BIOGRAFÍA DE ARTURO USLAR PIETRI

Escritor y político venezolano Nació el 16 de mayo de 1906 en Caracas,
Venezuela, en el seno de una familia de abolengo.
Se licenció en Ciencias Políticas y Económicas y fue ministro de Educación (19391941) y de Hacienda (1939-1941), además de ejercer como redactor de la Ley de
Educación de su país conocida como "Ley Uslar Pietri" (1940).
Cuando el presidente Medina cayó derrotado, fue encarcelado y desterrado a
Estados Unidos. En 1958 regresó a Venezuela, pero de nuevo fue detenido por el
dictador Pérez Jiménez. En 1963 se presentó a la candidatura a presidente de la
República. Es miembro numerario de diversas Academias, entre ellas la de
Lengua; le han otorgado premios importantes, como el Premio Nacional de su país
en 1954 y el Príncipe de Asturias de las letras en España en 1990.
En su larga vida publicó medio centenar de novelas, cuentos, ensayos, poesía y
artículos periodísticos. En su obra destaca la novela histórica Las lanzas coloradas
(1931) su novela más universal, de la que se han editado dos millones de
ejemplares. En ella nos narra los sucesos en la guerra de independencia de
Venezuela a través de las experiencias de un propietario agrícola simpatizante de
Simón Bolívar y de un capataz que apoya la causa de los españoles. El rechazo
del autor venezolano a transmitir mensajes sencillos y a estructurar su obra con
fines didácticos, la hace especialmente poco convencional. Después de algún
tiempo apareció Un retrato en la geografía (1962), en la que se retrata la sociedad
venezolana que consigue transmitir al lector la alienación humana a través de las
impresiones que un prisionero político recién liberado va haciendo del nuevo
paisaje social que encuentra a su salida de la cárcel.
Sus relatos acuñaron la definición de realismo mágico. Publicó una colección de
relatos breves, Treinta hombres y sus sombras, en 1949.
Uslar Pietri cultivó además el ensayo literario como Breve historia de la novela
hispanoamericana (1955), En busca del Nuevo Mundo (1969), Fachas, fechas y

insurgentes y visionarios (1986). libro en el que recopila gran parte de su obra poética. FILOSOFIA PETROLERA LA SIEMBRA DEL PETROLEO Y SU RELACION CON LA CRISI ACTUAL La llamada «siembra del petróleo» ha sido el eje central de la estrategia de modernización y desarrollo en Venezuela desde que Arturo Uslar Pietri escribiera el famoso editorial del semanario Ahora. se pudo aumentar los aportes de la industria petrolera al fisco. y que con la apertura de los noventa el país no supo aprovechar estos ingresos para la nueva estrategia. diversificación del aparato productivo y fundamentación de condiciones de vida cada vez mejores para los venezolanos. a comienzos de los sesenta. y luego con la instrumentación del valor fiscal de exportación.1 Con la nacionalización petrolera y la captación del 100 por ciento de estos ingresos por .fichas (1985) o Godos. Si bien puede identificarse una etapa inicial bastante exitosa asociada a un mercado doméstico cautivo cuya expansión se financiaba con la creciente renta que captaba el país. ello da paso a una creciente inestabilidad a partir de los años setenta. Durante los primeros cuarenta años luego de haberse formulado la propuesta de «sembrar el petróleo». en manos de empresas transnacionales. no ha producido los resultados deseados en términos de desarrollo. Arturo Uslar Pietri falleció el 26 de febrero de 2001 en su casa de la caraqueña urbanización de La Florida. primero por intermedio de la fórmula del «fifty-fifty». y la Ley de Impuesto sobre la Renta del año anterior. que desemboca en 1989 en la necesidad de un profundo cambio estructural para reorientar la estrategia de desarrollo hacia la apertura y la liberalización de la economía. Puede afirmarse que luego de los setenta el financiamiento petrolero no logró mantener un crecimiento continuo del aparato productivo no petrolero. la preocupación de los Gobiernos se dirigió a incrementar la participación de la nación en los ingresos provenientes de la explotación de este recurso. A raíz de la Ley de Hidrocarburos aprobada en 1943. por encima del 90 por ciento de los ingresos generados en 1974. en 1936. En 1986 apareció El hombre que voy siendo. No obstante.

empieza a percibirse. Si ese es el problema. necesita ser redimido y para una redención no hay nada mejor que una siembra. empero. estén dispuestos a lidiar con ciudadanos y no con siervos. el excremento del diablo. el petróleo ha retrasado el verdadero proceso de formación de ciudadanía. . que la estrategia de sembrar el petróleo planteaba nuevos problemas. Desde el colegio se nos ha atormentado con la idea. La quimera sigue estando ahí. facilidades y estímulos a la agricultura. El problema es que para poder hacerlo se requeriría que aquellos que controlan o aspiran a controlar el aparato del Estado. la cría y las industrias nacionales”. El petróleo. Uslar no solo identificó el supuesto problema sino que propuso la solución.parte de la república. La alargada sombra del la siembra petrolera todavía nos persigue. La única capacidad que tenemos los venezolanos de escapar del terrible destino al que nos empuja la actividad petrolera es el de generar las bases de para una economía “reproductiva y progresista”. canalizada mediante el gasto público. para redimirla invirtiéndola en generar una economía reproductiva. La solución pasaba por emplear la renta petrolera. El petróleo no nos ha transformado en una sociedad parásita e inútil. La solución pasa por utilizar la renta petrolera para generar ciudadanía fiscal. Muy difícil. La idea fundamental del editorial es que el petróleo es una riqueza temporal y destructiva. La renta petrolera ha impedido generar ciudadanía fiscal y ese es su verdadero efecto perjudicial. Este era pues el único mecanismo que teníamos los venezolanos para zafarnos del terrible destino que nos aguardaba. a la espera que algún hombre digo la logre llevar a cabo. la solución no puede ser seguir sembrando en esto o aquello. Para esa tarea es “menester sacar la mayor renta de las minas para invertirla totalmente en ayudas.