You are on page 1of 4

ANTOLOGIA DE POESÍA AMOROSA

Amor eterno- Becquer
Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.
Poema 20-Pablo Neruda
PUEDO escribir los versos más tristes
esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche está
estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo
lejos".
El viento de la noche gira en el cielo
y canta.
Puedo escribir los versos más tristes
esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también
me quiso.
En las noches como ésta la tuve
entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo
infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la
quería.
Cómo no haber amado sus grandes
ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes
esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la
he perdido.
Oir la noche inmensa, más inmensa
sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto
el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera
guardarla.
La noche está estrellada y ella no
está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta.
A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla
perdido.
Como para acercarla mi mirada la
busca.
Mi corazón la busca, y ella no está
conmigo.

La misma noche que hace blanquear
los mismos
árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no
somos los mismos.
Ya no la quiero, es cierto, pero
cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar
su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de
mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos
infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez
la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el
olvido.
Porque en noches como ésta la tuve
entre mis
brazos,
mi alma no se contenta con haberla
perdido.
Aunque éste sea el último dolor que
ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que
yo le escribo.
Si me quieres quiéreme entera-Dulce
María Loaynaz
Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz y sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde y rubia,
y morena…
Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras!
TE QUIERO - Luis Cernuda
Te lo he dicho con el viento,
Jugueteando tal un animalito en la
arena
O iracundo como órgano
tempestuoso;
Te lo he dicho con el sol,
Que dora desnudos cuerpos juveniles
Y sonríe en todas las cosas
inocentes;
Te lo he dicho con las nubes,

Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo. y a las doce del día. Pero a las dos de la tarde. o como la saliva de las aves uando el amor las tumba de gozo en los aleros. me pongo a odiarte sordamente. o a las tres. me distraen mis penas. con la mitad del odio que guardo para mí. En la última arena de la tarde tendías agobiado de gracia tu cuerpo de gacela y la noche arribaba a tu pecho desnudo como aborda la luna los navíos de vela. Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. a veces. TE QUIERO A LAS DIEZ DE LA MAÑANA Jaime Sabines (1926-1999) Te quiero a las diez de la mañana. Te lo he dicho con el agua. Ya ves ¿Quién podría quererte menos que yo amor mío? MARISEL Juan Gonzalo Rose Yo recuerdo que tú eras como la primavera trizada de las rosas. cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí. . Luego vuelvo a quererte. Tristezas fugitivas. Pero así no me basta: Más allá de la vida Quiero decírtelo con la muerte. y que no hay otro lugar en donde yo me venga. nos metemos en la boca de Dios. Con el hastío.. Marisel. o como las palabras que los niños musitan sonriendo en sus sueños. Y hay días también. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo.. Tu vienes toda entera a mi encuentro. me preocupo yo. Ha debido morirse con nosotros el tiempo. o has debido quererme como yo te quería. en las tardes de lluvia. Me preocupan los hombres. a donde yo vaya. Más allá del amor Quiero decírtelo con el olvido. hay horas. en que me eres ajena como la mujer de otro. Te lo he dicho con el miedo. Leves criaturas transparentes Que se cubren de rubor repentino. y los dos desaparecemos un instante. y tú piensas en la comida o en el trabajo diario. mejor que tu cuerpo.Frentes melancólicas que sostienen el cielo. Te lo he dicho con las plantas. que mis manos me convencen de ello. Yo recuerdo que tú eras como el agua que beben silenciosos los ciegos. Te lo he dicho con la alegría. Y ahora. la vida pasa sin que ningún instante nos traiga la alegría. con las terribles palabras. Vida luminosa que vela un fondo de sombra. que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre. o en las diversiones que no tienes. cuando me pongo a pensar en nosotros dos. en que no te conozco. y a las once. hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

.cariño malo. Te necesito. escucha en sus latidos la voz de mi dolor. no dejes que muera sin decirte adiós. porque mi vida sin verte no tiene sentido y van.EXACTA DIMENSIÓN Juan Gonzalo Rose Me gustas porque tienes el color de los patios de las casas tranquilas.. sin su linda voz Eco se esconde en la cueva con su dolor El corazón mudo sólo puede repetir las últimas sílabas que acaba de oír Narciso es soberbio. (bis) Canción del Eco. regresa. buscando el camino de tu comprensión. ten respeto. si tienes corazón. y me fingiste aquel amor perverso. y más precisamente: me gustas porque tienes el color de los patios de las casas tranquilas en las tardes de enero cuando llega el verano. Soy sincera al confesar. que aún te quiero. sin embargo por tu error. regresa.. porque mis labios extrañan tus besos de fuego. Apiádate de mí. para llenar el vacío que dejaste al irte. y van por el mundo mis pasos perdidos..cariño malo. Regresa-Augusto Polo Campos Te estoy buscando. después de nuestro adiós. en el río… ¿no pensaras que te quiero? Te quiero… Te quiero… Te quiero… Te quiero… Narciso recibe castigo por ser tan cruel El agua nunca fue tan clara.. Si tú nunca fuiste fiel. y más precisamente: me gustas porque te amo. y se ver por tu reír. y en mis palabras tan tristes mi voz es un ruego. Pero regresa... Cariño malo-Augusto Polo Campos Hoy. hoy vuelvo a verte. aunque sea para despedirte. por mi cariño que aún no ha muerto.Cristhina Rosenvinge Condenada por los dioses.por favor. que aún no sabes cuánto he llorado. todo lo nuestro se ha terminado. Te estoy llamando. ¡Por Dios que guapo es! Las ninfas se ofrecen ante su desinterés Pasea en el bosque su melancolia Nada es suficiente su alma esta vacía Eco de lejos le espía y suspira: ¡Amor! Como confesarlo sin su propia voz Un claro del bosque se abre para los dos La cálida tarde presiente lo peor ¿Quién eres tu niña loca? Niña loca… Niña loca… No operare darte un beso Darte un beso… Darte un beso… Quiero estar solo en el río En el río. ni tanta la sed Al ver su reflejo por fin descubrio el amor Ahogado en si mismo se convierte en flor . y más precisamente: me gustas porque tienes el color de los patios de las casas tranquilas cuando llega el verano..

. se consumio Solo quedo resonando sin fin Su linda voz ¿Quién eres tu niña loca? Niña loca… Niña loca… Muero antes que darte un beso Darte un beso… Darte un beso… Quiero estar solo en el río En el río... en el río… ¿no pensaras que te quiero? Te quiero… Te quiero… Te quiero… Te quiero… Ahora tu dime: ¿Que demonios hago yo aqui? ¿Soy solo tu espejo o me ves a mi? ¿Se me consiente algo mas que repetir cada palabra que tu deseas oir? Tocas el agua se tiende la nariz La imagen es vana.Eco de pena y locura. el llanto no tiene fin.

Related Interests