ENSAYO.

LA CONDUCTA HUMANA ACTUAL.

Erich Fromm, el autor de esta lectura, en solo unas cuentas páginas ha logrado
describir perfectamente la condición que representaba, en sus tiempos, al
modo de pensar, actuar, crecer y vivir del ser humano.

Curiosamente la completa descripción que nos ha dado, a pesar de haber sido
pensada para las personas que vivían en el siglo XX, no han cambiado ni un
poco y pueden seguir usándose para referirse a nosotros, quienes existimos en
la época actual.

Nos habla del surgimiento del ser humano a partir de su liberación de las ideas
y leyes totalitarias que tenía la iglesia. La llegada de la ciencia, las maquinarias
y empresas, los gobiernos y políticos, logrando con todo ello una notoria mejora
en la vida del ser humano. Pero, ¿fue realmente tan bueno este cambio como
nuestros predecesores lo imaginaron?, ¿hemos obtenido todo lo que el hombre
promedio que vivía siglos antes deseaba obtener?

Ciertamente, hemos mejorado en muchos y notorios aspectos, sin embargo,
¿qué fue lo que perdimos?, ¿de qué nos hemos olvidado? Fromm nos hace un
pequeño recuento de los daños.

Nos menciona que, gracias al industrialismo, el hombre se ha vuelto autómata,
enajenado. Sus acciones dejaron de tener sentido hasta para él mismo, pues
trabaja para otros, sus fuerzas son utilizadas para construir, se han vuelto
cosas e instituciones, mismas que idolatra y a las que se somete.

El estado, el gobierno bajo el que vive, es también parte de aquello a lo que el
hombre idolatra, pues en él proyecta sus sentimientos sociales. Ve a sus
líderes y proyecta en ellos sus deseos de sabiduría, valentía, poder. Y, en esta
pequeña frase de su obra: “Como ciudadano está dispuesto a dar la vida por
sus semejantes; como individuo privado lo rige una egoísta preocupación por sí
mismo.”, describe una verdad única que ha incluso crecido y se ha fomentado
incluso ahora en la actualidad.

El hombre, entonces al dejar de tener una visión propia, se deja influenciar,
manipular y gobernar por los demás, llevando a éste a una vida donde solo
existe tiempo para el trabajo que realiza y poco o nada para conocerse a sí

pues eso. Me fue inevitable recordar. solo nos llevara al fracaso total. y en donde cada habitante del mismo vivía creyendo que era pleno y feliz con lo que le rodeaba. pues lo hace sentirse un eterno prisionero y vil farsante que no se es fiel a sí mismo. entonces. El hombre termina desenando una vida de holgazanería. entonces tendrá ante sí los conflictos y problemas verdaderamente humanos. Fromm nos narra y ofrece una visión similar.” Con todo eso. para beneficios de la minoría.mismos. capaz de sufrir y gozar. esperar del futuro? Fromm advierte una versión robotizada de la humanidad. debería de resurgir una nueva sociedad. con esta idea. sino a aquello a la que la misma sociedad actual le hace creer son sus necesidades. Y. cuando las cosas se hayan convertido verdaderamente en sus servidores y no en sus ídolos. Dice Fromm: “Cuando haya sido capaz de regular su relación con la naturaleza de manera razonable en lugar de ciegamente. al final. perdiendo así. con el fin de todos estos. pero sus fuerzas estarán al servicio de la vida. no de la muerte. ajustada a las necesidades del hombre. que tanto creemos olvidada. sus mismas ganas de vivir. en la cual los hombres estén unidos por vínculos de amor. Fromm la escribe como “un dispositivo que nos ayuda a elevar nuestras propias fuerzas para lograr el éxito. para evitarlo? El primer consejo que encontramos es no buscar resolver alguno de todos estos eventos por separado de los demás. lo llevara a su propia locura. no será un final sino un nuevo comienzo. sin conocer nada más de lo que el mundo exterior era. total y absoluta. sin dudas. ¿Qué hacer para remediarlo. ¿qué podemos. pero sin ese final feliz donde la persona cree que es feliz. deberían de terminar juntos. La religión. Nos espera la completa deshumanización. deberá ser temerario. sana y cuerda. La nueva fase de la historia humana. será posible. Donde un mundo ideal y perfecto tenía lugar. Haciendo creer a las personas que lo que crean y por lo que luchen. si es que llega a ocurrir. a las ideas tan utópicas y surrealistas que describía Skinner en su obra Walden Dos. lejos de serlo se ha vuelto cómplice de este nuevo modo de vida. Crece el hombre odiando su trabajo.” . Si empezaron juntos. incluso. imaginativo. mientras sea voluntad de Dios. Donde cada uno de nosotros solo sirvamos como un pequeño engrane dentro de una enorme maquina liderada o manejada por unos cuantos. Si el hombre continúa viviendo de aquella manera y logra convertirse en un “robot” su propia despersonalización y pérdida del sentido de la vida. valiente.