You are on page 1of 2

TERAPIA COGNITIVA CONDUCTUAL

INTRODUCCION

Actualmente la terapia cognitiva conductual (TCC) con sus técnicas
conductuales, cognitivas y cognitivo-conductuales (TCC) se ha convertido en
la terapia más eficaz de las que disponemos en el campo psicológico y de
amplia utilización tanto en psicología clínica como en psiquiatría.
La terapia de conducta surgió inicialmente a partir de la psicología del
aprendizaje, desarrollándose varias técnicas a partir del condicionamiento
operante (reforzamiento, castigo, control estimular, saciación, economía de
fichas, encubiertas, etc). Al tiempo, partiendo del condicionamiento clásico,
se desarrollaron técnicas como la desensibilización sistemática de Wolpe.
Bandura introdujo en el tratamiento el modelado, a partir del aprendizaje
vicario, y abrió la vía al campo cognitivo que aflora en los años 70 y no ha
dejado de crecer, llegando a lo que hoy la mayoría asumen como su campo
práctico en las técnicas cognitivo-conductuales.
La terapia de conducta ha ido evolucionando desde considerar únicamente
como válido para el análisis y cambio de conducta la conducta motora
observable, como ocurrió desde los años 40 hasta casi los 70 del siglo XX,
hasta reconocer la importancia de la vida mental, los eventos mentales,
como las cogniciones, pensamientos, creencias, sentimientos, etc. pasando
por procesos intermedios en los que se reconocía el papel de la ansiedad y
las cogniciones internas, pero como mero reflejo de las externas o siguiendo
las mismas leyes que las externas (condicionamiento operante o clásico). En
los últimos años varios aspectos que han estado implícitos tanto en las TCC
como en otras muchas psicoterapias han cobrado gran relevancia en la TCC,
como es la motivación para el cambio, la relación paciente/terapeuta, las
posibilidades del individuo para cambiar su propia conducta y cómo
autorregularla o autocontrolarla, enseñarle amplias habilidades de
afrontamiento para su problema y otros asociados (p. ej., las terapias de
solución de problemas, y la atención que se le presta a la recaída y cómo
prevenir la misma).
La definición hoy más asumida es la siguiente: “la terapia de conducta
implica, principalmente, la aplicación de los principios derivados de la
investigación de la psicología experimental y social, para el alivio del
sufrimiento de las personas y el progreso del funcionamiento humano. La
terapia de conducta pone el énfasis en una valoración sistemática de la
efectividad de sus aplicaciones. La terapia de conducta implica el cambio
ambiental y la interacción social, más que la alteración directa de los
procesos corporales por medio de procedimientos biológicos. El objetivo es,
esencialmente, educativo. Las técnicas facilitan un mayor control. En la
aplicación de la terapia de conducta, normalmente se negocia un acuerdo
contractual en el que se especifican procedimientos y objetivos
mutuamente agradables. Aquellos que emplean los enfoques conductuales
de modo responsable se guían por principios éticos ampliamente
aceptados”.

etc. en otras técnicas cognitivas la pretensión es la misma: cambiar las cogniciones. creencias. aplicación y evaluación del tratamiento permite que las técnicas se vayan mejorando en función de la evidencia clínica y empírica que se va acumulando sobre ellas. y cuyo análisis experimental se ciñe igualmente al cambio final observado en la conducta del sujeto. en la terapia cognitiva de Beck los pacientes tratarán sus creencias y pensamientos como hipótesis que deben ser comprobadas (mediante experimentos personales. Como ejemplo. Además. con su insistencia en la metodología (evaluación.Han sido muchas las características que se han descrito del enfoque conductual desde su aparición.). trastorno de ansiedad.. . expectativas.). disponibles para cualquier terapeuta. etc. con ello. autovaloraciones. Es claro que las características que definen la TCC actual se relacionan con su base empírica (aprendizaje. en la terapia racional emotiva conductual de Ellis. psicología experimental). la propia metodología de análisis. pensamientos. en el entrenamiento en inoculación de estrés de Meichenbaum y en la terapia de solución de problemas de D´Zurilla y Nezu se incide en la mejora de los déficit en las habilidades cognitivas entrenando las mismas. tratamiento) y comprobación objetiva de la conducta y del cambio de conducta. Por ejemplo. reatribución. que pueden causar la conducta. con técnicas accesibles en forma de manual de tratamiento. dependiendo de los autores y del periodo histórico. los nuevos desarrollos de la psicología cognitiva han permitido ampliar las miras al incluir los procesos cognitivos internos. con diversas técnicas para que ese cambio cognitivo incida directamente también en cambiar la conducta observable y.. ej. etc. que mejore el trastorno clínico por el que la persona ha acudido a tratamiento (p. en los últimos años. que se aplican a un amplio rango de problemas con un alto nivel de eficacia. trastorno de personalidad. en sus técnicas derivadas empíricamente y evaluadas en estudios claramente replicables. depresión. los pacientes se van a centrar en el análisis de la racionalidad de sus creencias. Igualmente. toda intervención cognitiva tiene como objetivo básico potenciar cambios influyendo la forma de pensar del individuo.