You are on page 1of 4

PEC 2 EXILIOS Y RETORNOS.

Inicialmente daremos un enfoque global del texto a comentar, en el, se detalla el papel
de la las políticas de izquierda en el proceso de transición y años posteriores con el régimen
democrático ya acoplado en España. Hay dos partes diferenciadas claramente por enunciados,
en una primera parte se explica el papel de las personas exiliadas que retornaron a España para
participar en el proceso de construcción del estado democrático y como a lo largo del tiempo va
desapareciendo la influencia de esas personas en la política. La segunda parte diferenciada del
texto nos detalla en el periodo comprendido entre 1977-1982, el papel de los partidos de
izquierda, tanto del partido socialista y sus distintas ramificaciones territoriales como del
Partido Comunista.
Comenzando con los exiliados, la idea generalizada de ruptura entre los exiliados y
transición parece ser un concepto superficial al analizar ciertos eventos (como por ejemplo el
congreso de Suresnes en 1974 por el PSOE), pero cuando analizamos las organizaciones de
forma más detallada, vemos muchos exiliados en las organizaciones pero cierto es que muy
pocos aparecen en las direcciones del partido. Un punto importante es que las direcciones de
organizaciones socialistas no se diferenciaban mucho en las épocas 1971-1973, por lo que
entonces en UGT surgida en los congresos de 1973 y 1976 si aparecen en la dirección
miembros que vivieron el exilio, tanto exiliados directamente como las personas de 2º
generación, siendo estos últimos tras el congreso de 1976 los que mayor presencia de
expatriados aparecen en la dirección del sindicato. Este marco importante de expatriados de 2º
generación que no tuvieron la vivencia de la fractura de la izquierda en los años de la Republica.
El papel de estas personas que consideramos de segunda generación fue importante, ya
que desde el exterior de España se produjo un reclutamiento por las Juventudes Socialistas en el
exilio que tuvieron gran repercusión en los primeros años de transición en las filas socialistas y
ugetistas, teniendo cargos relevantes en el proceso de renovación hasta 1988. El papel de los
retornados fue perdiendo importancia y fueron siendo relegados progresivamente e incluso
muchos se sintieron discriminados por la dirección incluso cuando gobernaba el PSOE, los
retornados fueron perdiendo importancia y sus puestos fueron relegados siendo un momento
álgido durante el congreso de enero de 1988. Tras la consolidación de la democracia y la
pérdida de protagonismo por los retornados en las direcciones de las organizaciones, los
españoles residentes en el extranjero empezaban a contar políticamente a través de su voto con
el Censo Electoral de Residentes Ausentes en 1986.
Los exiliados permitieron la transición interna de las organizaciones socialistas
impulsando su renovación y la reestructuración de las organizaciones en España durante los
años 1970 y 1971 en las Juventudes Socialistas y la UGT. Tal como hemos indicado
anteriormente, los retornados no tuvieron peso en las direcciones de las organizaciones pero sí
tuvieron gran importancia en diversos ayuntamientos, siendo más limitada su intervención en
ámbito autonómico salvo en las preautonomías vascas y asturianos.
Los motivos de tal vez cierta reticencia a que ocuparan cargos importantes, podemos
encontrarlos tal vez, en su procedencia del exterior, visión lejana de la situación de España, la
predisposición de contar con gente más cercana a las direcciones de las organizaciones y por
ultimo tal vez del perfil siendo más obrero que profesional o intelectual. Este último hecho,
también tuvo un hándicap, la dificultades para instalarse de forma permanente en España, al
encontrar grandes dificultades para conseguir trabajo o por razones familiares. También hay que
señalar que dejar una posición ventajosa en el país de origen para enfrentar la incertidumbre de

un país en crisis económica. Un importante papel que han tenido los exiliados, es de carácter
cultural promoviendo fundaciones y asociaciones para reclamar ciertos privilegios de familiares
o protección de personas exiliadas.
El segundo cuerpo del texto nos introduce el tema de la izquierda en el parlamento entre
1977 y 1982, durante las elecciones cuales fueron los partidos que la representaron y que grupos
conformaron. Tanto el PSOE como el PCE fueron los únicos partidos que se perpetuaron en el
tiempo desde los años de la II República. Estos partidos tenían un proyecto político de ruptura
total con el franquismo pero sobre todo querían instaurar un sistema entre el comunismo y la
socialdemocracia de Europa occidental, mientras el PCE lo denomino eurocomunismo, el PSOE
hablo de socialismo mediterráneo mediante la eliminación de las desigualdades gracias a la
educación, cultura y reparto del trabajo. Entre estos dos partidos hubo más competencia,
posiblemente debido a la incertidumbre democrática durante la transición, estos partidos no
abandonaron únicamente la opción republicana sino que tuvieron que moderar su imagen ante la
opinión pública y aceptaron la nueva realidad perdiendo así parte de su identidad.
Con las elecciones de 1977 y la aprobación de la Constitución de 1978 se acabaron los
últimos resquicios franquistas, con la victoria de UCD, los partidos de izquierda y los sindicatos
tuvieron que acostumbrarse a realizar acciones políticas mediante las elecciones y no en los
centros de trabajo como venían acostumbrándose. En las elecciones el PSOE conto con 103
diputados y el PSC 20, pero tras la escisión del grupo socialdemócrata de UCD, el PSOE tenían
esperanza de constituir una opción de poder inmediata si lograba agrupar apoyos, mientras el
PCE buscaba un gobierno de concentración que consolidara la democracia y otorgar un papel
mayor a los comunistas. La composición de los grupos parlamentarios de izquierda en las
elecciones de 1977 reflejaba una mayor presencia del exilio en el PCE que en el PSOE y
socialistas catalanes, la mitad de parlamentarios del PCE habían tenido vivencia en el exilio
mientras que en el PSOE se reducía a 18 de 125.
El hecho más importante para el PSOE fue en 1977 con la refundación del socialismo
catalán que absorbió la Federación catalana del PSOE, con esto se fueron absorbiendo varios
partidos federalistas y deberían haber mantenido un modelo federalista en el proyecto de partido
pero la realidad fue que tenían una tradición centralizada en los órganos ejecutivos centrales. El
PSOE ante las autonomías no tenía clara su postura, pero fue la refundación del partido catalán
lo que hizo que fuera creciendo el poder territorial. Tras las elecciones de 1979, los acuerdos
entre socialistas y comunistas permitieron el control en la mayoría de ciudades españolas, pero
en las generales sufrieron una derrota que unido a la mención de la palabra marxistas en
campaña por Adolfo Suarez, hizo que Felipe González eliminara la palabra marxismo del
partido. Otro punto de encuentro en la izquierda fue su rechazo a la incorporación de España en
la OTAN. Pero el cambio de postura final de Felipe González que promovió el SI en el
referéndum celebrado. Con la marcha de Suarez por la moción de censuro, hubo un
acercamiento entre Calvo Sotelo y Felipe González para realizar un gobierno de concentración,
denegada por este primero. Por contra el PCE, fue disolviéndose poco a poco, la vertiente vasca
y catalana fue disgregándose en la izquierda abertzale y en Cataluña en el PSUC, perdiendo
mucha fuerza quedando únicamente la base de Madrid. Ya a principios de los 80 con el PSOE
pudiendo gobernar sin ayuda del PCE hizo que perdieran importancia definitivamente. Ya en las
elecciones de 1982, hizo que Felipe González gobernara en solitario y un gran porcentaje de
ministros procedían de formaciones antifranquistas. Con estas elecciones ya acabó el proyecto
del cambio y se quería construir un modelo de estado del bienestar y reformismo por parte de
España.

Para finalizar debemos reflejar la importancia que ha tenido las personas exiliadas en
los años de transición democrática y años posteriores, su incorporación a los partidos
tradicionalmente de izquierdas y su adaptación al nuevo orden social que se venía marcando en
Europa. Por ello es importante el abandono de ciertas ideologías procomunistas y de formas de
gobierno republicanas, para adaptarlas a un sistema diferente y plural, donde después de una
dictadura muy larga se ha podido luchar por un bien común.
COMENTARIO DE TEXTO.
En primer lugar intentaremos ubicar el texto ideológicamente, ya que cronológicamente
tiene un margen más amplio, primero vemos en el texto que nos transmite añoranza, por ello
entiendo que se refiere a una persona desterrada, por tanto lo ubicamos ideológicamente en el
espectro de la izquierda, que fue empujada al exilio al terminar la guerra civil, ese sentimiento
de añoranza y de perdida, por tanto ubicaremos cronológicamente el texto durante la época de la
dictadura. El factor más determinante del texto es que parece un discurso reflexivo sobre el
sentimiento de ser español, parece una llamada a la reflexión sobre el sentimiento nacionalista
encontrado desde el exilio. El texto es pronunciado por Indalecio Prieto, figura socialista
durante la II República y luchar incansable desde el exilio por las premisas socialistas.
Analizando el cuerpo del discurso, al principio nos señala la dureza del exilio y el verdadero
sentido del sentimiento español. Luego lanza una reflexión, puntualizando que el sentimiento
español se ha individualizado en cada uno y no se ha pensado de forma colectiva, habla de un
sentimiento nacional español, puntualizando de la diferencia del nacionalista. En esta parte
vemos como quiere romper el sentimiento nacional español de los vencedores de la guerra civil,
que hicieron de su victoria una propaganda para enfatizar que era el único sentimiento español
posible. Con ello quiere intentar unificar también todas esas personas en el exilio por distintos
motivos y que intentaran luchar por un bien común. En las líneas posteriores intenta resaltar
características que tiene el pueblo español, aludiendo a la pasión, creatividad y vitalidad. En la
últimas dos líneas, desacredita al bando nacional sublevado, reflejando que si el sentimiento
nacional hubiera sido colectivo y verdadero no hubieran lanzado un levantamiento militar ni
apoyado ni participado en la guerra civil.
Este texto es importante desde el punto de vista político, una gran forma de unificar
pensamientos y una forma de reflejar contrariedad ante los vencedores de la guerra civil y
mostrar un punto de unión para aquellas personas que fueron despojadas de su derecho a
disfrutar de la tierra en la que nacieron y por la cual lucharon. Con ello intentaba que parte de la
población que seguía viviendo en el país viera el régimen franquista como un enemigo para el
sentimiento español y acabar con su influencia en las personas. La dureza con la que el régimen
trato a los simpatizantes socialistas hizo que hubiera un gran número de detractores del
franquismo y a su vez creó simpatía ante el PSOE en el extranjero, que mandaba un mensaje de
unidad y de cambio de régimen, pues si es cierto, que desde el extranjero se intentó en más de
una ocasión de acabar con el régimen. Este tipo de propaganda y reflexiones fueron numerosas
por personas influyentes en el exilio.
Todo esto contribuyo unas décadas después, ya que tras la caída del régimen y con la
llegada de la democracia durante los años de transición, el PSOE tuvo una gran cantidad de
adeptos y fue muy bien recibida por la población española, pues este tipo de mensajes que
llegaban de forma clandestina al territorio español, fue cayendo en gracia en la gente que les
hacía pensar una nueva forma de realizar las cosas. Por y siendo redundante, la importancia del
sentimiento nacional.

Para terminar realizaremos un pequeño análisis, mientras las personas más importantes
e influyentes del PSOE fueron atacando el régimen, estos intentaron desacreditar de todas las
formas posibles y censurar al máximo posible toda la información que llegaba del exterior. Esta
reflexión que realizó Indalecio Prieto es unos años muy duros para gran parte de la población
española, podríamos decir que lo que menciona en el comentario no es muy diferente de la
situación actual de la sociedad española. Sigue ocurriendo muchos problemas a los que se
menciona en dicho texto, en ciertos ámbitos parece que en la política y sociedad española
actual, ocurren los mismos defectos, parece que hay un sentimiento individual de sentimiento
nacional y conflictos de lo que significa, olvidando el sentimiento colectivo y gran diversidad de
la sociedad española actual. Por ello, obviando los grandes problemas con lo que se enfrentaron
las personas obligadas a exiliarse siendo despojada su libertad, vemos como en la actualidad
quedan latentes ciertos defectos que el propio Indalecio Prieto aludía en el texto, que el mayor
enemigo del español es el español mismo.