Inmunología de las parasitosis humanas

Inmunología de las parasitosis
humanas
Luis Fonte Galindo

INTRODUCCIÓN
A los efectos de este capítulo, con el término parasitosis humanas nos referiremos a la
infección del hombre por seres vivientes clasificados como protozoos o helmintos. Estos
parásitos, como fuera comentado anteriormente, son responsables de cifras de morbilidad y
mortalidad superiores a las producidas por cualquier otra clase de organismo infeccioso. Se
estima que alrededor de 30 % de la población mundial, sobre todo de las llamadas regiones
“postergadas”, sufre de infecciones parasitarias. La malaria, por citar tan solo un ejemplo,
afecta a más de 200 000 000 de personas en todo el mundo, de las que mueren aproximadamente 2 000 000 cada año.
Por la razón antes expuesta, al mejor saber sobre las respuestas inmunitarias contra los
parásitos que infectan al hombre se le ha prestado gran interés. Esto ha conducido al desarrollo de la inmunoparasitología como una importante rama de la inmunología. A tal punto ha
sido así, que importantes aportes a los conocimientos más generales sobre las respuestas
inmunitarias han emergido de estudios sobre la inmunobiología de las infecciones parasitarias.
Dos características de los parásitos han dificultado el mejor conocimiento de las respuestas inmunitarias de sus respectivos hospederos. Ellas son:
1. Su mayor desarrollo filogenético, al extremo de que una parte de ellos es pluricelular, lo
que los hace de mayor complejidad antigénica que el resto de los organismos infecciosos.
2. El hecho de que la mayoría de los parásitos transitan por ciclos de vida complejos,
muchas veces con más de una fase en el hospedero humano, lo que conduce a respuestas inmunitarias específicas a las estructuras antigénicas de cada una de estas fases.
A una infección parasitaria la puede caracterizar, en un extremo, una reproducción no
controlada del agente invasor en ausencia de una respuesta inmunitaria efectiva por parte
del organismo infectado; y, en el otro, la producción de lesiones en los tejidos del hospedero

23

dificulta la adherencia de los parásitos que habitan en el tubo digestivo a la superficie de ese órgano. Para tener éxito la infección. son más resistentes al paludismo. a continuación abordaremos el estudio de las características más generales de las respuestas inmunitarias a los parásitos que infectan al hombre. Sin embargo. 6. con mucha frecuencia. La especie Entamoeba dispar. 2. los protozoos patógenos han evolucionado para sobrevivir en el interior de las células del hospedero y son controlados por mecanismos celulares similares a los utilizados para eliminar bacterias intracelulares y virus. debe su no patogenicidad. lo más frecuente es que el control inmunitario de una parasitosis sea el resultado de la combinación de ambos tipos de mecanismos. Los pacientes de anemia de células falciformes. sobreviven en el espacio extracelular y su eliminación es mediada por mecanismos dependientes de anticuerpos. escapar a su destrucción por el sistema inmunológico de aquel. los metazoos. la mayor virulencia de algunas cepas de estas especies obedece a una mayor resistencia de las mismas a ser fagocitadas o a ser eliminadas por los mecanismos microbicidas de los fagocitos. De hecho. que heredan un defecto en sus moléculas de hemoglobina. Algunos parásitos pueden ser eliminados por la activación del sistema del complemento. Las formas residentes. 7.Microbiología y Parasitología Médicas como consecuencia del desarrollo de respuestas inmunitarias cuantitativamente exageradas o cualitativamente inadecuadas. entre ellos los helmintos. por ejemplo. En general. a la alta sensibilidad de sus trofozoitos a la acción lítica de las proteínas de este sistema. entre otros factores. y por esquistosomas. a las maniobras que pueden desarrollar los parásitos para evadir las respuestas de este y. El mucus intestinal actúa como una capa protectora que impide la adherencia de muchos de los parásitos que alcanzan el tubo digestivo al epitelio de esa víscera. correspondientes a los nuevos parásitos. y después eliminada. el hospedero puede hacerse resistente a la reinfección por nuevos parásitos. son muy variados los mecanismos específicos con los cuales el hospedero enfrenta a los parásitos. 24 . que tienen la capacidad de penetrar la piel. Es válido aclarar que en la mayoría de las ocasiones no existe una separación neta entre mecanismos humorales y celulares. por células fagocíticas. se le conoció primeramente como premunición y hoy se le denomina inmunidad concomitante. Citemos los mejor caracterizados: 1. que actúan como vectores de un número importante de parásitos. y hacemos referencia a los mecanismos por los cuales el hospedero puede controlar la infección. Una amplia variedad de especies de protozoos puede ser ingerida. A este hecho. principalmente monocitos y macrófagos. deben ser de alguna manera diferentes. 3. a las consecuencias patológicas de estas respuestas cuando son inapropiadas. La piel proporciona protección contra la invasión por la mayoría de los parásitos. los individuos que carecen de este antígeno son resistentes a la infección palúdica. INMUNIDAD NATURAL Mecanismos inespecíficos de diferentes tipos participan en la defensa natural contra los parásitos. Debido a que los plasmodios utilizan el antígeno del grupo sanguíneo Duffy para unirse a los eritrocitos. desde la perspectiva del parásito. al mismo tiempo. esta debe transitar entre los dos extremos: evitar matar al hospedero y. Como en el caso de los inespecíficos. El peristaltismo intestinal resulta en una especie de barrido que. y las infectantes. Partiendo de las consideraciones contenidas en el párrafo anterior. En contraste. responsables de la infección crónica. 5. esta barrera física puede ser rebasada por insectos chupadores de sangre. MECANISMOS ESPECÍFICOS Cuando se desarrollan infecciones parasitarias crónicas. 4. como el mucus intestinal. finalmente. que se observa sobre todo en casos de esquistosomosis y de paludismo.

pueden unirse por sus regiones Fc a mastocitos. células NK. haciendo referencia a los ejemplos mejor conocidos. en tanto sea capaz de oponer a estos respuestas linfocitarias con perfil Th1. Inducir la degranulación de mastocitos. Por ejemplo. como Ascaris lumbricoides y T. Neutralizar al parásito al interferir con sus funciones principales. por ejemplo Plasmodium spp. Por ejemplo. 2. entre otras linfoquinas. después de interactuar con los antígenos parasitarios correspondientes. Potenciación de la capacidad microbicida de los macrófagos en respuesta a la multiplicación de protozoos en el interior de estas células: Toxoplasma gondii. aumentan el flujo de otros anticuerpos y tipos celulares al sitio anatómico donde se está produciendo la respuesta. se multiplican en el interior de células no fagocíticas. podrían controlar o eliminar la infección.. 2. caracterizadas por la secreción de IL-4. a su vez. Estas células po- 25 . cruzi y Leishmania spp. Desencadenar fenómenos de citotoxicidad celular dependiente de anticuerpo (ADCC). Por ejemplo. células efectoras (macrófagos. Se ha demostrado que los anticuerpos IgE. anticuerpos contra la etapa de gametocito de especies de Plasmodium pueden impedir la continuación del ciclo reproductivo de estas especies. hacer más eficiente la fagocitosis de estos microorganismos. se han adaptado a vivir dentro de los macrófagos. Ellas son: 1. También se libera. El hospedero tendrá más oportunidades de controlar la infección por estos protozoos. entre ellas la reproducción. spiralis. 6. que estimula los mecanismos microbicidas de los macrófagos. que induce la eosinofilia. Por ejemplo. T. Una vez en el sitio inflamatorio. e IL-5. 5. 7. eosinófilos. caracterizadas por la liberación. que atrae específicamente a este tipo celular. anticuerpos IgG séricos contra Trypanosoma brucei activan la vía clásica del sistema del complemento y. Bloquear la unión del parásito a sus células o estructuras dianas en el hospedero. que estimula la producción de IgE. de tres importantes maneras en la defensa contra las infecciones parasitarias. el factor quimiotáctico eosinófilo. Activar la vía clásica del sistema del complemento. se conoce que a la infección del hombre por algunas especies de helmintos. Neutralizar toxinas y otros productos del metabolismo parasitario. de IFNγ.. Por ejemplo. 4. 3. Esta unión produce la degranulación de estas células y la liberación de aminas vasoactivas que. por parte de los mastocitos. Trichinella spiralis. al aumentar la permeabilidad capilar.Inmunología de las parasitosis humanas RESPUESTAS HUMORALES Los anticuerpos al interactuar con sus correspondientes determinantes antigénicos en las estructuras parasitarias pueden activar una amplia variedad de mecanismos efectores que. la caracteriza una elevada producción de IgE y altas cifras de eosinofilia. actuando como opsoninas. anticuerpos contra proteasas de E. Por ejemplo. al menos. Ambos fenómenos son el resultado de la capacidad de estos helmintos de estimular respuestas Th2 por las células CD4+. Veamos los más conocidos: 1. anticuerpos IgG séricos contra especies de Plasmodium y de Trypanosoma pueden. como los hepatocitos. llevan a la lisis de parte de los microorganismos infectantes. Schistosoma mansoni y algunas especies de filarias) liberan productos tóxicos que dañan las estructuras parasitarias. las células del sistema inmunológico participan. Potenciar la fagocitosis de células parasitarias. estas células pueden mediar mecanismos de ADCC. finalmente. plaquetas) tras su interacción con la porción Fc de anticuerpos unidos a determinadas especies de parásitos (Trypanosoma cruzi. anticuerpos contra la etapa de merozoito de especies de Plasmodium pueden bloquear la infección de eritrocitos por el parásito. RESPUESTAS CELULARES Además de la acción reguladora de los linfocitos T CD4+ sobre la producción de anticuerpos antiparasitarios. histolytica impiden la acción de estas sobre la matriz extracelular de la mucosa intestinal del hospedero. Por ejemplo. Activación de células CD8+: algunos protozoos.

Los productos liberados por estas células aumentan el peristaltismo intestinal y el acceso de otras moléculas con funciones defensivas. tanto protozoos como helmintos. en la célula infectada. tienen la capacidad de variar los antígenos expresados en su superficie y. tanto protozoos como helmintos. Los parásitos que habitan en el lumen intestinal. no son reconocidas como extrañas por el sistema inmunológico del animal infectado. y cada onda consiste en una variante 26 . rhodesiense. Los individuos infectados muestran ondas de parasitemia. cruzi y Leishmania spp. sobre todo los intestinales. b) Camuflaje antigénico: las larvas de Schistosoma mansoni. que viven en los vasos mesentéricos. en su recorrido desde la piel. actuando como “señuelos”. b) La estimulación de la secreción de IFNγ. Esto trae como consecuencia que las respuestas inmunitarias desarrolladas contra los antígenos de una fase no son útiles en el control de la multiplicación del parásito en la fase siguiente. e) Variación antigénica: no pocos parásitos. el que activaría la síntesis de oxido nítrico. brucei libera antígenos superficiales hacia el medio circundante. que son resistentes a los efectores inmunitarios. A. Impedimento al reconocimiento antigénico: a) Mimetismo antigénico: algunos parásitos sintetizan y se recubren de moléculas parecidas a otras del hospedero. especies de plasmodios. El mucus intestinal.Microbiología y Parasitología Médicas drían presentar antígenos parasitarios a células CD8+ y la activación de estas podría tener dos posibles consecuencias: a) La lisis directa de las células infectadas. T. A continuación nos referiremos a las mejor caracterizadas. expresan antígenos específicos de fases. un potente microbicida. Otros protozoos. y viceversa. causantes ambos de la tripanosomosis africana. activan la síntesis y liberación de mucus por estas. se recubren de moléculas del hospedero (glicolípidos del grupo sanguíneo ABO. gondii. Las estrategias parasitarias para evadir o resistir las respuestas inmunitarias del hospedero son muy variadas. Por ejemplo. Los ejemplos mejor conocidos de variación antigénica son los correspondientes a T.. MECANISMOS DE EVASIÓN PARASITARIOS La capacidad de los parásitos para sobrevivir durante largos períodos en sus respectivos hospederos es consecuencia de una adaptación evolutiva de los primeros. que les permite evadir o resistir los mecanismos defensivos de los segundos. También ha sido reportado este mecanismo de evasión para las formas adultas de este parásito. hasta los pulmones. 1. por ejemplo. Expulsión de helmintos intestinales: este tipo de respuesta es un excelente ejemplo de la combinación de mecanismos humorales y celulares en el control inmunitario de una parasitosis. impiden que los efectores inmunitarios realicen su acción sobre las estructuras parasitarias que estimularon su desarrollo. se ha demostrado que los helmintos próximos a la mucosa intestinal estimulan la degranulación de mastocitos (bien directamente. su puerta de entrada. recubre a los parásitos y facilita su expulsión. lumbricoides recubre su superficie con moléculas que tienen reactividad cruzada con el colágeno humano. donde quedan protegidos de las respuestas humorales de este. en consecuencia. d) Producción de antígenos específicos de fases: algunos parásitos. contra las cuales este no respondería. sobreviven y se reproducen en el interior de células del hospedero. en consecuencia. al lumen intestinal. IgG) y. los antígenos parasitarios estimulan los linfocitos T a secretar linfoquinas que. desarrollan quistes. 2. Partiendo de estudios en modelos animales. Estos. bien por la mediación de anticuerpos IgE específicos remanentes de infecciones previas). c) Liberación de “señuelos” al medio circundante: T. 3. a su vez. actuando sobre las células caliciformes de la mucosa intestinal. Secuestramiento anatómico: algunos protozoos. dejan de ser reconocidos por los efectores de las respuestas inmunitarias en curso. Al mismo tiempo. entre ellas anticuerpos. están menos expuestos a los efectores inmunitarios celulares. brucei y T. proteínas del complejo mayor de histocompatibilidad. por ejemplo T.

Como resultado. a) Trastornos de la circulación linfática: este es el caso de la filariosis linfática. y. cruzi sintetiza una glicoproteína de membrana que participa en la degradación acelerada del fragmento C3b. Una consecuencia de la variación antigénica es la dificultad para lograr vacunas eficientes contra los parásitos que desarrollan este mecanismo de evasión. y con predominio de IgE en algunas helmintiasis). las respuestas humorales y celulares alcanzan. por su parte. demostrada mediante análisis secuencial y el uso de anticuerpos monoclonales. son incapaces de realizar las actividades biológicas de las inmunoglobulinas no degradadas (activación del sistema del complemento. después de que los anticuerpos formados contra antígenos de su superficie se han unido a los mismos. tanto por protozoos como por helmintos. Cuando el hospedero se encuentra produciendo anticuerpos contra una variante. con la molécula CD 59. algunos de los cuales mencionaremos seguidamente. b) Fabulación antigénica: algunos protozoos. cruzi lisa la membrana del fagosoma y pasa al citoplasma de la célula hospedera antes de que se produzca la fusión fagosoma-lisosoma. entre ellos Plasmodium spp. no están bien definidos en todos los casos. gondii inhibe la fusión fagosoma-lisosoma. Generalmente. en la que la infección de los ganglios daña la circulación linfática a ese nivel. entre otras proteínas. aunque conservan la capacidad de unirse a sus respectivos determinantes antigénicos en la superficie del parásito. Daño a las respuestas inmunitarias del hospedero: en la mayor parte de las parasitosis humanas se ha comprobado cierto grado de inmunodepresión.. la lectina. etc. histolytica es resistente a la lisis mediada por la activación del sistema del complemento. histolytica entre ellos. un inhibidor del MAC en células sanguíneas humanas.). Esta consideración está basada en el parecido estructural de la lectina. sino que. a las inmunoglobulinas situadas en sus proximidades. c) Degradación acelerada de C3b: T. e impiden que los anticuerpos realicen sus funciones defensivas. se rodea de un lipofosfoglucano que le protege de los radicales de oxígeno que se producen durante la explosión oxidativa de la célula hospedera. se desprenden de los complejos antígeno-anticuerpo así formados. con especificidad para residuos de galactosa y N-acetil galactosamina.Inmunología de las parasitosis humanas antigénica única del parásito. a lo sumo. desarrollan ardides para resistir a los mecanismos microbicidas de estas células. T. una vez allí. d) Resistencia a la lisis mediada por el complejo de ataque a la membrana: E. Leishmania spp. se producen altos niveles de inmunoglobulinas séricas (con predominio de IgG e IgM en la malaria. Giardia lamblia y E. Se ha demostrado que en estos casos los macrófagos y las células T producen citoquinas responsables de la hiporrespuesta. 10 % de sus valores normales. Resistencia a los mecanismos inmunitarios efectores: a) Desprendimiento de complejos antígeno-anticuerpo: algunos parásitos. c) Activación policlonal de células B: en determinadas parasitosis. Una molécula de su superficie. Este reclutamiento leucocitario es consecuencia de la 27 . opsonización. este protozoo. 4. Los mecanismos que median la hiporrespuesta. excretan proteasas que degradan. induce una orientación de las mitocondrias de la célula hospedera alrededor del fagosoma. histolytica se observa un intenso flujo de leucocitos polimorfonucleares al sitio donde se desarrolla. por ejemplo. b) Producción de citoquinas inmunodepresoras: en la malaria y en la tripanosomosis africana se produce una inmunodepresión profunda. un producto intermedio de la activación del sistema del complemento. La mayoría de estas inmunoglobulinas son de muy diversa especificidad y no son útiles para controlar la infección presente. d) Lisis de células inflamatorias: durante las primeras horas de la invasión de la mucosa intestinal por E. 3. En la tripanosomosis africana. esta degradación se origina por la región bisagra y como resultado se producen fragmentos Fab que. aparentemente media la inhibición de la formación del MAC. un organismo antigénicamente diferente se está replicando. de una manera no bien conocida. e) Resistencia a los mecanismos microbicidas: algunos protozoos no solo escapan a los efectores humorales de las respuestas inmunitarias al refugiarse en el interior de células del hospedero. T. se interrumpe la cascada de reacciones enzimáticas que culminaría en la formación del complejo de ataque a la membrana (MAC) y en la lisis del parásito.

en la mayoría de las ocasiones. obedecen al desarrollo de respuestas inmunitarias cuyos efectores reaccionan cruzadamente con los tejidos del hospedero. como ocurre con relativa frecuencia en la malaria cuartana. posteriormente. los inmunocomplejos pueden depositarse en los vasos sanguíneos y en los glomérulos renales. su agente causal. la producción de esta citoquina puede estar exageradamente aumentada y ello puede tener consecuencias patológicas. Fenómenos autoinmunes: en algunas enfermedades parasitarias. y en la enfermedad de Chagas. Han sido víctimas de los mecanismos líticos del parásito antes que pudieran realizar sus funciones defensivas. 3. cuantitativamente exageradas o cualitativamente inadecuadas. Sin embargo. Fenómenos de este tipo han sido descritos. En determinadas condiciones. respectivamente. en la que anticuerpos dirigidos contra Trypanosoma cruzi. en la que se forman anticuerpos que lisan los eritrocitos del hospedero. al desarrollo de fibrosis. las lesiones pulmonares y cerebrales de la malaria se han asociado a altos títulos de TNF. lo que es útil para el aislamiento de estos. ocurre obstrucción linfática. las consecuencias pueden ser distintas. el parásito vive en los vasos y ganglios por donde circula la linfa y. A continuación nos referiremos a las más conocidas: 1. Como consecuencia. esta debe transitar entre los dos extremos: evitar matar al hospedero y. se produce en el marco de las respuestas inmunitarias normales. desde la perspectiva del parásito. al mismo tiempo. la fibrosis asociada a este tipo de respuesta celular crónica obstruye el flujo sanguíneo venoso normal en el hígado y conduce al desarrollo de un síndrome de hipertensión portal y de cirrosis. por ejemplo. y se desarrolla el linfoedema que caracteriza a esta enfermedad parasitaria. en la malaria. Citemos dos ejemplos: a) Los huevos de S. Sin embargo en el contexto de algunas enfermedades parasitarias. 2. Según la ubicación de estas lesiones. Estos. Depósito de inmunocomplejos circulantes: a las enfermedades infecciosas crónicas las caracteriza la producción de inmunocomplejos en cantidades superiores y. b) En la filariosis linfática. por ejemplo. Formación de granulomas: algunos parásitos y sus productos inducen la formación de granulomas y. formados principalmente por antígenos parasitarios y los anticuerpos correspondientes. poco tiempo después las células inflamatorias en las lesiones son escasas. en el otro. se producen fenómenos autoinmunes. Hiperproducción de factor de necrosis tumoral: el factor de necrosis tumoral (TNF). el hospedero desarrolla una respuesta inmunitaria celular crónica. INMUNOPATOGENIA La cronicidad es una de las características de muchas parasitosis humanas. El resultado es la formación de granulomas alrededor de los huevos. por mecanismos no siempre bien conocidos. La interacción prolongada del hospedero con el parásito a menudo conduce al desarrollo de respuestas inmunitarias. Sin embargo.Microbiología y Parasitología Médicas liberación de elementos quimiotácticos por los trofozoitos amebianos y por las células del epitelio intestinal del hospedero. de calidades diferentes. lo que da lugar al desarrollo de vasculitis y de síndrome nefrótico. RESUMEN A una infección parasitaria la puede caracterizar. reaccionan con el tejido miocárdico del hospedero. Para tener éxito la infección. conduce a la producción de granulomas y a fibrosis. para enfrentarlo. en un extremo. una reproducción no controlada del agente invasor en ausencia de una respuesta inmunitaria efectiva por parte del organismo infectado y. 4. que dañan los tejidos del primero. Partiendo de estas considera- 28 . la producción de lesiones en los tejidos del hospedero. Así. mansoni depositados en el hígado estimulan respuestas linfocitarias celulares. escapar a su destrucción por el sistema inmunitario de aquel. en ocasiones. como consecuencia del desarrollo de respuestas inmunitarias cuantitativamente exageradas o cualitativamente inadecuadas. que conducen a la activación de los macrófagos y al desarrollo de reacciones de hipersensibilidad retardada. como en el caso antes mencionado. Este tipo de respuesta. en cualesquiera de sus tipos.

Immune regulation in parasitic and desease. México DF: Ed. Roitt I. Weir DM. en este capítulo abordamos el estudio de las características más generales de las respuestas inmunitarias a los parásitos que infectan al hombre. inmunidad y protección. In: William EP.Inmunología de las parasitosis humanas ciones. finalmente. Buenos Aires: Ed. Steward J. Enfermedades parasitarias. México DF: Ed. a las consecuencias patológicas de estas respuestas cuando son inapropiadas. Estrategias antagónicas durante la infección. Melnick. Bethesda: Lippincott Williams and Wilkins. El Manual Moderno. 1999. Microbiología Médica. Parslow TG. Efector Mechanism of Immune Response. Pearse EJ. a las maniobras que pueden desarrollar los parásitos para evadir las respuestas de este y. Inmunología Básica y Clínica. 1998. 1999. Fundamentos. 1997. En: Inmunología. In: Abbas AK. 1999. Fundamental Immunology. El Manual Moderno. En: Inmunología. BIBLIOGRAFÍA Abbas AK. Sher A. Scott PA. Médica Panamericana. Abba IT. El Manual Moderno. Heyneman D. 1999. En: Jawetz. Kerrow JM. En: Stites DP. Infección. México DF: Ed. Cellular and Molecular Immunology. e hicimos referencia a los mecanismos por los cuales el hospedero puede controlar la infección. Parasitología Médica. Adelberg. 29 .