ENSAYO DE LA PELÍCULA: TIEMPOS MODERNOS

La película “Tiempos Modernos” grabado en 1936 por el famoso Charles Chaplin, nos
enseña las condiciones de vida en las que vivían en los Estados Unidos durante la crisis
económica denominada la gran depresión.
Al inicio de la película es curioso ver cientos de ovejas que van de un lugar a otro; ellas son
animales y todas se ven exactamente igual, ninguna es diferente de la otra; eso, sí lo
miramos desde la perspectiva capitalista, es curioso ver que también las personas que salen
del metro o de los buses salen amontonadas y todas van hacia la misma dirección, se
dirigen hacia el trabajo y todas corren porque deben llegar a tiempo para cumplir con su
turno ,en la época que se contextualiza la película son los años 30 justamente cuando se
está viviendo la gran depresión, parecemos simples ovejas que corremos a una misma
dirección para satisfacer o cumplir con una necesidad.
Así mismo, se pudo observar la vida de un hombre pobre, un empleado que tenía que
trabajar en una fábrica en la cual ni siquiera se puede distraer un segundo y lleva una vida
pobre. Una escena que vale mucho la pena mencionar es cuando el pobre sufre un ataque
nervioso en la fábrica (obvio por el continuo y largo tiempo de trabajo), sin ser remunerado,
justificado ni mucho menos pagado, volviéndose loco y después de salir del hospital por
una simple confusión es arrestado por ser un comunista, lo cual en ese tiempo era un insulto
ser comunista y por ende se fue para la cárcel. La situación se presta para pensar en gran
manera que si esto ocurría hace 76 años, ahora se podría pensar que eso ya es pasado y la
historia queda allí, pero la verdad es que las cosas siguen iguales y que a pesar que nos
digan que eso quedó atrás, pero lastimosamente antes éramos subyugados por un jefe y
ahora en pleno siglo XXI las cosas se mantienen, siguen igual; pretendiendo mostrar una
visión muy personal respecto a las condiciones laborales de nuestro país y el por qué a
pesar que poseemos más comodidades aún somos esclavos de los grandes gremios y
sistemas laborales impuestos desde hace mucho tiempo. Los empleados eran sometidos a
duras jornadas mal pagas, pero no podían protestar, debido a que era su única fuente de
ingreso y si protestaban se iban y hoy en día en comparación es algo muy similar.

El actor Chales Chaplin nos enseña como fue el trabajo en las industrias de esa época donde
se puede observar que los trabajadores sufren un estrés laboral, no se encuentran en un
clima de desarrollo sino más bien en un clima absorbente. Se puede observar que los
trabajadores son explotados de tal manera que, para poder darse una pausa e ir a los
servicios higiénicos, uno tiene que marcar en un tablero; es decir, la industria sólo te paga
por las horas que solamente trabajas; por otro lado, el “dueño” de dicha empresa, solo le
importa que el proceso cada vez sea más rápido, por lo que cada cierto tiempo ordena que
la producción acelere, lo que genera que los trabajadores sufran aún más, estrés laboral.
La incorporación de la tecnología en mejorar la productividad de dicha industria, a mi
parecer fue empleada de manera errónea; porque al construir una máquina que elimine el
tiempo de descanso que los trabajadores se toman para poder almorzar y usarlo como
medida que los trabajadores “comen y trabajen a la vez”, generaría un abuso extremo a las
condiciones físicas que una persona pueda soportar y de esta manera, en vez de mejorar la
productividad en la empresa, bajaría por las falta de incidente a causa de dicha máquina. La
mejor opción a mi parecer debió haber sido que se invente una máquina que “automatice”
algunas labores que varios trabajadores realizan de manera continua; evitando la
explotación a ellos y también el estrés laboral generado por la repetitividad que se le
encomienda a cada trabajador a realizar.
Las situaciones que vive Chaplin después de salir de prisión, muestran el grado de
dificultad y desempleo y vivienda que las personas por las que estaban pasando, pero a
pesar de todo él no se quedaba atrás y algo se le ocurría, uno de los momentos de gran
importancia para mí, es cuando entran unos ladrones a la tienda que cuidaba Chaplin y
éstos lo hacían por necesidad, pero se reconocen entre sí, debido a que los dos habían
trabajado en las acerías pero ambos quedaron sin empleo; en los tiempos de hoy los
actitudes de las personas cambian un poco, pero la situación no, lo único que cambió es que
actualmente es más difícil conseguir empleo y el que sale de la cárcel nunca sale con carta
de recomendación, el que sale de la cárcel la misma sociedad se encarga de cerrarle las
puertas debido a que nadie lo contrata por el simple hecho de haber estado privado de su
libertad indiferentemente si es o no inocente.

Actualmente contamos con mucha tecnología (iPod´s, iPad´s, laptopts, blackberry, sillas
más cómodas, carros más rápidos, maquinarias inteligentes, etc.) mejores sistemas de
transporte y con más información; seguramente hace 76 años no existían la mayoría de
cosas descritas anteriormente, pero lo descrito solamente corresponde a bienes materiales,
lo material sencillamente es material y no tiene tanta importancia como las personas, sin
obviar que estos implementos son de gran ayuda en el momento de su labor, pero
lastimosamente la sociedad se encarga de disfrazar todo, vendiéndonos un consumismo y
haciéndonos esclavos de sistemas donde a pesar que no estamos bien nos hacen pensar que
sí. Todo esto con el fin de hacernos trabajar contentos y mejorar la productividad para
aumentar el capital de los dueños de empresas. Si observamos las condiciones de hace
muchos años y lo comparamos con la manera en que la gente de hoy en día en nuestro país
ve el trabajo, vemos que existen muchas cosas en común, si realmente queremos vivir como
humanos y no como las ovejas de la película hagamos lo que en el final Charlie propone,
que es ir por la vida disfrutándola, porque cada día traerá algo nuevo, no hay que ser
esclavos de lo que la sociedad nos vende, debemos ser nosotros mismos para ir en nuestro
diario vivir por el camino que conducirá a la verdadera felicidad.