paulatinamente se detuvo el vigoroso impulso inicial experimentado en la provincia mediterránea. Ésta había sido creada de forma monopólica por una decisión oficial. Esa resolución sobrevino en 1959. el sector industrial no podía sustraerse a los graves problemas estructurales que padecía. el mayor de todos los problemas se localizaba en la dependencia respecto de una industria altamente vulnerable a las mudanzas políticas como la automovilística.

en especial. Esa circunstancia no es anecdótica. la generación de energía comenzó a complicarse y pasó a requerir métodos que imponían costos elevados. más las que se pueden originar en el transporte. lo que permitía el autofinanciamiento de nuevas obras. de propiedad estatal. los empresarios locales atribuyeron enfáticamente como principio causal de esa pérdida de dinamismo a que el interior del país debía hacer frente a varios insumos con costos mayores de aquellos del área del Litoral y. la provincia de Córdoba había dispuesto de ella en forma abundante y barata. y a partir de 1967 comenzó a decrecer. Sus balances mostraban saldos positivos. debido a la imprevisión o demora de la Secretaría de Energía y Combustibles de la Nación en la aprobación de diferentes proyectos. puntualmente. a los precios del gas. como insumo de diversas actividades productivas. una vez que las diferencias en la disponibilidad de electricidad y de otras fuentes energéticas secundarias. provista por la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC). Se referían. Esto repercutió en la empresa mediante una importante pérdida operativa y el consecuente aumento en el precio de las tarifas.Hasta el año 1960. el crecimiento industrial de Córdoba fue acelerado. pues adquiere un carácter central para el desarrollo industrial. a través de lo que se conoce como “tarifas parabólicas”. Además de los factores estructurales enunciados. metropolitana.[1] . que encarecían la producción industrial y limitaban su competitividad. En el caso de la energía eléctrica. la energía eléctrica y el transporte ferroviario. Después sobrevino un período de reacomodación. Después. bajo condiciones excepcionales de demanda y por el simple hecho de que aún no existía competencia dentro de la industria automovilística por parte de otras áreas. a pesar de crecer más que la media del país. no tuvo la explosividad que experimentara en el período anterior. en el cual el producto bruto industrial.

que vieron decaer su influencia en favor de las ramas vegetativas. sumado al anterior. quebró definitivamente la tendencia de crecimiento basado en las industrias dinámicas. Paulatinamente se consolidó una profunda relación que engendraría numerosos emprendimientos comunes. que ocupaba una vicepresidencia en la Unión Industrial Argentina (UIA) en representación de Córdoba. fundamentalmente de la industria alimenticia. quienes. Astori y Pagani habían fallecido. los elevados costos energéticos y de transporte no eran los únicos padecimientos que sufría la industria cordobesa. especialmente las del “sábado inglés”. viendo con preocupación el progresivo deterioro experimentado por la actividad industrial. A fines de los años sesenta trabaron contacto Piero Astori. tal vez ni siquiera soñada en sus inicios: el ascenso de Domingo Cavallo al Ministerio de Economía.condicionan las posibilidades de las regiones para conseguir que las industrias se instalen en áreas alejadas. Poco antes de que ello ocurriera. El proceso de retracción se vio aún más acentuado con la eliminación por parte de las autoridades nacionales de las “quitas zonales”. comenzaron a movilizarse mediante la realización de distintas reuniones con el firme propósito de esbozar respuestas posibles a sus inquietudes y buscar una acción común.[3] .[2] mediante las cuales se equiparaban algunas desventajas regionales iniciales. Alerta empresaria Esos acontecimientos alertaron a los empresarios. Fulvio Pagani y José Ignacio Castro Garayzábal. entre los cuales el más destacado sería el de establecer las bases de la Fundación Mediterránea y conducirla de forma conjunta casi hasta su gran conquista. Otro duro golpe que. Aunque importantes.

además. Se agregaba. no sólo mudaban nombres. además de imprimirse un nuevo dinamismo a la asociación. vinculados a grandes empresas del área metropolitana y . La estrategia empresarial consistió en adoptar tres frentes de acción que se reforzaban mutuamente: presentación insistente de reivindicaciones ante las autoridades nacionales. comenzaba una ofensiva gremial empresaria del Interior. sino también ideas respecto de las políticas económicas y los mecanismos apropiados para alcanzarlas. provenientes de la Universidad Nacional de Córdoba. que diera respaldo técnico a las reivindicaciones formuladas por la ADIC. la movilización contó luego con la adhesión de otras entidades industriales que enfrentaban realidades y preocupaciones similares. y contratación de un equipo de economistas. Mediante ese cambio. una especial preocupación por la creación de dos importantes polos de difusión de ideas alistados en la ortodoxia liberal. Inicialmente encabezada por la ADIC. Con ellas. dirigida esencialmente contra la excesiva concentración económica en el área metropolitana y en favor de una política de descentralización regional.Los tres empresarios eran miembros de la Asociación de Industriales de Córdoba (ADIC) y protagonizaron un cambio importante dentro de la entidad cuando el 27 de junio de 1969 sus autoridades fueron renovadas. La idea de realizar estudios económicos surgió con el objetivo de analizar distintas alternativas para proponer al gobierno nacional tratamientos diferenciados y regímenes de promoción frente a la existencia de las ya mencionadas diferencias desfavorables en los costos de producción de las economías regionales. con las cuales posiblemente consolidaron en el Interior su imagen de incipiente liderazgo. realización de reuniones con entidades similares de otras provincias para formar un frente común de apoyo a sus demandas.

surgida en 1964. donde desempeñaban tareas en la Facultad de Ciencias Económicas. La presidencia recayó en el candidato propuesto por Astori. . y los mayores gastos corren por cuenta de aquellos que no los poseen. Para llevar adelante el proyecto. Domingo Cavallo. El poder del conocimiento No podemos dejar de reconocer que la motivación para realizar estudios económicos obedecía a causas concretas. La percepción de esa asimetría servía sin duda como argumento que reforzaba la iniciativa de crear una contrapartida mediterránea para defender las posiciones de los industriales del Interior. El grupo se completaba con Aldo Dadone. los empresarios acordaron contratar a un pequeño elenco de economistas. más allá del carácter etéreo que habitualmente se atribuye a las ideas. todos jóvenes egresados de la Universidad Nacional de Córdoba. Esta unidad académica había iniciado. posiblemente. Carlos Vido Kesman. Edmundo del Valle Soria y.con fuertes contactos con autoridades nacionales: la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL). lanzado ese mismo año por el capitán ingeniero Álvaro Alsogaray. entonces un joven de veintitantos años graduado con honores en la Universidad Nacional de Córdoba y que ocupaba ya un puesto en la Secretaría de Planeamiento de la provincia de Córdoba. y el Instituto de Economía Social de Mercado. Hugo Gaggero. como director del Departamento de Programación Económica. La experiencia y el saber técnico tienen un costo. que ya sentían en sus propios bolsillos la desventaja en cuanto a la producción intelectual. al que denominaron Comisión de Estudios Económicos y Sociales (CEES).

en última instancia. un proceso de renovación. El paso de algunos investigadores por las empresas y la administración pública constituía el comienzo de una aproximación que contrasta. o sea. que la convirtió en un centro de formación de importancia nacional y latinoamericana. Sus docentes y alumnos pudieron viajar para realizar estudios de posgrado en universidades del exterior.bajo el decanato del prestigioso economista Camilo Dagún. Hemos definido a los intelectuales como todos aquellos individuos que crean. con las relaciones que en general había mantenido el sector empresarial con las universidades y con aquellos que podemos calificar de manera amplia como “intelectuales” (Sigal. estableceremos una distinción entre los intelectuales creadores de bienes simbólicos. además. a un enorme equívoco. 1977). [1949] 1998. Lipset. 1991). particularmente de Estados Unidos. según Gramsci. ya que todos. distribuyen y aplican cultura. Para evitar esa confusión. por su intermedio. la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba y. Así. que permitieron alcanzar un elevado nivel académico y adecuar el perfil de los egresados a las demandas de los empresarios. En esa casa de estudios se instituyó la licenciatura en Economía y se dio vida a los institutos de Economía y de Matemáticas y Estadísticas. somos intelectuales. respecto de aquellos que son distribuidores de esos bienes y de los que aplican la cultura como parte de sus tareas profesionales (Gramsci. aunque socialmente no se nos considere como tales. los actores sociales comprometidos . entonces. para la época. el mundo simbólico del ser humano. Una definición tan amplia se prestaría. bajo el rótulo de intelectual nos referiremos aquí a quienes reciben esa consideración por parte de la sociedad y.

además. los técnicos y las personas en general. ya que la educación institucionalizada constituye uno de los mecanismos más importantes de socialización. 1984. dada solamente a él. como sólo una fracción muy pequeña del acervo de conocimiento en manos . que está constituida por los procesos socioculturales que condujeron a la configuración de su ambiente y a una sedimentación de todas sus experiencias organizadas a partir de las posibilidades que se le ofrecieron al individuo en relación a la provisión del conocimiento disponible. 1961. sino también su posición moral e ideológica (Berger y Luckmann. los individuos llegan a compartir las características generales del conjunto de miembros de cada sociedad en particular y adquieren. 1974). Razón más que oportuna para detenernos en ese punto. la importancia de esa casa de altos estudios excede ampliamente al hecho de proveer los primeros investigadores de la Comisión de Estudios Económicos y Sociales y los que en años posteriores integraron el Instituto de Estudios Económicos de la Realidad Argentina y Latinoamericana (IEERAL) –actualmente. Mills. símbolos y conocimientos específicos que les permitirán encontrar un “lugar”. Schütz. IERAL–. La posición del individuo. 1968. como también la forma de distribuirlos y aplicarlos. que incluye no sólo su posición en términos de tiempo exterior y espacio físico o de su estatus dentro del sistema social. no sólo de los propios intelectuales. además de ser el lugar donde muchos de éstos dieron clases. Afirmar que esa definición de la situación personal está biográficamente determinada significa decir que la misma tiene su historia. Con ello. Pero. como tal. Mediante ese proceso educativo.cambiaron la manera de producir los bienes culturales. sino también de la burocracia. Gerth y Mills. esto es. ocurrida tanto en su infancia cuanto en su madurez. es única.

muchas de ellas si no totalmente contradictorias. a pesar de la amplitud del elenco socializador que actuó en la Universidad Nacional de Córdoba y en otros centros de estudios del exterior. las ideologías nunca siguen un curso lineal. Pero es necesario remarcar que ése no fue el caso de lo ocurrido con la Fundación Mediterránea y el IEERAL. maestros y maestros de sus maestros. padres. Además de sus resultados. sino que se desarrollan. La competición entre visiones rivales o una abierta discrepancia entre ellas y la propia realidad pueden provocar conflictos interiores en los individuos que los lleven al fracaso o los conduzcan hacia posiciones no deseadas originalmente. o sea. elaboran.[5] A pesar de la complejidad inicial. debaten y se ven afectadas de innumerables formas por otros discursos (Therborn. 1984). la Fundación Mediterránea y el IEERAL fueron capaces de capitalizar gran parte de ese acervo de conocimiento y . compiten. Allí les ofrecieron un espectro amplio de perspectivas. está consecuentemente condicionado por ellos. al menos en aspectos parciales o puntuales. Lejos de pertenecer a una visión determinista. sin solución de continuidad.del ser humano se origina de su experiencia individual y la mayor parte le fue derivada socialmente. 1998). cabe señalar el alto grado de homogeneidad alcanzado por el grupo de investigadores. le fue transmitida a través de sus amigos. el lugar que alguien ocupa.[4] sofisticado método de fingida discrepancia al cual Noam Chomsky indica como el más eficaz en el momento de cerrar todo pensamiento posible dentro de un entramado de supuestos. de una forma u otra. Al respecto. ya que esa forma de transmisión ideológica se contrapone con ventajas a la imposición de una opinión particular explicitada de manera unilateral y de forma brutal (Chomsky. ese proceso es sumamente complejo y no está libre de contradicciones.

Aunque. tal vez. durante los años iniciales. sino que la moldea dialécticamente.[6] simbiosis que comenzaba a revelar tempranamente la . los pasos del príncipe. a la vez. a los que coloca. No es por azar que varios miembros de ambas instituciones hayan pasado. Las adversidades que esos empresarios debieron superar generaron las condiciones para que las ideas surgieran y las enfrentaran. a partir del cual son capaces de descifrar la propia ideología. del intelectual y del burócrata se entrecruzaban. visto que la ideología no se limita a ofrecer una interpretación posterior de la realidad. el éxito. El tránsito por la administración estatal operaba en ese proceso de formación como una importante vía de retroalimentación de las tres esferas. por distintas funciones públicas. situación de la cual se enorgullecen hasta hoy. En ese lento proceso de interacción recíproca entre la abstracción de las ideas y la concretización de lo real.construir un tejido ideológico más o menos homogéneo que sustentase las reivindicaciones de aquellos que los impulsaban. se deba al hecho de que procurasen distanciarse siempre de las formulaciones teóricas más abstractas al referirse a problemas macroeconómicos concretos cuya superación los movilizaba. en un determinado orden social. los individuos que luego integrarían la Fundación Mediterránea y el IEERAL fueron forjando una estructura de pensamiento y acción que les era común y los diferenciaba del resto. haciéndolo también con la personalidad de los individuos. Una vez más en la historia. no es de extrañar que la construcción de ese acúmulo de conocimiento se revistiese de importancia crucial en los orígenes y el desarrollo de las dos instituciones. Por eso. aquella que les otorgaba su propio lugar ideológico desde donde operar sobre la realidad. más allá del mérito que les pudiese corresponder a los jóvenes investigadores en la difícil tarea de articular una propuesta coherente.

el proyecto de ley les permitió a técnicos y dirigentes de la Fundación Mediterránea y el IEERAL llevar a cabo una intensa campaña de movilización de dirigentes empresariales en gran parte del Interior. Finalmente.dependencia mutua y que caracterizaría los diseños de las políticas públicas en el área económica de las últimas dos décadas. se procedería con los estudios elaborados por el IEERAL. dirigida por Astori y editada por ADIC. los técnicos de Córdoba fueron acumulando un extenso bagaje de conocimientos y experiencias que les sirvió en la elaboración de una geografía impositiva y un estudio intitulado “La distribución del gasto público entre las provincias y la Municipalidad de Buenos Aires”. de manera similar a la forma como. Ambos trabajos fueron publicados en la revista Córdoba Industrial. En las asambleas y . En él demostraban la existencia de una elevada desproporción en la inversión pública localizada en el área metropolitana en relación a la emprendida en el resto del país. años más tarde. Como instrumento de acción. mediante un proyecto de ley de promoción industrial procuraban hacer que las empresas radicadas en el Interior recibiesen compensaciones por sus mayores costos de producción. pues las investigaciones se utilizaron para convencer a las autoridades de adoptar las posiciones de quienes las habían promovido. El Interior se moviliza En cada una de esas participaciones. presentado en 1972. Más allá del contenido concreto de cada uno de esos documentos. lo que resulta importante aquí es poder adentrarnos en el análisis de la metodología implementada. actividad en la cual el grupo mediterráneo claramente tenía la iniciativa.

Tucumán y Salta. su paso siguiente fue gestionar con otras entidades provinciales la posibilidad de constituir un agrupamiento que congregase al conjunto de industriales que se oponían a la excesiva concentración . delegado de la ADIC en la UIA. ya que hasta aquel momento los representantes por rama de actividad eran más que los enviados por cada una de las filiales regionales. el compromiso de apoyar decididamente el desarrollo industrial del Interior. modificar los estatutos de la entidad. que contenía sus ideas básicas. Aunque con alguna gravitación en el Interior. ese grupo de empresarios cordobeses carecía de peso suficiente para enfrentar a sus pares de la Capital.reuniones que los industriales realizaban en distintas provincias. discutían y aprobaban por unanimidad una versión preliminar del proyecto. Esos encuentros hallaron sus puntos culminantes en los foros de Córdoba y Santa Fe. de modo de otorgarle a la representación regional paridad en relación a la representación sectorial. Castro Garayzábal. fue designado como uno de sus vicepresidentes regionales e introdujo en la entidad nacional las dos propuestas centrales sustentadas por los industriales cordobeses: en primer lugar. renuencia que sirvió como disparador para que los industriales cordobeses se retirasen de la entidad. pero fueron rechazadas por los demás representantes de la UIA. en segundo lugar. Mendoza. Las propuestas eran compartidas por los vicepresidentes regionales de Santa Fe. y por este último el grupo empresarial fue conocido también como “Comisión Interempresaria del Acta de Santa Fe”. realizados en octubre y noviembre de 1972. para lo cual se reclamaban políticas de promoción industrial elaboradas por ellos mismos. Así comenzaba a perfilarse la autonomía de los gremialistas empresariales de Córdoba en relación a los de Buenos Aires. respectivamente. Por eso.

después se incorporaron la Unión Industrial Patagónica. Sin embargo. con lo que se llegó a la igualdad de representantes entre los sectores y las regiones. la iniciativa fue ampliamente divulgada por los industriales de Córdoba. Resumiendo. que para mayor complejidad convergieron con las del sector metalúrgico. la entidad rebelde se disolvió y sus miembros fueron reincorporados a la institución madre. Además de varias reuniones con diversos ministros. A los cordobeses. les correspondió la Secretaría Coordinadora. llegando inclusive a los más altos escalones. la Coordinadora obtuvo finalmente la modificación estatutaria de la UIA. que habían liderado la iniciativa. Tucumán y Salta. a pesar del éxito inicial. Las tentativas culminaron en una reunión efectuada en Mendoza. la Asociación de Industriales de Entre Ríos y la de Jujuy. el régimen de promoción que propugnaban recibió un duro revés en el frente político. que fijó como sus metas actuar de común acuerdo en pos de promover el desarrollo industrial fuera del área metropolitana y la modificación estatutaria de la UIA. tras muchos conflictos y arduas negociaciones. Esos y otros profundos desencuentros pintan un panorama diferente del que ofrecen los estudios más importantes realizados hasta el momento sobre la temática. Lejos de ser un bloque monolítico. Durante el moribundo gobierno militar. Mendoza. Santa Fe. Alcanzado ese objetivo. Allí se formó la Comisión Coordinadora de Entidades Industriales del Interior del País.regional. La Comisión estuvo integrada primeramente por representantes de las entidades industriales de Córdoba. en el mes de julio de 1972. las fisuras dentro del empresariado congregado en torno a la UIA exceden el clásico enfrentamiento entre el Movimiento Industrial Argentino y el Movimiento Industrial Nacional. obtuvieron .

José Gelbard. pero. entidad abiertamente enfrentada con la UIA y que representaba a la pequeña y mediana industria. y ambos serían relevantes en el momento en que la futura Fundación Mediterránea mantuviera vinculaciones con el poder político. Gelbard ingresó el proyecto a la Cámara de Diputados. “Reglas claras. Intervinieron en ese momento dos jóvenes senadores radicales cordobeses: Eduardo Angeloz representaba a la provincia de Córdoba y Fernando De la Rúa a la Capital Federal. grito de guerra que estaba destinado a perdurar más allá de las circunstancias en las cuales fue creado. Éste había sido por mucho tiempo conductor de la Confederación General Económica. Por un momento impusieron el orden del día y acuñaron un eslogan que condensaba sus ideas e intereses. Aunque sin éxito. el proyecto de ley de promoción industrial fue presentado por la Comisión Coordinadora al ministro de Economía. con una fuerte orientación peronista. aunque despojado de aspectos que los industriales consideraban esenciales. Ya en la presidencia de Domingo Perón. simples y de aplicación automática”. al final. donde recibió media sanción.[7] El gusto amargo de esos acontecimientos tuvo como consecuencias directas . El objetivo se obtuvo. realizaron intensas gestiones para conseguir que el Senado aprobara la iniciativa original de la ADIC. La versión modificada fue enviada al Senado para aprobación definitiva. en sendas visitas a la provincia de Córdoba realizadas por éste. la Cámara de Diputados hizo valer su derecho de insistencia y la ley fue sancionada tal como había sido remitida por el ministro Gelbard.dos audiencias con el presidente Alejandro Agustín Lanusse. la experiencia sirvió para que esos empresarios y técnicos comenzaran a mantener contacto con la política nacional y consolidaran un incipiente liderazgo frente a sus pares del Interior. Junto con Astori y Dadone.

Cualesquiera que fuesen sus motivaciones. esto es. en el cual los empresarios transmitirían sus experiencias como operadores a los técnicos y éstos. A su . Como vemos. aunque en general no coincidamos con esta idea clásica. teoría y praxis se conjugarían nuevamente. cuanto de obtener recursos. porque Cavallo. elegido para conducirla. De todos modos. Las circunstancias impulsaron la idea de crear una fundación. y que se plasmaría cuando ésta se hizo realidad. donde permaneció hasta abril de 1977. 1978). les enseñarían nociones de teoría económica. esos factores también deben ser entendidos junto con la necesidad que tendría la Fundación Mediterránea de impedir que las diferencias entre los industriales produjesen conflictos con prejuicios posteriores y el interés de obtener una apariencia de asociación con objetivos más amplios y prestigiosos.más importantes un notable aumento de pedidos de trabajos para la Comisión de Estudios Económicos y Sociales y el despertar del interés de muchas empresas asociadas en influir en las conclusiones de los estudios. tanto como forma de garantizar la “libertad” de los investigadores. la idea que comenzó a madurar en 1973 tardó algún tiempo en concretarse. a su vez. partió rumbo a Estados Unidos con el objetivo de realizar estudios de posgrado en la Universidad de Harvard. el funcionamiento combinado para la futura entidad. interacción en la que se generarían las prioridades para la realización de los estudios. presentar los intereses privados como bienes públicos y. consistía en un intercambio dinámico. de aparecer ante la opinión pública defendiendo asuntos menos circunscriptos y en favor del tan meneado “interés general”. habitualmente anunciados como escasos. reducir la disonancia entre el reconocimiento de la búsqueda de una ventaja privada y el deseo de ser considerados. En otras palabras. de esa forma. procurando acciones justificables (Gouldner. Ahora bien.

En el acta de fundación también surge una diferencia entre el número de veinticuatro cotizantes y veintiséis empresas. el proyecto se puso nuevamente en marcha. e Ideal S. percibía un cadete de comercio. dato que para algunos puede parecer trivial. casi exactamente. El número de las empresas signatarias extraído de las Actas del Comité Ejecutivo de la Fundación Mediterránea[8] contradice al que en forma coincidente proporcionan el libro de Enrique N’haux (1992) y un artículo publicado en la revista Prensa Económica. C. ya que nos muestra cuán modestos fueron los inicios de la que una vez fue y. aunque sin dar la lista completa. donde se menciona a treinta y tres empresas fundadoras. menciona treinta y tres empresarios. con un aporte igualitario de seiscientos mil pesos. con la nómina de las empresas signatarias. Esas cuotas equivalían al salario que. Puesta en marcha Desde 1968. en parte. pero que no lo es en absoluto. el 6 de junio de 1977. I. la evidencia empírica muestra que los datos de los aportes se condicen. Pagani y Castro Garayzábal se reunieron por primera vez. Veinticuatro empresas asumieron el compromiso de integrar un capital de catorce millones cuatrocientos mil pesos. cuando Astori. divididos en seis cuotas mensuales. A. en igual intervalo. A. Cavallo. posiblemente por el hecho de que las firmas Arcor S. la Fundación Mediterránea se hizo realidad. continúa siendo una poderosa entidad. Mientras que. en uno de sus discursos.regreso. Más allá de la información que proporcionan esas fuentes. eran propiedad de una misma . las tradicionales nueve lunas se convirtieron en años de espera y el proceso de gestación por fin terminó cuando.

aún poseían escasa magnitud a nivel nacional y ninguna era líder. I. C. Con el tiempo. tanto por su tamaño cuanto por la ascendencia que sus empresarios consiguieron en su restringido círculo social. A. Por esa razón y debido a la magnitud de los cambios por los cuales atravesó la Fundación Mediterránea en los poco más de veinte años de vida que queremos historiar. I. y Palmar S. La extensa lista de funcionarios presentes y la gran pompa exhibida durante la inauguración consiguieron titulares en los diarios locales. lo eran de Astori. C. Amalio Humberto Petrei. las que no por casualidad tienen en alguna medida vinculación con las actividades de sus . Los iniciales alcanzaban apenas para gastos administrativos y salarios de los cinco investigadores principales. F. Francisco Arnaudo. dado que también comenzó a manifestarse en la complejidad que adquirieron su estructura y modos de actuar. sin embargo. Pagani. Carlos Givogri y Dadone. que. Cavallo. A. aún era extenso el camino que le restaba recorrer para convertirse en la institución que llegó a congregar algunas de las más importantes empresas y técnicos de Argentina. los recursos de la Fundación Mediterránea fueron creciendo y a inicios de 1978 había ampliado de manera considerable su equipo de investigadores. I. Conviene recordar que si bien algunas empresas participantes ya alcanzaban cierta importancia en el ámbito de la provincia de Córdoba. dividiremos nuestra exposición en torno de cuatro etapas. Con todo. a los cuales se agregaría. no sirvieron para proporcionar inmediatamente otros aportes monetarios. Carlos Sánchez. pasando a contar con más de veinte. F.persona. Éstas se articulan en base a modificaciones de la estructura interna de la entidad. poco después. El rápido crecimiento de la entidad estaba lejos de reducirse a una cuestión meramente numérica. A. así como Astori Estructuras S.

hasta abril de 1984. pero resonante. La segunda incursión de Cavallo en la órbita nacional ocurrió en 1982. en el mes de junio de 1977. El número de socios creció significativamente tras las polémicas incursiones de Cavallo en política nacional. Los primeros pasos Definimos como fundacional el primer período. en última instancia. En ese cargo diseñó un plan económico durante el interinato de su superior como presidente de la República. También contó con el acompañamiento de profesionales como . al cual accediera gracias a las recomendaciones de Castro Garayzábal y Astori –las de éste. que asumió el 21 de noviembre de 1981. ocasión en la cual recibió la colaboración de algunos investigadores de la Fundación Mediterránea: Dadone y Petrei como directores. con su fugaz. lo que concluyó. a través del influyente arzobispo de Córdoba. además de establecer sus bases iniciales. con su alejamiento. cardenal Raúl Francisco Primatesta–. durante el mismo se estructura una organización interna cada vez más compleja y se reclutan nuevos socios como objetivos más importantes. que se extiende desde la creación de la entidad. Rafael Conejero y Gustavo Parino como asesores. general Horacio Tomás Liendo. al principio desempeñando el cargo de subsecretario técnico del ministro del Interior.principales figuras y con el contexto sociopolítico por el que en cada uno de esos momentos transitaba el país. ya que. pero nunca llegó a ser aplicado dada la fuerte reacción que provocó entre los operadores económicos de Buenos Aires. estadía al frente del Banco Central de la República Argentina. Castro Garayzábal.

casi todos ellos enrolados en el Movimiento Industrial Nacional. En 1984. que es nombrado vicepresidente. posteriormente. Las figuras más visibles de ese agrupamiento que pasaron a integrar la Fundación Mediterránea eran Héctor Massuh. a quien.Horacio Tomás Liendo (h) y Rosendo Fraga. La polémica sigue hasta hoy. causaron numerosas reacciones en los ámbitos bancario e industrial. Cavallo adoptó importantes medidas. Junto con las nuevas firmas se incorporaron al Comité Ejecutivo de la Fundación industriales de cierta trascendencia en la vida empresarial. el número de asociados pasó de los veintiséis iniciales a ciento seis. la medida no fue inocua como se pretendía hacer creer. esas circunstancias sirvieron de estímulo para la incorporación a la Fundación Mediterránea de empresas y grupos importantes en la economía argentina. que no pertenecían al IEERAL pero que siempre mantuvieron contacto fluido con la Fundación Mediterránea y Cavallo. y Arnaldo Etchart. siguieron en otros emprendimientos. Carlos Hermidio Blaquier. esa masiva incorporación no cambió significativamente las características que la Fundación Mediterránea ya tenía. En los casi sesenta días que duró su gestión. No obstante. Sebastián Bagó. institución con la cual la Fundación Mediterránea estaba enfrentada. sino que habría provocado un elevado gasto cuasi fiscal. ya que según estimaciones hechas por FIEL. igualmente a lo ocurrido con el plan anterior. Una modificación . Más allá de lo controvertido de las medidas. entre los cuales se encontraban ahora algunos bancos. Jaime Núñez y Adolfo Navajas Artaza. nuevos vocales titulares. entre ellas las establecidas por el “Plan 2 de Julio” y la circular A 137 del Banco Central que.

Esa división operó como un verdadero sistema de información secundaria (Deutsch. aunque después ese número se fue ampliando hasta llegar a cincuenta–. En la órbita regional se establecieron idénticas categorías. y los adherentes. que requieren cincuenta por ciento de los votos y cuya participación alcanza sólo al Comité de Administración. dado que excepto la salida inicial. Conviene hacer aquí una aclaración sobre el sentido que adquiere la palabra “región” en la Fundación Mediterránea y el IEERAL. producida esencialmente por la escasa relevancia de algunos de sus miembros primitivos. A través de esa jerarquización se consolidó un reducido grupo dirigente. cuyas características obedecían a los perfiles que la Fundación Mediterránea quería ofrecer tanto a nivel interno cuanto al público externo. de forma general. pues a pesar .de sus estatutos había introducido algunas reformas que establecían varias categorías de socios y sustanciales diferencias en sus condiciones de ingreso y atribuciones. sin necesidad de demasiados cambios posteriores a esa cristalización. las nuevas incorporaciones que se realizaron implicaban. los activos. 1993) entre los miembros de la entidad y permitió que su estructura se osificase aceleradamente. variando apenas parcialmente de acuerdo con esa sintonía. que necesitan un ochenta por ciento de los votos del Comité Ejecutivo para poder ingresar y gozan de todos los derechos. aunque sus derechos se reducen a recibir las informaciones de que disponen la Fundación Mediterránea y el IEERAL antes que sean difundidas a terceros. con igual exigencia de votos que la categoría anterior. A nivel nacional se establecieron tres categorías de socios: los fundadores – limitados en principio a un máximo de treinta y cinco. más un agregado al homogéneo núcleo directivo preexistente que su sustitución.

De hecho. llega rápidamente a las regiones de Cuyo. Durante el primer período y no obstante estar constreñida inicialmente a Córdoba. con sede en Mendoza y subsede en San Juan. A partir del segundo período. La acción se expande Como sea.de portar los nombres de regiones argentinas. con sede en Salta y subsede en Jujuy. ya en 1982. Noreste. en particular los relacionados a su desarrollo industrial. Entre ellos se incorporaron empresas y grupos económicos que pueden considerarse claves en la economía argentina. con sede en Rosario. los cuales se concentran generalmente en las capitales provinciales y en otras pocas localidades de importancia. sino apenas algunos de sus puntos neurálgicos. a su vez. Esa situación marca. con sede en Cipolleti. Por la importancia de las nuevas empresas asociadas a la Fundación Mediterránea y de algunos de sus ejecutivos. pero sin incluir la Patagonia. muchas veces las filiales no comprenden la totalidad del territorio en cuestión. no es de extrañar que el período inaugurado en abril de 1984 comenzase con la incorporación de un nuevo elenco directivo que. Litoral. se las ingenió para expandir su radio de influencia a Buenos Aires. Noroeste. aunque pequeño. y Comahue. era significativo por sus vinculaciones políticas y empresariales. Conjuntamente con esa expansión. una adecuación de la organización de la entidad como grupo de presión. con sede en Posadas. como las que paralelamente . la Fundación Mediterránea fue extendiéndose de manera vasta por la geografía argentina. las relaciones de la Fundación Mediterránea con el poder político atravesaron modificaciones sustanciales. en particular transnacionales y del sector petrolero. el número de socios pasó de ciento seis a trescientos veintiséis.

Durante los primeros períodos de gobierno desde el regreso a la democracia. pesado lastre del cual fue difícil desprenderse para poder entablar una nueva vinculación con el poder político dentro de un ámbito democrático. . para poder influir en el seno de los dos partidos mayoritarios. En consecuencia. entre otras dependencias y organismos públicos. liderado por el capitán ingeniero Alsogaray. cuando los partidos políticos se establecieron como únicos actores instituidos para pleitear cargos electivos. ya que la participación de ilustres miembros de la Fundación Mediterránea en algunos momentos cruciales de la última dictadura militar había generado en el imaginario colectivo una fuerte identificación de la entidad con el régimen. apelando a viejas lealtades. tanto ejecutivos como legislativos. pero fueron bastante complicadas de materializar. Jorge Caminotti fue secretario-ministro de Comercio Exterior. Tales modificaciones parecen simples de enunciar. con los cuales en gran medida se enfrentaban los empresarios de la Fundación Mediterránea. la Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista. las relaciones institucionales que ADIC había sostenido desde tiempo atrás con el gobernador Angeloz y las cultivadas personalmente por Pagani y los hermanos Adrián y Roberto Urquía fueron de mucha utilidad para producir la primera aproximación con el gobierno cordobés y colocar algunos de los hombres de la Fundación al frente del Ministerio de Economía y de la Secretaría-Ministerio de Comercio Exterior de la provincia. En ese sentido. La situación se complicaba por la imposibilidad de utilizar un partido de derecha como la Unión de Centro Democrático. que representaba abiertamente los intereses de sectores económicos ortodoxos liberales.ocurrieron en el país con el proceso de redemocratización. la entidad no tuvo otra opción que emprender un sinuoso camino.

trabajo. El resultado de las investigaciones era publicado en un folleto de dos o cuatro hojas y en el que se encuentran iniciativas legislativas referentes al presupuesto. si bien ésta editaba con abundancia otros materiales orientados a segmentos sociales claramente diferenciados. Ambos acompañaron al gobernador hasta la caótica finalización de su tercer período al frente del ejecutivo provincial. la situación fiscal. no incluía en su especificidad al sector político. pues las revistas Estudios y Serie de Investigaciones estaban dirigidas a los técnicos. Newsletters a los extranjeros y Novedades Económicas al público en general. a los empresarios. En la consolidación de este cambio consideramos como otro hito la implementación del Programa de Asistencia al Poder Legislativo. transporte. que esas propuestas no se limitasen a aspectos económicos e incluyesen otros temas como educación.Cuando éste pasó a desempeñarse como ministro de Economía y Hacienda de la provincia de Córdoba fue sustituido por José Alberto Giai. De esa forma se completaba el espectro. asimismo. Análisis Semanal de la Coyuntura y Suplemento Mensual Estadístico–. además. privatizaciones y promoción. combustibles. vino a llenar un vacío en la tarea de difusión de la Fundación Mediterránea. pues. emprendimiento que contó con financiamiento internacional y que estableció expresamente como uno de sus principales objetivos asesorar a los legisladores con material informativo y proyectos de leyes elaborados por los investigadores de la Fundación Mediterránea. Análisis de la Coyuntura –con sus dos derivados. que estaban lejos de representar apenas una ingenua y desinteresada colaboración. reglamentaciones. La publicación de ese folleto. Es notable. . al que llamativamente destinan varios artículos. jubilación.

Comenzó en el acto conmemorativo del octavo aniversario de la Fundación Mediterránea y continuó con una docena de eventos por distintas provincias en menos de un mes. aunque el paso más importante. su vinculación con el Partido Justicialista. los primeros pasos firmes en ese sentido ocurrieron en 1987.[9] nada usual en el circunspecto medio académico argentino. diferentes libros escritos por miembros del IEERAL.En esa tarea de divulgación colaboraron. no sólo por la gran cantidad de obras publicadas. con la incorporación de Cavallo a la lista de candidatos a diputados nacionales. La Fundación Mediterránea continuó siendo el principal punto de apoyo del Instituto y ambas instituciones siguieron trabajando estrechamente. . Podía perfilarse ya la relevancia que la Fundación Mediterránea estaba adquiriendo en el contexto nacional. Estas dificultades la obligaron a separar legalmente su estructura de la del IEERAL. Como se puede percibir. La verdadera gira de presentación del libro El desafío federalpuede servir a manera de ejemplo. existía un importante esfuerzo editorial y de investigaciones que no era fácil de costear y que a menudo hacía tambalear el equilibrio de las cuentas de la Fundación Mediterránea. La operación política que llevó a ocupar una banca en la Cámara respectiva sufrió fuertes críticas y reacciones contrarias en el seno del peronismo y dentro de la propia Fundación Mediterránea. que en mayo de 1984 pasó a constituir una entidad independiente. con idéntico sentido. sino también por la amplia difusión en sus lanzamientos. Si bien existieron aproximaciones anteriores. entre los cuales sobresalen los de Cavallo. recién comenzaba a gestarse. con el objetivo de permitir su financiamiento por parte de otros organismos. como lo habían hecho hasta entonces.

La entidad participaba así nuevamente del gobierno nacional. con justificada expectativa. entre otros atributos. se estableció una fuerte relación con el vecino del norte. la Fundación Mediterránea. y para. manifestadas durante el período preelectoral. cada vez más en la conducción de las políticas económicas. y admiraban la parafernalia computacional que instaló en su escritorio. un equipo pequeño que después de algún tiempo y con un poco de esfuerzo cosechó los frutos esperados. Para ello contó con seis asistentes. . aunque excéntricamente. obligaron al novel diputado. cuando las críticas cedieron paso a una incipiente aceptación y paulatinamente se tornaron casi imperceptibles. El intruso comenzó así a gozar de las simpatías de sus pares peronistas. uno de los más importantes aliados de Cavallo en aquel momento. dirigida por Eduardo Curia. alcanzar el cargo de canciller. que no había optado por la alternativa de constituir un bloque propio o por afiliarse a otro partido. procuró encontrar un lugar en el posible gabinete a ser conformado por el futuro presidente Carlos Menem. posición desde la cual pudo acrecentar sus ya sólidos lazos con el exterior e incursionar. a delinear una estrategia para contraponerlas o mitigarlas. su dominio del inglés tanto como de los problemas macroeconómicos. innovadora para la época. una vez en el poder. muestra de deferencia que constituye una de las tantas formas en las que se puede manifestar la legitimidad (Therborn. Después de ese meticuloso proceso de inserción en el partido más importante de la oposición y firme candidato a la sucesión presidencial. que elogiaban. dirigida por Guido Di Tella. 1998). a quien había acompañado en su gira europea durante 1988.Las protestas. A partir de la Cancillería y de la Embajada Argentina en Estados Unidos. Su participación durante la campaña en la Comisión de Economía. sirvió para que Cavallo ganase la confianza del candidato.

Esto puede constatarse tanto porque el acuerdo se forjó mientras aquel era ministro de Relaciones Exteriores. con Massuh como líder más visible. cuanto por tener que competir con pares más fuertes dentro de él.[10] mayores que las de cualquier otra figura dentro del gobierno. que llevan el sello indeleble de la forma de pensar y actuar de los hombres de la Fundación Mediterránea. Anunciado con más ruido que nueces. Por un lado se encontraban los partidarios de una relación más estrecha con los países signatarios del acuerdo. cuanto por sus características. circunstancia que provocaría una división en dos posturas. posición encabezada por Pagani. lo cierto es que otros sectores se veían gravemente perjudicados por el Mercosur. que sustentaba una apertura general sin prioridades para los países miembros. Ese proceso estaba frenado debido fundamentalmente a las iniciativas contrarias provenientes del ámbito empresarial. A pesar de los inconvenientes iniciales y de que los acuerdos hayan sido firmados poco más de un mes después que Cavallo dejara la Cancillería para ocupar el cargo de ministro de Economía. inclusive del propio presidente. . la instrumentación del Mercosur fue un hecho de su gestión. tanto por ver limitadas sus posibilidades de incursión en países localizados fuera del incipiente mercado común. más o menos antagónicas. En ese momento también se reencaminaron las negociaciones con Brasil. que procuraban negociar una liberalización aduanera progresiva. el denominado “Club de exportadores”. y aun cuando resultaba beneficioso para algunos empresarios de la Fundación y buena parte de los que integraban la UIA.que puso en evidencia para los que aún no conocían el concepto y las relaciones que aquel poseía en el exterior. procurando una mayor integración. respecto de la apertura al sector externo. por otro.

podemos observar que las posiciones no eran apenas de principios. debido al hecho de operar en todas sus naciones miembros. el grueso de los empresarios. El más importante de ellos culminó con el paso de Massuh de una vocalía titular a otra suplente en el Comité Ejecutivo. Massuh es hijo del dueño del grupo del mismo nombre. tanto en la Fundación cuanto en la UIA. como líder del grupo Arcor. Actitud aparentemente contradictoria después de sus auspiciosos inicios como vicepresidente de la entidad en abril de 1984. con la cual se había comprometido a punto de prestarle las oficinas que poseía en la calle Florida. se alinearon bajo el proyecto de integración. sino que defendían intereses materiales concretos. se llegó a pensar en la nominación de Pagani como presidente de la entidad industrial. pudiendo aprovechar mejor las sinergias de las empresas que conformaban el grupo. no le generaba demasiados problemas de adaptación o competencia. De todas formas. veía con agrado el acuerdo. un sector que sería enormemente perjudicado con la integración al tener que competir con firmas de la misma rama instaladas en Brasil. pues. Apogeo exterior y decadencia interna Durante el tercer período de la Fundación Mediterránea. un enorme complejo alimenticio integrado horizontal y verticalmente con plantas en varios países. para que allí funcionase su sede recientemente creada. Los acuerdos del Mercosur hicieron surgir motivos más que suficientes para desencadenar algunos conflictos dentro de la Fundación Mediterránea. dedicado a la actividad celulósico-papelera. en febrero de . Incluso.A través del conocimiento que tenemos de los distintos acontecimientos y características de las empresas o sectores que ambos representaban. Pagani. lo que no pudo concretarse debido a su abrupta muerte en un accidente.

La de la Patagonia. No obstante. aunque dejaba descubiertas amplias zonas de poca significación económica y política. a excepción del área agropecuaria. La decisión de llevar adelante ese proceso se tornó imprescindible dada la expansión territorial que había alcanzado la entidad al incorporar una cantidad importante de filiales.1991. lo que permitió al gobierno. Astori primero y Pagani después. Pasó de trescientos veintiséis a cuatrocientos doce. ingresos que fueron promovidos. se produjo el ascenso de Cavallo al frente del Ministerio de Economía de la Nación. Lo acompañaba un equipo sumamente homogéneo de más de cien técnicos que realizó una verdadera división interna del trabajo. quizá. con sede en la ciudad de Ushuaia. el inicio de ese período en la vida de la Fundación Mediterránea estuvo marcado por cambios en el aspecto administrativo tendientes a una mayor descentralización. Esas ausencias poco alteraron la vida cotidiana de la institución y fueron aprovechadas para integrar a su elenco directivo . fue la última de ellas. radicando el incremento mayor en los adherentes nacionales y aquellos incorporados en algunas filiales regionales. más por el oportunismo de congraciarse con los nuevos detentores del poder político y económico. tener un elenco de especialistas altamente calificados para ocupar los cargos más relevantes dentro de la esfera económica y áreas conexas. con cuyo concurso su acción ganó mucho en coherencia y eficacia. recientemente fundadas. los nombres de las autoridades de la entidad demostraron pequeñas variaciones tras las bajas de sus figuras más prominentes. Con ésta. que por una sólida comunión ideológica con sus postulados. A pesar de que el número de socios creció en cifras absolutas. el cuerpo de la entidad se extendía de una punta a otra de Argentina. no se mantuvo el voluminoso caudal de períodos anteriores. En cuanto organización. como la institución de la figura de vicepresidente regional.

y se consolidaron. perteneciente a una de las familias tradicionales de Salta. En primer lugar. por fin. antiguas relaciones con los partidos provinciales o núcleos locales de partidos nacionales. A esta situación corresponde la llegada de Carlos Romero Feris –hermano de Raúl y Antonio Romero Feris. Éstos casi siempre se convertían en vicepresidentes regionales. la de un témpano cuya cima. en el ámbito local. a pesar de no ser de las mayores en los mares universales. en algunos casos. una apariencia de imponente majestad e irrumpe poderosamente sobre el horizonte político. que fue ministro de Educación durante la presidencia de Raúl Alfonsín. Tal estructura. que emerge en Córdoba. y Julio Rajneri. A pesar de su poderío. las figuras políticas de la familia– al cargo de vicepresidente regional de la filial del Noreste.empresarios con alguna vinculación política. conforma su extensa base con una gran masa de más de cuatrocientas empresas y cincuenta investigadores diseminados por gran parte del territorio nacional. mantiene un núcleo duro de empresarios que componen el Comité Ejecutivo y de investigadores jefes del Instituto y. la Fundación Mediterránea no pudo abstraerse a la erosión constante y resultó afectada profundamente por los cambios ocurridos en la economía y la política argentinas. Otros casos importantes son la inclusión de Martín Miguel Cornejo. generalmente por vía familiar. si tuviésemos que encontrar una figura alegórica que describiese la Fundación Mediterránea en esta etapa. en otros. A través de esas incorporaciones se extendieron. se encuentra compuesta por su presidente. acaba por tener. el director del IEERAL y otros miembros prominentes. la más indicada sería. sin duda. el éxodo . figura cuyo surgimiento obedecía a la pretensión de que la nueva etapa gozase de una mayor descentralización. Para resumir.

como Massuh y Etchart. tal vez pretenciosamente. De esa manera. como ningún otro ministro en la historia reciente. función prioritaria de la entidad. muchos y duros embates. dado que había participado activamente en la campaña de Menem y aspiraba. Se agregaba a ese problema la dificultad de tener que proveer también una abundante cantidad de técnicos capacitados para los equipos que ocupaban cargos en el gobierno. algunas medidas adoptadas por los nuevos funcionarios terminaron por provocar conflictos en el interior de la entidad. Aunque la partida de este último posiblemente estuviese motivada más por ambiciones personales que por intereses económicos concretos. Éstas le permitieron consolidar su estructura. con la cual su hijo dilecto pudo soportar. Sin embargo. Hubo socios que al ver perjudicados sus intereses o aspiraciones debido a esas decisiones decidieron alejarse.hacia cargos oficiales vació el IEERAL de gran parte de sus mejores investigadores. Aunque no contemos con un dominio muy profundo de la materia para realizar una afirmación taxativa. podemos calificar el cuarto período. podemos insinuar que posiblemente esa situación perjudicó la investigación sobre cuestiones económicas. iniciado en septiembre . que no disponían del bagaje técnico de los anteriores. que fueron sustituidos en su mayoría por becarios muy jóvenes. la conducción directa de la política económica y la posibilidad de incidir sobre otras áreas de gobierno a través de una organización que abarcaba gran parte del territorio nacional y aglutinaba los intereses de las empresas y los grupos económicos más fuertes otorgaron a la Fundación Mediterránea ventajas considerables y le posibilitaron emprender el conjunto de reformas que fueron implementadas durante la gestión de Cavallo al frente del Ministerio de Economía. En segundo lugar. a ser ministro de Economía.

entre ellas. los ánimos volvieron a aguzarse. como efectos colaterales. el reclutamiento de nuevos socios y la formación de nuevos cuadros. dos respetados economistas. que eliminó el vocablo “Económico” de su rótulo y pasó a denominarse Instituto de Estudios de la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL). como Fulvio Pagani (h) –que heredó de su padre.de 1992. cuando el heredero abandonó en forma temporal la entidad. casi perpetuo secretario ejecutivo de la entidad. En épocas más recientes. debemos destacar que en los últimos años se observó un renovado interés por volver a colocar en la dirección de la entidad y la del IEERAL a personas significativas en el ámbito empresarial y académico. Estas circunstancias. la suerte de conducir los destinos de la empresa insignia de la organización– y Juan José Llach y Carlos Sánchez. su archirrival . aunque tal transformación no se haya visto reflejada rápidamente de forma cuantitativa y cualitativa en los trabajos que ejecuta. además del nombre y el apellido. de ciertas actividades que cimentaban la entidad. El éxito obtenido provocó el descuido. quizá involuntario. como de auge exterior y decadencia interna.[11] También las autoridades procuraron dotar a la Fundación de características más amplias. y con la posibilidad de fusión entre la Fundación Mediterránea y FIEL. como a razones estructurales dentro de la Fundación Mediterránea que aún hoy no consiguió superar totalmente. después de haber discrepado con el nombre de quien sería sustituto del legendario Castro Garayzábal. A pesar de todo. contribuyeron a la caída de Cavallo. tentativa que se verifica en el cambio de nombre de su instituto de investigaciones. visto que ella se debió tanto a elementos propios de la coyuntura política.

que para el . La metamorfosis Aunque los datos que presentamos acerca de las empresas asociadas a la Fundación Mediterránea puedan ser considerados a primera vista como eminentemente económicos. Como indicador para el primer criterio adoptamos el volumen de las ventas de las empresas asociadas y tres indicadores. mientras que pueden estar subestimados los de permanencia. uno cuantitativo y otro cualitativo. pueden estar sobreestimados.en un pasado ya distante. para el segundo. La escasa trascendencia inicial de la Fundación Mediterránea se refleja en la pequeña cantidad y en la cualidad de sus primeros socios. también pueden ser interpretados como importantes informaciones de carácter social y transformarse así particularmente en indicadores de las clases. pero imposibles de conocer en su totalidad con los elementos que hemos contado para esta investigación. como la salida y la incorporación de socios. de fácil identificación en su gran mayoría. Como hicimos con los asociados de FIEL. el hecho de ser consideradas líderes y la pertenencia a grupos económicos o a empresas transnacionales diversificadas y/o integradas. las fracciones y los estratos a los que pertenecen los dueños de esas empresas. debido fundamentalmente a los cambios de denominación de las firmas. en la evaluación de las características de los socios de la Fundación Mediterránea tomamos en consideración dos criterios. Es importante señalar que algunos datos.

de junio de 1977. C. A. trescientos veintiséis. no se encontraba aún entre las doscientas industrias más importantes. En ese momento. doce grupos económicos y una empresa transnacional diversificada y/o integrada. sin que ninguno de ellos estuviese incluido entre las empresas líderes o conformara un grupo económico. que nunca consiguió colocarse entre las mayores industrias a pesar de poseer varias firmas. No obstante. es importante destacar que muchas empresas ya habían adquirido relevancia a nivel regional. en particular bancos. pues por aquellos tiempos debían soportar serios estrangulamientos. totalizando ciento seis socios con treinta y ocho líderes. se retiran de la Fundación Mediterránea setenta y dos socios. requisito que establecimos para calificar a un conglomerado de ese tipo. a la quiebra e hicieron a otras retroceder de forma acelerada. y los que permanecen y se incorporan. A. quince grupos económicos y diez empresas transnacionales diversificadas y/o integradas.. la nueva dimensión adquirida por la Fundación Mediterránea se evidencia con un marcado contraste entre los socios que se retiran.[12] En agosto de 1989. Arcor S. los socios que se retiran suman cuarenta y los que permanecen o se incorporan. y los que permanecen y se incorporan suman . suman apenas veintiséis miembros. Pasado el vendaval hiperinflacionario y ocupando Cavallo el Ministerio de Economía. todos de tamaño mediano a pequeño. I. Es posible que el contexto de aguda crisis vivida por Argentina en ese momento constituyera una de las causas del retiro de muchas empresas asociadas a la Fundación Mediterránea. Un caso similar es el de Palmar S. En abril de 1984. en septiembre de 1992. que en los casos más dramáticos llevaron a numerosas firmas. con ciento un líderes.primer corte.

Tal condecoración no era un hecho aislado. Con el tiempo. que operó activamente dentro de la UIA en su defensa. subsecretario de Asuntos Internacionales del Tesoro de Estados Unidos y principal accionista del Credit Suisse First Boston. que actuó como presidente del Banco Mundial. vicepresidente de la entidad a nivel internacional y presidente del Comité de Bancos Acreedores. quienes cariñosamente y excediendo todo protocolo. se refirieron a él utilizando su diminutivo en inglés como muestra de confianza. con la Orden del Libertador. posiblemente motivada por la instrumentación del Plan Bonex. sino que marcaba el inicio de un verdadero raid diplomático de homenajes que. y Nicholas Brady. Este plan fue diseñado por Cavallo –quien por entonces no se desempeñaba como ministro de Economía sino como canciller– y respaldado por Massuh. vicepresidente de la Fundación Mediterránea. . presidente del Citibank para Argentina. las asperezas fueron limadas mediante la oportuna condecoración con la Orden de Mayo a William Rhodes. El Plan Bonex fue duramente criticado por los bancos y en particular por Richard Handley. Un claro ejemplo de esas circunstancias es la salida temporaria del Citibank.cuatrocientos doce. En hitos de ese curso fueron distinguidos David Mulford. además de satisfacer la libido mediante la participación en el mercado de consumo de bienes simbólicos. ex secretario del Tesoro de Estados Unidos. dieciséis grupos económicos y catorce empresas transnacionales diversificadas y/o integradas. tenían como evidente objetivo congraciarse con la más fina flor del mundo financiero. bajo propuesta del ministro Cavallo y del canciller Di Tella. con ciento veintiún líderes. también con la Orden de Mayo. El retiro de los asociados que se produce en esta etapa obedece menos al cierre de firmas que a la aparición de conflictos de intereses.

a quien le censuraba la falta de una verdadera política industrial que garantizara la rentabilidad de las inversiones. las relaciones pendulares con el poderoso Citibank se complicaron nuevamente por la rispidez de la crítica de Handley contra el ministro Cavallo. durante el auge de la tensión. De todos modos. La entidad industrial vivía momentos de duros enfrentamientos internos – producto de la búsqueda de un nuevo equilibrio en la realidad que atravesaba la sociedad argentina y. Se manifestaba así la pérdida paulatina del apoyo por parte de los grupos dominantes. propiedad entonces de Gilberto Montagna. I. los cambios son pequeños pero significativos.Después de ese idílico momento.. las empresas líderes tuvieron un retroceso de veintiséis socios. a calificar de “confuso” a nada menos que John Reed. recogió el guante y devolvió gentilezas. en los cuales mantuvo importantes diferencias con dirigentes de la Fundación Mediterránea. C. podemos concluir que . El ministro no se quedó atrás. mandamás de la entidad a nivel internacional. Además de esas y otras ausencias. la rigidez de la situación se esfumó en la sobremesa que tuvo lugar tras un almuerzo en la Gran Manzana. sus asociados–. presidente de la UIA y líder del Movimiento Industrial Argentino. algunas notables. La otra ausencia de importancia. Aunque el número total de socios creció hasta los quinientos setenta y uno. no tanto por la dimensión de la empresa sino por la participación gremial de su dueño. mientras que el número de grupos económicos y empresas transnacionales diversificadas y/o integradas permaneció estable. en particular. como en los más apasionados romances. A. último corte en nuestra investigación. En 1996. es la del Establecimiento Modelo Terrabusi S. atreviéndose.

en general la empresa madre. que para el final del período. algoritmo que debe ser redimensionado al considerar que los grupos económicos y las empresas transnacionales diversificadas y/o integradas que participan con una o dos de sus firmas. muchas de las cuales figuraban entre las líderes. además de las motivaciones que se expresaban de forma consciente. entre los años 1986 y 1987. otras operaron como mecanismos de adaptación. basta agregar que de las diez mayores empresas del país. a pesar de esa apabullante mayoría. Así. el reclutamiento masivo de socios a partir de 1982 y la fuerza económica y . a las mudanzas que la institución experimentaba. En esos cambios. entonces. la Fundación Mediterránea fue oscilando desde una estructura igualitaria en los inicios. hacia otra fuertemente jerarquizada. quedando fuera apenas la aún estatal YPF y Sancor Coop. tendencia de participación que parece ser casi directamente proporcional al tamaño de las firmas. Unidas Ltda. la Fundación Mediterránea agrupaba a gran parte de la clase dominante argentina.la Fundación Mediterránea admitió en su seno las mayores empresas existentes en Argentina. un doce por ciento aproximadamente. después de la reforma estatutaria de 1983. los grupos económicos socios de la Fundación Mediterránea controlaban en total unas cuatrocientas setenta empresas. que sumaban otras doscientas sesenta y dos. tal vez inconscientes. Podemos concluir. Sin embargo. ocho estaban asociadas a ella. Como último dato para confirmar esta afirmación. debemos aclarar que no todas esas empresas tenían el mismo grado de participación.. A lo largo de su historia. inclinación que se acentuó aún más con la reforma de 1987. poseen muchas otras. a las que debemos agregar las controladas por las empresas transnacionales diversificadas y/o integradas. De hecho.

Se trataba. financiera o empresa transnacional ingresaba en ese selecto grupo. como excluyentes. A. I. Los líderes de la Fundación Mediterránea. poseedores de una amplia experiencia en controlar empresas sin ser dueños de la mayoría de las acciones. casi en su totalidad. A. aunque una minoría. establecieron con el tiempo una estructura burocrática. nos extenderemos un poco en este asunto. Las ideologías de tipo inclusivo funcionan. como socios plenos. se dedicaba a la comercialización de motocicletas y la Editorial Juan Romero editaba el diario El Litoral. de industrias. conformando el núcleo central de la Fundación Mediterránea. Matías Lucas Ordóñez participaba como ex dueño de una de las empresas asociadas. aunque de manera potencial. S. C. Así. La excepción eran dos empresas y un particular: Franco Hnos. a su vez. tanto en sus características sociales como en sus concepciones ideológicas. con lo que quedaba resguardado el perfil industrial y nacional que los fundadores de la entidad le imprimieron en sus inicios. consolidando en el poder a un reducido grupo dirigente bastante homogéneo. Como en el momento de determinar las características de un grupo consideramos que las presencias tienen tanta importancia cuanto las ausencias. propiedad de la familia Romero Feris. monopolizaron la dirección. jerarquizada y con delimitaciones bien definidas. los socios fundadores. remota alternativa que sus fundadores procuraron abortar mediante una reestructuración interna que les garantizase mantener su conducción. la posibilidad de que los recién llegados alcanzasen el control de la entidad y desbancasen a sus iniciadores. la identidad puede ser conseguida tanto por la comunión de intereses específicos como por la necesidad de luchar contra un adversario común. Básicamente. Ningún banco.política de algunos de éstos traían. La .

la pertenencia al CEA es compartida por Ricardo Grunëissen. del grupo de igual nombre. desestimaremos por poco importantes las dos primeras alternativas y centraremos nuestro análisis en la dimensión ideológica. Es claro. y Navajas Artaza. poseer origen remoto y sustentar posiciones liberales ortodoxas. de haber adquirido su fortuna y prestigio por medios propios y no de usufructuarlos por herencia. y también estaban incluidos grupos económicos tradicionales como Bagley. esencialmente. Pero otros poseían algunos de los atributos señalados por sus enemigos.historia está pletórica de acontecimientos en los que un enemigo. de Astra. Por esa razón. teñidas del más puro autoritarismo en algunos casos. cuyas características más sobresalientes eran las de ser integrantes de la aristocracia vernácula. de Ledesma. Muchos dirigentes de la Fundación Mediterránea se vanaglorian de ser verdaderos self made man. sin embargo. del Establecimiento Las Marías. el más antiguo de todos. o la sospecha de sentirse perseguido generan las condiciones necesarias para amalgamar en un férreo conjunto a individuos o grupos que escasamente comparten otras características (Therborn. que esos tres . Ledesma y Astra. 1998). real o supuesto. sino. en el cual permaneció durante cincuenta y nueve días de atribulada estadía. a nuestro juicio. Podemos corroborar esa aseveración en varios escritos de miembros de la Fundación Mediterránea. Entre ellos. Los textos estaban dirigidos contra la nata del empresariado. Amín Massuh. en posiciones ideológicas divergentes en materia económica. especialmente en los de Cavallo tras su defenestración de la presidencia del Banco Central. nucleada en torno del exclusivo Consejo Empresario Argentino (CEA) y otras entidades de ese porte. ya que. Martín Blaquier. el elemento diferencial de ambos grupos no radicaría en el origen social.

como era el caso de Pagani. debido a que en los sectores dominantes argentinos la pertenencia a grupos aristocráticos con orígenes remotos y afiliados a doctrinas económicas liberales ortodoxas suelen caminar en paralelo. De todos modos. quien en la ceremonia de entrega del premio Economista del Año concedido a Cavallo. sin embargo. tal consideración no era unidireccional. y el encargado de ilustrar los incontables retornos por la otra senda es su más conspicuo representante. que el premiado no había recibido su voto. sin embargo. en consonancia con la política económica aplicada en ese momento y con la distinción otorgada. ya que en el caso de compartir posiciones liberales.elementos se refuerzan mutuamente. Creemos que las ideas de Pagani obedecían más al pragmatismo de su visión que a su exclusiva concepción teórica de los roles a ser desempeñados por el Estado. Los dueños y ejecutivos de las empresas más tradicionales se diferenciaban claramente de los socios de la Fundación Mediterránea. Aunque las ideas liberales gozasen de gran aceptación en diversos círculos. declarando. éstas son más bien al estilo clásico. que encuadra al dueño de Arcor dentro de esta tendencia sin haber realizado. nos permitimos discordar con Pierre Ostiguy. José Alfredo Martínez de Hoz (h). no todos los empresarios y economistas se mostraban dispuestos a comulgarlas. Lo que esa zancadilla indica es algo más importante que una pequeña querella por el lustre de un galardón. en un largo prólogo. mientras que otros sostenían una estricta separación con aquellos que profesaban posiciones ortodoxas a ultranza. se manifestó. entonces en el ápice de su carrera. Por ese motivo. como es perceptible en varios escritos del joven Cavallo. un análisis exhaustivo de su pensamiento. . por el Instituto de Estudios Contemporáneos (IDEC).

Luis María Blaquier y Etchart. Más allá de la presencia de Pagani. e inclusive planes de gobierno. con la escasa “racionalidad” manifestada por el Estado. Rebatir un pronóstico erróneo después de ocurrido el acontecimiento es algo simple de realizar. podemos mencionar los casos de Astori. esa protección se efectúa a través del incentivo a las exportaciones. figura atípica en cuanto a su pensamiento dentro de la Fundación Mediterránea. podían elaborar estrategias más adecuadas para sus empresas. . En el caso de las bodegas. Obviando ese tipo de críticas. una vez más. Bagó. donde opina que los ejecutivos de Bunge y Born o Alpargatas. ideas e intereses se conjugan. Esa pequeña diferencia de pensamiento no es la única que sostenemos con el autor de Los capitanes de la industria. Héctor Massuh. la construcción y medicamentos– dependen en gran medida de la protección estatal.posición proveniente del análisis de su experiencia cotidiana. Otra se origina en el. en la cual. Aunque sin dar un panorama exhaustivo. vitivinícola. otros hombres eran abiertamente contrarios a las posiciones liberales ortodoxas. como partidarios de la intervención del Estado en la economía. por su tipo de trayectoria. si bien sus posiciones pueden estar teñidas por intereses materiales. en la cual tuvo que enfrentarse. azucarera. debido al hecho de que las actividades a las cuales se dedican sus empresas –papelera. menos afortunado de los pasajes de su libro. del grupo Arcor. lo que constituye una muestra significativa del poder de esa tendencia dentro de la institución. que Pagani. en incontables oportunidades. quizá. lo que nos interesa saber aquí son los motivos que condujeron a un equívoco en el razonamiento sustancialmente lógico de Ostiguy.

sería perfectamente posible esperar que actores que han desarrollado un comportamiento con éxito en el pasado tengan igual suerte en el futuro. Como ejemplo. Creemos que perder de vista la posibilidad de que las reglas cambien constituye la raíz del error. Durante ese período. y más que una ayuda. tal vez podrá observarse que los actores se aferran infructuosamente a sus formas de vida anteriores o intentan cambiar también. la Iglesia y los propios militares. se alteraron las reglas del sistema económico y político en Argentina. La experiencia acumulada durante años ya no era válida. incluye. no nos referimos únicamente a las unidades económicas. otras dos: que se adecuen a las nuevas condiciones o fracasen en su intento. segunda alternativa que. a su vez. al menos. sino a todos los actores en general. crecimiento que. La diferencia que nos aleja de él es que consideramos esa premisa válida sólo si se conservan las reglas de juego dentro del sistema. Con esto. sugerimos. Aquellos tuvieron un crecimiento relativo mucho más acelerado que competidores inicialmente más fuertes y arraigados en la economía argentina. que algunos miembros de la Fundación Mediterránea supieron adecuarse a los cambios operados mejor que otros. fue acompañado por las dramáticas desapariciones de aquellos que no se ajustaron a la nueva realidad. y más aceleradamente después. a título de hipótesis. a su vez. que vieron declinar su importancia e ingerencia en el sistema económico y político. los partidos políticos. basta considerar que las operaciones globales de Bunge y Born para la fecha eran .Según su argumento. y ya no si cambian. A manera de conclusión parcial. incluidos los sindicatos. se convirtió en un lastre para enfrentar los nuevos desafíos. Pues en este último caso. A partir de 1982. actores menos estructurados o con estructuras más flexibles se desarrollaron en forma vertiginosa.

unas diez veces mayores que las de Arcor. de pura especulación o de adquirir prestigio. En cambio. el primero operaba en Argentina desde 1884 y era el grupo económico más importante del país. el segundo experimentaba una de enorme crecimiento. en general. a fines de resguardo. como el caso de Arcor. mientras que Arcor nació en 1950. De cualquier forma. en la cual la antigua clase dominante había fijado su predominio en la diversificación sectorial. una situación que contrasta abiertamente con la de la etapa anterior. aunque los empresarios nucleados en torno de la Fundación Mediterránea no pertenecían a la clase dominante en sus inicios. sin embargo. Aquellos que lideraron el cambio eran mayoritariamente industriales o empresarios que hicieron de la industria el eje de sus actividades. y. no todos aquellos que integraban esa fracción de clase . El hecho de que esta empresa haya tenido que soportar las penurias del subabastecimiento de energía eléctrica durante la noche en sus primeros años de vida es suficiente para ilustrar las estrechas posibilidades que el entorno le brindaba. se encontraban en camino de serlo. Para ello. se daba con la finalidad de una integración vertical de las actividades realizadas. En él. esos grupos se encontraban en vértices diferentes de desarrollo: mientras el primero comenzaba su etapa de decadencia. en un modesto garaje de una ignota localidad de la provincia de Córdoba como Arroyito. Así. en menor medida. Como intentamos demostrar. la participación de los socios fundadores de la Fundación Mediterránea en actividades de otro tipo. la antigua clase dominante entró en declive y los nuevos grupos que surgieron comenzaron a disputarle poco a poco ese privilegio. debieron atravesar un convulsionado proceso de cambios en el cual se sumergía la sociedad argentina y que abarcaría las décadas de 1970 y 1980.

Por esta razón. por la función que ejercía. La concretización de proyectos de política económica es obra de grupos y no de individuos aislados. se encuentran sujetos a cambios. A ese respecto observamos que durante la década de 1980 y en la primera mitad de los años noventa se producirían ciertos fenómenos que algunos adjudican. además. con razón. algunos reduccionismos. La otra etapa se origina a partir de la segunda mitad de los años noventa. o no por lo menos en el mismo grado. al modelo económico aplicado. en una élite dirigente. a expensas muchas veces de aquellos grupos económicos que no pudieron encontrar solución al alto endeudamiento alcanzado durante la vorágine expansiva o a . teniendo como objetivo nada menos que modificar el sistema imperante.eminentemente industrial se han mostrado preocupados. Aunque sea cierto que durante el período se produce una concentración económica acelerada. En la primera. cuando el crecimiento estuvo centrado especialmente en firmas extranjeras y en las grandes cadenas comerciales. Por nuestra parte. que aprovecharon la debilidad de las empresas menores. puede afirmarse que también se constituyó en su seno un estrato separado que se convirtió. sea ésta de cooperación o lucha con otros y que. la que en esos años buscó aglutinar otros sectores y alcanzar cierto consenso. heredera en parte de la que se habría dado en los años setenta. dominaron los grupos económicos locales. por la conducción política. si se considera el control de determinados sectores de poder y la producción de tipo ideológica. que están en constante interacción. es posible diferenciar dos etapas. por lo cual también imprimen esa característica a lo que eventualmente puedan emprender. introduciremos en el análisis algunos matices para ser más precisos y evitar. así. la retirada de algunas empresas transnacionales y la reducción del Estado como operador económico para expandir sus actividades.

y Acindar y Loma Negra a las brasileñas Belgo Mineira y Camargo Correia. . propiedad de Montagna. Los ejemplos de ello son numerosos. ex presidente de la UIA.la competencia impuesta por las firmas transnacionales. literalmente absorbida por las grandes corporaciones extranjeras. en muchos casos. la venta de la empresa Terrabusi. y la de la Compañía Naviera Pérez Companc a la estatal brasileña Petrobras. evidentemente fue dislocada del centro de la escena y. durante más de un lustro. pero hay tres que consideramos emblemáticos: la liquidación de las actividades de Bunge y Born en Argentina –excepto aquellas dedicadas a las transacciones con granos–. formulamos como posibles hipótesis que la misma podía interpretarse como el dislocamiento del poder de los grupos sociales cuyos intereses “representaba” o la consolidación de un proyecto hegemónico que no requería su presencia directa en un gobierno gestionado ahora por políticos profesionales. Si ella alguna vez existió. Más recientemente fueron vendidas las empresas Quilmes a la belgobrasileña Ambev. quienes en el caso de representar intereses claramente antagónicos eran incapaces de poner en peligro la reproducción del sistema. Ese dislocamiento de las principales actividades productivas posiblemente encontró correlato. con el que ocurría en el poder político. dado el fuerte condicionamiento externo y el desmantelamiento del aparato estatal operado. entre ellas YPF. especialmente en su capacidad económica. a Nabisco de Estados Unidos y la de la mayoría de las empresas petroleras nacionales. Cuando inicialmente nos preguntamos acerca de cuál podría ser la lectura del alejamiento de Cavallo de la conducción del Ministerio de Economía. a la española Repsol. El deterioro operado a partir de esa segunda etapa fue tan grande que muchos hoy en día se negarían a hablar de la existencia de una burguesía nacional.

como hipótesis general acerca de la relación entre los empresarios y el Estado la existencia de dos momentos que actuaban como polos: uno de continuidad. el ingreso del gran capital transnacional. nos inclinábamos por la segunda alternativa.Al comienzo. de las gigantes . que aún podía competir con ellas. y otro momento de cambios. La primera etapa muestra la ascensión de lo que aún podría denominarse una burguesía nacional. analizamos aquí únicamente la competencia producida entre los propios componentes de la clase dominante. la edad dorada de esa burguesía nacional fue efímera y terminó con el ingreso. entonces. más allá de algunas posibles contradicciones con su retórica. en el cual los conflictos eran mínimos y los cambios realizados eran de tipo incremental. pero después percibimos que la realidad parecía decidirse por la primera. Sin embargo. lejos de conducirse aleatoriamente. que durante un lustro consiguió imponer un discurso hegemónico y eliminar o frenar a su competencia. Además de la dislocación de algunos de los antiguos componentes de la clase dominante argentina. dejando de lado aquella ocurrida con grupos subalternos. durante la segunda etapa. relación con lo que ocurre entre las clases sociales y su lucha traspasa el conjunto de la sociedad. con un alto nivel de conflicto y transformaciones disruptivas. por lo que la clase dominante mantenía un control indirecto de sus aparatos. también es importante señalar que no se produjo. la política tiene. en cierta medida. Planteamos. durante el cual los empresarios se orientan en sus acciones hacia un control más directo de las decisiones de los aparatos de Estado. No obstante. con una alta autonomía relativa del Estado. Establecimos que. siendo que la mayoría de las empresas de ese tipo presentes en las privatizaciones no eran las líderes y lo hacían muchas veces asociadas al capital nacional.

con excepción de la que ejercían entre ellas mismas. en los que se argumentaba a favor de muchas de sus propuestas. los mejor utilizados hayan sido los ensayos de persuasión. debido al hecho de que entre los métodos utilizados para alcanzar sus objetivos desde su inicio se encuentra la acción sobre los órganos gubernamentales. Preparando las armas La Fundación Mediterránea empleó un amplio repertorio de medios de presión. . y así participaban. tratando de mostrar y convencer a sus destinatarios –que iban desde el gobierno hasta los propios partidarios. otros actores sociales y la opinión pública en general– acerca de cuáles eran los caminos factibles y cuáles no lo eran.transnacionales. se dirigió a buena parte de la sociedad. inclusive colocar miembros o personas próximas en posiciones de poder. La fuerza de la acción colectiva La Fundación Mediterránea constituye un típico grupo de interés y. Conjuntamente con su actividad de promover determinadas políticas. como formación. asesoramiento y consulta de las inquietudes de sus socios. Mediante numerosos trabajos de investigación. ya que ha perseguido otros fines además de la presión sobre los aparatos estatales. del juego de elaboración de las políticas económicas. aunque. ha realizado otras. Podemos restringir aún más su definición calificándola como un grupo de presión “parcial”. contra las cuales era casi imposible toda competencia. la consideramos como un grupo de presión. tal vez. proporción de información. no menos importantes. si bien con modos diferentes. especialmente cargos ejecutivos.

también se efectuaron aportes. además de costear la copiosa publicidad del candidato Cavallo. Aún con menos evidencia. Tomando en consideración las etapas y los terrenos en los cuales la Fundación Mediterránea operaba como organización. a través de su participación en los mercados financieros y de inversión. sospechamos que la Fundación Mediterránea colaboró en la sustentación o el debilitamiento de algunos gobiernos como agentes de acumulación. pasó a la ofensiva y a participar de los órganos legislativos y la gestión directa del gobierno. con el Poder Ejecutivo.Pero la Fundación Mediterránea también empleó otros mecanismos para alcanzar sus objetivos. al menos en especie. en la cual. Realizar una evaluación de esos veinte años de la Fundación Mediterránea como grupo de presión no es una tarea simple. Por un lado. con resultados que excedieron ampliamente los objetivos previstos en un principio. si consideramos que en ese lapso la entidad dejó de ser una agrupación de industriales del Interior. al partido Acción para la República. La institución o algunos de sus socios financiaron candidaturas de forma directa. se puso a disposición del postulante el avión particular de Astori para su traslado. en el cual se hallaba en la defensiva e intentaba establecer algunos contactos. Por otro. de manera general podemos observar dos momentos claramente delimitados en su historia. Las transformaciones experimentadas por Argentina en los últimos años . con escasa inserción en la política nacional para pasar a concentrar grupos y empresas de la mayor relevancia a nivel nacional y conducir los destinos económicos del país. aunque siempre marginales. durante la etapa democrática. en especial después de 1987. por lo menos en la campaña de 1987. aunque sobre los mismos hayamos encontrado apenas indicios. durante el último régimen militar.

esto es. acelerarlos o dirigirlos en el sentido que más los favoreciesen. los medios de producción. se logró con los Capitanes de la Industria. mientras tanto. Vemos. precisamente el 29 de marzo de 1976. amo y señor. que hasta el todopoderoso jefe de la Junta Militar. así.obligaron a la redefinición de las clases sociales y la propia Fundación Mediterránea. Menem. cuando a tres días del golpe. el mayor de esos grupos. durante el gobierno de Alfonsín. participaron de ellos y procuraron frenarlos. de muchas vidas humanas. durante su primera etapa de gobierno confió el gabinete económico directamente a Bunge y Born. mitigarlos. tuvo que rendirles examen. Pero dichos actores no se comportaron de forma pasiva ante esos cambios. el presidente Jorge Rafael Videla reunió a los representantes de las quinientas empresas líderes para explicarles en detalle las directrices y los objetivos políticos del autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional”. tras fracasar. presidente . cuyo surgimiento fue alentado por la administración radical y que permitió ubicar en ciertos cargos importantes del Estado a individuos que gozaban de la confianza o eran directivos de los grandes grupos empresariales. La clase dominante argentina ubicó sus problemas en un lugar de privilegio ante los gobernantes en virtud del control efectivo sobre tres fuentes principales de dominación. que no se reduce apenas a su propiedad. la administración del Estado y los más importantes instrumentos de comunicación y consenso. mediante las designaciones sucesivas de Miguel Roig y Néstor Rapanelli. y tras las negativas en aceptar el cargo por parte de Jorge Born. Más adelante. La tendencia de favorecer el diálogo con los mayores grupos se anunciaba ya durante el régimen militar. pasos que marcaron importantes hitos en una de las más significativas readecuaciones políticas vividas en aquel momento. figurada y literalmente. se produjo la aproximación con el Grupo de los Nueve que.

y en dos procesos políticos diferentes: el de la última dictadura militar y el período democrático inaugurado en 1983. sino que reviste importancia central si se considera que con el cambio de regímenes políticos también pueden cambiar los interlocutores y sus formas de operar. En cambio. su carácter formal. de aquí en adelante. existen constantes que necesitamos destacar. del mundo empresarial para el mundo político. hasta la redefinición global del sistema económico. Es por eso que no nos parece fortuito que la periodización para analizar la historia de la entidad corresponda casi fielmente a aquella que es posible vislumbrar en lo político. Razón por la cual. Además. más allá de las necesarias distinciones temporales que podamos establecer.del grupo. la Fundación Mediterránea surgió en sentido inverso. Esta última distinción no es de carácter episódico. que la diferenciaron sustancialmente de los intentos anteriores. Esas tentativas de cristalización de la relación entre burguesía y gobierno no consiguieron crear una estructura formal y muchas veces terminaron provocando efectos contrarios a los que sus promotores esperaban. desde la definición de algunas reglas particulares. entre ellas. la Fundación Mediterránea participó en los tres diferentes niveles establecidos. como de hecho sucedió en algunos casos. como ocurrió a partir de 1991. . No obstante. en el lejano año 1973–. nuestra exposición oscilará en esos dos sentidos. y contó con ventajas considerables a la hora de promover cambios de tipo estructural. su precursora. continuidad temporal y alcance nacional –aunque fuertemente arraigado en el plano regional–. como el proyecto de ley de promoción industrial –que llevó adelante la Comisión de Estudios Económicos y Sociales.

como lo demuestran la amplia presencia castrense en ocasión de su acto de fundación y otros que le sucedieron. con un grupo de ellos. Esta relación caracterizó el primer período de la entidad. y el nombramiento del coronel en retiro efectivo Ernesto Di Pasquo como gerente convocado por Astori. La primera participación en esta escala mayor se logró en 1979. por breves períodos. Este militar salteño.Y la nave va La Fundación Mediterránea estableció una sólida relación con los militares. secretario de Coordinación Económica. A esas sólidas vinculaciones institucionales podemos agregar otras personales que podían trasladarse de ser necesario a la entidad. y marcó profundamente su forma de actuar. con el IEERAL para realizar un estudio del régimen tarifario de las empresas públicas. que en el momento de su nombramiento en la Fundación desempeñaba el cargo de director del Liceo Militar General Paz. En ellas se fue cultivando pacientemente el terreno para que. Este hecho marcaría el punto de máxima . los contactos con figuras prominentes del régimen. había actuado como ministro de Gobierno de su provincia natal durante la época en que Alejandro Agustín Lanusse fue presidente. a nivel nacional. o para ser más específicos. También colaboraron las tertulias tras los actos y otros eventos. entre las cuales se destacaban los generales Liendo y Cristino Nicolaides. de la ciudad de Córdoba. durante el régimen militar. a través de la llave maestra que significaban esos contactos. mediante un convenio rubricado por Klein (h). entre junio de 1977 y abril de 1984. en política provincial y. a las que asistían militares y personas próximas de los círculos castrenses. algunos de los integrantes de la Fundación Mediterránea y el IEERAL pudiesen incursionar.

Como se volvería costumbre más adelante. en su . Petrei. El trabajo estuvo a cargo de un grupo dirigido por Givogri y Petrei. las palabras de Cavallo causaron cierta inquietud. el 27 de julio de 1980. Durante el acto. duró un año y dio lugar a un informe intitulado “Estudio sobre tarifas de servicios públicos y precios oficiales”. presidente de la entidad. íntegramente financiada por empresarios de la Fundación. ese discurso parece razonable. algo imprudentemente. la propia Fundación no acompañó. Walter Schulthess. encabezado por el viceministro y las más altas autoridades militares de la provincia de Córdoba. De hecho. que en el discurso del cuarto aniversario no titubeó en señalar las distorsiones entre las bases del Proceso de Reorganización Nacional y sus realizaciones. aunque posiblemente compartiese su opinión. Reforzando ese pensamiento crítico.aproximación de la Fundación Mediterránea al equipo de Martínez de Hoz (h). el oportuno silencio posterior de la Fundación Mediterránea respecto de las posiciones críticas que Cavallo. Carlos Bastos. pero en aquel contexto es posible que hiriese la susceptibilidad de la conducción económica nacional. Raúl García y Aldo Visintini. entonces director del IEERAL. el osado director del IEERAL se atrevió a reclamar la plena vigencia de una auténtica democracia. al director de su Instituto. Considerado con la perspectiva actual. que contó con la presencia de Klein (h). ante el auditorio reunido en los salones del Jockey Club. La presentación del trabajo coincidió con la celebración del tercer aniversario de la Fundación Mediterránea. La investigación. aunque bajo otro contexto político. al menos de manera explícita. por Astori. quienes contaron con la colaboración de especialistas de diversas áreas como Sánchez. había formulado de forma prematura fue quebrado. No obstante.

el distanciamiento de la Fundación Mediterránea respecto del gobierno militar se hizo más visible en el matutino editado por Astori. al referirse nada menos que a los conceptos de “libertad”. así. “justicia social” y “soberanía”. Sin descartar que tal cambio en el discurso obedeciese a una profunda convicción democrática. De ese modo. A pesar del fuerte carácter de esos discursos. hecho que se trataba de mantener en absoluto secreto. que la Fundación Mediterránea se alejaba del gobierno no sólo en materia económica. era el resultado de su mixtura con otros. por lo menos. situación explicada por la importancia fundamental que esos medios alcanzan en la sociedad de masas. Tiempo de Córdoba. encubría intereses más concretos o. replicado en millares de conciencias. En él se difundió un estudio del IEERAL que revelaba que el régimen de jubilaciones militares era financiado por fuertes transferencias dentro del propio sistema a su favor.alocución se atrevió en aquella oportunidad a mencionar al menos dos. sino las tres cuando caminaban de la mano. palabras consideradas tabúes en la época. Vemos. además. ya que a través de ellos una multitud de individuos sin relación aparente se une en el acto de la lectura en silenciosa intimidad. Pero estos proyectos no podían ser adoptados como políticas debido a que los ciudadanos tenían vedada la intervención en las decisiones . la opción por ser propietario de un vehículo de prensa no estaba desencajada del principal proyecto del líder de la Fundación Mediterránea. creemos que. Los empresarios y técnicos cordobeses nucleados en la Fundación Mediterránea sufrían los impactos de determinadas medidas económicas consideradas inadecuadas y para revertirlas diseñaron proyectos alternativos.

alguna vez. monopolizadas por algunos grupos. En 1981. y contó en esa ocasión con la colaboración de Sturzenegger y Fraga. Las raíces de ese ingreso posiblemente se encuentran en la estrategia implementada por el general Roberto Viola de ampliar lo que. El desencanto alcanzó otras regiones del país y hasta se presentó en relación al propio elenco de la conducción económica. De todas formas. oportunamente relegados. Juan Linz calificó como “juego de pluralismo restringido”. aquellos que antes habían adherido al régimen no eran los únicos en manifestar su insatisfacción. De allí se deduce que el interés por formas democráticas de gobierno poseyese más un contenido concreto de participación en el poder que una formulación filosófica más amplia acerca de la forma de ejercer la voluntad popular. Es éste un motivo que debemos sumar al recelo con que los empresarios miraban una posible reinstauración democrática: con ella.estatales. los empresarios cordobeses pospusieron rápidamente los reclamos para incursionar por primera vez en una experiencia directa de gobierno nacional. a menudo adoptado por los regímenes autoritarios con el fin de abrir nuevos canales de circulación a las demandas provenientes de otros sectores. ni siquiera los más virulentos a la hora de reclamar el retorno a la democracia. . Cavallo fue designado subsecretario Técnico y de Coordinación del Ministerio del Interior. volvería a escena un contingente de actores que poseían un mayor caudal electoral que podrían traducir en conquistas materiales. temeraria hipótesis que en ese caso operaba a favor de una más estrecha colaboración con el régimen. al frente del cual se hallaba el general Liendo. Cualesquier fuesen sus motivaciones. Se trata de un particular mecanismo de consulta y participación. sobre todo por aquellos con los cuales estaban enfrentados.

Siguiendo esa línea. Que el nuevo arribo del representante de la Fundación Mediterránea en política nacional fuese bajo los auspicios de Nicolaides tampoco era fruto del azar. éste había sostenido. que quedó al frente del Ministerio de Bienestar y Acción Social. rápidamente sustituido por el general Leopoldo Fortunato Galtieri. futuro miembro de la Fundación Mediterránea. Más allá del significado que podían tener para los hombres de la Fundación Mediterránea. en el gobierno del general Viola también participaron Caminotti –mano derecha de Pagani en sus empresas–. cargo que en 1982 se transformó en el de subsecretario de Comercio Exterior e Integración Regional. quien desempeñó la función de subsecretario de Comercio Exterior. No obstante. cuando una oportuna enfermedad alejó a Viola de la presidencia. Actuando como comandante del Tercer Cuerpo de Ejército con asiento en Córdoba. fue sustituido por el general Reynaldo Bignone. a fines . y Navajas Artaza. la posibilidad de ubicarse en un lugar central ocurrió el 21 de noviembre de 1982. Tiempo después. quien encontró en Cavallo a la persona indicada para diseñar un programa económico que no llegó a ser aplicado dada la corta gestión del presidente interino. ocurrió un segundo ingreso de Cavallo como funcionario del gobierno militar. cuando Galtieri. método muy utilizado que a lo largo de la historia ha demostrado una singular eficacia a la hora de ocultar una aguda crisis interna. En forma provisoria. a su vez. esas participaciones eran por demás marginales. situación que contó con alguna participación del general Nicolaides. aunque no sea perceptible una vinculación institucional directa en el nombramiento. el cargo mayor de gobierno fue ocupado por Liendo. entonces comandante en jefe del Ejército.

Fraga. y con él. como asesores. Las medidas de mayor trascendencia implementadas durante su gestión fueron. el coronel en retiro efectivo Di Pasquo. En medio de las herméticas refriegas palaciegas que caracterizaban las sucesivas transiciones. sin ninguna duda. secundado al frente del Banco Central por el otro pretendiente al cargo. Horacio Pericoli. y le proporcionaron la simpatía de otros. el nuevo presidente nombró a Dagnino Pastore para dirigir esa cartera. Esas disposiciones desencadenaron fuertes tensiones. que le granjearían la antipatía de algunos. la última participación de un miembro de la Fundación Mediterránea durante el régimen militar. en general banqueros. dado que el 1 de junio de 1982. cordiales relaciones con los miembros de la entidad. El de solista parecía quedarle más a medida. al menos completamente. Pero la iniciativa no prosperó. Aun considerando las posibles diferencias. que actuaron como directores. observamos que los ingresos de . el general Nicolaides intentó imponer a Cavallo en el cargo de ministro de Economía. aquella del second first. especialmente industriales que padecían graves dificultades financieras y fueron favorecidos por la medida. En la presidencia del Banco Central ejerció un papel estelar con la colaboración de otros miembros del IEERAL. Allí llegó junto a un equipo formado por Dadone y Petrei. la operación de pases con seguro de cambio y la “licuación de pasivos”. mediadas por su gerente. y Castro Garayzábal. Después supimos que el papel de partenaire no era uno de los que mejor desempeñaba Cavallo.de 1981. Conejero y Parino. determinando el alejamiento de Cavallo. Tal vez algunos se hubiesen contentado recordando la regla de oro del pragmatismo económico.

Como antaño. Paralelamente al reclamo discursivo de un sistema de gobierno democrático. en los cuales.Cavallo en el gobierno militar se dan en momentos traumáticos. dada la fuerte vinculación que la institución había sostenido con los militares. un ala. estaban en condiciones de luchar por él e imponer ciertas limitaciones incluso cuando lo perdían. se extendía cada vez más. A la espera de mejores vientos En el segundo período de su historia. El incidente en la entrega del informe a Klein (h) y las palabras de Astori y Petrei en las conmemoraciones del cuarto aniversario de la Fundación ilustran el cambio que se operaba en ese sentido y que iría a profundizarse con el paso del tiempo. intenta sustituir a otra. medido en días. publicado en abril de 1982. Así lo confirma un artículo de Cavallo. en el cual expresaba nuevamente la necesidad de un gobierno democrático. que bien poco habían podido hacer por los intereses de esos empresarios en comparación con la pesada carga dejada como herencia y de la cual era difícil desprenderse. poco después del inicio de la Guerra de Malvinas. Sin duda. la palabra indicaba el curso a la acción. proteccionista. un cambio difícil de realizar. la Fundación Mediterránea marca una adecuación a los nuevos tiempos vividos por el país. tentativa frustrada por la primera que consigue reacomodarse rápidamente. lo que puede darnos una idea de la fuerza que iban ganando la Fundación Mediterránea y los sectores vinculados a ella. Sin embargo. nueve en el primer momento y cincuenta y nueve en el segundo. el esfuerzo por retomar el poder. A pesar de no poder conservar su control. . comenzaban a cambiar las líneas de relación con algunos actores dentro de ese contexto. de orientación liberal.

La inclusión de la Democracia Cristiana en el análisis. la Unión Demócrata de Centro (UDC). puede llamar la atención que una agrupación formada fundamentalmente por empresas no mantuviese fluidas relaciones con un partido de centro derecha como la Unión de Centro Democrático. la entidad mantenía vínculos estrechos con algunas de las figuras de los partidos mayoritarios que podían ser de mucha utilidad. gobernador de la provincia. La Unión Cívica Radical. mientras que Cavallo estuvo a punto de ingresar en sus filas cuando era diputado nacional extrapartidario. pudo usufructuar los contactos que algunos de sus dirigentes mantenían desde épocas remotas con Angeloz. Pero. encarnado por Alsogaray. No obstante la amplitud del espectro de los partidos existentes en Argentina. En Córdoba. son particularmente representativos Astori y Kesman. los que rindieron buenos frutos al permitirle obtener el control de dos . a pesar de representar un partido minoritario.especialmente los partidos políticos. la Fundación Mediterránea entabló relaciones sólo con algunos de ellos. que pasaron a desempeñar el papel de protagonistas. el Partido Justicialista y la Democracia Cristiana son los que más se destacaron durante el período estudiado y en ellos centraremos nuestra atención. quien llegó a ser vicepresidente de la Democracia Cristiana cordobesa. ya que este partido representaba a nivel nacional los intereses del liberalismo porteño. Al respecto. se funda en los vínculos que algunas figuras de la Fundación mantuvieron con importantes miembros de esa entidad partidaria debido quizá a su militancia católica. tal hecho no es sorprendente. su máxima figura. o su versión local. que se encontraba abiertamente enfrentado con muchos de los hombres de la Fundación Mediterránea. De todos modos. Por otra parte.

con quien estuvo reunido por menos de una hora en la residencia presidencial de Olivos. En esa oportunidad.órganos fundamentales como el Ministerio de Economía y la SecretaríaMinisterio de Comercio Exterior. en 1973. con la presencia. Estos dos personajes habrían sostenido otro encuentro en la Casa Rosada antes del lanzamiento del libro Volver a crecer. el director del IEERAL presentó su programa económico. De forma fugaz. Colega de estudios de Castro Garayzábal. además. su secretario. asistente asiduo a los actos de la entidad. De ahí la importancia otorgada a la Secretaría-Ministerio de Comercio Exterior. Otras empresas reforzaron la tendencia mediante la instalación de plantas industriales fuera del país con las cuales mantenían un intenso comercio intraindustrial. fue abogado de la empresa Palmar en Buenos Aires. Al respecto. pero debió marcharse sin obtener respuesta favorable. de Pagani. a fines de 1984. El interés por este nuevo aparato estatal posiblemente fue producto de un cambio en las estrategias de muchas firmas asociadas a la Fundación Mediterránea. esta vez. Astori y Piero Venturi. que comenzaron a dar un lugar especial al comercio exterior. momentos antes de la implementación del Plan Austral. para ocupar la gerencia de la filial porteña. autor de un libro en homenaje a Pagani y quien recomendó a Eduardo Madero. se destaca el caso paradigmático de Arcor. . en una provincia mediterránea como Córdoba. también Cavallo buscó establecer contacto con Alfonsín. el futuro presidente de la Nación tuvo activa participación en la presentación parlamentaria del proyecto sobre promoción industrial de la ADIC. Fernando De la Rúa fue otro dirigente del radicalismo cordobés con quien la Fundación Mediterránea mantuvo vínculos.

En una entrevista otorgada a Mariana Heredia. no creemos en esa aseveración. pues pensamos que. esas dificultades fueron en parte remediadas apelando a viejos contactos que los miembros de la entidad tenían con algunos exponentes justicialistas. Sin embargo. Aunque importantes. sin especificar a cuál de ellas se refería. Las relaciones de muchas figuras de la Fundación Mediterránea y el IEERAL con el peronismo no eran recientes y sus huellas . se limitaría el aporte financiero que podrían recibir. Recordemos apenas aquí que esa agrupación política había iniciado un proceso de cambio promovido por una corriente interna denominada “Renovación”. la candidatura causó también unas cuantas discusiones dentro de la Fundación Mediterránea y del IEERAL. cuyas posiciones no coincidían con las del novel candidato. Esta estrategia debió enfrentar algunos inconvenientes en el seno de la propia Fundación y del Partido Justicialista para poder concretarse. debido al conocido gusto de Cavallo por el poder. con ello. en cambio. Cavallo afirmó que en una reunión con Alfonsín. que. Además de haber levantando una considerable polvareda en el ámbito externo. así como otros de sus integrantes se oponían a esa alianza aduciendo que perderían el apoyo de otros sectores y. fue tentado a incorporarse en el bloque parlamentario perteneciente al Pacto Autonomista Liberal de Corrientes o a la Democracia Cristiana. La segunda línea de penetración de la Fundación Mediterránea entre los partidos políticos fue la incursión de Cavallo en el Parlamento de la mano del peronismo. Algunos de sus líderes hacía tiempo que habían abandonado sus antiquísimas posiciones desarrollistas que los aproximaban al justicialismo. el presidente le había ofrecido el Ministerio de Economía (Heredia. difícilmente habría rechazado semejante propuesta. 2004b).

existieron otras en sentido inverso. Paralelamente a esas aproximaciones de miembros de la Fundación Mediterránea hacia el Partido Justicialista. como Llach y Marcelo Regúnaga. según versiones no confirmadas. Complementando esa estrategia de inserción en el peronismo. algunos encuentros con Astori. de los pocos individuos de ese sector que integraban el selecto grupo de convidados a las reuniones de la Fundación. Más tarde. candidato presidencial del justicialismo. varios de los que luego integrarían esas dos instituciones coincidían en el Ateneo Universitario. apoyado incluso por poderosos sindicalistas. Éste había sido un activo colaborador durante la dirección del Banco Central y mantenía estrechos contactos con otros allegados a la Fundación Mediterránea. entre ellos Jorge Triaca y José Rodríguez. uno de los medios que puede ser utilizado por los grupos de presión en sus . viejas amistades que provenían de la época en que Pericoli fue decano de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. que. En épocas de estudiantes. había sostenido.más lejanas pueden seguirse hasta la Universidad Nacional de Córdoba. con quien se entrevistó durante la campaña de 1983 gracias a las intermediaciones realizadas por Horacio Pericoli. Así. habría llegado a novecientos mil o un millón de dólares. quienes luego impulsarían una corriente interna en el justicialismo liderada por Cavallo. que propuso la candidatura de Cavallo. también debe haber sido muy útil el aporte efectuado a la campaña. en especial durante el decanato de Kesman entre 1973 y 1975. por lo menos desde 1985. José Manuel de la Sota. Entre ellos podemos mencionar a Esteban Domina y Juan Schiaretti. agrupación de orientación social-cristiana que había sostenido buenas relaciones con militantes peronistas. Cavallo se habría aproximado a Ítalo Argentino Lúder.

incluido el del oficialismo.acciones. y que uno de sus candidatos en particular. a pesar de algunas vagas declaraciones de principios escasamente efectivizadas y que nunca había procurado formular de forma coherente. Dado el sistema electoral vigente. fue quizá quien más medios empleó. A pesar de no poder refrendar el dato con documento alguno. siendo. Cavallo. Más allá de la anécdota y de los contratiempos iniciales. estos esfuerzos eran usufructuados de forma directa por toda la lista de candidatos que lo acompañaba. dado que en él confluían importantes sectores con los cuales era posible entablar un acuerdo político. en la búsqueda del voto de la ciudadanía que lo consagrase diputado. Así.[13] Parece ya casi irrefutable que el peronismo ha dado muestras de pragmatismo en los últimos años y es justo alegar a favor de la diferencia . Para ellos. lanzados después en forma de libro bajo el título Habla Cavallo y del cual se editaron diez mil ejemplares. además de la parafernalia de carteles y folletos. distribuidos pródiga y gratuitamente por la ciudad. fácil de influir. por consiguiente. la medida entroncaba racionalmente dentro del pensamiento de la Fundación Mediterránea y de sus más importantes miembros. aquellos que como nosotros vivieron la campaña de 1987 pudieron observar a simple vista que el Partido Justicialista dispuso de una cantidad de recursos superior a la de los otros partidos. el justicialismo constituía el único partido en condiciones de conseguir un amplio consenso social. A ello se unía el hecho de que ese partido no contaba con directrices de política económica definidas. emitió diez cortos televisivos de tres minutos cada uno en horario central por los tres canales de la televisión abierta de Córdoba entre los días 3 y 18 de agosto de 1987.

sus concepciones flexibles en el ámbito económico no representaron impedimentos insuperables para que Cavallo fuese integrándose en el bloque de diputados y en el seno del Partido Justicialista. Pessoa era un antiguo compañero de estudios de Cavallo en el Colegio San Martín de San Francisco y militante justicialista que asumió la tarea de establecer contactos dentro del peronismo. como la marcha del proceso no ocurría con la velocidad esperada. De esa forma. tanto la convertibilidad como la autonomía del Banco Central se establecieron mediante leyes aprobadas por el Congreso. Después. poco tiempo después habría de extendérsele una mano amiga con la incorporación de Juan Carlos Pessoa al equipo de trabajo del diputado. Cavallo entra en Troya Finalmente. la Comisión de Estudios Económicos y Sociales. 1979 y 1998). No obstante. ya que ésa no era la primera vez que los miembros de la Fundación Mediterránea manifestaban interés por las normas. Uno de los problemas más importantes afrontados por su antecesora. fue el tratamiento del proyecto de ley de promoción industrial en 1973. También desde el IEERAL se colaboró activamente mediante la implementación del Programa de Asistencia al Poder Legislativo. en última instancia. Cavallo consiguió ser aceptado dentro del Partido Justicialista . así como que se le otorgase tanta importancia a la elaboración de disposiciones legislativas no es de extrañar. Esas preocupaciones nos sirven de ejemplo para mostrar cómo una nueva definición de lo real. posible y justo necesita.entre la época que analizamos y sus orígenes. Que la rentrée en política nacional ocurriese por un cuerpo legislativo. ser reafirmada a través de principios normativos (Therborn.

para no huir de la regla. y Di Tella. por Marcelo Diamand. en la cual participaba Eduardo Luis Curia como coordinador político y estaba conformada. tras el triunfo electoral. ex secretario de Industria durante la gestión de Juan Vital Sourrouille como ministro de Economía. los verdaderos intentos para alcanzarla han sido escasos y las concreciones efectivas menores aún. . al comienzo. pero que lleva el sello de la Fundación Mediterránea. que junto con Cavallo. Comisión de Economía del candidato a presidente Menem. las posiciones de la tendencia más ortodoxa no primaron sobre las primeras y. acuerdo que.y. se produjo el virtual desembarco de la Fundación Mediterránea en política nacional. Rodolfo Frigeri y Roberto Lavagna. como fueron en sus inicios el Mercado Común Centroamericano y el Pacto Andino. integrando la ecléctica. como expresamos. A partir de esa posición se daría forma al Mercosur. Según parece. durante el tercer período en estudio. al menos demagógicamente. en 1989. Primero. diferenciándolo claramente de otras experiencias de integración en el ámbito latinoamericano. referido a ella. Cavallo no vio nacer ni alcanzó a concluir. eran proclives a políticas de shock. Para esta tarea contó con la colaboración de Dadone como director del Centro de Economía Internacional y miembro en el equipo negociador que firmó un acuerdo diplomático con Gran Bretaña. partidarios de políticas económicas activas. excepto para áreas restringidas. Cavallo tuvo que efectuar una “diplomática” escala en la Cancillería. Juan Antonio Zapata en el cargo de director General de Cooperación y Schiaretti. punto estratégico que le sirvió para inmiscuirse cada vez más en materia económica. Aunque la retórica sobre la integración estuviese omnipresente en la liturgia política de la región desde inicios de la época independiente y la mayoría de los líderes se hayan. en Madrid. entre otros.

por su tamaño. Algunas empresas transnacionales regresaron a la región o pasaron a ejercer un control mayor sobre sus subsidiarias locales. un número creciente de empresas que. por sí solos.No obstante la crudeza de esa realidad. circunstancia que colocó rápidamente a Brasil como el segundo socio comercial de Argentina. en otro plano. reactiva. después de 1982. que se ofrecían como posibles soluciones. que poseían ágiles cadenas de distribución. De este modo. no podían participar con éxito a escala internacional pero sí competir en los países limítrofes. Más allá del eco sobre algunos líderes y sectores políticos particulares. que inició una profunda reconversión. atrás apenas de Estados Unidos. las llamas de la integración parecen avivarse nuevamente en momentos en que la crisis hacía estragos en las economías latinoamericanas. producían una virulenta oposición por parte del grueso de los empresarios. aunque en aquel período la estrategia no dejase de ser defensiva o. retirándolas de los testaferros locales a los que las habían encomendado. el empujón definitivo fue dado por los intentos de la industria automotriz. o con la instalación de plantas y sus propias redes comerciales como estrategia para aminorar los impactos de las restricciones impuestas por la reducción de los. en todo caso. Paralelamente a esa toma de conciencia acerca de la extrema gravedad de los padecimientos a que estaban sometidas las naciones latinoamericanas. cuya dirección comenzó a ser rescatada por las casas matrices. iniciaron una política exportadora para esos puntos. las ideas acerca de un “club de países deudores” o una moratoria unilateral conjunta de los países del área. pequeños mercados internos de los respectivos países. Aunque esa integración haya ocurrido rápidamente en la rama alimenticia y en otras agroindustrias. se incorporaba el gran capital . Algunos de esos intentos fructificaron en asociaciones entre empresas no competidoras.

productos industrializados. hecho que raras veces acontecía. Así. en profundas transformaciones debido a la crisis mundial.transnacional al incipiente grupo de presión integracionista. los resultados concretos alcanzados de alguna relevancia se limitaron. a los sectores alimenticio y automotriz. que desde 1969 pregonaba por . como electrodomésticos y autopartes. Pero el nuevo esquema que. La unión pasó ahora a ser reclamada por actores económicos concretos que habían desarrollado experiencias o una necesidad previa a los acuerdos. a su vez. Aunque las negociaciones de esos protocolos estaban centradas en cinco áreas –bienes de capital. en las cuales a partir de un tratado diplomático se esperaba que surgiesen necesidades y experiencias que plasmasen en la realidad lo que estaba enunciado en los documentos. gas y petróleo. especialmente nuclear y biotecnología–. casi exclusivamente. instrumento predilecto de la Fundación Mediterránea. Sumadas esas demandas a las necesidades políticas propias de los presidentes Fernando Collor de Mello y Carlos Menem. las nuevas demandas de integración corrían en dirección inversa a las anteriores. en teoría. alimentos. en un ya lejano año 1985. las negociaciones que sellaron la nueva sociedad entre los países se desarrollaron a ritmo acelerado invocando. carne y leche para Argentina. Para fines de la década de 1980 vemos trazado un escenario diferente de los otros intentos de integración. aunque sin seguirlos al pie de la letra. iniciativa que encontraba campo fértil en los líderes políticos. e industrias de punta. los protocolos suscriptos entre Brasil y Argentina por los presidentes José Sarney y Raúl Alfonsín. sobre todo los denominados “sensibles“. en particular trigo. se impuso en la constitución del Mercosur consistía en una reducción lineal y automática de tarifas pautadas en fechas precisas. envuelto.

además de otorgarle publicidad. como Cavallo al frente de la Cancillería. indudablemente. supieron tejer una nueva red de relaciones que se imbricaron a las más antiguas que los sustentaban y los habían elevado al poder. consistió en celebrar una seguidilla de pequeños acuerdos y giras de negocios que. posteriormente.su aplicación. ésa era la única forma en que el acuerdo se tornase efectivo y pudiese ser aprovechado en igualdad de condiciones por todas las empresas. también hombre de la Fundación Mediterránea con fuertes contactos desde tiempos de estudiante con el justicialismo y que . A pesar de la importancia de sus mentores. metodología propugnada por los hombres de ADIC y la Comisión de Estudios Económicos y Sociales para el proyecto de ley de promoción industrial. en su mayoría dirigidos de forma especial al sector alimentos y en particular lácteo. recorrido por el embajador. para ampliar las bases de sustentación de los grupos interesados en el comercio con el país vecino. de la Sota colaborando desde Brasil como embajador y. servían. ni fue apenas obra de una buena muñeca política. Según ella. en sus etapas previas y definitorias. Uno de ellos. Para esa tarea. a partir de allí. contaron. El otro camino era de tránsito más complicado y para guiar sus pasos fue convocado Schiaretti. Ellos diseñaron una estrategia bien planificada que se movió por dos caminos que conducían a la misma meta. con la participación del lado argentino de algunas figuras cordobesas que podemos considerar decisivas. Fue consecuencia de un paciente esfuerzo emprendido por un puñado de hombres que fueron colocándose en lugares clave dentro de la administración estatal y. dicho cambio no ocurrió por un pase de magia. Schiaretti como subsecretario de Industria y Comercio.

no favorecía apenas a un puñado de grandes empresas. sino que alcanzaba también a una miríada de pequeñas y medianas industrias de autopartes encargadas de proveerlas. con la sumatoria de los mercados nacionales se pretendía mejorar . que era posible gracias a la protección aduanera que el Estado les otorgaba y que comenzaba a ser incompatible con la política de apertura impulsada por el gobierno nacional. Se constituía. ya que el acuerdo. muchas de ellas localizadas en el área de Córdoba. La recomposición a escala planetaria del capitalismo alcanzó también a los países del Cono Sur. Por eso. Al frente de la Subsecretaría de Industria y Comercio de la Nación. La política integracionista intentaba resolver para la región las dificultades ya señaladas en cuanto a la incorporación de nuevas áreas y un salto en el desarrollo tecnológico. Schiaretti llevó adelante las difíciles negociaciones entre las plantas automotrices para conseguir una integración con sus similares brasileñas. el otro gran polo que empezaba a jugar en favor de la integración. Parafraseando el título de uno de los libros de José Luis Orozco. en principio. tenemos que apuntar causas foráneas como intervinientes en el proceso de acuerdo. donde actuaba como gerente. El acuerdo alcanzado con ese sector perseguía como objetivo desarrollar economías de escala. sostenido por esa industria a expensas de un elevado costo por unidad de producto. una vez más la razón de mercado se convertía en razón de Estado. así. de donde eran oriundos aquellos que lo impulsaban con mayor ahínco. así como los problemas generados por el hecho de ser economías dependientes y fuertemente vulnerables a coyunturas externas. Además de las fuerzas intrínsecas a los propios países.para esa época residía en Italia. ampliando el reducido mercado interno.

Y. en un contexto de apertura económica con fuerte competencia internacional.el factor de la demanda. circunstancia que permitiría encarar algunas producciones que. En muchos sectores de la economía y espacios regionales ha provocado verdaderas calamidades y en otros el desastre sólo ha sido detenido por el freno impuesto a la propia integración. considerando que estorbaría su propio proyecto de integración al impedirles negociar en forma individual con cada país por separado como ocurría hasta ahora. al disminuir los costos se conseguía una mayor competitividad para los productos locales en relación a los de otros países. que en sus comienzos dio nuevos bríos a una industria prácticamente en la bancarrota. puede potenciar la presencia internacional y la capacidad negociadora de los países miembros con otras naciones. Paralelamente. que así pueden resistir mejor a sus condicionamientos. de otra forma. por el aspecto de la oferta. no sólo en su conjunto. Pero la integración no mejora sólo algunos desempeños individuales. ese proceso está lejos de proporcionar únicamente ventajas. mediante la creación de un mercado interno más extenso. bloques regionales u organismos internacionales. como los de la biotecnología y la competitividad alcanzada por muchas mercancías agroindustriales. sino también en cada uno de sus segmentos. El ejemplo más claro es lo que ocurrió en el sector automotriz. serían inviables. . Un claro ejemplo de eso es el recelo con que algunos líderes de Estados Unidos han visto la constitución del Mercosur. No obstante. Podríamos agregarle algunos productos de tecnología de punta. A partir de la constitución de ese acuerdo deberían negociar con un conjunto más o menos consolidado de naciones latinoamericanas.

así. posteriormente. afectó a plantas que se encuentran entre las de mayor tamaño y. el poderoso presidente del Citibank local. La llegada de Cavallo al Ministerio. no constituyó un hecho cotidiano más para la Fundación Mediterránea y el IEERAL: con él se produjo un alineamiento completo de las dos instituciones al nuevo . representó también un importante alivio para las empresas endeudadas. el canciller Cavallo fue adquiriendo más poder hasta conseguir ocupar la cartera económica. De ese órgano saldría el diseño del Plan Bonex. La complejidad de esa medida y la escasa participación que le cupo en su diseño a Erman González. contrariamente a lo esperado. el 28 de enero de 1991. como vicepresidente. a su vez. textil y de calzados. singular medida de punción de ahorro interno que benefició a los exhaustos cofres estatales. otrora polo de desarrollo de la industria argentina. quien supuestamente debía actuar como ministro de Economía. al mismo tiempo. En todo este proceso. entidad en la cual Felipe Murolo comenzó a actuar como director y. a una cantidad importante de pequeñas y medianas empresas de autopartes. que lo apoyaría dentro de la UIA a punto tal de enfrentarse duramente con Handley. la Fundación Mediterránea no se limitó a colocar a sus miembros en la Cancillería. también lo hizo en el Banco Central. entre otras.Además de lo ocurrido en Argentina con el sector celulósico-papelero. que representaba intereses aún más fuertes. que. demostraron la inviabilidad de mantener separados el cargo y la persona que adoptaba las decisiones importantes y. paulatinamente. más dramático aún fue el golpe producido en el sector automotriz. al cambiar deuda de corto plazo por otras de largo plazo y. Murolo contó con Héctor Massuh. Los impactos negativos también han alcanzado con singular fuerza a las industrias azucarera. Para la implementación del Plan.

con lo que la convertibilidad estaba resguardada de forma concreta. Numerosa fue también la participación en el gobierno de personas que antes habían colaborado con integrantes de la Fundación y el IEERAL. La política monetaria sería conducida con mano de hierro desde el Banco Central y se apostaron importantes nombres en todos los demás bancos oficiales. La amplitud de nombres resulta más que suficiente para revelar el hecho de que una gran cantidad de aparatos de Estado fueron “colonizados” de forma sistemática. dos de sus grifos más significativos. Como habitualmente sucedía en la Fundación Mediterránea. y. por otro lado. los gastos. De esa forma. así como otros pasaron a intervenir más activamente en política provincial y municipal. se unificaban de manera estratégica los dos flancos de la ecuación fiscal: por un lado. más allá de las precauciones legales con las cuales fue . mediante el conjunto de dependencias heredadas del antiguo Ministerio de Obras y Servicios Públicos y de la Secretaría de Seguridad Social. como lo demuestra la migración que se produjo desde el Instituto hacia posiciones de gobierno. Por primera vez. Banco Hipotecario y Banco Nacional de Desarrollo. a través de la Subsecretaría de Ingresos Públicos. la conducción económica pasó a mantener bajo una misma órbita los organismos estatales más importantes con los cuales ejecutar su programa. que por la cantidad de nombres parecía tratarse de un verdadero éxodo. lo enunciado en palabras fue refrendado con hechos. se controlaban los ingresos.conductor de la política económica y se aportaron todos los recursos posibles en apoyo de su gestión. Los hombres de la Fundación Mediterránea figuraban en los directorios del Banco Nación. tras la decisión tomada en los últimos momentos de la gestión de González de fusionar los Ministerios de Obras y Servicios Públicos y de Economía.

aliado de Cavallo. Como se puede apreciar. muchas veces. . podemos agregar que el canciller Di Tella. férrea y profunda. permitió que éste mantuviese sus operadores de segunda o tercera línea dentro del Ministerio de Relaciones Exteriores para llevar adelante sin interferencias negociaciones relativas al comercio exterior y supervisar las relaciones multilaterales con el GATT (por General Agreement on Tariffs and Trade) . dato que debemos sumar al nombramiento del capitán de la industria Vittorio Orsi en la Secretaría de Planificación de la Presidencia. no se diferenciaba demasiado entre sector público y privado. Por ejemplo. supuestamente licenciado. ya lanzado en forma independiente en la arena política. fue consecuencia de una forma de acción planificada que se realizaba en conjunto y en la cual. Esos ejemplos nos permiten ver cómo ambos ámbitos se entrecruzaban de forma extensa. usaba las instalaciones de la Fundación Mediterránea como sede partidaria. produciéndose algunas simbiosis que revelan características que pertenecen definitivamente. dadas las dificultades financieras que paradójicamente pasaba su novísimo partido. Este ascenso no fue fruto de la mera contingencia o de la simple tracción que la fuerza gravitacional de algunos de sus miembros transmitía. Cavallo continuó recibiendo su salario de director del IEERAL. cargo del cual se había alejado bastante tiempo atrás. al sistema político argentino como un todo. Después. Acción para la República. para ser equitativos. mientras actuaba como ministro de Economía. ocurrió un avance progresivo de la Fundación Mediterránea sobre órganos de gobierno y en la consideración de la sociedad.establecida. Para completar este cuadro.

de hecho. De ese modo. de las minorías activas. Sin embargo. los dos polos de la contradicción se determinan recíprocamente.Cuestión de hegemonía Aunque sea cierto en general. ha estado en constante lucha con otras. El término “minoría” no debe interpretarse apenas matemáticamente. La numeración de los votos cuantifica la hegemonía que. Mayoría y minoría expresan una relación de poder y. unos y otros se constituyen en actores políticos mediante una relación de proporción. Al ser la correlación la que determina quiénes son los dominantes y quiénes los dominados. debemos establecer aquí algunas diferencias que nos ayudan a explicar en parte las razones del aparente “desvío” teórico que la Fundación Mediterránea habría experimentado en su comportamiento. ejerce la minoría que pretende representar la totalidad de la sociedad. al encontrarse en minoría[14] y tener que enfrentar esa desventaja inicial surge la necesidad de agruparse y actuar en forma mancomunada. Una minoría es minoría en relación a un todo que incluye una mayoría que se le opone. que en determinados momentos de su historia detentaron el poder político y lo utilizaron en su beneficio. conjuntamente legitima la medición de la voluntad colectiva. que los intereses de los grupos dominantes son fáciles de organizar y pocas veces necesitan hacerlo. lo que se mide no es si la mayoría gobierna. de las élites. sino fundamentalmente la eficacia y la capacidad de expansión y persuasión de las opiniones de los pocos. perjudicando los intereses de aquella. de las vanguardias sobre las . como representante informal de una de sus fracciones. de esa manera. como opina la mayoría de los autores. Por eso. A pesar de formar parte de la clase dominante argentina. la Fundación Mediterránea.

aunque las llamadas “democracias reales” se cansen día a día de ofrecer abundantes ejemplos que lo respaldan. Para eso. de esa manera. es decir que debe hacer aparecer sus intereses como el interés general y racionalizar su sentido de orden como el único orden posible. Aunque no desterremos esa posibilidad como utopía. tiene que llevar adelante un comportamiento consistente. Este autor no fue el único que trató de formular una alegoría matemática para un problema político. Utilizando otras palabras. en el cual muchos poseen “inversiones”. tremendo sacrilegio por el cual fue duramente criticado. creemos que apenas es eso. constituyéndose como una mayoría formal (Lechner. ya que resulta mucho más simple conseguir la cohesión en la conservación del orden. antes que el cambio para la construcción de uno nuevo. Una minoría numérica puede llegar a convertirse en mayoría formal si consigue imponer su idea de orden dentro de la sociedad.mayorías. Como nuestra forma de interpretar el mundo es un conjunto de percepciones que convenientemente creemos ser la realidad. Para los empresarios cordobeses constituirse en mayoría formal y. de quien tomamos en parte las ideas anteriores. si no la totalidad. Norbert Lechner. en el cual algunas inversiones. Herbert Marcuse (1984) se atrevió a calificar la democracia como la “dictadura del número”. algunos persistirán en la creencia de que son las mayorías quienes gobiernan por intermedio de sus representantes. . alcanzar el poder representando una minoría era un objetivo bastante difícil de alcanzar. 1986). por minúsculas que sean. establece una diferencia entre la minoría numérica y la minoría que consigue presentar sus intereses como los de la mayoría.

que experimentaba un bloqueo en sus expectativas de ascenso social y que visualizaba la posibilidad de convertirse en un agente de cambio para remover esos obstáculos. Entre 1969 y 1973. la voluntad colectiva y la organización independiente para romper el orden establecido parecen no ser suficientes. En nuestro caso concreto. una organización. Aunque sean condiciones sine qua non. y organizarse como grupo independiente. distintos de los de aquellos que los dominan. en términos marxistas. . transformarse de una clase en sí en una clase para sí. su actividad consigue una racionalidad interna. proporcionaba las bases necesarias para que la ADIC consiguiese su autonomía. en el cual no constituía un dato menor el hecho de ser en gran medida producto de migración reciente.se perderían irremediablemente sin que siquiera fuesen seguras y de preferencia mayores las potenciales gratificaciones. En ese sentido. la ADIC comenzaba el camino de su emancipación al enfrentarse con la UIA y el gobierno nacional. sino también ideológica. lo que significa. La existencia de ese grupo subordinado. Al constituirse en sujeto. lo que significa construir sus propios valores. pero con un alto grado de aspiraciones. la Fundación Mediterránea debió tomar conciencia de sus propios intereses y lograr la adhesión y el apoyo de gran parte de los excluidos para elaborar un proyecto alternativo. Lechner plantea como primer paso en la transformación de una minoría en mayoría el hecho de conseguir su autonomía. Esa diferenciación resulta importante en la medida en que los grupos consigan establecer no sólo la independencia física. paso inicial dado en la defensa de sus propios intereses.

A pesar de que. los empresarios del Interior iniciaron el largo camino de la construcción de un proyecto que los representase y que se volvió. Con él haremos mención esencialmente al contexto en que una clase consigue. Dentro de las sociedades occidentales. aunque minoritario. con el paso del tiempo. Mediante la constitución de la Fundación Mediterránea. proceso a través del cual una minoría se torna representante de la mayoría. convertirlos en interés general. lo emplearemos aquí. y poseedor de una ideología que impugna parte del orden establecido que la Fundación se adjudicaba la representación de la mayoría excluida por una minoría que detentaba el poder. no es una mera casualidad que tanto la ADIC como.En consecuencia. la . posteriormente. hegemónico. según Göran Therborn. a la hora de transformar sus intereses particulares en los de la mayoría y así invocarla y representarla. el concepto de representación debe descartarse por constituir uno de los resabios de la herencia utilitaria del marxismo. Es a través de su constitución como grupo independiente. de ese modo. es decir. legitimándolos de esa manera. la Fundación Mediterránea tuviesen como preocupación central el desarrollo de un entramado ideológico con el cual contestar el orden vigente y proponer uno nuevo. con diferentes medios. La representación se entiende. razón para dedicar especial atención a la formación de equipos técnicos que los ayudaran en ese sentido. la adhesión de otros grupos para mantener o cambiar el orden vigente. como el desarrollo extensivo de un interés particular-corporativo en interés general y constituye un momento de la construcción de la hegemonía. En esa titánica tarea tuvieron que reconvertir la percepción de sus intereses particulares en los de la mayoría. aunque en sentido más amplio que el de la simple delegación en el ejercicio del poder.

de la cual algunas veces bastará la simple coincidencia en el calendario para recordarla.minoría puede recurrir a tres principios de legitimidad: la nación. ni los encontrarán. pero que son entrelazados férreamente en el devenir de su alocución. En tal sentido. construyendo. por haber vivido en tiempos diferentes. Mediante juegos de lenguaje conecta. la elección de la fecha de la fundación de Córdoba para lanzar su propia institución no es una decisión aleatoria. Ese enlace es el primer paso para defender intereses particulares. la nación es una comunidad política imaginada. el tiempo no es horizontal y en la mente de cada uno está viva la imagen de su comunidad. por intermedio del calendario. los de la fundación de Córdoba y la entidad que preside. apelando a ellos ya sea de forma aislada o conjunta. o locales en este caso. Y. No obstante. el humanismo cristiano-occidental y el saber técnico-científico. una tentativa explícita de apoderarse de los símbolos nacionales. ni siquiera oirán hablar de ellos. así. nuestro interlocutor procura introducir a la audiencia en su recurso discursivo. Desde el primer párrafo. aunque viviesen en un mismo espacio. ya que en él se encuentran presentes todos los elementos que componen esa compleja invocación. El discurso de Astori en ocasión del acto inaugural de la Fundación Mediterránea nos sirve como punto de partida para iniciar un breve diálogo entre evidencia empírica y teoría. momentos que remiten al público a tiempos diferentes. su nueva patria por adopción. Según Benedict Anderson (1989). muchos tampoco podrían encontrarse. procurando presentarlos . Un italiano habla desde una provincia del Interior y pretende interpelar a la Argentina. Esto es así porque sus miembros jamás conocerán a la mayoría de sus compatriotas.

el país tendrá que estrechar vínculos con las economías latinoamericanas.como los intereses de todos. esa condición no lo inhibía de manifestarse con sinceridad al respecto. más específicamente. En su discurso. concepto católico que funciona como refuerzo con el objetivo de mantener la esencia de la cosmovisión cristiana y el respeto por las tradiciones. como un medio apropiado para que los hombres más capaces puedan realizar sus aspiraciones y no tengan que emigrar. pero ésta no será una enunciación vaga y estática. el presidente de la Fundación Mediterránea define sus intereses generales como aquellos de un país que facilite el desarrollo armonioso de todas las regiones. En principio. el interés particular es igualado al interés nacional y. enunciada por Eric Hobsbawm (1990). en realidad resulta una apelación que se dirige al Estado. Siempre dentro del marco del “respeto a la libertad y dignidad de la persona humana”. En esa búsqueda. Para Pierre Vilar (1978) esa invocación al pueblo-nación visto desde abajo constituye el hecho de representar el interés común contra los intereses particulares y el bien común contra el privilegio. Estado y pueblo. a los intereses del pueblo argentino. No obstante. sino que mudará con el tiempo e irá ganando complejidad. Y para que eso ocurra. a través de la propiedad asociativa que se establece por medio de la relación de igualdad entre nación. La invocación a la nación puede sonar un poco extraña en boca de un hombre que había llegado de Italia a los veinticinco años y hablaba con cierta dificultad el castellano. Su meta es una nación integrada. la prosperidad y el progreso. Astori subraya la necesidad que tienen los empresarios cordobeses de vincular sus intereses particulares con el interés nacional. como el interés general. de forma tal que más que una apelación a las masas. Tener una nacionalidad no es una .

razón por la cual metáforas de parentesco han sido empleadas muchas veces para su justificación (Smith. desencadenado a fines de la década de 1960 y que con el transcurso del tiempo sería cada . 1997). lealtades y solidaridades que pueden tomar como referencia tanto la etnicidad cuanto un idioma. las diferencias étnicas funcionan tanto horizontal cuanto verticalmente y es probable que sirvan mucho más para separar estratos sociales que comunidades enteras. La importancia de ese factor como refuerzo identitario queda demostrada en el enfrentamiento entre la burguesía porteña y los empresarios cordobeses. produciendo sentimientos de lealtad igualmente sólidos y vínculos afectivos aún más fuertes. En segundo lugar. lo que no equivale a decir que sea irrelevante. En primer lugar. Las naciones son una contingencia y no una necesidad universal. a través de la relación entre madre e hijo. en la medida en que es más usada para definir “al otro” que al propio grupo (Hobsbawm. la forma “visible” de la etnicidad tiende a ser negativa. No por simple azar Astori recurre en su discurso al poderoso mito del amor materno. así. 1993. son invenciones ideológicas. ni siquiera la más importante. una religión. aunque realmente llegue a parecerlo. basadas en convicciones. 1910). La nacionalidad en el capitalismo se convierte. para referirse a los sentimientos para con la nación. la etnicidad no tiene una relación histórica crucial con las naciones modernas. son producto de la historia y se construyen sobre siglos de mixtura social y sexual de grupos. De esa forma. en la principal fuente de legitimación del orden social y de la solidaridad entre clases. 1990). La familia de la nación se encuentra por encima y hasta puede sustituir a la familia individual. un territorio o recuerdos históricos comunes (Gellner. que hacen y son hechos por los hombres. pero no es la única.característica innata del ser humano. Mill. artefactos culturales.

Los hombres de la Babel moderna hablan también diferentes lenguajes. Como lugar de la centralización es también un ambiente privilegiado para la difusión de ideas. No por casualidad. tampoco se puede tomar a la ciudad apenas dentro de sus límites. Se encuentran condenados por la narrativa original a convivir con seres aparentemente semejantes. con otras ciudades. razón por la cual. eventualmente con espacios lejanos y se presenta como la sede de un control territorial. de los acuerdos y de los antagonismos. en la cual las funciones económicas y administrativas se funden y establecen cierto equilibrio que se modifica con el paso del tiempo (Braudel. es el resultado de una íntima alianza entre ciudad. No por azar fue escogida como blanco.vez más evidente. Perrot. como en la ciudad bíblica. Como capital organiza las dominaciones. 1967. A partir de 1969. contra los cuales arremete con fuerza en una secuencia de embates. moneda y capitalismo. la lucha ideológica dentro del empresariado ganaba . Ella está en relación más o menos estrecha con el espacio que la circunda. La ciudad es una forma de comunidad guiada por principios políticos y el resultado de la lucha entre diferentes grupos. aunque con códigos lingüísticos indescifrables para aquellos que no son sus usuarios habituales (Pesavento. Junto con la necesidad de vislumbrarla más allá del ámbito puramente administrativo. 1990). del mismo modo que incuba las revoluciones. 1975). La capital moderna no es la simple sede administrativa de un país. Cavallo y los empresarios que lo patrocinan desde los inicios escogieron como sus adversarios a los empresarios de la City. la mayoría de las veces no consiguen comprenderse. La ciudad es ahora la sede del conflicto.

para mencionar apenas algunos. con la creación de la Fundación Mediterránea. En contraste.[15] Por eso. hasta que Néstor Scaraffia. Una de las hipótesis que podemos esgrimir como explicación de esos duros enfrentamientos toma en cuenta el hecho de que los integrantes del empresariado cordobés provienen casi en su totalidad de inmigración reciente y de orígenes generalmente humildes. podemos indicar que Astori adquirió mediante compra la estancia Manuel Belgrano. apenas Castro Garayzábal pertenecía a una familia tradicional de Córdoba. otro de sus miembros . la burguesía localizada en el Puerto reconoce orígenes o vinculaciones aristocráticas remotas. Pagani era hijo y hermano de italianos. En ese sentido. los empresarios cordobeses procuraban colocarse dentro de la historia. Mediante ese recurso. patrocinada por la ADIC. Diferentes fuentes de prestigio que encierran cuestiones más profundas de poder. detonada en 1972. a la patria.nuevos actores y dinámica con la creación de la Comisión de Estudios Económicos y Sociales. de manera diferente a la élite tradicional que ya tenía asegurado un sitial privilegiado. a la Argentina posee un sentido particular. que había sido fundada por los jesuitas en la época colonial y que de ahí en adelante se convirtió en la sede de todos los festejos de la Fundación Mediterránea. Dentro de sus miembros más relevantes. y que alcanza su punto álgido en 1977. al país. y Cavallo era hijo de italianos. La mayoría heredó su fortuna y pertenece o es reconocida como parte integrante por la élite tradicional desde hace mucho tiempo. la invocación a la nación. como dato superficial pero suficientemente ilustrativo. Astori y Venturi eran italianos. e incubaba una rebelión.

verdadero lugar donde habita la memoria (Nora. Como monumento. formando un nuevo mythos. Castelli.también descendiente de italianos. 1984/1993). Aunque algunos autores destacan el interés por innovaciones productivas como motivo de la primera compra. el doctor Francia. adquirió la estancia La Paz. para mencionar apenas sus personalidades más prominentes. ellos procuraban en esencia aumentar su prestigio social. los Funes. arrebatándole ese privilegio. los dioses y seres sobrenaturales de los mitos antiguos. el colegio Monserrat tiene la finalidad de perpetuar la recordación y hacer posible la vuelta al pasado. que junto a otras convivieron y luchan en este recinto por el recuerdo. en una nueva forma de Olimpo cordobés. que a su vez recubre de sacralidad a un espacio público. La compra de esos pedazos de tierra no tiene apenas la intención de adquirir un medio de producción. presente desde el lanzamiento mismo de la Fundación Mediterránea y que se advierte ya en el propio nombre. . preferentemente griegos. creemos que la ambición de esos ricos burgueses de ciudad era mayor a la de pretender heredar el rol de grandes propietarios. fueron sustituidos por versiones locales. propiedad que había pertenecido a Julio Argentino Roca. lugar por donde transitó el grueso de la aristocracia vernácula. Observemos en otra circunstancia cómo se realizaba esa conexión espacial. en el cual se encuentran lo natural y lo fabuloso. Para ese histórico momento. que por carácter transitivo confiere algo de su poder simbólico a sus nuevos propietarios. significa la toma de posesión de un espacio con historia. algunos héroes de Mayo y de las gestas de la Independencia. En ese escenario. Paso. sus promotores eligieron el Colegio Nacional de Monserrat como palco de la puesta en escena.

en los monumentos y en los recintos. Como mito. 1990. la sede de un particular humanismo conservador. se trata de una estructura narrativa que no sólo cuenta y explica. que se expresan en las imágenes urbanas. por qué no.David Miller (1997) concluye que los mitos nos proporcionan la reafirmación de que la comunidad nacional. bancas. De esa forma se entiende la necesidad del monumento ligado al mito de los orígenes o fundador. Hay metáforas visibles. orgulloso de seguir cultivando el griego y el latín. escaños y. que requiere el dominio de un código para poder ser percibida y descifrada (Mons. en la pintura. y llevan adelante un papel moralizador. Atribuir significados rituales y míticos a cosas y prácticas sociales conforma uno de los elementos esenciales de la dimensión simbólica de las imágenes. en la arquitectura. en la fotografía. Expresa conflictos. 1992). destinados a poblar cátedras. la metáfora del poder. magistraturas. en las esculturas. que encarna una continuidad real entre generaciones. como construcción de su memoria colectiva (Pesavento. A partir de la imagen de su presente. ahora está sólidamente basada en la historia. 1989). ambiciones y deseos de la especie humana. . Son una representación explícita. sino que revela y contiene otros sentidos más allá de lo que se dice. de la cual cada uno forma parte. desplegando ante nosotros las virtudes de nuestros antepasados y alentándonos a vivir de acuerdo con ellas. detrás de la cual puede ocultarse una u otra forma metafórica implícita. hasta hace poco habitado por pequeños futuros grandes hombres. Es un reducto oligárquico. hasta el propio sillón de Rivadavia. Sansot. los hombres inventan su pasado. El Monserrat se presenta así como una metáfora invisible.

1993). que construye por sí mismo esa imagen con la ayuda de su experiencia y memoria. 1993). En diferentes niveles. 1986. 1989). fuertemente penetrada por las transformaciones económicosociales que dejan sus marcas y señales. el pasado. el espacio humano es resultado de.Esa rústica metáfora espacial apela a un registro de la percepción y concepción del mundo. declinándolos a su manera. construida a partir de secuencias topográficas o temporales diferentes y de una amplitud desigual según los grupos. Para corroborar esta apreciación no podría ser más elocuente el hecho de que los tres primeros documentos elaborados por la Comisión de Estudios Económicos y Sociales tuvieran como preocupación central lo espacial: una geografía impositiva. Su imagen no depende de una concepción global a priori. Mediante ese doble enlace. forjada por el tiempo en un espacio. valores. en algunos momentos contradictorios (De Portzamparc. la relación entre los signos y aquello que representan no es unívoca y los lugares pueden estar cargados de múltiples valores. Por esta razón. un estudio sobre “La distribución del gasto público entre las provincias y la Municipalidad de Buenos Aires” y un “Proyecto de Ley de Promoción Industrial Nacional”. Marin. es parcial. . Interpela a un sujeto que no es neutro. entre el ser humano y el espacio geográfico y otro. una respuesta. las imágenes movilizan la memoria. entre los propios seres humanos. que narran una historia no verbal. por lo menos. evoca valores morales e ideológicos y es portadora de un significado que tiene la capacidad de movilizar y el poder de provocar una reacción. usos. llena de máscaras. hábitos. El diálogo con los habitantes se encuentra siempre anclado en la memoria (Querrian. Por tanto. dos conflictos: uno. creencias y deseos que se mezclan en lo cotidiano de los hombres (D’Alessio Ferrara.

Era una forma de incluirse como actores activos en la construcción de la nación con el objetivo de proyectarse en el futuro. la religión ha sido un antiguo y muy experimentado método para establecer una comunión por medio de una práctica común y de una hermandad entre personas que de otro modo tendrían poco o nada en común. Astori establece ese vínculo. la capitalista. De acuerdo con esa óptica. por tanto. a través de una vinculación que no era pasiva. razón por la cual. la burguesía. Las religiones mundiales son universales por definición y. indica que su evolución responde a un tipo de sociedad. Como observamos también para el caso del IPÊS. de forma tal que los intereses generales dentro de esa sociedad sean los intereses del capitalismo. la nación no es una categoría histórica anquilosada desde tiempos inmemoriales. no por azar. Intentaban insertarse en el pasado y recrear la propia historia. El concepto remite a una entidad sujeta a un continuo proceso de transformación en un momento dado de la humanidad. Sustentar éste en una sociedad capitalista es defender el orden capitalista. más que eso. al contrario. Así. que para mayor precisión es definido como occidental y cristiano. Esa búsqueda por un lugar en el pasado no era una forma de anclaje. pensadas para escamotear las .temporal y espacial. era una invitación a la acción. los empresarios procuraron una respuesta para darse a sí mismos y también a los otros. la apelación a “ancestros comunes” por parte de alguien que no los posee no es una actitud caprichosa y adquiere sentido si tomamos en consideración que la identificación de los intereses particulares con los generales opera como un mecanismo de construcción o mantenimiento de un orden. La historicidad de esa categoría no indica que su vigencia esté indiscerniblemente ligada a una única clase social.

aparentemente neutra. en cuanto a sus relaciones con otros actores. Sintéticamente. aquellos que lo poseen pueden abstraerse al principio de mayoría. que aún precisaba entrelazar con otros para urdir una trama que les diese sentido. Como el saber es un recurso escaso. que serán los encargados de ofrecer las soluciones. manifestó su adhesión al nuevo régimen. esa lógica y la invocación democrática fueron alternándose. Determinados asuntos son asuntos de expertos. La invocación al saber técnico-científico para poder alcanzar el ideal de interés general se torna el punto dominante en la alocución de Cavallo durante el acto inaugural de la Fundación Mediterránea. y. Mediante la invocación de las tradiciones de la cosmovisión cristiana. la mención directa a la nación como forma de legitimación está reforzada por el uso de otros recursos discursivos. tanto internos como externos. mientras al pueblo sólo le cabe adherir a ellas. en particular. Pero. políticas y de cualquier otro tipo (Hobsbawm. podemos indicar que después del golpe de Estado de 1976 la mayoría de las organizaciones empresariales no cuestionó la alteración del orden constitucional y. En nuestro caso. como lo expresó Astori en su discurso. la solución de los problemas nacionales no es algo que compete a las mayorías.diferencias étnicas. el presidente de la Fundación Mediterránea procuró encontrar puntos de contacto más allá de los estrictamente religiosos. sino a los más “capaces”. En el caso de los empresarios cordobeses. por el contrario. lingüísticas. Lejos de ser ingenua. al poco tiempo se . originando complejos procesos de adaptación. según los empresarios cordobeses estuvieran o no en el poder. está cargada de profundas connotaciones. 1990). Según esa concepción. esa invocación.

lejos de significar un elemento de disolución. los conflictos entre diferentes espacios han ganado nuevos bríos. podrían ser más fuertes que las recompensas para solidificar su unión. sino también pesares. provocaron impactos profundos en Córdoba y otras localidades del Interior. por absurdo que parezca. lejos de tener efectos uniformes para todas las regiones de Argentina. cambio de discurso que se debía a intereses más concretos o al menos era resultado de la mezcla entre intereses particulares y otros más amplios. nucleados primero en la ADIC y después a través de la Fundación Mediterránea. que. continuado tiempo después por otros miembros de la Fundación Mediterránea. los empresarios cordobeses. a través de un programa que los una y contemple en conjunto. Recientemente. Los empresarios no sólo heredaron glorias del pasado. aunque bajo otras características. Ante las políticas nacionales. que compartían con otras regiones y por los cuales debían realizar algunos sacrificios. también serían invocados en ese embate. exigiendo un esfuerzo en común para el porvenir. reaccionaron enérgicamente. Vemos manifestarse de esa manera un alejamiento en relación al gobierno. Los duelos más que los triunfos imponen deberes.fue produciendo el desencanto y el llamado a la voluntad popular vuelve a aparecer en 1979 en el discurso de Cavallo. A partir de la década de 1960. las cuales. . tanto en materia económica como de forma más general. demostrando que las luchas regionales en Argentina han estado lejos de restringirse a los clásicos enfrentamientos entre unitarios y federales que. los empresarios y técnicos cordobeses sufrieron las inclemencias de medidas económicas implementadas por las autoridades nacionales.

cuestión que los empresarios cordobeses reclamaban. propuesta por Hobsbawm. posibilitando que los aparatos estatales fuesen permeados por otros grupos. Pero. en esa nueva lucha. el dominio político y la administración sobre sus habitantes eran ejercidos en forma directa y no por sistemas intermediarios de dominación y de corporaciones autónomas. . por tanto. el aguzamiento de la lucha por el poder político entre clases e intraclase fue ganando otras formas a medida que se iban debilitando viejos mecanismos de legitimación. de manera creciente. los Estados fueron obligados a oír las opiniones de los individuos o ciudadanos. cuando se produjo una apertura en el régimen dictatorial. del progreso. muchas veces por medio de la representación electa. pues la estructura y la definición de los Estados son esencialmente territoriales. Desde el siglo XIX. Las dudas en torno de la cuestión democrática también tienen su significado. la democracia ocupa un lugar central en la problemática de los Estados-naciones. los empresarios cordobeses se olvidaron rápidamente de aquellos juveniles arranques democráticos y. Antiguamente. pero éste tiene ahora que proponer un tratamiento básicamente similar a cada una de sus regiones. bastión de la ciencia y. volvieron a emplear las armas del saber tecnocrático para llamar la atención de los gobernantes de turno.La relación de igualdad entre nación. vincula la nación al territorio. como nos revela el lugar escogido para su segundo acto de presentación al mundo exterior: nada menos que la Sociedad Científica de Buenos Aires. que ganaron voz propia. en un país que abrazó con igual pasión el positivismo y otras ortodoxias. A partir de 1981. tanto porque precisaban de su consentimiento práctico cuanto de su actividad para consolidarse. al mismo tiempo. De modo que. otro Panteón de glorias nacionales. Estado y pueblo.

producto del modo . 1990). que exigen una solidaridad basada en una cultura abstracta superior. Therborn. en cuanto que en cada nación sí existen las clases sociales con intereses antagónicos. la apelación a la nación ha sido un mecanismo útil. Ellos trabajan o juegan en íntima proximidad unos con otros. que pueden adoptar formas de regiones más o menos amplias (Hobsbawm. Los ciudadanos son ahora movilizados en defensa de la nación y un mercado. legitimarlos en un mundo cuya dominación tiene que revestir ahora la forma del consenso (Gouldner. presentar sus intereses particulares como los intereses de todos y. 1978 y 1980. 1970. en la medida que desenvuelve un principio extremamente poderoso de competitividad y protección económica. El concepto de interés nacional. en su acepción más rigurosa. como portadores de obligaciones para con el grupo. necesaria para realinear el capitalismo y el Estado bajo la forma de grandes economías nacionales. así. de esa manera.Los empresarios cordobeses y los intelectuales ligados a ellos –“orgánicos” en lenguaje gramsciano (Gramsci. se perciben cooperando para alcanzar algún fin. No obstante esa carencia de intereses nacionales abstractos y comunes a todas las clases sociales. 1979 y 1998). La formación de las naciones modernas resulta. Miliband. no omite la verdad elemental de que en una sociedad de clases el pueblo como un todo social y político homogéneo no existe. a punto tal que Miller (1997) llega a comparar las naciones con los equipos deportivos. Reconocer la división de la sociedad en clases impide de manera automática considerar la nación como un agregado cuyos componentes poseen los mismos intereses. [1949] 1987)– procuraron. capaces de crear poder suficiente para mantener y vigilar sus fronteras. a través de la invocación al saber tecnocrático.

1979a). siendo una falsa suposición que la burguesía es el sujeto de la nación. La apelación a un país integrado. a su vez. donde todos sus componentes espaciales posean las mismas oportunidades. conforme los efectos de numerosos factores. Esta visión no nos obliga a reducir la cuestión nacional a un asunto simple concerniente de manera restringida a una clase. por primera vez una organización empresarial originada fuera del área Capital pasó a conducir la política económica del país. La invocación nacional es resultado. de una proposición ética y política (Miller. tanto si nos remitimos a una interpretación marxista clásica como a la polanyiana. 1988. 2000). No obstante. nuevo relato en el cual los economistas del IEERAL fueron los encargados de hacer inteligible un proyecto que diese cuenta de ese deseo. De esa forma. Esa configuración se despliega en diferentes ritmos. es también lo que se disputa en ella para ejercer la dominación (Pereyra. Cuando Cavallo asumió el cargo en el Ministerio de Economía. adquiere más que un sentido territorial.como son establecidas las relaciones sociales de tipo capitalista en cada caso. siendo tal hecho corolario de un . y resulta evidente que en distintas circunstancias históricas el problema de la nación adopta significados diferentes para las diversas clases y sectores de la sociedad. los empresarios cordobeses pretendían descifrar y componer la historia en otras claves. la burguesía. aunque la nación no sea nada más que el espacio donde se desenvuelve la lucha de clases. Pero la heterogeneidad de los mecanismos que operan en la formación de las naciones no altera el hecho decisivo de que su configuración está íntimamente vinculada con el desarrollo de la producción capitalista de mercancías. Poulantzas. 1997). creando estructuras también diversas. que durante poco tiempo sería abrazado por el país. bastante empleada en el análisis sobre la cuestión nacional (Balakrishnan.

nuclear a su alrededor a poderosos empresarios y plasmar en hechos concretos ese ideal cargado de significado a lo largo de los años. Es en ese proceso que la Fundación Mediterránea adquiere nuevas dimensiones y transita por nuevos escenarios hasta que consigue llegar al poder de la City. A diferencia de lo que muchas veces había sucedido. En 1991. que comenzó a ser escrito en 1969 y que evolucionó a lo largo de una veintena de años. competir. la nueva narrativa tuvo que dialogar. Esos empresarios. confrontar. fueron los creadores de un nuevo texto. junto con sus técnicos. la Fundación Mediterránea alcanzó su sueño y a partir del Ministerio de Economía consiguió interpelar a la totalidad de los argentinos desde el más alto escalón del poder. luchar y. su caballito de batalla. mientras hundía sus raíces en el mapa nacional. Profundas transformaciones se llevaron adelante. fue capaz de reclutar o formar una enorme cantidad de cuadros técnicos con los cuales disputó primero y condujo después la política económica del país. aunque no necesariamente unánimes. aunque muchas de las medidas adoptadas no fuesen nuevas. a su vez. y con una escasa impugnación efectiva hasta 1996. la Fundación Mediterránea con sede inicialmente en Córdoba tuvo que llevar adelante una amplia expansión por las principales regiones del país. 1998). algunas veces. momento en que . De este modo. surgió una organización que. profundas diferencias con otras entidades empresariales similares que tienen asiento en Buenos Aires y que nunca permitieron demasiada ingerencia de sus pares del Interior en sus asuntos. Éste se revestía de profundo sentido simbólico y marcaba.lento proceso y no la iniciativa aislada de un individuo. ésta no era una mera reproducción textual. Además de tornar claro lo inextricable. de la realidad del país. especialmente la convertibilidad. reducir la disonancia de una diversidad de textos para que no se ladrasen unos a los otros (Ricœur. Para que eso fuese posible.

Últimamente parece estrecharse la brecha entre aquellos que disponen de ese saber y aquellos que no lo poseen. concibiéndola como un proceso impulsado por imperativos técnicos. a pesar de ser innovadora. 1986. Aquella puede apelar a éste porque ha atomizado a la mayoría y. ese proceso fue observado por Max Weber. se impone un determinado orden de dominación. en el cual los intelectuales actúan como agentes de la circulación de las nociones comunes que constituyen el sistema capitalista. por la cual la minoría se postula como representante de la mayoría es consecuencia y. ya que los medios son fijados por la burocracia. proposiciones y reglas muchas veces inaccesibles para los profanos (Therborn. de manera contraria a lo sustentado por los precursores del liberalismo ingenuo. En ese sentido. restringiendo y protegiendo el discurso mediante su organización como disciplina en un campo institucionalizado de enunciados. Chomsky. métodos. a su vez. justificación de determinada forma de organización social. justifica el poder en sus manos (Lechner. Tiempo atrás.se inició la lucha una vez más y el texto urdido por la Fundación comenzó a ser sustituido por otros. quien mediante el concepto de “racionalización” (Weber. pero sus objetivos quedan en manos de la élite política y económica. 1946 y [1922] 1987) interpretó el desarrollo de la sociedad capitalista. la razón es reducida a una racionalidad técnica que se refiere a la elección correcta entre estrategias alternativas y a la . su visión dejó de percibir el poder de la apariencia de racionalidad. 1984). pero no se trata de un hecho nuevo. La invocación al saber técnico-científico. Según esta concepción. así. autores como Marcuse ([1964] 1984) y Jürgen Habermas (1990) han levantado la sospecha de que a través de esa lógica supuestamente imparcial. aunque no de modo independiente. 1998).

El dominio de un discurso científico se convierte en un recurso de poder y un factor significativo en la elección de aquellos que comandarán los destinos políticos. por consiguiente. pero también se precisa subrayar el contexto en la cual ellas son adoptadas. 1984). 1989). amparada en la apariencia de independencia que le es conferida por la autoridad de la ciencia (Bourdieu. llevando adelante un proceso de exclusión de aquellas alternativas que no corresponden al patrón vigente (Lechner. Malloy. sirve de legitimación. Una vez que la necesidad técnica fue aceptada. 1988. de forma tal que sobre el sentido común se instala el saber de la “élite” científico-tecnológica que pretende representar la modernización. De ese modo. por sí solo muy importantes. Con la complejización de las políticas económicas. 1986). inclusive de diferentes áreas de conocimiento y actuación en la esfera estatal. De ninguna manera eso equivale a concluir que se puede descuidar el análisis de las propias medidas. . 1989). la ideología de la igualdad de oportunidades permite hacer del “saber superior” un bien escaso y.utilización adecuada de los medios bajo metas fijadas en una situación predeterminada dentro de un orden. tanto por el reconocimiento cuanto por los recursos (Abbott. esa problemática fue extraída progresivamente del ámbito político y pasó a ser colocada en el académico. el comportamiento de los expertos se torna monopólico y lucha contra las otras lógicas de pensamiento. 1989). El saber tecnocrático pasa a ser atributo de una minoría. un recurso de y del poder (Chomsky. El nuevo elitismo se legitima apelando a la “desigualdad natural” entre los individuos bajo las mismas condiciones. 2000) y el dominio discursivo (Coats. Aunque ése sea apenas un discurso entre tantos. restringiendo su acceso y posibilidades de legitimación (Majone.

y apela a esa supuesta verdad objetiva para sustraerse al principio de mayoría. El poder determinar la realidad implica también tener la iniciativa a la hora de definir el consenso (Lechner. aunque esté lejos de asemejarse al orden absoluto. la exhortación tecnocrática es un llamado al consenso. sino su conocimiento más calificado. invocar el orden es invocar también al desorden. intrínsecamente. la resistencia. en la cual no existe tiempo ni espacio fuera de ella. nunca a través de su cambio (Therborn. las decisiones políticas incumben casi exclusivamente a la élite tecnocrática. y de Cavallo en Harvard. ya que ese poder coagulado en orden representa. la realización óptima de un interés determinado–. “Los efectos estangflacionarios de las políticas monetarias de estabilización” (1977).Justificado el saber tecnocrático como tarea de una élite. sino bajo el statu quo. Así. 1986). puede legitimarse la minoría como representante de la mayoría y una vez reducida la política a problemas técnicos –es decir. Una vez ordenada la realidad. El representante no invoca ya la voluntad colectiva. “Un análisis dinámico de equilibrio general de la concentración regional” (1975). Aunque sea uno entre tantos. una relación contradictoria. Como tal. únicamente caos. se invita a todos a estar conformes con ella. El problema de la minoría radica en invocar el orden existente . si bien en dicha negociación se puede conceder a gran parte de los que quedan fuera la graciosa posibilidad de participar en su formulación mediante un agregado en el discurso. nos dan una señal clara para seguir el origen de algunas de las ideas más importantes posteriormente aplicadas. el orden se presenta como una fortaleza encerrada en sí misma. Es un asunto de “expertos”. Por ejemplo. quienes recurren a él no lo hacen a partir de los diferentes intereses en pugna. 1998). el título de la tesis de Dadone en Chicago. Aunque éste sea permanentemente dinámico.

La aceptación del orden establecido termina siendo visualizada por la mayoría como la afirmación de su supervivencia física (Lechner. en tal sentido. que no proponemos por azar.“por encima” de los conflictos sociales. Mientras tanto. Se trata de vincular la mayoría al orden. La estabilidad funciona perfectamente como un ejemplo. sino en conjunto con los demás. aun así. por lo que es posible articularlos en un único objetivo. dispuesta a defender sus inversiones. esa invocación fue dirigida de forma particular hacia los individuos que ocupaban determinados lugares dentro . El desafío consiste en interpretar la realidad como un progreso infinito y. a su vez. 1986). Eso supone que el orden instaurado por la fuerza puede ser “racionalizado” con algún signo positivo. sin ser necesario para ello un consentimiento activo. la minoría no puede imponer sus reivindicaciones sectoriales de manera aislada. de forma tal que. De todos modos. se sacraliza como “el” orden. en el caso de la Fundación Mediterránea. 1998). En ese esquema. tiene que ofrecer una idea general del proceso social. exponer la conservación del orden como la forma de solucionar las contradicciones sociales (Therborn. asegurar y valorar las pequeñas inversiones cotidianas de la mayoría. A pesar de estar dirigida a todos los miembros de la sociedad. cada uno no vale por sí solo. el orden capitalista. defienda el poder de la minoría. el orden instaurado por la minoría consistente tiene que ser respaldado por la voluntad mayoritaria. siquiera ilusorio. un tipo de concepción de mundo que integre los diferentes intereses particulares. mantener el orden. La minoría consistente tiene que fomentar. Pero lo que es un determinado orden social. inclusive por los grupos económicamente desposeídos y políticamente excluidos. basta la lealtad pasiva.

Sus concepciones chocaban con algunas ideas dominantes de la época. Aunque es necesario destacar que las medidas adoptadas gozaban de amplia prédica tanto en la comunidad nacional cuanto internacional por medio de lo que John Williamson enunció bajo la denominación de “Consenso de Washington”. sino los problemas mismos. determinando no sólo la óptica desde donde ellos las abordaban. Ello no era por completo necesario. ya que su punto de partida estaba inscripto en la ideología que dialécticamente había moldeado a empresarios e investigadores. el partido político que se les opuso en aquellla oportunidad. Es posible que esa operatoria peculiar no haya sido planeada de manera consciente ni que tampoco haya sido fruto de una acción premeditada. el trayecto a recorrer en ese proceso era extenso y las situaciones no siempre les fueron propicias. utilizando idénticas estrategias.del aparato estatal. La comunidad intelectual y algunos gobiernos comenzaron a . consiguió disciplinar a sus legisladores y votar una importante cantidad de leyes impulsadas por hombres de la Fundación Mediterránea. pero que pretendía aparecer como el único posible. con un resultado que no les fue favorable. como demuestra la discusión del proyecto de ley de promoción industrial dentro del Parlamento. el organismo intentó persuadirlos para que tomasen decisiones en un determinado sentido. aunque no descartamos que tal situación pueda haber ocurrido. condicionando desde el inicio las visiones que adoptaban acerca de temas particulares. veinte años después. De ahí la preocupación que la ADIC y la Fundación prestaron a la producción y edición de numerosas investigaciones. Con todo. que eran completamente ajenas a sus tradiciones. Sin embargo. Cuando la ADIC inició los primeros pasos encontró un límite rápido. que estaba condicionado de antemano por el punto de partida. Mediante los distintos estudios que elaboraban.

no podían ser consideradas totalmente originales. fue intentada sin éxito durante el período en que González estuvo al frente del Ministerio de Economía. más por su naturaleza conjetural al momento de su aplicación que por las intenciones y pautas emanadas de los organismos económicos internacionales.delinear o aceptar como necesarias para el mundo y. tanto político cuanto académico en torno de un conjunto de políticas económicas consideradas saludables por los sectores dominantes y que paulatinamente comenzaron a ser compartidas por los grupos subalternos. Cavallo la hizo posible en 1991. Si establecemos una brecha entre modelo y políticas económicas concretas. a lo largo de todo ese período. una audaz propuesta de “autoatamiento”. sino que habrían evolucionado conjuntamente y. que causaría dudas hasta al mismísimo Ulises. No obstante. se fue elaborando un consenso. sino que alcanzó otras esferas. por fin. Ese consenso no se redujo a las políticas de tipo económico. Específicamente podemos hacer referencia al establecimiento de la convertibilidad monetaria. para América Latina un cúmulo de acciones que no resultaban ahora de la total imposición desde algún centro externo. podremos observar que éstas mantuvieron diferentes grados de autonomía. entre las cuales la convertibilidad y subsidiaridad del Estado serían las más importantes. cuyos orígenes algunos remontan a 1988 (Camou. tal vez algo intuitivo. 1997). entonces impensadas y hasta . hasta que. De modo que. Esa propuesta. en particular. políticas e ideológicas. que pasó a constituir el eje del nuevo programa. su forma de implementación manifiesta una resolución que en muchos casos excedía los principios enunciados. para no hablar de los simples mortales directores de organismos financieros internacionales. por consiguiente.

se torna más difícil rastrear las huellas de las ideas utilizadas por los actores implicados en el momento de su formulación. en el cual el núcleo central está compuesto por las ideas de orden. sustentadas por aquellos que dominan. ideas-intereses . no hacemos mención a un bloque monolítico de opiniones rigurosamente unificadas. transmitidas en forma vertical desde los centros de poder y aceptadas con pasividad por aquellos que nada tuvieron que ver con su elaboración. Muchos de ellos habían permanecido por prolongado tiempo en universidades de Estados Unidos u otros centros académicos internacionales en actividades que excedían la bucólica contemplación del paisaje. Cuando nos referimos a consenso. De cualquier modo. cabe resaltar que nos encontramos ante un proceso y. creemos que por estas latitudes estamos bastante lejos de ese conjunto homogéneo de ideas y deberíamos relativizar la caracterización endógena que algunos atribuyen a determinadas políticas económicas públicas promovidas en los últimos años. en su constitución. y Edwards. escrito poco antes de la llegada de Menem a la Presidencia y aún más distante del nombramiento de Cavallo en el Ministerio de Economía. Allí. pero que también incorpora al grueso.ahora escasamente estudiadas. un conocido de Cavallo. por tanto. de los dominados. en un artículo de junio de 1989. Hablamos de un conjunto más o menos homogéneo de ideas resultantes de un intenso proceso de intercambio de diferentes visiones. aunque marginal. a través de su participación. él no resulta el único factor en juego y debemos entonces considerar otros elementos. Aunque podamos radicar claramente en el país el origen de la aplicación de tales políticas. como revelan las conclusiones de Dornbusch. hecho que ocurriría recién a comienzos de 1991. sino la totalidad. Sin dejar de considerar la importancia del espacio donde ellas se producen.

De todos modos. bajo ningún punto de vista neutrales. en las cuales plácidamente nos abocamos a ver el árbol y no el bosque. También en los múltiples y sutiles mecanismos con los que se condicionan los trabajos de investigación a la hora de encontrar financiamiento. sino percibir algunas consecuencias de posiciones extremas. De esa forma. Pero nuestra idea no procura deslegitimar in totum el microanálisis. es posible considerar hoy la “independencia” intelectual casi como una ficción. empresarios. carentes de todo contexto. técnicos y especialistas. operadores financieros y funcionarios de organismos multilaterales. Esa apreciación encuentra amplio sustento en la conocida y teorizada forma en que las universidades seleccionan y cooptan a los individuos. formados aquí y allá.fueron permeadas profundamente por determinadas ópticas. entre las ideas-intereses de políticos. lo relativamente cierto es que un grupo de empresarios. esto es. en ese . sin entrar en una visión demasiado pesimista de las cosas ni olvidar que por suerte aún subsiste uno que otro audaz Quijote enfrentando molinos de viento. que pueden ir desde la más grosera impugnación de algunos marcos teóricos caídos en desgracia hasta el más aparentemente ingenuo recorte del objeto de estudio que fragmenta en demasía el análisis social y forma microrregiones aisladas. Más allá de esas consideraciones. aunque bajo el ropaje de total independencia en nombre de la ciencia. pasando por la imposición de innumerables requisitos burocráticos. como elaboración de papers y llenado de incontables formularios que consumen nuestro tiempo y desvían nuestra atención de los problemas relevantes frente a la más urgente y vital de las preocupaciones. encontrar el sustento diario. permitiendo la implementación-aceptación de reformas económicas que en otras manos y bajo otros métodos quizá no hubiesen sido factibles. actuaron a modo de enlace o como intermediarios.

Arcor S. I. C. quien propuso por primera vez tal metodología fue Dadone en su tesis doctoral de 1975.. en la Universidad de Brown. Esa expresión sería nuevamente empleada por Cavallo. consistente en el pago de una remuneración menor. A... Franco Hnos. L. (LIA Galletitas). Delta S. [5] Acerca de la particular forma de socialización de los tecnócratas pertenecientes a organismos internacionales ver Corvalán. C. en la Universidad de Yale.. F. A. I. Carlos Sánchez. Roberto Domenech. A. A. y Edmundo del Valle Soria. Lara-Gas S. entre ellas. en términos gramscianos. Ideal S. A. en la Universidad de Stanford. un proyecto hegemónico.. [7] Dentro del grupo que constituyó posteriormente el IEERAL. I.. [2] Beneficio concedido a los industriales que invertían en determinadas provincias. Francisco di Loro S. I. I. La Industrial Alimenticia S. Cova S. Astori Estructuras S. en febrero de 1991 (Novedades Económicas. [8] Aceitera General Deheza S.. A. [3] Astori falleció el 8 de julio de 1990 y Pagani el 29 de diciembre del mismo año. A. S. 2005. concluyendo su debacle en las postrimerías del fatídico año 2001.. F. por breves momentos. Córdoba. Industria Metalúrgica Ferroni S.. Georgalos Hnos. Carlos Mainero y Cía.. Corradi S. ya ministro. nº 122. A. A. C. I. A.. en la Universidad de Harvard. F. es decir que logró construir. A. I. José Llenes S. A.. [6] Gramsci ([1949] 1998) indica como central el problema de esta coincidencia. Fundimec S. C. R. febrero de 1991). I. Forjestamp S. I. que a partir de 1996 comenzó a desmoronarse. Expreso Maipú S. I. A. en el Williams College. I. C.. en el Centro de Investigaciones y Enseñanza de Estadísticas (CIENES) de Chile. Amalio Humberto Petrei y Aldo Dadone. A. y Sachs. C. aproximadamente en un 10%.. A. C. la minoría representada por los industriales cordobeses consiguió. Horacio Palmieri. F. Metalúrgica . A. C. I. A.. Cive S. Notas [1] Costo decreciente de las tarifas de acuerdo con la distancia recorrida. A. C. [4] Entre los miembros del IEERAL que hicieron cursos de posgrado en el exterior podemos mencionar a Aldo Arnaudo. en la Universidad del Estado de Michigan. constituirse en mayoría y situar sus visiones y problemas particulares como visiones y problemas de todos. en la Universidad de Chicago.. Carlos Vido Kesman y Héctor Montero. en un discurso ante los socios de la Fundación Mediterránea. A.. en la Universidad de Vanderbilt. A. S.. Carlos Givogri. C. de los salarios del convenio metalúrgico. 2002. F. Domingo Cavallo. I. F. C. I. A.lapso.

. que el grupo con orígenes en Italia se encontraba en proceso de nacionalización en el período considerado. A. basta mencionar que entre los profesores de Cavallo en la Universidad de Harvard encontramos a Paul Samuelson. dado. A. [14] La temática de las minorías ha sido abordada en amplia escala. Lechner. [9] Los libros aludidos son los de autoría de Cavallo. tanto el grupo Macri (Socma) cuanto Techint (Rocca) fueron considerados empresas transnacionales diversificadas y/o integradas. Éste sugestivamente publicado por la misma editorial utilizada por FIEL. [15] Un trabajo pionero acerca de las diferencias de esos tipos de prestigio lo constituye la obra de Imaz. [11] Llach llegó a ser ministro de Educación del presidente De la Rúa y Sánchez fue el virtual viceministro de Economía de Menem. 1964. I. A. 1995. 1999. A. Stanley Fisher. Sandrín Hnos. S. C. siendo escasos los trabajos desde esa óptica centrados en las opresoras. y Venturi Hnos. S. ocupó la presidencia del Banco Mundial y la Subsecretaría del Tesoro de Estados Unidos. A. Cavallo y Zapata. y ha tenido trato personal.. 1986. y. Para obtener un panorama de algunas inconsistencias teóricas y cambios en la política monetaria durante el primer peronismo. aun sin poseer el paquete mayoritario de las acciones. quien. Khumeth Arrow y Martin Felstein. ver Bhabha. 1986.. pero enfocada particularmente en las oprimidas. con David Mulford. Rudiger Dornbusch y Yair Mundlak. entre otros cargos. 2001.. en el segundo. el grado de ingerencia del cual disponían firmas extranjeras en el control de las empresas más importantes. Tortone S. entre otros cargos. C. Trabajó también con Richard Musgrave. y Cavallo. [10] Para dar cuenta de esas relaciones.Magnano S. F. en el segundo. I. ver Gilbert y Rougier. [13] Las deficiencias conceptuales en las políticas económicas de los partidos populistas en Vilas. En el primero caso. F. al punto de compartir varias temporadas de vacaciones. 1984 y 1989. [12] Aunque constituya una cuestión polémica. en el primer caso. 1989. Domenech y Mundlak. secundando a Cavallo. A. Tubos Trans Electric S.. Palmar S.

sino la transparencia del conjunto. de la medida con que muchos crédulamente intentan mensurarla. y no de un problema. La interrelación entre las diferentes esferas es mucho más compleja y escapa. se ocupa de problemas. de forma semejante al dilema bíblico. social y económica en el abordaje de tres estudios de caso constituyó el eje de nuestro trabajo. terminaría por descaracterizar el problema y no contentaría a ninguna de sus matrices generadoras. por suerte. Nuestra intención fue pensar cómo se produce esa relación en circunstancias concretas. En los casos analizados. la superestructura no se reduce apenas a un mero epifenómeno de la base y tampoco constituye una dimensión indeterminada. no describir los procesos como meramente determinados por la infraestructura económico-social. . A nuestra gramática le falta transparencia en el todo. No se trata de perseguir ante todo la exactitud y claridad absoluta. Ludwig Wittgenstein ([1953] 1988) La búsqueda de relaciones entre las esferas política. aunque desde una óptica de clase. pues ese arreglo aparentemente simple.7 | Tras nuevos horizontes Porque la filosofía quiere crear claridad mediante la descripción. la capacidad de ver interrelaciones. cuestión que no puede ser resuelta con la salomónica solución de darle un valor intermedio.

en última instancia. al uso de la fuerza para restablecerlo. En consecuencia. Respecto de nuestras constataciones iniciales. Por esa época. la perspectiva de abordaje que adoptamos puede provocar innumerables inconvenientes. en la primera mitad de la de 1960 desencadenó profundas transformaciones en las economías brasileña y argentina. los conflictos sociales tomaron un renovado vigor y excedieron sus marcos respectivos. sobre todo. muchos de ellos aún no resueltos del todo. que alteraron algunas de sus tendencias anteriores en cuanto a la matriz productiva. y no como mera justificación. estableciéndose a nivel político nacional de forma más o menos generalizada. Con el aumento de la competencia y los conflictos entre clases e intraclase. Pero. lo que dio lugar a una redistribución de sus pesos económico. ya que el control de la clase dominante fue contestado. Se constituye así lo que calificamos como una crisis de hegemonía.Por ese motivo. Esto provocó la desestructuración de antiguos actores económicos y el surgimiento de otros nuevos. sin que la vía del consenso le permitiera a aquella mantenerlo. demostramos cómo la crisis del modelo sustitutivo hacia el final de la década de 1950 y. por otro lado. La riqueza de esa perspectiva compensa el desafío. las élites tuvieron que organizarse mejor para enfrentar los desafíos que las . por lo que debió recurrir. es probable que hayamos propuesto más interrogantes que los que pudimos resolver. pensamos que tal es el sentido más importante de cualquier tentativa de comprender algo de la realidad. permitiendo hacer conexiones entre hechos aparentemente desligados que adquieren una dimensión más rica si se los comprende en conjunto. social y político.

La organización de las entidades no es previa. Para conseguir adecuar sus estructuras. a organizarse de manera más sólida para confrontarlos.nuevas circunstancias les presentaban. los empresarios crearían otras nuevas. difícil de adaptar para alcanzar los nuevos objetivos. Entre los inconvenientes a encarar pueden destacarse la mayor exposición pública y una menor cohesión ideológica. ya que aquellas demostraban cierta rigidez. Además de reforzar algunas de las organizaciones corporativas de viejo cuño. derivada. siendo el reclutamiento. en parte. de divisiones internas y la alta intromisión por parte del Estado. que los sectores de la clase dominante tuvieron la necesidad de participar más directamente en la lucha política. las nuevas organizaciones tendieron . la construcción discursiva y un nuevo repertorio de acciones los pilares en los cuales radicó su fortaleza. sino un hecho posterior al aumento de los conflictos sociales en el ámbito de la sociedad civil y con el Estado. con estructuras más apropiadas para la lucha ideológica. reposicionamiento que llevó a otros sectores. Esas entidades se constituirían en una respuesta más que en una anticipación frente a tales comportamientos. Para ello precisaron estructuras organizacionales más sólidas con las cuales poder intervenir convenientemente. incluidos aquellos con mayor potencialidad de presión. Afirmación que consideramos haber comprobado para los tres casos analizados. Los actores con menor potencial de presión individual se vieron en la necesidad de estructurarse más fuertemente para compensar su menor capacidad de negociación. Con base en esas constataciones generales enunciamos. como primera hipótesis de este trabajo.

si bien con algunas pocas excepciones. incluyendo las más moderadas promovidas por el Instituto. el IPÊS y FIEL presentaron una amplitud mayor. Constatamos también que las fracciones de clase estaban representadas de manera diferente dentro de esas organizaciones. con características que correspondiesen a grupos más o menos definidos. desde el primer momento. mientras que los miembros de la Fundación Mediterránea ingresaron en ella después. lo que produjo un cambio considerable de perfil tanto de la propia institución cuanto de sus miembros entre un extremo y otro de su transcurso histórico. Además. que en el caso brasileño apenas dejó fuera los intereses de las oligarquías agropecuarias. La forma de tratar con los sectores y las cuestiones agrarias surge como otro elemento importante en la comparación de las tres instituciones. en el momento de las respectivas constituciones. En ese sentido. En otras palabras.a reclutar una cantidad importante –para los parámetros de las clases dominantes– de miembros. a la clase dominante. opuestas a iniciativas modernizantes. aunque no del todo. su propia heterogeneidad. FIEL. en parte como resultado del proceso social en el cual estaban inmersos. otros integrantes de la clase dominante fueron reclutados por esta última entidad a medida que ascendía socialmente. se percibe que tanto los miembros del Instituto de Pesquisas Econômicas e Sociais (IPÊS) cuanto los de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) pertenecían. se proponían agrupar miembros que poseyesen alguna homogeneidad previa. que podrían aflorar más tarde. con el fin de representar en parte. pero respetando ciertas diferencias internas. La Fundación Mediterránea. mientras que. por ejemplo. se enorgullecía de incluir en su núcleo sólo dirigentes que formaban parte de la fracción industrial. tomó opción preferencial por los sectores .

por los estatutos. mientras que la Fundación Mediterránea. los cuales. aunque terminó venciendo la primera.dominantes en el campo. como lo demuestra que una de sus cuatro corporaciones fundadoras fuese la Sociedad Rural Argentina. En cambio. se . impulsadas. a no ser por algunas industrias que hicieron eslabonamientos con la producción primaria. el IPÊS resolvió tomar partido en las disputas internas del sector. inclinándose por los intereses modernizadores en el campo en contraposición a los tradicionales. La relación entre capital nacional y extranjero también fue una de las diferencias importantes entre los casos. principalmente. por autoridades estadounidenses como forma de prevención al avance de posiciones más radicales y para liberar factores de la producción. las propuestas del IPÊS para el sector agrario estaban lejos de ser totalmente innovadoras. restringió su intervención a esas dos categorías y cerró su acceso al grupo de socios fundadores. aun habiendo permitido la participación de esas empresas como socios activos y adherentes. cuyos técnicos presentaron propuestas de reforma agraria un tanto osadas para el medio empresarial y condujeron varios órganos estatales encargados de implementarlas. Sin embargo. Esta opción apareció más claramente en la regional carioca y sufrió mayor resistencia en la paulista. De esa forma. Tanto el IPÊS como FIEL mantuvieron una elevada participación en su cuadro societario de empresas y representantes del capital extranjero. y las temáticas vinculadas al sector despertaron poco interés entre sus intelectuales. lo que constituyó su punto débil cuando le tocó asumir cargos de conducción en el Estado. Pero en el caso de la Fundación Mediterránea casi no se registran socios representativos de ese tipo de actividad. tienen el poder de conducir la entidad. Experiencias similares de transformaciones por lo alto ocurrieron en otros países capitalistas. profundizando el desarrollo del capitalismo en el campo.

fue la Unión Industrial Argentina la que se alejó de sus compromisos anteriores y no a la inversa. Esa diferencia puede estar . en representación de sectores o individualmente.puede percibir tanto el tenor ideológico que los miembros fundadores querían imbuir a la entidad. en el de FIEL. en el caso del IPÊS. fue otra de las características comunes. aunque el caso brasileño haya sido sin dudas el más destacado. De hecho. Es importante destacar que las divergencias de FIEL en relación a la organización de cúpula del sector industrial se manifestaron en momentos en que su fracción más concentrada perdió el comando de la entidad corporativa. circunstancia que provocó. La participación de militares. y de la industria. representar el conjunto de la gran burguesía y enfrentar el conflicto social. representantes del sector de la actividad agropecuaria. las empresas que integraron en un principio la Fundación Mediterránea eran pequeñas y medianas industrias que sufrían la competencia del capital transnacional y asociado. una reacomodación de sus posiciones ideológicas. En cambio. en el momento en que comenzaba su expansión introdujeron algunas salvaguardas en sus estatutos para garantizarse la retención del control interno. La organización se había fundado precisamente para oponerse a los privilegios concedidos a esos grupos. a saber. que probablemente los afligían. De esa forma. concomitantemente. ya que congregaban a representantes de la élite empresarial y sus objetivos eran diferentes. Así. sabiéndose más débiles que ellos. aunque pudiesen surgir desavenencias particulares con algunas de sus fracciones. cuanto ciertos temores no declarados en público. las otras dos entidades no se preocupaban por esa cuestión.

los militares argentinos estuvieron más alejados de las empresas.asociada tanto al propio carácter de las empresas cuanto de los militares en Brasil y Argentina. Esa forma diferente de desarrollo estatal entre Brasil y Argentina marcó . se trataba más como si fuese una cuestión de soberanía que de desarrollo nacional. esta característica resultaría potenciada y hasta institucionalizada con la creación de la Escola Superior de Guerra. Debido a tradiciones diferentes. y terminaron perdiendo siempre en las disputas de largo plazo contra los primeros. En Brasil. en particular con aquellas encarnadas por la Fundación Mediterránea. se otorgaba a cada uno de esos agentes papeles relevantes en el desarrollo económico nacional. lo que posibilitó una profunda imbricación entre los intereses de la burguesía local con los del Estado y los de las Fuerzas Armadas. En el caso brasileño observamos que los gobiernos impulsaron una fuerte interacción estratégica entre sectores civiles y militares. que sólo era posible mediante un esfuerzo conjunto. Esa característica fue reforzada por las divisiones existentes en las propias Fuerzas Armadas argentinas y las relaciones de los empresarios con sus diferentes líneas internas. se relacionaba de forma estrecha con los “señores de la guerra”. Éstos tendieron tardíamente a establecer alianzas más sólidas y estructuradas con otras fracciones representativas del capital. aquellos que hacían carrera al frente de organismos y empresas estatales. Aunque bajo su comando estuvieran empresas estatales de porte y el complejo industrial-militar funcionara con mayor autonomía. representada por FIEL. y al mismo tiempo eran perceptibles ciertos roces con los “burócratas”. De esa forma. militares con mando de tropa y mayor poder en la estructura jerárquica. y su cúpula no manifestó una conciencia desarrollista semejante a la brasileña. excepto en casos aislados. La alta burguesía.

generacionales. esa participación no era horizontal. una pirámide cuya cúpula tendía a perpetuarse en el comando de las instituciones y que podía mantenerse aun cuando la base comenzara a derrumbarse. Los “padres fundadores” se manifiestan artífices e impulsores iniciales de las respectivas organizaciones y a su alrededor se nuclea un puñado de hombres que cristalizará en un cuerpo dirigente extremadamente estable. reclutada meritocráticamente y con mayor permanencia en los cargos. las organizaciones no progresaron con sólo cooptar una cantidad apreciable de miembros. que se tradujeron en una mayor capacidad administrativa y una menor dependencia de la provisión y las intromisiones externas. La característica de una dirigencia establecida por períodos prolongados está lejos de restringirse a las organizaciones aquí estudiadas. de poder económico y de prestigio social. una vez alejado el peligro inminente que los había compelido a participar en forma más activa. de tipo familiar. para escapar de compromisos colectivos con el objetivo de minimizar sus inversiones en ese tipo de acción. Se establecía. No obstante. así como con aparatos estatales más amplios y coherentes. entonces. El papel desempeñado por minorías activas dentro de las instituciones resulta otra de las características comunes. como una forma de sobreponerse a la inclinación por maximizar ganancias individuales. étnicas.otra de las características distintivas. Existían distintos tipos de compromisos. en sentido amplio. los cuales podían respetar escalas jerárquicas anteriores. Por otro lado. Obedece a un fenómeno muy difundido que Robert Michels formula teóricamente como la . ya que le permitió al primero contar con una burocracia más vasta. Debían también hacerlos partícipes de sus actividades.

aunque esas minorías sean importantes a la hora de consolidar la estructura de una organización. hubo algunas incorporaciones puntuales que le permitieron hacer transformaciones menores en la estructura con el propósito de adecuarla a los cambios ocurridos en el escenario empresarial y político. en gran medida. 1996). aunque en su mayor parte conducidos por una tríada dirigente. Esa dificultad se reveló fatal en el caso del IPÊS. En su vida como institución existen períodos extensos de relativa calma organizacional intercalados por cortes abruptos. a las exigencias que les demandaba cada período por el cual atravesaba. provocado tanto por la escisión de las seccionales.“ley de hierro de la oligarquía” (Michels. al respecto. su cúpula demostró. con el paso del tiempo pueden transformarse en estorbos que dificultan su renovación y adecuación a los nuevos tiempos. El comportamiento de la Fundación Mediterránea. así como las de sus miembros y dirigentes. Según la concepción de este autor. ya que su cuerpo dirigen te se mostró incapaz de adecuarse a la nueva realidad y tampoco experimentó variaciones significativas en su composición. En el caso de FIEL. . osificándola. cuanto por el recorte de organismos internos. cuyo comportamiento empresarial y asociativo fue bastante versátil. Prácticamente. De esa forma. la mayor parte de las modificaciones estructurales que se produjeron en la entidad no obedeció a razones de crecimiento sino de achicamiento. si bien el perfil de las nuevas afiliaciones mantenía características básicamente similares con aquel establecido inicialmente. ser capaz de adecuar sus características. así como reposiciones naturales en su cuadro societario. resulta bastante particular.

El especialista se convirtió en un elemento clave que fue sustituyendo al burócrata tradicional.No obstante. ya que la misma se especializó a tales niveles que demandaba la participación de personal bien específico. estas entidades utilizaron en su forma de actuar un nuevo repertorio de acciones que su carácter más privado y la mayor homogeneidad ideológica entre los asociados permitían. tenían objetivos definidos que implicaban el desarrollo de diversas actividades para su consecución. la construcción de un discurso más o menos homogéneo que legitimase las pretensiones de grupo sería una de sus tareas primordiales. Mediante ese mecanismo. Por eso. Las entidades corporativas tampoco eran adecuadas para ese fin. los empresarios podían presentar sus intereses particulares como si fuesen de interés general. debemos señalar que esas organizaciones no se constituyeron apenas por el placer de estar juntos. justificándolos y posibilitando una construcción hegemónica. los tecnócratas pasaron a ocupar un lugar central en la elaboración del discurso y hasta de ciertas prácticas políticas cotidianas. A diferencia de las organizaciones corporativas de viejo cuño. como el conflicto ideológico se convirtió en uno de los frentes de batalla más importantes. porque estaba capacitado para traducir los intereses y deseos de los empresarios como enunciados . aunque la cuestión de la estructuración sea importante. Sin embargo. Las organizaciones tomaron la lucha ideológica como un aspecto central de la confrontación social y pasaron a pensarse como un baluarte en ese sentido. la producción de conocimiento no fue una tarea simple. ya que se encontraban presas de conflictos internos e identificadas con la defensa de intereses particulares. En ese sentido. Dicha necesidad era consecuencia de las dificultades de los empresarios para realizar por sí mismos una tarea de ese tipo.

en la cual cada uno interviene poniendo a disposición de la organización su capital disponible. en las tres entidades se da una interrelación simbiótica entre empresarios e intelectuales. con avances y retrocesos. FIEL y la Fundación Mediterránea contrataron personal recién formado e invirtieron fuertemente en su capacitación. se vinculó a intelectuales consagrados. en cuya búsqueda pueden establecerse al menos dos períodos: el primero se caracterizó por la construcción de un discurso amplio. De este modo podemos entender mejor algunos sucesos que por separado no poseen el mismo sentido. Como todo proceso. posibilitando el acceso a cursos de posgrado en el exterior. encontrarles un marco de legitimidad. Así. en el que se imbricaban diferentes fuentes de legitimación. pero con un norte claramente definido. esa construcción ideológica fue difícil. se percibe que la construcción discursiva y las prácticas políticas por parte de esos institutos de investigación no constituyen algo aislado.científicamente aceptados y. usufructuando sus capacidades técnicas sin realizar ningún esfuerzo en su perfeccionamiento individual. por ejemplo. con múltiples interacciones que la refuerzan. De este modo. el segundo aparece dominado por el discurso racionalista. así como asumir. que dispensaba otras fuentes de legitimación. en caso necesario. El IPÊS. La defensa de la propiedad privada está inserta en la custodia de la cultura nacional de carácter occidental y . en clave economicista. como. Sin embargo. la participación de la Iglesia en actividades de instituciones como el IPÊS y la Fundación Mediterránea. su implementación. por su parte. se advierte una diferencia importante entre los casos nacionales. aunque no encontremos algo parecido para FIEL. sino que se encuentran incluidas en una construcción mucho más amplia. De forma general. de ese modo.

sea de forma expresa. autoproclamadas mayoritarias en Brasil y Argentina. la vertiente conservadora católica mantuvo relaciones fluidas con este tipo de organizaciones y participó activamente de la vida política como propaladora de ideas favorables a un orden capitalista con tono más humanitario. como forma de contención del comunismo. como en el caso de la Fundación Mediterránea. esos dos recursos de legitimación irían diluyéndose con el paso de los años. los intereses particulares podían ser presentados como el interés general.cristiano. inclusive alentando y legitimando los golpes de Estado. se limitaba hábilmente algún tipo de aspereza que pudiese surgir en ese sentido y se mantenía abierta la posibilidad de recibir y dar colaboración a ambos lados. Ella sirve como gigantesco paraguas que puede abrigar tanto las variantes católicas. Resulta interesante observar también que la invocación cristiana no incluye ningún otro calificativo que haga alusión a las distintas vertientes en las que esta religión milenaria se encuentra dividida. De esa forma. En contrapartida. de fundamentos ateos e internacionalistas. No obstante. como en el del IPÊS. o tácita. sea por la sustitución por otros discursos o el paulatino distanciamiento evidenciado por parte de la jerarquía de la Iglesia católica . por oposición al comunismo. predominantes en Estados Unidos y otros países capitalistas avanzados. Unida a la apelación a las tradiciones cristianas estuvo la invocación a la nación. Mediante este recurso discursivo. quimera inalcanzable que funcionaba perfectamente como la principal fuente de legitimación del orden social y de solidaridad entre las clases. cuanto las protestantes.

el papel desempeñado por agencias gubernamentales de Estados Unidos y hasta fundaciones norteamericanas que funcionaban como aparatos cuasi estatales.en relación a los gobiernos autoritarios y las políticas económicas que sustentaban. demandó el desarrollo de complejos modelos que necesitaban personal técnico especializado para su elaboración. con la figura de David Rockefeller en un primer plano. el lenguaje de los economistas ganó sustento propio. prescindiendo de otros discursos que lo legitimasen. como promotoras de muchas iniciativas y en el apoyo ideológico y financiero a instituciones entre las que el IPÊS y FIEL aparecen claramente favorecidas. al paso que los países y sus élites tecnocráticas eran sometidos a exhaustivos monitoreos y tácticas de disciplinamiento para ingresar a. que una vez más requerían economistas que los interpretasen adecuadamente. en la de 1990. tendencia que no era sólo latinoamericana. determinados programas. posiblemente alentadas por el temor de que la Revolución Cubana se diseminase por todo el subcontinente. ya que catapultó al centro de la escena teorías monetaristas con elaborados modelos matemáticos. o mantenerse en. los entramados de las finanzas y agencias de cooperación internacionales se tornaban cada vez más complejos. por lo tanto. que pregonaba la utilización del gasto estatal como vehículo para manipular el desempeño de las economías nacionales. ya que pudimos percibir que las actividades de ese tipo de organizaciones son bastante numerosas durante la década de 1960. Ni siquiera el fracaso del Estado de Bienestar en los años setenta significó un retroceso en esa tendencia. es posible hacer algunos agregados al respecto. En la década de 1980 y. con mayor fuerza. Aunque con restricciones. . Por su parte. No es extraño. Sobresalen las de la embajada estadounidense y las del Council for Latin America. La adopción del keynesianismo.

en particular norteamericanas. principalmente por parte del IPÊS. esa tendencia no apareció con igual fuerza. La asistencia pasó a ser ofrecida por parte de varios fondos de financiamiento con una apariencia más neutra o de organismos de financiamiento internacional. la reconstitución del consenso. los golpes militares. requeriría nuevas formas de control mediante la construcción de vínculos que asegurasen su fidelidad y frenasen posibles aires de libertad. esos impulsos decrecieron de modo paulatino. aunque no la fuerza de su acción invisible. tanto en relación a FIEL cuanto con la Fundación Mediterránea. Una función semejante pasó a desempeñar el tránsito rutinario por universidades extranjeras. Es así como el Banco Mundial (BIRF) y el Fondo Monetario Internacional pasan a tener una mayor ingerencia en la vida interna de los países en desarrollo. que despuntó claramente para el caso argentino ya en la década de 1970. En el caso del IPÊS. La preocupación de mantener en secreto determinadas actividades. Al principio. en los cuales la presencia visible del coloso del norte se diluye. a partir de la Trilateral Comission. por el uso de la fuerza. Este cambio de estrategia obedecería al hecho de que el compromiso de una ayuda directa dejaba demasiadas evidencias que podrían ser usadas por grupos opositores para alentar aún más el sentimiento antinorteamericano. alejaron esa posibilidad. y que se intensificó de manera notable en la década de 1980. nos demuestra las exigencias de ese particular ejercicio del poder que utilizaba mecanismos más sutiles y que . cuando el propio Rockefeller impulsó la reestructuración del Banco. fundamentalmente a partir de 1969. para el final de la década. a largo plazo. No obstante.Sin embargo. La emergencia de una tecnocracia con orígenes sociales diferentes de los de la clase dominante instalaría un nuevo problema.

aunque peligrosa. Si la historia quiere explicar un número significativo de fenómenos. Por esta razón. debido a la falta de registros. en el mejor de los casos. lejos de amedrentarnos. además de tener que operar con un objeto de por sí confuso. fue preciso someter siempre tales fuentes a una rigurosa crítica heurística. en subjetiva. poseen consistencia objetiva. no puede prescindir del estudio de las acciones “secretas”. Por un lado. funcionaron como estímulo para encontrar instrumentos apropiados que nos . En síntesis. que se torna. a pesar de la gran oportunidad que representan. A lo largo de este trabajo observamos el fenómeno de la opacidad expresarse en innumerables indicadores que. No obstante. se limita a realizar análisis panorámicos que apenas muestran aquellos comportamientos que afloran a la superficie. a su vez. Esos fenómenos de opacidad observados tienen un doble origen. dejando fuera los que hierven bajo la epidermis de una sociedad en continuo proceso de cambio y reposicionamiento ante las nuevas realidades. discursos. y en el caso de hallarlas. dado que tampoco contamos con otras herramientas capaces de analizarlos. debemos hacerlo sin instrumental adecuado. sobre todo en relación a la existencia de fuentes.nos enfrentan con la cuestión de la opacidad de nuestro objeto de estudio. constituyéndose más en trampas que en atajos para la investigación. Sin embargo. uno de los problemas más difíciles de encarar. es claro que un análisis desde la óptica del actor puede brindarnos una perspectiva bastante fructífera. éstas siempre están permeadas por la óptica del actor. entrevistas o memorias. la mayor parte de los abordajes no ha alcanzado a penetrar esos dominios y. Para los asuntos mantenidos en secreto no es usual encontrar acciones objetivadas en documentos.

nos sirviesen como un cantero de ideas según el método hermenéutico (Abbagnano. En la más básica rutina del trabajo empírico introdujimos en el análisis las relaciones cotidianas. transitando por caminos un tanto complicados. ellos sirvieron como indicios que orientaban nuestra vista en determinada dirección. Ante esas barreras. la pregunta que siempre nos hacíamos se puede resumir en el dilema de tener que escoger entre renunciar a toda posibilidad de estudiar el fenómeno o buscar caminos alternativos.guiasen en la penumbra. aunque con escaso sustento empírico. Tales circunstancias nos obligaron a reestablecer constantemente las distintas alternativas que elaborábamos para hacer frente al problema de la recolección de datos. someternos al rigor de las notas al pie o despreocuparnos un poco de ellas e intentar alcanzar otra visión. razón por la cual necesitamos realizar una amplia investigación. De las consideraciones anteriores no se puede deducir que para enfrentar la opacidad aceptásemos de manera acrítica cualquier versión o dato errático que cayese en nuestras manos: antes que confirmaciones. a veces de forma un tanto embrionaria. En otras palabras. La investigación no se restringió a los hechos estrictamente documentados y . Nuestras elucubraciones se centraban en dirimir el conflicto que se nos presentaba acerca de la validez que podíamos dar a nuestras respuestas. sabíamos algo pero nos era imposible avalarlo empíricamente con la rigurosidad demandada por el método científico. 1972). los pequeños contactos más que los grandes acuerdos. debido al hecho de que los datos se encontraban atomizados en innumerables fuentes y algunos inclusive eran guardados de forma celosa sólo en la memoria de los actores. muchas veces. ya que. utilizando datos que.

una “privatización” de las instituciones estatales. casi literalmente. Como segunda hipótesis indicamos que. Los centros de investigación estudiados no eran contrarios a los regímenes democráticos. su oposición se centraba en las variantes populistas. una vez que. bajo su control. a las que consideraban una degeneración del sistema democrático. al cual se defendía y hasta alentaba. sino los efectos que ésta provocaba. en momentos de aumento de la confrontación entre diferentes actores sociales. el aliento a golpes de Estado y la provisión de miembros directivos o técnicos para ocupar puestos importantes. liderado por alguno de esos institutos. reorganizaba o intentaba reorganizar el Estado y. las tensiones. Aunque apoyasen invariablemente los golpes militares y muchos de sus miembros estuviesen vinculados con ellos. depurado. fueron canalizadas en lo político a través de medios directos de acción sobre los aparatos de Estado. produciendo. que incluyeron cargos de ministros y funcionarios de relevancia en las carteras del área económica y en los directorios de las principales empresas y bancos estatales. Una de las consecuencias más importantes de la acción de los centros fue la colonización de diversos aparatos de Estado. .buscó analizar también circunstancias que no se limitaban a su sentido literal. la utilización del Parlamento –cuando funcionaba–. Quiere decir que la forma en que se ejercía la representación política no era el problema principal. recomponer su propia posición. después de traducidas ideológicamente. El bloque de poder. hallamos como los más comunes la participación directa en la lucha electoral en períodos democráticos. pasaba a servir sus intereses. Entre dichos medios.

con rencillas entre la seccional paulista y carioca. 2000). La lucha entre grupos podía llevar a una colonización parcial y simultánea de los aparatos estatales. capaz de producir efectos reales sin gasto aparente de energía (Bourdieu. circunstancia que exacerbaba el combate. en el cual el IPÊS alcanzó rápidamente la hegemonía en el momento de ocupar los cargos de las áreas económica y conexas. una conflictiva convivencia. las diferencias podían instalarse en el seno del propio Instituto. disimuladas y transfiguradas.Esa situación manifiesta el predominio de un determinado mecanismo de control de las decisiones estatales. en la práctica. Pero muchas veces podía existir cierta incoherencia en el mantenimiento de las alianzas en un mismo intervalo temporal. asegurando la transubstanciación de las relaciones de fuerza y la transformación de la violencia que encerraban objetivamente en poder simbólico. La dificultad en obtener un control absoluto se explica por el hecho de que dirigir algunos de esos órganos tenía un interés especial. con el paso del tiempo y en la medida en que las tensiones enunciadas disminuyesen. en el cual diferentes grupos. ya que se podía transformar en importante contrapeso de otros que caían en manos de grupos rivales. imponiendo. se apropiaban sucesivamente de los aparatos estatales. y sólo en condiciones particulares una ocupación hegemónica. Tal comportamiento se dio en particular en Argentina y fue diferente del caso brasileño. Sin embargo. las actividades de las clases dominantes “convertidas en Estado” volvían a estar encubiertas. . Finalmente. que basaban su poder en la defensa de intereses materiales-ideológicos. aunque tal vez sea prematuro aventurar una opinión de ese tipo. debido a lo embrionario de nuestros conocimientos.

así. Esta circunstancia nos podría explicar la supervivencia por más tiempo del IPÊS/GB en relación al IPÊS/SP. consecuente de la anterior. es igualmente cierto que aún existían conflictos importantes dentro de la sociedad. que. condujo al fortalecimiento de la burguesía. como intentamos probar con la explicitación de las diferencias entre FIEL y la Fundación Mediterránea e. en ciclos que se prolongan hasta la actualidad. Esta última hipótesis fue la de más difícil demostración y debimos admitir la necesidad de introducir una mayor complejidad a fin de poder responder a nuestro interrogante con un poco más de exactitud.Sustentamos. inclusive. como hipótesis contrafactual. liderada de manera incontestable por el ala paulista–. que de forma preeminente el control de los aparatos de Estado tendería a realizarse a través de maneras indirectas. tendencia que se torna más evidente para el caso brasileño y que en el argentino fue interrumpida varias veces. Los empresarios canalizan nuevamente su acción por la vía de las organizaciones corporativas. Aunque sea verdad que el IPÊS entró en crisis en 1967 –momento en que la economía brasileña ingresaba por las vías que irían a desembocar en el “milagro económico”. con las divergencias que se dieron . sobre todo aquellos que se expresaban al interior de las clases dominantes. tanto por gobiernos autoritarios cuanto democráticos. Dicho comportamiento se asemeja más a lo ocurrido en Argentina de lo que acreditábamos en un principio. a su vez. volviendo su comando a manos de políticos dichos profesionales o burócratas con vinculaciones menos directas. En este país también la burguesía pasó a gozar de un amplio dominio a partir de 1976 y los conflictos más relevantes en el ámbito de la contienda ideológica por determinar políticas económicas se corrieron de la lucha entre las clases a una mayor disputa intraclase.

que amenazaban las posiciones de los grupos que les darían vida. El IPÊS entró en decadencia poco después de alcanzar su objetivo más importante. la producción ideológica fue severamente limitada entre 1966 y 1967. a pesar de los esfuerzos de los dirigentes. En relación a este punto se establece una de las diferencias más visibles entre el caso brasileño y los argentinos. con la creación de una estructura que fuese capaz de sustituirlo cuando comenzase a flaquear. FIEL y la Fundación Mediterránea consiguieron sobreponerse a numerosas dificultades y estabilizaron una estructura organizacional por un período más prolongado. A partir de entonces decrecía el reclutamiento de nuevos miembros y recursos. Así. encontrando nuevos objetivos a perseguir. no alcanzaban a compensar a los que se alejaban por cuestiones de orden natural. La decadencia se producía cuando se alcanzaban los objetivos de las entidades y no se los sustituía por otros que mantuviesen el potencial de convocatoria. como muertes y jubilaciones. y que la tendencia general sería disminuir su compromiso colectivo a medida que las tensiones se disipasen. desgaste o colisión de intereses. Queda claro que el impulso para su surgimiento provenía de los conflictos existentes en la sociedad. En el caso del IPÊS. que. por lo que encontró enormes dificultades para competir de forma exitosa con otros centros de .dentro de ambas instituciones. La respuesta para ese contraste en el tiempo de vida de los institutos se debe más a diferencias observadas en el interior de los mismos que a condicionantes externos. excepto en cuestiones aisladas. las razones del mayor o menor éxito en la supervivencia de esas instituciones se dieron por la forma en que supieron aprovechar el impulso inicial.

A diferencia de lo ocurrido con el IPÊS. No contaba. A diferencia de los empresarios. para ello. consideramos que la posibilidad de cristalizar una estructura interna más autónoma por parte de los intelectuales agrupados en las organizaciones mencionadas sería la razón fundamental para explicar el fenómeno de supervivencia. que partían hacia cargos oficiales. Mediante esa interpretación. unas pocas y disputadísimas vacantes en instituciones económicas internacionales y algunos otros centros de investigación con orientaciones ideológicas no del todo convergentes y que seguramente exigirían la renuncia a determinadas posiciones. incidió para que los institutos mantuviesen su aliento tras el impulso inicial y destruyesen o debilitasen organismos estatales competidores en el momento que pasaban a ocupar cargos oficiales como forma de garantizar su reproducción. constituían alternativas que aconsejaban adoptar estrategias de sucesión antes que subversión. que para su existencia personal podían prescindir tranquilamente de los institutos. mediante nuevas cooptaciones o la formación de nuevos cuadros. ya que sus posibilidades por fuera de ellas eran bastante limitadas: las universidades locales. que pagaban bajísimos salarios. los intelectuales de FIEL y la Fundación Mediterránea debían hacer mayores inversiones en el éxito de las organizaciones que los patrocinaban. los intelectuales tenían motivos materiales más concretos para garantizar su funcionamiento. con una dirección especializada que definiese estrategias adecuadas y no consiguió sustituir a sus intelectuales más importantes.investigación. La tendencia de otorgar a los economistas lugares más destacados se . En los casos argentinos. la emergencia de una estructura jerárquica separada. necesarios en una política de más largo plazo. compuesta exclusivamente por intelectuales.

tiene un significado especial. que. además de actuar como legitimadores. en virtud de su ascenso en el gobierno y la red de relaciones interestatales. El dominio de esos recursos sirve también de estímulo para que los . de manera tal que pasen a depender de ellos. al cumplir con el ritual correcto de nombrar a prestigiosos economistas para redactar los nuevos programas y formular las disculpas por el fracaso de los anteriores. Una vez que la necesidad técnica ha sido aceptada. lejos de restringirse a un mero dato. puede servir de justificación para prácticas promovidas con otros propósitos y alcanzar otras áreas de interés. No obstante. pues la lengua es uno de los tipos de lenguaje que construye ideología. los economistas tratan de redefinir también ámbitos de otras agencias gubernamentales. El habla profesional de los economistas pasa a constituir una nueva lengua franca. En ese contexto toma otra dimensión el conocimiento del idioma. la propensión de transferir a los poseedores de conocimientos técnicos las responsabilidades sobre problemas difíciles de resolver se vuelve altamente institucionalizada. los expertos. A medida que se hacen fuertes. El lenguaje de un imperio y el de la ciencia han atravesado fronteras a lo largo de un vasto territorio. se curvan frente a la importancia retórica del discurso de los expertos. se encuentran también en condiciones de definir las propias realidades políticas. De este modo. en conjunción con el inglés. Los gobiernos. transformados en los guardianes que influyen sobre el destino de los recursos. se ha convertido en el latín transnacional de nuestro tiempo. que.comprueba también en diferentes países y tiene que ver con que el análisis económico posee un papel significativo en la búsqueda de soluciones de los problemas técnicos de los Estados y en la elaboración de sus políticas por medio de un lenguaje que les confiere legitimidad.

y a promover . periódicos o suplementos. apelando al cine. y alcanzar a un público más amplio. sus trayectorias pueden estar. en los cuales la dimensión académica es la fuente más importante de prestigio. En esa dirección corre la predilección de las organizaciones estudiadas de publicar una enorme cantidad de textos. demostrando la necesidad de construir un consenso. Mediante la difusión de materiales impresos. determinadas por intereses particulares. aunque la elección se oriente por patrones intelectuales. especialmente con la complejización del diseño y la instrumentación de las políticas públicas. revela la profundidad del conflicto social y hasta qué punto era necesario comprometerse en el embate político ante la variedad de los frentes de batalla. Se trata de una diferencia que no ha sido marcada sólo por inclinaciones particulares de los institutos. y de hecho lo están. en todo caso. revistas. El IPÊS iría más lejos en esa dirección. Aunque ése no era su único propósito: al objetivar las ideas. las ideas se pueden esparcir considerablemente en el espacio y en el tiempo. y los expertos se vean a sí mismos al servicio de la racionalidad o la eficiencia. la radio y la televisión para alcanzar a las grandes masas. el texto impreso les confiere verosimilitud y las legitima. Pero. libros. que requieren equipos articulados y no apenas de individuos aislados. como panfletos.contactos y valores profesionales se conviertan en un factor significativo en la elección de las personas que adoptan las decisiones políticas. Esa circunstancia también llevaría de forma común a las tres entidades a preocuparse por la temática educativa como un todo. aun durante regímenes autoritarios. pues reconoce la importancia en esa tarea que los recursos audiovisuales adquirieron en el mundo moderno y los emplea sistemáticamente. presentados en diferentes formatos.

pudimos. preferimos pasar por eclécticos antes que por reduccionistas (Hirschman. Así. en los cuales a menudo se confunden impurezas con viscosidades. de vez en cuando. en parte. según Walter Benjamin (1987). con frecuencia. los problemas por resolver eran muchos y nuestro deambular teórico resultó fruto. develar lo oculto e invisible. tal vez hayamos conseguido aportar nuevas luces al estudio de fenómenos que están lejos de restringirse a un único ámbito. nos obligaba a aferrarnos a maderámenes dispersos y. En la conjunción de conceptos de distintas disciplinas y hasta cosmovisiones que apenas en apariencia podrían considerarse enfrentadas. Optando por relatar no sólo lo obvio.estudios y propuestas de reformulación de los sistemas de enseñanza en sentido amplio. deslindar matices e iluminar algunos puntos de oscuridad. Adoptando esa perspectiva. por consiguiente. como a náufragos. poco aptos para mantenernos en una clara línea de flote. de sí mismas. lo dicho por los documentos. ya que. tal vez como forma de garantizar la reproducción ampliada de las sociedades y. muchas veces por pruritos totalmente extraños a la “ciencia”. situación que hacía imprescindible abandonarlos a veces con el objetivo de encontrar otros que gozasen de mejores condiciones para esta particular lucha por la supervivencia. alcanzar lo inaccesible. Como vemos. encontramos algunas herramientas para poder transparentar la opacidad. Difícil alternativa en la cual. únicamente cuando estamos bien embadurnados con el objeto de estudio nos tornamos imbatibles. . componiendo una gramática que da cuenta de los nexos. renunciamos al miedo de “contaminar” el objeto con nuestra “subjetividad” y elegimos una visión más comprometida. 1985a). de esa cruda realidad que. como Hirschman.

1972. . ¿Quién es quién? Los dueños del poder económico en la Argentina. Abramo. Miguel. Abbott.Bibliografía Abbagnano. 1991. Nicola. 1988. Andrew. 1889-1989. A ordem do progresso: cem anos de política econômica republicana. Eduardo y Khavisse. 1999. Basualdo. São Paulo: Companhia das Letras. Diccionario de filosofía. Buenos Aires: Editora 12. 1989. Abeles Martín y Schorr. Acevedo. Universidad Nacional del Comahue. Rio de Janeiro: Campus. The system of professions: an essay on the division of expert labor. Chicago: University of Chicago Press. VII Jornadas Interescuelas-Departamentos de Historia. Martín. La Habana: Instituto Cubano del Libro. Cláudio. Marcelo de Paiva. Manuel. “Privatizaciones y hegemonía en los noventa”. A regra do jogo: o jornalismo e a ética do marceneiro. Neuquén. Abreu. 1988.

Los casos argentino y brasilero”. 1990. nº 263. 1979. Alliance without allies: the mythology of progress in Latin America. . La relación entre las organizaciones empresarias con regímenes políticos de América Latina. 17-45. Laura. y Smith. Carlos H. Carlos H. en Boletín Informativo Techint. 1988. 355-389. ¿Qué pasó con el Plan Austral?”. en: Boletín Informativo Techint. La nueva matriz política argentina. nº 255. Alberti. 1984. “Intereses industriales y gobernabilidad democrática en la Argentina”. Alves. Carlos H. Maria Helena Moreira. William. 19641984. 1990. São Paulo: Brasiliense. nº 235. 1984. “La economía política del ajuste estructural: la lógica de apoyo y oposición a las reformas neoliberales”. Victor. 33-52. 1995. “Empresarios y política. Alves. Laura y Acuña. pp. “Empresarios y política. Estado e oposição no Brasil. História oral: a experiência do CPDOC. Acuña. Alba. pp.Acuña. pp. en: Desarrollo Económico. Acuña. Giorgio. Nueva York: Frederick A. 1965. Buenos Aires: Nueva Visión. A Igreja e a política no Brasil. ——— (comp. pp. vol. Los empresarios y sus organizaciones. nº 141. y Golbert. Golbert. Praeger Publishers. Rio de Janeiro: FGV. 77-123. 36.. Márcio Moreira. Verena. Alberti.. Petrópolis: Vozes. Carlos H. en Boletín Informativo Techint.). 1996.

). Propaganda e cinema a serviço do golpe: 19621964. Encontros com a Civilização Brasileira. Asborno. Grupos económicos y Estado. Buenos Aires. Zylda M. pp. Gopal (org. América Latina contemporânea: desafios e perspectivas. 2000. Benedict. Ênio y otros (orgs. Basualdo. Rio de Janeiro: Contraponto. G. Luiz Alberto Moniz. 1988. Balakrishnan. Presença dos Estados Unidos no Brasil: Dois séculos de história. “El Mercosur: ¿una salida posible a la crisis de las economías nacionales de Argentina y Brasil?”. en Dayrel. “Perspectivas no estudo do populismo brasileiro”. Bajo. 1979. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. 1973. (coords. Eduardo M. y Khavisse. El nuevo poder económico en la Argentina de los años 80.). vol. Andrade. São Paulo: Edusp. Buenos Aires: Hyspamérica. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. 1996. Martín. Eliane y Iokoi. Rio de Janeiro: Mauad/FAPERJ. Regis de Castro. Miguel. Denise. Bandeira.Anderson.). Rio de Janeiro: Expressâo e Cultura. 41-86. en Silveira. Nação e consciência nacional. 2001. Um mapa da questão nacional. Azpiazu. Daniel. 7. 1988. Eduardo. . Assis. São Paulo: Ática. 1989.

Discursos interrumpidos. Historia de empresas. As lutas sociais no Brasil (1961-1964). Basualdo. Rio de Janeiro: Paz e Terra. O Governo Kubitschek. 1987. vol V. Beltrán. Benjamin. Rio de Janeiro: Revan. ———. Aproximaciones historiográficas y problemas en debate. “El proceso de industrialización en la Argentina: viejas y nuevas controversias”. pp. año V. 1998. O governo João Goulart. Estado y promoción industrial en la Argentina. y Azpiazu. Gastón. . séptima edición revisada y ampliada. 2003. Walter. ———. Maria Victoria de Mesquita. pp. nº 8. María Inés (estudio preliminar y selección). 1993. ———. Universidad de Buenos Aires. 179-200. Desenvolvimento econômico e estabilidade política. 1979. Barbero. 131-144. “Treinta años de estudios sobre la historia de empresas en la Argentina”. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. 1956-1961. Brasilia: Editora UnB. “Las reformas neoliberales en Argentina. Cara y contracara de los grupos económicos. Benevides. los empresarios y los intelectuales en el proceso de cambio”. tesis de maestría. As lutas sociais no Brasil (1961-1964). O governo João Goulart. 2001. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. El papel del Estado. 1995. Daniel. en Ciclos. Madrid: Taurus.———. Buenos Aires: Cántaro. en Anuario IEHS. 1989. 1978. Eduardo M. n° 13.

Fuchs. Bloch. Buenos Aires: Editorial de Belgrano. Peter y Luckmann. Estabililización macroeconómica. Buenos Aires. Homi K. Buenos Aires: Amorrortu. Thomas. Jorge M. Ciro Flamarion y Pérez Brignoli. Paris: SEVPEN. Blondel. Marc. Bisang. O local da cultura.Berger. Roberto. nº 127. en Mélanges historiques. Belo Horizonte: Editora UFMG. en Revue Internationale de Politique Comparée. 1992. pp. 16-40. Michel. 1994. ———. Bergès. La construcción social de la realidad. Bruselas. Jean. en: Katz. vol. Peter. “Le conflicts paradigmatiques de la comparaison”. Los empresarios y la democracia en la Argentina: conflictos y coincidencias. (ed. 2001. “Pour une histoire comparée des sociétés européennes”. 1994.. 375-478. “Perfil tecno-productivo de los grupos económicos en la industria argentina”. Birle. México: Secretaría de Educación Pública. Roberto. en Desarrollo Económico. “Internacionalización de empresas industriales argentinas”. 1997. 1968. 1. Bisang. Héctor. nº 1. Bhabha. “El método comparativo en la historia”. vol. “Plaidoyer por une conception œcuménique de . [1928] 1963.). 111-132. pp. 1976. Buenos Aires: CEPAL/IDRC-Alianza. Perspectivas de la historia contemporánea. Bernardo. 1996. 32. pp. en: Cardoso. Mariana y Kosacoff. reforma estructural y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90.

1967. Porto Alegre. Fernand. Boschi. Bruselas. Pierre. Diccionario de política. París: Colin. Arnaldo y Minsburg. Nicola. Buenos Aires: Eudeba. Rio de Janeiro: Rio Fundo Editora. Bulmer-Thomas. poder e silêncio”. Buenos Aires: Letra Buena. Intelectuales. Bocco. Madrid: Alianza Editorial. Civilisation matérielle et capitalisme. Brzezinski. 1978.l’analyse politique comparée”. política y poder. México: Siglo XXI. “Golbery. nº 1. Braudel. Norberto y Matteucci. en: Coojornal. septiembre. 1991. Privatizaciones y reestructuración del Estado y la sociedad (del plan Pinedo a los Alzogaray).). 1998. Naum (comps. Zbigniew. Elmar. Bourdieu. 5-18. . El gran tablero. pp. 1970. ———. La supremacía estadounidense y sus imperativos. 1991. 2000. Barcelona: Paidós. Corporativismo e desigualdade. A construção do espaço público no Brasil. Bones. en: Revue Internationale de Politique Comparée. 1988. La historia y las ciencias sociales. La historia económica de América latina desde la Independencia.). Renato (org. vol. 1985. México: Fondo de Cultura Económica. Bobbio. Víctor. 1.

2004a. S. pp. “Os usos da História Oral e da História de Vida: trabalhando com elites políticas”. Tucumán. 1997. La década de los 80 en Latinoamérica. Movimientos sociales y política. Cardoso. Buenos Aires: Centro de Estudios para el Proyecto Nacional. George. Estado y empresarios farmacéuticos”. Antonio. “Las élites empresariales en América Latina”. Élites y desarrollo en América Latina. (comps.Bush. Fernando. 27 nº 1. . 2004. Camou. pp. 1985. “Iniciativa para las Américas”. México: Siglo XXI. Calderón. 1995.). 219-312. discurso del 27 de junio de 1990. Capelletti.. Beatriz. A. E. Canelo. “De cómo las ideas tienen consecuencias. Buenos Aires: Paidós. vol. Alicia Mónica y Pfeiffer. FLACSO México. 1984. 21-22. Campins. en: Lipset. Fernando H. Camargo. La concertación en la Argentina: antecedentes y experiencias. “La política contra la economía: los elencos militares frente al plan económico de Martínez de Hoz durante el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1981)”. tesis de doctorado. 1967. Analistas simbólicos y usinas de pensamiento en la elaboración de la política económica argentina (1983-1995)”. pp. “Mercado. Ana Teresa. 105-124. y Soler. 1999. XVII Jornadas de Historia Económica. M. en: Pucciarelli. Aspásia. Paula. en: Dados.

São Paulo: DIFEL. Carvalho. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. pp. Castro. ———. “El perfil de los grandes agentes económicos en la Argentina de los años ochenta.———. en: Pucciarelli. Empresariado nacional y cambios sociales. Castell. O Estado Novo: 1937-1945. José Murilo de. Francisco Eduardo Pires. Antônio Barros de y Souza. 2004a. 1985. Buenos Aires: Anteo. A Terceira República: 1937-1945. Cidadania no Brasil: o longo caminho. 2001. Empresário industrial e desenvolvimento econômico no Brasil. 2004a. 1985. São Paulo: DIFEL. São Paulo: DIFEL. San Martín de los Andes: Educo Editorial. 1976. A . 2004b. 1972. “Gestión económica liberal-corporativa y transformaciones en el interior de los grandes agentes económicos de la Argentina durante la última dictadura militar”. en: Programa XIX Jornadas de Historia Económica. Edgar. 173-218. Un análisis de las transformaciones en la conformación estructural y en las dinámicas de expansión registradas en el interior de la cúpula empresaria”. Ana María. Carone. ———. Castellani. La acción de las entidades de la pequeña y mediana empresa y de las cooperativas frente al privilegio. A formação das Almas. O imaginário da República no Brasil. São Paulo: Companhia das Letras. 1990. ———. 1976. Pablo.

. Domingo.). Buenos Aires: Sudamericana-Planeta. leituras”. ———.. Schmitter. Economía en tiempos de crisis. ———. 200-250. 1995. El peso de la verdad. tesis de doctorado. 1986. Domingo. 1992. en: O’Donnell. 1989. El desafío federal. Buenos Aires: Sudamericana-Planeta. Cavallo.). 1984. vol. A nova história cultural. São Paulo: Martins Fontes. Volver a crecer. 1984. Laurence (comps. impressão. 1977. en: González Casanova. Chartier. en: Hunt. Juan A. Pablo (coord. Cavarozzi. Philippe C. La Argentina que no pudo ser. Buenos Aires: Sudamericana. ———. Roger. pp. México: Siglo XXI. Buenos Aires: Paidós. Guillermo. “Peronismo. Yair. 4. Domingo y Zapata. 37-78. pp. 2. 1989. “Los efectos estangflacionarios de las políticas monetarias de estabilización”. Harvard University. Cavallo. y Whitehead. 1989. Lynn. “Textos. Cavallo. vol. 211-238. Domenech. Buenos Aires: Planeta. pp.economia brasileira em marcha forçada. Transiciones desde un gobierno autoritario: América Latina. Historia del movimiento obrero en América Latina. Buenos Aires: Manantial. Rio de Janeiro: Paz e Terra. ———. “Los ciclos políticos en la Argentina desde 1955”. sindicatos y política en la Argentina (1943-1981)”. Marcelo. Roberto y Mundlak.

———. 1989. o terço e o livro: catolicismo conservador e ação política na conjuntura do golpe de 1964”. Alfred W. Coats. Noam. São Paulo. Codato. Toulouse: Privat. Chassagne. The Spread of Economic Ideas. “Economic ideas and economists in government: accomplishments and frustrations”. 2004. 1980. Práticas de Leitura. Cambridge: Cambridge University Press. literatura e história. 1975. “Estudio sobre tarifas de servicios públicos y precios . ——— (org. 109-118. pp. sus mitos y su propaganda. Chomsky. 2001. Convenio de Colaboración Secretaría de Estado de Programación y Coordinación Económica-Fundación Mediterránea. y Coats. Histoire d’Angers. Barcelona: Crítica/Grupo Editorial Grijalbo. Porto Alegre: Artmed. Sociedad y escritura en la Edad Moderna: la cultura como apropiación. Adriano Nervo y Oliveira. La segunda guerra fría. 1996. en: Revista Brasileira de História. 271-302. 24. versión preliminar de enero. São Paulo: Estação Liberdade. nº 47. México: Instituto Mora. 1980.. ———. 1995. Marcus Roberto.———. “Estudio sobre tarifas de servicios públicos y precios oficiales”..). vol. pp. 1984. David C. Cultura escrita. Serge y otros. en: Colander. “A marcha. Alfred W. Crítica de la política exterior norteamericana.

nº 10. Corvalán. “A armadilha de Leviathã. . Cornblit. pp. María Alejandra. nº 241. 2005. Diego. en: Boletín Informativo Techint. El caso argentino. 6. en: Anos 90. tesis de maestría. novas políticas. Cecilia y Aballe. Em busca da dialética”.” versión de junio. Emilia Viotti da. Mosto. 1984. Intervención y disciplinamiento. Costa. 1930-1945”. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. en: Desarrollo Económico. Cúneo. pp. “Novos públicos. 1998. 641-691. enseñanzas para América Latina. Comportamiento y crisis de la clase empresaria. El Banco Mundial. 2002. 1986. tesis de doctorado. Costa. Marcos. Dardo. “O discurso golpista nos documentários de Jean Manzon para o IPÊS (1962/1963)”. Corallini. “La concertación como mecanismo de autorregulación de las demandas funcionales empresarias en la Argentina”. 1967. Instituto de Artes. Buenos Aires: Biblos. 1992. a elite industrial paulista e o corporativismo no Brasil. “Inmigrantes y empresarios en la política argentina”. Corrêa.oficiales. Porto Alegre: PPG em História da UFRGS. Vanda Ribeiro. novas histórias: do reducionismo econômico ao reducionismo cultural. vol. Oscar. nº 24. 29-52. Oscar. Universidad Estadual de Campinas. Instituto Universitário de Pesquisas de Rio de Janeiro (IUPERJ).

Fulvio S. Celso (orgs.).). Una vida al servicio del país. Darton. “Un análisis dinámico de equilibrio general de la concentración regional”. 1989. Robert. Peter (org. Chicago University. D’Araujo. Maria Celina y Soria. 1998.). Ernesto Geisel. nº 23.D’Alessio Ferrara. 1975. De la Rúa. 1972. São Paulo: Editora UNESP. tesis de doctorado. 1967. Chapel Hill: University of North Carolina Press.. ). Lucia (orgs. “História da leitura”. Brazilian planning: development politics and administration. Rio de Janeiro: FGV. en: Burke. Dadone. Buenos Aires: Crespillo. Daland. 1997.). 1991. Córdoba: Banco de la Provincia de Córdoba. “Causas de las diferencias de costos entre industrias cordobesas y similares radicadas en el litoral”. José María. D’Araujo. Robert T. Edmundo del Valle (comps. Pagani. Fernando (comp. en Revista de Economía. Lucrecia. D’Araujo. A escrita da história: novas perspectivas. Aldo. Buenos Aires: Arcor S. . Cordeiro De Farias. depoimento prestado ao CPDOC.. Maria Celina y Castro. “As máscaras da cidade”. Na periferia da história. Maria Celina. en: O olhar periférico. Ignez e Hippolito. Crónicas económicas argentinas: 1969-1988. Dagnino Pastore.A. 1992. 1993. São Paulo: EDUSP/FAPESP. Rio de Janeiro: FGV.

Buenos Aires: Ediciones Macchi. Deutsch. Liliana. 1986. Lieja-Bruselas: Mardaga. Buenos Aires: Planeta.De Pablo. El último gobierno peronista. en: Estudos Cebrap. Díaz Alejandro. en: Desarrollo Económico. Buenos Aires. nº 333. ———. Torcuato. 1976. Ville.). edición especial 30º aniversario. Della Cava. Quién hubiera dicho. 1991. São Paulo: DIFEL. A industrialização de São Paulo. Modelos de comunicación y control político. en: Indicadores de Coyuntura. 1971. 1961-1964”. 1962. “Igreja e Estado no Brasil no século XX: sete monografias sobre o catolicismo brasileiro. Ralph. “Los procesos políticos y sociales de la industrialización”. pp. Carlos. forme symbolique. vol. “A note on the impact of devaluation and the . 7-52. Juan Carlos. pp.. ———. 1963. 1993. projets. De Riz. Karl V. en: Divorne. De Portzamparc. 2. Di Tella. 1994b. “Mi paso por FIEL”. Warren. México: Folios. pouvoir. Apuntes a mitad de camino (economía sin corbata). 1995. Los nervios del gobierno. nº 3. 1994a. México: Paidós. Retorno y derrumbe. nº 12. FIEL. São Paulo: Editora Brasileira de Ciências. 7585. Christian. Françoise (org. Dean. “L’architecture est d’essence mythique”.

Escuela de Historia de la Facultad de Filosofía y Humanidades. Renato Raul. Silvia. “América Latina en los años treinta”. R. Dobb. América Latina en los años treinta. Eli. Buenos Aires: Amorrortu. Círculos operários no Rio Grande do Sul: um projeto social-político (1932 a 1964). 1978.distributive effect”. en: Journal of Political Economy. vol. Rio de Janeiro: Paz e Terra. Dorfman. “Notas sobre el desarrollo industrial de Córdoba en la década del 50”. Diehl. Rosemary. Maurice. tesis de licenciatura. 1990. Economía política y capitalismo. “La macroeconomía del populismo en América Latina”. en: Thorp. Buenos Aires: Solar/Hachette. Adolfo. y Romano. Diniz. ———. 71. 1978. Porto Alegre: EDIPUCRS. Eli y Boschi. Estado e capitalismo no Brasil (19301945). 1978. Díaz. 1984. México: Fondo de Cultura Económica. Ensayos sobre la historia económica argentina. nº 6. Uiversidad Nacional de Córdoba. . Empresário. ———. Dornbusch. Diniz. 1983. Rudiger y Edwards. en: El Trimestre Económico. 57. 1975. Rio de Janeiro: Forense Universitária. vol. Empresariado nacional e Estado no Brasil. 1970. México: Fondo de Cultura Económica. Historia de la industria argentina. Astor Antônio. Sebastian.

Jorge Ricardo. México: Fondo de Cultura Económica. Draibe. Sociología política. globalização e planetarização: novos desafios. Petrópolis: Editorial Vozes. Dependent development: the alliance of . Terry. Petrópolis: Editorial Vozes. Etkin. Ulises y las Sirenas. 1979. La doble moral de las organizaciones: los sistemas perversos y la corrupción institucionalizada. A época das perplexidades. Dreifuss. 1985. Madrid: McGraw-Hill.nº 225. Maurice. Eagleton. 1998. 1964: A conquista do Estado. 1981. 1982. René Armand. Duverger. México: Fondo de Cultura Económica. Rio de Janeiro: Paz e Terra. John W. Ideologia. Estudios sobre racionalidad e irracionalidad. Rumos e metamorfoses: um estudo sobre a constituição do Estado e as alternativas da industrialização no Brasil. F. Sônia. Jon. Austin: University of Texas Press. Los partidos políticos. 1994. poder e golpe de classe. ———. Elster. 1978. Ação política. 1987. 1930-1960. ———. 1984. Barcelona: Ariel. Mundialização. Castello Branco: the making of a brazilian president. Peter. Evans. São Paulo: Boitempo/UNESP. Dulles. 1996.

en: Cahiers Internationaux de Sociologie. Princeton. Ester. Dietrich y Skocpol. Franco. “ Ranking de empresas manufactureras radicadas en la provincia de Córdoba. Fernández. en: Dirección de Planeamiento de la provincia de Córdoba. 228-229 y 231. Bringing the State back in. La industrialización trunca de América Latina. Boris. Rueschemeyer. Fico. Buenos Aires: CEPNA. 1985. Loiva Otero y Silveira. Peter. The impact of printing. 1985. Henri-Jean. Carlos. “Versões e controvérsias sobre 1964 e a ditadura . Enrique A. 1980. 1984. 2004. Fernando. Fausto. Serie de Estudios e Investigaciones. Importancia relativa por región y por rama de actividad”. 1976. de colonia a democracia. Comportamiento de los organismos empresarios en la Argentina (1976-1983). Theda. pp.. Passo Fundo: UPF Editora. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina-CET. 1995. Londres: New Left Books.multinational. Cambridge: Cambridge University Press. Faule. 1450-1800. 1985. Lucien y Martin. Fajnzylber. Princeton University Press. Ferrarotti. State and local capital in Brazil. nº 69. Evans. y Neder. nº 15. Escrevam porque as ditaduras não duram para sempre. Agustín A. año 1984. Madrid: Alianza. Febvre. The coming of the book. vol. 2004. “Les biographies comme instrument analytique et interpretatif”. 2. Daniela Oliveira. Félix. Brasil.

1960-1983”. 1987. São Paulo. Buenos Aires: Manantial. Control de precios e inflación. Buenos Aires: Cinde-Manantial. Buenos Aires: Manantial. 1988. ———. El fracaso del estatismo. Buenos Aires: SudamericanaPlaneta. . Buenos Aires: Manantial. 1989b. Liberación cambiaria y crecimiento. 29-60. 1989a. pp. Una propuesta para la reforma del sector público argentino. Regulaciones y estancamiento: el caso argentino. 24. ———. 1990c. Buenos Aires: FIEL/CEA. 1991a. “El gasto público en la Argentina. 1990b. en: Boletín Informativo Techint. Buenos Aires. 1985. Buenos Aires: Manantial. El sistema impositivo argentino. Los costos del Estado regulador. ———. Argentina. La experiencia argentina reciente.militar”. ———. ———. nº 47. Hacia una economía de mercado. El gasto público en la Argentina: 1960-1988. Revista Brasileira de História. FIEL. nº 237. ———. ———. El control de cambios en la Argentina. vol. Manantial. 1990a. ———.

Buenos Aires: FIEL/CEA. 1991b. ———. Afogados em leis. 1995. 1978. 1993. A CLT e a cultura política dos trabalhadores brasileiros. 1989. Vargas: o capitalismo em construção (1906-1954).———. 2001. São Paulo: Nacional. Formação econômica do Brasil. Londres: Ernest Benn. French. Pedro Cezar Dutra. Argentina. Buenos Aires: CEA/FIEL/Manantial. ———. pp. Fonseca. Una propuesta de reforma.. ———. Hacia una nueva organización del federalismo fiscal en Argentina. Buenos Aires: Manantial. São Paulo: Fundação Perseu Abramo. P. São Paulo: Brasiliense. Buenos Aires: CEA/FIEL. vol. El sistema de seguridad social. Flynn. Frega. Celso.. 121-149. 1996. Ana. John D. Furtado. 1993. 1977. nº 1/2. Buenos Aires: Manantial. Descentralización de la escuela primaria y media. La administración pública nacional: propuesta para su reestructuración. Una propuesta de reforma. Studies in ethnomethodology. Brazil: a political analysis. La reforma económica 1989/1991. Garfinkel. 1997. ———. Balance y perspectivas. 18. Harold. Englewood Cliffs (NJ): Prentice Hall. “La construcción monumental de un héroe”. 1967. en: Humanas. .

Gellner. Guillermo. Lisboa: Gradiva. 1991. Empresarios y Estado en América Latina: crisis y transformaciones. Celso (coord. Gerchunoff. “La política de liberalización económica en la administración Menem”. Pablo y Torre. “Intelectuales y crisis: discusión y . ———. Gerth. São Paulo: Companhia das Letras. São Paulo: Companhia das Letras. Johnatan (eds. 1984. 1988. 1996. Carácter y estructura social. 36.). 2002. 1983. 1993. 1994. Serie de Reformas de Política Pública. nº 21. en: CEPAL. Marcelo. A ditadura escancarada.). Gilbert. vol. Anthony.Garrido N. Barcelona: Paidós. 2002. Jorge y Rougier. Ernest. Gerchunoff. Giddens. en: Desarrollo Económico. Madrid: Alianza Editorial. La psicología de las instituciones sociales. Juan Carlos. Madrid: Alianza. Èlio. A ditadura envergonhada. Pablo y Cánovas. México: CIDE/Fundación/Friedrich Ebert/UNAM-Instituto de Investigaciones Sociales/UAM. 1999. “Las privatizaciones en Argentina: impactos micro y macroeconómicos”. Hans y Mills. Nações e nacionalismo. La teoría social hoy. nº 143. Charles Wright.. Gaspari. Giddens. Anthony y Turner. La estructura de clases en las sociedades avanzadas.

año 1. 1987. Ángela Maria de Castro. David. 2002. Los orígenes. Giménez. la gramática y el futuro de la ideología. 1988. Gouldner. A esquerda brasileira. VII Jornadas Interescuelas-Departamentos de Historia. 1978. Madrid: Alianza . Gorender. Lincoln. La dialéctica de la ideología y la tecnología. Erik Olin. Marcelo. en: Monthly Review. A invenção do trabalhismo. São Paulo: Ática. Gomes. das ilusões perdidas à luta armada. Clarence y Wright. 1992. Juan Carlos. Gordon. Jacob. A caminho do primeiro mundo. pp. y Kuznir. “Análisis de las tarifas de las principales empresas eléctricas argentinas”. nº 2. “Recent developments in marxist theory of the capitalist State”. “Comportamiento empresarial en la pequeña y mediana unidad productiva metalmecánica de la Provincia de Córdoba: las exportaciones como estrategia adaptativa frente a la crisis recesiva. Neuquén. en: Estudios. Universidad Nacional de Córdoba. Alvin. Combate nas trevas. 1978. São Paulo/Rio de Janeiro: Vértice/Instituto Universitário de Pesquisas do Rio de Janeiro. Lo. 1946-1952”. Escuela de Historia de la Facultad de Filosofía y Humanidades. 1975-1990”. Carlos A. noviembre de 1975. Gold.acción frente al problema inflacionario en la economía peronista. Universidad Nacional del Comahue. A segunda chance do Brasil. 1975. Givogri. tesis de licenciatura. São Paulo: Editora SENAC. 102-121.

1986a. Haberger. Porto Alegre: Teses FEE. vol. Buenos Aires: Amorrortu. Institutos Liberais e neoliberalismo no Brasil da Nova República. [1947] 1986. Jürgen. 2004. Gros. 83.Editorial. Denise Barbosa. Notas sobre Maquiavelo. [1949] 1987. Guedes. Arnold. Buenos Aires: Nueva Visión. Antonio. 141-159. . 2004. México: ERA. 1979. ———. La crisis de la sociología occidental. ———. Lúcia. 1993. ———. El futuro de los intelectuales y el ascenso de la Nueva Clase. nº 6. Madrid: Alianza Editorial. nº 2. Habermas. Cuadernos de la cárcel. Rio de Janeiro: Nova Fronteira. Buenos Aires: Amorrortu. Grinberg. [1949] 1998. pp. 343-350. ———. en: Reis Filho y otros. “Secrets of success: a handful of heroes”. 1980. pp. 1979. senhor’”. 2003. Tinha que ser Minas. Buenos Aires: Nueva Visión. sobre la política y sobre el Estado moderno. Los intelectuales y la organización de la cultura. Carlos Luiz. en: American Economic Review. “Uma memória política sobre a Arena: dos ‘revolucionários de primeira hora’ ao ‘partido do sim. Problemas de legitimación en el capitalismo tardío. Gramsci.

Madrid: Taurus. Una teoría general aplicada al Japón”. 1997. 1962.———. Hasslocher. 1977. FM y CEMA”. Estado nacional. “A testemunha e o historiador”. Hirsch. las controversias sobre la política económica durante el gobierno de Alfonsín (1983-1989)”. Porto Alegre: Editora da Universidade da UFRGS. 1998. Buenos Aires: Taurus. 2004a. nº 147. ———. en: Pucciarelli. ———. Hartog. Conocimiento e interés. Hilton. “El proceso como bisagra. 312-382. Ciencias y técnica como ideología. Buenos Aires. 1962. Heredia. en: Realidad Económica.).. 11-41. en: Desarrollo Económico. François. Ivan. en: Programa XIX Jornadas de Historia Económica. Sandra Jatahy (org. Hagen. pp. pp. vol. 1990. heterodoxos y ortodoxos. . IBAD. Fronteiras do Milênio. E. San Martín de los Andes: Educo Editorial. “Transnacionalización y renacionalización. 1986b. nº 2. “As Classes Produtoras diante do comunismo”. Emergencia y consolidación del liberalismo tecnocrático: FIEL. 2004b. Mariana. ———. “Economistas de partido. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. 2001.). en: Pesavento. “¿Qué es la globalización?”. 2. Joachim. en: Ação Democrática. Stanley (org. O Brasil e a crise internacional: 1930-1945. 2004a. “Como comienza el crecimiento económico.

Los que mandan. Bonefeld. El orden político en las sociedades en cambio. Octavio. Jáuregui. . Buenos Aires: Editorial Tierra del Fuego. Albert O.). Hirschman. Buenos Aires: Paidós. Werner. Rio de Janeiro: Paz e Terra. México: Fondo de Cultura Económica. Estado e planejamento econômico no Brasil. “El paso al autoritarismo en América Latina y la búsqueda de sus determinantes económicos”. John y Plá. Eloína. mimeo. Pelaez. Alberto J. 2002. Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. México: Fondo de Cultura Económica. ———. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. en: Collier. A Educação que nos convém. 1992. “Empresarios y políticas de desarrollo en la Argentina y el Brasil 1920-1955”. 1992. tesis de doctorado. José Luis de. 1971. Rio de Janeiro: APEC Editora. De la economía a la política y más allá. 1964. Hobsbawm. Imaz. David (comp.. ———. 1985b. 1990. Eric. Nações e nacionalismo desde 1780. Ianni. Ipês. Los estudios sobre el Estado y la reestructuración capitalista.nacionalismo y conflicto de clases”. Holloway.. Aníbal. 1985a. Frankfurt. 1969. Huntington. Simon. El nuevo autoritarismo en América Latina. Samuel P. Clarke. Buenos Aires: Eudeba.

———. pp. 157-174. 120-134. Córdoba: Banco de la Provincia de Córdoba. 19201955. Javier y Piñero. Juncos. ———. Petrópolis: Editorial Vozes. pp. 2004. Brasil-Argentina. 2002. “Críticas a las políticas de reforma a la administración pública. “Las políticas del Estado provincial hacia el empresariado exportador 1983-1990”. Buenos Aires: Imago Mundi. Los empresarios industriales. “El desarrollo industrial de Córdoba y la política . 1977. El caso de Córdoba. Universidad Nacional de Córdoba. Carlos V. Rodolfo. Córdoba. Escuela de Historia de la Facultad de Filosofía y Humanidades-Universidad Nacional de Córdoba. Edoard. ———. en: Revista de Economía. 1994. Jornadas “Formación y desarrollo del empresariado exportador. Sus políticas hacia el sector exportador”. “As escolas da grande burguesia: O caso da Suíça”. Ana Maria y Nogueira. Juncos. Jay. Córdoba. en: Coloquio Internacional de Americanistas. Rodolfo. nº 74. Um panorama internacional da pesquisa. Córdoba 19501983”. 1998. en: Almeida. Diego.. Kesman. 1992. tesis de licenciatura. 1970-1990”. Un estudio de la evolución histórica de dos unidades administrativas a través de la legislación dictada. Maria Alice (orgs. A escolarização das elites. Universidad Nacional de Córdoba. Moyano.). “La Secretaría-Ministerio de Comercio Exterior y el Banco de la Provincia de Córdoba. “Análisis de la reforma del Estado”. 1990.

Kosakoff. José Luis (comp. 1996. Norbert (ed. Barcelona: Paidós. América Latina a fines de siglo. Bernardo.del Estado provincial”. 2000. 486-507. Laclau. Le Goff. pp. Norbert. Alejandro. La estrategia de la minoría . reforma estructural y comportamiento industrial: estructura y funcionamiento del sector manufacturero latinoamericano en los años 90. México: Fondo de Cultura Económica. Lechner. “La industria argentina: de la sustitución a la convertibilidad”. María Inés y Stengel. Más allá de la sustitución de importaciones. Kosakoff. El caso Arcor. “Problemas estratégicos en la reforma del Estado en la década de los noventa”. 125-162.). Fernando. en: Lechner. Estado y política en América Latina. Ernesto. El orden de la memoria. Estabilización macroeconómica. 1986. Barbero. en: Katz. E. Globalizar desde Latinoamérica. 2001. Las empresas transnacionales en el desempeño industrial argentino. pp. Buenos Aires: CEPAL/IDRCAlianza. 1981. Bernardo.). Bernardo. Bogotá: McGraw-Hill Interamericana. 1991. 1995. Kliksberg. mimeo. (ed. “Poder y orden. en: Reyna. Buenos Aires: CEPAL. Jacques. Jorge. “Teorías marxistas del Estado: debates y perspectivas”.). Bernardo y Porta. México: Siglo XXI. Kosakoff. Córdoba: Centro de Investigaciones y Perfeccionamiento en Ciencias Económicas y AdministraciónUniversidad Católica de Córdoba. Forteza. Jorge M.

———. Antony’s College. “Del crecimiento al retraso económico: una revisión de los recientes debates sobre la historia económica y social argentina”. tomo I. Wilson (orgs. 1999b. São Paulo: Paz e Terra. what’s needs to be done”. Tamás y Suzigan. nº 18. Lenin.consistente”. en: Ciclos. 31-77. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas. IX. 1984. Colin. Política e interesses na industrialização brasileira. Lewis. en: Szmercànyi. en: Obras completas. Juan de. Vladimir Ilich. Segunda edición. tesis de doctorado. “Industry and industrialization: what has been accomplished. “Industrial associations and politics in contemporary Brazil”. São Paulo: Editora Hucitec. [1919] 1969. Universidade Federal de Paraná. Buenos Aires: Cartago. ———. ———. burguesia industrial e industrialização no segundo governo Vargas (1951-1954)”. Chicago: Quadrangle Books. . História econômica do Brasil contemporâneo. Leopoldi. IV Conferência de História de Empresas. vol. estado. III Congresso Brasileiro de História Econômica. “O difícil caminho do meio. 1997. “Una gran iniciativa”. en: La conflictiva y nunca acabada construcción del orden deseado. Jerome y Onís. Levinson. as associações industriais. 1999a. a política econômica e o estado. Maria Antonieta P.). The alliance that last its way: a critical report on the Alliance for Progress.. 2000. pp. St. 1970.

Carlos A. Buenos Aires: Eudeba. Nora. Barcelona. “Una interpretación de los regímenes autoritarios”. en: Reyna. 61-95. . en: Papers. Rio de Janeiro: FGV. Mackinnon. Populismo y neopopulismo en América Latina. Ricardo Jordan. pp. 1975.). Javier. El problema de la Cenicienta. ———. Mattos. 1995. vol. Buenos Aires: Instituto Torcuato Di Tella. mimeo. “Organización gremial y expresiones del empresariado industrial argentino (1930-1946)”. nº 62. 1999. 1990. América Latina a fines de siglo. Revista de Sociología. Buenos Aires: ILPES/ONU-IEUC/PUC-GEL. 1997. 16. El hombre político. María y Petrone. “El empresariado industrial argentino y sus organizaciones gremiales entre 1930 y 1946”. nº 8. en: Desarrollo Económico. 1976. crecimiento y desarrollo social en América Latina durante los años 80”. Buenos Aires: Eudeba. Llorens. Revolución tecnológica y reestructuración productiva: impactos y desafíos estructurales. Las bases sociales de la política.Lindemboin. de y Fuchs. 1981. Península. 1977. Francisco Alburquerque. Loureiro. “Crisis de la deuda. Lustig. Juan. Maria Rita. José Luis (comp. Mario Alberto. Lipset. Os economistas no governo: gestão econômica e democracia. Seymour Martín. México: Fondo de Cultura Económica. Linz.

de. Verónica. 1989. El caso de los países del Cono Sur”. Mallon. Malloy. en: Governance. 205-241. nº 133. José Alfredo (h). Angus. 1991. 1994. Marcuse. Buenos Aires: Amorrortu. París: Seuil.Maddison.. 1986. “Policy analysts. public policy and regime structure in Latin America”. Richard y Sourruille. América Latina. 2. Francisco Alburquerque y otros. John y Montecinos. pp. México: Fondo de Cultura Económica. Rendimiento y política en Asia. Herbert. [1964] 1984. El hombre unidimensional: ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada. 34. Des pouvoir de l’image. 1992. Marin. 1990. Giandomenico. Roberto. “El irresistible ascenso de los economistas”. Louis. Mattos. argument and persuasion in the policy process. vol. 315338. Carlos A. La economía mundial en el siglo XX. Buenos Aires: Hyspamérica. New Haven: Yale University Press. en: Desarrollo Económico. James M. la URSS y los países de la OCDE. grupos económicos y desterritorialización del capital. 1990. 15 años después. nº 3. pp. “Reestructuración social. La política económica en una sociedad conflictiva. Evidence. Martínez de Hoz. “Las organizaciones corporativas del . Markoff. 1973. vol. 1989. en: Llorens. 1993. Juan Vital. Buenos Aires: Emecé. Majone. Martínez Nogueira.

Université René Descartes. 1964-1969. Notas para un ensayo interpretativo de sus comportamientos”. [1857] 1983. Barcelona: Ariel. São Carlos: Edufscar. 1977. Madrid: Alianza . Rio de Janeiro: Paz e Terra. 1985. O estado capitalista e burocracia no Brasil pós-64. Mattelart. Martins. Rio de Janeiro: Paz e Terra. Para ler o Pato Donald: comunicação de massas e colonialismo. Renate. Buenos Aires: CISEA. El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte. Luciano. Introducción a la crítica de la economía política. Marx. [1867] 1959. 1995. [1852] 1971. Armand y Dorfman. ———. La ideología alemana. Sociología de la organización. Mayntz. Marx. tesis de doctorado. ———. México: Fondo de Cultura Económica. 1967. O palácio e a caserna: a dinâmica militar das crises políticas da ditadura. Karl. “Politique et développement économique: structure de pouvoir et système de décision au Brésil”. El capital. Ariel. Karl y Engels. João Roberto. Martins Filho.sector agropecuario. [1846] 1970. ———. Friedrich. Barcelona: Ediciones Pueblos Unidos-Grijalbo. México: Cartago. 1973.

Jean. João Lizardo de. Oliveira. Poulantzas. pp. “Análisis de clases”. Vargas e a crise dos anos 50. . Melo. São Paulo: Brasiliense. O capitalismo tardio. Miliband. Robert. Buenos Aires: Imago Mundi. Johnatan (eds. Segunda edición. Ângela Maria de Castro (org. Buenos Aires: Amorrortu. João Manuel Cardoso de. La teoría social hoy. nº 59. en: New Left Review. Michels. ———. Ralph. Estado y clase dominante (compilación y estudio preliminar de Horacio Tarcus). 1963. en: Gomes. 1982. Robert. Ernesto. “O sonho nacional: petróleo e eletricidade (1954-94)”. Réplica a Nicos Poulantzas”. México: Siglo XXI. Hildete Pereira de. ———.Editorial. Debates sobre el estado capitalista/1. Los partidos políticos. 1965. “El Estado capitalista. Adilson de y Araújo. Mello. Miliband.). pp. México: Fondo de Cultura Económica. 1969.). 225-256. 1991. Teoría y estructura social. Los grupos de presión. Meynaud. en: Giddens. Anthonny y Turner. Madrid: Alianza Editorial. El Estado en la sociedad capitalista. 1994. 1970. Rio de Janeiro: Relume-Dumará. Nicos y Laclau. Ralph. Buenos Aires: Eudeba. 1991. Merton. 1996. 418-447.

2004. 1971. Juan Carlos. México: Fondo de Cultura Económica. 1992. Naum. 1978. Charles Wright. 1958-1985. Autodeterminación y pluralismo cultural. Motta. ———. Porto Alegre: L&PM. 1910. Mills. 1987. Mourão Filho. Economics and Power: Chilean Economists in Government. “João Goulart e a crise de 1964 no traço da caricatura”. París: PUF. Montecinos. La élite del poder. Verónica. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. Barcelona: Paidós. Mons. La métaphore social. Buenos Aires: Siglo XXI. John Stuart. [1956] 1987. en Reis Filho y otros 2004. 1988. 1 y 2. 1961 La imaginación sociológica. Miller. vol. Alan. 1997. David. Minsburg.Mill. Memórias: as Verdades de um revolucionário. Capitales extranjeros y grupos dominantes argentinos (análisis histórico y contemporáneo). liberty and representative government. Pittsburgh: University of Pittsburgh. México: Fondo de Cultura Económica. Murmis. Rodrigo Patto Sá. Estudios sobre los orígenes del peronismo. Olympio. . Miguel y Portantiero. Utilitarism. Sobre la nacionalidad. Londres: Editorial Popular.

Juan Carlos (comps. El desarrollo ausente. Pierre.). 151-152. 1994. Enrique. “Notas para el estudio de la burguesía local. Buenos Aires: Tesis/Norma. 2004b. ———. José y Portantiero. Buenos Aires: Corregidor. en: Azpiazu. 1984/1993. Los empresarios y el Estado argentino (1955-1969). “Estado y alianzas en la Argentina. 2004a. Federico y Plotkin. Élite económica y restricciones al desarrollo en la Argentina”. La constitución del conocimiento social en la Argentina. nº 64. Hugo. N’haux. Les Di Tella et la nouvelle économie en Argentine”. El gobierno de Alfonsín y las corporaciones agrarias. Niosi. Nora. 57-67. Hugo. Intelectuales y expertos. París: Gallimard. Ensayos sobre la transición democrática en la Argentina. Buenos Aires: Paidós. 1987. Guillermo.). vol. 1977. Mariano (comps. José y Lattuada. Daniel y Nochteff. Les lieux de mémoire. 19561976”. “Los senderos perdidos del desarrollo. Jorge. 1978. Mario. Nochteff. Menem-Cavallo: el poder mediterráneo. O’Donnell. Nun. 1992. Buenos Aires: Manantial. París. ———. 1974. 16. en: Actes de la Recherche en Sciences Sociales. “Internationalisation et développement. Buenos Aires: Puntosur. vol. pp. con especial . 1991.Neiburg. en: Desarrollo Económico. México: Siglo XXI. Nun.

2004: 117-124. 1966-1973. Helmut. Francisco de. José Luis. Offe.referencia a sus vinculaciones con el capital transnacional y el aparato estatal”. Madrid: Alianza Editorial. Harvard: Harvard University Press. 1982. en: Estudios Sociales. Guillermo. derrotas y crisis. Claus. 1982. ———. ———. Buenos Aires: CEDES. Olson. “Two logics of collective action: theoretical notes on social class and organizational form”. Mancus. A economia de dependência imperfeita. The logic of collective action. El Estado burocrático autoritario. en: Reis Filho y otros. 1992. 1980/81. Razón de Estado y razón de mercado. Offe. Contrapuntos. Greenwich: JAI Press 62-115. Orozco. Buenos Aires: Paidós. Triunfos. Rio de Janeiro: Graal. Contradicciones en el Estado de bienestar. “Ditadura militar e crescimento econômico: a redundância autoritária”. ———. “Las fuerzas armadas y el Estado autoritario del Cono Sur de América Latina”. en: O’Donnell. . nº 12. Claus y Wiesenthal.) Political power and social theory. 1997. 1990. Ensayos escogidos sobre autoritarismo y democratización. 1977. (comp. 2004. M. Oliveira. Teoría y programa de la política exterior norteamericana. México: Fondo de Cultura Económica. en: Zeitling. Buenos Aires: Editorial de Belgrano.

1988. Palomino. Mirta L. de. París-La Haya: Mouton. Palermo. CARBAP (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa) 1955-1983. 1996. 1975. Carlos. Los capitanes de la industria. Buenos Aires: CISEA-GEL. Os excluídos da história. Perrot. Vicente y Novaro. Pierre. Amalio Humberto. 38-40. Tradición y poder: la Sociedad Rural Argentina (1955-1983). Pereyra. Ostiguy. Buenos Aires: CISEA-GEL. Política y poder en el gobierno de Menem. “Introduction”. Petrei. 14-16. Marcos. nº 21. vol. Genèse d’une ville moderne. Jean Claude. George. en: Orwell. Buenos Aires: Legasa. ———. p. México: Alianza Editorial. 1981. 1988. George y Reynolds. 1. Caen au XVIIIe siécle. Buenos Aires: Grupo Editorial Norma y FLACSO Argentina. pp. en: Novedades Económicas. Michelle.). Perrot.Orwell. British pamphleteers. Reginald (eds. El sujeto de la Historia. . Londres: Allan Wingate. 1989. Rio de Janeiro: Paz e Terra. Grandes empresarios y política en la Argentina de los años 80. 1951. 1990. “La formación de las decisiones en el sector público y la investigación económica”. 1981.

Mariano y Neiburg. Estado y política en América Latina. “Europa Occidental y América Latina”. Capitalismo y socialdemocracia. ———. “Élites intelectuales y ciencias sociales en la Argentina de los años 60. “The capitalist state: a reply to Miliband and Laclau”. Porto Alegre: UFRGS. Federico. en: New Left Review.I.). en: Lechner. ———. 1981. 1990. tesis de maestría. México: Siglo XXI. nº 1. pp. Adam. 2004.L. Aline Alves. Nicos. Madrid: Alianza . Przeworski. Clases sociales. México: Siglo XXI. Plotkin. poder y socialismo. nº 95. 238-271. Buenos Aires: Siglo XXI. El Instituto Torcuato Di Tella y la Nueva Economía”. Tel Aviv University. ———. Porto Alegre. nº 58. en: E. en: New Left Review. 2003. Poulantzas. Poder político y clases sociales en el Estado capitalista. Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe. Estado. Madrid: Siglo XXI. “As marchas da família com Deus pela liberdade”. Norbert (ed. ———.A. 1970. poder y socialismo. ———. 1978. Presot. Rio de Janeiro. “The problem of the capitalist state”.Pesavento. Londres. O imaginário da cidade: visões literárias do urbano: Paris. Londres. Sandra Jatahy. vol 14. Universidad Federal do Rio de Janeiro. 1979b. 1979a. 1969. 1988.

PUCRS. tesis de maestría. Liberalismo e experiência anarquista na República”. La trama corporativa de la última dictadura. El nuevo discurso liberal de la dictadura militar encubre una vieja práctica corporativa”. vol. tecnócratas y militares. 2004a. 1989. 2004a. ———. Querrian. pp. nº 42. Luzia Margareth. Pucciarelli. Autoritarismo y reforma del Estado. 99-172. Rabelo.). 1989. “Sem fé. sem rei. Alfredo (coord. 1987. ———. Anne. Universidad Estadual de Campinas. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. Buenos Aires: Sigo XXI. Empresarios.Universidad. Quadrat. Do cabaré ao lar: a utopia da cidade disciplinar: Brasil . nº 1. Rosario: Fundación Ross. “Operação Condor: o ‘Mercosul’ do terror”. “Images et mémoires”. ———. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. 1994. XXVIII. en: Estudos Ibero-Americanos. 1976-1983. El tiempo del “proceso”. pp. Hugo. en: Les Annales de la Recherche Urbaine. 1984. Samantha Viz. Quiroga. “La patria contratista. Genival. Rago. O capital estrangeiro. 2004b. París. Images et mémoire. sem lei. 1966. en: Pucciarelli. Conflictos y coincidencias entre políticos y militares. 167-182. 2002.

101-114. “La Fundación Mediterránea. “La conformación de un nuevo grupo hegemónico en la Argentina y su vinculación con los países del Cono Sur”. 1997. pp. Universidad Nacional de Mar del Plata. año III. 1977-1992: estudio de caso de la relación entre entidades empresarias y partidos políticos“. 1999. el ajuste neoliberal y las consecuencias sociales”. 1993. nº 3. Hernán. “La Fundación Mediterránea y de cómo construir poder: la irrupción del Interior en el diseño de la política económica argentina”. ———. “Los empresarios argentinos y la cuestión de la integración a fines de los ochenta y primera mitad de los noventa”. 2001a. en: História Econômica e História de Empresas. Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Mar del Plata. ———. Córdoba: Ferreyra Editor. IV Jornadas InterescuelasDepartamentos de Historia. en: Avances del CESOR. Rosario. La Fundación Mediterránea y de cómo construir poder. São . tesis de maestría. “Un mecanismo de reproducción de una élite de la clase dominante a fines del período colonial y principios del independiente: el caso de los estudiantes de la Universidad de Córdoba. comunicación presentada en el simposio “América latina: la crisis. ———. ———.1890-1930. 2001b. Rio de Janeiro: Paz e Terra. La génesis de un proyecto hegemónico. 1991. Escuela de Historia de la Facultad de Filosofía y Humanidades. tesis de licenciatura. 1767-1820“. ———. Universidad Nacional de Córdoba. Ramírez.

Córdoba. ———. en: Boschi. 1. 2003. n° 2. Ridenti. Montevideo. “Participación de empresas extranjeras y en procesos de transnacionalización en organizaciones empresarias de Argentina y Brasil”. Rapoport. Baurú: EDUSC. 1961-1996”. “Os institutos de estudos econômicos de organizações empresariais e sua relação com o estado em perspectiva comparada: Argentina e Brasil. nº 1. Elisa. “La globalización económica: ideologías. en: Anuario de la Escuela de Historia. p. 1991. 173-188. vol.Paulo. “Poder privado e construção do Estado sob a Primeira República”. O golpe e a ditadura militar. realidad. Córdoba: Ferreyra Editor. 2005. 2004. Universidade Federal do Rio Grande do Sul. 2001c. ———. A revolução faltou ao encontro: Os comunistas no Brasil. Rodrigo Patto Sá. 131-161. tesis de doctorado. . Marcelo y Motta. nº 12. Reis Filho. 1991. 1990. Reis. ———. La Universidad de Córdoba. pp. Socialización y reproducción de la élite en el período colonial y principios del independiente. 1997. historia”. Daniel Aarão. ———. III Jornadas de Historia Económica. Mario. 40 anos depois (1964-2004). São Paulo: Brasiliense. Reis Filho. en: Ciclos. 2002. “Espacio y Nación en el discurso empresario: el caso de la Fundación Mediterránea”. Asociación Uruguaya de Historia Económica. IV. vol.

Jorge y Schvarzer.).). noviembre-diciembre. Jorge (comps. 1994. México: Siglo XXI. Ricœur. 1988. nº 303. Cambridge: Cambridge University Press. Jorge. (ed. Rios. “¿Qué es una nación?”. 1964. 1985. Themistocles y Dubnic. Rock. Estado y política en América Latina. “Funcionamiento de la economía y poder político en la Argentina: trabas para la democracia”. Jorge. en: Urbanisme. Álvaro (comp. Fernando. Alain y Schvarzer. “Estado capitalista y aparato estatal”. Luis Alberto. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha. La invención de la nación. Reisky (coords. Rouquié. 2000. pp.). 1988. The rise and fall of radicalism. 1975. . Buenos Aires: Emecé. Rio de Janeiro: FGV. José Arthur. Norbert. en: Cavalcanti. París. Rojas. Formación y características. Sábato. 1988. “Os grupos de pressão na Guanabara”. Breve historia contemporánea de Argentina. en: Fernández Bravo. “Architecture et narrativité”. 1981.Renan. David. Buenos Aires: CISEA/GEL. en: Sábato. Politics in Argentina 1890-1930. Sábato. 133-171. Paul. ¿Cómo renacen las democracias?. Romero. La clase dominante en la Argentina moderna. Ernest.). Comportamento eleitoral no Brasil. en: Lechner. Buenos Aires: Manantial. 1998.

. 1991. 25-64.Sachs. ———. Sartori. nº 80. 1989. en: Les Annales de la Recherche Urbaine. Saes. nº 1. Interest conflict and political change in Brazil. pp. Buenos Aires: Alianza Editorial. Razões da desordem. Classes e movimentos sociais na América Latina. 1990. Sônia (org. Décio. Santos. 2005.). Stanford: Stanford University Press. 1992. José Matos (ed. Wanderley Guilherme dos. Nueva York: Penguin. Bruselas. Rio de Janeiro: Rocco. Schmitter. 1. São Paulo: Hucitec. Sánchez. poder bancario y Estado”. en: Revue Internationale de Política Comparée. “Mémoire collective et perdurances urbaines”. 1929. vol. Santos. Pierre. Giovanni. 1971. Sansot. Buenos Aires: Amorrortu. en: Larangeira. The end of poverty. 1993. Miguel Alberto. “O estado brasileiro pós-64 e a organização da hegemonia no seio do bloco no poder”. Theotonio dos. en: Mar.). en: Realidad Económica. “Bien comparer. Philippe C. . Elementos de teoría política. Jeffrey. La crisis del desarrollismo y la nueva dependencia. pp. “El nuevo carácter de la dependencia”. París. 1969. mal comparer”. economic possibilities for our time. 1988 “Grupos económicos. nº 42.

“Cambios en el liderazgo industrial argentino en el período de Martínez de Hoz”. 17. “Las empresas industriales más grandes en la Argentina. Schvarzer. y Lehmbruch. 85-131. Larry (eds. Alfred. realidad y sociedad”. Gary y Diamond. en: Marks. Essays in honor of Seymour Martin Lipset. vol. Más allá del mercado y del Estado. ———. Philippe C. 36. nº 91. Schütz. Buenos Aires: Amorrortu. Crecimiento y diversificación de un grupo económico. 260-316. “Estrategia industrial y grandes empresas: el caso argentino”. pp. nº 71. Reexamining democracy. ———. Bunge & Born. Expansión económica del Estado subsidiario. 1981a. en: Desarrollo Económico. en: Schütz. 18. Una evaluación”. 1992b. “Continúa el siglo del corporativismo”. “Interest systems and the consolidation of democracies”.———. pp. 1992a. Buenos Aires: CISEA.). 1981b. 1974. en: Desarrollo Económico. “Símbolo. Jorge. nº 3. El problema de la realidad social. en: Desarrollo Económico. ———. vol. 1977. ———. nº 66. Buenos Aires: Ensayos y Tesis CISEA. en: Schmitter. Alfred. 1978. “Still the century of corporatism?”. vol.). Newbury Park (CA): Sage. Neocorporativismo I. . 1974. 23. México: Alianza Editorial. ———. ———. 1989. en: The Review of Politics. vol. Gerhard (coords.

Dora (comp. “La categoría de ‘formación económico-social’”. . “Empresarios y Estado en la reconstrucción de la democracia en la Argentina”. en: Garrido N. Sereni. 5-14. Buenos Aires: CISEA. 1990. Estructura y comportamiento de las grandes corporaciones empresarias argentinas (1955-1983). nº 39. nº 35. ———. ———. La historia oral.. en: AA. Cuadernos de Pasado y Presente. Buenos Aires: CISEA-Imago Mundi. 1988. ———. pp. 231-243. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. 1991. 1988. Ricardo. 1992.). Buenos Aires. V. Emilio. La Unión Industrial Argentina. 1987. Schvarzer. El club de los poderosos.VV. en: Ciclos. en: El Bimestre Político y Económico. Buenos Aires: Planeta. Los grandes grupos industriales en la Argentina: Estado y sociedad. 5-27. Celso. 1995. pp. nº 8. Empresarios del pasado.———. Eduardo. 1991. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. Un estudio “desde adentro” para explorar su relación con el sistema político. Schwarstein. “Empresarios y Estado en la reconstrucción de la democracia en Argentina”. ———. 1973. Jorge y Sidicaro. 1973. Sguiglia. vol. “La reconversión de la industria automotriz argentina: un balance a mitad de camino”. pp.

Alain. ———. en: Il Progetto. Buenos Aires: CISEA. Rosario: Homo Sapiens. en: El Bimestre Político y Económico. “Los grandes empresarios argentinos contra el Estado”. ———. ———. “De la dictadura a la democracia: formatos de relación entre Estado y empresarios en la Argentina en la década del 80”. 1995. México: Siglo XXI. La Bolsa de Comercio de Buenos Aires y la representación empresaria. nº 65.Sidicaro. Silvia. ———. nº 42. César (comps. 4-9. ———. Intelectuales y poder en la década del sesenta. ———. Kathryn. nº 26. . 1991. 1996. Argentina Hoy.). Estudio de sociología. Ideas and institutions. 1989. Los tres peronismos. 1988. Ithaca. “Consideraciones sociológicas (en clave clásica) sobre la relación Estado-empresarios en América Latina en la década del 80 y tempranos 90”. 1991. pp. en: Sociedad. Sikking. Londres: Cornell University Press. 51-104. A veinte años del Golpe. 1991. Estado y poder económico 19461955/1973-1976/1989-1999. Buenos Aires: Siglo XXI. 2002. Ricardo. Sigal. en: Rouquié. “Poder y crisis de la gran burguesía agraria argentina”. 1981. Developmentalism in Brazil and Argentina. pp. año XI. Buenos Aires: Puntosur. Hugo y Tcach. “El régimen autoritario de 1976: refundación frustrada y contrarrevolución exitosa”. en: Quiroga.

Simonassi. . Silvia. 1964: Golpe ou contragolpe?. 32. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. nº 128. vol. Acerca de los industriales metalúrgicos del gran Rosario y el ‘Proceso’”. ———. Petrópolis: Vozes. nº 3. La identidad nacional. Universidad Nacional de Rosario: Papeles de Trabajo. 95-107. ———. en: Ianni.). Paul. Escuela de Historia. Hélio. Rosario. 1985. Solange de Deus. 1988. Simões. en: Avances del CESOR. 1965. Anthony. Silva. 1964-1985. Smith. en: CESOR. Pátria e Família: as mulheres no golpe de 1964. año 1. Porto Alegre: L&PM. O milagre brasileiro: causas e conseqüências. Buenos Aires. São Paulo: Cadernos CEBRAP. Octavio (org. 1993. Política e revolução social no Brasil. 1972.———. 1978. “Una mirada desde el periódico de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Rosario (1974-1981)”. 1997. Deus. “Entre la adhesión activa y el desencanto. en: Desarrollo Económico. 1996. Madrid: Trama Editorial. Singer. Brasil de Castelo a Tancredo.. 1998. pp. “Las capacidades y la autonomía del Estado en Brasil y la Argentina: un enfoque neoinstitucionalista”. “As políticas das classes dominantes”. Skidmore. Thomas E. Rio de Janeiro: Paz e Terra. nº 6.

The military in politics: changing patterns in Brazil. 1989. Heloisa María Murgel.Smith. Peter H. Memórias de um soldado. Stepan. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. Os militares: da Abertura à Nova República. Os senhores das gerais. Petrópolis: Vozes. . A história da imprensa no Brasil. 1986. 1986.. Smith. William C. Authoritarianism and the crisis of the Argentine political economy. 1850-1950. 1966. Politics and beef in Argentina. ———. 1979. Alfred. Sodré. Os empresários e a educação: o IPES e a política educacional após 64. Rio de Janeiro: Paz e Terra. Maria Inêz Salgado de. Rio de Janeiro: Arte Nova. Patterns of conflict and change. 1969. Rio de Janeiro: Campus. Nelson Werneck. Petrópolis: Vozes. Stein. Do Tenentismo ao Estado Novo. ———. Starling. 1971b. ———. 1986. Princeton: Princeton University Press. Os militares na política. 1971a. Os novos inconfidentes e o golpe de 1964. Petropolis: Vozes. Stanley. Souza. Origens e evolução da indústria têxtil no Brasil. Nueva York/Londres: Columbia University Press. Stanford: Stanford University Press. 1981.

edición especial 30º aniversario. Toledo. América Latina. Razão e destino da revolução. Therborn. 1991. 1994. Madrid: Siglo XXI. nº 333. João Camilo de Oliveira. 5-54. 1998. Tavares.Sturzenegger. Grandes estructuras. Adolfo C. 2004. Rio de Janeiro: Zahar. ———. vol. 24. 13-29. pp. en: Indicadores de Coyuntura. FIEL. “Acción colectiva”. Tamames. Madrid: Alianza Editorial. 1979. México: Siglo XXI. nº 47. comparaciones enormes. Madrid: Alianza. ———. 1972. Da substituição de importações ao capitalismo financeiro. procesos amplios. pp. Charles. 1989. Estructura económica internacional. nº 6. el socialismo y el capitalismo. Göran. “Una década de labor intelectual de FIEL. Política y sociedad. Caio Navarro de. Madrid: . São Paulo.. 2000. Tilly. ¿Cómo domina la clase dominante? Aparatos de Estado y poder estatal en el feudalismo. Ramón. Revista Brasileira de História. “1964: O golpe contra as reformas e a democracia”. La ideología del poder y el poder de la ideología. Petrópolis: Vozes. Alain. Maria da Conceição. Torres. en: Apuntes de Investigación. Buenos Aires: CECyP. Una revisión personal”. 1964. 1986. Touraine.

Metodología de la historia social de España. De Isabel a Videla. ———. ———. práctica autoritaria (1824-1945)”. “El sector manufacturero en la provincia de Córdoba”. Trindade. Córdoba: Colegio de Graduados en Ciencias Económicas. 1979. 383409. 1985. Madrid: Siglo XXI. Vida y pasión del Plan Cavallo. en: Rouquié. Alberto. ———. Turolo. nº 74. Helgio. Alain y Schvarzer. 1985. pp. en: AA. 1968: O ano que não terminou (a aventura de uma geração). pp. 1975. Vannucci. pp. Buenos Aires: Sudamericana. São Paulo: Círculo do Livro. . Ventura. El sector manufacturero argentino. Salvador. 1992. 1988.Espasa-Calpe. 81-103. 1996. “Scambio oculto”. C. La economía argentina actual. Buenos Aires: Letra Buena. 1987. Los pliegues del poder. Buenos Aires: Macchi. Buenos Aires: Macchi. 121-125. Jorge. Manuel. Tuñón de Lara. La economía argentina. 1993. 1970-1987..VV. en: Il Progetto. Treber. “Bases de la democracia brasileña: lógica liberal. 1977. Zuenir.

La democratización fundamental. Waldmann. Liberalismo e sindicato no Brasil. El populismo en América Latina. Madrid: Taurus. Vilas. Wainer. Carlos (comp. O Governo Castello Branco. ———. [1921] 1984. Samuel. en: Historia 16. ———. Charles Wrigth. Rio de Janeiro: José Olympio. “Burguesía e integración regional: el caso del Pacto Andino”. 1978. Max. Vianna. Ensayos sobre política y sociedad en América Latina. Memórias de um repórter. 1983. Essays in Sociology. 1946. ———. Peter. Minha razão de viver. From Max Weber. extra nº 5.). México: Fondo de Cultura Económica. Barcelona: Alfa. Rio de Janeiro: Record. El peronismo 1943-1955. 1995.Viana. Weber. 1976. [1922] 1987. Nueva York: Oxford University Press. Rio de Janeiro: Paz e Terra. Hans y Mills. Buenos Aires: Hyspamérica. 1984. “Sobre los fundamentos de las estructuras nacionales”. en: Waldmann. 1975. “Politics as a vocation”. 1998. Ensayos sobre sociología de la religión. Vilar. en: Gerth. Luiz Werneck. Peter. Luiz Filho. . Economía y sociedad. Pierre. México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Zizek. 175-185. Albuquerque: University of New Mexico Press. C. Wittgenstein. São Paulo: Cultrix. Zermeño. en: Furtado. Ludwig. Ciência e política: duas vocações. El legado de Prebisch. 1968. Wionczek. en: Iglesias. “Las fracturas del Estado en América Latina”. 1996. Washington D.: Banco Interamericano de Desarrollo. Estado y política en América Latina. Enrique (ed. Gary W. John. México: Siglo XXI.. Brasil hoy.. La crisis de la deuda externa en América Latina. 1987. México: Siglo XXI. Sergio. 1981.). Norbert (ed. Um mapa da ideologia. Rio de Janeiro: Contraponto. Argentina in the Postwar Era. pp. Slavoj. “Una estrategia de desarrollo para América Latina en la década de 1990”.). 1993. México: Fondo de Cultura Económica. Weffort. 1991. “El populismo en la política brasileña”. Williamson. Wynia. Barcelona: Crítica. Politics and economic policy making in a divided society. 1978. Miguel.). [1953] 1988. en: Lechner. Celso (comp. Francisco C.———. . Investigaciones filosóficas.

implacables condicionantes que imponen ciertos límites al autor. al tratar de la historia del tiempo presente.Epílogo Los libros. La obra final. es decir. limitada. una obra finita. Los juicios sobre la obra podrán ser diferentes y hasta contradictorios. por lo tanto. quien. Sin embargo. conservando la debida distancia. otros lo verán a la derecha. el espacio y el tiempo que les podemos dedicar son finitos. a las que les gustaría aportar sus propios límites. surgida de una perspectiva diferente a la de la historia más tradicional. ya que el historiador aún se encuentra inmerso en ellos. constituyen otro importante desafío. lo que le impone una perspectiva diferente de la que se puede lograr si se parte de una distancia mayor. será interpelada por otras subjetividades y capacidades. será el resultado de esa lucha. . Éstos. Avalando la perspectiva adoptada. pueden compararse a las obras de arte: la maleabilidad del material. muchos dirán que está alto. sometida a las críticas externas. y muchos todavía están en proceso. tendrá que esforzarse creativamente para sobreponerse a ellos y así poder aprehender parte de la infinitud que representan los procesos sociales. usando todas sus potencialidades. algunos hallarán que el foco está un poco a la izquierda.

. otros algo apagados. y también habrá quien diga que está completamente fuera de foco. En el momento de ponderar sus colores. que con inmenso placer hemos asumido como compromiso. Los colores. los trazos. los materiales empleados. las formas. muchos dirán que son demasiado luminosos y unos encontrarán que existen muchos puntos oscuros por aclarar. pero no debemos olvidar que ello constituye el precio por dejar una marca de nuestro paso por el intento de pintar la realidad.unos lo encontrarán demasiado bajo. las opiniones no serán muy diferentes de las anteriores: algunos los hallarán demasiado estridentes. los elementos escogidos. todo cuanto conforma una obra será interpelado.