DIOS UNO Y TRINO

TEMA 1 DIOS CREADOR Y LA CREATURA EN RELACIÓN A ÉL
1) Dios crea las criaturas con un acto de libre voluntad, y éstas existen realmente en sí
mismas, fuera de Dios. La criatura es siempre y realmente de Dios, le pertenece a Él, está en
relación real con Él, porque recibe de Él el ser y la finalidad, es decir, la razón de bien hacia la que
tiende. La criatura deriva realmente de Dios, y lo que ésta es, es realmente de Dios y le es
concedido a ella.
2) Las creaturas que están fuera de Dios pertenecen a Dios, son totalmente suyas; se dice
que mantienen una relación verdadera con Dios en el sentido de que son suyas.
3) Dios cuida de las creaturas según su designio providencial, dando a cada una la
oportunidad de realizarse según lo que Él ha establecido para ellas.
En el caso de la criatura espiritual, la finalidad es consciente y libremente querida. Goza de
una autonomía mayor que las demás criaturas, y sin embargo esta autonomía implica una
dependencia más fuerte porque también la participación del bien es mayor, en cuanto que Dios
mismo es su bien. Dios la atrae hacia sí en cuanto es Él mismo el buscado, y no en cuanto
pretendida alguna perfección suya. Pero Dios puede ser buscado por sí mismo, es decir, amado y
conocido, sólo por quien puede conocerlo y amarlo libremente.
El acto de obediencia a Dios por parte de la criatura espiritual es su acto «constitutivo»
porque la caracteriza como criatura en su especificidad de criatura espiritual. Todo su ser espiritual
y libre tiende inmediatamente a la realización de este acto, que es el primer acto en absoluto, el más
importante y fundamental: la aceptación de la propia creaturalidad.
El acto de obediencia consciente de la criatura espiritual comprende dos aspectos:
a) La sumisión: aceptación de Dios como Creador, y reconocerse como criatura suya
b) La comunión: colaboración activa con Él y participación en su vida en un grado
infinitamente superior respecto a las criaturas no espirituales, en la reciprocidad del amor.
La obediencia consciente de la criatura espiritual resulta tan fundamental para ésta que de ello
depende su destino y su felicidad.
TEMA 2 DIOS UNO, SUBSISTENTE, INFINITO: SUS OPERACIONES
DIOS COMO «SUJETO O SUBSISTENTE»
Al hablar de Dios como sujeto debemos decir, que Dios es sustancia sólo en el sentido de que
posee el ser en sí, y no en el sentido en que se considera a la sustancia como el primero de los
predicamentos, es decir, como el sujeto en que los accidentes tienen el ser, y que no son necesarios.
Efectivamente, en Dios no hay accidentes. Al contrario, por este motivo, preferimos usar para Dios
la palabra subsistencia más que la palabra sustancia. Por tanto, Dios es subsistente, en el sentido
que tiene el ser en sí, lo posee en sí autónomamente. Es más, Dios es Aquél que posee
máximamente el ser en sí; es todo el ser, y por tanto es el subsistente por excelencia.
EL MODO DE SER DE DIOS
1) Dios es espíritu, simple, no compuesto: A partir de la observación sobre la simplicidad de
Dios podemos pasar a decir que Dios es espíritu, precisamente en cuanto que es un sujeto
subsistente e incorpóreo. Es más, decimos que Dios es Espíritu con la mayúscula, como de hecho se
suele escribir, para indicar que es el espíritu por excelencia, dada su trascendencia infinita.
Dios es espíritu en modo único porque es la plenitud del ser que subsiste en acto en un sujeto.
2) Dios es perfecto: la perfección y la bondad de Dios: La ausencia en Dios de toda
limitación nos lleva a afirmar en consecuencia que Dios es perfecto, en el sentido de que en Él está
la plenitud del ser, y en el sentido de que en Él todo está cumplido, realizado, y no en proceso de
realización o en estado de imperfección. La consideración de su perfección nos lleva a ver también

Dios. Es más bien adhesión a sí mismo en el sentido de gozar con la posesión del propio bien. las que están sólo en su ciencia. Dios conoce también las cosas que no están actualmente fuera de Él. lo es. Algunas especificaciones de esta característica de infinitud. 3) Dios es infinito: la negación de toda limitación en Dios se expresa también con la afirmación de que Dios es infinito. se conoce y se comprende. preferimos emplear la expresión de ciencia divina. es decir. c) Dios es eterno: «la eternidad es la posesión total. Además de la omnipotencia y de la providencia (en relación a la capacidad del obrar. LAS OPERACIONES DE DIOS Al considerar las operaciones de Dios. En el caso de Dios. No lo aprehende de fuera. . viviente en sumo grado. operación que presupone el acto primero del ser. y lo que es. Las ideas en Dios son las esencias de todas las cosas actualmente presentes en Él. Dios es máximamente viviente porque es máximamente autónomo. Este conocimiento excluye todo proceso discursivo. Por lo que respecta a los actos de la voluntad. La vida. que en Dios es crear). b) Dios es inmutable: en sentido metafísico. es decir. El querer de Dios.2 que Dios es bueno. de carencia de límites: a) Dios es omnipresente. acto segundo. porque Él es la fuente misma de todo ser y de todo conocimiento. y tampoco en el sentido de «tristeza». Dios mismo es todo lo que conoce. y no determinado. debemos atribuirle los actos propios del espíritu y eliminar las limitaciones propias de los espíritus limitados. que indica adhesión a un bien que no se posee aunque pueda alcanzarse. Dios es el Sumo Bien en cuanto que todas las perfecciones que se pueden desear emanan de Él. 4) La unidad de Dios: Dios es uno. En Él no hay potencia que no esté actualizada. La perfecta posesión de sí lo hace libre en grado superlativo. del intelecto (la ciencia de Dios) y de la voluntad (el querer. como para nosotros. pero excluyendo todos los actos propios de la concupiscencia en cuanto que indican potencialidad y materia. y en el sentido de que es la fuente de la bondad de las criaturas. sin ser un límite para sí mismo: La unidad de Dios indica que Dios recoge en sí todo el ser. La verdad. es lo que conoce. el amor y la justicia. En Dios el conocimiento no es. la misericordia y la bienaventuranza de Dios). Por tanto. debemos atribuir a Dios el querer. y mucho menos en un sentido egoísta. Es la verdadera fuente de todo bien. y porque es la fuente de toda verdad. La ciencia de Dios. puesto que en Él debemos negar todo paso de la potencia al acto. Dios es sólo determinante. Las ideas. perfecta y simultánea de una vida interminable». es decir. como prisionero de sí. Cualquier verdad derivada debe adecuarse a la ciencia divina para ser verdadera. su ser es su conocer. lo que conoce. Es perfecta independencia. conoce también en grado sumo. está presente en todas las cosas: por esencia. Son los actos de la vida (o autonomía). Lo que sabe. Hay que afirmarla en Dios en grado superlativo. es perfectamente consciente de sí mismo. Y esto se entiende de dos modos: en el sentido de que es deseable. Pero ello no quiere decir que Dios esté encerrado en sí mismo. Esto resulta posible sólo en Dios. Toda la ciencia de Dios es verdadera porque es suya. presencia y potencia. En vez de emplear el término «conocimiento». paciente y magnánimo. que indica adhesión a un bien que no se posee y que no se puede alcanzar. Debemos decir que Dios quiere su propio bien en el sentido de que se adhiere a él totalmente y lo ama totalmente. Pero no en el sentido de «deseo».

la Palabra. Podemos considerar esta expresión como la cumbre de toda la revelación. De estas dos misiones. En Dios hay amor. en forma irreversible. Dios obra la justicia en el sentido de que lo gobierna y ordena todo.mittere» que quiere decir «envío. nacimiento. de estos dos envíos. La presencia real continúa en el tiempo y en la eternidad. sino en cuanto que quiere difundir el bien que tiene en sí y que aprecia y ama. que viene del Padre. Dios obra la justicia en el sentido de que es la verdad de cómo deben ser todas las cosas. La justicia de Dios. incluso cuando las faltas del hombre se deben a su culpa. sino que es Dios mismo el que se nos envía. ascensión al cielo de Cristo. SIGNIFICADO: «Misión» es un término que viene del latín «missio . son los siguientes: la Iglesia (Cuerpo de Cristo). El Cristo que encontramos. Son dos: el envío del Hijo y el envío del Espíritu Santo. se nos da a conocer la Trinidad. son la manifestación visible de su misión. es más.8 y 4. no porque tenga necesidad de ellas. En sentido propio. Hay que encuadrar la justicia de Dios completamente a partir de la óptica de la gratuidad y del amor. indica el «envío» de alguien a alguien: es decir. Los signos que indican tal presencia. la Eucaristía y los sacramentos. con el que Dios usa una misericordia especial. El amor de Dios. No se nos han enviado mensajeros o creaturas intermedias. porque quiere el bien de todas ellas. LAS MISIONES DIVINAS son la base y el corazón de toda la teología trinitaria. TEMA 3 LAS MISIONES DIVINAS: LAS ATRIBUCIONES 1. a la vez que nos revela algo de su misterio maravilloso. y la realiza. de estas dos visitas. al Hijo y al Espíritu Santo. los mártires. sino con mayor generosidad y abundancia. que es creador e infinitamente trascendente. pasión. El concepto de justicia se debe comprender siempre como el orden debido.16). son Dios mismo. Pero en un sentido más amplio. b) Cristo recibió de modo patente la efusión del Espíritu Santo en el bautismo en el Jordán. revelan al Padre. Dios. A) La misión del Hijo Los «misterios» de la encarnación. No pensamos que la justicia exista en Dios a modo de cambio (justicia conmutativa entre los hombres) porque Él a nadie debe nada. los aspectos visibles de la misión del Hijo concluyen con la ascensión al cielo. El Espíritu Santo es el mismo Espíritu dado a Cristo. como el Padre. y por tanto en la medida debida. Es uno de los puntos más importantes de la identidad de Dios. el Hijo del Padre. la Escritura dice que «Dios es amor» (1Jn 4. el sacerdocio ministerial. muerte. quien realiza la unión hipostática. Dan a conocer a Dios Trinidad al hombre. resurrección. la visibilidad de la misión continúa todavía bajo algunos signos. vida. de su ser Hijo de Dios hecho hombre y enviado a nosotros.3 Dios quiere todas las otras cosas. el envío del Hijo y del Espíritu Santo a los hombres. Cristo es el enviado de Dios. . La «misión divina». La misericordia de Dios. Este modo de actuar de Dios se manifiesta especialmente hacia el hombre. Los efectos visibles de la misión del Hijo van acompañados por los de la misión del Espíritu Santo: a) La humanidad del Hijo es creada por obra del Espíritu Santo. 2. y que es Dios como el Padre y el Hijo. Dios Él mismo. Dios socorre a la criatura que sufre carencias y la socorre no sólo en razón de la justicia. La misericordia es la expresión que puede sintetizar la relación entre Dios y la creación. el Espíritu Santo que nos invade. y por tanto en el sentido del gobierno y de la providencia y de la salvación. aunque de alguna manera la esconden al mismo tiempo. Él mismo se nos envía como Hijo y como Espíritu Santo.

Se trata de un esfuerzo de presentar. como continuación de su acción santificadora en la humanidad histórica. en la dimensión de la eternidad (en la teología tradicional se le define como «el término a quo» de la misión). en la Transfiguración). La comunión de los fieles es realmente comunión con su persona. y de la nube (sobre el monte Tabor. la cual implica una acción directa de Cristo con el Espíritu Santo. pero incluye también los invisibles. Más bien forma parte de los efectos visibles. como una característica de Dios. e inhabita en el hombre sobre todo como Amor. El esquema que se sigue en el concepto de misión es el siguiente: DIOS: es el que envía y el enviado. Los efectos invisibles de la misión del Hijo en la criatura espiritual son su presencia y sus efectos directos en nosotros. y que se obraba su santificación y la inhabitación de Dios en el hombre: el soplo de Cristo sobre sus discípulos. porque el que lo resucitó fue el Padre. de expresar. tenemos los signos de la sombra (sobre la Virgen María en la encarnación). a) La inhabitación del Verbo en nosotros: compete a Cristo inhabitar personalmente en nosotros como Verbo. Cristo resucita de los muertos en el Espíritu Santo. porque el amor es el primer don. de «comprender» cómo es Dios. y el HOMBRE (criatura espiritual): es quien recibe al Dios enviado. . es una comunión personal. para que se manifestara el envío del Espíritu Santo también a ellos. y sucede bajo el signo. la misión visible del Espíritu Santo se expresa mediante algunos signos visibles obrados en presencia de los apóstoles y de otros santos de la Iglesia primitiva. esto sucede en algunos hombres a quienes se les concede conformarse con Cristo.4 c) Durante toda su vida terrena. el viento. En relación a Cristo. en la plenitud de la gloria del Padre. Los efectos invisibles de la misión del Espíritu Santo consisten en la santificación mediante la inhabitación. como Cristo. de la paloma (en el bautismo en el Jordán). Por esta razón es el primer don. Cristo cumple la voluntad del Padre con la fuerza del Espíritu Santo. d) La Eucaristía: es una presencia personal que en parte es invisible y en parte visible. b) La conformidad con Cristo: la filiación es el nuevo modo de ser hombres. pero también aquí no se quiere decir que el Espíritu Santo lo resucita. En relación con los hombres. es decir. las lenguas de fuego. DIMENSIONES DE LAS MISIONES: ETERNIDAD Y TEMPORALIDAD Las misiones divinas se refieren precisamente a Dios. en la dimensión del tiempo (en la teología tradicional se le define como «el término ad quem» de la misión). B) La misión del Espíritu Santo Los efectos visibles de la misión del Espíritu Santo son los signos visibles que indican la existencia de la misión invisible. d) En el misterio pascual. nacidos de Dios. c) La conformidad con Cristo como autor de la santificación: se trata de una conformación especialísima con Cristo como autor de la santificación. El Espíritu Santo es el Amor. Cristo muere y resucita por nosotros. cabeza y santificador: es el misterio del sacerdocio ministerial y la acción in persona Christi. la economía sacramental. es decir. como un Verbo que expira el Amor. Así se realiza la comunión de cada ser humano y de cada criatura espiritual con Cristo. pero de modo invisible. 3. Estas manifestaciones visibles del Espíritu son creaciones en ese momento para demostrar la acción invisible.

que es temporal. . y no la Trinidad. pero no se usa de modo homogéneo en cuanto al tipo de relaciones: de hecho. Pero se trata de una confusión entre «acción» y «misión». Las misiones divinas. En este sentido de salir de la eternidad y entrar en el tiempo. es decir. de Dios. El modo de presencia divina en el hombre se llama inhabitación. en cambio. a la que siguen una serie de acciones. visible. a) La creación se atribuye al Padre b) La redención al Hijo c) La santificación al Espíritu Santo Siguiendo este esquema de las atribuciones se ha estructurado el símbolo o Credo NicenoConstantinopolitano: Creo en un solo Dios Padre creador. y en el caso de las misiones divinas expresan su donarse. y la procesión eterna del Espíritu Santo. b) La temporalidad de las misiones divinas: Las misiones son temporales para Dios en el sentido que Él. La acción. Hijo unigénito de Dios que «por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo». De hecho. en su característica de temporalidad. mientras que el visible es el signo externo. en la persona del Hijo que es «para nosotros» y del Espíritu que está «en nosotros». en un solo Señor Jesucristo.5 a) La eternidad de las misiones divinas: Las misiones divinas son eternas para Dios en cuanto que Aquél que es enviado es Dios que procede de Dios. 4. En otras palabras. porque es la segunda persona. determinadas acciones se atribuyen a aquella persona. las misiones divinas también reciben el nombre de «procesiones temporales» por el hecho de que el hombre que está en el tiempo entra en la comunión con el Dios eterno. el término «atribución» es genérico y se refiere a todas las relaciones entre el Creador y las criaturas. recibe en sí la presencia de Dios. el enviado. es decir. la creación no implica y no revela la misión. se usa propiamente la palabra «misión» refiriéndola a Dios. se refiere a un efecto en la criatura. y dicho efecto será siempre de toda la Trinidad. porque la revelan de modo particular. y por esta razón las salidas eternas del Hijo y del Espíritu Santo reciben también el nombre de procesiones eternas. El principio del obrar único «ad extra» de toda la Trinidad parecería estar en contradicción al menos con el hecho de la encarnación. Dios es encontrado. que indica el inicio o la presencia de la misión y de los efectos invisibles. la que se encarna. decimos que el donado. en cuanto a la eternidad. se hace accesible al hombre temporal. término que sirve para explicar las relaciones de origen entre las personas divinas: las «procesiones eternas» son la generación eterna del Hijo. que es eterno. De cualquier modo. El efecto invisible es el fruto de la misión (la inhabitación o presencia personal de Dios en el hombre). traído a la proximidad y apropiado por la criatura espiritual. no son sino la identidad de Dios Trinidad. y esto se refiere más bien a un modo de ser de Dios. LAS ATRIBUCIONES Las acciones divinas «ad extra» son de toda la Trinidad. quien puede «disponer de Dios». es el Hijo Dios y el Espíritu Santo Dios.de cada una de las personas de la Trinidad. Las acciones divinas «ad extra» y las misiones divinas Conviene también aclarar una duda que se suele presentar frecuentemente. Bajo este aspecto. La misión es una presencia personal. Pero las diversas acciones conservan características que presentan las connotaciones -por decirlo de algún modo. se hace don para el hombre. y en el Espíritu Santo que es Señor y da la vida y santifica a la Iglesia. mientras que la redención y la santificación sí la revelan. Cada misión divina. Así también en la salida hacia afuera. tiene dos aspectos: uno visible y otro invisible. Tal presencia se realiza por el hecho de que la persona es dada en don a la criatura. su darse.

el Espíritu es todo Dios). como Espíritu. La multiplicidad se funda sobre esta procedencia. La generación es sólo de un Hijo. La relación en Dios es la sustancia misma que entra en relación. sino como un único principio de emanación. usado precisamente para no decir algo más específico en la tradición y en la teología latina. LAS RELACIONES La relación es una categoría que nos ayuda a hablar de la multiplicidad en la Unidad de Dios. En Dios se establecen relaciones de procedencia y por tanto hay distinciones añadidas. es decir.26. sino el Padre con el Hijo. Es decir. No hay más hijos. emana. Podemos decir que las nociones son simplemente elementos conocidos. El Padre junto con el Hijo emite. pero en cuanto que recibe toda la divinidad del Padre. y no se modifica en sí. se describe y se declara una procedencia de uno a partir de otro en Dios. pero NO DE DIOS. 1. LAS PROCESIONES La Escritura. Heb 5. Dios que emana al Espíritu Santo en sí. RELACIONES. al menos no del modo como la captamos en las realidades creadas). En Dios. Es un término bastante genérico. El Padre genera al Hijo y el Hijo es generado por el Padre. Estas procesiones son la generación del Hijo y la procesión del Espíritu Santo: a) La generación. no es ya sólo el Padre. Pero el otro no puede ser sino Él mismo: así el Padre es todo Dios. Es Él en cuanto que está en relación a otro. Y el Espíritu es todo Dios. como Espíritu. En la teología no se usa el término «categoría». es decir.18) y de espiración (Jn 15. sino «noción». y en cuanto que con el Padre efunde toda la divinidad recibida del Padre. toda su divinidad al Hijo. y que no pueden atribuirse unívocamente a ninguna otra cosa. el Hijo es todo. la divinidad entera juntamente con el Hijo que se efunde a sí. identifica claramente la multiplicidad en Dios. de modo inmanente. y concretamente de generación (Jn 1. aun teniendo como sujeto toda esa unidad.6 TEMA 4 LAS NOCIONES TRINITARIAS: PROCESIONES. toda la esencia (todo Dios es Padre. todo entero. el nombre de procesiones. en base a relaciones de procedencia u origen. El Hijo es todo Dios. infunde al Espíritu. . En Dios la relación no se predica de la sustancia del mismo modo como se predica en las sustancias finitas. que la fe aporta. No sólo el Padre. pero en cuanto que da totalmente su ser. b) La procesión del Espíritu Santo es la emanación del Espíritu Santo. todo Dios es Espíritu Santo.5). 2. pero en cuanto que es efusión de toda la divinidad tanto de parte del Padre como del Hijo. porque el sujeto de la relación no puede ser sino el único sujeto que es Dios. ni entra en relación consigo mismo. todo Dios es Hijo. y sobre todo el Nuevo Testamento. el sujeto es uno y uno solo. sino el Padre que ya ha generado al Hijo y que lo asocia consigo como fuente del Espíritu. por eso decimos que la relación en Dios se predica de modo interno a la unidad. Esta procedencia del Hijo a partir del Padre caracteriza las relaciones entre Padre e Hijo. y viceversa el Padre es todo. PERSONAS LAS NOCIONES TRINITARIAS Los conceptos usados para describir el misterio de Dios Uno y Trino reciben el nombre de nociones. es decir. y además en cuanto que efunde todo su ser. tanto en el vocabulario del magisterio como en el de los teólogos. Podemos por tanto concluir que las relaciones se predican EN DIOS. y no como dos principios. Las dos procedencias divinas reciben. que en teología se describe como una especie de acción inmanente en Dios (aunque no se trata propiamente de una acción. precisamente porque Dios no entra en relación con otras sustancias diversas de Él.

Hijo y Espíritu Santo. una eternidad. en cuanto generada (Hijo) y en cuanto que procede (Espíritu Santo). Lo que las distingue en la Trinidad son las relaciones subsistentes. son dos: una activa (acción) y una pasiva (pasión): paternidad (activa) . una sola naturaleza. Las relaciones en Dios Respecto a la acción de generar. una sola inmensidad. porque las tres tienen una sola sustancia. Esta afirmación fue utilizada también por el Concilio de Florencia que la eleva al rango de magisterio. quien ya había corregido la definición de persona de Boecio para aplicarla a Dios. Sucesivamente se desarrolló en occidente con . a la procesión de procesión. Ricardo propuso la siguiente fórmula: incomunicable existencia en la naturaleza divina. Es un modo de hablar de Dios evitando el monoteísmo rígido que reduciría a las personas divinas a modos o apariencias o criaturas.Existencia. Salir. en lugar de sustancia: en el sentido de ex-sistere. Respecto a la acción de emanar. LAS NOCIONES Distintivas de las personas: Ingenerabilidad Padre Paternidad Padre Filiación Hijo Espiración Padre e Hijo Procesión Espíritu Santo PROPIEDADES Constitutivas de las personas: Ingenerabilidad Padre y paternidad Paternidad Padre Filiación Hijo Filiación Hijo Procesión Espíritu Santo Procesión Espíritu Santo TEMA 5 LA DOCTRINA DE LA PERICORESIS La doctrina de la pericóresis se desarrolló en el antiguo oriente cristiano como un modo para expresar la unidad infinitamente trascendente de Dios y su Trinidad. adopta la razón de fondo del cambio.procesión (pasiva). En la definición de Ricardo se encuentran ya los elementos que santo Tomás adoptará: . LAS PERSONAS Santo Tomás para definir el concepto de persona utiliza los estudios de Ricardo de san Víctor. emanar como lo que es obligado a salir de modo que se muestre. 3. La doctrina de la pericóresis o circumincessio aplicada a la Trinidad se formuló en el oriente y san Juan Damasceno la difundió con ese nombre. Y sale de modo incomunicable por la procedencia. Una relación subsistente se puede definir también como una subsistencia que está en relación. donde no obsta la oposición de relación». y de este modo se comprende mejor el sentido de sujeto.7 De aquí la afirmación de santo Tomás tomada de san Anselmo quien a su vez la tomó de san Agustín.filiación (pasiva). pero en cuanto que genera (Padre). como si se tratara de tres divinidades. pero prefiere el término genérico espiritual para evitar introducir lo definido en la definición. pero también surgió para evitar un triteísmo.Incomunicable. en lugar de naturaleza racional: santo Tomás. que en la Trinidad todo es común excepto las relaciones. y todo es uno. una sola divinidad.Naturaleza divina. Y ellas mismas son la esencia divina misma. Las personas divinas son tres: Padre. son dos: una activa y una pasiva: espiración (activa y común al Padre y al Hijo) . en lugar de individual: se refiere al elemento que indica un sujeto . y no tres dioses. a la procesión de generación. es decir. es decir. . presentamos aquí las palabras del Concilio (DS 703): «Estas tres personas son un solo Dios. de persona. una sola esencia.

es decir. en una relación de monarquía en relación al mundo. Delante del mundo se presenta la unidad divina. La vida íntima de Dios nace y culmina en una unidad que lo coloca. Pero. se contienen el uno al otro. ORIGEN DE LA TRINIDAD No hay muchas citas del Antiguo Testamento en las que se llame Padre a Dios. y a la vez esta mirada se proyecta en la relación entre Dios y el mundo. el otro danza alrededor del primero. de su existir unas en otras (DS 704. pero sí expresa su contenido. Sin embargo. y también. Dios aparece como Padre en el caso particular de algunos hombres a quienes Él ha bendecido. La paternidad de Dios se expresa en dos sentidos: la paternidad hacia su Hijo Jesucristo. uno en el otro. «pericóresis» es el nombre de una danza: uno danza alrededor de otro. el Papa Juan Pablo II. que es la paternidad eterna que compete al Padre del Hijo eternamente generado. finalmente. como a un hijo predilecto. y en el caso de los huérfanos y las viudas. este concepto está adquiriendo un nuevo esplendor. amor esencial. el pueblo que se ha escogido y al que trata como a un verdadero hijo. dentro de la cual recibe un valor del todo especial la paternidad . pero no emplea el término. y los varios danzarines que giran unos alrededor de otros en función de la danza significan la multiplicidad. con un significado personal. se sintetiza la unidad y la multiplicidad de Dios. o de un monarca y tres regencias. sino de una monarquía única e indivisa: creador y gobernador providente del mundo. LA DOCTRINA DE LA PERICÓRESIS COMO UNA SÍNTESIS TEOLÓGICA En el concepto de pericóresis o recapitulación o recirculación. y la paternidad hacia la creación. aunque trino. 10 (DH 4780) hace referencia a esta visión de Dios cuando afirma que «en su vida íntima. así como de quienes están atribulados o sufren. No se trata de un monarca y dos regencias. también sirve para describir en sentido analógico nuestra existencia en Dios (nuestra comunión con Él). sobre todo Dios es Padre para su pueblo. se concentran. su unidad y trinidad. Esta imagen. pero bajo la perspectiva misteriosa del amor común a las tres Personas. Y en realidad así es como fluye la vida en la dinámica del amor que Jesús nos enseña y nos concede. La danza significa la unidad. pero el pueblo hebreo conocía bien el sentido de la paternidad de Dios. Así es Él como Dios único. En nuestros días. y así todo fluye de modo recíproco. en su encíclica Dominum et vivificantem. A este respecto podemos citar el Concilio de Florencia. es en el Nuevo Testamento donde Dios se revela totalmente como Padre. Santo Tomás acogió esta doctrina.16). común a las tres Personas divinas». El teólogo Klaus Hemmerle. Presenta de este modo la realidad de Dios en su unidad. como Dios uno y único que es.8. Dios "es amor" (1Jn 4.8 figuras como san Buenaventura. TEMA 6 DIOS PADRE. el «ser la una para la otra» recíproco entre la divinidad y la humanidad de Cristo (la unión hipostática). Pero los tres se reúnen. Bula Cantate Domino). es decir. de los abandonados y de los pobres. recientemente fallecido. en un sentido analógico. sirve para describir el «ser el uno para el otro» que se da recíprocamente en la Trinidad. aun siendo tres. nos refiere el origen del término pericóresis: originariamente. que expresa la doctrina de la in-existencia de las personas divinas. Dios se manifiesta como un padre ante la creación porque le da la existencia y porque la conserva y la guía a su fin. obispo de Aquisgrán. Este texto nos muestra la imagen de la danza. LA DOCTRINA DE LA PERICÓRESIS EN EL MAGISTERIO El Magisterio no cita la doctrina de la pericóresis o circuminsessio con esta palabra. Además. está usando una analogía. En la teología actual.

omnipotente. es decir. El Padre es Aquél que conserva desde siempre el plan de la salvación en su misterio. no generado. pero no solo. perfecto. es decir. ni la muerte porque el Padre le da la vida que es más fuerte que la muerte. al Padre se le designa como Aquél que genera y espira. en el seno del Padre. adjetivo que la Tradición atribuye también a Cristo (véanse. al enviar al Hijo y al Espíritu Santo. y se constituye siempre como el primero en la tríada divina. autousía (en griego). Logramos captar toda la intensidad de esta paternidad precisamente a la luz del misterio de Cristo. En Él descansa en primer lugar y como última morada. si cabe. El misterio de esta generación es el más profundo que pueda existir. como un nombre que indica la persona que está en relación de paternidad ante la persona del Hijo. y como Aquél que envía. Pero esta característica de fontalidad no nos debe llevar a concebirlo como extraño a la obra de la salvación de la humanidad. En griego. Pero no hay que confundir este concepto con el de aseitas. las figuras de Cristo en la iconografía). a) La reflexión sobre la omnipotencia divina nos ayudan a comprender mejor la relación entre la unidad de Dios y su Trinidad. la paternidad divina es infinitamente superior y más perfecta. en la misión del Hijo. Sabemos que las acciones ad extra son trinitarias. aghénnetos (en griego). que es la completa autonomía de Dios respecto de la creación. Nada lo puede apartar del Padre y de su vida: ni el pecado porque lo rechaza y ama al Padre. aparece como el primer intérprete y garante de la Unidad divina. El sentido del envío no tiene que ser interpretado como lejanía. que es llamado omnipotente. al comparársela con las otras paternidades que podemos constatar entre las criaturas. todo el ser. por sí solo. como si se extrañara dejando a otros la tarea. quien es principio respecto a los demás. a la luz de la paternidad hacia el Hijo Unigénito. el Hijo lo tiene todo. Efectivamente. y que lo lleva a cabo enviando al Hijo y al Espíritu Santo. En la Suma Teológica. En este sentido el Padre. Dios en su esencia es sin principio. no viene de nada y de nada tiene necesidad fuera de sí. En la generación divina la paternidad es más alta y perfecta.9 hacia el género humano. La divinidad del Hijo . b) En cuanto principio. y el Hijo subsiste en cuanto lo recibe todo del Padre y en Él permanece. no nos debe inducir al error de pensarlo como lejano y desinteresado directamente en la salvación. fuente y origen. y más verdadera respecto a la paternidad que vemos en las criaturas y que recibe el nombre a partir de la paternidad de Dios. ppp TEMA 7 INTERPRETACIÓN TEOLÓGICA DE LA FILIACIÓN DIVINA DE JESUCRISTO 1. santo Tomás dice que el nombre Padre se debe atribuir a Dios primariamente en sentido trinitario. Todo lo que es el Padre es dado al Hijo. al Padre se le llama también ingénito. principio y origen El Símbolo Niceno-Constantinopolitano comienza así: «Creo en un solo Dios Padre todopoderoso». La dimensión de infinita trascendencia. y es la realidad primordial: el Padre. La unidad entre el Padre y el Hijo se manifiesta todavía más. acentuada en el Padre por el hecho que el origen y el principio en Dios es el Creador (y por tanto el aspecto divino se subraya fuertemente). todopoderoso se dice Pantokrátor. El Padre. concepto que además se refiere a la esencia divina y que no es aplicable al Padre. tanto en la Escritura como en la Tradición. el cual existe en cuanto lo recibe todo del Padre. c) En cuanto origen y principio. La relación de compromiso profundo con la historia y la salvación es ciertamente y ante todo suyo. tiene la vida en abundancia. por ejemplo. toda la divinidad. da la existencia al Hijo. Permaneciendo en la fuente.

La imagen que usa es la de un amor entre dos seres donde tiene lugar la fruición. y toca a la Soteriología profundizar en el misterio de su misión de Mediador Único y Salvador de toda la humanidad. La expresa no como un acto. podemos atribuirles el nombre de espíritu y referirles el adjetivo santo. sino que según me enseñó el Padre. Ésta es la plenitud de la divinidad que se manifiesta. San Juan Evangelista va más allá y busca expresar de algún modo también su generación eterna. entonces conoceréis que yo soy. Y no es inferior ni al Padre ni al Hijo por el hecho de ser dado. el dedo de Dios. Afirma que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. La gloria de Dios está ligada al Hijo. el Hijo. los ojos que se abren al misterio de Dios en su Filiación. como Aquél que ha nacido de la Virgen María. viento). Dios como el Padre. el óleo (unción. la paloma. la resurrección de entre los muertos manifiesta con toda claridad la Filiación divina. Incluso los padecimientos que los hombres le infligieron. su identidad de Hijo. Los evangelistas Mateo y Lucas hacen un esfuerzo por presentar el milagro de la concepción y del nacimiento de Jesucristo. la Sabiduría. no pueden sino contribuir a iluminar su verdadera identidad del Hijo de Dios: «Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre. Paz La influencia de san Agustín sobre la teología occidental en materia del Espíritu Santo es indudable y fuerte. y por esta razón carece de nombre propio en cuanto que su nombre es común a Dios como esencia divina. No hay un tiempo en el que se haya verificado. Pero de manera especial el evento de la resurrección manifiesta la Filiación divina. En el Hijo resplandece la gloria de Dios. Dice que el Espíritu Santo es un don dado a las criaturas. el Hijo la recibe del Padre y la manifiesta. De . la caridad. Para caracterizar al Espíritu Santo conviene presentar algunas imágenes de las que se sirve la Escritura: El soplo (aire. una condición. porque es enviado por el Padre y por Cristo. san Agustín lo presenta como amor y como don. precisamente para indicar que quien viene al mundo es el Hijo eterno del Padre. Compete a la Cristología presentar el misterio de la asunción de la naturaleza humana que hizo el Hijo eterno del Padre. Esta es la razón por la que el Espíritu es Amor. pero que ahora se aprecia con total claridad. 2. TEMA 8 TEOLOGÍA DEL ESPÍRITU SANTO Al Espíritu Santo no se le identifica con una forma personal clara. eterna. los ojos que pueden percibirla. divinidad como la del Padre. se concentra en el Hijo y proviene del Padre. Los signos de la Filiación divina En el Nuevo Testamento se encuentra claramente expresada la condición de Filiación divina de Cristo. y es Hijo de Dios desde toda la eternidad. una identidad que ya se podía percibir en las acciones y en las palabras. Y afirma que el don es sobre todo el Amor. También en el caso de la resurrección. Don. ni ha habido un momento en el que el Hijo no estuviera junto con el Padre. crisma). no son sino los ojos de quienes han recibido la fe. y en especial el procurarle la muerte. Al intentar aclarar la procesión del Espíritu Santo.10 En el tratado sobre Dios Trino. la reflexión teológica debe cumplir la tarea de presentar el misterio de Jesucristo como Hijo Unigénito de Dios. sino como un estado. y no hago nada de mí mismo. de Aquél que recibe toda la vida del Padre y que por tanto no puede permanecer prisionero de la muerte cuando permite que lo sumerjan en ella. así hablo. del seno de la Virgen María. Por lo tanto. y a cada una de las personas: en efecto. el agua. el sello. el fuego (lenguas de fuego). enviado a los hombres en el mundo después de asumir la naturaleza humana en el seno de María. Amor. al considerar a Dios tanto en su unidad como en cuanto a las personas divinas. Todos los demás dones están contenidos en el primero. con todas las características propias: Filiación intra-divina. Finalmente podemos considerar con san Juan el signo por excelencia de la Filiación divina: la gloria.

requerido por el Santo Padre para ayudar a la clarificación de la doctrina tradicional del Filioque. Considerando principio como propiedad distintiva del Padre. pero en virtud de la única esencia divina. de los sujetos en Dios. Pero dice también que procede principalmente del Padre. debemos entender este término en sentido genérico. Compete a ellas. debemos decir que la espiración es ante todo del Padre quien. es decir. como origen de toda la Trinidad. ha intervenido para garantizar la correcta interpretación del Filioque y evitar errores. como un sustantivo. queriendo decir que hay un único principio de espiración y no dos principios. es decir. En este sentido se puede decir que el Padre espira al Espíritu por el Hijo. y no considerarlo como una propiedad del Padre y del Hijo. Cuando decimos principio. recorriendo las diversas etapas históricas que han llevado a la introducción de esta fórmula en la expresión litúrgica del Credo latino. Este enunciado ha sido asumido en las fórmulas oficiales del Magisterio en la expresión del Filioque. junto con la divinidad. y titulado Las tradiciones griega y latina respecto de la procesión del Espíritu Santo.11 no ser así. queriendo indicar que el Hijo lo espira en virtud de lo que ha recibido del Padre. El tercer punto desarrolla la común tradición que considera al Espíritu Santo como «amor». además. origen único tanto del hijo como del Espíritu Santo. Este punto se concluye con la afirmación de que la fórmula del Filioque interpretada correctamente no quiere eliminar. santo Tomás se pregunta si se puede decir que el Espíritu Santo procede del Padre pormediante el Hijo. Las dos tradiciones. Se reafirma la monarquía del Padre. El principio de espiración reside en la única esencia y se expresa a través de las personas del Padre y del Hijo. EL PROBLEMA DEL FILIOQUE El texto del documento del Pontificio Consejo para la unidad de los cristianos. se complementan y se enriquecen mutuamente. también la propiedad de espirar al Espíritu Santo. especialmente de los alejandrinos. El primero es la afirmación de la existencia de una tradición común. finalmente. la oriental y la occidental. pretende ser el de favorecer la unión de la Iglesia latina y las iglesias ortodoxas. 26). especialmente en dos Concilios. que toma el texto de san Juan que afirma que «el Espíritu procede el Padre» (Jn 15. le transmite. El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. aclarando también que el Oriente no niega una relación con el Hijo en la procesión del Espíritu Santo. . según santo Tomás. pretende sacar a la luz la plena armonía de tal doctrina con lo que el Concilio de Constantinopla del 381 confiesa en su símbolo: el Padre como fuente de toda la Trinidad. publicado el 13 de septiembre de 1995. el Lateranense IV (1215) y el de Lión (1274). El cuarto. fundada sobre el Concilio ecuménico de Constantinopla. presente en la versión litúrgica del Credo latino. El magisterio. fuente y principio de la Trinidad. Santo Tomás responde afirmativamente y lo explica del siguiente modo. sino subrayar la procedencia divina y garantizar la jerarquía y el orden. y se puntualizan los términos usados para expresar la procesión. porque se oponen en relación a la persona del Espíritu Santo. El fin del documento. analiza la tradición común que contempla al Espíritu Santo como «don». El segundo punto es la exposición de la doctrina del Filioque. Se precisa que también en Oriente el contenido de esta doctrina tiene una fuerte resonancia en la doctrina de los Padres. Se desarrollan en él cuatro puntos. sino como una propiedad de la única esencia divina que tanto el Padre como el Hijo expresan. De este modo se quiere buscar la justificación de la fórmula griega dià huiou. el Espíritu no se distinguiría del Hijo. generando al Hijo. marcadamente ecuménico. Considerando la espiración desde el punto de vista de las personas. Santo Tomás afirma sobre la procesión del Espíritu Santo que «el Padre y el Hijo son un único principio del Espíritu Santo».

a título de principio. Ésta es la base que debe servir para seguir el diálogo teológico en curso entre católicos y ortodoxos. 9: Sources chrétiennes. El Espíritu Santo tiene su origen solamente en el Padre (ek mónou toû Patrós) de manera principal. Este origen del Espíritu Santo a partir del Padre como único principio de toda la Trinidad es llamado ekpóreusis por la tradición griega que sigue a los Padres Capadocios. Los Padres griegos y todo el oriente cristiano hablan a propósito de esto de la «monarquía del Padre». o de la relación entre ellos (tès pròs állela schéseos diáforon) que crea también la diferencia de su denominación» (Discurso 31. el Oriente ortodoxo expresa felizmente esta relación mediante la fórmula dìa toû Yioû ekporeuómenon (que tiene su origen del padre por o a través ekpóreusis del Hijo). del Símbolo profesado en griego por el II concilio ecuménico de Constantinopla en el año 381. Aun cuando algunas veces san Cirilo de Alejandría usa el verbo ekporeúesthai en la relación de origen del Hijo a partir del Padre. porque. contra Macedonio que preguntaba: «¿Qué le falta. pp. san Gregorio Nacianceno. Este Símbolo confiesa. la única fuente (peghé) del Hijo y del Espíritu Santo. caracteriza la relación de origen del Espíritu Santo a partir del Padre con el término propio ekpóreusis que él distingue del de procesión (tò proiénai) que el Espíritu tiene en común con el Hijo: «El Espíritu es verdaderamente el Espíritu procedente (proión) del Padre. precisa: «Nosotros decimos que a él nada le falta. incluso en su uso litúrgico para los latinos. que es uno. En este sentido las dos tradiciones reconocen que «la monarquía del Padre» implica que el Padre sea la única Causa trinitaria (Aitía) o principio (principium) del Hijo y del Espíritu Santo. a diferencia del término «proceder» (proiénai) sólo puede caracterizar una relación de origen al principio sin principio de la Trinidad: el Padre. el Espíritu «tò ek toû Patròs ekporeuómenon» («que tiene su origen del Padre»). Incluso en san Cirilo el término ekpóreusis. 290-292). 250. Este conjunto doctrinal es testimonio de la fe trinitaria fundamental así como el Oriente y el Occidente la han profesado juntamente durante la época de los Padres. normativo e irrevocable. es decir. como expresión de la única fe común de la Iglesia y de todos Los cristianos. el autor nunca lo emplea para la relación entre el Espíritu y el Hijo. ánarchos) de las otras das personas de la Trinidad. propia e inmediata. entonces él sería el Hijo?». San Gregorio Nacianceno. y completa consigo mismo la bienaventurada Trinidad digna de toda alabanza». él se reúne con el Padre. gran testigo de nuestras das tradiciones. que el Espíritu Santo tiene su origen en el Padre «principaliter». siguiendo a san Agustín. si puedo decir. el Teólogo. el Oriente ortodoxo no rechaza toda relación eterna entre el Hijo y el Espíritu Santo en su origen a partir del Padre. Ninguna profesión de fe propia de una tradición litúrgica particular puede contradecir esta expresión de la fe enseñada y profesada por la Iglesia indivisa. pues nada le falta a Dios pero es la diferencia de la manifestación. al Espíritu para ser el Hijo. Sin embargo. entonces. sobre la base de Jn 15.12 La problemática que presenta en torno a la doctrina del Filioque es la siguiente: La Iglesia católica reconoce el valor conciliar ecuménico. Solamente el Padre es el principio sin principio (arché. . Ya san Basilio decía del Espíritu Santo: «Por el Hijo (dìa toû Yioû). si no le falta nada. tampoco por generación. En efecto. sino por ekpóreusis. no por filiación. Por esta razón el Oriente ortodoxo ha rechazado siempre la fórmula tò ek toû Patròs kaì toû Yioû ekporeuómenon y la Iglesia católica ha rechazado que se agregue kaì toû Yioû a la fórmula ek toû Patròs ekporeuomenon en el texto griego del Símbolo Niceno constantinopolitano. 26. y la tradición occidental confiesa también. Con esto. que es uno.

el Padre.  No admite la existencia real de las personas en Dios. aitía) de la ekpóreusis del Espíritu.  operaban ya desde el tiempo de los apóstoles. b) Teodoto el curtidor y sus secuaces (Fines s. siendo el Hijo y el Espíritu Santo fuerzas divinas que emanan de Él. sino que sólo posee las cualidades. II)  Teodoto afirmaba que Jesús no era Dios.  Jesús es un hombre que nació de María y del Espíritu Santo. ni el hecho que el es el único origen (archè. . el Filioque se sitúa en un contexto teológico y lingüístico diferente del de la afirmación de la sola monarquía del Padre. quien sufre y muere en la cruz bajo la apariencia de un hombre. MODALISTA  Defendió la unicidad de Dios a) Las sectas judaizantes  Presentes desde el primer siglo. DINÁMICO  Hay un único Dios. único origen del Hijo y del Espíritu. En efecto. que está unido al Verbo (que es una fuerza divina) justamente «según la calidad». que es el de siempre.  De este modo Dios adopta a un hombre y le infunde esta fuerza que recibe también los nombres de «principio» y «fuerza de arriba».  No está unido consustancialmente al Verbo (como dice la doctrina católica de la unión hipostática). que entra en un hombre.  Reduce al Hijo y al Espíritu Santo a «fuerzas divinas»  Propone la existencia de un solo principio y de un único gobierno. como un profeta. y por esto es un hombre especial. de tipo hebreo. momento en el que recibió la infusión del Espíritu Santo. Por este motivo. al que Teodoto consideraba como una «fuerza divina». TEMA 9 LAS HEREJÍAS TRINITARIAS MONARQUIANISMO  Concibe un monoteísmo rígido. sino sólo un hombre que había nacido milagrosamente de una virgen y sus milagros se explicaban porque las «potencias de Dios» obraban en él después de su bautismo en el Jordán. el Filioque era destinado a poner de relieve el hecho de que el Espíritu Santo es de la misma naturaleza divina que el Hijo sin discutir la única monarquía del Padre. es decir. su doctrina herética recibió el nombre de adopcionismo. a) Noeto (doctrina del Patripasianismo)  Afirma que existe un único Dios. Contra el arrianismo todavía virulento en Occidente.13 La doctrina del Filioque debe ser comprendida y presentada por la Iglesia católica de tal manera que no pueda parecer que contradice la monarquía del Padre. c) Pablo de Samosata y sus secuaces (260)  El Verbo no es un Hijo subsistente de Dios. sino una fuerza impersonal de Dios mismo.

a Dios. sino que son creadas o hechas fuera de Dios. voluntad y poder. sin inicio. c) Roscelino de Compiégne (+1120) (en el ámbito del Nominalismo)  Postula que en la Trinidad hay tres realidades individuales y separadas entre ellas. y que por tanto sólo Él es Dios. b) Los Semiarrianos (se desarrolló durante el concilio de Nicea)  Afirmaban que era excesivo considerar al Hijo como «igual» en la sustancia (homooúsios). y caía así en dos herejías. c) El Macedonianismo (se desarrolló después del concilio de Nicea)  Aplica los principios de la herejía arriana a la doctrina sobre el Espíritu Santo. pero inferior. donde junta a sus secuaces subsistentes.  Constituyen una rama del sabelianismo. hacia mitades del segundo siglo. de modo que entidades identificaba cuatro realidades en Dios.  La Trinidad aparece como una colegialidad. a) Arrio (256. la más excelsa de todas. TRITEÍSMO Considera tres d) Gilberto de Porrée. Padre. Hijo y Esp. . y por tanto se deriva del Padre y es una creatura ya que tiene un inicio. pero no por naturaleza. a) Marción (vivió alrededor del año 150)  Su rechazo radical del hebraísmo le llevó también a rechazar el monoteísmo  Propone como fe cristiana la existencia de tres dioses. SUBORDINACIONISMO El Verbo no es simplemente una fuerza -como decían los monarquianos.14. El Hijo es generado.  El Hijo (Verbo) es la primera creatura. de otro modo no existirían. y que era preferible decir que era «similar» en la sustancia (homoioúsios).336) (Condenado por el Concilio de Nicea 325)  Las hipóstasis divinas (interpretadas como «sustancias» divinas) no están en Dios. unidas sólo por armonía. el Espíritu Santo es un espíritu angélico inferior a Dios. pero no es Dios.  Considera un único  Condenado por el Papa Eleuterio (176-193). en base a una interpretación equivocada del texto de Heb 1. las tres personas y la divinidad que sería divinas no-personal.14 excluyendo las b) Práxeas personas  Actúa en Roma. Y del mismo modo. Sto. III) diversos para  Considera que Dios es una mónada con tres modos o máscaras. +1154)  Postulaba una distinción real entre las personas y la esencia divina.sino que es «alguien». obispo de Poitiers (llamado el Porretano. presentarse a los d) Los Priscilianos hombres. como un ángel. el monofisismo en cristología y el triteísmo al concebir a Dios.  El Espíritu Santo sería de naturaleza similar. si bien inferior a Dios y que no es Dios. b) Juan Filopono (+565)  Identificaba persona con naturaleza (hipóstasis con ousía).  Sólo el Padre es el ingénito. Dios que adopta tres modos o aspectos c) Sabelio (primera mitad del s.

la procesión del Padre será sucesivamente completada en occidente con el añadido «y del Hijo» (Filioque). sino también en el nominativo». Subraya que «ningún razonamiento en la teología debe llevar a una división entre la naturaleza y la persona. La antigüedad a) Carta a Dionisio. hasta aquel momento. Se dirige a los triteístas y los sabelianos. El Concilio de Lyón (1274) rechazó solemnemente la acusación que los griegos hacían a la Iglesia latina de pensar la procesión del Espíritu Santo de dos principios diversos. Formulación definitiva del Símbolo o Credo. sino como una única esencia. y dador de vida. antítesis y síntesis. llamado el Porretano. el Padre y el Hijo. El Consistorio de Reims (1148) se ocupó de la doctrina de Gilberto de la Porrée. también en respuesta a las herejías que se pretende rechazar. la gracia y la economía sacramental. y presenta por primera vez aunque de forma apenas delineada el contenido de lo que más adelante será la doctrina de la pericóresis. el Padre. f) Anton Günther (+1863)  Adopta la filosofía de Hegel: Dios es el proceso absoluto de la mente. ni a que se llame a Dios esencia divina sólo en el sentido de un ablativo.). sin necesidad de un gobierno temporal. seguida por una época del Hijo que se prolonga en la Iglesia jerárquica hasta los días del mismo Joaquín. Estos tres momentos de Dios son reconocibles en las tres personas de la Trinidad. indicando su divinidad. Nótese en especial la doctrina sobre el Espíritu Santo: se le llama Señor. marcada por la aparición de hombres totalmente espirituales. obispo de Poitiers. 2. Puso las bases fundamentales de la formulación del dogma trinitario con la doctrina de la consustancialidad (homoousía) del Hijo. TEMA 10 PRINCIPALES INTERVENCIONES DEL MAGISTERIO 1.C. como el Hijo. Los sínodos Toledanos de la España visigótica: Ofrecen sucesivamente una doctrina trinitaria cada vez más madura. El 11º sínodo de Toledo (DH 525) y el 16º (DH 568) profundizaron aún más el tema de la paridad entre las personas divinas en la unidad sustancial y por este motivo se propone continuamente la doctrina del Filioque en la procesión del Espíritu Santo. no había sido definida. con tendencias al triteísmo. el Hijo y el Espíritu Santo. con el desarrollo de la doctrina del Espíritu Santo que. 4.15 distintas. derivan de Él la Iglesia. y rechaza el modalismo de los Priscilianos. e) Joaquín de Fiore (+1202)  Propone una visión colegial de las tres personas divinas: unitas collectiva et similitudinaria. Ellas se manifiestan sucesivamente en la historia. Se reafirmó solemnemente que los dos constituyen un único principio de espiración del Espíritu . c) Concilio I de Constantinopla (2º ecuménico). en cuyo símbolo se formula la doctrina del Filioque. hecho de tres momentos sucesivos: tesis. como prerrogativa suya. 5. El primer sínodo de Toledo se remonta al año 400. plenamente semejantes a Cristo y dóciles al Espíritu Santo. de modo que se considera primero una época del Padre que llega hasta el momento de la encarnación de Cristo. obispo de Alejandría (260 y el 268 d. y finalmente una época del Espíritu Santo que parece surgir místicamente desde Joaquín. 3. Dios no debe ser pensado como una colectividad. el Hijo y el Espíritu Santo. el cumplimiento definitivo. El IV Concilio Lateranense (1215) se ocupó de refutar la doctrina de Joaquín de Fiore en materia trinitaria. b) Concilio de Nicea I (1º ecuménico) (325). Es muy importante el tercer sínodo de Toledo (589). el Padre.

aunque no emplea este nombre 7. y declara la procesión del Espíritu Santo del Padre y del Hijo (DH 851-853). el concilio fue importante por tres razones: a) Reafirma la procesión del Espíritu Santo del Padre y del Hijo (Filioque). y jamás por separado a las personas consideradas en Dios. que queda expresada con claridad. Aclara la legitimidad y el sentido del añadido de la expresión Filioque en el símbolo. Encíclica Divinum illud munus (1897) el Papa León XIII recuerda cómo la Iglesia siempre ha dado culto a la Trinidad en su unidad. Desde el punto de vista de la doctrina trinitaria.16 Santo. donde se desarrolló la mayor parte de los trabajos. recoge una expresión muy importante sobre la definición del concepto de «persona» en la Trinidad. c) También en el decreto Cantate Domino se refiere a la doctrina de la pericóresis. El Concilio de Florencia (iniciado en Basilea en 1431. de parte de los Latinos b) En el decreto Cantate Domino sobre la unión con los coptos y los etíopes. y también el hecho que el Espíritu Santo procede de Él. 8. Especifica que el Hijo ha recibido todo del Padre en la generación. Reafirma la unidad trascendente de Dios y la identidad de las personas. y finalmente a Roma. rechazando así la propuesta de instituir una fiesta para el Padre. 6. donde se concluyeron los trabajos en 1445). Encíclica Dominum et vivificantem (1986) dedicada al Espíritu Santo. Declara igualmente válida la fórmula per Filium que los griegos utilizaban para indicar la procesión eterna del Espíritu Santo. . Se interrumpió y se trasladó primero a Ferrara y después a Florencia. el Papa Juan Pablo II retoma un pensamiento de santo Tomás de Aquino y presenta al Espíritu Santo como expresión personal del amor de Dios.