You are on page 1of 7

UNIVERSIDAD YACAMBÚ

VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
DOCTORADO EN GERENCIA

Aportes e importancia de la PYME para el desarrollo sustentable del
país

Autor: Alexis Bracho
CI: 5. 944. 379

Barquisimeto, octubre 2016

Aportes e importancia de la PYME para el desarrollo sustentable del
país
Es importante señalar que el éxito se logra si se prepara para lograrlo
en ese sentido el conocimiento y aprendizaje es parte importante para crear
una cultura que forme personas que vean oportunidades donde otros no la
ven de allí se llega a un clima organizacional para ello, aquí abordaremos
brevemente algunos aspectos al respecto de cómo es importante una cultura
dentro de una empresa como base para logar el éxito y por ende trataremos
las PYME para el desarrollo sustentable del país
La importancia del clima organizacional radica en que las personas
reaccionan frente a la realidad y toman decisiones en torno a ella y no por el
modo como la perciben y la representan. Una buna satisfacción laboral que
es una relación afectiva de agrado, complacencia que surge por la manera
que se siente la persona en la realidad de su trabajo lleva a un aprendizaje.
Las pequeñas y medianas empresas (pymes) en América Latina han
sido objeto a lo largo de las últimas décadas de una gran cantidad de
estudios e investigaciones. Su creciente importancia en los procesos de
desarrollo económico de los países de la región se debe fundamentalmente a
su contribución al empleo en el ámbito urbano.
A manera de ejemplo, en el caso de Centroamérica el empleo
asalariado en empresas es menor al 56%, y de ese porcentaje, algo más del
60%

corresponde

a

las

pequeñas,

medianas

grandes

empresa.

Además, se observa que el empleo que generan las pymes es de “mayor
calidad” (en términos de estabilidad e ingresos) en comparación, por
ejemplo, con el de la microempresa.
Lo anterior, aunado al hecho de contar con un mayor número de
trabajadores, mayor stock de capital, tecnología y niveles de inversión
(siempre en comparación a la microempresa), le permiten integrarse más
fácilmente en cadenas productivas, y, por tanto, contar con una mayor

productividad relativa, lo cual es relevante para alentar su creación y
desarrollo, estableciendo acciones enfocadas a la promoción de tal
segmento empresarial.
Lamentablemente, a pesar de estos elementos diferenciadores que la
hacen un estrato atractivo para el fomento, las políticas públicas no han
sabido diferenciar entre ella y otros estratos empresariales (particularmente
la microempresa), estableciendo acciones uniformes para estratos que tienen
problemas diferentes y que requieren por tanto de enfoques distintos.
Además de lo anterior, es necesario reconocer que el estrato pymes
es también un conjunto heterogéneo de unidades económicas (en términos
de experiencia empresarial, edad del empresario, sector en el que se
desarrolla, región, capital, ventas, desarrollo de infraestructura, vinculación
con merca dos, etc.), lo cual complica sin duda su comprensión y, por tanto,
la implementación de acciones adecuadamente enfocadas.
Sin embargo, y a pesar de lo anterior, la pyme es también la que ha
mostrado a lo largo del tiempo un mayor compromiso con la innovación, la
integración regional, el desarrollo de mercados y la productividad. Al mismo
tiempo es, a nivel regional, la que ha incrementado más su participación
relativa en el comercio exterior. En ese sentido cuando se

percepción de la

organización y su medio ambiente de trabajo, tenemos que referirnos al medio
ambiente psicológico, y a sus sistemas de filtro o estructuración perceptivo.

La Pyme venezolana caracterizada por empresas familiares dirigidas
por miembros de la familia propietaria o personas muy vinculadas a ellos
enfrentan desafíos internos y externos al igual que la Pyme a nivel mundial,
debido al proceso de globalización de los mercados y evolución de las
tecnologías

de

información,

lo

cual

ha

generado

una

serie

de

transformaciones en la manera de conducir la empresa a nivel mundial.
Por otro lado, si determinando cambio en las estrategias gerenciales,
ante los cuales la gerencia ha respondido con paradigmas como la calidad,

productividad organizacional y el modelo de flexibilidad organizacional para
lograr ventaja competitiva y así reconocer el mercado más rápido para los
competidores.
En Venezuela, según el observatorio de las pymes, el 76% de las
empresas tienen menos de 4 trabajadores y solo el 24%, 4 o más. En Brasil,
SEBRAE señala que existen 10.3 millones de empresas informales. De estas
últimas, el 80% es unipersonal, mientras que el 12% tiene solo dos
trabajadores. En Chile, la CASEN 2003 muestra que el 38.9% del empleo
está en unidades económicas de 5 o menos trabajadores; mientras que el
32.7% se encuentra en unidades de entre 6 y 199 personas. En México, el
INEGI señala que el 71.3% de todas las empresas tienen dos o menos
trabajadores y el 28% tienen entre 3 y 100 trabajadores.
En ese sentido el desarrollo endógeno se basa en el cambio del
sistema productivo del país, para que cada región sea capaz de transformar
sus recursos naturales en bienes y servicios que multipliquen el empleo y el
bienestar social, lo que garantiza la calidad de vida para las personas y el
medio ambiente. Es por ello que se plantea que este desarrollo es sostenible,
cuando

satisface

las

necesidades

presentes,

sin

menoscabar

las

capacidades de las futuras generaciones y si toma en cuenta el futuro, es
además sustentable.
Sin

embargo,

se

busca

un

desarrollo socialmente

deseable,

ecológicamente prudente y económicamente viable, que de acuerdo a la
opinión presentada por los diversos autores encierre la concepción de
desarrollo endógeno sustentable, visto como el proceso de crecimiento y
cambio estructural del sistema productivo, por el esfuerzo voluntario y
planificado a partir de los recursos propios, sin condicionar las generaciones
futuras, siendo la base fundamental de este desarrollo, el ser humano.
Esto nos lleva a la necesidad de desarrollar e implementar un modelo
macroeconómico alternativo al existente, que sea sostenible en el tiempo,

conformado por un fragmento de estructura orgánica, el cual, al organizarse
y articularse conforme la base del mismo, reseñando los siguientes aspectos:
a) Participativo: porque permite al individuo convertirse en ciudadano
con atribuciones, deberes y derechos otorgados por la norma constitucional
tenemos.
b) Productivo: bajo la forma de democracia representativa con
capacidad para emprender acciones.
c) Solidario: parte de iniciativas comunes para la solución de
necesidades colectivas, d) Humanista: porque todo gira en beneficio del ser
humano.
e) Visión de futuro: para invertir en un mañana con mentalidad
futurista.
De lo anterior se debería ser sus principales objetivos contribuir a
comprender cómo conseguir organizaciones más competitivas y adaptables,
así como crear procesos y mecanismos de gestión que aceleren los procesos
de aprendizaje, la creación, adaptación y difusión del conocimiento, tanto en
la organización como entre la organización y su entorno.
Asimismo desde el punto de vista organizativo gerencial, demuestran
como gerenciar la empresa bajo un enfoque sustentable, aportando
estrategias valiosas, para la humanización de la misma y la valoración de la
cultura como bases constitutivas del nuevo paradigma organizativo,
permitiendo la alusión a la Pyme venezolana, convirtiéndose en empresa
ciudadana, empresa que sabe que sus intereses a largo plazo le impone dar
a sus clientes o a su entorno más de lo que dicta su interés a corto plazo,
traduciéndose en la búsqueda de una mirada más amplia, enfática y
generosa para ir más lejos y por más tiempo.
Logrando un desarrollar más sustentable en el país, que haría posible
un mayor avance en la producción con el objetivo de abastecer el mercado
interno y también poder llegar a ser exportaciones a otros países.

El objetivo de la política económica debería entonces lograr una
convergencia de productividades entre pymes y grandes empresas en un
contexto de natalidad neta, o al menos estabilidad en la variación de la
cantidad de empresas, característico de los procesos de desarrollo
armonioso de las estructuras productivas.
En otras palabras, aumento de la productividad de las empresas y el
cierre de las brechas entre grandes y pequeñas en un contexto de natalidad
neta de firmas, son probablemente los objetivos más importantes de una
política pública orientada al desarrollo de las pymes y de la estructura
económica en general. De esta manera, indicadores que describan el
cumplimiento de dichos objetivos se vuelven imprescindibles para el testeo
de la eficacia relativa de las distintas políticas económicas nacionales.
Pero debemos resaltar un elemento importante para el éxito de la
Pyme se basa más en las capacidades intelectuales del gerente más que en
sus bienes materiales. La capacidad de la gerencia para transformar sus
recursos en bienes y servicios útiles está convirtiéndose en una destreza de
la época, por ello se observa interés por el desarrollo del capital intelectual, la
creatividad y la innovación, así como, el dominio de la disciplina profesional,
la ejecución efectiva para aplicar sus conocimientos a problemas del mundo
real y la creatividad en la resolución, motivación y adaptabilidad para lograr el
éxito.

Referencias Bibliográficas

Bernardo Brancato, F. J. Puede influir el clima laboral en la productividad
Universidad Nacional de Cuyo. Departamento de ciencias
Económicas.Mendoza.2011
https://www.google.co.ve/?gfe_rd=cr&ei=WzGiU9nkGdCg8Qb22IDA
g&gws_rd=ssl#q=Clima+organizacional%2C+cultura+organizacional
2C+productividad+laboral. + [Consultado: junio de 2014].
León Santos M, Ponjuán Dante G, Rodríguez Calvo M. Procesos estratégicos
en la gestión del conocimiento. Acimed. 2006;14(2). Disponible
en http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol14_2_06/aci08206.htm [Consultado:
junio de 2014].
Pérez Hasbun, Deisy del Carmen. Gerencia PYME, fortaleza sustentable
para el Desarrollo Endógeno Multiciencias, vol. 8, núm. 1, enero-abril,
2008, pp. 81-90. Universidad del Zulia
Pymes: Visión estratégica para el desarrollo económico y social es una
publicación del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe
(SELA) financiada con recursos de la Agencia Española de
Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) 2008
Salazar Estrada, J G: y cols. Clima y cultura organizacional: dos
componentes esenciales en la productividad laboral
Toro, F. Clima organizacional y la productividad laboral. Centro de
investigación e interventoria en comportamiento organizacional.