Facultad de Patrimonio Cultural y Educación.

Pedagogía en Historia y Geografía.
“Fútbol y Nacionalismo en el Mundial de Fútbol de 1962”.
Trabajo para optar al grado de Licenciado en Educación y al título profesional de “Profesor
de Historia y Geografía”.
Autor: Felipe Andrés Ramírez Silva.
Profesor guía: Mauricio Onetto Pavez.

Santiago de Chile, año 2015.

Agradecimientos:

A mi familia, por su apoyo y comprensión en todo momento y que a pesar de no ser
académicos son poseedores de una gran sabiduría que solo la vida de lucha constante
otorga.
A Paulina Vergara Navarro, por su apoyo incondicional y la ayuda ofrecida en este trabajo
que fue de vital importancia, gracias por su inteligente consejo y cariño.
Gracias a todos ellos por su compromiso y dedicación para conmigo en este proceso de
realización del seminario de título.

Gracias

2

Tabla de Contenidos:
Página
Resumen……………………………………………………………………………………4
Introducción………………………………………………………………………………..5
Capítulo I:
1. El Fútbol: su llegada al país en el siglo XIX……………………………………....6
2. La “vigorización de la raza” en el siglo XX……………………………………….9
3. El gobierno de Jorge Alessandri y el terremoto de 1960………………………….12

Capítulo II
1.
2.
3.
4.

“Un nuevo imaginario para la sociedad: “La Raza Chilena”…………….............18
“El fenómeno del nacionalismo en el fútbol: masificación y representación”…...25
Imaginarios Sociales: la creación del ídolo-héroe deportivo”……………............27
“La Batalla de Santiago”…………………………………………………………34

Capítulo III
1. El Mundial del 62: Una ventana de expresiones culturales y de desarrollo
económico ………………………………………………………………………...43
2. Porque no tenemos nada, Queremos hacerlo todo: El poder de las ideas…………54
3. El sueño hecho realidad…………………………………………………………...62

Conclusión…………………………………………………………………………………63
Bibliografía………………………………………………………………………………...64

3

Resumen:
El presente trabajo tiene como objeto analizar el Campeonato Mundial de Fútbol del año
1962 que se realizó en nuestro país entre los días 30 de mayo y 17 de junio, en relación con
el objetivo de encontrar las claves que nos permitan afirmar que el futbol, y el campeonato
desarrollado en Chile, generaron un fenómeno cultural de apropiación, pertenencia y
participación el que a lo largo de un extenso periodo de tiempo, que va desde la llegada del
deporte rey a nuestro país de manos extranjeras en el siglo XIX hasta el siglo XX, en donde
hallaremos en la Copa Jules Rimet, la síntesis de todo este proceso cuya expresión más
fuerte es manifestada a través de los discursos nacionalistas y al sentido de reconocimiento
internacional por parte de otras naciones del mundo. La metodología empleada es de
carácter cualitativo, ya que el enfoque va en un análisis interpretativo de observación en
fuentes primarias tales como periódicos y de fuentes secundarias como obras bibliografías
que tocan en profundidad el tema del fútbol y el Mundial de 1962.
La investigación se realizó en base a la principal problemática ¿Pudo el Mundial de 1962
tener injerencia en la vida cotidiana, la cultura y la economía del país en ese momento? Por
lo tanto, se formuló la hipótesis de que “El Mundial del año 1962 se constituye como la
síntesis de un largo proceso de apropiación, participación y pertenencia deviniendo en un
fenómeno de identidad nacional”. Concluyendo que el fútbol llego como un deporte
extranjero, el que se transfirió a la elite nacional para luego ser apropiado por las clases
populares terminando finalmente en una “pasión” transversal a las clases sociales.

4

Introducción:
Ante todo, debemos describir al fútbol como una “pasión”, porque esta es capaz de mover
una serie de emociones extremas, desde la felicidad absoluta hasta la cólera más
descontrolada. Esto convierte su estudio en algo difícil, porque es casi imposible
racionalizar algo tan potente como las emociones, pero es posible su observación e
interpretación a través de las conductas en un evento de la categoría de un Mundial de
Fútbol. A pesar de lo estudiado de la temática, esta es siempre tocada desde la perspectiva
del periodismo deportivo y la crónica, pero pocas veces desde la historia propiamente tal,
razón que contribuye a generar un atractivo en su estudio, si a esto agregamos el que todos
en algún momento de la vida hemos jugado un partido de futbol aunque sea a nivel
amateur, y que todos hemos observado un partido de dicho deporte por la televisión, genera
un sentido de propiedad sobre este fenómeno haciéndonos sentir parte de él y que todos
podemos opinar sobre él.
La elección del Mundial de 1962 no es al azar ni por casualidad, es el único torneo de esta
categoría realizado en el país, el que adquiere un cierto halo de mitología en cuanto a los
acontecimientos que le rodearon, partiendo por la elección de Chile como sede por el
Congreso FIFA del año 1956 y la famosa frase : “Porque nada tenemos, Queremos hacerlo
todo” , la que fue atribuida a Carlos Dittborn cobrando aún más importancia ante el
Terremoto del 22 de mayo del año 1960, el cual puso en duda la realización del torneo en el
país.
Ante esto nuestro principal objetivo es el de demostrar que el fútbol es mucho más que una
mera disciplina deportiva, ha sido desde su llegada, un instrumento de socialización
influyendo en aspectos diversos como la economía, la cultura, en los comportamientos
existentes y a su vez en la creación de unos nuevos, es por esto que se ha utilizado una
metodología de carácter cualitativo.

5

Capítulo I
4. El Futbol: su llegada al país en el siglo XIX.
5. La “vigorización de la raza” en el siglo XX.
6. El gobierno de Jorge Alessandri y el terremoto de 1960.
1.

El Fútbol: su llegada al país en el siglo XIX.

Superado el periodo de guerras independentistas (1810-1825), las que transformaron
a las colonias americanas de España en republicas, le seguirá a continuación un
periodo de apertura comercial de estas jóvenes repúblicas hacia el mercado exterior,
en especial con la potencia hegemónica de este siglo, nos referimos a Gran Bretaña
la que era totalmente dependiente del comercio exterior1 dada la necesidad de
obtener materias primas para alimentar a su gigante industria además de tener
mercados donde ofrecer sus manufacturas, por lo que su influencia económica,
política, religiosa y cultural llego a ser enorme sobre los países de América Latina
quienes recibían inversiones en sectores tales como la minería, el ferrocarril, los
puertos, además de la llegada de bancos y empresas de seguros.
Todo este desarrollo económico de Gran Bretaña implicaba el movimiento de
personas, por lo que en un puerto de gran importancia en el Pacifico como el de
Valparaíso no se hizo extraña la llegada de inmigrantes británicos los que trajeron
consigo sus costumbres, religión, cultura, y claro también el deporte, así se empezó
a conocer en el país de disciplinas como el tenis, el boxeo y el futbol, siendo este
último el que más atracción genero entre los chilenos a quienes la curiosidad
impulso pronto a querer aprender este juego venido del otro lado del mundo.
En Valparaíso la comunidad británica establecerá un colegio con el objetivo de
procurar educación especial para hijos de ingleses, americanos y artesanos escoses
de bajos recursos2 que trabajaban en los talleres de ferrocarriles, surgiendo de esta
manera el “The Valparaíso Artizan School Society” en el año 1857, el cual
cambiara de nombre años más tarde reconociéndose con el nombre de “The Mackay
and Sutherland School”.

1

2

Ramón de, Armando, “Historia de América” Tomo III , Santiago, pág. 74

Consultado en www.mackay.cl 17 de agosto 2015.

6

Sera en esta escuela, “The Mackay and Sutherland School” en la que a partir del año
18823 se desarrollaran los primeros partidos de futbol en Chile entre el equipo
escolar conocido como “Mackay and Sutherland Football Club”, contra el equipo de
futbol de otra escuela de inmigrantes británicos, el Santiago College, en estos
campeonatos interescolares, que solían realizarse en el Valparaíso Sporting Club un
hipódromo de la comunidad británica que presentaba pastos aptos para este deporte.
Pero no solo jugaban niños procedentes del mundo anglosajón, con la integración de
niños chilenos provenientes de la elite, este deporte de a poco comenzó a ser
apropiado por estos niños, dándose el paso de un deporte exclusivo de inmigrantes a
uno ya jugado por nacionales.
Podríamos determinar cómo inicio del futbol en Chile al año 1889, año en que es
fundado el Valparaíso F.C como primer equipo de futbol del país no relacionado al
mundo de las escuelas anglosajonas, pero su fundación continuaba siendo algo
relacionado al contexto de los inmigrantes británicos, pero no fue hasta después de
la Guerra Civil del año 1891 la que significo una breve interrupción en el desarrollo
de este deporte en el país, que llegara a fundarse el primer equipo conformado
exclusivamente solo por jóvenes chilenos del puerto en el año 1895, este equipo fue
el Santiago Wanderers, el primer equipo “puro” de chilenos4 quienes fundaron este
equipo en respuesta a los “gringos” del Valparaíso Wanderers Football Club, esto se
hace un poco complicado cuando se revisan algunas fechas, ya que en algunos
documentos5 se habla de la fundación de Santiago Wanderers en el año 1892, lo que
dejaría como primer equipo puramente chileno ante un Valparaíso Wanderers
Football Club fundado posteriormente, pero existen otros registros donde se
menciona la fundación de Santiago Wanderers en el año 1895 en respuesta al
“gringo” Valparaíso Wanderers Football Club.

3

Santa Cruz, Eduardo, “Origen y Futuro de una pasión: futbol, cultura y modernidad”, Santiago, LOM
Ediciones, 1995, pág.28
4
Marín, Edgardo, “Centenario Historia Total del Futbol Chileno” 1895-1993, Santiago, Editores e Impresores
EME S.A, año 1995, pag.14
5
Consultado en www.santiagowanderers.cl 18 de agosto 2015.

7

Independiente de las fechas de fundación, esta pelea entre “gringos vs criollos” nos
revela varias características del futbol, una de ellas es la confrontación de dos
partes, siendo el partido de futbol una simulación6 de campo de batalla cuyo fin no
es el de asesinar al enemigo pero si derrotarlo con estrategia en una realidad
escenificada, así tenemos dentro de este “campo de batalla” un poder de emplazar al
pueblo siendo capaz de llamarlo a la pertenencia y participación7 esto es algo con lo
que nos encontraremos en el Mundial del año 1962, cuando suceda la denominada
“Batalla de Santiago” como se le conoce al partido Chile-Italia que terminara en una
confrontación física.
Si el siglo XIX será indicado como el tiempo en que arribo el futbol a Chile de la
mano de la inmigración británica con sus escuelas y la fundación de los primeros
clubes, el siglo XX se indicara como el tiempo en que el futbol como disciplina
deportiva es apropiada transversalmente por la sociedad chilena, la elite, la clase
popular y hasta la clase política verán en el futbol un punto de confluencia
generándose así una identidad a diferentes niveles, regional, de clase, pero que todas
derivaran en una identidad futbolística nacional.

El siglo XX además marca la regularización y establecimiento formal del deporte
con la creación de la Federación de Futbol de Chile el 29 de enero del año 19268 , la
cual viene a ser el órgano oficial de este deporte en el país que unificara y
reemplaza a otras organizaciones anteriores como la Football Association of Chile
que databa del año 18959 que hasta ese momento era la organización más antigua e
importante de este deporte. Pero este siglo XX no solo será de organizaciones
deportivas, también veremos una utilización del deporte, y en especial del futbol por
parte del Estado.

6

Baudrillard, Jean, “Cultura y Simulacro”, Barcelona, Editorial Kairos, año 1978, pag.31
Ruffino, Mónica, “Identidad Social y El Fenómeno del Futbol”, revista Thémata, N°23, pág.224
8
“La unificación del Football nacional”, Los Sports, N°. 151, Santiago,29 de enero 1926, Zig-Zag
9
Marín, Edgardo, op.cit, pág.4
7

8

2.

La “vigorización de la raza” en el siglo XX.

Durante el segundo mandato de presidencia de Arturo Alessandri Palma (19321938) se levantara un importante símbolo del futbol nacional que dura hasta el día
de hoy, nos referimos al Estadio Nacional, lugar de grandes encuentros deportivos
en donde la algarabía y la tristeza han estado patentes, porque el futbol es eso, una
pasión y como toda pasión es el afloramiento de las emociones más extremas.
Continuando con Alessandri Palma, quien vio en el deporte y en especial en el
futbol una oportunidad a la cual debía de entregarle un estadio como deja en claro
sus palabras del año 1936:
“En torno a la idea del estadio hay agrupados muchos intereses de todo orden.
Sobre esos intereses debe primar el más acendrado sentido cívico y patriótico,
ajeno a componendas políticas y a todo propósito que no sea el de dotar a la
ciudad, para regalo de las bizarras generaciones del país, un templo de la cultura
física, que lo sea a la vez amor a la patria”10
Alessandri Palma en sus palabras deja claro que la construcción de un estadio nace
de la necesidad de dotar a la ciudad de un espacio para el desarrollo del deporte que
utilizaran generaciones futuras, es curioso como combina el deporte con lo
patriótico, el futbol ha dejado de ser simplemente un juego de niños inmigrantes, ya
no es tan solo una práctica para los ratos de ocio, ahora Alessandri nos plantea en
sus palabras al futbol como un intereses que debe estar por sobre los intereses
políticos y es que este intereses en el futbol va de la mano con la idea de tener una
“raza”, entendida como el pueblo, gozadora de buena salud. El deporte es entonces
una expresión del sentimiento patriótico y una vía para higienizar a la población.

10

Krause Rozas, Valentina, “Ni tan elefante, Ni tan blanco: arquitectura, urbanismo, y política en la
trayectoria del Estadio Nacional, Santiago, Ril Editores, 2014, pág. 38

9

Esta no será la única vez en que Alessandri mencione dentro de alguna de sus
discursos palabras como “raza”, “deporte” y “patria”, dejando en claro que la
construcción de un estadio es una necesidad como la de construir escuelas, algo que
deja en claro en su mensaje presidencial del 21 de mayo de 1935:
“Se propone también el gobierno, desarrollar un plan integral de construcción de
escuelas y estadios, para dar esparcimiento al pueblo y vigor a la raza, mediante el
fomento del deporte y los ejercicios físicos”11.
Educación y deporte como factores importantes que Alessandri en su discurso aun
de manera más profunda cuando vuelva a referirse en su discurso presidencial del
21 de mayo del año 1936:
“la educación física es un factor de inmensa importancia y trascendencia para el
vigor y salud de la raza de los habitantes e influye también poderosamente como
elemento educativo moral y difusor de buenas costumbres. Por estas razones,
daremos rápido cumplimiento a la ley que autoriza la construcción de estadios y
campos deportivos. Estas obras, como las de las cárceles y hospitales, mandadas
ejecutar por una ley como anexo a lo que decreto la recaudación del servicio de la
deuda externa, darán trabajo y jornal a un número considerable de obreros,
contribuyendo también así por vía indirecta, al mejoramiento de los jornales que
tanto deseamos”12.
Raza, deporte, trabajo, son elementos importantes como desarrollo de la patria, al
nivelar la construcción de un estadio a la de un hospital se vislumbra que es el
deporte, y su deporte rey, el futbol, herramientas pedagógicas para la población por
lo que la construcción del Estadio Nacional será la edificación de un templo para el
pueblo como lo acentuaran las palabras de Guillermo Correa, ministro de educación
de Alessandri Palma ante la inauguración del Estadio Nacional:
“La obra que Vuestra Excelencia acaricia con todo fervor de vuestro patriotismo y
con la devoción por todo cuanto tienda a dignificar y hacer más grata y amable la
vida del pueblo, podéis contemplarla hoy Excelentísimo Señor, con legítimo orgullo
y con honda satisfacción de un ideal brillantemente logrado en este magnífico
monumento levantado para la salud y vigor de la raza”13
11

Krause Rozas, Valentina, op.cit, pág. 39
Ibídem. Pág.39
13
Ibídem. Pág. 43
12

10

El ideal de Alessandri Palma de cuidar y fomentar el “vigor de la raza” mediante el
otorgamiento de un gran estadio para el desarrollo del deporte que a su vez también
vendrá a significar un impulso del país hacia la modernidad, será continuado por
Pedro Aguirre Cerda el que durante su mandato (1938-1941) se preocupara mucho
del fomento a la actividad de producción nacional con la creación de CORFO14
además marcara el rumbo en lo social con la creación de una asociación deportiva
nacional que estimule la vida al aire libre, cultive el espíritu con una educación
patriótica y facilite el conocimiento y comprensión de las clases sociales15 , de este
deseo es que nacerá una institución conocida como “Defensa de la Raza y
Aprovechamiento de las Horas Libres”, la que se consolida con el Decreto Supremo
N° 4157 del 18 de agosto del año 193916 que establece en sus dos primeros
artículos:
Art.1 La Defensa de la Raza y Aprovechamiento de las Horas Libres es una
organización nacional, apolítica, eminentemente patriótica, cuya misión principal es
elevar el coeficiente físico, moral, intelectual, y social de todos los chilenos.
Art.2 Podrán pertenecer a la Institución todos los ciudadanos que voluntariamente
deseen agruparse para alcanzar sus objetivos a saber:
a)
Cultivo de la conciencia del valor nacional y del honor patrio.
b)
Práctica de la cultura física como medio de alcanzar el vigor y la aptitud para
el trabajo.
c)
Observancia de las costumbres higiénicas.
d)
Culto al trabaja a la paz y a la solidaridad.
e)
Estimulo del sentimiento de dignidad y de la superación del individuo en la
vida ciudadana y del hogar.
f)
Aprovechamiento de las horas libres por medio de entretenimientos y
actividades honestas y educativas.

14

Consultado en www.corfo.cl 19 agosto 2015.
Aguirre Cerda, Pedro, mensaje presidencial 21 de mayo del año 1939, pág.12
16
Visto en “Defensa de la Raza y Aprovechamiento de las Horas Libres”, Santiago, pág.12
15

11

Arturo Alessandri Palma y Pedro Aguirre Cerda ambos fueron presidentes con
posturas ideológicas muy distintas, pero en cuanto al tema del deporte ambos
desarrollaron políticas públicas en miras de que a futuro el ejercicio físico y la
recreación serian positivas para la población, es lamentable ver que a futuro estas
políticas no continuaran, en parte por el cambio de paradigma de la “raza” tan
propia de los 30’s y 40’s. Los gobiernos sucesivos no desarrollaran políticas
públicas de deporte ni infraestructura y es más, Jorge Alessandri hijo de Arturo
Alessandri Palma, quien también será presidente tocándole durante su mandato el
Mundial del año 1962, se caracterizara por mostrar un desinterés por el deporte.
3.

El gobierno de Jorge Alessandri y el terremoto de 1960.

Es en el contexto del mandato presidencial de Jorge Alessandri (1958-1964) quien
saliera electo durante las elecciones del año 1958 ganando sobre al entonces senador
socialista, Salvador Allende, que ocurrirán una serie de eventos, dos de ellos de
características mundiales las cuales son recordadas hasta el día de hoy por su gran
importancia histórica, social y cultural para la nación, nos referimos al Terremoto de
Valdivia del año 1960 con el Mundial de futbol del año 1962. Hay que partir
mencionando que el mandato de Jorge Alessandri se verá influenciado por la
“Alianza para el Progreso”, institución creada por el entonces presidente de los
EEUU John F. Kennedy con el fin de disponer de ayudas para los países de Latino
América que realizaran cambios estructurales en temas de sectores agrícola y en los
sistemas tributarios. Debemos mencionar además que Chile adhirió al Tratado de
Montevideo el cual significo un paso en la integración Latinoamericana de Chile al
ser parte de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio o ALALC el que
viene a establecer facilidades en el ámbito del libre comercio. Pero a pesar de lo
descrito anteriormente sobre el gobierno de Jorge Alessandri, este disto bastante de
ser un periodo tranquilo dado los sucesos de una serie de hechos que alteraran la
vida en el país, partiendo por la gran crisis económica que afligió al país conocida
como la “crisis de divisas” marcado por el agotamiento de reservas de dólares 17 con
los que el país debía enfrentar su responsabilidad de pagar la deuda externa a los
bancos y acreedores internacionales junto a la adquisición de materia primas como
de importaciones de bienes.

17

Olavarría Bravo, Arturo, “Chile entre dos Alessandri: Memorias políticas Tomo II”, Santiago, Editorial
Nascimiento, 1962, pág.46

12

Una medida inicial del gobierno de Jorge Alessandri para el control de la inflación
fue la del cambio monetario del peso al escudo18 la que gracias a la Ley 13.305 del
año 1959 dispuso la creación del escudo el que comenzó a regir el 1 de enero del
año 1960 como moneda oficial. Este relevo se cimento en “el propósito de
dignificar la moneda deprimida por la inflación, al extremo de equivaler, en muchos
casos, a una fracción ínfima de las monedas de otros países” 19 . La crisis de las
divisas estuvo lejos de terminar para el año 1962 y así lo expresaron las palabras del
presidente Jorge Alessandri respecto al rol del congreso en esta crisis:
“Sin pretender ni remotamente rehuir la responsabilidad que esta corresponde al
gobierno y a los organismos dependientes de el –dijo-debo recordar que tampoco
he tenido en esta materia un adecuado concurso o respaldo por parte del
congreso”20 .
El Terremoto de 1960:
“Aquel 21 de mayo de 1960 Chile dormía, a las seis de la mañana, su sueño más
pesado. El viernes había sido el último día de trabajo y tendría 48 horas por
delante para el reposo y el jolgorio. Todavía en el sur no se había levantado las
primeras banderita chilenas para saludar las glorias de Prat, pero las niñas de las
escuelas habían almidonado sus delantales y los chicos los prado sus zapatos
porque habría desfile en las plazas y la maestra contaría la epopeya inolvidable.
Pero en algún sitio del destino de esta nación rocosa, y de mar bravío, estaría
escrito que su despertar sería brusco y atormentado”21 .

18

Carrasco, Camilo, “Banco Central de Chile 1925-1964: Una historia institucional”, Santiago, Banco
Central, 2007, pág.456
19
Carrasco, Camilo, op.cit, pág.457
20
El Mercurio, martes 22 de mayo, 1962.
21
Revista Ercilla, 25 de mayo, 1960, pág.2

13

Así comienza el relato sobre ese preámbulo que significara aquel 21 de mayo, un
día en que tembló continuamente como si de una advertencia de lo que vendría al
día siguiente el 22 de mayo del año 1960 se hubiera tratado, y es que lo que ocurrió
es hasta el día de hoy considerado como uno de los terremotos más grandes de la
historia y como el más devastador de la historia de Chile, pero este no fue solo un
terremoto con tsunami, además se presentó la erupción del Volcán Puyehue sumado
al desborde del Lago Riñihue producto del bloqueo al Rio San Pedro como
consecuencia de los deslizamientos de rocas de los cerros. Y si ese día 21 de mayo
tembló sin cesar, el día 22 significo la liberación de toda la furia de la naturaleza
sobre la existencia humana en las ciudades de Valdivia, puerto Montt, Llanquihue,
el Lago Todos los Santos, Chiloé, Osorno los cuales perdieron su postal de encanto
y ahora son pueblos de calles forradas y lugares de pesadilla, como puerto Saavedra,
Toltén y Queule desaparecidos22. Y es que la magnitud de este cataclismo es difícil
de imaginar aun cuando se sabe que las olas recorrieron cerca de 300 metros tierra
adentro, con una velocidad de 399 millas por hora (735 Km/hrs)23 borrando a
pueblos enteros del mapa.
Tan profundo fue el miedo de la catástrofe sucedida en los habitantes del sur, que
incluso tenemos un caso de sacrificio humano, específicamente de un niño, por
parte de una comunidad mapuche de Loncopulli cercana a Puerto Saavedra la cual
resulto completamente destruida por el tsunami. El acto de sacrificio fue llevado a
cabo por la Machi Juana María Namencura Añes, quien en sus palabras explico el
porqué de este acto:

“Tú tienes que saber que para un grande mal se emplea un remedio muy grande,
¡Animales eran muy poca cosa¡…. se necesitaba más grande”24 .

22

Ibídem. Pág.2
Revista Vea, 30 de junio, 1960, pág.10
24
Ibídem pág.12
23

14

Todo lo que circunda a una catástrofe es difuso25 , por eso luego del terremoto del
22 de mayo de 1960 se corrió el rumor de que Chile abandonaba su lugar como sede
del campeonato de futbol, un rumor alimentado desde Europa sobre todo por
naciones que deseaban obtener para si la sede, pero ante esta situación se idea un
plan de parte de Carlos Dittborn y Juan Pinto Duran que mantendrá la sede para
Chile, en esto se profundizara en el próximo capítulo.
Tenemos que el contexto histórico del Mundial del año 1962 pertenece a la primera
década de los 60’s, correspondiéndole políticamente el mandato de presidencia a
Jorge Alessandri debiendo enfrentar la catástrofe del sur en 1960 y el Mundial de
futbol del año 1962, mientras que en lo político su gobierno adhirió recordemos al
ALALC y a la “Alianza Para el Progreso” la que influyo junto a la Iglesia Católica
chilena gracias a la Carta Encíclica Papal “Mater et Magistra” del Papa Juan XXIII
en llevar adelante una reforma agraria, la que se expresa en la Ley N°15.020, que
viene a distribuir las tierras con el fin de hacer que “Todo propietario agrícola está
obligado a cultivar la tierra, aumentar su productividad y fertilidad, a conservar los
demás recursos naturales y a efectuar las inversiones necesarias para mejorar su
explotación o aprovechamiento y las condiciones de vida de los que en ella trabajen,
de acuerdo con los avances de la técnica”26 .
El gobierno de Jorge Alessandri desde 1960 a 1963, a través de la Corporación de
Reforma Agraria otorgo cerca de 1.500 préstamos por un total de 2 millones 504
mil 737,97 escudos 27 aparte de otorgar finanzas por un total de 1 millón 318.864,64
escudos a 508 familias campesinas las cuales mediante créditos o finanzas, han
podido comprar semillas, ganado por abonos, reparar sus casas, etc.
A pesar de que esta “primera” reforma agraria de Jorge Alessandri creo
instituciones para su desarrollo tales como la Corporación de la Reforma Agraria
(CORA) para supervisar el proceso de expropiación; el Consejo Superior de
Fomento Agropecuario (CONFSA) para garantizar el aprovechamiento eficaz de la
tierra; y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) para proporcionar
asistencia técnica y crediticia a los campesinos28.

25

Pavez Onetto, Mauricio, “Terremotos recordados, temblores olvidados. Interpretaciones sobre los orígenes
de la memoria telúrica en Chile”, “Revista de Geografía Norte Grande”, N°59, pág.188
26
Consultado en www.leychile.cl Ley N° 15.020 Art.1 fecha 21 de agosto 2015.
27
Corporación de la Reforma Agraria, “La Reforma Agraria Chilena Ley N° 15.020”, pág.7
28
Consultado en www.memoriachilena.cl 21 de agosto 2015.

15

Sera en esta década de los 60’s cuando veremos a un instrumento tecnológico, hoy
completamente común en los hogares, tener su masificación durante el gobierno de
Jorge Alessandri, nos referimos al televisor, el cual se verá fomentado por el
Mundial del año 1962 que lo ofrece en el mercado como la gran opción para
disfrutar de un partido, pero lamentablemente será el mismo Jorge Alessandri quien
entorpezca su desarrollo29 .
Es para esta década la televisión más un experimento que se encontraba en manos
de las universidades que un recurso masivo de comunicación, no existían canales ni
estatales o privados, solo canales universitarios que no tenían más de 8 hrs de
transmisión por día. Por lo que vender televisores suena ridículo cuando no se
contaba con canales que los pudieran transmitir.
La negativa del presidente Jorge Alessandri de impulsar la televisión en Chile se
debe básicamente a su desinterés, el que también se extendía al futbol, por lo que
ante las exigencias de contar con canales de televisión, tanto privados como
estatales, para desarrollar este medio como algo público y masivo fue una
oportunidad desaprovechada por el presidente, quien vio en la televisión una
exigencia innecesaria sobre el Estado tomando en cuenta la “crisis de las divisas” y
la inflación anteriormente explicadas, por lo que para Jorge Alessandri la vía para
superar la crisis se encontraba en incentivar el ahorro, promoviendo la austeridad,
restringiendo las importaciones y limitando la disponibilidad de dólares a la
población30. Por lo que la televisión fue visto por Alessandri en sus propias
palabras: “Somos un país pobre. La televisión es un derroche de ricos, una válvula
de escape de las divisas”31 , estas palabras del presidente dejan en clara su postura
respecto a la televisión, al calificarla como “derroche de ricos”, le otorga el estatus
de un despilfarro que solo unos pocos pueden darse, aunque esto evitara que la
publicidad inunde los diarios ofreciendo televisores de entre los que destaca un gran
número de marcas, “Televisores Lafayette, su vista se lo merece”, “Televisores
Silver Frank, le invitamos a ver la diferencia” (se destaca su origen alemán) ,
“Televisores ElDorado”, “Televisores Hitachi” , “Televisores Westinghouse” ,
“Televisores RCA” y muchos más de estos productos serán ofrecidos en casi cada
página de los periódicos de la época, destacando las procedencias europeas y
norteamericanas, la alta luminosidad de sus pantallas, las pulgadas y todo envuelto
en anuncios donde destaca el ideal de familia feliz frente al televisor.

29

Hurtado de la Luz, María, “Historia de la TV en Chile (1958-1973)”, Santiago, Ediciones Documentas,
pág.23
30
Ibídem. Pág.24
31
Ibídem. Pág.24

16

A pesar de la postura adversa del presidente Jorge Alessandri hacia la televisión, no
impidió que el Mundial de 1962 impulsara la venta de este aparato llegando a los 20
mil en todo el país, el inconveniente surge por la nula iniciativa del presidente sobre
este tema tomando en cuenta la realización de un evento de características
mundiales, aun así, va a suceder que los espacios públicos como bares y restoranes
contaran con un televisor, congregando a masas excitadas deseosas de ver a la
selección chilena, aquí se generara un fenómeno de apropiación y de pertenencia del
futbol como nunca antes se había visto en el país ya que el lograr llevar los partidos
de futbol a los hogares y espacios públicos, la transmisión emocional fue mucho
mayor que escucharla por radio.

17

1.
2.
3.

Capítulo II
“Un nuevo imaginario para la sociedad: “La Raza Chilena”
“El fenómeno del nacionalismo en el fútbol: masificación y
representación”.
“Imaginarios Sociales: la creación del ídolo-héroe deportivo”.
4.
“La Batalla de Santiago”.

1. “Un nuevo imaginario para la sociedad: “La Raza Chilena”
La masiva presencia de inmigrantes anglosajones, (escoceses, ingleses,
irlandeses, norteamericanos, etc.) en Valparaíso influyo en diversos factores,
principalmente el económico, pero también en el cultural del cual se extraerá el
gran aporte a la identidad chilena: el fútbol, deporte que como vimos en el
anterior capitulo será parte de un fenómeno de apropiación, primero por parte de
la elite chilena para luego adoptarse por las clases más populares. Esto genero
un proceso de apropiación, el que auspicio momentos de participación masiva,
los partidos de futbol y campeonatos donde se encuentran tanto los que juegan
como los que van a ver, todo esto se sintetiza en el sentimiento de pertenencia o
de múltiples pertenencias que genera esto, primero pertenencia al fútbol como
aficionado al deporte, y luego pertenencia al equipo, que genera identidades
locales, regionales, nacionales, étnicas, de clase, etc.
El fútbol llega al país en el siglo XIX por lo que se ve impregnada de su
mentalidad la cual durará hasta bien avanzado el siglo XX, y es que aquí destaca
el concepto de “raza chilena”. Cuando se hace referencia al concepto de “raza”
nos estamos refiriendo a una idea decimonónica surgida desde la intelectualidad
la que en un momento fue acompañada de sustento científico (recordemos que la
ciencia abalo la idea de razas superiores e inferiores por años). Pero en el caso
particular de la “raza chilena” esta no es una referencia literal al racismo
científico del siglo XIX, ya que en verdad hace más referencia a un significante
vacío32 que puede ser llenado con distintos rasgos, sean estos biológicos, como
psíquicos, culturales o sociales.

32

Subercaseaux, Bernardo, “Nacionalismo e identidad nacional en Chile. Siglo XX, Volumen I” , Santiago,
Centro de Estudios Bicentenario, 2010, pág.70

18

De esta manera es que entenderemos por “raza chilena” a una invención
emocional la que se convierte en una portadora simbólica de ciertos rasgos de la
nación, razón por la cual en el capítulo anterior colocamos énfasis en los
gobiernos de Arturo Alessandri Palma y de Pedro Aguirre Cerda, ya que fueron
ellos quienes vieron en el fenómeno del deporte una solución a los males que
aquejaban a la “raza”, males como por ejemplo el alcoholismo, las
enfermedades venéreas, la tuberculosis, el uso de drogas y enfermedades tales
como la epilepsia. Estos factores, alcoholismo, drogadicción y enfermedades
crónicas tales como la epilepsia, fueron considerados como potenciales
herencias patológicas en la génesis criminal33. Claramente esta visión
corresponde a un contexto de época determinado, el de ambos presidentes ya
mencionados, contextos coyunturales en el cual las ideas de eugenesia estaban
en boga, por lo que hablar de nación era hablar obligatoriamente de raza como
hablar de raza era hablar del sostén de la nación.
Esta raza chilena en una primera instancia no necesariamente respondió a un
discurso racial como los que eran posibles de encontrar en Europa, pero si ha
sido considerada en el marco étnico como asociada a la raza blanca o caucásica,
por ser recordemos esta la que durante el siglo XIX se mostró como la superior
y portadora de civilización. Por lo que la referencia a Chile como “nación
blanca” persistirá a lo largo de los años. Lo que deja de manifiesto esta
consideración de la raza chilena como blanca, es que para el Mundial de 1962
en el documento de la FIFA “Quien es Quien”, dicho documento era un folleto
que contenía datos esenciales para entender el desarrollo del campeonato así
como las características de cada país participante del torneo. Es en dicha sección
en donde se enumeran las características del país anfitrión del evento, ósea
Chile, entre la cual destacamos esta:
“Población: blanca de ascendencia europea; sin población de color ni mezclas;
la población más homogénea de las Américas.”34
Chile demuestra la necesidad de considerarse a sí misma como de mayoría
blanca, y aquí viene lo interesante que es cuando se resalta la carencia de
población de color (africana) y mestiza, haciendo énfasis en la
“homogenización” de su población o de su raza, la que sobresale como
característica por sobre el resto de los países de América Latina.

33
34

Allende, Salvador, “Higiene Mental y Delincuencia”, España, Ediciones CESOC, 1933, pág. 21-22
“Quien es Quien”, documento oficial FIFA, 1962, pág.72

19

“En Chile nunca ha habido negros”, esta ha sido una expresión popular
ampliamente difundida a lo largo de los años, expresión falsa ya que si existió
población africana en el país, pero no hubo en gran cantidad debido a lo costoso
que era adquirir esclavos durante la colonia35 . Esto no significa una inexistencia
de la presencia africana en el país, pero la leyenda ha persistido incluso hasta
bien entrado el siglo XXI.
¿Cuál habría sido la razón por la que Chile entregara datos a la FIFA donde se
da como característica del país tener una población blanca, sin población de
color ni mezclas? .Es esta la pregunta que nos surge luego de conocer lo que el
documento “Quien es Quien” nos entrega como dato oficial, lo que constituye
ciertamente una irrealidad para Chile, ¿Cuál habrá sido esta necesidad de
mentir? O puede ser que esto no haya sido percibido como una mentira, razón
por la cual radique en que los individuos, grupos y colectivos sociales le dan
sentido al mundo por medio de representaciones que construyen sobre la
realidad36 . Y es que Chile como país siempre ha tenido la necesidad de
representarse como una nación con fuerte influencia europea, queriéndole imitar
en muchos sentidos al Viejo Mundo sus costumbres y estilos de vida, de ahí que
en el país la gente se considerara como “los ingleses de América Latina” y si
además consideramos que para el Mundial de 1962, de las 16 selecciones
nacionales 10 provenían de Europa37 , mientras que las restantes seis eran
selecciones latinoamericanas, la necesidad de mostrarse como de igual a igual
con Europa era aún mayor.
Pero en esta “Inglaterra sudamericana” no todo era orden y blancura, surgiendo
voces de crítica ante esto recordándonos que no somos Europa, sino que
padecíamos de problemas propios de naciones atrasadas. Fue una de esas voces
de crítica la que dejo plasmada su opinión en el artículo que a continuación
transcribiremos dada la curiosidad que provoca leerlo. El artículo comienza
presentando un título atractivo el cual llama inmediatamente a la curiosidad por
lo controvertido y contradictorio que llega a sonar. El escrito es una ironía que
hace referencia a las malas costumbres de los chilenos. Entre estas referencia se
destaca la falta de cultura cívica y la presencia constante de la delincuencia
como peligro latente ante la llegada de turistas nacionales y extranjeros al país.

35

Arana Barros, Diego, “Historia General de Chile” Tomo III, Santiago, Editorial Universitaria, 1999, pág.99
Subercaseaux, Bernardo, “Nacionalismo e identidad nacional en Chile. Siglo XX, Volumen I” , Santiago,
Centro de Estudios Bicentenario, 2010, pág.70
37
Consultado en www.fifa.com 14 de septiembre 2015.
36

20

“Plegaria al Cogotero”38 .
“Uno de los grandes temores del gobierno y de las autoridades que tienen a
cargo el mundial, es el descredito que pudiera caer sobre el país a
consecuencia del desborde de la codicia comercial y una vorágine delictuosa.
Chile se juega su prestigio internacional, nos llaman los británicos de América
del Sur y ello constituye un homenaje a la bonhomía, a la sobriedad, a la
honestidad y a la flema inglesa, ¿Por qué no retener esa tradición?, pensando
en todo esto es que propusimos la plegaria al cogotero”.
Aquí debemos hacer un alto en la transcripción y es que cuando se habla de que
“nos llaman los británicos de América del Sur y ello constituye un homenaje a
la bonhomía, a la sobriedad, a la honestidad y a la flema inglesa”, es porque
esta idea de una raza chilena comparable con una “raza inglesa” está muy
presente como particularidad chilena, obligando a defender este “honor” de
cualquier potencial descalificador, generando una idealización primero de Gran
Bretaña como nación intachable donde sería imposible encontrar actos de
deshonestidad y desorden. Es por esto que el organizar un Mundial se convierte
en una lucha por mantener este prestigio, por mantener esto tan “británico” que
supuestamente nos caracteriza, no en vano se dirá que “el mundial fue una
cruzada nacional, un acto transversal y nacional, sin clases sociales”39 , algo
que implico a toda la nación, una victoria digna de un “sangre, sudor y
lágrimas” británico.
La “plegaria al cogotero” continua con las siguientes palabras:
“Señor, pensad en nuestro prestigio. No robéis, no asaltéis al transeúnte
visitante. Reprimid vuestra cleptomanía. Haced grata la permanencia de los
visitantes futbolistas. No abultéis la cuenta del restaurant, si os piden una
docena de manzanas, dad doce y no diez, no bauticéis el vino que os pidan.
Dejad tranquila la cartera del turista. Si sube a vuestro taxi, llevadlo con
presteza al lugar que os pide, sin marearlo con vueltas innecesarias. No abuséis
de su confianza, guiadlo por los hermosos caminos de nuestra capital y a las
subsedes y habéis contribuido a desvirtuar el desprestigio y a crear confianza,
gratitud y cordialidad hacia nuestro país”.

38
39

El Magallanes, sábado 5 de mayo, 1962. José Kramarenko.
O’Neill, Urrutia Luis, “Tómala, Metete, Remata”, Santiago, Ediciones B, 2012, pág.12

21

La “plegaria al cogotero” no deja de ser un texto de vital importancia para
entender una opinión crítica sobre los chilenos a pesar de ser un texto
claramente sarcástico, en este caso la utilización de la mofa sirve para captar la
atención y enviar un mensaje con un fin práctico, que es el de pedir que no se
cometan actos delictivos durante el torneo para no arruinar la “imagen país”. Lo
que impresiona del texto presentado es la idea de que somos los “británicos de
América del Sur”, pero solo en apariencia y no en “tradición” como menciona el
comienzo del artículo. Y es que nos da la gran impresión de que esta “raza
chilena” es oportunista, estafadora, poseedora de una “viveza” siempre
dispuesta a servirse del extranjero para conseguir beneficio personal, lo que
pone al turista y al visitante como potencial víctima no solo de los cogoteros o
“ladrones profesionales” sino que de gente común que ve la oportunidad de
cometer actos ilícitos.
Pero la “plegaria al cogotero” no fue la única alegoría al actuar poco ortodoxo o
“poco británico” de los miembros de esta raza chilena, a continuación tenemos
otro artículo encontrado en el mismo periódico El Magallanes. Este artículo es
aún más curioso que la anterior “plegaria al cogotero” porque se nos presenta un
entrevistado, al que se conoce por el nombre de “El Cicuta”, desconociendo si
es un personaje ficticio o si realmente existió, sobre el cual se deposita una
crítica desde una perspectiva negativa del chileno y el Chile que organiza el
campeonato mundial. A continuación los dejamos con “Cicuta y el mundial”40,
pero sin antes debemos mencionar que al comenzar la entrevista se nos deja leer
a modo de advertencia, por parte del periodista, que este “señor Cicuta” es “un
hombre cuya innegable inteligencia aparece entregada por un pesimismo
enfermo, al que hay que escucharle sin tomar sus ideas como dogmas”41 .

40
41

El Magallanes, sábado 28 de abril, 1962.
Ibídem, sábado 28 de abril, 1962.

22

El “Cicuta” comienza diciendo que “Santiago vive pendiente de las visitas del
mundial. Se empeña y hace toda clase de sacrificios para impresionar como la
familia provinciana siútica cuando espera la visita del santiaguino de
campanilla. Nos lavamos la cara y ponemos ropa nueva”. Esto en referencia a
que se dio comienzo de una campaña de embellecimiento de la ciudad de
Santiago, como la remodelación del Estadio Nacional, renovación de pintura en
algunos edificios, pero nada de esto será practico como prosigue el “Cicuta” en
su crítica, “Si los visitantes para el mundial carecen de auto propio, lo pasaran
mal. El problema de la locomoción es grave. Buenos Aires tuvo su
metropolitano con un millón de habitantes, aquí contamos con más de dos
millones de habitantes. Los excelentes proyectos para hacer el metropolitano
fracasaron por el eterno asunto de las coimas”.
Las críticas que hace este personaje hacia a la cultura casi “pueblerina” que
tiene el país de arreglarse para recibir al extranjero a fin de dar a conocer lo
mejor de sí es visto con espanto cuando habla de la precaria infraestructura de
Chile la que llegará a ser ineficiente para enfrentar el Mundial. Las críticas del
Cicuta continúan cuando este se refiere a los hoteles, señalando que: “El año
pasado no hubo turistas y los hoteles rechazaban pasajeros por estar llenos de
turistas chilenos. ¿Qué ocurrirá durante el mundial?, en Valparaíso, el único
turista en el hotel que yo pasaba, un argentino, hijo de españoles, me
preguntaba si podría encontrar en alguna parte un restaurante modesto con
vista al mar, como los que hay en Cádiz, Málaga, cosa de saborear un plato
marino, sin mayores pretensiones, pero me avergonzaba la idea de tener que
decirle la verdad. El caso es que en Valparaíso no existe nada parecido a lo que
el buscaba”42 .

42

Ibídem, sábado 28 de abril, 1962

23

El Cicuta continua en su ácida crítica contra Chile y el Mundial añadiendo que:
“Chile es actualmente el país más caro de Sudamérica. Si los hoteleros esperan
la llegada del mundial para resarcirse nos luciremos. La síntesis cultural de un
país, para el turista, es el individuo con que se topa por primera vez. El símbolo
de la cultura esta visible con el ciudadano que trata, en el avión, en el
aeropuerto, en la estación de ferrocarriles y en el hotel. Aunque sea vulgar el
modo de expresión de nuestra ausencia de cortesía, conviene recordar que en
las calles abundan las caras de perros. Sea dicho con perdón de los perros. Me
refiero a las caras agresivas, a los topones y pisotones y a la ausencia de
palabras sedantes como el “perdón”, el “disculpe”, etc. A veces uno sale
ilusionado y contento de su casa y al primer encuentro con un “jeta” nacional
beligerante ¡adiós ilusiones¡ y en el trole es atroz. Convendría enseñar al
público a ir en la calle por la derecha, a no escupir y a ponerse dientes”. La
mordaz crítica del Cicuta finaliza con estas palabras: “En Europa y en algunas
naciones Sudamericanas han puesto reparos al hecho de hacerse este
campeonato en Chile. Según ellos no estamos preparados para un acto de tan
grande envergadura”.
Tanto la “plegaria al cogotero” como la entrevista al “Cicuta”, ambas aparecidas
en el periódico El Magallanes, se manifiestan como feroces críticas las cuales
valiéndose del sarcasmo atacan a un Chile cuya auto percepción es la de ser
“británicos de América del Sur”, un Chile cuya auto percepción es la de ser
“blanca de ascendencia europea; sin población de color ni mezclas; la
población más homogénea de las Américas”. Pero lejos de cambiar y
desaparecer, estos tópicos se harán más fuertes, porque debemos considerar un
hito importante que fundamenta esta raza chilena como grande, y es el
Terremoto del año 1960 el cual causó estragos en cuanto a infraestructura y
fallecidos, llegándose a plantear en dicho momento la posibilidad de abandonar
la organización del Mundial. Esto habría sido catastrófico en el tema social,
habría significado una derrota sin luchar y no habría sido algo digno de esta raza
chilena con aspiraciones eurocéntricas que a si misma se ve reflejada como “los
británicos de América del Sur”, por lo que ante la ola de rumores el mismo
Carlos Dittborn envía un telegrama de urgencia a la FIFA con el siguiente
mensaje: “Chile reitera inquebrantable decisión de organizar copa del mundo de
1962”43 . Esta “inquebrantable decisión” se verá recompensada cuando Chile
logre el tercer lugar en el Mundial, siendo uno de los grandes logros deportivos
del país en años.

43

Matamala, Daniel, “1962, El Mito del Mundial Chileno”, Santiago, Ediciones B, 2010, pág.152

24

A modo de síntesis podemos señalar que la raza chilena siempre fue una
invención emocional, como tal nunca ha sido racional, aun cuando se colgaba de
supuestos fundamentos científicos para otorgar peso a que la raza chilena era
algo, pero bien podemos decir que es y siempre ha sido la expresión de la
necesidad de Chile y los chilenos por sentirse mucho más, razón por la cual
surge esta comparación con los ingleses quienes además son los que inventaron
y trajeron el futbol al país.
2. El fenómeno del nacionalismo en el fútbol: masificación y representación.
Para trabajar con el concepto de “nacionalismo” obligatoriamente debemos
primero entrar a definir lo que entendemos por “nación”. Y por nación
entenderemos a “una comunidad política imaginada como inherentemente
limitada y soberana”44 . Cuando dentro de la definición es mencionada la
palabra “imaginada” es “porque aun los miembros de la nación más pequeña no
conocerán jamás a la mayoría de sus compatriotas, no los verán ni oirán
siquiera hablar de ellos, pero en la mente de cada uno vive la imagen de su
comunión”45 . En este contexto es que cuando vemos a la multitud en el estadio
entonando al unísono el “grito de batalla”, escuchada en cada encuentro
futbolístico donde la selección chilena salió a jugar. Nos referimos al “Ceachei”,
el que los asistentes vitorean cubiertos de orgullo bajo un mismo ideal, el de
lograr la victoria. Esta multitud, que a pesar de no conocerse entre sí, y nunca
llegar a conocerse entre todos, aun así todos son capaces de unirse bajo el
mismo grito de lucha. Es en este grito, el “Ceachei”, que los chilenos saben que
están conectados con personas que jamás han vistos, pero que estos lazos
imaginarios estrechan extensas redes entre las distintas personas logrando un
vínculo que motiva una afinidad entre los pensamientos y las acciones. Esto lo
podemos constatar durante la “Batalla de Santiago”, cuando al comenzar el
partido era ya visible la animadversión hacia la selección italiana, la cual en un
vago intento por calmar los ánimos regala claveles rojos, los que son
inmediatamente devueltos por el público lanzándolos a la cancha. Este acto no
fue planificado sino que surge producto del sentimiento de ofensa por los
escritos de dos periodistas italianos sobre Chile, lo que causo en esta comunidad
imaginada de personas que nunca se han visto ni oído, un enfado colectivo al ser
menospreciada su comunidad.

44

Anderson, Benedict, “Comunidades Imaginadas: Reflexiones sobre el origen y la difusión del
nacionalismo”, México, Fondo de Cultura Económica, 1993,pág.23
45
Ibídem, pág.23

25

Por esta razón es que hacemos referencia a que “las comunidades no deben
distinguirse por su falsedad o legitimidad, sino por el estilo con el que son
imaginadas”46 . Razón por la cual si la nación chilena se presenta ante el mundo
como un “país de raza blanca, de ascendencia europea; sin población de color
ni mezclas; la población más homogénea de las Américas”47 , no la deslegitima
ni transforma en una “nación mentirosa”, sino que por el contrario revela el
intento de asimilación por parte de la nación chilena con las naciones europeas,
siendo así como Chile se imagina a sí misma. Pero así como la nación es
“imaginada”, también es “limitada” porque hasta la nación más grande y más
poblada del mundo posee fronteras limitadas pero elásticas, lo de la frontera
“elástica”, se puede inferir en la influencia de una nación de llegar más allá de
las fronteras meramente políticas logrando ser imaginada por otras
comunidades, un ejemplo de esto es la influencia del televisor en este mundial
que como vimos en el primer capítulo. El televisor llego a vender 20 mil
aparatos en el país, muchos de ellos adquiridos por restaurantes que congregaron
masas de espectadores que por primera vez en sus vidas vieron un partido de
futbol por televisión, permitiéndoles re-imaginar el mundo al ver a las
selecciones extranjeras, y permitiéndoles re-imaginar el futbol. Es además la
nación soberana, ya que “la garantía y el emblema de esta libertad es el Estado
soberano”48 . Por último diremos que a esta nación se le es imaginada como una
“comunidad” ya que “independiente de la desigualdad y la explotación que en
efecto puedan prevalecer en cada caso, la nación se concibe siempre como un
compañerismo profundo, horizontal”49, será este compañerismo, este
sentimiento de hermandad y fraternidad el que ha consentido grandes peleas,
matanzas y guerras en nombre de lo que es una comunidad imaginada, limitada
y soberana.

46

Op.cit , pág.24
“Quien es Quien”, documento oficial FIFA, 1962, pág.72
48
Anderson, Benedict, “Comunidades Imaginadas: Reflexiones sobre el origen y la difusión del
nacionalismo”, México, Fondo de Cultura Económica, 1993,pág.25
49
Ibídem, pág.25
47

26

3. Imaginarios Sociales: la creación del ídolo-héroe deportivo.
Cuando hacemos alusión a los imaginarios sociales, nos estamos refiriendo a
que estos son “referencias específicas en el vasto sistema simbólico que
produce toda colectividad y a través del cual ella se percibe, se divide y elabora
sus finalidades”50. Por lo que los imaginarios sociales se constituyen como
configuraciones que se otorga la sociedad o la comunidad a si misma sobre cuál
es su fin, que es lo que desea, que es a lo que aspira y que es lo que busca, así de
este modo, “a través de los imaginarios sociales, una colectividad designa su
identidad elaborando una representación de sí misma; marca la distribución de
los papeles y las posiciones sociales; expresa e impone ciertas creencias
comunes, fijando especialmente modelos formadores como el del “jefe”, el del
buen “súbdito”, el del “valiente guerrero”, el del “ciudadano”, el del
“militante”, etc.51 Es dentro de este imaginario social de donde la figura del
futbolista se destaca convirtiéndose en la figura de “ídolo”, a la cual muchos
desean aspirar, depositando sueños de victoria y de representante de la nación,
porque a diferencia con el “ídolo” proveniente de la música, del cine o del
teatro, el “ídolo futbolista” reúne las condiciones del “héroe mítico”52 debido al
carácter agónico de la lucha, de triunfo y derrota, que es propio del universo de
los deportes. Es gracias a esta lucha, a este enfrentamiento, que solo el
deportista dedicado al futbol puede llegar a ser un “héroe” porque es quien va en
representación de una comunidad y su éxito depende de la derrota y fracaso del
otro, lo que llena de orgullo al campeón. Esto es lo que plantea Ronaldo Helal
sobre el futbolista al tomar de Joseph Campbell el concepto de “héroe”, así para
Helal el futbolista se convierte en este héroe mítico donde “debe actuar para
redimir a la sociedad, proveniente del mundo cotidiano se atreve a enfrentarse
a obstáculos considerados insuperables los cuales logra vencer para regresar a
casa y compartir sus logros con sus similares”53 .

50

Baczko, Bronislaw, “Los Imaginarios Sociales: Memorias y esperanzas colectivas”, Argentina, Ediciones
Nueva Visión, 1991, pág.28
51
Ibídem, pág.28
52
Helal, Ronaldo, “Idolatria e Malandragem: a cultura brasileira na biografia de Romario” , articulo extraído
de “Futbologias: Futbol, Identidad y Violencia en América Latina” , Pablo Alabarces (compilador), Buenos
Aires, CLACSO, 2003, pág.225
53
Ibídem, pág.225

27

Es por esta razón que “la característica del héroe-ídolo acaba por transformar
el universo del futbol en un terreno extremadamente fértil para la producción
de mitos y ritos relevantes para la comunidad”54 . Este Mundial del año 1962
no será la excepción en cuanto a ser un terreno fértil para la producción de mitos
y ritos para la comunidad de habitantes del país. Es así como los futbolistas
chilenos pertenecientes a la selección nacional que participaron en el Mundial
del 62’, devienen en “ídolo-héroes” representantes de una comunidad imaginaria
y depositarios de una idea de raza portadora simbólica de ciertos rasgos y
expectativas sociales que se enriquecen con las narraciones de sus hazañas y
vidas.
Esta visión impuesta sobre la figura del futbolista se nos manifiesta en la
sociedad la cual considera al deportista como un modelo a seguir e imitar. Es
esta misma sociedad la que envuelta en una serie de rito hace partícipe a todo
aquel involucrándolo en el juego. Ya para el año 1962, el juego estaba bastante
extendido al punto de que “existen una infinidad de clubes en todos los
pequeños pueblos y en los más apartados centros agropecuarios. Con
frecuencia se dinamizan campeonatos regionales, vigorizadores de la raza,
haciéndose más fuerte los lazos de fraternidad humana”55 . Estas palabras
destacan algo visto en el primer capítulo, la “vigorización de la raza”, de vital
importancia para los gobiernos de Arturo Alessandri Palma, quien construyo el
Estadio Nacional en 1938, y para el gobierno sucesor de este, Pedro Aguirre
Cerda con su programa “Defensa de la Raza y Aprovechamiento de las Horas
Libres”, el que busco a través del deporte una suerte de sanidad social al
promover la vida sana y el alejamiento de los vicios y malas costumbres. Y si
bien los gobiernos posteriores al de Pedro Aguirre Cerda no pusieron demasiado
énfasis en estas visiones de raza y deporte, vemos por parte de la comunidad una
continuidad manifestada en lo cotidiano como cuando “nunca falta un director
de escuela o dueño de fundo para prestar de inmediato su más decidida
colaboración, bien para donar premios o bien para ceder algún predio para sus
frecuentes prácticas”56 . Con lo anterior se nos manifiesta que para el año 1962
el futbol era ya una práctica generalizada y aceptada de manera transversal en la
sociedad.

54

Op.cit, pág.226
Revista En Viaje, 5 de junio, 1962, pág.5
56
Ibídem, pág.5
55

28

Es por esto que cuando se da una interacción social donde alguien dice –“No te
olvides, Facundo ¡El domingo tenemos partido que jugar….”57 , estamos ante la
generación de un proceso complejo de sociabilización donde “el joven
campesino se aleja entusiasmado, casi sin mirar los eglógicos paisajes,
pensando en el deportivo encuentro del domingo, donde tal vez encontrara a su
novia o vivirá su primer idilio, mientras algún grupo se preocupa del asado al
palo y de las jugosas empanadas fritas”58 . Un partido de fútbol es una instancia
de creación, de múltiples vivencias, donde es posible ganar diversas
experiencias, y se genera un encuentro con el otro, siendo posible adquirir y de
engendrar identidad, todo esto influenciado dentro de un contexto patrocinado
por el juego.
Este proceso que venía viviendo el futbol chileno pre-Mundial es posible verlo
manifestarse a través de la defensa realizada por la prensa chilena a la selección
nacional cuando esta se encontraba de gira europea sufriendo terribles derrotas
en algunos encuentros, lo que causo una ola critica al futbol nacional donde se
remarcaba su inferioridad en comparación con algunas naciones como Francia,
Alemania e Irlanda. Ante esto se llegó a expresar que “decíamos que no existe
razón alguna para que Chile, país pequeño de escasa población y modestos
recursos, supere en actividad alguna a las viejas naciones europeas, dueñas de
seculares tradiciones, con un pasado y un presente ricos en estimulantes
factores impulsores de todo orden”59 . Un partido de futbol genera instancias y
más aún cuando se trata de la selección nacional, representante de todos los
chilenos, por lo que sus derrotas son un sentir generalizado en la población,
surgiendo el pesimismo alimentado por la prensa, esto afecta a la comunidad
imaginada de personas haciendo que una derrota sea la derrota de todos. La
prensa ayudo en gran manera al marcar una visión de imposibilidad de éxito de
Chile frente a naciones más antiguas en el juego, pero con la victoria chilena
sobre Rusia el país se clasifica semifinalista del campeonato mundial de futbol,
logrando así el futbol a dilucidar la visión de país pequeño, pobre y alejado, la
visión de país propenso a la derrota, convirtiéndose en una nación orgullosa
capaz de vencer a gigantes y ante esto “aquellas razones esgrimidas para
justificar y explicar las derrotas sirven pues de nuevo para dar verdadera
proporción a la hazaña cumplida por los futbolistas de nuestro país”60 .

57

Op.cit, pág.5
Ibídem, pág. 5
59
Revista Estadio, 14 de junio, 1962 , N°994, pág.1
60
Ibídem, pág.1
58

29

Aquí volvemos a la figura del futbolista como “ídolo-héroe” quien se encuentra
realizando hazañas y librando grandes batallas, siendo una de las más grandes hasta
ese momento la de derrotar a Rusia la que fue descrita como “una lucha entre
David y Goliat, donde 21 millones de kilómetros cuadrados, mayor superficie de
Europa entera, en contraste con los 742 mil kilómetros cuadrados de nuestro
territorio, 288 millones de habitantes frente a los 8 millones de chilenos, un millón
y medio de jugadores inscritos en Rusia, frente a los 69.300 registrados en clubes
chilenos”61 . Al momento en que se realiza una comparación de naciones en base a
la extensión territorial y número de habitantes, considerándose más inscritos en
clubes en ambos países, se hace alusión a los límites de cada comunidad imaginada,
donde los de Chile claramente son menos a los de Rusia, pero que está tomando el
termino de raza llenándola de un significado de valentía, de arrojo, de coraje y
fuerza que refuerza al colectivo y al futbolista. Esto toma tono político cuando se
expresa que “la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas mira hacia la actividad
deportiva como hacia un campo propicio para aumentar los efectos de la
propaganda de tipo político en que se encuentra empeñada. Con este propósito el
Estado en Rusia no solo vela por la buena marcha de la actividad deportiva en la
población, sino que hace pesar toda clase de recursos para que el deporte ruso
progrese y ofrezca al mundo una muestra más de lo que pretende ser una
superioridad total”62 . Con estas palabras se redunda en el triunfo al cual se le
adhiere una categoría política mencionando que el deporte soviético es instrumento
de propaganda y que “en Chile el deporte vive su propia vida sin gran
preocupación del Estado. Es una actividad particular que se sustenta con sus
propios recursos. Solo el profesionalismo en el futbol ha permitido el aporte de
mejores recursos”63 .

61

Op.cit, pág. 1
Ibídem, pág. 1
63
Ibídem, pág. 1
62

30

Recordemos que el Mundial de 1962 a raíz del terremoto del 22 de mayo de 1960,
se puso en riesgo llegando a plantearse el abandono de sede del evento, pero se
decidió continuar adelante, y fue luego de una serie de conversaciones con diversos
actores políticos que no llegaron a buenos resultados que el mismo Carlos Dittborn
plantea a cada ciudad que desee ser subsede lo sea, pero bajo condición de que debe
financiarse por cuenta propia con sus propios recursos la participación en el
campeonato64 . Esto trae una serie de complicaciones dada la cantidad de
municipios pobres, ante esta dilema Dittborn mirara al sector privado como
potencial promotor para sacar adelante el mundial, algo que solo ocurrió en el
Mundial del 62, que fue un campeonato donde el Estado no involucro gastos en el
evento, excepto la remodelación del Estadio Nacional que ya estaba programada de
mucho antes, por lo que este mundial, fue un mundial privatizado, por eso la hazaña
de ganarle a Rusia o mejor dicho a la Unión Soviética, además de pasar a
semifinales, se enmarca en el contexto de la lucha de capitalismo vs comunismo,
recordemos que estamos en plena Guerra Fría, y 1962 será conocido por ser el año
de la “Crisis de los Misiles” . Pero a pesar de lo positivo de haber realizado un
mundial de futbol luego de una catástrofe como la de 1960, esto no significa que el
evento cumpliera con todas las expectativas estructurales, de 8 sedes que la FIFA le
pedía a Chile, solo se llegó a contar con 4 sedes que fueron Arica, Rancagua,
Santiago y Viña del Mar, las que lograron métodos de financiamientos gracias al
casino de Viña del Mar, la participación de la Braden Company dueña de la mina El
Teniente que ayuda a Rancagua a ganarse un espacio, Santiago que por ser la capital
automáticamente ya era sede principal, quedando Arica, que logro autofinanciarse
gracias al puerto, no en vano se dijo que “mucho nos esforzamos por organizar este
magno torneo. Mucha gente trabajo, salió de su vida habitual y sufrió durante el
periodo de gestación. Un gran esfuerzo colectivo debió desplegarse para hacer
realidad la idea de Ernesto Alvear. Costó la vida a Carlos Dittborn. Nada hay tan
valioso como la vida de un hombre; sin embargo, este panorama ligeramente
esbozado en estas líneas hará reflexionar, sin duda, a nuestros hombres de
gobierno. Les ha mostrado a ellos, tan indiferentes hasta ahora, como es de
importante el deporte, como a través de él se proyecta un país hacia el exterior,
llamando la atención del mundo con sus virtudes. Ya no será posible poner oídos
sordos a sus demandas” 65 .

64
65

Matamala, Daniel, “1962, El Mito del Mundial Chileno”, Santiago, 2010, Ediciones B, pág.155
Op.cit, 14 junio, 1962, pág.1

31

Este fue un mundial impulsado por Carlos Dittborn, Ernesto Alvear, Juan Pinto
Duran y Juan Goñi, pero principalmente por iniciativa personal de Carlos Dittborn
siendo desde el principio una empresa casi privada la obtención de Chile como sede
cosa que le fue otorgada en el año 1956 que se transformó en un mito, del cual
hablaremos más adelante.
La participación política en este mundial fue precaria por no decir casi nula,
principalmente por parte del presidente Jorge Alessandri quien demostró desinterés
por el campeonato desde el principio el cual se acrecentó con el terremoto de 1960
ya que dada la coyuntura era más importante reconstruir el sur del país, esta actitud
cambiara un poco ante la estrategia planteada por Carlos Dittborn y por la donación
que la FIFA realizara al presidente Alessandri de unos 22 mil dólares66 con el fin de
ayudar al país a realizar el campeonato y no abandonarlo, este donativo lo consiguió
la FIFA pidiéndole a las federaciones de futbol, que reservaran el 1% de los
beneficios de los encuentros internacionales, esta donación fue también influenciada
por el discurso del 21 de mayo de 1962 cuando señala “ el gobierno está
debidamente compenetrado de la responsabilidad que ha asumido el país al aceptar
la delicada misión y es por ello que ha puesto al servicio de esta empresa, que no es
sencilla, todos los medios que hagan posible la realización exitosa de este
campeonato”67 , pero el país no estaba bien económicamente, así como vimos en el
primer capítulo, por culpa de la denominada “Crisis de las Divisas” que se
caracterizó por el agotamiento en las reservas de dólares que afectaron en el pago de
la deuda externa como la adquisición de materias primas como de importación de
bienes, resultando de esta crisis como medida especial del gobierno el cambio
monetario, de peso a escudo en el año 1959 la que empezó a regir en 1960, pero la
crisis económica para 1962 se encontraba lejos de terminar, y a pesar de un gran
cataclismo como el terremoto de 1960, se tenía razones de más para haber
renunciado al evento, ¿por qué no se renunció al mundial? , el acto de continuar con
este campeonato adelante no se debe a un repentino amor de Jorge Alessandri al
futbol, es como sugirió Umberto Eco cuando dijo que “hay algo que ningún
movimiento estudiantil, ninguna revuelta urbana, ninguna protesta global o lo que
sea podrán hacer nunca, aunque lo consideraran esencial: invadir un campo
deportivo en domingo”68.

66

El Mercurio, 25 de mayo, 1962.
Discurso presidencial 21 de mayo, 1962
68
Eco, Umberto, “La Estrategia de la Ilusión” , Editorial Lumen, Barcelona, 1999, pág.101
67

32

Es porque el imaginario social no se lo hubiera permitido, ni a Alessandri ni a
Dittborn abandonar el mundial, ni a pesar del terremoto de 1960, ni la crisis
económica, ya que este a evento la colectividad le designo su identidad, la de una
gran hazaña, elaborando una representación de sí misma, la de un pueblo que unido
consiguió llevar adelante un campeonato mundial, que a pesar de ser considerado
por algunos como “el peor mundial de la historia”, para esta comunidad imaginada,
que es la nación, a pesar de que la totalidad de sus habitantes nunca llegara a
conocerse entre sí pero en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión que
se expresó a través del “Ceachei” , de gritar gol en el estadio o en un restaurant
viendo la televisión al salir en tercer lugar del mundo.
Y es porque el campo de futbol ha devenido en “campo santo”, se puede realizar un
ataque a vehículos de la policía con cocteles molotov, se podrá ocupar una iglesia, y
solo habrá algún obispo que proteste y algunos católicos, se podrá ocupar la sede de
un partido político, y los demás partidos políticos pensaran que se lo merece. Pero si
alguien ocupase un estadio, aparte de las reacciones inmediatas, nadie seria
solidario69 . Así como de realizarse el ataque a un estadio lo más probable es que
este terminaría en linchamiento. El estadio es un espacio de socialización, de
congregación, diversión y contenedor de fuertes emociones, es donde se logran
reunir las clases sociales, las razas, a la vez que es un espacio de enfrentamiento,
donde la “lengua sagrada del futbol es el balón que permite posibilidades de
imaginar el mundo a partir del juego como enfrentamiento ritual de opuestos, es
aquí, de la competencia, donde la realidad se materializa en el espacio para la
batalla, el estadio, por lo que el futbol es predominantemente un hecho visual y
auditivo, el futbol esta creado para ser visto por una multitud”70 .

69

Eco, Umberto, Op.cit , pág.101
Santa Cruz, Eduardo, “Origen y Futuro de una pasión: Futbol, cultura y modernidad”, LOM ediciones,
1995, pág.23
70

33

4. “La Batalla de Santiago”.
“Lo que está a punto de ver es la exhibición de futbol más estúpida, vergonzosa,
horrorosa y patética posiblemente en la historia de este deporte. Chile contra
Italia. Esta es la primera vez que estos países se ven la cara, esperamos que sea
la última. El escudo nacional de Chile reza “Por la Razón o la Fuerza”. Hoy
los chilenos se prepararon para jugar razonablemente. Los italianos solo
usaron la fuerza. Y el resultado fue un desastre para la Copa del Mundo. Si
queremos que el Mundial sobreviva como hasta ahora alguien debe poner punto
final a espectáculos como el de esta tarde, y después de ver el resumen del
partido seguramente usted pensara que en el futuro equipos que se comporten
de esta forma deberían ser expulsados inmediatamente del campeonato” 71 .
Con estas palabras el comentarista británico David Coleman 72 se refería al
encuentro entre Chile e Italia efectuado el 2 de Junio de 1962, el que paso a la
historia con el nombre de “La Batalla de Santiago” dada la violencia que
predomino durante todo el partido. La razón de la violencia que se manifestó
durante el encuentro fue a causa de los artículos publicados por dos periodistas
italianos, Antonio Ghirardelli del periódico “Il Resto del Carlino” de Bologna, y
Corrado Pizzinelli del periódico “La Nazione” de Florencia, quienes se
manifestaron despectivamente sobre Chile, donde en uno de sus artículos se
refirieron a Santiago como “El símbolo triste de uno de los países
subdesarrollados del mundo y afligido por todos los males posibles:
desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria”73. Estas
palabras escritas por los periodistas italianos, fueron traducidas al español y
reproducida por la prensa chilena causando un enfado colectivo contra la
selección italiana caldeando los ánimos de todos previo al partido.

71

Extracto de documental británico sobre el partido Chile vs Italia de 1962.
“The greatest-ever European Cup thrashings”, Visto en The Guardian.com, 28 de septiembre, 2015.
73
Wernicke, Luciano, “Historias insólitas de los Mundiales de Futbol: Curiosidades y casos increíbles de los
Mundiales de Futbol, de Uruguay 1930 a las puertas de Brasil 2014”, Editorial Planeta, 2010, pág.114
72

34

La respuesta de la prensa chilena no se hizo esperar añadiendo que
“Desgraciadamente, dos periodistas italianos, dueños de una irresponsabilidad
peligrosa, transmitieron a Italia informaciones malévolas y ofensivas para
Chile, país que había hecho grandes y exitosos esfuerzos por presentar un
cuadro digno del evento mundial que comenzaba a realizarse. Desde nuestras
columnas, al saberlo, declaramos que esos dos periodistas debían ser enemigos
de la suerte de su escuadra azul, desde que, en forma tan descabellada, estaban
procurando alterar el risueño cuadro de simpatía que ofrecía Chile a los
visitantes de Italia. Como era de temer, desde las aposentadurías del Estadio
Nacional no se expresó una reacción simpática hacia los jugadores italianos,
los cuales reaccionaron de manera antideportiva, y en tal forma que el
encuentro derivo en una casi reyerta, de contornos muy desagradables” 74 .
La Batalla de Santiago viene a significar la síntesis de todas las ideas planteadas
a lo largo del capítulo, ideas de raza, de nacionalismo y de imaginarios sociales,
todos convergen en esta cita cuya expresión preponderante fue la violencia
física que atravesó todo el encuentro deportivo llegando a intervenir la policía.
Y es que nada más humillante para nación anfitriona que el ser calificada de
“símbolo triste”, de subdesarrollada, “afligida por todos los males posibles”,
descrita como un lugar donde la desnutrición, alcohol y prostitución junto a
otras crisis sociales es su carta de presentación al mundo, y no es que estas cosas
no existieran en Chile, porque si existían, sino que lo enardecedor para muchos
primero fue que la selección italiana era muy respetada en el país antes de estos
eventos como bien dejan en claro estas palabras: “Cuando hicimos el enfoque
previo a la Copa del Mundo, señalamos la concurrencia de Italia como una de
las atracciones máximas de esta competencia. Dijimos que este tendría que ser
el mejor mundial, porque contaba con el mejor núcleo de finalistas de toda la
historia. Y entre ellos, los italianos eran los destinados a confirmar esta
jerarquía”75 .

74

La Nación, 17 de junio, 1962, Revisado en “La Fiesta Universal: El Mundial del 62”, Huidobro Damm,
Diego, pág.11
75
Revista Estadio, 14 de junio, 1962, N°994, pág.27

35

El sentimiento era el de sentirse traicionados, para Chile la llegada de la
selección italiana era una muestra positiva del campeonato que se estaba
organizando, en especial considerando que a su arribo, la colonia italiana de
Chile se volcó a las calles con un gran recibimiento que acompaño al bus de la
selección hasta el lugar reservado para su estadía, la “Escuela de Aviación
Capitán Manuel Avalos Prado”, que puso a disposición las dependencias del
recinto y sus instalaciones, dándoles la bienvenida oficial con una ceremonia de
homenaje a los héroes de la aviación chilena, donde los pabellones chileno e
italiano estuvieron juntos, más una ofrenda floral por parte de Italia al
monumento76 . El nivel de humillación para Chile era alto, su comensal más
respetado hablo mal de él ante el mundo, y como si fuera poco, “la delegación
italiana no hizo nada por destruir el clima enrarecido que se iba formando a su
alrededor. Por el contrario; se aisló en su concentración, sin fomentar el más
mínimo contacto humano, que hubiese ayudado a suavizar asperezas”77 .
Chile en el año 1962 era un país que tenía un 17% de analfabetismo en la
población, la mortalidad infantil era de 109 casos por mil nacidos vivos, el 44%
de los hogares urbanos disponía de agua potable, el 10% de la población rural
contaba con agua potable, 8 de cada mil habitantes eran dueños de un
automóvil78 . En comparación a una nación europea como Italia, Chile estaba en
condiciones muy inferiores de infraestructura, pero el chileno, como
colectividad, no se designaba a sí mismo un rol de “símbolo triste del
subdesarrollo”, que obligatoriamente lo colocaba como un representante
marginal, es por eso que las palabras que le adjudican los periodistas italianos de
prostitución, analfabetismo, alcoholismo, desnutrición y miseria, calan tan
hondo, “porque aun los miembros de la nación más pequeña no conocerán
jamás a la mayoría de sus compatriotas, no los verán ni oirán siquiera hablar
de ellos, pero en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión”79 .

76

El Mercurio, 18 de mayo, 1962.
Op.cit, 14 de junio, 1962, N°994, pág.27
78
El Mercurio, “Nuestro Mundial 1962: 50 años de historia”, junio, 2012, pág.21
79
Anderson, Benedict, “Comunidades Imaginadas: Reflexiones sobre el origen y la difusión del
nacionalismo”, México, Fondo de Cultura Económica, 1993,pág.23
77

36

Esta comunidad imaginada, de personas que nunca se conocerán, pero que se
sienten parte de un gran colectivo, deja al desnudo el vínculo existente de
compañerismo que consentirá el actuar beligerante del público, y es que los 66
mil hinchas que estaban en el Estadio Nacional el 2 de junio de 1962 para el
encuentro Chile vs Italia, era imposible que se conocieran todos entre sí, pero
aun así en la mente de cada uno de aquellos hinchas, la imagen de comunión
estaba muy viva. Es por esto que se rumoreo que el jugador Enrique Omar
Sívori 80 , nacido en Argentina y nacionalizado italiano, se habría negado a
participar en el encuentro por temor a lo que podía suceder.
“Desde que existen palabras para designar la lucha y para designar el juego,
fácilmente se ha denominado juego a la lucha”81 , y es que el partido de futbol
fácil pasaría como simulación de guerra, la cancha es el campo de batalla donde
se enfrentan dos equipos o ejércitos en un estadio que perfectamente podría
pasar por coliseo, pero el partido no es una batalla que busque la muerte del
contrincante, y es que “cualquier lucha vinculada a reglas limitadoras porta ya,
por este ordenamiento regulado, los rasgos esenciales del juego, y se muestra
como una forma de juego especialmente intensa, enérgica, y muy clara”82 .
Quizá esto fue algo de lo que falto durante la “Batalla de Santiago”, un
encuentro marcado por una gran cantidad de faltas, (la primera ocurrida a los 30
segundos de iniciado el juego) y como hemos visto, presidido por la polémica
generada a partir de los artículos de dos periodistas italianos, algo que casi
genera un conflicto diplomático. Fue tal la magnitud de faltas cometidas, y de
golpes propinados, que en más de una ocasión entro carabineros a la cancha, en
especial cuando el árbitro expulsa al jugador italiano Giorgio Ferrini, quien no
quería salir de la cancha, por lo que la selección italiana comenzó una serie de
alegatos al árbitro, momento en que el hincha hace ebullición en el Estadio
Nacional, los silbatos, pifias, y gritos inundan un partido que recién en 15
minutos acumula una gran cantidad de faltas.

80

Wernicke, Luciano, “Historias insólitas de los Mundiales de Futbol: Curiosidades y casos increíbles de los
Mundiales de Futbol, de Uruguay 1930 a las puertas de Brasil 2014”, Editorial Planeta, 2010, pág.115
81
Huizinga, Johan, “Homo Ludens”, Alianza Editorial/Emece Editores, Madrid, 2007, pág. 117
82
Ibídem, pág.117

37

“Una Copa del Mundo debe servir de estímulo y ejemplo en todos los aspectos,
y muy especialmente en el campo de juego. El público, el jugador, el hincha,
sueña años y meses con el espectáculo aguardado, en la convicción de asistir a
lo mejor, con la certeza de una visión perdurable, con el íntimo anhelo de
atesorar esos recuerdos en el cofre de lo más valioso. Y grande es la desilusión,
cuando esa visión, ese espectáculo y ese anhelo se transforman en un futbol de
reyerta, con escasos asomos de técnica y el más declarado espíritu guerrero”83
. La raza chilena, portadora de la carga simbólica del guerrero, se hizo presente
ya que en ningún momento se ve una actitud de menoscabo ante el rival
europeo, por el contrario, tener un rival como Italia, le significo a Chile
demostrar que estaba apto para enfrentarse con los grandes, así Chile salió a
enfrentarse a este gigante ganando el encuentro desatando la euforia de los
asistentes, una algarabía pocas veces vista, y es que como dijo Antonio
Ghirardelli del periódico “Il Resto del Carlino” : “Un campeonato del mundo a
trece mil kilómetros de distancia: una locura. Chile es pequeño, pobre y
orgulloso. Ha aceptado organizar esta edición de la Copa Jules Rimet, en la
misma forma que Mussolini acepto que nuestra aviación fuera a bombardear
Londres. La capital dispone de setecientas camas. El teléfono no funciona. Los
taxis son tan raros como los maridos fieles. Un cablegrama a Europa cuesta un
ojo de la cara. Una carta aérea demora a lo menos unos cinco días…” 84 . Y es
que las palabras de Ghirardelli describen mejor lo que es Chile, una tierra
marcada por la lejanía geográfica de los grandes centros de desarrollo, pero en
especial esta frase: “Chile es pequeño, pobre y orgulloso”, que mejor
descripción realizada que esta, quizá hirió la susceptibilidad de muchos el darse
cuenta de que no somos Europa, pero ahí radica la grandeza de haber realizado
este “mundial a la chilena”, sin grandes recursos, sin gran tecnología, casi sin
camas ni taxis, con un presidente desinteresado, y es que recordemos: “las
comunidades no deben distinguirse por su falsedad o legitimidad, sino por el
estilo con el que son imaginadas”85 . Y en este caso los chilenos se ven a sí
mismos como casi de igual a igual con los europeos, por lo que el ser
considerados subdesarrollados con todos los defectos que esto conlleva, viene a
significar la gran afrenta a quien se le tomo como por casi hermano. Y debemos
considerar las palabras del otro periodista italiano que ayudaron a encender la
hoguera de la polémica, las palabras de Corrado Pizzinelli del periódico “La
Nazione”, se destacan por ser más críticas partiendo por su título ¡Guerra
Mundial! , el que transcribimos a continuación:

83

Revista Estadio, 7 de junio, N°993, 1962, pág.2
El Mercurio, “Nuestro Mundial 1962: 50 años de historia”, junio, 2012, pág.81
85
Anderson, Benedict, “Comunidades Imaginadas: Reflexiones sobre el origen y la difusión del
nacionalismo”, México, Fondo de Cultura Económica, 1993, pág.24
84

38

“… Desde que estoy en Chile tengo la curiosa sensación de llevar el mundo
sobre mis espaldas. Se le siente encima igual que la tristeza de los habitantes, y
ello provoca un malestar curioso que se agrava por los enormes saltos de
temperatura. Ayer a la mañana el termómetro marcaba 4°; a las 14:00 hrs más
de 29°. La sangre se torna torpe y parece faltar en las venas, y después de
permanecer algún tiempo en Chile uno se siente extraño a todo y a todos. El
virus de la lejanía más abandonada, más solitaria, más anónima, se mete en el
ánimo de todos y creo que ello incidirá en el estado anímico de los atletas…
Desde que estoy en Chile me parece estar condenado a vivir en esta tierra triste
y fantástica… Las mismas muchachas chilenas, tan famosas en el mundo por su
gracia y donaire y tan a menudo comparadas con las turinesas, tienen muy
poco de ellas… La realidad de esta capital, que es el símbolo triste de uno de
los países subdesarrollados del mundo y afligido por todos los males posibles:
desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria…. (Santiago) no
es en absoluto una ciudad fascinante, sin grandes monumentos ni recuerdos
históricos, sin palacios que destaquen, sin una nota de arte o cachet, como
dicen muchos en el lenguaje mundano: es amable y simple en la resignada
tristeza de las poblaciones de la periferia, las que están abiertas a
contraposición con aquellos centros residenciales, donde excelentes arquitectos
han construidos chalets y casas dignas de adornar un libro de arte moderno.
Santiago, con su pequeño centro europeo; sus boîtes, que ofrecen espectáculos
de “picaresque”, esto es, striptease, ejecutado por chilenas, francesas,
alemanas o italianas; con sus cines y con sus grandes teatros, tiene un no sé
qué chocante…86
Los ánimos el día del partido ya estaban exaltados para cuando en un “gesto de
amistad”, los futbolistas de la selección italiana se acercan lanzando claveles
rojos al público, los cuales son devueltos en medio de escupos e improperios,
este acto lejos de calmar los ánimos los cabreo aún más, transformando al
hincha en un espectador sediento de venganza, y al futbolista en un “ídolohéroe” depositario de todos estos anhelos de la comunidad que estaba esperando
de ellos, por eso la victoria chilena fue casi una obligación, y fue esta victoria la
que los alzo a la categoría de leyendas, unas leyendas que alcanzaron la victoria
a golpes… literalmente, el hecho ocurrió cuando el jugador chileno, Leonel
Sánchez, hijo de un ex boxeador, le propino un golpe de puño certero al jugador
italiano Mario David derribándolo en el acto, esta golpiza se suma a la patada
que propino el italiano Giorgio Ferrini al chileno Honorindo Landa, hecho que
provoco la expulsión del italiano quien a la negativa de retirarse del campo,
termino siendo escoltado por carabineros fuera de la cancha.
86

El Mercurio, “Nuestro Mundial 1962: 50 años de historia”, junio, 2012, pág.81

39

El árbitro británico Ken Aston, quien dijera: "Yo no estaba arbitrando un
partido de fútbol, yo estaba actuando como árbitro de unas maniobras
militares" 87 . Merece una mención aparte. Siendo árbitro en el partido inaugural
del Mundial, que enfrento a Chile vs Suiza, resultando ganador Chile por 3-1,
no se le había considerado para el próximo partido de la selección chilena, el
cual finalmente termino arbitrando, lo que le significo un desafío gigantesco
ante el ímpetu y espíritu beligerante tanto de los jugadores, chilenos e italianos,
como de los hinchas en el estadio, tuvo que permitir que la policía, carabineros,
entraran tres veces a la cancha para pacificar el encuentro, en su momento se le
critico bastante porque dejo pasar una multitud de faltas y expulso a dos
jugadores italianos, el resultado de este encuentro casi bélico finalizo con la
victoria de Chile 2-0. Será el quien años más tarde creara el sistema de tarjetas
roja y amarilla.
La “Batalla de Santiago” dejo un sentimiento de rabia, impotencia e indignación
entre la población chilena contra Italia, la que manifestó una explosión de
nacionalismo rabioso en ese momento del encuentro, razón por la cual algunos
medios quisieron hacer entrar en razón a la población haciendo un llamado a
que “es natural que nos sintamos indignados, pero también lo es que
reprimamos nuestra indignación en aras de cosas mucho más valiosas que las
heridas infligidas por gente que no representa, ni podría representar jamás, al
noble pueblo italiano” , esto es porque en Chile existe una colonia italiana
significativa integrada a la nación chilena, por lo que los llamados a la razón
continúan haciéndose presentes ya que: “ni la torpeza de dos corresponsales
irresponsables, ni la actuación violenta de jugadores que carecen de espíritu
deportivo, pueden ser antecedentes que justifiquen una quiebra de los lazos
vigorosos que unen a Chile con Italia” 88 .
Son estos lazos que la prensa comenzara a poner énfasis en los días pos-Batalla
de Santiago, énfasis en la unión por sobre la confrontación, hacer del futbol y
del evento mundialero una fiesta, es por esto que: “los futbolistas están cerca de
realizar esa utopía de la gran fraternidad de los pueblos. Por lo que aquí están
todos los equipos haciendo más por la paz, por la comprensión y entendimiento
de los pueblos que los pomposos y graves diplomáticos”89

87

“The greatest-ever European Cup thrashings”, Visto en The Guardian.com, 28 de septiembre, 2015.
Ibídem, 8 de junio, 1962, pág.5
89
Ibídem, 10 de junio, 1962
88

40

Es interesante intentar analizar un partido como la Batalla de Santiago, digo
“intentar” de analizar porque un encuentro deportivo congrega un sinfín de
emociones, y no hay nada más difícil que intentar racionalizar y analizar esas
emociones así como las pasiones, sobre todo cuando estas son tan distintas y
extremas unas de otras. Es por esto que el futbol es multifacético, podemos ver
un partido como una simulación de combate, como un acto de identidad racial
así como regionalista y nacional.
Pero no solo de emociones, pasiones, identidades y orgullos vive el futbol,
también se puede hablar del futbol como un elemento pedagógico, y es que en el
Chile de 1962, donde no existía una televisión masificada ni canales estables,
donde primaba el sentimiento de lejanía, el mundial sirvió como instrumento
para educar a la población y hacerla sentir parte de la historia. Así se refiere El
Heraldo de Linares, sobre el futbol como elemento pedagógico:
“los niños suelen aprender geografía por dos caminos distintos que nada tienen
que ver con la docencia tradicional. Estos dos caminos son la filatelia y el
futbol. Las nociones aprendidas parecen sin duda insuficientes, pero tienen el
valor de crear curiosidad hacia otros pueblos, intereses, misterio. Ello es
motivo de amor hacia otras gentes. Del conocimiento nace el afecto”90 .
El futbol así se gesta como un crisol del cual se desprenden multitud de factores,
además de ser un promotor de valores y cultura que dando a conocer nuevas
realidades a través del deporte es que podemos decir que el futbol es un
estremecimiento completo de la vida.

90

El Heraldo, 10 de junio, 1962.

41

“Batalla de Santiago”: Chile 2-0 Italia
Sábado 2 de Junio de 1962.
Estadio Nacional, Santiago.
Publico: 66.057 personas.
Arbitro: Ken Aston (Inglaterra).
Asistentes: Leo Goldstein (Israel) Fernando Buergo Elcuaz
(México)
Selección chilena: Misael Escuti-Luis Eyzaguirre-Raúl Sánchez-Sergio Navarro-Carlos
Contreras-Eladio Rojas-Jaime Ramírez-Jorge Toro-Honorino Landa-Alberto FouilliouxLeonel Sánchez. DT: Fernando Riera.
Selección italiana: Carlo Matrel-Sandro Salvadore-Mario David-Francesco Janich-Enzo
Robotti-Paride Tumburu-Bruno Mora-Humberto Maschio-José Altafini-Giorgio FerriniGiampaolo Menicheli. DT: Paolo Mazza.
Expulsados: Giorgio Ferrini (Italia) Mario David (Italia)

Goles: Jaime Ramírez (Chile) Jorge Toro (Chile)

42

Capítulo III
1. El Mundial del 62: Una ventana de expresiones culturales y de
desarrollo económico
2. Porque no tenemos nada, Queremos hacerlo todo: El poder de las ideas
3. El sueño hecho realidad
1. El Mundial del 62: Una ventana de expresiones culturales y de
desarrollo económico
El Mundial del año 1962 fue un evento que vino a alterar la vida cotidiana
de todos los ciudadanos, hinchas o no hinchas, chilenos y extranjeros, es por
esto que sus manifestaciones son observables en diversos aspectos de la
vida. Un chiste que anduvo transitando por la euforia colectiva generada en
torno al campeonato de la Copa Jules Rimet, este chiste quizá no muy
gracioso para los estándares de hoy, pero nos da una muestra del estado de
ánimo hegemónico.
“Un paciente va a consultar a un médico psiquiatra y le dice:
- Doctor, estoy agriamente preocupado. Debo estar muy enfermo.
- ¿Qué le pasa? ¿Qué síntomas tiene?- le pregunta el facultativo.
- Lo que ocurre doctor, es que no me interesa el mundial de fútbol……”91

91

El Mercurio, 25 de mayo, 1962

43

Es posible vislumbrar, gracias al chiste que citamos, el estado de ánimo a
días de darse por iniciado el torneo mundialero, y es que no se consideraba
posible que alguien no estuviera bajo esta “fiebre” del fútbol, todos, sin
importar clase social, el nivel de educación, el poder adquisitivo, la religión
y la etnia, todos los ciudadanos de Chile se encontraban expectantes ante el
evento que estaba a punto de comenzar, otorgándole especial importancia,
en especial para un país como el Chile de los años 60’s, que se encontraba
alejado de los grandes centros de cultura y polos de desarrollo tecnológico
como económicos. Es por esto que, los años 60’s “colocaran a Chile en el
mapa”, esto se debe al presencia de dos motivos, recordemos el primero de
estos, de carácter mucho más trágico, fue el terremoto del 22 de mayo del
año 1960, que como se dijo “en algún sitio del destino de esta nación
rocosa, y de mar bravío, estaría escrito que su despertar sería brusco y
atormentado”92. Y fue mucho más que un mero despertar brusco y
atormentado, de esta balada de destrucción es que surge la iniciativa de
ayuda desde el extranjero, conociéndose el nombre de Chile y la catástrofe
que le afecto en todo el mundo. Un ejemplo de esta ayuda internacional fue
la que entrego Japón. Fue el primer país que colaboró con un aporte
monetario y dos becas para estudios en sismología y de construcciones a
sísmicas93 .
Pero no solo de Japón provino la ayuda, también provino del mundo
empresarial con un aporte de Arturo López Pérez desde Paris, y del mundo
deportivo con un aporte de 100 escudos del Club Deportivo Green Cross
(equipo que tendría un trágico desenlace años después), a estas ayuda se les
suma el aporte de mineros de la mina El Teniente, y la ayuda de vital
importancia de Valparaíso, la cual coopero con recibir a niños damnificados,
despachar toneladas de comida y ropa, más la donación de cien millones de
escudos94 .

92

Revista Ercilla, 25 de mayo, 1960, pág. 2.
Revista Ercilla, 1 de junio, 1960, pág. 6.
94
Ibídem, 1 de junio, 1960, pág. 7
93

44

Luego del terremoto del 22 de mayo de 1960, considerado uno de los más
grandes de la historia, vendrá un evento también de características
mundiales, pero más amable que un cataclismo, pero no por ello exento de
problemas logísticos y de organización, en parte como consecuencia del
mismo terremoto que afectó al país. Así se refirió la prensa finalizada ya el
campeonato, “este certamen internacional organizado por Chile ha puesto en
trance difícil la capacidad organizadora de nuestras autoridades. Es
lamentable, sin duda, que lo que debe ser una actividad constante opere
únicamente en ocasiones como la presente. De todos modos al mundial
deberemos algunas mejoras urbanas aparte de esa confraternización tan útil
y de tantos beneficios”95 . El Mundial del 62 impulso al país a desarrollarse,
claro a la “chilena”, eso quiere decir de una manera apresurada y algo
desordenada, un ejemplo de esto es el televisor que con este evento se
masificó pero no sin estar libre de complicaciones. En Chile no existían
canales de televisión como lo existen hoy en día, estatales o privados, sino
que esta función las cumplía las casas universitarias. Recordemos que Jorge
Alessandri tenía nulo interés tanto en el fútbol como en la televisión, de la
cual dijo sobre esta “la televisión es un derroche de ricos, una válvula de
escape de divisas”96 . Esta opinión del presidente Jorge Alessandri no
impidió, al igual que la no existencia de canales estatales y privados ni de
tecnología suficiente, la llegada masiva de marcas de televisores ni impidió
tampoco su venta masiva, ahora claro, en las zonas más alejadas de la capital
y grandes ciudades, el tema fue diferente, no llegaron a venderse televisores,
pero si se transmitieron los partidos en los cines como nos manifiesta El
Heraldo de Linares:
“Partidos del Mundial en el municipal”
“Es muy posible que en funciones de hoy, en Matinée tarde y noche, el
Teatro Municipal exhiba los cortos sobre el Mundial de fútbol. El cine local
ha solicitado él envió para hoy de los documentales sobre los partidos
Chile-Suiza y Chile-Italia”97 .
Para muchas personas la primera alternativa para disfrutar de los partidos del
Mundial era la radio, los con más recursos o cercanía a alguien que la
poseyera, tenían la oportunidad de ver televisión y para aquellos de zonas
alejadas de la capital fue una opción ir a ver los partidos al cine para poder
disfrutarlos, aunque esto representara un lujo a veces, pero era más
emocionante que oírlo por la radio, y más barato que viajar a alguna de las
subsedes o comprarse un televisor.
95

El Heraldo, 10 de junio, 1962.
Hurtado de la Luz, María, “Historia de la TV en Chile (1958-1973)”, Santiago, Ediciones Documentas, pág.
24
97
El Heraldo, 6 de junio, 1962.
96

45

La intención de exhibir los partidos en el cine en aquellas localidades
alejadas no fue simplemente con un fin de negocio, lo fue con un fin de
patriotismo, es sabido que muchos partidos del Mundial tuvieron baja
convocatoria, pero no así los encuentros en los que participaba la selección
chilena que llegaron a llenar los estadios, y a esto debemos sumar lo tratado
en el capítulo anterior durante el partido Chile-Italia conocido como la
“Batalla de Santiago”, por lo que exhibir estos partidos era una necesidad y
casi un deber patriótico al estar alentando a la selección, representantes de la
raza chilena y del ídolo-héroe en que deviene la imagen del futbolista, tema
que tocamos en el anterior capítulo sobre los Imaginarios Sociales.
El Mundial del 62 continúo influyendo en la vida cotidiana de los chilenos,
en especial de los niños quienes tuvieron un producto dirigido hacia ellos,
nos referimos a los Caramelos Campeonato, obra de Salomón Melnick,
chileno-judío cuyos padres llegaron al país provenientes de Ucrania en el
año 1915, será Salomón, alias “Don Salo” de profesión constructor civil
quien dueño de una confitería en San Diego donde hacia dulces, gomitas y
sustancias, se vio afectado por la crisis del azúcar refinada a comienzo de los
60’s quedando al borde de la quiebra , siendo el Mundial del 62 una
oportunidad única que le brindó la vida para levantarse de la crisis, ya que
de esta coyuntura que estaba viviendo el país, “Don Salo” tendrá la idea de
hacer un álbum sobre el Mundial del 6298 .Considerando su experiencia en la
confitería en la cual vendía álbumes provenientes de España, en esta nueva
idea lo apoyo el dueño de la Litografía Fernández, Germán Becker, y los ex
futbolistas Manuel Arriagada Pinto y Sergio Livingstone quien se encargó
de promocionar el álbum en los medios de comunicación99 .

98

Wasserman, Isaías, Reportaje: “Quiebra de Salo pone fin al legado de Salomón Melnick, La Palabra
Israelita”.
99
Revisado en www.museopublicidad.cl, miércoles 28 de octubre 2015

46

“Caramelos Campeonato: Mundial de Fútbol 1962”, era el título del álbum
que llamaba a “coleccionar a los ases del fútbol mundial” con un “concurso
deportivo y cultural para la juventud chilena”. Cada sobre que se vendía
traía de regalo una “pastilla pololeo”, dulce conocidos por los niños de este
tiempo. Al completar el álbum del mundial, los jóvenes tenían la
oportunidad de participar en un concurso organizado por “SALO”. Este
concurso fue tan exitoso en la venta de álbumes y de sobres que se llegaron
a vender cerca de 200 mil álbumes. Para premiar este exitoso concurso
“Salo” organizó una gran premiación en el Teatro Caupolicán, donde se
regalaron citronetas100 . El álbum “Caramelos Campeonato” consistía en 268
láminas o figuritas coleccionables de los jugadores de cada selección
participante del Mundial, contaba con una sección de premios para quién
completara el álbum, además de premios entre bicicletas, motonetas y
televisores hasta viajes al extranjero y cinco citronetas101 .
La “magia” de coleccionar el álbum fue una idea que se expandió
rápidamente entre los niños por lo que se generó toda una subcultura entorno
a esta, ya que no era necesario adquirir las láminas comprándolas en un
kiosco, era posible adquirirlas a través del trueque y del juego, donde los
niños clasificaban las láminas en “valiosas” por su escasez y rareza o
clasificar una lámina como “poco valiosa” dada su abundancia102 .
Es gracias al Mundial de 1962 que un empresario al borde la quiebra,
Salomón Melnick, fuera capaz de concebir una idea considerando el
contexto en que estaba viviendo, y transfórmalo en un producto no solo de
éxito comercial, por su rentabilidad, sino que en un producto de la cultura
popular chilena que duró cerca de 50 años, hasta que la empresa surgida
gracias al Mundial, Salo S.A, quebró103 por problemas financieros el año
2010, terminando no solo con 120 puestos de trabajo sino que con un
producto que paso de generación en generación y cuyo nacimiento se lo
debió al campeonato de fútbol.

100

Wasserman, Isaías, Reportaje: “Quiebra de Salo pone fin al legado de Salomón Melnick, La Palabra
Israelita”.
101
Revisado en www.museopublicidad.cl, miércoles 28 de octubre 2015
102
Sagrado, Rafael, Gazmuri, Cristian, “Historia de la vida privada en Chile: El Chile contemporáneo de 1925
a nuestros días” Tomo III, Santiago, Editorial Taurus.
103
La Tercera, 20 de enero, 2010, pág. 29 edición impresa.

47

Pero no solo de álbumes vivió el Mundial, uno de los aspectos en que más se
representó el Mundial de 1962 fue en la estampa musical. Es que es
imposible hablar del Mundial del 62 sin mencionar su himno, nos referimos
a “El Rock del Mundial” interpretada por la banda nacional Los Ramblers
fundada por Jorge Rojas quien ante la posibilidad de hacer dinero con el
Mundial propusiera una idea de negocio que no resulto, declarando años más
tarde que "Yo tenía una imprenta con mi padre, y como el Mundial del 62
iba a atraer mucha gente, le sugerí que vendiéramos gorros para el sol.
Pero poseíamos cero experiencia, así que, como yo ya tenía una banda,
preferí pensar en una canción"104 . El himno del mundial está lleno de
historias, estuvo muy cerca de ser completamente diferente a lo que
conocemos como “El Rock del Mundial”. “La idea es que no fuera tan
rockero. Iba a partir con un gran solo de saxo, con sonido orquestal. Pero
el saxofonista que contratamos se quedó dormido y no llegó. Así que yo tuve
que inventar en minutos esa clásica introducción de guitarra"105 señala
Oscar Soto, ex integrante de la banda. Los Ramblers son una institución
musical con más de 104106 canciones grabadas y con la participación de 54
músicos que han pasado por la banda a lo largo de los años.
“El Rock del Mundial” fue estrenado en enero de 1962 en el Casino de Viña
del Mar y grabado en abril del mismo año por el sello Demon, aunque se
menciona que el estreno habría sido a fines de 1961107 en la fiesta privada de
una empresa donde descubrieron que el tema era un éxito, no solo por lo
bailable de su melodía sino que por su pegajoso coro llegando a tocar el
mismo tema 3 veces esa noche, seria a raíz de esta presentación y su éxito
que se le abre a la banda la oportunidad de presentarse en el Casino.

104

La Tercera, domingo 8 de enero, 2012, pág. 82
Ibídem, domingo 8 de enero, 2012, pág. 82
106
Revisado en www.scd.cl, miércoles 28 de octubre, 2015
107
Revisado en www.losramblers.cl, miércoles 28 de octubre, 2015
105

48

“El Rock del Mundial” se convirtió en la canción de moda que todos los
chilenos cantaban y escuchaban, esto fue gracias a que el tema fue tocado en
Radio Minería 17 antes de comenzado el Mundial de Fútbol, lo que causó
que radios de todo el país comenzaran a pedir el disco del tema para pasarlo
por sus radios, como consecuencia la demanda por “El Rock del Mundial”
no paraba de aumentar desde todo Chile.
Hasta el día de hoy se discute la cantidad exacta de copias de “El Rock del
Mundial” vendidas. La “fiebre rocanrolera” que provocó fue inmensa, con
una demanda que no paraba de aumentar, y a esto sumarle que no existía la
capacidad industrial de cubrir la demanda completa, de manera que las cifras
son todas diferentes entre sí, algunos dicen que se vendieron 2 millones de
copias108 , otros como 50 mil copias o 600 mil109 , sea cual sea la cifra, es
“El Rock del Mundial” una de las canciones más escuchadas e icónicas de la
música chilena. Él mismo fundador de Los Ramblers, Jorge Rojas dijo: “Tú
cambiabas el dial y el rock del mundial estaba sonando en todas las radios.
Era como una cadena nacional. Sobre todo antes, en el entre tiempo y
después de los partidos del mundial, ponían nuestra canción. Las
celebraciones eran en la Alameda y la gente llevaba su radio a pilas
sintonizando y bailando siempre el Rock del Mundial”110 .
“El Rock del Mundial” es además considerado la primera canción hecha
exclusivamente para un campeonato de fútbol, algo que se replicó en
mundiales posteriores hasta el día de hoy, por lo que la importancia de esta
canción es importante dada su transcendía en el tiempo, siendo reconocida
incluso por las nuevas generaciones, aunque quizá su importancia no
trascienda las fronteras de Chile, acá es y será uno de los patrimonios
sonoros más grandes de nuestra historia reciente.

108

Revisado en www.losramblers.cl, miércoles 28 de octubre, 2015
La Tercera, domingo 8 de enero, 2012, pág. 82
110
Revisado en www.scd.cl, miércoles 28 de octubre, 2015
109

49

Porque no solo de rock n roll vivió el Mundial del 62 con el himno
ampliamente conocido y recordado de “El Rock del Mundial” de Los
Ramblers, también vamos a tener desde el mundo de la cueca grandes
canciones futboleras que a pesar de no ser tan conocidas ni difundidas como
lo fue “El Rock del Mundial”, no por ello carecen de importancia, sino que
al contrario, el rock n roll es una apropiación cultural transformada,
recordemos que hasta ese momento el rock n roll tocado en nuestro país eran
covers de bandas norteamericanas cuyos temas eran en inglés. Es por esto
que destacaremos algunas de estas “cuecas mundialeras” con sus letras. La
cueca es la muestra más representativa de la identidad chilena, una identidad
basada en la vida en el campo, en la violencia, en el hombre aguerrido que
arrincona a la mujer, ante esto no es de extrañar que la música del “roto
chileno” se quedara ausente de esta fiesta mundialera, es por esto que
transcribiremos algunas de estas “cuecas mundialeras”. Del disco del año
1961 titulado: “Toi Gueno Pal Mundial” que cuenta con la participación de
diversos intérpretes, destacaremos el tema “Los Futbolistas” de Sergio
Sauvalle.
“Los Futbolistas”111
Sergio Sauvalle.
Nos vamos, Al Estadio Nacional
Para ver, para ver a los campeones
Muchachos, muchachos muy aguerridos
Con cora, con corazón de leones.
Con Escuti en el arco
Navarro, Sánchez, Eyzaguirre
Contreras y Rojita
[ ] No destiñe.
Que no destiñe ay, sí
Y la juegan de primera
[ ], Toro, Sotito
Ramírez en la delantera.
Cuidadito con él
Que va a chutear don Leonel, allá va.

111

Revisado en www.cancionerodecuecas.cl, 29 de octubre, 2015

50

Del disco del año 1962, “Mi Cueca Chilena”, rescatamos el tema “Campeón
entre Campeones” del compositor Segundo Zamora Alfaro, en esta cueca
que dice “Aunque fuimos terceros/Nos conoce el mundo entero” expresando
la idea que se ha planteado en capítulos anteriores, el sentimiento de lejanía,
de encierro, esa sensación de que nadie en el mundo sabe de nuestra
existencia, pero ahora con el Mundial el mundo nos conoce, no ganamos,
pero estuvimos entre los tres mejores del mundo, ahora nos señalaran y
sabrán que existimos, esa es la sensación que transmite esta cueca que
transcribimos a continuación:
“Campeón entre Campeones”112
Segundo Zamora Alfaro.
Flameando, Flameando esta mi bandera
Tira la pelota chutéale al gol, por la selección chilena
quedamo, quedamo’entre los campeones
Tira la pelota chutéale al gol, con la indicación de Riera.
Son chilenos, son leones
Caramba, jamás se rinden
Tira la pelota chutéale al gol
Caramba, nunca destiñen.
Nunca destiñen, sí
Caramba, grandes victorias
Tira la pelota chutéale al gol
En fútbol nos dieron gloria.
Aunque fuimos terceros.
Nos conoce el mundo entero

112

Revisado en www.cancionerodecuecas.cl, 29 de octubre, 2015.

51

Del mismo disco anterior, “Mi Cueca Chilena” del año 1962, rescatamos
otra canción, que también toca el tema del tercer lugar en el campeonato,
esta cueca es de Hugo Lagos-Mario Catalán y se titula “Terceros en el
Mundial” la que transcribimos a continuación:
“Terceros en el Mundial”113
Hugo Lagos-Mario Catalán.
Un grito de viva Chile, por el mundial
Y otro por la selección, tercero al llegar
Y todos en Chile lindo, por el mundial
Aplauden con entusiasmo, el tercer lugar.
[ ], Godoy y a Riera
A los dos Sánchez, por el mundial
Eyzaguirre y Rodríguez
[ , ], Landa y Tobar.
Por el mundial ay, sí
[Campos] y Rojas, tercer lugar
Con el gran Jorge Toro
[ ], De este mundial.
Con los cabros de Riera
Muy buena buena, el tercer lugar.

El Mundial del 62 continúo influyendo en la sociedad chilena, desde
álbumes de figuritas a himnos de rock n roll pasando por cuecas, la
presencia del Mundial se expandía como la peste, pero su presencia no fue
siempre una influencia con resultados positivos. Uno de los problemas fue la
venta de abonos para entrar a disfrutar de los partidos, este conflicto con la
venta de abonos es uno de los responsables de la baja convocatoria en
muchos partidos, los cuales llegaron a jugarse casi sin público. La causa de
este desastre fue la ineficiente organización que dejo a cargo a una empresa
privada la que “cometieron graves errores y que ellos han conspirado para
restar brillo al campeonato y han aumentado la pesada carga económica que
su realización ha significado para el país”114 .

113
114

Revisado en www.cancionerodecuecas.cl, 29 de octubre
El Mercurio, miércoles 16 de mayo, 1962.

52

Es que Chile esperaba la llegada de cientos de miles de hinchas extranjeros
y nacionales dispuestos a gastar mucho dinero en hospedería y comida, pero
esto no fue así a causa de que “todos los mecanismos de venta de abonos en
el extranjero, concebido con el fin de asegurar las mayores utilidades
posibles la agencia de turismo a la que se concedió el monopolio de esa
colocación y a una organización apresuradamente formada en Chile para
explotar el negocio de los alojamientos a extranjeros, fracasó
estrepitosamente y ello tuvo por consecuencia una merma considerable en
la cantidad de turistas y por lo tanto una baja en las divisas atraídas a Chile
por el torneo”115 . A esto se le debe agregar los problemas comunicacionales
“ya que el desconocimiento hasta la hora undécima de cuál sería la
ubicación de los asientos afecto de gran manera la distribución de las
localidades. Lo que ha sido motivo de ruidosas protestas que fácilmente
pudieran evitarse”116 . El fracaso de la organización del Mundial en el
aspecto turístico causó estragos entre los hinchas nacionales y extranjeros
que se quedaron sin la posibilidad de viajar y disfrutar de los partidos así
como de los muchos locatarios y empresarios que se quedaron sin la
oportunidad de hacer negocios y sobre todo el efecto que causó en la baja
entrada de divisas a Chile.
El Mundial del 62 no sólo lo vivieron aquellos que gozaban de la libertad,
también los privados de esta en la Cárcel Pública de Santiago, los cuales
estuvieron pendientes y atentos al desarrollo del campeonato llegando a
organizar su propio campeonato paralelo replicando al Mundial, con los
mismos equipos e igual programación que la Copa del Mundo 117 que contó
con el apoyo de la autoridad carcelaria y del Cardenal Silva Henríquez. Con
respecto al Cardenal Raúl Silva Henríquez este no se quedó al margen del
campeonato por lo que llegó a oficiar una misa en la Catedral de Santiago
con el fin de pedir por la realización de un sano campeonato, bendiciendo a
los organizadores y participantes, formulando un discurso de saludo en
nombre de la Iglesia y augurando el mejor de los éxitos para la selección
chilena118 .

115

Ibídem, miércoles 16 de mayo, 1962.
Ibídem, miércoles 16 de mayo, 1962.
117
El Mercurio, “Nuestro Mundial 1962: 50 años de historia”, junio, 2012, pág. 125
118
El Mercurio, sábado 26 de mayo, 1962.
116

53

Por otra parte la expectación entorno a la idea de que Chile pudiera salir
campeón del mundo llevo a la creación de una iniciativa privada de regalarle
una casa a cada jugador si ganaban el mundial, así fue escrito en la prensa:

“Un grupo de industriales y comerciantes de la capital han lanzado la idea
de efectuar una especia de colecta para reunir fondos y destinarlos a la
adquisición de una casa, a fin de premiar a cada uno de los integrantes del
cuadro chileno, en caso de que este se clasifique campeón del mundo”119
Se gestó un comité especial que le dio forma a esta iniciativa que la sola idea
emocionaba y motivaba a generar causas como esta. El primer aporte lo hizo
la empresa Tricot, la cual donó cerca de 5 millones de escudos a la causa
que, lamentablemente no llego a concretarse.
2. Porque no tenemos nada, Queremos hacerlo todo: El poder de las
ideas
“Porque no tenemos nada, porque debemos hacerlo todo, por eso pido la
sede del campeonato mundial... “La frase dicha por Carlos Dittborn en el
congreso de la FIFA celebrado en Lisboa en 1956, para reforzar los
argumentos chilenos, alcanzó inusitada proyección. Su lirismo impresionó
en el primer momento a los delegados e inclino la posición en nuestro favor.
Su sinceridad golpeó la sensibilidad de las autoridades públicas y privadas
chilenas, que resolvieron enfrentar la cruda realidad. Y a seis años de
plazo, el resultado de las obras emprendidas con ardor y seguida día a día
con tesón, invita a volver atrás la mirada y llegar a la conclusión de que se
cumplió lo prometido”120 .

119
120

El Heraldo, miércoles, 13 de junio, 1962.
El Mercurio, domingo 22 de mayo, 1962

54

Lo que acabamos de citar es un extracto de un artículo extraído de El
Mercurio el que lleno de optimismo, se basa en la conocida frase atribuida a
Carlos Dittborn, una frase repetida desde 1956 hasta el día de hoy y
considerada casi “mágica”, que al momento de haber sido pronunciada le
habría otorgado la sede del Mundial 62 a Chile, pero lo cierto es que esto es
más un “mito fundacional” que una realidad, y así lo dejo en claro Juanita
Barros, viuda de Dittborn al decir “Él nunca dijo esa frase. Era la idea
general de su discurso, y unos años después fue redondeada u escrita así en
la prensa”121 .
Aquel 10 de junio del año 1956 en Lisboa capital de Portugal, se presentaron
dos países de Sudamérica como posibles próximas sedes del campeonato
mundial del año 1962, estas dos naciones eran Argentina y Chile, ya que los
certámenes anteriores habían sido realizados en Europa la FIFA quería
“desmonopolizar” los torneos de Europa. Carlos Dittborn, presidente de la
Federación de Fútbol de Chile, como también dirigente de la Confederación
Sudamericana de Fútbol, hijo de un embajador chileno, se caracterizaba por
ser un hombre de mundo, culto, y capaz de hablar el portugués, francés,
italiano e inglés, es quien será el representante de Chile, cara visible de todo
este proceso quien hará dupla con Juan Pinto Durán, ambos encargados de
realizar el sueño de Ernesto Alvear, verdadero hombre tras la idea de Chile
como sede del campeonato.
El grupo que luchará por sacar adelante este proyecto mundialero para Chile,
se les conocerá como “los 4 mosqueteros”, que eran Carlos Dittborn, Juan
Pinto Duran, Ernesto Alvear y Humberto Bianchi.
Aquel 10 de junio del año 1956 se abre la sesión del trigésimo congreso de
la FIFA en Lisboa, hay dos naciones sudamericanas que pretenden tener
para si el puesto de organizar un mundial de fútbol, representantes de ambas
naciones deben de exponer los argumentos de por qué debería ser su país
elegido para esta tarea.

121

Matamala, Daniel, “1962, El Mito del Mundial Chileno”, Santiago, Ediciones B, 2010, pág 30.

55

Argentina va primero, su representante es el presidente de la AFA, Raúl H
Colombo, quien emite un discurso durante una hora y diez minutos en el que
da a conocer las bondades con las que cuenta su nación, la Argentina, para
ser organizadora de un campeonato mundial que se resume en estas palabras
“Argentina puede proporcionar facilidades sin igual y una promesa de éxito
financiero, he dicho”122. Es en este punto, luego de la categórica
intervención del representante de Argentina que se da por inicio al “mito
fundacional” del futuro Mundial 62, ya que es aquí donde se supone que
Carlos Dittborn pronuncia las mágicas palabras desatando euforia y aplausos
entre los asistentes ganándose así el visto bueno de los jueces.
El discurso real de Carlos Dittborn fue de 15 minutos de duración, el cual
transcribiremos una parte de su inicio y de su final:
“Han escuchado, señor presidente y señores delegados, la maciza
exposición de nuestro contrincante en el pedido de ser el país organizador
de la copa del mundo de 1962. Ellos lo tienen todo, nosotros en cambio no
tenemos que ofrecer, pero si Chile solamente necesita la motivación, para
así, consciente de su responsabilidad, todo lo tendrá para organizar una
copa del mundo igual, sino superior, a las ya realizadas”.
Finaliza con:
“No tenemos grandes estadios, no poseemos lujosos hoteles; pero
trabajaremos para ser dignos depositarios de la confianza y la distinción
honrosa que nos confió el mundo a través del fútbol”123

122
123

Matamala, Daniel, “1962, El Mito del Mundial Chileno”, Santiago, Ediciones B, 2010, pág. 28
Ibídem, pág. 56

56

Lo cierto es que el discurso del representante de Chile, Carlos Dittborn es un
tanto lastimero, dando a conocer que se posee más las ganas y la intención
que la infraestructura necesaria para llevar a cabo algo de este tamaño, al
parecer hasta acá no había modo de que Chile se quedará con la ansiada sede
ante una Argentina con mucha más infraestructura y tecnología. Pero no será
Chile quien derrote a la Argentina, sino que será Argentina la que derrotara a
Argentina, y es que en el país trasandino desde el año 1955 que venía
dándose una inestabilidad política seria con el derrocamiento de Perón en
1955, y que para el año del congreso FIFA en Lisboa la situación se agrava
cuando a un año del derrocamiento de Perón, un 9 de junio de 1956 ocurre
un levantamiento cívico-militar cuyo fin era traer de regreso al derrocado y
exiliado ex presidente Perón. El alzamiento liderado por los generales Juan
José Valle y Raúl Tanco tuvo como epicentro del alzamiento del Regimiento
7 de Infantería de La Plata y la Guarnición de Campo de Mayo, mientras que
en provincias como La Pampa se produjeron los mayores avances
rebeldes124 .
El alzamiento cívico-militar peronista fue todo un fracaso, un fracaso
bastante sangriento que terminó con los fusilamientos masivos de todos los
sublevados, y que causó reacciones al otro lado del Atlántico. Chile tenía
este comodín, la estabilidad política que hablaba de ser un país tranquilo en
el cual era posible desarrollar algo porque aunque Argentina tuviera
infraestructura de vanguardia no servía de nada si venían desde 1955 con
conflictos internos y derramamiento de sangre, siendo una situación en la
cual no se percibía un fin próximo a las hostilidades por lo que realizar
cualquier evento de característica mundial significaba poner en riesgo miles
de vidas y perdida de dinero, es por esta razón la cual hizo que Chile
recibiera gran cantidad de votos.

La candidatura chilena recibió 32 votos, 6 de Sudamérica: Bolivia, Brasil,
Chile, Ecuador, Perú y Venezuela, 4 votos de Centro y Norte de las
Américas, Costa Rica, Curazao, EEUU y Panamá, 3 votos de Asia, HongKong, Taiwán y Vietnam, 13 de Europa Occidental, Bélgica, Dinamarca,
Escocia, Finlandia, Francia, Holanda, Irlanda, Irlanda del Norte, Islandia,
Noruega, Gales, Portugal y Suecia, del bloque soviético votaron Bulgaria,
Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Rumania y la URSS .

124

Revisado en www.elhistoriador.com.ar, viernes 30 de octubre, 2015

57

“Hemos contado con el apoyo del gobierno, el parlamento y el pueblo de
Chile en nuestro esfuerzo por obtener la aprobación para que el próximo
campeonato mundial fuese efectuado aquí. Juntos trabajaremos con el
mayor entusiasmo, con el objeto de que el campeonato mundial de 1962 sea,
sino el mejor, tan bueno como el mejor que haya habido”125 .
La FIFA le otorgó a Chile la sede del Mundial de 1962 al recibir 32 votos
contra 10 que recibió Argentina, ante esto Carlos Dittborn prometió que se
elegiría las ciudades de Santiago, Valparaíso, Viña del Mar, La Serena,
Talca y Concepción, sumado a que los estadios existentes serian mejorados
y que se construirían unos nuevos, pero el terremoto del 22 de mayo de 1960
truncaría el proyecto de tener 8 sedes, que pedía la FIFA, teniendo que jugar
los campeonatos en 4 sedes, las cuales debieron autofinanciarse.
Carlos Dittborn continuo la entrevista diciendo que “el celebrarlo allí seria
cumplir con una función básica de la FIFA, cual es alentar el desarrollo y
fomento del fútbol en una zona en donde merece ser fomentada”126. A esto
agregó el delegado argentino Gerardo González: “No existen resentimientos
entre buenos vecinos y, pese a que es muy difícil organizar un mundial, lo
harán tan bien como lo haríamos nosotros”127. Las palabras del delegado
argentino dejan apreciar una falsa modestia ante la victoria chilena como
próxima sede del año 1962, dejando entrever en sus palabras que Chile debe
emular a la Argentina para llegar a hacer un buen campeonato.

125

Matamala, Daniel, “1962, El Mito del Mundial Chileno”, Santiago, Ediciones B, 2010, pág 58
Ibídem, lunes 11 de junio, 1956
127
. Ibídem, lunes 11 de junio, 1956
126

58

“Muy bien y, ahora, a trabajar desde mañana”128 fueron las palabras del
presidente Carlos Ibáñez del Campo ese 10 de junio del año 1956 al conocer
la noticia de que Chile se quedaba con la sede para organizar el próximo
campeonato mundial del año 1962, pero en ese momento había tiempo para
preparar las cosas, quedaban 6 años aún por lo que se podían tomar las cosas
con calmas, pero como esto es Chile, las cosas no suelen seguir el camino
trazado y los inconvenientes no se hacen esperar.
Carlos Dittborn traza un plan de ruta con el fin de guiar el desarrollo del
campeonato en el país, este plan constaba de 3 pasos, el primer paso era
crear una comisión organizadora, segundo conseguir financiación para el
proyecto y tercero decidir en que invertir el dinero conseguido. Para el
primer paso, Dittborn renuncia a la presidencia de la Federación de Fútbol
de Chile, con el fin de dedicarse a este proyecto por entero creando el
Comité Ejecutivo del Mundial con él como presidente y Juan Goñi, otro de
los involucrados en la realización del Mundial en Chile, como
vicepresidente, Juan Pinto Durán como secretario y Fernando Cabezas como
tesorero.

128

Revista Estadio N° 684, 22 de junio, 1956, pág. 1

59

Como hemos mencionado en capítulos anteriores, el terremoto ocurrido en
Valdivia el 22 de mayo del año 1960 vino a trastrocar todo el panorama
mundialero, y a pesar de las voces que se corrían en Europa de entregar la
sede a otro país, Dittborn y la FIFA afirmaron que Chile continuaría siendo
la sede del campeonato 1962 pero con cambios debido a las circunstancias.
Uno de estos cambios fue que se jugó en 4 sedes de las 8 que pedía la FIFA,
la sede principal fue claramente Santiago, siendo subsedes Viña del Mar,
Rancagua y Arica, que participaron gracias al plan de contingencia que
Dittborn propuso, que consistió en que cada ciudad que deseara ser subsede
financiará de su propio bolsillo la participación. Así el primero en ofrecerse
fue Viña del Mar que gracias a su casino tenía una fuente estable de
recursos, posterior a Viña se ofreció Rancagua, quien por intervención de su
alcalde Patricio Melkin ofrece la ciudad como subsede con estadio nuevo
incluido. Para esto el alcalde pide ayuda a la Braden Company dueña de la
mina de El Teniente, la última sede en sumarse es Arica, la que gracias a su
estatus de puerto libre obtiene la financiación para ser subsede.

El Mundial del 62, aunque cojeando luego del terremoto de 1960 seguirá
adelante, arreglándoselas como pueda para organizar todo y aunque no
llegando a expresar en lo material con todo lo exigido por la FIFA, la idea
generalizada de que “porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo”
cobraba un nuevo sentido, un sentido casi mágico, casi mitológico, casi de
lema nacional.
El mito del “porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo” crece con la
muerte de Carlos Dittborn el 28 de abril del año 1962, a solo meses de
iniciar el Mundial, por lo que en la prensa anuncia el 2 de mayo del mismo
año que “la viuda de Dittborn recibirá pensión de gracia”129. Este fue un
proyecto que contó con la aprobación del gobierno y de partidos políticos
tanto de la oficialidad como de la oposición, a fin de retribuir al hombre que
“habría invertido dinero de su pertenencia en diversas gestiones relativas al
comité organizador del Mundial”130.

129

. El Magallanes, 2 de mayo, 1962
. Ibídem, 2 de mayo, 1962

130

60

Así anuncio la prensa el deceso de Carlos Dittborn:
“Chile deportivo de duelo”131
“Se anuncia la muerte de Carlos Dittborn como consecuencia de una falla
renal por cálculos renales los cuales le habrían provocado un paro
cardiaco. Dittborn luchó con argumentos irrefutables en Lisboa para
conseguir la sede del mundial de fútbol para este país, que es ejemplo de
libertad y democracia. Se encontraba el dirigente del deporte nacional con
ánimo dentro de sus 45 años de edad para seguir en su trabajo enaltecedor
y beneficioso para la juventud y he aquí que la muerte tronca su vida
haciéndonos medita. Porque Dittborn se distinguió en sus afanes para
conseguir para Chile su querida patria este galardón que no alcanzo a
presenciar porque así es el poder que juega con la existencia de los seres
humanos para hacernos comprender que nuestro paso por el planeta es
pasajero”.
La prematura muerte de Dittborn lo elevó a la categoría de héroe nacional,
de mártir del deporte que se entregó por entero a la gloria de Chile, que
ayudó a poner a esta alejada nación en el mapa y centro de atención del
mundo por unos meses, no en vano se debatió y aprobó la idea de una
pensión de gracia a su viuda e hijos. Y es que la famosa frase adjudicada a
él, independiente de si la dijo o no, es lo que a partir de esa reunión en el
congreso FIFA de Lisboa en 1956 se gestó hacia adelante siendo una
iluminación que inspiro al pueblo chileno a creer que, aunque se careciera de
recursos, tecnología, se estuviera llorando a los muertos luego de un
cataclismo, aun así, era posible hacerlo todo posible, es quizá Carlos
Dittborn y su atribuido lema “porque no tenemos nada, queremos hacerlo
todo”, fue una explosión necesaria en aquel momento para infundir
optimismo en la población, independiente de si no lo dijo así, o de si la
prensa manipuló sus palabras, es un “mito fundacional” que un evento como
la Copa del Mundo 1962 exigía para llevarse a cabo.

131

. El Magallanes, sábado 28 de abril, 1962

61

2. El sueño hecho realidad
“Con nuestra bandera enaltecida de jubilosas emociones y el breve nombre
de Chile conocido y coreado en todas partes, aun en las más remotas y
esquivas a la geografía, se ha cerrado el mundial de fútbol en nuestro país.
Chile ofreció todo lo que tiene y mostrase tal como es: en su geografía y en
su clima; en sus cosechas y frutos; en sus organizaciones hoteleras y
agencias de viajes en su pueblo culto de mano abierta y hospitalidad
siempre pronta, Chile ha ganado con este evento mucho más de lo ya
conseguido por otros caminos y sobre otros valores. El nombre de Chile,
estará presente y tomado en cuenta cada vez que Oriente y Occidente
quieran mirar hacia estas tierras de América”132
Terminado el campeonato mundial, en Chile se expande la algarabía. No
ganó la Copa Jules Rimet, pero Chile ganó, y ganó mucho, a pesar de las
complicaciones y lo precario en que se desarrolló este mundial, Chile se ve a
sí mismo como un campeón. El tercer lugar ganado ante Yugoslavia
significa uno de los triunfos más grandes de la historia futbolística del país,
además de adquirir dicha sensación de ser conocidos, de ser nombrados en el
mundo entero, la sensación de abandonar al anonimato y sentarse en el
puesto que ocupan los tres mejores del mundo.
Chile 1-0 Yugoslavia fue el resultado del encuentro que elevó a Chile al
tercer lugar gracias al gol de Eladio Rojas, aun considerando que Chile tuvo
a tres lesionados, Leonel Sánchez, Jorge Toro y Jaime Ramírez los que
celebraron desde la banca. Chile se convirtió en una fiesta, la algarabía de
las sesenta mil personas presentes en el Estadio Nacional se expresó en la
petición del director técnico de la selección para su ovación, miles de voces
se alzaban al son de “¡Riera, Riera, Riera!”, pero Riera continuaba sin salir
del camarín, porque como “el entrenador siempre había aclarado que no
asumía más responsabilidades de las que razonablemente le correspondían.
Tampoco, en la hora del triunfo, quiere reconocimientos excesivos”133. Es
por esto que los jugadores bajan hasta el camerino para sacarlo casi a la
fuerza para que salude a la gente, a lo que finalmente Riera cede, siendo
levantado por los hinchas que lo consideran ya lo más grande de la historia
de Chile en ese momento. “Ese día Chile reía. Y todos éramos hermanos.
Hermanos en la alegría”134.

132

. El Heraldo, 19 de junio, 1962, pág. 3
. Marín, Edgardo, “La Roja de Todos”, Santiago, pág. 138
134
. Ibídem, pág. 138
133

62

Conclusión.
El fútbol es de las pocas creaciones occidentales del siglo XIX que en menos
de un siglo se expandió tan rápido por el mundo siendo apropiada por
culturas tan diferentes, generándose de esta manera una participación masiva
llegando a congregando a grupos en identidades tan variadas, étnicas,
regionales, nacionales, etc.
El fútbol dejo de ser un mero juego hace bastante, el fútbol es la
congregación de una serie de elementos y factores humanos impresionante,
en especial el de la pasión, difícil es racionalizar una pasión porque esta se
aleja de la razón, solo podemos observar sus cualidades pero nunca definirla
completamente, porque al hacerlo, la estaríamos encerrando y despojándola
de su esencia, así podemos hablar del fútbol como medio de control de
masas, hablar del fútbol como fenómeno cultural, hablar del fútbol como
negocio y hablar del fútbol bajo un sinfín de perspectivas, pero la más
importante es la humana, porque a fin de cuentas la historia no es el estudio
del tiempo pasado sino el estudio del hombre y de sus acciones que sumadas
lo hacen ser lo que es, siendo esta la razón por la que el Mundial de 1962 es
de vital importancia, porque los hombres, mujeres y niños que vivieron
dicho momento aún lo recuerdan, y de este evento surgen productos que
duraron años.
Es cierto que el Mundial de 1962 no fue el más grandioso, ni el que contó
con la mejor organización e infraestructura, pero no por esto diremos que
fue “el peor mundial de la historia”, ya que sería caer en un reduccionismo
simplista. El Mundial del 62 significó muchas cosas para una gran cantidad
de personas, en especial para este país, alejado y frió, desconocido que logró
ser señalado desde lejanas regiones y reconocido en el mundo entero por un
breve tiempo, logrando que en la Catedral de Santiago se rezará por el buen
desempeño de la selección nacional, por lo que la cultura chilena en su
totalidad abarcaron este evento único, y es que el haber realizado un mundial
sin dinero ni recursos casi, con medio país en ruinas, sin experiencia previa
tampoco en grandes eventos, convirtió esto en un mito, un mito que toda
nación joven necesita para alimentar a las futuras generaciones y que
adquiere aún más valor cuando el héroe logra llegar hasta el Olimpo, razón
por la que el haber ganado el tercer lugar significó que todo Chile riera y
fuéramos hermanos sin saber que años más tarde el país sufriría una división
y una polarización de la sociedad . El Mundial del 62 debiese ser recordado
por eso, y no por sus características técnicas, debiese ser recordado como el
día en que Chile soñó con hacer algo grande.

63

Bibliografía:
Libros:
-Ramón de, Armando, “Historia de América” Tomo III , Santiago.
-Santa Cruz, Eduardo, “Origen y Futuro de una pasión: futbol, cultura y
modernidad”, Santiago, LOM Ediciones, 1995
- Marín, Edgardo, “Centenario Historia Total del Futbol Chileno” 18951993.
- Baudrillard, Jean, “Cultura y Simulacro”, Barcelona, Editorial Kairos, año
1978
- Krause Rozas, Valentina, “Ni tan elefante, Ni tan blanco: arquitectura,
urbanismo, y política en la trayectoria del Estadio Nacional, Santiago, Ril
Editores.
- Olavarría Bravo, Arturo, “Chile entre dos Alessandri: Memorias políticas
Tomo II”, Santiago, Editorial Nascimiento.
- Carrasco, Camilo, “Banco Central de Chile 1925-1964: Una historia
institucional”, Santiago, Banco Central, 2007
- Hurtado de la Luz, María, “Historia de la TV en Chile (1958-1973)”,
Santiago, Ediciones Documentas.
- Subercaseaux, Bernardo, “Nacionalismo e identidad nacional en Chile.
Siglo XX, Volumen I” , Santiago, Centro de Estudios Bicentenario, 2010.
- Allende, Salvador, “Higiene Mental y Delincuencia”, España, Ediciones
CESOC, 1933.
- Arana Barros, Diego, “Historia General de Chile” Tomo III, Santiago,
Editorial Universitaria, 1999.
- O’Neill, Urrutia Luis, “Tómala, Metete, Remata”, Santiago, Ediciones B,
2012.
- Matamala, Daniel, “1962, El Mito del Mundial Chileno”, Santiago,
Ediciones B, 2010.
-Anderson, Benedict, “Comunidades Imaginadas: Reflexiones sobre el
origen y la difusión del nacionalismo”, México, Fondo de Cultura
Económica, 1993.
- Baczko, Bronislaw, “Los Imaginarios Sociales: Memorias y esperanzas
colectivas”, Argentina, Ediciones Nueva Visión, 1991.
- Helal, Ronaldo, “Idolatria e Malandragem: a cultura brasileira na biografia
de Romario” , articulo extraído de “Futbologias: Futbol, Identidad y
Violencia en América Latina” , Pablo Alabarces (compilador), Buenos
Aires, CLACSO, 2003.
- Eco, Umberto, “La Estrategia de la Ilusión” , Editorial Lumen, Barcelona,
1999.
64

- Wernicke, Luciano, “Historias insólitas de los Mundiales de Futbol:
Curiosidades y casos increíbles de los Mundiales de Futbol, de Uruguay
1930 a las puertas de Brasil 2014”, Editorial Planeta, 2010
- Huizinga, Johan, “Homo Ludens”, Alianza Editorial/Emece Editores,
Madrid, 2007.
- Sagrado, Rafael, Gazmuri, Cristian, “Historia de la vida privada en Chile:
El Chile contemporáneo de 1925 a nuestros días” Tomo III, Santiago,
Editorial Taurus.
- Marín, Edgardo, “La Roja de Todos”, Santiago.
Periódicos y Revistas:
El Mercurio
El Magallanes
El Heraldo
La Nación
La Tercera
Los Sport
Revista Estadio
Revista En Viaje
Revista Ercilla
Revista Vea
Revista de Geografía Norte Grande
Revista La Palabra Israelita
Paginas Web:
www.leychile.cl
www.memoriachilena.cl
The Guardian.com
www.fifa.com
www.museopublicidad.cl
www.losramblers.cl,
www.scd.cl
www.cancionerodecuecas.cl,
www.elhistoriador.com.ar

65

66