1130-0108/2003/95/7/480-484

REVISTA ESPAÑOLA DE ENFERMEDADES DIGESTIVAS
Copyright © 2003 ARÁN EDICIONES, S. L.

REV ESP ENFERM DIG (Madrid)
Vol. 95. N.° 7, pp. 480-484, 2003

Compresión duodenal por la arteria mesentérica superior:
análisis de 10 pacientes
F. Rosa-Jiménez, F. J. Rodríguez González, J. J. Puente Gutiérrez, R. Muñoz Sánchez1, M. D. Adarraga
Cansino y J. L. Zambrana García
Líneas de Procesos Generales del Adulto y de 1Diagnóstico por la Imagen.
Empresa Pública Hospital “Alto Guadalquivir”. Andújar, Jaén

RESUMEN
Introducción: la compresión de la tercera porción del duodeno por la arteria mesentérica superior (pinzamiento aortomesentérico) es una causa infrecuente de dolor abdominal. Su presentación clínica puede oscilar entre un hallazgo radiológico casual y
asintomático hasta un cuadro agudo de obstrucción intestinal (denominado síndrome de la arteria mesentérica superior) que requiera una intervención quirúrgica urgente.
Método: se revisaron los informes de todos los estudios baritados que incluyesen el tracto duodenal realizados en nuestro hospital entre mayo de 1999 y abril de 2002. Se analizaron las historias clínicas de aquellos pacientes con imagen compatible con
pinzamiento aortomesentérico.
Resultados: de los 1.280 estudios realizados, 10 (0,78 %)
fueron informados como sugerentes de pinzamiento aortomesentérico. Las 10 pacientes eran mujeres de edad media joven (25,7
años; rango 9-77) que consultaban por distintas molestias abdominales. Los síntomas referidos por las 9 pacientes más jóvenes
no fueron típicos de obstrucción duodenal y su evolución fue favorable. En la paciente de edad más avanzada los datos clínicos fueron compatibles con un síndrome de la arteria mesentérica superior, aunque su estudio posterior reveló la presencia de un
adenocarcinoma de colon.
Conclusiones: el pinzamiento aortomesentérico es un hallazgo radiológico infrecuente (< 1 %) que no siempre justifica los datos clínicos acompañantes. En nuestra serie, 9 casos fueron considerados pinzamientos aortomesentéricos no obstructivos, aunque
algunos presentaban factores desencadenantes (escoliosis y delgadez). El síndrome de la arteria mesentérica superior debería
considerarse un diagnóstico de exclusión tras realizar un estudio
clínico adecuado cuando la situación del paciente así lo aconseje.
Palabras clave: Síndrome de la arteria mesentérica superior.
Obstrucción duodenal. Compresión vascular. Síndrome de Wilkie.
Megaduodeno. Pinzamiento aortomesentérico.

Rosa-Jiménez F, Rodríguez González FJ, Puente Gutiérrez JJ,
Muñoz Sánchez R, Adarraga Cansino MD, Zambrana García JJ.
Duodenal compression caused by superior mesenteric artery:
study of 10 patients. Rev Esp Enferm Dig 2003; 95: 480-484.

INTRODUCCIÓN
El pinzamiento aortomesentérico o pinza aortomesentérica se produce cuando la tercera porción del duodeno
queda comprimida entre la aorta abdominal y la arteria
mesentérica superior (AMS). Su forma de presentación
oscila entre su hallazgo anecdótico en el transcurso de
una exploración radiológica hasta un cuadro sintomático
(agudo o crónico) de obstrucción duodenal caracterizado
por dolor abdominal, vómitos y disconfort postpandrial
que suele mejorar en decúbito lateral izquierdo, decúbito
prono o en posición fetal y que se agrava en decúbito supino. Este cuadro recibe los nombres de síndrome de Wilkie, síndrome de la compresión vascular del duodeno o
síndrome de la arteria mesentérica superior (SAMS).
Suele ser una causa infrecuente, aunque no excepcional,
de dolor abdominal siendo características las imágenes
proporcionadas por el estudio baritado.
Presentamos las características clínicas de 10 pacientes que fueron estudiados en nuestro hospital y en los que
el estudio baritado fue informado como compatible con
un pinzamiento aortomesentérico (PAM).
PACIENTES Y MÉTODO

Recibido: 07-05-02.
Aceptado: 05-02-03.
Correspondencia: Francisco Rosa-Jiménez. C/ Fuente de la Salud, 5, portal 5,
1º T. 23006 Jaén. Tels.: 953 252055 – 619 910966. e-mail: med024245@saludalia.com

Se revisaron los informes radiológicos de todos los estudios baritados del tracto digestivo superior en los que
se hubiera incluido al duodeno (tránsito gastroduodenal y
tránsito intestinal) realizados en nuestro hospital en los

La biopsia obtenida fue informada como adenocarcinoma de colon. en nuestra serie encontramos 10 casos entre 717 estudios realizados a mujeres (1. DISCUSIÓN Los primeros casos de compresión vascular del duodeno por la AMS fueron descritos por Von Rokitansky a finales del siglo XIX. La paciente 10 presentaba anemia ferropénica desde hacía 7 meses.000 habitantes/año. 6 pacientes calificaban sus molestias como dolor y en 5 casos la sintomatología se localizaba a nivel epigástrico.Vol. 5 y 9 se realizó un tránsito intestinal. Se encontraron un total de 10 informes (pertenecientes a diferentes pacientes) en los que se apreciaban imágenes concordantes con un PAM. N. bioquímica plasmática estándar y orina) fueron normales y se dio por concluido el estudio.01.373 habitantes. Hasta la fecha han aparecido distintas publicaciones sobre este infrecuente hallazgo normalmente procedentes de series cortas o de comunicaciones aisladas (1-5).2 años (rango: 9-77). Se estudió si podría relacionarse con Tabla I. Nueve casos se estudiaron ambulatoriamente y una niña se ingresó para estudio de una diarrea prolongada. Las determinaciones analíticas de las 8 primeras pacientes (hemograma. El cuadro se acompañaba de náuseas en 2 pacientes y de vómitos en otra. 5 y 6 también se practicó una ecografía abdominal que no reveló datos patológicos. provocaba una compresión duodeno-pancreática.7 ± 19. El resto de la anamnesis no aportó datos relevantes exceptuando la paciente 10 que precisaba analgésicos diariamente y que refería pérdida significativa de peso con afectación del estado general. Todas estas pacientes evolucionaron favorablemente desapareciendo la sintomatología con medidas higiénico-dietéticas (en algunos casos) y/o con la ayuda ocasional de procinéticos (en otros). Se solicitó un tránsito gastroduodenal en el que se observó una impronta extrínseca sobre la unión de la segunda y tercera porción duodenal compatible con un PAM. Todas las pacientes (Tabla I) eran del sexo femenino con una edad media de 25. El estudio se inició con una gastroscopia que puso de manifiesto una compresión extrínseca a nivel duodenal que no dejaba pasar el fibrogastroscopio. El motivo de consulta más frecuente (70%) fue malestar abdominal. un enema opaco reveló una extensa estenosis de aspecto maligno a nivel de ángulo hepático del colon que fue confirmada posteriormente por una colonoscopia. En una paciente las molestias mejoraban con la ingesta mientras que en otras tres la empeoraban. La duración del cuadro clínico oscilaba entre 5 semanas y 4 años. 7 y 8 se solicitó un tránsito gastroduodenal mientras que en las pacientes 3. Además de distintos grados de compresión de la tercera porción duodenal por la AMS no se evidenciaron otros hallazgos salvo en la paciente 9 que presentaba un engrosamiento submucoso del íleon terminal sin afectación de la mucosa. 6. 2. La paciente fue intervenida quirúrgicamente apreciando el cirujano una gran masa dependiente del colon que traccionaba del meso lo que. salvo hábito leptosómico en las 6 últimas pacientes. Características clínicas de los pacientes Caso 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Edad Antecedentes Motivo de consulta Ingesta Vómitos Tiempo 16 22 33 20 22 15 19 19 9 77 Sin interés Escoliosis Endometriosis Sin interés Estreñimiento Escoliosis Dismenorrea Sin interés Escoliosis Anemia Dolor epigástrico en situaciones de ansiedad Dolor epigástrico episódico Dolor lumbar irradiado a abdomen Sensación casi diaria de nudo epigástrico Distensión abdominal Dolor periumbilical cólico Dolor cólico epigástrico. Es habitual encontrarlo en edades jóvenes y se ha descrito un mayor predominio en el sexo femenino.1 casos/100. Se analizaron las historias clínicas de aquellos pacientes en los que alguna de dichas exploraciones evidenció una compresión de la tercera porción del duodeno por la AMS.36%) frente a ninguno en 564 estudios entre varones (p < 0. No obstante. 4. 95(7): 480-484 . RESULTADOS Nuestro hospital presta asistencia sanitaria a una población de 65. La paciente 9 se trasladó a otro centro antes de que finalizase el estudio. La exploración física no mostró datos clínicamente significativos. en su conjunto. autolimitado Sensación de saciedad precoz Diarrea prolongada Dolor epigástrico con pérdida de peso Sin relación Sin relación Sin relación Mejoría Empeoramiento Sin relación Sin relación Empeoramiento Sin relación Empeoramiento No No Sí No No No No Náuseas No Náuseas 6 meses 2 años 18 meses 5 meses 3 meses 7 semanas 4 años 8 meses 5 semanas 2 meses REV ESP ENFERM DIG 2003.78 casos por cada 100 exploraciones baritadas del tracto digestivo superior y una incidencia de 5. test exacto de Fisher). En los casos 1. 2003 481 COMPRESIÓN DUODENAL POR LA ARTERIA MESENTÉRICA SUPERIOR: ANÁLISIS DE 10 PACIENTES últimos tres años (mayo de 1999-abril de 2002). Ello supone una frecuencia de 0. Durante el postoperatorio inmediato sufrió un shock séptico y falleció.9%) fueron practicados a pacientes del sexo femenino y 564 (44.280 estudios baritados del tramo digestivo superior de los cuales 716 (55.° 7. 95.1%) a varones. Así. En los casos 3. En el periodo de estudio se realizaron un total de 1.

tetraplejía.) 2. Complicaciones quirúrgicas de la cirugía abdominal: Anastomosis íleoanales Hemicolectomías Cirugía de aneurismas abdominales By-pass aortofemorales 8. Asimismo se objetivan movimientos peristálticos de vaivén del contraste que se agravan en decúbito supino y que mejoran en decúbito lateral izquierdo. De esta forma. No obstante. ROSA-JIMÉNEZ ET AL. postoperatorios complicados. el PAM ha sido relacionado (Tabla II) con procesos que deplecionan la grasa mesentérica. REV ESP ENFERM DIG 2003. También se han descrito casos en los miembros de una misma familia (9. etc. hipertiroidismo.1% en varones vs 55.) como ocurre en casos de politraumatizados. durante el crecimiento rápido en la adolescencia (desarrollo en sentido lineal sin una ganancia adecuada de peso) o en algunas Tabla II. Adherencias del mesenterio al retroperitoneo 7. La AMS forma con la aorta abdominal un ángulo de unos 45º que permanece abierto gracias a la presencia del tejido graso periduodenal y peripancreático..) REV ESP ENFERM DIG (Madrid) patologías de la columna vertebral. 1) más que de una sospecha clínica. Sin embargo. etc. Plurifactorial Grandes quemados.482 F. lo habitual es que el cuadro aparezca en circunstancias en las que se asocian varios de estos factores (estados hipercatabólicos.7) o el uso de corsés correctores (síndrome del corsé de yeso o “cast syndrome”) (8). Distintas circunstancias pueden reducirlo produciendo el atrapamiento de la tercera porción duodenal que discurre entre ambos vasos. 95(7): 480-484 . Esto incrementaría el número de pruebas radiológicas solicitadas y la probabilidad de detectar este hallazgo.15). El estudio baritado del tubo digestivo superior evidencia un retraso del tránsito en la región gastroduodenal junto a una dilatación de la segunda porción del duodeno acompañada de una compresión vertical y abrupta a nivel de la tercera porción con indemnidad del patrón mucoso. Cuadros familiares 6. etc. nutriciones enterales. Afecciones vertebrales: Hiperlordosis lumbar Escoliosis dorso-lumbar Deformidades vertebrales. incluyendo la cirugía ortopédica (6. las manifestaciones clínicas aparecen cuando se reduce de forma muy significativa. reposo prolongado.Compresión extrínseca vertical de la tercera porción duodenal con dilatación preestenótica que dificulta el paso del contraste. traumatismos y fracturas vertebrales Cirugía vertebral correctora Cast syndrome (síndrome del corsé de yeso) 4. La Fig. etc. Sin embargo. lesiones neurológicas (14. 1. hemiplejía. Etiopatogenia del pinzamiento aortomesentérico 1. Anomalías anatómicas congénitas: Origen anómalo de la arteria mesentérica superior Malrotación intestinal Fijación alta del ligamento de Treitz. Su diagnóstico suele ser el resultado de unas imágenes radiológicas características (Fig.9% en mujeres) no parece justificar esta hipótesis. una superior frecuentación de pacientes de dicho sexo por molestias abdominales inespecíficas. Hipertrofia del ligamento de Treitz 5. tumores. Disminución del ángulo aortomesentérico: Visceroptosis Laxitud de la pared abdominal Crecimiento rápido Aneurismas de la aorta abdominal Reposo prolongado en cama 3. Depleción de la grasa mesentérica: Extrema delgadez Anorexia nerviosa Síndrome de malabsorción Pérdida rápida de peso Regímenes hipocalóricos severos Nutrición enteral Enfermedades crónicas debilitantes Estados hipercatabólicos (neoplasias. genupectoral o prono. la diferencia porcentual de las exploraciones analizadas (44.10) o como complicación de algunas intervenciones quirúrgicas abdominales (11-13). grandes quemados. habitualmente por debajo de entre 15 y 20º. politraumatizados Encamamiento prolongado Postoperatorios complicados Enfermedades neurológicas (parálisis cerebral.

el síndrome de Boerhaave o la muerte. Hines y cols. la preocupación por la imagen corporal de la adolescencia (reducción de la ingesta referida por la madre de una paciente). Fernández P. Fagundes JJ. habiéndose obtenido buenos resultados aunque con recurrencias clínicas. bien por laparotomía o por laparoscopia (31. La eliminación de los factores desencadenantes suele ser suficiente para el tratamiento. La delgadez de algunas de ellas (disminución de la grasa mesentérica). Cimadevila J.30). Jaramillo D. orígenes venosos anómalos (vena renal izquierda. La alimentación enteral (con sonda naso-yeyunal) e incluso la nutrición parenteral puede ser efectiva en pacientes con rápida pérdida de peso. Cleveland RH. En nuestros 8 primeros casos. Muniz J. 2003 COMPRESIÓN DUODENAL POR LA ARTERIA MESENTÉRICA SUPERIOR: ANÁLISIS DE 10 PACIENTES endoscopia oral puede mostrar estenosis extrínseca (ocasionalmente pulsátil) (16) de la tercera porción duodenal mientras que la ecografía abdominal (17) suele ser normal o mostrar (según el grado de obstrucción) una dilatación duodenal con contenido en su interior.) y con ello contribuir a la presencia de molestias abdominales difusas. 20: 588-9.000 habitantes/año) y de 0. Vitale MG. 6. evaluar el grado de distensión duodenal y valorar el estado de la grasa retroperitoneal. 8. Boachie-Adjei O.). patología retroperitoneal (abscesos (24). Medina M. Síndrome de la arteria mesentérica superior. 9. Green DW. Rev Esp Enferm Dig 1988. La duodenoyeyunostomía es el procedimiento más utilizado (con un 90% de éxitos) habiéndose empleado con diferentes resultados otras técnicas quirúrgicas. Si bien la dispepsia funcional es un motivo de consulta frecuente entre la población femenina joven. etc. 95. los malos hábitos dietéticos y la concurrencia de distintos grados de escoliosis (pacientes 2. Bernárdez J. conectivopatías. Vicente JM. diabetes mellitus. 73: 322-3. cambios dietéticos. Sieira A. Sánchez JM. 11. debemos estimar en nuestra serie frecuencias del 0. Intern Med 2001. vena mesentérica superior). deshidratación. Coy CS. Superior mesenteric artery syndrome as a complication of ileal pouch-anal anastomosis. anormalidades electrolíticas o a complicaciones tales como la distensión aguda gástrica (29.000 habitantes/año) más acorde con las cifras publicadas (22). Domínguez J. Pediatr Radiol 1990. pseudo-obstrucción idiopática intestinal crónica. recomendándose inicialmente medidas conservadoras para los pacientes sintomáticos. Figueroa JM. Yamada M. enfermedad común entre la población femenina joven y que puede actuar además como un factor desencadenante (26-28). Fernández L. Compresión vascular duodenal.3 casos por cada 100 exploraciones baritadas del tramo digestivo superior. Compresión vascular del duodeno. 2. tales como com- REV ESP ENFERM DIG 2003. Curr Opin Pediatr 2001. Gómez F.59 casos/100. la falta de una clara relación con la ingesta y la favorable evolución hizo considerar que el hallazgo radiológico de un PAM no se podía establecer como la causa responsable de sus síntomas ni del síndrome diarreico de la paciente 9. Ros E. Por ello se considera que el SAMS ha sido sobrediagnosticado y se aconseja reservar dicho término a los pacientes que cursen con síntomas típicos de obstrucción duodenal. 65: 41-8.7% para PAM asintomáticos (incidencia de 4. adenopatías). Octavio J. Fatica NS. Rev Clin Esp 1982. 165: 375-7. la presencia de un cierto grado de compresión duodenal puede verse favorecido por distintas circunstancias en ocasiones poco apercibidas por la paciente (pérdida discreta de peso. Kim SH. Amaral CA. Luengo L. inespecíficas y variables. Las nuevas técnicas de imagen (TAC helicoidal y resonancia magnética) ofrecen información anatómica de la relación y la distancia entre la aorta abdominal y la AMS. Rev Esp Enferm Dig 1979. Rev Ortop Traum 1996. Report of a case. Obstrucción duodenal aguda por pinzamiento aorto-mesentérico. Goyanes A. 4. la inespecificidad de las molestias. Si bien la evolución del SAMS suele ser benigna. anomalías en la fijación del mesocolon. El angio-TAC con reconstrucciones tridimensionales (18) y la angiorresonancia (19) prácticamente han sustituido a la arteriografía. Am J Orthop 1999. Dis Colon Rectum 1995. González A. en los casos severos el retraso en el diagnóstico puede conducir a cuadros de malnutrición. 38: 543-4. Rev Esp Enferm Dig 1984. La compresión duodenal por la AMS puede aparecer en personas sanas y no siempre justifica la sintomatología acompañante. está indicada la intervención quirúrgica. Actualmente la prevalencia del SAMS en adultos sintomáticos se estima en torno a 0. 95(7): 480-484 483 presiones anatómicas del duodeno (páncreas anular. linfomas. Roth N. etc. Cuando estas medidas fallan. 5.51 casos/100. Medical complications in scoliosis surgery. Moreno M. La presentación del PAM como un cuadro agudo de íleo obstructivo sólo representa un escaso 10% de los casos publicados y las técnicas tomográficas actuales han evidenciado otras causas de dilatación duodenal que inicialmente le eran achacadas. Vara R. Murohisa G. Ceide J. Íleo arteriomesentérico en el niño. Shapiro G. 7. 28: 461-7.32). 3. sobre todo en pacientes con síntomas crónicos y una pronunciada dilatación duodenal. Familial superior mesenteric artery syndrome. Liebling MS.° 7. Señaris J.013-0.Vol. 83: 38-41. Superior mesenteric artery syndrome in identical twin brothers. Cuando la valoración del paciente así lo aconseje (caso 10) es obligado descartar otras situaciones que cursan con obstrucción duodenal extrínseca. Compresión vascular del duodeno relacionada con un corsé de yeso (cast syndrome). Blickman JG. 40: 713-5. Takehira Y. Superior mesenteric artery syndrome after segmental instrumentation: a biomechanical analysis. Nakamura T. Por ello. 10. Higgs GB. Ortiz C. Roye DP. 56: 353-60. del diafragma o del duodeno) (23). tumores abdominales y otras causas de dilatación duodenal (megaduodeno.08% para el SAMS (incidencia de 0. siendo algo menor en edades infantiles (21). Goes RN. Hanajima K. Iwaoka Y. Rev Esp Enferm Dig 1993. alteración del ritmo intestinal. et al. pudiendo determinar la amplitud del ángulo aortomesentérico. 13: 36-41. (20) revisando a 44 pacientes diagnosticados de SAMS comprobaron que sólo 6 de ellos cumplían estrictos criterios clínicos y radiológicos. . Vicente V. BIBLIOGRAFÍA 1. 6 y 9) han sido descritos como factores patogénicos en la aparición de PAM sintomáticos. Medeiros RR. N. aneurismas arteriales (25). 40: 246-9. El diagnóstico diferencial debe incluir siempre a la anorexia nerviosa. Del Valle E. Moreno E.

Am J Surg 2001. Síndrome de la arteria mesentérica superior: Una causa infrecuente de obstrucción duodenal en la infancia. Veysi VT. Clarke PJ. Delgadillo X. Mutabagani KH. Richardson WS. Dumont RC. Villalba F. Merck B. 45: 289-90. González J. 89: 934. Sebastián JJ. Laparoscopic management of superior mesenteric artery syndrome. Stringer MD. Rev Esp Enferm Dig 1995. de Ville J. 28. Arteriomesenteric syndrome as a cause of duodenal obstruction in children with cerebral palsy. Herrera J. Alvin P. Pediatr Radiol 1999. J Clin Gastroenterol 1989. Superior mesenteric artery syndrome in traumatic paraplegia: a case report and literature review. Clapuyt P. 2: 973-6. Amitai M. Martín ML. 24. Lamont PM. et al. Caniano DA. Superior mesenteric artery syndrome: a follow-up study of 16 operated patients. Sax HC. Superior mesenteric artery syndrome after end-to-side aortofemoral bypass. Lazo D. Collin J. Superior mesenteric artery syndrome. 14. Apter S. Garniek A. Soriano P. Konen E. Taves DH. Garay M. Rey C. 21. 32: 1801-3. 22. J Pediatr Surg 1997. 20. 32. Marco A. 181: 377-8. 30. Hines JR. Vázquez F. Superior mesenteric artery syndrome presenting with acute massive gastric dilatation. Stheneur C. Am J Surg 1984. CT angiography of superior mesenteric artery syndrome. 25. Uribarrena R. 80: 322-7. Veyckemans F. et al. Lera JM. Pariente D. Arch Pediatr 1995. Diagnóstico de la compresión duodenal aorto-mesentérica mediante angiografía por resonancia magnética. Siddiqui MN. 95(7): 480-484 . Int Surg 1995. Naito Y. 29: 602-4. Dilatation aigue de l´estomac avez pince mesenterique chez une jeune fille anorexique. 87: 56-57. Gore RM. Ouriel K. 72: 433-44. Huang CT. Pérez A. 81: 991-4. Jaffary A. 16. 29: 1162-3. Nass S. Wilkinson R. Raissi B. 32: 1721-3. Rev Esp Enf Digest 1995. 27. Kinnunen J. 15. Komai H. 11: 726-7. Ballantyne GH. Diagnostic criteria and therapeutic approaches. Massoud WZ. 104: 639. J Pediatr Surg 1997. F. Fujiwara K. Laparoscopic repair of superior mesenteric artery syndrome. Chronic superior mesenteric artery syndrome in anorexia nervosa. Blebea J. Br J Psychiatry 1992. Manero S. ROSA-JIMÉNEZ ET AL. Med Clin 1995.484 12. Gutiérrez C. García P. 171: 1279-81. Arch Phys Med Rehabil 2000. Long FR. Escolar JL. J Vasc Surg 1990. 26. Belpaire-Dethiou MC. 18. Retroperitoneal fungal abscess presenting as superior mesenteric artery syndrome. Vázquez A. REV ESP ENFERM DIG (Madrid) Ylinen P. Superior mesenteric artery syndrome as a result of enlarged abdominal aortic aneurysm. Necrosis gástrica por distensión aguda del estómago y síndrome de la pinza aortomesentérica. et al. 148: 630-2. J Vasc Surg 1999. Duodenal obstruction after abdominal aortic aneurysm repair. Am J Roentgenol 1998. Eur J Vasc Surg 1992. López J. An Esp Pediatr 1996. Fuentes J. Ahmad T. Vicente F. Anorexia nerviosa e íleo duodenal. 29. 19. Duodenum inversum mimicking mesenteric artery syndrome. 87: 389-92. Humphrey G. Geary KJ. 39: 410-6. Artigues E. Taylor BM. Martínez V. Can J Surg 1996. 23. Técnicas de imagen en la pinza aorto-mesentérica. Chantrain C. Blázquez L. Rev Esp Enferm Dig 1997. 13. 160: 552-4. 6: 107-10. Surowiec WJ. REV ESP ENFERM DIG 2003. Elbadaway MH. Postgrad Med J 1996. Hockerstedt K. Recurrent superior mesenteric artery (Wilkie´s) syndrome: a case report. 11: 386-91. 31. 17. Gayer G.