You are on page 1of 2

Cualidades del liderazgo educativo

Atendiendo a lo anteriormente expuesto, encontramos una serie de cualidades
asociadas al liderazgo educativo.
1. Tener perspectiva. Un líder de un centro educativo debe tener perspectiva y
ampliar su visión adaptando el proyecto educativo a los tiempos actuales.
Cuando la competencia entre centros es máxima y los cambios son
constantes, es importante ser capaz de tomar decisiones en el modo y
tiempo requeridos.
2. Gestionar RRHH. Ser capaz de coordinar al personal que trabaja en el
centro
para
conseguir
los
objetivos
fijados.
3. Fomentar la implicación de familias e instituciones. Involucrar a las
familias en el funcionamiento del centro y en la realización de actividades
para conseguir una formación de calidad e integral. Así mismo, el líder
educativo debe ser capaz de establecer una colaboración dinámica con
aquellas instituciones que favorezcan el desarrollo de valores y
conocimientos que mejoren el desarrollo escolar.
4. Evaluar. Realizar evaluaciones periódicas con el fin de comprobar que el
funcionamiento del centro sea el correcto.
5. Pensamiento positivo. Las ideas negativas pueden ser una enorme fuente
de problemas en el ámbito escolar en el que la motivación es esencial. Es
necesario ser capaz de vencer el desánimo y afrontar las acciones con
optimismo.
6. Ser perserverante. Las estrategias puestas en marcha necesitan del tiempo
suficiente para florecer y dar sus frutos. Mientras tanto, es necesario ser
persistente.
7. Preveer. El hecho de ser audaz no ha de estar reñido con una visión de
futuro que permita prever necesidades en el medio y largo plazo y establecer
un protocolo de actuación al respecto.
8. Comunicar objetivos de forma adecuada. Es importante que todo el equipo
de trabajo esté perfectamente informado de las metas a conseguir en un
ambiente organizacional de confianza y optimismo.
9. Tomar decisiones eficaces. Tras escuchar opiniones y aportaciones de los
actores implicados en todo proceso, el líder será quien debe decidir el rumbo
en última instancia.
10. Fomentar la mejora contínua. Por más acciones que se lleven para
promocionar una escuela, la excelencia siempre será el fin último de la
institución en todas sus actividades.Con este mismo objetivo, es necesario
fomentar el aprendizaje continuo de todos los actores implicados en el
proceso educativo.
Es evidente que el liderazgo en educación es primordial. El grado de influencia del
líder va más allá de la misma estructura organizativa del centro, por lo que de sus
decisiones tendrán un gran peso en la consecución de los objetivos planteados.