Para aprender a vivir de manera responsable es necesario que cambiemos nuestra manera de

pensar. En lugar de lamentarnos por nuestras acciones o circunstancias, debemos preguntarnos
por qué suceden y cómo podemos cambiarlas.
Por ejemplo, en lugar de lamentarnos porque la gente abusa de nosotros, debemos preguntarnos
qué conductas realizamos que hacen que la gente crea que puede abusar de nosotros. En vez de
quejarnos de que nadie nos comprende, debemos preguntar qué hacemos para que a la gente le
resulte tan difícil entendernos.











Otra técnica para aumentar nuestra responsabilidad es la de completar oraciones. Debemos
apuntar cada frase en un papel e ir escribiendo entre cinco y diez finales diferentes, escribiendo lo
primero que nos venga a la cabeza. Una vez hayamos rellenado todo, revisaremos lo que hemos
escrito y reflexionaremos sobre ello. Las frases para este ejercicio son las siguientes:
Lo bueno de comportarme como una persona indefensa es…
Trato de evitar la responsabilidad culpando a…
Si actuara con más responsabilidad en el trabajo…
Si actuara con más responsabilidad en mis relaciones…
Si me hiciera responsable de mis sentimientos…
Si me hiciera responsable de todas mis acciones…
Si me hiciera responsable de todo lo que digo…
Soy más responsable de mi vida cuando…
Evito la responsabilidad sobre mi vida cuando…
Cuando soy responsable siento…
Cuando evito la responsabilidad siento…
Este ejercicio te permitirá ver en qué áreas de tu vida te comportas responsablemente y en cuáles
podrías mejorar. Otro ejercicio para valorar este aspecto es puntuar del 1 (mínimo) al 10 (máximo)
cómo de responsable eres en estos aspectos de tu vida:












Salud
Emociones
Elección de pareja
Elección de amigos
Economía
Trabajo
Relaciones personales
Forma de tratar a los demás
Desarrollo intelectual
Carácter
Felicidad
Autoestima
Una vez identificadas las áreas en las que eres menos responsable, necesitarás saber cómo
cambiarlo y puede que creas que no tienes la respuesta. Sigue utilizando la técnica de completar
oraciones y comprobarás que en tu interior sabías como hacerlo. Si por ejemplo, consideras que
eres muy poco responsable en tu trabajo, completa la oración “Una de las formas en la que puedo
ser más responsable en mi trabajo es…” y escribe entre 5 y 10 finales para esa frase. Empieza a

intenta traducir tus pensamientos a conductas. Convierte ese pensamiento en conductas concretas: saludarla todas las mañanas con una sonrisa. quedarse hablando juntos media hora después de comer. poco a poco. No basta con decir “Voy a ser más amable con mi pareja”. empiezas a sentirte más responsable en esa área y tu autoestima mejora.poner en práctica esos consejos que acabas de escribir y verás como. compartir una afición… . Por último.