You are on page 1of 122

SÉPTIMA ZOOLOGÍA

DÍDAC MUCIÑO

1

SÉPTIMA ZOOLOGÍA

2

Séptima zoología
Una antología fotográfica Dídac Muciño.

www. thefuckart.blogspot.com

Esta obra está bajo una licencia Atribución-No comercial-No Derivadas 2.5 México de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/bynd/2.5/mx/ Eres libre de: • copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra Bajo las condiciones siguientes: • Atribución. Debes reconocer la autoría de la obra en los términos especificados por el propio autor o licenciarte. • No comercial. No puedes utilizar esta obra para fines comerciales. • No Derivadas. No está permitido que alteres, transformes o generes una obra derivada a partir de esta obra.

3

PRÓLOGO

El Artista tiene la cualidad de sumergirse en las entrañas mas profundas de la locura y emerger de ellas sacando a la luz el Arte. Dídac es sin duda un artista que no solo se sumerge en la locura sino que crea su propia locura para convertirla luego en Arte, la visión policromática que nos presenta en sus trabajos nos da una idea de la originalidad y extensa gama de recursos propios donde involucra materia y espíritu, entrando con ellos al mundo no permitido al humano, pero tampoco, prohibido al Artista. Dídac invoca a todos los nahuales y se transforma en ellos, es cuervo y vuela, luce sus alas oscuras hasta hacerlas resplandecer causando envidias a los astros universales, luego es conejo y corre regocijándose de su tersura y capacidad reproductora, se convierte en unicornio repartiendo toda suerte de deseos… En todas sus creaciones, más que estampa es movimiento, es escultura que pudiera ser efímera de no haber recurrido a sus recursos y a recursos tecnológicos. En su trabajo se aprecia que siente cada uno de sus nahuales, pero lo más importante los hace sentir. Areko Martiánez

4

SÉPTIMAZ SÉPTIMAZOOLOGÍA

Miremos nuestros alrededores fijemos el constante parduzco que deja la fina estela de las aves Miremos el horizonte que deja al paso el sol que se esconde entre montañas de oscuridad jadeante Miremos al sol que se carboniza cuando pasa la línea horizontal y en luna la noche se despide cuando miramos al espejo y en animales la noche nos consume.

5

UNO

6

DE ANIMAL CARROÑERO

7

EL cuervo es mensajero que llega directo a nuestros más funestos presentimientos, pero Didac esta vez llega a nuestro carácter y lo perturba con las sugerentes poses que dan las fotografías. Imágenes de composición incierta como incierta es la nobleza de esta ave se nos muestra con la lente espontánea que nos habla. Carlos R. Arcobedo Novelo

8

1. Carroñero

Sin lugar a dudas era irresistible. Imposible no mirarle, altivo, elegante, sabiéndose observado, y sabiéndose deseado. Todo su avanzar denotaba que estaba consciente de la sensación que infundía, era como si clavara su veneno en las miradas de todos. Como si inyectara en sus miradas esa clase de temor que les empujaría a hacer algo que sabían no tendría buen final, pero que al tiempo no podrían ya evitar. Era esa clase de temor que empuja al cervatillo a asomarse a donde duermen los lobos. Y así, cuando alguna mirada de esas sobre él le atraía, respondía clavándole la suya, no sin un dejo de superioridad y cinismo. Les encandilaba, sellando ese pacto que terminaría convirtiéndole en dueño de la voluntad de sus conquistas. De esa manera, con sólo miradas iba seduciéndoles. Con tan sólo el roce de su vista les acariciaba suavemente, les hacía emitir casi inaudibles gemidos. Les poseía primero intermitentemente, mirándoles a cuenta gotas. Ahora les veía, ahora veía algo o a alguien más. Disfrutaba sobre manera su temblor, el nerviosismo que despertaba en ellos. Notar que se sabían mirados por él, que intentaban no ceder, pero que sus ojos les traicionaban, ya habían cedido. Y, mientras con sumo deleite iba venciendo su resistencia muy poco a poco, terminaba inadvertidamente encandilándose también con ellos. Devoraba entonces esos ojos implorantes, de prisa, sin permisos ni tactos, hacía suya esa vista que se ha rendido ya y que buscaba en él, en sus ojos, esa hoguera que bien sabían les asesinaría. Les besaba sin respiro con los ojos, penetrándolos con la mirada, colmaba sus temores, sus suicidas deseos. Era solamente hasta el último momento, cuando caían exangües, que él hablaba, que dejaba por fin escuchar de su parte algún sonido. Con voz de muerto intentaba pedir que no le dejaran. Y notaba entonces que su voz no se escuchaba. Que por única respuesta obtenía un ronco ruido al tiempo que sentía una lanza clavársele en el vientre que no era ya sino vacío.

Gerardo Ramón.

9

I

VUELOCarcome lentamente el alma. El abismo se abre ante la mirada atónita del silencio que clama vida y muerta para hundir sus garras en la eternidad Mayte. G?

¿Y SI VUELO?

10

SOY PENUMBRA… PENUMBRA

11

¡ERROR! NO SE ENCUENTRAN ELEMENTOS DE TABLA DE ILUSTRACIONES.
12

13

14

CUERVOS CUERVOS

BAILE

15

16

17

18

19

20

Y VOLO

Y VOLO LA LIBERTAD…

21

DOS

22

DE CUERVO

23

Si el cuervo tiene sentido algún sentido de la ironía seguramente algún día se presentaría con las plumas blancas para poder mezclarse entre las palomas y poder engalanarse de la buena estima que se les tiene en el colectivo de la gente., alejándose de la tétrica pose en la existencia de los cuervos solo para poder ir y después volver negra como antes y divertirse con el espanto que da su presencia y arreciar la risa comparando gestos y caras que ve ahora y las que vio al volverse blanca. Carlos R. Arcobedo Novelo

24

2. Cuervo. Jamás habrá nada mejor para el negro de mi piel, mi cabello y para el negro de mis enormes ojos, que ir todo en blanco. El blanco ha resaltado siempre mis facciones. Me da un halo de limpieza y de brillo. Y si además dejo crecer tantito mi barba, me da un toque sumamente orgánico sin caer jamás en la suciedad o el desaliño. Me siento guapo cuando me visto de blanco, me siento seguro. Si, lo guapo me sienta bien. Espanta los mil demonios y, mientras camino, por mi mente no pasan sino cosas positivas. Es entonces cuando sé que quizá hoy podría tenerte. Es entonces cuando estoy seguro que proyecto justamente lo que se necesita para lograr capturar tu atención. Para conseguir que te acerques con confianza, que veas en mi brillo algo positivo. Es justo cuando mejor estoy para que me mires como un sol, y no como un cúmulo de fantasmas y manías. Es justo cuando mejor estoy para que me mires como una oportunidad y no como un callejón sin salida. Ahora puedo por fin convencerte, no de que te querré incondicionalmente, porque eso ya lo sabes, sino de que si me das una oportunidad podríamos juntos recorrer caminos que nadie más ha pisado. Sólo hoy puedo cantarte al oído, sólo hoy mis palabras de siempre tendrán ritmo, exhalará poesía de entre sus carcomidas líneas. Sólo hoy, sólo hoy que el blanco me ha hecho ver guapo. Y llego hasta donde estás, y me miras y yo nos sueño en brillo envueltos sobre un blanco fondo. Y me sonríes. Y me abrazas al saludarme, y siento tú pecho cuyo olor es para mí como el de casa. Y en un santiamén estoy totalmente enervado, desnudo, despojado de todo lo que era. Y se atropellan en mí los pensamientos y brotan las ideas y las propuestas y palabras presionadas, trato de demostrarte todo en uno segundo, de volar, de brillar, de cantarte esos poemas que venía pensando. Y nos cubre entonces tu silencio mientras mi blancura se diluye. Y me doy cuenta entonces que soy negro, que no soy más de brillo, que era únicamente un disfraz, que mis palabras no son sino negras, que mi canto es un graznido, y que te has ido dejándome una vez más con mi enorme necesidad. Gerardo Ramón

25

}¿Cuál es tu tétrico nombre en el abismo infernal?
Dijo el cuervo; “nunca más” Edgar Allan Poe

26

Danza sobre la muralla de la belleza. La sacude, la desnuda haciéndola suya, para entregarte delicadamente al vuelo naciente del cuervo. MAYTE. G

27

28

29

30

31

32

33

34

35

36

37

TRES

38

DE KAWASEMI KAWASEMI

39

Canta perdido en la mirada de mil ojos de fuego dueños de toda distancia. Mirada perdida sobre mi vientre inflamado de deseo vomita libertad que emigra tras la primavera fugaz de mi locura.

Mayte. G

Luego de aletear con fuerza durante todo el día entre parques y jardines, el kawasemi se sienta a pensar en todo lo que vivió en la jornada. Tuvo suerte en la mañana y encontró un hoyo repleto de apetitosas lombrices, hurgo entre algunas flore y respiro aires nuevos en la ciudad. Le atinó a cagarle las cabezas a una pareja mientras se abrazaban y por poco logra dejar caer su gracia dentro del café del gordo que tira migajas de pan rancio por la plaza. Pero al posar la garras en la acostumbrada rama izquierda del tronco más grueso, se recuerda todas las miradas que contempló. Su color le hace destacar, pobre de las otras aves pensaba. Conmigo no son nada. Carlos R. Arcobedo Novelo

40

3. Kawasemi

No quiero nunca más mirar. No quiero que me miren. No quiero más cristales, ni espejos que me devuelvan un reflejo. No quiero mirar cuando de mí se burle. No quiero saber qué ni cómo soy. No quiero saber si lo que hay es lo que miro. No quiero calificar mi imagen, no quiero clavarle un adjetivo. No quiero ver tampoco cómo eres, para jamás poder comparar ni medir. No quiero verte distinto, asesinándome con los adornos que te dé mientras te miro. No quiero verte, no quiero verme, sobre todo no quiero saber qué miro. No quiero ya estos ojos injertados en mi conciencia. No quiero ni luz, ni oscuridad, quiero regresar al punto cero. No quiero ojos, no quiero saber ver. ¡No quiero estos malditos ojos que la inocencia me ha robado!

Gerardo Ramón

41

No es una injuria al reino de las aves, tampoco aberración o falla natural, perpetua por mera inercia evolutiva.

Jose Emilio Pacheco.

42

43

44

45

46

CUATRO

47

DE UNICORNIO

48

4. Unicornio

No tenemos que salir a buscar nada. Ni correr detrás de nadie. No tenemos que dejarnos deslumbrar ni por estrellas, ni soles. No se trata de conocer personas especiales, de que nos hagan reír, ni soñar. No es cuestión de ir a sitios mágicos, ni de mirarnos guapos frente al espejo. No se trata de probar manjares, ni de cocinarlos. No hay que forzar poemas, ni entonar cantos. No hay que ser humildes ni egoístas. No hay que ir por la vida compartiendo, ni dando. No se trata de aflojar el cuerpo y la mente con elíxires, alcoholes y bocanadas de humo. No se trata de experimentar otros estados. No es cuestión de encontrarnos ni de descubrirnos. No hay que hacernos el cuento de que estamos bien ni mal. No hay que rodearnos de sonrisas, ni de conocimientos varios. No se trata de salir a por diversiones varias, a carnavales ni pasarelas de múltiples personajes. Nada. De absolutamente nada se trata. Todos los días despertamos especiales, todos los días somos únicos, somos irrepetibles. Todos los días son todos y ninguno, plurales y singulares porque son distintos y estarán por ende, llenos de descubrimientos. Todos los días veremos algo nuevo. Todos los días, como nosotros, son exclusivos, son una única oportunidad, un tiempo que no ocurrirá otra vez jamás. Todos los días despertamos siendo únicos, ni más, ni menos, únicos. No se trata sino de caminar sonriendo, celebrando, nada más. GERARDO RAMÓN.

49

Llegó el tiempo del diluvio y los animales obedientes llegaron puntuales con Noé, todo iba bien en el abordaje cuando el unicornio recuerda que hoy no había pasado por las aguas a su bello cuerno para dejarlo lustroso ante los demás y le tuvieran envidia. Se salió de la fila y se metió en un lago cercano, sumergió con delicadeza la cabeza y justo iba a retornar pero las hierbas acuáticas se le enredaron y el unicornio poco pudo hacer para liberarse. Días después de el descenso del arca, cuando Noé entrego cuentas a Dios, se rió mucho al saber de la suerte del unicornio. “pobre animal, uno queriendo salvarlos y de pendejo murió ahogado” Carlos R. Arcobedo Novelo

50

Anmal de muslos blancos, fantasma del mundo tangible en tu frente cargas el misterio; el misterio en tu trote, la demencia

51

52

53

Única verdad desnuda ante el tablero, corriendo como Pegaso echado del paraíso voy divagando en la espesura del destino tras el cuerno perdido de mi otra abundancia. MAYTE. G

54

55

.

F

56

57

58

59

60

61

62

CINCO

63

DE CONEJO

64

MINUSH

65

Era un día habitual en la vida del conejo, comió algunas semillas, brincó entre varios troncos y anduvo mirando de lejos la granja del viejo ermitaño. Se detiene con un aire de solemnidad y en cuclillas deja caer la pesada carga. Sorpresa al ver que en lugar de bolitas pequeñas de color negro, salió un huevo grande y blanco. El conejo mira ahora con nuevos ojos a la tortuga….algo más que ganar la carrera hizo mientras él estaba dormido.
Carlos R. Arcobedo Novelo

66

5. Minush

Quiero cogerte sin palabras, sin preámbulos ni cortejos. Meterme tan dentro de ti que sientas mis golpes recorrerte, Revolverte las entrañas, tocar con mi glande tus vísceras.

Quiero que sufriendo pidas más, que en medio del dolor clames tortura. Que intentes escapar con la mandíbula apretada, zafarte con fuerza de mis caderas en un lamento interminable.

Quiero que arda, quiero que llague, que queme en un vaivén salvaje. Que te ahogues en un brote de sangre que todo lo caliente, Y que con una lágrima tratando de escapar desesperada, Comiences a tocarte y a perderte en la anestesia de mi bárbara incursión.

Quiero ver mi cabalgata loca interrumpida por tu tímido gemir, Volar con tu dolor, apretar tu mano, consolarte, siempre dentro de ti. Y escuchar cómo desesperado buscas mi nombre en bocanadas, Al tiempo que con fuerza te me incrusto con un sádico gritar.

Quiero cogerte sin palabras, sin preámbulos ni cortejos. Que hagamos hervir nuestros sudores y estallemos juntos, Para después buscarme, tras la catarsis, en tu mirada, Ahora más deslumbrante que el sol. GERARDO RAMÓN.

67

Suave como la primer caricia te derramas blanca espuma del deseo como lleno de vida sobre la tersa mirada que cobija tu piel. Corre, corre, conejo, que la cuenta para dejarte sin mirar atrás comenzó. MAYTE. G

68

Ese conejo esponjoso bola blanca como la perla inocente e infantil astuto y misterioso ¿cuantos secretos esconde entre ese pelaje? es lujurioso, y pervertido.

69

70

71

72

73

74

75

76

77

78

79

80

81

82

SEIS

83

De Flamingo

84

Ligera y con ese aire de elegancia, el flamenco gallardo se para. No se mezcla con nadie que no sea de su clase y cuando muchos ya le rodean emprende el vuelo y los demás le siguen. Deambulan inquietas por los manglares hasta que una se para sobre un tronco y ZAZ! Es mordida por una culebra, y por consecuencia siempre se para en una pata para que la otra no le duela. Carlos R. Arcobedo Novelo

85

6. Flamingo

Y nuestro vuelo se terminó. Nuestro vuelo rosa. De Flamingos. Quiero que con la misma luz que me enseñaste a caminar como tu pareja me enseñes hoy a caminar como tu amigo. Quiero que con la misma luz que caminamos juntos esos meses, caminemos otra vez, como amigos si así lo has decidido, por muchos meses, años, más. No sé si nos haría, o te haría las cosas más fáciles con esta decisión. No sé si puede conseguirse, cambiar el switch a mejores amigos y ya...sé que no es nada fácil ni así de sencillo, no al menos para mí que aún te amo. Pero hoy tengo dos caminos, perderte y encontrarte un día al azar en algún sitio y volver a sentir todo de golpe, o no perderte y aceptar que hoy, así como yo quiero no quieres tú tenerme. Hoy debo demostrar que a lo largo de mi vida he crecido y ser lo suficientemente humilde como para no odiarte, ni reprocharte, ni convertirme en algo de lo que te avergüences, hoy quiero dejarte tranquilo y ofrecerte de regalo (por el amor honesto que me has dado) mi cariño en una nueva forma, en una nueva faceta, pero tan incondicional y tan sincero como siempre, como desde el primer día que te conocí. Me duele, se me escapan algunas lágrimas, pero sé que es lo mejor. No quiero perderte, al contrario, te quiero volver a encontrar. Y la sincera amistad, que es una de las mayores bendiciones que la vida puede darnos, es un camino que puede ser tan gratificante como la pareja, si de ello nos encargamos los dos. Hay que sembrar hoy correctamente, no perder la visión de qué es lo que queremos, qué es lo que buscamos, habrá también seguramente que hacer de tripas corazón muchas veces, pero si trabajamos juntos, ya pronto estaremos disfrutando lo increíble que vamos a cosechar. Gerardo Ramón.

86

Te pintas de rosa nacarado bailarín de tierra, animal y en volcán explotas en plumaje en rosa vuelves al mar.

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

97

98

99

100

Siete

101

De Mamífero

102

Lo humano

103

Se cansó de ser animal Didac para solo ser ese esperpento que creo Dios llamado Humano. Creo que no tardara para cansarse y de nuevo huir en metamorfosis a otro animal. Carlos R. Arcobedo Novelo

104

Explotando a la vida se desgrana el alma en colores violentos de intensidad vital, se desnuda de hipocresía y el velo cae ante ojos que desean mirar. Renace en cada vuelta que el corazón marca, paso a paso la piel se muda de ser a ser, de emoción a revolución el viento roza esta noche la intimidad .Se reinventa y vuelve a crecer como esencia única del universo, derramado en pasiones, despierta al destino de su letargo para dejarlo latiendo al compás de su color. Reta, vive, sufre cada minuto para caer en el fondo del pozo de los deseos, lanzar una moneda sin caras y encontrar en el reflejo del agua la única mirada que habita el alma. Cierra los ojos para ver más allá del cristal, la sombra de la noche le hace muecas al hastió. De los días pasados, recibe el beso de la vida y todo gira. Su boca juega entre las plumas y la tela acaricia la inconciencia prohibida del que mira Olvidado del sueño y de la risa, el niño baila entre sedas y tules. Junto a su vientre la carne se alebrasta, invoca susurros espías de la lujuria inocente Resbalando en la madrugada cómplice de los gozos de su alma. Flor violenta dibujada en sus muslos, se abre la tierra para beber de su licor que emana Salvaje atracción, brote amargo, deliciosa ambición que agita el corazón. La pureza se quita el vestido para dejar que la turbación penetre ansiosa el llanto Que se olvida bajo el cielo y la sombra de la tela que acaricia por última vez el Cuerpo lleno de divinidad. Mayte. G

105

7. Mamífero

Soy de instintos porque muerdo. Soy de educadas maneras porque hiero. Soy fuerte porque asesino. Soy muy débil porque transformo. Soy vida porque creo. Soy muerte porque sueño. Soy temible porque destruyo. Soy admirado porque me autodestruyo. Soy inteligente porque amo. Soy un imbécil porque poseo. Soy un caníbal cuando de iglesia voy vestido. Soy un vegetariano cuando de libros lleno bibliotecas. Soy de hierro cuando menos quiero. Soy de carne cuando menos debo. Soy pleno cuando me desprecio. Soy machista cuando te tengo dentro. Soy luz cuando nos reconocemos el uno en el otro. Soy cavernas cuando no veo más allá del horizonte. Soy invencible cuando imploro. Soy subyugado cuando añoro. Soy infinita seguridad cuando duermo. Soy infinito miedo cuando amo. Soy inquebrantable temple cuando avanzo. Soy de delgadísimo cristal cuando me detengo y pienso. Soy hombre por condena, homosexual por nacimiento, determinado por convencimiento, analítico por instinto, arrebatado por amor, volátil por supervivencia, suicida por cuestionar, evasivo por comodidad, incisivo por glotonería, me río de mí, me lloro, me consuelo, me destruyo, me remodelo, me odio, me mantengo, me busco y me pierdo. Soy hombre porque soy decenas de etiquetas que detesto, que acumulo, que exprimo, agoto, amo y hago mías. Todas falsas, todas producto de mi propia fantasía, de la imagen que me devuelve el espejo que yo mismo creé. Soy solamente... mamífero. Gerardo Ramón.

106

Uno es el hombre -lo han llamado hombreque lo ve todo abierto, y calla, y entra. Jaime Sabines.

107

108

109

110

111

112

113

114

115

116

117

118

119

Aunque la racionalidad se encuentra como factor primordial entre lo humano y animal, En nuestra sangre esta el instinto mimético de mamífero, Animales somos y en animal morimos. Dídac Muciño.

120

ÍNDICE
Prólogo Pág. Uno De animal carroñero………………………………………………………………7 Palabras de Carlos R. A. N………………………………………………………8 1.- Carroñero de Gerardo R……………………………………………………..9 Fotografías………………………………………………………………………..10/20 Dos De cuervo…………………..………………………………………………………22 Palabras de Carlos R. A. N………………………………………………………24 2.- Cuervo, de Gerardo R………………………………………………………...25 Fotografías…………………………………………………………………………26/37 Tres De Kawasemi……………………………………………………………………….39 Palabras de Mayte G y Carlos R. A. N…………………………………………...40 3.- Kawasemi, De Gerardo R……………………………………………………...41 Fotografías…………………………………………………………………………..42/46 Cuatro De Unicornio…………………………………………………………………………48 4.- Unicornio, de Gerardo R………………………………………………………..49 Palabras de Carlos. R. A. N………………………………………………………...50 Fotografías…………………………………………………………………………...51/62 Palabras de Mayte. G………………………………………………………..54 Cinco De Conejo Minush…………………………………………………………………………………65 Palabras de Carlos R. A. N…………………………………………………………..66 5.- Minush, de Gerardo R……………………………………………………………67 Palabras de Mayte. G…………………………………………………………………68 Fotografías……………………………………………………………………………..69/82 Seis De Flamingo……………………………………………………………………………84 Palabras de Carlos R. A. N……………………………………………………………85 6.- Flamingo, de Gerardo R…………………………………………………………...86 Fotografías………………………………………………………………………………87/100 Siete De Mamífero Lo Humano………………………………………………………………………………103 Palabras de Carlos R. A. N…………………………………………………………….104 Palabras de Mayte G……………………………………………………………………105 7.- Mamífero……………………………………………………………………………...106 Fotografías……………………………………………………………………………….107/119 Agradecimientos…………………………………………………………………………122

121

Séptima zoología
Una antología fotográfica Dídac Muciño.

www. thefuckart.blogspot.com
Agradecimientos; A Mayte. G y Gerardo Ramón, por dedicarle el tiempo y el apoyo a este proyecto, y escribir magníficos escritos , muchas gracias. A Carlos R. Arcobedo Novelo y Areko Martiánez por el apoyo incondicional y quizás, (bárbaro yo) perpetuo, sin ustedes mis locuras, no fueran. LAS LOCURAS de dídac. Aunque entre nosotros exista una brecha de distancia, yo siempre estaré a un clic , o un suspiro de locura. Quiero agradecer a mi padres, aún en las adversidades y aun más tener un hijo tan inestable, luego lo justifico de que “soy artista”, me han hay apoyado sin cuestionar los trabajos, sin delimitarme en la creación, por eso, mi vida esta en ustedes, Gracias. A Los animales que me inspiraron en hacer estas series de fotografías sin ellos esto hubiera sido simple vació.

122

Related Interests