La producción literaria de la escritora chilena Diamela Eltit (1949), inaugurada en la década

de   los   ochenta,   se   ha   definido   como   una   escritura   neovanguardista   de   resistencia   que
cuestiona tanto el poder como los sistemas oficiales de representación.1 Dentro del clima de
represión y censura instaurado por la dictadura en Chile tiene lugar el desarrollo de una
contracultura,   cuyas   manifestaciones   artísticas   y   escriturales   se   inscriben   fuera   de   las
instancias institucionales. Se genera un espacio y discurso democrático alternativo, cuya
propuesta es romper con el ámbito cultural imperante y la tradición heredada. La escritura
de Eltit es de una ruptura radical en tanto que lleva a los límites la posibilidad de crear
nuevas significaciones sobre el otro y la alteridad que radica en lo marginal, construyendo
un espacio literario que confronta los valores canónicos, como ha señalado Susana Santos
(Santos, 1992: 7).
El   discurso  de   Eltit   se   construye   a  través   de   un   universo  de   la   periferia,   donde   voces
subalternas se erigen en agencias vitales de contextos sociales y políticos marginales. La
preocupación   que   ocupa   gran   parte   de   este   proyecto,   se   vincula   a   la   transgresión   y
resistencia de las "escenas del poder" y sus instancias autoritarias (Ortega, 1990: 229­241 y
1993: 53). La gran mayoría de sus textos han sido producidos dentro de la dictadura, donde
la   censura   y   la   represión   fueron   las   formas   del   poder   bajo   un   progresivo   proceso   de
desnacionalización.2
La resistencia de la escritura de Eltit se produce en los espacios de los márgenes, ámbito
social donde posiciona su estética y su palabra. De aquí nace un sujeto fragmentado y
descentrado, en el cual el poder ha dejado cicatrices, desechos y fragmentos de un mundo
donde sólo subsiste la palabra rota, vacía de sentido trascendente. La ambigüedad y la duda
marcan este lenguaje que explora las fronteras de lo excluido, de aquellas voces que han
sido expulsadas fuera de lo socialmente aceptado. Este universo literario se constituye a
partir de las voces de los indigentes y de quienes habitan la marginalidad en sus diversas
modalidades de exclusión: pobres, locos, presos y vagabundos recorren los mundos de Eltit,
siendo el vagabundaje la condición que los define. La crítica Nelly Richard ha definido este
imaginario   como   un   "imaginario   nómade"   y   fluctuante,   marcado   por   la   itinerancia
provocada por el exilio, el descentramiento del sujeto, la periferia y lo femenino (Richard,
1996: 141­151; 260­269). El vagabundaje es estado y atributo lingüístico del habla de los
sujetos   indigentes   y   del   lumpen   del   universo   de   Eltit.   Los   significantes   de   las   hablas
deambulan   y   cambian   de   posiciones;   recogen   registros,   diversos   géneros   sexuales   y
narrativos tanto populares como cultos. Sus significados chocan, colapsan y se multiplican
traspasados por la diversidad cultural y social que forma el mundo de la exclusión. 
El discurso de Eltit recoge y asume la identidad de los elementos populares y marginales
latinoamericanos,   usando   los   chilenos   como   un   conjunto   y   acumulación   de   elementos

esencialmente heterogéneos y desiguales, que se combinan y recombinan en un movimiento
constante.   Eltit   explora   un   discurso   de   la   fragmentación   que   amplía   a   través   de   la
marginalidad,   la   duda,   la   ambigüedad,   la   negación   y   los   sentidos   reprimidos   (García­
Corales, 1990: 72 y 1992). En el panorama actual de transculturación y transexualización
que vive la cultura latinoamericana, la estética de Eltit evidencia el cambio y la crisis que
marca las identidades sociales e individuales (Valdés, 1996: 244).
La fluidez que caracteriza este juego y choque origina una multiplicidad de significados
que se desencadenan e irrumpen en un mundo dinámico y metafórico. De aquí su estética
neobarroca   y   la   visión   de   la   cultura   como   una   acumulación   de   sustratos   de   distinta
procedencia histórica y cultural que amalgama elementos pre­hispánicos y españoles en
formas lingüísticas orales y escriturales marcadas por su estatus colonial, y por lo tanto, de
copia y simulacro de la metrópolis. En el carácter esencialmente híbrido y mestizo de la
escritura   de   Eltit   tiene   su   origen   precisamente   la   mixtura   de   elementos   dispares   y
contradictorios   que   se   desbordan   y   descentran   en   un   permanente   encadenamiento   de
formas. Lo constitutivo de este lenguaje y sensibilidad sería su extremo travestismo verbal,
el cual llega a una especie de "apoteosis" de la artificialización como ha señalado Severo
Sarduy. Eltit da un paso más al convertir este disfrazamiento lingüístico en un proceso
desintegrador   del  sujeto,  cuya   siquis   ha  sido  ocupada   por  un  torrente   de  voces  que  se
contradicen, mienten y desdicen hasta el sinsentido. 
La   identidad   del   sujeto   esquizofrénico   en   el   texto   que   analiza   el   presente   ensayo   ha
quedado reducida a la trasposición de fonemas cuyo único signo vital es la voluntad de
convencer, "de mostrar de modo indubitable" la deformación reiterativa de su verdad. En
este sentido, el discurso esquizoide y la escritura de Eltit comparten el universo neobarroco
delineado por Sarduy, en tanto que surgen de  "las márgenes críticas o violentas de una
gran superficie", de un espacio excéntrico de América, marcado por la ambigüedad y la
multiplicidad.   La   opacidad   y   lo   indescifrable   de   este   discurso   apuntan   hacia   el
disfrazamiento de la palabra bajo distintos discursos y a la pérdida de sentido. 3  En esta
reapropiación de los márgenes, Eltit desarrolla una nueva política discursiva que articula un
espacio participativo y no excluyente, donde la marginalidad se vuelve sitio de transgresión
del orden y supone un nuevo imaginario.
La crítica contemporánea ha prestado especial atención a esta cualidad transgresora de los
textos de Eltit, donde la representación se deconstruye a través de modos de simbolización
y significación de ruptura. Como Eltit misma ha afirmado en entrevistas, la dictadura y el
libre mercado han creado un sector social chileno precario y abandonado dentro de una
geografía cultural y política que privilegia el consumo del lugar común y lo light. El ensayo
de Eltit titulado "On Literary Creation", (1992) el único hasta la fecha en inglés, reitera esta

visión en la producción literaria y la estrecha relación con lo marginal dentro de un discurso
de la precariedad y la crisis del sujeto latinoamericano.
Dentro de este espacio cultural descentrado, Eltit ha optado por una escritura cuya política
escritural se sitúa en los bordes de lo social, espacio que explosiona los significados de
aquellos cuerpos desplazados de los centros del poder. Eltit se instala precisamente en la
omisión realizada por el discurso dominante, en el lugar de la carencia y la precariedad de
un   cuerpo   social   condenado   al   ocultamiento   de   la   mirada   pública.   Su   interés   por   lo
marginal se relaciona con un proyecto estético­cultural que busca "el negativo, el reverso
de lo propio, lo que permite ser lo que somos" ( 16). La política de su escritura coincide
con una mirada casi naturalista que afirma la vida de la marginalidad como fuerza social y
estética, cuya potencialidad radica en trastocar el orden imperante (Piña, 1983:40).
Su escritura asume la descentralización del yo y señala la tensión y desequilibrio de una
subjetividad   en   proceso   y   movimiento.   En   su   apropiación   del   discurso   sicoanalítico   y
posfeminista,   el   discurso   de   Eltit   desencaja   los   registros   ideológico­culturales   hasta
explosionar   la   unidad   lingüística   que   une   el   sentido.   Este   gesto   de   "desocultamiento
posmoderno", como lo denomina Richard, define la periferia latinoamericana como espacio
de trasplantes e injertos de signos disparejos y disímiles que conforman una estética de la
"impureza del collage" de una cultura barrroca y femeninizada, marcada por la alteridad y
la heterogeneidad. En diversos artículos y estudios Richard (1989, 1993 y 1994) discute los
múltiples   aspectos   representacionales   y   la   opacidad   que   caracteriza   a   las   producciones
culturales de la posmodernidad chilena durante y después de la dictadura.
Los textos de Eltit se construyen a partir de los trozos, vocablos y hablas de un cuerpo
social reprimido y relegado. De este modo, recoge una sensibilidad que de otra manera
permanecería silenciada y alejada de la producción cultural y condenada a la desaparición.
A partir de los márgenes sociales, Eltit ha definido su proyecto como una restitución de la
"estética que pertenece y moviliza esos espacios y da[r] estatuto narrativo a esas voces
tradicionalmente   oprimidas   por   la   cultura   oficial   y   estropeadas   por   una   narrativa
redentora". (Ortega, 1990:232). Su propósito se aleja de la misión realista y salvadora de
los sectores sociales más explotados y señala una zona social oscurecida mediante una
crítica de la representación. 
De acuerdo a Richard, la escritura posmoderna que critica la representación mimética y
realista,   entiende   la   realidad   como   artificio   y   construcción   social,   como   un   efecto   de
significación. A partir de este supuesto la atención se centra en las técnicas discursivas y en
los mecanismos institucionales que fabrican y circulan sentidos (Richard, 1989: 64­65).
Esta   actividad   cultural   oposicional   desafía   el   carácter   ideológico   de   los   procesos   de

significación y los modos en que éstos constituyen la subjetividad, como apunta Richard
(1993:38). La escritura de Eltit se inscribe dentro de este paradigma crítico y disidente que
erosiona los convencionalismos culturales y retóricos dominantes.
El texto El Padre Mío (1989) puede leerse dentro de esta línea posmoderna de la escritura
de Eltit, la cual subraya la agudización del proceso de pauperización social y la dislocación
del sentido de comunidad tradicional en el Chile dictatorial, como ha apuntado García­
Corales (1992: 209). A diferencia de sus novelas, este texto tiene un referente real en la
figura de un esquizofrénico que vive en un descampado en los alrededores de Santiago y
con quien Eltit tiene tres encuentros entre 1983 y 1985. La búsqueda de un punto de apoyo
cultural al proyecto de rescatar la figura ocultada del esquizofrénico, la encuentra Eltit en
"La Séquestreé de Poitiers" (1930) del escritor francés André Gide. El texto de Gide recoge
los   testimonios   que   documentan   los   veinticuatro   años   de   reclusión   en   condiciones
inhumanas   de   Mélanie   Bastion,   castigo   impuesto   por   su   familia   al   haber   quedado
embarazada siendo soltera. El confinamiento de por vida en la casa materna en una pequeña
habitación en estado de total abandono, salen a la luz en un juicio que escandaliza a la
opinión pública de la época y que Gide sigue de cerca. La secuestrada de Poitiers y el
esquizofrénico de El Padre Mío comparten la condición de exclusión social, indigencia y
locura. Ambos permanecen ocultos a la mirada pública, la secuestrada mediante el encierro
y el Padre Mío por su exilio social.4
Eltit aparece en este texto como vehiculadora de múltiples y fluidos sentidos culturales del
vagabundaje   urbano,   al   atravesar   la   línea   que   divide   la   frontera   entre   la   ciudad   y   la
marginalidad lumpérica. El sujeto de El Padre Mío se individualiza dentro del mundo del
vagabundaje que recorre Eltit, a través de su lenguaje. A diferencia de las otras figuras
marginales que deambulan por calles y rincones de este espacio cercano al arrabal, cuyos
cuerpos son textos de apropiación ornamental esculpidos plásticamente, el sujeto de  El
Padre Mío se articula discursivamente. Su voluntad se manifiesta a través de un neobarroco
lingüístico   con   un   relato   carente   de   "principio   y   fin"   que   estalla   en   cada   locución,
explosionando al yo que lo enuncia. Su habla delirante y sicótica se transforma en discurso
de lo que Kristeva llama lo abyecto, de la desposesión que devuelve a lo social su imagen
inversa: el espectáculo de una sociedad en crisis, acechada por el miedo y en ruinas. El
hermetismo   esquizofrénico   contiene   lo   que   Silla   Consoli   denomina   los   vestigios
momificados   de   un   habla   que   estuvo   dentro   del   circuito   de   intercambio   lingüístico
(Consoli, 1979: 38). En este discurso Eltit descubre una estética común a la suya, donde el
lenguaje no es vehículo para hablar de algo, puesto que casi no hay historia ni anécdota,
sino   que   se   convierte   en   protagonista   (Piña,   1983:   41).   Eltit   inscribe   un   significado
metafórico en la Presentación del texto:

"Es Chile, pensé.
Chile entero y a pedazos en la enfermedad de este hombre; jirones de diarios, fragmentos
de   exterminio,   sílabas   de   muerte,   pausas   de   mentira,   frases   comerciales,   nombres   de
difuntos. Es una honda crisis del lenguaje, una infección de la memoria, [...]" (17).
El  Padre  Mío  nos  devuelve   la  imagen  de   un  sujeto  estallado   por  la  locura,   en  estado
delirante y autorreferente. Es el mensaje de un iluminado, un orador que se sabe escuchado
y que, por lo tanto, procede a revelar la verdad de su palabra. Esta se construye, como
apunta Consoli, a través de la desviación delirante o de la incoherencia lógica para efectuar
el desprendimiento simbólico de la madre, cuyo precio es la exclusión de la comunidad. La
tentativa de configuración del imaginario sicótico se presenta, según Consoli, como un
conjunto de paradojas y hermetismos de la verdad a la que el sujeto aspira. Su búsqueda es
casi mística en cuanto al deseo de acceder a un saber total de sí mismo y del universo
(Consoli, 1979: 42, 51­52).
El aspecto más político de este proyecto radica en su intento de realizar una geografía del
discurso esquizoide, actualizando la verdad de un sujeto anónimo que vive a la intemperie
del   sistema   social,   habitando   desde   un   largo   tiempo   un   eriazo.   Su   físico   subraya   las
condiciones en las que ha sobrevivido: "enjuto, rigurosamente limpio y estragado por las
condiciones climáticas a las que se ha sometido" (15). Lejos de toda comunidad, sobrevive
y se individualiza por un relato que revela "la detención de su mente en un punto fijo": el
terror al Padre/Ley, que es "el señor Colvin que es el señor Luengo, el señor Pinochet, el
Padre Mío [..] "  (30). Se ha desprendido incluso de su nombre por el terror. Como ha
apuntado Ivette Malverde, desde el título la denominación "Padre Mío" adquiere múltiples
sentidos,   al   aludir   por   una   parte   al   nombre   que   Eltit   le   otorga   en   la  Presentación  al
esquizofrénico; por designar a la figura donde confluyen todos los poderes, y por establecer
una relación filial­literaria entre la hija Eltit y el padre el ezquizofr
énico (Malverde,
1993:155­158). 
La   voz   del   Padre   Mío   nombra   circularmente   palabras   y   grafemas   inconexos   que   se
encadenan en una sintaxis  fracturada y poliforme. El lenguaje escenifica la  "existencia
rigurosamente real de los márgenes en la ciudad", a través de palabras vaciadas de sentido
y lógica, entregadas a la "persecución silábica", al "eco encadenatorio de las rimas", a "la
situación vital del sujeto que habla "  (16). El habla está al borde del vacío y su verdad
proviene precisamente de esta posición. De esta manera, la relación entre espacio social y
universo simbólico se estrecha, ya que el excluido se apropia de la palabra y se vacía en
cada enunciación, haciendo un paralelo lingüístico con el lugar que habita (Malverde, 1993:
161). Así lo reconoce la hija hablante de la Presentación al decir que "el mérito de su habla

radica, precisamente, en su estrecha relación con el lugar, proyectándolo más lejos que un
simple caso clínico" (18). Es esta capacidad de desborde lo que signa la cualidad barroca de
un delirio informado y transgresor, vinculada estrechamente a la práctica literaria de Eltit y
su posmodernidad. La escenificación lingüística del delirio de un esquizofrénico en los
márgenes de la sociedad chilena, revela una realidad que en palabras de Frederic Jameson
no puede desconocerse: los bordes de lo real, de la necesidad, o lo que Eltit denomina la
precariedad,   apuntando   a   la   incertidumbre,   la   inestabilidad   y   provisionalidad   de   las
verdades y los sujetos (Williams, 1995: 74).
La   fragmentación   absoluta   del   sujeto   que   toma   del   pasado   y   del   presente   pedazos
heterogéneos de saber e información, se combina con lo oral, los medios de comunicación y
la producción escrita en una especie de collage. El Padre Mío pone de manifiesto la crisis
cultural   y   social   que   atraviesa   la   sociedad   posmoderna   y   las   especificidades   que   esta
condición adquiere en la periferia.5 Eltit concibe al sujeto latinoamericano en alto riesgo, un
sujeto amenazado por un crónico estado de pobreza, marcado por las  colonizaciones  y
dependencias (Ortega, 1990: 233).
El   desnudamiento   y  las   gesticulaciones   marcan   un   monólogo  "trágico   y   burlesco"  que
nombra el poder hasta la sinrazón, a través de la angustia y "dolorosa prisa de comunicar"
su propia y verdadera historia, reiterada continua y fugazmente en la circularidad. Foucault
define el lenguaje de la locura como el de la razón, pero envuelta en la imagen, limitada al
espacio de la apariencia que la imagen define, formando, fuera de la totalidad de la imagen
y   de   la   universalidad   del   discurso,   una   organización   abusiva,   singular   e   insistente.   El
lenguaje es la primera y última estructura de la locura, su forma constitutiva. En él se basan
todos   los   ciclos   en   los   cuales   la   locura   articula   su   naturaleza.   Como   consecuencia,   el
discurso   delirante   revela   una   pasión   desprovista   de   todos   sus   límites   para   afirmarse   y
adherirse a la imagen que lo libera (Foucault, 1965: 95 y 100). El discurso de la locura
puede entenderse como otra zona de la negatividad posmoderna que muestra el decaimiento
de los ideales de la razón absoluta y la crisis por la que atraviesa la cultura latinoamericana,
como lo ha demostrado Richard (1993: 79).
El discurso delirante es irrefutable y, por lo tanto, no acepta ni concibe la duda frente a una
verdad incuestionable. Las tres hablas de El Padre Mío convierten la autorreferencialidad
en realidad exclusiva y única, cuyos contenidos se reciclan a través de residuos culturales
provenientes de titulares de periódicos, nombres de jugadores de fútbol, cantantes de tango,
figuras políticas, fragmentos informativos y noticiosos que la memoria esquizoide devuelve
como jirones en desorden. Conforman un collage a base de retazos y sobras de un orden
trastocado,   cuyos   sentidos   se   pluralizan   fragmentaria   y   espectacularmente.   A   modo   de
espejo cóncavo este sujeto, como otros rostros marginales del mundo de Eltit, pone en duda

las evidencias, las diferenciaciones y los roles supuestos, como los modos aceptados de la
representación (Ortega, 1993: 80). La sicosis, el delirio de persecución y las identidades
fluctuantes bosquejan un sujeto atrapado en la circularidad de formas lingüísticas que lo
sitúan como centro y margen simultáneamente de un mundo móvil. La deslegitimización de
un saber y verdad absoluta se realiza mediante la desestabilización permanente del sentido
y   la   imposibilidad   de   fijar   significaciones   (Richard,   1989:   43).   Es   precisamente   en   el
discurso delirante donde Foucault sitúa la verdad última de la locura, al ser ésta el principio
organizador de la forma y de todas sus manifestaciones corporales y espirituales (1965: 97).
Los quiebres lingüísticos sucesivos y reiterativos constituyen una especie de nueva elegía
del   padre   desposeído,   quien   delirante   se   asume   en   diversas   máscaras   públicas   y
prestigiosas, simulándose en otros hasta el vaciamiento:
"Si   yo   hubiera   ejercido   mi   trabajo   desde   el   tiempo   que   estoy   planeado   con   los
entrenamientos,   yo   habría   desarrollado   mi   físico,   sería   un   hombre   perfeccionado:   un
facultativo, un hombre de ciencia. Mi ayudante fue elegido el señor Eduardo Frei." (39).
Atraída, entrampada por la fuerza de su voz, Eltit la recoge y transcribe fidedignamente.
Como acertadamenta ha observado Malverde, Eltit pacta con el habla y se convierte en la
hija cómplice del padre desprovisto y abandonado, y por lo tanto, igualado a ella en la
territorialización del poder (Malverde, 1993: 160). En este sentido, el texto continúa la
preocupación   de   Eltit   con   lo   femenino   y   su   posibilidad   como   nuevo   punto   de   origen
simbólico y liberador. El sujeto masculino (el padre) se verbaliza y textualiza mediante el
re­conocimiento de la hija, portadora del habla residual, por su propia diferencia señalada
en su no­lugar en los códigos normativos. Lo femenino en Eltit es un contradiscurso como
ha afirmado Ortega, que se materializa en la transgresión de códigos estéticos y morales al
textualizar imaginarios bien reprimidos o desplazados culturalmente (Ortega, 1993: 76 y
91).   La   hija   libera   el   delirio   del   padre   de   sus   referentes   clínicos   a   través   del  "juego
literario"   entre   delirio,   realidad   e   imaginación,   contribuyendo   a   que   el   discurso   se
constituya en signo de una experiencia marcada por la exclusión (Malverde, 1993:160). El
discurso delirante afirma la verdad del inconsciente, verdad que rompe las reglas del buen
sentido, de la buena conciencia, de la lógica y de la moral (Consoli, 1979: 65).
El padre ha sido despojado de su autoridad patriarcal por el poder autoritario que lo ha
reducido al torrente silábico como único signo de autoafirmación vital. Su discurso muestra
"la   erosión   de   la   masculinidad   como   arquetipo   de   la   representación",  la   cual   aparece
sustituida   por   una   cultura   femeninizada   (Richard,   1989:   67   y   1993:   41).   La   hija   se
compromete en un pacto discursivo con el relato paternal al percibir la urgencia de que su
voz se escuche y no se diluya.

Las   identidades,   lugares   y   acontecimientos   que   el   discurso   del   padre   va   nombrando
aparecen estallados, intercambiables y consumibles, traspasados por el discurso económico
y dictatorial, por la ilegalidad y la corrupción:
"[...] porque el Padre Mío subsiste de ingresos ilegales bancarios de concesiones y de
solicitud personal de la Administración. [...] El da las órdenes generales de las Fuerzas
Armadas aquí en el país. [...] El Pisa­Huevo que había en la Quinta Bella me conoce desde
hace muchos años, me llevó a la propiedad de don Omar, que tiene una industria cerca de
Pedro Donoso, me estuve ganando ocho, quince, dieciséis millones de pesos cuando salí de
ahí." (49 y 50).
La ruptura sintáctica coincide con la ausencia de un sentido único y totalizante que abarque
todos los discursos y todos los planos de lo real. En el corte/vacío que ha quedado en el
habla esquizofrénica, se inscriben las jerarquías, desigualdades sociales y culturales de la
violencia y terror que recorre todo un sistema social (Brito, 1990: 172). Entre los rasgos
posmodernos aparece el valor incierto de los sujetos como mercancías o como "productos
comerciales" dentro de una sociedad de consumo de relaciones alienadas (Williams, 1995:
74). En esta cultura la marginalidad representa un espacio y fuerza de resistencia a partir
del cual se originan formas de significación que transgreden los discursos establecidos y
tienen el potencial de "reventar el sistema" (Piña, 1983: 40). 
Este texto, al igual que otros de Eltit, señala el desvarío y las relaciones de poder como
parte integral de la cotidianidad. La ruptura se manifiesta como subversión del discurso del
poder,   llevando   la   experiencia   del   margen   al   centro   de   la   indagación   estructural   y
semántica. Son estas expresiones de resistencia las que poseen un carácter transformador y
transgresor del orden social y de la linealidad causal del relato tradicional. El lenguaje
desorganizado e irracional del esquizofrénico encuentra paralelos en la modalidad estética
de   Eltit,   en   su   reiteración   de   la   fragmentación,   las   proyecciones   concéntricas   y   la
mutiplicidad sin dirección de una memoria trizada por la mixtura y revoltura de signos
(García­Corales,   1992:   202   y   218).   Sobre   este   aspecto,   Richard   ha   teorizado   haciendo
hincapié en la exacerbación translineal de la posmodernidad latinoamericana contenida en
su  "multitemporalidad abigarrada de referencias  disconexas y memorias segmentadas",
por su condición periférica, subordinada e imitativa (Richard, 1994: 217). Estos rasgos son
parte   del   repertorio   marginal   de   Eltit   y   convierten   su   escritura   en   un   radical
cuestionamiento de los sistemas de poder y sus formas de representación del sujeto y el
sentido.  El Padre Mío  reitera la fragmentación de la memoria y la pérdida de sentidos
comunitarios y colectivos de cohesión. Sólo quedan significantes dispares y momificados
tras   la   territorialización   de   un   poder   que   ha   fracturado   tanto   la   identidad   como   los
arquetipos representacionales de la nación.

Introducción
En términos formales, El Padre Mío (1989) de Diamela Eltit se presenta como una serie de
tres entrevistas cronológicamente ordenadas (1983, 1984, 1985), cada una de las cuales
retrata un momento particular en la circunstancia psicológica y emocional del relator. La
autora escoge el título de “hablas” para referirse a cada una de ellas, concepto que no sólo
enfatiza la progresión oral de los relatos, sino también su carácter enunciativo. La forma
seleccionada es una convención que permite, de algún modo, estructurar el habla del Padre
Mío en parámetros asimilables a la interacción entre el relator y su interlocutor; a las
fluctuaciones presentes en la actualización de la narración. En una aproximación a El Padre
Mío a través del tiempo, en primera instancia el interlocutor es Eltit, quien registra,
transcribe y edita los dichos del Padre Mío. En segunda instancia el interlocutor es el lector,
quien interpreta no sólo las reflexiones del Padre Mío, sino también los procedimientos de
representación llevados a cabo por la interlocutora. En esta etapa del proceso de montaje se
vislumbra la transición del relato que convierte a Eltit en “un intermediario, para que el
testimonista [...] haga llegar sus palabras al público oyente o lector” (Randall 1992: 21).
La “Presentación” otorga antecedentes fundamentales que permiten al lector contextualizar
el origen a las hablas, como así también los recursos necesarios para situar al Padre Mío en
la esfera de lo real no-ficcionalizado. Ante la cuestión básica relativa al carácter del libro,
Eltit establece que ésta se convirtió en un asunto persistente, concluyendo que “la respuesta
ya estaba contenida en el instante mismo de la grabación y, por ello, recuperación de esta
habla, siguiendo la lógica de su salvataje en el deseo de su publicación” (2003: 14). De este
modo la “Presentación” nos guía hacia la lectura de un relato real no-ficcionalizado, al
tiempo que señala los propósitos que inspiran el registro: por un lado, un esfuerzo
restaurativo y, por otro, la puesta en escena de una codificación escritural que permite su
subsistencia. Utilizando una de las imágenes fotográficas que la propia autora utiliza, se
podría decir que su intento es similar al que estimula la curación de registros audiovisuales: permitir que el observador-lector discierna las figuras y sonoridad al punto de
discriminar e identificar a cada uno de los integrantes del montaje. Discriminación e

identificación que son, al mismo tiempo, las marcas indelebles de una localización espaciotemporal.
Si bien la autora ha proporcionado las herramientas esenciales para que el lector visualice al
Padre Mío como una figura histórica a la cual asignamos un espacio y un tiempo propios,
circunscritos a la marginalidad santiaguina en particular y a la chilena en general, es
inevitable que el lector no recurra a estrategias literarias a medida que se desarrolla la
lectura de las hablas. Es decir, aplicamos al relato testimonial ciertos procedimientos
interpretativos que utilizaríamos al enfrentar una narración ficticia tradicional.
Bajo esta perspectiva el presente trabajo examina la asimilación y localización conceptual
de El Padre Mío por parte del lector. Si proponemos que el texto testimonial es susceptible
de ser analizado mediante la participación de aquellas estrategias interpretativas
tradicionalmente utilizadas en el examen del texto ficticio, la pregunta que surge en
términos lógicos es, ¿cuáles serían las consecuencias distintivas derivadas del uso de cada
una de estas clases de estrategia? En otras palabras, ¿hasta qué punto es la interpretación de
El Padre Mío sustancialmente diferente de una obra narrativa puramente ficticia? El
examen de estas preguntas será efectuado a través de la formulación y discusión de dos
proposiciones fundamentales referidas al desarrollo estético-conceptual y a la recepción
fenomenológica de la problemática testimonial en la obra de Eltit. Si bien cada una de las
proposiciones es susceptible de ser analizada en forma independiente, el mecanismo que
finalmente admite la emergencia de conclusiones y respuestas provisionales yace en la
interacción de estos dos niveles de reflexión asociados con a) la fractura del horizonte de
expectativas y b) la perspectiva histórica genealógica en la voz del desplazado.

Desestabilización y Disolución de los Horizontes de Organicidad, Codificación y
Coherencia
Uno de los recursos que permiten la desestabilización de repertorios canónicos es la
ausencia de una figura narrativa en tercera persona que estructure los “jirones de diario,
fragmentos de exterminio, sílabas de muerte, pausas de mentira, frases comerciales,
nombres de difuntos” (15) en un todo cohesivo y coherente. Las variadas formas de
fragmentación post-moderna evidenciadas tanto en el discurso del testimonio como en su
montaje imposibilitan el advenimiento de un relato estructurado en base a criterios
orgánicos. La coherencia se transforma, en esta coyuntura de expresión, en un cliché
pretérito y, por lo tanto, en un parámetro disfuncional al momento de aprehender las hablas
del Padre Mío. Así como la sucesión en el tiempo del relato testimonial construye su figura
histórica e idiosincrásicamente, la misma fragmentación de dicha narración elabora la
perspectiva esencial desde la que aprehendemos y escuchamos la narración. El punto de
fuga, por así decirlo, se dispara en todas direcciones, orientando la vista no sólo a la
proporción formal de los objetos (accidental y escurridiza), sino también a la ubicuidad de
una desproporción esperpéntica de gestos, miradas, recuerdos y rasgos de identidad.
Aún así, las prácticas convencionales instauran la sospecha hacia el relato escindido de las
normas, y al leer las hablas del Padre Mío esperamos el surgimiento de un recurso deus ex

machina que organice las tres hablas mediante notas a pie de página o comentarios
explicativos1. La encrucijada que impone el texto de Eltit nos remite a la constatación que
“la función de la literatura más corrosiva puede ser la de contribuir a crear un lector de un
nuevo género, un lector a su vez sospechoso, porque la lectura deja de ser un viaje confiado
hecho en compañía de un narrador digno de confianza” (Ricoeur 1996: 872). Podemos ir
incluso un paso más allá y establecer que el lector espera la participación de un narrador
externo a la voz y al relato del Padre Mío. Pero el relato niega significativamente la
existencia de un narrador. La figura del narrador clásico en El Padre Mío no existe2.
Tampoco tenemos la posibilidad de compensar dicha invisibilidad apelando a Eltit para que
asuma un rol de intérprete o comentarista externa mientras se desarrollan las hablas. Lo que
sí existe es la metamorfosis del narrador convencional decimonónico que deriva en la
figura del propio Padre Mío, quien adquiere los rasgos de un autor o creador de hablas.
Tanto la participación de Eltit en la edición de las hablas como la función enunciativa del
Padre Mío son análogas a la figura del “escritor moderno que nace simultáneamente con su
texto, desprovisto de un ser que preceda o supere su escritura, [un escritor] que ya no es
más el sujeto seguido de un libro como predicado; el único tiempo posible es el de la
enunciación y cada texto se escribe eternamente aquí y ahora” (Barthes 1977: 145).
Ante la pregunta concerniente al origen de los géneros, Todorov plantea que ellos
provienen “sencillamente, de otros géneros. Un nuevo género es siempre la transformación
de uno o de varios géneros antiguos: por inversión, por desplazamiento, por combinación”
(Todorov 1988: 33). Ahora bien, si un género es una clase de texto particular
históricamente transformado, tendremos que convenir con la idea que la voz testimonial
del Padre Mío en tanto propiedad discursiva es un habla novedosa y estilizada adscrita a
presencias narrativas precedentes. Destaco el rasgo creativo de la voz, habla de un “yo” que
promulga un modo narrativo sui generis sujeto a una serie de convenciones que nacen
durante la progresión misma del habla. En otras palabras, el pacto de lectura no surge como
fenómeno a priori que precede al desarrollo de las hablas, sino que se actualiza a medida
que éstas se despliegan discursivamente durante la simultaneidad enunciativa en la que
confluyen el acto individual de apropiación de la lengua y la participación interlocutoria del
“tú”.
Otra instancia que favorece la desestabilización de repertorios canónicos y que, en
consecuencia, desafía el horizonte de expectativas del lector se refiere a una constatación
elemental, pero no por ello menos intrigante o fascinante, cual es la percepción y recepción
de las hablas ¿Hasta qué punto son susceptibles de una lectura convencional o codificada?
¿Qué significa leer un habla? ¿Qué es lo que en el fondo vemos o escuchamos cuando
leemos el relato del Padre Mío? Subrayo las palabras asociadas con el acto de leer que,
remitidas a su origen etimológico indoeuropeo leis (sendero, camino, vía) y a las formas
verbales del latín lego, legere, lexi, lectum (recoger, hacerse con las cosas, examinarlas,
seleccionarlas), apuntan, de una forma u otra, al carácter procesal de la lectura.
Desde una perspectiva sensorial vinculada a la aprehensión del texto, el proceso de lectura
se evidencia en el recorrido óptico cuya dimensión progresiva o regresiva dependerá del
estadio de asimilación informativa: volvemos atrás y releemos episodios específicos en
busca de corroboración o recordación; nos posicionamos nuevamente en el punto presente
desde el cual desplazamos esquemas mentales a la página siguiente, concretizando y

proyectando hipótesis. Debido a que El Padre Mío contiene las hablas de un hombre
esquizofrénico, la estrategia cognitiva en la etapa inicial de su lectura estimula una especie
de compulsión organizativa que se traduce en la urgencia de retomar nombres, lugares,
fechas y eventos a fin de atar cabos sueltos. Determinar, por ejemplo, la instauración de
relaciones ilícitas entre el señor Colvin, Luengo, el Padre Mío, el Partido Comunista, la
Antártida y el Hospital Siquiátrico. Sin embargo, a medida que la lectura avanza nos damos
cuenta de la impertinencia de dicho recurso en hablas que se definen a sí mismas en
términos de su inherente fluidez; en otras palabras, ellas se generan y gestionan en la propia
subjetividad del Padre Mío3.
Debido a lo anterior, la lectura de las hablas privilegia la focalización del punto presente,
sitio en el que converge simultáneamente la voz del Padre Mío a medida que cuenta su
vivencia y la interlocución del lector. En tal sentido, al esbozar las consecuencias
fundamentales derivadas de la mediación de la lectura, Ricoeur reconoce que
“prescindiendo de [ésta], el mundo del texto sigue siendo una trascendencia en la
inmanencia” (866). A partir de la síntesis del aparato formal de la enunciación entendido
como el acto individual de apropiación de la lengua que introduce al que habla en su habla,
no sería del todo inexacto afirmar que en el caso de El Padre Mío el acto individual de
apropiación del texto (lectura) introduce al que lee en el habla de otro. Aún cuando las
apreciaciones del autor se centran en la condición ficticia de los textos, éstas son
perfectamente aplicables al carácter testimonial del trabajo de Eltit, en especial cuando
señala que “sólo en la lectura el dinamismo de configuración termina su recorrido” (866).
Lectura que para el desenvolvimiento de las hablas adquiere un sentido lato: asimilación,
interpretación y experimentación, tanto del texto registrado como del hablado.

Dimensión Genealógica de las Hablas en la Voz del Desplazado
Al considerar ciertas particularidades del lenguaje establecidas a partir de la locura, es
posible observar el carácter productivo de la alienación mental en la creación espontánea de
imágenes simbólicas y metafóricas en la progresión de las hablas. Del mismo modo es
posible destacar que la propia historicidad de la enunciación y del enunciado del Padre Mío
surge de la anti-institucionalidad del desvarío, susceptible de ser registrada por medio de
mecanismos referenciales que son expresiva, cultural y políticamente atípicos. En este
sentido las hablas no retratan una figura-tipo caricaturesca convencional, sino que registran
a un protagonista único e irrepetible en virtud de su propia construcción como ente e
identidad al mismo tiempo, un “yo social”. Un individuo que confiere autenticidad a su
relato acreditándolo a través de la vivencia en carne propia: “[s]i ustedes no se confían de lo
que les estoy hablando—fíjense que yo les estoy hablando la verdad--: yo no tengo por qué
estar ocultando nada, porque yo sé lo que es el significado de la máquina para hacer
billetes” (44). Un fenómeno frecuente en el relato de las hablas es la continua aserción de la
identidad mediante la explicitación repetitiva del pronombre en primera persona. En lugar
de suprimirlo o elipsarlo, el habla esquizofrénica y espontánea del Padre Mío rescata del
olvido su propio “yo” y, al hacerlo, nos enuncia y apela indirectamente en la forma de un
“tú”. Considerando su contenido gramatical y sintáctico, las oraciones de la cita anterior se
fundamentan declarativamente por medio de voces verbales activas. Su contexto histórico,

sin embargo, refleja la urgencia de posesionarse de una identidad autodefinida en términos
testimoniales (yo hablo), verídicos (yo hablo la verdad), auténticos (yo hablo la verdad
real) y cognitivos-vivenciales (yo hablo la verdad vivida).
Al revisar la literatura en torno a las obras testimoniales en general y a El Padre Mío en
particular, las referencias al concepto de historia son ubicuos, concluyéndose en la mayoría
de los casos que quien enuncia un testimonio actualiza la inauguración del presente desde
un eje histórico definido. Es decir, la enunciación se transforma en el mecanismo que
posibilita la signación histórica de quien habla. Al hablar y hablarse, el Padre Mío no sólo
activa una operación lingüística enunciativa, sino también explicita rasgos vinculados con
la identidad y la entidad. Por un lado sus hablas lo identifican con el trauma de una
instancia histórica dictatorial bajo la cual el individuo se perfila públicamente como un
enajenado, un loco marginal: una rotulación que lo limita genéricamente dentro del ámbito
del tipo, del personaje, en base a su función social4. Por otro lado, el acto enunciativo se
convierte en aserción del ser, en corroboración de la entidad del Padre Mío, en un
dispositivo mediante el cual se anhela la recuperación una centralidad perdida, despojada,
arrebatada: “[a]ntes de perder la firmeza de mi cuerpo, de una sola cachetada podía tumbar
a un hombre yo, pero ya no soy el mismo, porque yo no le convenía, por lo que le estoy
conversando” (26). En este contexto, ¿cuál es la historia que habla el Padre Mío? ¿Cómo
habla la historia al Padre Mío? ¿Es posible asignar al Padre Mío una localización o sitio
conceptual generadores de un sentido específico e idiosincrásico de historia?
Reflexionando sobre las proposiciones teóricas de Nietzsche en torno al origen del
pensamiento y los valores, principalmente en La Genealogía de la Moral, Foucault
establece que “al posicionar las necesidades presentes en un origen, el metafísico tratará de
convencernos de la existencia de un propósito oscuro que busca su realización en el
momento en que éste aparece. La genealogía, sin embargo, pretende re-establecer los
variados sistemas de sujeción: no el poder visionario del significado, sino más bien los
peligrosos juegos de dominación” (1984: 51-100/239-256). De la reflexión anterior se
desprenden dos modos de visualización histórica: la metafísica, que entiende la historia
como un fenómeno intrínsicamente significativo; y la genealógica, que enfatiza las
discontinuidades, silencios, fisuras y rupturas de momentos históricos localizables en el
ámbito de la contingencia y la provisionalidad. Esbozando una respuesta a la pregunta
formulada anteriormente, se podría establecer que tanto El Pade Mío (texto) como el Padre
Mío (sujeto) ofrecen una perspectiva histórica genealógica fundada en la noción de
desplazamiento y, por extensión, en la figura de un desplazado que ha sido corporal y
metafóricamente exiliado del espacio logocéntrico desde el que se reconoce y sanciona
públicamente la cordura de los individuos.
En esta instancia de la discusión en torno a El Padre Mío me parece pertinente extender las
reflexiones vinculadas a la noción de la figura desplazada, en particular al constatar que
tanto en las fuentes bibliográficas como en los estudios críticos sobre las hablas del Padre
Mío utilizadas en el presente trabajo se inserta al enunciador con insistencia enfática dentro
de una tradición de testigos y testimonistas relacionados marginalmente con el poder. En el
caso particular del Padre Mío, es común que se le visualice como un sujeto residual
circunscrito a márgenes mentales, políticos y sociales; es decir un individuo cuya
marginalidad lo desviste de agencia administrándole paciencia. Su sintaxis social se reduce

y es reducida, de algún modo, a una función paciente y receptiva, expresada en la profusa
utilización de la voz pasiva con que actualiza sus hablas. No es, en otras palabras, un sujeto
nominal que ejecuta, sino el objeto directo de una serie de ejecuciones al momento de ser
planeado, solicitado, atropellado, chocado, triturado. Las operaciones sintácticas en voz
pasiva permiten elipsar a los titulares que detentan el poder, situando al Padre Mío a
merced de fuerzas burocráticas anónimas e incontrolables. Hecho paradójico si
consideramos que el proceso de invisibilización conducente a la legitimización y
naturalización del poder es el resultado de una disgregación verbal propiciada por el mismo
testimonista. El texto, sin embargo, ofrece indicaciones claras que permiten aseverar que el
Padre Mío es, como señalé antes, un desplazado. Dicha evidencia no contradice ni mucho
menos anula su estatus marginal, más bien se presenta como un elemento co-actuante que
permite una significación más transparente de su condición desplazada durante la década de
los ochenta.
La premisa fundamental que sustenta la reflexión se evidencia al examinar el sentido de
movimiento que involucra cualquier tipo de desplazamiento; una progresión que en El
Padre Mío se realiza desde un espacio de centralidad monolítica inscrito en la estructura
partidista hacia una periferia flexible que se expande o contrae dependiendo de las opciones
trashumantes del testigo. En este caso el Padre Mío transita desde la militancia a la
resistencia. La experiencia central se encuentra íntimamente relacionada con el concepto de
tenencia, que en el desarrollo de las hablas se configura como la apropiación de una serie
de bienes simbólicos que hacen que el sujeto sea reconocido como miembro del cuerpo
social. Entre otros signos de tenencia en el caso del Padre Mío destacan: a) la cordura: “Si a
mí no me hubiera acontecido este hecho, tendría la misma edad con el medicamento que
existe, y ustedes también. Porque el medicamento éste es perjudicial para el contacto con la
mentalidad”, b) la co-participación activa en movimientos políticos: “Yo tengo un
compromiso con el Presidente Alessandri, ya que yo fui solicitado por él, por el señor Frei y
por el señor Allende”, c) la integridad de facultades intelectuales: “Porque yo no soy ningún
ignorante. Más franco no puedo hablarle”, d) el análisis meta-cognitivo del pensamiento:
“Si hubiera podido hacer el trabajo pesado desde esa fecha a esta fecha sería un súperhombre yo. Y---¿sabe lo que le hace falta a ese hombre?---: recibir órdenes. Le estoy
hablando del señor Colvin yo”, y e) el vigor físico: “Si yo hubiera ejercido mi trabajo desde
el tiempo que estoy planeado con los medicamentos, yo habría desarrollado mi físico, sería
un hombre perfeccionado” (29-48).
Todas estas instancias son gestos reducibles a facultades psíquicas y físicas, como así
mismo a ejercicios de aserción pública con los que el Padre Mío construyó tanto un sentido
de entidad como de identidad. Los signos de posesión son muestras de adquisiciones
pretéritas que permiten interpretar las circunstancias presentes del Padre Mío y su
testimonio. En primer lugar la figura del desplazado se enriquece con la experiencia de la
pérdida de los signos de tenencia; extravío que no obedece a hechos accidentales, sino que
a una maquinación pactada que enajena al individuo convirtiéndolo en objeto directo de la
sintaxis del poder. Observamos así a un sujeto que experimenta la expropiación de los
signos que constituyeron su afiliación a ciertos niveles de poder y centralidad. Sin embargo,
tales emblemas no desaparecen por completo; continúan existiendo trastocados e invertidos
en las imágenes delirantes y las deconstrucciones verbales del Padre Mío. Los otrora signos
logocéntricos han mutado carnavalescamente en formas asociadas a la distorsión de la

palabra y el conocimiento, la locura, la enajenación social y la debilidad física. En segundo
lugar el testimonio referencia no sólo corrupciones e ilegalidades cometidas con
anterioridad (suponemos) al desplazamiento del Padre Mío, sino también se utiliza como
mecanismo que permitiría corroborar la veracidad de sus hablas. En su Tercer Habla de
1985, el Padre Mío apela directamente a sus interlocutores inmediatos (Eltit en primera
instancia, los lectores en segunda) con el fin de autentificar la confiabilidad de su relato:
[...] el señor Luengo que es el señor Colvin con el Padre Mío se quedaron con esas
garantías ilegales anteriores de la concesión del dinero bancario, y fueron garantías que las
tuvieron ellos, pero también la máquina para hacer los billetes. Yo esto se lo puedo
confirmar si ustedes me hacen el servicio que yo necesito. Yo los voy a llevar donde
personas con buenas indumentarias, porque no son personas vulgares ellos, que son
personas de importancia y dan las órdenes en el país. Y esto que le converso del señor
Colvin: jamás en la existencia de mi vida me ha pasado dinero a mí ni a mis familiares (4647).
La cita permite establecer hechos relevantes a la discusión: primero, el Padre Mío mantuvo
vínculos con círculos de poder, circunstancia que enfatiza el movimiento de desplazamiento
y su figuración de desplazado5. Segundo, se advierte la urgencia de validación a través de la
petición de este “servicio” que convertiría a los interlocutores en testigos presenciales del
testimonio hablado del Padre Mío. Tercero, la cita admite el reconocimiento de la probidad
del desplazado al admitir que ni él ni sus cercanos recibieron ganancias de actos ilícitos. Al
respecto podríamos concluir que tanto las hablas del Padre Mío como su registro y
publicación ofrecen el recuento genealógico de un desplazamiento que refleja la visión
idiosincrásica de dos manifestaciones históricas. Por un lado la historia individual del Padre
Mío (micro-relato), y por otro la convergencia de dicha configuración personal en el
contexto de eventos políticos y sociales en la historia contemporánea de Chile (macrorelato). Ambos relatos se actualizan por medio de la co-autoría de quien otorga el
testimonio y de quien lo estructura y difunde.
Bajo esta aproximación genealógica observamos que tanto Foucault como Eltit examinan
los modos en que los individuos han sido administrados (y, en el caso particular de El
Padre Mío, burocratizados y zonificados) y las heterogéneas manifestaciones de poder que
inciden en la construcción figurativa y conceptual de la identidad. Historia, literatura y
testimonio entendidos como experiencias individuales en constante estado de formulación
discursiva que, a partir de sujetos definibles y falibles, ofrecen la complejidad de una
verdad sustentada por la fragilidad de un acto enunciativo único e irrepetible. De este
modo, la segunda década de la dictadura militar pinochetista y la neoliberalización
económica se convierten en el punto de fuga desde el cual el Padre Mío relata parte de la
historia de Chile desde su propia subjetividad. Si concedemos que los eventos traumáticos
durante el régimen dictatorial obedecieron a una lógica demencial de exclusión, a una
especie de destierro enloquecido de todo aquello que la centralidad discursiva consideraba
aberrante, a prácticas de liquidación tan extraordinarias que el observador y el
sobreviviente las calificaron en variadas oportunidades de locura, ¿qué extrañeza debería
producir el hecho que parte de esa historia alienada se convierta en la evocación delirante
de un esquizofrénico? ¿No es acaso precisamente la figura del loco la llamada a contar,
exorcizar y preservar en la memoria hechos de tan profunda connotación social e

individual, que adquieren significación digerible sólo a través de una retórica esperpéntica?
El significante narrativo y el significado político de El Padre Mío como signo cultural,
entonces, adquieren relaciones de complicidad y correspondencia mutuas al destacar
sucesos excesivos sustanciados por una mezquina hamartia del poder en la progresión
temporal de una voz esquizoide.
El lector también se convierte en co-partícipe de la disidencia que implica adoptar la voz
del Padre Mío en la suya propia. El recuento genealógico se salvaguarda a sí mismo a
través de la delegación transferible de las hablas al interlocutor. Al despojarse de la función
característica que determina la asimilación del texto por medio de un mecanismo de
absorción silente, el lector desestabiliza el modus operandi tradicional en la decodificación
del mensaje, desviándose de las relaciones paradigmáticas fundadas en la impermeabilidad
que separa a la figura central que se enuncia a sí misma de la figura del lector que
recepciona las hablas. La vocalización, por el contrario, admite la permeabilidad y fluidez
de las glosas desde una perspectiva doble: por un lado el lector es capaz de introducirse,
mediante el artificio de la iteración, en la voz de Padre Mío, y al hacerlo dramatiza en
forma de monólogo interior la circunstancia del subordinado6.

Conclusión
Ante la novedad instaurada por el relato de las hablas, El Padre Mío promueve gestos
heterodoxos al transgredir continua y productivamente los repertorios canónicos asociados
a la recepción de los discursos no-referenciales. Y al considerar las inéditas configuraciones
de este escenario textual en el desarrollo del presente trabajo, he intentado responder, sin
afán de resolver concluyentemente, dos preguntas básicas: ¿Es posible o pertinente
enfrentar las dislocaciones del horizonte de expectativas a través de la evocación de
recursos interpretativos presentes en la lectura de textos narrativos ficticios? ¿Cuál es la
historia que surge en el texto testimonial y cómo debería interpretarse?
Se propone que, por un lado, los conceptos (y experiencias) fundamentales asociados a
problemas de género, autor, narrador y procesos de lectura e interpretación experimentan
una re-evaluación constante a partir de una base de estructura y referencia asociada a
lugares literarios comunes provenientes de géneros tradicionales, como la novela, la poesía
y el drama. Re-evaluación que deriva en la intervención de procesos vinculados a la
vocalización y la permeabilidad de las hablas. En consecuencia, el lector explora el texto a
partir figuraciones existentes que le conducen eventualmente a formas creativas disidentes
de aproximación al relato del Padre Mío. Por otro lado, se ha establecido que las hablas
promueven una aproximación genealógica al fenómeno histórico sustentado en el principio
de dislocación y discontinuidad. Desde este punto de vista se potencia no sólo el carácter
idiosincrásico del testimonio, sino también su carácter único e irrepetible.
Finalmente, cuando Ricoeur discute la dialéctica involucrada entre el texto y su lector,
advierte que “sin lector que lo acompañe, no hay acto configurador que actúe en el texto; y
sin lector que se lo apropie, no hay mundo desplegado delante del texto” (875).
Apropiación que bajo los términos del planteamiento que propongo es posible gracias a la

participación de los recursos orales. Pese a todo, “renace continuamente la ilusión de que el
texto está estructurado en sí y por sí, y que la lectura adviene al texto como un
acontecimiento extrínseco y contingente” (875). Ilusión que, insisto, desaparece tan pronto
como el lector actualiza el texto de Eltit convirtiéndolo en una voz que pide ser escuchada.
Dicha actualización no sólo es parte de un anhelo individual por parte del lector, sino que
también se inscribe dentro de una tradición literaria testimonial que intenta restaurar voz al
silenciado. Desde el punto de vista del corpus teórico en torno al fenómeno testimonial en
Latinoamérica durante la segunda mitad del siglo pasado, por ejemplo, se advierte un
énfasis en el desarrollo de temáticas ideológicas, “hasta el punto de que a veces la reflexión
sobre o desde el testimonio pareciera más bien remitir a la teoría de una praxis textual de
‘liberación’” (Morales 2001: 19). Comprobamos así la disolución provisional de la brecha
aparentemente inmutable que separa el relato testimonial del Padre Mío; su respectiva
organización por parte de un sujeto responsable de la autoría de su edición y registro; y la
lectura de las hablas. Es decir, las voces involucradas en los actos de emisión, difusión y
recepción de las hablas, cada uno de ellos efectuado en tiempos diferidos, confluyen en un
concierto unísono debido a la intervención de la oralidad como vehículo disidente.