You are on page 1of 1

Una pregunta que nos están realizando constantemente las plantas de alimentos es

:
¿Necesitamos hacer algo especial con respecto a la influenza porcina o H1N1?
Al momento de la publicación de este artículo no tenemos ninguna vinculación con respecto a la
transferencia de este virus en algún punto de la cadena alimentaria.
Los productores de cerdos están librando una dura batalla para convencer a los consumidores que la
ingesta de cerdo no presenta ningún riesgo de infección hacia los humanos. El centro para control de
enfermedades de los Estados Unidos CDC soporta este punto en el link (http://cdc.gov/h1n1flu/). El
principal riesgo es la transmisión de la enfermedad de una persona enferma a una sana.
¿Pero existe algo que podamos hacer adicional a los programas que tenemos en planta para la
prevención de enfermedades?
El virus H1N1 causa una enfermedad respiratoria con tos y moqueo lo que causa que la enfermedad
se transfiera de persona a persona.
Los mecanismos de contagio son: Mediante respiración de aire contaminado con el virus o al tocarse
los ojos, nariz o boca luego de que las manos entraron en contacto con una superficie contaminada y
estas no fueron lavadas. Con esto dicho en la planta debemos manejar este caso como lo
manejaríamos cualquier otra enfermedad respiratoria.
Entonces las medidas son: Lavado y desinfectado de manos frecuente para poder interrumpir uno de
los mecanismos de transferencia del virus entre personas. Adicionalmente, debemos manejar de
manera efectiva nuestro programa que previene que personas enfermas que estén tosiendo o
moqueando trabajen en áreas en las que el producto esté expuesto. Tal como lo haríamos con
cualquier caso de una enfermedad respiratoria infecto – contagiosa.
Los programas para manejar estos problemas de enfermedades para proteger los productos y los
empleados deben estar implementadas en todas las plantas de alimentos. Recordatorios para que los
empleados tomen mayor atención a estas precauciones ayudarán a reducir las preocupaciones.