You are on page 1of 23
InDIcE I FUNDAMENTOS 1 El problema primordial ........-....---- eteeeees 5 2, Posibilidades de la axiologia .............. eens 8 It DEL ANALISIS DEL VALOR 1. Acto de conducta valorativa, valor actual y valor puro 19 2. Las leyes anioldgicas a priori como leyes sui generis 22 CapriTuLo 1 FUNDAMENTOS Chaque chose du monde est vraie en partie, est fausse en partie. Véritd essentielle est, aussi sans témoins, toute uraie. PascaL 1, El problema primordial La Critica de la razén pura de Kant reconocié ya el proble- ma primordial de toda teoria del valor. Es el siguiente: asi como existen determinaciones formales puras, fundadas en el sentido de la verdad en general, as{ tienen que existir de- terminaciones categoriales, fundadas en el sentido del valor en general. Y asi como, en la esfera tedrica, podemos esta- biecer el sistema legal de categorias validas a priori, que no contradice la experiencia justo porque no ha sido sacado de Ja experiencia, asi también, en el dominio de Ja practica, debemos poder sefialar determinaciones validas de antemano que sean esenciales para cualquier ley prdctica en general. Pero podriamos preguntar: gcudles serian esas determinacio- nes? Dicho en otra forma: ¢qué requisitos hemos de exigirle a una ley “incondicionadamente valida”? O bien: zcémo es- tarfa constituida una formula valida a priori para cualquier maxima moral empirica? Kant contesta: deberfa de carecer ella misma de contenido material. Tendria que ser inmedia- tamente evidente y comprensible por si misma. Tendria que servir de norma a cualquier principio material en cualquiera etapa de nuestra vida, etc. Todo esto concierne al meollo de las investigaciones éticas de Kant, el cual es aceptable sin mayores consideraciones ¢ inobjetable. {Con todo, esta ley puramente formal e ideal, valida para todas las leyes prac- ticas, debe provocar un impulso motivante, esto es, debe determinar Ja voluntad y valoracién humanas, los fines y 13 6 THEODOR LESSING propésitos humanos y, al determinarlos, debe obligar! Debe ser un principio de la voluntad o principio motivante, puesto que Kant define —incluso expresamente— la voluntad como “la facultad de determinarse a 1a accién por la mera repre- sentacién de la ley moral”. En la medida en que el llamado “imperativo categérico” de la ética kantiana no fuera mds que una ley normativa, no tendria de por sf relacién alguna con la accién o la volicién humanas; sélo cuando el principio normativo se convierte en principio motivante, introduce Kant en su ética la posibilidad de sacar, de investigaciones trascendentales puramente “formales”, requisitos prdcticos para la decisién voluntaria y para la accién.? |Pero un prin- cipio motivante quiere decir una ley causal! Y asi da comien- zo el peculiar contrasentido de la ética kantiana.* Este se agrava en las férmulas del imperativo categérico, no derivables una de la otra, que se encuentran en la Fun- damentacién de la metafisica de las costumbres. ;“Categé- rico” s6lo puede significar una norma formal incondicio- nada de la esfera racional! ;“Imperativo” quiere decir un principio “obligatorio” de las valuaciones humanas acerca del estimar o desestimar correctos! Pero un principio racional sélo puede conducir de nuevo a lo racional, y nunca fuera de ver cémo y por qué.la norma categorial se convertiria en prdctica.* Cierto que el imperativo categérico es vdlido. Pero que una proposicién, reconocida como incondicionalmente valida por la razén (sin tomar en cuenta los fines de la ac- cién), deba coaccionar mi volicién para que ésta sea racio- nal, es algo que sin duda podemos suponer como requisito de su validez; mas no podemos comprender con mayor preci- sién ese caracter obligatorio de una ley racional pura. Po- driamos més bien dudar, sin peligro de contradiccién, de que esa ley deba causar y motivar mi accién. Y todas las * Para la forma imperativa son validas las observaciones de MEINONG en Ober die Stellung der Gegenstandstheorie im System der Wissenschaften, p. 147. El imperativo de Kanr es, igual que las leyes de pensamiento que seguimos Uamando légicas, una proposicién anal{tica y a priori. * Podemos designar este contrasentido como una confusién entre causa y norma, Nosotros distinguimos entre la causa (externa), la razén o motivo (inmanente) y Ja norma (intemporal) de la accién. Los motivos nunca pue- den ser causas, pero tampoco normas. » Fundamentacién de la metafisica de las costumbres, “sCémo es posible un imperativo categérico?” y “De los ultimos limites de toda filoeofia pric- tica™, sobre todo p, 103 (cito la edicién Reclam). 4 ESTUDIO AGERCA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 7 réplicas tomadas de la esfera de la facticidad, todas las expli- caciones kantianas del todo inconsecuentes que pretenden que, si no fuera asi, el Estado, la humanidad y la vida cés- mica caerian en ruinas,‘ no pueden acallar en lo m4s minimo el escepticismo ético. Aum mas, esas explicaciones s6lo me en- sefiarian cudn débil ha de ser el impulso por sé mismo moti- vante de ese imperativo categérico, que tiene que invocar hechos de una fuerza tan brutal para demostrarme su validez en la conciencia. Nos hemos encontrado pues con dos es- feras distintas de la investigaci6n ética que en Kant se con- funden, pero que la ética cientifica tiene por principio que separar, si no ha de caer una y otra vez en Ja misma “cisura ontoldgica”, la cual no podria someterse a una nueva inter- pretacién desde la posicién kantiana. Esa contradiccién es- triba en la pretensién de que una ley trascendental a priori, que determina de antemano la experiencia, tenga a la vez que desempefiar el papel de ley causal (mds precisamente: de ley motivante) dentro del campo psiquico de la experiencia. Pero no nos contentaremos con sostener la necesidad de se- parar dos planos de la investigacién ética (de un lado la exposicién de proposiciones 4 priori, trascendentales y puras, sobre la correccidn ética, es decir, sobre el “valor en gene- ral”; del otro, la investigacién de leyes axioldgicas @ priori, en el sentido de motivaciones de la voluntad, de cardcter material). Antes de entrar en uno u otro circulo de investi- gacién, tenemos que aclarar cuales puedan ser en general las distintas clases de investigacién sobre la correccién practica, el valor y la conducta valorativa. Pero aqui me parece indi- cado distinguir en principio las siguientes tareas de la ética cientifica. * Fundamentacién de la metafisica de las costumbres, p. 32 y ss. Un pardgrafo importante: p, 84. 8 8 THEODOR LESSING 2. Posibilidades de la axiologia Siempre se cree que la realidad es mds origina- ria que Ja verdad, pero tal vez no poseyéramos Ja realidad sin la verdad. .. Puesto que sélo con- cebimos los cambios reales como cambios de supuestos objetos permanentes y que, por con- siguiente, el principio del cambio o de la causa- lidad tiene sus limites en el principio de la cons- tancia, no podemos en modo alguno ocuparnos de ciencia experimental sin que nos conduzca a un mundo a priori respecto de ella, formado por objetos constantes, no empiricas. Porncari I. [Una axiologia pura! Esa “axiologia pura” seria una disciplina “trascendental” a priori. Formaria la contrapar- tida —en el dominio de la prdctica— de la légica formal pura. Asi, pertenecerian a la axivlogia pura todos los enun- ciados sobre el valor que prescinden enteramente de la vo- licién, la conducta valorativa y la valoracién. Es decir, pro- posiciones como las siguientes: Si 4 es un valor positivo y B es un valor positivo, A4-++B son un valor positivo mayor que A y B solos. Si a es un valor negativo y b es un valor nega- tivo, 4--b son un valor negativo mayor que a sdlo y 6 sdlo, etc. Esta “axiologia pura” puede denominarse aritmética del valor. En su cima tienen que encontrarse axiomas generales, intuitivos, comprensibles por si mismos e incondicionados. En ellos se articulan luego, de modo andlogo a la matematica, proposiciones demostrativas propias de una matematica del valor. Estas proposiciones matematicas del valor serian enun- ciados en parte sobre la forma necesaria del “valor en gene- ral”, en parte sobre la esencia necesaria del “valor en ge- neral”. Empero, toda la esfera de la aritmética del valor es a priori respecto de cualquier especie de axiologia actual. En relacién con el “objeto” valor, podemos darle el nombre de estera de determinaciones meramente formales. No obstante, no es “puramente formal” en el sentido en que lo es la esfera de la légica y la silogistica formales o la teoria pura de la cantidad y del numero. Pues estas esferas serian mds bien el 6 ESTUDIO ACERCA DE LA AXIOMATIGA DEL VALOR 9 supuesto que hace posibles las determinaciones de leyes a priori sobre el valor. Leyes formales en sentido estricto sélo las hay en Ja esfera teérica pura, pues los enunciados for- males sobre el valor presuponen “algo” afectado o afecta- ble por el valor, de modo muy distinto a como las leyes ldgicas o aritméticas presuponen “algo” concebible o calcu- lable. Con todo, la axiologia pura sdlo relativamente es de naturaleza formal, es decir, sélo respecto de toda axiologia actual, Ahora bien, estas determinaciones de la axiologia pura (tal como aparece en nuestros ejemplos anteriores) no son en modo alguno leyes sobre la conducta valorativa. Podemos empero formularlas como leyes de la conducta valorativa co- rrecta. Entonces, por ejemplo, las ariteriores proposiciones rezarian: Si tengo A por un valor positivo y B por otro, pre- ferivé razonablemente A y B, tanto a A sdlo como a B sdlo. Si tengo a por un valor negativo y 8 por otro, evitaré razo- nablemente mds a-+-b que a sdlo 0 b sdlo. Podemos efectuar estos giros “técnicos” de la aritmética pura del valor en el mismo sentido en que podemos cultivar la Idgica pura unas veces como disciplina fedrica, otras como doctrina normativa, otras como arte del pensar. Pero si que- remos transformar todas las proposiciones axioldgicas en pre- ceptos para la conducta valorativa correcta, tendremos por lo pronto que introducir una esfera intermedia de proposi- ciones sobre la esencia de esa conducta valorativa correcta. A este campo pertenecerian entonces proposiciones semejan- tes a las siguientes: Si hemos reconocido que 4 es un valor positivo, debemos razonablemente querer A. Si hemos reco- nocido que 4 es un valor positive y a un valor negativo, debemos razonablemente preferir A y evitar, en cambio, a; y otras determinaciones evidentes semejantes. Al dominio de esta axiologia pura transformada en téc- nica pertenecerian también, ante todo, muchas leyes a priori que tratan de la correcta disposicién entre medios y fines. Asi, a la axiologia pura corresponderia también una doctrina pura de la voluntad. Una mathesis de la yoluntad que ten- dria por supuesto, a su vez, una mathesis del valor. 7 10 THEODOR LESSING Il. A una investigacién axiolégica de naturaleza entera- mente diferente a la busqueda de todas las leyes axiolégicas a priori y trascendentales, la Ilamamos fenomenalismo del valor; éste comprenderia por wna parte una fenomenologia del valor, por la otra una fenomenologia de la conducta va- lorativa. Por fenomenologia entendemos cualquiera indaga- cién de datos inmediatos de la percepcién interna; en estas investigaciones consideramos el fenémeno “valor” y el fend- meno “conducta valorativa”, sin confundir su esclarecimien- to critico con la pregunta por su existencia, esto es, sin pre- ocuparnos por si esos fendmenos estan dados temporal o realmente, como facta empiricos sujetos a conexiones empi- ticas, en una conciencia, en el interior de mi yo o de otros yo, o en cualquier otro lugar.s Tampoco consideramos un fenémeno determinado de “valor” como algo humano, esto es, como “‘valor” fundado en la cenciencia humana, sino que consideramos el valor como fenédmeno. Igual que la “geometria del color” considera el fenémeno “color en ge- neral” y pregunta por todo lo que pertenezca a la esencia del “color en general” (por ejemplo: intensidad, claridad, * El concepto de fenomenologia del valor est4 en conexién con Ia ciencia de los andlisis intuitivos inmanentes fundada por £. Hussert y m escuela. Mas fuera miopfa querer asociat, por mor de la palabra fenomenologia, las siguientes investigaciones con esa actual escuela de légica, En sus rela- ciones, por demas pasajeras, con el circulo de problemas de Hussern y pese a su sincera voluntad por aplicar al problema del valor el aparato técnico de Hussext, nunca ‘ha dejado tranquilo al autor Ia sospecha de que, so capa det andlisis de los significados, pudiera manifestarse el acto soberano de dar significado. gHasta qué grado los datos inmanentes quedan configurades por gracia de la nomenclatura creadora del fenémeno? ,Hasta qué punto crea fenémenos el lenguaje, al figurarse que los sefiala conceptualmente? Hasta qué punto se introduce en la relacién objetiva o en el contenido esencial del concepto un principio de seleccién? Sélo el temor de complicar con palabras insélitas una lectura de por si nada sencilla, prohibié intro- ducir, en lugar de las palabras usuales pero a menudo impropias: “in- manente”, “inmediato”, “intuitive”, giros fenomenolégicamente més cuida- dosos, como: “reflexién no empirica sobre ¢l valor’, “investigacién del objeto irreal valor”, “geometria del valor’ (en analogia con la geometria del color y del sonido), “ciencia intuitiva, esencial, material del valor”. El estudio de las paginas siguientes mostraré lo que significan esos con- ceptos para quienes elejimos el término, ahora ya generalizado, de feno- menologia, Por lo demas la duda acerca del valor efectivo y de la realidad vivencial de los conceptos no puede afectar aquellos csclarecimientos con- ceptuales que desesperan de antemano de suministrar un saber de Ja reali- dad, El filésofo del futuro podria, si quisiera, descubrir la fenomenologia del infinito finito, de las multiplicidades de n dimensiones, de las paralelas que tienden a encontrarse, eic. 98 ESTUDIO ACERGA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 11 relacién de dependencia con una superficie, etc.),° asi tam- bién la fenomenologia considera, en sus leyes esenciales in- mediatas, los contenidos inmanentes que por la apercepcién se convierten en -vivencias o en objetos de conciencia, o bien los contenidos a que remite el objeto de conciencia.’ Esos enunciados de leyes, especialmente enunciados sobre deter- minaciones esenciales de valor y de conducta valorativa, con- sistirlan en aseveraciones como las siguientes: “La esencia” del “valor en general” implica que todos los valores estén en relaciones de gradacién. “La esencia” del “valor en general” implica que de tres valores uno sea el intermedio. “La esen- cia” del “valor en. general” implica una relacién con la con- ducta valorativa. O bien, las aseveraciones fenomenoldgicas sobre la conducta valorativa —en el sentido de una fenome- nologia de los actos consistirian en proposiciones como éstas: “El sentido” de la “‘conducta valorativa correcta” im- plica querer el valor superior mds que el inferior, y otras proposiciones semejantes. Con estos ejemplos vemos de inmediato que las verdades intuitivas de la fenomenologia del valor, esto es, las deter- minaciones del andlisis conceptual del valor y la conducta valorativa, coincidirian en gran medida con las determina- ciones de Ja axiologfa pura; coincidirfan en la medida en que las proposiciones axioldgicas a priori fueran ciertas por. intuicién y no por demostracién. Ademés, se nos muestra que, como ampliacién necesaria de la reflexién fenomenoldgica pura sobre el “valor objetivo en general”, habria que deli- near por un lado un andlisis fenomenoldgico de la “conduc- ta valorativa en general”, por el otro una fenomenologia de la voluntad (esto es, un analisis del fendmeno de la “vo- licién en general”). Con esta petici6n de una fenomenologia de la voluntad, tocamos sin duda el punto tal vez més deli- * BraxeLey, Tratado sobre los principios del entendimiento humano, trad. alem. de Uberweg, p. 26: “Podemos sin duda designar, mas no tepresen- tar, el color sin extensién.” Véanse las observaciones de MEINONG sobre los cuerpos colorcados y la ley de composicién, Zeitschrift ftir Psychologie und Physiologie der Sinnesorgane, vol. Xxxi0, p. 11 y ss. Podemos ver en la “geometria del color” el primer cumplimiento de la morfologia de los objetos sensibles que pedia Goethe. * Una frase de PLaTén dice asf: “La mayoria de los hombres creen cono- cer una cosa cuande conocen su origen. Pero conocer quiert decir conocer el devenir, el fin y la condicién de una cosa.” 79 12 THEODOR LESSING cado de la indagacién fenomenoldgica. En efecto, antes de poder determinar lo que pertenezca al sentido y esencia de la volicién correcta, tendriamos que saber qué quiere decir y qué significa “volici6n en general”, Para eso, el concepto de “volicién” (que en Kant —por ejemplo— se matiza con las mds variadas significaciones, debido a su rechazo de Ja psi- cologia empirica) tendria que estar claramente delimitado frente a conceptos equivocos como “tendencia”’, “deseo”, “apetencia”, “anhelo”, etc. Tendriamos que determinar: éQué corresponde, con necesidad esencial, al sentido de la tendencia? ¢Qué significa propiamente deseo? zA qué evi- dencia adecuada sefiala la palabra “apetencia’”? eQué quiero decir cuando hablo de “agrado”, de “preferencia”, de “tener necesidad”?, etc. Quien conozca la terminologia de la psico- logia actual sabe que una direccién supone que “tendencia” es una “expresién de mayor extensién” que volicién, incluso que es propiamente un sindnimo de vivencia o de “mocién animica en general’; otra direccién supone justo lo contra- rio; una tercera afirma, a su vez, que no hay volicién sin conducta valorativa o que, a la postre, no hay conducta sin deseo, 0 no hay agrado sin un “anhelo cumplido o insa- tisfecho”; un cuarto grupo, en fin, afirma pura y simplemente la imposibilidad de concebir juicio sin volicién, conducta valorativa sin juicio, sentimiento judicativo sin sentimien- to valorativo y as{ sucesivamente. Todo esto indica cudnta falta hacen determinaciones noseoldgicas que retraigan ana- Iiticamente esos conceptos al fenémeno que mientan, y de- terminen asi hasta qué punto, al limitarnos segan supone- mos a lo inmanente, andamos aun bajo la sujecién de la tradicién lingiiistica o de apercepciones arbitrarias. Podemos empero asegurar: los andlisis conceptuales fenomenoldgicos No constituyen una “ciencia” como Ja psicologia o la fisica, las cuales son “ciencias” con objetos naturales y métodos es- pecfficos. La “fenomenologia” nunca puede suministrar una “teoria” que trascienda lo que se presenta de modo inme- diato, asi nos remitiéramos al sentido originario de la pala- bra “teorja” como intuicién inmediata. Por ende, la feno- menologia de la volicién sdlo consistiria en una especie determinada de actitud y en un modo particular de reflexion acerca de la ciencia empirica de la volicién. La fenomeno- logia es teoria del conocimiento, es decir, es una vuelta de 80 ESTUDIO ACERCA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 13 los conceptos elementales a la intuicién inmanente de lo dado inmediatamente en ellos. Asi, el fenomendiogo no da nada “por sabido”, ni objetos ni yo, ni algo objetivo ni algo subjetivo; no explica sino esclarece, indaga lo que puedan “significar” en ultimo término todos los resultados de la cien- cia.* Por consiguiente, eo ipso reconoce las determinaciones de las ciencias, cada una de las cuales posee sus objetos es- pecificos as{ como sus métodos y leyes especificos. Pero el fenomendlogo quisiera preguntar qué significan esas deter- minaciones, cémo es posible en general la ciencia y qué sen- tido tienen sus determinaciones, Ademds no puede aceptar ningun término propio de las ciencias, por ejemplo la cons- tatacién de que exista una faceta objetiva y otra subjetiva, de que lo fenomenal sea “vivido”, etc. Para él ain no existe nada mds que lo ré8en (“lo que esta aqui” o la “‘consistencia” de algo). Simplemente con aceptar que haya una “vivencia”, ya trasciende lo inmediatamente dado. Sdlo éste debe mostrar el fenomendlogo, tritese de mostrar cémo esté dada una objetividad (mostrando —por ejemplo— todas las formas sim- plemente posibles de lo dado), o de mostrar de modo in- manente todas las especies simplemente posibles de eprehen- sion de lo dado (el “contenido” —por ejemplo— es una forma de lo dado, el “‘sentimiento”, en cambio, es una especie de ® Tal vez habria que ver la diferencia entre los fenomendlogos y los par- tidarios de Ia Hamada “tcorfa de los objetos” en que éstos desean enrique- cer el sistema de las ciencias con una nueva, la teoria de los objetos, mientras que aquéllos consideran que todas las ciencias hacen presa en la realidad, pero separan con prudencia saber y conocimiento, experiencia y evi- dencia. Para unos también la matematica es una ciencia entre otras, Para otros consiste en una judicacién y evaluacién del mismo saber, en un point de vue, en una actitud respecto de la consistencia de las cosas que, por lo tanto, presupone ya su existencia, Nos parece una inconsecuencia que ahora —cada vez con mayor exageracién— se defina la Hamada fenomenolo- gia como Ja ciencia sin més, incluso como el “conocimiento o filosofia en general”, Contrariamente a esa idea, estas investigaciones sobre el objeto valor sélo desean cumplir con un desideratum de MEINONG: “Que a las ciencias de la realidad o de ja existencia puedan enfrentarse en el futuro una ciencia general y tantas ciencias particulares de la “consistencia” (eparada de la existencia) como correspondan a las necesidades tedricas y practicas de los hombres.” (MeinoNG, Uber die Stellung der Gegenstands- theorie im System der Wissenschaften, 1907, p. 140.) Pero “ast como a la ciencia general empirica se enfrentan ciencias empiricas particulares, ast al lado de la ciencia general a priori pueden también tener cabida ciencias particulares.” (Untersuchungen zur Gegenstandstheorie und Psychologie, p. 43) 8 4 THEODOR LESSING aprehensién de lo dado); trdtese, mds bien, de esclarecer y hacer evidentes las significaciones verbales o el origen in- manente de las formas y leyes categoriales. Podriamos decir, pues (con una frase de Lipps): La fenomenologia de la volun- tad es lirica, mientras que la psicologia de la voluntad tiene que proceder por relatos épicos. Puede ser que la fenomeno- logia sélo se realice como fenomenologia, sobre la base de una psicogénesis y de una historia cientifica y conceptuacién histérica. Pero eso no afecta en nada, sin embargo, el modo de reflexidn de las investigaciones fenomenoldgicas. Este to- ma el fenémeno ta! como lo encuentra, sin preguntar si hay en él algo qué explicar; no consiste en “pensamiento” cau- sal (pues el “pensamiento” siempre es trascendente), sino en un retorno a lo entendido por el pensamiento conceptual. Por lo contrario, toda ciencia explicativa —causal o gené- tica— que no se ocupa de constatar la trama de lo dado y las leyes esenciales inmanentes, sino de establecer las co- nexiones histérico-genéticas —el ‘‘origen”, el “desarrollo”, el “devenir” temporal— es de naturaleza trascendente respecto de la esfera inmanente de la conciencia. Ciencias trascenden- tes (metafisicas) son pues todas las ciencias naturales, la ciencia natural explicativa de la vida animica no menas que la quimica o la mecdnica. Los simbolos trascedentes pueden presentarse bajo la forma de generalidades tipifican- tes (como en el modo de reflexién biolégico), o bajo la forma de orientacién fisica (energia y portador de energia, teo- tia de las ménadas, dindmica), o por fin bajo la forma de la actual poesfa conceptual metafisica; de cualquier modo, fren- te a lo inmediatamente dado, la fisica es exactamente tan “metafisica” como la metafisica, sdlo que la fisica no puede acercarse al ideal de una ciencia explicativa en la medida en que podria una metafisica cientifica.* * La fisica no metafisica (que sostenian Ernesto MAcH 0 Guillermo Qsrwatp) implica una contradictio in adjecto. Frente a lo inmediatamente dado, Ja fisica es metafisica ain incompleta. El ideal de toda ciencia na- tural consiste en alterar lo dado. |Comprender quiere decir alterarl Lo dado resulta de tal modo alterado que puede ser reconstruido, para fines utili- tarios, en conceptos concretos, de manera que a cada vivencia meramente posible pueda cotresponder también un orden en un mundo conceptual reconstructive. Asi, poseemos cada fenémeno constatable en duplicado. Pri- mero como ser sélo vivible. Luego como existencia slo concebible. Queda la cuestién de si es posible alcanzar el ideal de la ciencia natural. ;Podrd jamds realizarse una doctrina de la cantidad que prescinda enteramente de 82 ESTUDIO ACERCA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 15 IL. La psicologia representa una especie de investigacién distinta por principio de la fenomenologia del valor, ya sea que investigue el objeto valor (esto es, el valor como con- tenido de mi conciencia), o que investigue el acto de conduc- ta valorativa. Como ciencia natural de la vida an{mica, se propone describir, generalizindolo empiricamente, lo que de facto existe y acontece aqui 0 alld. Pero esta investigacién psicoldgica, teorizante y objetivante, del valor y la conducta valorativa puede tener una doble naturaleza. Puede proceder unas veces descriptivamente, otras genéticamente; puede ser explicativa de un modo morfolégico o genético: los dos pro- cedimientos que hay que distinguir en toda ciencia natural. La diferencia entre la psicologia descriptiva del valor y la conducta valorativa y el modo de reflexién analitico esencial, podria brevemente formularse de la siguiente manera: la psicologia no es un modo de reflexién sobre un objeto sino una determinada especie de ciencia natural objetiva. Es decir, es una ciencia experimental de “individuos” animicos, de sus “vivencias” y de las “‘leyes de las vivencias”. Sin duda, Ia psi- cologia descriptiva, en cuanto psicologia introspectiva, habr4 de reconocer y de acoger los resultados a priori de la refle- xién fenomenoldgica, pero, en cuanto ciencia experimental y teorfa cientifica, aprehende bajo otro aspecto los fenémenos de valor y de conducta valorativa. No analiza los datos de la conciencia para efectuar abstracciones sobre ellos y determi- nar con evidencia conexiones generales; no considera lo que haya de pertenecer a priori a la esencia fenomenal del valor y de la conducta valorativa, sino que “reconoce” el valor y el acto de conducta valorativa por objetos de indagacién empirica, que estén dados en la conciencia como entes tem- porales. La psicologia tiene que describir esos datos al modo de la “historia natural” (psicologia descriptiva), o bien buscar {al modo de la “biologia”) teorfas hipotéticas para explicar su surgimiento en la conciencia (psicologia genética). Como tal, se remonta también hasta el origen causal de nuestros actos de conducta valorativa y de nuestras disposiciones, mientras que una reflexién puramente fenomenoldgica no todo lo cualitativo, una energética, una teorfa de las ménadas, una me- cinica matematica? (Ya Hume aplica, en el capitulo 1 de la Enquiry, la tan desprestigiada palabra “metafisica” a la filoscffa rigurosa, y Mama “no metafisica” a la “filosoffa mundana”.) 83 16 THEODOR LESSING puede reconocer y explicar ni referir causalmente, sino sdlo poner en claro conexiones inmanentes. IV. Sobre la evidencia a priori de la axiologia formal pura, sobre las determinaciones contemplativas de la teorfa fenome- nolégica de la significacién y de 1a esencia, sobre las constata- ciones empiricas de la psicologia descriptiva y, en fin, sobre las aplicaciones cientifico-naturales de la psicologia genética, se levanta el campo de conocimiento cientificamente mas pri- mitivo pero practicamente mds importante: la axiologia ac- tual, esto es, la teorfa de los bienes objetivos y de los valores de la vida social. Y esta especie de axiologia también resulta en parte una disciplina descriptiva, en parte una disciplina genética. La teoria econdémica de los bienes y las necesidades, asi como todas las determinaciones acerca de la existencia y consistencia” de las necesidades actuales de la vida practica social, consideradas ya no como bienes y necesidades de 1a conciencia, sino como hechos empiricos de la experiencia cientifica, representa una teoria axiolégica descriptiva de la esfera actual (estdtica social). Si indagamos, en cambio, la gé- nesis (dinamica social) de los bienes y necesidades econdmi- cas de que hablan la economfa politica general y la historia econdémica, es decir, si realizamos en la esfera actual lo mismo que efectia la psicologia genética en la esfera de la concien- cia del valor, tendremos que efectuar entonces investigacio- nes biolégicas; habremos de buscar una “teoria cultural” sobre la génesis, el desarrollo y fa historia evolutiva del valor y de la conducta valorativa, Una simple modificacién técnica de esta axiologia biologistica, que tiene por supuesto el cono- cimiento de la economia politica, constituiria una teoria nor- Mativa o técnica del Estado y de la felicidad? 2° Traducimos Dasein (lit. ser ahi) por “existencia”, y Sosein (lit. ser ast) por “consistencia” en el sentido de aquelle en que algo consiste y que hace que sea de ta) o cuat manera. (N. del T.) 4 Innumerables conceptos de los juristas y de los economistas son tam- bién psicoldgicos. Pero si Ja jurisprudencia o la teoria de los bienes coquetea con la psicologia, 0 si —a la inversa— alguien confunde 1a experiencia interna con la externa, surgen entonces equivocos sorprendentes. Pensemos en el doble sentido de “derecho” (objetiva y subjetivamente justo), “pro- piedad” (posesién y cardcter que se tiene en propio), “bien”, “demanda”, “necesidad”. Cudnta confusién cuando los psicdlogos hablan de “precio” y de “demanda”, o los economistas usan como sinénimos palabras como “anhelar”, “gusta”, “necesitar", “avalorar”, cuya distincién conceptual no se han aclarado los mismos psicdlogos. 84 ESTUDIO ACERCA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 17 Por fin, las indagaciones comparativas acerca de la concien- cia valorativa que se da aqui y alld, o acerca del valor factico que se da aqui o alld, no tendriamos que respetarlas como un género particular de investigaciones axiolégicas. La psico- logia comparativa no es mds que psicologia bajo una deter- minada perspectiva. (De parecida manera a como, en vez de describir empiricamente —generalizindolas—, las propie- dades de una medicina, puedo también investigarlas con el criterio de determinar cémo obra la misma medicina en épocas y circunstancias distintas, o cémo obra en distintas edades, sexos y personas, c6mo en hombres, en conejos, en perros, etc.) Asi, las investigaciones axioldgicas comparativas (Ja moral comparada —por ejemplo—, la psicologia cultural antropolégica y etnogrdfica, la historia econémica compara- rada, etc.) s6lo han de ser consideradas como resultados espe- ciales de la axidlogia econdémico-bioldgica. Distingo, pues, ante todo y a grandes rasgos, tres puntos de vista principales de la investigacién axioldgica: 1. Investigaciones axioldgicas actuales (la esfera de la “rea- lidad” econémica o psicoldégica, en la que no hay contrasen- tidos sino s6lo incompatibilidades facticas; ni hay leyes exac- tas sino regularidades y transcursos tipicos). 2, Investigaciones axioldgicas fenomenoldgicas (la esfera de ja evidencia inmediata y general del sentido y contrasentido, de la adecuacién o inadecuacién de los fenédmenos intuitivos). 3. La esfera ideal de las leyes del valor y de la voluntad, la esfera de la validez o contradiccién a priori. Resulta, pues, el siguiente esquema para nuestras inves- tigaciones axioldgicas: 1. Axiologia a priori (aritmética del valor, axiologia tras- cendental), A. Axiologia formal pura. a) Formas y leyes axioldgicas, axiomaticas ¢ intuitivas. 6) Consecuencias demostrativas. B. Axiologia pura aplicada (teor{a formal de la conduc- ta valorativa, teoria pura de la voluntad). 85 18 "THEODOR LESSING Il. Fenomenologia del valor (teor{a de la esencia o signi- ficacién del valor y de la conducta valorativa). A. Fenomenologia de! valor (del objeto). B. Fenomenologia de la conducta valorativa (del acto). Ill. Psicologia del valor y de la voluntad (ciencia empirica del valor [como objeto de conciencia] y de Ja conducta valo- . Tativa [como proceso de conciencia}). A. Psicologia descriptiva del valor (ciencia natural des- criptiva del contenido y proceso de conciencia valo- Tativos). B. Psicologia genética del valor (ciencia natural explica- tiva del contenido y proceso de conciencia valora- tivos). IV. Axiologta actual. A. Axiologia actual descriptiva (teorla econdémica de los bienes). B. Axiologia actual genética (biologia explicativa del valor; eugenesia y politica prescriptiva). Las paginas siguientes slo contienen indicaciones y bos- quejos para la realizacién de ese esquema. Son pasos a tientas de un explorador que sélocon 1a mayor desconfianza se aven- tura en una tierra atm no hollada. Bastarfan, con sdlo que pudieran exponer con claridad cudn extraordinariamente complicadas son las posibilidades de una ciencia pura y tam- bién cudn rudimentarios siguen siendo hasta ahora... y ten- drdn que seguirlo siendo, los trabajos reconocidos por mejo- res en este campo (las investigaciones de Meinong, Ehrenfels, Miinsterberg). 86 CarftuLo u DEL ANALISIS DEL VALOR En la certeza radica el nervio de la ciencia; mas de inmediato encontramos otra distincién: distinguimos de la certeza la verdad. Eternamen- te se opone la verdad a Ja mera certeza; y de la verdad no decide la certeza, el saber inmediato, Ja creencia. . HEGEL (Obras, xt, p. 315.) 1, Acto de conducta valorativa, valor actual y valor puro Cuanpvo Kant traté de establecer Ja teorfa pura de los prin- cipios de la raz6n, no tenfa la idea de realizar una tarea psico- légica. No se trataba de encontrar leyes categoriales del co- nocimiento. Mas bien queria obtener criterios formales de verdad. Criterios objetivos, validos en general no sdlo para lo que denominamos correcto, sino para lo que es efectivamente correcto. Pues si la “‘analitica trascendental” de Kant no su- ministrara nada mds que una etiologia estatica de la actividad cognoscitiva del hombre, podriamos inferir del contenido ma- terial propio de la ciencia psicoldgica las leyes a priori indu- cidas a partir de hechos generales y las condiciones formales de posibilidad de toda ciencia en general; entonces no podria- mos rebasar Ia constatacién —en parte descriptiva, en parte clasificadora— de esas circunstancias psiquicas. Estarfamos en un callején sin salida, No podriamos concebir la posibilidad de error (puesto que foda experiencia estaria tejida en el telar de nuestras “categorias”), ni explicarnos tampoco el “autén- tico poder cataléptico” de la evidencia, Seguiria siendo incon- cebible, pues, por qué en ciertos enunciados tenemos esa vi- vencia de evidencia y en otros no. Pues en el enunciado de Ia verdad no hay evidencia. Sdlo al traer a la vivencia el sentido del enunciado, al convertirse éste, de facto, en una vivencia, 87 20 THEODOR LESSING en una situacién objetiva vivida a la que apunta el enunciado “verdadero”, sdlo entonces accede a la evidencia la confirma- cién de la verdad. Pero que esa confirmaci6n de la situacién objetiva ideal en la vivencia actual judicativa sélo sea posible en caso de una determinada constitucién formal del enuncia- do objetivo, mientras que otra especie de constitucién de la situacién objetiva mentada en el juicio impide esa vivencia, he ahi algo del todo inconcebible si la vivencia de la eviden- cia constituyera ya toda la “verdad”. Pues en ese caso no ten- driamos mds que la morfologia de esa vivencia de certeza, la cual ocuparia el lugar de lo dado en esa vivencia como objeti- vamente verdadero, En efecto, para que, bajo formas de trans- curso de actos de conocimiento, podamos efectuar cualquier eleccién —sea una seleccién activa o una simple constataci6n— que esclarezca cudles procesos de conocimiento o actos de pensamiento fundan la “verdad” y cudles no, para ello ya ha de haber una teoria pura de los principios. Pero esa teoria pura de los principios no sélo se refiere a la esfera del pensar correcto, Hay principios generales de lo correcto. Aunque no de lo correcto sin més, sino de lo correcto segtin una perspec- tiva ldgica, ética o estética. Hay principios de lo objetivamen- te verdadero, de Jo objetivamente bueno, de lo objetivamente bello. Pero éstos no se refieren a los actos del juicio, de la aprobacién o reprobacién moral, del agrado o desagrado es- téticos. Son normas supratemporales y extraps{quicas, a las cuales pueden corresponder, por parte del sujeto individual y psiquico en general, juicios y sistemas de pensamiento actua- les, acciones y sistemas morales, sentimientos y conjuntos de vivencias de sentimiento. El conjunto de estas normas ideales forma el reino de lo ideal puro. Se encuentran separadas de cualquier dominio de cosas realmente vividas o vivibles. Representan el total de los axiomas del pensar, actuar y apreciar. A esta axiologfa pura opénense empero dos cosas. En primer lugar, el campo psicold- gico de las valoraciones, conductas valorativas, evaluaciones, estimaciones, afirmaciones. Lucgo, la esfera material actual de los valores reales, esto es, la teoria de los valores y bienes pro- pia de la economia politica, y la teoria del valor y de las gra- daciones vitales propia de la biologia aplicada. Una teoria de los valores en el sentido de los modos humanos y temporales de evaluar, seria un fruto de la indagacién psicoldgica. Esta 88 ESTUDIO ACERCA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 21 presupone investigaciones fenomenoldgicas sobre la significa- cién del valor, de la conducta valorativa, de la valoracién, de los medios y fines, de la voluntad, de los motivos de la volun- tad, etc. Una teorfa de los valores en el sentido del valor empt- tico actual seria el fruto de una especulacién socioldgica y filoséfico-cultural. As{, ambas teorfas caerian fuera de la ética pura que tendria que colocarse, en tanto teorfa practica pura junto a la Iégica pura, en tanto critica de la voluntad junto a la critica del conocimiento. Asi pues, las determinaciones formales con que tiene que ver esa “tcorla practica pura” no se refieren en jo absoluto a la constitucién, a los fines y a la volicién propias de mi persona, ni tampoco a la constitucién, a los fines y a la volicién de ningun ente que actie en el tiempo. Al contrario, para poder valorar la conducta y la na- turaleza humanas, para poder hablar (como lo hace Kant con toda ingenuidad en la Fuftdamentacion, ..)'* de “fines naturales”, ‘“‘determinacién del hombre’, “determinacién de la vida”, etc., para eso, tienen que existir leyes axioldgi- cas ideales en las que se estatuya que cualquiera (sea un ente terreno o no) que valore de tal modo, valora correctamen- te, y cualquiera que quiera tal cosa en si misma valiosa, posee por ello mismo una volicién correcta. Asi, el valor de cual- quier sujeto de una volicidn actual se funda en que ese sujeto quiere realizar justamente aquello cuya realizacién es valiosa, y en que tiene la voluntad y la anuencia de querer, como su- jeto, algo en si-y por si mismo valioso. Y sélo esta voluntad de realizar lo valioso en y por si mismo es una voluntad valiosa y una “buena” voluntad. Una axiologia pura no habra de con- tener, pues, nada mds que aseveraciones a priori de determina- ciones formales acerca de lo que se presenta con evidencia como “valor” en y por si mismo, sin ocupartse de si ese “valor” es objeto de una volicién o no; sin ocuparse tampoco de qué sea objetivamente valioso; de dénde se realiza el valor o de cémo definirlo, Pues tampoco una légica pura contiene nada mas que determinaciones formales de lo que se presenta con evidencia como “verdad”, sin ocuparse de si esa verdad es conocida o no; sin ocuparse tampoco de qué sea la verdad en su contenido; de dénde se realice la verdad o de como definir- la. Todas las proposiciones de la légica pura (a=a; si aa, 18 Fundamentacidn de la metafisica de las costumbres, 2* parte. 89 az THEODOR LESSING entonces a no puede ser no @, etc.) no dicen nada mds que cosas comprensibles por s{ mismas. Asi también las proposi- ciones axioldgicas puras, como cualquier axioma intuitivo, slo pueden ser comprensibles.por s{ mismas.1* 2. Las leyes axioldgicas a priori como leyes sui generis Esas investigaciones trascendentales sobre el valor habrian, pues, de empezar mds o menos asi: dado por supuesto que existe el fendmeno valor ¢qué relaciones enunciariamos que tu- vieran que ser validas a priori, en el mismo sentido en que los axiomas Iégicos (principio de contradiccién, de identidad, etc.) son validos precisamente para lo gue consideramos ver- dadero?... Pero ahora se suscita de inmediato una objecién obvia: gExisten determinaciones formales particulares del “valor en general”? .No se trata tan sélo, acaso, de una modi- ficacién de aquelias leyes logico-formales? :O de reglas vali- das para cualquier especie de multiplicidad general? Pues zno esta basado el valor en un juicio valorativo, como la verdad en un juicio cognoscitivo? {Las determinaciones formales, que parecen implicadas en el sentido de lo objetivamente verda- dero o de lo objetivamente valioso, no son igualmente tan sdlo leyes del juzgar correcto? Bastardn emperoe escasas reflexiones para mostrar que las leyes axiolégicas son de hecho leyes especificas, distintas toto genere de las leyes légicas. ;Y ademis leyes que se refieren al fendémeno objetivo valor (independientemente de la existen- cia o inexistencia, de Ja consistencia y diversidad cualitati- ya de los “valores’’), leyes que, por lo tanto, no han de ser explicadas exclusivamente como “formas de juicio”! 1* Hagamos una observacién terminolégica: me parece poco feliz ta deno- minacién de “inexistentes” para los objetos de conocimientos puros o a priori, A. Mrinonc denomina “inexistente” (si lo entiendo bien) a lo irreal. Otros pensadores usan ef término “existencia” come sinénimo de “ser”. En las paginas siguientes, se entiende por “existencia” lo objetivamente dado. {No se puede lamar a los nimeros, por ejemplo, objetos inexistentes.) Las palabras “existencia” y “set” designan cosas opuestas, Si partimos de la certeza inmediata de Iz conciencia expuesta por Descartes, cogita ergo sum, tendriamos desde el punto de partida la dualidad de ser y existencia. 1. El to como ser. 2. El pensamiento como ser pensado, esto es, como existencia. Designo el ser inmediato, vivido antes de la distincién entre sujeto y objeto, con una palabra mu muy popular en tiempos de Schelling y hoy olvidada; el “elemento”. Llamo existencia al ser objetivo, entendido como realmente pensado. go ESTUDIO ACERCA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 23 1. Las leyes axiolégicas a priori no pueden ser “formales” en el mismo sentido que la mathesis pura, la ldgica pura, la silog{stica pura, la teorfa pura de los nimeros, de las canti- dades y multiplicidades, etc. En una f6rmula matematica a=a no hay referencia material alguna. Es valida sin mds. En cam- bio, las leyes axiolégicas tienen en cierta medida cardcter ob- jetivo, Pues el “valor” es un predicado que ha menester de una materia respecto de la cual se predique, mientras que en las leyes ldgicas de especie puramente formal no encontramos esa referencia. Por consiguiente, las leyes axiolégicas, en cuan- to leyes relativamente materiales, tienen que presuponer las regulaciones mds formales de la ldgica. 2. Las leyes Idgicas son analiticas e inmediatamente com- prensibles por si mismas. Podemos expresarlas cabalmente por medio de simbolos algor{tmicos, de diagramas de Euler, etc, Todas y cada una son “verdaderas’. En cuanto verdades, no pueden entrar en conflicto unas con otras. En la axiolo- gia, en cambio, no hay proposiciones comprensibles por si mismas en ese sentido. Y no las hay porque no hay valor ais- lado, asi como hay verdades evidentes aisladas. Mas bien, la naturaleza del valor implica que cada “valor” se encuentra en un sistema de valores “superiores e inferiores”. O dicho en otra forma: todo valor implica ser ‘‘comparable con otros”. No hay valor aislado. Las leyes axiolégicas se refieren siempre mas bien a la correspondencia y jerarquia entre valores, 3. Asf como las verdades no pueden entrar en conflicto unas con otras, tampoco pueden tener relaciones de gradacién. Nin- guna verdad puede ser “mds verdadera” que otra. {Los valo- tes, por Jo contrario, tienen que estar en una relacién de gra- dacién! Pero esto quiere decir: el acto de conducta valorativa es por naturaleza un preferir o despreciar (detractar), Por lo tanto, las proposiciones axiolégicas a priori no pueden ser sino normas del preferir y despreciar correctos respecto de lo valo- rable. Asf, estas leyes axiolégicas son a priori o trascendentales en el sentido de que no son leyes de hechos (leyes naturales); éstas dirian que la voluntad valorativa correcta, el amor y el odio, la simpatia y el repudio caracterizados como correctos o incorrectos, en suma, la volicidn racional, suele de facto comportarse de tal o cual modo. Las leyes axiolégicas son mas gr 24 THEODOR LESSING bien normas supratemporales. Si digo “un valor positivo es preferible a uno negativo” o “la existencia de un valor es mas valiosa que su inexistencia” se trata de proposiciones ¢ priori. Postulan vigencia para cualquier conciencia en general. Por si mismas no implican volicién o conducta valorativa alguna. No se trata pues de que el valor “‘positivo” sea valua- do —conforme a la experiencia— como mis alto que el “nega- tivo”, sino de que, en absoluto y a priori, tiene mayor valor. Pues no estan en cuestidn sentimientos sensibles humanos de valor, sino formas y leyes axiolégicas categéricas, cuya co- rreccién no quedaria suprimida aun cuando todos los actos de conducta valorativa empiricos, histéricos, antropolégicos se suprimieran. Pues la axiologia es tan poco ciencia natural psicoldégica como la ldgica; y la teoria de la voluntad tan poco como la teorja del conocimiento. Con todo, una y otra esfera (el a priori teérico y el practico) son de distinta naturaleza. 4. Una verdad es verdadera aun cuando nadie la entien- da. Creo en la verdad de las funciones de Abel pero no las entiendo. E incluso serian “‘verdaderas” aunque nadie las en- tendiera. Ahora bien: 2Las leyes axiolégicas poscen una inde- pendencia semejante respecto de las vivencias? Podrd dudarse. Pero admitamos que se pudiera mostrar que las leyes de la conducta valorativa categérica fueran hechos psicoldégicos, ca- racteres especificos que refeririamos al objeto de la valoracién sobre la base del sentimiento sensible del valor; supongamos que pudieran aprehenderse leyes trascendentales sobre el va- lor “como letras en blanco sobre fenémenos psfquicos”; aun asi, cualquier axidlogo concederia lo siguiente: el contenido de los enunciados a priori sobre el valor en general no es, él mismo, psicoldgico. Incluso si el valor fuera dependiente de “Al empezar la segunda cruzada de 1146, después de un sermén de Bemardo de Clairvaux, mds de diez mil hombres atestiguaron haber visto eémo el crucifijo que colgaba encima de San Bernardo, sobre la pared, hizo con la cabeza un signo afirmativo a la pregunta de si deberfa efectuarse la cruzada y si tendria buen éxito, (Hume, Enquiry, x, 2.) Suponiendo que todos los hombres de la tierra hubieran visto lo mismo, no obstante realidad vivida no seria “mds verdadera” que si uno solo la hubiera visto. Pues si acaso fuese la verdad una contingencia, un hecho natural, un factum antropolégico o psicoldgico, como quieren quienes consideran el power to work criterio de verdad, de ninguna afirmacién cabria decir que fuera verdadera, {Ni tampoco del criterio power to work! Pues el hecho de que ese criterio me parezca a mi correcto es también una necesidad con- tingente, gz ESTUDIO ACERCA DE LA AXIOMATICA DEL VALOR 25 un factor cambiante, en un sentido del tode distinto a Ia “‘ver- dad”, habria que distinguir muy bien dentro de la esfera de conciencia entre el fendmeno subjetivo y el fendmeno objeti- vo de “valor”. Objetivamente valioso no seria, empero, lo que de hecho captamos como valor, sino lo que racionalmente debe captarse como tal, Y si mantenemos que no tede valor est4 fundado en el “hombre”, en su “constitucién” y sus “ne- cesidades vitales”, si sostenemos que el dicho dvépwzxos pérpov éndvrwv ni siquiera en la esfera practica es verdadero, sino que existen normas de la voluntad valorativa, absolutamente objetivas e ideales, racionalmenie validas, es decir, que hay algo que cualquiera ha de aceptar por valioso si valora “racio- nalmente”, entonces tendremos también la base de una axio- logia pura que, antes de toda teoria actual de los bienes e independientemente de la psicologia empirica, efecttia inves- tigaciones a prioti sobre el sentido de lo que aparece en la evidencia como objetivamente valioso. No creo que pueda fundarse en sus distintos modas de rela- cién respecto de las vivencias psiquicas una sepatacién muy tajante entre las leyes axiolégicas trascendentales y las leyes iégicas; en cambio podria lograrse siguiendo Ia siguiente re- flexién: la relativa independencia de ambas esferas de leyes est4 garantizada porque pueden interferir una en la otra. Para decidir entre dos valores tengo que comprender la vali- dez o invalidez de los valores, esto es, emitir juicios en los cuales los principios légicos sean vdlidos como “arte del pen- sar correcto”. A la inversa: lo que reconocemos por “‘verdade- to” puede también ser valorado, independientemente de su conocimiento, desde una perspectiva ética. La “verdad”, como la belleza, es un valor. Ast pues, lo verdadero y lo bello, inde- pendientemente de su cardcter especifico, pueden tener tam- bién un cardcter de valor. Con todo, no necesitan tenerlo (mientras nos atengamos a sus propias leyes). Y a la inversa: lo éticamente valioso puede ser “verdadero” 0 “bello”; mas la naturaleza propia de lo éticamente valioso no implica ser ver- dadero o bello. Por ende, las exposiciones a priori sobre el “valor en general”, pueden ser validas también para lo légico, lo ético y lo estético: justamente en la medida en que se con- vierten en objetos de valoraciones, A Ia inversa, las leyes légi- cas, éticas y estéticas a priori también tienen relacién con la esfera del valor: en la medida en que ésta suministra el sustra- 93 26 THEODOR LESSING to para una “judicacién” desde la perspectiva légica, ética o estética. Pero esa relacién indudable nos garantiza justamen- te la independencia entre las distintas especies de correccién segun las perspectivas Idgica, ética y estética. Fuera imposible confundir esas esferas y querer reducir el valor a conocimien- to légico, a juicios estéticos del gusto o a apreciaciones mo- rales.15 Ahora bien, zpor qué no ha existido hasta ahora esa axiolo- gia formal que hubiera formado una contrapartida de la légi- ca formal pura, la cual, en cambio, existe desde Aristételes? $élo.la historia del saber humano nos hace comprender esta diferencia en el surgimiento histérico de uno y otro campo. Las probabilidades de realizacién de un tratamiento puro de las leyes de la verdad y de las leyes del valor son enteramente distintas. Desde siempre ha existido el firme e inobjetable baluarte de la verdad matematica, especialmente de la aritmé- tica, de cuya correccién seria absurdo y sin sentido dudar. Si entendemos Ja proposicién sobre la suma de los angulos de un tridngulo o la proposicién 54+-7==12, tendremos que apre- ciarla. Asi, los principios formales de la verdad objetiva Hega- ron a fijarse antes de que hubiera surgido la duda acerca de esa objetividad, antes de que existiera la pregunta por el sen- tido del ser objetivo y de que se fundara una auténtica critica del conocimiento. En el campo del valor sucedia y sucede otra cosa. Ni ha existido ni existe un dominio de valores objetivos enteramente ciertos, de una verdad ¢tica indudable, que hu- biera correspondido a la verdad légica inmediatamente evi- dente. Por eso el escepticismo y el relativismo respecto de la objetividad del valor han tenido una historia més antigua y rica y una tarea mds facil que en el campo de 1a légica. A ningéin pensador preocupado por el dogma de la imposibili- dad de leyes axiologicas puras, extrapsiquicas y supratempora- les (para las que no cabe una interpretacién empirica, ni psicolégica ni sociolégica), podia ni puede ocurrirsele esta- blecer principios formales de lo objetivamente valioso para la volicién pura (igual que Aristételes buscé los principios ldgi- cos formales), 4* Lo primero lo intentaron ciertos légicos tedricos de la ética (S. CLAamE, 'W. WoLtastone) quienes caracterizaron el bien moral como una verdad légica traducida a la practica, Lo segundo lo intentaron Hersarr y sus discfpulos, quienes entienden por “belieza moral” una judicacién estética desinteresada, 4