UNIVERSIDAD YACAMBÚ

VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
DOCTORADO EN GERENCIA

ENSAYO CRÍTICO SOBRE CONCEPTO Y TIPOLOGIA DE LAS
ORGANIZACIONES

Autor
BOTTINI, Lesneika

CIUDAD GUAYANA, OCTUBRE 2016

Tratar de definir organización, puede suponer una tarea un poco
compleja, ya que tiene varias dimensiones y aristas. Al hablar de ella se
puede referir a organización en su sentido más genérico o a organización
familiar, económica, empresarial, política, religiosa, deportiva, militar,
educativa, sindical, entre otras. En un contexto general se puede decir que
las organizaciones son sistemas interrelacionadas entre todas sus partes
incluyendo el entorno en el que ellas se desenvuelven.
Es por ello que en los años 50, con base a la teoría general de sistema,
algunos teóricos organizacionales propusieron un modelo más dinámico de
las organizaciones modernas. Equiparando a las organizaciones con el
cuerpo humano, de lo cual se deriva a su nombre modelo biológico. A
diferencia de los teóricos militar/mecanicistas tradicionales, que restaban
importancia al entorno, los proponentes del modelo biológico resaltan la
interacción organización-entorno.
Según la definición clásica de Chester Barnard, una organización es
“Un sistema de actividades o fuerzas de dos o más personas coordinadas de
manera consciente”. En el aspecto de coordinación consciente, se incluye un
objetivo común, división del trabajo y jerarquía de autoridad. Los teóricos de
las organizaciones se refieren a estos como la estructura organizacional.
Mientras Kinicki (2004) define a la organización es “Un sistema de
actividades o fuerzas de dos o más personas coordinadas de manera
consciente”

(P.380).

Robbins

y

Coulter

(2010),

diciendo

que

una

organización es “Un acuerdo deliberado de personas para llevar a cabo un
propósito específico”.
Sin embargo, Porter, Lawler y Hackmann (1975) tras realizar una
revisión de diversas definiciones de organización, encontraron que varios
autores coincidían en:

Composición

de

la

organización:

individuos

y

grupos

interrelacionados.

Orientación de la organización: hacia objetivos y metas específicas.

Diferenciación de funciones: división del trabajo.

Coordinación racional intencionada.

Continuidad a lo largo del tiempo.

De allí que se puede afirmar que el concepto de organización, ha
cambiado con el paso del tiempo, esto debido a la necesidad de adecuar su
concepción a los requerimientos propios de cada época. Es por ello que,
aunque en un determinado momento existan múltiples teorías o modos de
considerar la organización, siempre existirá alguna que predomine sobre las
demás. Las definiciones más influyentes que se han dado sobre las
organizaciones han hecho hincapié en dos aspectos esenciales: en su
capacidad para actuar de forma independiente y en las características
peculiares de las que se ha dotado y que la han diferenciado del resto de las
estructuras sociales.
Una vez estudiado el concepto de organización, es el momento de
presentar los tipos de organización, según su formalidad existen dos tipos: la
formal y la informal. La formal es la que responde a un diseño racional
previo, posee sistemas y estructuras oficiales y definidas para el control, la
toma de decisiones y la comunicación. Lo que le permite de manera explícita
de cómo y dónde se separan las actividades y personas, así como también
cómo se las reúne nuevamente. Los principios en los que se sustenta son:
unidad de objetivo y unidad de eficiencia, y su finalidad es posibilitar el logro
de los objetivos de la organización de la forma más eficaz y eficiente posible.
La informal, es la que surge de forma espontanea de la organización
formal, no tiene una estructura definida e institucionalizada, depende de las
acciones que se vayan a desarrollar en un momento dado y de los

empleados que participen en ella. En ésta no existen objetivos específicos,
sus miembros pueden pertenecer a distintos niveles y áreas funcionales, su
control se hace un poco difícil. Su finalidad primordial es cubrir las
deficiencias y lagunas que se producen desde el punto de vista psicológico al
aplicar el diseño de la organización formal.
Según

su

finalidad,

se

diferencian

los

siguientes

tipos

de

organizaciones: Sin fines de lucro: Son las que se constituyen para cumplir
una determinada función dentro de la sociedad, sin pretender con ello
obtener algún tipo de ganancia económica por parte de sus dueños. Con
fines de lucro: El principal fin, es que los accionistas de la entidad obtengan
ganancias o utilidades a partir de las actividades que realiza la entidad en
cuestión.
De igual manera, las organizaciones pueden clasificarse teniendo en
cuenta su grado de concentración. En estos casos, existen las siguientes
variantes: Descentralizadas: En ellas el proceso de toma de decisiones no se
concentra en un área específica de la misma, sino que esta depende de una
cadena de mandos de diferentes jerarquías. Centralizadas: En estas
entidades, son las áreas de mayor jerarquía las que se encargan de la toma
de decisiones. En ellas, resultan contadas las veces en las que se delega
esto a las áreas de menor autoridad.
Otra forma en la que se pueden clasificar las organizaciones son:
Funcionales: En ellas cada una de las áreas y el personal que las
integra tiene una tarea específica, previamente asignada, que debe llevar
adelante. Las decisiones no se toman de manera centralizada, sino que
existen canales de comunicación e intercambio que facilitan la toma en forma
conjunta.
Lineales: Estas organizaciones poseen una estructura bastante antigua
y que se caracteriza por su sencillez. En ellas existe una clara organización
jerárquica en donde los que se ubican en la parte inferior deben responder a

las órdenes de sus superiores. También, otro rasgo propio de las entidades
lineales es que las decisiones son tomadas de manera centralizada, por
parte de las autoridades superiores. Todas estas cualidades hacen que las
organizaciones lineales resulten muy organizadas y controladas.
Línea Staff: Organizaciones como estas son la combinación de las dos
variantes anteriores: lineales y funcionales. Si bien predominan los rasgos
lineales, se combinan las características positivas de ambas, como por
ejemplo, los canales de comunicación, la especialización de las tareas, la
presencia de una jerarquía, entre otras. Todo ello fomenta el trabajo en
equipo y de manera coordinada.
Comités: Estas organizaciones están compuestas por una serie de
individuos que reciben un determinado caso a partir del cual deben analizarlo
en profundidad para a partir de ello delinear un proyecto de toma de
decisiones. Los comités no son un área de la entidad que exista de forma
permanente, sino que se crea ante determinadas situaciones y luego se
disuelve.
Se pueden mencionar algunas estructuras nuevas, que han surgido de
la adaptación de la estructura piramidal básica, tal es el caso de la: en forma
de reloj de arena, en forma de racimo, la estructura virtual. Luego de estudiar
el concepto de organización y los tipos de organización, se puede concluir
que el concepto ha evolucionado así como ha evolucionado la organización
como institución, todo ello influenciado por el entorno y la relación de estas
con el mismo. De allí que es importante reflexionar sobre los cambios que se
han suscitado para entender el comportamiento de las mismas y las cambios
que deben realizarse en ellas.
Destacando que la única certidumbre acerca de las organizaciones del
futuro es que producirán muchas sorpresas. Sólo las personas flexibles y
adaptativas, que ven oportunidades en los problemas, que son jugadores con

iniciativa capaces de trabajar en equipo y que se comprometan con el
aprendizaje vitalicio podrán enfrentar lo que está por venir.
Por lo que resulta interesante dejar al cierre de este ensayo una
reflexión en cuanto al tipo de psicología que se ha hecho en las
organizaciones, ya que obedece a las cuestiones que en cada momento la
comunidad científica y académica se han planteado, debido a que son éstas
las que van a determinar la forma de aprender la realidad organizacional, así
como la forma de investigar estos contextos y la forma de intervenir en ellos.
Por lo que desde el punto de vista epistemológico se plantean las siguientes
interrogantes:
¿Cuál es la naturaleza de la realidad que denominamos organización
cuál la del individuo que trabaja en ella?. ¿Qué se puede conocer sobre la
realidad de las organizaciones y sobre el trabajador? ¿Qué modelos de
conocimientos de estas realidades se van a utilizar?. ¿Qué concepciones de
hombre y de organización se derivan del modelo de conocimiento
seleccionado?.

Referencias Bibliográficas

AZUAJE, E. (2006). Pensamiento Gerencial. Editorial Universo
Gerencial. Venezuela.
KINICKI, A. (2004). Comportamiento Organizacional. McGrawHill.
México.
RODRÍGUEZ, F. (2004). La psicología de las organizaciones. Editorial
UOC. Barcelona. España.