Ágora (Ensayo

)
La historia se desarrolla a finales del IV d. C., en Alejandría, provincia de Egipto,
cuando el imperio romano comenzaba a derrumbarse.
Relata la lucha y las guerras entre paganos y cristianos, y cómo éstos últimos
empezaban a tomar fuerza, hasta imponerse y llegar a ser una religión de gran
importancia en el mundo actual.
Es decir, la trama gira en torno a un contexto político-religioso.
Por otro lado el director intenta mostrar diferentes facetas de la cultura (filosofía,
astronomía, matemáticas, entre otras), y lo hace a través del personaje principal:
Hipatía, quien era una mujer que poseía una gran sabiduría y estaba muy
entregada a la ciencia. Todo sus conocimientos los compartía dando clases en
biblioteca de Alejandría, la cual fue destruida por los cristianos.
En este filme podemos darnos cuenta de la manera en que lo seres humanos,
desde tiempos antiguos, hemos dado mal uso de la religión, el poder y el
conocimiento.
En lugar de utilizarlos para progresar, para cosas positivas, para guiar a la
humanidad a un mejor camino; los usamos para todo lo contrario, los usamos para
destruirnos o para complacer los intereses de unos pocos, mediante la
manipulación, la represión y dejando de lado el verdadero valor de la ciencia y el
crecimiento.
Lo podemos ver claramente en la forma en que fue destruida toda una ciudad que
ya estaba establecida. Las personas prefirieron la guerra, en vez de aplicar toda
esa sabiduría para engrandecer a Alejandría y que cada quien viviera aportando,
sin importar a que religión perteneciera.
Antepusieron la violencia, la fuerza y la sumisión para generar un retroceso, en
lugar de trabajar en conjunto para generar cambios.
Sin embargo, lo que sucede en la película Ágora, aún sucede en la actualidad, tal
vez con un poco menos de violencia, pero la ambición por el poder sigue cobrando
vidas inocentes y dividiendo a la humanidad, utilizando los avances científicos
para fines destructivos.
Es por eso que debemos de tomar conciencia, porque en lugar de respetar y dejar
vivir libremente según las creencias de cada persona, lo que hacemos es tratar de
imponernos y pensamos que nosotros estamos bien y los demás no, y que
nuestras creencias son verdades absolutas.
Si bien la religión y la ciencia no se pueden conjuntar, pues una contradice a la
otra, lo ideal sería verlas como aspectos completamente diferentes pero

pues el ser humano necesita algo por lo cual creer y vivir. . y mientras sea para bien esa creencia debemos de respetarla. También necesita de todos los avances y herramientas que proporciona la ciencia para contribuir a una sociedad autónoma y con una búsqueda constante de crecimiento y desarrollo social y humano.necesarios para la vida.