El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura

hidráulica temprana, en la cuenca media del río candelaria, campeche

Ulises Chávez
qualanqui@gmail.com

EL CAMBIO CLIMATICO Y SU PROBABLE INFLUENCIA EN LA CONSTRUCCIÓN DE OBRAS DE INFRAESTRUCTURA
HIDRAULICA TEMPRANA, EN LA CUENCA MEDIA DEL RIO CANDELARIA, CAMPECHE
INTRODUCCION
Desde su origen en el siglo XIX, el principal objetivo de la arqueología ha sido poder reconstruir los modos de vida de
las sociedades antiguas a partir de sus restos materiales. Nuestro interés para elaborar una clara imagen de cómo vivieron las
personas entre sí, y del cómo explotaron su medio ambiente las sociedades en el pasado ha sido en gran medida el motor que
ha impulsado nuestras investigaciones.
Aunado al ¿cómo?, también está el ¿por qué?; él porqué de sus patrones de conducta y del porqué sus patrones de
conducta y su cultura material se formaron de la forma en que lo hicieron y no de otra manera. En otras palabras, nuestro mayor
interés como arqueólogos y científicos sociales no se centra sólo en “entender” a la cultura per sé por medio de la clasificación
arbitraria de los elementos materiales que entendemos, la componen; sino además, de comprender y estudiar el cambio
cultural, y cómo éste se construye a lo largo del tiempo en el que una sociedad específica se desarrolla y transforma. Sus
transformaciones, son las pautas que los arqueólogos estudiamos para entender los mecanismos de adaptación y
transformación de esa misma sociedades frente a otras, y frente a su medio natural (y de las transformaciones a su entorno
geográfico), cuya dependencia ha sido primordial e intrínseca en el desarrollo humano.
En este sentido, una de las incógnitas más difíciles de estudiar empíricamente ha sido la satisfacción de las
necesidades alimenticias entre las sociedades antiguas durante el tiempo en qué estas se desarrollaron; el impacto causado
sobre su medio ambiente; de qué formas pudieron enfrentar épocas de crisis (sociales o ambientales); y del cómo, frente a
factores de cambio diversos y drásticos, sucumbieron bajo el peso que implicó la satisfacción de dichas necesidades. Dicha
dificultad para acercarse a estas cuestiones ha sido en parte a que la arqueología por si misma necesita de otras ciencias; en
este sentido, el poder ser interdisciplinario y trabajar o aprender las metodologías propias de otras ciencias, nos ha permitido
abordar problemáticas que bajo el enfoque de la arqueología tradicional nos seria imposible.
La cuenca media del río Candelaria al sur del actual estado de Campeche, es un territorio en el que históricamente se
ubicó la importante provincia Chontal 1 de Acalán; su capital Itzamkanac fue una de las capitales más poderosas en el Área
Maya durante el Posclásico Tardío, y controló una parte vital del importante circuito comercial entre las Tierras Bajas Centrales,
el Caribe y la costa del Golfo. A lo largo de la cuenca del río Candelaria florecieron importantes ciudades mayas, cuya
importancia y fortaleza en su época de mayor apogeo pueden verse actualmente reflejadas en la monumentalidad de sus
edificios, en la extensión de sus asentamientos, y en la continuidad de sus ocupaciones humanas; algunas fechadas desde al
menos el periodo Preclásico Medio (800 a.C.-400 a.C.), hace ya más de 2,500 años. Los datos más conservadores sobre su
población, tomando en cuenta cálculos hechos a partir del estudio en el patrón de asentamiento de algunos sitios, y en el
número de personas registradas en varios censos realizados a mediados del siglo XVI y principios del siglo XVII, sugieren que
las poblaciones fluctuaron en cantidades que podrían oscilar desde al menos unos cuantos miles, hasta decenas de miles de

1

Chontal es como comúnmente se le conoce a la lengua maya que se habla todavía hoy en algunas partes del sureste mexicano. En el pasado, este
grupo lingüístico ocupaba las regiones que actualmente forman parte toda la línea costera desde Tabasco hasta Champotón en Campeche; hacia el
sur, ocupaban casi toda la cuenca del río Candelaria y hasta la sierra de los Cimatanes. Actualmente, en Tabasco, este lenguaje se habla aun en
los municipios de Nacajuca, Cunduacan, Huimanguillo y Centla. Antiguamente, en las fuentes históricas, y aun hoy entre los indígenas modernos
el nombre propio para denominar esta legua es el de Yokot´an (singular), y el vocablo Yokot´an´ob, que en plural designa a los diversos grupos
sociales hablantes del mismo lenguaje. Chontal fue un término acuñado por los aztecas y perpetuado por los españoles que significa extranjero.
De ahora en adelante en este texto cualquier referencia a los grupos chontales, seria con el nombre propio que ellos mismos usan para designarse;
Yokot´an´ob.

1

El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura
hidráulica temprana, en la cuenca media del río candelaria, campeche

Ulises Chávez
qualanqui@gmail.com

personas a lo largo de diferentes periodos en toda la región. De acuerdo a varios autores, existieron épocas de fluctuaciones
ambientales que tuvieron como consecuencia inmediata variaciones demográficas a lo largo de diferentes épocas; esto se
refleja en la cultura material de todos los sitios registrados en la región, los cuales presentan alteraciones en el tamaño y
densidad de sus ocupaciones a lo largo de diversos periodos en el tiempo.
Estudios recientes revelan que en el Área Maya –como en el resto del mundo- el clima ha fluctuado de manera
continua y constante durante los últimos 4,000 años; existe una correlación razonable entre cambios ambientales y cambios
culturales, percibidos a través de las secuencias arqueológicas establecidas para diversos sitios. Dichas fluctuaciones
estuvieron estrechamente relacionadas con cambios en la cobertura vegetal. El aumento y descenso en la temperatura y
precipitación media-anual, y la adaptabilidad socio/cultural a las fluctuaciones ambientales fueron en conjunto, los elementos
modeladores del paisaje y transformadores del medio ambiente.
Aunque podría ser difícil estudiar la magnitud del esfuerzo requerido para cubrir las necesidades de las ciudades
mayas de la cuenca media y alta del Candelaria en época prehispánica, si se puede inferir de manera indirecta el impacto
medioambiental producido para ello. La identificación de los restos de impresionantes obras de infraestructura hidráulica,
conocidas en la actualidad cómo “campos levantados”, y que ocupan grandes extensiones de las zonas inundables y bajos de la
cuenca media del río Candelaria, reflejan la inversión de grandes cantidades de tiempo y potencial humano para su elaboración;
que sin lugar a dudas, transformaron el paisaje circunvecino, y produjeron en la mente de los mayas de la época un cambio en
la percepción de su entorno.
Hablar sobre el origen y uso de dichos campos levantados, es hasta cierto punto contribuir de manera especulativa a
una problemática que debe de sobrepasar los supuestos y contribuir con datos. No se intenta poner en duda la naturaleza de su
origen, del cual sabemos hoy, es cultura; sino responder desde la interdisciplinariedad científica preguntas relacionadas con la
naturaleza de sus posibles usos. Para que sirvieron? –sí fueron estos utilizados para la agricultura u otras actividades
económicas-, es algo que a ciencia cierta no sabemos, ya que no se han realizado los estudios palinológicos que puedan arrojar
evidencia directa de su posible uso y funcionamiento.
De la misma manera no conocemos su temporalidad desde una perspectiva diacrónica. A pesar de contar con fechas
aisladas que bien han funcionado como indicador preciso de un momento especifico, no tenemos un marco de referencia
temporal capaz de respaldar y complementar la información proveniente de las secuencias cerámicas de por lo menos un gran
sitio arqueológico en el área: El Tigre; ocupado desde al menos el Preclásico Medio (800 a.C.) y que de acuerdo con algunos
autores, ha sido identificado con la Itzamkanac de las fuentes históricas, la capital Yokot´an ´ob de la provincia de Acalán,
descrita por Bernal Díaz y Hernán Cortés a mediados del siglo XVI. Por lo que en conjunto y en teoría, al efectuarse los estudios
pertinentes los campos levantados podrían potencialmente arrojar una temporalidad sobre su uso de más de 2,000 años.
Una cosa es clara, estas obras hidráulicas debieron ser de gran importancia para las poblaciones que las produjeron.
Poder invertir el tiempo y el esfuerzo para ello debió de conducirse como parte de uno o varios proyectos urbanos de gran
envergadura, que transformaron cualitativamente la manera del cómo las sociedades se organizaron en torno a ellas. El
impacto de su construcción no sólo transformó el paisaje de una manera contundente, sino también las mentalidades de
quienes las construyeron, usaron y posteriormente abandonaron. Si bien a la fecha no hemos entendido en su totalidad la
función de estos espacios y de su impacto producido en la naturaleza y la geografía, es claro que el área y las poblaciones que
ocupan y ocuparon la cuenca media del río Candelaria no han sido las mismas antes o después de la construcción de estas
impresionantes transformaciones eco-culturales.

2

El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura
hidráulica temprana, en la cuenca media del río candelaria, campeche

Ulises Chávez
qualanqui@gmail.com

MEDIO AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO EN EL ÁREA MAYA
Los estudios medioambientales en el Área Maya han adquirido gran importancia e interés entre los arqueólogos en
años recientes (Gunn et al. 2002a). El poder incluir dentro de los estudios culturales una dimensión ambiental-regional, ha
contribuido con un mejor conocimiento de los mecanismos para el desarrollo del cambio cultural en las sociedades
prehispánicas. Queda claro así, que ninguna sociedad, antigua o moderna, ha vivido al margen de su medio ambiente. Si bien la
idea de un determinismo ambiental pone en tela de juicio la capacidad de las sociedades para adaptarse exitosamente a su
medio, no podemos negar la influencia que ejerce el medio circundante en las sociedades. Lejos de ser un elemento estático del
cual no se desprendía ninguna relación con el hombre, ahora sabemos que en buena medida nuestro desarrollo como especie
ha estado vinculado directamente a las dinámicas medioambientales.
En la actualidad, la arqueología ya no trata solo de diferenciar los momentos de cambio en las culturas arqueológicas,
sino de entender sus procesos; que los produjo, cómo se produjeron y cuales fueron las consecuencias de ello. Vistos desde el
registro arqueológico estos eventos se materializan como la identificación de las etapas y los grados (densidad) en las
ocupaciones de uno o varios sitios en una región particular.
El asumir la total dependencia del hombre frente al medio ambiente fuera de promover un determinismo ecológico, ha
permitido explorar cuestiones relacionadas con la respuesta social a momentos de cambio en la conformación de sus dinámicas
eco-socio-culturales; cómo lo son por ejemplo, el desarrollo y caída de ciudades en el Área Maya, y en el mundo entero. Autores
como William R. Thompson y Jared Diamond (Thompson 2006: 163; Diamond 2005: 33) han enfatizado que ponderar los
factores climáticos dentro de las dinámicas sociales no equivale a argumentar un determinismo ambiental en el desarrollo de las
sociedades, ya que del cómo las sociedades se organicen (y no de meramente un evento ecológico) depende su éxito o fracaso
para prevalecer a través del tiempo. Haciendo caso de un concepto teórico como el de Sistema, varios investigadores han
llegado a suponer eventos macro regionales (tal es el caso de los ambientales) como los causantes de cambios micro
regionales (cambios sociales con secuelas materiales) y viceversa.
Las presiones sobre los recursos en época de variaciones climáticas, y el desarrollo de sistemas de producción
intensiva en épocas de desarrollo o decadencia sociales, son ahora temas de necesaria exploración cuando se trata de entablar
una relación entre cambio y continuidad cultural en el Área Maya durante época prehispánica. Esto a generado que en la
actualidad la tendencia de mayor popularidad para explicar el “colapso” de la civilización maya ha sido la variabilidad climática,
cómo el factor detonante de lo que eventualmente fueron cambios severos en la conformación social y política de las
sociedades mayas (véase por ejemplo Richardson 2000). Estudiar la variabilidad en la relación clima/hombre/sociedad desde
los espacios locales, a podido ofrecer en conjunto con los resultados obtenidos en otras áreas; una imagen integral de las
consecuencias regionales generadas por el medio ambiente en el Área Maya y otras regiones en el mundo, y en particular con
los cambios en los medios y modos de subsistencia cómo respuesta social inmediata.
Existe evidencia de una variabilidad climática en toda el Área Maya desde hace más de 26,000 años, en la que ha
habido una tendencia al aumento/descenso de temperatura y humedad ambiental (Leyden 2002; Gunn et al. 2000, 2002;
Hansen et al. 2002). Leyden (2002) por medio del análisis de palinomórfos extraídos a partir de núcleos de sedimentos en las
tierras bajas centrales, encontró que las mejores condiciones ambientales para los asentamientos humanos en el Área Maya
ocurrieron hacia el 500 a.C., justo entre la transición entre el Preclásico Medio y el Preclásico Tardío, cuando de acuerdo a la
evidencia arqueológica disponible en el Peten Central, se sucedió un gran desarrollo social y urbano en el área. De acuerdo a
esta autora existió una ambivalencia en la variabilidad climatológica, ayudada además por el factor humano durante todo el

3

en la cuenca media del río candelaria. la cual tendió a disminuir (Brener et al. 2006).C. y hasta el 2. supuesto como el aumento en las perturbaciones agrícolas de los suelos.) (Hansen et al.C. se realizó la extracción de una serie de núcleos de sedimentos.C.. La alta taza de deforestación y consumo de recursos naturales por parte de las crecientes urbes mayas. ubicado ligeramente hacia el suroeste de la cuenca de El Mirador. Estas variaciones alteraron la producción de ozono en la atmósfera e incidieron directamente sobre la cantidad de nubosidad y precipitación pluvial.C. oscilando de húmedo a seco con continuos periodos de sequías que de acuerdo a los expertos.600 a. retardando en conjunto la regeneración de grandes áreas deforestadas (Leyden 2002:98). sentó las condiciones ambientales capaces de permitir a los primeros habitantes aprovechar los 4 . desde por lo menos el 6.. se sucedieron de manera regular en ciclos de 206 años a causa de variaciones solares. llevó a la erosión de los suelos. que los primeros asentamientos humanos sedentarios en el Área Maya fueron capaces de explotar sistemáticamente las tierras aluviales.600 a. con una taza demográfica relativamente estable en la Península.) y Preclásico Tardío (400 a.500 a. 2006). Nalda 2006). Nalda et la. Toda esta área ocupa una superficie principalmente dominada por pantanos. encausándose hacia el desarrollo de los primeros sistemas intensivos de producción agrícola (Neft et al.C. por lo que los medios y modos de subsistencia entre los mayas de esta región pudieron perdurar a través de relativamente largos periodos de tiempo. caracterizada por la falta de fuentes de agua superficiales.-200d. y 1.000 años.000 a.C. interpretado como el momento en que las sociedades incipientes se establecieron sobre una base agrícola de domesticación de cultivos. Al parecer el mejoramiento de las condiciones ambientales logró acelerar la domesticación de cultivos.C al 400a. En el lago Puerto Arturo. produciéndose un estado de continua sequía. Esto contribuyó a acelerar las condiciones socio-ambientales predominantes durante el Clásico Tardío/Clásico Terminal en el Peten Central y áreas circunvecinas. proporcionando el registro de variaciones ambientales que presentaban condiciones más húmedas y cálidas hace 8. sugieren que las variaciones climáticas pudieron agudizarse en los últimos 2.com periodo Clásico.C. Hansen 2002.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. preparando en Conjunto el escenario geopolítico para lo que eventualmente los arqueólogos hemos identificado como el “Colapso Clásico Maya” (Demarest 2004. 2000).C. 2002).). y un aumento acelerado en la presencia de polen asociado con pastos y yerbas (similares a las condiciones de acahual). El análisis de polen en núcleos provenientes de la cuenca de El Mirador.C.000 d. en el Peten Guatemalteco. un fuerte cambio climático que implicó el aumento en la humedad y la temperatura. Eventualmente. al norte del Peten Guatemalteco (Whal et al. Fue aquí donde se desarrolló una compleja red de ciudades tempranas. Whal et al. 2002: 141). sino también por los antropogénicos. en lo que fueron los periodos Preclásico Medio (800-400 d.400 a. ya que la selva no solo fue severamente afectada por factores climáticos. Algunos autores piensan que fue hacia el 4. (Wahl et al. la flora de la península de Yucatán parece que fue mucho más resistente a las condiciones ambientales secas. 2005). A este respecto. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. como ríos o lagos (Puleston y Stavrakis 1973. 2002). información paleolimnológica proveniente de Punta Laguna y Laguna Chinchacanab al norte de la península de Yucatán (Brener et al. Hansen et al. y las llanuras de inundación de varios sistemas fluviales en el Área Maya (Puleston y Stavrakis 1973). Su construcción implicó el desarrollo de tecnología agrícola muy innovadora para su época en el manejo de los recursos. se caracterizó por una reducción en la variabilidad polínica de los bosques tropicales. 2006) mostró que hacia el 2. pero no tan alta como aquella del Peten Central en época Clásica (Dahlin 2002. hubo evidencia polínica de una reducción en la cubierta forestal y la aparición de polen de maíz (Zea mays). éste manejo y control de zonas inundables en regiones fluviales alentaron la posterior migración y establecimiento hacia tierras de “bajos” y pantanos hacia el área del Peten Central.600 años. sin embargo durante el periodo Preclásico Medio (800a. Este tipo de comportamiento ecológico pudo haber sido recurrente a lo largo del Área Maya durante distintas épocas con distintos resultados.C. El periodo entre 1. 2002. en comparación con aquellas presentes en época actual.

Al mismo tiempo. hasta el 200 d. aunado a un nuevo cambio climático con condiciones más secas y frías. se detectó un cambio muy drástico en la cultura material.P. El análisis de muestras de suelo provenientes de un pozo estratigráfico. interpretado como la introducción de nuevos grupos humanos que presionaron a las viejas poblaciones. El gradual aumento en las perturbaciones antropogénicas en el área presentó una drástica caída hacia el 1. Arqueológicamente este fue un periodo caracterizado por un vacío en la ocupación humana en áreas del Peten Central así cómo de las Tierras Bajas Noroccidentales.C. registrando 3 periodos de variabilidad climática: El primero coincide con el abandono de muchos sitios Preclásicos y con el hiato demográfico del Clásico Temprano. El estrés climatológico y la degradación ambiental por factores antropogénicos. y con el comienzo de lo que se ha conocido como el “Hiato Maya”. hasta el 1. por medio de canales y zanjas. y el 900 d. en Belice (Webster et al.C. que de acuerdo a fuentes etnográficas en la actualidad. arrojaron una secuencia de 3. Aunque para la fecha en que su artículo fue publicado (2002) no se habían obtenido el análisis completo de los núcleos de sedimentos.C.C. están fuertemente relacionados con el colapso sociopolítico y económico de toda el área. y su correlación con un núcleo de sedimentos tomado del lago Amatitlán.C. 2007). Esta explotación de zonas de bajos se debió a que en la cuenca de Calakmul se sucedió una serie de cambios climáticos que posiblemente afectaron el abastecimiento natural de agua (tras una reducción en la época de lluvias). presentó las variaciones climáticas más drásticas (este periodo duró desde el 750 d. interpretadas como el periodo de sequías más severo que ha sufrido el Área Maya 5 . poco después de comenzado el periodo Clásico Temprano. ya se había logrado inferir el nivel del impacto antropogénico a partir de la cultura material recuperada en el sitio.C. en la cuenca media del río candelaria. el cual coincide sugerentemente con el abandono de los grandes sitios del Preclásico hacia la cuenca de El Mirador. por lo que el objetivo de ese proyecto fue responder a la pregunta de sí Kaminaljuyú fue abandonado por factores puramente climáticos o antropogénicos.135 d. entre el 700 d. la zona de bajos comenzó a ser utilizada para la obtención de agua. Popenoe de Hatch y su equipo entonces se preguntaron él porqué de su ocaso sí contaban con una red hidráulica-agrícola capaz de mantener un crecimiento demográfico estable.com recursos disponibles en los pantanos para abastecer sus crecientes ciudades.).C. El segundo. Chávez 2005: 141). datos obtenidos a partir del análisis por técnicas de termoluminiscencia e isótopos estables de Carbono y Oxigeno de una estalagmita proveniente de Macal Chas.C.C.C. habría de provocar el abandono de este y otros sitios cercanos.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. El sitio arqueológico de Kaminaljuyú en el Altiplano Guatemalteco. obligándolas a abandonar el sitio.C. (cerca del 200 d. Parte de su crecimiento y su poder se debió a que Kaminaljuyú mantenía una economía agrícola basada en un sistema intensivo de producción a partir del aprovechamiento de una red de canales (cuyo uso se ha fechado desde el 700 a.800 A. y el desarrollo de una complejidad social en el Área Maya desde el 25 d. (Benavides 2001a: 112. hasta el 900 d. y el lento deslave de arcilla desde terrenos más altos qué cubrieron las fuentes de lodo utilizadas en el sistema de terrazas. (Popenoe de Hatch et al. Estos cambios climáticos se manifestaron como una serie de sequías. ha sido interpretado como el centro urbano de mayor importancia durante el Preclásico Medio y Tardío en Tierras Altas.300 años de constantes cambios climáticos.). desde el año 1000 a. 2002b) hacia el 200 d..C. al menos desde el 250 al 700 d. Webster y su equipo estudiaron el proceso del crecimiento demográfico constante. lo que se ha interpretado como una reducción en la taza demográfica o la presencia de asentamientos pobres.C. 2002). pudieron ser administradas por toda la sociedad dependiente en labores sociales comunales. En la cuenca de Calakmul (Gunn et al. los mayas transportaron enormes cantidades de lodo desde los pantanos para el establecimiento de terrazas agrícolas en el centro cívico de Nakbe. hasta el día de hoy en el Oeste de Belice. (2002). De acuerdo a Hansen et al. Posteriormente. Vargas 2001. Hacia el año 100 d. Con este hecho. un aumento en la taza de deforestación. desde el 1225 a.). coincidió el abandono del sistema hidráulico. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail.C. pudo sugerir la doble intervención tanto del medio ambiente y de factores sociales.C. hasta el 200 d.

(Neff et al. y fue tal vez por medio de esta proliferación.000 años. Otra fuente de evidencia de este aumento/descenso de temperatura y humedad del medio ambiente (Johnson et al. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Los autores lograron aislar tres componentes polínicos en un periodo de 2. absorción atómica y pH.). y el aumento en la presencia de polen de maíz en distintas áreas del Pacifico Guatemalteco 1. canales). materia orgánica. Dichas variaciones se dejaron sentir en la forma de un declive abrupto tanto en demografía. donde análisis isotópicos de Carbono en los suelos próximos a la Laguneta Lacandona muestran un cambio en la vegetación.). Laguneta Lacandona en Guatemala. con lo que lograron retrasar el proceso de erosión (Webster et al. periodo en el cual muchos sitios de las Tierras Bajas fueron abandonados.500 años. por lo que la idea de qué los seres humanos han actuado cómo el mayor agente del cambio en el uso de los suelos en los últimos 3. La presencia más temprana de polen Zea mays coincide temporalmente con los indicios mas claros de presencia humana en el área.. Hacia su segundo horizonte polínico (1. en otros.000 años hubo un cambio en las plantas receptoras de C3 (algunas especie de pastos) a plantas de C4 (cómo el maíz y otras plantas tropicales). Entonces el nuevo agente de cambio pudo ser la variabilidad climática. Islebe y Sánchez (2002). presentó una variabilidad en la alternancia de los suelos con contenido de C3 a C4 en los últimos 3.500 A. el Clásico Tardío/Terminal y en las ultimas décadas del siglo XX. 2000). han mostrado evidencia de las ocupaciones más tempranas relacionadas con momentos de cambio ambiental hacia más o menos 3. se logró determinar que los suelos en las Tierras Bajas Centrales presentaron una paulatina degradación que se agudizó durante el Preclásico Tardío. hace aproximadamente 9.P. campos levantados. espectrometría de plasma. En sitios como Cancuen en Guatemala.C.500 al 1. La toma de 12 columnas de sedimentos en 9 localidades de las Tierras Bajas del Pacifico Guatemalteco. que los ancestros del maíz moderno lograron ser domesticados para convertirse en plantas cultivables. Este periodo también coincide con las fechas del Clásico Tardío (600-800 d. y coincide con los primero datos etnohistóricos que dan cuenta del abandono de ciudades como Chichen Itzá y luego Mayapán.000 años después. que contribuyó con el desgaste del suelo haciendo insostenible cualquier tipo de producción agrícola intensiva. y que coincide con el colapso del periodo Clásico Tardío-Terminal en casi toda el Área Maya. los grandes eventos de erosión en los suelos fueron los agentes causantes de su abandono (Mansky y Dunning 2004). Las plantas de C4 comenzaron a dominar el paisaje debido al cambio climático. producción material y desarrollo social en diversos sitios del Área Maya. El tercer periodo esta fechado hacia 1.. trabajaron con núcleos provenientes de sedimentos recuperados en un sistema de Manglares para conocer cómo dicho sistema ha variado en el tiempo. y ha mostrado variaciones de recuperación en la taza humedad media anual.C. entre la frontera con México y El Salvador. En el área de Blue Creek Belice. en la cuenca media del río candelaria.500 años.000 años es extremo sugerente (Beach et al. el cual presentó en general un ambiente mucho más húmedo que fue secándose con el tiempo.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. proviene de la Cuenca Media/Alta del Usumacinta. lo que sugiere la posibilidad del uso del suelo para la producción agrícola en el área durante época prehispánica.000 años. coincide con la presencia más temprana de cerámica en esta 6 . 2006). 2006). Su primer horizonte polínico ocupó las fechas que van del 2.400 d. Por medio del análisis en el contenido de Carbono en el suelo.500 a.P. estudios en el impacto de la agricultura y la erosión de los suelos de las Tierras Bajas Centrales proporcionaron información concerniente a 3 grandes eventos en la degradación de los suelo en los últimos 2. lo que significó una nueva sucesión de especies botánicas de climas más húmedos hacia climas más secos.com en los últimos 3. sucedió una reducción abrupta en la humedad. 2006: 176). Finalmente su tercer horizonte polínico comprende los últimos 1000 años. 2006).500-1.C. En la costa sur de Quintana Roo México.200 A. los episodios de degradación de suelo fueron controlados por medio de la realización de obras hidráulicas y de retención de suelos fértiles (terrazas. y Cancuen Guatemala (Beach et al. tamaño de partículas por medio del uso de pipeta. como en caso de Copán y de muchos de los sitios alrededor de los lagos en el Peten Central.

constantes movimientos demográficos. y no provienen de un solo lugar. 2004. para finalmente afectar a las Tierras Bajas del Norte. en la cuenca oceánica Cariaco en Venezuela. debido a la amplia diversidad de recursos no agrícolas que complementaban su dieta y que pudieron no haber sido afectados por los grandes eventos de sequías durante el Clásico Tardío. 2004. Ringle et al. manifestada como el desarrollo floreciente de nuevos estilos y nuevas formas de complejas organizaciones políticas como respuesta al rápido cambio ambiental. Christopher y Pyburn 2004. En contraste. arrojaron datos sobre una variabilidad climática que coincide en tiempo y condiciones ambientales con los eventos climáticos de mayor impacto en el Area Maya. y que invariablemente habrían de incluirse en la dinámica ambiental del cambio climático. 7 . no es propio del Área Maya sino de Sudamérica (y el cual se ha sugerido como una de las causas para la desaparición de varias culturas andinas desde época prehispánica). Dicho fenómeno. generando con ello un ambiente sociopolítico de crisis ambivalentes. Cobos 2004) (Casualmente. entonces el proceso de regulación ambiental experimentado en el Área Maya podría ser en realidad una secuela a nivel regional de eventos meteorológicos de mayor impacto hacia otras áreas del mundo. Autores como Robichaux (2002) sugieren que durante el periodo del Colapso Maya. la domesticación de plantas cultivables. los mayas de las Tierras Bajas del Norte. tal y como sucedió hacia el área Puuc (Michelet et al. sino más bien se presentan como una serie de “olas expansivas” que no fueron sino eventos migratorios por todas partes hacia y desde las Tierras Bajas del Pacifico. no experimentaron un ocaso tan dramático como los mayas de las Tierras Bajas Centrales o del Sur. De acuerdo a Neff y sus colegas (et al.) de la sequía máxima. 910 d. 2004. 860.C. 2005). Ashmore et al.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. no se sucedieron de forma continua. lo que se ha interpretado como el colapso de su civilización (Valdes y Fahsen 2004. las fechas y el periodo en el cual los peores eventos de sequía se sucedieron. Fechas especificas (760. la desestabilidad social en un área pudo significar la estabilidad de otra. la precisión con que se realizó el análisis de su secuencia temporal. sí es probable que las variaciones locales pueden tener secuelas hacia regiones circunvecinas. sino mas bien una serie de eventos regionales que forzaron migraciones masivas hacia zonas menos afectadas en un determinado momento. Robichaux propuso que el Colapso del Clásico no fue un solo evento de larga duración que devastó al Área Maya. 810. proyectan un periodo de 200 años que oscila entre 750 y el 950 d. 2004. siguen de cerca las últimas fechas registradas en las estelas mayas de diferentes sitios a lo largo y ancho de todas las Tierras Bajas. A este respecto se tiene fuerte evidencia que apoya la idea de regiones climáticas (Haug et al. como por ejemplo El Niño (Messenger 2002). Braswell et al. caracterizado culturalmente por un cese casi total en la producción de las expresiones materiales de casi todos los sitios de las Tierras Bajas Mayas. Hammond y Tourtellot 2004. De acuerdo a Dahlin (2002). crecimientos urbanos acelerados.com región. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. de profundidad sobre el nivel del mar. análisis de titanio (Ti) en núcleos de sedimentos tomados por el Ocean Drilling Program (ODP) y localizados a 893 m. y aunque su impacto en regiones tan distantes del Área Maya no podría tener efectos colaterales. luego hacia el Sureste y Centro. 2006). Más aun. las variaciones climáticas comenzaron primero hacia el Suroeste de las Tierras Bajas Mayas. con periodos intermedios entre sequía y sequía de aproximadamente 50 años (+/-4 años).C. 2003). Wester et al. Si la variabilidad climática se manifiesta como una serie de reacciones ambientales estrechamente relacionadas dentro de un sistema global (lo que explica muy bien el llamado “efecto mariposa” dentro de la climatología). el desarrollo de la agricultura extensiva/intensiva y la presencia de cerámica como elementos claros del proceso de sedentarización durante el Formativo Temprano. proporcionó 3 fechas en lo que los autores denominaron cómo el mayor de los eventos multi sequía de los últimos milenios. Los arqueólogos del área maya conocemos este periodo como Clásico Terminal. y el abrupto abandono de sitios y regiones enteras. en la cuenca media del río candelaria.

han estado directamente vinculados a los cambios ambientales presentes a lo largo de la historia de los homínidos. 2000: 232). para estos autores el uso de un modelo de Ensayo-Proyección y Variabilidad puede ser más que útil para estimar efectos ambientales a escalas regionales. alterando no solo la cantidad de nutrientes arrastrados por el agua. redirigiendo el patrón de asentamiento hacia nuevas regiones antes abandonadas. y que ahora gozaban de una posición privilegiada para su desarrollo (Salazar 2003a y 2003b. 2000). pero cabe la posibilidad de conocer las variaciones limites entre climas a corto plazo. Krynine 1939: 7). Tomando en cuenta que la distribución del agua durante las diferentes épocas del año no es la misma. 1969:99-100. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. 2006). muchos sitios tempranos con fuertes componentes lacustres o fluviales. En algunos casos. Chávez 2006). Reading 1986:198. como aquellos registrados recientemente y que han afectado terriblemente a decenas de miles de habitantes durante las inundaciones en 1999 y 2006. En la región del río Candelaria. Canales. 2003b. la cantidad de agua disponible es el factor clave de la densidad demográfica así como de otros factores bioculturales directamente ligados al desarrollo urbano (Gunn et al. Mucho del patrón de asentamiento en las Tierras Bajas de Tabasco obedece además a su accesibilidad a fuentes de agua. y ascenso y descenso en el aporte de los ríos. ocasionando el cambio de curso en algunos de los ríos y produciendo el abandono humano hacia nuevas áreas económicamente estratégicas. y la topografía. por lo tanto los cambios de rumbo en nuestra adaptación y evolución como especie. sino también la reconfiguración de algunas de las cuencas hidrológicas más importantes de las Tierras Bajas Noroccidentales (Salazar 2003a. Al parecer. 1995. 2000: 225). afluentes y arroyos se secaron. 2000) han hecho la advertencia de que las condiciones climáticas pasadas pueden no tener paralelos en el presente.com Si la variabilidad climática en las Tierras Bajas Mayas fue tan continua y ambivalente. y de acuerdo a un análisis en el patrón de asentamiento de las planicies costeras de Tabasco. obras de infraestructura hidráulica desviaron los cauces de los ríos. sitios enteros pudieron verse beneficiados o afectados por enormes episodios de inundaciones. El Ensayo por si mismo representa la memoria ambiental de las sociedades. cambiando los ríos sus cursos debido a la relación entre el ascenso/descenso en el aporte de agua. 8 . La variabilidad en el aporte de agua en los ríos. Gunn y sus colegas (et al. hacia los momentos de cambio climático/ecológico/sociales. se localizan en aparentes zonas tierra adentro y alejados de los ríos. De acuerdo a Gunn y su equipo. estos autores (Gunn et al. el cual posee su propia marca en la temperatura media-anual de la troposfera. sino contribuyendo a cambios en la conformación geomorfológica del terreno. su impacto pudo implicar no solo el aumento y reducción de precipitación pluvial y la temperatura. Chávez 2005. Salazar y Chávez 2005.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. y ésta controla la producción biológica de las poblaciones humanas. mientras que la Proyección se muestra como una variable que consta del clima regional. De acuerdo a la dinámica geomorfológica de las Tierras Bajas de Tabasco. Si entonces las predicciones proyectadas hacia el pasado están basadas en una serie limitada de factores con distintos órdenes. al sostener que los humanos contamos con: una “memoria” de adaptación al medio ambiente desde el Pleistoceno. a partir del uso de las mediciones sistemáticas y 2 El concepto de Ecotono comprende la transición entre áreas ecológicas diversas. siendo los humanos la respuesta a cómo los primates se adaptaron a condiciones ambientales altamente variables (Gunn et al. 1994. 1994) han sugerido que el clima local puede ser modelado y simulado al correlacionar la descarga en el volumen de los ríos a una escala subregional. con las temperaturas troposfericas. dentro de una misma región geográfica. pudo traer cambios en la taza de erosión y arrastre de los sedimentos fluviales. Esa marca puede ser proyectada como la respuesta ecotonal 2 sobre un rango de tiempo más amplio en el pasado. cambios en las variaciones climáticas afectaron los niveles del río a lo largo de diferentes periodos de tiempo (Gunn et al. Estos autores han enfatizado la relación entre ser-humano/naturaleza desde una perspectiva casi simbiótica. muchos de los cauces de viejos ríos fueron redirigidos por las fluctuaciones en la descarga y por la naturaleza de los sedimentos arrastrados por los ríos (West et al. en la cuenca media del río candelaria. Chávez y Salazar 2005.

2000: 245). Scholes y Roys 1996. A lo largo de todo el periodo Clásico (200 d. De acuerdo a este punto. la cuenca del río Candelaria era el territorio que ocupaba la provincia Yokot´an´ de Acalán. Pincemín 1993).C. Vargas 2002. 1997.. Al parecer la economía de los grupos mayas asentados en la cuenca del Candelaria dependió del control y manejo del río tanto para motivos de explotación de recursos. el cual presenta una larga ocupación humana que data desde al menos el 800 a. abastecimiento de materias primas. Gunn et al. Scholes y Roys 1996). 2002. Repercusiones materiales de todo tipo reflejan los distintos usos. en la cuenca media del río candelaria. Siemens 1989.-900d. entonces estamos frente a escenarios socioambientales en extremo diversos.C. Suarez 2001).) (Suárez 2001.) dicha temperatura se redujo de manera constante.-200 d. debió de ejercer fuertes cambios sobre su medio ambiente. con consecuencias agrícolas benéficas para el desarrollo de las sociedades mayas tempranas durante el Preclásico Tardío (400 a. políticas y geográficas.C. estrategias comerciales. Arqueológica e históricamente.C. La presencia de grandes asentamientos urbanos en toda la región implicó una serie de desarrollos cualitativos para el aprovechamiento de los recursos disponibles. dinámicas y las distintas tecnologías empleadas para el desarrollo urbano en la cuenca del río Candelaria (Pincemín 1993.-200 d. dichas transformaciones trajeron como consecuencia una alteración radical del paisaje.com controladas hechas por estudios ambientales en los últimos 50 años. Siemens 1989). Hacia época histórica. esto significó que a pesar que las condiciones ambientales fueron gradualmente mejorando en comparación con el Clásico Tardío.C. proporcionando cierto grado de certeza en sus predicciones. provocando una disminución en la precipitación pluvial y produciendo una serie de sequías durante prolongadas temporadas a través de varios años y con su mayor extremo hacia el Clásico Tardío (600d. su capital Itzamkanac ha sido arqueológicamente identificada con el sitio arqueológico de El Tigre (Piña Chan y Abreu 1959. urbanas. Sabemos con certeza que la ocupación más temprana de la cuenca data al menos desde el Preclásico Medio (800 a.C.C.) hubo nuevamente una lenta tendencia hacia el aumento de la precipitación en el Candelaria. la cuenca del río Candelaria presenta una vasta complejidad socio-espacio-temporal (Pincemín 1993. Siemens et al. muchas zonas del Área Maya mantuvieron un contacto estrecho (Vargas 2002: 317). Puleston y Siemens 1968.C. Durante el periodo Posclásico (900-1521 d. Thompson 1970. Este aumento en la temperatura media anual significó una mejoría en las condiciones ambientales.) en el sitio arqueológico de El Tigre (Delgado 2002). Vargas 1994. el cual fue sin duda. durante el Preclásico Tardío (400 a. comerciales y políticas. De acuerdo a Gordon Childe (Childe 1978).C.C.. estas no alcanzaron las condiciones optimas presentes durante el Preclásico Tardío.-200d. grandes obras de infraestructura en diferentes lugares y épocas del mundo. Dicha diversidad en las dinámicas socio-ambientales también ejerció una variedad de respuestas sociales a cambios ambientales.C. entendido cómo el conjunto de transformaciones tecnológicas en torno a la consolidación de sociedades urbanas.000 años en la descarga anual del río Candelaria pueden ser medidos a partir de un modelo cuya base de datos se ha mantenido actualizada entre 1958 y 1990. los últimos 3. Si a estos factores se le suma la dinámica natural del cambio ambiental. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail.). 2001. Puleston y Siemens 1968. 9 . por lo tanto un área tan importante dentro de una serie de estrategias sociales.C. ya que el río Candelaria fue el medio perfecto por el cual. la principal arteria y vía de comunicación y transporte de toda la cuenca. el término más adecuado para dichos cambios cualitativos en los modos y medios de producción.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. representan sin duda estos momentos de cambio y adaptación entre sociedad y medio ambiente (Renfrew y Bahn 1997: 216). Vargas 2001. y en otros más desde el Preclásico Tardío (400a. y el ordenamiento de los espacios urbanos en relación con otros asentamientos y su ubicación respecto al río.) se experimentó un aumento en la temperatura que benefició las precipitaciones pluviales capaces de aportar una mayor cantidad de agua hacia el río Candelaria.900d.C.-400 a. es el de Revolución Urbana. Atendiendo a este modelo (Gunn et al. 2000).C.

o la practica de la tumba/roza/quema de los árboles y arbustos para su uso como abono durante la siembra. y el almacenamiento del excedente agrícola (Sanders et al. temperatura). los dos criterios principales para definir sistemas y prácticas agrícolas en Mesoamérica son: 1) intensidad y 2) tecnología (Rojas 1990: 41). 1979. intensificaron la producción de maíz para consumo local.El uso de técnicas intensivas requieren la inversión de tiempo y recursos en la preparación sistemática de espacios para un uso exclusivamente agrícola. Carneiro 1970: 735. Sanders et al. La economía comercial durante el periodo Posclásico (1250-1521) incluía una extensa red de transporte. La intensidad agrícola es definida por la relación entre el tiempo de uso y descanso implícito en la vida activa de un espacio reservado al cultivo (Rojas 1990: 41). Así.C. reguladas por gobiernos centralistas. Sanders 1993. De acuerdo con Teresa Rojas Rábiela. de una manera natural (Rojas 1990:41). 2003: 100-101). Rojas 1988. 1990. Rojas 1990:41). y el grado de organización social y política alcanzado por una sociedad especifica (Sarmiento 1986.). que funcionan a partir del uso de amplias áreas acondicionadas de manera simple.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Un poco para apoyar este argumento. involucrando ya sea el uso de zonas parcialmente húmedas como las planicies aluviales de los ríos. Esta técnica implica la rotación del espacio dedicado al cultivo. Por ejemplo el uso de las chinampas del altiplano central durante el Posclásico Tardío (1200-1521 d. aprovechando el excedente para la exportación hacia otras áreas a cambio de otros bienes de necesidad básica. Cortés 1963). ¿EXISTE EVIDENCIA DE UNA RELACIÓN? Dentro de las ciencias sociales se ha generalizado el argumento de que el grado en la intensidad agrícola se encuentra estrechamente relacionado con factores cómo las condiciones naturales del medio (vegetación. El propósito de este tipo de obras es el producir la mayor cantidad de alimento. en aras de una expansión territorial y demográfica (Service 1990: 21-22). tal vez otras regiones con mejores suelos y más agua. Silva 2003). reduciendo la inversión y el cuidado de las tierras a la mínima cantidad de personal. vinculadas por medio de las relaciones políticas con diversas regiones a través de Mesoamérica (Berdan y Smith. los cuales en su conjunto mantenían relaciones económicas vigorosas. permitiendo a los aztecas generar los insumos necesarios para el consumo interno. como el maíz (Dahlin et al. comerciantes y mercaderes. densidad demográfica.com PRÁCTICAS AGRÍCOLAS INTENSIVAS Y CAMPOS LEVANTADOS. fueron capaces de utilizar sus amplias redes comerciales para obtener productos de necesidad básica. Recientemente se ha sugerido la posibilidad de que los mayas de las Tierras Bajas del Norte. Aunque toda esta área contenía un gran número de pequeños estados independientes. precipitación pluvial. bajo un sistema administrativo eficiente. sabemos por las fuentes históricas que el Golfo de México y las tierras adyacentes a lo largo de la costa de la Península de Yucatán y del Mar Caribe formaban una unidad económica hacia la época de la conquista (Scholes y Roys 1996. para otro tipo de fines económicos. para dejársele descansar por un prolongado periodo de tiempo y permitiendo que la tierra se restablezca del desgaste y la erosión productos de la labor agrícola. en la cuenca media del río candelaria. proporcionaron hasta dos cosechas anuales en cultivos intercalados. y que no eran propios de la región. para la redirección del capital humano hacia otras actividades productivas. en el menor tiempo posible. mercados. los sistemas agrícolas en Mesoamérica varían desde el uso de técnicas extensivas. Estos criterios implican básicamente la forma en que se acondiciona el suelo durante el ciclo de cultivo y las modificaciones implícitas a la topografía natural por medios tecnológicos. Esto pudo significar que diferentes áreas geográficas implementaron la producción intensiva de algunos bienes de consumo. se unían en su totalidad por medio de relaciones comerciales que constituían el vínculo de interés común (Andrews 1998). 2005:229). campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Service 1990. suelos. Las 10 . Díaz del Castillo 1970. 1979. 1993a). que incluyen el origen de la humedad (lluvia. riego). control y abasto sobre las fuentes tanto de agua como terreno. implican el manejo. y suelen ser por lo general obras de corte “estatal”. justo antes del comienzo de la época lluvias (Armillas 1991. y los instrumentos empleados. desde regiones distantes en el Área Maya y Mesoamérica. Sanders 1993.

Teniendo el Área Maya. entre los principales: Salto del Muerto. en el Peten guatemalteco (Benítez et al. siendo este último de una considerable extensión. 2005). cultivados de manera intensiva en sistemas agrícolas como los campos levantados. en la cuenca media del río candelaria. Tabasco exportaba por todo Mesoamérica plumas de aves exóticas de la región. Su geología y orografía está conformada por la formación “itsmica”. El río Candelaria forma una serie de saltos contándose. como ya se había dicho antes ha sido identificada con el sitio arqueológico de El Tigre. cubriendo además gran parte de la Laguna de Términos y el estero de Sabancuy. CAMPOS LEVANTADOS. era hermano del cacique de Champotón en Campeche (Díaz del Castillo 1970: 59). localizada en la cuenca del río Candelaria. con un promedio de 25. Arroyo Negro y La Esperanza. con lluvias monsónicas en verano. y cuya capital. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. se veían favorecidas por alianzas o relaciones de parentesco entre diversos caciques. desde su origen hasta cerca de la cabecera municipal de Candelaria. De acuerdo a las fuentes. junto con Xicalango y Tabasquillo habían declarado la guerra a Tixel. Salto Grande. El clima es tropical-lluvioso. Nace en el Departamento del Peten (Guatemala). tenían depósitos y factorías en Honduras. con el nombre de San Pedro y desemboca en la Boca de Panlao en la Laguna de Términos. DEFINIENDO EL ESPACIO Y SUS RECURSOS: LA CUENCA DEL CANDELARIA La Cuenca del Río Candelaria se localiza al sur de Campeche y tiene una extensión de 14. El río Candelaria descansa sobre un lecho de roca calcárea. Ojo de Agua. no suena improbable que ciertas áreas hayan intensificado sus producciones locales para su beneficio en la importación de bienes foráneos. Canpech y Acalán en Campeche. Sus afluentes principales son los ríos San Pedro y El Caribe. El segundo sector lo comprenden las lomas bajas. típica de las planicies aluviales (Soberanis 1990: 17-18. que tenía la equivalencia a un monopolio en la producción “industrial” de sal. Potonchán y Champotón. y junto con Honduras y Acalán mantenía el control en la producción de cacao en el área maya. CANALES Y PRESAS: SISTEMAS HIDRAULICOS EN EL SUR DE MESOAMÉRICA.000 km2 aproximadamente. en Yucatán. que intercambian con sitios como Chikinchel. y de Champotón. con elevaciones que oscilan entre los 10 y los 100 msnm. en las márgenes del río Ulúa (Scholes y Roys 1996: 16). En este sentido. es posible a la luz de los restos de impresionantes obras de infraestructura hidráulica localizadas en las áreas de bajos y tierras inundables a lo largo de la cuenca media del río Candelaria. Peje Lagarto. exportando también ropa de algodón y esclavos (Masson 2001: 353). En la cuenca del Candelaria los climas dominantes son: 11 . Su superficie es plana con pendientes menores.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. La longitud del Río Candelaria es de 402 km. un rol importante dentro de las dinámicas comerciales pan-mesoamericanas.5°C. La idea de que la provincia de Acalán pudiera exportar productos como maíz o cacao. De la población de Candelaria hasta su desembocadura. donde deslava carbonatos de calcio y presenta una tonalidad cristalina más o menos continua.com relaciones políticas a su vez. que comprenden aquellos lugares que apenas llegan a los 100 metros sobre el nivel del mar (Vargas 2002: 318). las incursiones bélicas podían suscitarse por el control de áreas de recursos o rutas comerciales. el río arrastra sedimentos de aluvión provocando una coloración cafetosa. que abarcan desde las orillas del río y la gran mayoría de sus desembocaduras. el cacique de Potonchán en Tabasco. la variación en la temperatura es escasa en relación con las temperaturas extremas presentes anualmente (17°C en invierno y hasta 36°C en verano). Salto del Toro y otros. Comerciantes de Xicalango y Potonchán en Tabasco. y con una precipitación media anual de 1700 mm3 (Gío-Argaéz 1996: 62). El área de humedales se encuentra en lo que geológicamente es una prolongación de la planicie costera. Las principales cuencas hidrográficas con las cuales colinda son: hacia el oeste con las cuencas de los ríos Usumacinta y Grijalva y al sur con la cuenca del Mirador. Sánchez 1997: 43). sus subafluentes son los arroyos Las Golondrinas. tras cuya derrota se despobló para fundar tierra adentro la provincia Mactun “que llaman Acalán” (Scholes y Roys 1996: 315). El río Candelaria puede dividirse en dos sectores: los pantanos.

• Aves: Chachalaca. golondrina. • Selva Baja Subperennifolia: Compuesta por árboles maderables como el Palo de Tinte (Hecmatoxillon campechianum). colibrí. pejelagarto. coralillo. comprendiendo suelos gleycos asociados a gleisoles y vertisoles de textura arcillosa (CFR. nauyaca. gallinolea. jicote (Bardera sinarca). campeche • Aw1: Calido subhúmedo intermedio. lagartija. róbalo. El drenaje es deficiente y soporta periodos de inundaciones mayores. tigrillo. Caoba (Swirtamia macrophillia). • Reptiles: Víbora de cascabel. con diferentes interpretaciones sobre sus los usos que expliquen su presencia. En conjunto. puerco de monte.com Los suelos dominantes en la cuenca del Candelaria son producto de la acumulación de materiales de aluvión con dosificación de mayakalché. perdíz. zenzontle. A la fecha. • Peces: Guavina. perico. 12 . Chechén Blanco (Columbraria cafifotea). zorra gris. Pucté (Burda bucara). 1994: 3-15). aunque los sedimentos y las llanuras aluviales de la cuenca son ricos en nutrientes. pigua. tepezcuintle. codorniz. iguana. Con esto. • Tular y Popal: Compuesta de carriles (Thypa apcirus). Chico Zapote (Manikara zapota). icotea. Por medio de lo que denominaron “canales” y “campos levantados”. zopilote. jabalí. guao. asociadas a obras de infraestructura hidráulica durante la época prehispánica. armadillo. venado temazate. La fauna predominante de los humedales y las áreas circundantes en la cuenca del río Candelaria se compone de: • Mamíferos: Venado cola blanca. cardenar.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. paloma de alas blancas. boa o xcán. puerco espín. y pueden soportar una explotación agrícola en aquellas partes acondicionadas para tal propósito. este tipo de ecosistemas se encuentran en forma aislada como manchones hacia el área de la montaña. tucán. localizado sobre las orillas del río Candelaria. mojarra negra. pochitoque. gato de monte. comechile. • Aw2: Más húmedo de los cálidos subhúmedos. estos autores propusieron que estos rasgos topográficos funcionaron como campos de producción intensiva durante época prehispánica. armadillo. además de varios roedores como ardillas. Algunos autores (Siemens y Puleston 1968. chiquiguao. rana. Ulises Chávez qualanqui@gmail. los campos levantados y canales han sido objeto de críticas y estudios. Palomorfo. de acuerdo a Lundell (1934: 264) el área de humedales se localiza dentro de la regio fisiográfica “Campeche Suroeste” dividiéndose en: • Selva Alta Subperennifolia: Comunidad arbórea con árboles que llegan a medir hasta 30 metros de altura. tórtola. gavilan. como por ejemplo: Ramón Capomo (Brodiman aliscatrum). tereque. lagarto. macabil. Culbert 1995) han sugerido que dicho suelos no son aptos para el cultivo por la dificultad que implica la mecanización en el área. mapache. tenguayaca. en la cuenca media del río candelaria. La vegetación de la región está determinada por el tipo de clima que es tropical-lluvioso. pavo. bejuquillo. guafabarranca. • Selva Mediana Subperennifolia: Compuesta por arboles cuya altura oscila entre los 15 y 30 metros. por lo que se conserva la humedad de manera constante. tuzas. Denis Puleston y Alfred Siemens (Puleston y Siemens 1968) trajeron nuevos argumentos a la vieja discusión sobre la naturaleza y diversidad de la producción agrícola en el Área Maya. conejos. aguililla. aunados a un amento en la humedad climática y periodos largos de temperaturas altas. ratas. SISTEMAS HIDRAULICOS: UN BREVE ACERCAMIENTO Han pasado ya más de 35 años desde la identificación de modificaciones antropogénicas sobre la geografía de la cuenca media del río Candelaria.

En el Candelaria. se localiza entre los sitios de Lamanai y Altun Ha. Él propone que los campos levantados fueron desarrollados a partir de la tierra. Ochoa 2002). El fenómeno de los canales (muchos con mas de 1 km.que existió una interdependencia económica entre sitios durante el período Clásico. su localización se encuentra asociada a algunos de los elementos más extensos de control hidráulico (represas y canales) registrados en el Área Maya. y que los camellones estas construidos a partir del sedimento excavado de su rededor. almejas. y Belice (Siemens 1982. y aunque difiere de la idea de Thompson (1970) sobre un posible uso de los canales como criadero de peces. en esta área algunas veces la profundidad fue mayor a los 80 cm. Las cifras por él propuestas del esfuerzo y tiempo invertido en la elaboración de la red de canales en el Candelaria (que asciende según sus 13 . El sitio arqueológico de Chau Hiix al norte de Belice. peces y caracoles. algunos canales corren desde el río hacia zonas altas y a través de los pantanos hacia áreas de campos levantados. Pyburn 2003). De acuerdo a Matheny (1978: 192-195). y un levantamiento topográfico parcial de los campos levantados frente a ejido de El Tigre. podemos asegurar que su construcción es independiente a la de los canales. una serie de camellones cuya altura fue superior a un metro de altura. Gracias a la construcción de un amplio sistema de irrigación. muchos de ellos corren paralelos. -en relación con los sitios mas cercanos y su disponibilidad a diversos recursos. Matheny sugirió además que los canales mas largos sirvieron como atajos para reducir la distancia por río. Siemens 1989: 39). Pyburn 2003:123.4). La localización de Chau Hiix en una vía acuática (fluvial y lacustre) del interior sugiere además su uso como vía de transporte de bienes comerciales hacia diversas áreas distantes (Pyburn 2003). También Chau Hiix compensaba su producción agrícola con productos extraídos de las zonas pantanosas y anegadas próximas a su asentamiento. 1983. y como accesos hacia zonas habitacionales o campos agrícolas (Puleston y Siemens 1968: 235. de largo) al parecer es independiente al de los campos levantados.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Respecto a los canales. El reducido tamaño de su población combinado con una tecnología agrícola altamente productiva indica. por lo que la hace suponer que Chau Hiix era el proveedor agrícola de la región. los canales y campos levantados en los humedales del Candelaria funcionaron como un complejo sistema hidráulico de claros fines económicos. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Matheny et al. cuando el sitio presenta su mayor expansión. Fischbeck 2001). 1978. por debajo del nivel del río. los canales existen de manera conjunta a lo largo del río. o como vías de transporte en época histórica del palo de tinte (Millet 1984. en aquellas partes donde hay muchos meandros (Matheny 1978: 193 fig. Piña 2001. terrazas y presas no se presenta en sitios como Lamanai y Altun Ha. no descarta esta actividad como una consecuencia de su elaboración. De acuerdo Pyburn los habitantes de Chau Hiix debieron tener la suficiente cantidad de tierra arable para alimentar a todos sus residentes incluso durante el periodo Clásico. y a lo largo del terreno entre varias lagunas y el río.com Cabe hacer la precaución de que los canales y los campos levantados son unidades diferentes. de tierra extremadamente fértil. en la cuenca media del río candelaria. y otros perpendiculares al río. tortugas. por medio del consumo de aves. que de acuerdo a esta autora irrigaba hasta 10 km. su presencia no se restringe a la zona de humedales del Candelaria. Varios autores los han interpretado como restos de sistemas hidráulicos de distribución y manejo de agua (Matheny 1976. fue posible producir mas de una cosecha por año (Pyburn 2003:127). sino que se encuentran a lo largo de la costa de Campeche. norte del Peten guatemalteco (Siemens 1989: 35). lodo y sedimentos dragados y apilados durante la elaboración de los canales (que se cuenta por cientos). Veracruz. Matheny 1978: 192. estaba rodeado por una serie de canales más profundos de lo común (las profundidades oscilan entre 20 y 30 cm. como “atajos” para reducir la distancia entre algunas secciones del río con una alta presencia de meandros. Resalta el hecho de que dicho sistema de canales. no existe evidencia directa de una dependencia funcional entre ambos sistemas. y aunque pudieron estar estos vinculados.). Por medio de un recorrido de superficie. y cuyo gran numero y tamaño podría sugerir su uso como posibles áreas habitacionales independientes de los centros ceremoniales. así como hacia zonas de islas o “matillas” que existen dentro de las zonas inundables. 10.

se denomina de pantano o laguna adentro (Niederberger 1987. por lo que las alturas de los camellones en realidad pueden ser relativas. De acuerdo a experimentos realizados por parte de investigadores del Instituto de Geología de la UNAM.). desde época prehispánica hasta la fecha en los lagos de Chalco-Xochimilco. que conforma una superficie arable que sobresale entre 40. para el Candelaria podrían denominarse camellones de humedal (Vargas 2002). Bajo el nombre de chinampas su estudio ha sido bastante amplio. sino como forma de acceso a los ingenios chicleros de principios del siglo XX. al verse superado por el crecimiento demográfico y las necesidades alimenticias de la población. 4 Esta categorización por alturas. como lo es el de las chinampas del lago Chalco-Xochimilco. Esto depende directamente del nivel del agua en un momento especifico. encontrando que muchos de ellos no fueron de manufactura prehispánica sino moderna (siglo XIX). Ochoa (2002) considera que la elaboración de gran parte del sistema de canales obedece a fines económicos pero de principios de siglo XIX. como medida para el aprovechamiento de condiciones ambientales benignas capaces de contribuir con un crecimiento demográfico controlado. Puleston y Stavrakis (1971: 45) sugirieron que el desarrollo de la civilización maya en las tierras bajas centrales se debió a un movimiento migratorio desde las tierras inundables hacia la selva. 14 . ya que la altura del camellón por encima del nivel del agua dependerá de la época del año y de las fluctuaciones en el nivel del agua.com cálculos a 180 km. funcionará como parámetro para hacer comparaciones tecnológicas entre ambos sistemas. por lo que el fin económico de esta “vasta red hidráulica” es para él. debemos aclarar que puede ser arbitraria. Esto significa que si las mismas condiciones son igualmente necesarias para otras áreas geográficas. y estar súper editadas a las diferentes épocas del año. cuando se dio el auge del palo de tinte. El camellón es una acumulación artificial de materia orgánica sobre el piso lacustre. Cómo réplica al trabajo de Matheny. sobre un cimiento (deposito natural de diatomitas) en el lecho lacustre. su construcción en los humedales del Candelaria bien pudo ser un necesidad frente a condiciones adversas capaces de incidir en la reducción de los núcleos urbanos. En un sistema de campos levantados. Estos argumentos fueron parcialmente respaldados por la presencia de polen Zea Mays proveniente de las los bajos alrededor de la cuenca de El Mirador en Guatemala (Hansen et al. asciende a más 500. por parte de grupos agricultores que suponen. y para efecto de este trabajo. Palerm 1990. además de cualquier materia orgánica. llevó a buscar nuevas maneras de maximizar la producción al introducir sistemas intensivos. Su desarrollo se debió a la explotación cuantitativa/cualitativa de las planicies aluviales. Armillas 1991. por encima de nivel del agua sobre la cual este yace 4 . más que obvia.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. después de haber sido terminada. 2002) –y que a su vez colinda 3 Pincemin (1993) es la que mejor resume las investigaciones en torno a los canales. la construcción de una chinampa moderna requiere. en la cuenca media del río candelaria. un camellón no puede existir sin un canal. no solo para la extracción de palo de tinte. donde un uso de temporal de estas tierras. que de manera cualitativa ayudaron al aumento en la producción agrícola con un mínimo esfuerzo y con menores cantidades de tierras explotadas. En este caso. Su fabricación es a base de la depositación de material fangoso del lago o pantano. en el Altiplano Central mexicano (Silva 2003). de un periodo de 5 años para que estos terrenos sean arables (Silva 2003: 2). 10 veces el potencial humano usado para la elaboración de la pirámide del sol en Teotihuacán (Matheny 1978: 195). La técnica para la elaboración de camellones. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. o por el contrario.000 días/hombre para su elaboración. Respecto a los campos levantados. muchos sitios tempranos yacen debajo de los depósitos aluviales a largo de los cauces de varios ríos. que requería ser transportado por medio de canoas a través de los canales desde la zona de extracción hasta el río. 80 y hasta 120 cm. ya habían desarrollado sistemas de infraestructura hidráulica lo suficientemente complejos como para ser adaptados a las condiciones particulares de las áreas de bajos en el Peten Central. ya que la naturaleza porosa del árbol hacen imposible su traslado por flotación 3 . La elaboración de este tipo de obras hidráulicas está bien documentada para lugares como el Altiplano Central mexicano. solo funciona como una especie de referente tomado de otros casos conocidos. estos conforman un sistema compuesto por dos unidades: un camellón (tierra cultivada) y sus canales de riego adyacentes (Silva 2003:2). Rojas 1993a). De acuerdo a estos autores. que en realidad no distan de ser muy diferentes.

Los campos levantados en el Candelaria entonces. respecto al nivel de desarrollo en su tecnología agrícola.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana.C. Los gilgais son rasgos geomorfológicos presentes de manera recurrente en los suelos de arcillas muy finas. Ahora bien. pudieron haber sido más adecuadas para su explotación en comparación con la condiciones ambientales presentes en la actualidad. Esto ha justificado según algunos autores. Puleston además Insistió en comparar los campos levantados con fenómenos en la naturaleza con los que pueden ser confundidos fácilmente. 2000). en vez de su uso como huertos (Puleston 1977: 454). ya que la cuenca del Candelaria ha tendido a un aumento paulatino en el aporte anual de descarga del río desde el Clásico Tardío. en la cuenca media del río candelaria. la absorción de agua durante la época de lluvias produce una presión sobre las grietas rellenadas. Esta expansión/contracción deja profundas y largas grietas en el suelo.) y hasta principios del Protoclásico (50 d. el desarrollo urbano intensivo en épocas tempranas para esta área. identifico la presencia de maíz (Zea mays) y algodón (Gossypium sp. 1995) que en época prehispánica en la cuenca del Candelaria debió de practicarse la horticultura en los sistemas de “canales” que se encuentran en 15 . hacia comienzos del Preclásico Medio (800-400 a. Al parecer.110 +/.com con la cuenca del río Candelaria-. para su uso en la fabricación de terrazas y espacios propios para la horticultura dentro de los asentamientos urbanos. las obras de infraestructura hidráulica más temprana en el área maya. que son rellenadas por materia orgánica. cuando al parecer las zonas pantanosas se convirtieron en las áreas más beneficiosas para el asentamiento humano. Un factor más para su identificación como campos levantados provenía del hecho que su distribución espacial estaba relacionada con sitios arqueológicos cuya ocupación está fechada al menos desde el Preclásico Tardío. 1994. la presencia de polen de pastos y yerbas bajas parecen sugerir que muchos de los espacios utilizados para la siembra de plantas fue para el monocultivo agrícola. y que a menudo son confundidos con campos levantados. centros urbanos como Nakbé hubieron de explotar los sedimentos provenientes de los bajos. El análisis de fitolitos hecho por el equipo de Puleston (1972: 454).C. Aunque no realizó trabajo de prospección a nivel de tierra. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. durante las fluctuaciones entre la época de lluvias y la época de secas (Harris 1978: 304). arrojó una fecha de 1. de manera conjunta.C. dado a que su morfología era muy similar a la de aquellos rasgos identificados por Puleston y Siemens (1968) en la cuenca del Candelaria.). Puleston (1978) señaló que la presencia de terrazas y campos levantados se encuentra relacionada con áreas geográficas densamente pobladas durante época prehispánica..). La propuesta de Puleston obedece a un modelo donde el control económico era ejercido por un “área central” que mantenía sujetas a las comunidades cercanas bajo la explotación de los campos levantados.239 a. lo que haría de estos campos levantados en el norte de Belice. Campos levantados también han sido localizados en Belice (Puleston 1977). Es tanta la similitud entre los campos levantados y los gilgai que Puleston mismo desconfiaba completamente del uso exclusivo de la fotografía aérea para identificar campos levantados. los rasgos identificados en las fotografías permitieron hacerle suponer que un área de bajos al sur de Quintana Roo proveía de sugerentes evidencias para la localización de campos levantados. época donde al parecer presentó su nivel más bajo (Gunn et al. debieron ser la máxima expresión de esta complejidad social-tecnológica. Se ha sugerido (Gunn et al. Contrastó información proveniente de la arqueología con paradigmas teóricos sobre el origen de las sociedades complejas en el área maya. Los gilgais se producen por una contracción y expansión de las arcillas finas por efecto de absorción y evaporación de agua. su fechamiento a partir de lo que se identificó como un “poste de contención” encontrado en uno de los canales. las condiciones ambientales bajo las cuales los campos levantados estuvieron en uso. Con el paso de los años. Harrison (1978) condujo trabajo de prospección a partir de fotografía aérea en el sur de Quintana Roo. generando abultamientos naturales similares a los que podrían ser producidos por agentes humanos. 1995.

que corren perpendiculares sobre las márgenes del Candelaria. Sin embargo. Puleston (1968. por Denise Brown (Brown 1999. de ser cierto esto. ha sido vital para entender aspectos relacionados con la economía primaria de los grupos indígenas Mayas Yokot´an ´ob modernos. hoy en día aun se practican las actividades primarias de acuerdo al manejo tradicional de los recursos naturales. ¿no debió de tener el árbol de ramón. la interacción que las personas beneficiadas por dichas obras pudieron ejercer sobre estos espacios. carpa. la pesca de pigua y recolección de caracol. donde los recursos naturales no son dañados severamente ya que su uso implica una reutilización y reciclaje alrededor de 16 . debido a que la presencia del ramón no erosiona los suelos. Puleston incluso lo denominó como un cultivo “vital” en la economía maya.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. ser altamente autosuficientes (Maimone et al. a esta labor le sigue la preparación y el arado.com el área. su función como tierras de labranza para maíz y otros cultígenos así como para la captación de recursos lacustres ha sido estudiada etnográficamente en Tucta. en los canales-camellones y en el sistema de canales existentes. la producción de los frutos y la recolección de semillas. Puleston además aseguró que el uso del ramón dentro de la dieta prehispánica debió de proporcionar un mayor aporte calórico que el del maíz mismo. en la cuenca media del río candelaria. fríjol y tomate (Brown 1999). Los habitantes que aun usan los canales-camellones para siembras. Así. estos se convierten en excelentes áreas para el estiaje de peces (tenguayaca. han informado que preparar el camellón para la siembra es una tarea difícil. pigua. la práctica de sus actividades primarias. Estudios por comparación entre los campos levantados prehispánicos. En cambio. ofreciendo desde esta perspectiva sugerencias sobre las diferentes maneras de cómo los campos levantados pudieron ser trabajados en época prehispánica. que mucho tiene aun hoy en día de tradicional. y que inclusive pudo ser de mayor importancia que el del maíz. en el que afectaban principalmente la presencia de roedores en el área. ya que el fondo contiene solo materia orgánica y el piso se encuentra siempre húmedo. Puleston observó que las cosechas de maíz eran muy difíciles de lograrse en cuanto a una serie de factores medioambientales diversos. 1982) propuso que el uso del fruto proveniente del árbol del ramón (Brosimum alicastrum). En los ejidos de El Tigre y El Chilar los habitantes saben que en época de lluvias. Aunque los medios para su construcción no tuvieron nada de tradicionales. y los campos levantados modernos han demostrado que sostienen buenas cosechas de calabaza. En la cuenca media del río Candelaria. En la comunidad Yokot´an de Quintín Arauz. Aunque en esta comunidad Yokot´an no se practica la agricultura intensiva por medio de camellones y canales inundados. requirieron de un mínimo esfuerzo (casi inexistente) por parte de los productores. 2005). los cuales aprovechan para consumo local. municipio de Nacajuca en Tabasco. el cuidado del árbol y la preparación del alimento. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. uno de los informantes en El Tigre asegura que las cosechas de maíz se dan bien en las márgenes del río y los canales-camellones en época de secas. a través del uso de dragas y equipo pesado. y que su importancia pudo ser mayor en las sociedades mayas. y el medio ambiente en el cual habitan son los mismos y se suceden de acuerdo a los ciclos anuales bajo los cuales debieron de ser explotados los campos levantados en el Candelaria. debió de ser extendido en el área maya dentro de un sistema de policultivos. algodón. pues requiere de la técnica de tumbaroza-quema para limpiar el camellón. Pero en la actualidad. municipio de Centla Tabasco. en esta comunidad se encontró que existe un manejo de los recursos disponibles de acuerdo a las actividades realizadas. Brown estudió aspectos relacionados con el impacto socio-económico que ejerció la construcción de camellones en zonas inundables y pantanos por parte del gobierno del Estado. un campo levantado trabajado en épocas recientes (Siemens 1989) confirmó las sugerencias de Eric Thompson (1970) sobre el potencial de recursos pesqueros que los canales ofrecían. que resultan por demás. robálo). han encontrado más útil usar los canales en época de secas. por lo que son en extremo fértiles y fáciles de trabajar. 2005). lugares donde incluso muchos habitantes han decidido en algunas épocas parcelar. una mayor repercusión en los ámbitos ideológicos como lo fue el caso del maíz mismo? En épocas más recientes.

y debió de conformar la base económica de las sociedades prehispánicas que a la par de sus necesidades primarias. ya que a la par del maíz. y la tecnología empleada aun continua. menciona ésta excavación y relaciona el hallazgo del palo de tinte con los campos levantados. estos fueron elaborados por medio de la extracción de fango del fondo de los humedales. la inversión de tiempo y capital primario. como medios de transporte para acortar distancias. surgieron como un medio para controlar el nivel de fluctuación fluvial en la cuenca media y alta del Candelaria. también utilizan la yerba seca y restos de cosechas pasadas como método para preservar la humedad y fertilidad del suelo. bajo la excavación de uno de los canales. se siembran calabaza. han sugerido que la serie de “presas” identificadas en el área próxima a Salto Grande y cerca del poblado de Candelaria (Siemens et al.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. entonces los campos levantados y las presas deberían ser estudiadas como parte de un mismo fenómeno urbano: los mayas pudieron manipular por medio de las presas la cantidad de agua que bajaba por el río para mantener los humedales inundados. se sigue en tratar de definir si los campos son o no de uso agrícola. En época de secas explotan los bajiales (zonas inundables o Mix´emo). no logró la asociación de ningún elemento cultural.C. quien trabajo con Siemens y recuerda con asombro el hallazgo de un palo de tinte a más de un metro de profundidad “enterito”. hubieron de conformar entonces un impresionante sistema hidráulico y fluvial mucho más dinámico y complejo de cómo lo hemos entendido actualmente a una escala regional. planearon sus estratégicas tecnológicas. parece ser que la aplicación de métodos tradicionales para producción primaria de comunidades indígenas modernas es altamente funcional. La información sobre la profundidad y localización de este hallazgo se recibió de uno de los habitantes del ejido. y para mantener con ello a la zona de humedales inundada gran parte del año. 2002). 6 17 . mientras que la especulación en cuanto a su uso. la materia vegetal seca se “muele” para extenderse sobre la tierra. A partir del fechamiento de un pedazo de palo de tinte localizado a más de un metro de profundidad 7 en uno de los canales adyacentes al los campos. Cada cosecha produce alrededor de 1. dicho argumento difiere del de Puleston. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Así. recientemente denominaron a los campos levantados como “proto-chinampas”. donde a partes altas (camellones). (2002) por ejemplo. pero trabajo palinológico en muchos de ellos no se ha hecho. Como una observación. o la presencia de restos polínicos de plantas cultivables. con el concepto de “proto-chinampas” Siemens y su equipo parecen desmeritar un argumento muy interesante de su trabajo. Esta producción agrícola cabe aclarar.com diversas actividades. tampoco es de monocultivo.8 toneladas de maíz por hectárea. 5 Estos ciclos agrícolas son: 1) tornamil. se obtuvo una fecha del Clásico Temprano (229 +/. capaces de regular el flujo de agua río abajo y que junto a los canales. aproximadamente). y superpuesto en la superficie 6 .50 d. aprovechando los suelos húmedos y las arcillas fértiles que les permiten generar hasta 3 cosechas anuales 5 en combinación con la producción agrícola de las zonas altas y acahuales. asegurando que dicha categorización se debe a un manejo diferente de las fuentes de agua y su construcción. En lugar de quemarse. en la cuenca media del río candelaria. comparando su técnica constructiva con el de las chinampas en el Altiplano Central mexicano. Otro detalle importante de estos métodos tradicionales agrícolas es que a la par de la tumba/roza/quema. 7 Siemens en su trabajo “Tierra Configurada…”. 2005). De acuerdo a las excavaciones hechas por Puleston y Siemens (1968: 234) en los campos levantados frente al ejido de El Tigre. En conjunto. auque altas en un principio. 2) marceño y 3) milpa de año. Puleston (1979:452) hace notar el grado de independencia que existe entre la mera presencia del palo de tinte con los canales y los deslinda. les corresponden partes proporcionalmente hundidas (canales). y a la putrefacción y rápida absorción de los nutrientes en el suelo. son fuertemente resarcidas por la alta producción final obtenida. Incluso hoy en día. Siemens et al. tomate y otras hortalizas (Maimone et al. distribuir bienes y captar recursos. que ayuda a la conservación de la humedad. fríjol. como para relacionar la fecha obtenida con la fabricación de los campos y su posible producción. Este argumento se ve respaldado además por la conformación topográfica del terreno. sin embargo. quien le da mucho peso a la tecnología y a las intensiones detrás del modo de organización de estos espacios (Puleston 1978). Si este argumento pudiera ser corroborado. La relación entre los campos levantados y la serie de presas.

tributo. y cuyas consecuencias han tenido mayores repercusiones a escala global.. la vegetación de un área y periodo determinado nos proveerá información importante sobre la fauna local y la interacción humana. debería de ser el recordatorio preciso e invaluable de que no todas las especies y sociedades se adaptan a las mismas condiciones. A escalas urbanas-regionales. Esto es algo muy común en la naturaleza. capaz de abarcar grandes extensiones de territorio potencialmente explotable. Los estudios paleobotánicos en la arqueología del 18 . a la misma velocidad. La especialización de los organismos e individuos como mecanismo exitoso de la adaptación y la evolución de las especies. el impacto que causamos sobre nuestro entorno y la naturaleza parece acrecentar la división entre espacios sociales y ambientes naturales. por lo que se enfrentan a su propio colapso y extinción. Proponer respuestas y soluciones en torno a problemas pragmáticos que nos afectan a todos son las inquietudes de todos aquellos envueltos en el quehacer académico moderno. nuestro principal interés para la investigación alrededor de las reconstrucciones paleoambientales ha sido la reconstrucción de la vegetación en un lugar y momento específico. dentro de un mismo sistema hidráulico.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. reflejando además las condiciones del suelo y el clima. no a su destrucción.com LOS CAMPOS LEVANTADOS EN EL CANDELARIA: REDIRIGIENDO UNA PROPUESTA La manera en como la humanidad ha interactuado con la naturaleza ha sido un problema científico cuya respuesta es de interés capital para los científicos de todas las ramas. confrontado y resuelto problemas cuyas respuestas no han sido más que la punta del iceberg para nuevos y cada vez más complejos problemas.. Gómez-Pompa et al. Con estas divisiones nos hemos forjado una sensación de progreso. Gómez-Pompa 2003. Cambios el medio ambiente ha traído como consecuencia cambios en la flora y fauna local. por lo que la incorporación de la tecnología directamente sobre el medio ambiente debería ser el primer paso para armonizar con la naturaleza. lo único constante en nuestra evolución como especie ha sido la tendencia por la sobreexplotación de los recursos disponibles para el desarrollo de las sociedades. dichos cambios más que necesarios o suficientes. Nos resistimos a dejar de existir. sin embargo. fueron los medios para ramificar y distribuir la producción tanto local como foránea de productos básicos y de prestigio. Groove 1992). Sistemas complejos de redistribución. existía una diversidad en la dieta prehispánica derivada de un fuerte componente basado en la caza. recolección de plantas no domesticadas y horticultura. En ese sentido. Como arqueólogos. y fuertes y diversas relaciones comerciales. Sin embargo. la transformación del medio del que dependemos ha significado el momento de cambio en nuestra manera de percibir nuestro entorno. 2003). esto pudo ser posible solamente a través de la construcción de grandes sistemas de infraestructura hidráulica capaces de maximizar la inversión necesaria para la producción agrícola. y en ese afán consumimos desesperadamente los recursos que han prolongado nuestra existencia. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Gliessman 1991. cuando la verdad es que estamos lejos de centrarnos en un desarrollo social por encima de sus consecuencias. El adaptarse a la naturaleza es contribuir a su desarrollo. son inevitables. ya que al parecer. garantizando con esto una continuidad social. con el paso de las generaciones y las edades. en la cuenca media del río candelaria. en espacios específicos de explotación de recursos (Wiseman 1978. implicando modificaciones tecnológicas en los modos de producción de las sociedades afectadas (Renfrew y Bahn 1997: 217). tal y como lo sugiere Matheny (1978) cuando vincula los canales y los campos levantados (a los que se deber agregar además las presas) del Candelaria. pero extremo complejo de asimilar en la psique de los individuos y las sociedades. De acuerdo a varios autores. Hemos. Pareciera que no hemos entendido que solucionar problemas de corte ambiental ha traído consigo más y mayores problemas en complejidad y solución. Ya que las plantas son la base de la cadena alimenticia. que solo pudo haberse mantenido si los mayas hubieran logrado un control ecológico y una división de sus áreas de aprovechamiento. y densamente poblado. Es en nuestra total dependencia donde radica nuestra sobrevivencia. y ha traído consigo grandes episodios de lo que hemos entendido como catástrofes naturales y sociales. la base económica de las sociedades siempre ha sido agrícola (Parsons 1992.

y que arrojan su momento de ocupación para finales de Protoclásico y principios del Clásico Temprano (50 d. en los campos levantados del Candelaria esto no ha sido posible. y en otras áreas como Calakmul (Gunn et al. 2002) en Guatemala. En torno a esta problemática.C. problemas relacionados con la producción intensiva de alimentos y el impacto producido sobre el medio ambiente. (1994) se registró el nivel más bajo del río Candelaria en los últimos 3000 años. Vargas (2002: 321) dice que la extensión de los campos levantados puede ser de hasta 300 ha. donde se practicaba tanto la horticultura como la siembra intensiva de maíz.com Área Maya han sido eclipsados por los análisis faunisticos. el grado de las transformaciones medioambientales a corto y largo alcance. que la simple excavación y análisis de restos materiales provenientes de áreas habitacionales.-250 d.000 personas solamente en el sitio de El Tigre. tal y como sugieren los datos obtenidos por Gunn et al (1994). Nuestra propuesta es que los campos datan de por lo menos el Preclásico Tardío (al igual que el resto de sitios en el área maya donde se han identificado estas obras).C.. 2002). campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. así como la magnitud en su distribución a niveles locales y regionales.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Si tomamos en cuenta la cantidad de sitios registrados tan solo en la cuenca media del río y sus inmediaciones. Solo quisiera hacer una invitación a la reflexión sobre el siguiente punto. Si bien sabemos que las sociedades prehispánicas supieron solucionar por medio de desarrollos tecnológicos eficaces. fueron importantes debido a su uso como tierras de cultivo. reportados por Siemens y su equipo (Siemens et al.000 habitantes para toda la región. y los compara con las chinampas del México Central. por lo que para este investigador. De su recuperación y estudio se pueden inferir aspectos relacionados con el grado de dependencia de una sociedad sobre su medio ambiente. que producía hasta 2 cosechas (una temprana y una tardía) anualmente.C. Vargas (2002: 321) también hace notar que la fecha obtenida por Siemens (1989: 79) en sus excavaciones de los campos levantados. zonas residenciales o pirámides y áreas ceremoniales.. (2002). coinciden con los datos registrados para la época en que se produjeron algunos de los niveles más bajos en las descargas del río Candelaria (Gunn et al. como medio para regular el nivel del agua en el Medio Candelaria. y que la construcción de las presas identificadas por Siemens et al. en el caso especifico de la agricultura prehispánica en la Cuenca Media del Candelaria: aunque el uso de la especulación ha sido necesaria para abordar ciertos 19 . Estas técnicas no son fáciles de practicar y los costos para ello son altos. También menciona las “presas” o “diques”. “campo” de trabajo existe. 1994: 185). mientras que los restos botánicos requieren de técnicas especiales para su recuperación y estudio. en la cuenca media del río candelaria. simplemente porqué en el contexto arqueológico los huesos dejan evidencia directa visible y cuantificable de sus existencia.). Con estas obras se buscaba satisfacer las necesidades alimenticias de no menos de 15. Vargas afirma que las zonas de bajos inmediatas al sitio. la época de construcción de los campos levantados en el Candelaria corresponde con este periodo. y aunque análisis de polen proveniente de terrenos acondicionados como campos agrícolas en zonas de bajos y pantanos ha sido estudiada en sitios de la cuenca de El Mirador (Hansen et al. Y cuya construcción para Vargas habría de obedecer “sin lugar a dudas a una forma practica de resolver el problema del nivel del río” (Vargas 2002: 324). Sugiere que su época de construcción podría datar del Clásico Terminal. época en la que de acuerdo a Gunn et al. podría datar del Clásico Temprano. 2002b: 309). pues su construcción hubo de obedecer la necesidad de hacer frente a un momento de grandes sequías para “asegurar la alimentación. se puede pensar en una población no menor a los 50. el origen de una base económica sobre una posible base agrícola y el tipo de cultivo base. siendo estas presas la respuesta para controlar las distintas épocas en la reducción en el nivel del río a lo largo del tiempo. ya que el agua para el regadío pudo ser extraída directamente de los canales y ser conducida a los campos” (Vargas 2002: 321). pero gracias a su implementación ahora sabemos que los restos de vegetación pueden proporcionar más información concerniente a las sociedades que ocuparon un lugar determinado. hacia el 900 d.

desarrollo y colapso de los asentamientos urbanos en la cuenca media del río Candelaria durante época prehispánica. durante épocas en las que de manera regular (esto es. El fechamiento de los núcleos y el análisis de fitolitos en los niveles fechados aportarán información sobre los posibles cultivos producidos en un momento específico. Suficiente evidencia existe para abandonar criterios sobre la unicidad en la naturaleza de los métodos agrícolas tradicionales que los mayas utilizaron.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. la información arqueobotánica obtenida podrá ser empatada con la información arqueológica disponible para los sitios arqueológicos en el área. aun poco se sabe sobre los procesos ocurridos en la cuenca media del río Candelaria. como en el caso del sitio arqueológico de El Tigre (Siemens 1989. Al enfatizar el hecho de que contamos con poca información a este respecto. siguen poniendo en la mesa del debate lo que sabemos en torno a los sistemas prehispánicos de producción intensiva. Vargas 2001. y con lo que en ellos pudo ser producido. en la cuenca media del río candelaria. A este respecto. esto determina a su vez la variabilidad de los recursos explotados. ha mostrado que la materia orgánica acumulada en el fondo 20 . sobre el cómo. el uso de sistemas intensivos por medio de la implementación tecnológica de agricultura campos levantados. y posible abandono. indagar en estos dos aspectos. Con ello se espera obtener una secuencia ecológico/cultural. pues la tecnología para la producción determina en buena medida el tipo de cultivo que se pueda implementar. además de un seguimiento diacrónico del desarrollo de estos espacios. estudiando aquellos aspectos relacionados con la fecha de su construcción y uso. no se intenta desmerecer la gran cantidad ni la excelente calidad del trabajo de campo y laboratorio volcado en esta región. capaz de presentar una imagen integral entre sociedad y medio ambiente en el estudio regional del surgimiento. es una de las inquietudes más inmediatas por estudiar dentro de éste. y otra serie de trabajos en preparación. Es aquí. Vargas 2002). los mayas en los humedales del Candelaria explotaron sus recursos agrícolas de la manera en que lo hicieron. 1995. Aunque hemos teorizado y estudiado en otras regiones la gama de posibilidades implícitas y explicitas en los sistemas agrícolas intensivos en tierras pantanosas y áreas de humedales. Delgado 2002). Nuestra necesidad para vincular el origen de los campos levantados con el desarrollo de una producción agrícola intensiva en el área. que sin duda ha servido como punta de lanza para propuestas paleobotánicas capaces de dedicarse a indagar de manera mas concreta y menos especulativa. había más personas que territorio de donde abastecerse de recursos explotables disponibles (Dahlin et al. está relacionada con el hecho de poder explicar cómo algunos sitios Mayas pudieron mantener condiciones demográficas superiores a la capacidad de carga del medio ambiente.com aspectos teóricos relacionados con sistemas de producción intensiva primaria en época prehispánica a partir de referentes tanto etnohistóricos como etnológicos. fuera de un marco de crisis ambiental). usos. donde por medio de la toma de varios núcleos de sedimento provenientes de los campos levantados. En conjunto. se ha tendido a generalizar su existencia como producto de la intensificación agrícola en los centros urbanos cercanos. No es nuestra intención contradecir dichos argumentos que encontramos por demás muy validos. Los diferentes puntos de vista en torno a la paleodieta en época prehispánica. y la accesibilidad de los mismos. de los cuales algunos ya presentan una amplia y confiable base de datos sobre sus estudios y resultados (Pincemín 1993. sino todo lo contrario. esto ha tenido algo de contraproducente. 2005: 242). ya que a pesar de la ausencia de trabajos polínicos encausados a la identificación de plantas cultivables en los campos levantados del Candelaria. Gunn et al. cuando y porqué. que se espera obtener material polínico para ser estudiado. Este trabajo espera indagar pues. quisiéramos contribuir con la discusión a este respecto. La tumba/roza/quema no fue el único método de producción agrícola. fue el más básico en términos de esfuerzo y producción inmediatos. pero no lo suficiente como para garantizar el crecimiento y desarrollo de grandes núcleos urbanos (Kolata 1992). y que pueda arrojar información concreta relacionada con su época de construcción. y no de otra. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail.

En el lago Titicaca. 21 . cultivos locales y técnicas tradicionales fueron incorporados para garantizar su adecuado funcionamiento. como el exceso de agua y largos periodos de sequías. nosotros las hemos construido. por medio de una intensa campaña de concientización y capacitación hacia comunidades quechuas sobre el uso y manejo de la tierra. West y Armillas 1993). ALGUNAS CONSIDERACIONES Desde el origen de la arqueología una de las mayores preocupaciones por parte de los arqueólogos ha sido el poder justificar nuestro quehacer cotidiano. los medios y los modos para su satisfacción. la excesiva inversión de tiempo y personal requeridos en su etapa inicial. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. pronto se vio resarcida por la alta productividad y el posterior mínimo cuidado necesario para su funcionamiento. tanto en Perú como Ecuador (Renfrew y Bahn 1997: 518-519) el arqueólogo Clark Ericsson y el Agrónomo Ignacio Garaycochea. Arqueólogos. pastos y lirios para la obtención de abono. Turner 1978: 173. la implementación de cultivos locales y el uso de herramientas adecuadas. de campos levantados prehispánicos para su implementación dentro de los ciclos agrícolas de la región. como comentario personal. a partir de todo lo que podemos. la cual se encuentra perfectamente adaptada a los factores climáticos. Al parecer es ahora claro que la tecnología agrícola prehispánica es una excelente solución para el desarrollo de la agricultura intensiva en zonas pantanosas. han logrado poner en marcha programas gubernamentales bajo técnicas agrícolas prehispánicas. en otras épocas y lugares en el mundo. la acumulación de sedimento en las paredes impermeabiliza la absorción del agua. por parte de otros grupos sociales. pienso que el fin ultimo de la arqueología como ciencia social debería ser el poder ofrecer diversos puntos de vista sobre las acciones dirigidas hacia un mismo objetivo –como lo fueron y siguen siendo la satisfacción inmediata de nuestras necesidades biológicas y sociales-. ARQUEOBOTANICA Y SU RELEVANCIA SOCIAL. en la cuenca media del río candelaria. la arqueología ha podido acercar los medios y modos de producción agrícola prehispánicos hacia los grupos indígenas que poco o mucho han perdido de sus tradiciones agrícolas.com de los canales provee de fertilizantes para las futuras temporadas y los únicos elementos necesarios para su exitoso funcionamiento son la mano de obra local. cultura material como la evidencia directa a problemas complejos que de alguna manera son recurrentes e inherentes al desarrollo humano. Desde la interdisciplinariedad y en otras áreas. agrónomos y antropólogos por ejemplo. por lo que nuestra responsabilidad ética y académica debería ser el poder ofrecer respuestas pragmáticas a problemas futuros. Existe en el tiempo. construyendo a su vez. Los resultados inmediatos fueron impresionantes: los campos levantados bajo técnicas tradicionales resultaron ser altamente productivos y resistentes a las condiciones de ambientes extremos. para volver a ser cubierta con tierra proveniente de los canales (Silva 2003). acaecidos también en el pasado. Armillas 1991. las personas que utilizan partes de los humedales durante la época de secas aprovechan los restos de plantas. ¿Pero de qué sirve hacer arqueología?. Para las personas envueltas en este proyecto. No existe un hilo negro conductor en el devenir de los seres humanos como especie. EL SER CIENTÍFICO: INTERDICIPLINARIEDAD. estos han probado ser los fertilizantes más adecuados para su uso en actividades agrícolas (Coe 1965. todo desarrollo tecnológico tiene como propósito satisfacer nuestras necesidades más básicas. junto con el lodo podrido que se extrae del fondo de los canales. por medio de nuestras investigaciones e inferencias. En el río Candelaria. lograron acondicionar 10 ha.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Después de una serie de temporadas de uso continuo. por mencionar solo un ejemplo. rebajando tanto los muros como la superficie del camellón. por lo que debe de realizarse una rotación de espacios para volver a preparar los campos en subsecuentes temporadas. conocer y transmitir sobre lo que fue el devenir de otras sociedades en tiempos pasados.

sino como Edgar Morin lo expresa mejor (Morin 1995:33) ''un fenómeno de auto-ecoorganización extremadamente complejo''. para construir propuestas nuevas a partir de viejas soluciones. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. la evolución de los sistemas los convierte en Sistemas Vivientes (Ecosistemas) que se transforman respecto al cambio implícito en la constante reorganización de su energía. La realidad esta tanto en el vínculo como en la distinción entre sistema abierto y ambiente. 1972. el ser humano y el medio ambiente en general no son una maquina perfecta. de asegurar nuestra continuidad por muchas épocas. intentando con ello. retomado o compensado. Existe pues la posibilidad de crear un balance y con ello la promesa de un futuro. La vida no es una sustancia. entonces en nuestras manos tenemos la oportunidad de crecer sin antagonizar con nuestro medio ambiente. Tal vez si entendiéramos que estas circunstancias son inherentes a la 22 . La inteligibilidad del sistema se encuentra no solo en el sistema mismo. El poder hablar de sistemas y multidiciplinariedad científica. ecológicos y sociales. preocupados por la manera en como todas las ciencias han tendido a la sobreespecialización de sus campos de estudio. Mirar hacia otras épocas y entender el cómo y de que manera lograron otras sociedades organizarse en torno a los mismos problemas que nos afectan a nosotros en la actualidad. su funcionamiento) se estructure conforme la manera en que funciona la naturaleza. Abel 2006). sino un proceso en vías de desintegración. de dinamismo desestabilizado.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. sino en su relación con el ambiente en que se genera. Morin (1995: 44) lo sintetiza como un estado constante y por lo tanto frágil de la naturaleza. Hornborg 2006. Morin 1995. han comenzado por dejar entrever en años recientes la unicidad en el conocimiento adquirido sobre el universo en que vivimos. sino una constitutiva del sistema. físicos. dentro de un mundo social que rápidamente agota las soluciones a los problemas que enfrenta y genera. Entre dichas amenazas destacan: los desarreglos ecológicos producidos por fuertes cambios en la configuración del medio ambiente. Schwartzman 2002. Los sistemas abiertos no pueden ser estudiados como entidades radicalmente aislables. De acuerdo a Edgar Morin (1995). Gorham 1991. De éste estado sistémico se desprenden dos consecuencias mayores para el desarrollo epistemológico de todas las ciencias: 1. biológicos-ecológicos-sociales (Morin 1966).com Científicos del mundo entero. es la verdadera contribución de la arqueología al pensamiento moderno. construir una imagen más ordenada y funcional de la realidad cognoscible en todos sus niveles: desde los aspectos puramente químicos. Este proceso de organización/desorganización conforma un Sistema. dicha relación no es una simple dependencia. Kirchner 2002. Esto implica modificaciones tecnológicas. tantos cambios mas. Volk 2002. mientras que el conjunto se encuentra aparentemente estable y estacionario. el concepto de sistema abierto por si mismo abre la puerta a una teoría de la evolución que no puede provenir más que de interacciones entre sistema y ecosistema… por lo tanto el concepto de sistema es importante para distinguir la transformación propia del cambio cultural en las sociedades. las amenazas mas graves que enfrenta la humanidad están ligadas al progreso ciego e incontrolado del conocimiento y la especialización de las ciencias que lo regulan. 1979. ha permitido a la comunidad científica en todas sus ramas. Cicerone y Oremland. Cambios el medio ambiente traen como consecuencia cambios en la flora y fauna local. La sociedad es parte de la naturaleza pero la contrasta objetivamente. 1988. Owen et al. concebir tanto a la unidad como a la diferenciación de las ciencias según la naturaleza material de su objeto de estudio. sino de desequilibrio. biológicos. Kleidon 2004. donde las estructuras se mantienen pero sus constituyentes cambian. 1990. filosóficos e incluso metafísicos (Lovelock 1965. si logramos que la sociedad (o mejor dicho. en el sentido de que el mundo (y todo lo que en el existe) conforma una asociación combinatoria de elementos diferentes –químicos. hasta aquellos puramente racionales. 2. Lovelock y Margulis 1974. en la cuenca media del río candelaria. y al mismo tiempo de organización y desarrollo. se renuevan. Clumley 2006. En la naturaleza. La naturaleza. Las leyes de organización de lo viviente no son de equilibrio.

permitiéndonos prolongar los medios por los cuales logramos conocer. Gaia es un concepto bastante amplio que implica ideas sobre la relación que los organismos vivientes ejercen sobre la naturaleza y el medio ambiente donde viven.com totalidad de la naturaleza y de la vida misma. puedan construir un edificio de conocimiento tangible y por demás. Pareciera que los científicos en sus diferentes ciencias no han hecho sino fabricar ladrillos de información que por si mismos no hacen una casa. producidos por el desarrollo de condiciones medioambientales óptimas para ello. el cual sostiene que las formas de vida residentes de un planeta. Gorham 1991. Clumley 2006. suelen ser generalmente durante momentos en que las condiciones ambientales encuentran sus niveles óptimos (Hornbog 2006. una mejor adaptación a transformaciones ambientes más complejas. han actuado como un solo sistema autorregulador. sino una pila amorfa de conocimientos. El principal concepto de esta teoría es el de Homeostasis. con su medio ambiente (Hornborg 2006. logrando con ello. para producir con ello las condiciones mas adecuadas para la vida (Lovelock 1965. y esto depende totalmente de un enfoque interdisciplinario. y su “utilidad” para la sobrevivencia de otras especies (Lovelock y Margulis 1974). el poder estudiar los recursos disponibles y racionalizar su explotación podrían tener como consecuencia. En los últimos años. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. De acuerdo a la información paleoambiental y arqueológica disponible. Este sistema incluye desde las rocas superficiales. proveyendo nuevas oportunidades para el desarrollo de una recursividad social. En las Ciencias Sociales. muchos de sus principales postulados han comenzado a ser aceptados dentro de diversas disciplinas de la comunidad científica internacional (Owen et al. La teoría de la Gaia dibuja las conexiones entre la sobrevivencia de las especies (y por lo tanto de su evolución). socioeconómicas y ecológicas. el concepto de homeostasis se ha empleado para hacer referencia a la relación que han guardado los grupos sociales y seres humanos en general. sabemos que la 23 . contribuyen con el modelo que dichos ladrillos de conocimiento requieren para que en conjunto. autores como George Modelsky (2006) entienden como elementos claves en las transformaciones sociales a largo plazo. Hornborg 2006). Aunque esta teoría fue en extremo controversial en un principio. Estudios interdisciplinarios que aborden en conjunto diversos aspectos de fenómenos concretos. Kleidon 2004. comprender y predecir. una cada vez más difícil integración del conocimiento adquirido sobre bases pragmáticas. la idea de una Tierra unificada y capaz de mantener un estado “ideal” para el desarrollo de la vida por medio de diversos sistemas. podamos contribuir hacia una transición socio-ambiental “menos violenta” en los términos que entendemos implican tajantes transformaciones. A este tipo de interacciones a nivel socio-ecológico algunos autores las denominan Pulsaciones Sincrónicas en los Sistemas Mundiales (Hall y Turching 2006): entendidas como los periodos de expansión social. 1979. en la cuenca media del río candelaria. Esta sincronía entre condiciones optimas a nivel ambiental y desarrollo social están precedidas por periodos “estáticos” o “edades oscuras” que. Nombrada a partir de la diosa griega de la Tierra. han ido perdiendo la perspectiva “general” del mundo que intentamos estudiar.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Lo verdaderamente difícil de las ciencias es poder ofrecer una respuesta coherente a una pregunta sencilla. ha fuerza de especializarse en sus diversos objetos de estudio. ha cobrado fuerza a través de la teoría de la Gaia (Lovelock 1965). Ahora parece más que evidente que las condiciones bajo las cuales las sociedades se encuentran en el pináculo de desarrollo. De cara al futuro. útil. existe una sincronía entre oscilaciones demográficas. el suelo y la atmósfera y todos los seres vivientes que en habiten en él (Lovelock y Margulis 1974). Diamond 2005). Schwartzman 2002. Esta teoría sostiene que todos los organismos del planeta funcionan como conjunto para regular la biosfera en beneficio de a Todo (Lovelock 1972). Abel 2006). aparentemente. Thompson 2006. El estudiar aspectos cada vez más especializados de los fenómenos cognoscibles ha contribuido a una dispersión del conocimiento científico. 1990). y en conjunto con su medio ambiente. entender y construir nuestro mundo. La idea de volcar nuestros esfuerzos hacia una ciencia “unificada” surge a partir del momento en que los científicos.

CONCLUSIONES Si hay algo que hemos intentado dejar claro a lo largo del presente trabajo. en el cual y por medio del consumo de energía y el desarrollo desproporcionado alcanzado. la cual comenzó a crecer con mucha mayor rapidez al adaptar cultivos cuyas cosechas podían conservarse durante largos periodos de tiempo. Busquemos pues como retardar lo inevitable. Liendo y Vega 2000. en la cuenca media del río candelaria. lo que implicaba la domesticación de cultivos (como el del maíz) y animales (como el perro y el guajolote) en el caso de Mesoamérica. Pareciera que los sistemas biológicos y sociales buscan balances y descompensaciones. Dahlin 2002. Originalmente utilizado para expresar cálculos matemáticos concernientes a los cambios de temperatura en sistemas reversibles. 1971. más no como especie. lo que implica una transformación del entorno y las estructuras sociales. 2002. la aparición y desarrollo del comercio y la acentuación de las 8 Este concepto es propio de la física. se reincorporó a dinámicas sociales sedentarias. 2003).) y hasta el día de hoy (Puleston et. temperatura o ejerza cualquier trabajo. como preparar nuestro futuro. Aunque es obvio que la ecología y el clima afectan procesos socioculturales. es muy difícil suponer que el medio natural se ha mantenido inmodificable desde la época prehispánica hasta el día de hoy. los cambios ligados a la Revolución Neolítica significaron un enorme progreso en el desarrollo de la Humanidad. Retemos nuestra imaginación. Ringle et al. contribuyendo con una paulatina y contundente transformación de su entorno natural. Puleston 1978. Los seres humanos han aprovechado su medio ambiente para la satisfacción de sus necesidades básicas durante milenios alrededor del mundo. 2005). dejando la posibilidad de que en conjunto. el gradual abandono de asentamientos y la inevitable destrucción de estos (Morin 1995. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. existe una tendencia de todo sistema a fallar y colapsarse: acaso sea ese nuestro destino como civilización. Stuparyk y Chávez 2006). Gómez-Pompa et al. Hansen et al 2002. y prolonguemos nuestra estancia en la Tierra. Garnet 1997). esto significa que a fuerza de mantenerse ordenado. particularmente de la termodinámica. Allen y Rincón 2003. y como parte de una imagen mucho muy amplia. donde a base de ensayo y error hemos aprendido a dominar la naturaleza y optimizar los resultados que nuestro impacto ha producido. estas transformaciones no han sido estáticas sino que se han extendido a lo largo de la historia de las civilizaciones. y por medio del pasado y sus lecciones busquemos como retar también nuestro presente. como el de los artesanos y especialistas. ha sido permanente en el área maya por lo menos desde el Preclásico Medio (800 a. es la relevancia subyacente en el dinamismo ambiental y sus implicaciones en la acción y devenir de las sociedades a lo largo de su historia. Culbert 1995.C. la aparición de excedentes permitió la especialización y división del trabajo.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Gunn et al. Gordon Childe (1978) denominó Revolución Neolítica a la primera transformación radical en la forma de vida de la humanidad. Childe también afirmaba que la necesidad de conservar los alimentos generó el desarrollo de nuevas técnicas y el desarrollo de nuevos bloques sociales jerarquizados. al. Brown 1999. un sistema genera un estado de gradual desorden y dispersión de energía (Morin 1995). Siemens 1989. Webster et al. todo lo que existe en este mundo está concatenado y organizado a partir de sistemas autorregulados y autocompensados (Morin 1995. 2004. El espacio condiciona a las sociedades y estas son condicionadas por el espacio en el que se desarrollan (Illarregui 2003. en ciencias sociales el concepto de entropía ha sido utilizado para describir el declive natural que todas las sociedades enfrentan cuando han consumido sus recursos naturales a una velocidad mayor de la que pueden regenerarlos. Revolución Urbana es un término que según Childe se refiere al conjunto de transformaciones en torno a la consolidación de sociedades urbanas. al de entropía 8 . que de una base cazadora-recolectora. donde las deficiencias de un sistema producen las fortalezas de otro y viceversa. Harrison 1978. lo que conlleva a una transformación del estado de homeostasis. es también obvio que el desarrollo de procesos socioculturales también tiene su impacto sobre el paisaje y los ecosistemas. 24 . 2000. Puede entenderse como la degeneración o perdida de la energía producida por cualquier acción que genere un movimiento. De acuerdo a Childe.com dinámica socio-ambiental en el Área Maya durante los últimos cuatro mil años se ha comportado de acuerdo a lo modelado por las Pulsaciones Sincrónicas. por lo tanto. Este proceso de apropiación y transformación del medio ambiente por parte de agentes humanos.

Hansen et al 2002. Moraes 1988. Vargas 2002). fue el crecimiento demográfico (Moraes y Da Costa 1987. Braswel et al. ha sido rebasada por una imagen más acorde al de las sociedades preindustriales. por lo que la imagen de los mayas como un conjunto de sociedades armónicas con su medio. 2004. 2006. Siemens 1989. Su consecuencia más inmediata se ha interpretado como una reducción demográfica en posibles grandes episodios de hambrunas y un drástico reordenamiento del patrón de asentamiento urbano hacia nuevas zonas de aprovechamiento de recursos. Byrne 1988: 27. Demarest 2004. existe la tendencia mundial hacia una reducción en la temperatura media anual y hacia la reducción en la cantidad de humedad ambiente. es una hipótesis que ha sido contrastada a lo largo de varios sitios en el área maya. Vargas 2002). el crecimiento demográfico fue secundado por una intensificación gradual en las actividades agrícolas (Service 1962:21-22. Allen y Rincón 2003. 1994). Deflem 1999. 2002.. Johnson et al. El paso de las sociedades incipientes hacia sociedades complejas trajo como consecuencia una alteración radical del paisaje. Liendo y Vega 2000. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Popenoe de Hatch et al. 2006. Ashmore et al. 2006). Service 1990: 187. 2000. 2004. Culbert 1995. Liendo y Vega 2000. que en la cuenca del Candelaria tiene consecuencias como la reducción de la estación de 25 .com diferencias sociales(Childe 1978). las condiciones para el crecimiento demográfico (Sarmiento 1986: 40-42. 2002. Ringle et al. Harrison 1978. desde los años 60´s la cuenca del río Candelaria ha sufrido un continuo aumento en el proceso de deforestación (Benítez et al. Culbert 1995. Carmean et al. Dahlin 2002. fueron cambios ambientales benignos y no el crecimiento demográfico los que permitieron el desarrollo simultaneo de técnicas agrícolas intensivas.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. 1971. 2002. Ashmore et al. la contaminación de fuentes de agua. 2004. Diamond 2005). donde la presión sobre los recursos. Puleston 1978. produciéndose solo después. Hansen et al. Allen y Rincón 2003. Otros autores (Gunn et al. Webster et al. afectaron invariablemente a las poblaciones indígenas a lo largo de la cuenca del río (Vargas 2002). Robichaux 2002. fueron también parte de su vida cotidiana (Puleston et. Dahlin 2002. Gunn y Folan 2000. 2002. Coe 1999: 5. Aunado a esto. ascenso y descenso de la temperatura media anual y de los niveles de humedad ambiental a una escala mundial) fueron haciendo insostenible de manera paulatina el mantenimiento de estas. y cuya consecuencia directa se relaciona con la disponibilidad de recursos lacustres y forestales. Siemens 1989. la tala extensiva de bosque y selva. Whal et al. Hansen et al. Puleston 1978. Dentro del desarrollo de las sociedades tempranas. 1968. En épocas más recientes. 1990: 188). 2004. Gunn et al. al. Parsons 1992: 209). en la cuenca media del río candelaria. Webster et al. Chávez 2005: 141. Benítez y Couturier 2005: 32-33. Gunn y Folan 2000. 2004. se piensa. Vargas 2002. 1994. uno de los agentes clave para la transformación del paisaje. 2000. Dahlin 2002. Webb 1974. Conrad y Demarest 1990: 206. Robichaux 2002) han sugerido que ajustes naturales en la dinámica ambiental (aumento y reducción en el aporte de agua en los ríos. y en particular en la cuenca del río Candelaria (Gunn et al. Wiesheu 1993: 57. Robichaux 2002: 341. 2004. o de cualquier otra técnica de producción intensiva/extensiva. Dahlin 2002. Beach et al. Ringle et al. Webb 1974). En los últimos años. que en conjunto con otra serie de factores sociales (Diamond 2005) ocasionaron una reducción significativa en los recursos agrícolas (Labat 2000: 250-257. Harrison 1978. Que las sociedades prehispánicas presionaron sus recursos hasta moldear las condiciones para su eventual colapso. 2006. Lorenzo 1992) y no agrícolas (Covich y Stuiver 1974. etc. Lozano y Sánchez 2005: 28-29). 2002. Gunn et al. Para algunos autores. cuyos cambios se cree. Gío-Argáez et al. Carmean et al. se ha propuesto una variabilidad constante en el dinamismo ambiental en el área maya (Puleston et al. 2004. 2004. 1994. 2002. 1971. Braswel et al. Childe 1964. a lo largo de diferentes periodos históricos (Hansen et al. el conflicto endémico. lo que ha contribuido a cambios en los parámetros físico-químico-biológicos del río mismo en relación con el aporte de nutrientes que éste recibe (Amábilis y Benítez 2005: 14-15). mientras que para otros. Smith 1995.

Delgado 2002. Siguiendo una sugerencia hecha por Harrison (1978. podrán ayudar a relacionar la dinámica ecológico-cultural del área de humedales en el río Candelaria. 251) y Pincemín (1993: 89-90). California. demográficas y sociales. en la cuenca media del río candelaria. que podría salvar nuestras vidas y nuestro futuro. Necesario es poder contrastar esta serie de teorías y lograr vincular la magnitud de los posibles eventos ecológicos ocurridos en el Candelaria. 2004. BIBLIOGRAFIA CITADA. ofreciendo una imagen diacrónica en la evolución socioecológica de la cuenca. se han identificado rasgos en la topografía comúnmente llamados “campos levantados”. si las consecuencias a nivel ecológico-cultural en las tierras de humedales concuerdan con los datos extraídos de la arqueología de la zona. 26 . porqué no? invitando a retomar viejas practicas. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. desarrollaron complejos sistemas hidráulicos para el abastecimiento de recursos en diversos sitios del área maya (Puleston y Siemens 1972. 2006 “World-Systems as a Complex Human Ecosystem” In: The Wold System and the Earth System: Global SocioEnvironmental Change and Sustainability Since the Neolithic. el crecimiento demográfico) proponiendo teorías que sostienen que los mayas. produciendo condiciones aun más favorables para la deforestación del bosque. Benítez. Siemens 1989. con eventos sucedidos en otros sitios del área Maya (Ringle et al. Alf Hornborg and Carole L. Vargas 2002). cuyas secuelas sociales pudieron reflejar los últimos momentos de ocupación de muchos sitios en el área Maya durante la época que los arqueólogos hemos denominado como Clásico Terminal (Demarest 2004: 1-11). 2004. Algunos autores han extrapolado varias de estas condiciones medioambientales presentes en la actualidad. tal vez. Suárez 2001). LEFT COAST PRESS. 5673. pues el proceso de su regeneración se hace aun más lento. el cambio climático. y que han sido interpretados como obras de infraestructura hidráulica en época prehispánica (Puleston y Siemens 1972. hacia el pasado (La deforestación. con sitios y procesos socioecológicos a una escala más amplia dentro del Área Maya. Hacia la cuenca media del Candelaria en las tierras de humedales. Siemens 1989. Ashmore et al. Es imperativo estudiar si el mismo fenómeno ecológico pudo presentarse en la cuenca del Candelaria. 2004. Abel. tengamos una valiosísima lección por aprender. Los resultados obtenidos a partir del análisis de estos núcleos. 2004. en un ambiente cada vez más competitivo y con mayores presiones ambientales. Webb 1974) donde existe evidencia de la existencia de un periodo de ajuste ecológico con grandes sequías. Braswel et al. nuestro particular interés es el ahondar en el posible uso y temporalidad que estos campos levantados puedan tener. sin haberse realizado los estudios pertinentes para asegurar tal hecho. Crumley. pp. Matheny 1976.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. y en ultima instancia. Thomas. en su necesidad para desarrollarse frente a condiciones adversas. Eds. donde se han inferido cambios sociales a partir de cambios en la cultura material excavada en los sitios arqueológicos del área (Vargas 2002. Gliessman 1991. cuyo uso directo se ha asumido como tierras modificadas para la producción agrícola intensiva. y solo tal vez. 1978. Demarest 2004. La intención de este trabajo es concluir comenzando un nuevo estudio. Amábilis. rompiendo con mecanismos desiguales que terminan por destruir nuestro ambiente a pasos mucho más veloces de lo que podemos regenerarlo… si dichas obras hidráulicas fueron de vital utilidad e importancia y han durado más de 2000 años. Pincemin 1993. Rice 1972).com lluvias y la prolongación de la estación de secas (Gunn y Folan 2000). y de ser así. Leonel y Jorge A. Carmean et al. por lo cual se planteó realizar el análisis palinológico de núcleos de sedimentos extraídos de los campos levantados en el Candelaria.

Jorge y Andrés Couturier. and Don S. David A. Wendy. 13 pp. 32-33. México. T. Coordinadores: Linda Manzanilla y Leonardo López Lujan. and Jason H. Crop Science. Science. William J. María del Rosario Domínguez Carrasco. and their Effect on the Spatial Distribution of Plants in the Candelaria River Watershed. Dunning.V. and Transformation. Three Millenia at the Human-Wildland Interface. Catena 65. eds. Fletcher. Chávez Jiménez. and humans” In: Ancient Mesoámerica. Jason Yaeger. Campeche” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. Salt Lake City. Boletín Informativo. Allen. Gerardo García.. En: The Posclassic Mesoamerican World. INAH-IIAUNAM-PORRUA.. Jorge A. Pp.” En: Coloquio V. Hodell.com/locate/catena Benavides Castillo. Vol. eds. Ulises. Prudence M. campeche 2005 Ulises Chávez qualanqui@gmail. Rice. Benítez. Raíces-CONACULTA. Jorge A. Estudios sobre la Revolución Neolítica y la Revolución Urbana.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. 1991 “El Uso de la Tierra en la América Precolombina. S.II. Vol. 14-15. Antonio. Andrews. Boulder. Benítez. No. University Press of Colorado. Glascock 2004 “Defining the Terminal Classic at Calakmul. Folan. Curtis 2002 “Paleolimnology of the Maya Lowlands: Long-term perspectives on interactions among climate. Geoffrey E. Brenner. and Don S. Gordon Childe. Berdan Frances y Michael Smith. Arthur A. Joel D. Michael F. environment. Demarest. Byrne. 169:733-738. México. En: Historia Antigua de México. Armillas. Gunn.” En: JAINA. and Transformation. Roger. 2006 “Monitoring Long-Term Changes in Flooding and Soil Wetness. 33. Arthur A. Prudence M. en la cuenca media del río candelaria. Pp. Demarest. Cook and J. y Cynthia Robin 2004 “Commoner Sense: Late and Terminal Classic Social Strategies in the Xunantunich Area” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. Carneiro. 2005 “Estimación de los Cambios en la Cobertura y Biomasa Forestal. CIESASINAH. Jorge A. pp. 27 . Pp. Rice. 141-157. Cambridge University Press. Transition. El Horizonte Clásico”. 79-118. Editores: Michael Smith y Frances Berdan. Beach.elsevier.” En: Teresa Rojas (Editora) Pedro Armillas Vida y Obra II. Anthony. y Michael D. N. The University of UTAH PRESS. Luzzadder-Beach. Boulder.com “Patrones Espaciales y Estaciónales de la Calidad del Agua y su Relación con la Cobertura Vegetal”.E. Rice. Coord. En: JAINA. Braswell. Coord. Lohse 2006 “Impact of the Ancient Maya on Soils and Soil Erosion in the Central Maya Lowlands” In: Science. 166178. D. Mark. Benítez. 2003 “An International Economy”. Available online www. 2001a “El Sur y Centro de Zona Maya en el Clásico”. 1970 “A theory of the origin of the state”. Michael y Emmanuel Rincón. Pedro. En: La Navegación entre los Mayas. European Space Agency. VI. Centro EPOMEX-UACAM. Boletín Informativo. Carlos Acuña y Claudeth Castro. San Francisco de Campeche. San Francisco de Campeche. Rice. 2003 “The Changing Global Environment and the Lowland Maya: Past Patterns and Current Dynamics” en: The Lowland Maya Area. Southeast Mexico” In: The First International Symposium on Global Wetland: Looking at Wetlands from Space. New York. 91-153. pp. Centro EPOMEX-UACAM. pp. 1998 “El Comercio Marítimo de los Mayas del Posclásico”. 96-109. Robert L. Food Products Press. Ed. Elsevier B. Laraine A. Transition. Rosenmeier. Abel Morales López. Benítez. 1988 “El Cambio Climático y los Orígenes de la Agricultura. Arqueología Mexicana. Ashmore. University Press of Colorado. Italy.

7ª. En Prensa. Arthur A. Hernán. INEGI. Conrad. Timoty Beach. Mayas Chontales y Españoles: La Secuencia Cerámica de San Román. Michael D. 327-340. 1964 “The Chinampas of Mexico” En: Scientific American..” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. 1963 Cartas de Relación. México. pp. el 9 de noviembre. Bruce H. LEFT COAST PRESS. 682-691. Cambridge University Press. 1968 Nacimiento de las Civilizaciones Orientales. Pp. Crumley Carole L. Municipio del Estado de Campeche”. De Pantanos. Rice. 1995 “Ancient Maya Wetland Agriculture” en Famsi: http://www. 28 . Cycles 2 (4): 299-327. México. 1978 Los orígenes de la civilización. Belize. University Press of Colorado. Tesis de Licenciatura para obtener el grado de Licenciado en Arqueología. Mexico. Dahlin. and Don S. Tabasco. Una propuesta arqueológica a un problema histórico.famsi. Transition. Eugenia Mansell. Bruce H.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Cobos. Andres y K. Coe. Rafael 2004 “Chichén Itzá: Settlement and Hegemony during the Terminal Classic Period.C. Boulder.S. Childe. CEM-UNAM. and Minze Stuiver. Rice. 13 pp. Prudence M. California. 2002 “Climate Change and the End of the Classic Period in Yucatán” en: Ancient Mesoámerica.” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. 1990 Religión e Imperio. Barcelona.E.J.html Dahlin. Transition. R. eds. Culbert. 3-15 Cortés. campeche 2005 2006 Ulises Chávez qualanqui@gmail. Boulder. Arthur A. Global Biogeochemistry. and Transformation. 90-98. Ponencia presentada en el XV Encuentro Internacional “Los Investigadores de la Cultura Maya”. 1999 The Maya. and Don S. David Hixson. Cuaderno Estadístico Municipal. 211 (1). México. Prudence M. Rice. Gordon V. 1974 “Changes in Oxygent-18 as a Measure of Long–Term Fluctuations in Tropical Lake Levels and Molluscan Populations. 13-28. ENAH. Crumley. Comisión Federal de Recursos (CFR) 1994 “Carmen. Demarest. Pp. Campeche: UACAM. eds. Sheryl Luzzadder-Brach. R. Ediciones Península. UNAM. México.com Potonchán y Santa María de la Victoria.org/reports/94033/index. 1964 Evolución Social. Christopher R. Sixth Edition. en la cuenca media del río candelaria. University Press of Colorado. and Daniel Mazeau. CONACULTA-Alianza Editorial Mexicana. México. Patrick. Eds. 2006 “Historical Ecology: Integrated Thinking at Multiple Temporal and Spatial Scales” In: The Wold System and the Earth System: Global SocioEnvironmental Change and Sustainability Since the Neolithic. Oremland. Thames and Hudson. Cicerone. New York.. Alf Hornborg and Carole L. Anne Pyburn 2004 “Out of Sight: The Postclassic and Early Colonial Periods at Chau Hiix. Ed. Alan P. Geoffrey y Arthur Demarest. Covich... Porrúa. F. Limnology and Oceanography 19: pp. 1988 "Biogeochemical aspects of atmospheric methane". Demarest. Rice. Aline Magnoni. and Transformation. Scott Hutson. Problemas Científicos y Filosóficos N° 29.

New York. and Transformation. William Folan y Hubert Robichaux 29 . México.R. Three Millenia at the Human-Wildland Interface. Gómez-Pompa. 2001 "Agricultural Terrace Productivity in the Maya Lowlands of Belize" The Journal of Undergraduate Research. E. Food Products Press. Campeche. Mathieu. Rice. Political Leadership. Jared. 1992 “Agricultura de Jardines Flotantes. William. Demarest. eds. and State Formation: The Case of the Zulu Kingdom. Washington. 2002 Itzamkanac en el Tiempo. New York. 1991 Ecological basis of traditional management of wetlands in tropical Mexico: Learning from agroecosystem models. México. Arthur A. Arturo. Three Millenia at the Human-Wildland Interface. and Don S.L.” En: : Chinampas Prehispánicas. Conservation and Ecodevelopment. Food Products Press. Scout Fedick. 1999 “Warfare. Wisconsin. Gorham. Rice. México.). 2003 “Research Challenges for the Lowland Maya Area: An Introduction”. 249-254. Fishbeck. pp.” Ethnology 38(4):371391. Eastview Press: San Francisco. Pp. 1996 Campeche y sus Recursos Naturales. 2005 "The Maya Collapse" In Collapse: How societies choose to fall or succeed. Groove. Mexico” In: Ancient Mesoamerica. In M. New York. Serie Arqueología. Pp. Angélica. Arthur A. Gobierno del Estado de Campeche. Diamond. Porrua. Juan Jiménez-Osornio (Editores). 3-29. Tesis de licenciatura para obtener el grado de licenciado en arqueología-ENAH. 229-247. Biodiversity: Culture. Deflem. 2003 The Lowland Maya Area. México. Crop Science. en la cuenca media del río candelaria. University Press of Colorado. campeche 2005 Ulises Chávez qualanqui@gmail. Garnet. Gómez-Pompa. Alcorn (eds. Boulder. Gliessman. 2004 “After the maelstrom: collapse of the Classic Maya kingdoms and the Terminal Classic in western Peten” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. Carlos Javier González. 16 Cambridge University Press. Antologías. En: The Lowland Maya Area. La Secuencia Cerámica de El Tigre. 1991 "Biogeochemistry: its origins and development". Vol 1. 1808-1879. Arturo. Díaz del Castillo. Prudence M. 102-124. Viking. Transition. Bernal. Shelly. Delgado Salgado. Biogeochemistry 13 (3): 199-239. David. Raul. Joseph Henry Press-National Academic Press.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Yucatan. Crop Science. Michael Allen. 1997 Chaos Theory Tamed. Sociedad Mexicana de Historia Natural. 1970 Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España. Gunn Joel. Demarest. Gío-Argáez.B. comp.com “Reconstructing Agricultural Self-Sufficiency at chunchucmil. INAH-CONACULTA. Oldfield and J. pp. The University of Wisconsin-La Crosse. S.

2002 “Climate and Enviromental Variablity in the Rise of the Maya Civilization”. Kluwe Academic Publisher. Hall. 1-13. Prudence M. Konrasd Hughen. Campeche. Joel D. University Press of Colorado. Norman y Gair Tourtellot 2004 “Out with a Whimper: La Milpa in the Terminal Classic” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. James 2002 "The Gaia Hypothesis: Fact. Climate Change. Number 4 / March. LEFT COAST PRESS. and Transformation. 13 pp. Cambridge University Press. Alf Hornborg and Carole L. Coordinador William Folan. Crumley. en: Ancient Mesoámerica. 2006 “Lessons from Population Ecology for World-Systems Analyses of Long-Distance Synchrony” In: The Wold System and the Earth System: Global SocioEnvironmental Change and Sustainability Since the Neolithic. Vol. Tomas Schreiner. 13 pp. Ray T. pp. México: Reflexiones acerca de los Paleoclimas que afectaron a los Antiguos Sistemas Mayas en los Sitios de Calakmul y El Mirador. Rice. Johnson. Demarest. Mark Jackson and Charles Golden. 3-42. and Wishful Thinking. Usumacinta and Champoton watersheds). LEFT COAST PRESS. Richard Terry. Gerald y Odilon Sánchez. In: Plant Ecology 160: pp. Holanda. Beat Aeschlimann.” Journal Climatic Change Issue Volume 52. 297315. California. David Wahl. 10. Colección Arqueología. 1731-1735. 2006 “Conceptualizing Sociecological Systems. 30 . Columbia University Press. Hornborg. campeche 1994 1995 Ulises Chávez qualanqui@gmail. California. Edición de Roderick J. 74-90. 187192. Rice. Cambridge University Press. “A Landscape Analysis of the Candelaria Watershed in Mexico: Insights into Paleoclimates Affecting Upland Horticulture in the Southern Yucatan Peninsula Semi-Karst. 2002 “History of Late Holocene Vegetation at Quintana Roo. Gerald. John Wiley and Sons. Gunn. 79-84. Gunn Joel y William Folan 2000 “Three River: Subregional Variations in the Earth System Impact in the Southwestern Maya Lowlands (Candelaria. Theory. Joel. 223-271. en: Ancient Mesoámerica. pp. Pp. Caribbean Coast of México”. History and Human Action. Thomas and Peter Turchin. Alf. Joseph Tainter y Susan Keech McIntosh. Eds. Guatemala. Kristofer. Axel. and Don S. 229 pp. Boulder. 66 (3): 271-319. en: Campeche Maya Colonial.” In: The Wold System and the Earth System: Global SocioEnvironmental Change and Sustainability Since the Neolithic. pp. Haug. Hammond. New York. 2002a “Climate Change Studies in the Maya Area: A Diachronic Analysis” In: Ancient Mesoámerica. pp. eds. Hansen. pp. Larry Peterson. Kleidon. 273-295. Inc. Islebe. En: The Way the Wind Blows: Climate. 1-11. Maria del Rosario Dominguez Carrasco y Betty Faust 2002b “Bajo Sediments and the Hydraulic System of Calakmul. Richard. Gunn. Eds. Steven Bozarth. John Jacob. William Folan. 1. 2004 “Beyond Gaia: Thermodynamics of Life and Earth system functioning”. Matheny. Detlef Günher. No. 174-196. Mexico”. Daniel Sigman. 2006 “Ancient Soil Resources of the Usumacinta River Region. Transition. Universidad Autónoma de Campeche. 13 pp.” In Press at: Journal of Archaeological Science XX. and William J.. Crumley.com “Un Análisis Informativo sobre la Descarga del Sistema del Río Candelaria en Campeche. Kirchner. John Foss.” In: Geoarchaeology: An International Journal. McIntosh. Folan. Alf Hornborg and Carole L. México.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. 2003 “Climate and the Collapse of Maya Civilization” In: Science Vol. Cambridge University Press. Arthur A. en la cuenca media del río candelaria.

1965 "A physical basis for life detection experiments". Centla. INAH-CONACULTA. Atmospheric Environment 6 (8): 579-580. Mario Aliphat Fernández. No. 31 . Benítez. 23. México. Antologías. 1992 “La Base Agrícola del Estado de Tiwanaku: Un Examen a partir de su Centro Político. Campeche. pp.” En: Chinampas Prehispánicas. Del 2 al 4 de Mayo de 2005. Labat. Liendo. Brigham Young University Press. 85–101. comp.” En: Chinampas Prehispánicas.” In: Ancient Mesoamerica. Papers of the New World Archaeology Foundation. México.E. and Richard Hauck 1983 Investigations at Edzna. Paul. Albuquerque. 1972 "Gaia as seen through the atmosphere". 13 (2002). 1992 “Agroecosistemas Prehispánicos. Junio. DonaldW. Washington.The Gaia hypothesis". Carlos Javier González. pp2829. Nature 344 (6262): 100-102. 1976 “Maya Lowland Hydraulic Systems” En: Science 193 (4254): 639-646. 257-285. University Press of Colorado. Coord.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Tellus 26 (1): 2-10. 2005 “Manejo Tradicional de Humedales Tropicales: El caso exitoso de la comunidad Maya-Chontal de Quintín Arauz. 1990 "Hands up for the Gaia hypothesis". J.. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Tabasco. 3-25. Cambridge. eds.N. México. Dunning. 2002 “Pollen Evidence for Climatic Variability and Cultural Disturbance in the Maya Lowlands. 2005 “Morfología Polínica de Especies Indicadoras de Cambio en la Cobertura de la Selva Mediana Subperennifolia” En: JAINA. comp. Boulder. en la cuenca media del río candelaria. Maria Rosa. eds. México. Leyden. Turner. Boletín Informativo. Prudence M. 2000 “Técnicas Agrícolas en el Área de Palenque: Inferencias para el Estudio sobre Organización Política de un Señorío Maya del Clásico”. Serie Arqueología. Mexico: The Hydraulic System. No. Antologías. Campeche. Socorro y Yajaira Sánchez. Benito Ramírez. Guatemala” en: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. y Lynn Margulis. Maimone. Pp.” En: Mayas del Puuc. Nature 207 (7): 568-570. 2000 “El Espacio de Estudio: Algunas Particularidades de su Ecología. Segunda Época. Mexico. 46. Rice. Marie-Charlotte Arnauld. Lozano. Matt y Nicholas P. and Transformation. En: Arqueología. Utah. 1978 “Northern Maya Lowlands Water-Control Systems”. Pierre Becquelin. San Francisco de Campeche. Arthur A. Krynine. Juan Valdéz y Alfonso Macias. Deanne L. Alan. 2004 “Settlement and Late Classic Political Disintegration in the Petexbatún Region. Revista de la Coordinación Nacional de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Peter D. D. Serie Arqueología. Jose Luis. Transition. J.C. Gobierno del Estado de Campeche. Matheny.. Veracruz. En: Pre-Hispanic Maya Agriculture. INAH-CONACULTA. Jorge A. Barbara W. Lovelock. Harrison and B.com Kolata. Lorenzo. Provo. 185-210 University of New Mexico Press. Cambridge University Press. J. Boca del Río.65-80. Ray T. 1974 "Atmospheric homeostasis by and for the biosphere.” En: 1er Congreso Internacional de Casos Exitosos de Desarrollo Sustentable del Trópico. Pp. Dominique Michelet. Centre Français d´Études Mexicaines et Centraméricaines.E. Centro EPOMEX-UACAM. Forsyth. 1939 Depósitos de Arcosas en el Trópico Húmedo. O’Mansky. Arqueología de la Región de Xculoc. Gurr. Rice. Matheny. Segunda Época pp. and Don S. Informe de la Standard Oil Company of California. Yale University. Carlos Javier González. México. Comp. Ray T. L. Demarest. Lovelock. Rodrigo y Felipe Vega.

México. Palerm. Ensayos sobre Evolución y Ecología. 1987 Geografía Crítica: Una Valorización del Espacio. En: Los Mayas. 2006 “Clásico Terminal (750-1050 d. 2005 “Los Mayas en la Península de Yucatán: Viejas Ideas. en la cuenca media del río candelaria.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Ciencia y Tecnología. Editorial Raíces. Freidel. Sao Paulo. Arroyo. D. 1990 México Prehispánico. July 19. KÖNEMANN. Dominique. 180-194. Global Socioenvironmental Change and Sustainability since the Neolithic. México. Nuevas Ideas. Enrique.) y Posclásico (1050-1550 d. CONACULTA. Angel. 8a. Moraes. pp. Enrique y Adriana Velázquez Morlet. 1984 “Los canales de la costa de Campeche y su relación con la industria del palo de tinte”. Neff.D.” En: Arqueología Mexicana: Mayas de Yucatán y Quintana Roo: Últimos Descubrimientos. Antonio C. Editado por Nikolai Grube. V. E. B.R . 2006 “Ages of Reorganization” In: The World System and the Earth System. 1987 Paleo-paisajes y Arqueología Pre-urbana en la Cuenca de México. Philippe Nondedeo. Moraes. CEMCA. Veintimilla 2000 Medioambiente y ocupación humana en la Costa Sur de Guatemala. Num. 341-353. Nalda.” En: Homenaje Nacional en Campeche al Dr. Barcelona. Editora de Humanismo. 1979 "Earth: An enhanced carbon dioxide greenhouse to compensate for reduced solar luminosity". Ciencias e Tecnología. Editorial Raíces-Conaculta. C.B. y C. XIII No. Textos para su memoria. Román Piña Chan. Marilyn. Jones. T. Vol. Publicaciones de la Universidad Autónoma de Campeche. California. Alf Hornborg and Carole L.) en el Área Maya: Colapso y Reacomodos. 1988 Geografía: Pequeña Historia Crítica. Edgar.R . 2002 “Román Piña Chan y el Problema Olmeca. 30-37. Bonn. Millet. una civilización milenaria. Edición Sao Paulo. pp. No. y Wanderley Da Costa. Nature 277: 640-642.” En: Arqueología Mexicana: Últimos Descubrimientos Mayas en Campeche. 2001 “La Dinámica del Proceso de Maduración de la Organización del Estado en la Sociedad Posclásica”. Crumley. pp. Morin. G. Presented at the 14th Annual Symposium on Guatemalan Archaeology. Vol. 30-39. Ochoa. Niederberger. Cess.C. 2000. 76 pp. Últimos Descubrimientos Mayas en Campeche.com Masson. LEFT COAST PRESS. Owen. Modelsky. Eds.. Barcelona. Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología 17 (2). Editorial Gedisa. R. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Luís. Lorenzo. H. México. 237-245. Nalda.C. 2005 "Río Bec. 32 . 75 pp. Parsons. México. México. Antonio C. Vol XIII. 75. ICC-UACAM-INAH. Tomo 1. Editora de Humanismo. ¿Una Excepción? " En: Arqueología Mexicana. D. 1966 El Espíritu del Tiempo. Pearsall. 1995 Introducción al Pensamiento Complejo. Ramanathan. Jeffrey R. Marie-Charlotte Arnaud. George. Dirección General de Publicaciones. J. Editorial Raíces-Conaculta. Michelet... XIII. 58-63. Editorial Taurus.

New York Puleston. 1990 La Agricultura en Tierras Mexicanas desde sus Orígenes Hasta Nuestros Días. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail. Piña Chan. Tomás Barrientos Q. new perspectives on the lowland Maya”. Hanson. Colin and Paul Bhan. 449-467Academic Press. Benedict Gill. William. 1978 “Population Growth and Subsistence Alternatives in a Tropical Lacustrine Environment” En: Pre-Hispanic Maya Agriculture. M. 13 (2002). México. Life and Death. 1993 Remontando el rio…UACAM. and Transformation. 1988 Las Siembras de Ayer: La Agricultura Indígena del Siglo VXI. Marion. México. New York. en la cuenca media del río candelaria. Denis. Peter D. comp. 225-246 University of New Mexico Press. Albuquerque. Denis. Harrison and B. Tara Bond Freeman. Sophia. Cambridge University Press. Philadelphia. Kent V. México. ed.com 1992 “El Papel de la Agricultura Chinampera en el Abasto Alimenticio de Tenochtitlán. Puleston. Transition. Antologías. University Press of Colorado. eds. Reading. 43-52. eds. 103–114. Teresa. Prudence M.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Pyburn. raised fields. 1968 “Ridged fields and associated features in southern Campeche. and Don S. Cambridge University Press. 1973 “Un Enfoque Ecológico de los Orígenes de la Civilización Maya” en: Guatemala Indígena 8 (1-2): pp.. Turner. 1959 “¿Fueron las ruinas El Tigre. Rojas Rabiela. Pp 209-254. 353-364. Yucatán” In: In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. Colección Arqueología. y J. ed. Peter D. 2002 “Climate and Technological Innovation at Kaminaljuyú. y Olga Stavrakis Puleston. Colección Los Noventa. Thames and Hudson. Román y Raul Pavón Abreu. 2003 “The Hidrology of Chau Hiix. Mark Brenner. Renfrew. Don. Methods and Practice. Bey III. pp. thesis 1977 “Art and archaeology of hydraulic agriculture in the Maya Lowlands. 123-129. Anne. INAH-CONACULTA. México.” In: Ancient Mesoamerica. Puleston. University of New Mexico Press. pp. Albuquerque. Demarest. 1986 Sedimentary Environments and Facies. Gregory Smith 2004 “The Decline of the East: The Classic to Postclassic Transition at Ek Balam. Popenoe de Hatch. Blackwell Scientific Publications. Second Edition. DC. H.A. Rice. 35-61 University of New Mexico Press. Pincemín. Cambridge Puleston. 1997 “What was the Environment? Environmental Archaeology” and “What did They Eat? Subsistence and Diet”. 151 leaves. Craig A. Rice. pp. Serie Arqueología. 14. Norman Hammond. Guatemala. Dennis y Alfred Siemens. Itzamkanac?”. Cambridge. London.” En: Chinampas Prehispánicas. Oxford. L. Rice. eds. pp. 1978 “Terracing. L. Ringle. Flannery. Water. Editorial Grijalbo.” In: Social Process in Maya Prehistory: Studies in Honor of Sir Eric Thompson. University of Pennsylvania. and Charles Ortloff. Richardson. Houck. Arthur A. American Antiquity 37(2):228-239 Washington. Turner. pp. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. and tree cropping in the Maya lowland: a new perspective on the geography of power” In PreHispanic Maya Agriculture. 2000 The Great Maya Droughts. 1982 “Role of ramón in Maya subsistence” In Maya Subsistence: Studies in Memory of Dennis E. Carlos Javier González. In: Archaeology: Theories. en: El México Antiguo XI:473-481. Boulder. Albuquerque. Campeche.” En: Ancient Mesoamerica. 33 . Academic Press. Harrison and B. 1968 Bronsimum alicastrum as a subsistence alternative for the Classic Maya of the central southern lowlands. George J. Charles W. Erick Ponciano.G. Department of Anthropology.

México. CONACULTA. En: Los Investigadores de la Cultura Maya 11 Vol. Parsons. William T. Río Grijalva-Mezcalapa. Sanders. Rovichaux. UNAM-IIFL-CEM. Schwartzman. New York. 341-445. el 13 de noviembre. Salazar Ledesma. Traducción de Mario Humberto Ruz y Rosario Vega.Tesis para obtener el titulo de Licenciado en Humanidades con especialidad en Historia. Peter D. Service. L. 1986 “La Sociedad Cacical Agrícola: Hipótesis y Uso de Indicadores Arqueológicos. and Archaeological Data. nuevas voces. Siemens. Puleston. Santley 1979 The Basin of México: Ecological Processes in the Evolution of a Civilization. 2002 “Dams on the Candelaria”.” En: Ancient Mesoámerica. Jose Angel. Sanders. and the Earth: The Self-Organizing Biosphere. 205–225. Abraham 1997 Origen y desarrollo de Candelaria Carmen. Academic Press. México. pp. México. Alfred H. Temperature.. Campeche (1880-1982). Griselda. Editado por: Mario Humberto Ruz. Sanchez Guzman. problemática de su nomenclatura”. Rojas Rabiela (Comp. Hebda. 1993 “El Lago y el Volcán: La Chinampa” (1957) En: T. Flora Leticia y Ulises Chávez Jiménez. 34 . Maija. México.” En: Teresa Rojas (Comp. Flannery. 1990 El origen del Estado y la civilización. 1978 “Karst and the Pre-Hispanic Maya in the southern lowlands”. 2005 “Santa María de la Victoria: Primer Asentamiento Español del Siglo XVI”. Salazar Ledesma. Alianza.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. Universidad Autónoma de Chapingo. 2003a “Los ríos perdidos. Pp.) La Agricultura Chinampera. 1982 Prehispanic Cultural Use of theWetlands of Northern Belize. In Maya Subsistence Studies in Memory of Dennis E. Turner. 117-144.” En: Boletín de Antropología Americana No. Silva Parejo. Madrid. en la cuenca media del río candelaria. Universidad Autónoma de Campeche. La Agricultura Chinampera. Campeche: UACAM. New York. David 2002 Life. Sarmiento Fradera. Cambridge University Press. Random House. Universidad Autónoma de Chapingo. In Pre-Hispanic Maya Agriculture. Scholes. María Gabriela. Albuquerque. Campeche. Ancient Mesoamerica 13(1):115-123. Jeffrey R. eds. 33-64. edited by Kent V. Academic Press. pp. 1962 Primitive Social Organization. 13. Hubert R. Frances V. 2002 “On the Conpatibility of Epigraphic. Cambridge. Julio 1986. Richard y Heimo. Columbia University Press. En: Tabasco: Antiguas letras. William T. New York. y Ralph Roys. 1989 Tierra Configurada: Investigaciones de los Vestigios de Agricultura Precolombina en Tierras Inundables Costeras desde el Norte de Veracruz hasta Belice. IIF-CEM-UNAM/CIESAS. campeche 1993a Ulises Chávez qualanqui@gmail. México. Harrison and B. México. y Robert S. UACAM. University of New Mexico Press. whith a Drought-Based Explanation for the Classic Maya Collapse. E. Flora Leticia. Alfred H.R. Soler Graham. Ponencia presentada en el XIII Encuentro Internacional “Los Investigadores de la Cultura Maya”. Edición al español de Mario Humberto Ruz. 1996 Los Chontales de Acalán-Tichel. pp. 61-90. 2003b “Rasgos significativos de la hidrografía y del proceso de poblamiento español en la cuenca baja del Mazapa en Tabasco en 1579”. Cambridge University Press.com “La Tecnología Indígena de Construcción de Chinampas en la Cuenca de México. 13 pp. II: 524-547.). Siemens. Geographic.

2006 “Climate. and Political-Economic Crises in Ancient Mesopotamia and Egypt” en: The World System and the Earth System. L. Eric. Thompson. Cambridge University Press. New York. Suárez. 35 . 2004 Historia y Religión de los Mayas. Archaeology Series. Rice ed. campeche 2003 Ulises Chávez qualanqui@gmail. Richard Hansen. and Don S. 163-14483University of New Mexico Press. David.htm. 1994 “Síntesis de la historia prehispánica de los mayas chontales de Tabasco-Campeche. Belmont. L. Eds.” En: Evolutionary Anthropology. Timmy y Ulises Chavez Jimenez. 1970 Maya History and Religion. 3 (5): 174-184. 2006 “Holocene vegetation change in the northern Peten and its implications for Maya prehistory” In: Quaternary Research 65 Issue 3(May 2006) 380 – 389. México. México.” En: Sala de Prensa del CONACULTA: Noticias del día. de México. Norman. B. Thompson. Case Studies in Cultural Anthropology. Webster. manejo y dominio de los recursos fluviales. Philadelphia. Valdes. University Press of Colorado. Roger Byrne. 1995 “The Origins of Agriculture in the Americas. LEFT COAST PRESS. T. B. México. Carmen. Climatic Change 52 (4): 423-430. eds. Dirección http:// www. Siglo XIX. David. California. Peter D.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. en: Ancient Mesoámerica. Alf Hornborg and Carole L. Arthur A. Campeche. Juan Antonio y Federico Fahsen. Water.” In: Pre-Hispanic Maya Agriculture. Boulder. Eraclio. Tiempo de Crisis Anticipando el Futuro. Rice.cnca. WadsworthThomson Learning. Wahl.” En: Los investigadores de la cultura maya 5:432– 445. Albuquerque. At the: Urbanism Conference. 317-326. Harrison and B. Smith. Campeche. Thomas Schreiner. Soberanis Sosa. Transition. Vargas. Tesis para obtener el grado académico de Maestra en Ciencias. October 2006. 2002 “El Impacto del Cambio Climático en la Región del Río Candelaria. Prudence M. Turner. The Rise and Fall of an Ancient Maya Kingdom”. Facultad de Ciencias. Ann Corinne Freter and Nancy Gonlin 2000 “The Ancient Environment of Copan” and “Population and Agricultural History of the Copan Kingdom” in: Copan. 2002 "Toward a Future for Gaia Theory". Crumley. and Transformation. William. 13 pp. pp. en la cuenca media del río candelaria. 1997 “Uso. 2001 Itzamkanac y Acalan.D. Chalco. Volk. Celebrated at the University of Calgary. México”. Cámara de Diputados de Campeche. 1978 “Ancient Agricultural Land Use in the Central Maya Lowlands. UNAM-IIA. 2004 “Disaster In Sight: The Terminal Classic at Tikal and Uaxactún” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. Stuparyk.gob.mx/cnca/nuevo/2001/diarias /sep/140901/maya. Demarest. Vicente. Posgrado en Ciencias Biológicas. Ernesto. 1990 Apuntes para la infraestructura caminera de la región de Candelaria.com Análisis Palinológico del Perfil de una Antigua Chinampa en Ayotzingo. El caso del Candelaria. UNAM. Global Socioenvironmental Change and Sustainability since the Neolithic. 2001 Cerro de los Muertos: Un Asentamiento Maya del Preclásico Tardío. Edo. Turner II.” En: America Indigena 1–2:15– 61. 2006 The Epiclassic Urban Centers: Ancient Evidence for a Timeless Process.

eds. 1993 “Del Cacicazgo al Estado Arcaico. Coord. 1993 “Las Chinampas de México.El cambio climático y su probable influencia en la construcción de obras de infraestructura hidráulica temprana. L. Clark Alexander. George A. N. 25 June 2007. Rice. campeche Ulises Chávez qualanqui@gmail.” En: Pre-Hispanic Maya Agriculture. Transition. Universidad Autónoma de Chapingo. B. Rice. Wiseman. en la cuenca media del río candelaria. eds. Psuty. Wiesheu.com Webster David. Harrison and B. En: Science. y Rebecca Storey 2004 “Dating Copán Culture-History: Implications for the Terminal Classic and the Collapse” In: The Terminal Classic in the Maya Lowlands: Collapse. Reeder. and Transformation. México. Walburga. Poesía y Realidad de los Jardines Flotante. Bruce Railsback. Philip P. pp. Baton Rouge. Brook. Thom. Pp. Robert y Pedro Armillas. Hai Cheng. Issues 1-4. 2007 “Stalagmite evidence from belize indicating significant droughts at the time of Preclassic abandonment. Pp. Volume 250. G. Una Mirada a la Memoria del Futuro. P.. West. Jesús Nava. 63-115. R. L. Colección Científica INAHCONACULTA. 111-128. Acción Política y Administrativa en el Surgimiento de las Sociedades Complejas. James W. F. the Maya hiatus. Ann Corinne Freter. Demarest. Louisiana State University Press. West. 36 . Prudence M. Pp. 185-210 University of New Mexico Press.. and the classic maya collapse”. 1969 The Tabasco Lowlands of Southeastern Mexico.” En: La Agricultura Chinampera. and Don S. Pages 1-17. Peter D. Boulder. Arthur A. Lawrence Edwards.” En: Antología del Pasado. University Press of Colorado. Robert. Webster. 1978 “Agriculture and Historical Ecology of the Maya Lowlands.M. Albuquerque. 57-62. Turner.