Virología

Virus causante de enfermedades exantémicas: Virus de la rubeola
Características:
El virus de la rubéola es el único miembro del género Rubivirus de la
familia Togaviridae que está formada por un grupo de agentes virales
pequeños que contienen ácido ribonucléico en su genoma (RNA) y una
envoltura lipídica "Toga". El virus de la rubéola tiene como único
reservorio al hombre. Su cápside es icosaédrica Su centro viral contiene
una sola cadena de RNA 40S con polaridad positiva. Cuenta con tres
proteínas estructurales que es la proteína C (proteína de la cápside). Las
otras proteínas estructurales son la E1 y la E2, estas son proyecciones
glicoproteícas están localizadas en la superficie viral. La proteína E1
contiene dominios que se unen a anticuerpos que facilitan la
hemaglutinación y la iniciación de la infección, E2 no se asocia a la
hemaglutinación viral.
Epidemiología:
La rubéola tiene una distribución mundial. Antes de la difusión de la
vacuna se producían epidemias cada seis o nueve años. Sin embargo
con el uso de la vacuna y el aumento de la cobertura de vacunación
contra la rubéola, los intervalos entre brotes están alargándose. Como
solo existe un solo serotipo de virus de la rubéola y los seres humanos
son el único reservorio, la vacunación reduce importantemente la
exposición al mismo.
Así como la infección con rubéola usualmente es asintomática, de esta
misma forma se puede presentar después de la vacunación. Es más
común que una reinfección ocurra en personas con bajos títulos de
anticuerpos contra rubéola, pero cuando una reinfección ocurre durante
el embarazo puede dar como resultado el SRC.
La infección generalmente se presenta desde el primer año de vida,
alcanzando una incidencia máxima en la edad escolar. En encuestas
serológicas en población abierta mexicana se ha demostrado que a la
edad de 15 años aproximadamente el 80% ha tenido contacto con el
virus de la rubéola. Así mismo en mujeres en etapa sexual activa no más
de 10 al 15% son susceptibles. En México en 1996 existía un 92% de
prevalencia de anticuerpos en mujeres embarazadas.
Patogenia e inmunidad:

Como virus respiratorio el virus de la rubéola infecta en primer lugar
nasofaringe y después pulmones, para diseminarse a nódulos linfáticos,
lo que coincide con una fase de linfadenopatías. Esta fase va seguida de
la primera viremia, después el virus se aloja en células
parenquimatosas, especialmente en el bazo donde se replica de forma
masiva y de donde se disemina (segunda viremia) a todo el organismo,
incluyendo piel y mucosas, para terminar con la aparición del exantema.
En el caso de una mujer embarazada, el virus de la rubéola puede
infectar la placenta, la replicación viral en ella disemina el virus a la
circulación y a los tejidos fetales. El virus se puede replicar en casi todos
ellos, y aunque no es citolítico, altera a veces el crecimiento normal, las
mitosis y la estructura de los cromosomas. Todo ello conduce a un
desarrollo anómalo, al crecimiento fetal retardado y a una serie de
efectos teratogénicos asociados a esta infección. La naturaleza de la
enfermedad viene determinada por el tejido afectado y por el momento
de la gestación en que se produjo la infección.
Manifestación clínica:
Se presentan febrícula, ligera conjuntivitis, cefalea, catarro discreto,
dolor y ardor faringeo y linfadenopatías, que aparecen generalmente
antes del exantema, generalizadas, con predominio postauricular,
cervical y occipital; los ganglios se aprecian pequeños, duros,
medianamente dolorosos al inicio.
La rubéola puede cursar de forma subclínica, pero cuando se presenta el
exantema, después del periodo de incubación, inicia en la cara, se
disemina rápidamente a tronco y extremidades; es maculopapular,
eritematoso, con frecuencia pruriginoso; en ocasiones hay un punteado
hemorrágico en el paladar blando y manchas pálido-rojizas en la
mucosa.
Complicaciones:
En adultos se pueden presentar complicaciones dando lugar a episodios
de artritis, artralgias, rara vez trombocitopenia y encefalitis post
infecciosa.
Diagnóstico diferencial y de laboratorio:

Virológico: Aislamiento del virus de rubéola en células Vero
(células de mono verde) a partir de secreciones nasofaringeas.

Serológico: Determinación de anticuerpos IgM e IgG por ensayo
inmunoenzimático (ELISA).

Molecular: Detección del RNA viral por la técnica de reacción en
cadena de la polimerasa (PCR).

Tratamiento, prevención y control
La rubéola postnatal generalmente cursa como subclínica o es tan leve
que no necesita de terapia. Las complicaciones por infección de rubéola
pueden ser tratadas sintomáticamente. El manejo de artritis en adultos
puede requerir reposos y administración de aspirina o agentes anti
inflamatorios no esteriodes. Del mismo modo la encefalitis post
infeccioso y trombocitopenia son manejados con atención especializada.
Los pacientes con rubéola congénita requieren atención especializada de
por vida por los daños permanentes como la sordera o ceguera.
El mejor método para prevenir la rubéola es la vacunación con virus
vivos, utilizando la cepa RA 27/3 adaptada al frío. La vacuna se
administra subcutáneamente en combinación con sarampión y
parotiditis (MMR). También esta disponible una vacuna monovalente y
una combinación de rubéola y sarampión (MR). La triple vírica se
administra de manera rutinaria a los niños de 12 a 15 meses de edad. La
vacuna estimula la inmunidad celular y humoral.
La eficacia de la vacuna contra la rubéola alcanza el 90%. Los resultados
de estudios serológicos de la duración de los anticuerpos inducidos por
la vacuna contra la rubéola no han sido uniformes; sin embargo, con la
disponibilidad de pruebas nuevas más sensibles, la pérdida de

anticuerpos no parece ser un problema importante. No se debe
administrar la vacuna a mujeres embarazadas o a las que
probablemente queden embarazadas dentro de los tres meses
siguientes a la vacunación, debido a riesgo para el feto.
Bibliografía:
Protocolos de Vigilancia Epidemiológica - Parte I Oficina General de
Epidemiología
Ministerio
de
Salud
http://www.dge.gob.pe/buho/rubeola.pdf
Sitio web de OMS: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/es/

Dra. Teresa Uribarren Berrueta; Edith Cruz Ramírez y Baltasar
Briseño. (2011). INFECCIONES FETO Y NEONATO. octubre 2015,
de Departamento de Virología, InDRE, SSA Universidad Nacional
Autónoma de México (UNAM) Sitio web:
http://www.facmed.unam.mx/deptos/microbiologia/virologia/infe
cciones-feto-neonato.html