Universidad Tecnológica de Panamá

Facultad de Ingeniería Mecánica
Lic. En Administración de Aviación con Opción a Vuelo
Civilización II
La Burguesía y el Desarrollo del Comercio en la Edad Moderna.
Grupo:
1LV – 421
Profesora:
Aurora Garrido
Fecha de Entrega:
Viernes, 30 de agosto de 2016

Índice

Introducción

Surgimiento a la burguesía
-El progreso agrícola
-La recuperación del gran comercio

Burguesía
-Definición
-Como se da
-Impacto del desarrollo Europeo y alrededores

Mejoras de la burguesía
-La peste negra
-Productos comercializados
-Inventos
-Actividades específicas del desarrollo burgués

El comercio de la edad moderna
-Instituciones comerciales del siglo XVI
-El consulado Burgos
-Instituciones Andaluzas

El comercio en el siglo XVIII

Influencias del descubrimiento de América

Desarrollo de sociedades anónimas

Perfeccionamiento del sistema monetario y desarrollo de los instrumentos de
crédito

Influencia del movimiento industrial

Las ordenanzas

Conclusión
Bibliografía

Introducción
El término se usó inicialmente para identificar a la clase social compuesta por los habitantes
de los "burgos" (las partes nuevas que surgían en las ciudades bajomedievales de Europa
occidental), caracterizados por no ser señores feudales ni siervos y no pertenecer ni a los
estamentos privilegiados (nobleza y clero) ni al campesinado.
Sus funciones socioeconómicas eran las de mercaderes, artesanos o ejercientes de las
denominadas profesiones liberales. La ausencia de sujeción a la jurisdicción feudal era la
clave: se decía que "el aire de la ciudad hace libre". Algunos burgueses llegaron a ejercer el
poder local en las ciudades a través de un patriciado urbano en el que se mezclaban con la
nobleza. Destacadas familias de origen burgués se terminaron ennobleciendo (Borghese,
Médici, Fugger).
El comercio es una de las ramas más vitales para entender la economía de la época. El auge
que esta actividad conoció en los siglos modernos hunde sus raíces en el medievo, a partir
del siglo XI el comercio se extendió de manera globalizada, con una ampliación sin
precedente de los mercados (a nivel local e internacional/transcontinental, con una
expansión de la demanda) y la multiplicación de las interrelaciones entre éstos.
El comercio garantizada el acceso a un número importante de personas a la riqueza o una
mejor posición económica. Todo fue posible más posible gracias a la industrial. Y es que el
comercio, además de tener una incidencia macro-económica indispensable, poseía un peso
social, humano y micro-económico revalorizado en el mercader y las rutas comerciales. La
aspiración de ennoblecerse cuando se poseía cierta cantidad de dinero fue una constante, y
vivir notablemente era símbolo de no deshonrarse trabajando.
En la Época Moderna se produjeron modificaciones en todos los órdenes, que incidieron en
el Derecho comercial. Los grandes acontecimientos de índole científica y cultural que
tienen lugar en esta época - Renacimiento, Reforma Religiosa, Revolución Industrial,
descubrimiento de América – repercutieron directamente sobre la rama del Derecho objeto
de nuestro estudio.
El fin de la Edad Media coincidió con la formación de los grandes Estados nacionales. De
la ciudad se pasó a la nación. En consecuencia, la actividad creadora de normas jurídicas
fue reasumida por el Estado. Además del desarrollo de los Estados nacionales, otros dos
hechos influyeron en forma definitiva sobre la evolución del Derecho comercial: el
descubrimiento de América y la revolución industrial.

La Burguesía y el Desarrollo del Comercio.
Surgimiento a la burguesía
En el mundo moderno de los siglos XVII y XVIII fue cada vez más evidente la relación
entre los cambios en la organización económica de una sociedad y los cambios en su
organización política.
A lo largo de su historia, cada sociedad va realizando diferentes actividades económicas y
el trabajo de los hombres se va organizando en forma también distinta. Siempre, en las
sociedades antiguas y también aunque por medios distintos en las del mundo moderno, fue
necesario que la autoridad política asegurase la realización de las actividades económicas,
la producción de un excedente y la acumulación de una parte de las riquezas producidas.
Por esto mismo, los grupos sociales que tienen el poder económico en cada sociedad se
proponen asegurar que la autoridad política garantice sus intereses.
A partir del siglo XVII, con el desarrollo de las nuevas actividades económicas, como el
comercio y la industria, los burgueses adquirieron poder económico y acumularon riquezas.
Por primera vez, tuvo poder económico un grupo social, los burgueses, diferente del que
durante siglos ejerció el poder político: la aristocracia terrateniente. Desde entonces, para
los burgueses quedó planteada la necesidad de producir cambios en la organización política
de la sociedad para asegurar sus intereses económicos.

Su Formación
Originalmente, el término burguesía calificaba tan sólo a los habitantes de las ciudades
(burgos) de la plena Edad Media, derivando más tarde hasta englobar a una clase social
caracterizada por su actividad económica no agrícola. Para los marxistas, esta clase social
era la dominante en el modo de producción capitalista, poseedora de los medios de

producción, gracias a lo cual podía acumular las plusvalías generadas por el trabajo
asalariado de los proletarios.
De todas formas, esta clase social no constituye un grupo homogéneo, sino se dan grandes
diferencias entre una alta burguesía, compuesta por los capitalismo dueños de los medios de
producción, que rigen la vida política y económica en estados liberales, y una pequeña
burguesía de profesionales liberales, funciona empleados medios y pequeños propietarios y
comerciantes que, aunque como muchos rasgos ideológicos y culturales con la anterior, se
encuentra más cerca proletariado por su renta y su posición social y política.

Nacimiento y consolidación de la burguesía

Aunque ya en la Antigüedad existieron hombres de negocios dedicados a las, actividades
mercantiles y manufactureras y vinculadas al mundo urbano, el importante papel de los
aparatos públicos en las actividades económicas no solía mucho margen para la iniciativa
privada, por lo que no podemos hablar de burguesía propiamente dicha. En Europa
occidental, el crecimiento económico y demográfico experimentado a partir del siglo XI
permite el asentamiento de una población cada vez más numerosa en las ciudades, tanto
antiguas como de reciente fundación (burgos).
Estos burgueses se especializan en actividades artesanas y, cantiles, que pronto les
proporcionan una fuerza económica suficiente para presionar sobre los señores feudales, de
los que obtuvieron libertades jurídicas, autonomía administrativa y protección para sus
actividades. Sin embargo, no consiguieron distinguirse jurídicamente de la mayoría
campesina de la población, y el esquema social feudal, basado en la división en tres órdenes
o estamentos (nobles, eclesiásticos y trabajadores o estado llano) se mantuvo inalterado.

Esto no impidió que dentro del mismo grupo burgués se produjera una creciente
estratificación, sobre todo Partir del siglo XIII, diferenciándose las oligarquías de grandes
comerciantes y banqueros que normalmente controlaban los gobiernos municipales, del
(común), integrado por artesanos, sirvientes y pequeños comerciantes.
La oposición de intereses entre ambos grupos dio lugar a la aparición de conflictos durante
la baja Edad Media. Además, esa oligarquía burguesa se asimila progresivamente a la
nobleza terrateniente, cuyo estilo de vida copia y cuyo estatus social codicia.
Desde fines de la Edad Media y durante toda la Edad Moderna, muchas familias burguesas
entroncan con la nobleza (mediante matrimonios con familias aristocráticas empobrecidas),
o acceden a esa condición mediante la compra de cargos o tierras vinculadas a títulos,
convirtiéndose en rentistas y asumiendo los valores conservadores de la clase noble.
Otra forma de ascender socialmente era mediante el servicio en la creciente burocracia
estatal que las monarquías autoritarias de la Edad Moderna estaban desarrollando Los
monarcas preferían emplear en su administración a letrados procedentes de la clase media
burguesa, en lugar de a los miembros de la alta nobleza, susceptibles de desafiar su poder.
De todas formas, los burgueses no ennoblecidos siguieron perteneciendo estado llano, y
normalmente eran ellos los que acaparaban su representación Cortes y otras instituciones
representativas de origen medieval, a las que los reyes Antiguos Régimen recurrían lo
menos posible, sólo cuando estaban necesitados financiación extraordinaria.
La expansión mercantil europea desarrollada a partir del siglo XVI, con el descubrimiento y
colonización de nuevos y vastos territorios ultramarinos y la apertura nuevos mercados,
proporcionó unas inmensas posibilidades de enriquecimiento burguesía. Pero el
mantenimiento de las estructuras tradicionales le impedía un papel social y político acorde
con su poder económico.

Burguesía” designa a la clase media acomodada. Originalmente, el término burguesía
calificaba tan sólo a los habitantes de las ciudades (burgos) de la plena Edad Media,
derivando más tarde hasta englobar a una clase social caracterizada por su actividad
económica no agrícola. La burguesía constituyó el eje principal de la vida en las ciudades.
A través de los gremios o corporaciones defendían sus actividades y establecían las normas,
formas de trabajo, precios y salarios.
También puede verse a la burguesía como un aliado del absolutismo, o como un agregado
social sin verdadera conciencia de clase, cuyos individuos prefieren la "traición" que les
permite el ennoblecimiento por compra o matrimonio, sobre todo cuando la ideología
dominante persigue el lucro y santifica la renta de la tierra. Las exploraciones patrocinadas
por las monarquías europeas (en Portugal, el caso precoz de Enrique el Navegante), y
protagonizadas por personajes como Cristóbal Colón, Juan Caboto, Vasco de Gama o
Hernando de Magallanes, se aventuraron en mares desconocidos y llegaron a tierras que
eran desconocidas por los europeos, aprovechando una serie de mejoras náuticas: la brújula

y la carabela. Aprovechando sus descubrimientos, España, Portugal y Holanda primero, y
Francia e Inglaterra después, construyeron imperios coloniales, cuyas riquezas, sobre todo
la extracción de oro y plata de América, estimularon aún más la acumulación de capital y el
desarrollo de la industria y el comercio, aunque a veces más fuera del propio país que
dentro, como fue el caso de la castellana, que sufrió las consecuencias de la Revolución de
los Precios y una política económica, el mercantilismo paternalista que busca más la
protección del consumidor (y de los privilegiados) que la del productor.
El inicio de la edad moderna se ve marcado por los reyes quienes estaban interesados en
concentrar el poder en su persona y para eso debieron negociar con los señores feudales,
quienes cedieron sus derechos individuales sobre sus feudos, a cambio de una serie de
privilegios. Los que no estuvieron dispuestos a transar, fueron sometidos a través de
violentas guerras. Para éstas, los reyes contaron con el apoyo de los burgueses, a quienes
les interesaba dejar de depender del señor feudal.
Estos burgueses se especializaban en actividades artesanas y cantiles, que pronto les
proporcionaría una fuerza económica suficiente para presionar sobre los señores feudales,
de los que obtuvieron libertades jurídicas, autonomía administrativa y defensa para sus
actividades. Pero no consiguieron diferenciarse jurídicamente de la mayoría campesina de
la población, y el esquema social feudal, basado en la división en tres órdenes o estamentos
(nobles, eclesiásticos y trabajadores) se mantuvo igual que antes.
Esto no impidió que dentro del mismo grupo burgués se originara una progresiva
estratificación, sobre todo a Partir del siglo XIII, diferenciándose las oligarquías de grandes
comerciantes y banqueros que normalmente controlaban los gobiernos municipales, del
pueblo, integrado por artesanos, sirvientes y pequeños comerciantes. La oposición de
intereses entre ambos grupos produjo la aparición de conflictos durante la baja Edad Media.
Desde fines de la Edad Media y durante toda la Edad Moderna, muchas familias burguesas
se vinculan con la nobleza (mediante matrimonios con familias aristocráticas
empobrecidas), o acceden a esa condición mediante la compra de cargos o tierras
vinculadas a títulos, convirtiéndose en rentistas y asumiendo los valores conservadores de
la clase noble. También había otra forma de ascender socialmente que era mediante el
servicio en la creciente burocracia estatal que las monarquías autoritarias de la Edad
Moderna estaban desarrollando donde los monarcas preferían emplear en su administración
a letrados procedentes de la clase media burguesa, en lugar de a los miembros de la alta
nobleza, susceptibles de desafiar su poder.
La expansión mercantil europea desarrollada a partir del siglo XVI, con el descubrimiento y
colonización de nuevos y vastos territorios ultramarinos y la apertura nuevos mercados,
proporcionó unas inmensas posibilidades de enriquecimiento para la burguesía. También a
partir del siglo XVI se produjo un cambio de mentalidad, con la difusión de nuevas ideas:
el humanismo, transformaciones ideológicas, filosóficas y culturales que encuentra
culminación en la Ilustración, que tuvo en la burguesía a su principal valedora beneficiaria.

Mejora económica de la burguesía:
En el siglo XIV ocurrió una gran crisis rural, en la parte occidental del continente europeo,
ocasionada por malas cosechas, donde el hambre provocó enfermedades y decrecimiento
poblacional. Muchos campesinos sobrevivientes, decidieron probar mejor suerte en las
ciudades, lo que les complicó a los señores feudales conseguir mano de obra en sus tierras.
Así, los que se quedaron, pronto también abandonaron la vida rural hacia la urbana,
favoreciendo la ampliación y el desarrollo de las ciudades, donde convivían los ex
campesinos pobres, en busca de trabajo, y los ricos comerciantes y banqueros.
Comercio y productos:
El siglo XV, trajo nuevo impulso a la actividad mercantil, al producirse el descubrimiento
de nuevos territorios que intensificaron el comercio entre Europa y los ricos territorios
americanos, desde los cuales se traía materia prima y metales preciosos, a cambio de
productos elaborados (manufacturas).

El comercio en la Edad Moderno mejoró notablemente, ya que se mejoraron los medios de
comunicación y la economía de los países se reforzó. También se reforzó el comercio
interior y exterior con el propósito de mejorar la economía de los países.
Para el comercio exterior se crearon barcos de vela que transportaban productos de un
continente a otro. Además destacó el comercio textil que fue fundamental en la fabricación
de las velas a través de la tela.

La ruta triangular funcionó durante los siglos XVI-XVII y principios del XVIII. Salía de los
puertos europeos en los barcos cargados de abalorios con dirección a las costas de África, el
golfo de Equinea, donde se intercambian esclavos y se trasladan a América donde se
venden a cambio de materiales preciosos, maderos, tintes, café, cacao y otros
productos.

Actividades en el desarrollo de la burguesía:
-

-

-

-

Sistema mercantil:
Además, el descubrimiento del Nuevo Mundo y la entrada en Europa de enormes
cantidades de metales preciosos provenientes de aquellas tierras produjeron un
trastrocamiento de las relaciones feudales puesto que el orden económico resultante
de estos acontecimientos fue un sistema en el que predominaba lo comercial o
mercantil; es decir, cuyo objetivo principal consistía en intercambiar bienes. Con lo
que la producción eminentemente rural, patrimonio de los señores feudales, paso a
segundo plano.
Los talleres manufactureros:
Este sistema de producción se dio principalmente en Francia: Fueron el
antecedente de la fábrica, entendida como lugar de producción y ensamblado de
piezas. Lejos de la moderna línea de montaje, en estos talleres diversos especialistas
construían las manufacturas requeridas por el mercado y cada uno de ellos
elaboraban una parte de dicho producto, cada especialista tenía a su cargo uno o
varios obreros a los que dirigía.
Sistema doméstico:
Este sistema de producción de usó predominantemente en Inglaterra a partir de
mediados del siglo XVII y consistía, básicamente, en la elaboración de
manufacturas artesanales en los hogares campesinos: en sus tiempos libres y con
toda la familia, el campesino recibía materia prima de manos de comerciantes de la
ciudad y la transformaba usando herramientas artesanales. El pago era en función de
la cantidad de mercadería manufacturada que el comerciante recibía, al que se le
descontaba el costo de la materia prima.
Servicios prestamistas y banqueros:

Los préstamos al Estado (que en España recibían el nombre de juros) representaron
otro objetivo inversor de la burguesía. Los monarcas se encontraban a menudo con
problemas de liquidez para hacer frente a sus obligaciones, especialmente cuando
concurrían circunstancias de guerra. De esta manera se veían también obligados a
recurrir a empréstitos, incentivados mediante intereses
En un principio los prestamistas de la Corona eran hombres de negocios de muy
diverso grado de fortuna. Otra forma rentable de relación con la hacienda real fue
para la burguesía la recaudación de impuestos. Los monarcas se sirvieron
frecuentemente de elementos burgueses para la ejecución de esta tarea.

El comercio de la edad moderna
El desarrollo del comercio de la edad moderna surge debido a una transición, en donde la
gente comienza a desplazarse del campo a las ciudades, originando gran cantidad de
población burguesa, alguna muy enriquecida, sobre todo la constituida por los poderosos
comerciantes y banqueros.
En una época en la que el comercio fue impulsado por el descubrimiento de un nuevo
continente, la burguesía obtiene un papel importante, especialmente en España por crear
importantes rutas de comercio. Surgen así mismo puntos y ferias en las que se beneficia la
burguesía principalmente.
-Las Ferias de Medina del Campo: Los años de mayor esplendor de la burguesía
mercantil castellana se localizan en los decenios centrales del siglo XVI, cuando llegan a su
máximo esplendor las ferias y se desarrolló una mayor actividad en los consulados. Además
de los comerciantes castellanos, acudían mercaderes de Valencia, Barcelona, Navarra,
Lisboa, Flandes, Génova, Florencia, etc. Era, en su celebración semestral, un extraordinario
centro de contratación de comercio de exportación e importación, y de cambios y giros
nacionales e internacionales.

Instituciones comerciales de siglo XVI
La progresiva importancia del Imperio español durante el siglo XVI tenía que acarrear
forzosamente un notable desarrollo del comercio tanto interior como exterior, a la vez que

el volumen de transacciones originaría la creación o desarrollo de instituciones que lo
canalizaran.
-El consulado de burgos: Fue creada por Isabel en 1494, se trataba de una asociación de
comerciantes dedicados a la exportación de la lana castellana y a la importación de paños y
telas procedentes de Flandes. Los comerciantes controlaban el Consulado, que les
garantizaba el monopolio de su actividad y asegurado por la corona. Los comerciantes
compraban la lana a los propietarios de rebaños mesteños, la dirigían hasta el Consulado
para exportarla a Flandes en barcos organizados por el consorcio del Consulado.
-Casa de Contratación de Sevilla: Creada por los Reyes Católicos en 1503, para
administrar y controlar todo el tráfico con las Indias al declararlas mercado reservado de
Castilla. Nadie podía ir a América ni fletar ninguna mercancía para las Indias sin pasar por
la Casa de Contratación de Sevilla; y toda mercancía procedente de las Indias debía pasar
por el control de esa institución y pagar allí el impuesto del 20 % a la Corona.

El Comercio en Siglo XVIII
De acuerdo con las teorías reformistas, la política comercial tendería hacia el libre
intercambio. Se echaron abajo, primeramente, los obstáculos interiores como impuestos,
aduanas o licencias, y se favorecieron las importaciones, sobre todo con América; la
medida más trascendental fue la liberalización del comercio con América, efectuado por el
rey Carlos 111 el 12 de octubre de 1778, Y que constituyó una de las grandes reformas de la
América virreinal.
A partir de ese momento, habiendo echado ya abajo el monopolio de Cádiz, lo que se
analizará en el siguiente apartado al hablar del monopolio comercial con América, y
ampliándole a diferentes puertos peninsulares, entre ellos Santander, se abrió una inmensa
puerta al libre comercio y a la iniciativa particular; por ello, el comercio con América
revivió como nunca antes se había conocido.
La primera parte del siglo se caracterizó por el proteccionismo del Estado en el ámbito
económico, éste intervino directamente en la consecución de las nuevas 38 fuentes de
riqueza. A partir de la segunda mitad, las cosas cambiaron y el abandono del
proteccionismo dio paso a teorías más liberalizadoras con el concepto moderno de la libre
iniciativa privada.
El Estado se limitaría a resolver, facilitar y simplificar la burocracia. Las nuevas leyes que
se dictaron, Ley del Comercio, de Industria, Agrícola, entre otras, supondrían,
fundamentalmente, la supresión de las vetustas leyes anteriores.
La teoría fisiócrata de Jovellanos dio paso a la idea de libre cambio en el orden económico
y comercial, abogando por la defensa de la libertad del individuo.

Por todo ello, se contribuiría al auge de las Sociedades Económicas de Amigos del País,
con reflejo en Santander como más adelante se verá, promocionadas por el ilustrado
Campomanes, y a las que se debió el fuerte impulso de las nuevas ideas liberales y el
desarrollo del comercio con nuevas técnicas innovadoras.
Por último, hay que destacar en esa línea, la renovación de los gremios comerciales como
institución en alza que regulaba las formas de trabajo, las técnicas, y los precios.

El comercio en la Edad Moderno mejoró notablemente, ya que se mejoraron los medios de
comunicación y la economía de los países se reforzó. También se reforzó el comercio
interior y exterior con el propósito de mejorar la economía de los países. Para el comercio
exterior se crearon barcos de vela que transportaban productos de un continente a otro.
Además destacó el comercio textil que fue fundamental en la fabricación de las velas a
través de la tela.

Condiciones Políticas, económicas y sociales en la época moderna
Fue la Burguesía la que produjo la desaparición del sistema denominado Feudalismo y nace
así un sistema nuevo:
El Capitalismo, todo gracias al comercio, a la imprenta y al Humanismo. El comercio
porque rompe con el aislamiento de la Edad Media, la imprenta porque rompe con el
monopolio de la Iglesia Católica en la duplicación de libros, ello permite que los clásicos

griegos y romanos inunden Europa (la Iglesia los había prohibido pues consideraban que de
mundos paganos nada bueno podría salir), también las críticas a la Iglesia de parte de
Lutero y Calvino se desplazan por Europa gracias a la imprenta. La Iglesia Católica
comienza a perder el poder absoluto que tuvo durante toda la Edad Media. Las ciencias se
despegan de la religión, la superchería y la brujería y comienzan un camino que en 500
años producen más adelantos que en lo últimos 7000 años.
El fin de la Edad Media coincidió con la formación de los grandes Estados nacionales. De
la ciudad se pasó a la nación. En consecuencia, la actividad creadora de normas jurídicas
fue reasumida por el Estado. Además del desarrollo de los Estados nacionales, otros dos
hechos influyeron en forma definitiva sobre la evolución del Derecho comercial: el
descubrimiento de América y la revolución industrial.

Influencia del descubrimiento de América
Como consecuencia del descubrimiento de América se desplaza el predominio del comercio
del mar Mediterráneo hacia el Atlántico y se forman importantes corrientes comerciales
hacia las tierras descubiertas. En ese entonces, las posibilidades de lucro que ofrecía el
Nuevo Mundo alentaron la inversión de capital en las sociedades que se dedicaron al
comercio trasatlántico. El comercio en los territorios ultramarinos, por otra parte, exigía
reunir grandes masas de capitales, puesto que los viajes eran largos, riesgosos y costosos.
Tras la ruta de Colón, centenares de españoles viajaron hacia el nuevo continente, unos en
busca de riquezas, otros de fama, aventura, y algunos en nombre de la fe a evangelizar a los
nativos paganos.
Durante el siglo XVI comenzaron las exploraciones de América de otros países europeos
como Portugal, Inglaterra, Francia y Holanda. Se fue ampliando paulatinamente el
conocimiento de América.
Las consecuencias del descubrimiento fueron de distinto orden:

Económicas: las rutas comerciales mediterráneas perdieron importancia, el
comercio veneciano entró en decadencia, en cambio, las rutas del Atlántico cada vez
se hicieron más frecuentadas y obtuvieron una primacía que perdura hasta hoy.
-Adquirieron importancia extraordinaria los puertos situados sobre el Atlántico,
como
Lisboa,
Sevilla
y
Cádiz.
-Se conocieron en Europa nuevos productos originarios de América, como el maíz,
la papa, el tomate, los pimientos, el cacao, el aguacate, etc. La alimentación de los
habitantes del viejo continente se hizo más variada, además, América poseía
excelentes
suelos
para
ser
cultivadas.
-Los metales preciosos, abundantes en América, llegaron a Europa en grandes
cantidades, incentivando el comercio.

Políticas: la declinación de las ciudades situadas en el Mediterráneo fue
acompañada por la importancia creciente de los Estados descubridores.
España y Portugal, en los primeros tiempos, y después Inglaterra, Holanda y
Francia, emprendieron una labor de conquista y colonización que aumentó su
influencia y poderío. Se formaron inmensos imperios coloniales.

Científicas: con el descubrimiento de las nuevas tierras, el horizonte geográfico se
amplió. La geografía experimentó un gran desarrollo, se describieron las
características del relieve, clima, flora, fauna y población de América.
-Se perfeccionaron las cartas geográficas y la ciencia astronómica.
-Se
desarrollaron
nuevas
rutas
para
los
viajes.
-Se obtuvo el conocimiento de un nuevo grupo étnico, el de los naturales de
América.
-Se desarrolló la ingeniería y las técnicas de navegación.

La aventura de Cristóbal Colón en pos de una nueva ruta hacia las Indias ocasionó una
conmoción que no habría de detenerse más.

Una vez convencidos de que se habían descubierto tierras desconocidas hasta entonces, los
españoles organizaron rápidamente una forma de hacer valer su control y dominio. Así
nació la idea de las expediciones de conquista, y también la ambición de otras naciones
europeas, por venir a América.

Surgimiento de Sociedades Anónimas
Para poder reunir los capitales requeridos para cubrir el costo de empresas comerciales
dirigidas a América, se organizaron sociedades anónimas, como el instrumento jurídico más
apto para ese fin.
Estas sociedades conformaban el patrimonio que necesitaban, mediante la mecánica de
dividir su capital en acciones (que no estaban en dinero sino en objetos) y colocar éstas
entre un número más o menos extenso de inversores. Se dice que la acción fue uno de los
grandes inventos de la Edad Moderna.
Los beneficios eran luego repartidos en forma de dividendos entre los accionistas. El nuevo
sistema industrial exigió un cambio en el mundo de las finanzas. Las antiguas sociedades
integradas con capitales familiares fueron cediendo ante la aparición de las grandes

sociedades anónimas, indispensables para costear los gastos que demandaban la fabricación
de las máquinas y la construcción de los ferrocarriles.
Gracias a esta concentración del capital, se formaron los grandes bancos internacionales y
el crédito permitió emprender obras cada vez más costosas y más rentables. Así se fue
afirmando progresivamente a lo largo del s. XIX un sistema económico en el que la
dirección de las empresas pertenecía exclusivamente a los poseedores del K: El
Capitalismo.
A ello colaboraron diversos factores: la libertad de enriquecimiento que benefició a quienes
poseían la capacidad empresarial, la economía de mercado basada en el libre juego de la
oferta y la demanda en la fijación de precios y salarios, así como la formación de las nuevas
sociedades anónimas capaces de concentrar el capital indispensable para financiar los
elevados costos del maquinismo.

Perfeccionamiento del sistema monetario y desarrollo de los
instrumentos de crédito
El intercambio comercial entre regiones apartadas se vio favorecido por el mejoramiento de
las rutas terrestres y el aprovechamiento de las vías fluviales. Por ejemplo, a consecuencia
de las Cruzadas, se consolidó la ruta oriente-occidente, a la cabeza de la cual se situaron los
mercaderes del norte italiano, dando vida a las ciudades como Venecia y Génova.
Posteriormente, el flujo comercial se extendió al norte Europeo, encontrando en Flandes y
el mar Báltico las condiciones necesarias para su desarrollo. Los dos grandes centros del
comercio marítimo eran el mar Mediterráneo y la región del mar Báltico y mar del Norte,
en torno a los cuales prosperaron importantes ciudades.
El comercio por tierra se incrementó con las ferias, centros de intercambio al por mayor,
que se instalaban en los cruces de los caminos importantes. Hasta estos puntos acudían
todos los interesados en comprar o vender productos.
El aumento de bienes intercambiados entre las regiones europeas fue tan considerable, que
el sistema económico se hizo muy complejo. Para organizar las transacciones de tantos
productos, debieron perfeccionarse los sistemas de pago. Diferentes monedas comenzaron a
circular (maravedíes, florines, ducados), el crédito se hizo cada vez más común y
aparecieron las primeras entidades de préstamo de dinero, conocidas como banca.
Con la mayor circulación de las riquezas aumentaron los ladrones y los asaltos. Para
protegerse de ellos, los comerciantes se organizaron en grandes asociaciones: las llamadas
guildas, ligas o hermandades, dependiendo del país de origen. Ellas organizaban las ferias y
controlaban la seguridad en las rutas.
Los miembros no combatientes de la orden del Temple (Los Caballeros Templarios) (Siglos
XII-XIII) gestionaron una compleja estructura económica a lo largo del mundo cristiano,
creando nuevas técnicas financieras (los pagarés e incluso la primera letra de cambio) que
constituyen una forma primitiva del banco moderno.
Entre los servicios ofertados estaba el transporte de dinero. Los peregrinos podían ingresar
dinero en un establecimiento y después ir a otro establecimiento y retirarlo, incluso entre
países diferentes, lo cual contribuía a la seguridad en los caminos. Esto fue la primera letra
de cambio.

Pero en aquellos tiempos la Iglesia prohibía la usura (el lucro por medio del interés).Así,
los templarios construyeron o ayudaron a construir más de 70 catedrales en poco más de
100 años, forjaron y ampararon una legión de artesanos… (Muchos afirman que eran una
“multinacional ética”).
Este servicio en particular (la «letra de Cambio»), propició mucho el comercio
internacional en ferias, donde los comerciantes podían volver a sus países de origen sin que
su dinero corriera el peligro de ser robado por salteadores de caminos.
Hacia finales de la Edad Media y principios del Renacimiento una banca o banco era un
establecimiento monetario con una serie de servicios que facilitaban mucho el comercio.
Los pioneros en esta área fueron cambistas que actuaban en ferias anuales y básicamente se
dedicaban a realizar cambios de moneda cobrando una comisión. Estos cambistas fueron
creciendo, hasta el punto que aparecieron las grandes familias de banqueros europeas como
los Médici, los Fugger y los Welser.

Influencia del movimiento industrial
Es el proceso de transformación económica, social y tecnológica que se inició en la
segunda mitad del siglo XVIII en el Reino Unido, que se extendió unas décadas después a
gran parte de Europa occidental y Norteamérica, y que concluyó entre 1820 y 1840.
Durante este periodo se vivió el mayor conjunto de transformaciones económicas,
tecnológicas y sociales de la historia de la humanidad desde el Neolítico, que vio el paso
desde una economía rural basada fundamentalmente en la agricultura y el comercio a una
economía de carácter urbano, industrializada y mecanizada.
La Revolución Industrial marca un punto de inflexión en la historia, modificando e
influenciando todos los aspectos de la vida cotidiana de una u otra manera. La producción
tanto agrícola como de la naciente industria se multiplicó a la vez que disminuía el tiempo
de producción. A partir de 1800 la riqueza y la renta per cápita se multiplicó como no lo
había hecho nunca en la historia, pues hasta entonces el PIB per cápita se había mantenido
prácticamente estancado durante siglos
Se inició en Inglaterra y se extendió por todo el mundo civilizado con rapidez.
La Revolución industrial puede dividirse en dos épocas bien diferenciadas:
 De 1780 a 1860: primera Revolución industrial o revolución del carbón y el hierro.
 De 1860 a 1914: segunda Revolución Industrial o revolución del acero y de la
electricidad.
PRIMERA FASE: la mecanización de la industria y de la agricultura. A finales del siglo
XVIII, la aparición de la máquina de hilar (inventada por el inglés Hargreaves en 1767), del
telar hidráulico (por Cartwright) y de la máquina desmontadora de algodón (por Whitney)
vino a sustituir el trabajo del hombre y su fuerza muscular del animal, e incluso de la rueda
hidráulica. Aunque eran máquinas grandes y pesadas, tenían superioridad increíble Sobre
los procesos manuales de producción de la época. La desmontadora de algodón procesaba
mil libras de algodón, mientras que en el mismo tiempo un esclavo procesaba solo cinco.
SEGUNDA FASE: la aplicación de la fuerza motriz a la industria. La fuerza elástica del
vapor descubierta por Dénis Papin en el siglo XVII, quedo sin paliación hasta 1776 cuando
Watt inventó la máquina de vapor. Con la aplicación del vapor a las maquinas se iniciaron
las grandes transformaciones en talleres, que se convirtieron en fábricas, así como en los
transportes, en las comunicaciones y en la agricultura.

TERCERA FASE: el desarrollo del sistema fabril. El artesano y su pequeño taller
desaparecieron para dar lugar al obrero, a las fábricas y a las industrias basadas en la
división del trabajo. Surgieron nuevas industrias en detrimento de la actividad rural. La
migración de masas humanas de las áreas agrícolas hacia las proximidades de las fábricas
provoca el crecimiento de las poblaciones urbanas.
CUARTA FASE: un espectacular desarrollo de los transportes y de las comunicaciones. La
navegación de vapor surgió con Robert Fulton, en los Estados Unidos, siendo
posteriormente sustituidas las ruedas propulsoras por hélices. La locomotora de vapor fue
perfeccionada por Stephenson. La primera vía férrea surgió en Inglaterra y después se
tendieron otras en Estados Unidos. Ese nuevo medio de transporte se propago
vertiginosamente. Otros medios de comunicación fueron apareciendo con rapidez
sorprendente: Morse inventó el telégrafo eléctrico, el sello postal surge en Inglaterra,
Graham Bell inventa el teléfono. Esbozaban ya los primeros síntomas del enorme
desarrollo económico social, tecnológico e industrial y las profundas transformaciones y
cambios que ocurrían con una velocidad gradualmente mayor.
Con todos esos aspectos se define, cada vez más, un considerable control capitalista sobre
casi todas las ramas de la actividad económica.
A partir de 1860, la revolución Industrial entró en una nueva fase, profundamente diferente
de la primera revolución industrial. Es la llamada segunda revolución industrial provocada
por tres acontecimientos importantes:
Desarrollo de nuevos procesos de fabricación del acero (1856)
Perfeccionamiento del Dinamo (1873)
Invención del motor de combustión interna (1873) por Daimler
Las principales características de la segunda revolución industrial son las siguientes:
1.- La sustitución del hierro por el acero como material industrial básico
2.- La sustitución del vapor por la electricidad y por los derivados del petróleo, como
principales fuentes de energía
3.- El desarrollo de las máquinas automáticas y un alto grado de especialización del trabajo.
4.- Las transformaciones radicales en los transportes y en las comunicaciones se mejora y
amplían las vías férreas. A partir de 180, Daimler y Benz construyen automóviles en
Alemania. Dunlop perfecciona el neumático en 1888 y Henry Ford inicia la producción de
su modelo "T" en 1908 en los Estados Unidos. En 1906, Santos Dumont hace la primera
experiencia con el avión.
5.- El desarrollo de nuevas formas de organización capitalista. Las empresas de socios
solidarios, formas típicas de organización comercial, cuyo capital proviene de las ganancias
obtenidas (capitalismo industrial) y que toman parte activa en la dirección de los negocios,
dieron lugar al llamado capitalismo financiero, que tiene cuatro características principales.
6.- La expansión de la industrialización hasta la Europa central y oriental y el extremo
oriente
CONSECUENCIAS DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL
La revolución industrial operó un cambio en los aspectos social, económico, político y del
estilo de vida de la humanidad, debido a la invención y la aplicación en gran escala de las
maquinas.
EN LO ECONÓMICO:

Se incrementó un alto grado de rendimiento del trabajo y se redujo el costo de
producción, lo que reporto un enorme crecimiento de las riquezas de las naciones
industrializadas.
 Se acumularon grandes capitales que dieron desarrollo a compañías y sociedades
anónimas.
 Se diseñaron, desarrollaron y perfeccionaron las vías de comunicación y los medios de
transporte, haciendo posible el intercambio entre las naciones.
 Se crearon las cámaras de comercio, los bancos, etc.
 Se desarrolla el sistema de rentas a crédito. Surgieron los métodos de publicidad y las
competencias comerciales.
 La artesanía y la manufactura no pudieron competir con la gran fábrica capitalista y
fueron desapareciendo paulatinamente.
 El modo de producción capitalista que se formó en el seno del feudal, había vencido
ahora todas las formas de economía pre capitalista, condenándolas a la ruina y el
hundimiento irremisible.
EN LO SOCIAL:
 Culminó el proceso de desaparición del campesino Inglés.
 Aparecieron las grandes ciudades, que se convirtieron en centros industriales. Es decir,
el abandono del campo y el aumento de la población de las ciudades.
 Cambió radicalmente la estructura profesional de la población: a cuenta de la población
agrícola se incrementó el número de personas ocupadas en las diferentes ramas de la
industria.
 La agudización de los problemas obreros y la organización de los trabajadores en
gremios, sindicatos, etc.
 La consecuencia principal de la revolución industrial fue la aparición de las dos clases
de la sociedad capitalista: La burguesía industrial y el proletariado fabril, es decir, los 2
grandes grupos sociales: capitalista y obrero.
 La aparición de doctrinas que alegan dar soluciones a los problemas sociales:
socialismo, socialismo utópico, y la social-democracia, etc.
 El desarrollo impetuoso de la economía acarreó un incremento del lujo y la riqueza de
la burguesía y a su vez, de la pobreza y la indigencia en las masas trabajadoras.
EN LO POLÍTICO:
 Afianzamiento político de la burguesía.
 El estado no interviene directamente como patrono en las actividades económicas, sino
que auspicia la industrialización y regula la legislación social a favor de los
trabajadores.
 La industria ocupó una situación predominante.
 Cambios en los modos de vida:
 La población se concentró en las ciudades con actividad industrial.
 La producción en serie abarató muchos artículos. Y así mejoraron las condiciones de
vida.
 El trabajo doméstico se hizo más corto, al incorporarse miles de mujeres al trabajo
industrial. Y las costumbres de la familia cambiaron a medida que las mujeres
comenzaron a trabajar fuera del hogar.

Desde 1810, Robert Owen difundió la idea de que la calidad del trabajo de un obrero tiene
una relación directamente proporcional con la calidad de vida del mismo, por lo que para
cualificar la producción de cada obrero, es indispensable brindar mejoras en las áreas de
salarios, vivienda, higiene y educación; prohibir del trabajo infantil y determinar una
cantidad máxima de horas de trabajo, de diez horas y media, para comenzar. Para 1817
formuló el objetivo de la jornada de ocho horas y acuñó el lema de ocho horas de trabajo,
ocho horas para vivir, ocho horas de descanso

Las ordenanzas
En la época moderna surge una legislación mercantil emanada del poder estatal. Cada
Estado se da sus normas que se aplican a toda la nación.

Se dictaron las llamadas ordenanzas, que reúnen las compilaciones de los usos comerciales
vigentes, recogidos, a su vez, del Derecho estatutario. Por ello, el Derecho comercial
contenido en las ordenanzas guarda similitud con el estatutario. Sigue siendo un Derecho
subjetivo, sólo aplicable a los comerciantes.
Lo que varía es el origen de las normas, que ahora son creadas por el poder público para
todo un Estado, sustituyendo los Derechos particulares creados para cada ciudad.
Paralelamente y gradualmente, van desapareciendo los tribunales particulares para cada
gremio, sustituidos por los Tribunales Estatales con jurisdicción comercial.
Entre las ordenanzas dictadas cabe destacar las ordenanzas francesas bajo el reinado de
Luis XIV que regulan el comercio terrestre (Ordonnance des marchands et négociantes, de
Savary, de 1673) y la navegación (Ordenanza de 1681). Debemos recordar especialmente
las Ordenanzas de Bilbao, sancionada por Felipe V, el 2 de diciembre 1737 y confirmadas
por Fernando VII el 27 de junio de 1814. Estas ordenanzas contenían 723 artículos que
abarcaban normas de Derecho comercial terrestre y marítimo. Fueron Derecho positivo en
nuestro país hasta la vigencia del Código de Comercio, esto es, hasta el 1 de julio de 1866.
Las ordenanzas son las precursoras de la codificación mercantil y su contenido fue fuente
de los códigos posteriormente sancionados. Las ordenanzas dictadas mantienen la

especialidad del Derecho comercial, que sigue siendo un Derecho subjetivo pero, también,
tienen la impronta de los nuevos hechos económicos y sociales.
Cabe señalar que se internacionaliza el comercio por los grandes descubrimientos y por la
formación de grandes empresas, aunque el Derecho comercial tiende a nacionalizarse. Ello
es consecuencia de la formación de los grandes Estados monárquicos. De manera que se
crean, en esta época, Derechos comerciales nacionales opuestos, por su origen a aquel
Derecho estatutario de ciudad y a aquel Derecho comercial interlocal de la Edad Moderna.

Conclusión
Edad Moderna viene marcada por la existencia de Estados nacionales creados sobre las
cenizas del feudalismo y que se transforma en capitalismo, los mercados se abren al
comercio, la ampliación de los límites geográficos facilita el desarrollo mencionado del
comercio y la nueva coyuntura política crea nuevos esquemas de relaciones sociales
Fue una época de cambios profundamente transcendentales para la humanidad, a través de
todos los descubrimientos, la edad moderna incorporo nuevos ámbitos a la historia con los
habitantes de los demás continentes. Gracias al comercio nuevos territorios.
Además del surgimiento de la burguesía, de su impacto, sus mejoras, inventos, productos y
actividades específicas. Llevaron a cabo increíbles impactos dentro de la edad moderna.
Con eso se implementa el comercio, de ella sale la peste negra, los productos
comercializados, las condiciones políticas, económicas y sociales.
Las influencias del descubrimiento de América, como consecuencia del descubrimiento se
desplaza el predominio del comercio del mar Mediterráneo hacia el Atlántico y se forman
importantes corrientes comerciales hacia las tierras descubiertas. Y lleva al desarrollo de las
sociedades anónimas, que eran para poder reunir los capitales requeridos para cubrir el
costo de empresas comerciales dirigidas a América.
Luego pasaron el perfeccionamiento del sistema monetario y desarrollo de los instrumentos
de crédito, las influencias del movimiento industrial y por ultimo las ordenanzas.

Bibliografía

https://es.wikipedia.org/wiki/Edad_Moderna
https://es.wikipedia.org/wiki/Burgues%C3%ADa
http://www.claseshistoria.com/movimientossociales/burguesia.htm
http://www.artehistoria.com/v2/contextos/6772.htm
https://juancarlosisla.wordpress.com/2011/07/11/el-comercio-europeo-en-el-sigloxviii-y-los-metales-preciosos/
http://comercioenlaedadmoderna.blogspot.com/2013/05/el-comercio-en-sigloxviii.html