You are on page 1of 4

VISION MUNDIAL PARA LA FAMILIA

13

CLAVES DE LAS PAREJAS FELICES

Habíamos comenzado bien. No sé qué nos pasó. Pero cada vez lo siento más lejos, ya casi
no quiere hablar conmigo”. Así comenzó Marta su primera entrevista, cuando se decidió a buscar
ayuda para su matrimonio.

La gran mayoría de las parejas comienzan bien. El problema es cómo continuar bien. Casi
diariamente hablo con alguna persona que está pasando por problemas en su relación matrimonial.
Sólo de vez en cuando encuentro alguna pareja que es realmente feliz. ¿Qué es lo que hacen a
diferencia de aquellas que no lo son? ¿Cómo lo han logrado?

A través de los años, en mi práctica profesional he observado ciertos elementos que


contribuyen a la felicidad conyugal. No hay recetas mágicas. El asunto principal es que las parejas
felices nunca consideran a su relación como algo ya terminado; constantemente trabajan para
cultivarla. Son actitudes y disciplinas que terminan siendo buenos hábitos.

Muchas parejas se quejan de su situación marital, muchas más son las que cada tanto
prometen trabajar más en eso, pero le siguen echando la culpa a la falta de tiempo, al cónyuge, a
los hijos, los suegros, etcétera, etcétera. Pero si a la huerta nadie la trabaja, la huerta no dará
verduras y se llenará de tantas malezas que nadie quiere estar allí ni un momento. Un buen
diagnóstico no termina con la enfermedad; hay que trabajar en la terapia. Tan claro como eso.

A continuación tenemos varias pautas de trabajo para avanzar considerablemente en la


relación genuina de la pareja. Ellas no son la solución en sí mismas, pero sí constituyen la
herramienta para buscarla eficazmente.

VOLVER AL NOVIAZGO

Las parejas saludables y felices con su matrimonio separan tiempo para estar juntos, para
conversar y encontrarse el uno con el otro. Muchas parejas “se acompañan” solamente. Salen con
sus hijos, van a la iglesia, se reúnen con amigos o parientes, pero quizás pasen semanas y aun
meses sin estar juntos, solos. El comentario que Marta había hecho en el consultorio sobre el
distanciamiento con su esposo tenía mucho de nostalgia. Ella lo comparaba con el tiempo de
noviazgo, donde disfrutaba de la relación, precisamente porque separaban tiempo para conversar y
planificar el futuro. Ocho años después, un lento e imperceptible proceso de alejamiento había
ganado terreno porque la vorágine de las actividades había eliminado todos los momentos de estar
juntos.

Las parejas que son felices hacen el tiempo. Se necesita mucho esfuerzo, pero lo hacen.
Encuentran a alguien con quien dejar a los chicos mientras salen a conversar juntos para compartir
lo que piensan y sienten. Una mesa de confitería, un banco de plaza, una caminata son cosas que
no requieren de grandes gastos y son útiles a este fin.
1
VISION MUNDIAL PARA LA FAMILIA
EN EL OTRO

Las parejas realmente exitosas han logrado conocer lo que sucede en el corazón y en la
mente de su pareja. Se escuchan para comprenderse, conversan y dialogan con el objetivo de
entenderse mutuamente y no sólo para resolver el problema que los hizo conversar en el momento.
Muchas parejas, al discutir, sólo están tratando de que su argumento sea el más fuerte. A menudo,
antes de que el otro termine de hablar, ya tienen su respuesta para retrucar. En otras, sólo uno es
el que habla, como si estuviera jugando al tenis frente a un paredón.

Cierto tiempo atrás, un matrimonio que vino buscando ayuda comenzó a discutir como si
fueran dos radios prendidas; cada una emitiendo su programa, independiente de lo que la otra
dijera.

Para aprender a escucharse un buen consejo es que cada uno hable por 10 minutos sin ser
interrumpido. Al terminar éste, su pareja deberá explicar qué quiso decir, para comprobar qué
entendió. Luego podrá tener él sus 10 minutos y expresar lo suyo y así sucesivamente. Este es un
buen ejercicio para practicar y aprovechar. Una vez que se ha realizado unas tres o cuatro veces, la
misma pareja comienza a tomarlo como método habitual para conversar.

Es preferible usar argumentos en primera persona, ser sinceros, expresar pensamientos y


sentimientos sin agresiones ni echando culpas. Cuando señalamos explícitamente una culpa, la
primera reacción de quien recibe la acusación es defenderse y lo más probable es que el problema
se agrave.

Expresiones tales como “yo pienso”, “a mí me parece”, “creo que”, “yo siento”, “considero”, y
preguntas tales como “opinas de... ?“ “harías si...?”, “te parece la...?” “te gustaría que...?”, son
buenas para usarlas en todo diálogo porque dan importancia a la opinión del otro. Cualquiera se
siente afirmado y estimado cuando valoramos y damos lugar a su opinión.

TE AMO, QUERIDA

Las palabras y los hechos son dos elementos importantes que tenemos para sembrar el bien
en la pareja. Las buenas parejas se dicen “te amo”, “te quiero”, “me gustas”, etcétera
cotidianamente. Para ellas es un hábito y los cónyuges nunca se cansan de escuchar esas
expresiones; al contrario, las esperan. Todos necesitan sentirse valorados y queridos, y es en la
pareja donde debemos dar y recibir esto. Un esposo sabio desarrolla tres excelentes hábitos para
hacer cada día: decirle a su esposa que la ama, mostrárselo con un hecho y encontrar algo que la
esposa es o ha hecho para agradecérselo. Así como San Pablo no se cansaba de repetir ciertas
afirmaciones a los creyentes, porque creía que al hacerlo les ayudaría a recordar la verdad de lo
que ellos ya eran (“porque habéis sido elegidos”, “llamados” “hijos de Dios”), el repetir expresiones
de amor juega un papel importantísimo en el diario vivir.

TÓCAME, POR FAVOR

La “depresión anactítica” es una enfermedad descrita por el Dr. Rene Spitz y demuestra que
la falta de afecto y contacto físico de la madre hacia el niño recién nacido desembocan en un
cuadro que puede llegar a la muerte. Hay muchos cónyuges enfermos o deprimidos por falta de
contacto físico con sus parejas.
2
VISION MUNDIAL PARA LA FAMILIA
Los abrazos, besos y caricias, sin necesidad de que sean hechos buscando relaciones
sexuales, hacen fuerte y segura a la pareja. Es lamentable ver en algunas parejas que el afecto
físico sólo se expresa cuando se busca la relación sexual. Y de esta forma, también terminan
boicoteando su escaso tiempo sexual.

Para la sorpresa de muchos, las mujeres tienden a recibir mayor contacto físico qué lo que
dan a sus maridos, lo que resulta en una carencia en la vida de muchos esposos. Esto ocurre
generalmente por la forma diferente en que expresan la sexualidad los hombres y las mujeres. Los
abrazos y las caricias no son patrimonio de un solo cónyuge sino que ambos deben darlas y
recibirlas.

DELEITATE CON LA MUJER DE TU JUVENTUD

Diversos estudios demuestran que aun en las buenas parejas hay una gran variedad de
frecuencia sexual, ya que eso depende del ritmo individual. Sin embargo, todos estos matrimonios
saludables cultivan y disfrutan una unión regular, a pesar de sus diferencias en la expresión sexual.
La tan mentada revolución sexual, con el incremento de la pornografía en las revistas, el cine y la
televisión, sólo ha deformado y prejuiciado lo hermoso del sexo, esa sublime creación de Dios para
el matrimonio. Y uno de los propósitos del matrimonio es satisfacer los necesidades sexuales de
ambos cónyuges.

Las mujeres sexualmente satisfechas han aprendido a separar tiempo para la actividad
sexual, dándole su debida importancia. Han aprendido a compartir sus sentimientos con su esposo.
Por su parte, los esposos sabios saben que, para la mujer, todo lo que ha ocurrido en el día es
importante para su preparación sexual: el beso a la mañana, el piropo, el llamado telefónico
expresando cariño, etcétera. Esas pequeñas cosas tales como el haberse duchado, cepillado los
dientes y afeitado hacen una diferencia notable.

Toda pareja debería conversar sobre el tipo y la forma en que están teniendo sus relaciones
sexuales. Cuáles son las cosas que les gustan y cuáles las que perturban. El sexo, dentro del
matrimonio, es un aprendizaje mutuo, y “desnudar” los sentimientos y los gustos sobre esos
momentos suele costar más que desnudar el mero cuerpo.

EL PACTO DE SER “UNA SOLA COSA”

El matrimonio que se casa delante de Dios pacta con un “hasta que la muerte nos separe”.
Muchos se casan sin la idea de lo que esto representa y frente a las primeras tormentas quieren
abandonar el barco en el primer muelle que aparezca. En los matrimonios que fracasan encuentro
un individualismo muy marcado, trágicamente descrito por Fritz PerIs cuando dice: “Yo hago lo mío
y tú lo tuyo. Yo no estoy en este mundo para vivir en función de tus expectativas y tú no estás aquí
para vivir por las mías”.

El texto de Mateo 19.6 nos dice: “Así que no son ya más dos, sino una sola carne; lo que
Dios juntó no lo separe el hombre”. Se crea un sentido de pertenencia que va más allá de lo
accesorio; es pertenecerse en esencia. Esto es un misterio que sólo puede compararse al misterio
del pacto de Dios con su pueblo, donde El ama “a pesar de”, aceptándonos tal como somos. Como
dice Walter Trobisch, “Este es el misterio del amor, su grandeza y su dificultad.”

3
VISION MUNDIAL PARA LA FAMILIA
ASUMIR LO PROPIO

Un parásito vive de su compañero, pero a la vez lo destruye. Cuando las dos personas
asumen igual responsabilidad y aceptan lo que la situación les exige, las parejas tienden a crecer y
desarrollarse en amor y respeto. Aun en las pruebas, saben que son dos luchando hombro a
hombro. Por ejemplo, muchos hombres piensan que los hijos son problema exclusivo de la esposa
y olvidan que la responsabilidad es también de ellos (Efesios 6:4). Al tiempo descubren que sus
esposas están agotadas y no tienen energías para ellos. La crianza de los hijos, la administración
del dinero, la elaboración de proyectos, el mantenimiento de la casa, la relación con los parientes y
aun las pequeñas cosas de la vida diaria, como hacer las compras, pagar un impuesto, servir la
mesa, necesitan de la participación de ambos cónyuges.

Así también la esposa, al corresponder a la actitud trabajadora del hombre. Hay mujeres que
no quieren aprender a cocinar más económicamente o no cuidan la ropa o la salud de los hijos,
sobreviniendo gastos que el hombre no alcanza a cubrir.

EL PERDONAR

El perdón es clave para un matrimonio de éxito. El saber perdonar y soportar las debilidades
y carencias elimina bastante de las espinas y rencores que intentan aplastar a la pareja.

Recuerdo una mujer que me tocó tratar por un cuadro depresivo. En la tercera entrevista
sacó de su cartera una pequeña libreta, gastada de tanto uso. Visiblemente alterada, la mujer
comenzó a leer una por una las cosas negativas que su marido había hecho a lo largo de quince
años de casada. El resentimiento hacia su esposo y la incapacidad de perdonar eran la raíz de su
depresión.

La comprensión del otro, la valoración y el amor harán posible vivir el perdón en la pareja.
Los matrimonios felices han desarrollado la habilidad de pasar por alto las debilidades, de perdonar
errores y de soportar carencias. “El que cubre la falta busca amistad, mas el que la divulga aparta
al amigo”, dice la Biblia. La gente de afuera cree que son ciegos, sin embargo, y por lo general,
detrás de esa “ceguera” hay una actitud de amor, de aceptación y de perdón; han desarrollado ojos
que ven y valorizan elementos más transcendentes.

CUANDO DIOS TIENE SU LUGAR

Si bien es cierto que el divorcio existe dentro de nuestras iglesias, el porcentaje es


muchísimo más bajo comparado con la población general. He comprobado que los matrimonios
que a menudo leen la Biblia y oran juntos están más capacitados para solucionar los problemas de
convivencia, hallar consuelo en el desaliento y renovar el amor que aquellos que no lo hacen. Un
matrimonio nunca llega más alto que cuando están juntos de rodillas. Para que la pareja sea sólida
se necesita un buen cimiento que es Jesucristo, y para que crezca, el culto familiar debe estar
presente regularmente. En algunos matrimonios Dios llega a ser un integrante más de la pareja; se
lo incluye y consulta en todo.

Apóstol Daniel Márquez

Si esta palabra impactó tu corazón, escríbeme tus comentarios a info@vmfweb.com.ar