CRUZ M.F.

NÁJERA A. U.

DERECHO DE AUTOR O PRIVACIÓN DE LA LIBERTAD DE CREACIÓN
Hoy en día se escucha hablar mucho acerca de los Derechos de autor, pero, ¿Por
qué está recobrando interés tanto social como jurídico este tema?
El buscar información para realizar nuestras tareas o investigaciones forman parte
de nuestras actividades rutinarias hoy en día, como estudiantes o como público en
general estamos en constante descubrimiento de nuevas fuentes de conocimiento
e información y contenido diverso, ya sea para entretenimiento, estudio o
investigación.
Inconscientemente omitimos el hecho de que todo material literario que ocupamos
está protegido, es decir, tiene ciertas delimitaciones para su uso dentro de la
comunidad social o estudiantil; a este conjunto de restricciones se le conoce como
derecho de autor.
Para no cometer errores en la concepción de los términos con respecto a este
tema tenemos que diferenciar qué es la propiedad intelectual y el derecho de
autor:
La propiedad intelectual abarca cuatro tipos de propiedades intangibles:
patentes, marcas comerciales, secretos industriales y derecho de autor. La
propiedad intelectual está considerada como un activo, un bien de una
persona o una organización.
El derecho de autor es el reconocimiento que hace el Estado a favor de
todo creador de obras literarias y artísticas, para que goce de prerrogativas
y de privilegios exclusivos (López Guzmán, 103).
La discusión que se plantea con respecto a el derecho de autor es que las
grandes corporaciones buscan, de alguna manera, que todo el material que está
registrado bajo su nombre sea totalmente privado, es decir, que para
determinados usos o aplicaciones se tomen en cuenta ciertos criterios para su
“préstamo”. Para aquellos que defienden la libertad de creación, estas medidas
que ya están tomando algunas corporaciones es una privatización de hacer un
sano uso y sobre todo legal del material publicado por otros autores.

Para comprender mejor esta problemática de hacer completamente privado y
monetario el uso de material ya publicado y protegido por otros autores
trasladaremos la situación al terreno práctico y cotidiano.
Cuando realizamos investigaciones o trabajos escolares, como son los ensayos,
debemos sostener nuestra postura o tesis en evidencia e información ya
preconcebida y publicada por expertos en la materia del tema que estemos
tratando.

Sustentamos

nuestro

proceso

de

investigación

en

opiniones,

experimentos o conjeturas que ya han elaborado otros autores, sin olvidar o pasar
por alto el dar crédito a dichos autores y no incurrir de esta manera en cometer
plagio.
Según la Asociación Mundial de Editores de Revistas Médicas (WAME) “Plagio es
el uso de ideas o palabras (u otra propiedad intelectual) publicadas o no
publicadas por otras personas, sin su permiso o reconocimiento, presentándolas
como propias y originales en vez de reconocer que provienen de otra fuente”
Proteger la creación literaria o artística de los autores es fundamental para
consolidar una sociedad del conocimiento e información sin limitaciones al
momento de realizar investigaciones y poder apoyarse en las ideas o posturas de
otros autores. Existen diferentes formas de dar crédito a estas ideas, lo podemos
hacer mediante citas dentro de nuestro escrito y de esta manera estamos
respetando y reconociendo el trabajo de quienes nos estamos apoyando.
Referencias
López Guzmán, Clara; (2003). El derecho de autor y el desarrollo de colecciones
digitales. Biblioteca Universitaria, julio-diciembre, 103-108.
Sanchez-Baya, Maya; Rodríguez-Quispe, Noelia; (2011). Plagio, una falta de
Ética. Revista Científica Ciencia Médica, Diciembre-Sin mes,
Nettel Dias, A.L. (2013). Derecho de autor y plagio. Alegatos – Revista Jurídica De
La Universidad Autónoma Metrpolitana, (83), 135-152
Pandilla Herrera, J. C. (2015). La función social del derecho de autor. Revista De
Derecho
Comincaciones
Y Nuevas
Tecnologías,
(14),
1-35.
doi:
10.15425/redecom.14.2015.08