Bitácora de la clase "Teoría crítica", sesión 5.

En esta sesión revisaríamos el capítulo "Elementos del antisemitismo" de la
"Dialéctica de la Ilustración" de Horkheimer y Adorno.
El doctor Gandler abrió la sesión aludiendo al lecho de Procusto. Como se sabe,
en la mitología griega, Procusto era un criminal que habitaba en el Ática. Así lo
describe Diodoro:
"[Procusto] obligaba a los viajeros que estaban de paso a acostarse en una
cama, y a los que eran demasiado grandes les cortaba las partes del cuerpo
que sobresalían, mientras que a los que eran demasiado pequeños les estiraba
las piernas a martillazos". (IV, 59, 5).
El héroe ateniense Teseo lo mató, siendo una de sus grandes hazañas. La
"cama de Procusto" o el "lecho de Procusto" ha pasado a representar el molde
inadecuado en el que se quiere meter algo, que termina por ser deformado
para que quepa en él. "Procústeo" viene a ser lo contrario de "ergonómico". Por
ejemplo, unos zapatos procústeos son aquellos que nos quedan grandes o
chicos pero así los usamos.
La alusión inicial tenía que ver con la ciencia positivista, sus conceptos y
abstracciones, a los que debe de adaptarse la realidad, aunque resulte
mutilada, pero pronto se pasó a cuestiones sociales y políticas y la clase vino a
derivar en discusiones sobre la identidad.
El doctor puso ejemplos de cómo se crea un concepto identitario de lo
mexicano y todos los individuos y grupos que no se adapten a él pues
simplemente no existirían como mexicanos. Recordó los debates durante la
Conquista sobre la humanidad de los indios. Se tiene un concepto, un molde, y
entonces desde ahí se juzga a lo real, para ver si se adapta. En un comentario
bastante sugerente, el profesor se preguntó qué pasa cuando un individuo o
todo un grupo que no se adapta al concepto (de lo mexicano, de lo humano) es
desaparecido o exterminado. Pues propiamente, desde ese punto de vista, no
habría tal desaparición o tal exterminio, pues el individuo o el grupo
propiamente no existirían desde esa óptica. Si alguien no es considerado
"humano", no se cometería homicidio contra él.
Hay grupos que no se adaptan a las identidades. Y son sometidos a una
dinámica "procústea". En la Modernidad, explicó el doctor, se pasa muy pronto
de tener un derecho a tener una obligación. Frente a religiones más antiguas y
cerradas como el judaísmo, donde no es tan sencillo tener el derecho a la
identidad judía, el cristianismo se revela más "abierto", pues le otorga el
derecho a cualquiera a ser cristiano. Pero eso pronto se convierte en una
obligación: el que no es cristiano puede ser castigado. El cristianismo sería, en
ese sentido, más "moderno" que el judaísmo y otras religiones.
El judío ha enfrentado eso en su historia. Tiene una identidad que no se adapta
los conceptos identitarios de las comunidades y sociedades donde vive. Se le
exige adaptarse, es decir, se le somete al lecho de Procusto. Si no se adapta,

ocupa una posición intermedia entre el ello. el sistema parece no estar diseñado para esos trabajadores "raros" o "anormales". el concepto identitario. Su acomodo resulta problemático en los Estados Nación de la Modernidad. Y lo hizo desde las condiciones laborales. que dicta las normas represivas que permiten la vida en sociedad. Y grupos como los judíos parecen condenados a la perpetua inadaptación. Se les persigue como intrusos. si no renuncian a sí mismos.se le excluye. sino en sociedades que se definen por raza o por la idea de una "nación": Los judíos son considerados díscolos. Es la simplificación de lo abstracto sobre la pluralidad de lo concreto. . parece que ni aunque lo intenten pueden adaptarse bien. que representa pulsiones primitivas desde lo irracional. y el súper yo. Más allá de eso. como lo fue también en las sociedades cristianas europeas. Y recibe un castigo por su adaptación incompleta. por ejemplo en el caso de Alemania. de conceptos. Como se sabe. ya no se acomodan del todo. Por ejemplificar. Parece que el concepto de un trabajador es muy masculino. Lo abstracto. como una defensa ante una amenaza del exterior. el de las mujeres en la sociedad patriarcal. Lo anormal debe adaptarse o será forzado a ello. en la proyección patológica se le atribuyen a un objeto externo y luego se combate a ese objeto. al asesinato y al canibalismo. Se trata de la "proyección patológica" y retoman para explicara a Sigmund Freud. Llegando incluso al exterminio de ese individuo o de ese grupo. La mujer se adapta a medias a ese concepto. los autores explican un mecanismo psicológico que estaría detrás del odio y la agresión contra los judíos. y se le enfrenta como un peligro externo. se le expulsa o se le elimina. Es una situación que raya en lo absurdo. por ejemplo. Así. y resulta que los judíos. Las pulsiones del ello pueden ser eróticas o tanáticas. la tendencia asesina propia se le puede atribuir a un individuo. simulando el combate a una tendencia interna proyectada se termina por cumplirla. Pero surge una nueva "identidad". Y lo anormal es lo que no se adapta plenamente a ellos. como la alemana. sea por sus creencias. de moldes. Lo normal entonces depende de modelos. El doctor Gandler recurrió a otro ejemplo. Así. se le castigará o enfrentará la exclusión o algo peor. se puede referir al incesto. En "Elementos de antisemitismo". el yo. pues los judíos participaron en el origen mismo de esos Estados. se presenta entonces como más importante que lo real. en la teoría freudiana. no sólo en sociedades con otra religión predominante. sea por su "etnia" o sea porque pertenecen a un "pueblo". Para librarse de esas demandas del ello. Si no puede hacerlo. como gente con un disfraz. pero sin culpa. Las tendencias a cometer esos actos se han ido reprimiendo. pero persisten en latencia. Su periodo menstrual o el embarazo resultan incómodos. a un grupo. de seres díscolos.

del pasado animal. En unos pasajes del capítulo. y ven en los judíos ese monoteísmo cumplido y en vigencia. como si los judíos fueran una "raza" primitiva. pero también el odio y la "defensa" frente a la amenaza "exterior". Esa tendencia al crimen estaba en los nazis. Los egipcios. Es lo familiar-extraño y amenazante. Es un estereotipo que podría asociarse al olfato. El nazi construye un concepto de judío muy abarcante para excluir a todos los que entren en ese concepto de la identidad alemana. los sacerdotes de Tebas reimplantaron el politeísmo y el hecho como un "trauma". algo a la vez familiar y peligroso. Cuando llamamos "perro" a alguien lo repudiamos por ser demasiado "animal". Cuando después los egipcios se encuentran con los judíos. que. La consecuencia es el terror. habrían experimentado el monoteísmo con Akhenatón. por ejemplo. Y es la cuestión: la vuelta a lo animal es una tendencia del ello en todos los humanos. el sentimiento de terror que surge cuando algo considerado extraño sin embargo nos hace presentir algo familiar. A la muerte del faraón se desató la violencia. como la religión judía misma define al judío. ven en ellos a un pueblo extraño pero. según el doctor Gandler. sin embargo. Hay un ejemplo en las explicaciones de la persecución de los egipcios hacia los judíos y tiene que ver con el trauma. como exponen Adorno y Horkheimer. Alemania. Los egipcios no recuerdan bien su propio pasado monoteísta. Las acusaciones contra los judíos por parte de los nazis eran en parte. lo ominoso. Pero esa revolución religiosa provocó una gran crisis social. proyecciones de tendencias propias en los nazis.Algo así habría pasado con los alemanes en relación a los judíos. no ya sólo por sus madres. Se rechaza al perro por su olfato y su cercanía al piso. tiene mucho de interior. Esto tiene que ver también con lo que Freud denominó "ominoso" o "siniestro". representaban al judío como narizón. animalesca. Freud mismo describe así al olfato y aventura que el insulto "perro" dirigido a otra persona tiene que ver con esa manera de escapar de lo primitivo. según alguna hipótesis. demasiado "terrestre". por sus prácticas religiosas. esto es. Patológicamente se la quiere exorcizar (bajo presión del súper yo) proyectándola como cumplida en otros. Y entonces se les odia y se les combate. quizá sea o era el país alemán más judío de toda Europa. que además no tenían ninguna opción de adaptarse. Los nazis construyen una propuesta de identidad alemana en contraste con ese importante componente judío. El pueblo alemán tiene un componente judío. sus bisabuelos. según exponen Adorno y Horkheimer. Su concepto de "alemán" excluía de entrada a los judíos. de realizar ritos sangrientos. Se le asocia con la sensualidad de los olores íntimos. Eran judíos por sus abuelos. los autores refieren al olfato como un sentido más apegado a lo material y considerado más primitivo que la vista. Es como sigue. Los nazis. que ya serían monoteístas. que pasó en parte al olvido. le era propio lo judío. Pero a la vez extraño. Se acusaba a los judíos. se proyecta en los judíos y luego se les .

cumpliendo la pulsión de violencia. sino que sus exigencias finalmente se cumplen en el exterminio del objeto externo. una imagen del judío para luego remedarla y así cumplía su propia pulsión. le resulta ominoso. Y tiene relación con la "identidad". Volviendo a la cuestión de la nariz.combate justamente en un gran ritual sangriento. Construía. una sesión bastante rica en contenido. el olfato y lo animal. se le proyectan tendencias internas y se le combate para defender una identidad propia. Pero el ello no es eliminado. Alvarado está casado con una mujer. en dibujos. sino por "corriente" o vulgar. que en ese sentido es un auto odio. y entonces odia y combate al que abiertamente cumple con su tendencia homosexual. El exfuncionario se reconoció "clasista" frente al cantante. el exdirector de TV UNAM que tuvo que renunciar después de las críticas que recibió por publicar un artículo en el que se refería de manera insultante al recién fallecido Juan Gabriel. suponiendo que no son propias sino de los otros. en la burla mimética el nazi cumplía su tendencia propia a olfatear. oscuramente familiar. pues. De esa manera. decía. Tiene introyectado un súper yo terrible. Por negar las tendencias del ello. el de la iglesia católica. Ya finalizando la clase. que también son propias. al judío. un destruir en el otro lo que se quiere negar en sí mismo. Pero siempre se ha especulado sobre sus tendencias. Y esto se puede trasladar a la identidad del yo. pero como si fuera una reacción ante un violento ya en acto. El lecho de Procusto. El profesor. la obediencia patológica al súper yo hace meter al yo en el lecho de Procusto y se le amputan o se intentan amputar esas tendencias primigenias. Es una autodestrucción por simplificación. por homosexual. no sólo se aplica al otro. Lo ve como amenazante porque. pero también actuando supuestamente como ese estereotipo. el nazi ridiculizaba al judío imitándolo. El doctor Gandler cerró hablando jocosamente del caso de Nicolás Alvarado. ¿No será que cuando llega a su casa se pone las lentejuelas que tanto repudiaba en "Juanga"? En fin. El homófobo podría ser un homosexual reprimido o alguien que no podría admitir tendencias homosexuales en sí mismo. Alvarado externó que Juan Gabriel se le hacía "naco". ya en tono de broma. remedándolo. por tanto. La proyección patológica entonces se revela como peligrosa. en su música y en su vestuario. por ejemplo. Sino que lo alemán mismo se mete al lecho de Procusto y se le serrucha todo lo que tenía de judío. es la idea. por ejemplo. olfateando. para adaptarlo a lo alemán. hablamos de la homofobia. Se inventa una identidad judía. No lo rechazaba. se preguntaba si no sería no sólo gay de clóset sino naco de clóset. que internamente albergan la pederastia (quizá ellos mismos la practican) pero atacan al exterior una "amenaza a los niños" que imaginan . que nos sirvió además de preámbulo para la marcha homofóbica de este sábado encabezada por jerarcas católicos. por mínimas que fueran.

cumplida por las parejas homosexuales que quieren adoptar. Tal vez esa agresividad hacia afuera sea también una proyección de tendencias propias que resultan molestas por haber asumido un súper yo tiránico. .