You are on page 1of 4

LA HISTORIA DEL FUNDADOR DE CIRCA

A Carlos Spallarossa Pozzo no le gustaba la ostentación. Incluso con semejante
nombre, prefirió reducirlo para evitar pompas inútiles. El mundo lo conocería
Usencillamente como el padre Pozzo, apelativo que llevaría hasta el final de sus
ndías, al frente de su obra: el Círculo Católico de Arequipa. Con
su metro sesenta de estatura, logró elevarse por encima de
nlos reveses típicos de los sectores marginales a los que ayudó
i sin desmayo. Es allí donde hoy sus amigos le lloran.
ñ
oPregunté a los niños que estudian en uno de los colegios del
Círculo Católico de Arequipa ¿Sabes quien fue el padre
mPozzo? “El fundador de Circa” dijo uno, emocionado. “Un
ácalvito”, dijo otro, más travieso. Un calvito al que le
s encantaba comer tallarines con salsa. En ese aspecto era un
. buen italiano.
Sus zapatos lo trajeron desde la lejana Génova, en Italia, primero hasta el Callao
J
cuando tenía 18 años, en abril de 1936. Antes de convertirse en el padre Pozzo,
u
fue comerciante. “Y muy hábil”, recalca Alicia Medina Bravo, docente de Circa hace
g
35 años. Cuenta que su habilidad era tal que “compraba caballos viejos, les lavaba
a
bien los dientes y los arreglaba”. Luego los vendía como potros.
b
aOtra de sus pilladas, fue que vendió una radio vieja como nueva. Al momento de
probarla, prendía la radio nueva pero sobre el mostrador estaba la radio vieja. Era
yun tramposo, un santo tramposo. Un estafador, dirían algunos. Misteriosos son los
caminos del Señor.De su vida antes de ser sacerdote, el padre Pozzo, no contaba
amucho. Además de comerciante ocurrente (cuentan que cuando una morena
pentraba a su negocio, apagaba la luz y decía “Ya vino la noche”), también fue
oboxeador. “Por eso tengo la nariz chueca”, bromeaba él mismo.
s
t Al parecer uno de sus negocios falló y es así que decidió iniciar otro, pero esta vez
acon Dios. A los 28 años ingresó a la Compañía de los Jesuitas para convertirse en
bsacerdote. Esta vez, el negocio le salió redondo.A Arequipa llegó recién ordenado
aen 1958, para enseñar en la nocturna del colegio San José. Una vez más sus
zapatos, esos que siempre estaban con tierra, lo llevaron hasta los sectores más
cpobres de la Ciudad Blanca, a los pueblos jóvenes, donde los padres no solían
ollegar y el Estado mucho menos.
m
HISTORIAS CON ARENA
o
Para los que sólo valoran las cifras, el padre Pozzo fundó 35 colegios con 17 mil
s 220 alumnos, 8 sumac wasis (“casas bonitas” en quechua), albergues para niños
i donde viven 480 menores. Por si parece poco, creó dos centros de educación
técnico productiva, dos centros de salud y dos casas de retiro. Todas estas obras
f brindan servicio gratuito y siempre para los más pobres. Además, ayudó a
uconstruir 23 parroquias que entregó al Arzobispado.
e
r A este padre no le importaba llenar su sotana de tierra. Incluso dejó de usarla a
aveces para cargar el material de construcción con más facilidad y llevar las
carretillas y ladrillos en los hombros, como cualquier otro poblador. Antes del padre
dPozzo, pocos sacerdotes llegaban hasta esos pueblos llenos de arena. No en vano
ese le bautizó como el vicario de los pueblos jóvenes.Luego de los terremotos del 59
y 60, cuando muchos perdieron sus viviendas, fue él quien formó los grupos de
l
a
m
i

salud. al ver a la indefensa criatura. mayo de este año. Sus restos descansan en el Una noche de 1986. En la dictadura de Juan Velasco se le quitó el apoyo al Circa. Mayta formó parte Antes de viajar a Lima sufrió dos de la juventud revolucionaria católica de infartos. el padre Pozzo tuvo que enfrentar varias obstáculos.reconstrucción y ayudó con el ejemplo. Así decidió formar los sumac wasis. un movimiento comunista que siempre destruía los altares que formaba con sillares y calaminas para hacer las misas. Ese mismo año regresó. conmovido de las Maravillas. para el que también cargó el cemento. Paucarpata. LAS PIEDRAS DEL CAMINO En su andar. El padre recurrió a sus conocidos. albergues para pequeños abandonados. dijo: “Dios quiere algo con nosotros”. según recuerda el años en Arequipa. En hombros lo llevaron desde la plaza de armas hasta el sector de Gráficos en Alto Selva Alegre. también había otro tanto que no lo quería. Sin embargo. El padre Pozzo. Así como había mucha gente que lo apoyaba. “Lo conocí cuando llegué de Azángaro a su congregación por motivos de los 10 años. en base al voluntariado que el padre supo apuntalar con su palabra y personalidad. forjada por laicos. Fue el “San Martín de Porres” en la zona de Gráficos en Alto Selva Alegre. (Milagros Tairó Medina) . un grupo donde se enseñaba a los Otro infartó se lo llevó el 25 de jóvenes sobre sus derechos y cómo manejar un gremio. era una de las premisas del padre Pozzo. Datos El padre Pozzo permaneció 45 Formar líderes en esos pueblos. Fue con esa gente que en 1959 fundó los Círculos Católicos de Arequipa. había cierta envidia por “el padre de los conos”. pero fueron los voluntarios los que permitieron que esta obra continúe. Justo Mayta Livisi. siempre y cuando fueran de Circa.De allí vino el primer colegio. habría podido ser un delincuente si es que él no me llevaba consigo”. En esos días ya habían pandillas. dejaron a un niño mausoleo de la capilla de Virgen abandonado en el local principal de Circa. comenta. Por ese motivo fue trasladado a Lima. Así se ganó la confianza y cariño de la población. la gente logró que volviera. Primero. Así fue avanzando esta obra. Dentro de la misma Iglesia. tenía el criterio para guiar la reconstrucción. La propia gente de los barrios populares separaba una parte del terreno de sus pueblos para colegios. Al haber sido hijo de un albañil. un informe del Arzobispado lo calificó como “revolucionario”. En 1970. El propio El 14 de mayo de 2003 fue Mayta es una de esas historias que el padre Pozzo trasladado a Lima por orden de cambió. ubicado en la avenida Kennedy. con personas que buscaba defender su fe ante un movimiento comunista bastante fuerte por esos años. alcalde de Paucarpata.

sentenció. También apostaba en esos juegos y siempre ganaba. No dormía mucho. Los policías le reconocieron y dudaron a la hora de la papeleta. Era puntual porque no le gustaba perder ni un solo instante. Finalmente triunfó el carisma y no hubo multa. Incluso en una ocasión se pasó una luz roja. “Los Magníficos”. Luego de rezar cogía su volkswagen blanco y enrumbaba a cada uno de los colegios. y al fútbol. Las señoras que trabajaban en Circa alistaron una mesa con el mejor mantel y varios cubiertos. El padre Pozzo quería mucho a los niños y con ellos era uno más. Era un carro de “chamba”. “Vienen a una casa sencilla”. Su carácter bromista fue una de sus características. En lugar de monedas llevaba caramelos para regalar a los pequeños que se acercaban a él como abejas al panal. Como al musculoso chofer de la ficción. “Cuando no hacía una broma. se iría. Tenía a Dios de copiloto. se organizó una comida con el arzobispo de Arequipa de entonces. todo lo iba regalando en el camino. Sólo quedaba callar y escucharlas. asesora espiritual de Circa. Quizás por eso no había el asiento al lado del chofer.Magnífico de temple y broma Era fanático de la serie de TV de los 80. comenta la madre Saleta Pérez. Luis Sánchez Moreno. En su lugar viajaba el cemento y ladrillos que necesitaba para levantar sus colegios y albergues. Nunca se quedaba con alguna casaca o con un maletín por mucho tiempo. “Dios proveerá” . se acostaba casi siempre a las 11 y se levantaba a las tres de la madrugada.Las decía con la misma sencillez que lo caracterizaba. El padre Pozzo entró y dijo que si no quitaban todo eso. Su carro volaba como una moto. y a los sumacwasis. Sus retadas también eran fuertes. Alicia Medina cuenta que cuando cumplió 80 años. al padre Pozzo le gustaba manejar muy rápido. era signo de que algo estaba mal”. Jugaba a las canicas.

que las misioneras de María “Ianau Coeli” consiguen. A los docentes del Circa les paga el Estado. y educar a los casi 500 niños. Los voluntarios son de gran ayuda. docente del primer grado del colegio “San Martín de Porres”. Sin embargo. Gracias al reciclaje de papel y plástico obtienen un promedio de 10 mil soles por campaña. que también ideó el padre Pozzo. Hablan por el padre Pozzo. “Los de adentro también podríamos ayudar”. “Circa es una asociación civil sin fines de lucro. Circa moriría”. Pero no alcanza para cuidar. es gracias a voluntarios de España.Circa fue hecho con el pueblo y para el pueblo. aclara Alicia Medina. dice la madre Zaleta pidiendo la colaboración de la población arequipeña. “Dios proveerá”. . Existe una asamblea de 30 personas que se encarga de su manejo. Esto resulta insuficiente para tanto trabajo. “El día que deje de ser así. El mantenimiento de los sumac wasis. A través del programa “Amigos de Circa”. decía y se le cumplía. Hasta ahora tienen unos 300 miembros. Un rato después llegaba algún donativo. indica Rocío Villavicencio. sólo 40 son religiosas. La gran premisa del padre Pozzo fue que todos estos servicios debían ser gratuitos. asevera la madre Zaleta Pérez. alimentar. Otra de las formas de autogestión son las campañas de papel. En esas circunstancias. Obras. Su presidente es cambiado cada tres años. el resto son laicos. De las cerca de 500 personas que laboran voluntariamente en estas obras. gracias a un convenio que se estableció desde que funcionó el primer colegio en 1962. Ahora ocupa la presidencia la madre Alfonsina Zid. el padre Pozzo para iniciar y mantener los colegios y otros servicios siempre confió en Dios. el padre se iba a rezar. hay personas que colaboran con 6 euros mensuales. A veces no había comida. integrante de Circa. católica pero que no depende estructuralmente del arzobispado”. “A ellos se les supervisa y controla más”.

Related Interests