Dirofilaria

Dirofilaria
Alina Izquierdo Cirer

INTRODUCCIÓN
Dirofilaria immitis (Leidy, 1856), parásito también llamado gusano del corazón del perro, es una zoonosis causada por filarias que afectan fundamentalmente al perro en los
trópicos y las zonas templadas del planeta.
La dirofilariosis pulmonar humana es causada por larvas inmaduras de este parásito y
ocasionalmente por Dirofilaria repens (Railliet y Henry, 1911), este último se ha reportado
como causa frecuente de lesión subcutánea y en menor grado, lesión ocular. En la mayoría
de los casos la infección en humanos se encuentra localizada en el pulmón, aunque ha sido
hallada en otros sitios como el sistema cardiovascular, el tejido celular subcutáneo, la región
ocular, la cavidad abdominal, vejiga y mamas.

Clasificación taxonómica
1. Reino: Animalia.
2. Phyllum: Nemathelminthes.
3. Clase: Nematoda.
4. Subclase: Secernentea.
5. Orden: Spirurida.
6. Suborden: Spirurina.
7. Superfamilia: Filarioidea.
8. Subfamilia: Dirofilariinae.
9. Género: Dirofilaria.
10. Especie: immitis.
El primer caso de Dirofilaria pulmonar humana fue reportado en un joven de 17 años en
Río de Janeiro, Brasil, en el año 1887 por Magalhaes; pero no fue hasta 1941 cuando se
diagnosticó en Nueva Orleans, en la vena cava de una mujer, momento a partir del cual se ha
considerado una zoonosis emergente. En Cuba, el primer reporte de D. immitis fue realizado
por Carlos J. Finlay en 1881 y no fue hasta 1984 que se informó en Ciudad de La Habana
la presencia de otra filaria zoonótica, en este caso Dipetalonema reconditum, en la
población canina.

277

también redondeado y sin protuberancias. de dos o tres capas diferenciadas. mientras que en la hembra solo la primera porción (el resto es doble). la vulva está a 2. ed. han sido hallados casos en numerosos países como Italia. Malasia. Tomado de García LS. Michigan y Minnesota. 103. pulmones y cordón espermático. 278 En el perro. Grecia. la preferencia de este nematodo de migrar desde el sitio de inoculación hacia otras áreas como ojos. pero es enzoonótica en zonas tan septentrionales como Massachusetts. Sri Lanka. acompañado de prurito localizado. Diagnostic Medical Parasitology. El extremo posterior. En cortes histológicos realizados en el hombre. varios autores consideran esta infección aparentemente rara como causa frecuente de lesión pulmonar y sí han planteado. El esófago está dividido en una porción muscular anterior y otra glandular posterior. investigadores como Pampiglione. En la hembra. debido a su muerte antes de la madurez sexual. En este país. Egipto. Canadá. La cutícula de estas es gruesa. La hembra mide entre 25 a 30 cm de longitud y aproximadamente 1 mm de ancho. La mayoría de los casos en humanos se han presentado en los Estados Unidos. una reacción granulomatosa en forma de nódulo. Israel. El extremo anterior es redondeado con papilas compiscuas. Washington DC: American Society for Microbiology. Brasil. Allí la forma subcutánea producida por D. 1). Asia. la microfilaria macho suele tener de 140 hasta 200 µm de diámetro y las hembras pueden alcanzar los 300 µm. África y América (Argentina. Senegal. Australia. Las microfilarias carecen de vaina y tienen de 300 a 325 µm de longitud por unos 7 µm de ancho (Fig. sin labios y con una boca pequeña. . En este país. los parásitos pueden encontrarse en las cámaras y grandes vasos comunicantes del corazón derecho. En estos pacientes la eosinofilia sanguínea es un signo muy frecuente y en general un solo parásito es responsable de la lesión. Estados Unidos. el primer caso de dirofilariosis humana producida por este parásito fue reportado en 1984. immitis tiene una amplia distribución geográfica. con medidas que oscilan entre 1 y 2 cm. Más de 100 casos de dirofilariosis subcutánea humana han sido diagnosticados en Europa. el macho es más pequeño y tiene de 12 a 18 cm de longitud. repens aparece con mayor frecuencia. inmediatamente después de la base del esófago. lo que provoca en estos lugares.7 mm del extremo anterior. Argentina. Ciferri observó que la distribución de la dirofilariosis pulmonar en humanos fue similar a la canina y en España este fenómeno se comporta de igual manera. Japón. Francia. Brasil y el continente africano en su zona mediterránea. Estados Unidos y Canadá). la dirofilariosis humana es más frecuente que lo reportado por la literatura científica. Bruckner DA.Microbiología y Parasitología Médicas Distribución geográfica D. 1993. España.1. presenta además un engrosamiento lateral longitudinal. edema y enrojecimiento local. El perfil de la dirofilariosis en Italia es totalmente diferente al encontrado en los Estados Unidos. Agente etiológico Fig. con una prevalencia máxima en los estados del sur y el sudeste. Adultos de Dirofilaria immitis dentro del corazón de un perro. En el macho el tubo genital es simple.103. 2da. Comunidad de Estados Independientes.

macrófagos y eosinófilos. disnea. El insecto también puede picar al hombre y en este caso evoluciona de manera diferente. y después de 10 a 16 días ya es infectante. Es frecuente encontrar una larva inmadura. redondeado. Los infartos pulmonares se caracterizan por ser redondeados y localizados en el área subpleural. de 1 a 3 cm de diámetro y rodeado de parénquima normal. Ciclo de vida Este parásito tiene un ciclo de vida selvático que incluye a lobos. que obstruye completamente la luz arterial. Esta lesión se localiza con preferencia en la periferia del pulmón y son marcadamente definidos los nódulos pulmonares (coin lesion). en la que queda atrapada en los pequeños vasos.2). Los parásitos de D. la lesión pulmonar aparece como un nódulo circunscrito de color amarillo grisáceo. linfocitos y eventualmente células gigantes. Se ha observado que la microfilaremia muestra sus niveles más altos en invierno. 279 . con cerca de 100 cordoncillos longitudinales en la superficie externa y dos cordones prominentes internos ubicados a cada lado. hemoptisis. En este trayecto muda tres veces más (en total cinco). zorras y gatos. Aedes. Los síntomas. Se ha descrito la presencia de células atípicas en esta lesión. para explicar esto se plantea que el parásito libera una sustancia tóxica. compuesta por células epiteliales. El intestino y el aparato genital se encuentran en el endocele suspendido entre los altos cuerpos de las abundantes células musculares. En esta pueden encontrarse los parásitos vivos o muertos. Cuando la larva juvenil llega al corazón se convierten en adultos hembras y machos. Esta lesión contiene un área central de necrosis por coagulación.Dirofilaria En el corte transversal se observa una cutícula lisa. La microfilaria se desarrolla dentro del insecto. immitis encontrados en los nódulos casi siempre son inmaduros. Anofeles. lo cual está relacionado con la regeneración epitelial ante el parásito. En el examen anatomopatológico macroscópico. de aquí es llevada al pulmón a través de la arteria pulmonar. Patogenia y fisiopatología Los nódulos pulmonares típicos resultantes de esta infección parasitaria casi siempre se encuentran en la periferia de los pulmones y en la porción peripleural curiosamente localizado entre los dos lóbulos. aunque el perro se ha considerado el hospedero más importante. si están presentes. Por tanto. y produce síntomas de embolismo pulmonar. necrosada o calcificada y rodeada de intensa proliferación fibroblástica. con gran reacción granulomatosa y se presentan como procesos autolimitados. copulan y comienzan a producir larvas que van a la circulación mayor. donde el parásito no se desarrolla por no encontrar las condiciones necesarias para su supervivencia y maduración. 103. Microscópicamente hay un área necrótica central rodeada por una estrecha región granulomatosa. En el perro el período prepatente mínimo es de 3 a 6 meses (aproximadamente 180 días). Las microfilarias se encuentran en la circulación sanguínea y son ingeridas por un mosquito que puede ser del género Culex. La larva inmadura muere en el corazón (en el ventrículo derecho). Mansonia y Psorophora. Al parecer el hombre es un huésped accidental. Son generalmente únicos y su verdadera naturaleza se descubre solo después de la intervención quirúrgica. Manifestaciones clínicas Los pacientes que sufren de dirofilariosis pulmonar son casi siempre asintomáticos. dolor torácico. fiebre. fatiga. Cuando el insecto vuelve a picar al hombre o al perro. plasmocitos. debe realizarse la prueba serológica (Fig. multilaminar. lo que no es compatible con su causa embólica. Tiene subperiodicidad nocturna. gruesa. donde sufre dos mudas y pasa a la sangre para alcanzar el corazón. alrededor de la cual hay una zona de fibrosis. está claro que aunque la radiografía o el análisis histológico no sean evidentes. incluyen tos. deposita la larva infectante en el tejido celular subcutáneo. esta lesión se encuentra delimitada de forma periférica por tejido fibroso y el parénquima pulmonar que circunscribe la lesión contiene linfocitos.

tuberculosis o hamartomas. Infección prepatente. por lo cual se ha hecho necesario obtener antígenos de excreción-secreción de microfilarias de D. de 1 a 3 cm (coin lesion). 103.Microbiología y Parasitología Médicas Fig. como carcinoma primario o metastásico de pulmón. En contraste con la infección canina. pero poseen una baja sensibilidad por las reacciones cruzadas con otros helmintos. cit. el infarto pulmonar aparece por lo general. aunque es benigna. semeja otras lesiones patológicas de importancia. 2. Recientemente se han incorporado otras pruebas que superan esto. como los análisis moleculares. y proponen comenzar la investigación con una prueba serológica para D. Bruckner DA. Infección con parásitos de un solo sexo (monosexual). op. Dentro del estudio serológico se destacan la fijación del complemento. Los clínicos están de acuerdo en abolir los procederes invasivos como la aspiración por aguja o la biopsia transbronquial. según lo demuestran los resultados de Duménigo y colaboradores. Existen cuatro tipos de dirofilariosis ocultas en perros: 1. La lesión pulmonar típica (el nódulo simple). y tiene una prueba serológica positiva a filaria sin historia de residencia en área endémica para filariosis humana. hemaglutinación indirecta y el ELISA. neumonía por hongo. immitis. escalofríos y pérdida de peso. la microfilaria circulante no existe en el humano y su diagnóstico es hecho de forma eventual en estudios histopatológicos. cuando las condiciones epidemiológicas o los síntomas así lo sugieran. Tomado de García LS. Diagnóstico El diagnóstico presuntivo firme de dirofilariosis pulmonar puede establecerse en un paciente que presenta una lesión en moneda. 280 . immitis. por ejemplo la detección de bandas específicas a través de Inmunoblot. síncope. pero los tres métodos tienen como desventaja su baja especificidad. que también se presentan como lesiones pulmonares bien definidas.2. En este campo nuestro país ha obtenido importantes logros. Se han utilizado antígenos somáticos para el diagnóstico de dirofilariosis humana. En la radiografía de tórax la infección se observa en forma de un nódulo pulmonar único bien definido. Nódulo pulmonar con Dirofilaria immitis (corte histológico). que sí demuestran alta antigenicidad y especificidad.

Infección con parásitos que fueron esterilizados inmunológicamente. sudeste de Asia. la influencia de la edad. es por ello que se impone de forma inicial. inmunofluorescencia indirecta (IFI) y aglutinación en látex. generalmente después de una intervención quirúrgica o de la muerte. España. por lo tanto. En Cuba en un estudio de prevalencia realizado en Ciudad de La Habana en perros caseros y callejeros entre octubre de 1979 y abril de 1981. Este elemento unido a la existencia de los vectores biológicos de este nematodo han de tenerse en cuenta. con el consecuente infarto pulmonar severo. mientras que en un estudio serológico de 825 perros. y se ha usado con éxito la ivermectina en la población canina para prevenir la transmisión de D. por tanto. Los adulticidas convencionales como terapia pueden causar muerte súbita debido a tromboembolismo pulmonar de las grandes arterias. pero muestran mejores resultados en el período prepatente de la infección. también es recomendable llevar a cabo procederes quirúrgicos que permitan eliminar un número considerable de parásitos. fueron utilizadas las pruebas serológicas. pero no en la etapa de microfilaremia. En todos estos casos para la detección de Dirofilaria canina en animales con infección oculta. Portugal. de 5 985 perros estudiados. el término de amicrofilaremia no se debe emplear. Epidemiología y prevención La infección canina es frecuente en buena parte de Japón. Actualmente se prefieren las pruebas serológicas como diagnóstico para la detección de antígenos circulantes en la pesquisa de microfilaremia. no era epidemiológicamente significativa. ya que aumenta la posibilidad de transmisión al humano y. repens. Según los resultados obtenidos por los autores de este trabajo. Estos están disponibles en el mercado en forma de múltiples kits comerciales. se demostró una prevalencia de 19 % para un total de 36 143 perros infectados. su importancia como zoonosis. el diagnóstico fue realizado por identificación de microfilarias en sangre y por ELISA. Argentina. En las regiones de fuerte endemia de D. solo la profilaxis es efectiva. En todos se encontraron microfilarias en la circulación de los perros. 77 fueron seropositivos (9. realizar un adecuado diagnóstico y una correcta valoración del paciente antes de administrarle algún medicamento. debido a la posibilidad de que ocurra un choque anafiláctico. En cuanto a las medidas preventivas. immitis está caracterizada por períodos de dirofilariosis oculta. Tratamiento Por lo difícil del diagnóstico en el ser humano y su tendencia a confundirse con otras enfermedades ya descritas. Para demostrar la presencia de anticuerpos (Ac) se han usado varios métodos inmunológicos como el ELISA. La prevalencia de la infección basándose en el ELISA fue un poco más alta. por lo cual no existe tratamiento específico aún. 253 (8. immitis. Infección con parásitos que fueron esterilizados siguiendo tratamiento. porque la microfilaria puede estar aunque no se haga evidente el examen sanguíneo. para de esta forma detectar los que estén parasitados y con su eliminación evitar la transmisión de Dirofilaria al ser humano.Dirofilaria 3. En Brasil. Francia. porque la forma de presentación no es común y su curación es espontánea. Australia y en general en la totalidad de las islas del Pacífico. sexo y condición (callejero o casero) de los perros en relación con la presencia de microfilarias en sangre. Colombia.3 %). por ejemplo. México y Brasil). además por el hecho cierto de que el parásito solo se diagnostica cuando el nódulo es operado. lo que evidenciaba un aumento de la parasitosis. es de vital importancia mantener un pesquisaje periódico de los perros. 281 . China. La quimioprofilaxis para estos animales puede reducir los riesgos de la infección humana. En un estudio donde se investigaron 28 000 perros distribuidos en ocho países (Italia. la infectación puede prevenirse por la destrucción de larvas infectantes con dietilcarbamacina administrada por vía oral. 4. En cuanto a la prevalencia de dirofilariosis subcutánea se sabe que está subestimada.5 %) fueron encontrados positivos a microfilarias circulantes. es que se ha podido confirmar la presencia del parásito en el ser humano. La infección causada por D.

En lugar de esto. África. INFECCIONES FILARIÁSICAS ZOONÓTICAS Son infecciones esporádicas con microfilarias que de forma ordinaria parasitan a otros animales y han sido registradas en muchas partes del mundo..UU. Posee periodicidad diurna. 1941): es un parásito común de los tejidos subcutáneos de osos en Japón. Dirofilaria repens en tejido retrobular. nochtiella. Provoca dirofilariosis subcutánea. aunque cerca de la mitad han sido encontradas en EE. Dirofilaria striata y Dirofilaria subdermata: reportadas muy recientemente. op. Dirofilaria tenuis (Chandler. Se caracterizan por presentar eosinofilia frecuentemente. Asia. El examen patológico revela la forma madura y en ocasiones la inmadura. Canadá y el norte de EE. Dirofilaria ursi (Yamaguti. immitis y D. de 33 a 50 mm. 1973): se localiza preferentemente en Guinea Ecuatorial y África Central. La microfilaremia es rara. Gilles HM. y Canadá. además de EE. con prurito y lesiones eczematosas. Tomado de Peters W. En el hombre produce lesiones cutáneas y subcutáneas fundamentalmente. o recuperar el parásito de un nódulo linfático.3. 1942): es un parásito subcutáneo de mapaches y ratones en EE. la situación es casi siempre reconocer en primera instancia la filaria. Las filarias zoonóticas que provocan infecciones en humanos son las siguientes: 1. Desportes. este último incluye las especies siguientes: Fig. Meningonema peruzzi (Orihel y Esslinger. 103. 2.UU. el cual es muy antropofílico (Fig. Dirofilaria conjunctivae (Addario. 103. con excepción del tipo subperiódico Brugia malayi. Es un parásito natural de animales que provoca daños oculares y a nivel del tejido celular subcutáneo de brazos. 6. Los vectores que lo transmiten son moscas negras (Simuliidae). 1885. antigua URSS. India. sus reservorios son monos Cercopithecus. 1974): parásito subcutáneo de la nutria americana y de gatos monteses norteamericanos. cit. también se ha visto en gatos y en zorras rojas. pulmón u ojo. El vector que transmite esta especie pertenece al género Culicidae. 5. con espículas simples cortas. 3. mamas. África. La extracción quirúrgica de estos nematodos es el único tratamiento conocido. al retirar un nódulo del tejido subcutáneo. Dirofilaria lutrae (Orihel y Beaver. a diferencia del macho que es más pequeño.5 mm de ancho. El hombre es un hospedero accidental de las filarias zoonóticas.Microbiología y Parasitología Médicas OTRAS ESPECIES ZOONÓTICAS DE DIROFILARIA Existen dos subgéneros dentro del género Dirofilaria: D. El quitar las lesiones en forma quirúrgica casi siempre es curativa. Sri Lanka y Viet Nam. Las características morfológicas más importantes de esta especie son: pared corporal muy delga- 282 . 1911): es un parásito subcutáneo natural de los perros de Europa. labio superior. Dirofilaria repens (Railliet y Henry. escrotos y piernas. El diagnóstico se hace por identificación de parásitos en biopsia o al extraerlos de la lesión.3). levemente desiguales. 4. El diagnóstico quirúrgico de dichas infecciones en humanos es raro.UU. posee periodicidad nocturna y es causante de dirofilariosis subcutánea en humanos. La hembra mide entre 86 y 122 mm de largo por 0. 1939-1940): se ha visto afectando al hombre en numerosas ocasiones en diversos países de Europa.UU. 1.

1980): se localizan en Brasil. Viet Nam y Filipinas. Tailandia. somnolencia y fatiga. El vector es desconocido. Microfilaria semiclarum (Fain. Género Onchocerca: los raros casos de oncocercosis zoonótica han sido diagnosticados en Canadá. b) B. pero son más pequeñas y robustas. sibetas. las microfilarias miden 300 por 2. sprenti (Anderson. pues necesitan de los excrementos de sus huéspedes para completar su ciclo 283 . reconditum (Grassi. No se ha estudiado aún en humanos la periodicidad.5 µm. Malasia. el estadio adulto se desconoce. Se han encontrado en sangre con una periodicidad diurna. desvainadas y miden 198 por 5. guyanensis. Las especies son: a) B. gutturosa: se aprecia en el ligamento nucal del ganado vacuno. cervicales: se encuentra en el ligamento cervical de los equinos. malayi (forma subperiódica): su reservorio son los monos de hierba. Con la coloración de Giemsa no se observan bien. OTROS GÉNEROS DE FILARIAS ZOONÓTICAS QUE AFECTAN A HOMBRES 1.2 µm. 2. 1974): se localiza en el noroeste de Zaire. solo se han hallado en el LCR. La transmite mosquitos del género Mansonia. se han hallado en biopsias cutáneas y se observan bien con la coloración de Giemsa. son parecidas a las de Mansonella perstans pero con espacio cefálico más largo. Microfilaria bolivarensis (Godoy. Las microfilarias son claras y alargadas en la mitad posterior del cuerpo. y C. no poseen núcleos en posición terminal y el espacio cefálico es corto. gatos. pero con hematoxilina sí. Las microfilarias son muy difíciles de diferenciar de las de B. Existen cinco especies en EE. antigua URSS y en Suiza. anchura corporal máxima en las proximidades de la extremidad anterior. arbuta (Highby. Se ve en Indonesia. pangolines domésticos y salvajes. 4.UU. 3.UU. tienen cola corta. Su extremo cefálico es bruscamente redondeado.Dirofilaria da. b) O. Oregón): se encuentra en la cavidad corporal del castor y produce afección ocular. Sus hospederos naturales son primates o animales carnívoros. puntiaguda. 1946): se localizan en Gabón. Específicamente en Norteamérica las lesiones se caracterizan por nódulos fibróticos en tendones. b) D. pahangi: su reservorio son los perros y gatos. Tiene como vector principal a las pulgas (Ctenocephalides spp. 2. 1943. Las microfilarias son similares a las de Mansonella perstans. d) O. en Cuba se halló por vez primera en Ciudad de La Habana por Bouza y colaboradores en el año 1984 y todo indica que predomina sobre la D. 1890): es una filaria subcutánea del perro que ha sido observada en varios países.. malayi y B. immitis en esta región del país. 1953. c) O. stilesi: se ve en el tejido conjuntivo laxo del ganado vacuno. Tienen gran parecido con Onchocerca volvulus. esófago corto no dividido en forma precisa y el intestino expandido con pared y contenido de pigmentación oscura.. c) B. lienalis: se halla en el ligamento gastroesplénico del ganado vacuno. EE. El diagnóstico se confirma por la presencia de los parásitos en cortes de tejidos de lesiones extirpadas quirúrgicamente. cefalea. c) D. 3. Las microfilarias son no envainadas y miden 256 por 7 a 8 µm. Orihel. y provocan una infectación subcutánea u ocular. Microfilaria rodhaini (Peel y Chardome. Produce afección del SNC como encefalomielitis aguda. e) O. beaveri: su reservorio son los mapaches y gatos monteses. pero se sabe que en monos están en sangre durante todo el día. Europa y Canadá: a) O. Género Brugia: de afectar al humano se localizan casi siempre en los ganglios linfáticos de pacientes inmunodeprimidos. pero envainadas. Valcon. cerca de la frontera con Venezuela. catis) que se hallan en lugares donde las condiciones higiénicas no son buenas. Oregón): se observa en la cavidad corporal del puerco espín y produce afección ocular. reticulata: se observa en el ligamento de articulaciones y tendón flexor de las patas de los equinos. Género Dipetalonema: a) D.

lo que se explica por estados de inmunodepresión del paciente.37:19-21. El uso de técnicas modernas para el diagnóstico de esta enfermedad zoonótica que afecta a humanos es esencial. a la luz de los nuevos avances existentes en el campo de la biología molecular y el inmunodiagnóstico. Washington: Asociación Estadounidense de Salud Pública. Dipetalonema reconditum (Grassi. porque es diagnóstico diferencial de neoplasias y otras afecciones que por lo general demandan cirugía de tórax. Benenson AS. Prevalencia de Dirofilaria immitis en perros de Ciudad de La Habana. Barcelona: Ed. Bouza M. Loaina uniformis: presente en conejos y liebres. Estas infecciones accidentales para el hombre no son graves. Wuchereria kalimantani: presente en monos de ramas plateadas en Indonesia.. 284 .1890) (Nematoda: Filarioidea). Japón y Australia. Beaver PCh. sino zoonóticas.125:423-4. además. Marty P. en pacientes con trastornos de la inmunidad. Salvat. OTRAS FILARIAS ZOONÓTICAS DE MENOR IMPORTANCIA PARA EL SER HUMANO 1. Guatemala: Litografía Delgado 1997:122-4. Sus microfilarias se diferencian de las de D. ed. Cupp EW. Duménigo BE. Bouza M. La dirofilariosis debe ser considerada un problema de importancia médica. ed. 4. Perrin C. Lacour JP. BIBLIOGRAFÍA Aguilar FJ. Gálvez MD. interstitium: es una filaria subcutánea de la ardilla. Estudio preliminar de la influencia de las condiciones higiénicas en las filariasis caninas. 5. lo que deja claro el gran subregistro que existe en el diagnóstico de esta parasitosis. Jung RC. y. Parasitología Médica. Thelazia californiensis: común en California y afecta a liebres. 2da. Díaz M. por lo cual no circulan. RESUMEN En todas estas filarias como no son del hombre propiamente. immitis ante todo paciente con lesión numular única en el pulmón (coin lesion). con la única excepción de Brugia spp.16th. Duménigo BE. immitis por poseer un cuerpo refráctil en la región media del cuerpo y cola en forma de gancho. se transmite por la mosca del género Fannia. Desruelles F. Le Fichoux. Rev Cub Med Trop 1986. . Puede producir una conjuntivitis grave. Del Valle MT. Manual para el control de las enfermedades transmisibles. Aguiar PH.36:22-9. Ann Dermatologie Venereol 1998. radiólogos y parasitólogos tengan en cuenta el diagnóstico de D. 2. A estos enfermos se les deben realizar varios estudios microscópicos del nódulo en busca de la larva inmadura. En Cuba existen los elementos necesarios para el mantenimiento del ciclo vital de Dirofilaria en animales. porque se ha encontrado con una frecuencia que va en aumento en corazón y pulmones de humanos en EE. 1890) (Nematoda: Filarioidea) en un perro en Cuba. d) D. 1986:363-425. Espino AM. Es necesario que los clínicos.34:262-8. Rev Cub Med Trop 1982.38:271-3. Endemic subcutaneous Dirofilaria repens filariasis in Southern France. Loaina scapiceps: presente en conejos y liebres. Rev Cub Med Trop 1984. Hallazgo de Dipetalonema reconditum (Grassi. 3. pero han de tenerse siempre presentes como diagnóstico diferencial de las filarias humanas.UU. fundamentalmente en regiones endémicas. 1997:212-6. Wuchereria lewise: presente en Brasil. venados y coyotes. Parasitología Clínica. Duménigo BE. Ash DLR. el ciclo biológico no se completa y las microfilarias se quedan retenidas dentro del útero de la hembra.Microbiología y Parasitología Médicas de vida. La prevalencia de la infección por D. excepto en el caso de Dipetalonema en el que sí se ven las microfilarias circulando. immitis en la población canina es alta y la proliferación de mosquitos está en aumento. Rev Cub Med Trop 1985. Primer informe en la Isla de la Juventud. De Saint Florent JD.

Santafé de Bogotá: Ed. Monchy D.86:396-400. Cordero M. Human dirofilariasis in Italy. Office International Des Epizooties. Zardi EM. repens) of the spermatic cord. Misuriello G.35:67-71. London: Bailliére dirofilariasis. 18th. Probl Vet Med 1992. Poey C. García LS. García Aguado JM. Blacklow NR. DF: Ed. 2da. 3rd. Microbiología médica de Jawetz. Szyfres B. Canestri Trotti G. Aguilar Bascompte JLL. Parasitología y Medicina Tropical. Barcelona: Ed. Alternative treatment of heartworm disease. Rivasi F. Pathologica 1997.66:195-203. ed. Bartlett JG. Medicina Interna. ed. A case of human dirofilariasis (D. Tringali R.88:472-7.4:405-18. Heyneman D. 1ra. Ross JN Jr. Bortoletti G. London: Wolfe Medical Publication.89:31-5. Review of published cases. Parassitologia 1997. Agurre Errasti C. Canestri Trotti G. Butel JS. Pathologica 1996. Philadelphia: WB Saunders Company. Fini M. Zardi DM. Contin BH. Fossarello M. Simon F. Salvi G. Enfermedades por filarias y dracunculiasis. et al. Human subcutaneous dirofilariasis: 8 new cases in northern Italy. Tissue Nematodes. Enferm Infecc Microbiol Clin 1994. Manual de Parasitología y Helmintología humana. Magi M. Barduagni F. ed. Muro A. Perrone A. Maccioni A.39:13-22. . Tomo I. Infectious Diseases. Human dirofilariasis in Sardinia: 4 new cases. Levenes H. DF. Mastinu A. Manson’s Tropical Diseases. García Navarro. ed. Human dirofilariasis: identification of a 44 KD antigen recognized by IgM against Dirofilaria immitis. Kato G. Falagiani P. 1995:491-532. Cancrini G. Melnick y Adelberg. 13ra. Ann Parasitol Hum Com 1991. La Habana: Ed. SA de CV 1998:753-93. Molecular diagnosis of human dirofilariasis. Manson Bahr PEC. Muñoz I. Finlay CM. Dubourdieu D. Med Trop Mars 1993. Minerva Urol Nefrol 1992. Mensa Pueyo J. et al. Deuxième éd. Parasitología médica. Human humoral inmune response to Dirofilaria species. Greene BM. Mosby Doyma. A colour Atlas of Tropical Medicine and Parasitology. Apted FIC. . Corachán Cuyás M. Gilles HM. Vagliani G. Rozman C. 1982:239-42. Sotolongo F. Kourí P. Guegan H. Muro A. De Santolo GP. Andreini C. Diagnostic Medical Parasitology. Genchi C. Prieto G. Favia G. Efficacy of Ivermectin in preventing Dirofilaria repens infestation in dogs naturally exposed to contagion. Peters W. Agustí A et al. Simon F. Pampiglione S. DC: Am Soc Microbiol 1993:237-65. Ann Trop Med Parasitol 1997. Washington. En: Gorbach SL. Zardi O. Garavelli PL.53:366-71.91:961-2. Obtención de antígenos de excreción-secreción de microfilarias de Dirofilaria immitis. Pulmonary dirofilariasis. En: Brooks GF. 1989:887-97. Pueblo y Educación. Pathologica 1994. Zoonoses et maladies transmissibles communes à l’homme et aux animaux. 285 .39:397-400. Markell EK. Fabbri F. Bruckner DA. Parasitologia 1993. Zardi MC. ed. El Manual Moderno. Heyneman D. ed. México. 1992:2008-15. Morse SA. Cordero M. Marconcini A. México.12:193-6. En: Farreras Valentí P.44:129-31. Perera L. 16ta. Cancrini G. Subcutaneous human Acha PN. Rev Cub Med Trop 1987. En: Goldsmith R. El Manual Moderno.Dirofilaria Espino AM. 1995:2474-82. 1989:82. Infecciones por nematodos. Basnuevo JG.