You are on page 1of 1

Principales tipos de resinas

La mayoría de las resinas empleadas hoy en día son sintéticas, basadas en un copolímero de
estireno-divinilbenceno, tratado apropiadamente para agregarle los grupos funcionales. La
sulfonación da lugar a resinas catiónicas y la aminación a resinas aniónicas. Algunas resinas
tienen una matriz acrílica en lugar de estirénica, u otros grupos polimerizados (epoxi, etc.).
La diferencia más importante es que las resinas fuertes operan a cualquier pH, pero tienen una
capacidad más limitada que las débiles y deben regenerarse más frecuentemente. Su
regeneración es ineficiente e implica un alto coste de regenerantes. En cambio, las resinas de
carácter débil, además de mayor capacidad, se regeneran casi estequiometricamente, es decir,
con un exceso mínimo de regenerantes, pero operan dentro de pH limitados y no captan todos
los iones.
Resinas catiónicas fuertes: Son capaces de eliminar todos los cationes del agua. Presentan
máxima selectividad para los cationes trivalentes, intermedia para los bivalentes e inferior para
los monovalentes. Se emplea en el ablandamiento en ciclo sódico, regenerado con NaCI
(reacciones (1) y (2) ), y en la desmineralización en ciclo de ion hidrógeno, regenerado con
ácido (reacciones (3) y (4) ). La velocidad de intercambio es rápida y da poca fuga iónica. Son
resinas muy estables y pueden durar hasta 20 años o más. En ablandamiento se regeneran
con solución de NaCI al 10%, empleando de 100 a 300 g de NaCI por litro. Se hinchan poco,
menos del 8%, al pasar de la forma Na+ a la H+. Las resinas catiónicas aguantan temperaturas
altas de más 100 grados centígrados.
Resinas catiónicas débiles: Captan el calcio y magnesio de la alcalinidad bicarbonatada,
liberando ácido carbónico (reacción (5)), que se puede eliminar de forma simple y barata por
desgasificación mediante aeración. No operan a pH inferior a 7, necesitando una acción
tamponante. Su capacidad es aproximadamente el doble de la catiónica fuerte y, aunque su
fuga de calcio es baja, es alta en sodio. Incluso se puede emplear en su regeneración el
exceso de ácido usado en la regeneración de la catiónica fuerte. Su hinchamiento al pasar de
forma Na+ a H+ es alto, del orden del 90%. También son más resistentes a los oxidantes como
el cloro.
Resinas aniónicas fuertes: Son capaces de eliminar todos los aniones de ácidos débiles o
fuertes operando a cualquier ph (reacciones (6) y (7)). Su selectividad para los aniones
bivalentes es superior a los monovalentes. Son menos estables que las homólogas catiónicas,
su duración bastante inferior y resisten temperaturas límites inferiores. Absorben
irreversiblemente los ácidos húmicos de descomposición vegetal, perdiendo capacidad. Para
su protección se puede usar una columna previa de resina aniónica débil o de carbón activo.
Las resinas del tipo I eliminan mucho mejor la sílice y dan más calidad de agua pero también
son más difíciles de regenerar. El hinchamiento al pasar a formar OH- es inferior al 12%. Las
temperaturas máximas que resisten van de 35 a 60 grados centígrados.
Resinas aniónicas débiles: Eliminan los aniones de los ácidos fuertes, CI-, SO4 -, NO3 -, pero
no los de los ácidos débiles, CO3=,CO3H-,SiOH-, y no funcionan a pH superior a 6. Su
capacidad es el doble de las aniónicas fuertes y resisten el ensuciamiento orgánico. Su
hinchamiento es el doble del 205 en la forma OH-. Aunque no eliminan el carbónico o la sílice,
son útiles situadas después de una catiónica fuerte para disminuir el costo de regenerantes y
proteger las aniónicas fuertes de la materia orgánica, y hasta eliminar color del agua.

Related Interests