UNIVERSIDAD YACAMBÚ

VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y
POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

EL CORREO ELECTRÓNICO Y SUS APLICACIONES
Autor: José María Orozco Hernández

9 de Octubre del 2016

Barranquilla, Colombia

EL CORREO ELECTRÓNICO Y SUS APLICACIONES
En el presente escrito se presentarán algunas de las ideas principales para
comprender las características del correo electrónico, sus usos, ventajas y
desventajas. A través del desarrollo teórico de esos conceptos se busca
tener una mejor aplicación práctica de esta herramienta tecnológica tan
utilizada hoy en día.
El correo electrónico (en inglés: electronic mail, comúnmente abreviado email o email ) es un servicio de red que permite a los usuarios enviar y recibir
mensajes (también denominados mensajes electrónicos o cartas digitales)
mediante redes de comunicación electrónica. El término «correo electrónico»
proviene de la analogía con el correo postal: ambos sirven para enviar y
recibir mensajes, y se utilizan "buzones" intermedios (servidores de correo).
Por medio del correo electrónico se puede enviar no solamente texto, sino
todo tipo de archivos digitales, si bien suelen existir limitaciones al tamaño de
los archivos adjuntos.
El correo electrónico es el servicio más utilizado de los que existen hoy en
Internet. Desde el año 1970 se ha empleado como herramienta de
comunicación para relaciones académicas y personales. Por el año 1990, la
popularidad y ubicuidad del correo sobre el resto de los medios de
comunicación tradicionales ha permitido que se reconozca como medio
estándar de comunicación.
El uso del correo comenzó con ARPAnet (red precursora de Internet) en
1969 y 1970 en los Estados Unidos, se extendió de forma gradual con el uso
de los mainframes y miniordenadores basados en redes locales en los
setenta y tuvo un rápido crecimiento con el uso de Internet en la década de

los ochenta. El correo electrónico en sus inicios se plantea como un medio
de intercambio de información para grupos pequeños y selectos.
Actualmente su uso se ha extendido a millones de usuarios por todo el
mundo.
Para poder enviar o recibir correos electrónicos es necesario disponer de una
cuenta de correo. Dicha cuenta es un buzón virtual identificado por una
dirección de correo electrónico de la forma «joseorozco@ejemplo.com».
Cada dirección se compone de una parte local (en este caso “joseorozco”), el
símbolo separador @ y una parte que identifica un dominio (en este caso
ejemplo.com).
El correo electrónico permite el envío de mensajes por medios informáticos.
Los mensajes se almacenan en un buzón personal. Cuando cada usuario
consulta su correspondencia puede visualizar, almacenar o reenviar
mensajes recibidos. Los mensajes enviados pueden estar en cualquier tipo
de formato, texto, gráficos, imágenes, sonido, etc.
Algunas de las principales ventajas respecto de la utilización de este medio
de comunicación moderno son la rapidez y fiabilidad en el envío y recepción
de mensajes, la facilidad y variabilidad en los tipos de archivos, la posibilidad
de reenviar correos a múltiples destinos, el hecho de no requerir la
simultaneidad del remitente y el receptor y el bajo costo que se maneja, no
hay una barrera de tiempo y/o espacio, viaja en fracciones de segundos, se
pueden incluir en un mismo envío sonidos, textos e imágenes.
En cuanto a los problemas que pueden presentarse actualmente, el principal
es el correo no deseado, que se refiere a la recepción de correos no
solicitados, normalmente de publicidad engañosa, y en grandes cantidades,
promoviendo pornografía y otros productos y servicios de calidad
sospechosa.

Usualmente los mensajes indican como remitente del correo una dirección
falsa. Por esta razón, es más difícil localizar a los verdaderos remitentes, y
no sirve de nada contestar a los mensajes de correo no deseado: las
respuestas serán recibidas por usuarios que nada tienen que ver con ellos.
Por ahora, el servicio de correo electrónico no puede identificar los mensajes
de forma que se pueda discriminar la verdadera dirección de correo
electrónico del remitente, de una falsa. Esta situación que puede resultar
chocante en un primer momento, es semejante por ejemplo a la que ocurre
con el correo postal ordinario: nada impide poner en una carta o postal una
dirección de remitente aleatoria: el correo llegará en cualquier caso. No
obstante, hay tecnologías desarrolladas en esta dirección: por ejemplo el
remitente puede firmar sus mensajes mediante criptografía de clave pública.
Además del correo no deseado, existen otros problemas que afectan a la
seguridad y veracidad de este medio de comunicación:

los virus informáticos, que se propagan mediante ficheros adjuntos
infectando el ordenador de quien los abre

la suplantación de identidad, que es correo fraudulento que
generalmente intenta conseguir información bancaria

los bulos (bromas, burlas, o hoax), que difunden noticias falsas
masivamente

las cadenas de correo electrónico, que consisten en reenviar un
mensaje a mucha gente; aunque parece inofensivo, la publicación de
listas de direcciones de correo contribuye a la propagación a gran
escala del correo no deseado y de mensajes con virus, suplantadores
de identidad y engaños.

Para poder enviar un mensaje es imprescindible conocer la cuenta
(identificador del usuario) y la dirección de la máquina del usuario al que
queremos enviar dicho mensaje y al hacerlo, la ruta seguida es la siguiente:
1. Cuando un usuario envía un correo, el mensaje se dirige hasta el buzón de
correo de su proveedor de Internet.
2. Luego este lo almacena y lo reenvía al servidor de correo del destinatario,
donde se guarda.
3. Y cuando el destinatario solicita sus mensajes, el servidor de correo del
proveedor se los envía.
Todo esto se realiza en un período de tiempo breve. Pocos minutos bastan
para que llegue el mensaje hasta su destino.
ara especificar el destinatario, sólo tenemos que introducir la dirección de
correo electrónico (ana@gmail.com), si deseamos enviar el mismo mensaje
a varios destinatarios, lo normal que es usemos una lista de contactos que
nosotros mismos creeos en el sistema. Habitualmente, cada uno de esos
destinatarios se separan mediante comas y punto y coma (, /. A su vez,
tenemos la posibilidad de utilizar los campos que aparecen debajo de el
campo de destinatario, éstos son los denominados CC y CCO. Ambos sirven
para enviar copias del mensaje a otros usuarios. El primero, es decir CC,
permite enviar una copia a todas aquellas personas que estén incluidas en
este campo, pero verán que no va dirigida a ellos sino a los destinatarios que
se hayan incluido en el campo “Para”. El segundo, CCO, es parecido al
anterior, la única diferencia es que este campo no es visible para aquellas
personas que reciben el mensaje.
En el momento de la recepción, la persona que recibe el mensaje puede
verlo en la bandeja de entrada del programa cliente. En esta bandeja de

entrada vemos el nombre del remitente, el asunto del e-mail y la fecha de
éste. También puede aparecer el espacio que ocupa el mensaje (tamaño);
los diferentes destinatarios, si son varios; los datos adjuntos; la prioridad, que
es la importancia que ha dado el remitente al mensaje…
Una vez que se recibe el mensaje, podemos responderlo, reenviándolo a
otras personas, marcar como spam, es decir, separar el correo que nos
interesa del que no deseamos leer, guardar el mensaje en el
ordenador, borrarlo o moverlo a una carpeta, que nosotros ya hemos creado
en nuestro programa cliente añadir etiquetas, que permite catalogar los
mensajes en diferentes apartados.
En conclusión, el correo electrónico es un sistema de envío y recepción de
mensajes de diversa naturaleza, moderno y fácil de usar. Basado en un
modelo sencillo de almacenamiento y reenvío de modo que no es necesario
que ambos extremos se encuentren conectados simultáneamente. Para ello
se emplea un servidor de correo, que hace las funciones de intermediario,
guardando temporalmente los mensajes antes de enviarse a sus
destinatarios. En Internet existen multitud de estos servidores, que incluyen a
empresas, proveedores de servicios de internet y proveedores de correo
tanto libres como de pago.

BIBLIOGRAFÍA
Anderson, T. (2004). Hacia una teoría de aprendizaje en línea. En T. A
nderson & F. Elloumi (Eds.)Teoría y Práctica de la Enseñanza en línea, 3359. Consultado el 7 de Octubre a partir de:
http://cde.athabascau.ca/online_book/ch2.html
Cabero, J (2007). Tecnología Educativa. Mc Graw Hill. España.
Es.wikipedia.org. Correo Electrónico, 2016. Consultado el 7 de
Octubre de 2016. Disponible en:
https://es.wikipedia.org/wiki/Correo_electr%C3%B3nico