Sesión # 7

“Y vio Dios que todo era bueno”
Objetivo: Propiciar una estima por toda la obra de la creación que ha
salido buena de las manos de Dios, en cuenta mi propio cuerpo,
generando respeto y preocupación por la obra de Dios

Ambientación del lugar: igual que en las dos sesiones anteriores, se puede ambientar el lugar
con imágenes de personas, árboles, animales, plantas, mares, ríos, sol, luna, estrellas. Se podría
también hacer algunos carteles alusivos al tema de esta sesión, por ejemplo: “Y vio Dios que todo
era bueno”, “Debemos cuidar la creación, pues es obra de Dios”, “Dios creo todas las cosas que
nos rodean para mi bienestar y el de los demás”, etc, etc (explotar la creatividad)
Dinámica de ambientación: “Los submarinos”
Materiales: premio, vasos con agua, recipiente para contener el agua, pañuelos para vendar los
ojos, premio al ganador
Desarrollo de la dinámica: Se forman equipos de 5 personas. Estos deben de tomarse de la
cintura. Todos los integrantes del equipo deben estar "vendados" (sin ver) excepto el último.
El juego se trata de que los equipos tomados de la cintura y sin ver deben moverse por el terreno
del juego sólo guiados por las instrucciones del último de la fila (apúrense, a la derecha, paren !!!,
etc..) para tomar de una mesa (previamente dispuesta) uno de los vasos con agua y trasladarlo
hasta otra mesa donde estará un contenedor, en el cual irán echando el agua de los vasos. El
objetivo de cada submarino es recoger la mayor cantidad de agua posible. Gana el equipo que
recolecte mayor cantidad de agua.

Desarrollo del tema
 Antes de iniciar con las dinámicas se puede leer el texto todos juntos, para ubicarnos
en el tema: Gn 1, 3-31. 2,1-4
Dinámica: “Estudio bíblico”
Objetivo: Conocer y profundizar en el relato de la creación para sensibilizar al joven ante ella.
Materiales: fotocopia del estudio bíblico (ver anexo)
Desarrollo de la dinámica: Se forman tríos. Cada grupo vuelve a leer el texto bíblico
Gn 1, 3-31. 2,1-4 (primer relato de la creación) y completan el pequeño estudio bíblico.
Terminado, se comentan las respuestas entre todos (ver material de apoyo) Luego el animador
forma cuatro grupos (uno por cada parte del relato, ver material de apoyo):

Gn 1, 1-2 (introducción), Gn 1, 3-13 (espacios y escenarios), Gn 1, 14-31 (seres creados),
Gn
2, 1-4 (conclusión) A cada grupo se le entregan los versículos respectivos para que los vuelvan a
leer y realicen una creatividad (mimo, teatro, canto, poesía, otro) que represente y explique esa
sección del texto de la creación. Al final de la dinámica se realiza un plenario y se obtienen
conclusiones.
Dinámica: “La silueta”
Objetivo: Crea un espacio de diálogo y reflexión en el cual los jóvenes estimen su cuerpo
(incluida la sexualidad) como parte de la creación
Materiales: papel periódico, copia de la reflexión, marcadores, cinta adhesiva
Desarrollo de la dinámica: el animador dibuja una silueta de una persona en el papel periódico.
Cada joven lee, en un momento de silencio, la reflexión y luego en orden apunta una frase o cita
bíblica o dibuja en la silueta una conclusión del texto leído. Al final se puede realizar un plenario
a partir de la silueta y obtener conclusiones sobre la importancia y necesidad de cuidar nuestro
cuerpo como parte de la creación.
Dinámica: “Collage”
Objetivo: Crear un espacio de reflexión en el cual los jóvenes puedan establecer su compromiso
con la creación
Materiales: periódicos viejos, revistas, marcadores, papel periódico, tijeras, goma, cinta adhesiva
Desarrollo de la dinámica: los mismo tríos que se organizaron al principio de la sesión, leen la
reflexión “La Creación, un regalo que has puesto en mis manos” (ver anexo) y luego deberán
elaborar un collage. Pueden dividir el collage en dos: en una parte representar su compromiso de
cuidar la creación y en la otra su compromiso de cuidarse a ellos mismos, como parte de la
creación. Al final de exponen los collage y los compromisos que establecieron los muchachos.

Momento de reflexión:
Se reúnen los pequeños grupos que se han venido formando para comentar sobre el tema
de la sesión y así se pueda enriquecer aún más la vivencia de los muchachos. Se pueden
obtener conclusiones. Las siguientes preguntas pueden ayudar:
 ¿por qué debés amar y cuidar la creación?
 ¿qué papel jugás dentro de la creación?
 ¿has cuidado la creación que Dios te dio? ¿por qué?
 ¿qué te impide amar cada día más la creación? ¿por qué?
 ¿podés vivir sin la naturaleza? ¿por qué?
 ¿qué podés hacer para cuidad la creación que Dios te ha dado?
 ¿cuidas tu cuerpo? ¿cómo lo puedes hacer?

Oración final
Invocación inicial: En el nombre del Padre...

Gloria al Padre...

Motivación:
El contemplar las obras de la creación genera un sentido de profunda admiración. Con ojos
extasiados admiramos el esplendor y perfección de toda la creación. Es el Espíritu Santo el que
nos hace contar tus prodigios y nos da la alegría para cantarte: ¡Eres grande Señor!
Canto: Alabado seas mi Señor... (Cantad alegres a Dios # 334)

Momento de silencio para reflexionar sobre el canto

Rezo del Salmo 104 (103) Señor, todo lo hiciste con sabiduría

Momento de silencio para reflexionar y compartir algunas experiencias de la sesión

Cántico de Daniel 3, 57-90 (a dos coros)

Oración final:
Las cosas bellas de la creación narran tu amor, Señor. Contemplo asombrado todo lo que has
hecho por nosotros y con la naturaleza canto tu alabanza. Padre bueno, que alimentas a tus hijos
de alegría verdadera, gracias por la creación. Amen

Material de apoyo para el tema
“Y vio Dios que todo era bueno”
Hemos venido analizando hace dos sesiones el tema de la creación. Primero vimos que Dios crea
todo de la nada por un maravilloso designio de sabiduría y amor (CEC # 295) Luego vimos que
los dos relatos de la creación y en general toda la Biblia no se oponen a la ciencia, sino que más
bien se complementan entre sí; así buscamos en la Biblia un mensaje religioso y no datos
científicos.
Terminamos este segundo bloque de formación (el primero era “nucleación”) que nos ha hablado
sobre el tema de la creación, con una frase que resume las dos sesiones anteriores: “y vio Dios
que todo era bueno” (Gn 1, 10; Gn 1, 31)
Y entonces nos puede surgir una primer pregunta: ¿por qué todo lo que nos rodea es bueno?
Evidentemente como todo ha salido de las manos de Dios entonces admitimos que todas las cosas
creadas en principio son buenas (CEC # 299); así entonces nos movemos siempre en dos
direcciones opuestas: todo está en Dios (sin ser Dios) y todo se dirige a Dios (sin ser malo por no
ser Dios) (material apoyo de las sesiones pasadas).
Lo anterior trae como consecuencia otras preguntas: si todo en principio es bueno, ¿porqué tanta
maldad en el hombre? o ¿porqué tantas catástrofes naturales que dañan al hombre? ¿por qué Dios
no interviene y evita tanta maldad y daños?

Bueno, podemos decir que la bondad de la creación no es absoluta, sino relativa. El mundo y la
creación son buenos porque han salido de las manos de Dios, como dijimos, pero el mal uso que
hace el ser humano de la libertad (la libertad es uno de los regalos más grandes de Dios),
ocasiona que la creación se “vuelva en contra nuestra”. Así, por ejemplo la alta deforestación,
contaminación de los ríos y los grandes cambios climáticos (debido al recalentamiento de la
tierra) ocasiona tantas inundaciones. Otro ejemplo: el agujero de la capa de ozono, que cada vez
es más grande porque seguimos contaminando el ambiente está ocasionando el aumento en
cáncer de piel (preguntemos a los muchachos más ejemplos)
Si reflexionamos sobre las causas de estos problemas vemos que el hombre en muchos casos es el
culpable por el mal manejo que hace de la libertad. Eso si, cabe aclarar que no todos los
problemas que se viven a diario son causa del pecado, sino porque la creación es perfectible va
evolucionando y perfeccionándose (conclusiones generales # 6) Además, también debemos tener
claro que la maldad es relativa y tampoco es absoluta. No podemos dejarnos desesperar por el
mal, pues Jesucristo ha vencido con su muerte y resurrección la maldad y el pecado.
Veamos entonces, teniendo claro lo anterior, el relato de la creación.
Este relato en sí es un himno sacerdotal que tiene carácter litúrgico. Posee cuatro partes
claramente definidas:

Gn 1, 1-2 Introducción: en la cual se nos explica que Dios crea todo de la nada
Gn 1, 3-13 Creación de espacios y escenarios mediante la separación de elementos:
esta sección ocupa los tres primeros días o tiempos y consiste en tres separaciones
obradas por Dios y en una creación. A la separación de carácter temporal (el día de la
noche) siguen dos de carácter espacial (el cielo de la tierra y el agua de lo seco); así Dios
proporciona a los vivientes el escenario en el que vivirán y los ritmos de vida por los que
se regirán.
Gn 1, 14-31 Aparición de seres creados, que se ubican en los escenarios creados:
abarca otros tres días en los que Dios crea cuatro nuevas obras que vienen a ocupar los
espacios anteriormente separados: los astros, los peces, las aves, los animales, y al final
del sexto día la obra suprema de la creación: el hombre.
Gn 2, 1-4 Conclusión recapitula la obra creadora en el descanso divino del sétimo día con
la finalidad de establecer como norma divina la santificación especial del sábado.

Por otro lado, si leemos con cuidado el texto bíblico, veremos que siempre que Dios crea algo, el
texto nos dice: “y vio Dios era bueno” (cfr. Gn 1, 10; 1, 12; 1, 18; 1, 21; 1, 25) por tal motivo, al
ser la creación buena y creada por Dios para su gloria y para el servicio del hombre, todos
nosotros estamos llamados a cuidarla pues está para nuestro servicio y el de los demás.
La obra suprema de la creación es el hombre: nos dice el texto que fuimos creados a imagen y
semejanza de Dios y más adelante dice “vio Dios que era muy bueno” (Gn 1, 26-31), no es bueno
como las demás creaturas sino muy bueno; por eso, no es solo cuidar todo lo que nos rodea sino
también valorarnos y cuidarnos nosotros mismos, pues somos parte de la creación (Gn 1, 26-28;
1, 31) y Templos de su Espíritu Santo (1 Co 6, 19)

Por tal razón debemos tener claridad de conciencia de que nuestro cuerpo y en general nuestra
sexualidad es un bien (mi cuerpo es bueno, CEC # 364): parte de un acto de amor de Dios. Por
eso, debemos día con día tratar poco a poco de ir eliminando de nuestra vida todo aquello que nos
afecta y destruye o que pone en peligro nuestra vida o nuestra salud.
El mismo Dios nos da la misión de cuidar la creación: “Crezcan y multiplíquense; llenen la tierra
y sométanla” (cfr. Gn 1, 28) Este “llenar la tierra y someterla” no significa destruirla y
contaminarla, ni muchos menos utilizar los recursos como cada uno de nosotros quiera. Nosotros
como jóvenes y en general los cristianos debemos preocuparnos de cuidar y mantener la creación,
pues toda la naturaleza está al servicio de la humanidad.
Así, la deforestación incontrolada, la contaminación de los recursos naturales, la alteración de la
capa de ozono, el botar basura en la calle o en los ríos, el destruir las cosas por puro gusto, entre
otros son expresión de la irresponsabilidad del ser humano que muchas veces piensa solo en sí
mismo, en el dinero y en tener más y más, sin importarle nada, incluso la misma creación de
Dios, que El nos dejó para beneficio de todos.
Por eso, todos nosotros estamos llamados realmente a someter la tierra, es decir: transformar lo
que haya que transformar y hacer de este mundo una mejor habitación, que sea cada día más
digna para el ser humano.
La creación es para compartirla con los demás, no es solo mía...

Conclusiones generales de la temática de la creación:
1. El universo procede de Dios. Por lo tanto no tiene en sí mismo su razón de ser ni de
existir, existe y se mantiene en el ser por Dios y es en Dios en quien debemos buscar su
sentido último. "Realizada la creación, Dios no abandona su criatura a ella misma. No
sólo le da el ser y el existir, sino que la mantiene a cada instante en el ser, le da el obrar y
la lleva a su término. Reconocer esta dependencia completa con respecto al Creador es
fuente de sabiduría y de libertad, de gozo y confianza" (CEC #301)
2. Todo el universo y toda la realidad proceden de Dios, no parcialmente sino TODO. Dice
el CEC comentando Génesis 1,1: "El Dios eterno ha dado principio a todo lo que es… La
totalidad de lo que existe (expresada por la fórmula cielo y tierra) dependen de Aquel que
le da el ser" (# 290)
3. Dios ha creado todas las cosas de la nada: "Creemos que Dios no necesita nada
preexistente, ni ninguna ayuda para crear" (CEC # 296)
4. El universo procede de Dios y no por necesidad sino por pura bondad. Dios no tiene
necesidad de crear, somos nosotros quienes si tenemos necesidad de Dios. "Dios no tiene
otra razón para crear que su amor y su bondad" (CEC #293). "Creemos que Dios creó el
mundo según su sabiduría (cfr Sab 9,9). Éste no es producto de una necesidad cualquiera,
de un destino ciego o del azar. Creemos que procede de la voluntad libre de Dios que ha

querido hacer participar a las creaturas de su ser, de su sabiduría y de su bondad" (CEC #
295)
5. El mundo está por acabarse, no fue creado perfecto sino perfectible. "Pero ¿por qué Dios
no creó un mundo tan perfecto que en él no pudiera existir ningún mal? En su poder
infinito, Dios podría siempre crear algo mejor. Sin embargo, en su sabiduría y bondad
infinitas, Dios quiso libremente crear un mundo "en estado de vía", hacia su perfección
última. (CEC # 310)
6. La fe en el Dios creador se deduce del Dios liberador del Antiguo Testamento y del Dios
salvador del Nuevo Testamento. "La revelación de la creación es inseparable de la
Revelación y de la realización de la Alianza del Dios Único, con su pueblo"
(CEC# 288)
7. Puesto que ha salido de las manos de Dios el mundo, la creación entera es buena. "Salida
de la bondad divina, la creación participa de esa bondad" (CEC # 299)

Anexo
1. Estudio Bíblico (dar uno a cada muchacho)

“Y vio Dios que
todo era bueno”

(Escribe en las líneas los
elementos que se crearon)

(Escribe dentro de la
flecha la idea central del
texto)

¿Quién es el creador de todo lo que
nos rodea?

_____________________

Alto!!! Antes de seguir estudiando el texto, pensá:
1. ¿cuido la naturaleza? ¿por qué?
2. ¿reconozco la mano de Dios en todo lo que me rodea? ¿por qué?

El primer relato de la creación se divide
en cuatro partes, identifícalas, leyendo la
cita de cada una y escribiendo dentro de
cada flecha la idea central de cada parte:

Citas:
Gn 1, 1-2
Gn 1, 3-13
Gn 1, 14-31
Gn 2, 1-4

Gn 1, 3-31. 2,1-4

Anota cinco elementos
que dañan o afectan tu
cuerpo:

____________________
____________________
____________________
____________________
_____

¿Cuál es el punto
máximo de la creación?

________________

Anota cinco razones por
las que debés cuidar tu
cuerpo:

____________________
____________________
____________________
____________________
_____

Para terminar, responde las siguientes preguntas:
 ¿Por qué todo lo creado es bueno? (reflexiona un poco)
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
 ¿Qué frase (s) se repite (n) con mucha frecuencia en el relato? ____________________
______________________________________________________________________________

¿Qué significa, según el texto, “someter la tierra”? ______________________________

______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
7
 ¿Porqué mi cuerpo es bueno? ¿Mi sexualidad es buena? ¿por qué?
______________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________
 ¿Qué te llama la atención del texto que leíste?__________________________________
______________________________________________________________________________
 Anota tres conclusiones que puedes obtener del texto leído:
1.____________________________________________________________________________
2.____________________________________________________________________________
3.____________________________________________________________________________
2. Reflexión:”La Creación, un regalo que has puesto en mis manos”
Jesús: Gracias por venir a compartir conmigo que soy tu amigo, déjame decirte que te
quiero mucho, y esto te lo demuestro en cada instante de tu vida, especialmente en la
creación.
Nosotros: Es cierto Jesús, todo es hermoso, pero no siempre lo apreciamos porque
estamos acostumbrados a ver la belleza que nos rodea cada día, a ver el sol salir cada
mañana; en la noche, apreciar la luna y las estrellas, el agua, los frutos y todo nuestro
alimento que con el trabajo nos regalas. Nos quejamos cuando estos faltan, pero pocas
veces te damos gracias cuando los tenemos. Lo mismo nos sucede con la salud; cuando
todo está bien lo vemos normal, pero cuando nos enfermamos, entonces sí nos damos
cuenta del tesoro que ella significa.
Jesús: Mi Padre, en la expresión más sublime de su amor creó todo perfecto para ti y
cuando su obra estuvo terminada te puso en ella derramándose en ti haciéndote fruto de
su amor, extendiendo su ser para verse reflejado en tu vida al tiempo que peregrinas por
este mundo. Te hizo para que todos le conocieran a través de tus acciones,
especialmente a través del amor que das a cada paso.
Nosotros: Señor, pero yo no he sido como El lo planeó, lo siento, ni siquiera había
pensado en todo eso, en lo importante que era para El, y menos que a mí me
corresponde en parte, ser también creador con El en la realización de su obra y en la
extensión de su Amor.
Jesús: Eres para mi Padre un hijo querido, destinado a una misión especial en la
construcción de su Reino, de ese reino de amor que concibió desde el principio, pero
que el hombre en su debilidad ha impedido su realización al no cooperar en ella
viviendo el Amor, que es el principio y el fin de toda la vida. El tiene una misión
especial para cada uno