República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la
Educación Universitaria, Ciencia y tecnología
Universidad de Falcón
Catedra: Derecho Administrativo
Docente: Abg. Yormary Guanipa

El Silencio Administrativo

Autor:
Buyón, Alexis

Punto fijo, Agosto 2016

lapsos concretos dentro de los cuales deben resolverse por la Administración. se ha establecido a favor de los particulares y no a favor de la Administración. En efecto. Es decir. no eran suficientes para garantizar la oportuna respuesta a que tienen derecho los administrados. a cuyo efecto prevé lo siguiente: “En los casos en que un órgano de la Administración Pública no resolviere un asunto o recurso dentro de los correspondientes lapsos. se considerará que ha resuelto negativamente y el interesado podrá intentar el recurso inmediato siguiente. introducida una solicitud o un recurso. la Ley Orgánica prevé. produciendo una respuesta virtual en beneficio de este último. salvo disposición expresa en contrario. el cual sólo puede beneficiarlo y nunca perjudicarlo. como presunción de decisión denegatoria de la solicitud o recurso. ante el silencio de la Administración pública frente a un pedimento del administrado. A tal efecto. en varios de sus artículos. De allí que el artículo 4º de la Ley haya establecido la figura del silencio administrativo negativo. La norma del artículo 4º de la Ley Orgánica. Sin embargo. para decidirlos. las solicitudes y recursos. La primera consecuencia de esta carácter de beneficio para el particular de la apertura del “recurso inmediato siguiente” contra el acto tácito denegatorio.El silencio Administrativo Es una figura jurídica creada por el derecho administrativo. superar esa indefensión. y obliga a los funcionarios a decidir las instancias o peticiones. estas previsiones. . luego de un lapso determinado. Siendo este un establecimiento de un beneficio para los particulares. y vencido los lapsos impuestos por la Ley Orgánica. concreta el derecho de petición establecido en la Constitución. la Ley Orgánica en su artículo 2º. para precisamente. a la Administración. dando una oportuna respuesta a los administrados. el interesado tiene la posibilidad de intentar contra el acto tácito el recurso administrativo o contencioso-administrativo correspondiente. es que es potestativo para el interesado el utilizar o no el beneficio. por tanto.

lo obliga a ello. en caducidad para el beneficiado particular. aunque elemental. a la jurisdicción contenciosa administrativa. sino que está obligada a ello. esta norma requiere. Esta aclaratoria. sino que debe resolver expresamente. El interesado tiene así. el interesado pueda defenderse y tener acceso. Por tanto. El silencio consagrado en nuestra Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos se ha establecido como un beneficio y favor de los administrados. la cual tiene su fuente en la propia Constitución. en nuestro criterio. no sólo goza de competencia para actuar. que la propia Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos impone a la Administración y sus funcionarios la . y de facultad para hacerlo. por tanto. en forma alguna. por la mala interpretación que se le ha dado a dicha disposición. posteriormente. por los que el artículo 4º debe ser interpretado. a pesar del transcurso de los lapsos que la Ley Orgánica impone a la Administración para decidir las solicitudes y recursos. dentro del contexto general de la Ley Orgánica. “no sólo la Administración puede. un conjunto de derechos y garantías de los administrados frente a la Administración. espera la decisión de la solicitud o recurso para intentar. una opción o intenta el recurso inmediato. sin relevar a la Administración de su obligación fundamental. sobre todo si la inacción es sólo imputable a la Administración. la de decidir los asuntos o recursos que cursan ante sus órganos. de una adecuada interpretación. por lo que su tratamiento e interpretación tiene que responder a ese criterio. obligación que. en el sentido de considerarla como un perjuicio para los administrados.Pero la Ley Orgánica. Y tan ello es así en nuestro ordenamiento jurídico. Una Ley que regula básicamente. usando el beneficio del silencio. el recurso que proceda. lo cual impide que tal beneficio se convierta luego. o simplemente. y no un medio para que la Administración se libere de su obligación de decidir. por ejemplo. es una garantía que aun sin decisión expresa. incluso puede dar lugar a la correspondiente responsabilidad”. también. Ahora bien. parece necesario formularla. en el sentido de haber consagrado una garantía más para los particulares. El silencio administrativo. si la decisión expresa no le favorece.

competencia para resolver. en forma alguna. de manera tal que la solicitud efectuada se entiende negada. Por otra parte. o bien. de derecho. haciendo a los funcionarios responsables de las omisiones o demoras. la Administración Pública. el parágrafo único del artículo 4º de la Ley Orgánica dispone que la reiterada demora en decidir que dé lugar a que los asunto o recursos se consideren resueltos negativamente. que provoca amonestación escrita conforme al Estatuto de la Función Pública. es decir. al transcurrir el lapso previsto legalmente para que adopte su decisión. el fundamento del silencio negativo hay que buscarlo en el carácter revisor de la Jurisdicción Contencioso Administrativa. lo cual permite acceder a la siguiente instancia administrativa. En Venezuela es común conceder efectos negativos al silencio de la Administración.  Silencio administrativo negativo. es decir. en la exigencia de un acto previo para poder acceder a los Tribunales. Por tanto.  Silencio administrativo positivo. que los particulares reaccionen por los recursos inmediatos subsiguientes contra la inacción de la Administración. acarrea responsabilidad disciplinaria hasta el punto que se considera un motivo. sin que el interesado use el beneficio e interponga el recurso inmediato siguiente. es decir. En nuestro sistema se puede apreciar dos tipos de silencio Administrativo. y sigue estando obligada a hacerlo. al proceso contencioso-administrativo. El silencio negativo es una ficción jurídica que solo posibilita la impugnación del acto administrativo presunto cuando se entiende denegada la petición. sin perjuicio de las multas que deben aplicarse conforme al artículo 100 de la propia Ley Orgánica. . no pierde.obligación de tramitar los escritos cuyo conocimiento le corresponda y de resolver las instancias y peticiones que le dirijan los interesados. la Administración puede y debe resolver al asunto o recurso en cualquier tiempo posterior.

y si así lo prefiere. Este certificado ha de emitirse en el plazo de 15 días desde su solicitud. pudiendo los administrados dirigirse a las organizaciones correspondientes a solicitar el aval como puede continuar con la petición interpuesta. el administrado puede continuar ejerciendo los recursos administrativos o judiciales correspondientes. Es en Venezuela se aplica más que todo a la ocupación del territorio estando sometida a autorizaciones administrativas. . El silencio administrativo se podrá acreditar por cualquier medio de prueba admitido en Derecho o solicitando el certificado acreditativo del silencio ante el órgano competente para resolver. respecto de la aprobación exigible cuando el destinatario sea un organismo público. La estimación por silencio administrativo se considera como un acto presunto de la administración y finalizador del procedimiento. la tutela efectiva de los derechos e intereses del administrado se produce. a excepción de los supuestos en los que normas con rango de ley o normativa comunitaria establezcan lo contrario. sino hay notificación por parte de la administración.Es un acto tácito y se da cuando la pretensión interpuesta por el interesado después de transcurrido el plazo para resolver. se entenderá estimada por silencio positivo. si la Administración no lo emite el interesado se verá obligado a recurrir a la jurisdicción contencioso-administrativa para que condene a la Administración a entregar tal certificado. aprobaciones y autorizaciones. Así. denominas por la Ley impropiamente. En ambos casos. bien sea negativa o positiva la respuesta.