TERAPIA FAMILIAR

LECTURAS - 1
M. Beyebach y J. L. Rodríguez-Arias (Comps)
Publicaciones Universidad Pontificia de Salamanca, 1988

La entrevista como intervención
Parte III: ¿Cómo hacer preguntas circulares,
estratégicas, o reflexivas?*

KARL TOMM
Puede considerarse que toda persona hecha por un terapeuta encarna algún
propósito y surge de ciertos presupuestos. Muchas preguntas pretenden orientar
al terapeuta hacia la situación y las experiencias del cliente; otras se hacen ante
todo para provocar cambio terapéutico.
Algunas personas se basan en
asunciones lineales acerca de los fenómenos que están abordando; otras se
basan en asunciones circulares. Las diferencias entre estas no son triviales.
Tienden a tener efectos desiguales. Este artículo explora estos temas y ofrece un
marco de referencia para distinguir cuatro grupos principales de preguntas. Este
marco de referencia podría ser usado por los terapeutas para guiar su toma de
decisiones acerca de qué tipos de preguntas hacer, y por los investigadores para
estudiar diferentes estilos de llevar la entrevista.
Desde el punto de vista de un observador, las psicoterapias son esencialmente
conversaciones. Sin embargo, no son conversaciones corrientes. Las conversaciones
terapéuticas están organizadas por el deseo de aliviar el dolor psíquico y el sufrimiento y
producir la curación. Se dan entre terapeutas y clientes dentro del contexto de un
acuerdo consensuado de que el terapeuta contribuirá de forma intencional a la
consecución de un cambio constructivo en las experiencias y conductas problemáticas de
los clientes. Aunque pude que otras conversaciones tengan efectos terapéuticos (por
ejemplo, conversaciones personales entre miembros de la familia, amigos, compañeros
de trabajo, conocidos e incluso extraños), no se las consideraría <terapia> a no ser que
existiera cierto acuerdo respecto a que un participante acepta la responsabilidad por guiar
la conversación de tal forma que sea terapéutica para el otro. Por lo tanto, un trapeuta
asume siempre un papel especial en una conversación dirigida a la curación. Este papel
implica el compromiso de ser útil respecto a los problemas personales y las dificultades
interpersonales del otro.
La posición del terapeuta en una conversación terapéutica no sólo implica
responsabilidades especiales, también confiere privilegios especiales. Un ejemplo de
esto último es que un terapeuta está legitimado para investigar acerca de las experiencias
privadas y personales de los clientes. Hacer esto con frecuencia puede exponer los
puntos vulnerables de los clientes. En consecuencia, junto al potencial de curación existe
el de crear más traumas. Es la forma en que se realiza una investigación de este tipo lo
*

Reproducido con el permiso de Family Process Interventive interviewing: Part III. Intending to
ask circular, strategic or reflexive questions?, por Karl Tomm. M. D., Vol 27, n. 1 (marzo 1988) pp.
1-15 (Traducido por Mark Beyebach)

Por ejemplo. mientras que las preguntas generan temas. En general las afirmaciones exponen temas. posiciones. Uno de los factores que contribuyen a estas variaciones es la naturaleza de las preguntas que se hacen. las preguntas tienden a pedir respuestas y las afirmaciones tienden a proporcionarlas. el terapeuta hace habitualmnte tanto afirmaciones como preguntas. Otra ventaja que tiene el que un terapeuta haga ante todo preguntas y se abstenga de hacer afirmaciones. que pasan a ocupar el centro de la escena. no en el terapeuta. experiencias. 1 Se podría argüir que toda afirmación plantea ciertas preguntas y que toda pregunta implica ciertas afirmaciones. Repetidamente surgen las percepciones. Puede que esta <realidad> sea válida desde la perspectiva de un observador que realice un análisis en profundidad de las transacciones verbales. posiciones o puntos de vista.2 que constituye la diferencia. <Debe haber tenido alguna razón para venir a verme>. o puntos de vista. Por tanto mediante las preguntas se lleva activamente a los clientes a un diálogo con el terapeuta. Por ejemplo. las experiencias y creencias del terapeuta permanecen en un papel de apoyo a medida que se desarrolla la conversación. sabiendo que el tráfico sería tan intenso?>1 Pese a este solapamiento. puede que la complejidad de lo que se sugiere o implica (en lo que el terapeuta dice o pregunta) sea generada por el cliente a partir de la reflexión deliberada. el tono y la pausa posterior es la intervención del terapeuta aumentan la expectativa de una respuesta. En otras palabras. No obstante. incluso a los clientes más replegados y/o mudos les resulta difícil evitar entrar en un proceso de conversación silenciosa cuando se les dirigen preguntas. Cuando el terapeuta transmite además un claro compromiso de escuchar y oir las contestaciones de los clientes. se pueden plantear preguntas en forma de afirmaciones. sin embargo. etc. hay un solapamiento considerable entre preguntas y afirmaciones. La forma gramatical de una frase que plantea una pregunta suscita la expectativa social de una respuesta. Se trata de dos tipos bien distintos de emisiones. pueden hacerse afirmaciones en forma de preguntas: <¿No es interesante que haya vuelto a venir tan tarde?>. Esto fomenta la autonomía de los clientes y permite a los miembros de la familia un mayor sentimiento de logro personal cuando se produce cambio terapéutico. De hecho. estas características no son exclusivas. cuando la balanza se inclina a favor de las preguntas y no de las afirmaciones. Durante una conversación que pretende ser curativa. . el hacer esto asegura una conversación centrada en el cliente. <la mayoría de la gente viene porque hay algo que les está perturbando muy profundamente>. Al mismo tiempo. el <trabajo> de la sesión se centra naturalmente en el cliente. La cadencia. <¿Por qué no se marchó antes. Otra ventaja es que las preguntas constituyen una invitación mucho más fuerte que las afirmaciones a que los clientes se involucren en la conversación. planes. del cliente. De forma alternativa. es que así los clientes son estimulados a reflexionar sobre sus problemas por su propia cuenta. metas. Algunos patrones de conversación pueden llegar a ser mucho más terapéuticos que otros. Parece tener algunas ventajas el que un terapeuta haga principalmente preguntas. pero no sucede ser experimentada por aquellos que participan activamente en la conversación. preocupaciones. se fortalece aún más la expectativa. especialmente en la parte inicial y media de una entrevista. parece razonable esperar que la forma lingüística predominante de las aportaciones del terapeuta tenga un efecto importante sobre la naturaleza y dirección de la conversación. Así. reacciones. en vez de inducir dependencia del <conocimiento especializado> del terapeuta. Si el terapeuta responde a las contestaciones del cliente con nuevas preguntas.

es adecuado que los terapeutas proporcionen respuestas por ellos. los tipos de problemas. están a veces. Ciertas preguntas pueden ser extremadamente intrusivas o amenazantes. Esto podría constituir una desventaja importante al limitar el desrrollo de una alianza terapéutica. el terapeuta tiene algún propósito al preguntar. el terapeuta tiene que hacer afirmaciones de vez en cuando y tomar posición respecto a ciertos temas (incluso cuando la posición adoptada es la de deliberadamente no adoptar ninguna. Por ejemplo. Puede que el hijo aprenda a inventar cualquir tipo de contestación que satisfaga la demanda parental de una persona inmediata. puede que un terapeuta se esconda tras las continuas preguntas y no consiga entrar en la relación como una persona real. creencias. Además. consideraciones que limitan la preponderancia de las preguntas sobre las afirmaciones. Puede que una larga serie de preguntas se experimente como un interrogatorio o como castigo. Habitualmente los clientes necesitan experimentar al terapeuta como alguin con coherencia e integridad para concederle su confianza. Aunque este artículo se centra predominantemente en las preguntas y en las diferencias entre ellas. si los padres exigen repetidamente a su hijo que les revele todo.. a veces las afirmaciones irónicas e inverosímiles de un terapeuta son el mejor modo para suscitar interrogantes en la mente de los clientes y aumenta su capacidad de hacer descubrimientos pertinentes por su cuenta. Por otra parte. como por ejemplo respecto a si una pareja debería separarse o seguir unida). De forma consciente o no. Cuando los clientes desconocen simplemente información básica o no tienen los recursos de conocimiento para contestar de manera coherente. Esta intención o propósito surge de la postura conceptual de diseño de estrategias (Tomm. pueden contribuir enormemente a la conciencia y comprensión que una familia tenga de eventos relevantes. expectativas y estilos de interacción que presenta el cliente y el patrón de interacción idiosincrático que se desarrolla entre ellos. La relación entre preguntas y afirmaciones. pueden manejarse algunas de estas dificultades cambiando el tipo de preguntas que se hacen. Por ejemplo. tiende a variar según las diferentes escuelas. afirmaciones provisionales del tipo <si-entonces>. todavía no se han explorado sistemáticamente los efectos de esta relación en la investigación sobre terapia marital y familiar. ni se ha examinado el efecto que tiene alterar deliberadamente en la proporción de preguntas/afirmaciones en el transcurso de la entrevista. no pretende dar a entender que un terapeuta debería hacer sólo preguntas. el enfoque sistémico de Milán depende fuertemente de la realización de preguntas. sin darse cuenta. Entre las variables que influyen sobre la relación entre preguntas y afirmaciones en una sesión dada están la orientación teórica y el estilo personal del terapeuta. la expectativa social de respuestas puede experimentarse como una demanda y convertirse en una imposición. Además. K. sin embargo. Por ello. mientras que los enfoques estructural y estratégico dependen también de que se haga afirmaciones. en cuanto intervenciones hechas por el terapeuta. enseñándole a mentir. Por lo que yo sé. Además. de terapia.3 Hay. INTENCIONES Y ASUNCIONES DEL TERAPEUTA Podría asumirse que toda pregunta lleva implícita alguna intención. La intención más común tras las preguntas que hace un terapeuta es averiguar algo acerca de los clientes . En efecto. 1987) que orienta la toma de decisiones en cada instante de la conversación. Estas posibilidades ponen de relieve la necesidad de que los terapeutas monitoricen continuamente la conversación y pasen a hacer afirmaciones cuando sus preguntas se vuelvan antiterapéuticas. que clarifican los procesos mentales.

clarificar ambigüedades y resolver las inconsistencias que aparezcan en la mente del terapeuta. Por lo tanto. pese a todo. puede que por diversas razones el terapeuta prefiera utilizar preguntas para influir sobre el cliente. En un extremo del continuo está un propósito predominante orientador. el terapeuta hace sobre todo preguntas orientadoras2 Sin embargo. el lugar principal del cambio que se pretende es el cliente o la familia. la pregunta se vuelve puramente retórica. El terapeuta podría modificar el patrón de hacer preguntas y hacer algunas afirmaciones. la situación conduce por parte del terapeuta a una acción que podría posibilitar a los miembros de la familia cambiar sus puntos de vista y por consiguiente su conducta. K. el terapeuta decide continuar la investigación. etc. De hecho. Al contrario. En otras palabras. Por lo tanto. Con la utilización de preguntas. experiencias. Si.. y por tanto. Sin embargo el adjetivo <descriptivas> podía dar a entender que los miembros de la familia proporcionan una narración objetiva de los eventos y experiencias. y en el 2 En una publicación anterior (Tomm . 1987). . Las preguntas se eligen para apoyar la actividad del terapeuta en las posturas conceptuales de circularidad y generación de hipótesis (Tomm. el terapeuta siempre se mantiene abierto al cambio tras una pregunta influenciadora. Habitualmente no se espera de ellos que cambien como resultado de estas peguntas. el terapeuta invita a los clientes a compartir sus problemas. de cambio en uno mismo. en vez de recurrir a hacer afirmaciones. este cambio en el terapeuta es secundario respecto al propósito predominante del terapeuta al formular esa pregunta en concreto. K. En esos momentos de la entrevista el objetivo del terapeuta es llegar a orientarse respecto a la situación problemática y las experiencias idiosincráticas del cliente y de los miembros de la familia. las contestaciones no se toman necesariamente como afirmaciones acerca de una <realidad> objetiva. El propósito inmediato del preguntar es desarrollar la comprensión del terapeuta. Las respuestas de la familia simplemente orientan al terapeuta en sus acciones subsiguientes. una dimensión básica para diferenciar las preguntas es un continuo referente al lugar del cambio que se pretende con la pregunta. esperanzas. en las primeras partes de una entrevista. El terapeuta reconoce en la conversación un <buen momento> o una <apertura> para influenciar las percepciones o creencias de la familia.4 o de su situación. se hacen más preguntas a fin de rellenar lagunas. Sin embargo. durante la evaluación de la situación del cliente surgen con frecuencia ocasiones en las que parecen especialmente oportunas las intervenciones terapéuticas. establecer distinciones relevantes acerca de sus experiencias y generar explicaciones clínicas útiles respecto de sus problemas. Ahora refiero <orientadoras> porque es más preciso y coherente con una explicación cibernética de segundo orden de lo que sucede durante una entrevista. no el terapeuta. expectativas. En otras palabras. En este caso. puede resultar equívoco. Entonces el terapeuta formula preguntas que influyan el tipo de preguntas susceptibles de desencadenar cambio terapéutico. 1985) me referí a estas preguntas como <descriptivas> porque invitaban a los clientes a describir su situación y experiencias. de lo contrario. no el cliente o la familia. durante este proceso de hacer preguntas el lugar principal del cambio pretendido es el terapeuta. Se espera que los miembros de la familia respondan según la visión que ya tienen. A medida que el terapeuta elabora impresiones e imágenes a partir de las respuestas verbales y no verbales de la familia. historias. Esto no significa que el terapeuta no esté abierto a cambios ulteriores en su visión de las cosas como resultado de las respuestas de los clientes a estas preguntas. puede aún aprovechar estas oportunidades introduciendo intervenciones terapéuticas en forma de preguntas. Las preguntas están diseñadas para desencadenar respuestas de los clientes que permitan al terapeuta acoplarse lingüísticamente con ellos.

puede que estas asunciones y sus asociaciones se solapen y enriquezcan mutuamente. En un extremo de este continuo podrían estar las asunciones predominantemente lineales o de causa-efecto. La distinción entre <lineal> y <circular> fue importada por la terapia familiar a partir del trabajo pionero de Bateson en la exploración de la naturaleza de la mente (Bateson. con diferente coherencia. las preguntas orientadoras lo reflejarán y podrían ser . determinismo causal. y en el otro. tienen no obstante un efecto significativo sobre la naturaleza de las preguntas hechas. asunciones predominantemente circulares o cibernéticas. pero de manera diferente. Ni denotan que las asunciones lineales y circulares sean mutuamente excluyentes. que se lleven a la conciencia y se modifiquen deliberadamente en una u otra dirección. determinismo estructural. sin embargo. Cualquier pregunta concreta puede. estas asunciones y presuposiciones subyacentes tienden a permanecer no-conscientes durante la conducción de la entrevista.5 otro extremo se sitúa un propósito predominante influenciador. Puede. actitudes críticas y enfoques estratégicos. mientras que las preguntas influenciadoras están diseñadas para desencadenar una respuesta que podría alterar las percepciones y concepciones de la familia. puede que estas asunciones también estén distribuidas a lo largo de un continuo. suponer propósitos mezclados y caer en cualquier parte del continuo. Las preguntas orientadoras están diseñadas para suscitar una respuesta que altere las percepciones y concepciones del terapeuta. La mayor parte de los terapeutas han internalizado estos conceptos en grados diferentes y probablemente operan con ambos conjuntos de ideas. de cambio en otros. Esto se indica en el cuadro de la Figura 1. Estas asociaciones no implican nesesariamente identidad o isomorfismo dentro de cada grupo de conceptos. que se podrían usar para diferenciar cuatro tipos básicos de preguntas. y en momentos distintos. principios interaccionales. Se tiende a asociar las asunciones lineales con reduccionismo. Hoy en día estas ideas impregnan la literatura de la terapia familiar. por supuesto. G. actitudes neutrales y enfoques sistémicos. 1972 y 1979). esta segunda dimensión aporta una profundidad considerable a una comprensión de las diferencias entre las preguntas que se hacen. Si el terapeuta asume que los eventos que está explorando ocurren predominantemente de modo lineal o de causa-efecto. principios dormitivos. Pese a que estas asunciones y presuposiciones tienden a ejercer sus efectos de forma encubierta y no consciente. Por consiguiente. El eje horizontal representa en qué medida la intencionalidad del terapeuta se orienta a cambiarse a sí mismo o a cambiar al otro. Desde entonces ha desarrollado en torno a esta distinción una rica red de ideas.. como base o fundamentación teórica de la pregunta. En su mayor parte. La intersección de estas dos dimensiones básicas (propósito del terapeuta y asunciones del terapeuta) da lugar a cuatro cuadrantes. En otras palabras. El eje vertical representa el grado de linealidad o circularidad en las asunciones del terapeuta acerca del proceso mental relevante. Puesto que la distinción entre lineal y circular puede ser considerada como complementaria y no simplemente como o/o. Parece razonable asumir que existe en la mente del terapeuta una red de asunciones y presuposiciones referentes a los temas sobre los que pregunta. Una segunda dimensión principal para diferenciar las preguntas tiene que ver con las diversas asunciones acerca de la naturaleza de los fenómenos mentales y del proceso terapéutico. conceptos y asociaciones. Esta distinción entre preguntas orientadoras y preguntas influenciadoras constituye una invitación para que los terapeutas tengan más presentes sus intenciones durante el proceso de tomar decisiones acerca de qué preguntar. Las asunciones circulares se tienden a asociar con holismo.

Las preguntas orientadas al futuro y las preguntas que colocan en la perspectiva del observador tienden a ser reflexivas. recurrentes o cibernéticos. Sin embargo. Podría esperarse que diferentes tipos y secuncias de preguntas tengan efectos muy distintos sobre el desarrollo de la conversación . los tipos comunes de preguntas de definición del problema y de preguntas de explicación del problema tenderán a reflejar una investigación lineal. se las podría representar en cualquier lugar del diagrama. entonces puede considerarse a las preguntas influenciadoras como <preguntas estratégicas>. Si el terapeuta asume que es posible influenciar a los demás directamente mediante el input de información o la interacción instructiva. Las preguntas directivas y de confrontación tienden a ser regulativas y estratégicas. ASUNCIONES LINEALES ASUNCIONES CIRCULARES Figura 1 Un marco de referencia para diferenciar cuatro grupos principales de preguntas Puesto que puede que las preguntas específicas reflejen grados diferentes de linealidad o circularidad así como intenciones diferentes. las preguntas orientadoras se denominan <preguntas circulares>. mediante una perturbación de los procesos circulares preexistentes en o entre los miembros de la familia. Si el terapeuta asume que la influencia sólo se da de forma directa. Las preguntas que buscan diferencias y una serie de preguntas acerca del efecto de ciertas conductas sugieren la exploración de un proceso circular. ciertos tipos de preguntas tenderán a caer en un cuadrante particular.6 consideradas <preguntas lineales>. las preguntas influenciadoras se consideran <preguntas reflexivas>. Por ejemplo. Si el terapeuta asume que los eventos que se están explorando son circulares.

<¿Por qué no?> (Bueno. La postura conceptual de generación de hipótesis lineales (Tomm. Puesto que por lo general a la gente no le gusta asumir la culpa. habitualmente lineales. Las preguntas básicas son: <¿Quién hizo qué cosa? ¿Dónde? ¿Cuándo? y ¿Por qué?>. con algunos ejemplos de cada uno. Proporcionaremos un esbozo de estos grupos principales de preguntas. las preguntas lineales acerca de los problemas tienden a transmitir una actitud crítica. <¿Quién se deprime?> (Mi Marido).. <¿Por qué piensa que su marido se deprime?> (Yo tampoco lo sé. . de la siguiente manera: <¿Qué problemas le han llevado a verme hoy?> (Es sobre todo la depresión). etc. <¿Intenta alguien levantarle?> (Pues no). el terapeuta tiende a adoptar una postura reduccionista al intentar determinar la causa específica del problema. En consecuencia. <¿Qué es lo que le deprime tanto a usted?> (No lo sé). <¿Se siente mal consigo mismo por algún motivo?> (No). culpabilidad y defensividad en el cliente o familia. <Debe haber algo que le preocupe. El propósito de estas preguntas es predominantemente investigador. La mayoría de las entrevistas empiezan con al menos algunas preguntas lineales. la manera en que un cliente informa acerca de un evento histórico específico está influída por el estilo y el tono de la pregunta del terapeuta. <¿Cuánto tiempo lleva tan deprimido?> (Tres meses. <¿Pasó alguna cosa con la que empezara todo?> (No puedo recordar nada en particular). <¿Tiene muchos pensamientos pesimistas?> (No). El terapeuta se comporta en buena medida como un investigador o detective que está intentando descifrar un enigma complejo. 1987) aporta los aspectos de contenido y los temas sobre los que centrarse para generar estas preguntas lineales. Se hacen esfuerzos para desenredar las cosas de forma que finalmente quede claramente delineado el origen del problema. <¿Se siente muy frustrada?> (Bastante). que algo en el individuo está mal y no debería ser tal y como es. CUATRO TIPOS PRINCIPALES DE PREGUNTAS Preguntas lineales Se hacen para orientar al terapeuta respecto a la situación del cliente y se basan en asunciones lineales acerca de la naturaleza de los fenómenos mentales. ¿qué podría ser?> (Realmente no lo se). es decir. tales como la depresión. <¿Cuánto tiempo ha estado tan frustrada con respecto a él?>. apenas ha salido de la cama en tres meses). simplemente no está motivado. Por ejemplo. <¿Tiene dificultad para dormir?> (No). <¿Alguna enfermedad últimamente?> (No). antes de examinar más de cerca sus efectos diferenciales. Esto es con frecuencia necesario para <unirse> a la familia a través de sus puntos de vista. <¿Ha ganado o perdido peso?> (No). K. el mantener la presuposición de que ciertas características. Una pregunta lineal induce a una descripción circular. Por ejemplo. Con frecuencia esto evoca vergüenza. puede que estas preguntas estimulen a los miembros de la familia a volverse más críticos entre ellos a medida que van proporcionando respuestas. son intrínsecas a la persona. acerca de la situación. acabo harta después de un rato). <¿Tiene algún otro síntoma?> (No). Con esta forma de investigar. a saber. puede que un terapeuta inicie una sesión con una secuencia de preguntas lineales orientadoras. está en la cama todo el día).7 terapéutica. En esta postura se incluye el pensar en términos dormitivos.

sobre todo respecto al dinero y las facturas). Tienden a ser más --. Dos tipos generales de preguntas circulares. <¿Qué hace ella cuando se preocupa?> (Se queja mucho. En un artículo anterior (Tomm. niños?> (Si). La intención de estas preguntas es predominantemente correctiva. estas preguntas surgirán de forma libre y fácil. <Y cuando vuestro padre se acuesta. y ha desarrollado la capacidad de mantener una postura conceptual de generación de hipótesis circulares. <¿Quiénes ven más la preocupación de su mujer?> (Los niños.8 Preguntas circulares También se hacen para orientar al terapeuta respecto a la situación del cliente. objetos. Se formulan preguntas para poner de manifiesto los <patrones que conectan> personas. 1985) se han descrito diversos subtipos. percepciones. K. que incluyen preguntas de diferencia en categorías. etc. ideas. <¿Quién más se preocupa?> (Los niños). Las preguntas circulares tienden a caracterizarse por una curiosidad general acerca de las posibles conexiones de eventos que incluyen el problema. Se asume que es posible la interacción instructiva. Además. me lo callo). preguntas de categoría-contexto y preguntas acerca del efecto de las conductas. puede que un terapeuta más sistémico empiece la entrevista de forma diferente: <¿Cómo es que nos encontramos juntos hoy?> (Llamé porque me preocupaba la depresión de mi marido). ¿qué hace tu madre?> (Se preocupa más). El terapeuta se comporta como un maestro. acciones. es decir. Preguntas estratégicas Se hacen para influenciar al cliente o familia de una forma específica. El terapeuta se comporta más como un explorador. hablan mucho de ello). en circuitos recurrentes o cibernéticos. en forma de preguntas). Por tanto. pero se basan en presupuestos circulares acerca de la naturaleza de los fenómenos mentales. etc. <preguntas de diferencia> y <preguntas contextuales>. han sido asociadas con los patronos fundamentales de simetría y complementariedad. más que por una necesidada específica de conocer los orígenes precisos del problema. investigador o científico que se dispone a hacer un nuevo descubrimiento. eventos.y aceptadoras. trata de que piense o se comporte de una forma que el terapeuta considera más . Se asume que todo está conectado de alguna forma con todo lo demás. <¿Estáis de acuerdo. contextos. que dice a los miembros de la familia cómo se equivocaron y cómo deberían comportarse (aunque indirectamente. Los presupuestos que le guían son interaccionales y sistémicos. El propósito de estas preguntas es predominantemente exploratorio. Si el terapeuta ha establecido una orientación cibernética Batesoniana hacia el proceso mental. En base a hipótesis formuladas acerca de la dinámica de la familia. creencias. Estas preguntas buscan revelar patrones circulares recurrentes que conectan percepciones y eventos. de Bateson. las respuestas que elicitan de los miembros de la familia son también menos susceptibles de resultar críticas. <¿Quién cree usted que se preocupa más?> (Ella).. instructor o juez. <¿Qué hace usted cuando ella le muestra que se está preocupando?> (No la molesto. y se basan en asunciones lineales acerca de la naturaleza del proceso terapéutico. sentimientos. <¿Quién se imagina usted que es el que menos se preocupa?> (Imagino que yo). el terapeuta llega a la conclusión de que algo está <mal> y trata mediante preguntas estratégicas de hacer cambiar a la familia. preguntas de diferencia temporal. <¿Qué suele hacer vuestro padre cuando hablais con vuestra madre?> (Habitualmente se va a la cama).

En la Parte II (Tomm. . <¿Cuándo va a hacerse cargo de su propia vida y a empezar a buscar un trabajo?>. etc.. se queda en la cama). <Imaginémonos que haya algo acerca de lo que él está resentido. No se moverá y eso me frustra más). K. <¿Es algo nuevo esta costumbre de buscar excusas?> (No sabía que la tuviera). y se basan en presupuestos circulars acerca del proceso que tienen lugar en el sistema terapéutico. El terapeuta procura interactuar de una manera que abra espacios para que la familia vea nuevas posibilidades y evolucione más libremente y de forma espontánea. <¿Qué pasaría si durante la semana siguiente todos los días a las 8 de la mañana usted sugiriese que tomara alguna responsabilidad?> (No vale la pena el esfuerzo). hipótesis acerca de algunos de los mecanismos implicados en la situación problemática. para la formulación de la pregunta. el terapeuta podría intentar influir sobre la pareja preguntando: <¿Por qué no habla usted con él acerca de sus preocupaciones en vez de con los niños?> (No escuchará. pero otras consideran compatible con sus patrones de interacción habituales. Por tanto. El propósito de estas preguntas es predominantemente facilitador. ¿pero qué voy a hacer con él?). para dar un indicio de cómo podrían ser en nuestro ejemplo. <¿Se da cuenta de cómo su retraimiento desilusiona y frustra a su mujer?> (¿Qué quiere decir?). Un presupuesto importante que se halla tras estas preguntas es que el sistema terapéutico es evolutivo y que lo que hace el terapeuta es desencadenar actividades reflexivas en los sistemas de creencias preexistentes de la familia. debido a que el enunciado correctivo está envuelto en la forma de una pregunta.).. supongo que simplemente tendría que decírselo). . el terapeuta podría preguntar: <Si usted compartiera con él cuán preocupada estaba usted y cuánto la deprimía. pero que no quisiera decirle porque temiera herirla. Sin embargo. Algunas familias se sienten atacadas por este modo de preguntar. pero puede que un exceso de directividad en esta forma de preguntar suponga el riesgo de una ruptura en la alianza terapéutica. <¿Cómo es que no está usted dispuesta a intentar con mayor insistencia el levantarle?> (Estoy cansada y desilusionada. <Si hubiera algún asunto pendiente entre ustedes. A veces se requiere una directiva o confrontación del terapeuta para movilizar un sistema atascado. Es más difícil dar ejemplos de preguntas influenciadoras ya que son necesarias. <¿No se da cuenta de que precisamente el irse a la cama en vez de hablar sobre lo que la preocupa está trastornando a su familia?> (Bueno. pero no obstante es transmitida a través del contenido. En estos ejemplos resulta bastante evidente que al hacer preguntas estratégicas el terapeuta está imponiendo al cliente o a la familia sus puntos de vista acerca de lo que <debería ser>. Pero.contexto.9 <correcta>. <¿No le gustaría dejar de inquietarse en vez de preocuparse tanto por ellos?> (Claro. 1987) de esta serie de artículos ya se han proporcionado numerosos ejemplos de preguntas reflexivas. siguiendo con la familia hipotética entrevistada más arriba. Se asume que los miembros de la familia son individuos autónomos y que no se les puede determinar directamente.. ¿cómo podría convencerle de que usted es lo bastante fuerte como para aguantarlo?> (Bueno. ¿Qué se imaginaría que pensaría o haría él? (No estoy segura). Preguntas reflexivas Pretenden influenciar al cliente o familia de una manera indirecta o general. ritmo y tono. yo. el terapeuta se comporta más bien como un guía o entrenador que anima a los miembros de la familia a movilizar sus propios recursos de resolución de problemas. Puede que la directividad del terapeuta sea encubierta.

Por tanto. sería una pregunta estratégica. Esta brecha puede disminuirse de forma constante a medida que los terapeutas buscan una mayor integración personal y . La primera se da entre lo que el terapeuta pretende hacer y lo que hace realmente. La primera pregunta sería reflexiva si se hiciera para provocar que los padres se convirtieran en observadores de su propia conducta y para movilizar su consciencia a fin de modificar su comportamiento. Lo que falta en todos estos ejemplos es el tono emocional empleado al hacer las preguntas. La diferencia entre estos grupos se haría aún más evidentes si estuvieran presentes la cadencia y el tono de voz del terapeuta.10 ¿quién estaría más dispuesto a disculparse? (Ella nunca se disculparía!). ¿cuánto tiempo cree que pasaría antes de que usted la pudiera perdonar por ser incapaz de hacerlo?> (Hummm. <Suponga que en este momento a ella le fuera imposible reconocer o admitir ningún error por su parte. Aquí el énfasis está en que la diferenciación de estas preguntas no depende de su estructura sintáctica o de su contenido semántico. sería una pregunta orientadora lineal. <¿Le sorprendería si lo hiciera?> (Seguro!). así como las conductas no verbales que los acompañan. sería una pregunta orientadora circular. sigue siendo una forma más neutral de investigar que el hacer preguntas estratégicas. LOS EFECTOS DE PREGUNTAS DIFERENTES Antes de discutir los efectos diferenciales de estos tipos de preguntas. reflexiva o estratégica. circular. <Si esta depresión desapareciera de repente.. De hecho. y quisiera que saliera esa información en se momento para confrontar al padre o a la madre por su conducta intolerante o desconsiderada. Reconocer y aceptar esta división entre intención y efecto reduce la frustración del teraputa cuando la terapia no progresa bien y abre oportunidades de que el terapeuta considere otras vias alternativas. solamente para averiguar como responde la madre cuando es provocada por el padre. etc. en los que se producen discontinuidades. Por ejemplo. exactamente la misma secuencia de palabras podría constituir una pregunta lineal. Desde la perspectiva de un observador del proceso terapéutico (que es habitualmente el terapeuta obsrevándose a si mismo trabajando) hay dos puntos. ya que es más respetuoso con la autonomía de la familia. Habilidades bien desarrolladas para mantener una postura conceptual de neutralidad contribuyen a hacer más probable que una pregunta influenciadora sea reflexiva y no estratégica.. Habitualmente es la postura emocional del terapeuta al preguntar lo que marca la diferencia respecto a lo que el cliente oye en la pregunta. uno principal y otro secundario. es importante reconocer la discontinuidad existente entre las intenciones de un terapeuta al hacer ciertas preguntas y sus efectos reales sobre los clientes. A pesar de que el hacer preguntas reflexivas pretende también influir sobre la familia en un sentido terapéutico. si un terapeuta preguntara a un niño: <¿Qué hace tu madre cuando tu padre llega tarde a casa y la cena ya se ha enfriado?>. Estas preguntas son reflexivas en el sentido de que están formuladas para desencadenar que los miembros de la familia reflexionen acerca de las implicaciones de sus percepciones y acciones actuales y consideren nuevas opciones.). ¿en qué serían diferentes sus vidas?>. Si se preguntara porque el terapeuta anticapara lo que el niño probablemente iba a decir. Estas emociones están a su vez asociadas con los propósitos y las asunciones del terapeuta. precisamente las mismas palabras pueden significar y hacer cosas muy diferentes en el transcurso de la única entrevista. Si fuera hecha como parte de una secuencia planificada de preguntas acerca del efecto de las conductas (para ser seguida por algo como <¿Y qué hace tu padre cuando tu madre le grita?>) para explorar la interacción entre los padres. Depende del propósito y de las asunciones del terapeuta al preguntar.

entre acción del terapeuta y respuesta del cliente. El escuchar y responder de los clientes está siempre determinado por su propia autonomía biológica. las intenciones de un terapeuta al hacer preguntas específicas nunca garantizan ningún efecto específico sobre los clientes. al validar implícitamente las creencias preexistentes. ni lo garantizaría una mayor precisión en la elección de las palabras y el tono de las preguntas. en el transcurso de la entrevista. el terapeuta no hace el tipo de preguntas (o no hace las afirmaciones) que implícitamente (o explícitamente) ponen en cuestión las creencias previas de la familia. esto sucede con mucha mayor frecuencia de lo que los clínicos advierten cuando están llevando entrevistas corrientes de <evaluación>.. Es mucho lo que un terapeuta puede hacer para mejorar la contingencia entre propósito y efecto. pero tienen que tomar decisiones acerca de qué preguntar antes de hacer las preguntas. Los miembros de la familia contestan a las preguntas pero permanecen virtualmente inmodificados. posibles. Por ejemplo. las respuestas de los miembros de la familia no son arbitrarias. sumerja aún más a la familia en las percepciones lineales. Lo que de hecho sucede con el cliente o familia depende siempre de la unicidad de su propia organización y estructura en cada momento. quién estaba implicado y cómo). Puesto que el terapeuta no puede saber por adelantado cuáles serán los efectos reales de culquier pregunta dada. uno de los peligros de hacer preguntas lineales es que tal vez. Pero. Nunca se subrayará lo suficiente la importancia que tiene rreconocer y aceptar esta brecha entre interacción y efecto. Este proceso de anticipación es un aspecto importante de la postura conceptual del diseño de estrategias. es más probable que los clientes se lleguen a interesar por sus propios patrones de interacción a través de una serie de preguntas circulares que mediante preguntas lineales. No obstante.11 desarrollan una mayor habilidad para llevar a la práctica sus intenciones. 1987). Sin embargo. improbables e imposibles de diversas preguntas. estas decisiones se toman en base a los efectos anticipados. automáticamente se dirigen a ella juicios negativos. sin embargo. o que se sientan más culpabilizados por preguntas estratégicas que reflexivas. son desencadenadas por y contingentes con lo que el terapeuta dice y hace. Aquí hay una limitación absoluta. hay poca <señal de diferencia> para la familia cuando el terapeuta la invita mediante preguntas lineales a explicar sus puntos de vista anteriores (acerca de lo que ocurrió. aumentando su acoplamiento lingüístico con los clientes mediante la postura conceptual de la circularidad (Tomm. Los efectos que de hecho se producen son siempre impredecibles. ya que el problema es algo . Puesto que los miembros de la familia habitualmente conceptualizan sus dificultades en términos lineales antes de ir a terapia. en definitiva. Preguntas lineales Tienden a tener un efecto conservador sobre el cliente o familia. Por desgracia. inadvertidamente. un terapeuta puede estimar y estima probabilidades. Cuando el terapeuta pone de relieve <la causa> de un problema presentado o de una situación indeseada. Otro riesgo de las preguntas lineales es que el pensamiento reduccionista que implican tiende a activar actitudes críticas. K. Las siguientes generalizaciones acerca de los efectos más probables de diferentes preguntas podrían incorporarse a los hábitos no conscientes del diseño de estrategias de un terapeuta y guiar el proceso de decidir qué preguntas hacer. Pocas veces el entrevistador se da cuenta de que está produciendo un mayor afianzamiento de percepciones y creencias patógenas. Al mismo tiempo. El terapeuta puede considerar los efectos probables. Es especialmente fácil que se dé este proceso si. La segunda es la discontinuidad entre lo que el terapeuta pregunta realmente y cómo lo oyen los miembros de la familia.

Otro riesgo es que puede que los clínicos que están aprendiendo a usar preguntas circulares las utilicen de una forma bastante mecánica. en cambio. y resultan útiles para establecer la relación inicial. Un efecto secundario común es que los miembros de la familia se sientan culpables o avergonzados por haber tomado ese camino. sin embargo. puede que sean capaces de hacerse conscientes de la circularidad en sus propios patrones de interacción. si mediante una serie de preguntas acerca de las conductas un marido empieza a ver que no se trata simplemente de que las quejas preocupadas de su mujer activen su depresión. tienen la capacidad de ejercer efectos liberadores sobre la familia. Es un efecto general del método de la entrevista conjunta en terapia marital y familiar y no específicamente un efecto del tipo de pregunta que se hace. es útil que los terapeutas tengan también en cuenta sus peligros potenciales3 Preguntas circulares Las preguntas circulares. Ambas tienden a reducir las opciones de la familia a lo que el terapeuta considera que es lo mejor. esto podría constituir una novedad importante y tener efectos significativos. pueden ser como las preguntas que emplearía un buen abogado al interrogar a los testigos en un juzgado. Por tanto. o hace sólo lo que el terapeuta considere que es acertado y que sería útil. puede que se vea liberado para actuar de manera diferente. También es probable que acepte más y juzgue menos la <respuesta de preocupación> de ella ante su conducta depresiva. Con estas preguntas se pretenden limitar las probabilidades de que los miembros de la familia sigan por el mismo camino problemático. El abogado 3 Obviamente. Sin embargo. puede que esto ocurra con todos los tipos de preguntas. sino también que su depresividad activa las quejas de ella. y por tanto. Con esta mayor consciencia. Por lo tanto. El mayor riesgo de las preguntas circulares es que cuando el terapeuta explora áreas de interacción cada vez más amplias. Preguntas estratégicas Tienden a tener un efecto limitador sobre la familia. El terapeuta intenta influenciar (de forma lineal) al cliente para que piense o haga lo que el terapeuta considera más sano o <correcto>. . puede que la investigación deriva hacia terrenos que parezcan irrelevantes para las preocupaciones y necesidades inmediatas de la familia. Tiene más oportunidades para reconocer que algunas iniciativas constructivas por su parte podrían activar una respuesta diferente de ella. En el caso extremo. en vez de desanimarse cuando ella se preocupa y se queja. La limitación puede ser de dos formas: no hacer algo que el terapeuta considere <equivocado> y que está contribuyendo al problema. tanto si de hecho encaja en ese momento como si no. En conjunto. Cuando el terapeuta hace preguntas para identificar patrones de cara a una comprensión circular o sistémica de la situación problemática. Entonces las preguntas parecen repetitivas y triviales. Por lo tanto.12 indeseable. puede que sean <liberados> de las limitaciones de sus anteriores puntos de vista lineales y que subsiguientemente sean capaces de abordar sus dificultades desde una nueva perspectiva. Por ejemplo. las preguntas circulares son más susceptibles de tener efectos beneficiosos inadvertidos que las lineales. los miembros de la familia que están escuchando las respuestas establecen también sus propias conexiones. mientras que las preguntas lineales son necesarias para desarrollar un foco claro sobre el problema. estas preguntas tienden a ser más manipuladoras y controladoras. pueden llegar a ser irritantes para la familia. si la contestación del que responde incluye información de la que otros miembros de la familia (que están escuchando) no eran conscientes previamente.

o que quiere que oigan otros miembros de la familia. Según cual sea el terreno en el que se de la confusión. por tanto. El terapeuta también es influído por las preguntas. Por ejemplo. sino también por responder a las respuestas que los clientes dan a las preguntas. incluso si esta peersona en realidad no piensa o siente de esa manera. los miembros de la familia tienden a generar nuevas conexiones y nuevas soluciones a su manera y en su momento. nuevas direcciones y nuevas opciones. Las preguntas lineales tienden a fomentar más pensamiento lineal en el terapeuta. restricciones o contradicciones en sus propios sistemas de creencias. Si las preguntas están cuidadosamente formuladas. De forma alternativa. Abrir múltiples nuevas posibilidades sin proporcionar una dirección adecuada puede fácilmente confundir. El propósito influenciador del terapeuta queda moderado por el respeto a la autonomía de los clientes y. intimidad o forzar a un testigo a fin de que diga precisamente lo que el abogado quiere que oigan el juez y el jurado. A consecuencia de ello. El efecto de las preguntas circulares sobre el terapeuta es aumentar su neutralidad y capacidad de aceptar al cliente y a la familia tal y como son. de las implicaciones problemáticas de las percepciones y conductas actuales de la familia.mismo modo en que lo fomentan en los clientes. el tono de estas preguntas tiende a ser mucho más suave. Los miembros de la familia sienten que son individuos a tomar en consideración nuevas ideas. seducir. puede que esta confusión no sea necesariamente problemática para el proceso terapéutico global. ésta podría ser. También permiten una reevaluación. muy terapéutica. Su forma de pensar se ve influenciada no sólo por las asunciones y presuposiciones que surgen durante su formulación. En consecuencia. Por otro lado. Estas preguntas pueden usarse con energía para desafiar patrones problamáticas de pensamiento y conducta sin tener que recurrir a afirmaciones u órdenes directas.13 emplea preguntas estratégicas para conducir. El efecto de las preguntas estratégicas sobre el terapeuta es que tienden a llevarle a una . Preguntas reflexivas Estas preguntas son más susceptibles de tener un efecto generativo sobre la familia. Finalmente me gustaría llamar la atención sobre los posibles efectos sobre el terapeuta que tienen el hacer diferentes tipos de preguntas. un terapeuta puede <forzar> a un individuo a que diga cosas que el terapeuta quiere oir. con frecuencia pueden confrontarse a los clientes con las limitaciones. Debido a la naturaleza potencialmente coercitiva de las preguntas estratégicas. un excelso de ellas podría tener efectos antiterapéuticos inadvertidos. Esta misma aceptación tiene potencial curativo en el sistema terapéutico al contrarrestar los efectos inmovilizadores de la culpabilidad. pueden usarse a veces las preguntas estratégicas para llevar a la familia de forma bastante directa a reconocer y adoptar una solución obvia. y no que son empujados o arrastrados hacia ellas. de hecho. tan omnipresente en las familias sintomáticas. la confusión puede ser bastante liberadora. es más probable que el terapeuta juzgue. nuevas perspectivas. cuando ciertos miembros de la familia <conocen la verdad> o <tienen todas las respuestas> de una forma que les mantiene atascados en patrones problemáticos y ciegos a nuevas alternativas. Las preguntas tienden a abrir espacios para que los miembros de la familia tomen en consideración nuevas percepciones. las preguntas estratégicas ocasionales pueden a veces ser extremadamente constructivas en el proceso terapéutico. La complicación más probable de las preguntas reflexivas es que podrían fomentar incertidumbre y confusión desorganizadoras. del . sin coacción. De forma parecida. Sin embargo.

Si una pregunta <no funciona> a la hora de abrir espacios para que la familia evolucione más libremente. etc. el terapeuta busca otra que tenga más probabilidades de liberar la capacidad curativa natural de los clientes. Con los paréntesis se pretende indicar que los efectos reales siempre siguen siendo impredecibles. Se incluyen en el diagrama los efectos de las preguntas sobre el terapeuta así como sobre la familia. novedad y transformación espontánea como resultado de que se hagan preguntas circulares y reflexivas. Lo único que se puede decir es que es más probable que los miembros de la familia experimenten respeto. Una pregunta lineal podría tener un efecto liberador y una pregunta reflexiva podría tener un efecto limitador.14 posición de oposición con la familia. y que se sientan juzgados. interrogados o forzados. Por otra parte. Figura 2 Propósito predominante y efectos probables de diferentes preguntas La figura 2 resume el propósito predominante y los efectos más probables asociados con cada conjunto de preguntas. en un momento dado. Según la estructura de una familia. las preguntas reflexivas tienden a orientar al terapeuta a volverse más creativo en las preguntas que hace. como consecuncia de . una pregunta estratégica podría tener un efecto generador en vez de tener un efecto limitador.

Esto hace recaer una responsabilidad aún mayor sobre la intencionalidad del terapeuta en la toma de decisiones acerca de qué preguntar. El tipo de preguntas que un terapeuta decide hacer depende del tipo de contestación que le gustaría oir: El que el cliente acepte o no la invitación del terapeuta de proporcionar la pregunta supone restringir el abanico de respuestas <legítimas>. o incluso más tarde. Sin embargo. un terapeuta siempre tiene que <trabajar en la oscuridad> y nunca sabe cuál es el resultado final de las preguntas específicas. Las distinciones que se establecen en este artículo reflejan los resultados de algunas investigaciones cualitativas a las que he estado dedicado en los últimos años. puede avanzarse mucho en los que respecta al desarrollo profesional personal para aumentar la probabilidad de que la conducta espontánea de un terapeuta en una entrevista sea más susceptible de ser terapéutica que no terapéutica o antiterapéutica> Hay que tener en cuenta que. Puede que a veces los efectos ni siquiera se materialicen en el momento de la entrevista. Hay algunas preguntas que permanecen en la mente de los clientes durante semanas. y siguen teniendo efecto. Tal vez podría conseguirse esto durante la revisión de un video inmediatamente después de la sesión. si los miembros de la familia se han vuelto demasiado cómodos y complacientes en el proceso de terapia. los terapeutas deben asumir la responsabilidad por las preguntas que hacen. circular.15 preguntas lineales y estratégicas. En gran medida. Entonces. la sesión suele volverse tensa o <helada>. De forma alternativa. la pregunta <prefigura> la respuesta por cuanto estructura el dominio de una respuesta <apropiada>. tal vez el dia siguiente. o al menos una respuesta en un determinado dominio. estratégica o reflexiva. Es decir. Un observador externo podría también evaluar . Si un investigador empírico quisiera explorar más estos temas y determinar. por jemplo. tendría el problema de tener que identificar las intenciones y asunciones del terapeuta al hacerla. Puede que los miembros de la familia no empiecen a darse cuenta de las implicaciones pertinentes hasta después de la sesión. con frecuencia no se pueden observar los efectos reales de una pregunta. Esta selectividad da al terapeuta una influencia enorme a la hora de establecer y mantener una dirección en una conversación. sin embargo. tal vez unas pocas preguntas estratégicas bien colocadas puedan estimularles a considerar nuevas direcciones. si una pregunta dada es lineal. En otras palabras. y a veces años. meses. las reacciones de los miembros de la familia son en conjunto demasiado difíciles de <leer>. una pregunta presupone una respuesta particular. Esto podría ser una indicación para el terapeuta de que cambie el tipo de preguntas para hacer aquellas que resultan más neutrales y aceptadoras (o abandonar temporalmente todo el proceso de hacer preguntas). COMENTARIOS FINALES La imposibilidad de predecir los efectos que se producen realmente apunta a la importancia que tiene la continua actividad del terapeuta de controlar las reacciones inmediatas de los miembros de la familia y revisar las hipótesis a medida que se desarrolla la sesión. La vía más directa para ello sería pedir al terapeuta que intentara articular sus pensamientos al formular preguntas. Al mismo tiempo. Lo que aquí se propone es que la utilización de estas distinciones podría pemitir al terapeuta elegir aquellos tipos de preguntas que son más susceptibles de orientar la entrevista de modo que se convierta en una conversación para la curación. en buena medida. Si los miembros de la familia empiezan a sentirse juzgados o manipulados. hacer una determinada pregunta es suscitar una contestación determinada. sin saber nunca cuáles podrían ser sus efectos completos.

26. (1985): Circular interviewing: A multifaceted clinical tool. hechas por los clientes al revisar también la cinta. Draper (eds): Applications of systemic therapy: Tbe Milán approach (London: Grune y Stratton). G. Family Process. ____ (1987): Interventive interviewing: I. K. 167-183 . 3-13 ____ (1987): Interventive interviewing: II. (1972): Steps to an ecology of mind (New York: Ballantine Books). Dutton). 26. Family Process. Reflexive questioning as a means to enable selfhealing. Posteriormente se podría comparar el grado de ajuste de estas estimaciones y ponerlas junto a descripciones de las experiencias de los clientes en cada momento. BIBLIOGRAFIA Bateson. Tomm. Puede que estudios ulteriores en estas líneas contribuyan considerablemente a obtener un conocimiento más profundo del proceso de entrevistar interviniendo.16 cada pregunta en su contexto. in D. ____ (1979): Mind and nature: a necessary unity (New York: E. Campbell y R. Strategizing as a fourth guideline for the therapist.