-

Breve historia de los refrigerantes
utilizados en los sistemas de aire acondicionado móviles
Aquellas personas involucradas en el
control de la temperatura basado en
refrigerantes sabrán, que en los últimos
20 años, se han experimentado grandes
cambios en lo que a las opciones de
gases refrigerantes se refiere. Todos
estos cambios se han producido por
razones medioambientales.
Actualmente, se divisan más cambios en
el horizonte. La intención de este
artículo es revisar la historia, y las
posibles alternativas futuras, de los
refrigerantes modernos.

una llama con él e inhalándolo. Este hito
marcó el inicio del control de la
temperatura.
La refrigeración doméstica y comercial
comenzó poco después, dando como
resultado la seguridad de los alimentos
y una disminución del deterioro de los
productos. La vida mejoró
sustancialmente para aquellas personas
que podían permitirse esta nueva
tecnología.

En primer lugar, quizá deberíamos
revisar la historia. En la década de 1920,
el doctor Thomas Midgley sintetizó
químicamente diversos componentes,
que estaban estrechamente
relacionados. En general, todos estos
componentes contenían cloro, carbono
y flúor (CFC).
Algunos contenían, adicionalmente,
hidrógeno (HCFC). El objetivo consistía
en producir un compuesto químico que
se condensase o se evaporase
aproximadamente a 0°C, tuviese la
suficiente capacidad calorífica por Kg.
de gas, funcionase a presiones que
pudiésemos contener y no fuese ni
inflamable ni venenoso.
En 1928, el doctor Midgley anunció un
compuesto, denominado desde
entonces R-12, y así nació la
refrigeración por compresión moderna.
Durante el lanzamiento de este gas,
demostró su seguridad extinguiendo

En 1938, Fred Jones, un clarividente
americano residente en Minneapolis,
puso esta tecnología en un sistema de
refrigeración para camiones y así nació
la refrigeración móvil moderna. Este
cambio fue mucho más drástico. Con
anterioridad a este invento, el 80% de
las personas de los países desarrollados
comían alimentos frescos sólo de

temporada, cultivados en un radio de
160 Km. de donde vivían. Fuera de
temporada, sólo podían comer carne
seca y pescado en vinagre. Con la
llegada de la refrigeración, fue posible
almacenar los alimentos fuera de
temporada, transportarlos a mayor
distancia y reducir en gran medida su
deterioro.
Thermo King, por aquel entonces una
empresa en ciernes, se dio cuenta con
rapidez de que también era posible
acondicionar el aire de un autobús con
esta nueva tecnología. De nuevo, el R-12
constituyó la opción inmediata. Pero el
doctor Midgley había creado también
otros refrigerantes, entre los que se
encontraba el R-22. Este refrigerante
contaba con la ventaja de ser más eficaz
a temperaturas positivas (es decir, la
gama de aire acondicionado) que el R-12,
pero se calentaba mucho más durante
la descarga del compresor a
temperaturas más bajas de la carga.
Químicamente era muy similar al R-12
pero, fundamentalmente, contenía un
átomo de hidrógeno y, por tanto, era un
HCFC en lugar de un CFC, como el R-12.
Esta característica demostró ser muy
significativa.
A principios de la década de los 80, la
Expedición Antártica Británica utilizó un
equipo de tierra para medir el grosor de
la capa de ozono sobre la Antártida. En
1985 volvieron a medirlo y los
resultados obtenidos fueron tan

diferentes que, inicialmente, asumieron
que se trataba de un error de lectura.
Los alarmantes resultados no se
confirmaron hasta 1987, cuando un avión
especial voló a través de la capa de ozono.
Todos estos resultados se correspondían a
la perfección con la hipótesis formulada
por los doctores Rowland y Molina en
1974, según la cual los compuestos
clorados podían reducir la capa de
ozono por medio de un proceso
catalítico. Ante esta evidencia, en 1987
se firmó el Protocolo de Montreal y los
CFC pasaron a tener los días contados.
Desde entonces, la atención prestada al
impacto medioambiental del hombre, los
denominados efectos antropogénicos, ha
adquirido cada vez más protagonismo. La
solución consistente en sustituir los CFC y
los HCFC por HFC, eliminando de este
modo el cloro y, por tanto, el problema
relacionado con la reducción de la capa
de ozono.
Actualmente, la influencia de los
equipos de control de la temperatura
sobre el calentamiento global, se
encuentra bajo lupa y se aproximan
mayores cambios.
Mientras el HFC R-134a sucedió al CFC
R-12, el HFC R-407C hizo lo propio con
el HCFC R-22. El refrigerante R-407C
ofrece mayor rendimiento y es más
eficaz que el R-134a. Thermo King
sigue siendo el único proveedor de aire
acondicionado móvil que ofrece este
refrigerante.

Hoy en día. La cuestión que se plantea es: ¿qué hará el sector automovilístico para sustituir el R-134a? La industria química está trabajando en una serie de soluciones artificiales. esta directiva implica que. No obstante. En líneas generales. los sistemas de aire acondicionado para autobuses no se encuentran dentro del ámbito de la directiva MAC. conllevarían un cambio más esencial en el diseño de los sistemas de aire acondicionado. la UE ha determinado que es necesario regular estos vehículos con el fin de minimizar el escape a la atmósfera de los gases responsables del calentamiento global. El efecto inmediato de esta medida será un incremento en el coste del R-134a. manipular o almacenar gases F. también se están investigando los refrigerantes naturales. existe un debate sobre el hecho de que el CFC tuvo una vida de aproximadamente 60 años y el HFC de alrededor de 20 años. Los refrigerantes naturales. ¿cuál será el tiempo de vida de una nueva solución sintética como el HFO antes de que identifiquemos un nuevo coste medioambiental? Se encuentran sobre el tapete un par de soluciones que cumplen la directiva MAC y que se incluyen en dos categorías principales: sintéticas o naturales. el refrigerante R-134a dejará de utilizarse paulatinamente en los sistemas de aire acondicionado para automóviles a partir de 2011 y su eliminación completa en los nuevos vehículos tendrá lugar en 2017. Es importante que los operadores de autobuses que lleven a cabo el mantenimiento de sus sistemas HVAC conozcan algunas de las obligaciones actuales que impone esta normativa. Con este objetivo la UE ha introducido la Directiva MAC (aire acondicionado móvil). por lo que cumple los requisitos establecidos por la normativa.49 46 43 TEMPERATURA °C 40 37 34 31 28 25 22 19 16 TIEMPO (Minutos) Datos relativos al tiempo de descenso de los refrigerantes R-407C. como por ejemplo. Ambas soluciones se están evaluando. independientemente del gas que utilicen. con una nueva familia de productos químicos conocidos como HFO. Por el momento. o bien los sistemas estarán regulados por los términos de la normativa de gases F (842/2006/CE). como el CO2. Esta normativa está orientada al sector de los sistemas de refrigeración fijos. es necesario que las empresas del sector de la refrigeración fija se registren y que su personal obtenga un título nacional homologado. se ha venido produciendo un debate sobre el calentamiento global. o bien ampliará el ámbito de la directiva para incluir los sistemas HVAC de autobuses y autocares. Mientras que la solución sintética (como el HFO) no requiere un cambio de diseño tan esencial. Centro de I+D de Ingersoll Rand en Praga De forma alternativa. para adquirir. pero es posible que se amplíe para incluir otras aplicaciones. las del transporte. R-22 y R-134a Durante los últimos años. Debido al rápido crecimiento de los sistemas de aire acondicionado para automóviles y a la tecnología relativamente simple utilizada (los compresores con motores externos en particular tienen un coeficiente de fuga reconocido). la Dirección General de Medio Ambiente de la Unión Europea ha estudiado el sector y. Entre ellos destaca el HFO-1234yf que cuenta con un potencial de calentamiento global muy bajo (GWP <150). El CO2 transcrítico exige una presión mucho más elevada pero. ya se utilizan sistemas de alta presión (frenos hidráulicos) en los automóviles. ha creado un centro de I+D en Praga (República Checa) que se ha proyectado de manera especial para ayudarnos a desarrollar las unidades del futuro. de hecho. como el CO2. Como ya se ha mencionado anteriormente. Thermo King ha trabajado siempre con diferentes refrigerantes y confiamos en que podremos proporcionar a nuestros clientes soluciones que ofrezcan el mejor valor y que les permitan mantenerse bien orientados con respecto a las cuestiones ecológicas y legales. . A este fin. ya que los sistemas de aire acondicionado para automóviles consumen aproximadamente el 80% del R-134a utilizado en la UE.