Cómo se desenvuelve la historia

Bienvenido a Elsinore, Dinamarca, tierra del recién difunto rey a quien le gusta
pasar el rato como un fantasma en las almenas del castillo. Horatio, un académico
visitante y amigo universitario del príncipe Hamlet (hijo del rey fallecido), ve el
fantasma. Todos dicen que las apariciones del fantasma son de mal agüero,
especialmente porque están a punto de empezar una guerra con Noruega. (El
Príncipe Fortinbras, hijo, está enfadado porque el difunto Rey de Dinamarca mató
a su padre, Fortinbras, padre.)
En el palacio conocemos a Claudius, el nuevo rey, hermano del rey muerto y
esposo nuevo de la Reina Gertrude (sí, ya está casada con su cuñado).
Conocemos a Polonius, un cortesano, y su hijo Laertes, quien está a punto de
volver a la escuela en Francia. Claudius hace un gran esfuerzo para evitar la
guerra con Noruega y luego se ocupa de su nuevo hijastro, el Príncipe Hamlet.
Hamlet está de mal humor estos días porque su madre esperó unos dos segundos
después de la muerte de su esposo para casarse de nuevo. Los Reyes le dicen
que deje de quejarse. Después de la reunión familiar, Hamlet contempla el suicidio
hasta que Horatio lo encuentra y le dice del fantasma, que Hamlet quiere ver lo
más pronto posible.

Pasamos a una escena con Laertes y Polonius y nos enteramos de que Ophelia,
la hija de Polonius, tiene una relación romántica con Hamlet. Ambos hombres le
dicen que lo deje porque sólo quiere tener el sexo con ella y además es un
príncipe y, por lo tanto, fuera de su alcance.
Entretanto, en las almenas, Hamlet conversa con el espíritu de su padre muerto,
que le dice que el presente rey Claudius es el hombre que lo mató con unas gotas
de veneno en el oído. El fantasma del rey le dice a Hamlet que lo vengue y Hamlet
asiente.
Dos meses más tarde, no ha pasado nada todavía. Polonius manda a un criado a
Francia para espiar a su hijo y Ophelia declara que Hamlet está loco. Polonius le
da la noticia al rey y deciden espiar a los jóvenes amantes para averiguar si
Ophelia es la fuente de la "locura" de Hamlet. Mientras tanto, unos embajadores
daneses vuelven de Noruega con la buena noticia de que no habrá una guerra.
Luego presenciamos un intercambio gracioso entre Hamlet y Polonius, durante el
cual el príncipe se burla del cortesano por ser viejo y tonto y Polonius no se da
cuenta de que lo están molestando. Se hace evidente que la "locura" de Hamlet
podría ser fingida.
Llegan Rosencrantz y Guildenstern, dos amigos universitarios de Hamlet y
Horatio. Los Reyes los han llamado a Elsinore para espiar a Hamlet y averiguar
por qué se ha vuelto loco. Mientras intentan hacerlo (sin éxito), unos actores llegan

a la ciudad. Hamlet decide inventar una obra de teatro en la que un rey es
asesinado en la misma manera que Claudius mató a su padre (veneno en el oído).
Así, cuando la corte real la ve, Hamlet puede juzgar la reacción de Claudius para
averiguar si el espíritu de su padre mentía.
Claudius habla con Rosencrantz y Guildenstern y se entera de que ellos no han
descubierto la fuente del comportamiento extraño de Hamlet. Todos salen mientras
Hamlet da el gran discurso de "to be or not to be" (ser o no ser) en el que
contempla matarse pero decide no hacerlo. Luego tiene una escena con Ophelia
durante la cual se comporta de una manera muy loca y cruel, posiblemente porque
sabe que Polonius tiene espías. Le dice a Ophelia que vaya a un convento.
Hamlet le pide a Horatio que lo ayude a mirar a Claudius durante la representación
de su obra. En la escena del asesinato Claudius casi se levanta y proclama que el
es culpable. La cuestión queda solucionada. Hamlet está furioso e intenta matar a
Claudius. Por desgracia, Hamlet encuentra a Claudius mientras está orando.
Hamlet decide que matar a un hombre mientras está orando es deshonroso y
además, le dará una entrada gratis al cielo, que no merece.
En la habitación de Gertrude, Polonius le dice que debería hablar con Hamlet y
tratar de enterarse de lo que pasa porque nadie ha tenido éxito hasta este punto.
Polonius va a esconderse y escuchar su conversación. Va detrás de la cortina.
Hamlet entra y reprende a su madre por haberse casado con Claudius tan pronto
tras la muerte de su primer esposo. Gertrude se espanta y grita por ayuda.
Polonius grita y Hamlet, quien piensa que el hombre detrás de la cortina es
Claudius, lo apuñala. Polonius muere. Hamlet se da cuenta de su error pero no le
importa.
Cuando Gertrude le dice a Claudius que su hijo se ha vuelto loco, Claudius les
dice a Rosencrantz y Guildenstern que recogjan al príncipe y que lo acompañen a
Inglaterra, donde Hamlet estará a una distancia segura. En el camino a Inglaterra,
Hamlet mira hacia la orilla desde su barco y ve al Príncipe Fortinbras de Noruega
conquistando un país más débil. Se inspira y decide que debe volver a Dinamarca
y acabar lo que no empezó – es decir, matar a Claudius.
En el castillo, Ophelia se ha vuelto loca tras la muerte de su padre, Polonius.
Laertes ha regresado de Francia para vengar a su padre (Polonius también) y ver
a su hermana lo pone furioso. Claudius lo tranquiliza explicándole que Hamlet
mató a Polonius y que juntos pueden vengarlo si planean un duelo en el que
Laertes pueda matar al príncipe con un poco de traición. Deciden que una espada
afilada (normalmente la espada que se usa en un duelo es roma), una espada
envenenada y una copa de vino envenenado bastarán para arreglarlo.
Luego Ophelia se suicida o quizá se ahoga por accidente; no se sabe. Pero ya que
todos creen que se suicidó, recibe un mal entierro porque el suicidio se
consideraba un pecado muy terrible. Hamlet está pasando el rato en el cementerio
pensando en la muerte con Horatio cuando el funeral de Ophelia empieza. Pelea
con Laertes sobre quién la amó más.

Entonces, como todos nos preguntamos qué paso en el barco a Inglaterra, cómo
volvió Hamlet y dónde están Rosencrantz y Guildenstern, Hamlet se lo dice a
Horatio, para nuestro beneficio. Hamlet abrió la carta que Rosencrantz y
Guildenstern llevaban y encontró que tenía instrucciones que exigían su muerte.
Hamlet cambió la carta para que dijera, "Por favor, maten a Rosencrantz y
Guildenstern. Gracias." Escapó en un barco de piratas a Dinamarca.
Llegamos a la última escena, el gran duelo. Todo va según el plan nefasto hasta
Gertrude bebe el vino envenenado por accidente. Mientras tanto, Laertes corta a
Hamlet con la espada envenenada y Hamlet, quien ha obtenido la espada de
Laertes inexplicablemente, lo hiere. Los tres caen al suelo. Antes de morir, Laertes
grita, "¡Todo es la culpa de Claudius!" Hamlet apuñala a Claudius con la espada
envenenada y lo hace beber el vino envenenado. Mientras la mayoría de los
personajes mueren, Fortinbras de Noruega entra y toma el trono. Hamlet le dice a
Horatio, el único que todavía está respirando, que debe contar la historia de lo que
acaba de suceder.
Mito:
Historia fabulosa de tradición oral que explica, por medio de la narración, las acciones de
seres que encarnan de forma simbólica fuerzas de la naturaleza, aspectos de la condición
humana, etc.; se aplica especialmente a la que narra las acciones de los dioses o héroes
de la Antigüedad.
Arquetipo:
Un arquetipo es el primer modelo de alguna cosa. El concepto, en este sentido, puede
vincularse a un prototipo: el molde original en que se produce por primera vez un objeto.
Los arquetipos son patrones de los cuales derivan otros elementos o ideas. Puede tratarse de
algo físico o simbólico, siempre capaces de generar algo más a partir de sí mismos.
Pregunta 7
ademas de porque se considera que estudiar a hamlet es profundizar en el conocimiento del
hombre y descubrir nuevas realidades y motivaciones en su conducta
En general, la obra de Shakespeare es canónica debido a su originalidad y la manera en que el
lector se llega a sentir identificada con ella...

Figuras literarias - Hamlet
Apóstrofe:

¡Bienvenido, Horacio! ¡Bienvenido, querido Marcelo! Pág. 40
Apóstrofe: ¡
Silencio! ¡Detente! ¡Míralo por dónde viene otra vez!... Pág. 40
Apóstrofe:
Me parece oírlos. ¡Alto! ¡Eh! ¿Quién va? Pág. 39
Epíteto:
No es solo mi negro manto. Pág. 47
Etopeya:
¡Oh, adiós, pundonoroso militar! Pág. 40
Etopeya:
Háblale, Horacio, tú, que eres hombre de letras. Pág. 41
Hipérbole:
¡Qué tal, Horacio! Os veo temblar y palidecer Pág. 41
Hipérbole:
¿Por qué te envuelven todavía esas nubes de tristeza? Pág. 46
Hipérbole:
En la época más gloriosa y floreciente de Roma, pero antes de sucumbir
elpoderosísimo Julio. Pág. 43
Hipérbole:
Hace un frío cruel, y estoy fatigado Pág. 39
Hipérbole:
Ni los vaporosos suspiros de un aliento ahogado, no, ni el raudal desbordante
delos ojos, ni la expresión abatida del semblante. Pág. 47
Hipérbole:
Oh que está sólida, demasiado sólida carne, pudiera derretirse, deshacerse
ydisolverse en rocío. Pág. 48
Hipérbole:
Pues ya en dos ocasiones, y justamente a esta hora de silencio mortal. Pág. 41
Hipérbole:
Viéronse también raros prodigios en el cielo, como estrellas de colas
encendidas,lluvias de sangre y maleficio en el sol. Pág. 43

Metáfora:
¡He aquí una motita para nublar los ojos del entendimiento! Pág. 43
Metáfora:
Ni un ratón se ha movido Pág. 39
Metáfora:
Pueda dar crédito a nuestros ojos y hablarle. Pág. 40
Onomatopeya:
He oído contar que el gallo, trompeta de la mañana, despierta al dios del
díacon la alta y aguda voz de su garganta sonora. Pág. 44
Topografía:
Es un jardín de malas hierbas sin escardar, que crece para semilla; productos
denaturaleza grosera y amarga lo ocupan únicamente. Pág. 48IV
Hipérbole:
El aire muerde furiosamente. Hace mucho frío Pág. 56
Hipérbole:
Es un aire sutil y penetrante. Pág. 56
Símil:
Todas sus virtudes

aunque sean tan puras como la gracia de Dios. Pág. 57
Metáfora:
Ya no aprecio mi vida en lo que vale un alfiler. Pág. 58