You are on page 1of 6

Sermón

“Un Rey en la cruz”
De la vergüenza a la honra
Juan 19:38-39
Juan 19:38-39 “Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero
secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo
de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús. (39)
También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un
compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

I.

HONRA:

“…trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras”

La costumbre de los judíos era envolver los cadáveres en tela de
lino y poner especias aromáticas entre los pliegues. Nicodemo
trajo especias suficientes para el entierro de un rey. Así es que José
de Arimatea le dio la tumba a Jesús, y Nicodemo Le dio la ropa y
los perfumes que habrían de cubrirle en la tumba.
La cantidad mencionada es impresionante, a tal punto que algunos
consideran que el peso, como cien libras, es un error (aprox. 30
kg). Sin embargo, la costumbre era la de acompañar al cuerpo de
la gente rica y real con una gran cantidad de estos elementos (ver
2 Crón. 16:14). Plummer comenta que esta cantidad traída por
Nicodemo sería la prueba de devoción de un hombre rico, y
posiblemente de su lamento por la timidez anterior que ahora
parecía irremediable.

La mirra se compraba y se vendía normalmente en frascos
pequeños. 30 Kilos valían el rescate de un Rey. Aunque Jesús había
sido ejecutado como un criminal, Nicodemo quería que fuera
sepultado como un Rey.

La honra recibida por aquellos de los cuales no se esperaba nada,
la honra de aquellos que eran seguidores secretos. La honra de
aquellos que temían seguir públicamente a Jesús. Estos fueron
quienes formaron parte de la providencia divina para el entierro de
Rey que Jesús recibiría. Si pensáramos lógicamente, esta honra
debía provenir de los cercanos, de aquel que Jesús amaba o de
aquellos que querían sentarse a la izquierda o a la derecha del
maestro. Sin embargo hasta uno de ellos llego a vender a Jesús
por precio menor que el de un esclavo, menosprecio a Jesús.

eran discípulos pero no públicamente. que por ser cercanos estamos justificados. creemos que por tener un ministerio lo honramos. José y Nicodemo. no nos sujetamos a su voluntad. nos rebelamos. Mateo añade que José era un discípulo de Jesús y que era rico (27:57). Este no había consentido con el consejo ni con los hechos de ellos…. y también esperaba el reino de Dios” (23:50 s. menospreciamos la vida que Dios nos ha dado y sus propósitos sobre nuestras vidas. Siempre había sido discípulo de Jesús. Nicodemo. era un hombre importante y miembro del sanedrín. a veces hasta llegamos a tratarlo como si fuera poco. Era miembro del Sanedrín y compañero con José. aun mas podrían terminar siendo juzgados del mismo modo en el que Jesús estaba siendo juzgado  José y Nicodemo estaban atemorizados. quien también esperaba el reino de Dios” (15:43). proferimos palabras pensamientos o acciones en su contra. nos negamos a seguirlo por el camino que nos tiene trazado porque los nuestros o los del mundo nos parecen mejores…  Muchas veces la honra a Dios viene de quien menos se espera. pero como actuar en un momento así. La honra vino por parte de los menos esperado. un “miembro ilustre del concilio. pero quizás en nuestras vidas Cristo valga menos que un esclavo…  Cuanta honra doy a Dios con mi vida. quizás sabían que era lo correcto pero ¿cómo? Podrían perder su posición que lograron con tanto esfuerzo. y hasta entonces habían mantenido secreto que eran discípulos de Jesús por temor a las consecuencias. Este hombre era también “fariseo”. Lucas agrega que “era miembro del concilio. “gobernante” (3:1) y “maestro de Israel” (3:10b). 39). en vida de Jesús actuaron en secreto. Esto junto con la muerte del maestro parece irreversible pérdida . Nicodemo (v. ¿vivo una vida para darle gloria como Rey o una vida para venderlo como un esclavo? II.    ERRORES DEL PASADO: José de Arimatea. muchas veces nosotros que decimos ser seguidores públicos de Cristo no lo honramos con la totalidad de nuestras vidas. y un hombre bueno y justo.  Quizás estuvieron presentes en el concilio viendo cómo se condenaba injustamente a Jesús.).

No hacía ni una hora que había muerto cuando empezó a cumplirse Su profecía: «En cuanto a Mí. José olvidó sus temores y fue a dar la cara ante el gobernador romano para pedirle Su cuerpo. la vacilación.III. PROCLAMAR Y ACTUAR. allí estaba Nicodemo para llevarle un tributo que todos podían ver. Actuaron con valentía. 15:43) . PROCLAMACION Y ACCION Cuan necesario me es encontrarme con la cruz de Cristo. En el reino de los cielos hay esperanza para el que no tiene. cuando sea levantado de la tierra atraeré a Mí a toda la humanidad» Joh_12:32). La cobardía. y oportunidad para el pecador. En cuanto murió Jesús en la Cruz. Los que habían tenido miedo cuando Jesús estaba vivo. Nicodemo no habría entendido la referencia de este a la serpiente siendo levantada en el desierto (3:14). la prudente reserva se habían acabado. hicieron una confesión pública y tuvieron la oportunidad de honrar a Jesús. pero ahora todo se aclara El poder de la Cruz ya entonces estaba transformando a los cobardes en héroes y a los vacilantes en personas que se decidían irrevocablemente por Cristo. Al meditar en Jesús y en su muerte debo llegar a lo mismo: CREER. descubrieron quien era Jesús y ese descubrimiento hizo aflorar en ellos FE. Jesús había dicho que. En cuanto murió Jesús en la Cruz. LA REVELACIÓN DE LA CRUZ trae consigo TRANSFORMACIÓN:          La muerte de Jesús había hecho por José y Nicodemo lo que no había hecho toda Su vida. “Tomando coraje entro” (Mr. se declararon por Él de una manera que todos podían ver tan pronto como murió. Ellos dejaron de encubrirse. En la primera visita a Jesús. a todos atraería a sí mismo (12:32) y estos aristócratas judíos son los primeros en responder a esa atracción. al ser levantado de la tierra.

y su causa aparentemente muerta con él. fue su declaración pública de fe en Jesús. porque el hecho de tocar un cuerpo muerto lo convertía en inmundo. PROVIDENCIA DIVINA:  Los romanos normalmente dejaban los cuerpos de los crucificados en la cruz y que los buitres vinieran a comérselos. han sido valientes en las más grandes. Una revelación pública de su fe habría significado el despido del concilio. pero por lo menos sus compañeros del Sanedrín seguramente se habrán enterado de lo que hizo. Este acto demandó mucha valentía y.(Transformación)  Era necesario pedir una dispensa especial para sacar el cuerpo y Marcos dice que José “entró osadamente a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús” (15:43).  vv31 Iba en contra de la Ley de Dios exponer el cadáver de una persona toda la noche (Deu_21:23). cuando el sábado empezaba. Cuando Dios tiene obra que hacer. IV. Por eso los líderes religiosos querían que en . se hiciera valiente para entrar personalmente al gobernador y pedir permiso para bajar y enterrar el cuerpo. no teniendo valor de sostener su causa por algún acto positivo. meramente no consintió en condenarlo. ahora que él está muerto. puede hallar a los que son aptos para ella.  Este acto sin duda lo identificaría por primera vez con los discípulos de Cristo.   algunos que han sido temerosos en pruebas menores. así como también estaba prohibido trabajar después de la puesta de sol el viernes. El monto de las especias llevadas entonces era muy considerable y da un gran testimonio de la devoción de Nicodemo por Jesús. o algo peor  No sabemos las consecuencias personales que el acto habrá significado para él. en cierto sentido.  El heroísmo de la fe generalmente es despertado por circunstancias desesperadas. y no raramente desplegado por los que antes eran los más tímidos. mientras vivía Jesús. y apenas conocidos como discípulos  Nicodemo había salido de la “noche” en su relación con Jesús.  Además de una posible represalia del Sanedrín. él habría quedado inhabilitado para participar en la Pascua. Maravilloso de veras es que un hombre que.

conforme a lo profetizado”. y antes de entregar el cuerpo a los amigos de Jesús. 23:53). y por consiguiente.  “no le quebraron las piernas” un dato de inmensa importancia. Nótese la doble negación para expresar categóricamente que no se había puesto a nadie en la tumba. el cuerpo de Jesús se bajara de la cruz y se le diera sepultura antes de la puesta del sol. Cuando atravesaron su costado y vieron la separación de la sangre y el agua (indicadores de que punzaron la membrana externa cardíaca y el corazón mismo) ratificaron que había fallecido “Y Pilato se maravilló que ya fuese muerto.cuanto fuera posible. da testimonio. No podía. preguntóle si era ya muerto”. y su testimonio es verdadero: y él sabe que dice verdad. quiso verificar con el centurión la realidad del hecho. puesto que el centurión tenía la obligación de atender a la ejecución.  La costumbre judía indicaba que los cuerpos de los crucificados serían enterrados en una tumba designada para criminales. ser robado ni haber confusión con otros cadáveres) dato que también menciona Lucas (Luc. para que vosotros también creáis evidencia innegable que él estaba dando. El cuerpo de Jesús tuvo una preparación real y fue puesto en un lugar apropiado para un rey. como mostrando que la realidad de su muerte era visible a aquellos cuya obligación era comprobarla.  El sepulcro era completamente nuevo y sin usar (no se podía decir que no era Él. . y haciendo venir al centurión. Pilato apenas pudo creer lo que le había dicho José: que “hacía tiempo que estaba muerto”. Sólo Mateo nos informa que el sepulcro pertenecía a José (27:60). de la realidad de la muerte de Cristo. Contrario a esta costumbre  “…pero con los ricos fue en su muerte. (Cumplimiento de Isaías 53:9) era muy improbable que estas dos circunstancias se juntaran en la misma persona. pues. la realidad de su resurrección    librado así de la mano de sus enemigos. fué así protegido de indignidades ulteriores. y encomendado por la autoridad política suprema al cuidado de sus amigos. sino otro quien resucitó. Y el que lo vió.

a fin de que éstos sufrieran deshonor.  ¡Cuán maravillosos son aun los pormenores más pequeños de esta historia incomparable! Nada es puesto al azar. y a ser posible en un sepulcro familiar. que dependía del capricho del respectivo magistrado.  Juan quiere indicar con ello que nada faltó. que en la negativa de la inhumación veía un castigo o una deshonra suplementaria. La tumba nueva.   . y otro para decapitados y ahorcados. uno para lapidados y quemados. A los ajusticiados se les negaba ese honor. no como sentenciado. aun en los sucesos catastróficos Dios esta. Los pecadores no debían reposar junto a los piadosos. que hubo abundancia de todo. Todo formaba parte del cuidado de Dios de aquellos detalles imperceptibles al ojo humano pero que eran parte de la veracidad de la cruz. Jesus fue enterrado. sino como personaje célebre.  Por la ley ordinaria los cadáveres de los ajusticiados pertenecían al Estado romano. El judaísmo atribuía el máximo valor a un enterramiento honroso. el pedido de bajar a Jesús de la cruz. la unción de Rey. La entrega de un ajusticiado para su sepultura sólo podía lograrse por la vía de un acto de gracia de la administración. nada escapa de las manos de Dios. Para ellos había establecidos dos lugares de enterramiento público.