Onchocerca volvulus

Onchocerca volvulus
Blanca Duménigo Ripoll

INTRODUCCIÓN
Onchocerca volvulus es el agente etiológico de la enfermedad conocida como
oncocercosis, enfermedad de Robles o ceguera de los ríos. Esta especie de filaria se transmite por dípteros de la familia Simuliidae, género Simulium. Se considera que afecta a 18 000 000
de personas en el mundo, 340 000 con ceguera total y alrededor de 1 000 000 de ellas con una
considerable pérdida de la visión, principalmente en África. A pesar de esto, estas cifras se
consideran una subestimación del número real de personas con oncocercosis.
Debido a alguna de sus manifestaciones clínicas recibe denominaciones locales.
Esta Filaria se encuentra distribuida en varios países de África y América. Hay varias
formas o cepas distintas del parásito; en África existen la de sabana y la de bosque, que
poseen diferencias notables en el cuadro clínico.
Por su importancia se estudia separadamente de las filariosis linfáticas como una de las
enfermedades priorizadas del ya mencionado Programa Especial para la Investigación y
Entrenamiento en Enfermedades Tropicales OMS (PNUD/Banco Mundial/OMS), el cual
lleva desarrollando desde hace más de 20 años en 11 países del África Occidental el más
grande y notable programa de control de una enfermedad humana, Programa de Control de
Oncocercosis (en inglés, OCP).

Agente etiológico
El agente etiológico es la especie Onchocerca volvulus, llamado también el gusano
enrollado, pues los adultos se encuentran de esta forma en nódulos u oncocercomas, por lo
general en el tejido conectivo subcutáneo; no obstante, a veces se hallan tan profundamente
localizados que no pueden ser palpados con facilidad.
Son parásitos filiformes, de un blanco opalescente y romos en ambos extremos. El
macho adulto mide de 18 a 45 mm de longitud por 130 a 210 µm de ancho, y la hembra de 30
a 70 mm de longitud por 270 a 450 µm de ancho. Este parásito puede vivir en el hombre hasta
15 años y es capaz de producir microfilarias por 9 años.
La microfilaria de O. volvulus no tiene vaina, sus núcleos no llegan al final de la cola y
se encuentran sobre todo en la piel y la conjuntiva corneal. Raramente se han encontrado

267

Patogenia y fisiopatología Se producen dos procesos patológicos en la oncocercosis. El primero está determinado por los gusanos adultos que se alojan en las uniones de los vasos linfáticos del tejido subcutáneo. y que se forma totalmente en menos de 1 año. El cuadro histológico de las lesiones cutáneas de la oncocercosis es. Estas lesiones son más frecuentes en hombres que en mujeres. 1. Para la mejor comprensión y conocimiento de este aspecto. que provocan fibrosis total de los vasos linfáticos. y consiste en el desarrollo gradual de una cápsula fibrosa alrededor de los gusanos. así como en la orina y esputo. la presencia de gusanos adultos o en vía de maduración provoca en la piel una reacción celular local que tiene como resultado la formación de una fibrosis nodular que encapsula a los gusanos. las microfilarias migran dentro del globo ocular. se pueden distinguir signos y síntomas cutáneos. linfáticos. por la existencia de un infiltrado de células inflamatorias en la capa superior de la dermis. al igual que su cuadro clínico. Estos síntomas pueden coexistir unos con lo otros. El segundo proceso es producido por las microfilarias que eliminan los gusanos hembras en los tumores fibrosos. La reacción primaria está representada de modo típico por un nódulo fibroso sin absceso. Manifestaciones clínicas Es sumamente amplio el espectro de manifestaciones clínicas de la oncocercosis y existen variaciones geográficas notables. linfocitos e histiocitos. de amplia complejidad. máculas. que pueden inocularse en un nuevo hospedero cuando el mosquito vuelve a alimentarse. que se desarrolla como una cápsula alrededor de los gusanos. una vez apareado. las microfilarias migran hacia los músculos torácicos donde ocurren las mudas por un período de 6 a 12 días para convertirse en larvas infectivas (L3). Las primeras microfilarias producidas por hembras adultas pueden aparecer en la piel unos 10 a 15 meses después de la infección. pero se caracteriza. Dentro de estos. por la variedad de lesiones que se presentan según sea el tipo de lesión y la zona geográfica donde se observe. que son ingeridas por dípteros del género Simulium. y más comunes en adultos que en niños.Microbiología y Parasitología Médicas microfilarias en la sangre periférica. este fenómeno se produce sin que los gusanos mueran. las microfilarias y los metabolitos de los adultos son responsables de daño irreversible del nervio óptico. eosinófilos. los embriones escapan hacia los vasos linfáticos de la piel y del tejido celular subcutáneo y circulan en las capas de este tejido. Ciclo de vida El parásito adulto. resumiremos las manifestaciones clínicas más importantes con aclaraciones y denominaciones de algunas formas de presentación local. b) Lesiones. No tiene periodicidad. Dentro del hospedero humano mudan dos veces para llegar al estadio adulto. pero es un aspecto que se debe tener en cuenta en pacientes con una gran carga parasitaria. se observan microfilarias en los nódulos y la progresión de características histopatológicas típicas. Dérmicas generalizadas: a) Prurito. 268 . c) Pápulas. En la mayoría de los pacientes. la primera muda (L4) se efectúa entre 3 y 4 días. constituido por células plasmáticas. por otra parte. libera las microfilarias a la piel. por lo que se les asocia con la producción de lesiones que son causa de opacificación de la córnea. en general. sistémicos y oculares. lo que ocurre casi invariablemente sin que antes se produzca una reacción inflamatoria aguda. urticaria y edema. En la oncocercosis linfática. por otra parte. Se trata de una lesión relativamente benigna de escasa importancia clínica en sí misma. La muda de L4 al estadio adulto ocurre a las 4 ó 6 semanas después. En muchos de los individuos infectados.

oscurecimiento de la piel y considerable agrandamiento de los ganglios linfáticos locales. en la cabeza y también algunos en la pared abdominal. pústulas y costras. que se ha descrito como semejante al pergamino y se le denomina "piel de lagarto". Muchos son profundos e impalpables y están cerca de las cápsulas articulares. pústulas. unidos a la piel. que se encuentra en ancianos de Guatemala y México. en especial. en los casos graves. bien definidas. especialmente cerca de las crestas ilíacas. liquenificación y paquidermia. redondas o alargadas. g) Piel de leopardo: es una característica notable de despigmentación en manchas a nivel de las espinillas. costras. sino también el origen de problemas síquicos y sociales que requieren tratamiento. edemas. En África.5 a 2 cm de diámetro. pápulas e inflamación de los ojos. la región sacrococcígea y las tuberosidades isquiáticas. Dérmicas localizadas: a) Oncocercosis aguda en personas fuera de zonas endémicas. pero algunos son más pequeños y otros más grandes. f) Cambio de la pigmentación. con frecuencia. la administración de un fármaco filaricida provoca una reacción papular de Mazotti bien definida. por lo general asimétrica. − Facies leonina: la piel puede estar arrugada y colgar en pliegues fláccidos en los pacientes ancianos. los trocánteres mayores. En África. La enfermedad casi siempre afecta a los niños y jóvenes. paquidermia. 269 . la superficie de piel afectada de los individuos es a menudo más extensa que en los pacientes de Yemen. En la mayoría de los casos de sowda. h) Otras: − Erisipela de la costa: se presentan algunas veces en los pacientes jóvenes de Guatemala y México como una dermatitis recurrente. a ambos lados de las rodillas y rara vez en otros sitios. Son masas firmes. pero también aparece con escasa prevalencia en África y América. a menudo con lóbulos. ya sean subcutáneos o. en los niños pequeños aparecen más nódulos en la parte superior del cuerpo. En gran parte de las zonas endémicas de África. En ocasiones. En América del Sur son menos comunes los nódulos y casi siempre se detectan en la parte inferior del cuerpo. b)Oncodermatitis reactiva crónica (sowda): fue descrita por primera vez en Yemen donde es bastante común. a veces. pero en algunos casos la cantidad observada ha llegado a los 60 vermes. Se encuentran nódulos palpables en diversos sitios del cuerpo. 2. − Mal morado: decoloración purpúrea menos común. con pápulas y. su prevalencia en la población de una aldea permite efectuar una estimación preliminar de la prevalencia de oncocercosis.Onchocerca volvulus d) Excoriaciones. En Guatemala y México. ulceración escamosa. sobre las costillas. y no son dolorosos ni sensibles a la palpación. c) Nódulos (oncocercomas): alrededor de los gusanos adultos se forman nódulos fibrosos que por lo general contienen de 1 a 10 parásitos. en todos los grupos de edad son más frecuentes los nódulos en la cabeza. tumefacción cutánea dolorosa y de color rojo oscuro. con diámetros superiores a los 6 cm. los nódulos se vuelven dolorosos después de la quimioterapia. la mayoría afecta el cinturón pélvico. Estos pacientes tienen concentraciones sanguíneas de eosinófilos elevadas y títulos altos de anticuerpos antifiláricos. escápulas y vértebras. regional y general: se presentan en infecciones crónicas. También se observan algunos en la cabeza. La distribución de oncocercomas palpables en el cuerpo varía en las distintas regiones geográficas. edema. la delgada epidermis tiene una apariencia frágil y brillante. Los yemenitas con sowda típica sufren prurito intenso y tienen oncodermatitis bien circunscrita. se manifiesta con fiebre. Comúnmente se encuentran microfilarias solo en la zona de las lesiones cutáneas y en densidad muy baja. por lo general en la cara y la parte superior del cuerpo. e) Atrofia focal. para quienes constituye no solo un grave mal físico. Los nódulos típicos miden de 0. los nódulos que contienen solo vermes calcificados son duros y pueden causar a veces dolores al paciente. Se presenta con poca frecuencia en otras partes del cuerpo.

e) Microfilaluria. − Coriorretina: coriorretinitis. en las regiones de arriba y abajo de los pliegues inguinales. América del Sur y Yemen se deben tomar las muestras de la pantorrilla de los pacientes. glaucoma secundario. en áreas en que no se ha demostrado la presencia de W. marcada en la ingle y el triángulo femoral. Las muestras cutáneas adicionales aumentan la sensibilidad de la técnica. También se pueden obtener del tejido cercano al 270 . bazo y páncreas. manchas de algodón y hemorragias. − Córnea: microfilarias vivas y muertas que provocan queratitis punteada y queratitis esclerosante. Oculares: a) Segmento anterior: − Conjuntiva: hiperemia. patogénesis o etiología incierta: insuficiencia ponderal.Microbiología y Parasitología Médicas 3. − Coroides: atrofia coriocapilar. Diagnóstico Diagnóstico parasitológico Microfilarias La demostración de la presencia de microfilarias típicas en biopsias superficiales de pieles es el método parasitológico o de certeza más utilizado. − Nervio óptico: neuritis óptica. En Guatemala y México es necesario efectuar las biopsias adicionales a los enfermos en la región de los hombros. depósitos intrarretinianos. 6. atrofia óptica y función visual alterada como ceguera nocturna. epilepsia y enanismo hiposexual. d) En Zaire. es de especial interés en la oncocercosis. quimosis y limbitis. Linfáticas: a) Linfadenopatía leve o generalizada. situación que recuerda a la filaria de Bancroft. fibrosis subretiniana e hiperplasia del pigmento. Tiene el inconveniente de que no es posible detectar las infecciones prepatentes o algunas tempranas y leves. c) Segmento posterior: − Retina: atrofia epitelial del pigmento. Signos y síntomas de relación. Es la forma clásica de determinar la prevalencia e intensidad de la infección. comúnmente por encima de la escápula. b) Linfedema. c) Otros líquidos corporales: esputo. 5. deficiencia visual y ceguera. d)Microfilaremia. dolor osteomuscular. b)Otros tejidos y órganos: hígado. lágrimas. crestas ilíacas y pantorrillas). Se puede lograr una sensibilidad aún mayor si se toman seis muestras (de ambos hombros. bancrofti. la frecuencia común de elefantiasis de los genitales externos de hombres y mujeres. una aguja o un sacabocado (el de Holt es el más utilizado) con un peso nunca menor que 1 mg y nunca menos de dos muestras. c) Ingle colgante: la piel se arruga y cuelga fláccidamente en los pacientes ancianos. Sistémicas: a) Localización de microfilarias en lugares distintos de la piel. 4. los ojos o los ganglios linfáticos. líquido sinovial y secreciones vaginales. b) Cámara anterior/tracto uveal anterior: − Microfilarias vivas: iritis-sinequias. − Cristalino: catarata. En África. pérdida del campo visual. pupilas en forma de pera. La técnica empleada es la obtención de muestras de piel mediante una hoja de afeitar.

Las muestras se obtendrán de ambos hombros por encima de la escápula. la ultrasonografía se realiza hoy en día en pocos centros de las zonas endémicas. 2. El método que se expone a continuación es cuantitativo y de resultados reproducibles que permite estimar las densidades de microfilarias. y se calcula la media geométrica de las cifras correspondientes a las muestras. pues como ya se expresó. la colagenasa aumenta en forma significativa la sensibilidad de la prueba en los casos en que son escasas las cantidades de microfilarias. de tal manera que es posible identificar la especie y cepa del parásito. Se conservan en una cámara húmeda hasta que se hayan obtenido todas las correspondientes al paciente y luego se les pesa. en ocasiones. El tiempo necesario para que se produzca la digestión completa del parásito es al menos de 48 horas. se toma un sacabocado de Holt u otro de los instrumentos sugeridos y se realizan seis biopsias cutáneas. Con esta técnica se puede determinar con mayor precisión la carga parasitaria. Uso de sondas de ADN para el diagnóstico: se han aislado sondas de ADN para la detección de O. Después de esterilizado en glutaraldehído a 2 %. permite contar la cantidad total de microfilarias que contiene la muestra. cuando la infección es leve o moderada. En esos casos es necesario hacer un diagnóstico diferencial para distinguir la infección oncocercósica de otras infecciones filariásicas. las dos crestas ilíacas y las dos pantorrillas. en un pocillo de una placa de microtitulación. la presencia de microfilarias de O. enjuagado y seco. se conserva a temperatura ambiente en cámara húmeda y 24 horas más tarde se hace el conteo de microfilarias con el microscopio. Sin embargo. mediante análisis diferencial de bibliotecas de ADN genómico. Estas pueden indicar el grado de afección ocular. se emplea en la reacción en cadena de la polimerasa. Ultrasonagrafía: es una técnica no invasiva. Todas las sondas preparadas contienen secuencias de ADN estrechamente relacionadas. volvulus en la sangre periférica. centrifugación o filtro de membrana.1 mL de solución salina isotónica (o en un medio para cultivo hístico). Los resultados obtenidos con cada muestra se expresan como el número de microfilarias por miligramos de piel. El empleo de colagenasa. que provoca la digestión de la muestra cutánea. una vez que la piel ha sido limpiada con una torunda mojada en alcohol y dejada secar. En comparación con la incubación en solución salina durante 24 horas. Se sumerge cada una de ellas en aproximadamente 0. contando el número de centros invadidos de gusanos. el valor de esa media corresponde a la intensidad de la infección. Extirpación de nódulos: los nódulos palpables se pueden extirpar con anestesia local con el empleo de técnicas asépticas y examinar directamente para ver si contienen gusanos adultos después de la digestión con colagenasa o mediante histología común. Se descartan aquellas que pesan menos de 1 mg y se toma una muestra más. Dentro de la región del OCP se han usado con éxito estas sondas específicas de las cepas. Como se necesita un equipo costoso y personal muy calificado. no se puede asignar valor diagnóstico a esta prueba. Gusanos adultos 1. el potencial patógeno de una determinada población de parásitos. para pronosticar con sensibilidad y especificidad superiores a cualquier otra técnica. La presencia de microfilarias en la orina es técnicamente fácil de detectar mediante sedimentación simple. volvulus. la presencia de microfilarias en la orina casi siempre ocurre cuando hay una infección intensa. fibromas y granulomas formados por cuerpos extraños. útil para distinguir un nódulo oncocercósico de los ganglios linfáticos. 271 . ya que permite detectar los nódulos impalpables y se puede evaluar con exactitud el número de nódulos de una masa de conglomerados. La digestión con colagenasa puede efectuarse en material fijado con etanol y conservadas a temperatura ambiente. Se cubre la placa. 3. y muy pocas veces. pero no se recomienda este sitio para las biopsias usuales. Se puede comprobar.Onchocerca volvulus borde externo del ojo. Cada sonda de ADN contiene formas muy distintas de esa repetición de 0 a 150. que forman una familia de secuencias de repetición in tandem con una longitud unitaria de 150 pares de bases y a la que se denomina Onco-150. lipomas.

metallicum y S. En África y Arabia meridional. Se administran al paciente 50 mg de DEC por vía oral y se vigilan los efectos de la muerte de microfilarias como prurito. es tal vez la única indicación para el uso de DEC en esta enfermedad. así como S. En Venezuela. guianense. ochraceum como la principal. varias especies del complejo S. La infección por M. Aunque los exámenes oculares consumen tiempo. los vectores principales son miembros del complejo Simulium damnosum. el resto de las lesiones de la piel raramente son patognomónicas. siete centros colaboradores evaluaron 37 antígenos recombinantes mediante comparación con muestras de suero codificadas del banco de sueros de filariosis de la OMS. callidum. así como el tipo de antígenos. mientras en las zonas bajas S. streptocerca puede dar resultados falsos positivos con DEC. Como primer paso para la introducción de las pruebas de inmunodiagnóstico. como la de las otras filariosis es la de un parásito transmitido por vectores. Los resultados preliminares con esta mezcla fueron satisfactorios. Ov-7. Por lo general la ivermectina no sirve para realizar la prueba de Mazzotti por la elevada incidencia de reacciones falsas negativas. volvulus tanto en África como en el continente americano. metallicum y S. Diagnóstico clínico El diagnóstico clínico no es difícil en las zonas endémicas. que pueden ocurrir entre 1 y 24 horas después de ser administrada. durante el período prepatente o el período patente inicial. Las lesiones oculares deben ser diferenciadas de otras de diferente causa. Ov-11 y Ov-16. que se unieron para utilizarlos como un “coctel” de antígenos. la demostración de la presencia de microfilarias en el ojo permite emitir un diagnóstico definitivo de la oncocercosis. Como resultado de este proceso de selección se escogieron tres antígenos recombinantes. sin embargo. Sin embargo. alta sensibilidad para detectar infecciones tempranas. exiguum. El prurito que se produce sin lesiones cutáneas puede ser de origen oncocercósico. exigen técnicas especializadas y la pericia de un oftalmólogo. volvulus.Microbiología y Parasitología Médicas Inmunodiagnóstico Las técnicas de inmunodiagnóstico utilizadas para detectar oncocercosis han sido similares a las ya descritas para las filariosis linfáticas. erupción cutánea y linfadenitis. ingle colgante. la presencia de microfilarias intraoculares y alteraciones anatomopatológicas. neavei transmiten también la enfermedad. Los simúlidos son los únicos vectores conocidos de O. Prueba de Mazzotti Esta prueba debe hacerse solamente cuando se sospecha oncocercosis. oyapockense. En Guatemala y México. en África Oriental y África Central. exiguum. S. pero no se puede demostrar la presencia del parásito en la piel ni en los ojos. en 272 . las especies vectoras son S. “piel de leopardo” y atrofia de la piel. pero con la ventaja de que se han obtenido de los adultos de la propia especie. Se conoce que este último. En las zonas altas de Brasil y Venezuela. las más importantes son S. Epidemiología La epidemiología de O. El diagnóstico de la oncocercosis ocular exige una evaluación oftalmológica para determinar la función visual. Para Colombia también S. Los antígenos que se seleccionaron debían cumplir dos condiciones: alta especificidad y no presentar reacciones cruzadas con sueros de otras filariosis. sobre todo cuando los pacientes presentan manifestaciones clínicas como: nódulos subcutáneos.

La ivermectina se administra en dosis única de 150 mg/kg. aumentan la complejidad de la epidemiología de esta enfermedad. una o dos veces al año. debe mantenerse en una zona muy extensa con el fin de reducir el riesgo de invasión por vectores infectivos que no pertenecen a la zona objeto de control. así como uno biológico. Sin embargo. volvulus. en la dosis usual y. se realiza con insecticidas químicos y biológicos. Conociendo estos factores. pero aún no es considerada eficaz para la eliminación del parásito adulto. No obstante esto. Tratamiento Como se mencionó anteriormente. es costosa y. uso y donación de la ivermectina (Programa de Donación de Mectizán. por medio de la eliminación de las larvas de los simúlidos. puesto que la infección de la oncocercosis está directamente relacionada con la carga de microfilarias. por lo que continúan los estudios con dosis mayores y durante períodos prolongados que permitirán conocer si tiene efecto macrofilaricida. a la larga. características de alimentación de las poblaciones locales de simúlidos.. el tratamiento con este fármaco beneficia al paciente infectado. Esta relación. se establece el objetivo general de las actividades de lucha y prevención. la ivermectina parece tener solo un limitado efecto acumulativo sobre los gusanos adultos y su capacidad reproductiva. lo que está fuera del alcance de los países endémicos de oncocercosis.) en los programas de control de oncocercosis han sido de incalculable valor en el tratamiento y control de esta parasitosis. sociales y demográficas. damnosum. Ha mostrado actividad macrofilaricida después de la administración de 11 dosis a intervalos de 3 meses. por lo que hay que determinar con gran precisión la especie de Filaria presente en la piel del hombre. se rotan los mismos. eso significa que. junto a las ya existentes con las influencias ambientales. que consiste en lograr el control sostenido de la oncocercosis como problema socioeconómico y de salud pública. es el fármaco de elección en el tratamiento individual (excepto en la oncodermatitis hiperreactiva grave o sowda). Sin embargo. porque los diferentes patrones de la enfermedad guardan relación con diversas variantes o cepas del parásito. tiene también la ventaja de poder utilizarse en áreas donde coexiste L. foxima. thuringiensis H-14). la epidemiología de la oncocercosis no es uniforme en su distribución. permetrina y carbosulfán. es vector de M. eliminar el reservorio de parásitos. al menos. Sin embargo. como ocurre en la región del OCP. al igual que otras infecciones filáricas. piroclofós. ozzardi. Desde 1987. La ivermectina es un microfilaricida de máxima eficacia y. en los muchos focos en los que el vector es S. la producción. La oncocercosis.Onchocerca volvulus Brasil. densidad del vector y con las diferencias de la respuesta del huésped humano al parásito. El control integral está basado en la lucha antivectorial y la utilización de una quimioterapia eficaz. La suramina. a pesar de su marcada toxicidad intrínseca y de las complejidades de su administración. sigue siendo el único macrofilaricida recomendado actualmente para el trata- 273 . se caracteriza por la coincidencia entre el grado de infección humana y la intensidad de la exposición a vectores infectados. por ser un fármaco con alto poder microfilaricida y sin los efectos secundarios observados con otros medicamentos de su clase. diferencias en la competencia vectorial. Aunque se deben tomar las precauciones debidas como ya se ha explicado. Inc. Por lo general. la quimioterapia con ivermectina ha sido un paso de avance para la prevención y control de O. en la mayoría de las zona endémicas. como las realizadas por el OCP. La experiencia adquirida en África Oriental y África Occidental ha mostrado que la lucha antivectorial puede ser muy eficaz para interrumpir la transmisión y. solo es posible interrumpir la transmisión por medio de la lucha antivectorial con actividades nacionales y multinacionales en gran escala. el Bacillus thuringiensis serotipo H-14 (B. con el intervalo habitual de 1 año. La lucha antivectorial. Merck & Co. loa. lo cual sería de enorme importancia para el control de esta parasitosis. geográficas. Para evitar la resistencia a los primeros. donde se utilizan cinco insecticidas químicos: temefós.

7 mg/kg. 2. es la administración de una dosis total de 4. Tercera semana: 600 mg o 10. Sexta semana: 1 000 mg o 16. 5. si el régimen es bien tolerado. algunos de los cuales son subcutáneos y palpables. se debe considerar la posibilidad de emplearlo solo para los casos siguientes: 1. 6.0 mg/kg. Los parásitos adultos se encuentran dentro de nódulos fibrosos. Se conocen dos variedades o subespecies de O. la información sobre sus efectos secundarios debe consultarse con el paciente antes de aplicar el tratamiento. 3 mg/kg.0 g de suramina sódica durante 6 semanas a pacientes con un peso corporal de 60 kg o más. oncocerciasis o ceguera de los ríos. Dosis total: 4 000 mg o 66. El tratamiento de la oncodermatitis hiperreactiva grave. El régimen de tratamiento para la suramina recomendado por el Comité de Expertos de la OMS en oncocercosis. volvulus. conocida como oncocercosis. Vigilancia de la terapia con suramina Después de la primera dosis de suramina. Durante la terapia ulterior se les debe preguntar si han tenido reacciones adversas a inyecciones previas. que migran de los nódulos para invadir la piel. mientras que otros están en sitios profundos de los tejidos conjuntivo y muscular. Segunda semana: 400 mg o 6. Sin embargo. Las hembras producen microfilarias abundantes. La prevención y el control están basados en el tratamiento con microfilaricidas y medidas de control del vector. pero algunos ocurren varias semanas después de concluir el tratamiento. Por tanto. 274 . las dosis se pueden reducir de forma proporcional. Se emplea una solución a 10 % preparada al momento. la de sabana y la de bosque. 7. La suramina no se absorbe por vía gastrointestinal y causa irritación cuando se administra por vía intramuscular. de modo que conviene seguir vigilando al paciente aun después de terminado. cuadro hemático y examen bioquímico antes de aplicar cada dosis de suramina. a la primera se le atribuye la forma ocular de la oncocercosis. La enfermedad. América Latina y la Península Arábiga.Microbiología y Parasitología Médicas miento de oncocercosis. se caracteriza por prurito.7 mg/kg. lesiones cutáneas desfigurantes y daño ocular particularmente en el segmento anterior del ojo. 7 mg/kg. Esta es la dosis mínima en la que se conjugan la eficacia antiparasitaria con una incidencia de efectos secundarios aceptablemente baja. Quinta semana: 1 000 mg o 16. 3.3 mg/kg. 2. los ojos y otros órganos. distribuida de la siguiente manera: 1. Los resultados mejoran al administrar 1. Primera semana: 200 mg o 3. RESUMEN Onchocerca volvulus es un nematodo perteneciente a la familia Filariidae y que por su importancia se estudia separadamente de las otras filarias.7 mg/kg. Los efectos secundarios son más marcados después de la tercera dosis. El tratamiento curativo de determinadas personas en regiones sin transmisión de oncocercosis y de quienes salen de una zona endémica. El diagnóstico se realiza a través de biopsia de piel y de los nódulos subcutáneos. 4. Hay que practicar un examen físico y ocular completo y realizar análisis de orina. En las personas de menor peso que el indicado. Está distribuida en África tropical. Estas manifestaciones son resultado de la migración de las microfilarias. conviene vigilar cuidadosamente a los pacientes para determinar si tienen alguna reacción idiosincrásica. causante de ceguera. En todos los casos en que se vaya a emplear suramina. hay que aplicarla por vía endovenosa. Cuarta semana: 800 mg o 13.0 g o más.

OMS. Epidemiología de la oncocercosis. Mazzoti L. 1:S61-S64.1995. Serie de informes técnicos 597. . Changes in the use profile of mectizan 1987-1997. Informe de un comité de expertos de la OMS en lucha contra la oncocercosis. Onchocercal eye disease and the impact of mectizan treatment.1976. Annals of Tropical Medicine & Parasitology 1998. Serie de informes técnicos 352. . Comité de expertos de la OMS en oncocercosis. las reacciones alérgicas consecutivas a la administración del hetrazan. Kale OG. Informe de un comité de expertos de la OMS.38:235-7. Tercer informe. La oncocercosis y su control.Onchocerca volvulus El fármaco de elección para el tratamiento de la oncocercosis es la ivermectina (Mectizán®) en dosis única. Rev Ins Salubrid Enf Trop 1948. Onchocerciacis: the burden of diseases 1987-1997. Brown KR.92: Suppl No. BIBLIOGRAFÍA Abiose A. Annals of Tropical Medicine & Parasitology 1998.1987. Serie de informes técnicos 852. 1:S11-S22.92: Suppl No. Posibilidad de utilizar como medio diagnóstico auxiliar en la onchocercosis. 275 .92: Suppl No. 1:S101-S116. Annals of Tropical Medicine & Parasitology 1998.