You are on page 1of 3

Para mi corazón basta tu pecho

,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.
Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.
He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto, como un viaje.
Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

No estés lejos de mí un sólo día, porque cómo,
porque, no sé decírtelo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.
No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa
venga a matar aún mi corazón perdido.
Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,
ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:
no te vayas por un minuto, bienamada,
porque en ese minuto te habrás ido tan lejos
que yo cruzaré toda la tierra preguntando
si volverás o si me dejarás muriendo.

Yo quisiera ser el aire que toda entera te abraza. en que vi tus ojos negros y besé tus labios grana. que en cada beso quisiera beber entera tu alma. Maldita sea la sed y maldita sea el agua. de curar no hay esperanza.En tu boca roja y fresca beso. Me he enamorado de ti y es enfermedad tan mala. y mi sed no se apaga. yo quisiera ser la sangre que corre por tus entrañas. Siento al ceñir tu cintura una duda que me mata que quisiera en un abrazo todo tu cuerpo y tu alma. que ni la muerte la cura. En tu boca roja y fresca beso. el camino de mis besos y el imán de mis miradas. . y el contacto de tu mano me da la vida y me mata. ¡bien lo saben los que aman! Loco me pongo si escucho el ruido de tu charla. Maldita sea la hora en que contemplé tu cara. y mi sed no se apaga. Estoy enfermo de ti. que en la sed de este amor loco tu eres mi sed y mi agua. maldito sea el veneno que envenena y que no mata. Son las líneas de tu cuerpo el modelo de mis ansias.que en cada beso quisiera beber entera tu alma.

En el recuerdo. Ella en la ausencia. Todo lo que es mi vida está en tu vida. Ella hasta en la razón y el desatino dueña de mi dolor y mi alegría. como el oro en la ardiente mariposa. ¡qué suavidad al corazón procura! Sobre él vuelca siempre la armonía interior que le anima en su dulzura. perfecta como el día.Tu alegría define mi alegría. se trasfiguran. imagen de la estrella y de la rosa. En el agua diamante y en el vino uva y fresa maduras bajo el día. consagrada a tu amor. flor de lejanía. Elevándose a ti mi poesía. fuego de esperanza. Ella en la soledad tan sólo mía. como el alba en el lirio sumergida. Tu ternura construye mi ternura. . Cuando te digo mía es porque siento rondar cerca de mí tu pensamiento. Desnudo amor que entre mi sueño avanza como la forma de la Poesía. Tu mirada. voz de melodía y en la nostalgia.

Related Interests