El juego en el niño desde la perspectiva del Psicoanálisis 1

NORMA ALICIA SIERRA

El juego infantil cumple una función central para el desarrollo humano,
tengamos en cuenta la importancia que ha tenido siempre para los niños, en todas
las épocas históricas. Hay registros sobre la variedad de juegos en diferentes
culturas, desde las más antiguas hasta las formas actuales del juego infantil. Los
arqueólogos han encontrado entre los vestigios de las culturas más antiguas,
juguetes prehistóricos, testigos de esos juegos infantiles en un pasado remoto. Se
han encontrado juguetes comunes en distintas culturas que tienen ciertas
características de universalidad, como sonajeros, muñecas, carros, barcos, etc,
Varios investigadores se han abocado a estudiar el tema del juego, entre uno
de los más destacados está:
Johan Huizinga (holandés) autor de “Homo Ludens” (1938). En este ensayo
plantea que “la cultura humana brota del juego –como juego- y en él se desarrolla”.
Su postura no es pensar el juego en la cultura, sino la cultura como el gran juego de
la humanidad, en cuanto el juego implica una actividad libre, dentro de ciertas reglas
obligatorias pero libremente aceptadas por el individuo, además de que es una
acción que tiene un fin en sí misma, y está acompañada de tensión y alegría.
Hay cantidad de autores provenientes de distintas disciplinas y corrientes del
pensamiento que han investigado sobre el tema del juego. Sin embargo, no hay
unidad de criterio en cuanto a la explicación que dan de su significado.
A partir de los desarrollos de la psicología evolutiva, se ha puesto en evidencia
que el juego ha tenido siempre, un papel primordial para el desarrollo psicológico y
social de las personas.
María Julia García afirma que el juego es vital para los niños, y lo es en dos
sentidos:

1

Documento para alumnos de la asignatura Psicología del Desarrollo del
Profesorado de Educación Especial. Facultad de Ciencias Humanas. Universidad
Nacional de San Luis
1

Los atrapa en su magia y ocupa una parte importante de sus vidas.Elaboran psíquicamente los acontecimientos y circunstancias que los rodean.Es crucial para el desarrollo saludable. de modo que no solía ser tarea fácil juntar sus juguetes. Un día hice la observación que 2 . según el juicio coincidente de la madre y de este observador. Y al hacerlo profería. juego que se conoce como el juego del Fort-Da. tanto que cuando un niño no juega sabemos que algo anda mal en él. Está relatado en el texto “Mas allá del principio del placer” de 1920. molesto en ocasiones. . que no lloraba cuando su madre lo abandonaba durante horas. de arrojar lejos de sí. Lo nombra “el primer juego autocreado”.Construyen su propio mundo. a pesar de tenerle mucho cariño. es en relación a la observación y análisis del juego de un niño de aproximadamente un año y medio. Se trata de una observación que hace Freud de acciones repetitivas de su nieto de 18 meses a las que nombra como juego e interpreta en su significación. Esta es la observación de Freud: Describe al nieto como un niño obediente.Expresan sus fantasías. todos los pequeños objetos que hallaba a su alcance. armonioso. no era una interjección. Matriz estructural del juego (Freud) La referencia más relevante sobre el juego que encontramos en la obra de Freud.Asimilan aspectos del mundo en que viven. Al fin caí en la cuenta de que se trataba de un juego y que el niño no hacía otro uso de sus juguetes que el de jugar a que “se iban”.1. con expresión de interés y satisfacción.. sino que significaba “fort” (se fue). Se pregunta entonces: ¿qué es lo que está en juego en el juego? O dicho de otro modo ¿por qué juegan los niños? Al jugar los niños: . un fuerte y prolongado “o-o-o-o-o”. a un rincón o debajo de una cama. etc. 2. este buen niño exhibía el hábito. que. . Escribe Freud: “Ahora bien. .

Lo que indica Freud. sin ninguna duda. volvía a sacar el carretel de la cuna. fue saludada a su regreso con esta comunicación: “¡Bebé o-o-o-o!”. a pesar de que fuera displacentera. pero sin embargo la mayoría de las veces sólo reproducía la primera parte. el juego completo. 3 . No se le ocurrió. la partida. y no para la repetición del momento placentero del regreso. el carretel desaparecía ahí dentro. que llegaba casi hasta el suelo.” “Esta interpretación fue certificada plenamente después por otra observación. repetido por sí solo incansablemente en calidad de juego. saludando ahora su aparición con un amistoso “Da” (acá está). Ese era. tirando del piolín. el de desaparecer y volver. y luego le hurtó el cuerpo de manera tal que la imagen del espejo “se fue”. pero pronto se pudo comprobar que durante esa larga soledad el niño había encontrado un medio para hacerse desaparecer a sí mismo. repetir activamente en el juego. primer esto resultó incomprensible. Las más de las veces sólo se había podido ver el primer acto. El primer motivo que encuentra es el de hacerse activo. lo que fue una vivencia pasiva para él. El niño tenía un carretel de madera atado con un piolín. tras la baranda de su cunita con mosquitero. y después. correspondía al segundo. aunque el mayor placer. pues. al que sostenía por el piolín. Un día que la madre había estado ausente muchas horas. se pregunta Freud ¿cómo se concilia con el principio del placer que repitiera esa vivencia penosa para él? Podría pensarse que lo hacía para luego encontrar el placer del regreso. son que con gran destreza arrojaba el carretel.corroboró mi punto de vista. Se reconfortaba entonces escenificando por sí mismo. arrastrarlo tras sí por el piso para jugar al carrito. el niño pronunciaba su significativo “o-o-o-o”. la partida y regreso de su madre. Entonces. por ejemplo. 15) ¿Cómo interpreta Freud este juego? Plantea que lo que sucedía al niño en ese momento. Por lo tanto el niño tuvo que convertir en juego esa vivencia por otro motivo. (Pág. con los objetos a su alcance. Descubrió su imagen en el espejo del vestuario. es que no era la partida lo que le causaba placer al niño. es que se enfrentaba con lo que sería un gran logro cultural: la renuncia a la satisfacción pulsional de admitir sin protestas la partida de su madre.

vete. También se observa que el carácter displacentero de una vivencia se convierte en el contenido de sus juegos. el niño crea en una realidad en la que él es director. El juego es una vía para convertir en recuerdo y elaboración psíquica. de ese modo elaboran. . es decir aquello que le causa displacer. sino la realidad. en este caso la desaparición y partida de la madre. tiene todos los elementos y las leyes de funcionamiento que tendrán todos los juegos posteriores: . Pero la ganancia de placer está en que cuando el niño cambia la pasividad del vivenciar por la actividad del jugar. Pero. Por eso Freud dice que lo que se opone al juego no es la seriedad. Este juego del Fort-Da es el primero que el niño realiza solo y completo. si un médico les examina la garganta. inflige a un compañero de juegos lo desagradable que a él mismo le ocurrió y así se venga en el juego de la persona que le hizo padecer el displacer. al convertirse en juego produce placer. es bastante claro que los juegos están presididos por el deseo dominante en la etapa en que ellos se encuentran: el de ser grandes y poder obrar como los mayores. y que si bien lo que lo motiva es algo del orden de lo displacentero. fluctúa entre dos concepciones.Otra interpretación. equiparando el juego con el arte en este punto. liberan la intensidad de la impresión y se adueñan de la situación.El juego le otorga al niño un “resarcimiento” al escenificar por sí mismo la vivencia penosa. Entonces. ese seguramente será el tema de sus próximos juegos. es que al arrojar el objeto. lo que en sí mismo es displacentero. no te necesito. Por ej. con el subsiguiente logro de placer. La repetición en el juego 4 . que debe admitir –sin protestares decir admitir la realidad que se opone a sus deseos. Es considerado como una matriz de la estructura lúdica. como si le dijera “y bien. yo mismo te echo”. Se advierte que los niños repiten en el juego todo cuanto les ha hecho gran impresión en la vida. concluye que el juego infantil. actor y dramaturgo. que según Freud representaría a la madre que lo había dejado.Re-presentación psíquica de vivencias penosas. se está vengando de ella. Por lo tanto. por otro lado. ¿Qué conclusiones saca Freud de esto? Que el motivo del juego no es la imitación.

Buenos Aires: Amorrortu.. ya que esa serie de acciones que nombra juego. (1984). (1993).El niño convierte en juego lo desagradable y al hacerlo cambia su posición inicialmente pasiva (objeto) por activa (sujeto) repitiendo el suceso penoso. y le permite elaborar psíquicamente la vivencia penosa. 1921). Como comprender los juegos infantiles. Para Freud. A partir de esta matriz de la estructura de lo lúdico podemos interpretar los juegos infantiles desde el momento en que éstos están organizados de este modo. y a través de lo lúdico elaborar psíquicamente lo penoso y desagradable que le implica la oposición que encuentra en la realidad con respecto a sus propios deseos y por lo tanto a las distintas vicisitudes que tendrá su desarrollo. Facultad de Psicología. XVIII. un objeto y dos significantes diferenciados que nombran su acto. . 5 . Frank. . el niño se adueña del lenguaje para operar con él. en acto.Otra fuente de placer es que el niño le inflige a otro (compañero de juego/objeto) lo desagradable que a él le ocurrió. y Goldenson. Hartley. M. Ediciones Hormé. juegos y juguetes”. están compuestas por un conjunto de acciones. Más allá del principio del placer.de una impresión desagradable está conectada a la ganancia de placer directa y de otra índole que se obtiene. L. (1993). con lo cual se adueña de la situación penosa. Buenos Aires García. Departamento de Publicaciones. S. FICHA Universidad Nacional de Buenos Aires. Mesa Redonda: los juegos infantiles. vengándose en él. lo instituyen como sujeto activo en su acción.Todo juego está presidido por el deseo de ser grande y obrar como los mayores con lo cual tiene un papel fundamental en el desarrollo del niño. . Para Freud es fundamental la función de lo simbólico en el juego. R. Vol. BIBLIOGRAFÍA: - Freud. Jornada de Niños. En Obras completas. (1º Ed. R. el Fort-Da como juego inaugural marca el momento en el cual.