You are on page 1of 37

Cuestionario sobre los estilos educativos parentales

Autores: Víctor Amores Cano, Gorka Elordi Zamora, Rafael Galán Jiménez y Víctor
Martín Cobos

Caso 1
Autor: Víctor Amores Cano
David es un chico de 17 años, hermano mediano de tres barones: el pequeño, de 5 años y el mayor
de 22. Vive en Talavera de la Reina (Toledo), en casa de sus padres. En la actualidad estudia 1º de
Bachillerato. La familia tiene un nivel socio-económico medio: la madre trabaja de limpiadora, el
padre como repartidor de una empresa y el hermano mayor es estudiante.
Resultados de los sujetos
Hijo
Escala de afecto (EA)

Padres

Respecto al padre Respecto a la madre

Padre

Madre

Afecto-comunicación

43

43

46

16

Crítica-rechazo

16

16

46

16

Escala de normas y
exigencias (ENE)

Hijo

Padres

Respecto al padre Respecto a la madre

Padre

Madre

Forma inductiva

43

43

43

43

Forma rígida

23

23

15

15

Forma indulgente

24

24

25

25

Análisis de los datos
Analizaremos los datos por parte de tanto la madre como el padre de forma conjunta, pues han sido
semejantes.
En relación a la escala de afecto, observamos una percepción de David respecto a la relación,
caracterizada por ser rica en afecto-comunicación, prácticamente sin rechazo, lo que favorece una
relación con carácter democrático, bajos niveles de autoridad por parte de los padres y sin excesiva
permisividad por parte de los mismos.
En relación a la escala de normas y exigencias, se puede comprobar que la relación es rica en
cuanto a afecto-comunicación se refiere, acompañada de un rechazo prácticamente imperceptible,
hecho que favorece la relación de carácter democrático, dejando a un lado la rigidez en las
relaciones.

Interpretación de los resultados
En este caso, se observa con claridad que la relación de los padres con David, es democrática, ya
que el afecto y la comunicación están bastante potenciados. Los padres muestran interés por los
asuntos que conciernen al niño y las exigencias y control que recaen sobre David se adecuan a sus
capacidades. Las normas que se aplican a David suelen ser razonadas y su cumplimiento no es
firmemente estricto si no hay posibilidad de ello. Cuando hay problemas tratan de explicarle las
consecuencias que puede traer y buscan alternativas a posibles problemas de conducta.
Al mismo tiempo, observamos que los padres se centran en que su hijo cumpla los objetivos
propuestos, sin modificar estos cuando el niño lo desee.
Posibles pautas de intervención
Contemplando los resultados expuestos en la recogida de datos, podríamos concluir que en un
primer momento la relación parental no es uno de los puntos que deberíamos abordar, puesto que
sus resultados nos demuestra que la relación parece muy positiva tanto para el hijo como para los
progenitores.
Si, de todas formas, tuviéramos que plantear una intervención, por escueta que resultara, sería
focalizándonos en particular en la diferencia poco significativa en cuanto a la subescala de “Forma
rígida”, en la cual el hijo percibe el trato de sus padres ligeramente superior al que sus padres
evalúan de sí mismo. Esto podría dar lugar a que el hijo evaluara algunas de las órdenes del padre
de modo autoritario, lo que daría lugar a su cumplimiento (si se diera) por miedo o sumisión, en
lugar de por comprender la lógica de lo que se le había pedido (resultado que hubiera garantizado
que el hijo interiorizara en mejor medida tal orden como correcta y que podría desarrollar en el
futuro de forma espontánea (aun en ausencia de la figura de autoridad).
Sin embargo, y como ya hemos resaltado, la intervención no resultaría necesaria, al menos en esta
dimensión del sujeto.

.

.

.

.

.

.

Resultados de los sujetos Hijo Escala de afecto (EA) Padres Respecto al padre Respecto a la madre Padre Madre Afecto-comunicación 43 41 39 37 Crítica-rechazo 14 12 15 11 Escala de normas y exigencias (ENE) Hijo Padres Respecto al padre Respecto a la madre Padre Madre Forma inductiva 45 44 43 41 Forma rígida 16 23 22 28 Forma indulgente 13 11 12 12 Análisis de los datos Análisis de la Escala EA: Como podemos ver en la escala de Afecto vemos que Pablo tiene una visión “mejor” respecto al afecto-comunicación y crítica-rechazo que la que tienen los padres de su propio comportamiento con su hijo. Pablo. Aun así debemos seguir destacando que aun habiendo diferencias mínimas. pero teniendo en cuenta que los resultados se expresan en un intervalo que va desde 10 a 50 las diferencias son salvables. siendo 10 el mínimo y 50 el máximo. sobre cómo percibe el comportamiento de sus padres y de como de la misma manera los padres de Pablo perciben el comportamiento de este. los padres ven su conducta respecto a su hijo menos afectuosa. A continuación mostraré una tabla donde se verán los resultados obtenidos por Pablo y sus padres. Concretamente veremos las puntuaciones obtenidas en las diferentes dimensiones que miden ambas escalas. Los resultados son valores que van desde 10 a 50. Para medir el comportamiento he utilizado la Escala de Afecto y Escala de Normas y Exigencias. Respecto a la dimensión crítica-rechazo las diferencias son insignificantes.Caso 2 Autor: Gorka Elordi Zamora El siguiente informe tratará sobre los resultados obtenidos por un joven. Es cierto que existen diferencias en ambas dimensiones. .

Pablo percibe a su madre como alguien más rígida.Análisis de la Escala ENE: En esta escala nos ocurre algo similar a lo que nos ocurre en la escala EA. que le “obligue” a hacer lo que él cree sin justificarle nada. el estilo democrático es claramente predominante en la conducta del padre. sino sin dialogar con él o explicar el porqué de las cosas. los problemas que surjan…etc. Esta escala está claramente relacionada con los diferentes estilos educativos que ya hemos visto en la asignatura. Esto puede ser a que los padres se ven menos conciliadores. relación que además es similar con ambos progenitores. lo que denota una perspectiva muy similar acerca de la relación parental en relación al apego. democráticos…con menos capacidades o voluntad de dialogar con su hijo las normas impuestas. Interpretación de los resultados Interpretación de la Escala EA Las diferencias mostradas cuando analizamos el cruce de resultados entre los cuestionarios resueltos por parte de Pablo y de sus padres nos muestran diferencias no significativas. Aun con eso. No ve que su padre le imponga normas sin explicárselas. Interpretación de la Escala ENE Podemos ver como claramente Pablo tiene una percepción de la conducta de los padres típica de aquellos que ejercen un estilo educativo más típico del democrático ya que las puntuaciones se acercan al máximo. Pablo ve tanto en la dimensión inductiva como en la indulgente unos valores un poco más altos de los que los padres perciben de su propia conducta. Siguiendo en este punto vemos como los padres tienen una percepción similar que la que tiene el hijo. Por el lado de la madre. Pablo ve la conducta de su padre con una rigidez relativa. respecto a la dimensión de la forma rígida Pablo ve a sus padres de nuevo un poco más rígidos de lo que sus padres se perciben hacia su hijo. sí se ve más rígido. el estilo autoritario y el estilo permisivo. y no solo eso. como alguien que tiende a imponer su autoridad y su parecer sin tener en cuenta muchas veces la opinión de Pablo. De nuevo. el padre lo ve de diferente manera. la forma rígida con la autoritaria y la forma indulgente con el estilo educativo permisivo. como alguien que más de alguna vez impone su voluntad teniendo muy poco en cuenta la opinión de su hijo. Por otra parte. la cosa cambia. Pero de nuevo estas diferencias son mínimas y poco acentuadas. aunque debemos mencionar que de nuevo es algo menor. Debemos seguir teniendo una visión más amplia ya que la forma inductiva. Los cuales son el estilo democrático. la madre se . Respecto a la dimensión de la forma rígida tenemos más que destacar. que es 50. La forma inductiva se correspondería con el democrático.

Aun así. entendiendo que el estilo democrático es claramente el más “sano”. Aunque con un claro predominio del democrático. De las misma manera esto se aplica a la madre. Como ya he mencionado antes la madre posee un estilo educativo en el cual conviven el democrático y algo del autoritario. un estilo que comparte aspectos del democrático y del autoritario. buscando que explique el porqué de las mismas. lo que podrías aventurarnos a afirmar a que simplemente es más una autocrítica de los progenitores hacia su propia conducta. nos permite afirmar que la madre posee un estilo educativo mixto o polivalente. utilizando técnicas para aumentar la asertividad de la madre. Respecto a las formas rígidas e indulgentes. puede ser muy autoritaria. La intervención en este punto consistirá en disminuir de forma notable esas conductas que tanto su hijo como ella misma observan como rígidas. los ve las conductas de sus padres menos rígidas y menos indulgentes que ellos. tanto desde la visión de Pablo como la de su padre podemos decir que no es un padre que deja hacer a su hijo lo que este quiera. las conclusiones en esta dimensión de la escala son las mismas. dialogando los problemas cuando estos surjan. . Posibles pautas de intervención Quizás respecto al padre haya menos o nada que mencionar de cara a una posible intervención ya que observando los resultados vemos que están bastante bien distribuidos. en muchas ocasiones. Debemos buscar maneras en las que la madre se haga entender cuando desea que su hijo llego a cabo alguna conducta concreta.percibe más autoritaria que su hijo pero aun así las notablemente altas puntuaciones en esta dimensión nos obligan a centrarnos en ella ya que son indicativos de que de los dos progenitores la madre. Las puntuaciones obtenidas son prácticamente insignificantes. Respecto a la forma indulgente hay poco que destacar. Donde sí tenemos más trabajo sería con la madre. etc. Eso. Pablo. Podríamos buscar mejorar las habilidades de la madre para dialogar con su hijo las normas que lo progenitores imponen. podríamos plantear una intervención de cara a que ambos padres sean conscientes de que su hijo ve sus conductas menos acentuadas que ellos. más duras o simplemente autoritarias. sumado a que posee también un estilo democrático.

.

.

.

.

.

.

la de la madre en la misa escala fue de 43 y 14. 17 en forma rígida y 25 en forma indulgente. Cuando lo critican es de forma constructiva. los considera cariñosos. que reconocen sus virtudes y logros. La madre en cambio obtuvo una puntuación de 49 en forma inductiva. 16 en forma rígida y 14 en forma indulgente. La puntuación del padre en la escala EA fue de 46 en Afecto-comunicación y 10 en crítica-rechazo. Todos estos datos están representados en la siguiente tabla: Escala de Afecto (EA) Hijo Padres Respecto a la madre Respecto al padre Padre Madre Afecto-comunicación 43 43 46 43 Crítica-rechazo 11 11 10 14 Escala de Normas y Hijo Padres exigencias (ENE) Respecto a la madre Respecto al padre Padre Madre Forma inductiva 43 43 49 49 Forma rígida 13 13 17 16 Forma indulgente 11 11 25 14 Interpretación de los datos Si comparamos la consideración que tiene el hijo hacia sus dos padres basándonos solo y exclusivamente en los datos del test que tenemos. podríamos decir que su consideración en ambos es buena. Por último podríamos decir que ninguno de los dos es indulgente. son comprensivos con su situación.Informe 3 Autor: Rafael Galán Jiménez Resultados de los sujetos La puntuación del niño obtenida en la prueba EA (escala de afecto) es de 43 en afectocomunicación y 11 en crítica-rechazo para ambos padres. exigen que siga las normas y no ceden a no ser que muestre alguna razón de peso para . en la escala ENE las puntuaciones del padre fueron 49 en forma inductiva. no son excesivamente controladores y no le imponen castigos excesivamente duros. 13 en forma rígida y 11 en forma indulgente en ambos padres. En la ENE (escala de normas y exigencias) en cambio fue de 43 en la escala de forma inductiva. De igual manera.

con la excepción de que en la escala de Normas y Exigencias. nos confiesa que su padre es algo más cariñoso que su madre. . con pequeñas diferencias. aunque al ahondar un poco más. Pero el hecho de que la puntuación sea exactamente igual con respecto a dos progenitores (no solo en puntuación general que podría deberse a una coincidencia. Podríamos señalar quizás que no estaría de más ser un poco más duro en alguno de los aspectos. mientras que ésta ultima lo critica un poco más. En cuanto a los padres. exceptuando la disparidad mostrada por el padre en la subescala crítica-rechazo del test EA. Pero en un principio y con la información de la que disponemos no sería necesario imponer ninguna intervención terapéutica. tienen una concepción de su método de educación bastante positiva. el padre mostraba una mayor puntuación en “Forma indulgente” lo que se podría interpretar como que éste es más permisivo con su hijo. como a la hora de exigir que se respeten las normas o que se cumplan los horarios. Por ello nos citamos de nuevo con él y le preguntamos el por qué de su forma de contestar al test. Posibles pautas de intervención En cuanto a la intervención terapéutica no habría mucho que decir. pero el hecho de que las de la madre no difieran en mucho nos hace pensar que verdaderamente el estilo educativo que desarrollan ambos contiene una poca cantidad crítica o de rechazo.no cumplirlas. sino además ítem a ítem) indica que de alguna manera el individuo no ha sido del todo sincero. aunque sí que es cierto que en líneas generales las puntuaciones que obtuvo serían más bien parecidas. También es destacable que en la subescala de crítica-rechazo del test de afecto obtuvo la menor puntuación posible. él nos comunica que consideraba que sus dos padres lo trataban por igual y que por ello contestó lo mismo en ambos test. podríamos interpretar que sus respuestas están sesgadas. la relación entre los progenitores y su hijo parece muy buena. los dos obtuvieron unas puntuaciones muy parecidas. Comparando las puntuaciones obtenidas del niño con las obtenidas de los padres podríamos asegurar que la percepción de ambos es más bien parecida.

.

.

.

.

.

.

mientras que el hijo considera que ambas subescalas (la anterior y la subescala . Ambos valores se muestran por igual. de tal forma que el padre evalúa la relación con su hijo con unos mayores valores tanto en las subescalas de afectocomunicación como en la de crítica-rechazo.Informe 4 Autor: Víctor Martín Cobos Los sujetos evaluados fueron tanto Germán. Resultados de los sujetos Hijo Escala de afecto (EA) Padres Respecto al padre Respecto a la madre Padre Madre Afecto-comunicación 22 33 29 46 Crítica-rechazo 25 30 28 22 Escala de normas y exigencias (ENE) Hijo Padres Respecto al padre Respecto a la madre Padre Madre Forma inductiva 28 26 32 44 Forma rígida 32 37 39 34 Forma indulgente 24 22 22 15 Análisis de los datos Relación hijo-padre En la “Escala de afecto”. aunque menos indulgente de lo que el hijo evalúa (con diferencias significativas en la evaluación de la forma rígida por parte del hijo y del padre). En la “Escala de normas y exigencias” podemos comprobar que el padre evalúa el trato realizado sobre su hijo como más inductivo en ciertos aspectos y más rígidos en otros. de forma que la madre considera que la relación con su hijo está basada en gran medida en la dimensión de “afectocomunicación”. La subescala más importante en esta relación es la “forma rígida”. sin diferencias significativas en la evaluación realizada tanto por el hijo como por el padre. estudiante de segundo de bachillerato. y sus padres. por un lado vemos que existen ciertas diferencias. de 17 años de edad. Relación hijo-madre En la “Escala de afecto” existen diferencias significativas en ambas subescalas.

lo que podría significar una relación no muy centrada en la confianza. Además. siendo la comunicación entre ambos pobre. sin encontrarse ninguna de las dos dimensiones claramente más presente que la otra. Por otro lado. como punto negativo esto puede llegar a suponer una baja satisfacción por parte del niño en el acatamiento de las normas. la puntuación que la madre otorga a la subescala “Afecto-comunicación” es significativamente elevada. seguida de la inductiva y la indulgente (ambas con puntuaciones similares. Esto concuerda con lo ya visto en la EA. siendo la que a su parecer domina la relación la “forma rígida”. el desarrollo de un sentimiento negativo hacia el progenitor (visto en la subescala “afecto-comunicación”) y mayor dificultad para mantener estas normas cuando la figura de autoridad no esté presente. Sin embargo. Interpretación de los resultados Para la interpretación de los resultados nos centraremos en los resultados más significativos previamente presentados. La puntuación en la “forma rígida” es similar en ambos cuestionarios. En cuanto a la “Escala de normas y exigencias”. el hijo considera un mayor equilibrio entre las tres formas. lo que lleva a que se desarrollen patrones educativos más rígidos para poder llegar a dominar la educación y no caer en la indulgencia. a la par que resaltaremos algunas subescalas que puedan presentar puntuaciones demasiado bajas o altas para una relación óptima entre los padres y el hijo. al no haber sido capaz de interiorizar el porqué de tales reglas. vemos que vuelven a analizar la relación de forma similar. . Esto puede resultar negativo. donde el hijo la considera mucho menos presente que la madre. y la diferencia principal radica en una diferencia bastante amplia en la evaluación realizada sobre la “forma inductiva”. Resaltar como punto negativo que la forma que domina en la relación es la rígida. En cuanto a la “Escala de normas y exigencias”. la madre evalúa la relación mayoritariamente como una relación inductiva. ya que podemos comprobar como la puntuación en la subescala de “afecto-comunicación” es bastante baja (PD de 22 (hijo) y 29 (padre) mientras que la media es de 30). podemos comprobar como ambos ven la relación de la misma forma. Relación hijo-padre Teniendo en cuenta la “Escala de afecto”.“crítica-rechazo”) se encuentran presentes en igual medida en la relación entre ambos. aunque con una puntuación ligeramente elevada en la “forma rígida” y una puntuación muy baja en la “forma indulgente”. con ligeras diferencias (siendo la principal en la elevada puntuación otorgada por el padre a la subescala “forma rígida”). en lugar de la inductiva. lo cual podría derivar de un apego poco seguro desarrollado durante la infancia.

Para promover la seguridad en el hijo. Esto significa que la madre toma una serie de decisiones. preferiblemente de forma individual (hijo-padre e hijo-madre). Los principales consejos de la propuesta con respecto a este caso son: 1. deberíamos pedirles a los padres e hijo. que mantuvieran semanalmente una sesión de aproximadamente 20-30 minutos pero que podría adaptarse a las necesidades del momento.Relación hijo-madre En cuanto a la “Escala de afecto”. aunque en ocasiones inductivo e incluso indulgente. en la cual realizaran un intercambio sincero y seguro de ideas y posturas. evitando mostrarse reacio a sus acciones y tratando de mostrarle un mayor apoyo en sus aciertos y haciendo que los castigos acerca de sus errores sean analizados por el hijo como tales. de tal forma que el hijo se siente rechazado y no siente tanta confianza a la hora de hablar de sus problemas con su madre en la medida que ésta cree que ocurre. ya que las principales diferencias se encuentran en ambos casos en un bajo valor en la subescala de “afecto-comunicación” y una puntuación dominante desde la perspectiva del hijo en la subescala “forma rígida”. siendo en mayor medida autoritario. los resultados dejan entrever como el niño ve el estilo educativo de la madre impreciso. Incentivar la comunicación y el afecto: Para ello. dándoles a ambos padres los mismos consejos con el objetivo de que no valoren la actuación del otro progenitor como mejor o peor que la suya propia. y no debido a un rechazo por parte del progenitor (esto será tratado en mayor profundidad en el siguiente punto). mientras que la madre analiza su estilo educativo como claramente inductivo aunque en ciertos aspectos autoritario. En cuanto a la “Escala de normas y exigencias”. pero que éste no ve como tales. Pese a las diferencias significativas entre ambas relaciones. el abordaje conjunto de la propuesta permitirá una mayor cohesión en la técnica. Posibles pautas de intervención Para los consejos a la hora de llevar a cabo una intervención. en primer lugar nos percatamos de que la madre considera la relación mucho más polarizada hacia la subescala “afecto-comunicación” mientras que para el hijo tanto esta como la de “crítica-rechazo” se dan en una medida moderada. enfatizando en mayor medida el aspecto autoritario y la imposición por parte de la madre sin tener en cuenta su opinión al respecto de la norma. las cuales considera han sido correctamente explicadas al hijo. Esto supone una visión por parte de la madre distorsionada respecto a cómo realmente la percibe el hijo. realizaremos una propuesta conjunta para ambos padres. . deberemos además remarcar en los padres una mayor tolerancia en las posturas que desarrolla el hijo.

se muestren en mayor medida comprensivos y le ayuden a analizar la causa del error. que sirva como ejemplo de cómo la norma hubiera evitado tal conducta. ◦ Si este fallo es debido a que el hijo no se muestra de acuerdo con una norma. Además. ante futuros errores por parte del hijo. y permita una integración de estas reglas a su propio repertorio de conductas a largo plazo. Por otro lado. con el objetivo de fomentar su cumplimiento de motu propio y no por la mera imposición. se debería aconsejar a los padres que. ésta sea explicada de la forma más clara posible y se explique además el porqué de tal regla. de forma que: ◦ Si este es debido a un fallo fortuito del hijo sin ningún tipo de intención. ya que el empleo de la “forma rígida” en lugar de la “forma inductiva” puede suponer en el hijo el desarrollo de. rechazo hacia los progenitores y la creación de una visión acerca de sus progenitores como personas que imponen sus posturas sin tener en cuenta su opinión. de tal forma que resulte más difícil el rechazo por parte de éste a corto plazo. Esto puede dar lugar fácilmente a una sensación de rechazo por parte del hijo y un sentimiento de desconfianza. Redirigir el estilo de tutelaje desde una postura rígida hacia una postura más inductiva: Es importante debido a que la educación paternal debe sustentarse sobre la creación de normas de manera coordinada entre los progenitores y el hijo. éste no debe ser el único motivo. como hemos dicho antes. sino que en el caso de que fuera necesaria la imposición de una regla. tras lo cual se trataría de analizar en profundidad las ventajas y desventajas de tal norma. que se mostrará temeroso a compartir con sus padres cualquier tipo de error que haya cometido. recomendaríamos a los padres no solo el intento de aumentar el diálogo y la “negociación” a la hora de delimitar las reglas. Como solución. ya que considera que sus padres no tendrán en cuenta la situación y simplemente analizarán el incumplimiento de las normas previamente establecidas. .2. y teniendo en cuenta la base del problema. nos centremos desde una perspectiva positiva en cómo evitar tal fallo en el futuro.

.

.

.

.

.

.

• Caso 3: La visión tanto de los padres como del hijo respecto a la relación parental es positiva. las relaciones parentales suelen mostrar una elevada puntuación en las subescalas de comunicación-afecto y de “Forma inductiva”. . para lo cual primeramente enumeraremos las características principales de cada caso: • Caso 1: Puntuaciones muy parecidas que denotan una perspectiva similar tanto por parte del hijo como de los padres acerca de la relación tanto a nivel afectivo como de las normas. una crítica a la negativa de la actuación de los padres en las relaciones parentales.Valoración grupal La ausencia de datos normativos nos ha parecido el factor más relevante ya que sin esos datos no podemos evaluar el sujeto dentro de la población. Desconocemos si esto es debido a su inexistencia o a que no hemos tenido acceso a ellos. De estos resultados podemos concluir que. de la misma forma que tampoco nos permite comparar los sujetos entre sí con la mayor precisión posible. ser más elevadas por parte de los padres que por parte de los hijos. podemos resaltar algunas diferencias en las distintas relaciones parentales. podemos concluir que las puntuaciones suelen. siendo el resto de las puntuaciones bajas (existiendo algunos casos en los que la “Forma rígida” presenta valores intermedios). En cuanto al análisis de las puntuaciones en los distintos casos. por el contrario. Por otro lado. • Caso 2: Visión positiva por parte tanto de los padres como del hijo respecto a la relación parental (siendo la perspectiva del hijo ligeramente superior a la de los padres). por lo general. • Caso 4: Visión mucho más “positiva” (alta puntuación en las subescalas de comunicación-afecto y del estilo inductivo y baja en el resto) por parte de la madre frente a una postura mucho más neutra por parte del hijo. lo que denota una ligera falta de autocrítica por parte de los padres o. en general.