¿Qué es la ontología?

Para contestar a dicha interrogante es menester, hacer un diferencia teórica entre lo
trascendente y lo inmanente, ya que la ontología estará relacionada íntimamente con
alguno de ellos. Recordemos que la filosofía ha buscado fundamentos a lo largo de la
historia y los ha encontrado de diferente manera. Para poner un ejemplo de esa
búsqueda podemos remitirnos tanto al pensamiento de Platón como al de Aristóteles.
Cuando Paltón se pregunta por el hombre, al mismo tiempo, está preguntándose por su
fundamento y la respuesta que dará será de un talante metafísico. Platón ha de
considerar que el fundamento de todo cuanto existe es la idea en sí, sin importar la
materialidad de la cosa a la que se haga referencia. Por lo que el fundamento del hombre
será la idea de humanidad en tanto idea que trasciende tanto las escalas de espacio como
las del tiempo, es decir, el fundamento del hombre es trascendente.
Aristóteles por su parte, considera que el ser de cada cosa, su fundamento, se encuentra
dentro de sus propias posibilidades, dentro de su propia materialidad, o, mejor dicho,
dentro de su propia composición, a ello se lo conocerá como hilemorfismo. Aristóteles
considera, pues, que cada cosa es lo que es en virtud de sus propias potencias que se
actualizan constantemente. Por ejemplo, una semilla es en acto semilla, pero en potencia
podría ser un majestuoso árbol, siempre y cuando se le otorguen las afecciones
necesarias para ello; una planta en acto es planta, no obstante, en potencia es muchas
otras cosas, puede ser una fruta o un árbol más grande. El fundamento de la cosa, para
Aristóteles, no está en una idea que trasciende la cosa misma, sino en su propia
conformación de cosa como cosa, así, su fundamento es inmanente.
La ontología tendrá su base en el campo de inmanencia. Por lo que será, precisamente,
una forma concreta de dilucidar los fundamentos esenciales de la cosa a partir de las
condiciones que permiten el Ser de ella. La cosa en sí, en este caso, se manifiesta
plenamente en su composición, sin embrago, acceder a la mismidad de ella no es cosa
sencilla aunque la esencia de la cosa pertenece al plano donde el hombre se
desenvuelve, es decir, aunque el hombre sea participe de ella en todo momento. Hablar
de ontología, en ese sentido, es hablar más concretamente del estudio del Ser a partir de
las condiciones que posibilitan su existencia, pero siempre en un campo inmanente
donde se presenta una develación del Ser y no un acceso al mismo como sucede en la

la ontología es un ramal de la filosofía que tiene como objeto preguntarse sobre las condiciones de posibilidad que permiten la expresión del ser desde la inmanencia y no desde la trascendencia. en Heidegger.metafísica.philosophia.1 Por Fernando Solis Luna y Jean Pool Solis Luna 1 Cfr. Es decir. como lo aseverará Heidegger en Ser y tiempo.cl / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS. 13-84.. P.p. Martin. Edición electrónica de www. . Ser y Tiempo.