You are on page 1of 3

La llamada Escuelita Zapatista, con la que el EZLN inicia una nueva

etapa de enlace con la sociedad, compartiendo su experiencia de 10
años de autogobierno.
Desde hace mucho tiempo, quizá desde los primeros años de su
aparición, cuando se conocieron sus primeras apuestas sociales con la
Convención Nacional Democrática de Aguascalientes, el Frente Zapatista
de Liberación Nacional, el Congreso Nacional Indigenista y La Otra
Campaña, los zapatistas no se lanzaban en una nueva apuesta de
estrechar lazos con las organizaciones sociales del país y compartir con
éstas la forma en que han resistido en sus territorios y la manera en que
han construido sus propias formas de organización y gobierno.
Parece casual, pero el mismo día que arrancaron las clases de la
Escuelita Zapatista con el curso de una semana titulado “La Libertad
según L@s Zapatistas” –con la asistencia de aproximadamente 2 mil
personas provenientes de distintas partes de México y otros países–, el
presidente Enrique Peña Nieto lanzó la principal apuesta de su gobierno:
la apertura de la producción de hidrocarburos y energía eléctrica –
considerados constitucionalmente propiedad de la nación– al capital
internacional.
Nuevamente pareciera que el reloj en Chiapas en sentido contrario al
tiempo político del gobierno federal, pues mientras los indígenas
zapatistas muestran a sus invitados las formas de autogobierno (ajenas
a las inercias del capitalismo neoliberal) con organizaciones colectivas
de producción en el campo para el auto sustento, el gobierno del PRI
convoca a los representantes del mercado internacional a apropiarse de
los recursos naturales estratégicos del país.
Dos concepciones diametralmente opuestas de ver y entender el
mundo. Una pensando en el bien comunitario, con gobiernos autónomos
y una autoridad máxima erigida desde la asamblea, y la otra una forma
de gobierno basada en los intereses de grupo con decisiones tomadas
desde las cúpulas del poder.
zapatistas han mantenido su apuesta de organización social y de
autogobierno sin recibir ningún presupuesto del gobierno estatal y
federal. Tienen sus propias escuelas, clínicas, proyectos de producción
colectivos, Juntas de Buen Gobierno y hasta bancos, que funcionan para
atender las necesidades básicas de educación, salud, seguridad y
solución de conflictos internos.
Pero las cosas no empezaron ahí, si no mucho antes, en el año 1983,
cuando un grupo guerrillero con raíces en los movimientos sociales
inconformes con la opresión del gobierno desde dos décadas anteriores

pues volvemos a las épocas en las que pretendemos estar en una situación perfecta. El sujeto político existe cuando decide existir. Zedillo firmó acuerdos poco respetados por las fuerzas armadas. alimentación. Fox los ignoró olímpicamente. el narcotráfico o los movimientos sociales. A lo largo de los 19 años de su aparición pública han hecho aportaciones relevantes a otras formas de hacer política. sólo empeoró la situación y Peña Nieto. Calderón. estos pierden su fuerza ante la opinión pública e invariablemente. ¿Qué mejor forma de debilitar a un movimiento que condenándolo al olvido? Es la forma más eficiente y barata para lograrlo. por su ignorancia total de la situación. pues en teoría esas son las cosas más básicas a las que cualquier ciudadano tendría acceso. eso es sobrevivir con un nivel de dificultada muchísimo más alto. Aquí es donde el EZLN se destaca entre tantos otros grupos. pierden también su credibilidad. Con el regreso del PRI se enfatiza esta última razón. con su Guerra Contra el Narco. simplemente los dejó fuera de su agenda política. educación. mucho menos guerrilleros. salud. Se existe como sujeto político sólo si se aparece en los medios. en la que no cabe la pobreza. democracia. Esta es el tipo de lecturas que condiciona una mirada entrenada en la lógica mediática que impera en la política liberal. el hambre. con prudencia. Tienen presencia en 17 estados del país y que ya son 42 comunidades autónomas dentro de Chiapas podría resultar contraproducente para la ya escasa credibilidad del gobierno. independencia. Los zapatistas lo llaman caminar en silencio. Esto es una tontería. pues al hacer que la población se olvide de la existencia de estos descarriados grupos. En cuanto a los indígenas del movimiento: Salinas los reprimió. pero estamos en México y no todos estamos muy bien parados ante la ley. llegando a contagiarse ellos mismos de estos pensamientos hasta desintegrar el grupo desde las entrañas. justicia y libertad.se internó en la salva Lacandona para incitar en los indígenas un espíritu de rebelión en contra de la falta de las que hoy en día. No parece una petición tan descabellada. . techo. es incluso peor ser indígena en México. pues no es cualquier cosa. No es el caminar en silencio la única aportación del zapatismo. pues han permanecido y evolucionado como lo ha hecho el resto de la sociedad con el paso de los años. aunque ya no directamente hacia el gobierno. siguen siendo sus razones de lucha: tierra. trabajo.

no hay cobro abusivo de impuestos. es la congruencia entre el decir y el hacer. Son las enseñanzas del zapatismo. llámese Carlos Salinas. no sin contradicciones. poco a poco. no hay gobernantes que toman decisiones unipersonales que afectan a la mayoría. Felipe Calderón.Una muy importante. El EZLN. en contraste con el estruendo de un sistema político liberal que se cae a pedazos porque la mayoría de la gente ya no cree en el. anuncia cada uno de sus pasos en una declaración pública que puede ser verificable. Más allá de esas formas de hacer política. se encuentra un proceso de construcción de autonomía que puede considerarse uno de los ejercicios más consolidados en la historia de las luchas por el cambio social. en cambio. . y esto en sí mismo es más radical que cualquier discurso revolucionario. Lula da Silva o Mariano Rajoy. los zapatistas han ido construyendo en sus comunidades relaciones sociales y políticas en donde no hay partidos políticos. Enrique Peña Nieto o Barak Obama. Mentirle a la población es una de las “cualidades” de todo político profesional que se respete. no hay clase política profesional. No es poco para comunidades que cuando se alzaron en armas en 1994 declararon que preferían morir luchando que morir por enfermedades curables. La política liberal está llena de candidatos que dicen una cosa en campaña y hacen otra en el gobierno. Pues resulta que en silencio. no hay campañas electorales despilfarradoras.