Algunos pacientes con linfoma o mieloma, como consecuencia de los

tratamientos de quimioterapia, pueden desarrollar complicaciones tales como
diabetes, trombosis, anemia, descenso del número de leucocitos… y necesitan
de medicamentos que resuelvan estos problemas tales como los factores de
crecimiento hematopoyético (eritropoyetina, G-CSF), heparina o insulina, QUE
SE ADMINISTRAN POR VÍA SUBCUTÁNEA.

La administración de estos medicamentos cuando el paciente está ingresado
no crea problemas; pero cuando es dado de alta se produce una dependencia
importante (horarios, uso prolongado hasta de meses, administración en
domicilio…) que no siempre es fácil de aceptar, por lo que muchos pacientes
y/o cuidadores optan por realizar ellos mismos la administración de tales
medicamentos.

El conocimiento de la enfermedad por parte del paciente y sus cuidadores
(familiares, amigos…) es muy importante porque logra mayor aceptación,
cooperación, etc. y esto se refleja muchas veces en la disminución de la
ansiedad y de las complicaciones.

Los enfermeros y enfermeras deben intervenir en la capacitación directa del
paciente y de sus familiares en algunos aspectos de la enfermedad:
automedicación, autocuidado de protección, alimentación, apoyo psicológico,
entre otros para conseguir en la medida de lo posible el mejorar su calidad de
vida.

Dentro del capítulo de administración de medicamentos, el apartado de la
automedicación por vía subcutánea (que significa "inyección debajo de la piel")
representa un lugar muy importante.

Los pacientes y/o cuidadores que opten por aprender esta técnica deben ser
enseñados y supervisados por un enfermero/a; y es muy importante que no
realicen dichas técnicas hasta que no cuenten con el grado de capacitación
necesario y el visto bueno del profesional que le ha enseñado.

En este trabajo hemos querido recoger una secuencia explicativa en imágenes
de cómo se realiza la administración de un medicamento por vía subcutánea.
Estas explicaciones no deben en ningún caso sustituir a las enseñanzas del
profesional y sólo son una guía, que consideramos puede facilitar las
enseñanzas dadas por éste.

Inserte la aguja en la piel en un ángulo de 90º ó 45º (Si se trata de niños... Saque el embolo un poco hacia fuera. A continuación limpie la piel en ese lugar con alcohol.Pellizque un área extensa de la piel Pellizcar la piel 3. para ver si aparece sangre. En caso de que aparezca sangre deseche la jeringa y su contenido y prepare otra dosis. sin soltar el pellizco. Limpiar la piel con alcohol 2. ancianos o personas muy delgadas se recomienda aplicar las inyecciones en un ángulo de 45º.Empuje el embolo completamente hacia abajo.. para el resto de las personas se pueden aplicar en un ángulo de 90º). Empujar embolo .TÉCNICA DE INYECCIÓN SUBCUTANEA Una vez preparada la medicación: 1..Seleccione un sitio para su inyección. Insertar la aguja 4.

.Cubra el pinchazo con algodón empapado de alcohol y apriete suavemente unos segundos. Zonas de administración 7.Deseche el material utilizado con las garantías suficientes para evitar pinchazos y o contaminación.. pero no raspe ni apriete demasiado Cubrir con algodón Es recomendable establecer una selección y rotación de las zonas de inyección subcutánea (señaladas en color rojo).5. Retirar la aguja 6.Saque la aguja de la piel en el mismo ángulo en la que lo introdujo.. .