You are on page 1of 5

TÉCNICO SUPERIOR UNIVERSITARIO EN MECATRÓNICA

ÁREA DE AUTOMATIZACIÓN

NOMBRE: Iván Alvarado Ramírez.
MATRICULA: 20160820
CUATRIMESTRE: Primero.
GRUPO: “B”
MATERIA: Expresión Oral y Escrita I.
DOCENTE: ME. Maricruz Najera Lara.
ACTIVIDAD: 1.2_ Redacción de un ensayo.
PERIODO: Septiembre - Diciembre 2016.
FECHA DE ENTREGA: 23/09/2016

La Desigualdad
Económica en
México.

INTRODUCCIÓN
Actualmente, México, está inmerso en un período de desigualdad, falta de
crecimiento económico y pobreza. Pese a que México es la decimocuarta economía
del mundo, al día de hoy, existen 53.3 millones de personas viviendo la pobreza. La
desigualdad ha frenado el potencial del capital físico, social y humano de nuestra
nación, haciendo que en un país rico, sigan persistiendo millones de pobres. ¿A
dónde va a parar la riqueza mexicana?; Vemos, muy a menudo, la excesiva e
indebida influencia de los poderes económicos privados en la política pública, y la
obstrucción que esto implica para el ejercicio de los derechos ciudadanos. Sin
embargo, sabemos que otras dimensiones de la desigualdad como la raza, el género,
lugar de origen, etcétera están interconectadas y difícilmente se pueden separar del
todo de la economía. A lo largo de este informe nos daremos cuenta, que las
personas más afectadas por la inequidad en la distribución de los recursos son las
personas más pobres, personas que se han quedado excluidas, sin voz, sin
capacidad de participar en las decisiones que afectan sus vidas y las de sus hijos. La
desigualdad limita el desarrollo del capital físico, social y humano necesario para
mejorar las condiciones de vida y el bienestar de las personas.

DESARROLLO
México, país en donde más de 23 millones de personas no pueden adquirir una
canasta básica, pero que alberga a uno de los hombres más ricos del mundo, ha
sido siempre un país desigual, los ricos han sido ricos por generaciones, los pobres
de igual forma, pero cabe mencionar que en la actualidad la clase pobre mexicana
tiene que ver mucho en su situación, los pobres por la ignorancia no planifican los
hijos que quieren tener o los que pueden mantener, pero un factor decisivo en la
desigualdad económica en nuestra nación es el neoliberalismo ya que esta palabra
en nuestro país es sinónimo de saqueo, abandono y corrupción, este proceso explica
todos los fenómenos que vienen después, explica por ejemplo las políticas de
contención salarial, el retiro gradual pero sostenido y sistemático de prestaciones
laborales, derechos, servicios, educación, salud y de cultura. Un claro ejemplo, de
la inequidad en la distribución de los recursos económicos, es el campo mexicano
que ha sido desmantelado de muchas maneras, ha sido privado de los recursos
públicos sin los cuales el fomento a la producción agropecuaria estrictamente con el
esfuerzo campesino no se puede lograr, se han abierto las fronteras a la importación
de granos básicos, se ha estimulado únicamente al sector empresarial que a mi
punto de vista es el que menos lo necesita, se ha desalentado de muchas maneras
la agricultura, y sin embargo México sigue siendo un país con campesinos, al día de
hoy 70% de las personas que viven en el campo viven en condiciones de pobreza a
tal grado que más de 23 millones de personas en nuestro país no tiene para comprar
la canasta básica, pues el salario a perdido un 80% su capacidad de compra; en
1982 el salario mínimo alcanzaba para comprar 51 kg de tortilla, o 280 piezas de
pan blanco, o 12 kg de frijol bayo, actualmente con el salario mínimo sólo se puede
adquirir 5 kg de tortilla, o 25 piezas de pan, o 3 kg de frijol, todo esto aunado a al
desempleo y la falta de oportunidades provocan que las corrientes migratorias de
México hacia estados unidos sigan incontenibles a pesar de la represión generalizada
que se está viviendo actualmente en los Estados Unidos en contra de los mexicanos
en particular y de los migrantes en general.

CONCLUSIÓN
Combatir la inequidad en el reparto de los recursos económicos para reducir la
pobreza es una tarea que nos involucra a todos y nos beneficia a todos. Es hora de
tomar acciones, tanto económicas como políticas, en contra de la mala distribución
de los recursos que benefician a unos cuantos. La desigualdad se puede revertir a
mediante la colaboración entre sector político, sociedad civil y sector privado. A
México le urge un gran pacto nacional por la IGUALDAD en donde la acción de la
ciudadanía sea pieza clave para la construcción de un Estado más eficaz. México
necesita un Estado que trabaje para la mayoría y no para los pocos, en donde se
gaste inteligentemente el dinero en educación, salud y servicios básicos. Que
impulse reformas para que las personas no trabajen para seguir siendo pobres (que
tengan posibilidades de autorrealización), para que paguen más los que más tienen
y para hacer un país más transparente.
“Disminuir la inequidad en México es de gran relevancia para garantizar un país más
incluyente y próspero"