You are on page 1of 23

Cornejo Valle, Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Pero ¿qué cultura?

Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”, en
Sergio García Magariño (ed.), La Gobernanza y sus enfoques. Madrid: Delta
Publicaciones. ISBN: 841638312X ISBN-13: 9788416383122

GOBERNANZA Y CULTURA. PERO ¿QUÉ CULTURA? IMPLICACIONES
DEL CONCEPTO DE CULTURA EN LA IMPLEMENTACIÓN DE LA
GOBERNANZA.
Mónica Cornejo Valle
Universidad Complutense de Madrid
Grupo ARESIMA
Apenas empezado el nuevo siglo, el especialista en Estudios Culturales George
Yúdice iniciaba uno de los textos de análisis cultural más notables de los últimos
tiempos, El recurso de la cultura, dejando constancia de un testimonio incómodo. El
testimonio narraba los dimes y diretes de una reunión internacional de especialistas en
políticas culturales. En ella, un representante de la UNESCO, que a la sazón es la
organización mundial más relevante en asuntos culturales, se lamentaba de la
omnipresente invocación de la cultura y lo cultural como medio para fines
aparentemente bastardos. En concreto, “se lamentó de que la cultura se invocara para
resolver problemas que antes correspondían al ámbito de la economía y la política. Sin
embargo -agregó-la única forma de convencer a los dirigentes del gobierno y de las
empresas de que vale la pena apoyar la actividad cultural es alegar que esta disminuirá
los conflictos sociales y conducirá al desarrollo económico” (Yúdice, 2002:13). El
funcionario en cuestión parecía aspirar a una política cultural pura, sin los determinantes
ni la determinación de las causas políticas o las condiciones materiales, y en su adagio
resonaba la nostalgia de la cultura culta, autocentrada y narcisista, concebida y
articulada para su propia gloria creativa.
Lejos de las reuniones internacionales del más alto nivel, una trabajadora social
de Madrid, al frente de un proyecto de participación ciudadana que intenta poner en
valor la diversidad cultural como recurso de integración para la población inmigrada, se
quejaba de algo muy distinto en una entrevista improvisada. Ella criticaba que la cultura
se invocara en los documentos y la publicidad del proyecto como el remedio curalotodo.
Insistía en que las personas a las que estaba orientado el proyecto tenían otras
necesidades. Necesidades políticas, como las de participar en la vida pública, y
económicas, como las de trabajar o acceder a una vivienda, pero en ese momento el
proyecto sólo podía financiar exposiciones gráficas con la idea de que estas

Cornejo Valle, Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la
implementación de la gobernanza”, en Sergio García Magariño (ed.), La Gobernanza y sus enfoques. Madrid: Delta
Publicaciones.

1

exposiciones eran una forma de participación pública y un estímulo para la iniciativa
económica de los artistas.
Es en contextos complejos como estos donde la gobernanza intenta ser una
herramienta útil para elaborar políticas culturales más adecuadas, menos conflictivas y
más abiertas a la participación de todos los agentes con el fin de armonizar tanto los
intereses como los objetivos comunes. De acuerdo con la Organización de las Naciones
Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) la gobernanza de la
cultura es una realidad que se enmarca y se entiende en referencia y aplicación de la
Convención Sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones
Culturales, proclamada en 2005. En este sentido, gobernanza cultural es una forma
particular de gestionar e implementar políticas orientadas a la promoción y a la
protección de la diversidad de las expresiones culturales y especialmente aquellas
acciones e instrumentos que facilitan las condiciones para que las culturas puedan
prosperar y mantener entre sí interacciones mutuamente respetuosas de forma libre. Sin
embargo, aunque podemos tener una idea formal y genérica suficiente respecto al objeto
de las políticas culturales y de la gobernanza como forma de gestión, está resultando
problemático la ambigüedad con la que en estas mismas políticas se usa la palabra clave
“cultura”.
Detengámonos, siquiera brevísimamente, en el hecho peculiar que es la inmensa
variedad de áreas de acción, intervención, gestión, inversión y regulación que se pueden
reconocer, en un sentido o en otro, como políticas asociadas a lo cultural. Así, podemos
afirmar que éstas políticas se pueden referir a: educación, artes, museos, bibliotecas,
exposiciones, literatura, ciencia, cine, diversidad cultural, prensa, nuevas tecnologías,
campañas informativas, folclore, patrimonio, mercados culturales, gestores culturales,
interculturalidad, investigación, desarrollo, innovación, archivos, idiomas,
multilingüismo, música, librerías, artesanías, tradiciones, etc. Esta enumeración no es,
ni pretende ser, exhaustiva o sistemática, pero sí pretende llamar la atención sobre tres
cuestiones que constituyen hipótesis centrales de nuestro análisis y que emanan de la
propia constatación de las muchas formas en que podemos entender “lo cultural”. En
primer lugar, parece que cada política cultural específica incorpora una o varias formas
de entender la cultura, y estos distintos conceptos de “lo cultural” se desarrollan en
campos de implementación concretos que también pueden ser muy diversos, como
sugiere la enumeración anterior. Por otro lado, en segundo lugar, sostenemos que cada
concepto de cultura influye de forma diferente en la práctica de la gobernanza cultural,
en la medida en que cada concepto de cultura da protagonismo a distintos creadores,
productos y formas de compartir la cultura. Así por ejemplo, tomando el caso de la
enumeración anterior, podemos apreciar que no son los mismos agentes ni productos los
que están en juego en un programa de recuperación de archivos que en uno de
promoción de la música local. Conforme a esto, parece razonable pensar que estas
diferencias de énfasis influyen en el modo en que se planifican, implementan y
participan las políticas culturales. Y, por último, en tercer lugar, las ambigüedades en el

Cornejo Valle, Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la
implementación de la gobernanza”, en Sergio García Magariño (ed.), La Gobernanza y sus enfoques. Madrid: Delta
Publicaciones.

2

). fuertemente restringido a cuestiones de gestión patrimonial. aunque los movimientos sociales de finales del siglo pasado han fungido de espoleta en la incorporación de asuntos culturales a las cuestiones políticas tanto locales como de la agenda global. lo que ha determinado la consolidación y la perdurabilidad de las cuestiones culturales en la agenda ha sido principalmente el desarrollo del marco normativo internacional que ha asumido como suyos algunos principios y valores fundamentales reclamados por la sociedad civil. el objetivo de este análisis será desvelar la influencia que un concepto u otro de cultura tienen sobre la gobernanza y las previsiones que podemos hacer sobre gobernanza y políticas culturales diversas a partir del análisis de los conceptos de cultura como herramienta para planificar adecuadamente. entre otros. Sin embargo. a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten. 3 . Finalmente. y en los últimos 20 años han desarrollado especialmente este tema. 1. La primera vez que el derecho a la cultura queda explícitamente reconocido es en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948). Y. Por un lado. dotando de matices propios al concepto de cultura anterior. avanzaremos hacia un análisis más general de los conceptos de cultura implícitos en los marcos internacionales de políticas culturales (fundamentalmente de UNESCO). Como es sabido. exploraremos en primer lugar los derechos culturales como marco general en el que se ha ido apoyando la consolidación y la globalización de determinadas formas de entender la cultura y las políticas culturales. como ha sido señalado por el sociólogo Manuel Castells.uso del concepto parecen esconder una doble tendencia elitista y cosificadora de la creatividad humana que podemos encontrar en diferentes casos. Teniendo en cuenta lo anterior. éste y otros artículos serían desarrollados en los años sucesivos por distintas declaraciones y Cornejo Valle. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Para ello. analizaremos el impacto del concepto de cultura en la implementación de las políticas culturales desde el punto de vista de un estudio de caso en Madrid. plantearemos algunas reflexiones para el futuro a propósito de la llamada Agenda post2015. así como a (b) la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas. La Gobernanza y sus enfoques. prestando atención a sus implicaciones en el ideal de la gobernanza. Madrid: Delta Publicaciones. LOS DERECHOS CULTURALES El vigor de la gobernanza de la cultura tal y como la conocemos hoy emana de dos fuentes. A continuación. por otro lado. en Sergio García Magariño (ed. los derechos culturales en su conjunto han ido ganando reconocimiento jurídico internacional progresivamente. Tras esto. y en virtud de la Declaración se establece el derecho a (a) tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad. literarias o artísticas de que sea autora cada persona o cada comunidad. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. los movimientos sociales en los años 90 del siglo XX han logrado colocar en la agenda política las cuestiones relacionadas con las identidades colectivas y la diversidad cultural.

Sociales y Culturales. así como el derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan como autora de producciones científicas. el artículo 13. sus acciones han venido promoviendo un sentido patrimonial. La Gobernanza y sus enfoques. aunque UNESCO se constituye en 1946 e inmediatamente se orienta hacia la protección de la cultura. para la Lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales (1970) y la que probablemente sea más conocida por el público general. Madrid: Delta Publicaciones. sobre el derecho a la educación. Y a este artículo debemos acompañarlo de una mención a uno anterior. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. son dignas de mención las convenciones para la Protección de los derechos de autor y derechos conexos (1952. elitista y reificador de la cultura (que aún conserva en parte). que en el ejercicio de su mandato como instrumento de las Naciones Unidas para la promoción y protección de la Educación. En virtud de este principio. y la Convención para la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Así.). Esa misma convergencia entre la educación y la cultura se aprecia también en la propia constitución de la UNESCO. Y precisamente apoyado en este reconocimiento. el artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos. firmado en 1966. 4 . y atendiendo a los beneficios que derivan del fomento y desarrollo de la cooperación y de las relaciones internacionales en cuestiones científicas y culturales. adoptada en 2001. en Sergio García Magariño (ed. también promovida por la UNESCO y aprobada en 2005. Sin embargo. la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural (1972). 1971). para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado (1954). la libertad y la paz son indispensables a la dignidad del hombre y constituyen un deber sagrado que todas las naciones han de cumplir con un espíritu de responsabilidad y de ayuda mutua” (UNESCO 2014:7).pactos y especialmente de tres: el Pacto Internacional de Derechos Económicos. la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural de la UNESCO. el desarrollo y la difusión de la ciencia y de la cultura. el mismo artículo también establece el compromiso de los Estados Partes en la adopción de las medidas necesarias para asegurar el pleno ejercicio de este derecho. Entre las que tienen más largo recorrido. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Entre sus acciones más destacadas está la aprobación de varias convenciones internacionales de cuya firma por los Estados Parte se han derivado importantes consecuencias jurídicas en la protección de la creatividad humana y sus productos. la Ciencia y la Cultura. De Cornejo Valle. que complementa tanto el reconocimiento del derecho a la cultura como los compromisos que los Estados Partes adquieren estableciendo la educación como una de las áreas específicas en las que el artículo 15 se concreta. eleva a principio rector de su labor la convicción de que “la amplia difusión de la cultura y la educación de la humanidad para la justicia. literarias o artísticas. gozar de los beneficios del progreso científico. Sociales y Culturales reconoce el derecho de toda persona a participar en la vida cultural. incluyendo la conservación. respetando la indispensable libertad para la investigación científica y para la actividad creadora. resulta obvio que la propia UNESCO ha constituido un instrumento fundamental en la difusión y promoción del derecho a la cultura. así como de su labor histórica.

en la que se viene a poner de manifiesto la particularidad de las minorías y los “pueblos autóctonos” como sujetos destacables de los derechos culturales (art. Así pues. (a) el carácter distintivo de los bienes. la Convención fue adoptada porque la comunidad internacional reconoció la urgencia de aplicar una regulación internacional que reconociera dos cosas: por un lado. la relevancia de las identidades culturales. La Gobernanza y sus enfoques. Dentro de la propia UNESCO.). en Sergio García Magariño (ed. la Declaración de 2001 tiene una relevancia particular en la medida en que no sólo reacciona a las transformaciones y demandas sociales del momento. esta crítica (que se ha hecho también a otras organizaciones y a los Estados) se convirtió en una autocrítica constructiva y como resultado de ello la organización volcó sus energías en la preparación de la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural de 2001. la cohesión social…” UNESCO 2001:19) y como también se desprende de su redacción. valores y sentidos. derechos y deberes de las Partes establecidos en la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales que la UNESCO aprueba en 2005 y de la que se derivan los instrumentos. no obstante. Según la propia introducción de la UNESCO. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. teniendo en cuenta la diversidad cultural por sí misma. Y así también. (b) que los bienes. y. Cornejo Valle. A la hora de pensar en la gobernanza de la cultura. las políticas y el marco en el que hoy en día se plantea la gobernanza de la cultura. los profesionales y otros actores de la cultura y los ciudadanos en todo el mundo puedan crear. cuando en 1973 Bolivia planteó que se añadiera un protocolo específico para la protección del folclore en la Convención Universal del Derecho Intelectual. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. los principios del multiculturalismo y el interculturalismo o las limitaciones de una protección de la cultura reducida a los objetos. sino que contribuye a ampliar los derechos culturales desarrollando aspectos poco tenidos en cuenta hasta entonces como el patrimonio inmaterial. como se menciona en el preámbulo (“Constatando que la cultura se encuentra en el centro de los debates contemporáneos sobre la identidad. las identidades colectivas. desde su fundación. La Declaración recoge también el impacto de la oleada de reivindicaciones identitarias y culturales en la década de los noventa del siglo XX. 5 . por otro lado. producir.hecho. aunque tengan un valor económico importante. el pluralismo en las sociedades contemporáneas o la importancia de tener en cuenta la diversidad en las políticas de desarrollo. 4). servicios y actividades culturales como vectores de transmisión de identidad. definiciones. Por eso. Madrid: Delta Publicaciones. la propuesta se rechazó y aún habrían de pasar 9 años para que se creara (en 1982) un Comité de Expertos sobre la Salvaguardia del Folclore y la Sección para el Patrimonio Inmaterial (Bouchenaki. la Convención pretende explícitamente garantizar “que los artistas. difundir y disfrutar de una amplia gama de bienes. resulta de todo punto imprescindible remitirnos a los principios. la organización tardaría medio siglo en orientarse hacia un sentido antropológico y social de la cultura. 2004:8). servicios y actividades culturales no son mercancías o bienes de consumo que puedan ser considerados únicamente como objetos de comercio. medidas.

Para ello. se diseñaron como espacios de encuentro entre la población de origen español y la de otras nacionalidades. 6 . Cornejo Valle. EL IMPACTO DEL CONCEPTO DE CULTURA EN LA IMPLEMENTACIÓN DE POLÍTICAS CULTURALES: UN ESTUDIO DE CASO ¿Disfrutan los ciudadanos de todo el mundo de las condiciones en las que ejercer estos derechos culturales? Obviamente.servicios y actividades culturales. Con este propósito. 2. si así fuera no existirían organizaciones como UNESCO ni tampoco las políticas culturales. un equipo del Departamento de Antropología Social de la Universidad Complutense de Madrid llevó a cabo una investigación a través del proyecto de título “La reutilización de la cultura en las políticas de intervención social”. incluidos los suyos propios”. cada uno de los 17 existentes es gestionado por una entidad privada que emplea principalmente fondos públicos. Como reza en su resumen. Madrid: Delta Publicaciones. Sin embargo.). desarrollé mi investigación en relación al punto (3) programas culturales de integración social. 2013). (2) hábitos de consumo considerados culturales o involucrados en la gestión cultural. en la medida en que este logro es siempre un trabajo en curso. Aunque forman parte de un programa de la Comunidad de Madrid. más generalmente conocidos como CEPIs. Como miembro del equipo. financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia en el marco del Plan Nacional de I+D+I (2008-2011). el proyecto establecía tres puntos estratégicos de observación en los que el concepto de cultura se ponía en juego.unesco. podemos y debemos preguntarnos de cuando en cuando por la eficacia. la dimensión cultural cobró gran importancia desde su origen y entre las funciones de los centros estaba especialmente la de potenciar el conocimiento intercultural mutuo. entre 2009 y 2011.org/new/es/culture/themes/cultural-diversity/cultural-expressions/theconvention/what-is-the-convention. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. cuyas misiones en general se aglutinan en torno al fin común que consiste en promover las condiciones en que los individuos y las comunidades puedan efectivamente ejercer su derecho a la cultura. La Gobernanza y sus enfoques. y (3) programas culturales de integración social para poblaciones determinadas. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. la garantía y los resultados con los que estas políticas se están desempeñando en la práctica. Los Centros de Participación e Integración de Madrid. Y para 1 En http://www. con la idea general de que un mayor y mejor conocimiento mutuo facilita tanto la participación ciudadana como la integración de la población inmigrada en la vida local. en Sergio García Magariño (ed. como reza en la web de presentación del documento1. prestando especial atención a su impacto en las vidas de los individuos y grupos”. centrándome concretamente en cuatro Centros de Participación e Integración abiertos por el Gobierno de la Comunidad de Madrid desde 2006 (Cornejo Valle y Blanco Gallardo. el proyecto pretendía “analizar en profundidad y detalle etnográfico los procesos de activación de los recursos culturales puestos en marcha desde instancias políticas formalizadas. que se corresponderían con: (1) el valor patrimonial reconocido de diversos lugares y “tradiciones”. Como espacios de encuentro.

2006:10) Esta noción de cultura como resultado del cultivo humanístico presenta una retórica “formativa” puesto que. el disfrute de los productos culturales 2 Hemos analizado con más detalle los CEPIs madrileños en Cornejo Valle y Blanco Gallardo (2013). podemos afirmar con rigor que al menos desde que Kant estableciera la oposición entre cultura y civilización. de las artes y las letras. Geertz (1996:43) o Parker (2006).). fue durante la investigación sobre los CEPI cuando encontramos y pudimos perfilar con cierta precisión las que ahora son nuestras hipótesis de trabajo aquí: ”: (1) Cada política cultural tiene varios conceptos de cultura distintos. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. que aquí llamamos conceptos “estándar” por ser los más extendidos y también por ser los más antiguos. no está de más recordar que desde Kroeber y Kluckhohn (1952:13) hasta Elias (2001:58). Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”.cumplir este propósito. precisamente aquella cultura que las elites y aristocracias europeas han definido histórica y situadamente como la única expresión de la alta cultura o de las bellas artes. lo cultural se ha entendido por un lado como formación y educación y por otro lado como folclore y patrimonio. a menudo elitista. Sobre los conceptos de cultura El análisis de los discursos y las actividades culturales en los CEPIs investigados nos reveló la existencia. recitales. Cornejo Valle. históricamente. cursos de idiomas. En este sentido. presenta la cultura como: La posibilidad del cultivo del espíritu del hombre: el hombre culto es el que se ha elevado a la cumbre del saber. Y (3). En esta ocasión me limitaré a reseñar brevemente aquellos hallazgos de la investigación que aquí resultan de interés para el análisis de la gobernanza cultural. 2. las ambigüedades en el uso del concepto esconden una cierta tendencia cosificadora de la creatividad humana. Estos dos conceptos son los que de forma muy general podemos asociar a cultura culta y cultura popular. festivales de danza. los CEPIs dedican grandes esfuerzos a promover una muy notable variedad de eventos culturales en los muy diversos sentidos del concepto “cultural”: proyecciones de cine no comercial. Madrid: Delta Publicaciones.2 Así pues. y aunque la discusión específica sobre los conceptos de cultura excede los fines de esta reflexión. (Parker. Se trata de una concepción humanista y burguesa de la cultura que sólo refiere a la cultura clásica de tipo occidental. exposiciones gráficas. etc. en primer lugar. pues a pesar de las diferencias entre las muchas teorías que han tratado estas cuestiones. de al menos dos conceptos de cultura que operaban implícitamente en el diseño de actividades. esta concepción marcada por el ideal ilustrado del progreso humano. son mayoría los autores han coincidido en aceptar la existencia de estos dos significados estándar para el concepto de cultura.1. conferencias. pasando por Williams (1997:10). conciertos. (2) Cada concepto de cultura influye de forma diferente en la práctica de la gobernanza. En palabras de Parker (2006). 7 . 2001:86). La Gobernanza y sus enfoques. La primera noción se desarrolla especialmente en el ideario de la Ilustración y representa la convergencia particular de la tradición francesa entre el concepto de civilización y la crítica roussoniana del mismo (Elias. en Sergio García Magariño (ed.

La segunda noción.no se ha circunscrito a la élite formada. por otro lado. como tradiciones. Madrid: Delta Publicaciones. (…) En este concepto de cultura se refleja la conciencia de sí misma que tiene una nación que ha de preguntarse siempre: “¿En qué consiste en realidad nuestra peculiaridad?”. culta 1) Actividades culturales como objetivo asistencial (Enfoque individual) Cornejo Valle. nuestra investigación sobre los Centros de Participación e Integración de la Comunidad de Madrid revelaba una cierta correspondencia entre las nociones de cultura en uso por los diseñadores de las actividades y las prácticas e intervenciones que se implementaban. esta noción no sólo nos remite a la idea del consumo culto. Como afirma Elias (2001:59): El concepto alemán de cultura pone especialmente de manifiesto las diferencias nacionales las peculiaridades de los grupos. la culta-formativa y la patrimonial-folclorista. Y. esta segunda noción de la cultura es la que ha estado en la base de las políticas culturales que pueden considerarse las segundas en su grado de complejidad y desarrollo después de las educativas: las acciones de protección patrimonial llevadas a cabo por la UNESCO desde su fundación en 1946. fiestas. Y al amparo de esta forma de entender lo cultural. sino a las muy diversas y extendidas prácticas formativas asociadas a ello. se desarrolla especialmente en el surgimiento de la ideología nacionalista en la Alemania del siglo XVIII y representa una tendencia esencialista en la representación del espíritu de los pueblos (volkgeist). La Gobernanza y sus enfoques. sí resultan lo bastante distintas entre sí como para que su uso privilegie unos aspectos sobre otros. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. la noción patrimonial de la cultura apuntaba a la expresión de la identidad compartida y la celebración o exposición de los productos históricos de esa identidad. pudimos observar que la noción formativa y culta privilegiaba el diseño de acciones fundamentalmente educativas orientadas a la instrucción de los individuos a través de cursos.). gastronomía o artes populares. las respuestas sobre la peculiaridad de los pueblos tienden a darse en los términos de los productos del espíritu colectivo: de su folk-lore (literalmente “acervo del pueblo”). de su patrimonio cultural. sino que se ha engastado en el que probablemente sea el más complejo desarrollo de las políticas culturales: la educación pública. Como se puede apreciar. Esta también es la idea fundamental de cultura que aparece en la Antropología y la Sociología americanas como “culturalismo”. en Sergio García Magariño (ed. 8 . Por esto. no son necesariamente antitéticas. CONCEPTOS ESTÁNDAR DE CULTURA PRÁCTICAS DE INTERVENCIÓN 1) Estándar ilustrado: Retórica formativa. (Elias 2001:58). Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. que aquí llamaremos “patrimonial”. Así. además de las observaciones de Parker. conferencias o exposiciones artísticas (en el sentido de las Bellas Artes). Y en este sentido. Si bien es cierto que estas dos nociones de cultura.

No obstante. el análisis de los conceptos de cultura fue útil para comprender algunas problemáticas de la implementación. y no pretendiendo disminuir la importancia de las variables anteriores en los resultados. sí que pudimos observar que la presencia diferencial de un concepto de cultura u otro tenía su propio impacto en los resultados de la intervención. la participación de Cornejo Valle. los recursos humanos. Madrid: Delta Publicaciones. Por lo tanto. De este modo. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. al poner en juego uno u otro de los conceptos de cultura estamos poniendo en juego dos retóricas distintas con consecuencias diferentes sobre la realidad que se piensa y planifica a través de tales conceptos. sintetizamos el haz de otras variables independientes en dos: recursos materiales y humanos y características de la toma de decisiones (en el diseño). 9 . A fin de demostrar con suficiente claridad el hecho de que existe un condicionamiento relevante de la variable “concepto de cultura” sobre los resultados de la acción. La noción de cultura en relación a los resultados de la implementación. y habida cuenta de las escaseces económicas y la dependencia en los procesos de toma de decisiones. En este caso.2. tenemos por un lado aquellas actividades donde la noción culta de cultura estaba operativa. en Sergio García Magariño (ed. La cuestión pendiente en relación a la gobernanza es ¿cuáles son las consecuencias de esta influencia? ¿Cómo la variable “concepto de cultura” se articula con otras variables importantes en el desarrollo de una política cultural (el presupuesto. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. En ambos casos estábamos ante situaciones no idóneas en la medida en que los recursos sufrían de estrecheces económicas crónicas y la toma de decisiones estaba altamente determinada por la necesidad de obtener financiación de fuentes (públicas o privadas) que tenían su propia agenda independiente de las necesidades y demandas que se elevaran desde la experiencia cotidiana de los centros. Entre éstas se encontraban actividades formativas (la mayoría) y eventos artísticos. Por otro lado. Cabe señalar que aquellas formaciones y cursos de carácter más instrumental (cursos de idiomas para extranjeros o talleres de empleo) no se consideraban actividades culturales en la medida en que estos contenidos obedecían a finalidades de asistencia social.2) Estándar culturalista: Retórica patrimonial.)? ¿Guarda esto alguna relación con el imperativo de colaboración típico de la gobernanza como política relacional? 2. Estos cursos de carácter instrumental sí presentaban una alta participación en los casos que conocimos. etc. las problemáticas emergentes estaban relacionadas con la participación y la valoración de las actividades de los centros. Sin embargo. pero desajustadas respecto a los valores y gustos de los usuarios). tanto por parte de los usuarios como de los profesionales. folclorista 2) Actividades culturales como encuentro intercultural (Enfoque comunitario) Tabla 1. la participación de los usuarios en el resto de las actividades era menor y se valoraban como etnocéntricas (propias de los valores y el gusto del diseñador.). en aquellas actividades donde la noción patrimonialista y folclórica de cultura estaba activa. En el caso de los centros que estábamos investigando. La Gobernanza y sus enfoques.

conviene tener en cuenta que la mayor parte de actividades basadas en el concepto patrimonialista y folclórico de cultura tenían un perfil de actividad de ocio. La Gobernanza y sus enfoques. de modo que las valoraciones se han extraído del análisis de los discursos recogidos mediante entrevistas abiertas. 10 . como hemos mencionado. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. A pesar de ello. En este sentido. son asistenciales y exceden el perfil de política cultural). y especialmente la celebración de fiestas tradicionales de diferentes comunidades locales3. Madrid: Delta Publicaciones. algunos profesionales veían estas actividades como secundarias o incluso triviales respecto a otras tareas y funciones de los centros (algunas de las cuales. en Sergio García Magariño (ed. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”.usuarios era mayor.). su valoración también positiva y acorde a sus gustos y valores. Cornejo Valle. este análisis no predijo rangos de valoración prefijados. Podríamos sintetizarlo a través del siguiente gráfico: 3 Cabe señalar que en la medida en que la investigación se basó en un enfoque cualitativo.

Y este tipo de choque es precisamente uno de los conflictos frecuentes que la noción de gobernanza aspira a afrontar con mayor éxito. nuestro caso de investigación apuntaba problemáticas de la implementación reveladoras de un choque de intereses. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. Actividades de cultura como patrimonio y folclore Resultado A Alta participación de los usuarios y valoración positiva en conflicto con baja valoración de algunos profesionales. que consideran las actividades folclóricas triviales en relación a otras funciones de los centros Resultado B Gráfico 1. Así pues. GOBERNANZA ¿IMPERATIVO DE COLABORACIÓN? Cornejo Valle. 11 . La Gobernanza y sus enfoques. Madrid: Delta Publicaciones.Factor 1: RECURSOS DISPONIBLES Presupuestos insuficientes en relación a las funciones. gustos y valores en el diseño de actividades culturales por parte de los participantes en las mismas y determinado por las nociones de cultura en uso. 3. en Sergio García Magariño (ed. personal sobrecargado Factor 2: TOMA DE DECISIONES Condicionada por las convocatorias de financiación pública y/o fondos privados (diseños prefabricados de actividades) Actividades de cultura culta/formativa Factor 3: CONCEPTOS DE CULTURA Baja participación de los usuarios.). Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. que valoran algunas actividades como desajustadas a sus gustos o sus valores.

y precisamente por eso los distintos modelos de gestión. En ambos casos. Por un lado. intermedio entre el burocrático y el relacional. el modelo gerencial separa “la concepción de la ejecución. de ahí que la tercera generación de modelos de gobernanza compartan el énfasis en la coordinación y la potenciación de las relaciones entre los participantes en todos los niveles. por otro lado. y por tanto viene de alguna forma impuesto en este caso un modelo de gobernanza basado en la idea de gestión. 12 . Cornejo Valle. hemos visto que las circunstancias de los Centros de Participación e Integración de Madrid no facilitaban la participación de los usuarios en todas las fases de la toma de decisiones.Los desajustes de intereses forman parte de la vida pública. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Prats (2005:119) ha descrito este desajuste destacando dos dimensiones del problema. como estrategia para alcanzar. la noción de gobernanza ha traído consigo un especial énfasis en aspectos como la participación y la colaboración de los ciudadanos en las políticas públicas. aunque los profesionales sí procuraban que algunas cuestiones del diseño de ciertas actividades (no todas) se abrieran a la cooperación. de manera que la responsabilidad de definir objetivos. lo que este modelo de gobernanza necesita mejorar es precisamente la dimensión de la colaboración. Tomando como punto de partida para la reflexión el caso analizado anteriormente. En este punto. Si tenemos en cuenta que los Centros son gestionados por entidades privadas que administran los centros y su financiación como parte de una política pública de la Comunidad de Madrid.). administración y gobierno proponen sus estrategias para afrontarlo. Siguiendo esta lógica. La Gobernanza y sus enfoques. aunque. ha venido presentando un cierto desajuste entre la teoría (es decir. como se dijo. más que en la idea de participación. precisamente. la previsión acerca de cómo debe funcionar la gestión) y la práctica (la realidad concreta de la implementación). en Sergio García Magariño (ed. formular los problemas y diseñar las soluciones queda en manos de los agentes institucionales (a menudo el Estado en sus diferentes formas) mientras que el desarrollo ejecutivo de los programas queda en manos de técnicos y administrativos de agencias externas. este modelo gerencial de gobernanza. pudimos observar que aquellas actividades orientadas por un concepto culto y formativo de cultura eran menos participadas en la toma de decisiones. esto nos remite ya a un entorno ideológico propio de la llamada Nueva Gestión Pública. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. un mejor manejo de los inevitables (y quizá inherentes) conflictos de la gestión pública. Y. que con el tiempo acumulan experiencia para ajustar el proceso y los recursos a sus propios fines. Madrid: Delta Publicaciones. poniendo énfasis en la competitividad y restándolo a la coordinación entre agencias e incluso entre departamentos y áreas dentro de las propias agencias. Como ya dijera Rhodes para el caso británico (1997) o posteriormente Prats (2005) para España. Prats también señala que los procesos de externalización de políticas públicas han traído consigo una considerable atomización de las intervenciones e implementaciones. mientras que aquellas basadas en el concepto patrimonial y folclórico eran más colaborativas en todos los momentos del proceso desde el diseño hasta la ejecución. éstas presentaban otro tipo de problemáticas y desajustes. la política de su implementación”.

etc. además. una capacidad específica para promover la colaboración. Edward Bennet Tylor estableció ya en 1871 que “cultura o civilización en sentido etnográfico amplio es aquel todo complejo que incluye el conocimiento. así como folklore remite etimológicamente al patrimonio común). Madrid: Delta Publicaciones. y. ¿Qué es la cultura desde un punto de vista holístico? El concepto holístico de cultura se remite a alguna de las definiciones más antiguas del concepto en la Antropología Sociocultural. y (2) la reducción que limita lo cultural a los símbolos y objetos de una sociedad. por ejemplo. 4. Ya entonces se destacaba que la cultura implica el conjunto de lo que el ser humano aprende en la socialización (lo que no está determinado por la genética). ya que. abarcando ello no sólo los valores o las creencias tradicionales. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. tanto la concepción culta y formativa de lo cultural como la concepción patrimonial y folclórica tienen un alcance limitado y presentan la realidad cultural en dos reducciones específicas: (1) la que constriñe la diversidad y riqueza de la creatividad humana a unos contenidos y formas intelectuales y artísticos. 13 .En el caso analizado. tecnologías. Así. en este contexto institucional se dan tanto las actividades basadas en los dos conceptos de cultura expuestos. resultando en muchos casos elitistas. cultos e ilustrados que obviamente proceden de ciertas tradiciones europeas. el arte. mayor adaptabilidad en función de las poblaciones y los recursos. por sí sólo no afecta tanto a la diferencia propuesta entre conceptos de cultura. la atomización de áreas de intervención y la separación del diseño y la ejecución forma parte del contexto en el que se desarrolla la cotidianidad de las actividades. Como han señalado Roy Preiswerk y Dominique Perrot. las costumbres y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por el hombre en cuanto miembro de una sociedad” (Tylor 1975:29). por ende.). formas de acción política. son concebidas no de cualquier modo sino como “propiedades” (patrimonio es un término que etimológicamente remite a la propiedad sobre algo. En ambos casos se imponen criterios Cornejo Valle. el derecho. Sin embargo.1. al contrario. los desajustes descritos por Prats se presentan por igual. La Gobernanza y sus enfoques. facilite una mayor flexibilidad en el diseño y los contenidos. reificaciones que en este caso. HACIA UN CONCEPTO HOLÍSTICO DE CULTURA 4. como hemos visto. parece necesario recuperar un concepto holístico de cultura que no presente las reducciones de los conceptos estándar y que. formas de relacionarse con el entorno. sin embargo. conductas económicas. precisamente en la medida en que son parte del contexto general. la moral. En particular. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. en Sergio García Magariño (ed. de todas formas. sino también estilos de vida que incluyen formas de organización. Este concepto holístico incluye elementos esenciales de la vida y la creatividad humana que los conceptos estándar de cultura tienden a evitar. En ambos casos. de cara a avanzar hacia una gobernanza basada en el imperativo de colaboración nos parece necesario dar un paso adelante también en nuestra concepción de la cultura. las creencias.

(Preiswerk y Perrot 1979:39). los mitos. de producción. encontramos un camino más coherente para avanzar hacia una gobernanza cultural capaz de superar las limitaciones de las nociones estándar y promover un sentido de la colaboración en materia cultural que abarque no sólo lo culto y lo patrimonial. Y ambas cuestiones guardan una relación estrecha. No obstante. en la que se reafirmaban las conclusiones de la Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales (UNESCO 1982). las instituciones sociales y las reglas morales y jurídicas. En este sentido. como se deja ver precisamente en la concepción marcadamente mercantil de los programas UNESCO de promoción de la cultura de los últimos años. A partir de esta redefinición. el sistema monetario. los modos de producción. que tienen un gran peso cultural en nuestra forma de pensar y actuar. La Gobernanza y sus enfoques. en Sergio García Magariño (ed. la imagen del hombre. en el trasfondo de estos esfuerzos declarativos también subyace la huella de discusiones como las que nos hacían abrir este capítulo (sobre las relaciones entre economía y cultura). 1995) y de la Conferencia Intergubernamental sobre Políticas Culturales para el Desarrollo (Estocolmo. la religión. los sistemas de valores. no en la diversidad cultural) que pueden y deben ser superados por un concepto de cultura más apropiado. los modos de vida. así como igualmente hallamos la huella de inercias conceptuales y ejecutivas propias de los conceptos estándar de cultura. algunas de las cuales representan por sí mismas formas antiguas de colaboración que tienen mucho que aportar a los modelos de gobernanza recientes. Cornejo Valle. Conscientes de las ventajas de una visión más amplia de la realidad cultural humana. e intentando precisamente superar los etnocentrismos. 1998). sosteniendo que: La cultura debe ser considerada como el conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales. pero también sus obras materiales: la tecnología. de 2001. de trabajo.etnocéntricos (basados en el propio gusto. las costumbres. sino también la diversidad de las formas de organización. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. los símbolos. intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social y que abarca. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Entre los intentos de definición holística de la UNESCO encontramos el más significativo en la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural. Preiswerk y Perrot ofrecen una definición que nos parece especialmente apropiada: Definimos la cultura como el conjunto de los valores. desde la UNESCO se ha venido dando también un esfuerzo de redefinición de la cultura en este mismo sentido. los modos de pensamiento. las maneras de vivir juntos. Y este nuevo camino no es sólo una recomendación académica. las tradiciones y las creencias. compartido y transmitido socialmente.). comportamientos e instituciones de un grupo humano que es aprendido. además de las artes y las letras. reglas morales. 14 . Madrid: Delta Publicaciones. los sistemas de valores. (UNESCO 2001:19). la Weltanschauung. Abarca todas las creaciones del hombre: las cosmogonías. además. de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo (Nuestra Diversidad Creativa.

Kenia. creadores indígenas y cultura digital en Brasil Burkina Faso: Descentralización y políticas culturales: un nuevo modelo de gobernanza de la cultura en Burkina Faso Haití. por otro) ya presentan el que probablemente sea el carácter más específico de la forma contemporánea de entender lo cultural. esto es.).2. La lista de proyectos incluye los siguientes: Brasil: E-books indígenas – emprendimiento cultural. Así. Decisión 7.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/CLT/pdf/7IGC_decisions_en_Final. Madrid: Delta Publicaciones. un carácter empresarial y mercantil de la cultura. que traen consigo los conceptos estándar y que afectan a la forma de gobernanza presente en la política cultural.pdf Cornejo Valle. La mercantilización de la cultura como obstáculo A pesar de la amplia conciencia que hay desde hace algunas décadas acerca de la conveniencia de un concepto holístico de cultura. la implementación del mismo ha presentado paradojas notables al respecto. 15 . Nigeria y Serbia Malawi: Creación de una industria cinematográfica viable y sostenible en Malawi Paraguay: Promoción de la participación activa de los jóvenes en las industrias culturales de Paraguay Perú: Financiación de la cultura en Perú: principales desafíos y oportunidades Santa Lucía: Determinar la contribución social y económica de las industrias culturales en Santa Lucía Sudáfrica: Sensibilización e intercambio de información: promoción del sector creativo en Sudáfrica Sudáfrica: Theatre4Youth : Acercar el teatro a los jóvenes en Sudáfrica Zimbabue: Elaboración de una estrategia nacional sobre los derechos de autor Tabla 2 A la vista de estos proyectos se puede fácilmente apreciar que las restricciones de los conceptos estándar (culta y elitista. por un lado.unesco. es fácil comprobar que estamos ante una visión de la cultura que peca de las mismas restricciones. por ejemplo.4. En este sentido. Disponible en http://www. podemos observar el modo en que lo cultural se entiende. Kenia. la mayoría de los proyectos de la 4 Ref. a los proyectos aprobados para su financiación en 2013 por parte del Comité Internacional para la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales4 .IGC 6. Nigeria y Serbia: Fortalecimiento de la industria editorial de lenguas minoritarias en Haití. y reificadora. en Sergio García Magariño (ed. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. se planifica y se implementa en relación a las industrias y empresas que producen o gestionan una cierta colección de bienes y servicios culturales seleccionados entre una amplia diversidad (que queda así reducida). La Gobernanza y sus enfoques. elitista y reificadora. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. Si prestamos atención.

En palabras de Yúdice: Consideremos.). los pueblos no occidentales pueden sufrir una transformación aún más rápida. sensible a otras formas de entender el conocimiento y los resultados de la creatividad humana. no sólo no promovemos la riqueza cultural autóctona sino que contribuimos fatalmente a su extinción. pero no formas autóctonas de concretar la creación cultural. y no otras formas de compartir el conocimiento o el arte.convocatoria 2013 se centran en el tipo de bienes y servicios culturales que la cultura económica europea y americana consideran “culturales”. es necesario reforzar la Cornejo Valle. porque al emplear las formas occidentales de entender lo cultural. que al aceptar las formas del derecho occidental para proteger sus tecnologías (la creación de variedades de semillas) y sus prácticas culturales (digamos. La redacción de estos artículos es bastante clara al respecto: Artículo 10: Reforzar las capacidades de creación y de difusión a escala mundial. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Así también. por tanto. casi con certeza. 16 . la aceptación del principio de propiedad. en sus Artículos 10 y 11. Si un ritual o una tecnología específica no están actualmente incluidos como una forma de propiedad protegible. Como ha señalado George Yúdice. las pinturas oníricas aborígenes). mediante industrias y empresas. UNESCO impone la forma en que la cultura debe ser tratada. el recurrir al derecho occidental para garantizar que otros no obtengan beneficios de ella comporta. en virtud de los cuales las compañías que reducen sus emanaciones tóxicas pueden vender los derechos de emisión de esos contaminantes ambientales? (Yúdice 2002:14) Las perversiones derivadas de un uso paradójico del concepto de cultura en el marco internacional no sólo se encuentran en una convocatoria particular dictada en un momento concreto. Así. la Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural (UNESCO 2001). Desafortunadamente. tecnología y prácticas culturales se incorporen en la ley de propiedad intelectual y derechos de autor? ¿La venta de cultura inalienable se convertirá en algo similar a la venta de permisos de contaminación en Estados Unidos. ¿Qué significará todo esto cuando las formas no occidentales de conocimiento. por ejemplo. la gestión política. los intercambios culturales o incluso el derecho en el que nos basamos para regular todo ello. en Sergio García Magariño (ed. cine. Ante los desequilibrios que se producen actualmente en los flujos e intercambios de bienes culturales a escala mundial. podemos observar estas contradicciones en el nivel marco de las políticas culturales en función de los que se diseñan la mayoría de los programas de intervención. A pesar de asumir como premisa un concepto de cultura abierto a la diversidad y. Madrid: Delta Publicaciones. por ejemplo. libros. deja constancia explícita de las dificultades de un concepto mercantil de cultura. al mismo tiempo que se muestra incapaz de superarlo. la financiación internacional impone los formatos que la cultura debe tener para considerarse tal: e-books. esta es una de las más difíciles contradicciones que es necesario abordar para avanzar en las políticas culturales y la gobernanza de la cultura. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. La Gobernanza y sus enfoques.

cooperación y la solidaridad internacionales destinadas a permitir que todos los países. entonces. En ese mismo año 2000. a pesar de que la UNESCO es plenamente consciente de que las “fuerzas del mercado por si solas no pueden garantizar la preservación y promoción de la diversidad cultural”. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. Naturalmente. establezcan industrias culturales viables y competitivas en los planos nacional e internacional. quedando al albur de las sucesivas oleadas de colonización cultural. Ello se aprecia. justamente. entre otras cosas. el sector privado y la sociedad civil. distorsionando el principio de protección de la diversidad desde su mismo núcleo. De acuerdo con UNESCO. Madrid: Delta Publicaciones.). la expresión bienes culturales se refiere a aquellos bienes de consumo que implican ideas. comercio y globalización que intenta. la restricción mercantil de la cultura se viene imponiendo al menos desde 2000 de una forma claramente constrastable a través de la omnipresente expresión “bienes y servicios culturales”. Las fuerzas del mercado por sí solas no pueden garantizar la preservación y promoción de la diversidad cultural. dar respuesta a algunas de las preguntas comunes sobre gestión cultural. Desde este punto de vista. en asociación con el sector privado y la sociedad civil. esto es. lo que se propone reforzar y promover no es la diversidad cultural. UNESCO publica un informe precisamente sobre cultura. se entiende que el concepto “industrias culturales” se aplica a aquellas industrias que combinan la creación. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. en particular los países en desarrollo y los países en transición. el intento (fallido) de sintetizar identidades. que informan o entretienen. (UNESCO 2000:11). En él. en la definición de los tres conceptos clave del estándar mercantil de la cultura: industrias. Artículo 11: Establecer relaciones de asociación entre el sector público. contribuyen a construir la identidad colectiva e influyen en las prácticas culturales. Por su parte. en Sergio García Magariño (ed. encontramos el mismo tipo de problema que en la Declaración Internacional de 2001 sobre la Diversidad Cultural. símbolos y formas de vida. Si bien la lista de proyectos seleccionados en 2013 por el Comité Internacional para la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales no es más que un ejemplo puntual reciente. producción y comercialización de contenidos intangibles y de naturaleza cultural. bienes y servicios culturales. estando éstos típicamente protegidos por copyright y tomando la forma de bienes y servicios. Siendo resultado de la creatividad individual o colectiva (como la basada en Cornejo Valle. sino la actividad industrial y mercantil. La Gobernanza y sus enfoques. 17 . cualquier expresión de la diversidad creativa humana que no ha sido industrializada y preparada para su comercialización no tiene posibilidad alguna de beneficiarse de la protección y promoción que ofrece UNESCO. conviene fortalecer la función primordial de las políticas públicas. condición de un desarrollo humano sostenible. situando la “cooperación y la solidaridad” al servicio de la competitividad empresarial. Como se puede apreciar. valores y significados culturales (intangibles) en un tipo de objetos de consumo (tangibles) que no pertenecen necesariamente a la cultura que se está intentando proteger y promover.

Por otro lado. resulta claro que se está imponiendo una segregación social y política de todos los ciudadanos que no se definan en relación al mercado cultural y su panorama de oferta o de demanda. grabaciones. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. De nuevo.). es necesario prestar atención a quiénes pueden de hecho desarrollar su cultura y quiénes no. además. software. Obviamente. Como ha señalado el antropólogo Néstor García-Canclini (2005). resulta evidente que un concepto mercantil de cultura es realmente un obstáculo a la gobernanza cultural en la medida en que no trae consigo la participación y no estimula la diversidad de las expresiones creativas sino. al contrario. artesanías y moda constituyen una oferta cultural plural y diversificada para los ciudadanos en general (UNESCO 2000:13). Por último. resulta evidente. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. vídeos. que los actores informales (no organizados en instituciones públicas y privadas como las que se reconocen en el derecho occidental) son invisibles para este modelo de política cultural y por tanto. Esto tiene principalmente dos implicaciones respecto al ideal de gobernanza. en Sergio García Magariño (ed. películas. productos multimedia. centros de documentación y museos. conviene finalmente detenerse en el modo en que estas contradicciones afectan a la cuestión de la gobernanza. se puede apreciar que sólo son agentes activos de la cultura los artistas y los gestores. Así por tanto. la información cultural y su preservación a través de fondos y colecciones como los que se gestionan en bibliotecas. quedan eliminados de la participación cultural. las instituciones privadas y semipúblicas o las empresas ponen a disposición de la comunidad. especialmente en su dimensión de imperativo de colaboración. pero no otros que eventualmente pudieran compartirse de otro modo. revistas. aunque todos los seres humanos tenemos cultura y reconocemos nuestro derecho a ella. estimula la imposición de Cornejo Valle. 18 . si consideramos lo que el informe Culture. Trade and Globalization (UNESCO 2000) tiene en consideración como servicios culturales. por último. Y. El principal problema que este nuevo estándar mercantil de la cultura causa en la implementación del ideal de gobernanza está relacionado con la exclusión de los agentes culturales que no participan en la élite política o económica de los estados. se entiende que los bienes culturales son aquellos reproducidos y llevados a cabo por procesos industriales y por una distribución mundial. Por un lado. Conforme a la primacía de las industrias. el derecho a la creatividad queda condicionado al acceso a determinadas profesiones y espacios de participación en la estructura social y económica de un Estado.el copyright). (UNESCO 2000:13-14). los servicios culturales son entendidos en este marco como aquellas actividades orientadas a la satisfacción de unos supuestos intereses y necesidades culturales (no definidos) que se atenderían desde las medidas y instrumentos de apoyo a las prácticas culturales que los gobiernos. La Gobernanza y sus enfoques. estos servicios se concretan específicamente en cierta selección que recuerda a las restricciones de los conceptos estándar de cultura: la promoción de eventos culturales y artísticos. Madrid: Delta Publicaciones. mientras que el resto de la población queda en un rol de consumidores que les confina a una posición meramente pasiva. Así por tanto. el informe está pensando en una colección de objetos particulares: libros. programas audiovisuales. los bienes y los servicios concretos que se reconocen y se financian por parte de la UNESCO.

una vez más. los objetivos de protección y promoción la diversidad de la creatividad humana. en Sergio García Magariño (ed. O ¿de qué modo sería razonable justificar la discriminación de una inmensa parte de la población mundial en relación a sus derechos de acceso a la cultura? No se justifica de ningún modo y. En este esfuerzo. En la era de la globalización. dar un paso más representa dejar atrás el planteamiento de “gobernanza de la cultura”. parece crear más a menudo un apartheid económico y político que fomentar la participación y la colaboración. La Gobernanza y sus enfoques. en particular en el ámbito digital. 19 . Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. entendida ésta como un esfuerzo de integración de la diversidad cultural en el ejercicio de la gobernanza. (…) Es el Estado el que debe liderar la creación de un Cornejo Valle. El cambio tecnológico. entendida en relación a políticas sobre los bienes y servicios culturales. Si queremos resistir esa tendencia y hacer que. siguen vigentes con independencia de las contradicciones y obstáculos que intentamos superar en el camino. más allá del de las élites tecnocráticas. preguntándose cómo sería posible crear una relación entre diversidad cultural y buena gobernanza cuando los sistemas políticos y económicos están poco dispuestos a asumir la diversidad. cualquiera que sea su ámbito. Los Estados tendrán que reconocer e integrar temas de diversidad cultural en sus agendas políticas. la cultura y la democracia se conviertan en auténticos aliados. Hemos tendido hasta ahora a actuar de modo defensivo a este respecto (…). reconoce precisamente que el concepto mercantil de cultura es un obstáculo a la gobernanza cultural. tenemos que favorecer y reforzar las reivindicaciones culturales que amplían el espacio de la democracia. y avanzar hacia un planteamiento en términos de genuina “gobernanza cultural”. el documento Una nueva Agenda de Políticas Culturales para el Desarrollo y la Comprensión Mutua que publica UNESCO en 2011. Ahora es fundamental dar un paso más. En este sentido. CONCLUSIONES: DE LA GOBERNANZA DE LA CULTURA A LA GOBERNANZA CULTURAL Sin duda.). Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. en vez de limitarlo. (UNESCO 2011:12). y promover de modo positivo las formas de diversidad y diferenciación cultural que puedan ampliar el ámbito de la participación política. las consecuencias e implicaciones anteriores están lejos del propósito original de las políticas culturales en general y lejos del espíritu de la UNESCO de promoción de los derechos culturales. 5. políticas y financieras. el mercado ha generado formas de transacción simbólica especializada que ponen en entredicho la responsabilidad e impiden la transparencia. mostrando también liderazgo político en el diálogo intercultural. de estilos de vida occidentalizados y privilegia a unas élites creativas frente a otros agentes potenciales. por ello. valorada como una riqueza valiosa por sí misma. Madrid: Delta Publicaciones.industrias.

dejando ver cómo cada uno de ellos incide en uno u otro modelo de gobernanza. la gobernanza cultural no sólo debe tener en cuenta los elementos materiales como vehículos de significados y valores abstractos. los modos de producción. Conforme a la definición de Preiswerk y Perrot que proponíamos antes. nuevas formas de asociación y planteamientos con múltiples actores. en la participación y en el diálogo. En la medida en que nos proponemos pensar la gobernanza bajo el imperativo de colaboración. puedan comprometerse con la acción pública a favor de la cultura. patrimonial y mercantil. en Sergio García Magariño (ed. La Gobernanza y sus enfoques. las instituciones sociales y las reglas morales y jurídicas” (Preiswerk y Perrot 1979:39). el sistema monetario. Así mismo. Cornejo Valle. es claro que de acuerdo a esta nueva agenda. “necesitamos conceptos de justicia. (UNESCO 2011:20) En esta nueva lógica. como la sociedad civil. Por lo que respecta a la dimensión política. pero sí se promueve y facilita en el modelo relacional. lo que no puede hacerse fácilmente en modelos de gobernanza como el burocrático o el gerencial. además.). Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. sino también “la tecnología.contexto en el que otras partes interesadas. Madrid: Delta Publicaciones. y de permitirnos avanzar hacia una nueva forma de entender la propia diversidad. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. es importante considerar los nuevos papeles de los distintos actores en lo relativo a varios ámbitos relacionados con la aplicación del nuevo programa de políticas culturales y evaluar las posibilidades de otros enfoques de gobernanza. este paso adelante en la asunción de la diversidad trae consigo la inclusión de nuevos actores sociales y nuevas formas de asociación u otros enfoques en el gobierno. Por ello. que nos permiten superar las limitaciones de los enfoques anteriores. 20 . transparencia y paz que no sean ni agresivamente locales ni hipócritamente universales” (UNESCO 2011:12). Esto significa incorporar la diversidad cultural a la práctica de la gobernanza. Ello significa abrirnos fundamentalmente a entender la política y la economía de formas diferentes a como se entienden estas dos en nuestra cultura. resulta de interés destacar el vínculo entre los diversos conceptos de cultura. también es claro que un concepto holístico de cultura es el único capaz de superar las restricciones de los estándares culto.

en Sergio García Magariño (ed. aprobada en 2013 con el título “La cultura: clave para el desarrollo sostenible” (UNESCO 2013a). lo que implica avanzar hacia el reconocimiento de formas de producción y de intercambio no exclusivamente industriales y mercantiles. y en ella se establece un nuevo principio para la inclusión de la diversidad en la gobernanza: la Cornejo Valle. la gobernanza cultural no puede entenderse como la conversión de la cultura en mercancía. y aunque nuestra conclusión queda sintetizada en las palabras anteriores. como el énfasis en una gobernanza cultural (y no de los bienes y servicios culturales”) tienen por objetivo superar estas problemáticas a través de la apertura relacional al diálogo.CONCEPTO DE CULTURA MODELO DE GOBERNANZA CULTO/ FORMATIVO BUROCRÁTICO Desarrollo sistemas escolares y científicos PATRIMONIAL/ FOLCLÓRICO GERENCIAL Políticas de conservación patrimonial HOLÍSTICO RELACIONAL Asunción de la diversidad cultural Gráfico 2. Para este esquema no se ha utilizado el estándar mercantil de la cultura porque. Y tanto el reciente énfasis en el concepto holístico de cultura. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. al menos desde 1987 (ONU 1987) vienen planteándose como un imperativo político y jurídico más. esta nueva agenda de políticas culturales busca especialmente ser coherente con el principio y los valores de la sostenibildidad que. La Gobernanza y sus enfoques.). Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. En este sentido. Madrid: Delta Publicaciones. 21 . la participación y la colaboración entre agentes sociales de todo tipo. es una versión contemporánea que unifica los dos estándares anteriores: el culto/formativo y el patrimonial/folclórico. Estas problemáticas se sintetizan fundamentalmente en dos: etnocentrismo y elitismo. Desde el punto de vista de la relación entre cultura y economía. compartiendo con ambos problemáticas similares. Finalmente. no deja de tener interés mencionar la otra gran línea de trabajo de la gobernanza cultural: la economía sostenible. como se ha intentado demostrar. Esta doble orientación es la que promueve justamente la Declaración de Huangzou. sino que se trata de integrar también en la economía la diversidad cultural.

UNESCO Publishing. Anagrama. W. 70. Governance. C. Instituto Nacional de Administración Pública. 24 de febrero de 2005. Kroeber. México DF. Fondo de Cultura Económica. UNESCO Publishing. Tylor. Situar la cultura en el centro de las políticas de desarrollo sostenible. Vanesa (2013) “Retóricas de la cultura en contextos de intervención social”. “Administración relacional”. REFERENCIAS Alguacil Gómez. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. Harvard University/Peabody Museum of American Archaeology. “Todos tienen cultura ¿quiénes pueden desarrollarla?”. Barcelona. Roy y Perrot. A. Conferencia para el Seminario sobre Cultura y Desarrollo. en el Banco Interamericano de Desarrollo. Joan (2005). Clyde (1952).). La interpretación de las culturas. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Declaración de México sobre las políticas culturales. De la burocracia al management. Revista en Cultura de la Legalidad. ONU (1987) Nuestro futuro común: Informe Brundtland. Madrid. Declaración Sobre la Diversidad Cultural. R. Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas. El proceso de civilización. Clifford (1996). URL: http://www.diversidad cultural contiene un rico repertorio de conocimientos ecológicos y económicos susceptibles de contribuir positivamente a un desarrollo sostenible e incluyente. M. Alfred Louis. Santiago: Universidad Silva Henríquez. 29-46. y Kluckhohn. Paris.org/es/comun/docs/?symbol=A/42/427 Parker. Cambridge. Mexico: Nueva Imagen.un. del management a la gobernanza. Edward Bennet (1975) “La ciencia de la cultura”. Prats i Catalá. 2. Preiswerk. Rhodes. Berkshire: Open University Press. Paris.S. García Canclini. J. en Eunomía. Barcelona. en Sergio García Magariño (ed. UNESCO Publishing. Declaración de Hangzhou. Paris. trade and globalization. UNESCO (2001). Cornejo Valle. Gedisa. UNESCO Publishing. Reflexivity and Accountability. UNESCO (1982). 75-96. y Blanco Gallardo. (1997) Understanding governance. Cultura. La Gobernanza y sus enfoques. El concepto de cultura: textos fundamentales. Cornejo Valle. UNESCO (2000) Culture. UNESCO (2013a). en Kahn. Elias. Paris. p. Norbert (2001). Las transformaciones de las administraciones públicas de nuestro tiempo. Paris. UNESCO (2005). 152-160. Nestor (2005). Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Questions and answers. Culture: A Critical Review of Concepts and Definitions. Madrid: Delta Publicaciones. Dominique (1979) Etnocentrismo e historia. Washington. UNESCO Publishing.). Paris. UNESCO Publishing. UNESCO (2011). (2006). Julio (2012). en Revista Trabajo Social Hoy. (comp. Geertz. 22 . Una nueva agenda de políticas culturales para el desarrollo y la comprensión mutua. Policy Networks.

Cornejo Valle. Madrid: Delta Publicaciones.UNESCO (2013b). Williams. Pero ¿qué cultura? Implicaciones del concepto de cultura en la implementación de la gobernanza”. Mónica (2016) “Gobernanza y Cultura. Barcelona. George (2002). Paidós. Paris. Usos de la cultura en la era global. 23 .). Gedisa. Textos fundamentales de la Convención de 2005 sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. El recurso de la cultura. UNESCO Publishing. Paris. Yudice. UNESCO (2014) Textos fundamentales. Raymond (1997). La Gobernanza y sus enfoques. Sociología de la cultura Barcelona. UNESCO Publishing. en Sergio García Magariño (ed.